Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

YEMEN: empeora aún más la situación.

Yemen vive un mayor deterioro humanitario y una fragmentación política creciente

© UNICEF/Saleh Baholis
Niños sentados frente a una casa de campaña en el campamento para desplazados de Al-Meshqafah en Yemen.

18 Julio 2019

El enviado de la ONU a Yemen destacó el empeoramiento de la situación humanitaria y advirtió del riesgo de una guerra regional; no obstante, se mostró optimista con respecto a las posibilidad de solucionar el conflicto yemenita este año.

Poner fin a la guerra en Yemen es viable en el corto plazo, afirmó este jueves el enviado de la ONU para ese país al Consejo de Seguridad, agregando que las negociaciones políticas que conducirían a ese objetivo dependerán de que se cumpla a cabalidad con el Acuerdo de Estocolmo.

“Y Hodeida está en el epicentro de ese objetivo”, subrayó Martin Griffiths. “La ruta es clara y cuenta con apoyo internacional: se debe implementar el pacto de alto el fuego en Hodeida y tras ese avance comprometer a las partes de inmediato para que lleguen a un acuerdo”, dijo.

En su informe al Consejo, el funcionario destacó dos elementos cruciales en el escenario actual de Yemen: la gravedad y el deterioro de la situación humanitaria y “la contingencia aterradora de una guerra en la región”.

Con respecto a esta última, indicó que en todas las consultas que ha mantenido con actores involucrados en el conflicto yemenita se ha expresado el deseo de que Yemen se mantenga al margen de cualquier posible conflicto externo.

Griffiths afirmó que el país enfrenta un momento crucial sobre su destino. “Y necesitamos pensar en las realidades y opciones que definen ahora las oportunidades de encaminarse hacia la paz”, apuntó.

Entre esas opciones mencionó la reubicación de las fuerzas de Coalición en algunas partes de la nación para restaurar la paz y la estabilidad.

Hodeida es el punto de partida

El enviado insistió en que Hodeida es el punto de partida del proceso político y encomió a las fuerzas del gobierno de Sanaá, reconocido por la comunidad internacional, y a los hutíes por la reunión de dos días que celebraron esta semana en un barco de la ONU en la que acordaron los detalles operativos de la reubicación establecida en el Acuerdo de Estocolmo.

“El progreso en Hodeida permitirá que las partes trabajen juntas ya sea en un monitoreo tripartita, en la recaudación de ingresos o en la evaluación conjunta de las posibles violaciones del alto el fuego”, explicó.

“Mi esperanza es que Hodeida nos permita finalmente enfocarnos en el proceso político antes del fin del verano boreal. Yemen no tiene tiempo que perder”, subrayó.

Por otra parte, reportó que se ha observado un avance muy limitado en cuanto al acceso humanitario y la normalización de la vida civil en Taiz, aunque confió en que pronto se abra un cruce para la entrada de asistencia.

Optimismo, pese a todo

Griffiths también manifestó preocupación por el panorama político y de seguridad en el territorio yemenita, alertando de una fragmentación creciente que podría incrementar las tensiones y dificultar la reconciliación si la guerra se prolongara.

Informó asimismo de provocaciones políticas y militares continuas que podrían frenar el proceso de paz.

No obstante este complejo escenario, Griffiths manifestó confianza en el futuro próximo de Yemen.

“No puedo dejar de pensar que Yemen está cerca de finalizar la guerra. Sé que a menudo se me acusa de optimismo y me declaro culpable de esa imputación. Pero no fui yo sino un funcionario con mucha experiencia e inteligencia en la región quien dijo recientemente que esta guerra puede terminar este año. Tomo esa aseveración como una orden”, concluyó el diplomático.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

QUIZÁ TAMBIÉN TE INTERESE…

Para evitar el desvío de alimentos, el PMA suspende la ayuda en partes de Saná

La medida fue tomada por la falta de controles para evitar el robo y desvío de los alimentos dirigidos a los más necesitados en la capital de Yemen, tras de que se denunciara que algunos individuos estaban obteniendo ganancias aprovechándose de los más vulnerables. “La integridad de nuestra operación está bajo amenaza”, ha dicho el portavoz de la agencia.

El conflicto en Yemen empeora en vez de mejorar

Pese a las disminución de las hostilidades en partes concretas de Yemen, como la alcanzada en la ciudad portuaria de Hodeida gracias al Acuerdo de Estocolmo, la violencia entre el gobierno y los hutíes continúa  creciendo en otras partes del país, denunció este lunes ante el Consejo de Seguridad el Secretario General Adjunto de Asuntos Humanitarios de la ONU.


Deja un comentario

Save the children denuncia la muerte de niños por cólera en Yemen

Save the Children denuncia en Yemen la muerte de 193 niños por cólera

En el quinto aniversario del inicio del conflicto en Yemen que ha dejado más de 91 mil muertos, la organización Save The Children lanza una voz de alarma ante el millón de casos de cólera y 2.000 muertes desde inicio de la epidemia en este país y 193 niños muertos desde el comienzo de este año.

Ciudad del Vaticano

Save the Children ha alertado que al menos 193 niños han muerto como consecuencia del cólera en los primeros seis meses del año, una enfermedad con 203.000 casos de afectados menores de quince años y con una tasa de mortalidad que se ha multiplicado en este semestre en relación al mismo periodo del año anterior.

En un comunicado, la organización no gubernamental ha advertido de que la mortalidad se ha multiplicado hasta el punto de que “el número de personas que han muerto en los últimos seis meses es nueve veces mayor que en el mismo período” de 2018.

Agua: fuente de transmisión del cólera

La advertencia de Save the Children ha llegado coincidiendo con la temporada de lluvias, un momento crítico en el que es probable que se produzca una escalada en el brote”. “Ya hay inundaciones y la llegada de más lluvias amenaza con intensificar la propagación de la enfermedad a través del agua”, señala.

Asimismo, la ONG ha subrayado que la guerra en Yemen “ha inutilizado gran parte de la infraestructura de agua potable y saneamiento, dejando a unos 9,2 millones de niños y niñas sin acceso a agua potable”. “Además, la disponibilidad de combustible no está garantizada en estos momentos, lo que limita el bombeo de las aguas residuales y la recogida de basuras: un caldo de cultivo para enfermedades infecciosas transmitidas por el agua como el cólera”, ha explicado la ONG.

En este sentido, ha indicado que los niños que sufren desnutrición son más vulnerables a enfermedades como el cólera, “debido a su débil sistema inmunológico”. “Concretamente, tienen tres veces más probabilidades de morir si contraen la enfermedad. Save the Children recuerda que hay aproximadamente 14 millones de personas al borde de la inanición, muchos de ellos niños y niñas. Desde 2015, 85.000 niños y niñas han muerto por falta de alimentos”, ha afirmado la organización no gubernamental.

Lluvias e inundaciones

“La batalla contra el cólera en Yemen está lejos de terminar”, ha explicado la directora de Save the Children en Yemen, Tamer Kirolos. “El número de casos ha ido en aumento por a las lluvias e inundaciones y los brotes de enfermedades abundan por el colapso del sistema de salud y una población cada vez más vulnerable por el desplazamiento forzado y la desnutrición.

El sistema de salud se encuentra bajo una presión enorme, ya que solo la mitad de los centros funcionan”, ha añadido. Kirolos ha explicado que, “por culpa del conflicto”, “los sistemas de agua potable siguen estropeándose y la financiación de la ayuda humanitaria en Yemen sigue siendo demasiado baja”. “Es muy complicado, pero hacemos todo lo que está en nuestras manos por proteger a los niños y niñas”, ha señalado.

Proteger a la infancia

En este sentido, Save the Children está proporcionando dispositivos de rehidratación oral y atención primaria a la población en los centros de salud de los distritos a los que se puede acceder en Yemen. Además, ejecuta programas de purificación del agua y cursos de concienciación para la prevención de enfermedades en las comunidades. La organización no gubernamental ha insistido en que solo el fin de la guerra puede proteger a la infancia del cólera generalizado.

Por ello, el comunicado hace hincapié en que hay que reconstruir el sistema de salud para no perder “aún más personas debido a enfermedades prevenibles como el cólera”, al tiempo que ha solicitado a las autoridades de Yemen que garanticen “el pago regular y completo de los salarios de los funcionarios públicos, en particular a los médicos y maestros, y que equipen a los centros de salud con el personal y material necesario para poder atender a la población”.


Deja un comentario

Yemen: qué se puede hacer? La situación sigue empeorando

Preocupa el deterioro continuo de la situación humanitaria en Yemen

ACNUR//Rashed Al Dubai
Un miembro de la Agencia para los refugiados habla con niños desplazados en Yemen.

11 Junio 2019

El Consejo de Seguridad ha expresado su “profunda preocupación” por el constante deterioro de la situación humanitaria en el país árabe, donde el 65% de la población no tiene garantizada la comida, y las limitaciones a la entrega de ayuda humanitaria. En el aspecto político, este órgano respalda al enviado especial del Secretario General, Martin Griffiths, cuestionado por una de las partes en conflicto.

En un comunicado, los quince miembros del Consejo de Seguridad han expresado su “profunda preocupación por la gravedad de la situación humanitaria en Yemen y su constante deterioro desde diciembre de 2018”.

Ese deterioro incluye un repunte del cólera con más de 340.000 casos desde principios de este año y el aumento en un 18 por ciento del número de personas que no tienen  acceso regular a  alimentos, lo que eleva el número a 20 millones, un 65% de la población.

El Consejo de Seguridad también observa con inquietud las restricciones que las partes imponen a la distribución de la ayuda humanitaria por lo que exige “que eliminen los impedimentos burocráticos” impuestos al personal humanitario y los suministros de artículos básicos como comida y combustible, así como asegurar el funcionamiento efectivo y sostenido de todos los puertos de acceso al país.

El órgano encargado de velar por la paz y la seguridad internacional toma nota del aumento del ritmo y la escala de la ayuda humanitaria, pero le preocupa los informes acerca del progresivo agotamiento del dinero que dispone la ONU para mantener esa asistencia vital.

Apoyo al enviado especial

En el mismo comunicado, el Consejo expresa su apoyo al enviado del Secretario General, Martin Griffiths y pide a todas las partes que se comprometan a trabajar con él de manera constructiva y continua.

La declaración de apoyo se produjo después de una reunión entre el presidente yemení Abedrabbo Mansour Hadi, celebrada en Riad, capital de Arabia Saudita, y la responsable de Asuntos Políticos, Rosemary DiCarlo, sobre el trabajo de Griffiths para el cumplimiento del llamado Acuerdo de Estocolmo, firmado entre Hadi y los grupos de oposición hutíes en la capital sueca en diciembre pasado.

Según informaciones de prensa, Hadi ha acusado a Griffiths de inclinarse hacia los grupos hutíes.

“Los miembros del Consejo de Seguridad elogian los esfuerzos del enviado especial para apoyar a las partes a cumplir el Acuerdo de Estocolmo y promover una solución política en Yemen”, señala el comunicado.

Otras preocupaciones

Los miembros del Consejo de Seguridad expresaron asimismo su preocupación por la escalada de la violencia en algunas áreas de Yemen y por la pérdida de vidas y los heridos que sigue causando el conflicto, y recordaron sus llamamientos anteriores para que todas las partes tomen las medidas necesarias para garantizar la protección de los civiles, en particular niños, y la infraestructura civil crítica, y cumplir con sus obligaciones en virtud del derecho internacional humanitario.

Además, condenaron los ataques a las instalaciones de bombeo de petróleo en las ciudades de Al Dawadmi y Afif en la provincia de Riad, en Arabia Saudita, el 14 de mayo, de las cuales los hutíes se adjudicaron la responsabilidad.

El Consejo resaltó que tales ataques representaban una grave amenaza para la seguridad nacional de Arabia Saudita, así como una amenaza más amplia para la seguridad regional, y también amenazan con socavar el proceso político liderado por la ONU.

Aspectos positivos

Entre los aspectos positivos de la situación, el Consejo destacó el progreso inicial logrado por las partes hacia la primera fase de la redistribución de fuerzas en Hodeida.

También subrayaron la necesidad de que la Misión de las Naciones Unidas se despliegue por completo en Hodeida como previsto en el acuerdo alcanzado por las partes sobre esta ciudad.


Deja un comentario

Yemen de nuevo a debate en el Consejo de Seguridad

La guerra de Yemen es una prueba de nuestra humanidad y estamos fallando

UNICEF/Taha Almahbashi
Una niña yemení vive con sus padres, tres hermanos y tres hermanas en Hodeida. Todos están expuestos a la malnutrición debido a la guerra y la falta de ingresos para comprar comida.

15 Mayo 2019

La directora ejecutiva de UNICEF asegura que “quince millones de niños yemeníes están pidiendo que se salven sus vidas”. Desde el comienzo de la guerra hace cuatro años, 7300 menores han muerto o resultado gravemente heridos. La buena noticia procedente del país es el repliegue de los grupos armados de los puertos de Hodeida.

El Consejo de Seguridad escuchó este miércoles a tres altos responsables de la ONU acerca de los últimos acontecimientos relacionados con la infancia, la ayuda humanitaria y la evolución político militar en Yemen.

La directora ejecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) aseguró que “quince millones de niños yemeníes están pidiendo que se salven sus vidas”. Desde el comienzo de la guerra hace cuatro años, 7300 menores han muerto o resultado gravemente heridos.

“Estos son números verificados. Las cifras reales son, sin duda, más altas “, dijo Henrietta Fore, quien comenzó su intervención ante el Consejo contando la trágica historia de cómo el aula de un colegio fue destrozada por la metralla el mes pasado en la capital, Saná: “Imaginen el dolor que soportaron las familias de los 14 niños que nunca llegaron a casa (…) En cualquier conflicto, los niños son los que sufren primero. Y los que más”.

En cualquier conflicto, los niños son los que sufren primero. Y los que más.

Cada día, “otros ocho niños serán asesinados, heridos o reclutados” mientras continúe la lucha entre la coalición que apoya el Gobierno de Yemen y las fuerzas rebeldes hutíes por el control del país, dijo. Además, cada diez minutos, otro niño morirá por una enfermedad que podía haberse evitado.

Alrededor de 360.000 pequeños yemeníes sufren malnutrición aguda grave mientras que la mitad de los niños yemeníes menores de cinco años, alrededor de 2,5 millones, tienen retraso en el crecimiento, una condición irreversible. Más de dos millones no van la escuela.  En resumen, los sistemas de protección que cada niño y familia necesita “están fallando”, dijo la responsable de UNICEF.

¿Cuánto tiempo permitiremos que Yemen se deslice en el olvido?

“Señor presidente, estamos en un punto de inflexión: Si la guerra continúa, el país puede ir más allá del punto de no retorno ¿Cuánto tiempo continuaremos permitiendo que Yemen se deslice hacia el olvido?”, preguntó Fore.

Los equipos de UNICEF están trabajando “todo el día” y el año pasado atendieron a 345.000 niños con desnutrición, suministraron agua potable a más de cinco millones cada día y brindaron a casi nueve millones de las personas más vulnerables.

Para realmente forjar un mejor futuro para Yemen y sus niños, necesitamos su compromiso y su influencia para poner fin ya a esta guerra contra los niños.

“Pero este trabajo solo aborda los síntomas de la catástrofe. Para realmente forjar un mejor futuro para Yemen y sus niños, necesitamos su compromiso y su influencia para poner fin ya a esta guerra contra los niños”, declaró.

Fore pidió que se redoble el apoyo a los esfuerzos del enviado especial de la ONU para “alcanzar una solución política negociada, que coloque a los niños en primer lugar”.

El país continúa en la encrucijada entre la guerra y la paz

Misión de la ONU en Yemen
El jefe del Comité para la Coordinación del Redespliegue, el lugarteniente Michael Lollesgaard, visita los puertos de Hodeida para verificar el repliegue de las fuerzas hutíes de Ansar Alá.

Por su parte, al dirigirse al Consejo al comienzo de la reunión, el enviado special felicitó al jefe de la Misión de la ONU por lograr un avance crucial en los últimos días, el repliegue de los grupos armados de los puertos de Hodeida en línea con el frágil acuerdo de paz de Estocolmo alcanzado entre las partes en conflicto el pasado diciembre.

Los hutíes se han retirado de los tres puertos clave del Mar Rojo en Hodeida “cumpliendo completamente” con lo acordado. Esos tres puertos son vitales ya que suponen la puerta de entrada de la mayor parte de la ayuda humanitaria.

“Nunca esperábamos que la implementación de este acuerdo fuera fácil. Pero con el compromiso continuo de los partidos y la coalición, el rápido y decisivo apoyo de este Consejo y la Misión de la ONU, hemos visto el primer paso concreto hacia la implementación del Acuerdo”, explicó Martin Griffiths.

Ahora, estas “acciones concretas” deben seguirse con el repliegue de la otra parte en conflicto y la concesión a la ONU de un papel en la administración de estos tres puertos o el Acuerdo “permanecerá en una situación precaria”.

Paciencia, buena fe y consenso para romper el estancamiento político

Griffiths dijo que el país “sigue en una encrucijada entre la guerra y la paz” y que mientras la retirada de los puertos en Hodeida es una buena señal, el conflicto se intensifica en otros lugares.

Solo una reanudación de las negociaciones políticas completas, después de una pausa de tres años, puede brindar el tipo de solución integral que necesita Yemen. “Estas negociaciones requerirán paciencia, buena fe y, por supuesto, concesiones que van más allá de lo que hemos visto antes”, agregó.

No podemos permitir que la guerra saque a la paz de la mesa.

El enviado especial advirtió que “la facilidad con la que se pueden revertir los avances es aterradora” y pidió a los miembros del Consejo que “insten a las partes a trabajar rápidamente” con el general Michael Lollesgaard, quien encabeza la Misión de la ONU, sobre la retirada de las tropas.

“Estas negociaciones deben ser protegidas de la amenaza de guerra. No podemos permitir que la guerra saque a la paz de la mesa “, concluyó.

El espectro de la hambruna continúa

UNICEF/Taha Almahbashi
Millones de niños en Yemen se enfrentan a serios peligros debido a la malnutrición. Foto de archivo.

Por su parte, el Coordinador de Ayuda de Emergencia de la ONU dijo a los miembros que diez millones de personas todavía necesitan asistencia alimentaria mientras el “espectro de la hambruna continúa en el horizonte”. Además, 300.000 personas se han contagiado de cólera en lo que va de año, en comparación con las 370.000 que lo padecieron durante todo 2018.

Los combates continúan afectando las operaciones de ayuda, explicó Mark Lowcock, quien dijo que los trabajadores humanitarios tienen que utilizar “un mosaico de carreteras secundarias, llenas de pasos de montaña, que pasan a menudo por zonas inseguras con numerosos puestos de control”.

También informó de que, en febrero y marzo, más de 900.000 civiles se vieron afectados por las restricciones de acceso a la ayuda.

Además, existen innumerables problemas de acceso para la ayuda humanitaria y el riesgo de un desastre ambiental que supondría el naufragio del petrolero Safer, que los rebeldes tienen en condiciones muy peligrosas en la costa del Mar Rojo.

Pero pese a todo ello y a los los combates, la entrega de ayuda humanitaria continúa: el Programa Mundial de Alimentosalimentó en abril ¿?? a 10,6 millones de personas, “más que en cualquier mes anterior y una campaña de vacunación contra el cólera llegó a 1,1 millones en Saná.

Una vez más, hacemos un llamado a todos nuestros donantes para que desembolsen completamente el dinero que se comprometieron a entregar en Ginebra en febrero.

Más allá del primer objetivo de “mantener a las personas con vida”, ahora se está empezando a “ver resultados sostenidos más positivos”. Hace un año, 107 distritos corrían peligro de hambruna, pero en la actualidad, “la situación alimentaria y nutricional ha mejorado en más de la mitad de esos distritos”, con un 20% de ellos, que ya no están en riesgo.

Finalmente, dijo que se necesita con urgencia más fondos: “Una vez más, hacemos un llamado a todos nuestros donantes para que desembolsen completamente el dinero que se comprometieron a entregar en Ginebra en febrero. Espero viajar a Riad la próxima semana para reunirme con funcionarios de Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos y finalizar los arreglos para que cumplan el compromiso conjunto de donar mil millones de dólares “.


Deja un comentario

Yemen: la retirada de los huties

Yemen: Comienza con éxito la retirada de los rebeldes hutíes del puerto de Hodeida

UNMHA
Los equipos de Naciones Unidas parten para realizar patrullas de monitoreo durante el primer día de la retirada de los rebeldes hutíes del puerto de Hodeida.

12 Mayo 2019

Se trata del primer paso práctico en el terreno desde que se firmó el histórico Acuerdo de Estocolmo mediado por la ONU entre el Gobierno yemení y los líderes hutíes. El redespliegue de fuerzas es un gran avance en el conflicto civil que ha azotado a Yemen durante los últimos cuatro años y sumido en una crisis humanitaria.

El primer día de la redistribución de las fuerzas de Ansar Allah (hutíes) de los tres puertos de Hodeida, Salif y Ras-Issa se realizó de acuerdo con los planes establecidos, confirmó el presidente del Comité de Coordinación de Redespliegue de las Naciones Unidas en Yemen.

“Los tres puertos fueron monitoreados simultáneamente por los equipos de las Naciones Unidas cuando las fuerzas fueron retiradas y la Guardia Costera asumió la responsabilidad de su seguridad”, aseguró el teniente general Michael Lollesgaard en un comunicado publicado este domingo.

En los próximos días, se espera que las actividades se centren en la eliminación de los remanentes de estructuras militares y el desminado de estos lugares. La verificación formal por parte de las Naciones Unidas de esta primera redistribución de fuerzas se llevará a cabo en los tres puertos el martes 14 de mayo.

Lollesgaard, destacó que este paso inicial debe considerarse como la primera parte del concepto acordado para la fase 1 de un redespliegue más amplio en Hodeida, de conformidad con el Acuerdo de Estocolmo.

El Gobierno de Yemen ha expresado su compromiso de entregar su parte de la fase 1 cuando así lo soliciten las Naciones Unidas. Las consultas con las partes sobre el comienzo de estos próximos pasos están en curso, informó el teniente general.

Hodeida ha sido el foco de los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y los combatientes de la oposición hutíes. Como una puerta de entrada crucial para la ayuda que se necesita con urgencia para ingresar, la implementación total del Acuerdo sigue siendo fundamental para garantizar el acceso humanitario efectivo a Yemen, donde millones de personas dependen de la asistencia para salvar vidas.

“Las partes yemeníes deben continuar trabajando con urgencia para lograr este objetivo, y todos los compromisos asumidos en Estocolmo en diciembre de 2018”, había declarado el viernes Lollesgaard en otro comunicado, quien expresó que la ONU “continuará apoyando a las partes para que cumplan con sus obligaciones para con el pueblo yemení y devolver la paz y la estabilidad a su tierra”.

Los yemeníes continúan finalizando los procedimientos de redistribución en línea con el Acuerdo de Hodeida negociado por la ONU, según el cual la coalición del Gobierno y los líderes rebeldes retirarán fuerzas de la ciudad portuaria. Sin embargo, el pasado viernes, Lollesgaard aceptó la oferta de la oposición Hutí para comenzar una retirada unilateral.


Deja un comentario

Yemen: madres y niños víctimas del conflicto. Informe MSF

Yemen: MSF denuncia que madres e hijos mueren sin asistencia médica

Los cuatro años de guerra en Yemen han hecho mella en la salud de miles de mujeres y niños que no pueden llegar a tiempo a un centro sanitario para recibir ayuda. Médicos Sin Fronteras lanza un informe realizado entre 2016 y 2018, en el que denuncia la muerte de 36 madres y 1.546 niños, de los cuales 1.018 eran recién nacidos.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

La salud de mujeres y niños es una de las principales consecuencias de la guerra en Yemen. Es habitual encontrar mujeres con complicaciones en el parto o niños enfermos que no pueden llegar a tiempo a un hospital.

Entre 2016 y 2018, Médicos Sin Fronteras registró en los centros de Huban (Taiz) y Abs (Hajja), la muerte de 36 madres y 1.546 niños, de los cuales 1.018 eran recién nacidos.

Madres e hijos sin atención médica

Datos que se ven reflejados en el informe titulado “Embarazo complicado: madres e hijos que mueren sin atención médica”, donde se explica que un tercio de esos pacientes murieron antes de llegar al centro hospitalario, mientras que los recién nacidos que sí lograron recibir ayuda sanitaria suelen tener un peso muy bajo. Por otra parte, las causas más habituales de fallecimiento en neonatos son nacimiento prematuro, asfixia al nacer o infecciones graves (sepsis).

 

En este contexto, MSF denuncia que el gran número de muertes está relacionado con diversos factores, todos ellos vinculados al conflicto: por ejemplo, la falta de centros médicos, las dificultades para acceder a las pocas clínicas que todavía funcionan y la escasez de recursos para pagar opciones alternativas.

Tras cuatro años de conflicto en Yemen, las facciones enfrentadas y los países que los apoyan han provocado el colapso del sistema público de salud, que no puede afrontar las necesidades de los 28 millones de habitantes del país.

Personal médico en peligro

Además, el conflicto interfiere constantemente en la actividad de los centros sanitarios.

Es por ello, que el nuevo informe publicado por la organización internacional sin ánimo de lucro se centra en el impacto que la guerra desencadena sobre la población más vulnerable y a la vez más olvidada en términos de atención sanitaria: su contenido está basado en entrevistas con pacientes y en la experiencia de sus equipos en centros situados en las gobernaciones de Taiz y Hajja con mujeres embarazadas, madres primerizas, niños y adolescentes menores de 15 años.

Igualmente, el personal médico afronta los mismos peligros para poder llegar a los hospitales y atender a los pacientes ya que la inseguridad no sólo afecta a los que necesitan atención, sino también al personal sanitario que los atiende.

Más ayuda humanitaria experimentada

Asimismo, la desesperada situación de madres y niños sin acceso al derecho de salud pública no se limita a las gobernaciones de Taiz y Hajja, sino que se extiende en todo Yemen, especialmente en las zonas más expuestas a los choques armados.

 

En este sentido, el informe de Médicos Sin Fronteras, reitera su llamamiento a que todas las partes involucradas en el conflicto garanticen la protección de la población y el personal sanitario, permitiendo a heridos y enfermos acceder a los centros de salud.

También solicita a las organizaciones internacionales que incrementen la respuesta humanitaria y desplieguen más personal experimentado en las áreas que más lo necesitan para asegurar una correcta supervisión y calidad de la ayuda.


Deja un comentario

Yemen: los casos de cólera agravan la emergencia sanitaria. Llamamiento de UNICEF y OMS y el Programa mundial de alimentos.

El aumento de casos de cólera en Yemen dispara la alarma

OCHA/Matteo Minasi
Paciente recibiendo tratamiento contra el cólera en el Hospital Al-Sadaqah de Adén. (Agosto de 2018)

27 Marzo 2019

UNICEF, la Organización Mundial de la Salud y el Programa Mundial de Alimentos pidieron este miércoles acceso humanitario sin restricciones en Yemen, ante el aumento de casos sospechosos de cólera y el incremento del número de yemeníes que sufren  por no tener acceso a los alimentos.

Tras los 109.000 casos de diarrea acuosa sospechosos de cólera y las 190 muertes asociadas a este suceso que se han producido en Yemen desde enero hasta el 17 de marzo, UNICEF y la Organización Mundial de la Salud temen que se vuelva a producir un brote de cólera como el padecido hace dos años cuando se registraron más de un millón de casos.

Aproximadamente un tercio de los casos reportados durante este año son de niños menores de 5 años, destacaron los directores regionales de UNICEF y la OMS.

“Tememos que el número de casos sospechosos de cólera siga creciendo con la llegada anticipada de la temporada de lluvias y a medida que los servicios básicos, como los sistemas y redes de abastecimiento de agua, se han colapsado”, indicaron.

Geert Cappelaere y el doctor Ahmed Al Mandhari, añadieron que la situación se ve exacerbada por otros factores como el mal estado de los sistemas de eliminación de aguas residuales, el uso de agua contaminada para la agricultura, o el desplazamiento de las familias que huyen de la escalada de la violencia, especialmente en las localidades de Hodeida y Taiz.

Tanto UNICEF como la OMS destacaron que trabajan, junto a una amplia red de socios locales, en la respuesta y detención de la transmisión de la enfermedad. Las actuaciones se concentran en 147 distritos donde se han desplegado equipos de respuesta rápida que proveen suministros adicionales de agua, higiene y saneamiento.

Además, se encuentran en funcionamiento 413 centros para el tratamiento de la diarrea acuosa y rehidratación vía oral.

Durante las últimas semanas, en 95 distritos se incrementaron las intervenciones de cloración para desinfectar el agua y se distribuyó combustible y piezas de repuesto para mantener en funcionamiento las redes de abastecimiento de agua y saneamiento.

Al mismo tiempo, se efectuó una ronda de vacunación vía oral para 400.000 personas y una campaña de sensibilización puerta a puerta que alcanzó a 600.000 yemeníes.

Pese al compromiso por parte de UNICEF y la Organización Mundial para la Salud de ampliar la respuesta a la enfermedad para evitar la propagación de la enfermedad, se encuentran con diversos desafíos como la intensificación de los combates, las restricciones de acceso y los obstáculos burocráticos para transportar suministros de socorro y personal a Yemen.

“UNICEF y la OMS hacen un llamamiento para que se levanten todas las restricciones a nuestras operaciones humanitarias a fin de responder a la propagación de la enfermedad y a otras zonas. Nuestros equipos humanitarios deben tener pleno acceso para llegar a todos los niños, todas las mujeres y todos los hombres que necesitan asistencia médica y de otro tipo”, recalcaron.

Niño recibiendo tratamiento para la desnutrición aguda en un hospital de Hajjah, en Yemen. Foto: PMA/Abeer Etefa.

 A un paso de la hambruna

Y si la situación sanitaria no invita al optimismo, la alimentaria tampoco parece mejorar ya que 20 millones de yemeníes, alrededor del 70% de la población, sufren inseguridad alimentaria, ya que no tienen un acceso garantizado a los alimentos, según manifestó este martes el portavoz del Programa Mundial de Alimentos, Herve Verhoosel.

Esa cifra representa un incremento del 13% respecto al año pasado, explicaba Verhoosel a la prensa en Ginebra tras añadir que “casi 10 millones de ellos están a un paso de la hambruna“.

A esta dramática situación, hay que añadirle que el PMA recibió informes de intensos enfrentamientos en varios puntos de Hodeida, entre ellos un ataque contra una ruta clave de abastecimiento entre la ciudad portuaria y Saná, la capital del país.

Ante esta última circunstancia, expresó su preocupación por las medidas de seguridad para garantizar el apoyo humanitario adecuado en Yemen, tanto por parte del PMA como de otros organismos de las Naciones Unidas.

Verhoosel manifestó su preocupación por la situación en la provincia de Hajjah, una zona situada al noroeste de Saná que padece una gran inseguridad alimentaria, e indicó que “el reciente aumento de la violencia podría empujar a miles de personas más a niveles catastróficos de hambre“.

El PMA considera que 28 de los 31 distritos de Hajjah se encuentran en situación de emergencia humanitaria y que 8 padecen “niveles catastróficos de inseguridad alimentaria”.

Ante este escenario, el PMA presta apoyo a más de 5.000 familias en Hajjah y cuenta con unos 200 puntos de distribución de alimentos que atienden a 1,5 millones de personas.

Durante los próximos días está prevista la distribución de víveres en el distrito de Kushar, el “epicentro de la reciente violencia en la provincia de Hajjah”, pero no se ha podido acceder a los distritos de Harad, Mustaba, Midi y Hayran, donde se calcula que unas 50.000 personas están al borde de la inanición.

Verhoosel recordó “una vez más” que “el PMA necesita un acceso libre y sin trabas a las poblaciones vulnerables de estos distritos si se quiere evitar un mayor deterioro de la situación de la seguridad alimentaria “.