Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Siguen los ataques armados en Siria. Se pide una pausa humanitaria.

Piden una pausa humanitaria en Siria ante escalada de la violencia en la provincia de Idlib y el este de Ghouta

Convoyes con ayuda humanitaria en Siria. Foto de archivo: OCHA/G. Seifo

06 de febrero, 2018 — El equipo humanitario en Siria y la Comisión de Investigación de la ONU en el país expresaron su profunda preocupación por la escalada de la violencia en la provincia de Idlib y el este de Ghouta.

En las últimas 48 horas los ataques han aumentado drásticamente y dejado un número elevado de civiles muertos. Además, varios ataques aéreos alcanzaron al menos a tres hospitales.

“Estos informes son extremadamente preocupantes y muestran que los ataques suponen una burla hacia las zonas destinadas a proteger a los civiles de los bombardeos. Las partes del conflicto están incumpliendo sus obligaciones bajo el derecho internacional humanitario”, expresó Paulo Pinheiro, el presidente de la Comisión, en un comunicado emitido este martes.

Desde comienzos de año, el aumento de la violencia en Idlib ha provocado una ola de desplazamientos internos que ha llevado a más de 250.000 civiles a huir de los enfrentamientos.

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) pidió este martes un cese inmediato de las hostilidades que se prolongue por al menos un mes en toda Siria para permitir la entrega de ayuda humanitaria y servicios básicos, así como para evacuar a las personas gravemente enfermas y heridas.

“Estamos hablando de la provincia de Idlib, donde tenemos alrededor de 2 millones que necesitan ayuda. Es como un enorme campo de refugiados con cientos de miles de personas internamente desplazadas que son extremadamente vulnerables y están siendo atacadas y bombardeadas. Esto es completamente inaceptable”, declaró Jens Laerke, portavoz de OCHA, durante una conferencia de prensa en Ginebra.

Laerke informó también que Raqqa se encuentra devastada y las condiciones para los trabajadores humanitarios continúan siendo inseguras debido a que todavía quedan secuelas de la guerra contra el ISIS como minas sin estallar y trampas explosivas.

“Todas estas cosas juntas llevaron al equipo de la ONU en Damasco a decir ‘ya es suficiente, necesitamos una pausa humanitaria’, porque para poder hacer nuestro trabajo, necesitamos las condiciones apropiadas”, dijo.

El plan humanitario interinstitucional acordado para llegar a las zonas sitiadas y de difícil acceso está paralizado debido a restricciones de acceso o falta de acuerdo en cuanto a ubicaciones, suministros y número de beneficiarios. OCHA dice que, si se les permite el paso, se podrían enviar tres convoyes semanalmente y ayudar a más de 700.000 personas.

Anuncios


Deja un comentario

Siria: uso de armas químicas?

El Consejo de Seguridad debe responder de manera significativa al uso de armas químicas en Siria

Izumi Nakamitsu, Alta Representante de la ONU para Asuntos de Desarme. Foto: ONU/Manuel Elias

05 de febrero, 2018 — El Consejo de Seguridad debe responder de manera significativa ante la creciente evidencia del posible uso de armas químicas prohibidas en Siria, aseguró este lunes la Alta Representante de la ONU para Asuntos de Desarme.

Izumi Nakamitsu hizo esa afirmación durante la presentación de un informe al Consejo sobre el trabajo de laOrganización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) relativo a la destrucción de las instalaciones que el gobierno sirio tiene dedicadas a la producción de este tipo de artefactos, un proceso que debería completarse en dos meses.

Agregó que la Misión de la Investigación de la OPAQ sobre las denuncias del uso de armas químicas por parte de las fuerzas gubernamentales presentará un informe “muy pronto”.

La mayoría de las denuncias involucran el uso de químicos tóxicos como el cloro, en áreas que no están bajo el control del gobierno. Entre ellas se incluye el incidente del pasado fin de semana en la ciudad de Saraqueb.

Según despachos de prensa, nueve personas han sido tratadas con problemas respiratorios después de que una bomba que se cree estaba llena de gas tóxico fue arrojada en la ciudad de la provincia de Idleb, controlada por la oposición.

La Alta Representante aseguró que esta situación “hace que sea muy clara la responsabilidad continua y colectiva de garantizar que los responsables rindan cuentas”.

Nakamitsu añadió que, a pedido del Gobierno sirio, otro equipo de la OPAQ se encuentra en Damasco investigando denuncias sobre el uso de armas químicas por otras partes del conflicto.

“Si estos informes concluyen que hubo un uso, o uso probable de armas químicas en cualquiera de estos supuestos incidentes, nuestra obligación de ejercer una respuesta significativa ante la situación se intensificará aún más. Es mi esperanza y la del Secretario General que esa repuesta favorezca la unidad y no la impunidad”, dijo.


Deja un comentario

Nuevas sanciones a Corea del Norte en el Cons. Segur. ONU

El Consejo de Seguridad adopta por unanimidad nuevas sanciones para Corea del Norte

El Consejo de Seguridad en una reunión sobre la no-proliferación en Corea del Norte. Foto: UN Photo / Rick Bajornas

22 de diciembre, 2017 — Los quince miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas votaron este viernes a favor de una nueva resolución que busca impedir que Corea del Norte siga con su programa nuclear.

Esas sanciones, las terceras en lo que va de año, se aprueban un mes después de que el país asiático lanzara un misil balístico intercontinental que acabó en el mar de Japón.

Los Estados miembros decidieron imponer presiones económicas para llevar a las autoridades de Pyongyang a parar su programa nuclear y de construcción de misiles. De acuerdo al texto aprobado por el máximo órgano de seguridad de la ONU, las exportaciones de petróleo al país asiático seguirán limitadas al nivel actual. Los países tendrán que vigilar que Corea del Norte no evite las restricciones de importación de combustible usando transbordos de barco a barco. Sin embargo, no podrán abordar los barcos en aguas internacionales.

Los Estados miembros de la ONU tampoco podrán comprar, directamente o indirectamente, los productos de Corea del Norte y tendrán que expulsar a los trabajadores norcoreanos, quienes representan una fuente de divisas para el país.

Los miembros del Consejo expresaron su preocupación por las privaciones que padecen el pueblo de Corea del Norte y condenaron que las autoridades persigan un programa nuclear “en lugar del bienestar de su pueblo”. El Programa Mundial de Alimentos (PMA) estima que 10,3 millones de norcoreanos padecen hambre.

El Consejo también llamó a que se reanuden las discusiones del Grupo de los Seis, compuesto por China, Corea del Norte, Japón, la república de Corea, Rusia y los Estados Unidos, para que el país regrese al Tratado de no-proliferación de armas nucleares y bajo la vigilancia del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Por su parte, Antonio Guterres, el Secretario General de la ONU, felicitó al Consejo por la unanimidad, condición “esencial” para lograr la desnuclearización y abrir espacio a las iniciativas diplomáticas.

“El único camino hacia una solución pacífica y política integral requiere una de-escalada y canales de comunicación abiertos, ahora”, dijo en un comunicado su portavoz, Stéphane Dujarric.

Guterres llamó a los Estados miembros a implementar las resoluciones del Consejo de Seguridad y a “redoblar los esfuerzos para que 2018 sean un año crucial para alcanzar una paz sostenible en la Península de Corea”.


Deja un comentario

Siria: siguen los crímenes de guerra y el uso de municiones de racimo.

Siria: Municiones de racimo soviéticas prohibidas alimentan una catástrofe humanitaria en Guta oriental

  • Unas fotografías verificadas muestran el uso, por parte de las fuerzas gubernamentales sirias, de municiones de racimo de fabricación soviética en zonas densamente pobladas.
  • Los médicos describen una situación humanitaria atroz —que incluye una desnutrición generalizada— en un asedio cada vez más estrecho.
  • Los testigos narran ataques indiscriminados que han matado a civiles mientras las fuerzas sirias cometen a diario crímenes de guerra

El creciente uso que las fuerzas gubernamentales sirias están haciendo de las municiones de racimo prohibidas de fabricación soviética para lanzar ataques indiscriminados y ataques directos contra la población civil, en un asedio cada vez más estrecho en la zona de Guta oriental, controlada por los rebeldes, ha causado la muerte de al menos 10 civiles y ha llevado la crisis humanitaria de la zona a un punto de ruptura. Así lo ha revelado Amnistía Internacional hoy.

La organización entrevistó a cinco personas que actualmente se encuentran bajo asedio en Guta oriental, entre ellas activistas y profesionales de la medicina, que describieron una situación en grave deterioro, ya que desde el 14 de noviembre el gobierno ha intensificado su campaña de bombardeos contra este enclave en poder de los rebeldes, cerca de la capital, Damasco.

El gobierno sirio está cometiendo crímenes de guerra en una escala épica en Guta oriental. Utilizando su brutal estrategia, ya conocida, de asediar y bombardear a civiles —ya utilizada con efectos devastadores en Alepo, Daraya y otros baluartes rebeldes—, está obligando a la población a rendirse o morir de hambre”, ha manifestado Philip Luther, director de Investigación y Trabajo de Incidencia para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

“En medio de una epidemia de desnutrición cada vez más grave, las fuerzas sirias deben poner fin de inmediato al asedio ilegal de Guta oriental y deben permitir el acceso sin trabas a las organizaciones humanitarias antes de que la situación, ya de por sí catastrófica, se cobre aún más vidas civiles.”

Ataques contra la población civil y contra bienes de carácter civil

“Vi claramente cómo caían pequeñas bombas atadas a paracaídas, y 10 segundos después retumbaron una serie de explosiones.” – Mustafa, voluntario de defensa civil.

Las imágenes compartidas por activistas en Guta oriental, verificadas por un experto en armas de Amnistía Internacional, muestran restos de municiones de racimo procedentes de ataques lanzados en los últimos 10 días, uno de ellos el 19 de noviembre.

En las imágenes se ven proyectiles con munición de racimo 3O8 de 240 mm, de fabricación soviética, que contienen hasta 10 submuniciones. Según la organización Landmine and Cluster Munition Monitor, estos proyectiles aparecieron por primera vez en Siria después de que Rusia empezara a lanzar ataques con misiles contra grupos antigubernamentales en septiembre de 2015.

Estas armas están prohibidas por más de un centenar de países a causa de su carácter indiscriminado y del enorme peligro que constituyen para la población civil.

El gobierno sirio ha mostrado un cruel desprecio por la vida de cientos de miles de personas que viven en Guta oriental desde que comenzó su asedio a la zona a finales de 2012. Sin embargo, esta reciente escalada de los ataques —dirigida claramente contra personas e infraestructuras civiles usando municiones de racimo prohibidas internacionalmente — es atroz”, ha manifestado Philip Luther.

Hay unos 400.000 civiles que luchan por sobrevivir bajo bombardeos diarios, a menudo un bombardeo cada hora, sin acceso a alimentos ni a atención médica.”

Los activistas dijeron a Amnistía Internacional que el gobierno sirio también había atacado zonas residenciales con cohetes improvisados y poco precisos, como por ejemplo los “cohetes elefante”, llamados así por el ruido característico que hacen al lanzarse.

Según el Centro de Documentación de Violaciones en Siria, grupo de observación local, 97 civiles murieron en ataques lanzados por tierra y aire por las fuerzas gubernamentales entre el 14 y el 26 de noviembre de 2017.

Amnistía Internacional entrevistó a dos personas que habían presenciado un ataque lanzado por fuerzas gubernamentales sirias con proyectiles de munición de racimo contra Al Quawtli, un barrio residencial densamente poblado cerca de la Gran Mezquita de Douma.

Mustafa, voluntario de defensa civil que lleva a cabo labores de rescate tras los ataques militares, presenció un ataque contra un concurrido mercado el 19 de noviembre. Contó a Amnistía Internacional:

“Oí el lanzamiento del cohete porque la base militar está cerca. Luego vi claramente cómo caían pequeñas bombas atadas a paracaídas, y 10 segundos después retumbaron una serie de explosiones. Después de eso, el bombardeo continuó, pero el sonido era diferente”.

“Fui al lugar del ataque y vi a personas heridas tendidas en el suelo: mujeres, niños, niñas y hombres. Varias murieron después a causa de sus heridas.”Amnistía Internacional analizó cuatro vídeos publicados online en los que se veía lo que se afirmaba que eran explosiones de munición de racimo junto a la Gran Mezquita, y verificó que las imágenes de los paracaídas utilizados para transportar las submuniciones de los proyectiles con munición de racimo 3O8 de 240 mm utilizados en el ataque se habían tomado en Douma.

Muhammad, activista de medios de comunicación, presenció un ataque que alcanzó un edificio residencial. Recordó:“Los misiles alcanzaron dos edificios residenciales alrededor de un mercado, que normalmente está muy concurrido, con comercios y niños jugando”.

“En el lugar del ataque vi al servicio de defensa civil retirando el cadáver de una niña de unos seis años. Se llamaba Ghina. Su familia sobrevivió, pero ella no. Estaba en uno de los edificios que resultaron alcanzados. Por fortuna, el avión no alcanzó el mercado, porque si no habría habido más muertes.”

Crisis humanitaria en aumento

“Todos los niños y niñas que me llegan son esqueletos: huesos y piel.” – Hoda, médico en Guta orientalDesde que el gobierno sirio capturó en febrero de 2017 las zonas de Al Qaboun y Barze, que hacen frontera con el barrio de Harasta, en Guta oriental, los túneles de contrabando que durante años garantizaron un suministro mínimo de comida, agua y materiales médicos para la población sitiada han sido cerrados.

A consecuencia de ello, la situación humanitaria en Guta oriental se ha deteriorado rápidamente, y los precios de los alimentos han aumentado de forma exponencial, mientras los hospitales se esfuerzan por tratar a los pacientes pese a la falta de materiales. El 3 de octubre de 2017, el gobierno sirio estrechó aún más el cerco al cerrar el único punto de entrada a Douma que quedaba: el control de Al Wafideen.

Muhammad, activista de medios de comunicación de Guta oriental, describió a Amnistía Internacional la manera en que el personal médico, sin suministros, lucha por atender adecuadamente a personas que sufren desnutrición o heridas.

 

“Quienes no están aquí piensan que exageramos, pero no lo hacemos. Apenas tenemos comida. Mi esposa y yo tuvimos que reducir a la mitad la cantidad de alimentos que comemos. Con los precios actuales, cuatro veces más altos que antes, es imposible comprar comida”.

Según el informe sobre seguridad alimentaria publicado el 22 de noviembre por la Organización Mundial de la Salud, a mediados de noviembre de 2017 un paquete de 700 gr de pan era 85 veces más caro en Guta oriental que en Damasco, a tan sólo 15 km de distancia.

Hoda, médico que trabaja en uno de los hospitales de campo de Guta oriental, describió a Amnistía Internacional la magnitud de la crisis de desnutrición:

“Los hospitales dependen ahora de los convoyes de ayuda humanitaria, a los que rara vez se les permite la entrada. El último convoy de ayuda humanitaria que entró en Kaferbatna [un barrio de Guta oriental] lo hizo hace un mes [en octubre]. Apenas llevaba suministros médicos. Necesitamos combustible, anestésicos, oxígeno, antibióticos […] Nos estamos quedando sin estos materiales”.

“Los niños y niñas son los que más sufren. Recibo muchos casos de desnutrición. Necesitan alimentos que les aporten energía y refuercen su sistema inmunológico, pero sus familias no pueden permitirse comprarles comida, así que terminan comiendo cebada, que es asequible, una vez al día. Así son las cosas.”

“No tenemos casos de muertes infantiles por desnutrición, pero todos los niños y niñas que me llegan son esqueletos: huesos y piel. Vi a un bebé de 10 meses que pesaba 800 gr. Todos los niños, sin excepción, están por debajo de su peso.”

En octubre, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF, anunció que 232 niños y niñas de Guta oriental sufrían desnutrición aguda severa.

Rusia, como parte en este conflicto, tiene una responsabilidad especial de garantizar que su aliado, el gobierno sirio, pone fin a este asedio ilegal y deja de cometer crímenes de guerra. Otros Estados deben utilizar su influencia para presionar a Siria con el fin de que permita la llegada sin trabas de ayuda humanitaria imparcial a la población civil sitiada en Guta oriental y en otros lugares de Siria”, ha manifestado Philip Luther.

Información general

En agosto de 2015, Amnistía Internacional publicó un informe en el que documentaba el asedio ilegal a Guta oriental y los ataques contra bienes de carácter civil. En noviembre de 2017 hizo público un informe sobre desplazamientos en masa dentro de Siria, en el que expuso la estrategia gubernamental de asedios prolongados con el fin de obligar a la población local a desplazarse. Desde que comenzó la crisis, la organización ha venido documentando abusos y violaciones de derechos humanos cometidos por todas las partes enfrentadas en Siria.

Amnistía Internacional lleva años pidiendo a todos los Estados que detengan de inmediato el uso, la producción, la transferencia y el almacenamiento de municiones de racimo, y que se sumen a la Convención sobre Municiones en Racimo de 2008.


Deja un comentario

Rusia impide la ampliación de la investigación sobre armas químicas en Siria.

Consejo de Seguridad no logra ampliar la investigación sobre el uso de armas químicas en Siria

El Consejo de Seguridad en un voto para renovar la investigación del uso de armas químicas en Siria. Foto: UN Photo/Kim Haughton

17 de noviembre, 2017 — Rusia volvió este viernes a vetar una resolución del Consejo de Seguridad sobre la extensión del mandato de los expertos que investigan el uso de armas químicas en Siria.

La nueva propuesta de resolución, patrocinada por Japón, buscaba encontrar una solución después de que dos textos de resolución presentados el jueves tampoco recibieran los votos requeridos.

Japón proponía extender un mes el mandato del Mecanismo Conjunto de Investigación, que expira en la noche del viernes, dejando así el tiempo necesario para más negociaciones.

El texto obtuvo 12 votos a favor, dos en contra, los de Rusia y Bolivia, y una abstención por parte de China.

Para ser adoptada, una resolución del Consejo de Seguridad requiere nueve votos a favor, pero cualquiera de los cinco miembros permanentes, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Rusia y China, pueden utilizar su derecho a veto para bloquear cualquier iniciativa.

El Mecanismo de Investigación, un panel conjunto entre la ONU y la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPCW por sus siglas en inglés), fue creado en 2015 a instancias de Rusia y Estados Unidos. Tiene por misión de identificar a personas, entidades, grupos o gobiernos que hayan sido autores, organizadores, patrocinadores o hayan participado de algún modo en el uso de ese tipo de armamento en Siria.


Deja un comentario

El Papa: condena enérgica de las armas nucleares

Audiencia a los participantes en el Simposio Internacional sobre el desarme promovido por el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral

A las  12.30 en la  Sala Clementina del Palacio Apostólico, el Santo Padre Francisco ha recibido a los participantes en el simposio internacional Perspectivas para un mundo libre de las armas nucleares y para el desarme integral , promovido por el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral que se abre hoy en el Vaticano en el Aula Nueva del Sínodo y concluirá mañana, sábado 11 de noviembre.
En el  Simposio participan 11 Premios Nobel de la Paz, altos cargos de ONU y NATO, diplomáticos, representantes de los Estados, entre ellos  Rusia, Estados Unidos, Corea del Sur, Irán,  además de grandes expertos en el campo de los armamentos y representantes de las fundaciones, organizaciones  y de la sociedad civil  comprometidas activamente en ese  tema. Presentes además, miembros  de las  Conferencias episcopales y de las Iglesias, en ámbito  ecuménico y de otras religiones, así como delegaciones de profesores y estudiantes de las universidades de Estados Unidos, Rusia y Unión Europea.
Publicamos a continuación el discurso que el Papa ha dirigido a los presentes en el curso del encuentro

Discurso del Santo Padre
Queridos amigos,
Saludo cordialmente  a cada uno de vosotros y expreso mi gratitud por vuestra presencia y vuestra actividad  al servicio del bien común. Agradezco al cardenal Turkson las palabras de saludo y presentación.
Habéis venido a este Simposio para abordar cuestiones cruciales, tanto en sí mismas como a la luz de la complejidad de los desafíos políticos del escenario internacional actual, caracterizado por un clima inestable de conflictividad. Un obscuro pesimismo podría  llevarnos a creer que “las perspectivas para un mundo libre de armas nucleares y para un desarme completo”, como dice el título de vuestro encuentro, parezcan cada vez más remotas. Es un hecho que la espiral de la carrera armamentista no se detiene y que los costos de modernización y  desarrollo de las armas, no solamente las nucleares, representan un gasto considerable para las naciones, hasta el punto de dejar en segundo plano  las prioridades reales  de la humanidad que sufre: la lucha contra la pobreza, la promoción de la paz, la realización de proyectos educativos, ecológicos y sanitarios  y el desarrollo de los derechos humanos.[1]
Además,  no podemos por menos que sentir una aguda inquietud  si consideramos las catastróficas consecuencias humanitarias y ambientales derivadas  de cualquier  empleo de las armas nucleares. Por lo tanto, considerando incluso  el riesgo de una detonación accidental de esas armas, debido a  un error de cualquier tipo, tenemos que  condenar enérgicamente la amenaza de su uso, así como su posesión,  precisamente porque su existencia es funcional en una lógica del miedo  que no concierne solamente  a las partes involucradas en el conflicto, sino a todo el género humano. Las relaciones internacionales no pueden estar dominadas por la fuerza militar, la intimidación mutua o la ostentación  de los arsenales bélicos. Las  armas de destrucción masiva, en particular las atómicas,  no generan nada más que una engañosa sensación de seguridad y no pueden constituir  la base de la convivencia pacífica entre los miembros de la familia humana, que debe inspirarse en  una ética de la solidaridad [2]. Insustituible desde este punto de vista es el testimonio de los hibakusha, es decir, las personas  afectadas por las explosiones de Hiroshima y Nagasaki, así como el de las otras víctimas de los experimentos de armas nucleares: ¡Que su voz profética sea una advertencia especialmente para las nuevas generaciones!
Además, los armamentos que tienen como efecto la destrucción del género humano  son incluso ilógicos a nivel militar. Por otra parte, la verdadera ciencia está siempre al servicio del hombre, mientras  la sociedad contemporánea  parece como aturdida por las desviaciones de los proyectos concebidos en su seno y  tal vez en su origen por una buena causa. Baste pensar que hoy  las tecnologías nucleares se difunden  incluso a través de comunicaciones telemáticas y que los instrumentos de derecho internacional no han impedido que  nuevos estados se sumen al grupo de poseedores de armas atómicas. Son escenarios inquietantes si se tienen en cuenta los desafíos de la geopolítica contemporánea como el terrorismo o los conflictos asimétricos.
Y sin embargo, un realismo saludable no deja de encender  en nuestro mundo desordenado las luces de la esperanza. Recientemente, por ejemplo, a través de un voto histórico de la ONU, la mayoría de los miembros de la Comunidad Internacional han dictaminado  que las armas nucleares no solo son inmorales, sino que también deben considerarse como un instrumento ilegítimo de guerra. Se ha colmado así un vacío jurídico  importante  ya que las armas químicas,  las  biológicas, las minas antipersona y las  bombas de racimo son armas expresamente  prohibidas  según  las convenciones internacionales. Aún más significativo es el hecho de que estos resultados se deban  principalmente a una ” iniciativa humanitaria” promovida por una alianza válida  entre la sociedad civil, los Estados, las organizaciones internacionales, las Iglesias, las academias y los grupos de expertos. En este contexto se coloca  también  el documento que vosotros , los galardonados con el Premio Nobel de la Paz, me habéis entregado  y por el que os expreso mi agradecimiento. Precisamente en  este 2017 se celebra   el 50 ° aniversario de la encíclica Populorum  Progressio de Pablo VI.  La encíclica,  explicando la visión cristiana de la persona, resalta  la noción de desarrollo humano integral y la propone como nuevo nombre de la paz. En este documento memorable y actualísimo, el Papa brindaba  la fórmula sintética y feliz de que  “el desarrollo no se reduce al simple crecimiento económico. Para ser auténtico, debe ser integral, es decir, promover a todos los hombres y a todo el hombre. “(n. ° 14).
Es  necesario, pues,  en primer lugar rechazar la cultura del descarte  y ocuparse de las personas y de los pueblos que sufren las desigualdades más dolorosas, a través de una labor  que dé  prioridad, con paciencia, a los procesos solidarios en vez de al egoísmo de los intereses contingentes. Se trata, al mismo tiempo, de  integrar la dimensión individual y la social mediante el despliegue del principio de subsidiariedad, favoreciendo la contribución de todos como individuos y grupos. Por último, debemos promover lo humano  en su unidad inseparable de cuerpo y alma, de contemplación y  acción.
Así es como un progreso eficaz e inclusivo puede hacer posible la utopía de un mundo libre de terribles instrumentos mortales, a pesar de las críticas de aquellos que consideran que los procesos de desmantelamiento de los arsenales son idealistas. Es siempre válido el magisterio de Juan XXIII, que indicaba  con claridad el objetivo de un desarme integral, cuando afirmaba: ” Ni el cese en la carrera de armamentos, ni la reducción de las armas, ni, lo que es fundamental, el desarme general son posibles si este desarme no es absolutamente completo y llega hasta las mismas conciencias; es decir, si no se esfuerzan todos por colaborar cordial y sinceramente en eliminar de los corazones el temor y la angustiosa perspectiva de la guerra. ( Enc. Lett. Pacem in Terris , 11 de abril de 1963, 61 )
La Iglesia no se cansa de ofrecer al mundo esta sabiduría y las obras que la misma  inspira, consciente de que el desarrollo integral es el camino del bien que la familia humana está llamada a seguir. Os  animo a continuar esta acción con paciencia y constancia, confiados  en que el Señor nos acompañará. Él bendiga a cada uno de vosotros  y la tarea que lleváis a cabo  al servicio de la justicia y la paz. Gracias.


Deja un comentario

Siria: uso de armas químicas.

Mecanismo investigador de la ONU certifica que gobierno sirio e ISIS usaron armas químicas en dos ataques

Edmond Mulet, jefe del Mecanismo Investigador sobre el uso de armas químicas en Siria. Foto ONU/Kim Haughton

07 de noviembre, 2017 — El jefe del Panel Independiente del mecanismo investigador del uso de armas químicas en Siria afirmó este martes en su último informe ante el Consejo de Seguridad de la ONU, que el gobierno de Siria y el grupo terrorista ISIS usaron ese tipo de armamento en los dos ataques que investigó.

Edmond Mulet señaló que el ataque perpetrado entre el 15 y el 16 de septiembre de 2016 en la localidad de Umm Hawsh se realizó con gas mostaza y tuvo como responsable al ISIS.

Por su parte, el causante del asalto del 4 de abril de este año fue el gobierno sirio al dispersar o usar gas sarín en la ciudad de Khan Shaykun, en la provincia de Idlib.

Mulet recordó que el Mecanismo Conjunto de Investigación de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas y la ONU no es un órgano judicial y, que pese al reto que representa investigar casos complejos en medio de un conflicto en curso, veló para que su metodología y conclusiones fueran sólidas desde el punto de vista técnico y científico.

Añadió que no pudo visitar ambos sitios físicamente al ser demasiado peligroso debido a la situación de confrontación en el país árabe, pero que “pese a los posibles beneficios de visitar ambas zonas, el Mecanismo reunió suficiente información para llegar a una conclusión firme en ambos casos”.

Aunque el mandato del Mecanismo finaliza el próximo 16 de noviembre, Mulet destacó que su renovación depende del Consejo de Seguridad.

“Yo espero que el Consejo de Seguridad se ponga de acuerdo antes de esa fecha para renovar el mandato del Mecanismo ya que tenemos que investigar muchos otros incidentes, no solo del uso de sarín sino de uso de cloro como arma química, que ha afectado también la vida de muchísimas personas en Siria, o sea que hay mucho trabajo que hacer todavía”, dijo Mulet.