Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Comentario al discurso del Papa a la UE

El Papa: que Europa vuelva a descubrir la solidaridad, antídoto contra los populismos

El discurso a los líderes de la Unión en el 60 aniversario de los Tratados de Roma. No tengan miedo «de asumir decisiones eficaces, capaces de responder a los problemas reales de las personas»
AP
21
0
Pubblicato il 24/03/2017
Ultima modifica il 24/03/2017 alle ore 18:47
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

«Europa vuelve a encontrar esperanza cada vez que pone al hombre en el centro y en el corazón de las instituciones». Esto implica «la escucha atenta y confiada de las instancias que provienen tanto de los individuos como de la sociedad y de los pueblos» que la componen. Lo dijo Francisco a los líderes de los 27 países de la Unión Europea, que fueron recibidos en el Vaticano este 24 de marzo de 2017 por la tarde, en ocasión de los sesenta años de los Tratados de Roma, que marcaron el nacimiento de la Comunidad Europea. Se trata de un discurso que continúa con el recorrido que comenzó con los discursos de Bergoglio en Estrasburgo (en noviembre de 2014) y en ocasión del Premio Carlo Magno (en mayo de 2016) y que llega un momento en el que crecen los movimientos populistas de la mano del miedo por los atentados yihadistas. Después de los discursos iniciales del Presidente del Consejo italiano, Paolo Gentiloni, y del Presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, el Papa comenzó su discurso invitando a volver a descubrir y a dar vida a los ideales de los padres fundadores, recordó las raíces cristianas de Europa, habló sobre la solidaridad como «el más eficaz antídoto contra los modernos populismos» e invitó a los líderes europeos a «no tener miedo a tomar decisiones eficaces, para responder a los problemas reales de las personas y para resistir al paso del tiempo».

 

Europa no es un conjunto de reglas que hay que seguir

 

En la primera parte de su discurso, el Papa volvió a proponer los ideales europeos con las palabras de los padres fundadores, recordando que el aniversario «no puede ser sólo un viaje al pasado, sino más bien el deseo de redescubrir la memoria viva de ese evento para comprender su importancia en el presente» y poder afrontar los desafíos «del futuro». Los padres fundadores nos recuerdan, dijo Francisco, que Europa «no es un conjunto de normas que cumplir, o un manual de protocolos y procedimientos que seguir», sino «una vida, una manera de concebir al hombre a partir de su dignidad trascendente e inalienable y no sólo como un conjunto de derechos que hay que defender o de pretensiones que reclamar». El origen de la idea de Europa, decía Alcide De Gasperi, es «la figura y la responsabilidad de la persona humana con su fermento de fraternidad evangélica, […] con su deseo de verdad y de justicia que se ha aquilatado a través de una experiencia milenaria». El espíritu de solidaridad europea, continuó Francisco, «es especialmente necesario ahora, para hacer frente a las fuerzas centrífugas, así como a la tentación de reducir los ideales fundacionales de la Unión a las exigencias productivas, económicas y financieras».

 

Los muros que se levantan y la paz «por descontado»

 

El Papa también recordó todos los esfuerzos que hubo que hacer para derrumbar la barrera artificial que dividió a Europa en dos, cuyo simbolo era el Muro de Berlín. «¡Cuánto se ha luchado para derribar ese muro! Sin embargo, hoy se ha perdido la memoria de ese esfuerzo. Se ha perdido también la conciencia del drama de las familias separadas, de la pobreza y la miseria que provocó aquella división. Allí donde desde generaciones se aspiraba a ver caer los signos de una enemistad forzada, ahora se discute sobre cómo dejar fuera los “peligros” de nuestro tiempo: comenzando por la larga columna de mujeres, hombres y niños que huyen de la guerra y la pobreza, que sólo piden tener la posibilidad de un futuro para ellos y sus seres queridos». Después Francisco se refirió al gran éxito de la paz en Europa, «el tiempo de paz más largo de los últimos siglos». Un bien que «para muchos», de alguna manera, «se da por descontado, y así no es difícil que se acabe por considerarla superflua. Por el contrario, la paz es un bien valioso y esencial, ya que sin ella no es posible construir un futuro para nadie, y se termine por “vivir al día”».

 

La crisis es una oportunidad

 

Bergoglio explicó que el común denominador de los padres fundadores de Europa unida «era el espíritu de servicio, unido a la pasión política, y a la conciencia de que en el origen de la civilización europea se encuentra el cristianismo, sin el cual los valores occidentales de la dignidad, libertad y justicia resultan incomprensibles». Esos valores, continuó, «seguirán teniendo plena ciudadanía si saben mantener su nexo vital con la raíz que los engendró. En la fecundidad de tal nexo está la posibilidad de edificar sociedades auténticamente laicas», sin «contraposiciones ideológicas, en las que encuentran igualmente su lugar el oriundo, el autóctono, el creyente y el no creyente». La «crisis», concepto que domina nuestro tiempo (desde la crisis económica hasta la de la familia, pasando por la de las instituciones o la de los migrantes) es un término que «por sí mismo» no tiene «una connotación negativa», y no indica «solamente un mal momento que hay que superar»: la palabra en griego significa «investigar, valorar, juzgar. Por esto, nuestro tiempo es un tiempo de discernimiento, que nos invita a valorar lo esencial y a construir sobre ello; es, por lo tanto, un tiempo de desafíos y de oportunidades».

 

¿Cuáles son las esperanzas para la Europa del mañana?

 

Las respuestas a esta pregunta, según Francisco, se encuentran justamente en los pilares sobre los que fue edificada la Comunidad económica europea: «la centralidad del hombre, una solidaridad eficaz, la apertura al mundo, la búsqueda de la paz y el desarrollo, la apertura al futuro». Los que gobiernan deben «identificar los procesos concretos» para evitar que «los pasos significativos» que se dan se dispersen, sino que «aseguren un camino largo y fecundo». Para volver a encontrar la esperanza se requiere «la escucha atenta y confiada de las instancias que provienen tanto de los individuos como de la sociedad y de los pueblos que componen la Unión». Desgraciadamente, «a menudo se tiene la sensación de que se está produciendo una «separación afectiva» entre los ciudadanos y las Instituciones europeas, con frecuencia percibidas como lejanas y no atentas a las distintas sensibilidades que constituyen la Unión». Bergoglio recordó que «Europa es una familia de pueblos» y que la Unión Europea «nace como unidad de las diferencias y unidad en las diferencias».

 

Los populismos y el liderazgo político

 

Hoy la Unión Europea necesita «redescubrir el sentido de ser ante todo «comunidad» de personas y de pueblos». La solidaridad, explicó el Papa, es «el antídoto más eficaz contra los modernos populismos», e «implica la conciencia de formar parte de un solo cuerpo, y al mismo tiempo implica la capacidad que cada uno de los miembros tiene para “simpatizar” con el otro y con el todo. Si «uno sufre, todos sufren. Por eso, hoy también nosotros lloramos con el Reino Unido por las víctimas del atentado que ha golpeado en Londres hace dos días». Por el contrario, los populismos «florecen precisamente por el egoísmo, que nos encierra en un círculo estrecho y asfixiante». Se necesita, como consecuencia, «volver a pensar en modo europeo, para conjurar el peligro de una gris uniformidad o, lo que es lo mismo, el triunfo de los particularismos». Los líderes políticos, afirma Francisco, deben evitar «usar las emociones para ganar el consenso, para elaborar en cambio, con espíritu de solidaridad y subsidiaridad, políticas que hagan crecer a toda la Unión en un desarrollo armónico, de modo que el que corre más deprisa tienda la mano al que va más despacio, y el que tiene dificultad se esfuerce para alcanzar al que está a la cabeza».

 

Migrantes, un desafío cultural

 

Europa «vuelve a encontrar esperanza cuando no se encierra en el miedo de las falsas seguridades». Por lo demás, su historia «su historia está fuertemente marcada por el encuentro con otros pueblos y culturas, y su identidad es, y siempre ha sido, una identidad dinámica y multicultural». «No se puede limitar —observó el Pontífice— a gestionar la grave crisis migratoria de estos años como si fuera sólo un problema numérico, económico o de seguridad. La cuestión migratoria plantea una pregunta más profunda, que es sobre todo cultural». Francisco subrayó que el miedo advertido a menudo encuentra «su causa más profunda en la pérdida de ideales». Sin «una verdadera perspectiva de ideales, se acaba siendo dominado por el temor de que el otro nos cambie nuestras costumbres arraigadas, nos prive de las comodidades adquiridas, ponga de alguna manera en discusión un estilo de vida basado sólo con frecuencia en el bienestar material». Por el contrario, «la riqueza de Europa ha sido siempre su apertura espiritual y la capacidad de platearse cuestiones fundamentales sobre el sentido de la existencia». Europa, insistió Bergoglio, «tiene un patrimonio moral y espiritual único en el mundo, que merece ser propuesto una vez más con pasión y renovada vitalidad, y que es el mejor antídoto contra la falta de valores de nuestro tiempo, terreno fértil para toda forma de extremismo». Estos son los ideales «que han hecho a Europa, la “península de Asia” que de los Urales llega hasta el Atlántico».

 

Invertir en el desarrollo y en la familia

 

El Papa recordó que «no hay verdadera paz cuando hay personas marginadas y forzadas a vivir en la miseria», ni cuando «falta el trabajo o la expectativa de un salario digno», ni «en las periferias de nuestras ciudades, donde abunda la droga y la violencia».

 

Hay que ofrecerles a los jóvenes «perspectivas serias de educación, posibilidades reales de inserción en el mundo del trabajo». Europa vuelve a encontrar su esperanza «cuando invierte en la familia, que es la primera y fundamental célula de la sociedad. Cuando respeta la conciencia y los ideales de sus ciudadanos. Cuando garantiza la posibilidad de tener hijos, con la seguridad de poderlos mantener. Cuando defiende la vida con toda su sacralidad».

 

A sus 60 años, la Unión no está vieja

 

«A diferencia de un ser humano de sesenta años —concluyó Francisco—, la Unión Europea no tiene ante ella una inevitable vejez, sino la posibilidad de una nueva juventud. Su éxito dependerá de la voluntad de trabajar una vez más juntos y del deseo de apostar por el futuro. A vosotros, como líderes, os corresponde discernir el camino para un “nuevo humanismo europeo”, hecho de ideales y de concreción. Esto significa no tener miedo a tomar decisiones eficaces, para responder a los problemas reales de las personas y para resistir al paso del tiempo». Y es por ello que Francisco, retomando las palabras del Primer Ministro de Luxemburgo, Joseph Bech, concluyó diciendo: «Creo que Europa merece ser construida».


Deja un comentario

Consejo Seguridad ONU: mayor rigor en las sanciones contra Corea del Norte.

Prorrogan mandato de supervisión de sanciones contra Corea del Norte

Reunión del Consejo de Seguridad en la que se aprobaron nuevas sanciones a Corea del Norte, en diciembre de 2016. Foto de archivo: ONU/Rick Bajornas

23 de marzo, 2017 — El Consejo de Seguridad de la ONU acordó prorrogar un año más el mandato del equipo de expertos que supervisa las sanciones que se ese órgano ha establecido contra la República Democrática y Popular de Corea.

La resolución, adoptada por unanimidad por los Estados miembros, dará continuidad al trabajo que los expertos vienen realizando durante los últimos años.

En su más reciente informe, presentado en febrero, el grupo advirtió que la aplicación de las sanciones contra Pyongyang por su programa nuclear y de misiles es “insuficiente” e “inconsistente”.

Los expertos reclamaron a los Estados miembros un compromiso más riguroso con la aplicación de las restricciones aprobadas por Naciones Unidas, que en los últimos años ha endurecido de manera muy importante sus sanciones ante las provocaciones norcoreanas.

La resolución aprobada hoy solicita al grupo de expertos que presente nuevos informes en agosto de este año y en febrero de 2018.


Deja un comentario

Los Pitufos en la ONU

La ONU celebra el Día Internacional de la Felicidad con la visita de los Pitufos

El Día Internacional de la Felicidad se celebra el 20 de Marzo. Foto: ONU/Evan Schneider

18 de marzo, 2017 — Los actores de la más reciente película de Los Pitufos: La Aldea Escondida, se reunieron este sábado con oficiales de Naciones Unidas en la sede de la organización en Nueva York para celebrar por adelantado el Día Internacional de la Felicidad.

Los Pitufos son los protagonistas de la más reciente campaña de Naciones Unidas para fomentar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 (ODS), la gran estrategia contra la pobreza aprobada en el 2015 por los 193 Estados miembros de la ONU.

Demi Lovato, Joe Manganiello y Mandy Patinkin quienes interpretan las voces de Pitufina, Pitufo Fortachón y Papá Pitufo respectivamente, reconocieron a tres jóvenes defensores de la juventud de la ONU por sus acciones para alcanzar los ODS y se dirigieron a 1500 participantes de un modelo de Naciones Unidas en la Asamblea general.

“Mi mayor deseo es que los funcionarios y líderes del mundo tengan su energía, porque de ser así, la tierra sería el planeta más feliz del universo”, declaró Patinkin.

La jefa del Departamento de Información Pública (DPI) de Naciones Unidas, Cristina Gallach tambíen se dirigió a los jóvenes junto con Carly M. Stern Presidente del Fondo de UNICEF en los Estados Unidos.

“Nuestros amigos los Pitufos nos han demostrado cómo es posible crear una aldea feliz al vivir en armonía y cuidando del medio ambiente, y esta es una lección que es muy importante para todos nosotros. Si aprendemos de ellos podríamos alcanzar grandes cosas”, aseguró Gallach.

Bajo el lema “Pequeños Pitufos, grandes objetivos”, la iniciativa de la ONU busca dar a conocer y aumentar el apoyo de los jóvenes hacia los ODS con ayuda de


Deja un comentario

Candidatos para la dirección de UNESCO.

El ex vicepresidente de Guatemala Juan Alfonso Fuentes, candidato a dirigir la UNESCO

Sede de la UNESCO en París. Foto: UNESCO

17 de marzo, 2017 — El presidente del Consejo Ejecutivo de la UNESCO, Michael Worbs, anunció oficialmente los nueve candidatos que optan por ocupar el cargo de Director General de la UNESCO, cuando concluya el mandato de Irina Bókova

Los candidatos incluyen nacionales de Azerbaiyán, Vietnam. Egipto, Qatar, China, Iraq, Líbano, Francia y Guatemala.

El país centroamericano ha propuesto a Juan Alfonso Fuentes, ex vicepresidente de la República y ex rector de la Universidad de San Carlos de Guatemala.

En su reunión de abril, el Consejo Ejecutivo de la UNESCO entrevistará a los nueve candidatos, y después informará a la Conferencia General sobre el candidato propuesto.

En su reunión de noviembre la Conferencia General examinará la candidatura propuesta por el Consejo y procederá a la elección del nuevo Titular de la UNESCO mediante una votación secreta.


Deja un comentario

Ecuador asume la presidencia del G77.

Ecuador asume la presidencia del G-77

El Secretario General de la ONU, António Guterres, y el presidente de Ecuador, Rafael Correa. Foto: ONU/Rick Bajornas

13 de enero, 2017 — Ecuador asumió hoy la presidencia del Grupo de los 77 en una ceremonia de traspaso que contó con la presencia del Secretario General de la ONU, António Guterres; el canciller de Tailandia, Don Pramudwinai; y el presidente de Ecuador, Rafael Correa.

Esta es la primera ocasión en que el país sudamericano ocupa el liderazgo de ese grupo intergubernamental integrado en la actualidad por más de 130 países en desarrollo.

Al recibir el mandato, el presidente Correa afirmó que su país continuará el trabajo positivo de sus predecesores en la promoción de la igualdad económica y social en el mundo que, en su opinión, sólo podrá lograrse si se erradica el flagelo de la pobreza, la inequidad y la exclusión, y si todos los pueblos alcanzan el derecho de vivir con soberanía, dignidad y paz.

“Para ello debemos entender que paz no es solamente la ausencia de guerra…Paz sin justicia es sencillamente pacificación. La insultante opulencia de unos pocos, al lado de la más intolerable pobreza, son también balas cotidianas en contra de la dignidad humana”, apuntó el presidente ecuatoriano.

Correa subrayó que la superación de la pobreza es el mayor imperativo moral que tiene el planeta y recordó que ésta no es producto de escasez de recursos o factores naturales, sino consecuencia de sistemas injustos y excluyentes.

Citando una investigación del año pasado del Credit Swiss Research Institute, el mandatario ecuatoriano ilustró los niveles sin precedentes de desigualdad en el que está sumido el mundo.

Afirmó que la pesquisa establece que el 0,7 % de la población mundial concentra el 45,6% de la riqueza, mientras que el 73,2% de la población tiene apenas el 2,4% de ella.

“Mientras no se logre una justa distribución de la riqueza, no se resolverán los problemas sociales y mundiales”, dijo.

El líder ecuatoriano consideró que el G-77 ha avanzado mucho en la búsqueda de respuestas para lograr el financiamiento para el desarrollo, pero estimó que muchos países desarrollados se oponen con vehemencia al tratamiento de este tema en foros multilaterales.

En ese sentido, estimó que tratar de arreglar a las Instituciones de Bretton Woods no tiene sentido para los países del Sur y sugirió la construcción de capacidades financieras propias, regionales e internacionales, para que los ahorros se queden en sus países y no financien a los más ricos.

Correa pidió a los integrantes del G-77 un compromiso radical con la democracia, entendida como “el gobierno del pueblo para el pueblo” y rechazó las percepciones de Estados industrializados y conglomerados de medios de prensa que describen a las democracias en desarrollo con adjetivos peyorativos por el apoyo popular que reciben sus gobiernos.


Deja un comentario

La ONU y el G77

El G77 es un socio clave para el trabajo de la ONU, dice el Secretario General

António Guterres, Secretario General de la ONU. Foto de archivo: ONU/Jean-Marc Ferré

13 de enero, 2017 — El Grupo de los 77 (G77) es un socio fundamental para implementar la visión que tengo de las Naciones Unidas, afirmó hoy el Secretario General de la Organización durante la ceremonia de traspaso de la presidencia de esa agrupación de Tailandia a Ecuador.

António Guterres señaló que para implementar la Agenda de Desarrollo hace falta el liderazgo de los Estados miembros, con la ONU apoyándolos para crear las condiciones que permitan alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible en beneficio de todos los ciudadanos del mundo.

“Es sumamente importante que ese liderazgo sea claramente traducido en los objetivos internos de la acción de cada Estado miembro, en la integración de la Agenda a los planes de desarrollo, a los presupuestos, a las opciones centrales de los gobiernos y de las sociedades. Naciones Unidas estarán a totalmente a vuestro servicio para garantizar que los Estados tengan toda la solidaridad de la comunidad internacional”, dijo.

Guterres subrayó que si bien la Agenda es universal, es importante, sobre todo, que los países menos desarrollados, sin acceso al mar y las islas puedan garantizar también el logro de los objetivos a sus ciudadanos.

Para ello, agregó, es fundamental la alianza de la ONU con el G77 para llevar a cabo la reforma del sistema de Naciones Unidas, que tiene muchos problemas de coordinación y rendición de cuentas.

“Y aquí el Grupo de los 77 tiene un interés vital en que esta reforma sea una reforma exitosa y sea una reforma al servicio de la igualdad y de la justicia”, enfatizó.

Tras insistir en su intención de trabajar muy de cerca con el G77, Guterres expresó beneplácito de que sea precisamente Ecuador el país que ocupa la presidencia.

Ecuador, aseveró el Secretario General, es una referencia de valores, de solidaridad, de preocupación para que el desarrollo sea inclusivo y sostenible, de democracia y de derechos humanos.


Deja un comentario

Plan de actuación de Guterres, secretario general ONU

António Guterres plantea su visión para las Naciones Unidas

António Guterres, Secretario General de la ONU. Foto: ONU/Rick Bajornas

09 de enero, 2017 — El nuevo Secretario General de las Naciones Unidas explicó hoy las líneas maestras de su mandato como máximo responsable de la Organización en una columna editorial publicada en la revista estadounidense Newsweek.

En el artículo, António Guterres destacó que en el mundo actual los conflictos se han vuelto más complejos e interrelacionados y señaló que esto produce graves violaciones del derecho internacional humanitario y abusos contra los derechos humanos.

Esta situación, sumada a que muchos de los conflictos surgen de la privación de derechos y la marginación, Guterres propugnó por poner el respeto a las garantías básicas en el centro de la política nacional e internacional.

Asimismo, remarcó que el mayor defecto de la comunidad internacional hoy en día es su incapacidad de prevenirlos y mantener la seguridad mundial.

En relación a las disputas en curso, señaló que se necesita mediación, arbitraje y diplomacia creativa respaldada por todos los países con influencia e indicó que los miembros del Consejo de Seguridad deben cumplir con sus responsabilidades.

En el apartado de las reformas, Guterres pidió una mayor coherencia en los esfuerzos por la construcción y mantenimiento de la paz, así como reformar la gestión interna de las Naciones Unidas a través de la simplificación, descentralización y flexibilidad.

El titular de la ONU abogó también por establecer una cultura de rendición de cuentas, una sólida gestión de la actuación profesional y una protección eficaz para los empleados que denuncien irregularidades.

La paridad de género será otro de los aspectos a tener en cuenta, especialmente en altos cargos y en la creación de una hoja de ruta específica para la contratación de más mujeres en todos los niveles de la Organización.

Sin embargo, Guterres apuntó que esas reformas dependerán de la confianza mutua entre líderes, población e instituciones tanto a nivel nacional como internacional.