Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

La reunión USA-Corea del norte según ONU

La reunión Estados Unidos-Corea del Norte es un hito para avanzar hacia una desnuclearización verificable

Casa Blanca
Los mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, y de la República Popular Democrática de Corea, Kim Jong-un, durante su encuentro en Singapur.

12 Junio 2018

El Secretario General de la ONU y el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica acogieron con beneplácito la declaración conjunta de los líderes de ambos países referente al compromiso de desnuclearizar la península de Corea.

La declaración conjunta de Estados Unidos y la República Popular Democrática de Corea tras la reunión en Singapur de sus líderes, Donald Trump y Kim Jong-un, marca un hito importante para avanzar hacia una paz sostenible y una desnuclearización completa y verificable de la península de Corea, consideró el Secretario General de la ONU.

En un comunicado, António Guterres reiteró que, como se lo había planteado en sendas cartas a ambos mandatarios antes del encuentro cumbre, el camino que hay por delante requiere cooperación, compromiso y una causa común.

Advirtió implementación del acuerdo alcanzado y de los acuerdos previos implica paciencia y apoyo de la comunidad internacional, además de ajustarse a las resoluciones del Consejo de Seguridad en esa materia.

El Secretario General urgió a todas las partes involucradas a aprovechar esta coyuntura de oportunidad y refrendó su disposición de apoyar el proceso.

Por su parte, el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Yukiya Amano, aplaudió el compromiso anunciado en Singapur y afirmó que seguirá cuidadosamente las negociaciones entre los gobiernos norcoreano y estadounidense para implementarlo.

Amano afirmó que el OIEA está listo para realizar las tareas de verificación en Corea del Norte que le sean solicitadas por los países implicados.

Anuncios


Deja un comentario

Nicaragua: encuentro de los obispos con el presidente Ortega

Obispos de la Conferencia Epsicopal de NicaraguaObispos de la Conferencia Epsicopal de Nicaragua  (AFP or licensors)

Los Obispos de Nicaragua se reúnen con el Presidente Ortega

Los Obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua se reúnen este jueves 7 de junio, con el Presidente Daniel Ortega “para tratar los temas indispensables e imprescindibles para el país”.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

Los Obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) dieron a conocer a través de un Comunicado, divulgado este miércoles 6 de junio que, “como mediadores y testigos del Diálogo Nacional”, han solicitado reunirse con el Presidente de la República de Nicaragua, Daniel Ortega, “para tratar los temas tan indispensables e imprescindibles para este país”; para tratar temas de la justicia y la democracia, señalan los Pastores, de los cuales dependen siempre la paz, con el fin de valorar, en la mesa del Diálogo, la conveniencia de llevarlo adelante.

Asimismo, los Obispos nicaragüenses dieron a conocer que, encontraran al Presidente Ortega este jueves 7 de junio, a las 3.00 de la tarde (hora local de Nicaragua), en la Casa de los Pueblos, la antigua Casa Presidencial en Managua. Al final del encuentro, los Pastores de Nicaragua darán a conocer en rueda de prensa lo dialogado con el Presidente Daniel Ortega.

Mediadores y testigos

La mesa del Diálogo Nacional iniciaron el pasado 16 de mayo, convocando a universitarios, empresarios, sociedad civil, campesinos y el Gobierno dirigido por Daniel Ortega, en estas conversaciones la participación de la Iglesia es como mediadores y testigos. El Diálogo fue suspendido el 31 de mayo tras la masacre del Día de las Madres, después de un recrudecimiento de la represión contra la población y contra las manifestaciones públicas.

Según la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), hasta el momento la represión de las protestas en Nicaragua ha dejado 127 muertos desde el inicio de las manifestaciones el pasado 18 de abril.

Escucha y descarga el servicio


Deja un comentario

El 8 de junio: un minuto de oración por la paz. En qué consiste?

Millones de personas en todo el mundo rezarán por la Paz.Millones de personas en todo el mundo rezarán por la Paz. 

El viernes 8 de junio el mundo pide «Un minuto por la Paz»

“Donde estés, a la 1:00 pm del 8 de junio, detente, inclina la cabeza y reza por la paz”, es la invitación que lanza esta iniciativa conmemorando el histórico encuentro en el Vaticano, del Papa Francisco con los presidentes de Israel y Palestina, en 2014.

Ciudad del Vaticano

Con motivo del cuarto aniversario de la reunión promovida por el Papa Francisco en el Vaticano, con los presidentes de Israel, el ya difunto Shimon Peres y de Palestina, Abu Mazen; acompañados por el patriarca de Constantinopla, Bartolomé I, para orar por la paz el 8 de junio de 2014; el Foro Internacional de Acción Católica (FIAC), la Unión de Organizaciones Femeninas Católicas (UMOFC), la Acción Católica Italiana, la Acción Católica Argentina y la Comisión nacional de Justicia y paz de la Conferencia Episcopal Argentina, renuevan la invitación a sus miembros y a aquellos que desean dedicar un minuto de su tiempo, para invocar el final de los conflictos que ensangrientan el mundo.

El mundo unido en oración por la Paz

Durante un minuto se realizarán oraciones en silencio por los aproximadamente 250 representantes de las Pastorales de Juventud de las Conferencias Episcopales y de las Organizaciones Laicales Internacionales, que del 6 al 10 de junio se reúnen en Panamá para la preparación de la Jornada Mundial de la Juventud que se llevará a cabo en enero de 2019.

 

Entre ellos también, estarán presentes dos miembros de la Coordinación de Jóvenes de la FIAC, Emanuela Gitto (Italia) y Noelia León (Argentina) que llevarán copias de invitación para esta iniciativa, disponibles en más de 30 idiomas, del árabe al coreano, del kiswahili al guaraní, del chino al búlgaro.

Todos podemos contribuir con la oración

Asimismo, los organizadores quieren recordar especialmente en la oración, cuatro países que sufren graves situaciones de conflicto y dificultad, que son miembros u observadores del FIAC, despertando así la atención en los medios y la opinión pública: Colombia, Myanmar, Ucrania y Burundi.

También se prevé un momento de oración en Roma, que tendrá lugar en la via de la Conciliación número 1, frente a la oficina de Acción Católica Italiana. Por su parte, en Buenos Aires, se rezará en la sede de la Conferencia Episcopal Argentina.

En continuidad con esta iniciativa, recordamos que cada uno puede participar de manera individual, sumándose a este “minuto de oración por la Paz”, estés donde estés, el 8 de junio a la 1 pm, rezando por el fin de los conflictos y la violencia en el mundo.

Súmate a la iniciativa «Un minuto por la Paz»


Deja un comentario

El angelus del Papa hoy domingo. Sus palabras sobre la crisis en Nicaragua

Nicaragua; el Papa pide “basta violencia, la Iglesia está siempre por el diálogo”

Llamado a la paz de Francisco por el país centroamericano durante el Ángelus: «Respetar la libertad y la vida». Después invitó a todos a acompañarlo «espiritualmente» en la celebración del “Corpus Domini” en Ostia
ANSA
115
0
Pubblicato il 03/06/2018
Ultima modifica il 03/06/2018 alle ore 14:20
SALVATORE CERNUZIO
CIUDAD DEL VATICANO

El Papa Francisco expresó todo su «dolor» durante el Ángelus de hoy, en la Plaza San Pedro, por «las graves violencias» que sacuden en estos días a Nicaragua, «con muertos y heridos» en la represión ejercida para aplacar las «protestas sociales». Más de 100 víctimas, según los últimos datos, han perdido la vida en siete semanas de manifestaciones en las calles en contra de los recortes a las personas y a la seguridad social. Las últimas víctimas perdieron la vida el sábado pasado.

 

«La Iglesia está siempre abierta al diálogo», afirmó el Pontífice uniéndose a los esfuerzos de los obispos del país centroamericano, comprometidos desde hace semanas pero esto requiere del compromiso activo a respetar la libertad, y, primero que nada, la vida». También aseguró sus oraciones para los heridos y los difuntos, además de expresar la esperanza de que «cese la violencia y se garanticen las condiciones para que se retome el diálogo», subrayó el Papa recordando lo que escribió e la carta que envió al presidente Ortega en mayo (divulgada en las últimas horas).

 

En el país centroamericano las violencias iniciaron el pasado 18 de abril, con las protestas en contra de la reforma del sistema de previdencia social, decidida por el presidente Daniel Ortega, que consistía en un aumento de los aportes, con una disminución del 5 por ciento de las jubilaciones.

 

Los obispos se pronunciaron a este respecto señalando como arbitraria la decisión el gobierno de cobrar ese 5 por ciento a los jubilados «que con su esfuerzo han cotizado durante muchos años», recordando asimismo que una decisión de tal tipo «siempre trae consigo inestabilidad social», y que «rectificar las decisiones tomadas es signo de humanidad, escuchar es camino de sensatez, buscar a toda costa la paz es sabiduría». La represión ejercida por grupos afines al gobierno de Ortega, que ha dejado ya numerosas víctimas mortales, ha sido condenada más veces por la comunidad internacional.

 

 

En su catequesis, Papa Francisco se detuvo para reflexionar sobre la solemnidad del “Corpus Domini” que la Iglesia en Italia y otros países celebra este domingo. Una «escuela de amor concreto, paciente y sacrificado», según definió el Papa esta fiesta que «nos enseña a volvernos más acogedores y disponibles a cuantos buscan comprensión, ayuda, ánimo, y se encuentran marginados y solos».

 

El Pontífice celebrará hoy por la tarde, en Ostia, la fiesta del “Corpus”, repitiendo un gesto de Pablo VI de hace 50 años. Francisco invitó a «todos a participar, también espiritualmente, mediante la radio y la televisión», en este evento. Cada cristiano, efectivamente, no puede no celebrar el misterio del “Corpus Domini”, que «es un misterio de atracción a Cristo y de transformación en Él».

 

En la Eucaristía está la presencia de «Jesús vivo», recordó Francisco, es una «como puerta, una puerta abierta entre el templo y la calle, entre la fe y la historia, entre la ciudad de Dios y la ciudad del hombre».

 

Expresión de esta «piedad eucarística popular» son las procesiones con el Santísimo Sacramento, que en la solemnidad del Corpus Domini se llevan a cabo en muchos países y ciudades. Según el Papa, «constituyen un signo elocuente de que Jesús, muerto y resucitado, sigue recorriendo las calles del mundo, se acerca a nosotros y guía nuestro camino: alimenta la fe, la esperanza y el amor; consuela en las pruebas; sostiene el compromiso por la justicia y la paz».

 

Francisco reflexionó sobre el significado de la Eucaristía, sacramento «sobrio» pero al mismo tiempo «solemne», mediante el que «nosotros experimentamos la Nueva Alianza, que cumple en plenitud la comunión entre Dios y nosotros».

 

Como parte de esta Alianza, «nosotros, a pesar de ser pequeños y pobres, colaboramos en la construcción de la historia según el plan de Dios», dijo. Por ello «cada celebración eucarística, mientras constituye un acto de culto público a Dios,» toca nuestra «vida y los casos concretos de nuestra existencia. Mientras nos nutrimos del Cuerpo y de la Sangre de Cristo, somos asimilados en Él, recibimos en nosotros su amor, no para mantenerlo celosamente, sino para compartirlo con los demás».

 

Es una lógica intrínseca de la Eucaristía misma, en la que se contempla a «Jesús pan partido y dado, sangre derramada por nuestra salvación»: «Es una presencia que, como fuego, quema en nosotros las actitudes egoístas, nos purifica de la tendencia a dar solo lo que hemos recibido, y enciende el deseo de hacernos también nosotros, en unión con Jesús, pan partido y sangre derramada por los hermanos», afirmó el Pontífice.

 

Que concluyó con una invocación a María, «Mujer eucarística», hasta que «crezca en toda la Iglesia la fe en el Cuerpo y en la Sangre del Señor, la alegría de participar en la Santa Misa, especialmente dominical, es el impulso para ofrecer testimonio de la inmensa caridad de Cristo».


Deja un comentario

ONU: Guterres en el día de los cascos azules.

Desde Mali, la misión más peligrosa de la ONU, Guterres reconoce la valentía de los cascos azules

MINUSMA/Olivier Salgado
El Secretario General António Guterres honra a los cascos azules fallecidos en Bamako, Mali

29 Mayo 2018

En el Día Internacional del Personal de Paz que hoy marca 70 años desde la primera misión, el titular de la ONU compartió con el personal de la Misión en Mali, y reafirmó su determinación de ofrecerles mayor protección y seguridad.

Bajo su propio riesgo personal, los cascos azules salvan vidas sirviendo a la causa de la paz, dijo el Secretario General de la ONU desde Bamako, Mali, donde se encuentra celebrando el Día Internacional del Personal de  Paz de las Naciones Unidascon los miembros de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en Malí , MINUSMA en sus siglas en francés.

António Guterres fue recibido, la mañana del martes, por el presidente Ibrahim B. Keita y su representante especial y jefe de Misión Mahamat Saleh Annadif.  Guterres se reunió además con otros líderes del sistema de la ONU en ese país.

El titular de la ONU dijo que estaba honrado de pasar el Día Internacional junto a los “valientes hombres y mujeres que sirven en la misión de Mali”, la operación que sufrió la mayor cantidad de bajas en 2017.

ONU/Harandane Dicko
El Secretario de la ONU es recibido en el aeropuerto internacional de Bamako por el presidente de Mali, Ibrahim Boubacar Keita

Rindiendo tributo

“Queridos cascos azules, ustedes han demostrado que son capaces de todas las formas de sacrificio. Para muchos de sus colegas esto ha significado entregar sus propias vidas, para proteger la de los malienses. Quiero agradecerles por este esfuerzo y decirles que estoy orgulloso de trabajar con ustedes, que son el principal símbolo de las Naciones Unidas”,expresó el Secretario General en la sede de la Misión.

Guterres participó de una ceremonia para rendir tributo a los cascos azules y personal de la ONU que perdieron la vida durante su servicio y entregó medallas de reconocimiento a dos voluntarios de los cuerpos de paz de la Misión, uno de ellos la refugiada nigeriana, ahora comandante, Ajibike Amodu.

“Recibir esta medalla del Secretario General es un gran honor. Lo que recuerdo es el ataque en Tombuctú el 14 de abril de este año. Nuestro equipo logró controlar a los atacantes y fortalecer la defensa y restablecer la confianza en la gente de Tombuctú en particular, que es el mandato de la MINUSMA”.

La comandante aseguró en una entrevista con Noticias ONU que la paz significa desarrollo y promoción de la tecnología.

Cuando hay paz todo funciona de la manera que tiene que funcionar. Quienes quieran venir de voluntarios a la MINUSMA deben tener en cuenta que es para apoyar el proceso de  paz”, dijo.

El mayor Mohammad Badrul Ahsan Khan, del ejército de Bangladesh, fue el segundo galardonado y aseguró que se trata de un orgullo y un honopr recibir la medalla.

“En este mundo, tenemos que estar todos juntos. Entonces, para tener una mejor vida y para garantizar la paz, no hay mejor alternativa que apoyarse mutuamente. Por esa razón, el personal militar de 58 países está aquí. A pesar de las víctimas, la ONU sigue trabajando por la prosperidad del país. Como militar, es una cuestión de orgullo y honor servir en la MINUSMA y brindar, y destacar mi experiencia, y también participar en lo que me consagró: la ONU y mi país “.

La MINSUMA fue creada para apoyar el proceso político en Mali y efectuar un número de tareas relacionadas con la seguridad. Su mandato  tiene varias prioridades, entre ellas mantener la seguridad, la estabilidad y la protección de los civiles, el apoyo del diálogo y la reconciliación nacional, y respaldar el restablecimiento de la autoridad del Estado en todo el país, así como contribuir a la construcción del sector de la seguridad en Mali, promover los derechos humanos y proteger la ayuda humanitaria.

70 años de Mantenimiento de la Paz

MINUSMA/Harandane Dicko
Cascos azules chinos en una entrega de medallas en Mali.

Han pasado 70 años desde el nacimiento de la primera operación de mantenimiento de la paz de ONU, el Organismo de las Naciones Unidas para la Vigilancia de la Tregua en Oriente Medio (ONUVT). El 29 de mayo de 1948, el Consejo de Seguridad autorizó el despliegue de un pequeño número de observadores militares en Oriente Medio para garantizar el cumplimiento de los acuerdos de armisticio entre Israel y las regiones árabes circundantes.

“En este 70 aniversario, expresamos nuestra gratitud a más de un millón de mujeres y hombres que han servido bajo la bandera de las Naciones Unidas y han salvado innumerables vidas”, dijo el Secretario General de la ONU en su mensaje oficial.

En este 70 aniversario, expresamos nuestra gratitud a más de un millón de mujeres y hombres que han servido bajo la bandera de las Naciones Unidas y han salvado innumerables vidas.

El servicio de los cascos azules en 71 operaciones ha tenido un impacto directo en las vidas de cientos de millones de personas, protegiendo a los más vulnerables del mundo y salvando innumerables vidas.

Las Naciones Unidas cuentan ahora con más de 100.000 efectivos militares, policiales y civiles desplegados en 14 operaciones en cuatro continentes. Todos trabajan las 24 horas del día para proteger a los civiles y avanzar en la causa de la paz.

Actualmente, 124 Estados Miembros aportan contingentes militares y de policía a las misiones de mantenimiento de la paz, así como a los equipos esenciales para la sostenibilidad de sus operaciones.

Más de 3700 cascos azules perdieron la vida al servicio de la paz

Foto ONU/Harandane Dicko
Los ataques perpetrados por terroristas han provocado que Mali se encuentre entre los países más peligrosos en los que servir. En abril, se celebró una ceremonia en honor a tres miembros del personal de paz fallecidos en acto de servicio.

Mantener la paz sigue siendo una misión peligrosa. Los cascos azules realizan enormes sacrificios y a menudo se exponen a grandes riesgos personales y condiciones difíciles.

En las últimas décadas más de 3700 cascos azules perdieron la vida al servicio de la bandera de las Naciones Unidas, entre ellos 129 hombres y mujeres en 2017.

Celebrando el Día Internacional del Personal de la Paz en Mali, António Guterres espera mostrar su solidaridad con el personal de las Naciones Unidas “que se enfrentan a grandes pérdidas e inestabilidad extrema”.

“Mientras aprecio el legado de aquellos que han perdido sus vidas alrededor del mundo en nombre del servicio y el sacrificio, deseo expresar mi determinación de tomar medidas sobre las operaciones de mantenimiento de la paz, medidas para hacer nuestras operaciones más seguras y más efectivas bajo las difíciles condiciones que prevalecen hoy “, dijo el jefe de la ONU.

El Secretario General también reafirmó la determinación de las Naciones Unidas de fortalecer el papel que desempeñan sus fuerzas en la promoción de los derechos humanos y la lucha contra la explotación y el abuso sexual.

La visita de Guterres coincide con  el mes sagrado del Ramadán y por ello el Secretario General ha querido unirse al ayuno, como muestra de solidaridad con los malienses y el personal de la ONU musulmán.

Durante su estancia, el titular de la ONU está manteniendo reuniones con las más altas autoridades del país, los actores del proceso de paz, así como todo el personal civil, policial y militar de las Naciones Unidas en el país.

En esta fotogalería traemos algunas de las imágenes cotidianas de los cascos azules en Mali.

 


Deja un comentario

Jerusalén: Mons. Pizzaballa sobre la paz en Tierra santa

Jerusalén celebra Vigilia de oración por la paz en GazaJerusalén celebra Vigilia de oración por la paz en Gaza 

Jerusalén celebra Vigilia de oración por la paz en Gaza

El Arzobispo Pizzaballa, Administrador Apostólico en Jerusalén de los Latinos, pronunció una Homilía en la que expresó la impotencia frente a la situación de guerra e invitó a extraer de la oración la fortaleza para seguir creyendo y tener confianza en el cambio.

Ciudad del Vaticano

“Queremos una paz que sea una amable y sincera acogida de los demás, voluntad tenaz de escucha y diálogo, queremos que el miedo y la sospecha den paso al conocimiento, al encuentro y la confianza, donde las diferencias sean oportunidad de compañía y no un pretexto para el rechazo mutuo”. Son algunas de las palabras más significativas que pronunció el Arzobispo Pierbattista Pizzaballa, Administrador Apostólico en Jerusalén de los Latinos, en su homilía durante la Vigilia de oración por la paz en Gaza, que tuvo lugar el sábado 19 de mayo, en la Escuela Bíblica de Jerusalén.

Impotencia ante la situación de guerra

“Estamos aquí reunidos – comenzó el Prelado – ante todo para arroparnos ante el dolor de aquellos que han perdido la vida en los últimos días. Lamentablemente, debemos ver una vez más que en nuestra tierra la violencia y la fuerza se consideran el único lenguaje posible y que hablar de diálogo se ha convertido sólo en un eslogan. Como ya hemos dicho en otras ocasiones y comprobado a menudo: en nuestra tierra, la vida humana tiene poco valor. Nos sentimos impotentes ante el asesinato de personas indefensas y ante la obstinada negativa a encontrar soluciones alternativas a la violencia”.

La oración: fortaleza para seguir creyendo

Frente a estas tragedias, “creemos que es mejor no hablar demasiado, sino guardar silencio ante el Señor para interceder, orar y pedir el don de la confianza y de la paz”. Después de estos últimos episodios de violencia y frente a las amenazas de guerra que todavía se vislumbran, “debemos extraer de la oración la fortaleza para seguir creyendo y tener confianza en que podemos cambiar y que nuestra Tierra algún día pueda conocer la justicia y la paz, por la cual merece la pena actuar “.

Quizás – continúa Monseñor Pizzaballa – “no seremos capaces de cambiar cómo nos gustaría el mundo en el que vivimos, pero podemos y debemos comenzar por nosotros, desde nuestra comunidad y convertirnos, por aquellos que viven entre nosotros y alrededor de nosotros, atraídos por la verdad y la justicia”.

Es posible cambiar el mundo

Es necesario trabajar como hace dos mil años, cuando “un pequeño grupo de discípulos, analfabetos y poco preparados, heredaron el mandato de cambiar el mundo. Fueron capaces y lo cambiaron. Entonces nosotros también podemos hacerlo, pequeño rebaño de la Iglesia de Jerusalén”. Pizzaballa nos invita a mirar ese ejemplo: “Lo hicieron simplemente testimoniando a Cristo Resucitado”. “No te preocupes por tu corazón y no tengas miedo”. Con estas palabras de consuelo, Mons. Pizzaballa pidió rezar en silencio, interceder, cantar e implorar el don de la paz para nosotros y para nuestros pueblos.

En una declaración al Sir antes de la Vigilia, el Custodio de Tierra Santa, el padre Francesco Patton, dijo que “nunca debemos cansarnos de mantener los brazos en alto al cielo para pedirle a Dios el don de la paz y la reconciliación”. Rezar “no es inútil, sino lo más importante y necesario para promover una solución pacífica a los problemas”. Pidiendo “justicia y paz”, para resolver el conflicto “es necesario que los actores externos ayuden a los internos a encontrar formas de diálogo y negociación”.

Además, según Patton, el problema de Gaza es “solucionable” en la medida en que también la comunidad internacional ejerza presión sobre las partes para promover, sobre todo, “condiciones de vida más dignas”. “Queda por ver qué tipo de mediación será posible hacer ahora en Gaza”, dijo Patton, pues los cristianos tienen una misión especial en el Cercano Oriente, a pesar del pequeño número. A ellos les corresponde “la tarea de ser semilla de presencia pacífica y de diálogo con todos, ninguno excluido”, explicó el custodio.


Deja un comentario

Preocupación del Papa por el futuro de Europa.

Mons. Hollerich: sogno un’Europa più giusta, mediatrice di pace

Dopo l’udienza con il Papa in Vaticano, il neo-eletto presidente della Comece, mons. Jean-Claude Hollerich, parla delle ombre che coprono l’Europa, delle questioni urgenti da affrontare e della necessità di un dialogo tra i vescovi europei e le autorità politiche. “Sogno un’Europa più giusta, capace di trovare soluzioni di pace”.

L’appena nominato presidente della Commissione degli episcopati dell’Unione europea, mons Jean-Claude Hollerich, ha avuto ieri un lungo incontro con Papa Francesco insieme a tutta la presidenza della Comece.

L’Europa è insostituibile

“È stato un dialogo molto franco – rivela mons. Hollerich – il Papa ci ha detto che l’Europa e l’Ue sono necessarie per gli Stati europei e per il mondo. Non è quindi soltanto una decorazione, un fiore che è lì per bellezza, o un processo di integrazione dal quale potremmo tornare indietro. L’Europa è importante per il bene della gente che si trova in Europa, ma anche per la gente che vive negli altri continenti e il suo ruolo non può essere rimpiazzato”.

Ombre e pericoli

Il Papa – prosegue mons. Hollerich –  è preoccupato dal dilagare dell’euroscetticismo e da tutte le altre ombre, dai pericoli che stanno coprendo il Vecchio Continente, tanto da far temere per la sua stabilità. “Non penso che ci sia un pericolo immediato di guerra civile – commenta il presidente della Comece –  questa sarebbe una considerazione troppo pessimista. Ma dobbiamo guardare alla storia dell’Europa: noi ora abbiamo avuto dei decenni di pace, e questi ultimi sono dovuti anche al processo di integrazione europea, perché, sin dall’inizio, il progetto europeo è stato un progetto di pace. Noi ora pensiamo che l’Europa sia un qualcosa di dato, e questo non è vero: dobbiamo sempre cominciare di nuovo a “ricostruire” questa Europa. E ricordiamoci che l’Europa non è un progetto per le élite, ma per ogni persona in Europa, per vivere in maniera degna”.

Ripristinare i valori cristiani

Forte e definito, secondo mons. Hollerich, è anche il ruolo delle Chiese europee e dei cristiani per ripristinare quei valori, come la solidarietà, che si sono persi di vista e la cui assenza pesa sull’unità dell’Europa e inevitabilmente ferisce le fasce più deboli. “Qualche volta ho l’impressione che dimentichiamo troppo questi valori, soprattutto quello della solidarietà. E mi fa male quando vedo che tanti migranti vengono in Italia, e l’Italia, che è un Paese che ha anche dei problemi, come ad esempio la crisi economica, deve, da sola, affrontare il dramma di migliaia di migranti, profughi e rifugiati. Penso che l’Italia sia rimasta troppo sola. L’accordo di Dublino non funziona; gli altri Paesi citano sempre quell’accordo quando non vogliono pagare. Senza il cristianesimo, si perdono tutti i valori che sono alla base dell’Europa. Allora è nostro compito riaffermare questi valori, perché il progetto europeo può avere successo soltanto se seguiamo quei principi di solidarietà tra di noi”.

Populismi ed egoismi

Oltre alla questione dei migranti, mons. Hollerich si dice preoccupato per la rinascita dei populismi, degli egoismi nazionali, per la mancanza di democrazia e la paura dell’altro che oggi dilagano facendo percepire l’Europa più come una minaccia che come un aiuto. Per uscire da tutto questo, secondo il presidente della Comece, bisogna indagare e agire sul fenomeno della globalizzazione, riconoscere le cause di tutto questo, e attaccarle. “Un Paese da solo non può fare niente. Anche l’Europa stessa in sé è già debole. Bisogna veramente che ci sia un’alleanza tra i Paesi onesti e occorre ricordarsi che gli individualismi conducono alla guerra”.

Soft power

Mons. Hollerish insiste sulla responsabilità collettiva, sul bisogno di cooperazione tra gli Stati, soprattutto di fronte a situazioni critiche e in vista delle prossime elezioni europee, e poi ci rivela la sua idea di Europa. “Sogno un’Europa più giusta. Un’Europa che guardi ad una dimensione sociale profonda e mantenga lo stato sociale. Vorrei un’Europa che sia un “soft power”: un “power” attivo, anche in Medio Oriente, e nella politica mondiale, ma al tempo stesso “soft”, per riprendere il dialogo e per arrivare a soluzioni di pace prima che a soluzioni di guerra. Un’Europa che non si protegga dai migranti, coi campi in Libia, ma che investa nei Paesi africani. Un’Europa che sia per un’autonomia più giusta e che non costruisce il proprio profitto sulle armi.