Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Arabia ataca a Yemen con armamento de Usa y Gran Bretaña

Yemen: La venta de armas de EE. UU. y Reino Unido, vergonzosa contradicción con la labor humanitaria

Un niño entre las ruinas tras un bombardeo en Saná, capital de Yemen. Copy: MOHAMMED HUWAIS/AFP/Getty Images

España, tercer exportador mundial de armas a Arabia Saudí en 2015

23 de marzo de 2017

Mediante sus multimillonarias transferencias de armas a Arabia Saudí, EE.UU. y Reino Unido están fomentando las graves violaciones que han causado un sufrimiento indecible a la población civil de Yemen y que eclipsan considerablemente su labor humanitaria, afirma Amnistía Internacional.

Desde el inicio del conflicto hace dos años, en marzo de 2015, EE. UU. y Reino Unido juntos han transferido armas por un valor superior a los 5.000 millones de dólares estadounidenses a Arabia Saudí, que lidera la coalición militar en Yemen. Esta cifra es 10 veces superior a los 450 millones de dólares estadounidenses que el Departamento de Estado de EE. UU. y el Departamento para el Desarrollo Internacional de Reino Unido calculan que han gastado o presupuestado en ayudas para Yemen en los últimos dos años.

“Dos años de conflicto han forzado a tres millones de personas a huir de sus hogares, han destrozado la vida de miles de civiles y han dejado a Yemen sumido en un desastre humanitario, con más de 18 millones de personas en necesidad apremiante de ayuda. Sin embargo, a pesar de los millones de dólares estadounidenses que se le han destinado en forma de ayuda internacional, muchos países han contribuido al sufrimiento de la población yemení al continuar con el suministro de armas por valor de miles de millones de dólares estadounidenses”, ha afirmado Lynn Maalouf, directora adjunta de Investigación en la Oficina Regional de Amnistía Internacional en Beirut.

“Las armas suministradas en el pasado por países como Reino Unido y EE. UU. se han utilizado para cometer graves violaciones y han contribuido a precipitar una catástrofe humanitaria. Estos países han continuado autorizando transferencias de armas al mismo tiempo que prestaban ayuda humanitaria para mitigar la misma crisis que han ayudado a crear. La población civil yemení continúa pagando el precio de este suministro de armas insolente e hipócrita.”

La comunidad internacional debe actuar de inmediato para imponer un embargo de armas y abrir una investigación internacional creíble sobre las graves violaciones cometidas por todas las partes del conflicto.

“Todos los países, entre ellos EE. UU. y Reino Unido, deben detener inmediatamente el suministro de armas que pudieran utilizarse para cometer crímenes de guerra u otras violaciones graves del derecho internacional humanitario en Yemen”, ha afirmado Lynn Maalouf.

Al continuar con el suministro de armas a Arabia Saudí y a sus socios de coalición en Yemen, Reino Unido, que es Estado Parte en el Tratado sobre el Comercio de Armas, y EE. UU, que lo ha firmado, están socavando el espíritu de este tratado.

España, tercer exportador mundial de armas a Arabia Saudí en 2015

Según datos oficiales, entre 2014 y el primer semestre de 2016, España exportó armas a Arabia Saudí por valor de más de 900 millones de euros, la mayor parte de los 1.368,56 millones exportados en la última década. Entre 2013 y 2015, España fue el tercer mayor exportador de armas a Arabia Saudí, tras EE.UU. y Reino Unido.

En 2015, las exportaciones realizadas superaron los 545 millones de euros e incluyeron armas pequeñas, una donación de munición, torpedos, cohetes y misiles, sistemas de dirección de tiro, dos aviones de reabastecimiento en vuelo, un avión de transporte, repuestos y reparables para aeronaves de transporte, equipos electrónicos y equipos de contramedida.

En el primer semestre de 2016, las exportaciones fueron de 69,3 millones, una cifra inferior a los tres años anteriores, pero habrá que ver en el informe anual de 2016 que previsiblemente se publicará en junio de 2017 la cantidad exportada en todo ese año. Destaca el valor de las exportaciones realizadas correspondientes a las categorías de municiones como granadas de mortero y proyectiles iluminantes, bombas, torpedos y misiles, así como aviones y equipos electrónicos.

La preocupación de Amnistía Internacional es que las armas exportadas se hayan podido usar para facilitar o cometer crímenes internacionales en Yemen, en los ataques indiscriminados cometidos contra la población civil por la Coalición que lidera Arabia Saudí.

El caso de las corbetas de Navantia

En relación con las negociaciones entre la empresa española Navantia y Arabia Saudí para la construcción de cinco corbetas del tipo Avante 2200 para la armada de Arabia Saudí, Amnistía Internacional reitera que se opone a esta operación, ya que existe un riesgo manifiesto de que estos barcos puedan ser utilizados en la comisión de violaciones graves del derecho internacional humanitario.

El pasado mes de enero una delegación española formada por los Ministros de Asuntos Exteriores y de Cooperación y de Fomento, así como por los Secretarios de Estado de Defensa, de Comercio y de Infraestructuras acompañó a Su Majestad el Rey Felipe VI en su viaje a Arabia Saudí para mantener reuniones con las autoridades. El Gobierno español confirmó recientemente que no ha cerrado ningún acuerdo para la venta de buques militares con el gobierno de Arabia Saudí.

Amnistía Internacional mantiene su preocupación al respecto así como una acción en Internet para que el Gobierno español no autorice esta exportación. Si lo hiciera, violaría la Ley española sobre comercio de armas y el Tratado Internacional sobre el Comercio de Armas.

La crisis humanitaria en Yemen

Unos 18,8 millones de personas en Yemen dependen de la ayuda humanitaria y necesitan urgentemente alimentos, agua, combustible y refugio para sobrevivir. La ONU ha alertado que el país está al borde de la hambruna debido a los altos niveles de desnutrición.

Al menos 4.600 civiles han muerto y más de 8.000 han resultado heridos desde que la coalición liderada por Arabia Saudí iniciara sus ataques aéreos en Yemen en marzo de 2015, provocando un auténtico conflicto armado.

Violaciones cometidas por todas las partes en el conflicto

Durante los últimos dos años, Amnistía Internacional ha documentado una amplia variedad de violaciones del derecho internacional cometidas por todas las partes en el conflicto que, en algunos casos, constituyen crímenes de guerra. La coalición liderada por Arabia Saudí ha lanzado incesantes ataques aéreos, matando e hiriendo a civiles y destruyendo sus hogares, propiedades e infraestructuras en ataques indiscriminados y contra bienes de carácter civil.

En varias visitas de investigación a Yemen, la organización ha documentado al menos 34 ataques aéreos de la coalición liderada por Arabia Saudí en seis gobernaciones (Saná, Saada, Hayyah, Hodeidah, Taiz y Lahj). Se cree que estos ataques violan el derecho internacional humanitario y han causado la muerte de al menos 494 personas, entre ellas 148 niños y niñas. En algunos de estos ataques aéreos se utilizaron armas fabricadas en EE. UU. y Reino Unido.

Enaada, Hayyah y Saná, los miembros de la coalición también usaron municiones de racimo, de fabricación estadounidense, británica y brasileña, que están prohibidas internacionalmente. Amnistía Internacional ha documentado casos de menores entre las personas civiles que han muerto o han quedado mutiladas al entrar en contacto con submuniciones de bombas de racimo que quedaron sin estallar tras los ataques con estas armas inherentemente discriminatorias.

La organización también ha documentado 30 ataques indiscriminados realizados por fuerzas pro-huzíes y anti-huzíes, en Adén y Taiz, al sur del país, en los que utilizaron artillería, morteros y cohetes y que causaron la muerte a 68 personas.

En Taiz, las fuerzas anti-huzíes también han hostigado y amenazado al personal médico, cerrando hospitales y poniendo en peligro a la población civil al situar combatientes y posiciones militares cerca de los centros médicos.

El grupo armado huzí y sus aliados han bombardeado zonas civiles en la ciudad de Taiz y disparado artillería de forma indiscriminada contra Arabia Saudí, al otro lado de la frontera, causando muertos y heridos entre la población civil. Amnistía Internacional también ha reunido indicios según los cuales el grupo armado huzí ha reclutado niños soldados, algunos de ellos de tan sólo 15 años, para luchar en primera línea.

Además, las autoridades huzíes han restringido la libertad de expresión, de asociación y de reunión pacífica en las zonas bajo su control. Con el apoyo de las fuerzas de seguridad, han practicado detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas y tortura y han clausurado ONG. Sus críticos y oponentes, entre ellos periodistas, defensores y defensoras de derechos humanos han sido detenidos arbitrariamente y algunos han desaparecido o han sido sometidos a tortura y otros malos tratos bajo custodia.

“Desde los bombardeos indiscriminados sobre zonas civiles y el reclutamiento de niños soldados realizados por el grupo armado huzí a los ataques aéreos ilegítimos y el uso reiterado de municiones de racimo prohibidas internacionalmente por parte de la coalición liderada por Arabia Saudí, todas las partes del conflicto en Yemen han demostrado un desprecio deliberado por las vidas de la población civil y han cometido graves violaciones del derecho internacional humanitario”, ha afirmado Lynn Maalouf.

“La larga lista de terribles abusos cometidos por todas las partes en el conflicto pone de manifiesto hasta qué punto urge una investigación internacional e independiente, liderada por la ONU, para investigar las presuntas violaciones cometidas por todas las partes y garantizar que los responsables de tales delitos infames son llevados ante la justicia.”

Información complementaria

Según el Instituto Internacional de Investigación de la Paz de Estocolmo, desde 2015, EE.UU. y Reino Unido juntos han transferido armas a Arabia Saudí por valor de 5.000 millones de dólares estadounidenses.

Conforme al Departamento para el Desarrollo Internacional de Reino Unido y la página web ForeignAssistance.gov, gestionada por la Oficina de Recursos para Asistencia en el Extranjero del Departamento de Estado estadounidense, desde marzo de 2015 los gobiernos de EE. UU. y Reino Unido juntos han proporcionado o planean gastar unos 450 millones de dólares estadounidenses en ayuda humanitaria para Yemen.


Deja un comentario

Consejo Seguridad ONU: mayor rigor en las sanciones contra Corea del Norte.

Prorrogan mandato de supervisión de sanciones contra Corea del Norte

Reunión del Consejo de Seguridad en la que se aprobaron nuevas sanciones a Corea del Norte, en diciembre de 2016. Foto de archivo: ONU/Rick Bajornas

23 de marzo, 2017 — El Consejo de Seguridad de la ONU acordó prorrogar un año más el mandato del equipo de expertos que supervisa las sanciones que se ese órgano ha establecido contra la República Democrática y Popular de Corea.

La resolución, adoptada por unanimidad por los Estados miembros, dará continuidad al trabajo que los expertos vienen realizando durante los últimos años.

En su más reciente informe, presentado en febrero, el grupo advirtió que la aplicación de las sanciones contra Pyongyang por su programa nuclear y de misiles es “insuficiente” e “inconsistente”.

Los expertos reclamaron a los Estados miembros un compromiso más riguroso con la aplicación de las restricciones aprobadas por Naciones Unidas, que en los últimos años ha endurecido de manera muy importante sus sanciones ante las provocaciones norcoreanas.

La resolución aprobada hoy solicita al grupo de expertos que presente nuevos informes en agosto de este año y en febrero de 2018.


Deja un comentario

Arabia y su coalición usan municiones de racimo en Yemen.

 La coalición dirigida por Arabia Saudí usa municiones de racimo prohibidas de fabricación brasileña en Yemen

©DigitalGlobe; CNES/Astrium; Google Earth. MAP produced by Amnesty International

9 de marzo de 2017

Amnistía Internacional ha confirmado nuevos indicios de que la coalición dirigida por Arabia Saudí disparó recientemente cohetes de fabricación brasileña que contenían munición de racimo prohibida y que hirieron a dos civiles y causaron daños materiales al impactar en tres zonas residenciales del centro de la ciudad de Sada y en los campos de cultivo adyacentes.

El ataque, perpetrado a las 10.30 de la noche del 15 de febrero de 2017, es el tercero documentado por Amnistía Internacional en los últimos 16 meses en el que se confirma el uso de municiones de racimo de fabricación brasileña.

“La coalición dirigida por Arabia Saudí justifica absurdamente el uso de municiones de racimo asegurando que es acorde al derecho internacional, a pesar de los indicios concretos del coste humano para la población civil atrapada en el conflicto”, ha dicho Lynn Maalouf, directora de Investigación de la oficina regional de Amnistía Internacional en Beirut.

Las bombas de racimo son armas de efecto intrínsecamente indiscriminado que infligen daños inimaginables en la vida de los civiles. El uso de tales armas está prohibido por el derecho internacional humanitario consuetudinario en todas las circunstancias. A la luz de las pruebas acumuladas, urge más que nunca que Brasil se adhiera a la Convención sobre Municiones en Racimo, y que Arabia Saudí y los miembros de la coalición que lidera interrumpan todo uso de municiones de racimo.”

Tras los ataques con cohetes, Amnistía Internacional entrevistó a ocho residentes locales, entre ellos dos testigos, uno de los cuales había resultado herido en el ataque. Habló también con un activista local y analizó las pruebas fotográficas y videográficas proporcionadas por el Centro Ejecutivo de Lucha contra las Minas en el Yemen (YEMAC), organismo nacional de control de municiones, que inspeccionó el lugar a los 30 minutos de cometerse el ataque.

El YEMAC confirmó además el uso del mismo tipo de municiones de racimo en otro ataque perpetrado a finales de enero en Abdeen, cinco kilómetros al sur de la ciudad de Sada.

Barrios afectados
Según testigos y residentes locales, los cohetes impactaron en las zonas residenciales de Gohza, Al Dhubat y Al Rauda, liberando submuniciones que también impactaron en viviendas de Al Maalá y Ahfad Bilal, así como en los dos cementerios del centro de la ciudad, el antiguo y el nuevo, y en campos de cultivo circundantes.

Latifa Ahmed Mu’eed, de 22 años, describió el ataque perpetrado en Ahfad Bilal cuando estaba durmiendo en su casa. Estaba con su esposo, Talal al Shihri, su hijo de tres años, Hussain, y su bebé de tres meses, Hasan.

“La bomba penetró en la casa, atravesando el techo hasta el dormitorio. Hay un agujero enorme en el techo. En ese momento, oímos una gran explosión y, a los pocos segundos, la bomba explotó en la habitación y nos alcanzó. Tres estallaron justo al lado de la casa […] Los niños resultaron ilesos pero estaban conmocionados […] Mi esposo sufrió heridas de metralla en el pie. Yo resulté herida en el pie izquierdo, y esa misma noche fuimos al hospital de Al Salam.”

La familia huyó hace cuatro meses a la ciudad de Sada, a 78 kilómetros de distancia, cuando su hogar en Baqim, localidad situada 12 kilómetros al sur de la frontera con Arabia Saudí, fue atacado.

“Tuvimos que dejar nuestra casa en Baqim cuando la bombardearon. La bomba entró directamente hasta nuestro salón y destruyó la vivienda. Todo el mundo tuvo que marcharse de la zona. Los bombardeos eran constantes. Nos marchamos a los dos o tres meses del ataque a nuestra casa […] A pie, nos dirigimos a Sada. Yo estaba embarazada entonces; cuando habíamos recorrido 20 kilómetros, un coche nos recogió y nos llevó hasta la ciudad de Sada.”

Un residente de Al Maalá, una de las zonas afectadas en los recientes ataques, contó a Amnistía Internacional que había oído una gran explosión.

“Sentí un ruido muy fuerte. Y justo después se oyeron unos sonidos muy intensos, como si algo se estuviera extendiendo. Fue muy rápido, sólo duró 20 o 30 segundos.”

Yahya Rizk, jefe del equipo nº 12 del YEMAC, contó a Amnistía Internacional cómo había sido la visita de su equipo a los barrios de Al Rauda y Ahfad Bilal.

“Encontramos un portamuniciones y una submunición sin estallar en Al Rauda. Al Rauda es una zona densamente poblada donde las bombas [submuniciones] atravesaron los tejados de dos casas. Una bomba atravesó el tejado e hirió a un hombre y a su esposa en Ahfad Bilal; alcanzó su dormitorio [aproximadamente] a las 11 de la noche. Fueron trasladados al hospital esa misma noche. La mayoría de los daños fueron causados en propiedades, casas y vehículos. Observamos 12 agujeros por impacto de la munición en Al Rauda, junto a las granjas de frutales. Y entre 12 y 13 lugares de impacto en Ahfad Bilal. Encontramos una bomba [submunición] sin explotar en Al Rauda; cayó de un árbol y aterrizó en el suelo, y la fotografiamos.”

Miembros del equipo del YEMAC confirmaron también que habían hecho un barrido de las zonas residenciales de Gohza, densamente poblado, donde observaron agujeros de impacto y daños en viviendas. Yahya Rizk explicó: “Las bombas [submuniciones] impactaron en los porches y entre las casas de la gente. Todas explotaron y nadie resultó herido. Pero se rompieron los cristales de todas las ventanas y hasta 30 vehículos sufrieron daños.”

Basándose en las descripciones del equipo del YEMAC, y después de examinar fotografías y vídeos de los momentos posteriores al ataque, incluidas las fotos de los portamuniciones y una submunición sin explotar, Amnistía Internacional pudo determinar que los restos del armamento usado en el ataque eran de un cohete ASTROS II superficie-superficie.

ASTROS II es un sistema de lanzacohetes múltiple (MLRS) montado sobre camiones que fabrica la empresa brasileña Avibrás. ASTROS II puede lanzar en rápida sucesión múltiples cohetes, cada uno de los cuales contiene hasta 65 submuniciones, con un alcance de hasta 80 kilómetros, dependiendo del tipo de proyectil.  La documentación de la empresa en la que se describe el producto, lo presenta como “un importante sistema de defensa con gran poder disuasorio”.

Pruebas acumuladas

Amnistía Internacional documentó el primer uso conocido de este tipo de municiones de racimo en Yemen el 27 de octubre de 2015 en Ahma, al norte de la Sada, en un ataque que hirió al menos a cuatro personas, entre ellas una niña de cuatro años.

En mayo de 2016, Amnistía Internacional encontró más indicios del mismo tipo de municiones de racimo en pueblos situados 30 kilómetros al sur de la frontera con Arabia Saudí, en Hajjah. En fechas tan recientes como diciembre de 2016, Human Rights Watch también documentó el uso de municiones de racimo de fabricación brasileña contra la ciudad de Sada.

Hasta la fecha, Amnistía Internacional y Human Rights Watch han documentado el uso de siete tipos de municiones de racimo, para lanzar desde tierra y desde el aire, fabricadas en Estados Unidos, Reino Unido y Brasil. La coalición ha admitido el uso de municiones de racimo de fabricación británica y estadounidense en ataques cometidos en Yemen.

“¿Cuántos civiles más tienen que morir, sufrir heridas o ver destruida su propiedad por el uso de estas armas prohibidas internacionalmente para que la comunidad internacional condene el uso de las municiones de racimo por parte de la coalición liderada por Arabia Saudí y presione a los miembros de la coalición para que se conviertan en Estados Partes en la Convención sobre Municiones en Racimo?”

Información Complementario
Las municiones de racimo contienen entre decenas y cientos de submuniciones que se liberan en el aire y se esparcen indiscriminadamente en una zona extensa de cientos de metros cuadrados. Pueden lanzarse o dispararse desde un avión o, como en este caso, desde misiles tierra-tierra.

Las submuniciones de racimo tienen también una elevada tasa de error, lo que significa que un gran porcentaje de ellas no estalla en el impacto y se convierten de hecho en minas terrestres que representan una amenaza para la población civil años después de su despliegue. El uso y la producción, venta y transferencia de municiones de racimo están prohibidos en la Convención sobre Municiones en Racimo de 2008, que tiene casi 100 Estados Partes.

El 19 de diciembre de 2016, la agencia oficial de noticias saudí publicó que el gobierno saudí dejaría de usar una munición de racimo de fabricación británica, BL-755, si bien argumentó que “el derecho internacional no prohíbe el uso de las municiones de racimo” y que, aunque algunos Estados sean Partes en la Convención sobre Municiones en Racimo, “ni el reino de Arabia Saudí ni sus socios de la coalición son partes en la Convención. Alegó asimismo que las municiones de racimo de fabricación británica usadas por la coalición se habían utilizado contra “objetivos militares legítimos” y que las municiones de racimo “no se lanzaban en centros poblados por civiles” y que la coalición “observaba estrictamente los principios de distinción y proporcionalidad del derecho internacional humanitario.”

Aunque Amnistía Internacional es consciente de la presencia de un objetivo militar, la base militar de Kahlan, situada tres kilómetros al noreste de la ciudad de Sada, en sí misma no justificaría el uso de municiones de racimo prohibidas internacionalmente; sobre todo no justificaría su uso en zonas pobladas por civiles. Y aunque Brasil, Yemen, Arabia Saudí y los miembros de la coalición dirigida por Arabia Saudí que participa en el conflicto de Yemen no son partes de la Convención, en virtud de las normas del derecho internacional humanitario consuetudinario no deben usar armas de efecto intrínsecamente indiscriminado, que siempre representan una amenaza para la población civil. La norma consuetudinaria que prohíbe el uso de armas de efecto intrínsecamente indiscriminado es aplicable a su uso en todas las circunstancias, incluso cuando la intención es atacar un objetivo militar.

Según Landmine and Cluster Munition Monitor, Avibrás ha vendido este tipo de municiones de racimo a Arabia Saudí en ocasiones anteriores, y Human Rights Watch documentó su uso por las fuerzas saudíes en Jafji en 1991.


Deja un comentario

Sanciones a Corea del Norte por lanzamiento de misiles.

Consejo de Seguridad llama a aplicar con rigor las sanciones a Corea del Norte tras lanzamientos de misiles

El Consejo de Seguridad aprobó nuevas sanciones a Corea del Norte en diciembre de 2016. Foto de archivo: ONU/Rick Bajornas

08 de marzo, 2017 — El Consejo de Seguridad de la ONU condenó los lanzamientos de misiles balísticos realizados por Corea del Norte el pasado 5 de marzo y llamó a todos los Estados a aumentar los esfuerzos por implementar rigurosamente las sanciones impuestas a ese país.

El Consejo de Seguridad discutió sobre el tema hoy en una reunión cerrada, calificada como “constructiva” por el presidente en turno del órgano resolutivo, el embajador británico Matthew Rycroft.

Rycroft afirmó ante los periodistas que es fundamental mantener la paz y la estabilidad en la península de Corea.

“Estas actividades contribuyen al desarrollo de sistemas de lanzamiento de armas nucleares, incrementan las tensiones en la región y más allá de ella y aumentan el riesgo de una carrera armamentística”, advirtió el presidente del Consejo.

Además, lamentó, desvían hacia el programa militar los recursos nacionales mientras la población sufre carencias básicas.

Los integrantes del Consejo señalaron que los lanzamientos violan las resoluciones que ha adoptado ese órgano referentes al programa balístico norcoreano entre 2006 y 2016.

Las sanciones a la República Democrática Popular de Corea incluyen, entre otras medidas, restricciones a sus exportaciones de carbón y prohíben la exportación de otros minerales, como el cobre y la plata.


Deja un comentario

Armas españolas a Arabia contra Yemen?

arabia¿BARCOS DE GUERRA ESPAÑOLES PARA VIOLAR LOS DERECHOS HUMANOS EN YEMEN? NO EN NUESTRO NOMBRE

Vecinos inspeccionan los daños tras un ataque aéreo
Vecinos inspeccionan los daños tras un ataque aéreo de la coalición saudí en 2015 en una zona residencial © Amnistía Internacional

La empresa española Navantia está a punto de cerrar un contrato para la venta de cinco corbetas a Arabia Saudí, a pesar del riesgo claro de que se puedan usar para cometer violaciones graves del derecho internacional. Ayúdanos a parar esta operación antes de que sea tarde.

A primeras horas del 1 de mayo de 2015 hubo un ataque aéreo sobre una zona de viviendas al este de la capital yemení en el que murieron 17 civiles y resultaron heridos otros 17. Mansour Mohamed Saleh Shareeh, de 22 años, contó a Amnistía Internacional que perdió a seis familiares en el ataque y que otros cuatro, además de él, resultaron heridos. No hubo ningún aviso del ataque y en su casa vivían 12 personas. Las cifras son escandalosas: En los dos últimos años, más de 7.000 personas han muerto y otras 38.000 han sido heridas como resultado de la intervención militar en Yemen de una coalición de países encabezada por Arabia Saudí. Además, hay más de 21 millones de personas que necesitan ayuda humanitaria y tres millones se han convertido en desplazadas internas en un conflicto en el que todas las partes han cometido graves abusos con absoluta impunidad.

El bloqueo naval al que Arabia Saudí somete a Yemen desde marzo de 2015 tiene un nombre: es una violación grave del derecho internacional humanitario. Y los ataques indiscriminados de la coalición saudí contra escuelas, hospitales y población civil también tienen un nombre: crímenes de guerra.

Entre 2006 y 2016, España vendió armas a Arabia Saudí por valor de más de 1.300 millones de Euros. Hemos preguntado al Gobierno español si Arabia Saudí ha usado aviones, bombas y municiones españolas para cometer crímenes de guerra. Hasta ahora la respuesta es que no hay respuesta: el Gobierno español no sabe, no contesta.

La empresa española Navantia quiere construir cinco corbetas que España venderá a Arabia Saudí. De ser así, existe un claro riesgo de que pudieran ser usadas para cometer violaciones graves del derecho internacional humanitario, como el bloqueo naval saudí de Yemen o los ataques indiscriminados de la coalición, ataques cuyas víctimas son la población civil.

No queremos sangre yemení en nuestras manos. Ayúdanos a parar esta venta de armas.


Deja un comentario

Rusia y China votan contra condena del gobierno sirio por uso de armas químicas.

químicas

El Consejo de Seguridad vota resolución sobre el uso de armas químicas en Siria. Foto: ONU/Manuel Elías

28 de febrero, 2017 — Rusia y China vetaron hoy en el Consejo de Seguridad de la ONU un proyecto de resolución con un régimen de sanciones al gobierno de Siria por el presunto uso de armas químicas.

Al explicar su voto, el representante de Rusia ante la ONU, Vladimir Safronkov, dijo que el hecho de que la resolución no contara con el apoyo de seis miembros del Consejo de Seguridad debería hacer reflexionar a los promotores de una propuesta basada en informes sin pruebas concluyentes del Mecanismo Conjunto de Investigación sobre el uso de armas químicas. Las conclusiones deben basarse en hecho y no en hipótesis, subrayó.

Consideró que someter a votación la propuesta de resolución podría obstaculizar las negociaciones de Astana y de Ginebra, que buscan una solución al conflicto en Siria.

El diplomático señaló que los patrocinadores del documento utilizaron al Mecanismo de Investigación con el único fin de culpar a Damasco de la utilización de armas químicas y valerse de tal argumento para cambiar a ese gobierno.

Al referirse a un apartado de la resolución con sanciones a individuos y entidades específicas, Safronkov aseveró que los impulsores del texto no aclaran ni justifican esa lista.

Para terminar su intervención, el representante ruso afirmó que quienes apoyaron el texto no han aprendido del pasado y han olvidado la tragedia que se desató en Iraq y que aún se extiende en la región luego de las informaciones sin base sobre la existencia de armas químicas.

Por su parte, la embajadora de Estados Unidos, Nikki Haley, acusó a Rusia y a China de defender una postura indefendible al oponerse a que el gobierno de Al-Assad rindiera cuentas por el uso de armas químicas.

Agregó que ambos países pusieron su amistad con el presidente sirio por encima de la seguridad global.

Asimismo, indicó que si bien Rusia y China se habían pronunciado por realizar una investigación imparcial del uso de armas químicas, el resultado de las pesquisas no les gustó, por lo que vetaron la resolución.


Deja un comentario

ONU condena lanzamiento misil por parte de Corea del Norte.

António Guterres condena lanzamiento de misil en Corea del Norte

António Guterres, Secretario General de Naciones Unidas

13 de febrero, 2017 — El Secretario General de la ONU, António Guterres, condenó enérgicamente el lanzamiento de otro misil balístico por parte de la República Popular Democrática de Corea (RPDC), llevado a cabo este domingo.

En un comunicado, el titular de Naciones Unidas aseguró que la acción es una violación preocupante de las resoluciones del Consejo de Seguridad y que ese Estado debe regresar al pleno cumplimiento de sus obligaciones internacionales para avanzar hacia la desnuclearización de la Península de Corea.

El misil norcoreano de prueba fue lanzado en dirección al Mar de Japón y recorrió unos 500 kilómetros, informó el Estado Mayor Conjunto de Seúl, en Corea del Sur.

El Secretario General hizo un llamado a la comunidad internacional para que siga abordando esta situación de manera unida.