Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Fuerte discurso social del Papa a estudiantes y profesores de Milán.

Papa: quien vende armas tiene en su conciencia la muerte de tantos niños

Una cultura de diálogo basada en la identidad y abierta a los demás, sistemas económicos injustos y la venta de armas que provoca la muerte de tantas personas, el acoso, el “corazón racista” y la cultura de la indiferencia. El Santo Padre tocó muchos temas en su discurso a los estudiantes y profesores del Instituto San Carlos de Milán, a quienes recibió en audiencia en el 150° aniversario de su fundación

Ciudad del Vaticano

La celebración y la gran alegría, tal como suelen ser los encuentros del Papa con los jóvenes, caracterizaron esta audiencia, en el Aula Paolo VI de la Ciudad del Vaticano, unas 2.600 personas, a quienes el Pontífice se dirigió mediante una reflexión articulada en forma de respuestas a cuatro preguntas.

El Instituto, fundado en 1869, cuenta en la actualidad con 1.950 alumnos y 220 profesores, y ofrece el IB Diploma Programme, un título reconocido a nivel internacional, válido para el acceso a la Universidad. Desde 1985 también acoge a las chicas y entre sus conocidos alumnos se destacan Achille Ratti, quien se convertirá en el Papa Pío XI, y Ludovico Necchi, una de las figuras que contribuyeron a fundar la Universidad Católica del Sagrado Corazón.

También estuvo presente en esta audiencia Monseñor Paolo Martinelli, Obispo auxiliar de Milán. En el saludo inicial del rector, el Padre Alberto Torriani, recordó con emoción los frutos de esta escuela que durante la Segunda Guerra Mundial custodió a tantas personas perseguidas.

Dios no hace diferencias entre las personas

El Papa abarcó diferentes campos relacionados con la cuestión de la juventud. Desde el momento de la respuesta a la primera pregunta sobre por qué Dios parece hacer preferencias, Francisco entró resueltamente en el misterio del sufrimiento. “Dios no hace diferencias”, “las hacemos nosotros”, tanto con sistemas económicos injustos como con armas, explicó.

Adriano, un joven estudiante que pasó un tiempo trabajando como voluntario en el Perú, había hablado del impresionante sufrimiento que había conocido: muchachas de su edad que han sufrido violencia por parte de sus padres o de extraños y que se han convertido en madres; niños y familias enteras sin hogar; niños asesinados y despojados de sus órganos.

En respuesta, el Papa se inspiró en Dostoevskji: “¿Por qué sufren los niños?”. “Hay preguntas que no tienen ni tendrán respuestas”, dijo. No hay “respuestas pre-envasadas”. Y para hacerlo comprender Francisco recordó que los niños cuando llegan a la edad del “por qué” no escuchan la respuesta sino que, en realidad, buscan, por su falta de seguridad, la mirada de la mamá o del papá, que les da la fuerza para ir adelante. “La mirada de un hombre que se ha convertido en papá, de una mujer que se ha convertido en mamá, no se compra en los negocios”, afirmó el Santo Padre. Y recordó que “es la grandeza de la fecundidad la que te hace crecer, y las preguntas que no tienen respuestas los harán crecer en el sentido del misterio”. Por lo tanto, reafirmó que somos nosotros “con un sistema económico injusto los que hacemos la diferencia, “¡hacer que los niños estén hambrientos!”.

Y añadió: “Ah, Papa, no sabía que usted fuera comunista”, podría decirme alguien… ¡No! Esto nos lo ha enseñado Jesús y cuando iremos allí, ante Jesús, nos dirá: gracias, porque estaba hambriento y me diste de comer. Y a aquellos que con este sistema matan de hambre a los niños y a la gente, les dirá: no, tú vete, porque estaba hambriento y ni me miraste”. Es algo bueno, añadió, esto de las diferencias, ir con este protocolo sobre el cual nosotros seremos juzgados. Mateo 25. Nosotros hacemos las diferencias.

También les dijo a los estudiantes: “Estoy seguro de que todos ustedes quieren la paz”. “¿Y por qué, padre, hay tantas guerras?” en Yemen, pensemos, o en Siria, en Afganistán, los países de la guerra… ¿Por qué? Si ellos no tuvieran armas, no harían la guerra. Pero, ¿por qué hacen la guerra? Porque nosotros, la rica Europa, EEUU, venden las armas para matar a los niños, para matar a la gente. ¡Somos nosotros los que hacemos las diferencias! Y esto ustedes deben decirlo claramente, en la cara, sin miedo”.

El Pontífice afirmó además que “sobre la conciencia de un pueblo que fabrica armas y las vende está la muerte de cada niño, de cada persona, está la destrucción de las familias”.  Y dijo que en el mundo hay más de novecientos millones de minas antipersonales. Y que cuando un pobre campesino va a trabajar la tierra, morirá o quedará mutilado. Y que esto no lo ha hecho Dios, “tú lo has hecho, nosotros, mi patria, mi país”, subrayó recordando la experiencia de un joven ingeniero en el Sínodo: había ganado la candidatura para trabajar en una fábrica donde se hacían armas, pero no quiso poner sus manos y su inteligencia para hacer cosas que habrían matado a otros.

Anche el acoso es una declaración de guerra

El Papa comentó que “éstos son los jóvenes valerosos de los que nosotros tenemos necesidad y a continuación se refirió a la vida concreta de los jóvenes con el ejemplo del acoso.

“Hablemos de la escuela, de tu clase. Cuando llega un niño, un muchacho, tal vez un poco petulante, que no sabe jugar. ¿Quién es el que inventa y organiza el acoso? ¿Es  Dios? ¡Son ustedes! Y cada vez que ustedes acosan, cada vez, ustedes con esto hacen una declaración de guerra. Todos nosotros tenemos dentro la semilla de la destrucción de los demás. Porque tenemos siempre esa tendencia a hacer diferencias y a enriquecernos con la pobreza de los demás.

Se necesita identidad para una cultura de diálogo

El Papa Francisco también les dijo a los estudiantes y profesores de este Instituto milanés que no se puede hacer una cultura de diálogo “si no tenemos identidad”, es decir, sin conocer la propia pertenencia a un pueblo. Pero añadió que hay que estar atentos a la tentación de  hacer “una cultura de los muros” y a la cultura de la indiferencia. Es la síntesis de cuanto respondió a la segunda pregunta, de una profesora, Silvia, que se interrogaba acerca de cómo transmitir de la mejor manera posible a los estudiantes los valores enraizados en la cultura cristiana y, al mismo tiempo aconsejarlos con la educción al encuentro con las demás culturas.

Atentos ante el corazón racista

El Pontífice también aludió a la dimensión esencial que es la de no tener miedo del encuentro con el otro, de la multietnicidad, de la multiculturalidad. Y afirmando que el agua destilada es la cosa más pura, pero de la que no se siente el sabor y no sirve para beber, Francisco dijo que no hay que tener miedo de los migrantes.

De ahí que haya exhortado a los profesores a ayudar a los jóvenes a crecer en la “cultura del encuentro”, a ser capaces de encontrarse con gente diversa, confrontándose con las diferencias.

La cultura de la indiferencia genera integrismos

También recordó que cultura de la indiferencia genera integrismos. Y dijo que en el mundo occidental ha crecido tanto otra cultura: la de la indiferencia, “una tiranía”, que proviene del relativismo.

Enseñar e iniciar procesos, y no a ocupar espacios

Además les dijo que para ser buenos maestros hay que “poner toda la carne en el fuego”, es decir jugándose todo de sí mismos. En su tercera respuesta a un maestro de apoyo, el Papa recordó algunas características fundamentales para ser un buen educador: ofrecer el testimonio, puesto que para educar es imprescindible. Y después el amor, la capacidad de acariciar a las almas, con la paciencia de la persuasión. Y, sobre todo, recordar que “educar es introducir en la vida, y la grandeza de la vida es iniciar procesos”.

Los jóvenes deben ir adelante en grupo

Por último, respondiendo a la pregunta de una madre, el Obispo de Roma exhortó a estar cerca, sobre todo de los niños más pequeños. Y a los jóvenes, en cambio, enseñarles a caminar, no solos, sino en grupo. En fin, a los educadores cuando los jóvenes del último curso se van definitivamente y, sobre todo, a los padres cuando los hijos se casan, el Papa les recordó lo que los psicólogos llaman “el síndrome del nido vacío”. “No tengan miedo de la soledad – les dijo – es una soledad fecunda, porque los hijos están haciendo otros nidos, culturales, científicos, sociales. El nido en la familia se llenará con nietos”, concluyó Francisco.

Escuche el informe


Deja un comentario

La urgencia de la eliminación de las minas terrestres en el mundo.

UNMAS/Juan Arredondo
Tras el acuerdo de paz en Colombia, la remoción de minas por parte del Servicio de las Naciones dedicado a esta tarea se ha ampliado considerablemente. En la imagen, una empleada colombiana del Servicio.

4 Abril 2019

En muchos lugares del planeta, la gente tiene miedo de dónde pisar. En otros, como Afganistán, ni siquiera es necesario dar un paso, basta con encender la luz o abrir un armario y desencadenar una explosión. Desde hace 20 años, la ONU ayuda a los Estados a librarse de la amenaza de las minas y otros artefactos explosivos. Treinta y un países ya lo han conseguido, pero en otros, como Iraq, la tarea por delante es de dimensiones  ingentes.

“El camino hacia la consecución de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible debe estar libre de minas terrestres, restos explosivos de guerra y artefactos explosivos improvisados”, afirma el Secretario General de la ONU, António Guterres, en su mensaje con motivo del Día Internacional de información sobre el peligro de las minas y de asistencia para las actividades relativas a las minas, que se celebra cada 4 de abril.

Hace 20 años que se firmó el Tratado de Prohibición de Minas Antipersona. Hasta ahora, 164 países se han sumado a ese instrumento. Desde entonces, las Naciones Unidas ayudan a los Estados a liberarse de la amenaza. Treinta y un países han limpiado sus territorios de explosivos y ochenta han destruido más de 50 millones de minas antipersonal almacenadas, pero aún queda mucho por hacer.

“Todas las personas tienen derecho a vivir en condiciones de seguridad, y a no tener miedo de dónde dan el siguiente paso”, asegura Guterres.

Aunque como añade el actor británico Daniel Craig, que colabora con la ONU para atraer la atención sobre la lucha para librar al mundo de minas terrestres, remanentes explosivos de guerra y artefactos explosivos improvisados, en ocasiones no es solo el miedo a que el primer paso, el segundo o el tercero pueda ser el último.

“Si se encuentra hoy en Afganistán, Iraq, Nigeria, Somalia, Siria o Yemen es posible que ni siquiera necesite dar un paso. Usted podría simplemente encender una luz o abrir un armario, desencadenando una explosión que podría derribar su casa y la de su vecino”.

Convertir los campos de minas en campos de juego

Este año, la ONU ha puesto en marcha una nueva estrategia y ha lanzado la campaña “Terreno seguro” para convertir los campos de minas en campos de juego y recaudar recursos para las víctimas y supervivientes de los conflictos armados.

El Secretario General ha pedido a todos los Estados para que presten apoyo político y financiero.

También rindió homenaje al Servicio de las Naciones Unidas de Actividades relativas a las Minas y a las mujeres y hombres cuya “extraordinaria valentía permite que esa labor vital avance, literalmente, paso a paso”.

Mosul, una tarea hercúlea

Las operaciones de desminado y limpieza de explosivos remanentes de guerra están en curso en las áreas de Iraq que estuvieron en manos del ISIS, pero es un trabajo minucioso y aún más peligroso. ELos explosivos no solo se encuentran bajo tierra, como suele ocurrir en las zonas rurales, sino en cualquier lugar, como los pisos altos de un edificio, según el Servicio de las Naciones Unidas de Actividades Relativas a las Minas (UNMAS).

Las campañas militares lideradas por el gobierno iraquí para recuperar las ciudades bajo mando de los extremistas, también conocidos como Da’esh, desplazaron a más de 5,8 millones de personas entre 2014 y 2017.

Unos dos millones de iraquíes quieren regresar a sus ciudades, pueblos y hogares y la tarea del citado Servicio es garantizar que lo pueden hacer con seguridad.

Se calcula que sólo en Mosul, 7,6 millones de toneladas de escombros necesitan ser escrutadas minuciosamente para que la ciudad vuelva a ser habitable. Gran parte de la Ciudad Vieja fue dañada y destruida durante los meses de lucha puerta a puerta para expulsar a los extremistas de ISIS en 2017.

En Mosul, los explosivos están por doquier, bajo tierra, en los edificios, entre los escombros, en las casas, en los armarios. Hay tantos que   los expertos lo definen como “una contaminación en tres dimensiones”.

Según datos del citado Servicio, en 2018, se eliminó cerca de 17.000 explosivos activos. Unos 2000, una cantidad asombrosa para los especialistas, eran artefactos improvisados y otros 2000 tenían sofisticados métodos de detonación, como dispositivos con fusibles de placa de presión, cables trampa, dispositivos de infrarrojos, dispositivos de elevación o de control remoto e, incluso, combinaciones de los cinco.

También se desactivaron 782 cinturones suicidas, muchos de ellos todavía ajustados a los cadáveres de combatientes de ISIS y escondidos entre los escombros.

Este vídeo explica la hercúlea tarea que queda por delante para limpiar la ciudad y que se calcula llevará unos diez años.

Actividades en todo el mundo

El Servicio de las Naciones Unidas ha lanzado recientemente una página web que muestra las actividades que lleva a cabo en 19 países y territorios, junto con la financiación y las propuestas para distintos proyectos.

Para limpiar de minas el mundo se requieren unos 495 millones de dólares. Iraq necesita operaciones de desminado por valor de 265 millones de dólares; Afganistán, de 95 millones y Siria, de 50 millones.

Con esas operaciones se intenta aliviar el sufrimiento  de quienes han padecido  los devastadores efectos de las minas y  “evitar que la gente se despierte por la noche con pesadillas”, como explica Agnès Marcaillou, directora del Servicio.

También se trata, según Marcaillou, de mitigar el sufrimiento de “niños que tienen su futuro comprometido por discapacidades,  ya sean mentales o físicas” y de ayudar a los países “que no pueden recuperarse, ya que no pueden tener todas las herramientas que necesitan para reactivar sus economías porque sus tierras están contaminadas”.


Deja un comentario

Nueva Zelanda, tras el atentado a las mezquitas prohibición de la venta de ciertas armas.

policía flores mezquita Christchurch Nueva Zelanda Un policía coloca flores en las afueras de la mezquita de Al Noor en Christchurch, Nueva Zelanda, el 21 de marzo de 2019. 

Nueva Zelanda prohíbe la venta de armas de asalto y semiautomáticas

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, anunció la prohibición inmediata de la venta de armas en el país, como consecuencia del ataque a dos mezquitas el pasado 15 de marzo en Christchurch. La prohibición es válida para armas semiautomáticas y fusiles de asalto.

Este jueves, la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, anunció la prohibición de las armas semiautomáticas y los fusiles de asalto, después del atentado a las dos mezquitas de Christchurch, en la que fallecieron 50 personas por mano del supremacista blanco Brenton Tarrant. “El 15 de marzo cambió la historia de nuestra nación. Ahora también cambiarán nuestras leyes. Vamos a hacer que nuestro país sea un lugar más seguro”, precisó Ardern. Inmediatamente después de la masacre, la primera ministra de Nueva Zelanda prometió un endurecimiento de la legislación con respecto a la compra de armas, que permitió al atacante comprar legalmente el arsenal con el que llevó a cabo el atentado.

En una comparecencia televisada la primera ministra Arden afirmó que “todas las armas semiautomáticas de estilo militar usadas durante el ataque terrorista del viernes 15 de marzo serán prohibidas”,  al tiempo que precisó que el proyecto de ley será presentado ante el Parlamento cuando se reúna en abril próximo, por lo tanto, la nueva ley podría estar lista para el 11 de abril.

La reforma normativa prevé también una amnistía para aquellos que entreguen sus armas, así como de un plan de recompra por parte de las autoridades que será anunciado más adelante.

Lucha global para “erradicar” ideología de grupos racistas supremacistas

En una entrevista a la BBC la primera ministra  Arden hizo un llamamiento global: “Lo que Nueva Zelanda ha sufrido es la violencia ejercida contra nosotros por alguien que ha crecido y ha asimilado esta ideología en otro lugar. Si queremos estar seguros a nivel global y ser tolerantes e inclusivos, no debemos pensar en este problema en términos de fronteras nacionales”.

Jacinta Arden expresó también  su claro rechazo a la idea, usada por la extrema derecha, de que  el aumento de los flujos migratorios es lo que hace crecer el racismo. “Nosotros  somos un país anfitrión”, precisó.

Un sin nombre

Refiriéndose al autor del atentado, Brenton Tarrant, la primera ministra neozelandesa prometió no mencionarlo jamás: “uno de sus objetivos – dijo – era el de volverse famoso y nosotros queremos negárselo de la manera más absoluta”. “Es un ciudadano australiano – dijo – pero eso no significa que no exista tal ideología en Nueva Zelanda”, subrayando que siente la responsabilidad de “extirparla dondequiera exista y hacer que no se pueda crear un ambiente donde pueda arraigarse”.


Deja un comentario

ONU: minas antipersona. Para cuándo su destrucción total?

El Secretario General llama a erradicar las minas antipersonales

Foto: UNMISS/JC McIlwaine
Un equipo de desminado de la ONU visita una área donde se retiran esos artefactos en Sudán del Sur.

1 Marzo 2019

A 20 años de la entrada en vigor de la Convención que prohíbe las minas antipersonales, António Guterres, instó a hacer de esos artefactos cosa del pasado y pidió a los Estados que garanticen la asistencia a las víctimas.

El 1º de marzo de 1999 cobró vigencia la Convención sobre la Prohibición de Minas Antipersonal, un instrumento que ha salvado innumerables vidas, además de haber reducido la mutilación y otras heridas y de haber permitido la revitalización de los medios de vida de comunidades enteras.

El Secretario General de la ONU celebró el aniversario del también conocido como Tratado de Ottawa, por haberse abierto a la firma en esa ciudad canadiense, encomiando a los Estados partes de ese pacto por su compromiso de librar al mundo de un arma que mata y mutila indiscriminadamente a las personas, en su mayoría civiles, y que impide la paz y el desarrollo.

En un comunicado, António Guterres felicitó a los 31 Estados que han declarado su territorio libre de minas y urgió a todos los que no lo hayan hecho a firmar y ratificar la Convención.

Asimismo, Guterres llamó a acelerar los esfuerzos para hacer de las minas antipersonales una reliquia del pasado y exhortó a los Estados a garantizar asistencia y servicios sostenibles para los miles de víctimas de esas armas.

Actualmente, la Convención sobre la Prohibición de Minas Antipersonal tiene 164 Estados partes. Entre los 32 no firmantes del instrumento -la mayoría de los cuales no utiliza esos artefactos- se cuentan Estados Unidos, Rusia, China, Israel y Arabia Saudita.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.


Deja un comentario

Menos armas en Africa? Nueva esperanza

Un viento de esperanza empieza a silenciar las armas en África

UNMISS/Isaac Billy
Ex niños soldados fueron liberados en Yambio, Sudán del Sur, en febrero de 2018.

27 Febrero 2019

Las Naciones Unidas y la Unión Africana han realizado esfuerzos tremendos para hacer de la paz una realidad en el continente. Esos esfuerzos han comenzado a dar frutos. Dos acuerdos de paz y unas  históricas elecciones se convierten en un rayo de esperanza para acallar las armas en África de una vez por todas.

En 2013 la Unión Africana se propuso acabar con todos los conflictos y guerras en su continente para diciembre de 2020.Con ayuda de las Naciones Unidas se ha logrado un progreso significativo hacia esa meta, ha revelado la secretaria general adjunta para Asuntos Políticos de la ONU este miércoles ante el Consejo de Seguridad.

“Como lo afirmó el Secretario General unos días atrás refiriéndose a los acuerdos pacíficos y las elecciones democráticas, un viento de esperanza sopla en África”, aseguró Rosemary Dicarlo.

Silenciando las armas en África es el nombre del proyecto bandera de la Unión Africana, que recibió el apoyo del Consejo de Seguridad en 2017 a través de una hoja de ruta de medidas prácticas para acabar con la guerra en el continente.

Silenciar las armas también significa evitar que se disparen en primer lugar.

“La ONU y la UA comparten una misión común: prevenir el conflicto. Por lo tanto, silenciar las armas también significa evitar que se disparen en primer lugar. En los últimos dos años, hemos fortalecido nuestra capacidad conjunta para detectar y desactivar las crisis antes de que se intensifiquen,así como nuestra cooperación para ayudar a resolverlas”, afirmó Dicarlo.

En enero de 2018, entre otras iniciativas, la ONU inició un proyecto de dos años para apoyar el diálogo sobre políticas y la asistencia técnica para la prevención de conflictos y la mediación en África, que ha dado frutos.

ONU/Loey Felipe
Rosemary DiCarlo, secretaria general adjunta de Asuntos Políticos, informa al Consejo de Seguridad.

Avances por países

“En la República Centroafricana, la Unión Africana, con el apoyo de las Naciones Unidas, lideró la reciente firma del acuerdo de paz”, dio como ejemplo la alta funcionaria de la ONU.

Además, en Sudán del Sur, la firma del acuerdo de paz revitalizado facilitado por la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD), con el apoyo de la UA y la ONU, ha despertado una esperanza renovada, aun cuando se necesita hacer más para silenciar definitivamente las armas y terminar con ellas, así como los abusos, incluida la violencia sexual y de género.

En Somalia, se continúa trabajando para apoyar la agenda de construcción del Estado, luchar contra el extremismo violento y los esfuerzos para restablecer la paz y la estabilidad en el país.

“También las Naciones Unidas siguen colaborando estrechamente con la Unión Africana y otros socios para garantizar la celebración pacífica de las elecciones en el continente”, aseguró Dicarlo.

En Madagascar, las Naciones Unidas y la Comunidad del África Meridional para el Desarrollo (SADC) apoyaron activamente los buenos oficios dirigidos por la UA durante las elecciones presidenciales de 2018. Sus esfuerzos contribuyeron a un proceso pacífico.

“Las Naciones Unidas también han aumentado su apoyo a los esfuerzos para combatir el terrorismo y prevenir el extremismo violento en África. En junio de 2018, la ONU firmó con la UA un Memorando de Entendimiento en esta área para aumentar su cooperación y su apoyo para el desarrollo de capacidades a la UA y varias organizaciones subregionales, así como a los Estados miembros”, agregó.

UNICEF/Sebastian Rich
Niños soldados en Sudán del Sur

Contra las armas, el desarrollo sostenible

Silenciar las armas requiere la participación de todos, recalcó la secretaria general adjunta ante los quince miembros del Consejo.

“Construir sociedades resilientes también es clave. Esto implica instituciones fuertes que respondan a las necesidades de los ciudadanos, el buen gobierno y la política inclusiva”, dijo.

En los últimos años, África ha logrado grandes avances en la profundización de la democracia y sus instituciones, sin embargo, sigue habiendo numerosos desafíos de gobernabilidad, incluida la marginación de ciertos grupos de los procesos políticos, la corrupción y la mala gestión de recursos naturales.

La ONU continúa trabajando con la UA y las comisiones económicas regionales para ayudar a construir instituciones nacionales sólidas y abordar las causas fundamentales del conflicto armado, incluso mediante el apoyo a la consolidación democrática, la defensa de los derechos humanos, la marginación y la promoción del desarrollo socioeconómico inclusivo en línea con la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible.

“Además, en todo el continente, el espíritu empresarial ha aumentado, el acceso a la educación ha incrementado y la mortalidad infantil ha disminuido. Y hace apenas un año, los líderes de África lanzaron el Área de Libre Comercio Continental de África”, resaltó.

Al ‘silenciar las armas’, los países africanos tienen un papel central que desempeñar para que la iniciativa sea un éxito.

Agregó que estos avances son una clara evidencia de que los africanos, en asociación con la comunidad internacional son quienes están liderando el camino hacia la paz y la prosperidad sostenibles en el continente.

“Al ‘silenciar las armas’, los países africanos tienen un papel central que desempeñar para que la iniciativa sea un éxito, al igual que el sector privado y la sociedad civil de la Unión Africana y África. Pero es vital que la comunidad internacional brinde su apoyo para lograr este objetivo”, concluyó Dicarlo.

Por su parte Ramtane Lamamra, el encargado de la Unión Áfricana del proyecto Silenciando las Armas hizo eco a muchas de las palabras de la secretaria general adjunta y dijo que, a pesar de los desafíos, tiene una inmensa confianza en que la alianza con las Naciones Unidas llevará al continente a la paz y la prosperidad.

“Como dijo nuestro adorado ícono africano Nelson Mandela: Parece imposible sólo hasta que se hace.  Así que hagámoslo juntos”.


Deja un comentario

ONU: alarma ante el incremento del armamento ahora en el mundo.

Necesitamos un nuevo sistema mundial de control de armas

ONU/Antoine Tardy
Conferencia de Desarme

25 Febrero 2019

António Guterres ha advertido que los Estados están buscando la seguridad no en la diplomacia y el diálogo, sino en el desarrollo y acumulación de armas. Para rebajar la tensión armamentística ha pedido a la Conferencia de Desarme que actúe. También ha solicitado a Estados Unidos y Rusia que preserven el Tratado sobre las Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio.

Durante una intervención ante la Conferencia de Desarme, que tiene su sede en Ginebra, el Secretario General lanzó la voz de alarma ante uno de los más graves peligros que afronta la humanidad: “los principales componentes de la arquitectura internacional del control mundial de armas están hundiéndose”.

A continuación, señaló que, por ejemplo, el uso impune de las armas químicas está llevando a su proliferación. Además, dijo que las armas pequeñas ilícitas, junto con la designación de las áreas urbanas como campos abiertos de batalla donde se utilizan explosivos, se está cobrando la vida de miles de civiles.

En cuanto a las armas atómicas, afirmó que no se puede permitir que el mundo camine sonámbulo hacia una nueva carrear armamentística nuclear.

Y para completar el sombrío cuadro, Guterres aseguró que “las nuevas tecnologías armamentísticas están aumentando los riesgos de una forma que todavía no entendemos e incluso no podemos imaginar”.

No podemos permitir que el mundo camine sonámbulo hacia una nueva carrear armamentística nuclear.

Todo ello es fruto de que “los Estados están buscando la seguridad no en la diplomacia colectiva y el diálogo, sino en el desarrollo y acumulación de nuevas armas”.

Desarmarse o desaparecer

El titular de la ONU recordó el lema que hay a la entrada de la sala de la Conferencia de Desarme: “Las naciones deben desarmarse o desaparecer”. Sin embargo, indicó que en los últimos veinte años esta Conferencia no ha producido negociación alguna sobre este asunto.

“La historia de esta sala nos recuerda que la incapacidad del Consejo de la Sociedad de Naciones (institución predecesora de las Naciones Unidas) de abordar los problemas de seguridad más apremiantes de la época tuvo mucho peso en el hecho de que perdiera su razón de ser”, afirmó.

Por todo ello, Guterres propuso “una nueva visión del control mundial de armas en el complejo ambiente de la seguridad internacional actual”, algo que constituye una de sus prioridades desde el principio de su mandato.

Para ayudar a los Estados a establecer esa nueva visión, el Secretario General lanzó el año pasado en Ginebra su Agenda para el Desarme, bajo el lema “Asegurar nuestro futuro común”.

El riesgo nuclear

Guterres alertó de que la situación es particularmente peligrosa con respecto a las armas nucleares.

“El proceso bilateral de control de armamentos entre la Federación de Rusia y los Estados Unidos ha sido uno de los distintivos de la seguridad internacional durante cincuenta años. Gracias a sus esfuerzos, las reservas mundiales de armas nucleares son ahora menos de una sexta parte de lo que eran en 1985. Ese es el legado que está en grave peligro”, argumentó.

Por ese motivo, llamó a los Estados Unidos y Rusia a preservar el Tratado sobre las Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio, firmado en diciembre de 1987 (en aquel entonces entre Estados Unidos y Unión Soviética) que eliminó los misiles balísticos y de crucero nucleares o convencionales con un alcance de entre 500 y 5500 kilómetros.

Estados Unidos ha anunciado este mes que abandonaría el acuerdo debido a lo que califica como incumplimientos por parte de Rusia, que también ha indicado su retirada, aunque la suspensión del tratado está pendiente de nuevas negociaciones.

El abandono de este tratado “si se permite que suceda, hará que el mundo sea un lugar más inestable e inseguro”, afirmó Guterres.

También pidió a esas dos mismas naciones que extiendan el Tratado sobre la Reducción de Armas Estratégicas III, también conocido como Nuevo START, por el que se comprometieron a reducir su arsenal atómico en dos tercios, y expiración está prevista para el 2021. Además, los animó a rebajar aún más ese arsenal.

El titular de la ONU mostro su esperanza asimismo de que la cumbre que celebrarán el presidente de los Estados Unidos, Donal Trump, y el líder de la República Democrática de Corea del Norte, Kim Jong-un, a finales de esta semana en la ciudad vietnamita de Hanoi, sirva para que se pongan de acuerdo en adoptar “pasos concretos para una desnuclearización de la península de Corea pacífica, duradera y verificable”.

Sin embargo, Guterres destacó que “sueña” con el día en que los arreglos bilaterales se conviertan en multilarales.


Deja un comentario

Fuerte e inadmisible tráfico de armas a los combatientes del Yemen

Yemen: Emiratos Árabes Unidos suministra de forma irresponsable armas occidentales a las milicias

Un miembro de las fuerzas pro-gubernamentales yemeníes STRINGER/AFP/Getty Images

Amnistía Internacional publica hoy una investigación basada en fuentes de acceso público que pone de relieve un peligro creciente en el conflicto de Yemen debido a que los Emiratos Árabes Unidos (EAU) están armando a las milicias de manera irresponsable con una diversidad de armas avanzadas.

El documento de investigación, titulado When arms go astray: Yemen’s deadly new threat of arms diversion to militias (Cuando las armas se extravían: nueva y mortífera amenaza de desvío de armas a las milicias en Yemen), pone de manifiesto cómo EUA se ha convertido en un importante canal de distribución de vehículos acorazados, sistemas de mortero, fusiles, pistolas y ametralladoras, que se están desviando ilegalmente a incontables milicias acusadas de crímenes de guerra y otras violaciones graves de derechos humanos.

“Después de que se ha criticado con razón a Estados Unidos, Reino Unido, Francia y otros Estados europeos por suministrar armas a las fuerzas de la coalición y se ha relacionado a Irán con el envío de armas a los huzíes, surge una nueva amenaza letal. Yemen se está convirtiendo por momentos en un refugio para milicias respaldadas por EAU que prácticamente no rinden cuentas de sus actos”, ha dicho Patrick Wilcken, investigador sobre Control de Armas y Derechos Humanos de Amnistía Internacional.

Las fuerzas emiratíes reciben armas por valor de miles de millones de dólares de Estados occidentales y de otras partes del mundo, y se limitan a desviarlas hacia milicias en Yemen que no responden ante nadie y de las que se sabe que han cometido crímenes de guerra.

La proliferación de estas fuerzas combatientes es la fórmula del desastre para la población civil yemení: ya han sido asesinadas miles de personas, y millones más están a punto de morir de hambre como consecuencia directa de la guerra.”

Los grupos armados que reciben las armas de estos oscuros acuerdos –como las “Brigadas de Gigantes”, las unidades del Cinturón de Seguridad y las Fuerzas de Élite– están entrenadas y financiadas por EAU pero no responden de sus actos ante ningún gobierno. Algunas están acusadas de crímenes de guerra, que incluyen actos cometidos durante la reciente ofensiva a la ciudad portuaria de Hudaida y en la red de prisiones secretas en el sur de Yemen respaldada por EAU.

Estados que suministran armas a Emiratos Árabes Unidos

Según datos disponibles públicamente, desde que estalló el conflicto yemení en marzo de 2015, Estados occidentales han suministrado a los Emiratos Árabes Unidos al menos 3.500 millones de dólares en armas, entre ellas armas convencionales pesadas —como aeronaves y buques—, armas pequeñas, armas ligeras y los correspondientes repuestos y municiones.

A pesar de las graves violaciones de derechos humanos atribuidas a EAU y a las milicias que respalda, los siguientes Estados, entre otros, han suministrado armas recientemente a los emiratíes: Alemania, Australia, Bélgica, Brasil, Bulgaria, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, República Checa, Sudáfrica y Turquía.

Amnistía Internacional analizó información obtenida de fuentes de acceso público relacionada con la batalla de Hudaida y descubrió que milicias sobre el terreno están usando profusamente armas y vehículos militares suministrados a EAU.

Se ha documentado una amplia variedad de vehículos acorazados y equipados con ametralladoras pesadas suministrados por Estados Unidos, como los modelos M-ATV, Caiman y MaxxPro, en manos del Cinturón de Seguridad, las Fuerzas de Élite Shabwani y las “Brigadas de Gigantes”, todas milicias respaldadas por EAU.

Los “Gigantes” están recibiendo ametralladoras ligeras Minimi de fabricación belga que probablemente también fueron vendidas a EAU. Otras armas empleadas por las milicias aliadas de EAU en Hudaida incluyen ametralladoras Zastava M02 Coyote y vehículos acorazados Agrab equipados con un sistema de mortero singapurés de 120mm; es el único país del que se sabe que ha adquirido este sistema combinado de armas.

En otras partes de Yemen, EAU ha entrenado y financiado directamente a las milicias, como el Cinturón de Seguridad y las Fuerzas de Élite, que dirigen una oscura red de prisiones secretas conocida como “lugares negros”.

Amnistía Internacional y otras organizaciones ya habían documentado el papel desempeñado por estas fuerzas en las desapariciones forzadas y otras violaciones de derechos humanos cometidas en estos centros, como detenciones a punta de pistola, tortura con descargas eléctricas, simulacros de ahogamiento, suspender del techo a las víctimas, humillación sexual, reclusión prolongada en régimen de aislamiento, condiciones precarias de reclusión y provisión insuficiente de comida y agua.

Las milicias respaldadas por EAU que dirigen estos lugares negros llevan fusiles búlgaros y conducen vehículos acorazados estadounidenses.

Violación del Tratado sobre el Comercio de Armas

Muchos de los Estados que siguen suministrando armas a EAU son partes en el Tratado Internacional sobre el Comercio de Armas. Algunos, por ser miembros de la UE o en virtud de su legislación interna, tienen la obligación jurídica de no transferir armas que se estén utilizando para cometer crímenes de guerra. Al persistir en la práctica de transferir armas a EAU, a pesar de las pruebas abrumadoras de que tales armas se están usando para cometer crímenes de guerra y otras violaciones graves de derechos humanos en Yemen, están incumpliendo dicha obligación.

Amnistía Internacional hace un llamamiento a todos los Estados para que no suministren armas a todas las partes del conflicto de Yemen mientras exista un riesgo considerable de que puedan utilizarse para cometer o facilitar la comisión de graves violaciones del derecho internacional humanitario y de derechos humanos. Dinamarca, Finlandia, Noruega y Países Bajos han anunciado recientemente la suspensión de las transferencias de armas a EAU.

“La próxima ronda de conversaciones de paz sobre el conflicto de Yemen es inminente, y los Estados proveedores de armas deben reflexionar detenidamente en cómo sus transferencias de armas siguen fomentando, directa e indirectamente, la comisión de crímenes de guerra y otras violaciones graves de derechos humanos. La proliferación de incontables milicias respaldadas por EAU está agravando la crisis humanitaria y entraña una amenaza creciente para la población civil”, ha dicho Patrick Wilcken.

“Sólo unos cuantos países han tomado la decisión acertada y han parado la cinta transportadora de armas con destino al devastador conflicto de Yemen. Otros deben seguir su ejemplo si no quieren tener parte de responsabilidad en las terribles consecuencias de estas transferencias de armas por valor de miles de millones de dólares para la población civil de Yemen.”