Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Rusia impide la ampliación de la investigación sobre armas químicas en Siria.

Consejo de Seguridad no logra ampliar la investigación sobre el uso de armas químicas en Siria

El Consejo de Seguridad en un voto para renovar la investigación del uso de armas químicas en Siria. Foto: UN Photo/Kim Haughton

17 de noviembre, 2017 — Rusia volvió este viernes a vetar una resolución del Consejo de Seguridad sobre la extensión del mandato de los expertos que investigan el uso de armas químicas en Siria.

La nueva propuesta de resolución, patrocinada por Japón, buscaba encontrar una solución después de que dos textos de resolución presentados el jueves tampoco recibieran los votos requeridos.

Japón proponía extender un mes el mandato del Mecanismo Conjunto de Investigación, que expira en la noche del viernes, dejando así el tiempo necesario para más negociaciones.

El texto obtuvo 12 votos a favor, dos en contra, los de Rusia y Bolivia, y una abstención por parte de China.

Para ser adoptada, una resolución del Consejo de Seguridad requiere nueve votos a favor, pero cualquiera de los cinco miembros permanentes, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Rusia y China, pueden utilizar su derecho a veto para bloquear cualquier iniciativa.

El Mecanismo de Investigación, un panel conjunto entre la ONU y la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPCW por sus siglas en inglés), fue creado en 2015 a instancias de Rusia y Estados Unidos. Tiene por misión de identificar a personas, entidades, grupos o gobiernos que hayan sido autores, organizadores, patrocinadores o hayan participado de algún modo en el uso de ese tipo de armamento en Siria.

Anuncios


Deja un comentario

El Papa: condena enérgica de las armas nucleares

Audiencia a los participantes en el Simposio Internacional sobre el desarme promovido por el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral

A las  12.30 en la  Sala Clementina del Palacio Apostólico, el Santo Padre Francisco ha recibido a los participantes en el simposio internacional Perspectivas para un mundo libre de las armas nucleares y para el desarme integral , promovido por el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral que se abre hoy en el Vaticano en el Aula Nueva del Sínodo y concluirá mañana, sábado 11 de noviembre.
En el  Simposio participan 11 Premios Nobel de la Paz, altos cargos de ONU y NATO, diplomáticos, representantes de los Estados, entre ellos  Rusia, Estados Unidos, Corea del Sur, Irán,  además de grandes expertos en el campo de los armamentos y representantes de las fundaciones, organizaciones  y de la sociedad civil  comprometidas activamente en ese  tema. Presentes además, miembros  de las  Conferencias episcopales y de las Iglesias, en ámbito  ecuménico y de otras religiones, así como delegaciones de profesores y estudiantes de las universidades de Estados Unidos, Rusia y Unión Europea.
Publicamos a continuación el discurso que el Papa ha dirigido a los presentes en el curso del encuentro

Discurso del Santo Padre
Queridos amigos,
Saludo cordialmente  a cada uno de vosotros y expreso mi gratitud por vuestra presencia y vuestra actividad  al servicio del bien común. Agradezco al cardenal Turkson las palabras de saludo y presentación.
Habéis venido a este Simposio para abordar cuestiones cruciales, tanto en sí mismas como a la luz de la complejidad de los desafíos políticos del escenario internacional actual, caracterizado por un clima inestable de conflictividad. Un obscuro pesimismo podría  llevarnos a creer que “las perspectivas para un mundo libre de armas nucleares y para un desarme completo”, como dice el título de vuestro encuentro, parezcan cada vez más remotas. Es un hecho que la espiral de la carrera armamentista no se detiene y que los costos de modernización y  desarrollo de las armas, no solamente las nucleares, representan un gasto considerable para las naciones, hasta el punto de dejar en segundo plano  las prioridades reales  de la humanidad que sufre: la lucha contra la pobreza, la promoción de la paz, la realización de proyectos educativos, ecológicos y sanitarios  y el desarrollo de los derechos humanos.[1]
Además,  no podemos por menos que sentir una aguda inquietud  si consideramos las catastróficas consecuencias humanitarias y ambientales derivadas  de cualquier  empleo de las armas nucleares. Por lo tanto, considerando incluso  el riesgo de una detonación accidental de esas armas, debido a  un error de cualquier tipo, tenemos que  condenar enérgicamente la amenaza de su uso, así como su posesión,  precisamente porque su existencia es funcional en una lógica del miedo  que no concierne solamente  a las partes involucradas en el conflicto, sino a todo el género humano. Las relaciones internacionales no pueden estar dominadas por la fuerza militar, la intimidación mutua o la ostentación  de los arsenales bélicos. Las  armas de destrucción masiva, en particular las atómicas,  no generan nada más que una engañosa sensación de seguridad y no pueden constituir  la base de la convivencia pacífica entre los miembros de la familia humana, que debe inspirarse en  una ética de la solidaridad [2]. Insustituible desde este punto de vista es el testimonio de los hibakusha, es decir, las personas  afectadas por las explosiones de Hiroshima y Nagasaki, así como el de las otras víctimas de los experimentos de armas nucleares: ¡Que su voz profética sea una advertencia especialmente para las nuevas generaciones!
Además, los armamentos que tienen como efecto la destrucción del género humano  son incluso ilógicos a nivel militar. Por otra parte, la verdadera ciencia está siempre al servicio del hombre, mientras  la sociedad contemporánea  parece como aturdida por las desviaciones de los proyectos concebidos en su seno y  tal vez en su origen por una buena causa. Baste pensar que hoy  las tecnologías nucleares se difunden  incluso a través de comunicaciones telemáticas y que los instrumentos de derecho internacional no han impedido que  nuevos estados se sumen al grupo de poseedores de armas atómicas. Son escenarios inquietantes si se tienen en cuenta los desafíos de la geopolítica contemporánea como el terrorismo o los conflictos asimétricos.
Y sin embargo, un realismo saludable no deja de encender  en nuestro mundo desordenado las luces de la esperanza. Recientemente, por ejemplo, a través de un voto histórico de la ONU, la mayoría de los miembros de la Comunidad Internacional han dictaminado  que las armas nucleares no solo son inmorales, sino que también deben considerarse como un instrumento ilegítimo de guerra. Se ha colmado así un vacío jurídico  importante  ya que las armas químicas,  las  biológicas, las minas antipersona y las  bombas de racimo son armas expresamente  prohibidas  según  las convenciones internacionales. Aún más significativo es el hecho de que estos resultados se deban  principalmente a una ” iniciativa humanitaria” promovida por una alianza válida  entre la sociedad civil, los Estados, las organizaciones internacionales, las Iglesias, las academias y los grupos de expertos. En este contexto se coloca  también  el documento que vosotros , los galardonados con el Premio Nobel de la Paz, me habéis entregado  y por el que os expreso mi agradecimiento. Precisamente en  este 2017 se celebra   el 50 ° aniversario de la encíclica Populorum  Progressio de Pablo VI.  La encíclica,  explicando la visión cristiana de la persona, resalta  la noción de desarrollo humano integral y la propone como nuevo nombre de la paz. En este documento memorable y actualísimo, el Papa brindaba  la fórmula sintética y feliz de que  “el desarrollo no se reduce al simple crecimiento económico. Para ser auténtico, debe ser integral, es decir, promover a todos los hombres y a todo el hombre. “(n. ° 14).
Es  necesario, pues,  en primer lugar rechazar la cultura del descarte  y ocuparse de las personas y de los pueblos que sufren las desigualdades más dolorosas, a través de una labor  que dé  prioridad, con paciencia, a los procesos solidarios en vez de al egoísmo de los intereses contingentes. Se trata, al mismo tiempo, de  integrar la dimensión individual y la social mediante el despliegue del principio de subsidiariedad, favoreciendo la contribución de todos como individuos y grupos. Por último, debemos promover lo humano  en su unidad inseparable de cuerpo y alma, de contemplación y  acción.
Así es como un progreso eficaz e inclusivo puede hacer posible la utopía de un mundo libre de terribles instrumentos mortales, a pesar de las críticas de aquellos que consideran que los procesos de desmantelamiento de los arsenales son idealistas. Es siempre válido el magisterio de Juan XXIII, que indicaba  con claridad el objetivo de un desarme integral, cuando afirmaba: ” Ni el cese en la carrera de armamentos, ni la reducción de las armas, ni, lo que es fundamental, el desarme general son posibles si este desarme no es absolutamente completo y llega hasta las mismas conciencias; es decir, si no se esfuerzan todos por colaborar cordial y sinceramente en eliminar de los corazones el temor y la angustiosa perspectiva de la guerra. ( Enc. Lett. Pacem in Terris , 11 de abril de 1963, 61 )
La Iglesia no se cansa de ofrecer al mundo esta sabiduría y las obras que la misma  inspira, consciente de que el desarrollo integral es el camino del bien que la familia humana está llamada a seguir. Os  animo a continuar esta acción con paciencia y constancia, confiados  en que el Señor nos acompañará. Él bendiga a cada uno de vosotros  y la tarea que lleváis a cabo  al servicio de la justicia y la paz. Gracias.


Deja un comentario

Siria: uso de armas químicas.

Mecanismo investigador de la ONU certifica que gobierno sirio e ISIS usaron armas químicas en dos ataques

Edmond Mulet, jefe del Mecanismo Investigador sobre el uso de armas químicas en Siria. Foto ONU/Kim Haughton

07 de noviembre, 2017 — El jefe del Panel Independiente del mecanismo investigador del uso de armas químicas en Siria afirmó este martes en su último informe ante el Consejo de Seguridad de la ONU, que el gobierno de Siria y el grupo terrorista ISIS usaron ese tipo de armamento en los dos ataques que investigó.

Edmond Mulet señaló que el ataque perpetrado entre el 15 y el 16 de septiembre de 2016 en la localidad de Umm Hawsh se realizó con gas mostaza y tuvo como responsable al ISIS.

Por su parte, el causante del asalto del 4 de abril de este año fue el gobierno sirio al dispersar o usar gas sarín en la ciudad de Khan Shaykun, en la provincia de Idlib.

Mulet recordó que el Mecanismo Conjunto de Investigación de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas y la ONU no es un órgano judicial y, que pese al reto que representa investigar casos complejos en medio de un conflicto en curso, veló para que su metodología y conclusiones fueran sólidas desde el punto de vista técnico y científico.

Añadió que no pudo visitar ambos sitios físicamente al ser demasiado peligroso debido a la situación de confrontación en el país árabe, pero que “pese a los posibles beneficios de visitar ambas zonas, el Mecanismo reunió suficiente información para llegar a una conclusión firme en ambos casos”.

Aunque el mandato del Mecanismo finaliza el próximo 16 de noviembre, Mulet destacó que su renovación depende del Consejo de Seguridad.

“Yo espero que el Consejo de Seguridad se ponga de acuerdo antes de esa fecha para renovar el mandato del Mecanismo ya que tenemos que investigar muchos otros incidentes, no solo del uso de sarín sino de uso de cloro como arma química, que ha afectado también la vida de muchísimas personas en Siria, o sea que hay mucho trabajo que hacer todavía”, dijo Mulet.


Deja un comentario

Colombia: misión ONU deposita al Gobierno las armas entregadas por las FARC

Misión de la ONU en Colombia entregó al gobierno el material del Depósito Central de Armamento

Observadores de la Misión de la ONU en Colombia. Foto: Misión de la ONU en Colombia

13 de octubre, 2017 — En la última actividad relacionada con el Proceso de Dejación de Armas, la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia informó que este viernes hizo entrega formal al Gobierno Nacional, bajo custodia y garantía de seguridad de la Unidad de Policía Especial para la Paz (UNIPEP), de 69.034 kilogramos de material resultado de la inhabilitación y destrucción de todo el armamento y munición de las FARC-EP que hasta el momento se encontraba resguardado en el Depósito General de Armamento de la Misión.

En el depósito se encontraban contenedores con más de 7.000 armas entregadas por las FARC-EP y demás armamento encontrado en 750 caletas a lo largo del país.

La entrega se hizo de acuerdo con la nota remitida a la Misión el pasado 6 de octubre por parte de la Presidencia de la República, y cómo se acordó en el marco de la Comisión de Seguimiento, Impulso y
Verificación a la implementación (CSIVI).

Las armas serán fundidas para la realización de tres monumentos a la paz que se colocarán en la sede de la ONU en Nueva York, en Cuba y en Colombia.


Deja un comentario

Responsabilidad de Arabia saudí en los ataques a Yemen

Yemen: La ONU resta importancia a los crímenes contra los niños y niñas cometidos por la coalición dirigida por Arabia Saudí

La comunidad internacional ha cedido una vez más a la presión política, y ha restado importancia al sufrimiento de cientos de niños y niñas yemeníes, suavizando las críticas de las graves violaciones del derecho internacional perpetradas por la coalición dirigida por Arabia Saudí en el informe anual del secretario general de la ONU sobre menores y conflictos armados. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional.

“Cada vez que la ONU hace concesiones que permiten a quienes cometen crímenes graves de derecho internacional eludir las críticas o la justicia, anima a otros actores a cometer violaciones de derechos humanos que causan un inmenso sufrimiento a personas en todo el mundo”, ha afirmado Sherine Tadros, directora de la Oficina de Amnistía Internacional ante la ONU en Nueva York.

“Aunque acogemos con satisfacción la demorada incorporación de la coalición dirigida por Arabia Saudí en el listado del informe sobre menores y conflictos armados, es una vergüenza que la ONU cediera a la presión y la incluyera en una nueva categoría concebida específicamente para limitar la condena a la coalición.”

Como consecuencia de la presión diplomática ejercida por Arabia Saudí, en el informe —que abarca el año 2016— se incluye una nueva categoría que reconoce los esfuerzos de la coalición para “adoptar medidas durante el periodo objeto del informe dirigidas a mejorar la protección de los niños y niñas”.

Amnistía Internacional no ha percibido indicio alguno de esas medidas. En las últimas semanas, Amnistía Internacional confirmó que, en un ataque que tuvo lugar en agosto, la coalición dirigida por Arabia Saudí utilizó una bomba de fabricación estadounidense que mató a siete niños y niñas.

Según el informe sobre menores y conflictos armados, la coalición dirigida por Arabia Saudí mató a 683 niños y niñas en 2016.

“Las potencias mundiales deben hacer todo lo posible para mantener la presión sobre los Estados que desprecian flagrantemente la vida de los niños y niñas. Estados Unidos y otros Estados que suministran armas para uso de la coalición dirigida por Arabia Saudí en Yemen deben dejar de hacerlo, y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas debe imponer un embargo de armas para poner fin a esos terribles abusos”, ha añadido Sherine Tadros.

Información complementaria:

En 2015, el entonces secretario general Ban Ki-moon incluyó a Arabia Saudí en el informe sobre menores y conflictos armados, pero posteriormente lo retiró, tras recibir una intensa presión diplomática.

Según las últimas cifras del mecanismo de supervisión y presentación de informes de UNICEF, al menos 1.595 niños y niñas murieron y otros 2.542 resultaron heridos en Yemen entre el 26 de marzo de 2015 y el 31 de marzo 2017. La coalición dirigida por Arabia Saudí es responsable de la mayoría de estas víctimas infantiles.


Deja un comentario

La ONU felicita a ICAN por el premio Nobel de la paz.

La ONU felicita a ICAN por haber recibido Premio Nobel de la Paz

Ceremonia de la firma del Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares. Foto: UNODA

06 de octubre, 2017 — El Secretario General de la ONU felicitó a la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares (ICAN por sus siglas en inglés), por haber recibido el Premio Nobel de la Paz.

En un comunicado emitido por su portavoz, António Guterres, aseguró que el galardón reconoce los esfuerzos decididos de la sociedad civil para resaltar las consecuencias humanitarias y ambientales de la utilización de armas nucleares.

Guterres recalcó que de este trabajo surgió el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares, el primer instrumento multilateral jurídicamente vinculante para el desarme.

Por su parte la Alta Representante para Asuntos de Desarme de la ONU, Izumi Nakamitsu, aseguró que espera que este premio sirva para inspirar un nuevo impulso, diálogo y serios esfuerzos en la comunidad internacional para perseguir el desarme como medio para prevenir los conflictos, reducir las tensiones internacionales y lograr la paz y la seguridad sostenible.

“La concesión de este premio se produce en un momento de creciente peligro nuclear. Existe una preocupación real y creciente por la amenaza que representa la existencia de armas nucleares para la humanidad. La lentitud en el cumplimiento de nuestras aspiraciones de largo plazo para el desarme nos deja hoy con peligros sin precedentes”, dijo.

ICAN es una coalición de organizaciones no gubernamentales en un centenar de países que promueven la adhesión al Tratado sobre la Prohibición de Armas Nucleares de la ONU y su aplicación. Este acuerdo global fue adoptado en Nueva York el 7 de julio de 2017, y constituye un compromiso para lograr y mantener un mundo libre de armas nucleares. Hasta el momento ha sido firmado por 53 países y ratificado por tres.

Cabe destacar que numerosos países no participaron de las negociaciones del tratado, entre ellos los nueve con capacidad nuclear: Estados Unidos, Rusia, el Reino Unido, Francia, China, Corea del Norte, India, Pakistán e Israel.

La Campaña comenzó en Australia y fue lanzada oficialmente en Viena, Austria en 2007. Los fundadores se inspiraron en el tremendo éxito de la Campaña Internacional para Prohibir las Minas Terrestres, que una década antes desempeñó un papel instrumental en la negociación de la Convención sobre la Prohibición de las Minas Antipersonales o Tratado de Ottawa.


Deja un comentario

Colombia; terminado el proceso de entrega de las armas de las FARC según ONU

La ONU da por terminada la dejación de armas de las FARC

Observadores de la Misión de la ONU en Colombia. Foto: Misión de la ONU en Colombia

22 de septiembre, 2017 — “Lo que se prometió en Cuba, se cumplió en Colombia”, declaró el jefe de la Misión de la ONU en ese país, Jean Arnault, durante el acto final de inhabilitación de armas entregadas por los excombatientes de las FARC-EP.

En el evento estuvo presente el presidente del país Juan Manuel Santos, quien recorrió el depósito donde se encuentran los contenedores con más de 7.000 armas entregadas por las FARC-EP y demás armamento encontrado en 750 caletas a lo largo del país.

Durante su recorrido, los trabajadores de la Misión enseñaron al mandatario y a la prensa el proceso de inhabilitación de las armas, que serán fundidas para la realización de tres monumentos a la paz que se colocarán en la sede de la ONU en Nueva York, en Cuba y en Colombia.

“Queremos ver en la ceremonia de hoy un símbolo del camino recorrido por Colombia en los pocos meses que nos separan de la firma de la paz el 24 de noviembre del año pasado en Cuba. Junto con la transformación de las FARC a un actor político más dentro del escenario democrático colombiano, queremos ver también un testimonio material de las nuevas perspectivas que se ofrecen al país, queremos ver un aliciente a continuar en el sendero de la paz” dijo Arnault.

Por su parte, el presidente Santos agradeció una vez más a la Misión de la ONU por su apoyo que describió como indispensable para el proceso de desarme.

“Todas estas armas que fueron utilizadas por tanto tiempo para destruir vidas, ahora serán un monumento conmemorando la paz y la vida, es un cambio histórico de 180 grados de una situación a la otra y es nuestra responsabilidad y nuestra obligación seguir trabajando para que esa construcción de la paz nunca se detenga”, dijo.

Santos resaltó que durante su visita a la Asamblea General de la ONU en Nueva York esta semana recibió mucho apoyo de naciones de todo el mundo y que esto debía servirle al pueblo colombiano como una motivación para continuar el camino hacia la paz.

Con la ceremonia de hoy finalizó oficialmente la primera Misión de la ONU en Colombia. El segundo mandato comenzará el próximo 26 de septiembre y apoyará a las autoridades en el proceso de reincorporación de los excombatientes a la sociedad, garantizando su seguridad.