Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Arte visible en el Vaticano

ARTE QUE CONSUELA

9 de abril. Museos Vaticanos: La belleza nos une

La belleza crea comunión, involucra en la misma mirada a personas distantes, conecta el pasado, el presente y el futuro. El Papa Francisco lo ha recordado en más de una ocasión. La universalidad de la Buena Nueva siempre ha sido traducida por la Iglesia en el lenguaje del arte. A partir de estas premisas, en un momento histórico dramático, caracterizado por la incertidumbre y el aislamiento, presentamos esta iniciativa realizada por los Museos Vaticanos y Vatican News: las obras maestras de las colecciones del Vaticano comentadas por los Papas.

Rafael Sanzio, Disputa del Santísimo Sacramento (1508-11), fresco en la Estancia del Sello, Palacios Apostólicos Vaticanos. © Musei Vaticani

© Musei Vaticani
© Musei Vaticani

“¡Amor extremo de Jesús! Su sacrificio por nuestra redención está representado en la Eucaristía, para que su fruto de salvación se extienda hasta nosotros. Amor de Cristo por nosotros: esto es la Eucaristía. Amor que se dona, amor que permanece, amor que se comunica, amor que se multiplica, amor que se sacrifica, amor que nos une, amor que nos salva.”

S. Pablo VI, homilía del Corpus Domini – 28 mayo 1970


Deja un comentario

Bergamo. Situación actual y previsiones.

Expertos: nuevos casos hasta mayo «Incluso entonces los números positivos serán altos»
  • Jueves 09 abril 2020
  •  (0)

Expertos: nuevos casos hasta mayo
«Incluso entonces los números positivos serán altos»

El lento descenso de la epidemia de Covid-19 en Italia ha comenzado: una tendencia también confirmada por los últimos datos publicados por Protección Civil, aunque la precaución sigue siendo una necesidad y una reapertura rápida es impensable.

“Los datos confirman la tendencia positiva”, dijo a Ansa el físico Giorgio Sestili, fundador y curador de la página de Facebook “Coronavirus-Data y análisis científico”. En comparación con el lunes, por ejemplo, había 258 personas menos hospitalizadas con síntomas y las hospitalizaciones en las unidades de cuidados intensivos se redujeron en 106 en 24 horas: una disminución progresiva ahora registrada por cuarto día consecutivo. Son signos doblemente positivos porque indican que la presión sobre los hospitales está disminuyendo.

El número de muertes también continuó disminuyendo en comparación con la semana anterior y la curación se volvió significativamente más numerosa, con 500 más en 24 horas, mientras que el número de nuevos casos positivos disminuyó. Hablando de esto último, “la reducción en su número parece ser un efecto de las medidas de bloqueo adicionales adoptadas el 22 de marzo. El haber cerrado actividades no esenciales, señaló Sestili, fue importante para reducir aún más las infecciones “.

En términos más generales, las estimaciones informadas en la página «Datos de coronavirus y análisis científicos» indican en este momento que de los aproximadamente 4.000 nuevos casos positivos registrados por día hasta la semana pasada, será posible eliminar alrededor de 500 casos por día alrededor del 22 de abril y menos de cien. casos por día solo para principios de mayo. Sin embargo, incluso entonces, el número total de casos positivos seguirá siendo alto. Estas son estimaciones y, como tal, señalan los propios expertos, también estas “incertidumbres presentes”, pero está claro que “es imposible pensar en un regreso a la normalidad incluso para fines de abril”.

Los números indican que el decreto actual que expira el 13 de abril tendrá que extenderse: «Nos dicen que para esa fecha será imposible salir del encierro. Tal vez, señalan los expertos, es posible que algunas medidas para algunas actividades laborales se aflojen, pero debemos tener en cuenta que para fines de abril el número de casos positivos seguirá siendo alto: incluso si puede haber menos nuevas infecciones diarias, sabemos que no hay no quiere nada para recrear una fuerte emergencia de salud en poco tiempo ».

Giovanni Rezza, el epidemiólogo del Istituto Superiore di Sanità (ISS), también pide precaución: “Finalmente parece que vemos una reducción en el número de casos nuevos”, pero “aún somos cautelosos antes de dar un suspiro de alivio”, dijo en el Conferencia de prensa de Protección Civil.«Tenemos que tener en cuenta el hecho de que este virus permanecerá en la población y que se debe librar una lucha dura. Esto, agregó, quizás fue una primera batalla, pero debemos continuar manteniendo rigurosamente todas las medidas de distanciamiento social porque cualquier relajación puede significar una recuperación de la infección ». Para esto, dijo, en el momento de la fase 2 será importante poder hacer un diagnóstico rápidamente. La posición del Istituto Superiore di Sanità, concluyó, es que “cada decisión debe basarse en la máxima precaución porque el virus continuará circulando y esto puede conducir a nuevos picos”. Por lo tanto, algunas medidas fundamentales deben mantenerse en nombre del principio de precaución “.

Un total de 51 personas han fallecido en las últimas horas con COVID-19 en la CAV, una menos que en el anterior balance. El número total de muertos alcanza los 689, mientras que los nuevos contagios ascienden a 354 (77 menos que el día anterior).

De esta manera el total de contagios en Euskadi asciende a 9.806. El dato positivo es que continúan incrementándose los que han superado la enfermedad, que ya son 4.510, 359 más que en el cómputo difundido ayer miércoles.

También ha descendido el número de personas que permanecen hospitalizadas de las 1.559 del anterior balance a las 1.485 de este jueves, según ha detallado en una rueda de prensa telemática la consejera de Salud, Nekane Murga.

Por territorios, en Álava el número de contagios asciende a 2.868, de los que 219 permanecen hospitalizados; en Bizkaia son 5.182 las personas contagiadas, de las que 951 se encuentran ingresadas; mientras que en Gipuzkoa, el número de positivos es de 1.756 y 315 de ellos están hospitalizados.

En total se han realizado 26.204 test, 1.780 sólo ayer, de los que un 21 % dio positivo, según ha explicado la consejera.

Por otro lado, en las últimas horas han fallecido ocho personas en Navarra por COVID-19 lo que eleva a 214 la cifra de personas muertas y se han contabilizado 108 positivos hasta sumar los 3.575 casos positivos en la Comunidad foral desde que comenzó la pandemia.

En el caso de los hospitalizados acumulados, la cifra asciende a 1.526 pacientes, de los cuales 473 se encuentran ingresados en planta actualmente.

El número de personas que ha precisado ingreso en UCI es de 124, cifra que se mantiene por tercer día consecutivo en Navarra.

En cuanto al número de pacientes curados, es de 462, doce personas más que el día anterior.

Caen los nuevos contagios y muertes en España

El avance del coronavirus ha retomado su tendencia a la baja tras dos días consecutivos al alza con 5.756 nuevos contagios, que suman 152.446, mientras que el número de fallecidos alcanza los 15.238 tras otras 683 muertes en 24 horas, 74 menos que el miércoles.

Hoy jueves santo

Deja un comentario


Deja un comentario

OMS: urge incrementar el personal de salud en todo el mundo

OMS

La OMS y sus asociados hacen un llamamiento urgente para que se invierta en el personal de enfermería

7 de abril de 2020

Comunicado de prensa

GINEBRA— La pandemia de COVID-19 pone de manifiesto la necesidad urgente de fortalecer el personal de salud a nivel mundial. Un nuevo informe titulado Situación de la enfermería en el mundo 2020 realiza un examen en profundidad del componente más numeroso del personal de salud. En sus conclusiones se revelan importantes deficiencias en el personal de enfermería y se señalan las esferas prioritarias de inversión en materia de formación, empleo y liderazgo para fortalecer el personal de enfermería en todo el mundo y mejorar la salud de todos.

El personal de enfermería representa más de la mitad del personal de salud que hay en el mundo, y presta servicios esenciales en el conjunto del sistema sanitario. A lo largo de la historia el personal de enfermería ha estado en primera línea de la lucha contra las epidemias y pandemias que amenazan la salud a nivel mundial, igual que sucede hoy. En todos los lugares del mundo están demostrando su compasión, valentía y coraje en la respuesta a la pandemia de COVID-19: nunca antes se había puesto más claramente de relieve su valía.

«Los profesionales de enfermería son la columna vertebral de cualquier sistema de salud. Hoy en día, muchos de ellos se encuentran en primera línea en la batalla contra la COVID-19», dijo el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS. «Este informe constituye un claro recordatorio del papel insustituible que desempeñan y una llamada de atención para asegurar que reciben el apoyo que necesitan para salvaguardar la salud del mundo».

El informe, elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en colaboración con el Consejo Internacional de Enfermeras (CIE) y la campaña Nursing Now, revela que el personal de enfermería cuenta actualmente con cerca de 28 millones de profesionales en todo el mundo. Las filas del personal de enfermería registraron un incremento de 4,7 millones entre 2013 y 2018. No obstante, la cifra actual sigue dejando un déficit mundial de 5,9 millones de profesionales, la mayoría en países de África, Asia Sudoriental y la Región del Mediterráneo Oriental de la OMS, así como en algunas partes de América Latina.

Resulta revelador el hecho de que más del 80% del personal de enfermería del mundo trabaje en países que albergan a la mitad de la población mundial. Y uno de cada ocho de estos profesionales ejerce en un país distinto al país en que nació o se formó. El envejecimiento también amenaza al personal de enfermería: se espera que uno de cada seis profesionales de la enfermería que hay en el mundo se jubile en los próximos 10 años.

Para evitar que se produzca una situación de escasez a escala mundial, en el informe se estima que los países que experimentan carencias deben aumentar el número total de graduados en enfermería a razón de un 8% anual de promedio, y mejorar sus opciones de obtener empleo y retenerlo en el sistema de salud. Todo ello tendría un costo de unos US$ 10 per cápita (el conjunto de la población) al año.

«Los políticos son conscientes del costo que supone formar y mantener una plantilla de profesionales de la enfermería, pero muchos de ellos solo reconocen ahora su verdadero valor», dijo la presidenta del Consejo Internacional de Enfermeras, Annette Kennedy. «Cada céntimo que se invierte en el personal de enfermería aumenta el bienestar de las personas y las familias de maneras muy claras y tangibles, que todo el mundo puede ver. Este informe destaca la contribución que realiza la profesión de la enfermería y confirma que invertir en ella supone un beneficio para la sociedad, no un costo. El mundo necesita incorporar a millones de profesionales de la enfermería, y hacemos un llamamiento a los gobiernos para que hagan lo correcto e inviertan en esta maravillosa profesión y observen cómo sus poblaciones se benefician del increíble trabajo que solo los profesionales de la enfermería pueden hacer».

Aproximadamente el 90 por ciento de todos los profesionales de la enfermería son mujeres, pese a lo cual hay pocas enfermeras ocupando puestos directivos en el sector de la salud. La gran mayoría de esos puestos están ocupados por hombres. Con todo, cuando en los países se permite que las enfermeras asuman una función directiva, por ejemplo estableciendo un puesto de funcionario jefe de los servicios públicos de enfermería (o equivalente) y programas de liderazgo para el personal de enfermería, las condiciones de este colectivo mejoran.

«En el informe se hace un llamamiento, debidamente respaldado por datos y estudios científicos que eran muy necesarios, al fortalecimiento del liderazgo en la enfermería y las funciones avanzadas de enfermería, así como a la formación del personal de enfermería para el futuro», señaló Lord Nigel Crisp, Copresidente de Nursing Now. «Las opciones de política recogen medidas que, en nuestra opinión, todos los países pueden adoptar en los diez próximos años para garantizar un número suficiente de profesionales de la enfermería y que los enfermeros y enfermeras aprovechan plenamente las competencias recibidas en su formación teórica y práctica y la ampliación de su ámbito profesional para mejorar la prestación de atención primaria de salud y responder a emergencias sanitarias como la COVID-19. Para ello debe iniciarse un amplio diálogo intersectorial que sitúe los datos científicos sobre la enfermería en el contexto del sistema de salud de los países, su personal sanitario y sus prioridades en materia de salud».

Para dotar al mundo del personal de enfermería que necesita, la OMS y sus asociados recomiendan a todos los países:

– Incrementar la financiación para formar y emplear más profesionales de la enfermería

– Fortalecer la capacidad de recopilar y analizar datos sobre el personal de enfermería y tomar las medidas conexas pertinentes

– Supervisar la movilidad y migración del personal de enfermería y gestionarlas con responsa-bilidad y de forma ética

– Ofrecer a los futuros profesionales de la enfermería formación teórica y práctica en las competencias científicas, tecnológicas y sociológicas que necesitan para avanzar en la atención primaria de salud

– Establecer puestos de liderazgo, en particular de funcionario jefe de los servicios públicos de enfermería, y apoyar el fomento del liderazgo entre los profesionales jóvenes de la enfermería

– Velar por que el personal de enfermería de los equipos de atención primaria de salud pueda llegar a desplegar todo su potencial, por ejemplo en la prevención y atención clínica de las enfermedades no transmisibles

– Mejorar las condiciones de trabajo, en particular mediante niveles seguros de dotación de personal, sueldos justos, y el respecto del derecho a la seguridad y salud en el puesto de trabajo

– Aplicar políticas en el personal de enfermería que tengan en cuenta los aspectos de género

– Modernizar la reglamentación profesional de la enfermería armonizando las normas de formación y del ejercicio de la enfermería, y utilizando sistemas que permitan reconocer y tramitar las credenciales del personal de enfermería en todo el mundo

– Fortalecer la función del personal de enfermería en los equipos de atención uniendo los diferentes sectores (salud, educación, inmigración, finanzas y trabajo) con las partes interesadas de la enfermería para un diálogo de políticas y la planificación de la fuerza de trabajo.

El mensaje del informe es inequívoco: Los gobiernos tienen que invertir en una aceleración mayúscula de la formación del personal de enfermería, la creación de empleos en el sector, y en el liderazgo. Sin los profesionales de la enfermería y la  partería y otros profesionales de la salud, los países no pueden ganar la batalla contra los brotes, ni tampoco alcanzar la cobertura sanitaria universal ni los Objetivos de Desarrollo Sostenible.


Deja un comentario

El coronavirus y la salud del planeta (ONU)

La pandemia de coronavirus es una oportunidad para construir una economía que preserve la salud del planeta

FAO/João Roberto Ripper
Los granjeros que recogen flores en la sierra del Espinhaço en Brasil, preservan la biodiversidad a través del conocimiento tradicional.

7 Abril 2020

Las emisiones de gases de efecto invernadero han disminuido y la calidad del aire ha mejorado a raíz de las medidas de contención de los Gobiernos frente a la pandemia de COVID-19. Sin embargo, la responsable del agencia de la ONU encargada de velar por el medio ambiente, Inger Andersen, explica que ese impacto es solo temporal, por lo que el coronavirus ha de verse como la necesidad de construir una economía más sostenible que funcione tanto para las personas como para el planeta.

La directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Inger Andersen, reflexiona en el siguiente artículo sobre cómo la pandemia de coronavirus COVID-19 ha de verse como una oportunidad para construir una “economía diferente, una en la que las finanzas y las acciones impulsen empleos sostenibles, el crecimiento verde y una forma distinta de vida.

“La pandemia del coronavirus, que ya ha causado devastación y dificultades inimaginables, ha detenido casi por completo nuestro estilo de vida. El brote tendrá consecuencias económicas y sociales profundas y duraderas en todos los rincones del planeta. Ante esta turbulencia, como lo ha indicado el Secretario General de las Naciones Unidas, el COVID-19 requerirá una respuesta nunca vista: un plan de “tiempos de guerra” para enfrentar una crisis humana.

Y a medida que pasemos de esta respuesta de “tiempos de guerra” a la etapa de “reconstruir mejor”, debemos tener en cuenta las señales ambientales y lo que significan para nuestro futuro y bienestar, porque el COVID-19 no representa en absoluto algo prometedor para el medio ambiente.

Cualquier impacto ambiental positivo después de esta aborrecible pandemia debe comenzar por el cambio en nuestros hábitos de producción y consumo.

Los impactos positivos visibles, ya sea la mejora de la calidad del aire o la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, son sólo temporales, porque se derivan de una aguda desaceleración económica y un trágico sufrimiento humano. La pandemia también provocará un aumento en la generación de desechos médicos y peligrosos.

Este no es un modelo de respuesta ambiental y mucho menos el modelo de un ambientalista.  De hecho, sobre la reducción de emisiones, el Instituto Scripps de Oceanografía ha destacado que el uso de combustibles fósiles tendría que disminuir aproximadamente 10% en todo el mundo, y mantenerse así durante un año, para que la reducción pudiera reflejarse claramente en los niveles de dióxido de carbono.

Un planeta sano es un planeta con menos enfermedades

PNUD//Cyril Villemain
La directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Inger Andersen, durante una intervención en una reunión en Nairobi, en Kenya.

Cualquier impacto ambiental positivo después de esta aborrecible pandemia debe comenzar por el cambio en nuestros hábitos de producción y consumo hacia modelos más limpios y sostenibles. Porque sólo las transformaciones sistémicas a largo plazo cambiarán la trayectoria de los niveles de CO2 en la atmósfera. En el período poscrisis, cuando se diseñen paquetes de estímulo económico que incluyan infraestructuras, existirá una oportunidad real de satisfacer esa demanda con planes sostenibles de inversiones en energía renovable, edificios inteligentes, transporte público limpio, entre otros.

Con respecto al COVID-19 en sí, parte del desafío que tenemos por delante es comprender el origen de este tipo de enfermedades, porque la salud de nuestro planeta juega un papel importante en la propagación de enfermedades zoonóticas, es decir, aquellas que se originan a partir de patógenos transmitidos de animales a humanos.

A medida que invadimos los frágiles ecosistemas del planeta, los seres humanos entran en mayor contacto con la vida silvestre. Además, el comercio ilegal de vida silvestre y los mercados húmedos ilegales son causas frecuentes de tales enfermedades. Alrededor de 75% de las nuevas enfermedades infecciosas son zoonóticas y, de hecho, alrededor de mil millones de contagios y millones de muertes ocurren cada año a causa de este tipo de afecciones.

Lo silvestre debe seguir siendo silvestre

Hoy la actividad humana ha alterado casi 75% de la superficie terrestre y ha sitiado a la vida silvestre y la naturaleza en un rincón cada vez más pequeño del planeta. La naturaleza es crucial para nuestra propia supervivencia: la naturaleza proporciona nuestro oxígeno, regula nuestros patrones climáticos, poliniza nuestros cultivos, produce nuestros alimentos, piensos y fibras, pero está bajo un estrés creciente.

Programa ONU Medio Ambiente

@unep_espanol

La pandemia de nos llama con urgencia a acelerar la acción ambiental.

La deforestación, el tráfico ilegal de especies y la producción intensiva de alimentos son algunos de los factores asociados al aumento de las enfermedades zoonóticas. http://bit.ly/39BS3Ja 

Ver imagen en Twitter
1.623 personas están hablando de esto

 

A medida que continuamos con nuestro implacable tránsito hacia las áreas naturales, aumenta el contacto entre los humanos y las especies portadoras de infecciones, ya sea como resultado de la urbanización, la pérdida y la fragmentación de hábitats o los mercados de animales vivos, todo lo cual aumenta la probabilidad de interacción entre estos vectores y los humanos. Según el IPBES, 100 millones de hectáreas fueron transformadas para la expansión agrícola en los trópicos entre los años 1980 y 2000, un tamaño aproximadamente igual al de los territorios de Francia y Alemania combinados.

Lo silvestre debe seguir siendo silvestre. Es hora de restaurar nuestros bosques, detener la deforestación, invertir en la gestión de las áreas protegidas e impulsar mercados para los productos sostenibles. Donde exista la cadena legal de comercio de vida silvestre, necesitamos hacer un trabajo mucho mejor para elevar las condiciones de higiene. Y, por supuesto, urge abordar el tráfico ilegal de vida silvestre, el cuarto delito más cometido en todo el mundo.

Construir una economía diferente

Cuanto mejor gestionamos la naturaleza, mejor gestionamos la salud humana. Ésta es la razón por la cual es tan importante el marco mundial de la diversidad biológica post-2020 que se espera aprueben los países de todo el mundo este año. Un pilar importante en nuestro plan de recuperación post-COVID debe ser llegar a un marco ambicioso, medible e inclusivo, porque mantener la naturaleza rica, diversa y floreciente es una parte fundamental del sistema que sustenta nuestra vida. Aún más importante cuando se considera que entre 25% y 50% de los productos farmacéuticos se derivan de los recursos genéticos.

Y a medida que los motores del crecimiento comienzan a acelerarse nuevamente, necesitamos ver cómo el manejo prudente de la naturaleza puede ser parte de esta economía diferente que debe surgir, una en la que las finanzas y las acciones impulsen empleos sostenibles, el crecimiento verde y una forma distinta de vida, porque la salud de las personas y la salud del planeta son una y la misma cosa, y ambas pueden prosperar en igual medida.


Deja un comentario

OMS: el ejemplo de España en la lucha contra el coronavirus

Las lecciones que los países pueden aprender de la experiencia de España frente al coronavirus

Unsplash
Portada de un diario indicando que el coronavirus había llegado a Europa hace unas semanas.

8 Abril 2020

El virulento brote de COVID-19 en el país europeo, el segundo con más infecciones y muertes por la pandemia, puede dar a los países pautas para sus estrategias nacionales de respuesta. Un experto de la Organización Mundial de la Salud, quien lideró una misión sanitaria recientemente al territorio español, destacó la “heroica e inspiradora” respuesta de los trabajadores sanitarios, la unidad de la sociedad española y la determinación del Gobierno.

La velocidad vertiginosa, la letalidad y el impacto devastador de la pandemia de COVID-19 en España deben servir para que otros países aprendan de la terrible experiencia y respondan a la emergencia con estrategias adecuadas para hacer frente a la crisis causada por el coronavirus, señaló este miércoles la Oficina Regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud en una conferencia de prensa virtual.

Según los datos de la Organización hasta hoy España suma 140.510 casos confirmados y 13.798 muertes, lo que lo coloca como el segundo país con más casos, detrás de Estados Unidos, y el segundo con más muertes, superado por Italia.

El asesor especial de la Organización sobre COVID-19 lideró esta semana una misión sanitaria que viajó a España, donde visitó Madrid, Barcelona y Toledo, focos rojos de la enfermedad, además de acudir a varios centros de salud y hospitales temporales y hablar con expertos en sanidad de ese país.

Al informar sobre sus hallazgos, el doctor Bruce Aylward, quien había encabezado previamente la misión de la OMS que estuvo en China, recordó que cualquier sistema de salud, por sólido que sea, puede colapsar cuando se multiplican exponencialmente los enfermos que requieren hospitalización o cuidados médicos.

Aylward calificó de “heroica e inspiradora” la respuesta de los trabajadores sanitarios ante la emergencia y consideró que la población española ha mostrado unidad y el Gobierno determinación para implementar medidas con miras a detener la propagación del virus.

Cuatro lecciones

El experto llamó a tomar el caso de España como un ejemplo de lo que puede ocurrir en cualquier lugar del mundo y destacó cuatro lecciones que pueden ayudar a los países a implementar planes de respuesta adecuados para encarar al COVID-19:

El más robusto de los sistemas sanitarios puede ser  rebasado y quedar en alto riesgo por el COVID-19 en un periodo muy breve.

La primera, tomar en cuenta los altos riesgos, las consecuencias y la velocidad impresionante con la que puede explotar la enfermedad en algunos escenarios para tomar medidas estrictas extraordinarias incluso en áreas de baja incidencia. “Sabemos que para la población es difícil, sobre todo en zonas donde no hay muchos casos, pero esta enfermedad definitivamente precisa provisiones excepcionales”, dijo Aylward.

Las segunda, recordar la vulnerabilidad de los sistemas de sanidad en emergencias de esta magnitud. “España tiene un sistema de salud primaria muy bueno y uno bastante impresionante de salud terciaria, pero el más robusto de los sistemas sanitarios puede ser completamente rebasado y quedar en alto riesgo por el COVID-19 en un periodo muy breve. Eso requiere diligencia para hacer un plan de contingencia que incluya escenarios extremos. Hay hospitales de mil camas que están llenos de casos de coronavirus en España. No queremos ver escenarios como este en otros países, pero debemos contemplarlos como posibles debido a la naturaleza de esta enfermedad. Puede alcanzar una escala en la que no hemos pensado.”

La tercera lección es ser conscientes de que los cierres de actividades son muy importantes y que ralentizarán el contagio del virus, pero hay que saber que no lo detendrán. “Tenemos que desacelerar la disminución de contagios garantizando tener pruebas suficientes y aislando los casos con eficiencia para que no siga propagándose porque esto presiona más a un sistema de salud ya cuarteado por las necesidades imprevistas (…) La clave no es cerrar sino encontrar rápidamente los casos, hacerles la prueba, aislarlos y rastrear a los contactos.”

Finalmente, hay que aprovechar el cierre instrumentado en muchos países como una ventana para prepararse para el periodo posterior, que será un prolongación de la realidad impuesta por el COVID-19 en que vivimos ahora. “Nos tenemos que preparar adecuadamente para esa realidad. Tenemos que asegurarnos de que la población entienda que se trata de una nueva fase, que poner fin al cierre no quiere decir volver a la normalidad, será una nueva normalidad, eso hay que entenderlo bien. Debemos tener capacidad en las unidades de terapia intensiva, debemos incrementar la capacidad de los sistemas de salud pública y, sobre todo, tenemos que hacer pruebas a todos los casos sospechosos y ser capaces de rastrearlos y aislarlos”, puntualizó.

Bassam Khawaja
Durante su visita a España, un experto en derechos humanos expresó su preocupación por la privatización de la sanidad. En la imagen,un complejo residencial en Mérida, en la comunidad autónoma de Extremadura.

Los cierres de actividades son muy importantes y ralentizarán el contagio del virus, pero no lo detendrán.

Cuando un periodista le planteó las críticas de muchos españoles que consideran que el Gobierno se tardó en tomar medidas, el asesor especial respondió que no es momento de señalar lo que estuvo bien o mal. “Estamos aprendiendo. Ahora estamos donde estamos y tenemos que seguir peleando la batalla. Aprendemos según avanzamos”, respondió, enfatizando el carácter sanitario de la misión.

No suspender el financiamiento

Por su parte, el doctor Hans Henri Kluge, director regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud, agradeció a los numerosos Estados europeos, al Banco Mundial y a la Fundación Bill and Melinda Gates por el respaldo que han dado al programa de solidaridad de la Organización, que busca hallar un tratamiento y una vacuna viable.

“No es el momento de suspender el financiamiento a la Organización”, puntualizó en vista de que algunos Gobiernos hayan dicho que sopesaban retirarle el apoyo.

Kluge señaló que la salud pública es responsabilidad nacional de los Gobiernos, pero enfatizó que la OMS está para apoyarlos en esta crisis sin precedentes.

Asimismo, pugnó por orquestar pautas mundiales para luchar contra la pandemia.

“Estamos tratando de llamar a los países a unirse para lograr una política común porque es muy claro que ninguno puede parar a este virus solo, se tiene que hacer globalmente y con solidaridad”, insistió.

El director regional agregó que cada nación debe buscar un equilibrio entre la sanidad, el impacto socioeconómico y los derechos humanos, pero advirtió que por ningún motivo se puede bajar la guardia.

Recalcó que el final de los cierres de actividades “tiene que ser gradual y combinado con un aumento de capacidad”.

“No se trata de aplanar la curva, sino de cortarla y para ello hace falta una respuesta amplia que identifique casos sospechosos, haga pruebas, los aísle y rastree los contactos”, apuntó Kluge.