Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Liberia: hoy ha concluído la misión de la UNMIL (ONU)

Concluye oficialmente la Misión de las Naciones Unidas en Liberia

ONU/Albert Gonzalez Farran
Miembro de la Misión de la ONU en Liberia comparte con una niña en el campamento de Steward, antes de terminar su mandato.

30 Marzo 2018

El Secretario General de la ONU acogió con satisfacción el fin exitoso del mandato de la UNMIL, que oficialmente cerró sus puertas hoy, y felicitó al pueblo y al Gobierno del país de África occidental por superar la crisis y el conflicto.

En una declaración emitida por su portavoz, António Guterres elogió los esfuerzos continuos de las autoridades por mantener a Liberia en el camino de la paz y el desarrollo sostenible.

El titular de la ONU además agradeció las contribuciones de todos los socios internacionales al proceso de paz liberiano a través de los años, particularmente a la Comunidad Económica de Estados de África occidental (ECOWAS), cuyos cascos verdes sentaron las bases para las fuerzas de paz de la ONU en Liberia antes del establecimiento de la Misión en 2003.

Guterres también aplaudió la excelente dirección de su representante especial para Liberia, Farid Zarif, y agradeció a todos los líderes anteriores de la Misión y a todo el personal uniformado y civil que prestó servicios.

“El Secretario General expresa su profundo respeto por la memoria de los 202 soldados de mantenimiento de la paz que perdieron sus vidas en el servicio durante los casi 15 años que la Misión se desplegó en Liberia”, dijo Guterres expresando su gratitud a todos los países que aportan contingentes y fuerzas de policía.

El Secretario General aseguró que la ONU continuará comprometida a apoyar el proceso de reforma liderado por el gobierno “con miras a asegurar que la paz lograda pueda ser sostenida y el país y su pueblo continúen para progresar y prosperar”.

Liberia, el primer país independiente de África, disfrutó de casi un siglo y medio de estabilidad antes de caer en el caos, soportando dos devastadoras guerras civiles entre 1989 y 2003.

Más de un cuarto de millón de liberianos fueron asesinados y casi un tercio de la población fue desarraigada.

El Consejo de Seguridad de la ONU estableció la misión de mantenimiento de la paz para Liberia en octubre de 2003, ya que la violencia persistió incluso después de que las partes enfrentadas acordaron un alto el fuego y un plan para la reconstrucción política.

Anuncios


Deja un comentario

Motivos de preocupación en las tensiones actuales en el mundo. ONU

Guterres: El mundo vive una situación parecida a la de la Guerra Fría

ONU/Eskinder Debebe
Encuentro del Secretario General con los medios de comunicación en la sede de la ONU en Nueva York.

29 Marzo 2018

El Secretario General de la ONU observa, no obstante, dos diferencias sustanciales: el aumento de interlocutores relativamente independientes que desempeñan un papel importante en muchos de los conflictos y el desmantelamiento de los mecanismos de control y comunicación que surgieron durante aquel período.

El titular de la ONU hizo esas reflexiones este jueves de António Guterres ante una pregunta sobre la próxima expulsiónpor parte de Estados Unidos de doce diplomáticos de la Misión de la Federación de Rusia ante las Naciones Unidas.

Ante la ausencia de esos instrumentos que servían para monitorear e informar sobre la escalada de incidentes y el incremento de tensiones, el Secretario General advirtió que ha llegado la hora “de tomar precauciones”, que sirvan para garantizar una comunicación eficaz y ayuden a evitar la proliferación de las crisis.

Reunión entre las Coreas

Anteriormente, Guterres fue Interrogado sobre el papel que representó la visita del secretario general adjunto para Asuntos Políticos, Jeffrey Feltman, a la República Popular Democrática de Corea y el reciente anuncio de la cumbre programada para el 27 de abril entre el régimen de Pyongyang y Corea del Sur.

En primer lugar, el titular de la ONU definió los recientes acontecimientos como alentadores.  A continuación, destacó que durante la visita de Feltman quedó muy clara la necesidad de reemprender el diálogo entre los dos países asiáticos, y también entre Corea del Norte y Estados Unidos, con el objetivo de buscar la desnuclearización pacífica de la Península de Corea.

Durante su estancia en los Juegos Olímpicos de PyeongChang, Guterres animó a la delegación norcoreana y al presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, a llevar a cabo esos encuentros en la medida de lo posible.

Finalmente, destacó su satisfacción por la reciente visita del dirigente de la República Popular Democrática de Corea, Kim Jong-un, a China, y manifestó la importancia de esa nación como una parte muy importante para lograr una solución de ámbito regional.


Deja un comentario

La amenaza nuclear y la Santa Sede

El fantasma de una nueva “Guerra Fría” y la respuesta del Papa

Mientras el escenario internacional parece revivir un ambiente propio de la Guerra Fría, con amenazas nucleares y controversias a distancia entre las potencias, un acreditado diplomático de la Santa Sede habla de las preocupaciones del Papa Francisco

El fantasma de una nueva “Guerra Fría” y la respuesta del Papa  (Foto: LaPresse)

14
0
Pubblicato il 20/03/2018
Ultima modifica il 20/03/2018 alle ore 11:18
ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

“Tengo miedo de una guerra nuclear. Estamos al límite”. La confesión de Francisco sigue intacta, desde que pronunció esas palabras en enero pasado. El Papa teme un conflicto global y sus preocupaciones están bien motivadas. Todo esto, mientras el escenario internacional parece revivir los fantasmas de la Guerra Fría. En entrevista con el Vatican Insider, uno de los diplomáticos pontificios más acreditados habla de la respuesta de la Santa Sede ante la amenaza atómica

 

Durante 13 años, entre 2003 y 2016, Silvano Tomasi se desempeñó como observador permanente de la Sede Apostólica en la Oficina de las Naciones Unidas de Ginebra. Desde allí jugó un rol clave en el apoyo a un reciente tratado contra la tenencia y uso de las armas nucleares, el primero en su tipo. Se convirtió en un experto en la materia, incluso cuando fue secretario delegado del Pontificio Consejo Justicia y Paz del Vaticano.

 

El Papa ya se manifestó su alerta por la posibilidad real de que explote un conflicto nuclear advirtiendo que “hemos llegado al límite”. ¿De dónde surge esa preocupación?

La preocupación del Papa está bien motivada, en los últimos tiempos se han dado cambios, una evolución en la situación mundial especialmente con la crisis en la Península Coreana, con Corea del Norte que amenaza con usar, mediante misiles, cabezas atómicas. Esta preocupación específica sumado al intento de otros países de construir bombas atómicas como sus instrumentos de defensa o de ataque, ha verdaderamente creado una tensión nueva en el tablero mundial.

 

¿Los esfuerzos constantes por el desarme no han dado resultado?

El tratado de no-proliferación (de armas nucleares) no ha sido respetado, existen países nuevos que tienen la bomba atómica, no sólo Pakistán, Israel, India. La bomba ya no está limitada al grupo inicial de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sino que el número se ha duplicado. Con la multiplicación de países que tienen estas armas ha crecido el riesgo de errores técnicos o de decisiones políticas erradas que puedan llevar al uso de una cabeza nuclear que genera una cadena de respuesta que corre el riesgo de destruir el planeta, incluso. Aunque no se habla tanto del riesgo de las bombas atómicas como en tiempos de la guerra fría, hoy el riesgo real existe y el Papa querido llamar la atención mundial justamente sobre este fenómeno.

 

¿Estamos volviendo al ambiente proprio de la Guerra Fría? ¿Otra vez se piensa que estas armas pueden hacer la diferencia en la política internacional?

La doctrina de la amenaza se aplica hoy todavía, por desgracia. Se pensaba que con el final de la Guerra Fría ya no había necesidad de establecer una relación entre los Estados basado sobre la amenaza de la destrucción recíproca. No es humano y no es civil que las relaciones sean fundadas sobre el miedo y la amenaza continua de destrucción de parte de uno y otro. Esto no es humano y es por esta razón que la Santa Sede y el Papa Francisco en especial insisten que no sólo el uso de la bomba atómica no es éticamente aceptable porque golpea indiscriminadamente objetivos militares, civiles, personas inocentes y provoca daños que no son controlables por nadie.

 

¿Cuál es la posición de la Santa Sede con respecto a las armas nucleares?

La posesión de las armas nucleares se ha convertido en éticamente inaceptable, porque si un Estado posee estos medios de destrucción quiere decir que tiene algún programa para usarlos y, además, expone a la familia humana al riesgo de un error técnico que haga explotar una bomba o un error político que provoque reacciones igualmente desastrosas. El tratado (suscrito por la ONU) en julio pasado, que prohíbe el uso y la posesión de las armas nucleares, es un paso en la dirección justa, aunque hará falta tiempo para que sea ratificado por todos. Los países tenedores no participaron en su formulación, pero fue firmado por 122 países mostrando la voluntad de la familia humana de no depender de estos instrumentos de destrucción de masa.

 

Pero antes, la Santa Sede no condenaba abiertamente la tenencia y sí el uso, ¿hubo una mutación en la postura?

Se ha dado una evolución en el pensamiento y en la doctrina social de la Iglesia en lo que respecta a la guerra. Partimos con Cicerón, incluso antes de Cristo, con el concepto de la guerra justa. Se daban argumentos para decir que la guerra era justa si existían motivos razonables. Después San Agustín y Santo Tomás de Aquino teorizaron teológicamente la justificación de la guerra justa. De hecho, llegamos ahora a la conclusión que la solución de los problemas no debe darse a través de la violencia sino mediante el diálogo, por lo cual tenemos la visita de Pablo VI a la Organización de las Naciones Unidas y su grito, que quedó en la historia: Nunca más la guerra.

 

¿Es mero pacifismo?

Sabemos que cuando iniciamos el uso de la violencia abrimos la puerta a consecuencias imprevisibles, que hacen daño a personas inocentes, que crean problemas, que van contra el bien común, y por lo tanto el camino para resolver las diferencias y para mantener relaciones dignas entre los Estados es el diálogo. Debemos verdaderamente reflexionar y trabajar para que el conflicto no se convierta en violencia que al final son las familias, las personas y los individuos, los niños, los que pagan el precio de esta violencia. El camino de la violencia no paga.

 

En tiempos de la Guerra Fría existió el famoso “teléfono rojo”, que era una especie de metáfora para mostrar que entre Moscú y Washington existía un último recurso para evitar el conflicto global. ¿Hoy existe algo similar?

Hoy los países comunican a través de varios medios, existe el sistema diplomático de los embajadores, las comunicaciones directas entre los jefes de Estado. Si se tiene una mínima buena voluntad, las opciones para comunicar se pueden encontrar. El problema es siempre la voluntad política para asegurar que se respete la dignidad de las personas y los Estados, no basándose en el miedo sino en la confianza. Es una estrategia difícil porque la amenaza del más fuerte parece imponerse más inmediatamente, pero el camino maestro para el futuro y la convivencia pacífica es el diálogo. Por eso la Santa Sede y la doctrina social de la Iglesia insisten constantemente en la importancia de dar prioridad al diálogo no sólo entre las personas, sino también entre los países, para evitar la violencia que hace pagar a los inocentes el costo del conflicto.

 

¿La Santa Sede puede mediar? ¿Qué hace al respecto?

La Santa Sede es muy activa en la búsqueda de la paz, mediante una diplomacia multilateral que ha desarrollado de manera muy visible, desde el final de la II Guerra Mundial hasta hoy. Está empeñada –sobre todo- en el campo de facilitar el diálogo, de prevenir las crisis violentas que hacen daño a las personas y a las familias, para nada responsables de las grandes decisiones. La voz del santo padre es escuchada, continuamente nos recuerda que el camino para el futuro es el de una convivencia pacífica y no el uso de la fuerza.


Deja un comentario

Posible encuentro USA-Corea Norte causa satisfacción en la ONU

El Secretario General, “alentado” ante reunión entre EEUU y Corea del Norte
ONU/Manuel Elias
El portavoz de la ONU, Stéphane Dujarric.

9 Marzo 2018

El Gobierno de Estados Unidos confirmó que está listo para una cumbre en mayo con el líder norcoreano Kim Jon-Un.

El Secretario General se siente alentado por el anuncio de un acuerdo entre los Estados Unidos y la República Popular de Corea para celebrar una cumbre en mayo, declaró el portavoz de las Naciones Unidas este viernes.

“El Secretario elogia el liderazgo y la visión de todos los interesados y reitera su apoyo a todos los esfuerzos hacia la desnuclearización pacífica de la Península de Corea de conformidad con las resoluciones del Consejo de Seguridad”, dijo Stéphane Dujarric durante su encuentro diario con la prensa.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró el jueves que está listo para reunirse con el mandatario de Corea del Norte, Kim Jong-Un.

Según el Gobierno de Corea del Sur, el líder norcoreano se comprometió con la desnuclearización y la suspensión de los ensayos nucleares.

La reunión sucede tras las múltiples sanciones del Consejo de Seguridad

Los quince miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas votaron en diciembre de 2017 a favor de una resolución que busca impedir que Corea del Norte siga con su programa nuclear.

Esas sanciones, las terceras de 2017, se aprobaron un mes después de que el país asiático lanzara un misil balístico intercontinental que acabó en el mar de Japón.

Los Estados Miembros decidieron imponer presiones económicas para llevar a las autoridades de Pyongyang a paralizar su programa nuclear y de construcción de misiles.

De acuerdo con el texto aprobado, los Estados Miembros no puede comprar, directamente o indirectamente, los productos de Corea del Norte y tienen que expulsar a los trabajadores norcoreanos, que representan una fuente de divisas para el país.


Deja un comentario

Corea: juegos olímpicos de invierno. Satisfacción en la ONU

El espíritu olímpico es el símbolo más importante de la paz en el mundo

El Secretario General durante su participación en en el foro inaugural de compromiso global y empoderamiento sobre desarrollo sostenible, celebrado en la Universidad de Yonsei en Seúl. Foto: ONU Mark Garten

09 de febrero, 2018 — António Guterres hizo las declaraciones este viernes antes de la inauguración de los juegos, durante un almuerzo con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-In.

Estamos completamente comprometidos a apoyar todos los esfuerzos para que se lleven a cabo discusiones serias con el objetivo de la desnuclearización de la Península de forma pacífica, en el contexto de un acuerdo de seguridad regional en el cual todas las partes puedan sentirse cómodas”, dijo.

Más temprano, Guterres se dirigió a la prensa después de una reunión con el presidente del Comité Olímpico, Thomas Bach, a quien le expresó su admiración por la “excepcional” organización del evento.

El Secretario aseguró que a pesar de su relevancia geográfica este año en la península de Corea, el mensaje de paz de los juegos olímpicos, no es local, sino universal.

“El espíritu olímpico es el símbolo más importante de la paz en el mundo de hoy. Permite a las personas de todo el planeta estar juntas y respetarse mutuamente, afirmando los valores de tolerancia y compresión mutua”, expresó.

Bach agradeció la presencia del Secretario General en los Juegos y aseguró que ambas organizaciones están disfrutando de una “excelente cooperación”.

La ONU lleva la antorcha olímpica

La mañana del viernes la antorcha olímpica llegó a Pyeongchang en manos de Choi Seung Hung, el niño de 15 años que cantó el himno de Corea del Sur en el cierre de los Juegos de Sochi, en 2014.

El símbolo fue entregado al presidente Bach, quien a su vez la compartió con el presidente de la Asamblea General de la ONU, Miroslav Lajcak, quien corrió con él a través de las calles del resort Alpensia, donde se llevará a cabo la competencia del icónico salto de esquí.

“La antorcha olímpica es un símbolo de paz, un símbolo de juventud, un símbolo del deporte de la comunicación, de tradición y de esperanza. Es probablemente el mejor de los símbolos en este momento que vive el mundo”, dijo al equipo de comunicaciones del Comité Olímpico.

Lajcak reiteró la importancia de la Tregua Olímpica, y aseguró estar muy complacido de poder mantener esa tradición, que data de la antigua Grecia.

Además, aseguró que el deporte y la diplomacia tienen mucho en común, ya que ambos buscan mantener la paz y unir a las personas.

Guterres aboga por los Objetivos de Desarrollo Sostenible en Seúl

El jueves, antes de partir hacia Pyeongchang, el Secretario General de la ONU y el presidente de la Asamblea participaron en el foro inaugural de compromiso global y empoderamiento sobre desarrollo sostenible, celebrado en la Universidad de Yonsei en Seúl.

António Guterres destacó la importancia de la colaboración para transformar los Objetivos de Desarrollo Sostenible en beneficios para toda la humanidad y pidió a todos los sectores de la sociedad que se involucren activamente en este esfuerzo. Además, subrayó que los esfuerzos para implementar la Agenda 2030 deben ir más allá de los esfuerzos diplomáticos y programas gubernamentales.

“La sociedad civil, la academia y el sector privado, todos tienen que movilizarse para encontrar los recursos necesarios para alcanzar los Objetivos”, dijo.

Guterres y Lajcak también se reunieron con el ex Secretario General Ban-Ki Moon y con el Primer Ministro de Corea, Lee Nak-yon, así como con numerosos atletas que participan en los Juegos Olímpicos.


Deja un comentario

Mensaje del Papa al Forum economico mundial de Davos (Suiza) (23-26 enero 2018)

Sala stampa della Santa Sede
To Professor Klaus Schwab
Executive Chairman of the World Economic Forum
I am grateful for your invitation to participate in the World Economic Forum 2018 and for your desire to include the perspective of the Catholic Church and the Holy See at the meeting in Davos.  I thank you also for your efforts to bring this perspective to the attention of those gathered for this annual Forum, including the distinguished political and governmental authorities present and all those engaged in the fields of business, the economy, work and culture, as they discuss the challenges, concerns, hopes and prospects of the world today and of the future.The theme chosen for this year’s Forum – Creating a Shared Future in a Fractured World – is very timely.  I trust that it will assist in guiding your deliberations as you seek better foundations for building inclusive, just and supportive societies, capable of restoring dignity to those who live with great uncertainty and who are unable to dream of a better world.
At the level of global governance, we are increasingly aware that there is a growing fragmentation between States and Institutions.  New actors are emerging, as well as new economic competition and regional trade agreements.  Even the most recent technologies are transforming economic models and the globalized world itself, which, conditioned by private interests and an ambition for profit at all costs, seem to favour further fragmentation and individualism, rather than to facilitate approaches that are more inclusive.
The recurring financial instabilities have brought new problems and serious challenges that governments must confront, such as the growth of unemployment, the increase in various forms of poverty, the widening of the socio-economic gap and new forms of slavery, often rooted in situations of conflict, migration and various social problems.  “Together with this, we encounter certain rather selfish lifestyles, marked by an opulence which is no longer sustainable and frequently indifferent to the world around us, and especially to the poorest of the poor.  To our dismay we see technical and economic questions dominating political debate, to the detriment of genuine concern for human beings.  Men and women risk being reduced to mere cogs in a machine that treats them as items of consumption to be exploited, with the result that – as is so tragically apparent – whenever a human life no longer proves useful for that machine, it is discarded with few qualms” (Address to the European Parliament, Strasbourg, 25 November 2014).
In this context, it is vital to safeguard the dignity of the human person, in particular by offering to all people real opportunities for integral human development and by implementing economic policies that favour the family.  “Economic freedom must not prevail over the practical freedom of man and over his rights, and the market must not be absolute, but honour the exigencies of justice” (Address to the General Confederation of Italian Industry, 27 February 2016).  Economic models, therefore, are also required to observe an ethic of sustainable and integral development, based on values that place the human person and his or her rights at the centre.
“Before the many barriers of injustice, of loneliness, of distrust and of suspicion which are still being elaborated in our day, the world of labour is called upon to take courageous steps in order that ‘being and working together’ is not merely a slogan but a programme for the present and the future” (Ibid.).  Only through a firm resolve shared by all economic actors may we hope to give a new direction to the destiny of our world.  So too artificial intelligence, robotics and other technological innovations must be so employed that they contribute to the service of humanity and to the protection of our common home, rather than to the contrary, as some assessments unfortunately foresee.
We cannot remain silent in the face of the suffering of millions of people whose dignity is wounded, nor can we continue to move forward as if the spread of poverty and injustice had no cause.  It is a moral imperative, a responsibility that involves everyone, to create the right conditions to allow each person to live in a dignified manner.  By rejecting a “throwaway” culture and a mentality of indifference, the entrepreneurial world has enormous potential to effect substantial change by increasing the quality of productivity, creating new jobs, respecting labour laws, fighting against public and private corruption and promoting social justice, together with the fair and equitable sharing of profits.
There is a grave responsibility to exercise wise discernment, for the decisions made will be decisive for shaping the world of tomorrow and that of future generations.  Thus, if we want a more secure future, one that encourages the prosperity of all, then it is necessary to keep the compass continually oriented towards “true North”, represented by authentic values.  Now is the time to take courageous and bold steps for our beloved planet.  This is the right moment to put into action our responsibility to contribute to the development of humanity.
I hope, therefore, that this 2018 meeting of the World Economic Forum will allow an open, free, and respectful exchange, and be inspired above all else by the desire to advance the common good.
In renewing my best wishes for the success of the meeting, I willingly invoke upon you and all participating in the Forum the divine blessings of wisdom and strength.
From the Vatican, 12 January 2018