Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Palestina: en vísperas del 50 aniversario de la ocupación israelí

Experto de la ONU pide el fin del conflicto palestino-israelí en vísperas del 50º aniversario de la ocupación

Asentamiento israelí de Halamish, en Cisjordania. Foto: UNICEF/Mouhssine Ennaimi

19 de mayo, 2017 — En vísperas del 50º aniversario de la ocupación israelí, el relator especial de la ONU sobre Derechos Humanos en los Territorios Palestinos Ocupados expresó profunda preocupación por la situación que se vive en esta área.

“Las ocupaciones son normalmente de corto plazo en virtud del derecho internacional. Sin embargo, ésta, después de cinco décadas, no divisa un fin. Al contrario, está profundamente arraigada e Israel muestra señales de querer hacerla permanente”, aseguró Michael Lynk al finalizar una misión de cinco días a Amman, Jordania.

Link agregó que las violaciones sistemáticas de los derechos humanos que acompañan la ocupación –el castigo colectivo, la confiscación de bienes, la falta de libertad de movimiento, la expansión de asentamientos y los homicidios– intensifican una situación que ya es peligrosa.

El relator dijo estar impresionado por el sentimiento de desesperanza y frustración que percibió durante su visita a la Franja de Gaza y llamó la atención sobre la crisis energética que se vive allí, advirtiendo que a mediados de junio es posible que una porción significativa de los servicios esenciales de salud, agua y saneamientos sean inoperables.

“Exhorto a Israel y a la comunidad internacional a que presten atención urgente a esta situación, que no puede ni debe ser ignorada por más tiempo. Los derechos humanos de los residentes de Gaza deben ser respetados, este es el único camino hacia adelante”, dijo.

El coordinador humanitario de la ONU para los Territorios Palestinos Ocupados, Robert Piper, llamó la atención este viernes sobre este tema y pidió a las partes que se unan para evitar una crisis humanitaria en Gaza.

Link también expresó preocupación por la situación de Cisjordania, señalando que Israel controla el 60% del área, en asentamientos que rodean completamente las áreas controladas por los palestinos.
Con relación a Jerusalén Oriental, agregó que sus habitantes se limitan a vivir en el 13% de la zona, reciben amenazas constantes de perder los derechos de residencia y enfrentan obstáculos al solicitar permisos de construcción.


Deja un comentario

La cuestión de la normalización entre Israel y Palestina. Declaración de los obispos palestinos y orientales

“Israel-Palestina, herida abierta que no se puede normalizar”

A la vigilia del aniversario de la Guerra de 1967, la Comisión Justicia y Paz de la Asamblea de los Ordinarios católicos de Tierra Santa lanza un llamado a no acostumbrarse a «la ocupación y discriminaciones»
LAPRESSE

“Israel-Palestina, herida abierta que no se puede normalizar”

3
0
Pubblicato il 15/05/2017
Ultima modifica il 15/05/2017 alle ore 20:26
GIOEGIO BERNARDELLI

«La situación policial en Israel y Palestina está lejos de ser normal, caracterizada como está por un conflicto que continúa entre los dos pueblos». Por ello (sobre todo en un «contexto político confuso y sin esperanzas») la Iglesia debe tener cuidado para no aceptar modalidades de relación con el Estado de Israel que lleven a considerar como algo «normal» la ocupación de los territorios, las injusticias y las discriminaciones que el conflicto provoca en Jerusalén Este y en Palestina.

 

Quien se pronunció de esta manera, a pocos días de los cincuenta años de la Guerra de los Seis Días (el conflicto durante el que en 1967 Israel asumió el control de toda Jerusalén y de Cisjordania), fue la Comisión Justicia y Paz de la Asamblea de los Ordinarios Católicos de la Tierra Santa, la conferencia episcopal que ve engloba al patriarcado latino y a las demás comunidades católicas de rito oriental presentes en Jerusalén. La declaración se titula «La cuestión de la “normalización”» y es un texto que afronta un tema muy difícil dentro de la sociedad palestina. Se está discutiendo, efectivamente, la actitud que hay que mantener en las relaciones con el Estado de Israel, sus instituciones, sus mismos ciudadanos: como palestinos, ¿es posible y es justo hacerlo «como si se viviera en una situación normal»?.

 

El documento recuerda que, en muchos aspectos, «el Estado de Palestina» sigue viviendo bajo una ocupación militar por parte de Israel, con la necesidad de pedir permisos incluso para muchos aspectos de la vida cotidiana. Cita también las injusticias provocadas por los asentamientos y por la legislación de construcciones israelíes; y después, las violaciones de la libertad de movimiento, las restricciones a las actividades económicas, los obstáculos para que se reúnan las familias. Además se refirió a las discriminaciones en contra de los árabes con ciudadanía isralelí que viven dentro de las fronteras reconocidas antes de 1967. «La Iglesia —escribió la comisión de los Ordinarios católicos de la Tierra Santa— no puede ignorar la injusticia, haciendo finta de que todo está bien».

 

«Hay más de 300 mil cristianos que viven en la actualidad en Israel —continúa el texto. Ciudadanos y residentes a largo plazo que son personas que respetan las leyes, pero también tienen el derecho y el deber moral de utilizar todos los instrumentos legales y los métodos no-violentos para promover plenos derechos y absoluta igualdad para todos los ciudadanos. Ignorarlo o disminuirlo sería una forma de normalización».

 

El desafío es delicado, porque, recuerda el documento, la Iglesia misma está llamada a pedir permisos y a relacionarse con las autoridades israelíes para garantizar las actividades de las propias parroquias, escuelas e instituciones. En estas relaciones, afirmó la comisión Justicia y Paz, se necesita constantemente «discernir entre lo que es inevitable y lo que, por el contrario, debe ser evitado», justamente para no dar la impresión de que una situación como esta pueda ser considerada como algo normal. Además de esto la Iglesia apuesta por la promoción del dialogo entre todos los que, israelíes y palestinos, «no quieren perpetuar esta situación» y no se ocultan tras «la presunción de que la colaboración puede ignorar la batalla por la justicia, ocultando realidades injustas que marcan las vidas cotidianas de los que experimentan la ocupación o la discriminación».

 

«La Iglesia que está en Israel y Palestina —concluye la Comisión Justicia y Paz de los católicos de Jerusalén— tiene la responsabilidad de recordar a la Iglesia universal que la que existe entre israelíes y palestinos es una herida abierta y purulenta». Por ello la invitación a las comunidades cristianas y a los creyentes para que «se consulten y trabajen estrechamente para encontrar las mejores vías para ofrecer testimonio de una sociedad justa e igual para todos, cultivando, al mismo tiempo, relaciones respetuosas con todos los ciudadanos, con los que deben vivir juntos por una paz justa y duradera».


Deja un comentario

Consecuencias del conflicto árabe-israelí en el desarrollo de Palestina.

La falta de solución al conflicto con Israel impide el desarrollo de Palestina

El conflicto con Israel impide el desarrollo de Palestina. Foto de archivo: Banco Mundial/Arne Hoel

01 de mayo, 2017 — La ausencia de avances para resolver el conflicto entre israelíes y palestinos continúa siendo un factor insalvable para el desarrollo de Palestina.

Un nuevo informe de la Oficina del Coordinador Especial de la ONU para el Proceso de Paz del Oriente Medio (OCENU) reiteró a las partes la urgencia de crear un entorno propicio para la paz.

El estudio destacó la falta de avances políticos durante los últimos seis meses a pesar de los esfuerzos internacionales y subrayó el estancamiento de las iniciativas de reactivación de las infraestructuras económicas palestinas para el desarrollo.

Igualmente, resaltó el aumento de actividad relacionada con la construcción de asentamientos israelíes, la alta tasa de demoliciones en las comunidades palestinas y beduinas, y la continua violencia y actos terroristas contra los israelíes.

El informe enfatizó también la urgente necesidad de resolver las desavenencias políticas entre Gaza y Cisjordania y el lanzamiento sistemático de cohetes por parte de Hamas y otros grupos extremistas desde la Franja.

Además, advirtió que la continua disputa entre la Autoridad Palestina y Hamas por la electricidad, el pago de salarios y otros asuntos críticos ha agravado significativamente la situación en Gaza.

El informe concluyó que este contexto amenaza con deteriorar los logros alcanzados en la construcción del Estado palestino ya que las instituciones de gobierno son vulnerables a la inestabilidad política y requieren pasos decisivos para avanzar en los esfuerzos de construcción del Estado.


Deja un comentario

Otra colonia israelí en territorio palestino ocupado.

Secretario General, decepcionado por la construcción de una colonia israelí en Cisjordania

Construcción de asentamientos en Cisjordania. Foto: Annie Slemrod/IRIN

31 de marzo, 2017 — António Guterres señaló este viernes su preocupación por la autorización del Gobierno de Israel para la construcción de una nueva colonia en los territorios palestinos ocupados.

La decepción y alarma de António Guterres llegan tras el anuncio del jueves por el Gobierno de Israel de aprobar la construcción de una nueva colonia en Cisjordania, situación que no se producía desde 1999.

En un comunicado, el titular de la ONU recalcó que no hay Plan B para la opción de que palestinos e israelíes vivan juntos en paz y seguridad y condenó todas las acciones unilaterales, que como la actual, amenazan la paz y socavan una solución de dos Estados.

Guterres indicó que las actividades referentes a los asentamientos son ilegales bajo el derecho internacional y representan un obstáculo para la paz.

El Consejo de Seguridad aprobó el pasado 23 de diciembre una resolución que reafirma la ilegalidad de los asentamientos israelíes en los territorios palestinos ocupados e indica que estos representan una flagrante violación de las leyes internacionales


Deja un comentario

Violaciones israelíes contra territorios palestinos ocupados.

Los abusos contra los territorios palestinos ocupados son recurrentes

Construcción de asentamientos en Cisjordania. Foto: Annie Slemrod/IRIN

20 de marzo, 2017 — Un relator especial de la ONU afirmó que las violaciones de derechos humanos contra los habitantes de los territorios palestinos ocupados no disminuyen.

El Consejo de Derechos Humanos ha otorgado el mandato al canadiense Michael Lynk de informar sobre los territorios palestinos ocupados por Israel desde 1967.

Lynk afirmó que los palestinos padecen violaciones recurrentes y persistentes de sus derechos humanos.

Al presentar su primer informe ante el Consejo de Derechos Humanos desde que asumió en mayo pasado su mandato, Lynk afirmó que Israel ha acelerado de manera alarmante sus planes de construcción de asentamientos.

En una comparecencia por videoconferencia, añadió que esa tendencia ha ido acompañada por un aumento de las demoliciones de viviendas palestinas.

“A finales de enero, el gobierno de Israel anunció la construcción de 6.000 nuevas viviendas. Y las demoliciones han aumentado en Cisjordania y Jerusalén Oriental”, dijo.

También advirtió sobre lo que describió como la “retórica extrema” de los líderes israelíes en medio de las violaciones de las garantías básicas de los palestinos, que incluyen el uso excesivo de la fuerza, el castigo colectivo, los desplazamientos forzados y las restricciones a la libertad de movimiento.

Lynk pidió a la comunidad internacional que considere el uso de instrumentos políticos, diplomáticos y jurídicos más intensivos para poner fin a la ocupación.

“Cincuenta años de ocupación es un periodo de tiempo intolerable”, dijo el relator.

Por su parte, al presentar varios informes del Secretario General sobre el tema, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, señaló que ofrecen una panorámicas de las políticas y prácticas vigentes que conducen a las persistentes violaciones de los derechos humanos de los palestinos.

Recordó que el bloqueo de Gaza cumplió 10 años en 2017 y que la desesperación y la frustración crecen en ese territorio palestino ocupado.


Deja un comentario

ONU critica la leve condena del soldado israelí autor del asesinato de un palestino.

La sentencia a soldado israelí que ejecutó a palestino herido refuerza la impunidad, dice el Alto Comisionado

Derechos Humanos, Naciones Unidas

24 de febrero, 2017 — El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, expresó inquietud por la sentencia poco drástica que dio el Tribunal Militar de Tel Aviv a un soldado israelí por haber matado a un palestino herido.

El Tribunal condenó esta semana a 18 meses de prisión al sargento Elor Azaria, quien ejecutó a Adelfattah al-Sharif en marzo de 2016 en la ciudad de Hebrón, luego de que el palestino recibiera un tiro por atacar con un cuchillo a un soldado israelí.

La portavoz de la Oficina del Alto Comisionado, Ravina Shamdasani, dijo hoy en una conferencia de prensa en Ginebra que el crimen equivaldría a la ejecución extrajudicial de un hombre desarmado que no suponía ninguna amenaza inminente.

Apuntó que si bien es positivo que se haya procesado al militar, la sentencia es muy blanda para el asesinato intencional de una persona desarmada que yacía boca abajo.

“Además, contrasta con las condenas de otros tribunales israelíes a delitos menos graves, como las sentencias a más de tres años de cárcel a niños palestinos por tirar piedras a los coches. Este caso podría socavar la confianza en el sistema de justicia y reforzar la cultura de impunidad”, advirtió Shamdasani.

En este contexto, la portavoz contrastó el castigo máximo de 20 años de prisión que contempla la ley israelí para los casos de asesinato con los 18 meses de cárcel y la degradación dictados al sargento Azaria.

La Oficina del Alto Comisionado también recordó en un comunicado que las fuerzas de seguridad israelíes han matado a más de 200 palestinos a partir del más reciente resurgimiento de la violencia en Cisjordania, en septiembre de 2015. El sargento Azaria es el único militar que ha sido procesado hasta ahora.


Deja un comentario

La ONU contra la demolición de construcciones palestinas por parte israelí.

La ONU pide a Israel que acabe con las demoliciones de propiedades palestinas

Vivienda demolida por las fuerzas israelíes en Jerusalén Oriental. Foto de archivo: OCHA/Territorios Palestinos Ocupados

22 de febrero, 2017 — La comunidad palestina de Khan al Ahmar es una de las más vulnerables en Cisjordania y lucha por mantener un nivel de vida mínimo ante la intensa presión de las autoridades israelíes para demoler estructuras en el sitio.

Esto es inaceptable y debe acabar, afirmó este miércoles el coordinador de asistencia humanitaria de la ONU para los territorios palestinos ocupados tras una visita a la localidad, ubicada en el área C, en las afueras de Jerusalén Oriental.

En un comunicado, Robert Piper explicó que recientemente, apenas el 15 y 19 de febrero pasados, las autoridades israelíes distribuyeron decenas de órdenes militares para detener los trabajos de construcción y autorizar demoliciones de unas 140 estructuras en esa comunidad.

Advirtió que la ejecución de estas afectaría directamente a las viviendas y medios de subsistencia de esas familias de refugiados, la mitad de ellos niños.

Entre las estructuras afectadas se encuentra una escuela primaria que fue construida con el apoyo de donantes internacionales y que acoge a 170 niños de las comunidades beduinas en esa zona.

Piper lamentó que estos hechos en Khan al Ahmar no sean aislados, miles de familias viven con miedo de que se destruyan sus hogares en cualquier momento, en estado de constante incertidumbre.

El alto funcionario de la ONU reiteró que la comunidad internacional debe unirse para proveer asistencia a estas comunidades vulnerables e insistió en que las leyes internacionales deben respetarse.

Naciones Unidas declaró en repetidas ocasiones que la imposición de la “reubicación” propuesta para las comunidades, entre ellas la de Khan al Ahmar, sin su consentimiento libre e informado equivaldría a transferencia forzada y desalojo, violando así las obligaciones de Israel como potencia ocupante bajo el derecho internacional.