Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Siria: continuarán las conversaciones de paz.

Siria: Gobierno y oposición acuerdan agenda para continuar las conversaciones de paz

Staffan de Mistura, enviado especial de la ONU para Siria, habla a la prensa en Ginebra. Foto: ONU/Violaine Martin

03 de marzo, 2017 — La cuarta ronda de negociaciones entre el gobierno y la oposición en Siria concluyó hoy en Ginebra con una agenda de cuatro puntos precisos para reunirse a retomar el trabajo este mismo mes.

El enviado especial de la ONU para Siria afirmó ante la prensa al término de las reuniones promovidas y mediadas por Naciones Unidas que las partes deberán ahora acordar un marco de trabajo pues tienen ya una agenda clara que agrupa en tres categorías principales y una adicional, propuesta por el gobierno.

“El primer punto se aborda todos los aspectos que tienen que ver con el establecimiento de una gobernanza creíble, inclusiva y no sectaria, en una meta de seis meses”, explicó Staffan de Mistura.

La elaboración también en seis meses del calendario y la hoja de ruta para la redacción de una Constitución conforma el segundo punto de la agenda, continuó el diplomático.

“El tercer punto engloba todos los detalles para garantizar la celebración de elecciones justas y libres, conforme a una nueva Constitución, en 18 meses, bajo la supervisión de las Naciones Unidas”, apuntó.

En este apartado, aclaró que la diáspora tendría derecho a votar en el proceso.

De Mistura añadió que el cuarto punto de la agenda, propuesto por la delegación del gobierno que participó en las conversaciones de Ginebra, se refiere a las estrategias contra el terrorismo y para la seguridad, así como a las medidas para fomentar la confianza, todo en el contexto del proceso de transición política.

Por otra parte, el enviado reiteró una vez más la necesidad de que se mantenga el alto el fuego para que las negociaciones sigan avanzando y refrendó el apoyo de la ONU a las conversaciones de Astana, aseverando que complementan el proceso político que se discute en Ginebra.


Deja un comentario

Colombia: sigue el proceso de paz. El Papa hará su visita anunciada?

El Papa en Colombia para impulsar el proceso de paz

Primero se pensaba en la primavera de 2017, después quedó pendiente: el viaje al país que quiere cerrar con 52 años de guerra civil vuelve a ser una posibilidad concreta mientras las FARC demuestran que va en serio

El Papa en Colombia para impulsar el proceso de paz

Pubblicato il 04/03/2017
Ultima modifica il 04/03/2017 alle ore 13:25
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

El año que viene habrá elecciones para elegir al nuevo presidente de Colombia, los ex guerrilleros de las FARC en los últimos meses han demostrado concretamente voluntad para poner en práctica los acuerdos de paz. Y el viaje de Papa Francisco, que en diciembre del año pasado, con una iniciativa clamorosa, invitó a una audiencia tanto al presidente Juan Manuel Santos como a su rival el ex presidente Álvaro Uribe Vélez, vuelve a ser una posibilidad concreta para este 2017. «Se está estudiando su realización porque el acuerdo de paz es ya una realidad», confirmaron fuentes vaticanas. La hipótesis de la fecha en la que está trabajando la Santa Sede sería después del verano, entre septiembre y octubre.

 

Como se recordará, el pasado 2 de octubre de 2016, días en el que el pueblo colombiano expresó su voto en el referéndum sobre el acuerdo de paz, durante el vuelo de regreso del viaje a Georgia y Azerbaiyán, Francisco dijo: «Yo quisiera ir, cuando todo esté “blindado”, es decir cuando todo (si gana el plebiscito), cuando todo esté seguro, que no se pueda ir para atrás». En ese momento casi todos daban por descontada la victoria del «Sí» al acuerdo con las FARC tan anhelado por Santos. Se pensaba que la entrada en vigor definitiva de acuerdo habría sido consagrada con la presencia del Papa. Pero ganó el frente del «No», guiado por Uribe, debido a esas que, según muchos colombianos, eran consideradas concesiones demasiado amplias para los ex guerrilleros en una sociedad todavía lacerada y herida por las consecuencias de una guerra civil.

 

El resultado sorpresivo del referéndum canceló la posibilidad del viaje papal. El acuerdo, después de la votación, fue modificado apresuradamente para tratar de incluir las peticiones de la oposición y así fue aprobado por el Parlamento, en donde el presidente cuenta con la mayoría de los votos. Pero los cambios no fueron suficientes para la oposición.

 

Un pasaje importante sucedió en el Vaticano el 16 de diciembre de 2016. Francisco invitó sorpresivamente a Uribe el mismo día de la audiencia que ya se había fijado con Santos (apenas galardonado con el Nobel de la Paz). Santos tuvo que «digerir» la presencia de su rival poniendo a mal tiempo buena cara. El presidente y el ex presidente, antes amigos y ahora adversarios, se encontraron juntos frente al Papa, que les dijo: «Estoy haciendo el cura de pueblo para encontrar una solución a la crisis», confrontando a ambos rivales. Palabras que suscitaron el aprecio de Uribe, quien recordó ser un político que proviene de un pequeño pueblo. El opositor de Santos insistió en los puntos claves del acuerdo, que tienen que ver con la manera en la que son tratadas las miles de víctimas, los niños soldado y las mujeres violadas, las sanciones para el narcotráfico (juzgadas demasiado «benignas»), las polémicas sobre la elegibilidad de los ex guerrilleros y algunos pasajes sobre la igualdad de oportunidades que, según Uribe, introducirían la «teoría de género». Al final del encuentro el Papa volvió a insistir en su voluntad de visitar Colombia, pero solo cuando la paz «esté blindada».

 

¿Qué ha sucedido desde entonces, puesto que el viaje papal está volviendo a ser una posibilidad concreta y se está estudiando? Antes que nada los pasos concretos que han dado los ex guerrilleros de las FARC, que han dejado las zonas en que controlaban y se están concentrando en la zona establecida por el acuerdo de paz. Comenzó la restitución de las armas a las Naciones Unidas y también la entrega de los niños soldado, hijos de los guerrilleros o secuestrados y convertidos a la guerrilla. Son pasos que difícilmente podrán ser cancelados. El comandante de las FARC Iván Márquez sabe que sus hombres ya no podrán refugiarse en las zonas que confinan con Venezuela, debido a la situación que vive el vecino país. Y la movilización de los exguerrilleros a la zona de reunión establecida parecería anular la hipótesis de dar marcha atrás.

 

En el actual proceso también ha influido la conciencia del momento que está viviendo el país. En mayo de 2018 habrá elecciones presidenciales, y cuando Santos ya no tenga el poder las FARC perderán a un interlocutor importante. Entre los candidatos a la presidencia están el actual vicepresidente Germán Vargas Lleras, que acaba de anunciar su renuncia al puesto para dedicarse a la campaña electoral. Pero también ha surgido la candidatura del ex alcalde de Medellín, Sergio Fajardo, un «outsider». Justamente la campaña electoral del año próximo sería un obstáculo para el viaje papal en 2018.

 

Francisco sigue considerando como condición para su visita esa «paz blindada». Pero la realización del acuerdo ya es una realidad que se está verificando. Además, el Papa se mostró sensible a las preocupaciones de Uribe, por ejemplo a propósito de la clemencia hacia el narcotráfico de las FARC, que no debería llevar a considerar este grave delito (un verdadero cáncer para muchos países latinoamericanos) como fácilmente sujeto a la amnistía. Uribe, durante su viaje relámpago al Vaticano, también pudo expresar sus pensamientos al respecto durante una reunión de dos horas con el Secretario de Estado Pietro Parolin.

 

Y no hay que olvidar, para concluir, que en la óptica de la visita papal, que en septiembre de 2016 la policía colombiana firmó un acuerdo de dos años de colaboración con la Gendarmería vaticana. Ambos cuerpos de policía pueden tener contactos sin tener que pasar por las respectivas embajadas para contrarrestar el narcotráfico, el lavado de dinero y los crímenes cibernéticos.


Deja un comentario

Colombia: el proceso de paz va por buen camino.

Misión en Colombia encomia establecimiento de Comisión de Garantías de Seguridad

Observadores de la Misión de la ONU en Colombia, del Gobierno colombiano y de las FARC en una reunión de trabajo. Foto: Misión de la ONU en Colombia

24 de febrero, 2017 — La Misión de la ONU en Colombia, en conjunto con las agencias y programas del organismo mundial en ese país, acogió con beneplácito el establecimiento de la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad, que tuvo lugar el jueves en la ciudad de Popayán, en el Valle del Cauca.

La Misión destacó la apertura de esta Comisión para invitar a la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos a participar de las sesiones. También lo harán representantes de partidos, movimientos políticos y otros organismos internacionales.

La Comisión surgió en el marco del Acuerdo Final de Paz y está encabezada por el presidente del país, Juan Manuel Santos.

Su mandato contempla el diseño y seguimiento de políticas públicas destinadas a salvaguardar el proceso de paz.

La Misión aplaudió el compromiso de la Comisión para enfrentar las causas del conflicto y consideró que esto otorgará mayor legitimidad al despliegue del Estado en los territorios afectados.

Señaló que la colaboración de la sociedad civil y de entidades del Estado en espacios como el de la Comisión es un paso acertado para afrontar los retos de seguridad y protección en el proceso.

Debido a la presencia de personal de la Misión en las áreas más afligidas por el conflicto, esa instancia nota con preocupación las continuas denuncias de violencia contra líderes comunitarios, como los defensores de derechos humanos.

Otro aspecto inquietante es la presencia de nuevos actores armados en algunas regiones mientras los miembros de las FARC-EP están agrupados en las Zonas Veredales, dice el comunicado conjunto.


Deja un comentario

Negociaciones de paz para Siria comienzan el 23

El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, habla a la prensa en Ginebra. Foto: ONU/Violaine Martin

22 de febrero, 2017 — Con el objetivo de propiciar un entorno favorable para las conversaciones entre el gobierno y la oposición de Siria que iniciarán el jueves en Ginebra se ha pedido a ambas partes que silencien el espacio aéreo en las zonas que abarca el acuerdo de alto el fuego garantizado por Rusia, Turquía e Irán.

El enviado especial de la ONU para Siria hizo este anuncio hoy durante una conferencia de prensa en la ciudad suiza, donde se encuentra ya parte de las delegaciones negociadoras de las partes en conflicto.

“Hoy, la Federación de Rusia anunció que ha solicitado formalmente al gobierno de Siria silenciar su espacio aéreo en las áreas regidas por el alto el fuego durante las charlas entre sirios. Y nosotros hemos pedido a los actores con influencia en la oposición que traten de hacer lo mismo”, dijo Staffan de Mistura.

Explicó que si bien la oposición no tiene aviones, puede hacer cosas similares en términos de reducir cualquier tipo de provocación para que no se registren eventos que puedan afectar el proceso de diálogo.

De Mistura reiteró que la guía de las discusiones será la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU, que estipula el establecimiento de una gobernanza creíble, incluyente y no sectaria; la redacción de una nueva constitución; y la celebración de elecciones libres y justas.

Por otra parte, advirtió que si bien el alto el fuego en general se ha mantenido durante más de mes y medio, es frágil y, por lo mismo, precisa de un monitoreo cuidadoso.

En este sentido, consideró muy útiles las reuniones que se han celebrado en Astana, promovidas por Rusia, Turquía e Irán y pugnó por que se mantenga esa iniciativa.


Deja un comentario

Colombia: colaboración de los jesuitas en la negociación de paz con el ELN

 

jesuitas

 

ECUADOR: La Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) es sede del diálogo por la paz entre Colombia y el Ejército de Liberación Nacional

Cuatro años de negociaciones secretas entre el gobierno de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) dieron paso a conversaciones públicas con la instalación de una mesa de diálogo en la hacienda Cashapamba, sede social de la PUCE y desde ahora sede ecuatoriana de la paz. Al ofrecer este espacio en las afueras de Quito, los jesuitas del Ecuador mostramos nuestro compromiso por la paz y la justicia en el hermano país de Colombia, en concordancia con el trabajo que también hacemos con el Servicio Jesuita a Refugiados.

El rector de la PUCE, P. Fernando Ponce León S.J., antes de que se inicie la mesa de diálogo el 8 de febrero ofreció una oración por la paz con una lectura del profeta Isaías 2,1-5, y una plegaria del Papa Francisco, hecha por primera vez en Tiflis (Georgia). “Señor Jesús, vence la dureza de los corazones, prisioneros del odio y del egoísmo, confunde a la cultura de la muerte y haz brillar el triunfo de la vida…”

El jefe negociador del gobierno de Colombia, Juan Camilo Restrepo invitó al grupo rebelde a abandonar la práctica del secuestro y dijo: “Estamos ante la oportunidad de, por fin pasar la página de la guerra”. Mientras que Pablo Beltrán, jefe de la delegación del ELN enfatizó: “Asistimos a estas conversaciones con la convicción de que debemos cambiar lo que haya que cambiar”

Guillaume Long, canciller ecuatoriano, acompañó como representante del país anfitrión. También estuvieron presentes los delegados de los otros países garantes: Cuba, Venezuela, Brasil, Chile y Noruega, además de los Obispos de los distintos departamentos de Colombia y Francisco de Roux, jesuita colombiano, luchador por los Derechos Humanos, constructor de la paz y Ex Provincial.


Deja un comentario

La esperanza de una paz sin guerras. Palabra del Papa

La esperanza del Papa: poder decir “¡se acabó la guerra en el mundo!”

Francisco en Santa Marta: «muchos mueren porque los potentes quieren un pedazo más de tierra»; Dios pedirá cuentas al respecto, pero hay que preguntarse: «¿Cómo custodio la paz en el corazón?», porque la violencia nace allí

Una paloma volando, símbolo de la paz

46
0
Pubblicato il 16/02/2017
DOMENICO AGASSO JR.
CIUDAD DEL VATICANO

La violencia nace y comienza en el corazón de los seres humanos. La «declaración» de hostilidades proviene de allí, con la envidia, los celos. Por ello, cada uno, aunque se encuentre físicamente lejos de los conflictos armados o de quienes los planean, es responsable de la custodia de la paz. Insistió en ello Papa Francisco durante la homilía de la misa que celebró esta mañana, 16 de febrero de 2017, en la capilla de la Casa Santa Marta. El Pontífice, según indicó la Radio Vaticana, subrayó la tragedia de todas las personas que pierden la vida bajo las bombas y con los disparos que ordenan los potentes y los traficantes de armas; pero también indicó que no pierde la esperanza de poder decir un día: «¡Se acabó la guerra en el mundo!».

 

 

La violencia nace y comienza en el corazón de los seres humanos. La “declaración” de hostilidades proviene de allí, con la envidia, los celos. Por ello, cada uno, aunque se encuentre físicamente lejos de los conflictos armados o de quienes los planean, es responsable de la custodia de la paz. Insistió en ello Papa Francisco durante la homilía de la misa que celebró esta mañana, 16 de febrero de 2017, en la capilla de la Casa Santa Marta. El Pontífice, según indicó la Radio Vaticana, subrayó la tragedia de todas las personas que pierden la vida bajo las bombas y con los disparos que ordenan los potentes y los traficantes de armas; pero también indicó que no pierde la esperanza de poder decir un día: “¡Se acabó la guerra en el mundo!”.

 

Los tres elementos de la homilía papal de hoy fueron la paloma, el arcoíris y la alianza, tres imágenes presentes en la Primera Lectura, tomada del Libro del Génesis, que narra que Noé libera a la paloma tras el diluvio. Esta paloma, que regresa con la ramita de olivo, es “el signo de aquello que Dios quería después del diluvio: la paz, que todos los hombres estuvieran en paz”. “La paloma y el arcoíris – dijo Francisco – son frágiles”. “El arcoíris – añadió – es bello después de la tempestad, pero después viene una nube y desaparece”. También la paloma – prosiguió – es frágil. Y recordó cuando hace dos años, a la hora del Ángelus dominical, una gaviota mató a dos palomas que había liberado junto a dos niños desde la ventana del Palacio Apostólico.

 

“La alianza que Dios hace es fuerte – comentó el Obispo de Roma – pero nosotros la recibimos, la aceptamos con debilidad. Dios hace la paz con nosotros, pero no es fácil custodiar la paz”. “Es un trabajo de todos los días – añadió – porque dentro de nosotros está todavía aquella semilla, aquel pecado original, el espíritu de Caín quien, por envidia, celos, codicia y deseo de dominación, hace la guerra”. Francisco observó además que, hablando de la alianza entre Dios y los hombres, se hace referencia a la “sangre”: “De su sangre – se lee en la Primera Lectura – yo les pediré cuentas; pediré cuentas a cada ser vivo y pediré cuentas al hombre de la vida de su hermano”. Y observó que nosotros “somos custodios de los hermanos y cuando hay derramamiento de sangre, hay pecado, y Dios nos pedirá cuentas”. “Hoy en el mundo –denunció– hay derramamiento de sangre. Hoy el mundo está en guerra. Tantos hermanos y hermanas mueren, también inocentes, porque los grandes, los potentes, quieren un pedazo más de tierra, quieren un poco más de poder o quieren obtener más ganancias con el tráfico de armas. Y la Palabra del Señor es clara: ‘De su sangre, o sea de su vida, yo pediré cuentas; pediré cuentas de esto a cada ser vivo y pediré cuentas de la vida del hombre al hombre, a cada uno de sus hermanos’. A nosotros también nos parece que estamos en paz aquí. Pero el Señor pedirá cuentas de la sangre de nuestros hermanos y hermanas que sufren la guerra”.

 

“¿Cómo custodio yo a la paloma?”, se preguntó Francisco. “¿Qué hago para que el arcoíris sea siempre una guía? ¿Qué hago para que no se derrame más sangre en el mundo?” Todos nosotros – reafirmó – “estamos implicados en esto”. La oración por la paz “no es una formalidad, el trabajo por la paz no es una formalidad”. Y reveló con amargura que “la guerra comienza en el corazón del hombre, comienza en casa, en las familias, entre amigos y después va más allá, a todo el mundo”. ¿Qué hago yo “cuándo siento que llega a mi corazón algo que quiere destruir la paz?”. La guerra, continuó el Pontífice, “comienza aquí y termina allá. Las noticias, las vemos en los periódicos o en los telediarios… Hoy tanta gente muere y aquella semilla de guerra que produce la envidia, los celos, la avidez en mi corazón, es la misma – germinada, hecha árbol – que la bomba que cae sobre un hospital, sobre una escuela y mata a los niños. Es lo mismo. La declaración de guerra comienza aquí, en cada uno de nosotros. De ahí la pregunta: ‘¿Cómo custodio yo la paz en mi corazón, en mi intimidad, en mi familia?’. Custodiar la paz, no sólo custodiarla: hacerla con las manos, artesanalmente, todos los días. Y así lograremos hacerla en el mundo entero”.

 

“La sangre de Cristo – recordó el Papa – es la que hace la paz, pero no la sangre que los traficantes de armas o los potentes hacen que se derrame en el mundo. Y compartió un recuerdo personal de cuando era niño: “Recuerdo: comenzó a sonar la alarma de los Bomberos, después de los periódicos y en la ciudad… Esto se hacía para llamar la atención sobre un hecho o una tragedia y otra cosa. E inmediatamente oí a la vecina de casa que llamaba a mi mamá: ‘¡Señora Regina, venga, venga, venga!’. Y mi mamá salió un poco asustada: ‘¿Qué ha sucedido?’. Y aquella mujer, del otro lado del jardín, le decía: ‘¡Se acabó la guerra!’ y lloraba”.

 

Francisco recordó el abrazo de las dos mujeres, el llanto y la alegría porque la guerra había terminado. Y concluyó diciendo: “Que el Señor nos dé la gracia de poder decir: ‘Se acabó la guerra’ y llorando. ‘Ha terminado la guerra en mi corazón, ha terminado la guerra en mi familia, ha terminado la guerra en mi barrio, ha terminado la guerra en mi lugar de trabajo, ha terminado la guerra en el mundo’. Así serán más fuerte la paloma, el arcoíris y la alianza”.