Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Cumbre de la Unión africana en Addis Abeba (Etiopia)

Los resultados de la alianza entre la ONU y la UA marcan la diferencia

ONU/Antonio Fiorente
Antonio Guterres, el Secretario General de la ONU, y Moussa Faki, el presidente de la Comisión de la Unión Africana, firman el acuerdo marco entre la dos organizaciones. Foto: UN Photo/Antonio Fiorente

10 Febrero 2019

El liderazgo, la visón y la solidaridad africanas son los tres ejes que han servido al mundo, y al propio Secretario General de las Naciones Unidas, como fuente de inspiración para la búsqueda de soluciones a largo plazo al problema de los desplazamientos forzados.

Procurar soluciones duraderas para los traslados forzosos es el tema central en la agenda de la 32a cumbre de la Unión Africana que se celebra este domingo y mañana lunes en Addis Abeba, en Etiopía y en la que participó el Secretario General de la ONU durante su ceremonia de apertura.

En primer lugar, António Guterres recordó que África es el líder mundial a la hora de acoger refugiados y desplazados internos, albergando a casi un tercio de ellos, pese a los desafíos sociales, económicos y de seguridad a los que se enfrentan.“Los gobiernos y los pueblos de África han mantenido las fronteras, las puertas y los corazones abiertos a millones de personas necesitadas. Lamentablemente, este ejemplo no se ha seguido en todas partes. Desgraciadamente, la generosidad no es proporcional a la riqueza. África ha establecido un modelo de excelencia de la solidaridad”, resaltó.

A modo de ejemplo, citó varios logros como la la Convención sobre Refugiados de la OUA, la Convención de Kampala sobre los desplazados internos, la primera y única convención regional de este tipo, y la adopción de los Pactos Mundiales sobre Refugiados y sobre la Migración Segura, Ordenada y Regular.

Asimismo, Guterres destacó ser testimonio viviente en primera persona de todos estos acuerdos gracias a la compasión africana.

“Nunca olvidaré a los agricultores liberianos que compartieron sus semillas de arroz para la siguiente temporada de siembra con los recién llegados que huían de los disturbios civiles en Côte d’Ivoire”, rememoró.

El titular de la ONU manifestó que ya como Alto Comisionado para los Refugiados admiraba esa solidaridad y como Secretario General siempre ha forjado estrechos vínculos entre las Naciones Unidas y África.

Principales retos

Acto seguido, enumeró los que en su opinión son los principales desafíos a los que se enfrenta el mundo: la paz y seguridad, el desarrollo sostenible y el cambio climático.

Entre los logros conjuntos entre la ONU y la Unión Africana destacó el acuerdo paz entre Etiopía y Eritrea, el logrado esta semana en la República Centroafricana o el cese de fuego logrado en la ciudad libia de Tripoli pese a las dificultades por mantenerlo.

“Los resultados de nuestras asociaciones estratégicas están marcando la diferencia”, dijo.

Respecto a las operaciones de las fuerzas del mantenimiento de la paz destacó que los países africanos  proporcionan casi la mitad de todos los cascos azules desplegados en el mundo.

“Su servicio y sacrificio están siempre en primera fila en nuestros pensamientos”, destacó.

En relación al desarrollo sostenible destacó las similitudes entre la Agenda de desarrollo de la ONU para el año 2030 y la de la Unión Africana para el año 2063.

“Sin embargo, la comunidad internacional se está quedando rezagada a la hora de abordar dos grandes retos: alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible y luchar contra el cambio climático. Al ritmo actual, sólo haremos la mitad del trabajo y la financiación es esencial.”

Por ese motivo pidió que los países desarrollados cumplan con las obligaciones previstas en el Plan de Acción de Addis Abeba.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

Anuncios


Deja un comentario

Problemas económico financieros hoy en el mundo, ONU

La guerra comercial, el Brexit y el cambio climático, entre las amenazas a la economía mundial

Renee Capozz
Bajo las aparentes tranquilas aguas superficiales de la economía mundial, se ocultan varios peligros, según un informe de la ONU.
21 Enero 2019

Bajo las aparentes tranquilas aguas superficiales de la economía mundial, se ocultan varios peligros de carácter político y económico, entre otros la guerra comercial entre Estados Unidos y China y el Brexit. Pero más allá de esos riesgos a corto plazo, otros más profundos, como la deuda y el cambio climático, amenazan la sostenibilidad misma del crecimiento. Además, en 2018 hubo un fuerte descenso de la inversión a nivel mundial.

 

The World Economic Situation and Prospects 2019* (Situación y perspectiva económica mundial en 2019), publicado este lunes, proyecta un crecimiento medio del 3 % para este año  y el que viene, variando entre el 2,5% y el 2% previsto para los Estados Unidos y el 6,3% y 6,2% para China.

Sin embargo, el informe advierte de una serie de retos macroeconómicos que afrontan los dirigentes mundiales para lograr los objetivos con los que se comprometieron en la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible e identifica al menos ocho grandes amenazas a la economía en este momento.

“Aunque en su mayoría los indicadores económicos permanecen favorables, no cuentan toda la verdad. The World Economic Situation and Prospects 2019 subraya que, detrás de esos números, se puede discernir un cúmulo de riesgos a corto plazo que amenaza las perspectivas de crecimiento mundial”, se lee en el informe.

Los riesgos a corto plazo, en su mayoría interconectados, incluyen:

  • el aumento de las disputas comerciales
  • la volatilidad de los mercados
  • el ajuste de las políticas monetarias
  • el estrés de los mercados financieros
  • las actuales tensiones geopolíticas

Guerra comercial Estados Unidos-China

Entre las disputas comerciales figura a la cabeza la que mantienen Estados Unidos y China: “una guerra comercial completa” entre ambos países “tendría graves efectos económicos”, avisan los expertos.

“Los riesgos de las tensiones comerciales pueden persistir por un periodo extendido. El impacto de una espiral de tarifas adicionales y represalias puede ser significativo y causar una desaceleración de las inversiones, una subida de los precios y un descenso en la confianza en los negocios. Aunque la magnitud de tal impacto es difícil de proyectar y depende de la extensión y profundidad de las disputas, unas tarifas aduaneras mayores pueden tener consecuencias negativas para el crecimiento nacional y mundial”.

Un crecimiento menor de China y Estados Unidos puede reducir, además, la demanda de materias primas y afectar las economías de exportadores tradicionales como África y América Latina.

El peligro derivado del Brexit

Otro motivo de preocupación es la inminente salida del Reino Unido de la Unión Europea: “el posible fracaso de los legisladores para finalizar los acuerdos legales para el post-Brexit plantea riesgos adicionales a la estabilidad financiera”.

Como muestra de lo que está en juego, el documento cita una información del Banco de Inglaterra en la que se asegura que numerosas firmas de la Unión Europea tienen contratos de derivados (productos financieros cuyo valor se basa en el precio de otro activo) por valor de 69 billones de libras esterlinas, de los que 41 billones vencen después de marzo de 2019, cuando en principio se habrá producido el divorcio entre el bloque europeo y el país insular.

“En la ausencia de directrices legales y operativas, las compañías y bancos de la Unión Europea pueden perder el acceso al mercado para liquidar los derivados, lo que podría interrumpir los servicios financieros transfronterizos. Esto podría tener un gran impacto para los sistemas financieros de la Unión Europea con riesgo de contagio a otras regiones dadas la prominencia de sus entidades en los flujos monetarios transfronterizos.”

Otro peligro lo plantea un potencial aumento rápido de los tipos de interés y un encarecimiento del dólar, lo que exacerbaría las fragilidades de algunos países, “llevando a un mayor riesgo de angustia financiera”.

Riesgos más profundos

Pero sobre todo, el informe alerta sobre “la sostenibilidad del crecimiento económico ante los crecientes desafíos financieros, sociales y ambientales” más profundos:

  • Deuda: los niveles de deuda pública y privada continúan aumentando
  • Desigualdad: el crecimiento no alcanza a menudo a las personas que más lo necesitan
  • Cambio climático la transición hacia la producción y el consumo sostenible ambientalmente no se está produciendo con la suficiente rapidez y los impactos del cambio climático son cada vez más extendidos y más agudos

“Los altos niveles de desigualdad son la mayor barrera para el logro de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, indica el informe, que añade que, con los persistentes niveles de desigualdad, la meta de acabar con la pobreza en el 2030 “se está haciendo más difícil de alcanzar”.

Para corregir la situación es necesario, según el informe, “ensanchar el acceso a la educación y mejorar su calidad”. También señala que “las políticas laborales, tales como el aumento del salario mínimo y la extensión de la protección social, han demostrado elevar los niveles de vida de quienes tienen menores ingresos”.

Para luchar contra la desigualdad, el documento propone, además, el desarrollo de la infraestructura rural, a través de la inversión pública en el transporte, la agricultura y la energía.

En cuanto al cambio climático, el documento asegura que para evitar cambios sustanciales en los actuales sistemas humanos y naturales, las emisiones de carbono deben empezar a reducirse bastante antes de 2030, por lo que “se necesita un cambio rápido en la forma en que el mundo alimenta el crecimiento económico”.

Riesgos para América Latina

Aunque se espera que el crecimiento en América Latina y el Caribe se recupere y alcance un 1,7% en 2019 y un 2,3% en 2020, existen tres principales asuntos que mantienen en jaque la economía de la región:

  • La debilidad de varias economías, como la de Venezuela
  • El limitado espacio para las políticas macroeconómicas pese a que algunos países necesitan un importante ajuste fiscal
  • El avance social está en riesgo debido al pobre desempeño económico prolongado

“El desempeño económico de América Latina y el Caribe en el último año cayó bien por debajo de las expectativas. En términos per cápita, el PIB anual de la región se estancó en 2018. Esto significa que el PIB per cápita no ha crecido durante cinco años consecutivos, lo que subraya la dificultad a la que se enfrenta para lograrun robusto camino de crecimiento después del colapso de los precios de los productos básicos. Mientras que el pobre rendimiento del crecimiento agregado refleja un alto grado de vulnerabilidad a choques externos e internos en partes de la región, también es indicativo de una debilidad de larga data muy arraigada en la productividad”, se lee en el documento.

Fuerte caída de las inversiones

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo también ha publicado este lunes su informe Global Investment Trends in 2018 and Prospects for 2019 (Tendencias de las inversiones globales en 2018 y perspectivas para el 2019) en el que señala que las inversiones extranjeras directas cayeron el año pasado un 19%, hasta 1,2 billones de dólares.

El declive se concentró principalmente en los países desarrollados, donde esas inversiones se contrajeron un 40%, sobre todo debido a las repatriaciones de las ganancias acumuladas por las multinacionales estadounidenses. Esto causó un descenso sin precedentes del 73% en los flujos hacia Europa, que solo recogió 100.000 millones de dólares, una cifra que no se conocía desde 1990.

En contraste, las inversiones extranjeras directas a los países en desarrollo tuvieron un buen comportamiento con una subida del 3%.

*Preparado conjuntamente por el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU y la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a 


Deja un comentario

ONU: Palestina toma la presidencia del G-77

Palestina asume la presidencia del G77, el mayor grupo negociador dentro de la ONU

Manuel Elias
Ceremonia de traspaso de la presidencia del Grupo de los 77 de manos de Egipto a Palestina.

15 Enero 2019

En la ceremonia de traspaso de la presidencia, el presidente palestino aseguró que trabajará en favor del desarrollo, especialmente de los países del sur, lo que incluye acabar con la ocupación extranjera, como la que sufre su pueblo. El Secretario General reconoció la importante labor del G77 en apoyo del multilateralismo y su importante contribución en asuntos como el desarrollo, la paz y la seguridad o el cambio climático.

 

El Estado de Palestina ha asumido este martes la presidencia del Grupo de los 77 en una ceremonia celebrada en la sede de la ONU en Nueva York y en la que estuvieron presentes el presidente palestino, Mahmoud Abbas, el Secretario General de la ONU, António Guterres, y la presidenta de la Asamblea General, María Fernanda Espinosa.

Creado en 1964, el G77 es la mayor organización intergubernamental de países en desarrollo dentro de las Naciones Unidas y su misión es suministrar los medios para que los países meridionales  puedan articular y promover de forma colectiva sus intereses , así como mejorar su capacidad negociadora en todos los grandes asuntos económicos y fomentar la cooperación sur-sur.

Abbas centró su discurso en aspectos relacionados con ese desarrollo económico, como la eliminación de la pobreza y la promoción de la cooperación entre naciones meridionales , así como en el pleno disfrute de los derechos humanos, de los que dijo forman parte de ese desarrollo.

“El derecho al desarrollo es un derecho que debemos esforzarnos por fortalecer y conseguir, junto con todos los demás derechos humanos”, dijo el presidente palestino, quien señaló que tal logro  ha de ser asegurado y protegido también “para los pueblos que viven bajo la bajo la ocupación colonial extranjera” antes de añadir: “Palestina no puede ser una excepción”.

La paz en Oriente Medio, parte del desarrollo universal

En ese contexto, citó el derecho a la autodeterminación y la independencia, y declaró que muchos países en el sur siguen sufriendo las guerras, la violencia, el terrorismo y la ocupación.

“El Estado de Palestina continuará trabajando con otros miembros de este Grupo para confrontar estos desafíos”, destacó antes de agregar que el establecimiento de la paz en Oriente Medio facilitaría el desarrollo para todos los Estados de la región.

“Sin embargo, la ocupación y colonización del Estado de Palestina por Israel socava nuestro desarrollo”, declaró Abbas, por lo que pidió terminar con la ocupación.

En septiembre pasado, la Asamblea General de las Naciones Unidas eligió a Palestina para presidir durante 2019 al Grupo de los 77. Para tal efecto, la Asamblea le confirió privilegios y derechos adicionales que incluyen hacer declaraciones, presentar propuestas y revisiones, copatrocinar resoluciones y explicar su voto.

El Estado de Palestina, que tiene estatus de Estado observador ante la ONU desde 2012, carecía de tales derechos debido a que éstos se consideran exclusivos de los Estados miembros.

Abbas dio las gracias a numerosas organizaciones y países por haber llevado a Palestina al frente del G77, entre ellos a los países árabes, y “especialmente a las naciones asiáticas”.

En su intervención en la ceremonia de traspaso , Guterres declaró que “el Grupo de los 77 y China ha mostrado un fuerte liderazgo durante 2018 y demostrado una vez más ser una fuerza fundamental en verificar que el multilateralismo es el único camino para abordar los desafíos compartidos”.

Logros del G77 en 2018

Entre los logros del G77 durante el pasado año, cuya presidencia estuvo en manos de Egipto, el Secretario General citó su trabajo en asuntos como el cambio climático, la migración y la reforma de las Naciones Unidas.

“Su posición consistente y ejemplar ayudó a lograr un resultado positivo” en la conferencia sobre cambio climático, conocida como COP24, celebrada en Katowice (Polonia), dijo Guterres con respecto al papel representado por el G77.

Después destacó su rol positivo representado en las negociaciones del Pacto Global para una Migración Segura, Ordenada y Regular: “sus propuestas constructivas, basadas en su experiencia como países de origen, países de tránsito y de destino, fueron instrumentales en lograr un acuerdo verdaderamente completo que aborda la migración en todas sus dimensiones”.

Con respecto a la reforma de la ONU, aseguró que el apoyo del G77 fue fundamental el año pasado “para asegurar el consenso entre los Estados sobre esta ambiciosa agenda”, especialmente en lo que se refiere a cuestiones como el desarrollo.

Guterres señaló que continúan algunos de esos desafíos durante el año en curso, entre los que mencionó la Conferencia sobre Cooperación Sur-Sur, que se celebrará en marzo, o la Cumbre sobre Cambio Climático, que se celebrará en septiembre.

El lunes, Guterres se reunió con Abbas para felicitarlo por la elección, desearle un año exitoso para el G77 y reiterarle que la solución de los dos Estados es la una “opción viable” para resolver el conflicto palestino israelí.

La voz del 80% de la población mundial

Por su parte, la presidenta de la Asamblea General coincidió con el Secretario General al resaltar que la voz del G77 representa al 80% de la población mundial, motivo por el que este Grupo representa “un rol transcendental en la defensa del multilateralismo y el sostenimiento de un orden multipolar”.

“No solo el trabajo del Grupo es vital para defender los intereses globales de los pueblos del Sur  y promover la igualdad económica y social en el mundo, sino que ahora debe hacerlo en un contexto internacional más complejo en el que, desafortunadamente, vemos una polarización cada vez mayor y una dificultad creciente para llegar a acuerdos”, explicó.

Con respecto a la asunción de la presidencia del Grupo por parte de Palestina, Espinosa aseguró que “es, sin duda, un triunfo del multilateralismo y una demostración de cuán importante es el papel que cumple (la Asamblea General) órgano más democrático y representativo de las Naciones Unidas”.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.


Deja un comentario

ONU: cambios en el Consejo de Seguridad.

 

La República Dominicana estrena membresía y presidencia del Consejo de Seguridad

ONU/Eskinder Debebe
Los representantes de los cinco miembros no permanentes del Consejo de Seguridad recién elegidos. (de izq. a dcha): Alemania, Sudáfrica, el Ministro de Relaciones Exteriores de la República Dominicana, Miguel Vargas Maldonado, Indonesia y Bélgica.

2 Enero 2019

El país caribeño ocupará un asiento no permanente durante 2019 y 2020. Este mes de enero ocupa la presidencia rotatoria y en la agenda de temas a discutir ha incluido asuntos como el proceso de paz en Colombia, el conflicto de Siria o la amenaza del cambio climático a la paz.

La República Dominicana ya es, por primera vez en su historia, miembro del Consejo de Seguridad para 2019 y 2020.

Sustituyen a Bolivia en uno de los dos asientos reservados para Latinoamérica y el Caribe, mientras que el otro lo sigue ocupando Perú. El país caribeño fue elegido el pasado 8 de junio con el apoyo de 184 de los 193 países miembros de la ONU.

Entonces, el canciller Miguel Vargas Maldonado destacó que la agenda de su país se centrará en la defensa del medio ambiente, la promoción de los derechos humanos, la seguridad alimentaria, el rol de las mujeres y los jóvenes y la paz. “Con esta elección aceptamos una mayor responsabilidad en la promoción de la defensa de los derechos humanos, sin obviar los cambios constantes en el contexto internacional, y teniendo como norte que la seguridad y la paz duradera son condiciones indispensables para lograr el desarrollo de nuestros pueblos”, aseguró Vargas.

Los dominicanos estrenan membresía ocupando la presidencia rotatoria mensual del Consejo. En el programa de trabajo para enero, con las cuestiones que discutirá el Consejo, se encuentran el proceso de paz en Colombia, la situación en Somalia y la República Democrática del Congo, la guerra de Siria y la amenaza del cambio climático a la paz y seguridadAdemás, también hay asuntos que afectan a la República Dominicana, como el caso de Haití, el país vecino donde la ONU tiene desplegada una misión.

También han entrado como nuevos miembros del Consejo Alemania, Bélgica, Sudáfrica e Indonesia.

De los nuevos miembros de permanentes, la República Dominicana es el único que nunca había estado en el Consejo. Para Alemania es su sexto mandato, al igual que para Bélgica. Indonesia ya ha sido miembro en tres ocasiones y Suráfrica, en dos.

Los nuevos integrantes del Consejo de Seguridad sustituirán a los cinco que terminaron su mandato en 2018: Bolivia, Etiopía, Kazajistán, Holanda y Suecia.

 

10 miembros no permanentes

Perú, Costa de Marfil, Guinea Ecuatorial, Kuwait y Polonia continuarán en 2019 como miembros no permanentes.

En total, el Consejo de Seguridad está compuesto por quince países, diez temporales y cinco permanentes: Estados Unidos, Rusia, China, Francia y el Reino Unido, que además cuentan con derecho de veto.

Las diez plazas no permanentes se distribuyen por regiones: cinco para los Estados de África y Asia; una para Europa Oriental; dos entre los Estados de América Latina y el Caribe; y otras dos entre los Estados de Europa Occidental y otros Estados.

Para lograr un asiento no permanente se lleva a cabo una votación secreta en la Asamblea General y se necesita obtener una mayoría de dos tercios de los votos de los 193 países miembros.

Más de 60 Estados nunca han sido miembros del Consejo.

Para estar informado d


Deja un comentario

Audiencia del Papa a la presidenta de la ONU

Presidenta Asamblea ONU: Cumbre Marrakech, potente mensaje en favor de migrantes

El rol de los jóvenes, el tema del cambio climático, el tema de la migración y el refugio: la Presidente de la 73ª Asamblea General de las Naciones Unidas, abordó este y otros temas en su encuentro con el Papa Francisco este lunes 29 de octubre. Sobre el Pacto Global sobre migración afirmó: será un potente mensaje de compromiso en favor de los migrantes

Griselda Mutual –Ciudad del Vaticano

Es la primera mujer latinoamericana en presidir la Asamblea General de las Naciones Unidas, la cuarta en los 73 años de historia de esta organización. Entre las prioridades de su mandato, el trabajo decente, las personas con discapacidad, la acción por el medio ambiente, los migrantes y refugiados, la igualdad de género, la renovación de la ONU, la juventud, la paz y la seguridad. María Fernanda Espinosa Garcés, inauguró el 18 de setiembre su mandato. El lunes 29 de octubre se reunió con el Sumo Pontífice. En el encuentro ambos líderes dialogaron sobre la crisis migratoria y de refugiados, el cambio climático, la necesidad de fortalecer el multilateralismo, el rol de los jóvenes y la necesidad de fortalecer también las Naciones Unidas y su capacidad de respuesta.

Desglosando las siete prioridades de su gestión, preguntamos a la Sra. Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, cuáles considera que serán son los mayores retos a afrontar ante cada una de ellas:

R.- La agenda de la Asamblea General para este año está muy poblada, hay como cincuenta mandatos, tenemos alrededor de quince conferencias y eventos de alto nivel, y por lo tanto había que priorizar y poner el foco político en siete puntos: siete por los siete días de la semana. Es algo simbólico: estaremos trabajando siete días a la semana por la gente que más lo necesita.

Cada uno de estos temas plantea una serie de retos: la igualdad de género, el empoderamiento político y económico de las mujeres. Pero también, las mujeres y las niñas que son víctimas de los conflictos, de la discriminación y de la violencia. No puede ser más importante la agenda del cambio climático, sobre todo después de la devastadora evidencia del último informe del panel de expertos en cambio climático que señala que los esfuerzos que hemos hecho no son suficientes, y que está en riesgo la propia existencia de la vida y de la vida humana en el planeta.

Estaremos trabajando en algo que también está afectando el bienestar de las personas, nuestra salud, que es la contaminación de los océanos por plásticos. Los expertos dicen que ahora hay más plásticos que peces. Haremos una cruzada mundial en contra de los plásticos de un solo uso, para que las sociedades del mundo cambien sus patrones de consumo, y pues, utilicen materiales alternativos al plástico.

Entre los temas que se mencionó está el de los derechos de las personas con discapacidad. Básicamente estaremos trabajando en el el ámbito de la accesibilidad, es decir, ciudades y lugares que estén más preparadas para que las personas con discapacidad puedan tener una vida normal y entrar a todos los lugares y poder hacer uso de los servicios, pero también el derecho al empleo, al trabajo decente de las personas con discapacidad, que son personas que pueden contribuir muchísimo a la sociedad.

Usted mencionó el tema de los jóvenes, la paz y la seguridad: sabemos que uno de los problemas más serios es la falta de empleo para los jóvenes, la falta de oportunidades. El día de ayer ha concluido un sínodo donde precisamente se le da una importancia central a los jóvenes en la construcción del desarrollo, y nosotros desde la Asamblea estaremos poniendo un acento especial en el acceso de los jóvenes al empleo decente, a la participación política, como quizá el antídoto más poderoso para evitar que los jóvenes, por ejemplo, puedan dedicarse a actividades como el extremismo violento. Eso es una gran preocupación, sobre todo de los países del África, de los países caribeños. Estaremos trabajando fuertemente en asocio con los propios jóvenes que tienen su propia voz y su propio espacio en el escenario político mundial.

Mencionaba usted el tema del fortalecimiento de la ONU y de su Asamblea General: efectivamente la Asamblea General es el Parlamento de la Humanidad, es donde están representados los 193 países del mundo tomando decisiones y estableciendo normativas que alimentan el derecho Internacional. Es la Asamblea General de la ONU la que tiene el mismo asiento, el mismo micrófono para hablar y el mismo botón para votar. Todos somos iguales ahí; un pequeño país del Pacífico y una gran potencia: todos votamos igual, todos tenemos voz y todos podemos tomar decisiones sobre los temas que aquejan a la humanidad.  Y en este momento donde parece que el mundo está desordenado, lleno de conflictos, quizá el único espacio que está allí para resolver y atender los problemas globales, son las Naciones Unidas y su Asamblea General.

En la mañana del 29 de octubre encontró al Papa, ¿de qué se trataron los coloquios?

R.- Fue una reunión realmente muy enriquecedora, muy inspiradora. Fue una reunión de muchos agradecimientos de parte de las Naciones Unidas por el compromiso del Santo Padre con los temas de migración y refugio, por su total adhesión a los principios de la Carta de las Naciones Unidas, y al rol del multilateralismo no como una opción, sino como la única respuesta para enfrentar los problemas comunes que tiene la humanidad, como el cambio climático, como las grandes enfermedades, como la tuberculosis que mata 1.6 millones de personas cada año, enfermedades que son prevenibles y tratables.

Creo que es bueno que se agradezca ese rol, ese liderazgo, esa voz de conciencia que el Santo Padre ha tenido sobre estos temas, también con su compromiso con el combate al cambio climático. Estos fueron temas de nuestra conversación: la necesidad de fortalecer el multilateralismo, de fortalecer las Naciones Unidas  y nuestra capacidad de respuesta, y los temas que he mencionado: el rol de los jóvenes, el tema del cambio climático, el tema de la migración y el refugio, que han sido temas de constante preocupación del Santo Padre. Él con su voz autorizada y su liderazgo será un gran embajador de estos argumentos que son tan importantes para la agenda de las Naciones Unidas ahora.

En 73 años de Asamblea, usted no es la primera mujer que la preside, pero sí es la primera proveniente de América Latina, y ha dedicado esta elección a las mujeres del mundo que participan en política y que se enfrentan al machismo y a la discriminación. Entre sus compromisos está el de luchar por la paridad de género. ¿Cree que la comunidad internacional la acompañará en esta lucha?

R.- Creo que definitivamente sí. Efectivamente en 73 años de historia de las Naciones Unidas soy la cuarta mujer, la primera mujer fue una destacada mujer de la India, luego tuvimos una presidenta de Liberia, varios años después, hace catorce años, una mujer de Baréin. Yo soy la cuarta mujer, la primera de América Latina y El Caribe efectivamente, quiere decir que todavía tenemos una gran deuda con la paridad de género, con los espacios para las mujeres en los lugares de toma de decisiones. Yo creo que hay todavía mucho que hacer: de todos los presidentes, jefas de estado y jefes de estado en el mundo, sólo el cinco por ciento son mujeres, es una cifra todavía muy pobre.

Del mismo modo en los parlamentos, en los directorios de las empresas privadas, en las alcaldías, el número de mujeres todavía no refleja la relación demográfica: somos cincuenta- cincuenta, somos mitad hombres, mitad mujeres, lo que quiere decir es que necesitamos seguir luchando por conseguir esta igualdad de oportunidades, paridad y el ejercicio pleno de los derechos de las mujeres. Por eso también Naciones Unidas lucha cada día. Se dice: “pues bien, ¿qué hacen de especial las mujeres?”. Yo creo que, primero, nos hemos ganado el espacio en el que estamos, y segundo, por lo general las mujeres en lugares de liderazgo suelen hacer la diferencia.

Vemos números muy contundentes. A modo de ejemplo, cifras del Banco Mundial reflejan que cuando las mujeres participan plenamente en la economía el producto interno bruto de un país crece de manera proporcional. Que cuando se utilizan más mujeres en mediación de conflictos,-  me parece que en el 30 por ciento o más de los casos-  hay más éxito en procesos de negociación en situaciones de alto conflicto. Que cuando participan más mujeres en operaciones de mantenimiento de la paz en zonas de guerra y conflicto, las misiones por lo general son más exitosas. Es decir, eso está documentado: que la actuación y la participación de las mujeres efectivamente hace la diferencia.

En su agenda inmediata, el Pacto Global de las migraciones: ¿existe esperanza de que Estados Unidos cambie su posición al respecto?

R.- Se avecina esta cumbre en Marrakech donde los Estados adoptarán el Pacto Mundial de las Migraciones. Creo que lo importante es que hay una gran mayoría- prácticamente la totalidad de países del concierto internacional- que están comprometidos con este marco regulador, con este acuerdo – que por cierto no es un acuerdo vinculante – , con la idea de que los países puedan cooperar, se puedan comprometer a ciertos estándares de mantenimiento de la dignidad de las personas que por una razón u otra están en movilidad. La realidad es que la historia de la humanidad es la historia de las migraciones y que ninguna persona, ninguna familia migra o deja su patria, sus pertenencias a veces, sus seres queridos, por voluntad propia. La gente que se mueve a otros países es porque tiene alguna carencia o alguna necesidad, porque huye de un conflicto, porque huye de la escasez, porque huye de la falta de oportunidades.

Por lo tanto creo que Marrakech va a ser un potente mensaje de compromiso en favor de los derechos de las personas migrantes. La migración debe ser vista como algo natural y el aporte de los migrantes es un aporte que probadamente se ha visto en favor de las economías, en favor del enriquecimiento cultural de distintas sociedades. Así es que tenemos mucho optimismo de que Marrakech será un gran momento. Si Marrakech sirve para que el Pacto Global sea unánime y que todos los países del mundo lo acompañen, qué mejor. Si hay países que con todo derecho deciden no acompañar el Pacto, eso también debe respetarse, porque la ONU es un lugar para consensos, para acuerdos, pero también para respetar los disensos y las diferencias.

En ese sentido, ¿piensa que su empeño por el multilateralismo podría efectivamente ayudar?

R.- Definitivamente. Estoy convencida – y muchas personas, muchos líderes y lideresas alrededor del mundo están convencidos – de que el multilateralismo, las Naciones Unidas, no somos una opción. Sino que somos la única manera de enfrentar los problemas comunes que tiene la humanidad que requieren de una acción colectiva, de compromisos y responsabilidades compartidas.

Esto es evidente cuando hablamos del cambio climático, cuando hablamos de los refugiados. Hay más de 28 millones de refugiados alrededor del mundo, hay cerca de 70 millones de personas en movilidad: requieren respuestas y compromisos compartidos.

Los temas comunes a la humanidad, como el tema de la inseguridad, de la guerra, de las grandes enfermedades, de la desaparición de la biodiversidad, de la contaminación de los océanos, tienen una sola forma de ser abordados y es a través de un esfuerzo colectivo, y la casa de ese esfuerzo colectivo son las Naciones Unidas. Por eso es que el multilateralismo debe estar más vigente que nunca y debe ser fortalecido con mayor compromiso político y mayor decisión.

Sobre la revitalización de la Asamblea, usted afirmó que cambiar los métodos de trabajo ayudarán a acercar la Asamblea a la gente. ¿Puede darnos un ejemplo de cambio?

R.- Por ejemplo, creo que la opinión pública, la gente común, tiene una idea de lo que son las Naciones Unidas: que es todo un aparato muy grande, pero no se traduce la acción cotidiana de las Naciones Unidas en el mejoramiento de la condición de vida personal y familiar de cada uno. Se sabe que la ONU y las Naciones Unidas es algo bueno, que hacen bien, que están en las zonas de conflicto, que atienden a las personas que tienen hambre, a los refugiados. Pero no hay ese “valor”, esa “traducción” del trabajo de Naciones Unidas a la vida de las personas. Eso se hace mejorando la comunicación. Hay un esfuerzo para comunicar mejor y de manera más oportuna: esa es una vía. Otra, también a través de la comunicación, es la de acercar la organización más a las personas y las personas a la organización, con una mayor participación de la sociedad civil organizada, de los grupos ciudadanos y de los líderes locales al trabajo que hace la ONU.

Un ejemplo concreto es que acabamos de adoptar una declaración política muy fuerte sobre el tema de la tuberculosis. Se trata del compromiso de 193 países que unen sus esfuerzos para prevenir la tuberculosis y compartir experiencias exitosas en tratamientos.

Otro puede ser cuando constatamos que casi la totalidad o la mayor parte de los alimentos son producidos por mujeres en las zonas rurales, y en pequeños y medianos emprendimientos, y ahí vamos a poner el esfuerzo: eso tiene un efecto directo en el combate a la desnutrición y en la mejora de las condiciones de vida de las personas más necesitadas.

También cuando -luego de la gran fuerza que estamos poniendo en una campaña contra los plásticos – países como Antigua y Barbuda decide prohibir los plásticos de un solo uso, siendo uno de los países pioneros junto con Kenia; los plásticos están matando la vida en los océanos y eso afecta directamente las fuentes de vida de los pescadores, de las comunidades que viven de la pesca.

Son cosas que no son de la gran burocracia ni de las grandes decisiones, sino temas que se deciden y que afectan la vida directa de las personas: lo que comen, su salud, su convivencia, su derecho a vivir en paz.

En la conclusión de su mandato dentro de un año, ¿qué querría poder decir sobre esta Asamblea?

R.- Primero, que la opinión pública en el mundo conoce de primera mano y mejor el trabajo de la ONU y que está más involucrada y conectada con el trabajo que hace la organización, una organización que transforma y mejora la vida de las personas. Segundo, que hay una convicción sobre la importancia del rol de las mujeres en la vida pública y en la vida política. Y tercero, quizá y si se puede, que la campaña mundial contra los plásticos haya mejorado la salud de los océanos y la salud de las personas. Eso requiere, por supuesto, un cambio en los patrones de consumo, pero también en los patrones de producción. Así es que si se logran estos pequeños cambios yo me sentiría muy satisfecha.

Entrevista completa a la Sra. Presidente de la 73ª Asamblea General de la ONU


Deja un comentario

Hoy 24, día anual de la ONU. Palabras del secret. gen. Guterres

Guterres: Pese a los obstáculos, nunca nos damos por vencidos

ACNUR/Shabia Mantoo
Personal del ACNUR conversa con líderes comunitarios y autoridades locales en el campamento para personas desplazadas de Dharawan afuera de Saná, en Yemen.

24 Octubre 2018

Con motivo del Día de las Naciones Unidas, el Secretario General recordó que la Carta de la Organización representa “los sueños y esperanzas” de los pueblos del mundo. El mismo día hace 60 años y en medio del contexto de la Guerra Fría, el violonchelista Pau Casals también destacó el papel de la ONU en la búsqueda de la paz.

António Guterres, recordó este miércoles que el Día de las Naciones Unidas, que se celebra cada 24 de octubre, sirve para conmemorar el aniversario de la Carta de la Organización.

“El documento de referencia en el que se plasman las esperanzas, los sueños y las aspiraciones manifestadas por “nosotros, los pueblos”, dijo.

En su mensaje por la efeméride, Guterres destacó el esfuerzo  del personal de las Naciones Unidas “por dar un significado práctico a lo dispuesto en la Carta”. Y añadió: “A pesar de las dificultades y los obstáculos, nunca nos damos por vencidos”.

El titular de la ONU usó esa afirmación como un leitmotiv tanto cuando se refirió a que a pesar de que siguen creciendo las desigualdades, la Organización no se da por vencida en su lucha por reducirlas, o cuando afirmó que a pesar de que el cambio climático es más rápido que las medidas de respuesta, las Naciones Unidas no cejan en su empeño por combatirlo, porque la lucha contra ese fenómeno es el único camino posible.

También aseguró que la ONU no se dará por vencida ante las violaciones de los derechos humanos o la multiplicación de conflictos alrededor del mundo, porque “todos los hombres, las mujeres y todos los niños merecen vivir en paz”.

La ONU, la mayor esperanza de paz

“La confusión y el temor han invadido al mundo entero. El nacionalismo mal concebido, el fanatismo, los dogmas políticos y la falta de libertad y de justicia alientan la desconfianza y la hostilidad que agravan cada día más el riesgo que corremos, pero aun así todos los seres humanos desean la paz”.

Estas palabras que podrían corresponder a un discurso actual en defensa de la paz, las pronunció el célebre violoncelista español de Cataluña Pau Casals, durante el concierto por el Día de las Naciones Unidas que se celebró en 1958.

El renombrado músico consideraba hace 60 años que las Naciones Unidas constituían “la mayor esperanza de paz” y que era necesario otorgarles “toda la autoridad necesaria para que procedan en nuestro beneficio”.

Casals realizaba estas declaraciones en pleno periodo de la Guerra Fría, donde alertaba sobre el peligro nuclear y las consecuencias de una posible confrontación nuclear que daría lugar no solo a daños materiales irreparables, sino también “a la degradación moral y espiritual del hombre”.

Ante esta amenaza, abogaba por un movimiento global de protesta, liderado por mujeres, para la abolición de los ensayos nucleares y denunciaba la futilidad de las guerras.

En último lugar, destacó la importancia de la música como herramienta para “la comunicación y el entendimiento entre los hombres”, y propuso que durante el Día de las Naciones Unidas se interprete el “Himno a la Alegría” de la novena sinfonía de Beethoven como “una plegaria por la paz que todos esperamos y deseamos”.

Pau Casals es reconocido como uno de los mejores violonchelistas de todos los tiempos y fue el compositor del “Himno de las Naciones Unidas”. Además de su renombrada faceta como musico destacó su activismo en favor de la paz, la libertad y los derechos humanos.

El año 1971, el exsecretario General U-Thant le entregó la Medalla de la Paz de la ONU en agradecimiento por la defensa de esas causas.

Puede escuchar el díscurso íntegro de Pau Casals, en el siguinet enlace.


Deja un comentario

Grandes esperanzas sobre el futuro de Corea norte y sur.

“Corea del Norte está lista para abrirse al mundo”

El obispo surcoreano de Daejeon se muestra entusiasta por el acercamiento entre las dos coreas y asegura: “¡Cuánto sería bello que el Papa fuese a Pyonyang!”

Los obispos Bruno Forte y Lázaro You Heung-sik en la Oficina de Prensa de la Santa Sede

CONDIVIDI
1
0
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 11/10/2018
Ultima modifica il 11/10/2018 alle ore 16:28
ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

Corea del Norte está lista para abrirse al mundo, renunciar a las armas nucleares y transformarse en un “país nuevo”. Por eso, si el Papa llega a visitar ese país será “un paso gigantesco”, una gran contribución a la paz en la Península Asiática. Pero más allá del optimismo, para que se concrete una visita apostólica a Pyonyang hacen falta muchos pasos. Sobre todo que las autoridades permitan la permanencia de sacerdotes católicos, que ahora brillan por su ausencia en norcorea. Todas consideraciones de Lázaro You Heung-sik, obispo surcoreano de Daejeon.

 

Durante una conferencia en la sala de prensa del Vaticano, el clérigo (que participa estos días aquí del Sínodo de los Obispos) se mostró entusiasta por el acercamiento de las dos coreas y calificó este tiempo como “una nueva era”. “Hasta el año pasado todo el mundo hablaba de que iba a explotar la guerra en Corea, pero en este año, gracias al soplo del espíritu santo, la situación ha cambiado 180 grados”, constató.

Recordó que el punto de quiebre se dio durante los Juegos Olímpicos invernales de enero pasado en Pieonchang (Corea del Sur), en los cuales se forjó una nueva relación entre el sur y el norte. Además destacó el encuentro del 27 de abril entre los presidentes Moon Jae-in y Kim Jong-un. “Fue verdaderamente un gran éxito, yo lo miraba por televisión, lloraba, reía, no sabía cómo reaccionar. Jamás lo hubiese imaginado”, siguió.

 

También valoró positivamente las varias reuniones sostenidas -en los últimos meses- por Jong-un y el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. “Viendo esta situación yo creo que Corea del Norte está lista para abrir el país, es decir renunciar a las armas nucleares y hacer un país nuevo. Esto lo digo sabiendo tantas cosas, por vía directa e indirecta”, no dudó en arriesgar, hablando en italiano.

 

Más adelante reveló que, en septiembre pasado, el presidente Moon le dijo al mandatario del norte que si quería llevar a su pueblo a “entrar en el mundo”, quizás el mejor modo de hacerlo sería invitando al Papa Francisco a visitarlo. Kim Jong-un respondió afirmativamente entonces y por eso, hace unos días, el portavoz del jefe de Estado surcoreano anticipó que si el pontífice viajase a Pyonyang sería recibido con una calurosa bienvenida.

 

“Ahora, el 18, mi presidente se reunirá con el santo padre. Sólo escuchando esta noticia pensé: ¡Cuánto sería bello que el Papa fuese a Pyonyang! Pero en realidad se necesitan dar muchos pasos antes. Entiendo que la visita sería, ante todo, pastoral. Pero de ser así algunas cosas de Corea del Norte deberían cambiar. Por ejemplo, ahora no hay presencia de sacerdotes en Corea del Norte, sería necesario que, al menos, hubiese sacerdotes y también cierta libertad religiosa”, señaló Heung-sik.

 

El próximo jueves, Francisco recibirá en audiencia privada a Moon Jae-in en el Vaticano y un día antes, por la tarde del 17 de octubre, el presidente participará de una misa “por la paz en la Península Coreana” celebrada por el cardenal secretario de Estado de la Santa Sede, Pietro Parolin, en la Basílica de San Pedro. Esa visita, enmarcada en una gira por varios países europeos del presidente surcoreano, será la ocasión para transmitir la invitación al Papa para que viaje pronto a Pyonyang.

 

Más adelante, el obispo Lázaro You Heung-sik aseguró que sabe cuánto del Papa reza por la unidad de Corea y evocó sus varias intervenciones públicas pidiendo la paz en la Península. Reconoció que entre los jóvenes surcoreanos existe miedo por el impacto que tendría en su país, a nivel económico, la ayuda a Corea del Norte. Precisó que muchos de ellos piensan que se empobrecerán y perderán puestos de trabajo.

 

Pero el clérigo sostuvo que, más allá de ese miedo, muchas cosas pueden hacer ambas partes y por eso la Iglesia está promoviendo un clima de encuentro. “Este es nuestro rol”, indicó. Y sentenció: “Si el Papa fuese allá daría un paso gigantesco, un paso cualitativo para la paz en la Península Coreana y Corea del Norte entraría a la comunidad internacional como un país normal”.

 

El obispo de Daejeon también se refirió al reciente acuerdo provisional para el nombramiento de obispos firmado entre la Santa Sede y la República Popular de China. Confesó haberse quedado “contentísimo” al saber la novedad y recordó que ya desde tiempos del Papa Juan Pablo II y después Benedicto XVI, los papas rezaron mucho por ese entendimiento.

 

“Cuando supe la noticia me conmoví. También viniendo a Roma pude constatarlo al encontrar a estos dos obispos chinos, junto con un sacerdote, que participaron en el Sínodo”. Reveló que con ellos instauró una relación cercano y los considera “hermanos a amar”.

 

Y estableció: “Ellos me trataron como si fuera un hermano mayor, nos intercambiamos nuestras direcciones, seguramente pronto iré donde ellos viven o ellos vendrán a mi casa. Son iguales a todos los demás. No sabemos lo que ocurrirá políticamente pero esta gracia permanecerá, seguirá adelante, estoy seguro que dará muchos frutos buenos para la China y el mundo”.