Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Probable visita del Papa a Iraq el 2020

Papa Francisco Presidente Iraq Salih visitaEl Papa Francisco y el Presidente de Iraq Salih el 24 noviembre de 2018  (ANSA)

Iraq, Presidente Salih: visita del Papa es acontecimiento histórico

Barham Salih recibió al Patriarca Sako para empezar a hablar de la posible visita del Papa quien, hablando a la Rocao, expresó su deseo de ir a Iraq el próximo año. Entre los cristianos de la llanura de Nínive, que aún hoy viven una situación difícil, hay expectativa e inquietud

Ayer, el Presidente iraquí Barham Salih recibió al Patriarca Caldeo el cardenal Louis Raphael Sako en su oficina de Bagdad, en el contexto de una visita de tonos cálidos y cordiales. Al comentar la intención del Papa de visitar el país en 2020, el jefe de Estado iraquí habló de un “acontecimiento histórico”. También recordó las numerosas intervenciones pasadas del Papa en favor de “la paz y la estabilidad” en el país y de “la seguridad para todos los ciudadanos”. Salih subrayó el valor de los cristianos y su papel “en la construcción” de Iraq; ellos son un componente “original” del país y han “contribuido a su desarrollo y civilización”. En respuesta, el Card. Sako expresó su “aprecio” por las palabras del Presidente y subrayó su papel fundamental como garante de la “unidad nacional”. El cardenal y el jefe de Estado – informa la Agencia AsiaNews – discutieron a continuación los pasos a seguir en previsión de la posible visita del Papa.

Expectativa entre los cristianos de Nínive por la visita del Papa

Una visita del Papa Francisco a Iraq sería “importante” para los cristianos, especialmente para la comunidad de Mosul y la llanura de Nínive, que “vive todavía hoy una situación difícil” en una “tierra quemada que necesita ser reconstruida”. Lo relata a AsiaNews el Padre Paolo Thabit Mekko, sacerdote caldeo a cargo de la comunidad de Karamles, en el norte, comentando las palabras del Papa expresando su deseo de viajar a Iraq en 2020. “En cuanto se difundió la noticia – subraya Don Paolo – entre los cristianos de Nínive se difundió un sentimiento de expectación y de inquietud. Esperan que la fecha sea oficializada y que sea lo más cercana posible”. La presencia del Pontífice, añade el sacerdote caldeo, sería “un impulso esencial para los que todavía hoy viven una situación difícil”, como la de las comunidades de Mosul y de la llanura de Nínive. “Estamos viviendo un momento crítico -continúa- porque necesitamos reconstruir entre tantos desafíos y tantas incertidumbres; nuestro futuro sigue siendo oscuro, aunque haya un deseo de empezar de nuevo”.

Visita papal signo de gran atención por los cristianos iraquíes olvidados

Ante las dificultades y las incertidumbres, afirma Don Paolo, esta visita representaría “un signo de gran atención para la comunidad cristiana iraquí, que corre el riesgo de ser olvidada tanto en su propio país como por la comunidad internacional. Necesitamos ayuda, colaboración para afrontar y superar los numerosos retos: protección de la identidad, emigración, preservación de un patrimonio antiguo y arraigo a esta tierra”.


Deja un comentario

Severas advertencias del Papa a los nuncios.

Encuentro con los Nuncios ApostólicosEncuentro con los Nuncios Apostólicos  (Vatican Media)

Decálogo del Papa para los Nuncios

El Papa Francisco, en la Sala Clementina, ha encontrado a los Nuncios Apostólicos de todo el mundo. Consignó a los asistentes el mensaje que había preparado y sostuvo con ellos un diálogo fraterno

Manuel Cubías – Ciudad del Vaticano

El Papa Francisco, en la oración previa al encuentro con los Nuncios Apostólicos, recordó a Mons. Léon Kalenga Badikebele, representante del Vaticano en Argentina y que murió el 12 de este mes.

En su discurso, el Papa presenta “una especie de decálogo” dirigido a los nuncios, pero también “a sus colaboradores y, de hecho, a todos los obispos, sacerdotes y personas consagradas que encontráis en todas partes del mundo”.

El Nuncio, hombre de Dios

El primer punto que desarrolla es la consideración de que el “Nuncio es un hombre de Dios”, y lo define: “El hombre de Dios es el que practica la justicia, el amor, la clemencia, la piedad y la misericordia”. Y el Papa añade: “El Nuncio que se olvida de ser hombre de Dios se arruina a sí mismo y a los demás; se sale de la pista y también daña a la Iglesia, a la que ha dedicado su vida”.

El Nuncio es un hombre de Iglesia

El Papa subraya que el Nuncio, al ser un Representante Pontificio, “no se representa a sí mismo, sino a la Iglesia y en particular al Sucesor de Pedro” … “El mayor honor para un hombre de la Iglesia es el de ser “servidor de todos” y añade: “Ser hombre de Iglesia significa defender valientemente a la Iglesia contra las fuerzas del mal que siempre tratan de desacreditarla, difamarla o calumniarla”.

El rol del Nuncio, afirma el Papa es ser ser hombre que “se siente responsable de la salvación de los demás”. Esto implica cercanía con los obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, así como con el pueblo de Dios. Todos ellos son su familia.

El Nuncio es un hombre de celo apostólico

“El Nuncio es el anunciador de la Buena Nueva y al ser apóstol del Evangelio tiene la tarea de iluminar el mundo con la luz del Resucitado, de llevar a Cristo hasta los confines de la tierra”, afirma el Papa, y añade: “El celo apostólico es la fuerza que nos sostiene y nos protege del cáncer de la desilusión”.

El Nuncio es un hombre de reconciliación

“Es parte importante del trabajo de cada Nuncio ser un hombre de mediación, comunión, diálogo y reconciliación. El Nuncio debe tratar siempre de permanecer imparcial y objetivo, para que todas las partes encuentren en él al árbitro adecuado que busque sinceramente defender y proteger sólo la justicia y la paz, sin involucrarse nunca negativamente”. El Papa insiste en la importancia en el papel del nuncio, de la apertura, de la capacidad de encuentro, así como de apoyo con un consejo fraterno y discreto.

El Nuncio es un hombre del Papa

El Papa recuerda que “El Nuncio no se representa a sí mismo sino al Sucesor de Pedro y actúa en su nombre ante la Iglesia y los gobiernos, es decir, concretiza, implementa y simboliza la presencia del Papa entre los fieles y el pueblo”. Esta misión requiere estar preparado para las relaciones humanas, a fin de estar cerca de los fieles, de los sacerdotes, de los obispos locales y de los diplomáticos y gobernantes.

El Papa subraya que en tanto “representante”, su misión es: “visitar las comunidades a las que el Papa no puede ir, asegurándoles la cercanía de Cristo y de la Iglesia”… “Tiene el deber de actualizar e informar continuamente al Papa de las diferentes situaciones y cambios eclesiásticos y sociopolíticos en el país al que es enviado”; así como es incompatible con su misión “criticar al Papa por detrás, teniendo blogs o incluso uniéndose a grupos hostiles a él, a la Curia y a la Iglesia de Roma”.

El Nuncio es un hombre de iniciativa

El Papa afirma que “Un hombre de iniciativa es una persona positivamente curiosa, llena de dinamismo y emprendimiento; una persona creativa y valiente, que no se deja vencer por el pánico en situaciones impredecibles, sino que sabe, con serenidad, intuición e imaginación, tratar de ponerlas patas arriba y gestionarlas positivamente”, así como “El Nuncio, de manera intuitiva, debe saber reorganizar la información global y encontrar las palabras adecuadas para ayudar a las personas que acuden a él en busca de consejo, con la sencillez de las palomas y la astucia de las serpientes (cf. Mt 16,16,16).

El Nuncio es un hombre de obediencia

El Papa afirma: “Por el camino de la obediencia superamos los límites de nuestra pequeñez y nos conformamos a la voluntad divina que nos guía a actuar correctamente con su infinita sabiduría y prudencia” y añade: “La virtud de la obediencia es inseparable de la libertad, porque sólo en la libertad podemos obedecer realmente, y sólo obedeciendo al Evangelio podemos entrar en la plenitud de la libertad” … Un Nuncio que no vive la virtud de la obediencia -aunque sea difícil y contraria a su propia visión personal- es como un viajero que pierde su brújula, arriesgándose así a fracasar en el objetivo”.

El Nuncio es un hombre de oración

Para el Papa, “La familiaridad con Jesucristo debe ser el alimento cotidiano del Representante Pontificio, porque es el alimento que proviene de la memoria del primer encuentro con él y porque es también la expresión cotidiana de la fidelidad a su llamada. Familiaridad con Jesucristo en la oración, en la celebración de la Eucaristía, para no olvidar nunca, en el servicio de la caridad”, porque “Sin la oración nos convertimos en meros funcionarios, siempre infelices y frustrados. La vida de oración es esa luz que ilumina todo lo demás y todo el trabajo del Nuncio y su misión”.

El Nuncio es un hombre de caridad activa

El Papa considera que “La tarea del Nuncio es interpretar “la preocupación del Romano Pontífice por el bien del país en el que ejerce su misión; en particular, debe preocuparse celosamente de los problemas de la paz, del progreso y de la colaboración de los pueblos, por el bien espiritual, moral y material de toda la familia humana”.  Francisco llama a los nuncios a vivir en libertad: “Ningún regalo de valor debería esclavizarnos! Rechazar los regalos que son demasiado caros y a menudo inútiles o dirigirlos a la caridad, y recordar que recibir un regalo caro nunca justifica su uso”.

El Nuncio es un hombre de humildad

El Papa concluye el decálogo, citando las “Letanías de la humildad” del Siervo de Dios Cardenal Rafael Merry del Val (1865-1930), Secretario de Estado y colaborador de San Pío X, antiguo compañero suyo:

Oh Jesús, manso y humilde de corazón, escúchame!

Del deseo de ser estimado – Libérame, Jesús.

Del deseo de ser amado – Libérame, Jesús… (Texto completo)


Deja un comentario

Fuerte discurso del Papa a los líderes petrolíferos mundiales

Casina Pío IVCasina Pío IV  (Vatican Media)

Cambio climático. El Papa: el tiempo apremia, pasar de las palabras a los hechos

En la Casina Pio IV el Romano Pontífice encuentra a los participantes en el Encuentro promovido por el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral con los jefes de las compañías petrolíferas mundiales. En el discurso, incisivo y apremiante, el Papa afirma: La crisis ecológica actual, especialmente el cambio climático, amenaza el futuro de la familia humana y esto no es una exageración

Barbara Castelli – Ciudad del Vaticano

“Las generaciones futuras están a punto de heredar un mundo en ruinas. Nuestros hijos y nietos no deberían tener que pagar el costo de la irresponsabilidad de nuestra generación”. Es un discurso claro e incisivo el que el Papa Francisco dirige a los participantes en el Encuentro sobre el tema “La transición energética y la protección de la casa común”, organizado en el Vaticano por el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral. Dirigiéndose, entre otros, a los jefes de las empresas petroleras del mundo, el Pontífice expresa su satisfacción por esta segunda cita en Roma: un signo positivo del “compromiso constante de trabajar juntos en un espíritu de solidaridad con el fin de dar pasos concretos para la protección de nuestro planeta”.

La familia humana está en peligro

“La crisis ecológica actual, especialmente el cambio climático”, reconoce el Santo Padre “amenaza el futuro de la familia humana y esto no es una exageración”. Durante demasiado tiempo, de hecho, los análisis científicos han sido ignorados, mirando “con desprecio e ironía” las relativas “predicciones catastróficas”. El Papa también se refiere al Informe especial sobre el impacto del calentamiento global de 1.5ºC sobre los niveles preindustriales por parte del Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático, el cual “advierte claramente”, dice, de las consecuencias del fracaso en la consecución de los Acuerdos de París.

«El Informe también advierte de que falta solo poco más de una década para alcanzar esta barrera del calentamiento global. Ante tal emergencia climática, debemos tomar las medidas oportunas para no cometer una grave injusticia con los pobres y las generaciones futuras».

Es suficiente ser irresponsables

La irresponsabilidad de las generaciones pasadas y presentes no puede dañar el futuro de la familia humana, especialmente de sus miembros más vulnerables. De hecho, son los pobres los que “sufren el peor impacto de la crisis climática”: son ellos “los más vulnerables a los huracanes, las sequías, las inundaciones y otros fenómenos meteorológicos extremos”.

«Por lo tanto, “hace falta valor para responder ‘a los gritos cada vez más angustiosos de la tierra y de sus pobres’ (Discurso a los participantes en la Conferencia Internacional en el tercer aniversario de Laudato Si’, 6 de julio de 2018). Al mismo tiempo, las generaciones futuras están a punto de heredar un mundo en ruinas. Nuestros hijos y nietos no deberían tener que pagar el costo de la irresponsabilidad de nuestra generación. Me excuso pero quisiera subrayar esto: ellos, nuestros hijos, nuestros nietos no deberían pagar, no es justo que paguen el precio de nuestra irresponsabilidad. De hecho, como cada vez es más evidente, los jóvenes nos reclaman un cambio (ver Laudato si ‘, 13) ¡”El futuro es nuestro”, gritan los jóvenes hoy y tienen razón!”»

Transición, precio y transparencia

El Papa Francisco analizó, asimismo, los puntos planteados durante el encuentro: “una transición correcta”, “el precio del carbón” y “ la transparencia en la notificación de riesgos climáticos”. Es necesario, en efecto, gestionar bien “el impacto social y laboral del cambio a una sociedad de bajo consumo de carbono”; y al mismo tiempo, adoptar una “adecuada política de los precios del carbón, esencial si la humanidad quiere usar los recursos de la creación de manera inteligente”.

«La falta de gestión de las emisiones de carbono ha generado una enorme deuda que ahora tendrán  que pagar con intereses los que vienen después de nosotros. Nuestra utilización de los recursos ambientales comunes puede considerarse ética solo cuando los costes económicos y sociales que se derivan del uso de los recursos ambientales comunes se reconozcan de manera transparente y sean sufragados totalmente por aquellos que se benefician, y no por otros o por las futuras generaciones». 

Por último el Papa abordó el tema de “la transparencia en la notificación de  los riesgos climáticos”: “Una comunicación abierta, transparente, fundamentada científicamente y regulada”, insistió, “redunda en interés de todos, haciendo posible mover el capital financiero a aquellas áreas que ofrecen las más amplias posibilidades a la inteligencia humana para crear e innovar, a la vez que protege el ambiente y crea más fuentes de trabajo”.

¡El tiempo apremia!

El Santo Padre recordó entonces que “la civilización requiere energía, ¡pero el uso de la energía no debe destruir la civilización” y que hoy “se necesita una transición energética radical para salvar nuestra casa común”.

«Queridos amigos, ¡el tiempo apremia! Las reflexiones deben ir más allá de la mera exploración de lo que se puede hacer y enfocarse en lo que se necesita hacer, de hoy en adelante. No podemos permitirnos el lujo de esperar a que otros se adelanten, o dar prioridad a los beneficios económicos a corto plazo. La crisis climática requiere de nosotros una acción específica ahora mismo (ver ibid., 161) y la Iglesia está totalmente comprometida a hacer su parte».


Deja un comentario

Iniciativas en la tercera jornada mundial de los pobres

Foto Archivo Almuerzo del Papa con los pobres el 17 noviembre del 2017Foto Archivo Almuerzo del Papa con los pobres el 17 noviembre del 2017  (Ossevatore Romano)

Jornada Mundial de los pobres. Almuerzo con el Papa entre las iniciativas

A las 11 y media, en la Oficina de Prensa de la Santa Sede, tuvo lugar la Conferencia de prensa de presentación del Mensaje del Santo Padre para la III Jornada Mundial de los Pobres. Intervinieron el presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, Mons. Rino Fisichella y el sub secretario del dicasterio, Mons. Graham Bell

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

«La esperanza de los pobres nunca se frustrará» (Sal 9,19) es el título del Mensaje del Papa Francisco para la tercera Jornada Mundial de los Pobres que se lleva a cabo el 17 de noviembre

Intervención de Mons. Fisichella:

“A veces se necesita poco para restaurar la esperanza: basta detenerse, sonreír, escuchar”

Por un día dejamos de lado las estadísticas, dijo el prelado, los pobres no son números a los que apelar para presumir de obras y proyectos. Los pobres son personas a las que hay que ayudar: son jóvenes y viejos solos, que se les invita a compartir una comida; Hombres, mujeres y niños esperando una palabra amistosa “(n. 9). Es con esta expresión del Papa Francisco, dijo Mons. Fisichella, que uno puede releer su Mensaje para la Tercera Jornada Mundial de los Pobres que se celebrará como es ya tradición el domingo precedente a la Solemnidad de Jesucristo, el Rey del universo, con el cual termina el Año Litúrgico, este año será el próximo 17 de noviembre.

El tema central de este Día será la expresión mediada por el Salmo: “La esperanza de los pobres nunca se frustrará” (Sal 9,19). Una mirada y una acción de esperanza, por lo tanto, surgen de las palabras del Papa Francisco porque, dijo el prelado, sobre todo, los pobres tienen que vivir este momento con la certeza que proviene de la confianza en la intervención del Señor. En su Mensaje, el Papa ofrece a través de las palabras del salmista, que presenta una situación actual impresionante con nuestros tiempos a pesar de la distancia temporal, una hermosa definición de los pobres: “Él es el hombre de confianza” (No. 3). Él, es decir, quien “confía en el Señor” porque lo conoce; es decir, tiene una “relación personal de afecto y amor” con Dios.

Reflexionar sobre formas de pobreza y acción concreta para ofrecer esperanza

Es en esta perspectiva que la trama del Mensaje se despliega con el objetivo de hacernos reflexionar sobre dos coordenadas: la descripción de las nuevas formas de pobreza que están bajo nuestros ojos todos los días, y la acción concreta de aquellos que con su testimonio puede ofrecer esperanza. Mons. Fisichelle se refirió a la expresión de Don Primo Mazzolari: “Los pobres son una protesta continua contra nuestras injusticias; El pobre es un polvorín. Si los enciendes, el mundo explota”(No. 4), permite al Papa Francisco provocar a aquellos que parecen sordos e indiferentes al sufrimiento de “millones de hombres, mujeres, jóvenes y niños … que recorren las calles de nuestras ciudades “. (No. 2).

A partir de aquí, comienza una reflexión sobre el compromiso concreto que los cristianos -y con ellos los que tienen la solidaridad de corazón y viven para la redención de los pobres, de su dignidad y en favor de la justicia- están llamados a expresar “en la vida ordinaria de cada día “. Un compromiso que “no consiste solo en iniciativas de asistencia que, si bien son loables y necesarias, deben apuntar a aumentar en todos, la atención total que se debe a cada persona que está en peligro” (No. 7). En resumen, el Papa Francisco vuelve a un tema que le es especialmente querido: “Los pobres, en primer lugar, necesitan a Dios, su amor se hace visible por las personas santas que viven a su lado, que en la sencillez de sus vidas expresan y hacen surgir la fuerza del amor cristiano”.

Iniciativas en semana antes de la celebración de la Jornada

Más concretamente, pero a su debido tiempo se comunicará, el Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, como coordinador  del evento, propondrá varias iniciativas que encontrarán su expresión más inmediata la semana anterior con la realización de un Presidio Sanitario en la Plaza de San Pedro. De hecho, como se ha hecho el año pasado, el prelado informa que será un verdadero hospital móvil con diferentes especializaciones, donde los necesitados pueden recibir atención médica gratuita. Con la experiencia del año pasado, será posible aumentar tanto el número de nuevas especializaciones médicas como la presencia de muchos médicos voluntarios. El año pasado, solo como ejemplo, dijo, se brindaron más de 3000 atenciones médicas, y con un sentido de alegría y responsabilidad podemos decir que las vidas se salvaron realmente. En cuanto a las enfermedades infecciosas (cirrosis del hígado, VIH, tuberculosis) podemos decir que se realizaron 203 intervenciones en personas de edad promedio de 40 años; El 75,4% nunca había realizado una prueba; 6/10 personas dieron positivo para cirrosis, 1 para VIH, 41/132 para Mantoux (tuberculosis), 77.8% estaban desempleados y 19.7% subempleados; Se salvaron 3 personas a punto de tener un ataque al corazón … en resumen, un servicio que fue un signo concreto de esperanza para muchos de los que se encuentran en la calle y que a menudo son fantasmas.

Del resto, se propondrá el almuerzo con el Santo Padre en el Aula Pablo VI para 1500 pobres de diferentes partes de Italia y Europa, que seguirá a la celebración de la Santa Misa en San Pedro. Finalmente, en la tarde del 9 de noviembre, tendremos la III edición del Concierto “Con los pobres por los pobres” siempre en el Aula Pablo VI, en el que participará el Maestro ganador del Oscar Nicola Piovani, junto con el maestro Mons. Marco Frisina.

Por último, Mons. Fisichella dijo que el Mensaje de este año parece concluir un primer paso. En 2017: “No amamos con palabras sino con hechos”, se refirió a una acción concreta que expresa la caridad; en 2018: “Este pobre clamor y el Señor lo escucha”, se evocó el tema de la confianza y la fe, de quienes se confían a Dios con todo su ser; en 2019: “La esperanza de los pobres nunca se frustrará”, se refiere a la esperanza, si así lo desea, en la visión de C. Péguy, descrita como la hermana menor de la fe y la caridad; Es el más pequeño, el oculto, pero lleva a los otros dos y les da la fuerza necesaria.

Intervención de Mons. Graham Bell

Mons. Bell por su parte, dijo que la Segunda Jornada de los pobres celebrada el pasado noviembre, tuvo un eco no sólo en Roma sino también en las diócesis dispersas en todo el mundo. Las noticias llegaron al Consejo Pontificio de muchas iniciativas que van desde algunas a nivel parroquial hasta las de la diócesis, que incluyen toda la acción de la Iglesia, desde la liturgia hasta iniciativas particulares destinadas a mejorar las vidas de los más desfavorecidos, cuya vida está marcada por todo lo que proviene de la pobreza económica en términos de salud física y espiritual.

“También ha habido iniciativas dirigidas a emular lo que el Papa Francisco hizo en Roma, con almuerzos organizados para los pobres. Un ejemplo puede ser suficiente para los muchos otros que no podemos nombrar: el de la Diócesis de Ales-Terralba que, en San Gavino Monreale, organizó un almuerzo para los pobres en el contexto de una iniciativa que, además del almuerzo con los pobres, lo unió con testimonios y celebraciones litúrgicas en un intento por hacer que todos tomen conciencia de la necesidad de una atención especial a los pobres, que son una forma peculiar de la presencia del Resucitado en nuestro medio”.

Siempre en Europa, la Arquidiócesis de Westminster, dijo el prelado, ha invitado, con gran éxito, a escuelas y parroquias a emprender iniciativas para ayudar a los pobres, centrando la atención en los bancos de alimentos, pero también en la necesidad de católicos individuales que le den una mano a cuantos los rodean, prestando especial atención a los ancianos y los solitarios, a menudo los más sujetos a una soledad que se está extendiendo cada vez más en nuestra cultura occidental. En Alemania, la Arquidiócesis de Berlín organizó un banquete para las personas sin hogar y vulnerables de la ciudad en la Catedral de Saint Edwige, cerrada por su restauración pero abierta para esta ocasión, donde el Arzobispo recibió a unos 300 invitados y 140 ayudantes de parroquias locales.

América celebrando también la Jornada Mundial de los Pobres

Al ir a América del Norte, la parroquia de la Iglesia de los Primeros Pueblos del Sagrado Corazón (Sacred Heart Church of the First Peoples )en Edmonton, Alberta, dijo Mons. Bell, ofreció, con la participación del Arzobispo Richard Smith, un almuerzo para los pobres, incluidos los desamparados, los desempleados, y drogadictos. En México, los Obispos publicaron una Carta, cuyo título recuerda el lema del Día Mundial de los Pobres 2018, o “Los gritos de los pobres”, para llamar la atención sobre la Jornada, que también es una reflexión sobre quién es este momento es pobre en el contexto mexicano. La carta dice: “Hoy escuchamos los gritos de enfermos y desalojados, de desempleados y subempleados, de mujeres maltratadas y familiares de personas desaparecidas, de niños maltratados, de aquellos que están marginados por tener habilidades diferentes y muchos otros”. El documento continúa, expresando la gratitud de la Conferencia Episcopal por el “cuidado pastoral y acompañamiento, liderado por la Comisión de Movilidad Humana, en los 133 albergues y centros de recepción y orientación de nuestra Iglesia”.

El prelado concluyó suintervención, diciendo que la Jornada Mundial de los Pobres se está consolidando. “Les he ofrecido algunos ejemplos pequeños entre los miles de los cuales somos conscientes, pero a partir de estos pocos ejemplos podemos vislumbrar una Iglesia que está convencida de que se debe prestar especial atención a los pobres como una forma completamente privilegiada de la presencia del Resucitado en medio de nosotros, y por lo tanto, deben ser recibidos, servidos y amados si queremos ser coherentes con nuestra vocación bautismal. La intuición del Papa Francisco, por lo tanto, permanece como una acción concreta que esa semana está llena de iniciativas para llevar al domingo como punto culminante”.


Deja un comentario

Mensaje del Papa para la tercera jornada de los pobres

Mensaje del Papa para Jornada Mundial de los PobresMensaje del Papa para Jornada Mundial de los Pobres 

Jornada de los pobres. Papa: no son números sino personas que necesitan ayuda

Los pobres son tratados como basura, sin embargo, el Reino de Dios les pertenece y en ellos hay un poder salvador. Así escribe el Papa en su Mensaje para la Tercera Jornada Mundial dedicada a cuántos la sociedad de hoy juzga, descarta, trata con retórica y soporta. Es tarea de los cristianos sembrar entre ellos la esperanza y la confianza

Gabriella Ceraso – Ciudad del Vaticano

«La esperanza de los pobres nunca se frustrará» (Sal 9,19). Las palabras del Salmo son el título del Mensaje del Papa en esta Tercera Jornada Mundial de los pobres que el Pontífice ha instituido al concluir el Jubileo de la Misericordia que es el 17 de noviembre. Los protagonistas son hombres, mujeres, jóvenes, niños: víctimas de la nueva esclavitud que los convierte en inmigrantes, huérfanos, personas sin hogar, marginados. Los pobres son el fruto cada vez más numeroso de una sociedad con fuertes desequilibrios sociales que construye muros y barras en las entradas y que le gustaría deshacerse de ellos; pero también son aquellos que “confían en el Señor” y la Iglesia, como todo cristiano, está llamada a un compromiso particular hacia ellos.

Desarrollo, desigualdad y nueva esclavitud

 

El tema del Mensaje es, por lo tanto, el Salmo cuyas palabras, explica el Papa, manifiestan ante todo una “actualidad increíble”. Hoy, como en el momento de la composición del Salmo, un “gran desarrollo económico” ha generado una desigualdad como para enriquecer a grupos de personas a costa de una masa cada vez más pobre: personas indigentes que “carecen de lo necesario” y “privilegiadas” que “sin ningún sentido de Dios” dan la caza a los pobres para “tomar incluso lo poco que tienen” y esclavizarlos. Aquí están los “nuevos esclavos” que Francesco designa: familias obligadas a emigrar a vivir, huérfanos explotados, jóvenes desempleados por “políticas miopes”, inmigrantes “víctimas de intereses” y explotación, prostitutas, drogadictos, muchos “sin hogar y marginados” que caminan sin rumbo en nuestras ciudades:

“¡Cuántas veces vemos a los pobres en los basureros recogiendo el fruto del descarte y de lo superfluo, para encontrar algo para alimentarse o vestirse! Al convertirse en parte de un vertedero humano, son tratados como basura, sin que ningún sentimiento de culpa invierta en aquellos que son cómplices de este escándalo. Considerados a menudo parásitos de la sociedad, a los pobres no se le perdona ni siquiera su pobreza. El juicio está siempre en alerta. No pueden darse el lujo de ser tímidos o desanimados, son percibidos como amenazantes o incapaces, simplemente porque son pobres”.

Pobre sin esperanza en la sociedad

Y “el drama en el drama” agrega el Papa, a los pobres de hoy se les ha quitado la esperanza de “ver el final del túnel de la miseria”, tan es así que se ha llegado a “teorizar y realizar una arquitectura hostil para deshacerse de su presencia también en las calles, últimos lugares de acogida “. Los pobres “tratados con retórica”, “soportados con molestia”, “cazados” como en una “expedición de caza”, no quieren al final nada más que volverse “invisibles”, “transparentes”:

“Deambulan de una parte a la otra de la ciudad, con la esperanza de conseguir un trabajo, una casa, un afecto … Toda eventual posibilidad ofrecida se convierte en un destello de luz; sin embargo, incluso cuando al menos la justicia debería vislumbrar, a menudo se enfurece contra ellos con la violencia del abuso. Se ven obligados a pasar interminables horas bajo el sol abrasador para cosechar los frutos de la temporada, pero son recompensados con una paga miserable; no tienen seguridad laboral ni condiciones humanas que les permitan sentirse iguales a los demás. Para ellos no hay pagos redundantes, indemnizaciones, ni siquiera la posibilidad de enfermarse”.

Los pobres confían en el Señor: su clamor abraza la tierra

La descripción que hace el salmo está coloreada de “tristeza por la injusticia, el sufrimiento y la amargura que afecta a los pobres”. Pero a pesar de esto, señala el Papa, el Salmo “ofrece una hermosa definición de los pobres”. Él es el que “confía en el hermoso Señor” (ver v.11) y en esta confianza —señala— existe la “certeza de que nunca será abandonado”, por lo tanto, siempre vive en la presencia de ese Dios que lo recuerda “. Y Dios, el Papa subraya nuevamente retomando las palabras del Salmo, es “quien hace justicia y no olvida”:

Se pueden construir muchos muros y se pueden bloquear las entradas para ilusionarse con sentirse seguros con las riquezas propias en detrimento de quienes dejan afuera. No será así para siempre. El “día del Señor”, como lo describen los profetas (ver Am 5.18; Is 2-5; Gl 1-3), destruirá las barreras creadas entre los países y reemplazará la arrogancia de unos pocos con la solidaridad de muchos. La condición de marginación en la que se acosa a millones de personas no durará mucho. Su grito aumenta y abraza a toda la tierra.

Revivir la esperanza y restaurar la confianza

Qué apremiante es el llamado que las Sagradas Escrituras confían a los pobres, oprimidos y postrados, pero siempre amados: “Jesús nunca tuvo el temor de identificarse con cada uno de ellos”, a ellos en las Bienaventuranzas les dio el Reino de Dios a ellos y a ellos, Jesús “siempre ha demostrado ser un padre generoso e inagotable en su bondad”. Aquí, escribe el Papa, lo que Jesús comenzó, colocando a los pobres en el centro, nos debe servir como enseñanza:

“Él inauguró, pero nos encomendó a nosotros, sus discípulos, la tarea de llevarlo adelante, con la responsabilidad de dar esperanza a los pobres. Es necesario, especialmente en un período como el nuestro, revivir la esperanza y restaurar la confianza. Es un programa que la comunidad cristiana no puede subestimar. La credibilidad de nuestra proclamación y el testimonio de los cristianos depende de ello.

Tocar la carne de Cristo, comprometerse en el servicio

La Iglesia es “pueblo”, aclara una vez más Francisco, con la vocación de “no hacer sentir a nadie extranjero o excluido” porque todos están involucrados en el mismo “camino de salvación”:

“Más bien, estamos llamados a tocar la carne para comprometidos en un servicio que es la auténtica evangelización. La promoción social de los pobres no es un compromiso externo en el anuncio del Evangelio, por el contrario, muestra el realismo de la fe cristiana y su validez histórica. El amor que da vida a la fe en Jesús no permite a sus discípulos encerrarse en sí mismos, en un individualismo asfixiante, oculto en segmentos de intimidad espiritual, sin ninguna influencia en la vida social.

Como Jean Vanier, testigos de la esperanza cristiana

 

Un ejemplo de “el gran apóstol de los pobres”, capaz de escuchar “su clamor” y de producir esperanza en ellos, fue Jean Vanier, a quien el Papa menciona en su Mensaje definiéndolo el “santo de al lado”. Fallecido el pasado mayo a la edad de 90 años, Vanier fundó L’Arche, una comunidad de acogida para personas con discapacidades, activa en todo el mundo con cerca de 150 centros: con su compromiso diario, el Papa escribe, “creó signos tangibles del amor concreto, y así ha producido una esperanza inquebrantable “. Aquí está entonces, el compromiso que Francisco le pide a los cristianos para que no se traicione su credibilidad. La “opción para los últimos” debe ser una “elección prioritaria” y no debe consistir únicamente en “iniciativas de asistencia”. Necesitamos un “cambio de mentalidad” y un “compromiso continuo a lo largo del tiempo”:

No es fácil ser testigos de la esperanza cristiana en el contexto de la cultura del consumo y del descarte, siempre orientada a aumentar el bienestar superficial y efímero. Es necesario un cambio de mentalidad para redescubrir lo esencial y dar cuerpo e incisión al anuncio del reino de Dios. La esperanza también se comunica a través del consuelo, que se realiza acompañando a los pobres no por unos momentos llenos de entusiasmo, sino con un compromiso que continúa en el tiempo. Los pobres adquieren verdadera esperanza no cuando nos ven gratificados por haberles dado algo de nuestro tiempo, sino cuando reconocen en nuestro sacrificio un acto de amor gratuito que no busca recompensa.

Llamamiento a los voluntarios: más dedicación y diálogo fraterno

Con un llamamiento específico, el Papa se dirige a los voluntarios que “percibieron por primera vez la importancia de prestar atención a los pobres” y les pide que se unan en la dedicación, “para buscar lo que realmente necesita cada persona pobre”, “bondad de su corazón” más allá de las culturas, de “formas de expresarse”. Esto requiere dejar de lado “las divisiones que provienen de visiones ideológicas o políticas”:

“En primer lugar, los pobres necesitan a Dios, su amor hecho visible por las personas santas que viven a su lado, que en la sencillez de sus vidas expresan y resaltan la fuerza del amor cristiano. Dios usa tantos caminos e infinitas herramientas para alcanzar los corazones de las personas. Por supuesto, los pobres también se acercan a nosotros porque les estamos distribuyendo alimentos, pero lo que realmente necesitan va más allá del plato caliente o el sándwich que ofrecemos. Los pobres necesitan de nuestras manos para levantarse, nuestros corazones para sentir nuevamente el calor del afecto, de nuestra presencia para superar la soledad. Simplemente necesitan amor.

Los pobres no son números sino personas a las que hay que ayudar

 

En este sentido, el Papa enfatiza lo poco que se necesita para “restaurar la esperanza” y qué “fuerza salvadora” hay en los pobres, una fuerza visible y experimentable con la fe y no con los “ojos humanos”:

A veces se necesita poco para restaurar la esperanza: basta detenerse, sonreír, escuchar.  Por un día, dejamos de lado las estadísticas; Los pobres no son números a los que apelar para presumir de obras y proyectos. Los pobres son personas a las que hay que ayudar: son jóvenes y viejos solos, que se les invita a compartir una comida; Hombres, mujeres y niños esperando una palabra amistosa. Los pobres nos salvan porque nos permiten encontrarnos con el rostro de Jesucristo.

Sembrando signos tangibles de esperanza

 

Esta fuerza de salvación “palpita en el corazón del pueblo de Dios en el camino”, señala el Papa y no “excluye a nadie”, sino que involucra a todos en una “verdadera peregrinación de conversión para reconocer a los pobres y amarlos”. Al final del Mensaje, por lo tanto, la nueva invitación se dirigió “a los discípulos del Señor” para que puedan ser “evangelizadores consistentes”: sembrando signos tangibles de esperanza.

“A todas las comunidades cristianas y a quienes sienten la necesidad de brindar esperanza y consuelo a los pobres, les pido que trabajen para que esta Jornada Mundial pueda fortalecer en muchos la voluntad de colaborar eficazmente para que nadie se sienta privado de la cercanía y la solidaridad”.


Deja un comentario

Centroamérica: qué hacer ante el elevado número de desplazados.

Piden una reunión urgente de Estados ante el número de desplazados en Centroamérica

OIM / Rafael Rodríguez
Los emigrantes centroamericanos se desplazan con los medios que pueden a través de México para intentar alcanzar la frontera de Estados Unidos.

12 Junio 2019

Más de medio millón de personas han huido de sus casas en Centroamérica en lo que va de año y este masivo desplazamiento, provocado por la violencia pandillera y la crisis política y social en Nicaragua, está reduciendo la capacidad de asilo en toda la región, poniendo en riesgo a un número cada vez mayor de individuos y familias, y creando situaciones que ningún país puede abordar por sí solo.

La Agencia de la ONU para los Refugiados ha hecho este miércoles un llamamiento para la celebración de “una reunión urgente” de Estados y preparar una actuación coordinada que aborde el creciente desplazamiento en Centroamérica de una manera efectiva y sostenible.

Según indicó en un comunicado, esa actuación coordinada debe dar prioridad a la protección de la vida de quienes huyen y a una mejor administración de las fronteras.

De acuerdo con esta Agencia, el desplazamiento forzado de América Central está reduciendo la capacidad de asilo en toda la región, poniendo en riesgo el creciente número de individuos y familias y creando situaciones que ningún país puede abordar por sí solo.

La violencia y la persecución por parte de pandillas influyentes en partes de América Central, junto con una crisis social y política en Nicaragua, están llevando a un creciente número de personas a través de las fronteras en busca de un refugio seguro.

Más de medio millón de desplazados

En lo que va del año, 593.507 solicitantes de asilo y migrantes han llegado a la frontera sur de los Estados Unidos desde México. Mientras tanto, México ha reportado un aumento del 196 por ciento en las solicitudes de asilo.

“En base a las buenas prácticas ya existentes, un enfoque regional debe incluir una mayor capacidad de recepción y de  infraestructuras de asilo, el apoyo colectivo para los programas de integración local, la ampliación del reasentamiento dentro y fuera de la región y los acuerdos para el retorno seguro y digno de las personas que no necesitan protección internacional”, asegura ACNUR.

También son necesarias medidas regionales coordinadas para abordar los fenómenos de desplazamiento interno antes de que se conviertan en flujos de refugiados, incluidas las iniciativas de desarrollo firmes que aborden los factores subyacentes de la violencia y el desplazamiento.

En este sentido, el ACNUR apoya el Plan de Desarrollo Integral entre México y los países del norte de América Central, que se está negociando actualmente.

Soluciones integrales

“En reconocimiento de este creciente fenómeno de desplazamiento forzado, ACNUR ha desarrollado nuevos enfoques para la situación de los refugiados centroamericanos y continuará apoyando a los Gobiernos de la región para que ofrezcan soluciones integrales que estén a la altura del desafío, que sean seguras, eficientes y humanas y que promuevan la responsabilidad compartida”, añade el comunicado.

Las conversaciones regionales urgentes, basadas en la cooperación existente, podrían ayudar a impulsar las soluciones fundamentales que se necesitan.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

NOTICIAS RELACIONADAS CON EL TEMA

“No migramos de Honduras para tener una vida mejor, migramos para sobrevivir”

La directora de UNICEF ha visitado Honduras, un país donde cada día muere un niño menor de 18 años de forma violenta. “Para un país que no está en guerra, esta cifra es abrumadora”, ha dicho Henrietta Fore. Durante su visita ha podido escuchar testimonios de primera mano. Más de medio millón de niños no van a la escuela secundaria.

Pacto Mundial sobre Refugiados: ¿Es diferente al de migración y cómo puede ayudar?

Los términos “refugiado” y “migrante” se han usado indistintamente para describir a los millones de personas que huyen de los conflictos o que buscan una vida mejor.  La ONU está estableciendo pactos mundiales para proteger mejor sus derechos, pero es crítico entender la diferencia entre migrantes y refugiados.


Deja un comentario

Hacia el reconocimiento de la salud laboral como un derecho fundamental.

La Organización Internacional del Trabajo debe defender la salud laboral como un derecho fundamental

UNEP/K. Loeffelbein
Trabajadores de un centro de reciclaje informal de desechos electrónicos en Ghana.

13 Junio 2019

Un grupo de expertos en derechos humanos alertó sobre los intentos de algunos empleadores y organizaciones de bloquear el reconocimiento de las condiciones de trabajo saludables como un derecho fundamental y urgió a la Organización Internacional del Trabajo a adoptarla como uno de sus principios básicos.

“Millones de trabajadores en todo el mundo sufren enfermedades y discapacidades debidas a condiciones de trabajo inseguras y dañinas. Se estima que cada año mueren prematuramente alrededor de 2 millones de trabajadores a causa de un entorno laboral inseguro o dañino”, advirtió este jueves una decena de expertos de la ONU en derechos humanos.

En un comunicado conjunto, los relatores conminaron a la Organización Internacional del Trabajo (OIT) a reconocer y adoptar inmediatamente como uno de sus principios fundamentales las condiciones laborales seguras y saludables.

La exhortación fue emitida mientras la OIT celebra en Ginebra una conferencia conmemorativa del centenario de su fundación.

Cada año mueren prematuramente alrededor de 2 millones de trabajadores a causa de un entorno laboral inseguro o dañino

Disyuntiva mortal

Los expertos aseveraron que la OIT debió reconocer desde hace mucho tiempo las condiciones seguras y saludables como uno de sus principios y derechos en el trabajo. “El reconocimiento de la OIT es esencial para ayudar a poner fin a la explotación de los trabajadores que se ven forzados a elegir entre un pago y su salud. Sería un tributo justo a los millones que han perdido la vida como resultado de esta terrible disyuntiva”, enfatizaron.

La Convención sobre los Derechos Económicos Sociales y Culturales reconoce explícitamente desde 1966 las condiciones de trabajo seguras y saludables como un aspecto fundamental del derecho a una situación de empleo justa y favorable.

“Sin embargo, pese a la Convención 155 de la OIT, ese derecho no se cuenta entre los ‘Principios y derechos fundamentales en el trabajo’ reconocidos por la OIT”, apuntaron los relatores.

Agregaron que el borrador del documento final de la conferencia del centenario de la OIT que se discute en este momento propone que esa agencia de la ONU reconozca la seguridad y salud ocupacional como un principio fundamental y como un derecho en el trabajo.

Compromiso en duda

Los Estados y negocios han expresado en repetidas ocasiones su compromiso con los Principios Guías de la ONU sobre Empresas y Derechos Humanos, que incluyen la obligación y responsabilidad de proteger la salud y seguridad de los trabajadores.

En este contexto, los expertos consideraron deplorable que “algunos empleadores y las organizaciones que los representan intenten bloquear este reconocimiento, poniendo en tela de juicio la solidez del compromiso del sector privado con el respeto de los derechos humanos”.

Los relatores firmantes del comunicado son: Baskut Tuncak, sobre derechos humanos y materiales tóxicos; Dainius Pῡras, sobre el derecho a la salud; Hilal Elver, sobre el derecho a la alimentación; Philip Alston, sobre derechos humanos y pobreza extrema; Urmila Bhoola, sobre formas contemporáneas de esclavitud; y el Grupo de Trabajo sobre derechos humanos, corporaciones transnacionales y otras empresas, integrado por Surya Deva (presidente), Elżbieta Karska (vicepresidenta), Githu Muigai, Dante Pesce, y Anita Ramasastry.

Los Relatores Especiales forman parte de los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos. Los Procedimientos Especiales, el mayor órgano de expertos independientes en el sistema de la ONU para los Derechos Humanos, es el nombre general de los mecanismos independientes de investigación y monitoreo establecidos por el Consejo para hacer frente a situaciones concretas en países o a cuestiones temáticas en todo el mundo. Los expertos de los Procedimientos Especiales trabajan de manera voluntaria; no son personal de la ONU y no perciben un salario por su trabajo. Son independientes de cualquier gobierno u organización y actúan a título individual.