Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Refugiados afganos deportados de Turquía.

Turquía: Miles de personas afganas, arrastradas en una implacable campaña de deportación

© AI

Al menos 2.000 personas afganas que huyeron a Turquía para escapar del conflicto y de los peores excesos de los talibanes están detenidas y corren riesgo inminente de ser devueltas al peligro. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional hoy. Las autoridades turcas parecen estar intensificando una oleada de deportaciones en la que 7.100 personas afganas han sido detenidas y devueltas a Afganistán desde principios de abril.

Las autoridades turcas dijeron a Amnistía Internacional que todas estas devoluciones son voluntarias, y que el ACNUR (la agencia de la ONU para los refugiados) tiene acceso periódico a los lugares de detención. Sin embargo, en entrevistas telefónicas con personas detenidas en el campo de contenedores de Düziçi, en el sur de Turquía, donde se cree que permanecen recluidas al menos 2.000 personas afganas, Amnistía Internacional escuchó cómo se ha presionado a detenidos para que firmen documentos escritos en turco, que no comprenden. Esos documentos podrían ser “formularios de repatriación voluntaria”, que las autoridades turcas ya han utilizado anteriormente en circunstancias coercitivas con personas refugiadas procedentes de Siria y otros lugares.

Aunque, según la información, a algunas familias les han permitido pedir asilo y luego las han puesto en libertad, un número potencial de miles de personas —en su mayoría hombres— corren riesgo inminente de ser devueltas a Afganistán. Amnistía Internacional entrevistó también en Kabul a un hombre que había sido deportado junto con su esposa y sus cinco hijos a pesar de que querían solicitar asilo.

La magnitud de esta represión es extraordinaria. En las últimas semanas, las autoridades turcas han intensificado una implacable campaña de deportación en la que miles de personas afganas han sido detenidas, embarcadas en aviones y devueltas a una zona de guerra. A miles más las mantienen detenidas, y las tratan más como a delincuentes que como a personas que huyen del conflicto y la persecución”, ha manifestado Anna Shea, investigadora de Amnistía Internacional sobre los Derechos de las Personas Refugiadas y Migrantes.

“Los afganos y afganas que están en Turquía han hecho peligrosos viajes para escapar de peligros aún mayores en su hogar, y devolverlas es una medida inadmisible e ilegal. La violencia indiscriminada se cobra habitualmente decenas de vidas en Afganistán, y no hay ninguna parte del país que esté a salvo. No cabe duda de que Turquía está bajo presión —ha aceptado a una enorme cantidad de personas refugiadas, financiándolo principalmente con su propio presupuesto—, pero estas deportaciones podrán vidas en peligro.”

En cada uno de los cuatro últimos años, más de 10.000 civiles han muerto o han resultado heridos en Afganistán, muchos de ellos en ataques indiscriminados de grupos armados.

Turquía tiene una de las poblaciones refugiadas más grandes del mundo, entre la que se encuentran unas 145.000 personas afganas. En 2018, un número creciente de afganos y afganas han entrado en Turquía por la frontera este del país con Irán: el Ministerio del Interior turco ha citado una cifra de 27.000 llegadas este año. Turquía ha seguido el ejemplo de muchos países de la UE al tratar de cerrar sus fronteras a las personas que solicitan asilo, y en la actualidad está construyendo un muro de 144 km de longitud a lo largo de la frontera iraní, que se espera que esté terminado en el plazo de un año. Mientras tanto, las autoridades turcas han respondido a la llegada de un número creciente de afganos y afganas deteniéndolos para su deportación.

El 17 de abril, la agencia estatal turca Anadolu informó de que en las últimas semanas se había deportado a 6.846 personas afganas. Basaba la cifra en una declaración urgente de la Dirección General de Gestión de la Migración, dependiente del Ministerio del Interior. Hoy, el ministro del Interior ha informado de que la cifra había aumentado a 7.100. Aunque Amnistía Internacional no ha podido verificar de forma independiente esta cifra, está claro que se está deportando a personas afganas a gran escala. El ministro del Interior dijo a los medios de comunicación el 23 de abril que pretendían llegar a las 10.000 deportaciones para final de la semana.

Este aumento de las deportaciones podría estar relacionado con un acuerdo de migración firmado entre Turquía y Afganistán el 9 de abril, en el que los dos gobiernos acordaron facilitar la deportación de ciudadanos y ciudadanas afganos desde Turquía.

En estos momentos, parece ser que al menos 2.000 personas afganas se encuentran detenidas en Turquía y corren peligro de deportación. Amnistía Internacional ha recibido información fidedigna que indica que unas 2.000 personas procedentes de Afganistán permanecen recluidas en un campo de contenedores en Düziçi, provincia de Osmaniye, y que es posible que haya cientos de personas más recluidas en un centro de detención en la provincia de Erzurum. No está clara la base legal de estas detenciones. Dado que miles de personas parecen haber sido aprehendidas y detenidas en un breve espacio de tiempo, existe un elevado peligro de que la detención de estos afganos y afganas sea arbitraria e ilegal.

Amnistía Internacional habló con dos hombres y una mujer detenidos en el campo de Düziçi. “Farhad” (no es su nombre real), abogado de 23 años de la provincia de Baghlan, contó que había viajado a Turquía a pie tras huir del reclutamiento forzoso por parte de los talibanes. Fue aprehendido en la frontera y ha pasado unos 24 días detenido.

Contó:

“No nos dicen que nos van a deportar; no dicen nada; invitan a la gente a sus oficinas y les toman las huellas dactilares. El documento sólo está escrito en turco: no podemos leerlo. No firmaré ese documento, aunque me maten”.

Amnistía Internacional también habló por teléfono con un padre de cinco hijos, deportado a Kabul desde la provincia de Esmirna, en el oeste de Turquía, a mediados de abril. “Ghodrat” (no es su nombre real), de 42 años y de la provincia de Kandahar, dijo que él y su familia se habían negado a firmar un papel que no entendían, pero pese a ello los habían devuelto a Afganistán. Según contó, no les proporcionaron ayuda económica ni logística a su regreso.

Ghodrat dijo:

“La policía nos dio una hoja para que la firmáramos, y yo me negué a hacerlo. Lloré: estaba devastado. Salimos de Afganistán con la esperanza de encontrar a gente de la ONU: pensamos que nos ayudarían. Kandahar no es seguro, especialmente para los niños pequeños. Pensé que, si vendía todo lo que tenía, que no era mucho, podría ir a Turquía y registrarme en la ONU”.

Según el principio jurídico internacional de no devolución (non-refoulement), Turquía no puede transferir a nadie a un lugar donde corra un peligro real de sufrir violaciones graves de derechos humanos, tales como persecución, tortura u otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes. En estos momentos, dada la grave situación de seguridad y derechos humanos en el país, todas las devoluciones a Afganistán constituyen refoulement, una práctica ilegal en virtud del derecho internacional.

Amnistía Internacional pide a las autoridades turcas que pongan inmediatamente en libertad a todas las personas afganas que estén detenidas arbitrariamente, que garanticen a las personas afganas el acceso a los procedimiento nacionales de asilo y que detengan todas las devoluciones a Afganistán hasta que puedan llevarse a cabo con seguridad y dignidad.

Anuncios


Deja un comentario

Dificultades en los refugiados para acceder al mercado laboral.

Contratar refugiados nos beneficia a todos

ACNUR/Gordon Welters
Nastaran Fekri y Rita Butmann ofrecen un taller de informática para refugiados en la escuela ReDI de Berlín.

24 Abril 2018

Los refugiados representan más de un tercio de las personas que se han visto obligadas a abandonar sus hogares, y poseen serias dificultades a la hora de encontrar un empleo. Por ello, varios organismos internacionales han lanzado un plan para hacer frente a la situación.

El trabajo se ha convertido en uno de los entornos que conforman nuestra rutina y, en el caso de muchos refugiados, la falta de oportunidades profesionales multiplica sus problemas para integrarse en las comunidades de acogida.

Ante esta situación, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados han publicado una serie de medidas para ayudar a integrar a los refugiados en el mercado laboral.

El plan pretende mostrar que no solo los refugiados se pueden beneficiar de participar en el mercado laboral, sino que ellos “representan una oportunidad para el país de acogida por las habilidades y aptitudes que aportan”, indicó Volker Türk, el Alto Comisionado Auxiliar para la Protección.

Contratar refugiados

Los países de la Organización tienen la obligación de garantizar un acceso completo de los refugiados al mercado laboral, pero este no siempre es el caso de los que tienen un estatus temporal o están pendientes de que les concedan asilo. Además, la diversidad de entornos de los que proceden estos migrantes y la incertidumbre sobre cuánto tiempo residirán en determinados lugares dificulta la labor de encontrar trabajo.

El Plan de Acción, basado en una serie de entrevistas con empresarios, sindicatos, miembros de la sociedad civil y otros grupos interesados, presenta recomendaciones sobre cómo se pueden suplir las carencias de los empleadores con el talento de los refugiados.

Además, se anima a los empresarios a informarse sobre la legislación que atañe a la contratación de refugiados y a crear redes que favorezcan esta práctica.

La formación también constituye una parte elemental del proceso, dado que permite a los emigrantes prepararse para desempeñar determinadas tareas y, de esta forma, ser más competitivos. A su vez, esto sirve para fomentar la igualdad de oportunidades y ensalzar la situación del refugiado, que en muchos casos se ve minada por estereotipos discriminatorios.

“El Plan de Acción muestra una manera de garantizar que se aproveche al máximo el potencial económico de los refugiados, contribuyendo a su integración social y ofreciendo una situación beneficiosa para todos”, indicó Türk.


Deja un comentario

Corea: se hablará también de derechos humanos en la cumbre de las dos Coreas?

La negociaciones con Corea del Norte deben incluir los derechos humanos

OACDH
Casi 130.000 surcoreanos se han registrado desde 1953 para reunirse con sus familiares en Corea del Norte. Más de la mitad fallecieron sin conocer el paradero de sus parientes.

25 Abril 2018

Sin derechos humanos, no habrá acuerdos duraderos, asegura un experto de la ONU en el país asiático. De momento, este asunto no está incluido en la primera ronda de encuentros para la reunificación y la desnuclearización de la provincia.

El relator especial de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en la República Popular Democrática de Corea destacó que cualquier acuerdo que no contemple los derechos y las necesidades de la población norcoreana será precario.

“La paz y la seguridad no pueden lograrse únicamente a través de acuerdos intergubernamentales, sino también, y quizás lo que es más importante, en forma de políticas nacionales que garanticen el pleno disfrute de los derechos humanos sin discriminación”, dijo Tomás Ojea Quintana.

El relator hizo esas consideraciones tras el anuncio de Corea del Sur de no incluir el tema de las garantías fundamentales durante la primera ronda de encuentros entre los líderes de las dos Coreas prevista para este viernes 27 de abril, la primera en once años.

El experto consideró que temas relacionados con los derechos humanos, como la reunificación de las familias separadas durante la guerra de Corea, la puesta en libertad de personas extranjeras detenidas arbitrariamente o el impacto que producen las sanciones sobre los derechos económicos y sociales de los norcoreanos, deberían estar incluidos desde el primer momento.

Asimismo, indicó que si Corea del Norte se compromete a cooperar “con los mecanismos de las Naciones Unidas, sería un punto de referencia perfecto para poner a prueba el progreso de las negociaciones”.

Calificó como “muy buena noticia” que anunció el líder norcoreano, Kim jong-un, de detener los ensayos nucleares y el lanzamiento de misiles balísticos intercontinentales, e indicó que le gustaría ver una actitud similar en cuestión de derechos humanos.

Falta de acceso al país

Ojea Quintana recordó que Corea del Norte denegó tanto sus reiteradas peticiones como las de otros observadores independientes de derechos humanos para visitar el país, aunque reconoció que el régimen de Pyongyang colaboró con Naciones Unidas en temas como la situación de las mujeres, los niños y los discapacitados.

El relator especial pidió una vez más que el país asiático le autorice a visitar el país.


Deja un comentario

Siria: importantes donativos internacionales pero no suficientes.

La Conferencia para Siria recauda 4400 millones de dólares para 2018

© UNICEF/UN013175/Al-Issa
El conflicto en Siria cumplió siete años con cientos de miles de muertes, millones de desplazados y gran destrucción.

25 Abril 2018

La cifra supone un buen comienzo, pero no llega a los 9100 millones que había solicitado la ONU. Ahora, la prioridad es buscar un equilibrio entre cómo cubrir las necesidades de los refugiados y las de los sirios que siguen en el país.

La Conferencia de Bruselas en Apoyo al Futuro de Siria ha logrado que muchos países se comprometieran a entregar 4400 millones de dólares para este año y 3300 millones de 2019 en adelante.

Durante un encuentro con los medios de comunicación en la sede de la Comisión Europea en Bruselas, el coordinador de las Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios agradeció el compromiso de la Unión Europea y, en particular, los de Alemania y el Reino Unido.

Indicó que faltaba recibir la confirmación del monto de importantes donantes como, por ejemplo, los Estados Unidos.

Mark Lowcock calificó la cifra alcanzada este miércoles “como un buen comienzo” aunque le hubiera gustado conseguir una cantidad mayor que permitiera obtener la totalidad de los 9100 millones dólares solicitados por la ONU para cubrir la asistencia humanitaria y de reconstrucción durante 2018.

El representante de la ONU manifestó que ahora hay que priorizar y lograr un equilibrio en la distribución del dinero entre las personas que precisan asistencia en los países que hospedan a refugiados sirios y las necesidades humanitarias de los trece millones de personas que se encuentran en el país.

Dentro de Siria, la prioridad ha de ser enfocarse en los más vulnerables: “tenemos que abordar las necesidades sobre la base de los principios humanitarios de independencia, imparcialidad y neutralidad”.

“No podemos esperar que los donantes aporten los enormes recursos que buscamos sino podemos asegurarles como la ayuda llegará a los necesitados”.

Esta situación requiere tener a suficiente personal de las Naciones Unidas en el terreno para evaluar las necesidades y supervisar su aplicación.

Siria estuvo al borde de una crisis seria hace una semana

Por su parte, el enviado especial de las Naciones Unidas para Siria destacó como positivo que no se produjera ninguna confrontación durante la Conferencia pese a no llegar a ningún avance político.

Staffan de Mistura recordó que hace una semana se estuvo muy cerca de una crisis muy seria tras los bombardeos llevados a cabo por Estados Unidos, con apoyo de Gran Bretaña y Francia, sobre distintas localidades sirias.

Ante esta situación dijo que tanto su prioridad como la del Secretario General fue “bajar la temperatura”.

De Mistura señaló que la situación actual demanda mantener contactos diplomáticos de alto nivel, no solamente entre los tres países de las conversaciones de Astana (Rusia, Turquía e Irán), sino con muchas otras partes involucradas en lo que pueden ser las futuras soluciones políticas para Siria.

El veterano diplomático destacó que tras el potencial riesgo vivido la semana pasada se necesita negociar una hoja de ruta basada en la resolución 2254 del Consejo de Seguridad y, al no haber una solución militar al conflicto, instó a trabajar tanto al Gobierno como a la oposición en la comisión constitucional y en la celebración de elecciones bajo la supervisión de las Naciones Unidas.

La Resolución 2254 fue adoptada por unanimidad el 18 de diciembre de 2015. El documento solicitaba al Secretario General que, a través de sus buenos oficios y la labor de su Enviado Especial, convocara a representantes del Gobierno sirio y de la oposición a participar en negociaciones oficiales sobre un proceso de transición política facilitado por las Naciones Unidas


Deja un comentario

Colombia: declaraciones del presidente Santos sobre el proceso de paz.

Santos: en Colombia hicimos posible lo imposible

Foto Archivo: Misión de la ONU en Colombia.
El Secretario General de la ONU, António Guterres, junto con el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, en el Palacio de Nariño en Bogotá.

24 Abril 2018

El presidente de Colombia indicó este martes que es posible finalizar los conflictos más complicados y obtener resultados: En 2017, el país tuvo la tasa de homicidios más baja en los últimos cuarenta y dos años.

“Construir la paz es como construir una catedral. Es un proceso largo y complejo que toma tiempo ladrillo por ladrillo y nosotros apenas estamos comenzando, pero ya hay resultados”, así calificó Juan Manuel Santos este martes el proceso de paz en Colombia.

El presidente del país sudamericano hizo estas declaraciones durante su intervención en una reunión que se celebra en Nueva York este martes y miércoles sobre la consolidación y el mantenimiento de la paz en la Asamblea General.

Entre los resultados que reporta la paz citó, por ejemplo, que durante el 2017 Colombia tuvo la tasa más baja de homicidios en cuarenta y dos años.

Asimismo, destacó que el reto más complejo al que se enfrenta la nación es “llevar el Estado a todos los rincones del país”.

Cambiar la estrategia contra el narcotráfico

Sin embargo, recordó que la guerra contra las drogas “declarada en Naciones Unidas hace cuarenta años no se ha ganado” y que el narcotráfico representa la principal amenaza contra la paz.

Para modificar esta dinámica abogó por un cambio en la estrategia mundial para tratar de superar el problema.

Tras su intervención en la Asamblea General, Santos se dirigió a los medios de comunicación destacando que la construcción de la paz pide “un gran esfuerzo y sobre todo reconciliación”.

“Esta reconciliación que es tan importante de desarrollar entre las personas” señaló antes de explicar que en el caso colombiano. La reconciliación se ha combinado con “algo que es cada vez más importante”, el medio ambiente.

Recordó, además, que la defensa del medio ambiente se encuadra dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y que esta fue una iniciativa que Colombia promovió desde el año 2012 hasta que se constituyó en la Agenda 2030.

Santos manifestó que el Secretario General monitorea casi a diario la evolución del proceso de paz en Colombia e indicó que tanto Guterres, como el presidente de Irlanda y el rey de Bélgica, le mostraron su interés en ayudar a llevar a cabo el proceso de paz.

ELN y Santrich

En relación con las conversaciones con el grupo ELN informó al Secretario General de que ambas partes están pendientes de decidir la localización de una sede para la mesa de negociaciones; las opciones serían Brasil, Cuba, Chile o Noruega.

Respecto a la posible extradición del ex negociador de paz de las FARC, Jesús Santrich, detenido por supuestos delitos de tráfico de drogas a petición de Estados Unidos el pasado 9 de abril, destacó que hay que respetar los Acuerdos firmados en su día.

“Los Acuerdos dicen que cualquier miembro de las FARC que delinca después del 1 de diciembre de 2016 será sometido a la justicia ordinaria. Es un caso preciso de un delito que se comete después de haber firmado el Acuerdo y por eso está siendo sometido a la justicia ordinaria, previo visto bueno de la Justicia Especial de Paz”, destacó.

Asimismo, se mostró convencido de que se arrestará al supuesto autor del asesinato de los dos periodistas y un conductor del diario ecuatoriano El Comercio.


Deja un comentario

El Papa recibirà en audiencia el sábado a tres víctimas de la pederastia en Chile

El Papa recibirá a tres chilenos víctimas de pederastia: “Pediré perdón y sugerencias”

Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo, de quienes abusó el padre Karadima, serán recibidos por separado en Santa Marta durante el fin de semana

El Papa recibirá a tres chilenos víctimas de pederastia: “Pediré perdón y sugerencias”

69
0
Pubblicato il 25/04/2018
Ultima modifica il 25/04/2018 alle ore 10:54
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

 

Antes del encuentro con todos los obispos de Chile, el encuentro de tú a tú con tres de las víctimas del padre Fernando Karadima, que se reunirán con el Papa por separado durante «todo el tiempo necesario». El Papa Francisco acogerá a las víctimas dispuesto a escuchar, a compartir su dolor y su vergüenza, para pedir perdón y para pedir también sugerencias que puedan ayudar para evitar que se repitan estos crímenes. Es decir, ofrecerá la disponibilidad que las víctimas no encontraron al dirigirse a la cúpula del episcopado chileno.

 

«El próximo fin de semana –declaró el director de la Sala de prensa de la Santa Sede, Greg Burke–, el Santo Padre recibirá en la Casa Santa Marta a tres víctimas de abusos cometidos por el clero en Chile: respectivamente Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo».

 

«El Papa les da las gracias por haber aceptado su invitación: durante estos días de encuentro personal y fraterno –añadió el vocero vaticano–, quiere pedirles perdón, compartir su dolor y su vergüenza por lo que han sufrido y, sobre todo, escucharlos en todas aquellas sugerencias que puedan realizarle para evitar la repetición de semejantes hechos reprobables».

 

Francisco «recibirá a las víctimas individualmente, dejando hablar a cada uno de ellos todo el tiempo que sea necesario», y pide, al mismo tiempo, «oraciones por la Iglesia de Chile en este momento doloroso, esperando que estos encuentros puedan desarrollarse en un clima de serena confianza y sean un paso crucial para remediar y evitar para siempre los abusos de conciencia, de poder y, particularmente, sexuales en el seno de la Iglesia».

 

Una de las víctimas, Juan Carlos Cruz, declaró a la Reuters: «espero que el Santo Padre se dé cuenta de que está rodeado por personas tóxicas que tienen que irse», e indicó que algunos obispos chilenos «son culpables de haber desinformado al Papa».

 

Como se recordará, el pasado 12 de abril los obispos de Chile dieron a conocer una carta que les envió el Pontífice, en la que Francisco admitió: «reconozco y así quiero que lo transmitan fielmente, que he incurrido en graves equivocaciones de valoración y percepción de la situación, especialmente por falta de información veraz y equilibrada. Ya desde ahora pido perdón a todos aquellos a los que ofendí y espero poder hacerlo personalmente, en las próximas semanas, en las reuniones que tendré con representantes de las personas entrevistadas». Se refería al caso del obispo Juan Barros, uno de los alumnos del pederasta Fernando Karadima, potente párroco de El Bosque. Barros siempre negó estar enterado de los abusos que cometía su mentor, pero una de las víctimas sostiene lo contrario. Durante el viaje a Chile del pasado mes de enero, el Papa, con base en información no verídica, defendió a Barros, aunque se dijo también dispuesto a revisar sus posiciones frente a nuevas acusaciones.

 

La evidencia que recibió posteriormente lo llevó a enviar al arzobispo maltés Charles Scicluna con la tarea de reunir información e investigar en Estados Unidos y Chile. Antes de la Pascua, Scicluna le entregó a Francisco su informe con más de 2300 páginas en las que hay 64 testimonios de personas involucradas de diferentes maneras. El resultado fue la carta al episcopado chileno, que fue convocado a Roma a finales de mayo para discutir juntos y para reparar lo cometido. Una carta de tono “penitencial”.


Deja un comentario

Nicaragua: el conflicto social y la mediación de la Iglesia

S.E. el Cardenal Leopoldo Brenes, Presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, durante la Conferencia de PrensaS.E. el Cardenal Leopoldo Brenes, Presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, durante la Conferencia de Prensa  (AFP or licensors)

Nicaragua: Obispos piden a la sociedad civil aceptar su rol de mediadores

“Que prevalezca un clima sereno y de absoluto respeto a la vida humana de cada uno de los nicaragüenses”, pidieron los Obispos.

Griselda Mutual – Ciudad del Vaticano

Después de los últimos eventos en Nicaragua, los obispos de la Conferencia Episcopal del País emitieron un nuevo comunicado en el que manifiestan que “tras orar, escuchar y pedir las luces del Espíritu Santo”, aceptan estar en carácter de mediador y testigo del diálogo convocado por el Presidente Daniel Ortega Saavedra, este domingo pasado, 22 de abril, día en que el Presidente en cargo invitó al cardenal Brenes y a los obispos para que sean garantes de un diálogo entre el Ejecutivo, sector privado y trabajadores.

Esencial e imperativo el respeto y la paz

En el comunicado de respuesta, los prelados manifiestan considerar “esencial e imperativo” que para facilitar el clima de diálogo,  “tanto gobierno como sociedad civil evite todo acto de violencia, de irrespeto a la propiedad pública y privada”, como también “que prevalezca un clima sereno y de absoluto respeto a la vida humana de cada uno de los nicaragüenses”.

Obispos piden a la sociedad civil aceptar su rol de mediadores

Los obispos quedan, de igual manera, “en espera de la aceptación” de este rol de mediador de la Iglesia católica, por parte de “los diversos hermanos nicaragüenses enfrentados dolorosamente”, y de la sociedad civil, y en nombre de los presbiterios, de los religiosos y religiosas, hacen llegar su cercanía y oraciones a cada uno, en particular a las familias de los difuntos, los heridos y afectados por este conflicto.

El gobierno agradece a la Iglesia

Por su parte y tal como informa la agencia EFE, el Gobierno de Nicaragua recibió  con mucho reconocimiento y respeto la decisión del Episcopado de acompañar el proceso de diálogo,  para buscar cómo superar una crisis que – se lee – ha dejado al menos 30 muertos y 428 heridos, según ONG y fuentes oficiales, y cuyas manifestaciones aún persisten.

“Agradecemos profundamente esa disposición de Su Eminencia Reverendísima, cardenal Leopoldo Brenes y de todos los señores obispos, de continuar aportando al encuentro, la tolerancia y la convivencia pacífica en nuestro país”, escribió el presidente Daniel Ortega en una carta dirigida al Cardenal Leopoldo Brenes y enviada a los medios.

Escuche y descargue el informe