Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Colombia: las FARC se preparan para el desarme.

Todos los miembros de las FARC-EP se encuentran ya en las zonas donde dejarán sus armas

Los últimos miembros de las FARC-EP llegan a las zonas veredales. Foto: Misión de la ONU en Colombia

20 de febrero, 2017 — La Misión de la ONU en Colombia informó que se ha completado el ingreso de cerca de 7.000 miembros de las FARC-EP a las 26 áreas donde harán dejación de las armas y donde comenzarán su reinserción a la vida civil.

Según un comunicado, con la llegada de alrededor de 300 hombres y mujeres el sábado a la zona de Agua Bonita, en el departamento de Caquetá, se concretó este hito y en total, unos 6.900 rebeldes ya se encuentran en las llamadas “zonas veredales”.

El Jefe de los Observadores y Coordinador del Mecanismo Tripartito de Monitoreo y Verificación, Javier Pérez Aquino, describió el momento como “histórico”, y aseguró que la Misión y el Mecanismo consideran que la decisión de las FARC-EP de trasladarse a las zonas, a pesar de la logística limitada en la mayoría de ellas, es muy positiva.

Agregó que la decisión reduce considerablemente la posibilidad de contacto armado y expresó sus esperanzas de que la presencia de los miembros de las FARC acelere las obras de construcción en los campamentos, dándose así las condiciones adecuadas para continuar con el proceso que conducirá a la reinserción de los rebeldes a la vida social, económica y política.

El General Pérez Aquino elogió el arduo trabajo de los miembros del Mecanismo Tripartito y su compromiso con el proceso de paz, acompañando al movimiento FARC-EP y monitoreando la cesación del fuego y el cese de las hostilidades.

Agregó que para que este proceso sea eficaz, es necesario consolidar otros aspectos del Acuerdo Final, como el apoyo logístico, la seguridad y las condiciones sociales y económicas que permitan la transición a la vida civil y lleven a una paz sostenible y duradera.


Deja un comentario

Colombia: comienza el desarme de las FARC

Llegan los primeros guerrilleros de las FARC a los puntos de dejación de armas en Colombia

Guerrilleros de las FARC en camino a Pondores, en la Guajira, para entregar las armas en presencia de los observadores de la Misión de la ONU en Colombia. Foto: Misión de la ONU en Colombia

02 de febrero, 2017 — Autoridades colombianas, líderes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP) y el jefe adjunto de observadores de la Misión de la ONU en Colombia recibieron el miércoles en un campamento de la localidad de Pondores, en el departamento de la Guajira, a más de 200 hombres y mujeres del grupo guerrillero.

El acto simbólico da inicio al proceso de dejación de armas y separación de fuerzas, previsto por el Acuerdo de Paz Final para poner fin al conflicto en Colombia.

Los recién llegados se suman a los más de 6.300 integrantes de las FARC-EP que se movilizan desde el sábado hacia las Zonas Veredales Transitorias de Normalización y los Puntos Transitorios de Normalización en 14 departamentos del país.

“Esto muestra que estamos llevando el acuerdo a la realidad,” dijo el Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, quien destacó que lo que tendrá lugar en el campamento no es sólo la dejación de armas, sino también la transición de los guerrilleros a la vida civil.

Por su parte, Iván Márquez, líder del equipo negociador de las FARC-EP en La Habana, mostró gran regocijo por la llegada de este grupo.

“Algo bueno está pasando en Colombia, y es la paz…Aquí estamos para decirle a Colombia que el proceso de paz está en marcha. Esta paz es irrefrenable, indetenible, vamos para adelante”, subrayó.

Al intervenir en el acto, el jefe adjunto de los observadores de la Misión de la ONU en Colombia, el General José Mauricio Villacorta, afirmó que el momento era de relevancia vital y expresó un reconocimiento a los esfuerzos tanto del Gobierno como de las FARC-EP para la implementación del Acuerdo Final.

Tras su llegada, los guerrilleros registrarán las armas que portan. La pólvora, granadas y minas antipersona que traigan consigo, serán destruidas en el mismo campamento. Tras 180 días, la Misión de la ONU retirará la totalidad de las armas.


Deja un comentario

Se inaugura en Ginebra la conferencia de desarme 2017

Conferencia de Desarme en Ginebra 2017. Foto: UN

24 de enero, 2017 — La Conferencia de Desarme 2017 inició sus sesiones este martes en Ginebra con un mensaje del Secretario General de Naciones Unidas António Guterres, y las declaraciones del Alto Representante para Asuntos de Desarme Kim Won-soo y del Secretario General de la Conferencia Michael Moller.

En un video, el Secretario General Guterres expresó su determinación de perseguir activamente la abolición de todas las armas de destrucción masiva y la estricta regulación de las armas convencionales.

Guterres enfatizó que el desarme puede desempeñar un papel importante para poner fin a los conflictos actuales y en la prevención de nuevos.

“El mundo mira hacia ustedes, la Conferencia es el único órgano multilateral de negociación para el desarme, para proporcionar soluciones racionales y diplomáticas, promover la seguridad mediante la acción pacífica y crear los instrumentos necesarios para desarrollar la confianza y la estabilidad internacional,” dijo.

Por su parte, Michael Moller, subrayó la necesidad de que la conferencia salga de su estancamiento porque, de no hacerlo, habría consecuencias tanto políticas como financieras.

La Conferencia de Desarme, es un foro de negociación de carácter multilateral que se estableció en 1979 como resultado de la primera Sesión Especial de Desarme de la Asamblea General de la ONU


Deja un comentario

ONU: condena del golpe militar en Burkina Faso.

La ONU condena golpe de Estado y urge a respetar la Constitución en Burkina Faso

El Consejo de Seguridad de la ONU. Foto de archivo: ONURick Bajornas

17 de septiembre, 2015 — El Consejo de Seguridad de la ONU condenó en los términos más enérgicos la detención del presidente de Burkina Faso, Michel Kafando y otros altos funcionarios del gobierno interino y consideró que esos arrestos son una violación flagrante de la Constitución.

Los miembros de ese órgano urgieron a todos en ese país africano a no utilizar la violencia y a los líderes de la fuerza militar sublevada a poner en libertad a los detenidos de forma segura e inmediata.

El Consejo subrayó su firme apoyo a las autoridades de ese país en esta etapa de transición y llamaron a que se cumpla el calendario previsto y en particular la celebración de elecciones presidenciales justas, libres y creíbles el próximo 11 de octubre.

También alentaron a respetar las legítimas aspiraciones del pueblo de Burkina Faso a una transición pacífica.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, por su parte, expresó profunda preocupación por el golpe de Estado ocurrido de ese país y las detenciones del presidente interino y otros altos funcionarios, lo que aseguró “es inaceptable”

También urgió a los líderes golpistas a no utilizar la fuerza contra manifestantes y a respetar los derechos de la población a expresarse en las calles de forma pacífica.

La Unión Interparlamentaria por su parte condenó el derrocamiento del gobierno de transición y urgió a una rápida y pacifica reanudación del proceso democrático, que debe concluir con unas elecciones presidenciales y legislativas libres y justas el próximo mes.


Deja un comentario

Ucrania: empeora la situación humanitaria.

Ucrania: ONU advierte mayor deterioro humanitario por incumplimiento de alto el fuego

Los civiles sufren el recrudecimiento de la violencia en Ucrania. Foto: UNICEF Ucrania/Pavel Zmey

17 de abril, 2015— La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos advirtió hoy que la situación humanitaria en el este de Ucrania podría empeorar debido al incumplimiento del alto el fuego por las partes enfrentadas.

La portavoz de esa Oficina informó en conferencia de prensa en Ginebra que se han intensificado los combates con armas pesadas –incluyendo morteros, artillería y tanques–, sobre todo en los alrededores del aeropuerto de Donetsk.

Esos choques violan el Acuerdo de Minsk y aumentan el sufrimiento de la población civil, apuntó Ravina Shamdasani.

“En lo que va de 2015, unos 400 civiles han muerto como resultado del bombardeo indiscriminado de áreas residenciales y de las minas y otros artefactos explosivos. Las víctimas se han producido tanto en territorio controlado por el gobierno como por los grupos armados”, acotó.

Shamdasani subrayó que la protección de los civiles es una prioridad según lo mandan las leyes internacionales humanitarias y de derechos humanos, y agregó que los responsables de violar esa legislación deberán rendir cuentas.


Deja un comentario

Rep. Centroafricana; vuelven a abrir las mezquitas.

 africa
                                  Vuelven a abrir sus puertas 10 mezquitas de Bangui

Diez mezquitas de la capital centroafricana han vuelto a abrir sus puertas al culto después de dos años de inactividad por causa del violento conflicto que estalló en diciembre de 2012.

La reapertura se debe al regreso de cerca de 3.000 musulmanes a Bangui.

A causa de la inseguridad, muchos musulmanes optaron por rezar en sus casas o buscar lugares de culto en zonas más protegidas.

El conflicto ha causado daños a la mayor parte de edificios religiosos islámicos del país. De un total de 436 mezquitas oficialmente censadas, 417 fueron saqueadas o destruidas.

Más información en Misna.


Deja un comentario

Libia: esperanzas de paz?

  

Última oportunidad para la paz

El miércoles 14, fue el día elegido para que dieran comienzo, en la ciudad suiza de Ginebra, conversaciones entre las dos facciones que se enfrentan en el conflicto libio. El propósito de estas es llegar a un acuerdo que pueda garantizar un gobierno de unidad nacional que ponga fin a las luchas entre facciones y garantice la seguridad y el cese total de hostilidades, además de favorecer la retirada de los grupos armados de las principales ciudades y pueblos del país.

Todos los analistas consideran esta reunión como la última oportunidad para la paz en esta nación del norte de África rica en petróleo. Si esta falla, el conflicto actual seguirá escalando en intensidad y corre peligro de saltar las fronteras y afectar a otros países del norte de África, además de seguir desestabilizando al Sahel, como ocurre en la actualidad.

Desde la caída del dictador Muamar el Gadafi en 2011, en una revuelta apoyada e instigada por la OTAN, Libia no ha visto la paz. En la actualidad se encuentra dividida entre dos gobiernos rivales, cada cual con su propia guerrilla que lucha por el control del territorio. En los últimos seis meses, cuando más se ha recrudecido, el conflicto ha dejado decenas de muertos y cientos de víctimas.

El gobierno con sede en la ciudad de Tobruk goza de un amplio reconocimiento internacional pero ha perdido el control de la mayoría de su territorio. Las fuerzas de este grupo han sufrido varios reveses en los últimos meses y llevan semanas luchando contra los grupos islamistas por mantener el control de Banghasi, la segunda ciudad del país. Hace tiempo que ha pedido ayuda a la comunidad internacional, y un envío de armas y logística militar para poner fin a la situación presente, sin recibir una respuesta positiva hasta el momento, al menos de forma oficial. La Unión Africana, también, ha pedido una intervención directa en el país, mientras que los países vecinos, como Malí y Senegal optan por una acción de los países occidentales. Estos, liderados en esta ocasión por Francia, no parecen estar por la labor, pero están observando muy de cerca lo que sucede en el país y posicionando buques militares en el Mediterráneo, por lo que pudiera suceder. La principal causa es el avance de grupos yihadistas. A parte de eso, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, España y Estados Unidos han aplaudido la iniciativa de las conversaciones de paz, pero sin implicarse mucho más en ellas.

La otra facción es una alianza que integra a diversos grupos islamistas que se hace llamar Fajr Libia (el amanecer de libia). Esta coalición integra un arco muy amplio de tendencias, algunas de las cuales son cercanas al yihadismo. Tiene su sede en Trípoli, desde que conquistase la capital el pasado mes de agosto, lo que llevó a que todos los gobiernos occidentales cerrasen sus embajadas en la ciudad. También controlan la tercera ciudad del país, Misrata, y desde diciembre pasado ha lanzado una fuerte ofensiva para controlar las principales terminales petroleras libias, incluida la de Benghazi. Hasta ahora el ejército ha conseguido frenarlos.

Los distintos grupos de Farj Libia no tienen el mismo punto de vista sobre las negociaciones de paz. De hecho alguno de ellos no decidirá si asistirá a la reunión de Ginebra hasta el domingo 18, posiblemente esperando a ver el resultado de la primera ronda de negociaciones que termina, en principio, el día antes. Y eso a pesar de los arduos esfuerzos que Naciones Unidas ha hecho para reunir a las dos partes tras el primer intento que tuvo lugar en septiembre y que se saldó con un único encuentro en el que no participaron mediadores de muy alto nivel. Este dato es importante. La mayoría de los analistas coinciden en que si los líderes de las dos fracciones no se implican directamente en estas negociaciones, cualquier acuerdo que se pudiera obtener no tendría ninguna incidencia sobre el terreno y las cosas seguirían más o menos como hasta el momento.

A pesar de ello, a la reunión actual solo se ha invitado a políticos de ambos bandos y no a los comandantes militares, que son los que ostentan el principal poder en las dos partes.

El comandante más fuerte en el lado gubernamental es Khalifa Haftar, antiguo general bajo el régimen de Gadafi, que es el que en la actualidad está dirigiendo las operaciones que han conseguido frenar el avance islamista en varias zonas del país. Por su parte, el principal grupo islamista es Ansar al-Sharia, al que Naciones Unidas vincula con Al-Qaeda. Ni Haftar ni dirigentes de Ansar al-Sharia están presentes en las conversaciones de Ginebra. Pero en este bando también hay que contar con la fuerza y liderazgo del Congreso Nacional Libio, que en principio no ha enviado representantes a Ginebra.

También hay que tener en cuenta al Estado Islámico, que ya controlas grandes extensiones de terreno en Irak y Siria, y que parece haberse hecho con el control de algunos territorios en el este de Libia.

El primer revés a estas conversaciones se presentó el mismo día de su apertura cuando no todos los grupos del bando islamista que habían prometido asistir se presentaron, alegando disparidades sobre la lista de invitados, como es el caso del Congreso Nacional Libio.

Para paliarlo, se ha decidido que en la próxima ronda de conversaciones se amplíe la lista de invitados incluyendo a representares de los consejos municipales y, finalmente, a los líderes militares de ambos bandos, intentando así lograr un mayor apoyo. El problema puede ser que tantas voces y tan distintas, representando intereses opuestos en muchas ocasiones, pueden hacer naufragar las conversaciones si no se identifican los verdaderos líderes y se da cauce a sus reivindicaciones.

Algunos analistas internacionales piensan que podría haber otro problema si las conversaciones avanzan y empiezan a surgir acuerdos, y se plantea una operación de paz de Naciones Unidas que reemplace a las milicias para garantizar la seguridad una vez que estas se retiren. Aquí el apoyo de los países occidentales a la pacificación del país empieza a fallar. La única nación que ha manifestado que estaría dispuesta a considerar el envío de tropas, si otros países occidentales también lo hacen y es bajo la bandera de Naciones Unidas, es Italia; las otras parecen tener su atención puesta en otros puntos del planeta.

Además, el conflicto libio tiene pinta de ser uno que se prolongará en el tiempo y en el que, posiblemente, las tropas internacionales tengan que usar las armas y luchar, y no muchos países parecen estar dispuestos a una posible confrontación directa sobre el terreno con grupos yihadistas.

El avance del yihadismo y de los grupos islamistas puede hacernos reducir el conflicto libio a una guerra entre aquellos partidarios del islamismo y los anti-islamistas. Pero no debemos dejarnos engañar, lo que realmente está en juego en Libia es el control de los campos de gas y petróleo codiciados por ambas facciones.

No olvidemos que, como siempre, detrás de los grupos que se enfrentan sobre el terreno está la sombra de las potencias internacionales que ambicionan esa riqueza y que no se ponen de acuerdo en cómo estructurar un país que corre un riesgo real de fraccionarse. Es como si cada una estuviera expectante para ver hacia qué lado se inclina la balanza y entonces manifestarse, todo para que no se perjudiquen sus negocios.

Mientras, el sur del país, falto de tales pozos, está  abandonado por todos y se ha convertido en el santuario de diversos grupos armados que desde allí desestabilizan el Sahel.

 

Chema Caballero

– See more at: http://www.mundonegro.com/mnd/ultima-oportunidad-para-paz#sthash.xweBcb6z.dpuf