Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

La paz en el mundo y la tutela de los derechos humanos.

Consejo de Seguridad debate, por primera vez, sobre violaciones de derechos humanos

El Secretario General, António Guterres, informa al Consejo de Seguridad. Foto: ONU/Evan Scheneider

Share

18 de abril, 2017 — El Secretario General de la ONU afirmó este martes que la prevención es un recurso esencial para reducir el sufrimiento humano, la construcción de sociedades prósperas y estables y para permitir a las personas el alcance de su potencial pleno.

António Guterres participó en una reunión dedicada a analizar los vínculos entre el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, los derechos humanos y la prevención de los conflictos armados, impulsada por Estados Unidos, presidente durante abril del Consejo de Seguridad.

Al introducir el debate, el titular de la ONU destacó la importancia de que el Consejo participe también en la prevención de las guerras y subrayó que las violaciones de las garantías básicas constituyen a menudo señales tempranas de las crisis.

Guterres mencionó las distintas iniciativas que el Consejo ha tomado para la prevención y el respeto de los derechos humanos e ilustró cómo las misiones de paz han recibido gradualmente importantes mandatos de derechos humanos y protección de civiles.

“Nuestro mundo enfrenta desafíos de paz y seguridad sin precedentes que resultan de la falta de prevención y de la insuficiente implementación de las obligaciones de derechos humanos, incluyendo los derechos sociales y económicos”, dijo el Secretario General quien recordó que las consecuencias de esta realidad para las personas, los Estados y la humanidad están siendo sentidas por decenas de millones y por regiones enteras.


Deja un comentario

ONU: satisfacción por las ayudas a favor de Siria aprobadas en la Conferencia internacional de Bruselas.

Donantes internacionales comprometen 6.000 millones de dólares para Siria

En Alepo, en Siria, familias desplazadas se refugian en un jardín de niños en el oeste de la cuidad. Foto: UNICEF/Khuder Al-Issa

05 de abril, 2017 — Naciones Unidas aplaudió el compromiso de la comunidad internacionales con el fortalecimiento de la ayuda humanitaria en Siria. Al concluir la Conferencia de Bruselas, 41 de esos donantes prometieron 6.000 millones de dólares para esas tareas en 2017.

La Conferencia sobre el Futuro de Siria, celebrada en Bruselas, concluyó este miércoles con un claro compromiso internacional para seguir respondiendo a la crisis en ese país.

Esto, a través del apoyo a la financiación para la ayuda humanitaria, la protección y la construcción de resiliencia para las personas necesitadas.

También contempla la ayuda a los países vecinos que asumen la pesada carga de los efectos de la crisis.

Según, la Oficina de Coordinación de Ayuda Humanitaria (OCHA) 41 donantes de entre los 70 que asistieron a la reunión prometieron un total de 6.000 millones de dólares para 2017 para apoyo inmediato y otros 3.700 millones a largo plazo con miras a 2018.
La Conferencia fue auspiciada por la Unión Europea en conjunto con Naciones Unidas, Gran Bretaña, Alemania, Kuwait, Noruega y Qatar.


Deja un comentario

Bruselas: conferencia por la paz. Comentario de Amn. Int.

Cómo pueden los ministros y ministras de la Conferencia de Bruselas apoyar la justicia en Siria

Por Leen Hashem, investigadora de Amnistía Internacional, 5 de abril de 2017

Los ministros, ministras y representantes de más de 70 países y organizaciones humanitarias se han dado cita hoy en Bruselas para asistir a la conferencia “Apoyar el futuro de Siria y su región”. El objetivo principal de esta conferencia es recabar fondos y ayuda adicionales para la población siria tanto dentro de Siria como en países adyacentes, y hablar sobre la reconstrucción del país “una vez esté consolidada una transición política verdaderamente integradora”.

Aunque resulta esperanzador que la comunidad internacional se reúna para apoyar a la población siria que, huyendo de la violencia, se ha refugiado en países vecinos de acogida, no hay que olvidar que ésta continúa enfrentándose a graves obstáculos, entre ellos restricciones al acceso a servicios de salud, empleo y medidas de protección. Para garantizar los derechos de la población refugiada siria, es preciso un reparto real de responsabilidades entre la comunidad internacional, que garantice financiación para la protección de la población refugiada e incremente en buena medida las plazas de reasentamiento y otras vías de admisión.

Además del debate de la comunidad internacional sobre la “asistencia posterior al acuerdo” y la reconstrucción de Siria, ésta tiene también otras responsabilidades con la población siria, como la de garantizar justicia y reparaciones a las víctimas de crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad.Actualmente, seis años después del comienzo de la crisis siria, las partes en conflicto continúan cometiendo violaciones y abusos graves de derechos humanos, incluidos crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad. Hasta la fecha, no ha habido justicia para las víctimas. Las fuerzas del gobierno sirio, con el apoyo de Rusia, han atacado y bombardeado a civiles causando miles de muertos y heridos; han impuesto asedios prolongados a zonas civiles; han sometido a decenas de miles de personas a desaparición forzada y a ejecuciones extrajudiciales; y han infligido torturas y otros malos tratos de forma sistemática a personas detenidas, causando incontables muertes bajo custodia. Asimismo, los grupos armados han bombardeado y asediado, de manera indiscriminada, zonas predominantemente civiles y han perpetrado secuestros, torturas y ejecuciones sumarias.Estos crímenes no pueden quedar impunes. Las víctimas y sus familias tienen derecho a verdad, justicia y reparación.


Los Estados y entidades presentes en la Conferencia de Bruselas —y sobre todo los que la presiden, es decir, la Unión Europea, Alemania, Noruega, Kuwait, Qatar y Reino Unido— deben promover la justicia para la población siria, tomando a tal fin las siguientes medidas, entre otras:

  • Garantizar que, en las conversaciones de paz, en las posibles resoluciones políticas y en la asistencia posterior al acuerdo se tenga en cuenta la necesidad de justicia, rendición de cuentas y reparación para las víctimas de crímenes de guerra.
  • Garantizar que los distintos tribunales nacionales puedan ejercer la jurisdicción universal y la ejerzan efectivamente para investigar los crímenes de guerra y los crímenes de lesa humanidad cometidos en Siria.
  • Apoyar el Mecanismo Internacional, Imparcial e Independiente establecido por la Asamblea General de la ONU el 21 de diciembre de 2016 para investigar los crímenes de guerra —de conformidad con el derecho internacional— cometidos en Siria, y colaborar con él.
  • Apoyar y reivindicar públicamente justicia y reparaciones para las víctimas y sus familias, tanto dentro como fuera de Siria.

Si la comunidad internacional no se compromete seriamente con la justicia y la rendición de cuentas en Siria, seguirán impunes los crímenes de derecho internacional perpetrados, y será difícil alcanzar una paz duradera basada en la justicia.


1 comentario

Conferencia de Bruselas sobre el futuro de Siria.

Guterres: Ha llegado “la hora de la verdad” para apoyar a Siria

Conferencia en Bruselas sobre Siria. El Secretario General acompañado de Federica Mogherini, alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores. Foto: ONU/ Christophe Verhellen

05 de abril, 2017 — Los horrendos eventos del martes en Siria demuestran que los crímenes de guerra están ocurriendo en ese país y que las leyes humanitarias siguen siendo violadas con frecuencia, afirmó este miércoles el Secretario General de la ONU.

En declaraciones durante la Conferencia de Bruselas sobre el Futuro de Siria, que reúne a cientos de donantes internacionales de la ayuda humanitaria, António Guterres recordó que ha existido una constante demanda de rendición de cuentas ante esos crímenes.

A su vez, dijo Guterres, esos incidentes demuestran la importancia de conferencias como la de Bruselas para lograr consenso internacional y ejercer presión sobre las partes en conflicto.

El objetivo es, dijo el Secretario General, que hagan a un lado sus diferencias y comprendan que existe una necesidad fundamental de poner fin a la horrenda guerra, además de asegurar la implementación de un cese al fuego y conversaciones de paz sustantivas que avancen hacia una solución política.

“Apelo a las partes del conflicto y a todos aquellos con influencia sobre estos, a poner a un lado sus diferencias y entender que esta guerra es antes que nada una inmensa tragedia para el pueblo sirio, además tiene un efecto perjudicial y desestabilizante en toda la región y se está constituyendo en un foco que alimenta la nueva amenaza de un terrorismo global”, dijo.

“Nadie está ganando la guerra”, subrayó Guterres. “Todos la están perdiendo y nos pone en riesgo a todos”, enfatizó.

Naciones Unidas solicita a los donantes reunidos en Bruselas que apoyen el Plan de Respuesta Humanitaria coordinado por la ONU y que fue presentado a principios de este año. Ese Plan pide 3.400 millones de dólares en 2017 para las tareas al interior de Siria y establece cómo trabajarán los diferentes socios humanitarios para ayudar a 13 millones de sirios dentro del país.

Este Plan ha recibido, en lo que va del año, solamente un 49% de los fondos requeridos, y, el plan para los refugiados de la región ha recibido el 62% de financiación.

Dentro de Siria, cuatro de cada cinco personas vive en pobreza, la mitad de ellos en extrema pobreza, recordó Guterres. El Secretario General también explicó que fuera de Siria, la ayuda humanitaria es insuficiente para los refugiados en los países vecinos. Por ejemplo, señaló que más del 90% de los refugiados en campamentos en Jordania vive debajo de la línea de pobreza.

“Esta Conferencia debe señalar la hora de la verdad, cuando la comunidad internacional tome pasos decisivos para aumentar su apoyo a las víctimas del conflicto sirio, y para los países vecinos que proveen un amparo seguro para millones de refugiados”, afirmó Guterres.

El objetivo de la Conferencia, auspiciada por la Unión Europea en conjunto con Naciones Unidas, Gran Bretaña, Alemania, Kuwait, Noruega y Qatar, es recaudar fondos para esta causa y apoyar los esfuerzos para alcanzar una solución política duradera a la guerra.

La prioridad es el pueblo sirio, dijo Moguerini de la UE

La alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini sostuvo, por su parte, que aunque parezca ingenuo pretender que la ayuda humanitaria es inservible en estos momentos, millones de sirios que viven gracias a ese apoyo piensan que es algo imperativo.

“Nuestro primer objetivo de trabajo hoy es apoyar a los sirios al interior de Siria y en los países vecinos para ayudar a los sobrevivientes. Las personas necesitadas, como las más vulnerables, los niños y las mujeres, no pueden esperar que la guerra se resuelva. Necesitan nuestra ayuda ahora mismo”, declaró la política italiana.

Mogherini dijo que la Unión Europea pretende seguir siendo el principal donante humanitario y que proporcionará 560 millones de euros en 2018 para Siria, Líbano y Jordania.


Deja un comentario

Congo: las tropas ONU seguirán en el Congo hasta 2018.

Las tropas de la ONU seguirán en la República Democrática del Congo hasta 2018

Miembros de la MONUSCO en la provincia de Kasai central en la Republica Democrática del Congo. Foto: MONUSCO/ Bilaminou Alao

31 de marzo, 2017 — El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas adoptó este viernes por unanimidad una resolución en la que extendió el mandato de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (MONUSCO) hasta el 31 de marzo de 2018.

Entre las tareas prioritarias de la MONUSCO durante este periodo estarán la protección de civiles, con especial atención a los afectados por la violencia física y disuadir a los grupos armados y a las milicias locales de agredirlos.

También buscará trabajar conjuntamente con el Gobierno de la República con el objetivo de localizar amenazas a los civiles y poner en práctica los planes de prevención y respuesta existentes.

Además, proveerá apoyo técnico y político para la aplicación del Acuerdo alcanzado a finales de diciembre en Kinshasa para la celebración de elecciones presidenciales y legislativas, tanto a nivel nacional como provincial, con fecha límite de diciembre de 2017.

La resolución insta al Gobierno congolés a que los responsables de violaciones del derecho internacional humanitario o de violaciones y abusos de los derechos humanos rindan cuenta, especialmente los que puedan constituir crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad.

Igualmente, condena enérgicamente las actividades de todos los grupos armados que operan en el país.


Deja un comentario

Comentario al discurso del Papa a la UE

El Papa: que Europa vuelva a descubrir la solidaridad, antídoto contra los populismos

El discurso a los líderes de la Unión en el 60 aniversario de los Tratados de Roma. No tengan miedo «de asumir decisiones eficaces, capaces de responder a los problemas reales de las personas»
AP
21
0
Pubblicato il 24/03/2017
Ultima modifica il 24/03/2017 alle ore 18:47
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

«Europa vuelve a encontrar esperanza cada vez que pone al hombre en el centro y en el corazón de las instituciones». Esto implica «la escucha atenta y confiada de las instancias que provienen tanto de los individuos como de la sociedad y de los pueblos» que la componen. Lo dijo Francisco a los líderes de los 27 países de la Unión Europea, que fueron recibidos en el Vaticano este 24 de marzo de 2017 por la tarde, en ocasión de los sesenta años de los Tratados de Roma, que marcaron el nacimiento de la Comunidad Europea. Se trata de un discurso que continúa con el recorrido que comenzó con los discursos de Bergoglio en Estrasburgo (en noviembre de 2014) y en ocasión del Premio Carlo Magno (en mayo de 2016) y que llega un momento en el que crecen los movimientos populistas de la mano del miedo por los atentados yihadistas. Después de los discursos iniciales del Presidente del Consejo italiano, Paolo Gentiloni, y del Presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, el Papa comenzó su discurso invitando a volver a descubrir y a dar vida a los ideales de los padres fundadores, recordó las raíces cristianas de Europa, habló sobre la solidaridad como «el más eficaz antídoto contra los modernos populismos» e invitó a los líderes europeos a «no tener miedo a tomar decisiones eficaces, para responder a los problemas reales de las personas y para resistir al paso del tiempo».

 

Europa no es un conjunto de reglas que hay que seguir

 

En la primera parte de su discurso, el Papa volvió a proponer los ideales europeos con las palabras de los padres fundadores, recordando que el aniversario «no puede ser sólo un viaje al pasado, sino más bien el deseo de redescubrir la memoria viva de ese evento para comprender su importancia en el presente» y poder afrontar los desafíos «del futuro». Los padres fundadores nos recuerdan, dijo Francisco, que Europa «no es un conjunto de normas que cumplir, o un manual de protocolos y procedimientos que seguir», sino «una vida, una manera de concebir al hombre a partir de su dignidad trascendente e inalienable y no sólo como un conjunto de derechos que hay que defender o de pretensiones que reclamar». El origen de la idea de Europa, decía Alcide De Gasperi, es «la figura y la responsabilidad de la persona humana con su fermento de fraternidad evangélica, […] con su deseo de verdad y de justicia que se ha aquilatado a través de una experiencia milenaria». El espíritu de solidaridad europea, continuó Francisco, «es especialmente necesario ahora, para hacer frente a las fuerzas centrífugas, así como a la tentación de reducir los ideales fundacionales de la Unión a las exigencias productivas, económicas y financieras».

 

Los muros que se levantan y la paz «por descontado»

 

El Papa también recordó todos los esfuerzos que hubo que hacer para derrumbar la barrera artificial que dividió a Europa en dos, cuyo simbolo era el Muro de Berlín. «¡Cuánto se ha luchado para derribar ese muro! Sin embargo, hoy se ha perdido la memoria de ese esfuerzo. Se ha perdido también la conciencia del drama de las familias separadas, de la pobreza y la miseria que provocó aquella división. Allí donde desde generaciones se aspiraba a ver caer los signos de una enemistad forzada, ahora se discute sobre cómo dejar fuera los “peligros” de nuestro tiempo: comenzando por la larga columna de mujeres, hombres y niños que huyen de la guerra y la pobreza, que sólo piden tener la posibilidad de un futuro para ellos y sus seres queridos». Después Francisco se refirió al gran éxito de la paz en Europa, «el tiempo de paz más largo de los últimos siglos». Un bien que «para muchos», de alguna manera, «se da por descontado, y así no es difícil que se acabe por considerarla superflua. Por el contrario, la paz es un bien valioso y esencial, ya que sin ella no es posible construir un futuro para nadie, y se termine por “vivir al día”».

 

La crisis es una oportunidad

 

Bergoglio explicó que el común denominador de los padres fundadores de Europa unida «era el espíritu de servicio, unido a la pasión política, y a la conciencia de que en el origen de la civilización europea se encuentra el cristianismo, sin el cual los valores occidentales de la dignidad, libertad y justicia resultan incomprensibles». Esos valores, continuó, «seguirán teniendo plena ciudadanía si saben mantener su nexo vital con la raíz que los engendró. En la fecundidad de tal nexo está la posibilidad de edificar sociedades auténticamente laicas», sin «contraposiciones ideológicas, en las que encuentran igualmente su lugar el oriundo, el autóctono, el creyente y el no creyente». La «crisis», concepto que domina nuestro tiempo (desde la crisis económica hasta la de la familia, pasando por la de las instituciones o la de los migrantes) es un término que «por sí mismo» no tiene «una connotación negativa», y no indica «solamente un mal momento que hay que superar»: la palabra en griego significa «investigar, valorar, juzgar. Por esto, nuestro tiempo es un tiempo de discernimiento, que nos invita a valorar lo esencial y a construir sobre ello; es, por lo tanto, un tiempo de desafíos y de oportunidades».

 

¿Cuáles son las esperanzas para la Europa del mañana?

 

Las respuestas a esta pregunta, según Francisco, se encuentran justamente en los pilares sobre los que fue edificada la Comunidad económica europea: «la centralidad del hombre, una solidaridad eficaz, la apertura al mundo, la búsqueda de la paz y el desarrollo, la apertura al futuro». Los que gobiernan deben «identificar los procesos concretos» para evitar que «los pasos significativos» que se dan se dispersen, sino que «aseguren un camino largo y fecundo». Para volver a encontrar la esperanza se requiere «la escucha atenta y confiada de las instancias que provienen tanto de los individuos como de la sociedad y de los pueblos que componen la Unión». Desgraciadamente, «a menudo se tiene la sensación de que se está produciendo una «separación afectiva» entre los ciudadanos y las Instituciones europeas, con frecuencia percibidas como lejanas y no atentas a las distintas sensibilidades que constituyen la Unión». Bergoglio recordó que «Europa es una familia de pueblos» y que la Unión Europea «nace como unidad de las diferencias y unidad en las diferencias».

 

Los populismos y el liderazgo político

 

Hoy la Unión Europea necesita «redescubrir el sentido de ser ante todo «comunidad» de personas y de pueblos». La solidaridad, explicó el Papa, es «el antídoto más eficaz contra los modernos populismos», e «implica la conciencia de formar parte de un solo cuerpo, y al mismo tiempo implica la capacidad que cada uno de los miembros tiene para “simpatizar” con el otro y con el todo. Si «uno sufre, todos sufren. Por eso, hoy también nosotros lloramos con el Reino Unido por las víctimas del atentado que ha golpeado en Londres hace dos días». Por el contrario, los populismos «florecen precisamente por el egoísmo, que nos encierra en un círculo estrecho y asfixiante». Se necesita, como consecuencia, «volver a pensar en modo europeo, para conjurar el peligro de una gris uniformidad o, lo que es lo mismo, el triunfo de los particularismos». Los líderes políticos, afirma Francisco, deben evitar «usar las emociones para ganar el consenso, para elaborar en cambio, con espíritu de solidaridad y subsidiaridad, políticas que hagan crecer a toda la Unión en un desarrollo armónico, de modo que el que corre más deprisa tienda la mano al que va más despacio, y el que tiene dificultad se esfuerce para alcanzar al que está a la cabeza».

 

Migrantes, un desafío cultural

 

Europa «vuelve a encontrar esperanza cuando no se encierra en el miedo de las falsas seguridades». Por lo demás, su historia «su historia está fuertemente marcada por el encuentro con otros pueblos y culturas, y su identidad es, y siempre ha sido, una identidad dinámica y multicultural». «No se puede limitar —observó el Pontífice— a gestionar la grave crisis migratoria de estos años como si fuera sólo un problema numérico, económico o de seguridad. La cuestión migratoria plantea una pregunta más profunda, que es sobre todo cultural». Francisco subrayó que el miedo advertido a menudo encuentra «su causa más profunda en la pérdida de ideales». Sin «una verdadera perspectiva de ideales, se acaba siendo dominado por el temor de que el otro nos cambie nuestras costumbres arraigadas, nos prive de las comodidades adquiridas, ponga de alguna manera en discusión un estilo de vida basado sólo con frecuencia en el bienestar material». Por el contrario, «la riqueza de Europa ha sido siempre su apertura espiritual y la capacidad de platearse cuestiones fundamentales sobre el sentido de la existencia». Europa, insistió Bergoglio, «tiene un patrimonio moral y espiritual único en el mundo, que merece ser propuesto una vez más con pasión y renovada vitalidad, y que es el mejor antídoto contra la falta de valores de nuestro tiempo, terreno fértil para toda forma de extremismo». Estos son los ideales «que han hecho a Europa, la “península de Asia” que de los Urales llega hasta el Atlántico».

 

Invertir en el desarrollo y en la familia

 

El Papa recordó que «no hay verdadera paz cuando hay personas marginadas y forzadas a vivir en la miseria», ni cuando «falta el trabajo o la expectativa de un salario digno», ni «en las periferias de nuestras ciudades, donde abunda la droga y la violencia».

 

Hay que ofrecerles a los jóvenes «perspectivas serias de educación, posibilidades reales de inserción en el mundo del trabajo». Europa vuelve a encontrar su esperanza «cuando invierte en la familia, que es la primera y fundamental célula de la sociedad. Cuando respeta la conciencia y los ideales de sus ciudadanos. Cuando garantiza la posibilidad de tener hijos, con la seguridad de poderlos mantener. Cuando defiende la vida con toda su sacralidad».

 

A sus 60 años, la Unión no está vieja

 

«A diferencia de un ser humano de sesenta años —concluyó Francisco—, la Unión Europea no tiene ante ella una inevitable vejez, sino la posibilidad de una nueva juventud. Su éxito dependerá de la voluntad de trabajar una vez más juntos y del deseo de apostar por el futuro. A vosotros, como líderes, os corresponde discernir el camino para un “nuevo humanismo europeo”, hecho de ideales y de concreción. Esto significa no tener miedo a tomar decisiones eficaces, para responder a los problemas reales de las personas y para resistir al paso del tiempo». Y es por ello que Francisco, retomando las palabras del Primer Ministro de Luxemburgo, Joseph Bech, concluyó diciendo: «Creo que Europa merece ser construida».


Deja un comentario

Consejo Seguridad ONU: mayor rigor en las sanciones contra Corea del Norte.

Prorrogan mandato de supervisión de sanciones contra Corea del Norte

Reunión del Consejo de Seguridad en la que se aprobaron nuevas sanciones a Corea del Norte, en diciembre de 2016. Foto de archivo: ONU/Rick Bajornas

23 de marzo, 2017 — El Consejo de Seguridad de la ONU acordó prorrogar un año más el mandato del equipo de expertos que supervisa las sanciones que se ese órgano ha establecido contra la República Democrática y Popular de Corea.

La resolución, adoptada por unanimidad por los Estados miembros, dará continuidad al trabajo que los expertos vienen realizando durante los últimos años.

En su más reciente informe, presentado en febrero, el grupo advirtió que la aplicación de las sanciones contra Pyongyang por su programa nuclear y de misiles es “insuficiente” e “inconsistente”.

Los expertos reclamaron a los Estados miembros un compromiso más riguroso con la aplicación de las restricciones aprobadas por Naciones Unidas, que en los últimos años ha endurecido de manera muy importante sus sanciones ante las provocaciones norcoreanas.

La resolución aprobada hoy solicita al grupo de expertos que presente nuevos informes en agosto de este año y en febrero de 2018.