Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Por qué las guerras

Los recursos naturales causaron más del 40% de las guerras de los últimos sesenta años

FAO/Giulio Napolitano
La Organización para la Alimentación y la Agricultura suministra comida y asistencia en Niger para aliviar la situación de carestía provocada sequía.

16 Octubre 2018

Ese terrible porcentaje puede crecer, exacerbado por el cambio climático, ha advertido el Secretario General de la ONU. El crecimiento de la población, el consumismo y la degradación medioambiental también están poniendo una presión insostenible sobre recursos naturales como el petróleo, el agua, la tierra o ciertos minerales.

El uso, la explotación o la posesión de los recursos naturales, algunos tan necesarios y básicos como el agua, pueden desencadenar guerras.

“Los estudios de la ONU muestran que más del 40% de los conflictos armados internos de los últimos 60 años están vinculados con los recursos naturales”, aseguró el Secretario General, que participó este martes en una reunión del Consejo de Seguridad sobre “El mantenimiento de la paz y la seguridad internacional: las causas del conflicto, el papel de los recursos naturales”, convocada por Bolivia, que este mes preside el susodicho órgano.

El titular de la ONU añadió que “con el evidente aumento del impacto de cambio climático en todas las regiones, el riesgo de conflicto van a continuar creciendo”.

Además del cambio climático, otras tendencias tales como el crecimiento de la población, el aumento del consumo, la degradación medioambiental “están poniendo una presión insostenible sobre la disponibilidad de muchos recursos naturales”, señaló Guterres.

Esas presiones sobre los recursos también pueden exacerbar las divisiones étnicas o de carácter religioso dentro de los países o entre distintas naciones.

Con el evidente aumento del impacto de cambio climático en todas las regiones, el riesgo de conflicto van a continuar creciendo.

Petróleo, agua, tierra y minerales

Entre tales recursos naturales figuran principalmente el petróleo, el agua, el acceso a la tierra y ciertos minerales estratégicos.

La distribución injusta de los recursos naturales, su mala gestión y la corrupción que emana de ellos son otros vectores que conducen al conflicto, especialmente en los países que tienen instituciones débiles, indicó el titular de la ONU.

Además, los recursos naturales también sirven para financiar guerras. Desde 1995, el 75% de los conflictos en África han sido parcialmente financiados por los recursos obtenidos con aquellos.

Así, la extracción ilegal de minerales, madera, carbón y especies silvestres han servido para alimentar conflictos. Por ejemplo, en la República Democrática del Congo, tales actividades han generado 100.000 millones de dólares para los rebeldes y los grupos criminales.

Herramientas para la distensión

El Secretario General señaló que existen diferentes medios y herramientas que pueden ayudar a rebajar el riesgo de los conflictos y citó cinco formas de hacerlo: regular los recursos, compartirlos, acudir a la mediación, garantizar el derecho a la tierra y empoderar a la mujer.

“Se necesita hacer más para regular la procedencia, venta y comercio de minerales a través de acuerdos que impliquen a la sociedad civil, los gobiernos y las organizaciones regionales”, dijo Guterres, quien comentó que el llamado proceso de Kimberley ha permitido reducir el tráfico de diamantes obtenidos ilícitamente.

A través de la certificación de la extracción, la producción y el comercio justo, y teniendo en cuenta a las comunidades locales, la falta de legalidad puede ser superada y se pueden llevar beneficios tangibles a las poblaciones afectadas por las guerras.

Otra forma de reducir los peligros es compartiendo los recursos, como demuestran multitud de casos, entre ellos los de la cuenca del río Senegal, en África, del lago Titicaca, en Sudamérica, de las existentes entre España y Portugal, en Europa, entre otros.

Un papel importante en la distensión de posibles conflictos es el empoderamiento de la mujer en los procesos de mediación, como ha hecho la iniciativa de ONU Mujeres, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el Programa para el Desarrollo y la Oficina de Apoyo a la Consolidación de la Paz en la iniciativa de apoyo a las mujeres indígenas y afrodescendientes en Colombia.

También se pueden reducir los riesgos mediante la mediación de las instituciones regionales, internacionales y financieras, así como garantizando el derecho a la tierra en muchos países.

Anuncios


Deja un comentario

El Cardenal Cupich de Chicago sobre pederastia, homosexuales y obispos

Cupich: que obispos cedan algunos poderes y dejen que laicos vigilen sobre casos de abuso

La propuesta del arzobispo de Chicago, en vista del encuentro de noviembre entre los obispos estadounidenses sobre la pederastia: crear un nuevo órgano de investigación nacional

El cardenal Cupich

CONDIVIDI
2
0
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 16/10/2018
Ultima modifica il 16/10/2018 alle ore 21:11
JOSHUA J. MCELWEE – HEIDI SCHLUMPF
CIUDAD DEL VATICANO

 

Los obispos católicos de Estados Unidos deben renunciar a algunos de los propios poderes en las diócesis y permitir la creación de un nuevo órgano nacional que pueda ocuparse de las investigaciones sobre las acusaciones por mala conducta de los miembros del episcopado. Es lo que afirmó el cardenal Blaise Joseph Cupich, arzobispo de Chicago, en una entrevista exclusiva del 13 de octubre con el National Catholic Reporter, en la que explica que será su propuesta durante el encuentro del episcopado estadounidense que se llevará a cabo en Baltimore del 12 al 14 de noviembre para responder a la crisis que han provocado las revelaciones sobre los abusos del ex cardenal Theodore McCarrick.

 

Según el arzobispo de Chicago, cuando se reúnan en noviembre para discutir sobre la plaga de la pederastia del clero, los religiosos «deberán ser muy claros en relación con los procedimientos para establecer las responsabilidades por las acusaciones sobre obispos». «Cedamos nuestros derechos como obispos para que entre alguien más e indague sobre nosotros». Esto es, según el cardenal, lo que se debería establecer. «Cada uno debe estar dispuesto a decir: “Dejaré que un grupo independiente investigue mi persona en el caso de que haya una acusación en mi contra”».

 

El cardenal, que está participando en el Sínodo de los obispos sobre los jóvenes también se refirió a la propia experiencia con los supervivientes de los abusos sexuales, al cambio de la mentalidad que deben tener los obispos en relación con las propias responsabilidades y al hecho de que los sacerdotes de orientaciones homosexuales son considerados «un chivo expiatorio».

 

Por primera vez, Cupich comentó también la renuncia de Donald Wuerl, el cardenal de Washington que el viernes 12 de octubre (tras los resultados del informe del “Gran Jurado” de Pennsylvania y las polémicas por la gestión de algunos casos de sacerdotes depredadores a principios de los años noventa) concluyó su larga carrera. «No me sorprendió su decisión de hacerse a un lado, porque siempre ha puesto el bien de la Iglesia por encima de todo… hasta llegar a decir: “He cometido errores”», afirmó Cupich. «Este es el hombre que conozco: un hombre honesto que siempre ha tratado de hacer lo mejor por amor de la Iglesia, hasta admitir que había cometido esos errores».

 

En la entrevista, concedida al margen de las sesiones de trabajo sinodales, el purpurado subrayó que la renuncia de Wuerl será una oportunidad para que «las personas den un paso hacia atrás y vean también todas las maneras en las que han contribuido a la vida de la Iglesia». «Si verdaderamente queremos decir la verdad, debemos decirla hasta el fondo y aprovechar este momento para apreciar su contribución», que es «enorme».

 

Sobre la cuestión de los sacerdotes homosexuales, en cambio, Cupich explicó que «debemos hacer que todos dentro de la Iglesia vivan una auténtica vida y casta. Esto está fuera de discusión». Sin embargo, «se ha demostrado que la crisis de los abusos, las violencias contra menores, en realidad son imputables a otros factores, no solo a que alguien sea gay». «Esto está claro. Las investigaciones lo demuestran. No se trata de mi opinión personal», afirmó el cardenal; «creo que nos estamos equivocando de camino si no nos ocupamos de lo que gira alrededor de la cultura del clericalismo, y de los privilegios, los poderes y la protección que ofrece. Estos tres elementos deben ser eliminados de la vida de la Iglesia. Todo lo demás es secundario, si antes no afrontamos esto».

 

Según Cupich, además, es necesario que cada uno de los prelados católicos cedan una parte de la propia autoridad para permitir la creación de un nuevo grupo de investigación a nivel nacional; la Conferencia Episcopal nacional todavía no tiene el poder para crear este órgano por sí misma: «No puede hacerlo, la iniciativa debe provenir de Roma o de cada obispo individualmente». El organismo en cuestión debería ser «una especie de comisión laica de supervisión que tenga la tarea de recibir las denuncias de abusos, las acusaciones sobre os obispos, o acusaciones sobre la mala gestión de los obispos de estos casos», explicó. Un órgano de este tipo a nivel nacional sería necesario para reconstruir la confianza entre los laicos y los obispos y «para asegurarse que no haya la mínima duda sobre favoritismos» cuando se investigue por una acusación contra un prelado.

 

Las revelaciones de este verano sobre McCarrick, uno de los líderes más influyentes en la Iglesia estadounidense del último cuarto de siglo, han llevado a muchos católicos a preguntarse cómo fue posible que no hubiera sido denunciado antes y, por lo tanto, a pedir un proceso independiente para evaluar las futuras acusaciones contra obispos. El comité administrativo de los obispos estadounidenses anunció en septiembre que se ha aprobado la creación de un «sistema de indicación por parte de terceros» para las acusaciones en contra de prelados, pero no ofreció información específica que, probablemente, será un argumento de discusión durante el encuentro de noviembre. Cupich dijo que no había recibido ningún material preparatorio para la reunión: «Estoy seguro de que están trabajando, pero no hemos recibido nada por el momento».

 

«Nuestro pueblo no está contra nosotros: quieren que la Iglesia tenga éxito. Quieren que los obispos tengan éxito, pero también quieren ayudarnos y no deberíamos tener miedo», afirmó el arzobispo de Chicago. «Esta no es ciencia misilística», añadió. «Podemos ser transparentes. Podemos contar con una manera par determinar las responsabilidades. Podemos hacerlo. No debería ser algo difícil para nosotros».

 

Cupich maduró sus deseos de afrontar los abusos sexuales por parte del clero «de la manera más honesta, transparente y responsable posible» gracias a sus encuentros con los supervivientes. En particular, su primer encuentro, cuando era obispo de Rapid City, en Dakota del Sur (1998-2019), con un hombre de 50 años que sufrió abusos sexuales décadas antes. «Mientras él hablaba, comprendí que estaba escuchando a un niño de nueve años», dijo. «Era desgarradora la manera en la que contaba la historia, porque describía los detalles de manera muy gráfica, muy real».

 

Según Cupich, «nuestras palabras de perdón no significan nada si no entramos en contacto concreto y nos sentamos frente a las víctimas para permitir que nos arrolle de verdad el trauma, el dolor que han sufrido». Su primera reacción al escuchar la historia de ese hombre fue de «rabia, profunda rabia», pero esta rabia «se transformó en determinación para que las víctimas siempre estén antes que nada, para que se encuentre una manera para que la iglesia haga lo correcto», aseguró el arzobispo, activo en el Comité episcopal estadounidense (fue incluso presidente) que se ocupa de la protección de los niños.

 

 

Además de la cuestión de un organismo internacional para investigar las acusaciones contra los prelados, Cupich se dijo convencido de que en la reunión de noviembre los obispos estadounidenses deberían afrontar las revelaciones que contiene el informe del “Gran Jurado” de Pennsylvania. Publicado el 14 de agosto, el documento analizó la gestión de la Iglesia en relación con los casos de pederastia en seis diócesis del estado e identificó por lo menos mil víctimas menores de edad durante setenta años.

 

«¿Sabemos si todas estas víctimas han recibido cuidados y atención pastoral?», se preguntó Cupich recordando que la misma Carta para la protección de los niños y de los jóvenes, adoptada en 2002 después del escándalo de los abusos en Boston, ordena que los prelados «deberían ser transparentes con las personas y encontrar a las víctimas».

 

¿Y los sacerdotes? «¿Esos sacerdotes han sido destituidos? ¿Fueron señalados a Roma, como habría debido ser, aunque fueran casos históricos?», prosiguió el purpurado. La misma Carta de 2002 no prevé que los obispos deban elencar públicamente en sus diócesis a los sacerdotes que han sido acusados, pero el cardenal de Chicago afirmó que «habrían debido ser divulgados, para permitir que otras víctimas salieran a la luz». «Creo —añadió— que es importante que las persona involucradas en casos de este tipo y comprobados, con acusaciones creíbles, deban ser nombradas públicamente para que las víctimas salgan a la luz. Yo siempre lo he hecho, pero no es así en todas las diócesis».

 

Es necesario, antes que nada, un cambio de mentalidad por parte de los obispos en relación con la propia responsabilidad, por lo que Cupich considera importante que los prelados se dirijan constantemente al pueblo de sus diócesis y se enteren mediante los sacerdotes qué es lo que viven sus parroquianos. «Hay que ser responsables de los propios sacerdotes, porque ellos están en primera línea con el pueblo. Te dicen lo que dice la gente, acaso antes de que lo haga la gente».

 

Para concluir, en relación con el Sínodo sobre las exigencias de los jóvenes en la actualidad (el segundo en el que participa el cardenal estadounidense, después del de 2015 sobre la familia), Cupich afirmó: «Es algo enriquecedor y, al mismo tiempo, inquietante. Para nosotros, del mundo occidental, sobre todo de Estados Unidos, es impresionante entrar en contacto con los traumas, las dificultades, las luchas, los desafíos de los jóvenes de todo el mundo». En particular, el cardenal quedó profundamente sorprendido por el discurso de un joven iraquí que habló sobre su vida, en medio de una constante violencia. «Caigo en la trampa de concentrarme en mi zona, en las cuestiones y preocupaciones que tenemos en Estados Unidos».

 

¿Cómo está tomando en cuenta el Sínodo las preocupaciones de los jóvenes tanto de las zonas desarrolladas como subdesarrolladas y en vías de desarrollo? El cardenal Cupich respondió que hay una convergencia entre los jóvenes de todo el mundo, que es la búsqueda de la autenticidad: «No están buscando una Iglesia perfecta, están buscando una Iglesia auténtica. Pueden tolerar los errores, pero no pueden tolerar la “inautenticidad” o la falta de honestidad sobre los difíciles problemas del presente».


Deja un comentario

Carta del Papa a la FAO sobre el hambre en el mundo

Papa a la FAO: “Actuar con urgencia, los pobres no pueden esperar más”

El obispo de Roma exhorta a las autoridades del Organismo de Alimentación y Agricultura (FAO), a mejorar esfuerzos para cumplir con los objetivos tratados de eliminar la pobreza mundial para el 2030.

José Villanueva – Ciudad del Vaticano

El martes 16 de octubre, el Papa Francisco envía un mensaje al Director General de la Organización el Profesor José Graziano da Silva, por motivo de la celebración anual de la Jornada Mundial de la Alimentación, donde exhorta al organismo internacional tomar medidas urgentes para resolver la problemática de la hambruna mundial.

 

«Nuestras acciones son nuestro futuro, para un mundo de Hambre Cero para el 2030 es posible», viene a ser una acuciante llamada a la responsabilidad de todos los actores que están de acuerdo con los propósitos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, un rugido para sacarnos del sopor que a menudo nos paraliza e inhibe”, menciona el Santo Padre.

Redoblar esfuerzos de trabajo

El Vicario de Cristo hace un llamado a todos los funcionarios de la FAO, así como al resto de organismos e instituciones nacionales e internacionales, sociedad civil y toda la humanidad a seguir redoblando esfuerzos para que a ninguna persona del mundo carezca de alimento alguno.

“Los pobres aguardan de nosotros una ayuda eficaz que los saque de su postración, no meros propósitos. En este siglo XXI, que ha visto considerables adelantos en el campo de la técnica, la ciencia, las comunicaciones y las infraestructuras, tendríamos que sonrojarnos por no haber conseguido los mismos avances en humanidad y solidaridad, y así satisfacer las necesidades primarias de los más desfavorecidos”, subraya el Pontífice.

El tiempo es superior al espacio

El Obispo de Roma anima a las autoridades de la FAO, a trabajar con más voluntad, para poder cumplir con los objetivos trazados de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

“La iniciativa Hambre Cero 2030 ofrece un marco propicio para ello y, sin duda, servirá para cumplir el segundo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, que busca «erradicar el hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible». Alguno puede decir que aún tenemos doce años por delante para llevarlo a cabo. Y, sin embargo, los pobres no pueden esperar. Su calamitosa situación no lo permite”, resalta el Papa.

Respaldo de la Iglesia Católica

Como último punto, el Vicario de Cristo aconseja a los diferentes funcionarios de la FAO, a que desarrollen un enfoque más proactivo y sostenible para fomentar un ambiente de paz y la integración del desarrollo de todos los pueblos. De igual manera, el Papa Francisco confirma al director Da Silva de FAO, que cuentan con el apoyo de la Santa Sede en la lucha de reducción del hambre.

“No se dejan vencer por la indiferencia y por lo que escuchan el grito de los que no disponen de lo mínimo para llevar una existencia digna. Cuentan con la Iglesia católica que batalla cotidianamente en el orbe entero contra el hambre y la malnutrición, de múltiples formas y a través de sus variadas estructuras y asociaciones”, finaliza.


Deja un comentario

Fractura entre las iglesias ortodoxas de Constantinopla y Moscú

iglesia ortodoxa rusa santo sínodo comunión eucaristicaReunión en Minsk del Santo Sínodo de la Iglesia ortodoxa rusa  (ANSA)

Iglesia ortodoxa rusa rompe con Patriarcado de Constantinopla

Los miembros del Santo Sínodo de la Iglesia ortodoxa rusa han decidido romper la “comunión eucarística” con el Patriarcado ecuménico de Constantinopla

Roberto Piermarini – Ciudad del Vaticano

La decisión está contenida en una Declaración de ayer, 15 de octubre, de parte del Santo Sínodo de la Iglesia ortodoxa rusa reunida en Minsk, Bielorrusia, bajo la guía del Patriarca Kirill, para discutir de la toma de posición, anunciada el 11 de octubre pasado por el Patriarcado ecuménico de Constantinopla, de conceder la autocefalía a la Iglesia ortodoxa ucraniana.

La declaración

“Con gran dolor nuestro”- se lee en la Declaración publicada en el sitio web del Patriarcado de Moscú, “los miembros del Santo Sínodo han considerado imposible seguir estando en comunión eucarística con el Patriarcado de Constantinopla”. La Declaración especifica toda la serie de motivos que han llevado a Moscú a romper la comunión: admitir en comunión a los “cismáticos” y “una persona excomulgada de otra Iglesia local”, “la invasión en las partes canónicas de alguno”, “el propósito de rechazar decisiones y compromisos históricos tomados”.

“Todo esto – afirma la Iglesia ortodoxa rusa – pone al Patriarcado de Constantinopla fuera del espacio canónico y, con gran dolor nuestro, vuelve imposible para nosotros continuar la comunión eucarística con su jerarquía, clero y laicos”. “De ahora en adelante, y hasta cuando el Patriarcado de Constantinopla no habrá abandonado sus decisiones anti-canónicas, es imposible para todo el clero de la Iglesia ortodoxa rusa concelebrar con el clero de la Iglesia de Constantinopla y para los laicos participar en los sacramentos administrados en sus iglesias”.

El metropolita Hilarión de Volokolamsk, jefe del Departamento para las relaciones externas del Patriarcado de Moscú, ha manifestado su deseo de que “el sentido común venza y que el Patriarcado de Constantinopla cambie su actitud, reconociendo la realidad eclesiástica existente”. “Hasta que estarán en vigor todas las decisiones ‘ilegítimas’ de Constantinopla, no podremos estar en comunión con aquella Iglesia”.

Una decisión ya tomada

El 11 de octubre pasado, el Sacro Sínodo del Patriarcado ecuménico de Constantinopla, había establecido que se renovara “la decisión ya tomada” de proceder a la concesión de la autocefalía de la Iglesia de Ucrania”.

Después de haber “discutido ampliamente”, el Sacro Sínodo, presidido por el Patriarca Bartolomé I – refiere un comunicado – ha decidido “revocar el vínculo jurídico de la Carta Sinodal del año 1686, emitida para las circunstancias de la época”, que concedía “el derecho al Patriarca de Moscú de ordenar al Metropolita de Kiev”, “proclamando y afirmando su dependencia canónica de la Iglesia Madre de Constantinopla”.

El Sacro Sínodo había lanzado un llamamiento “a todas las partes involucradas, para que se evite la apropiación de Iglesias, monasterios y otras propiedades, además de que se evite cualquier otro acto de violencia o represalia, para que la paz y el amor de Cristo puedan prevalecer”.


Deja un comentario

Sínodo; estudio de la tercera parte del instrumento de trabajo. Valores educativos en crisis

Sínodo: Jóvenes, la “nueva piedra angular” de la Iglesia

La 12° Congregación General del Sínodo de los Obispos dedicado a los Jóvenes, la Fe y el Discernimiento vocacional; inició con el análisis de la tercera parte del Instrumentum Laboris, sobre el tema “La elección: caminos de conversión pastoral y misionera”, en la que participaron 254 Padres sinodales.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

La 12ª Congregación General del Sínodo celebrada la mañana del 16 de octubre en el Vaticano, trajo como premisa un regalo especial para el Papa Francisco: una cesta con 1.500 postales escritas por jóvenes franceses, estudiantes de secundaria que participaron en un encuentro presinodal en Lourdes.

El evento fue organizado por “Le Fraternel”, más conocido como “Le Frat”: una iniciativa de oración y encuentro nacida hace ciento diez años y dedicada a los niños de 15 a 18 años de las ocho diócesis de Île-de-France. Los obispos de Francia presentes en el Sínodo fueron los encargados de entregar el regalo al Santo Padre.

Elegir significa dar un salto adelante en el amor

A lo largo de esta jornada, el trabajo de la Asamblea se centró en el análisis de la tercera parte del Instrumentum Laboris y su acción característica, de “elegir”.

 

El Relator General, Cardenal da Rocha, explicó el sentido de esta acción haciendo hincapié en que elegir significa convertir el corazón y la mente para renovar las prácticas pastorales; significa, en palabras del Papa Francisco, “dar un salto adelante en el amor” para ser verdaderamente “una Iglesia en salida, abierta en el diálogo con los jóvenes, signo de fraternidad en un mundo desgarrado, misionera de manera integral y desinteresada, con un estilo acogedor para todos”.

Los jóvenes, la nueva piedra angular de la Iglesia

Como siempre, uno de los momentos más esperados en el Aula sinodal fue cuando hablaron los jóvenes; cuando la voz de quienes viven la experiencia de “ser parte de la juventud en pleno siglo XXI se eleva sobre la de aquellos que pertenecen a las generaciones más antiguas”, las cuales constan de mayor experiencia pero al mismo tiempo, necesitan la guía de una visión más actualizada sobre las distintas realidades que vive el mundo.

Y en este contexto, destacó el testimonio del joven auditor Percival Holt, originario de la India, quien subrayó cómo los jóvenes son “llamas ardientes”, pero a veces solitarias y tristes.

La juventud contemporánea busca un verdadero Pastor -explica Percival- busca a Cristo, porque los jóvenes de hoy pueden ser tan egoístas como Pedro, pero al igual que el Apóstol tienen el potencial de convertirse en una “piedra angular”.

Formación de calidad para el liderazgo del futuro 

Por otra parte, la Asamblea destacó que es urgente preparar adecuadamente a los jóvenes para que, gracias a una visión bíblica del mundo, “puedan ser los líderes del mañana que sepan escuchar con un sentido crítico adecuado, comprometiéndose a construir una sociedad menos corrupta y más justa”.

 

Por ello, “es fundamental reforzar la formación de los jóvenes, la pastoral juvenil debe ser de calidad y no de producción masiva”.

De ahí la preocupación de algunos Padres sinodales ante el deterioro del sistema educativo puesto que, en algunos países, la escuela ya no puede desempeñar su papel formativo. Y al respecto, señalan que la Iglesia debería implicarse más en este campo, ya que “es de ella, precisamente en su papel de Madre, de donde los jóvenes esperan recibir una palabra de luz, respuestas claras, verdades que no se diluyen para así, ayudarles a desarrollar la capacidad de juicio y tomar decisiones maduras, al servicio del bien común”.

El “milagro del amor desinteresado”

Hoy, en efecto -señala el Sínodo-, el milagro del amor desinteresado parece absurdo, la solidaridad está disminuyendo, el sentido de la justicia se ve con indiferencia.

Y frente al reduccionismo antropológico, en el que el hombre se ve reducido al mero consumo; los jóvenes ya no pueden hacerse cargo de su propio destino, sino que ven su futuro “hipotecado”, viven a menudo en la pobreza y sufren el fracaso de la gobernanza local.

 

Pese a todo, se destaca que el amor al prójimo no puede limitarse a la esfera privada: “debe volver a realizarse en los sectores sociales, políticos e institucionales”.

Por eso, la Iglesia debe apoyar a los jóvenes, hablar con ellos y hacerlos protagonistas de la evangelización, “para que sean embajadores de la fe con sus coetáneos”.

El Sínodo propone también centrarse en el voluntariado internacional, “una oportunidad que debe ofrecerse a las nuevas generaciones para reforzar la fe en la acción y crear vínculos entre las diferentes Conferencias Episcopales del mundo”.

Migración y diálogo interreligioso

Asimismo, la Cámara General volvió a abordar la cuestión de la migración, reafirmando la necesidad de acoger, proteger, promover e integrar a los inmigrantes, pero también de mantener su identidad de origen, para que puedan enriquecer sus sociedades de acogida con su patrimonio cultural y espiritual.

Al mismo tiempo, el Sínodo lanza un fuerte llamamiento: “no mostrarse indiferentes ante los numerosos jóvenes migrantes que se ahogan en el Mediterráneo, cada uno de ellos tiene un nombre y una historia que no pueden ser olvidados”.

En relación con el tema de las migraciones, los Padres sinodales apuntan también sobre el eje fundamental del diálogo interreligioso, en particular con el Islam: «el diálogo es esencial para no encerrarse en uno mismo -dicen-, para no correr el riesgo de ser una Iglesia “en asfixia”».

Es importante, sin embargo, no imponer las propias creencias, no hacer proselitismo, sino dar un testimonio atractivo y coherente, conscientes de que las diferentes religiones no son un obstáculo insuperable, sino un camino que, por sendas diferentes, “conduce al mismo Dios”.

Predicar con el ejemplo, “levantarse del sofá”

Otra de las propuestas recalcadas en el Aula sinodal es la importancia de predicar con el ejemplo.

«Si los jóvenes ven salir a los obispos, tendrán el valor de “levantarse del sofá” y ponerse al servicio del bien común, especialmente en las periferias, con los pobres y los excluidos».

Por esta razón, “es importante relanzar las parroquias, lugares donde los niños puedan desarrollar un sentido cívico y social adecuado, gracias a una catequesis renovada”. De ahí también la idea de crear, a nivel diocesano, un Consejo para los jóvenes, que sea un espacio de escucha y discernimiento, para que ellos puedan contribuir a la inculturación del mensaje cristiano en el mundo. El Sínodo sugiere también no descuidar la piedad popular, “tesoro de las iglesias locales, ya que permite profundizar en la fe con alegría”.

La música, instrumento de evangelización 

Lo mismo ocurre con la música, capaz de emocionar directamente al mundo de los jóvenes: “en ella, de hecho, -dice la Asamblea- los jóvenes buscan algo convincente, capaz de expresar sus alegrías y sus disgustos. El descubrimiento de la belleza de la fe y de la fascinación del Evangelio pasa también por aquí: la música puede servir para una primera evangelización, porque cuando es bella conduce hacia la nostalgia del cielo. Sin seguir las modas comerciales del momento, las formas musicales deben ser, pues, instrumentos poderosos y significativos de evangelización, porque los corazones de los jóvenes deben estar llenos de belleza, para llevar la luz de Dios a sus vidas”.

Escuche el servicio


Deja un comentario

Sínodo: la marcha del Sínodo hoy 16 de octubre

Sínodo. Informe diario. 16 de octubreSínodo. Informe diario. 16 de octubre 

Sínodo. Informe diario: “La vocación de los jóvenes en todo ámbito de la sociedad”

“Conclusiones de los Círculos Menores, persecuciones, el problema de las drogas, la globalización y el cambio generacional”, temas al centro del Informe diario a los periodistas sobre los trabajos de los Círculos Menores del Sínodo de los Obispos, llevado a cabo este martes 16 de octubre a las 13.30, en la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

El Informe diario a los periodistas sobre los trabajos sinodales de este martes 16 de octubre contó con la presencia de Su Beatitud, el Cardenal Louis Raphaël I Sako, Patriarca de Babilonia de los Caldeos, Jefe del Sínodo de la Iglesia Caldea (Iraq); el Cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson, Prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral; Mons. Jaime Spengler, O.F.M., Arzobispo de Porto Alegre (Brasil); y Sor María Luisa Berzosa González, F.I., Escuela Católica y Educación Popular, Directora de “Fe y alegría” (España).

Patriarca Sako: el Sínodo no es un parlamento

En su intervención, Su Beatitud, el Cardenal Louis Raphaël I Sako, Patriarca de Babilonia de los Caldeos, Jefe del Sínodo de la Iglesia Caldea (Iraq) señaló que, “el Sínodo ha sido una escuela donde hemos aprendido mucho recíprocamente de esta micro-Iglesia. Este Sínodo es muy diferente, diferente en la forma de reflexionar, analizar todos los desafíos de los jóvenes y sus problemas, pero sobre todo, buscar un lenguaje comprensible para hablar con ellos. El lenguaje de la Iglesia de hoy – precisó el Patriarca Sako – no dice nada a los jóvenes, es necesario buscar otro lenguaje. Me habría gustado – afirmó el Jefe del Sínodo de la Iglesia Caldea – que participaran más jóvenes, más de 35, sin embargo, los que participan han hablado en el Sínodo, y se ha producido un intercambio extraordinario con los jóvenes, este diálogo ayudará a cambiar nuestra pastoral. Además el Patriarca Sako señaló que, el Sínodo no es un parlamento político, es una Asamblea de Padres y Pastores y por ello debemos llevar esperanza a los jóvenes de nuestras tierras y en esto los Pastores tienen una gran responsabilidad”.

Card. Turkson: debemos alargar el sentido de “vocación”

Por su parte, el Cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson, Prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral respondiendo a una pregunta de un periodista sobre las discusiones de la opción vocacional en el Aula del Sínodo, dijo que, “si se ha tocado este tema y que ha sido afrontado en los grandes discursos de las Congregaciones Generales y se ha discutido sobre el sentido tradicional de vocación, que se refiere a la vocación sacerdotal, religiosa o misionera; la dificultad precisamente esta aquí, en alargar este concepto a otras situaciones de la vida y de ayudar a los jóvenes a entender esto, ellos están invitados a entender que lo que hacen en la vida con un sentido de vocación, es decir orientado hacia Dios”.

Mons. Spengler: dos fenómenos que desafían nuestra fe

Mons. Jaime Spengler, O.F.M., Arzobispo de Porto Alegre (Brasil), en su intervención señaló que, “el Sínodo ha sido la primera experiencia de un evento eclesial de esta magnitud, me dio la posibilidad de poder escuchar a la Iglesia en los cinco continentes, es la diversidad que nos une. Las discusiones fundamentales que pasan en el Sínodo, sea en el aula como en los grupos de trabajo es algo muy sencillo, es decir, ‘como transmitir la fe a las nuevas generaciones’. Puedo señalar dos fenómenos que nos desafían – afirmó el Arzobispo de Porto Alegre – de una parte se trata de un cambio de época, un tiempo que desafía la fe de la Iglesia; de otro lado podemos señalar el fenómeno de la globalización, que produce cambios que atañen a todos y afectan a los valores de la Iglesia y de los jóvenes. Entonces, ¿Cómo nosotros los Pastores y la Iglesia podemos responder a las necesidades de los jóvenes que viven esta realidad en lo cuotidiano? Pienso que existe una realidad que aún no hemos discutido en la Asamblea, la cuestión de las drogas, que forma parte de la vida de tantos jóvenes y de tantas familias, es un problema doloroso por afrontar y difícil de dejar, en este ámbito la Iglesia hace un trabajo extraordinario por hacer ver a los jóvenes el camino de regreso”.

Hna. Luisa Berzosa: el deseo va unido al compromiso

Finalmente, Sor María Luisa Berzosa González, F.I., Escuela Católica y Educación Popular, Directora de “Fe y alegría” (España) recordó, “su trabajo con los jóvenes en Sud América y su labor educativo con ellos. Asimismo señaló que su experiencia del Sínodo se puede resumir en tres aspectos o visiones: el primero en las Congregaciones Generales donde la participación es enorme y donde prima una actitud de escucha. El otro nivel es el de los Círculos Menores, donde la participación es más reducida por la cantidad de sus integrantes y eso da otra dinámica de Sínodo, evidentemente por el número y por la lengua de los que lo conforman. Y finalmente hay un tercer nivel, el de los ‘pasillos’, que está conformado por los momentos informales y descansos, donde podemos compartir otros aspectos del Sínodo y de los temas tratados.  Mi impresión en general – subrayó la Religiosa de Fe y Alegría – es positiva, estoy agradecida por esta oportunidad de participar de este Sínodo, venía con la conciencia de vivir un momento muy fuerte eclesialmente de dolor y quería defender a la Iglesia desde dentro, no como un espectador, sino como protagonista. Además estoy muy contenta porque veo que en la Iglesia hay más inclusión a las mujeres y nosotras estamos más presentes en la vida eclesial”.

Escucha la intervención de Sor María Luisa Berzosa

Ruffini: propuestas y procedimientos del Sínodo

Por su parte, el Prefecto del Dicasterio para la Comunicación de la Santa Sede, Paolo Ruffini, anunció los próximos eventos del Sínodo: entre ellos algunas propuestas como aquella de la peregrinación de los Padres Sinodales con los jóvenes a algunos lugares sagrados de Roma, una peregrinación para este domingo por la mañana y será organizado por el Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización; otro evento fue la entrega al Papa Francisco de mil quinientas cartas y postales de los jóvenes franceses que estuvieron reunidos en Lourdes; también el Prefecto recordó el procedimiento para la evaluación y aprobación del Documento Final del Sínodo, las próximas intervenciones y posibles modificaciones a los artículos de este Documento. Asimismo, Paolo Ruffini señaló que, el día de ayer, 15 de octubre, concluyeron las discusiones de la II Parte del Instrumentum Laboris; y hoy fueron presentadas las conclusiones de los diferentes grupos lingüísticos de trabajos en los Círculos


Deja un comentario

Día mundial de la alimentación. Mensaje FAO

Urge redoblar los esfuerzos para acabar con el hambre y todas las formas de malnutrición

La ceremonia oficial del Día Mundial de la Alimentación subraya que el objetivo del Hambre Cero es todavía posible

Photo: ©Veejay Villafranca/NOOR for FAO

El tema del DMA de este año es: “Nuestras acciones son nuestro futuro”

16 de octubre de 2018, Roma – Los participantes en la ceremonia oficial del Día Mundial de la Alimentación celebrada en Roma, pidieron hoy mayor voluntad política y más apoyo financiero para acabar con el hambre y la malnutrición en todas sus formas, instando a la comunidad internacional a redoblar sus esfuerzos hasta lograr que todas las personas tengan alimentos suficientes y de calidad.

El tema de este año, “Nuestras acciones son nuestro futuro: un mundo con Hambre Cero para 2030 es posible”, subraya la necesidad urgente de intensificar los esfuerzos colectivos para alcanzar la meta del Hambre Cero. El Día Mundial de la Alimentación (DMA) se celebra en más de 150 países en el mundo.

“La lucha contra el hambre exige con urgencia una financiación generosa, la abolición de las barreras comerciales y, sobre todo, una mayor resiliencia frente al cambio climático, las crisis económicas y la guerra”, señaló el Papa Francisco en un mensaje especial leído en el evento.

El Pontífice instó a un enfoque del Hambre Cero que sea más proactivo y sostenido a lo largo del tiempo, y a medidas concretas para aumentar los fondos para fomentar la paz y el desarrollo de los pueblos y a impedir las armas y su comercio.

Añadió también que lamentaba que la solidaridad internacional pareciera “enfriarse”, y denunció la falta de voluntad política y el entusiasmo esenciales de los líderes políticos responsables, a los que calificó de “a menudo absorbidos por preocupaciones electorales o enfocados en planteamientos parciales, transitorios o limitados”.

“Nuestras acciones son nuestro futuro”

El DMA se celebra este año coincidiendo con conflictos, fenómenos meteorológicos extremos asociados al cambio climático, desaceleración económica y un rápido aumento de los niveles de sobrepeso y obesidad, que están revirtiendo el progreso realizado en la lucha contra el hambre y la malnutrición.

“Necesitamos poner en práctica sistemas alimentarios que proporcionen alimentos saludables y nutritivos que sean accesibles y asequibles para todos”, señaló el Director General de la FAO, José Graziano da Silva, en su intervención.

Subrayó que el Hambre Cero no solo consiste en alimentar a las personas, sino también de proporcionarles los nutrientes que necesitan para llevar vidas saludables y productivas.

“Estamos presenciando la globalización de la obesidad”, advirtió.

“Si no encontramos formas concretas para detenerla, el número de personas obesas será pronto tan elevado como el número de personas subalimentadas en el mundo”, anunció, instando a mejorar al mismo tiempo la producción y el consumo de alimentos saludables de forma sostenible.

Graziano da Silva puso como ejemplo a Brasil, Perú y China, países a los que elogió por haber reducido significativamente el hambre en un corto período de tiempo, evidencia de que lograr el Hambre Cero es posible si existe voluntad política y apoyo financiero.

En un mensaje de video, el Secretario General de la ONU, António Guterres, denunció las muertes de la mitad de los bebés del mundo debido al hambre, que calificó de “intolerable”, y pidió a cada uno “hacer su papel para avanzar hacia sistemas alimentarios sostenibles”.

Otro de los participantes en el evento fue el Embajador de Buena Voluntad de la FAO para la Nutrición, el Rey Letsie III de Lesotho, quien dijo que “las dietas rurales también están cambiando gradualmente, desde los alimentos tradicionales, saludables y orgánicos a otros más comunes en las áreas urbanas. Se requiere un esfuerzo conjunto de toda la sociedad para superar este problema (la obesidad) de la misma manera como se hizo para combatir otros problemas públicos, como el VIH y la malaria”.

La Reina Letizia de España, a su vez Embajadora Especial de Buena Voluntad de la FAO para la Nutrición y uno de los oradores principales del DMA, dijo “que la educación integral para la salud sea parte de los programas escolares. Cerciorémonos de que los consumidores refuerzan su papel y realmente sepamos lo que están comprando y comiendo”.

El presidente del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA), Gilbert F. Houngbo, señaló por su parte: “para que la agricultura africana alcance su potencial, necesita inversión. No solo en mayor productividad y rentabilidad, sino también en infraestructura, investigación y en políticas que den como resultado cadenas de valor que incluyan a los pequeños campesinos, y en particular a las mujeres y los jóvenes. Necesitamos la voluntad política y los compromisos presupuestarios, y lo que es más importante, debemos transformar los desafíos en oportunidades para las mujeres y los jóvenes rurales”.

En su intervención David Beasley, Director Ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (PMA), recordó que: “hay buenas noticias. Hemos hecho grandes progresos en el mundo en los últimos cien años. Pero hoy, sabemos que vamos en dirección equivocada. Con toda nuestra riqueza, toda nuestra experiencia, toda nuestra tecnología, es una vergüenza para nosotros que un niño pase hambre. Todos seremos responsables. Pero creo que si todos trabajamos juntos, con el compromiso de hombres y mujeres de todo el mundo, podemos alcanzar el Hambre Cero“.

El Hambre Cero no es solo alimentar a la gente

El hambre en el mundo ha aumentado por tercer año consecutivo, afectando ahora a 821 millones de personas, una de cada nueve.

Pero también han crecido otras formas de malnutrición. En 2017, unos 150 millones de niños menores de cinco años (el 22 por ciento) sufrieron retraso del crecimiento, una de cada tres mujeres en edad reproductiva padecía anemia, y cerca de 2 000 millones de personas tenían sobrepeso, incluidos 38 millones de niños menores de cinco años con sobrepeso y 672 millones de adultos obesos.

Si bien el hambre se limita sobre todo a áreas devastadas por conflictos, sequías y pobreza extrema, la obesidad está en todas partes y está aumentando en el mundo. Tiene además un enorme coste socioeconómico: es un factor de riesgo para enfermedades como derrames cerebrales, dolencias cardíacas, diabetes y algunos tipos de cáncer, y su impacto económico global es de aproximadamente 2 billones de dólares EEUU anuales (un 2,8 por ciento del PIB mundial).

La obesidad y la anemia están aumentando a medida que los actuales sistemas alimentarios globales han hecho más disponibles y accesibles los alimentos procesados e industrializados, con alto contenido de grasas, azúcar, sal y aditivos químicos.

Hacia un futuro sin hambre

La FAO lidera junto a la OMS la implementación del Decenio de Acción sobre la Nutrición 2016-2025, y apoya a los países a hacer frente a las múltiples cargas de la malnutrición. Esto incluye adoptar una legislación para mejorar el etiquetado de los productos y prohibir los ingredientes dañinos; introducir la nutrición en los programas escolares; combatir la pérdida y el desperdicio de alimentos; y promover los alimentos frescos locales procedentes de la agricultura familiar.