Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Un barco español que transporta armas de Arabia contra Yemen<?

El gobierno debe asegurarse de que el barco saudí no transporta armas a través de puertos españoles

El buque saudí Bahri Abha ha atracado este martes en el puerto de Sagunto, en Valencia. Copy: AI Spain
  • Comunicado conjunto de Amnistía Internacional, Fundipau, Greenpeace y Oxfam Internacional.
  • El buque saudí Bahri Abha ha atracado este martes en el puerto de Sagunto, en Valencia.
  • Desde que comenzó la guerra en Yemen, este barco ha transportado 143 millones de euros en armas desde Estados Unidos a Arabia Saudí, país que encabeza la coalición que está masacrando a la población yemení.
  • El gobierno español tiene la obligación de impedir el tránsito de barcos que transporten armas que podría usarse para cometer crímenes de guerra.

Madrid /Puerto de Sagunto.- El barco de propiedad estatal saudí Bahri Abha ha llegado en la madrugada de este martes al puerto de Sagunto, en Valencia, a pesar de las peticiones de organizaciones como Amnistía Internacional, FundiPau, Greenpeace y Oxfam Intermón al gobierno español para que impidiera su entrada en puerto español.

Las organizaciones que conforman Armas Bajo Control han acudido esta mañana al puerto de Sagunto para protestar por la llegada del barco y para exigir al Gobierno español que deje de permitir el tránsito de “barcos de la muerte”, así como la carga, en territorio español, de armas que podrían ser usadas para cometer crímenes de guerra.

“Desde que la actual guerra en Yemen comenzó en 2015 este mismo barco ha transportado armas, en su mayoría componentes de aviones militares, por valor de 143 millones de euros en ocho viajes desde Estados Unidos a Arabia Saudí. Por lo tanto, el gobierno español debe intervenir para asegurarse de que este buque saudí no está transportando más carga mortífera para cometer atrocidades en Yemen. Si está transportando más armas que puedan ser usadas para cometer violaciones del derecho internacional humanitario en Yemen su tránsito por territorio español es ilegal según el derecho internacional”, ha declarado Alberto Estévez, portavoz de la campaña, que ha reclamado al gobierno que “suspenda las exportaciones de armas a la coalición internacional encabezada por Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos que interviene en Yemen”.

El Bahri Abha ha visitado varios puertos en la costa este de Estados Unidos antes de anunciar un repentino cambio de ruta hacia Sagunto el pasado 26 de noviembre. Se desconoce si lleva armas en su viaje actual pero parece muy probable debido a su historial.

Según la información recopilada por Amnistía Internacional sobre los datos de carga, desde el inicio de la guerra en Yemen en 2015, el Bahri Abha ha transportado armas por valor de 143 millones de euros (162 millones de dólares) en ocho viajes desde Estados Unidos a Arabia Saudí. Casi la cuarta parte de esta cifra, fundamentalmente componentes de aviones militares, ha sido en 2019. La guerra aérea que encabeza la coalición de Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos (EAU) ha matado y herido a miles de civiles, e incluso ha llevado a cabo ataques que violan el derecho internacional humanitario.

Además de la preocupante carga que el barco podría transportar a las organizaciones les preocupa que en España pueda también cargar material armamentístico, tal y como ha sucedido en otras ocasiones con buques de la misma naviera, como el Bahri Yambu, que cargó armas con destino a EAU en Santander en mayo de este año.

“Según informaciones recibidas del Gobierno español, en Sagunto la carga prevista es de contenedores para Abu Dhabi y Alejandría. Sin embargo, no nos han revelado su contenido ni tampoco nos han informado de lo que ya trae de Estados Unidos. Mantenemos nuestra enorme preocupación por este comercio que se caracteriza por el secretismo, asegura Estévez. “Lasexportaciones a la coalición saudí son ilegales porque violan la legislación española e internacional: el gobierno español tiene la obligación de respetar y hacer respetar el derecho internacional humanitario y, si permite esta operación, corre el riesgo de ser cómplice de la comisión de crímenes de guerra. Por ello debe impedir que este barco cargue armas en Sagunto y transporte armas a Arabia Saudí para atrocidades en Yemen”.

Cinco años de una guerra olvidada

El conflicto armado en Yemen dio comienzo cuando, en marzo de 2015, una coalición de estados encabezada por Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos (y compuesta además por Bahréin, Egipto, Jordania, Kuwait y Marruecos, que anunció su retirada en enero de 2019) intervino, como respuesta a la petición del presidente Hadi, con la intención de restablecer en el poder al gobierno reconocido internacionalmente, después de que el movimiento armado de los Huthis tomara la capital yemení, Sana’a a comienzos de 2015.

Según Naciones Unidas, a finales de 2019, más de 233.000 yemeníes habrán muerto por culpa de los combates o de la crisis humanitaria, cerca de 14,3 millones de personas están en riesgo de hambruna y 24 millones, de una población de 29 millones, necesitan ayuda humanitaria para sobrevivir.

Una de cada tres personas, fundamentalmente mujeres, niñas y niños, están a un paso de la hambruna. Más de 16 millones de habitantes no tienen acceso al agua potable, así como 15 millones no tienen acceso a servicios sanitarios mínimos ya que los hospitales están cerrando por no tener medios.

La ONU, así como ONG internacionales y yemeníes han documentado decenas de graves abusos, incluidos crímenes de guerra, por todas las partes del conflicto, como ataques deliberados y desproporcionados contra población civil, detenciones arbitrarias, desapariciones forzosas, o tortura. En los cuatro primeros años de conflicto, Amnistía Internacional ha contabilizado al menos 41 ataques aéreos de la coalición saudí que presuntamente violaron el derecho internacional humanitario, muchos de los cuales podrían constituir crímenes de guerra. Estos ataques causaron la muerte a 512 civiles y otros 433 personas resultaron heridas.

Más información

España, tras haber ratificado en 2014 el Tratado sobre Comercio de Armas (TCA), tiene una serie de obligaciones. En su artículo 6, el Tratado establece que cada Estado parte debe prohibir el tránsito o transbordo de armas convencionales y municiones cuando podrían utilizarse para cometer genocidio, crímenes de lesa humanidad, infracciones graves de los Convenios de Ginebra de 1949, ataques dirigidos contra bienes de carácter civil o personas civiles protegidas como tales, u otros crímenes de guerra.

Además, el artículo 9 asegura que los Estados partes “tomarán medidas apropiadas” para regular el tránsito/transbordo de armas convencionales a través de su territorio “siempre que proceda y sea factible” y “de conformidad con el derecho internacional aplicable”, como en este caso.

Como respuesta a la presión de la opinión pública, varios países, como Países Bajos, Bélgica, Grecia y Alemania han suspendido total o parcialmente las ventas de armas a Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y otros miembros de la coalición. A raíz del asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi, varios Estados europeos anunciaron la suspensión de las transferencias de armas a Arabia Saudí, como Noruega, Finlandia y Dinamarca.


Deja un comentario

Guterres pide calma y moderación ante posibles represalias por atentado a Arabia.

Guterres pide “máxima moderación” tras los ataques a instalaciones petroleras en Arabia Saudita

Giles Clarke / OCHA
Un militar sentado en la Asamblea de Saada, en Yemen, que ahora está en ruinas. La mayoría de la infraestructura del país ha sido destruida.

15 Septiembre 2019

El titular de la ONU pide evitar cualquier aumento de las tensiones en medio de las que ya existen en el Golfo Pérsico. También pide que se cumpla en todo momento con el derecho internacional humanitario.

El Secretario General de la ONU, António Guterres, pidió el domingo a todas las partes implicadas que ejerzan la “máxima moderación” tras una ola de ataques con aviones no tripulados contra una enorme instalación de procesamiento de petróleo de Aramco, propiedad del Estado de Arabia Saudita, que amenaza con interrumpir parcialmente los suministros mundiales de crudo.

Los ataques fueron reivindicados por los rebeldes hutíes en Yemen, que luchan en su país contra una coalición liderada por Arabia Saudita. Este conflicto ha dado lugar a la peor crisis humanitaria del mundo.

Estados Unidos dijo, por su parte, que no hay pruebas para respaldar la autoría de los rebeldes hutíes, y acusaron en su lugar a Irán de un “ataque sin precedentes al suministro de energía del mundo”.

Irán negó firmemente cualquier responsabilidad el domingo y, según noticias de prensa, contribuyó a aumentar las tensiones en la región al declarar que las instalaciones estadounidenses estaban dentro del alcance de los misiles iraníes.

Los campos petrolíferos sauditas han sido blanco de ataques de las fuerzas hutíes durante el año pasado, que controlan gran parte del territorio cerca de la frontera sur con el ese reino. El ataque, sin embargo, no tiene precedentes en cuanto a su magnitud, y según informaciones de prensa, Aramco señaló que el impacto podría reducir la producción en 5,7 barriles de crudo por día; más del 5 por ciento del suministro mundial de petróleo.

En una declaración a la prensa, el portavoz de António Guterres dijo: “el Secretario General condena los ataques del sábado contra las instalaciones petroleras de Aramco en la provincia oriental del Reino de Arabia Saudita reivindicadas por los hutíes”, y “llama a todas las partes a ejercer máxima moderación, evitar cualquier aumento en medio de las ya tensiones existentes y cumplir en todo momento con el derecho internacional humanitario”.

Evitar incidentes adicionales

El sábado, el enviado especial de la ONU para Yemen, Martin Griffiths, describió la escalada militar como “extremadamente preocupante” e instó a “todas las partes a evitar tales incidentes adicionales, que representan una grave amenaza para la seguridad regional, complican la situación ya frágil y ponen en peligro el proceso político liderado por la ONU “.

Las tensiones aumentaron en junio entre Irán, los EE. UU., Arabia Saudita y las naciones del comercio mundial de petróleo que utilizan las principales rutas de envío de petróleo alrededor del Estrecho de Ormuz y el Golfo de Omán, cuando se produjeron una serie de incidentes que provocaron daños en buques petroleros.


Deja un comentario

Yemen no puede esperar pero por ahora no se ve solución

La amenaza de fragmentación en Yemen es cada vez mayor

ONU/Loey Felipe
Martin Griffiths, enviado especial de la ONU para Yemen, informa al Consejo de Seguridad desde Amman, Jordania.

20 Agosto 2019

Si bien las partes en conflicto y la comunidad internacional comparten el sentido de urgencia de encontrar una solución e iniciar un proceso político de transición en el país, cada paso de las negociaciones toma mucho tiempo, dijo el enviado especial de la ONU, quien insistió en que “Yemen no puede esperar”.

El actual momento es crucial para el destino del país, como lo han mostrado los sucesos más recientes. “La amenaza de una fragmentación de Yemen cobra cada vez más fuerza”, advirtió este martes el enviado especial del Secretario General para Yemen y reiteró el compromiso de la ONU con el emprendimiento de un diálogo inclusivo para resolver las diferencias y abordar las preocupaciones legítimas de todos los yemenitas.

“La situación en el terreno cambia rápidamente. Debemos aprovechar las oportunidades para avanzar”, enfatizó Martin Griffiths, quien participó por videoconferencia en una sesión del Consejo de Seguridad sobre Yemen en la que informó sobre los acontecimientos del último mes en ese país.

El riesgo de fragmentación hace más urgente que nunca redoblar los esfuerzos en favor de un proceso de paz. “No hay tiempo que perder. Es mucho lo que está en juego para el futuro de Yemen, del pueblo yemenita y de la región en su conjunto”, recalcó.

Sentido de urgencia

Lamentó que, si bien las partes en conflicto y la comunidad internacional comparten el sentido de urgencia de encontrar una solución e iniciar un proceso político de transición en el país, cada paso de las negociaciones toma mucho tiempo.

Griffiths aseveró que las preguntas sobre el destino de Yemen a largo plazo continúan sin respuesta y reiteró que sólo pueden resolverse por medios políticos pacíficos.

Agregó que por esa razón el proceso de paz debe incluir a los numerosos grupos de las provincias del sur, al igual que a los de todo el país. “Existe una amplia gama de puntos de vista que se deben tomar en cuenta en cualquier diálogo sobre el futuro del sur y de todo Yemen, es una condición fundamental para los esfuerzos por poner fin al conflicto y garantizar la reanudación de la transición política”, apuntó.

Señal clara

El enviado citó los acontecimientos en Aden y Abyan como muestra de la complejidad y volatilidad del escenario yemenita, de los desafíos que imperan para alcanzar la paz y del peligro de no conseguirla.

Recordó los ataques registrados en Adén, seguidos por enfrentamientos entre las Brigadas de Protección Presidencial y las fuerzas afiliadas al Consejo Transicional del Sur a principios de agosto, en los que éstas últimas tomaron el control de los campamentos militares y rodearon las instalaciones de las instituciones de Estado en Adén. Más tarde, apenas anoche, esas mismas fuerzas avanzaron para incrementar su control militar en la provincia de Abyan.

Esta violencia ha causado decenas de muertes y ha herido a cientos de personas, indicó Griffiths, al tiempo que condenó las acciones del Consejo Transicional del Sur y el acoso al que han sometido a los yemenitas del norte que viven en Adén.

“Esta situación es insostenible. Es casi seguro que las instituciones de Estado dejarán de funcionar y que la vida diaria de la población se tornará aún más difícil. De hecho, existe el riesgo todavía más grave de que continúe erosionándose el tejido social de Yemen y de que la violencia se extienda a otras provincias del sur. En este momento es muy difícil saber a dónde nos llevarán estos eventos”, recalcó.

En este sentido, Griffith exhortó a todas las partes involucradas en la guerra en Yemen a tomar los sucesos en Adén como una clara señal de que se debe terminar el conflicto de manera pronta y pacífica.

“Cada día adicional de conflicto suma al total de la tragedia y la miseria. Ningún país puede tolerar indefinidamente el estrés de un conflicto interno. Yemen no puede esperar”, concluyó el enviado especial.


Deja un comentario

Guterres a las partes en conflicto en Yemen.

Guterres, preocupado por la escalada de la violencia en Yemen

ONU//Mark Garten
El Secretario General, António Guterres, durante una comparecencia en la sede de la ONU en Nueva York.

10 Agosto 2019

El Secretario General pidió a las partes del conflicto respetar el derecho internacional humanitario y proteger a los civiles después de una serie de enfrentamientos cerca a la sede de Gobierno y hasta en un aeropuerto.

El Secretario General aseguró estar está profundamente preocupado por los violentos enfrentamientos en Adén, Yemen, durante los últimos días, incluso en las cercanías del Palacio Presidencial y el aeropuerto internacional.

En un comunicado emitido por su portavoz, Guterres instó a las partes a que cesen las hostilidades y garanticen el cumplimiento del derecho internacional humanitario.

El titular de la ONU también pidió a las partes entablar un diálogo inclusivo para resolver sus diferencias y abordar las preocupaciones legítimas de todos los yemeníes, y recalcó que el conflicto en Yemen solo puede resolverse mediante una solución política.


Deja un comentario

Se intensifican los ataques del Estado Islámico en Yemen

Intensified Al Qaeda and ISIL activity in Yemen ‘deeply worrying’, says UN Human Rights Office

OCHA/Eman
Damage caused by fighting in Abyan Governorate, southern Yemen (file photo)

6 August 2019

Armed groups affiliated with the Al Qaeda and ISIL terror groups, appear to have intensified their activities in Yemen, Ravina Shamdasani, a spokesperson for the UN Human Rights Office (OHCHR) declared on Tuesday, describing the situation as an example of “deeply worrying developments” that have seriously impacted civilians over the past ten days.

In a statement, the spokesperson noted that, during the period, the Office has verified 19 civilian deaths, and 42 injured, in districts of Taiz, Sa’ada and Aden.

The majority of the deaths resulted from an attack in the Al Thabet market area of Sa’ada Governorate on 29 July, in which 14 civilians were killed and 26 injured.

In the Al-Rawdhah neighbourhood of Taiz, Houthi-affiliated forces allegedly launched indiscriminate attacks on July 28, killing one child and injuring three other civilians, and reportedly attacked a hospital emergency department and ambulances on July 31.

In Aden and Abyan governerate, attacks on police and military installations claimed by Al Qaeda and Houthis were reported on August 1-2: civilians from the northern parts of Yemen have reportedly been victims of retaliation from “Security Belt” paramilitary forces, including assault, harassment and forcible displacement to areas bordering other governorates.

The spokesperson went on to detail reports of attacks on Yemenis from the north of the country, by security forces: “we have received information from multiple sources about arbitrary arrests and detention, forced displacement, physical assaults and harassment, as well as looting and vandalism”.

Reports also suggest that security forces have rounded up northern Yemenis during searches of hotels and restaurants, added the spokesperson, who reminded the warring groups that
such arrests and forced displacements breach international human rights and humanitarian law:

“Parties to a non-international armed conflict may not order the displacement of the civilian population, in whole or in part, for reasons related to the conflict, unless the security of the civilians involved or imperative military reasons so demand”.

The escalating military situation in the Al Dhale region of southwest Yemen, which has seen the use of landmines, airstrikes, shelling and ground fighting, remains a deep source of concern for the UN Human Rights Office.

Since March, the conflict has resulted in at least 26 civilian deaths and 45 injured, although, due to lack of access to the area, the figures are likely to be much higher, said the spokesperson.

Parts of the population in Al Dhale are not receiving any water supplies, she continued, with the only water reserve there, reportedly under the control of the Houthis, and many water pumps damaged or otherwise out of action.

In the statement, the spokesperson urged all parties to the conflict to “seek to de-escalate the situation, and to ensure that any attacks on civilians and civilian infrastructure are meaningfully investigated and the perpetrators brought to justice”.


Deja un comentario

YEMEN: empeora aún más la situación.

Yemen vive un mayor deterioro humanitario y una fragmentación política creciente

© UNICEF/Saleh Baholis
Niños sentados frente a una casa de campaña en el campamento para desplazados de Al-Meshqafah en Yemen.

18 Julio 2019

El enviado de la ONU a Yemen destacó el empeoramiento de la situación humanitaria y advirtió del riesgo de una guerra regional; no obstante, se mostró optimista con respecto a las posibilidad de solucionar el conflicto yemenita este año.

Poner fin a la guerra en Yemen es viable en el corto plazo, afirmó este jueves el enviado de la ONU para ese país al Consejo de Seguridad, agregando que las negociaciones políticas que conducirían a ese objetivo dependerán de que se cumpla a cabalidad con el Acuerdo de Estocolmo.

“Y Hodeida está en el epicentro de ese objetivo”, subrayó Martin Griffiths. “La ruta es clara y cuenta con apoyo internacional: se debe implementar el pacto de alto el fuego en Hodeida y tras ese avance comprometer a las partes de inmediato para que lleguen a un acuerdo”, dijo.

En su informe al Consejo, el funcionario destacó dos elementos cruciales en el escenario actual de Yemen: la gravedad y el deterioro de la situación humanitaria y “la contingencia aterradora de una guerra en la región”.

Con respecto a esta última, indicó que en todas las consultas que ha mantenido con actores involucrados en el conflicto yemenita se ha expresado el deseo de que Yemen se mantenga al margen de cualquier posible conflicto externo.

Griffiths afirmó que el país enfrenta un momento crucial sobre su destino. “Y necesitamos pensar en las realidades y opciones que definen ahora las oportunidades de encaminarse hacia la paz”, apuntó.

Entre esas opciones mencionó la reubicación de las fuerzas de Coalición en algunas partes de la nación para restaurar la paz y la estabilidad.

Hodeida es el punto de partida

El enviado insistió en que Hodeida es el punto de partida del proceso político y encomió a las fuerzas del gobierno de Sanaá, reconocido por la comunidad internacional, y a los hutíes por la reunión de dos días que celebraron esta semana en un barco de la ONU en la que acordaron los detalles operativos de la reubicación establecida en el Acuerdo de Estocolmo.

“El progreso en Hodeida permitirá que las partes trabajen juntas ya sea en un monitoreo tripartita, en la recaudación de ingresos o en la evaluación conjunta de las posibles violaciones del alto el fuego”, explicó.

“Mi esperanza es que Hodeida nos permita finalmente enfocarnos en el proceso político antes del fin del verano boreal. Yemen no tiene tiempo que perder”, subrayó.

Por otra parte, reportó que se ha observado un avance muy limitado en cuanto al acceso humanitario y la normalización de la vida civil en Taiz, aunque confió en que pronto se abra un cruce para la entrada de asistencia.

Optimismo, pese a todo

Griffiths también manifestó preocupación por el panorama político y de seguridad en el territorio yemenita, alertando de una fragmentación creciente que podría incrementar las tensiones y dificultar la reconciliación si la guerra se prolongara.

Informó asimismo de provocaciones políticas y militares continuas que podrían frenar el proceso de paz.

No obstante este complejo escenario, Griffiths manifestó confianza en el futuro próximo de Yemen.

“No puedo dejar de pensar que Yemen está cerca de finalizar la guerra. Sé que a menudo se me acusa de optimismo y me declaro culpable de esa imputación. Pero no fui yo sino un funcionario con mucha experiencia e inteligencia en la región quien dijo recientemente que esta guerra puede terminar este año. Tomo esa aseveración como una orden”, concluyó el diplomático.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

QUIZÁ TAMBIÉN TE INTERESE…

Para evitar el desvío de alimentos, el PMA suspende la ayuda en partes de Saná

La medida fue tomada por la falta de controles para evitar el robo y desvío de los alimentos dirigidos a los más necesitados en la capital de Yemen, tras de que se denunciara que algunos individuos estaban obteniendo ganancias aprovechándose de los más vulnerables. “La integridad de nuestra operación está bajo amenaza”, ha dicho el portavoz de la agencia.

El conflicto en Yemen empeora en vez de mejorar

Pese a las disminución de las hostilidades en partes concretas de Yemen, como la alcanzada en la ciudad portuaria de Hodeida gracias al Acuerdo de Estocolmo, la violencia entre el gobierno y los hutíes continúa  creciendo en otras partes del país, denunció este lunes ante el Consejo de Seguridad el Secretario General Adjunto de Asuntos Humanitarios de la ONU.


Deja un comentario

Save the children denuncia la muerte de niños por cólera en Yemen

Save the Children denuncia en Yemen la muerte de 193 niños por cólera

En el quinto aniversario del inicio del conflicto en Yemen que ha dejado más de 91 mil muertos, la organización Save The Children lanza una voz de alarma ante el millón de casos de cólera y 2.000 muertes desde inicio de la epidemia en este país y 193 niños muertos desde el comienzo de este año.

Ciudad del Vaticano

Save the Children ha alertado que al menos 193 niños han muerto como consecuencia del cólera en los primeros seis meses del año, una enfermedad con 203.000 casos de afectados menores de quince años y con una tasa de mortalidad que se ha multiplicado en este semestre en relación al mismo periodo del año anterior.

En un comunicado, la organización no gubernamental ha advertido de que la mortalidad se ha multiplicado hasta el punto de que “el número de personas que han muerto en los últimos seis meses es nueve veces mayor que en el mismo período” de 2018.

Agua: fuente de transmisión del cólera

La advertencia de Save the Children ha llegado coincidiendo con la temporada de lluvias, un momento crítico en el que es probable que se produzca una escalada en el brote”. “Ya hay inundaciones y la llegada de más lluvias amenaza con intensificar la propagación de la enfermedad a través del agua”, señala.

Asimismo, la ONG ha subrayado que la guerra en Yemen “ha inutilizado gran parte de la infraestructura de agua potable y saneamiento, dejando a unos 9,2 millones de niños y niñas sin acceso a agua potable”. “Además, la disponibilidad de combustible no está garantizada en estos momentos, lo que limita el bombeo de las aguas residuales y la recogida de basuras: un caldo de cultivo para enfermedades infecciosas transmitidas por el agua como el cólera”, ha explicado la ONG.

En este sentido, ha indicado que los niños que sufren desnutrición son más vulnerables a enfermedades como el cólera, “debido a su débil sistema inmunológico”. “Concretamente, tienen tres veces más probabilidades de morir si contraen la enfermedad. Save the Children recuerda que hay aproximadamente 14 millones de personas al borde de la inanición, muchos de ellos niños y niñas. Desde 2015, 85.000 niños y niñas han muerto por falta de alimentos”, ha afirmado la organización no gubernamental.

Lluvias e inundaciones

“La batalla contra el cólera en Yemen está lejos de terminar”, ha explicado la directora de Save the Children en Yemen, Tamer Kirolos. “El número de casos ha ido en aumento por a las lluvias e inundaciones y los brotes de enfermedades abundan por el colapso del sistema de salud y una población cada vez más vulnerable por el desplazamiento forzado y la desnutrición.

El sistema de salud se encuentra bajo una presión enorme, ya que solo la mitad de los centros funcionan”, ha añadido. Kirolos ha explicado que, “por culpa del conflicto”, “los sistemas de agua potable siguen estropeándose y la financiación de la ayuda humanitaria en Yemen sigue siendo demasiado baja”. “Es muy complicado, pero hacemos todo lo que está en nuestras manos por proteger a los niños y niñas”, ha señalado.

Proteger a la infancia

En este sentido, Save the Children está proporcionando dispositivos de rehidratación oral y atención primaria a la población en los centros de salud de los distritos a los que se puede acceder en Yemen. Además, ejecuta programas de purificación del agua y cursos de concienciación para la prevención de enfermedades en las comunidades. La organización no gubernamental ha insistido en que solo el fin de la guerra puede proteger a la infancia del cólera generalizado.

Por ello, el comunicado hace hincapié en que hay que reconstruir el sistema de salud para no perder “aún más personas debido a enfermedades prevenibles como el cólera”, al tiempo que ha solicitado a las autoridades de Yemen que garanticen “el pago regular y completo de los salarios de los funcionarios públicos, en particular a los médicos y maestros, y que equipen a los centros de salud con el personal y material necesario para poder atender a la población”.


Deja un comentario

Yemen: qué se puede hacer? La situación sigue empeorando

Preocupa el deterioro continuo de la situación humanitaria en Yemen

ACNUR//Rashed Al Dubai
Un miembro de la Agencia para los refugiados habla con niños desplazados en Yemen.

11 Junio 2019

El Consejo de Seguridad ha expresado su “profunda preocupación” por el constante deterioro de la situación humanitaria en el país árabe, donde el 65% de la población no tiene garantizada la comida, y las limitaciones a la entrega de ayuda humanitaria. En el aspecto político, este órgano respalda al enviado especial del Secretario General, Martin Griffiths, cuestionado por una de las partes en conflicto.

En un comunicado, los quince miembros del Consejo de Seguridad han expresado su “profunda preocupación por la gravedad de la situación humanitaria en Yemen y su constante deterioro desde diciembre de 2018”.

Ese deterioro incluye un repunte del cólera con más de 340.000 casos desde principios de este año y el aumento en un 18 por ciento del número de personas que no tienen  acceso regular a  alimentos, lo que eleva el número a 20 millones, un 65% de la población.

El Consejo de Seguridad también observa con inquietud las restricciones que las partes imponen a la distribución de la ayuda humanitaria por lo que exige “que eliminen los impedimentos burocráticos” impuestos al personal humanitario y los suministros de artículos básicos como comida y combustible, así como asegurar el funcionamiento efectivo y sostenido de todos los puertos de acceso al país.

El órgano encargado de velar por la paz y la seguridad internacional toma nota del aumento del ritmo y la escala de la ayuda humanitaria, pero le preocupa los informes acerca del progresivo agotamiento del dinero que dispone la ONU para mantener esa asistencia vital.

Apoyo al enviado especial

En el mismo comunicado, el Consejo expresa su apoyo al enviado del Secretario General, Martin Griffiths y pide a todas las partes que se comprometan a trabajar con él de manera constructiva y continua.

La declaración de apoyo se produjo después de una reunión entre el presidente yemení Abedrabbo Mansour Hadi, celebrada en Riad, capital de Arabia Saudita, y la responsable de Asuntos Políticos, Rosemary DiCarlo, sobre el trabajo de Griffiths para el cumplimiento del llamado Acuerdo de Estocolmo, firmado entre Hadi y los grupos de oposición hutíes en la capital sueca en diciembre pasado.

Según informaciones de prensa, Hadi ha acusado a Griffiths de inclinarse hacia los grupos hutíes.

“Los miembros del Consejo de Seguridad elogian los esfuerzos del enviado especial para apoyar a las partes a cumplir el Acuerdo de Estocolmo y promover una solución política en Yemen”, señala el comunicado.

Otras preocupaciones

Los miembros del Consejo de Seguridad expresaron asimismo su preocupación por la escalada de la violencia en algunas áreas de Yemen y por la pérdida de vidas y los heridos que sigue causando el conflicto, y recordaron sus llamamientos anteriores para que todas las partes tomen las medidas necesarias para garantizar la protección de los civiles, en particular niños, y la infraestructura civil crítica, y cumplir con sus obligaciones en virtud del derecho internacional humanitario.

Además, condenaron los ataques a las instalaciones de bombeo de petróleo en las ciudades de Al Dawadmi y Afif en la provincia de Riad, en Arabia Saudita, el 14 de mayo, de las cuales los hutíes se adjudicaron la responsabilidad.

El Consejo resaltó que tales ataques representaban una grave amenaza para la seguridad nacional de Arabia Saudita, así como una amenaza más amplia para la seguridad regional, y también amenazan con socavar el proceso político liderado por la ONU.

Aspectos positivos

Entre los aspectos positivos de la situación, el Consejo destacó el progreso inicial logrado por las partes hacia la primera fase de la redistribución de fuerzas en Hodeida.

También subrayaron la necesidad de que la Misión de las Naciones Unidas se despliegue por completo en Hodeida como previsto en el acuerdo alcanzado por las partes sobre esta ciudad.


Deja un comentario

Yemen de nuevo a debate en el Consejo de Seguridad

La guerra de Yemen es una prueba de nuestra humanidad y estamos fallando

UNICEF/Taha Almahbashi
Una niña yemení vive con sus padres, tres hermanos y tres hermanas en Hodeida. Todos están expuestos a la malnutrición debido a la guerra y la falta de ingresos para comprar comida.

15 Mayo 2019

La directora ejecutiva de UNICEF asegura que “quince millones de niños yemeníes están pidiendo que se salven sus vidas”. Desde el comienzo de la guerra hace cuatro años, 7300 menores han muerto o resultado gravemente heridos. La buena noticia procedente del país es el repliegue de los grupos armados de los puertos de Hodeida.

El Consejo de Seguridad escuchó este miércoles a tres altos responsables de la ONU acerca de los últimos acontecimientos relacionados con la infancia, la ayuda humanitaria y la evolución político militar en Yemen.

La directora ejecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) aseguró que “quince millones de niños yemeníes están pidiendo que se salven sus vidas”. Desde el comienzo de la guerra hace cuatro años, 7300 menores han muerto o resultado gravemente heridos.

“Estos son números verificados. Las cifras reales son, sin duda, más altas “, dijo Henrietta Fore, quien comenzó su intervención ante el Consejo contando la trágica historia de cómo el aula de un colegio fue destrozada por la metralla el mes pasado en la capital, Saná: “Imaginen el dolor que soportaron las familias de los 14 niños que nunca llegaron a casa (…) En cualquier conflicto, los niños son los que sufren primero. Y los que más”.

En cualquier conflicto, los niños son los que sufren primero. Y los que más.

Cada día, “otros ocho niños serán asesinados, heridos o reclutados” mientras continúe la lucha entre la coalición que apoya el Gobierno de Yemen y las fuerzas rebeldes hutíes por el control del país, dijo. Además, cada diez minutos, otro niño morirá por una enfermedad que podía haberse evitado.

Alrededor de 360.000 pequeños yemeníes sufren malnutrición aguda grave mientras que la mitad de los niños yemeníes menores de cinco años, alrededor de 2,5 millones, tienen retraso en el crecimiento, una condición irreversible. Más de dos millones no van la escuela.  En resumen, los sistemas de protección que cada niño y familia necesita “están fallando”, dijo la responsable de UNICEF.

¿Cuánto tiempo permitiremos que Yemen se deslice en el olvido?

“Señor presidente, estamos en un punto de inflexión: Si la guerra continúa, el país puede ir más allá del punto de no retorno ¿Cuánto tiempo continuaremos permitiendo que Yemen se deslice hacia el olvido?”, preguntó Fore.

Los equipos de UNICEF están trabajando “todo el día” y el año pasado atendieron a 345.000 niños con desnutrición, suministraron agua potable a más de cinco millones cada día y brindaron a casi nueve millones de las personas más vulnerables.

Para realmente forjar un mejor futuro para Yemen y sus niños, necesitamos su compromiso y su influencia para poner fin ya a esta guerra contra los niños.

“Pero este trabajo solo aborda los síntomas de la catástrofe. Para realmente forjar un mejor futuro para Yemen y sus niños, necesitamos su compromiso y su influencia para poner fin ya a esta guerra contra los niños”, declaró.

Fore pidió que se redoble el apoyo a los esfuerzos del enviado especial de la ONU para “alcanzar una solución política negociada, que coloque a los niños en primer lugar”.

El país continúa en la encrucijada entre la guerra y la paz

Misión de la ONU en Yemen
El jefe del Comité para la Coordinación del Redespliegue, el lugarteniente Michael Lollesgaard, visita los puertos de Hodeida para verificar el repliegue de las fuerzas hutíes de Ansar Alá.

Por su parte, al dirigirse al Consejo al comienzo de la reunión, el enviado special felicitó al jefe de la Misión de la ONU por lograr un avance crucial en los últimos días, el repliegue de los grupos armados de los puertos de Hodeida en línea con el frágil acuerdo de paz de Estocolmo alcanzado entre las partes en conflicto el pasado diciembre.

Los hutíes se han retirado de los tres puertos clave del Mar Rojo en Hodeida “cumpliendo completamente” con lo acordado. Esos tres puertos son vitales ya que suponen la puerta de entrada de la mayor parte de la ayuda humanitaria.

“Nunca esperábamos que la implementación de este acuerdo fuera fácil. Pero con el compromiso continuo de los partidos y la coalición, el rápido y decisivo apoyo de este Consejo y la Misión de la ONU, hemos visto el primer paso concreto hacia la implementación del Acuerdo”, explicó Martin Griffiths.

Ahora, estas “acciones concretas” deben seguirse con el repliegue de la otra parte en conflicto y la concesión a la ONU de un papel en la administración de estos tres puertos o el Acuerdo “permanecerá en una situación precaria”.

Paciencia, buena fe y consenso para romper el estancamiento político

Griffiths dijo que el país “sigue en una encrucijada entre la guerra y la paz” y que mientras la retirada de los puertos en Hodeida es una buena señal, el conflicto se intensifica en otros lugares.

Solo una reanudación de las negociaciones políticas completas, después de una pausa de tres años, puede brindar el tipo de solución integral que necesita Yemen. “Estas negociaciones requerirán paciencia, buena fe y, por supuesto, concesiones que van más allá de lo que hemos visto antes”, agregó.

No podemos permitir que la guerra saque a la paz de la mesa.

El enviado especial advirtió que “la facilidad con la que se pueden revertir los avances es aterradora” y pidió a los miembros del Consejo que “insten a las partes a trabajar rápidamente” con el general Michael Lollesgaard, quien encabeza la Misión de la ONU, sobre la retirada de las tropas.

“Estas negociaciones deben ser protegidas de la amenaza de guerra. No podemos permitir que la guerra saque a la paz de la mesa “, concluyó.

El espectro de la hambruna continúa

UNICEF/Taha Almahbashi
Millones de niños en Yemen se enfrentan a serios peligros debido a la malnutrición. Foto de archivo.

Por su parte, el Coordinador de Ayuda de Emergencia de la ONU dijo a los miembros que diez millones de personas todavía necesitan asistencia alimentaria mientras el “espectro de la hambruna continúa en el horizonte”. Además, 300.000 personas se han contagiado de cólera en lo que va de año, en comparación con las 370.000 que lo padecieron durante todo 2018.

Los combates continúan afectando las operaciones de ayuda, explicó Mark Lowcock, quien dijo que los trabajadores humanitarios tienen que utilizar “un mosaico de carreteras secundarias, llenas de pasos de montaña, que pasan a menudo por zonas inseguras con numerosos puestos de control”.

También informó de que, en febrero y marzo, más de 900.000 civiles se vieron afectados por las restricciones de acceso a la ayuda.

Además, existen innumerables problemas de acceso para la ayuda humanitaria y el riesgo de un desastre ambiental que supondría el naufragio del petrolero Safer, que los rebeldes tienen en condiciones muy peligrosas en la costa del Mar Rojo.

Pero pese a todo ello y a los los combates, la entrega de ayuda humanitaria continúa: el Programa Mundial de Alimentosalimentó en abril ¿?? a 10,6 millones de personas, “más que en cualquier mes anterior y una campaña de vacunación contra el cólera llegó a 1,1 millones en Saná.

Una vez más, hacemos un llamado a todos nuestros donantes para que desembolsen completamente el dinero que se comprometieron a entregar en Ginebra en febrero.

Más allá del primer objetivo de “mantener a las personas con vida”, ahora se está empezando a “ver resultados sostenidos más positivos”. Hace un año, 107 distritos corrían peligro de hambruna, pero en la actualidad, “la situación alimentaria y nutricional ha mejorado en más de la mitad de esos distritos”, con un 20% de ellos, que ya no están en riesgo.

Finalmente, dijo que se necesita con urgencia más fondos: “Una vez más, hacemos un llamado a todos nuestros donantes para que desembolsen completamente el dinero que se comprometieron a entregar en Ginebra en febrero. Espero viajar a Riad la próxima semana para reunirme con funcionarios de Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos y finalizar los arreglos para que cumplan el compromiso conjunto de donar mil millones de dólares “.


Deja un comentario

Yemen: la retirada de los huties

Yemen: Comienza con éxito la retirada de los rebeldes hutíes del puerto de Hodeida

UNMHA
Los equipos de Naciones Unidas parten para realizar patrullas de monitoreo durante el primer día de la retirada de los rebeldes hutíes del puerto de Hodeida.

12 Mayo 2019

Se trata del primer paso práctico en el terreno desde que se firmó el histórico Acuerdo de Estocolmo mediado por la ONU entre el Gobierno yemení y los líderes hutíes. El redespliegue de fuerzas es un gran avance en el conflicto civil que ha azotado a Yemen durante los últimos cuatro años y sumido en una crisis humanitaria.

El primer día de la redistribución de las fuerzas de Ansar Allah (hutíes) de los tres puertos de Hodeida, Salif y Ras-Issa se realizó de acuerdo con los planes establecidos, confirmó el presidente del Comité de Coordinación de Redespliegue de las Naciones Unidas en Yemen.

“Los tres puertos fueron monitoreados simultáneamente por los equipos de las Naciones Unidas cuando las fuerzas fueron retiradas y la Guardia Costera asumió la responsabilidad de su seguridad”, aseguró el teniente general Michael Lollesgaard en un comunicado publicado este domingo.

En los próximos días, se espera que las actividades se centren en la eliminación de los remanentes de estructuras militares y el desminado de estos lugares. La verificación formal por parte de las Naciones Unidas de esta primera redistribución de fuerzas se llevará a cabo en los tres puertos el martes 14 de mayo.

Lollesgaard, destacó que este paso inicial debe considerarse como la primera parte del concepto acordado para la fase 1 de un redespliegue más amplio en Hodeida, de conformidad con el Acuerdo de Estocolmo.

El Gobierno de Yemen ha expresado su compromiso de entregar su parte de la fase 1 cuando así lo soliciten las Naciones Unidas. Las consultas con las partes sobre el comienzo de estos próximos pasos están en curso, informó el teniente general.

Hodeida ha sido el foco de los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y los combatientes de la oposición hutíes. Como una puerta de entrada crucial para la ayuda que se necesita con urgencia para ingresar, la implementación total del Acuerdo sigue siendo fundamental para garantizar el acceso humanitario efectivo a Yemen, donde millones de personas dependen de la asistencia para salvar vidas.

“Las partes yemeníes deben continuar trabajando con urgencia para lograr este objetivo, y todos los compromisos asumidos en Estocolmo en diciembre de 2018”, había declarado el viernes Lollesgaard en otro comunicado, quien expresó que la ONU “continuará apoyando a las partes para que cumplan con sus obligaciones para con el pueblo yemení y devolver la paz y la estabilidad a su tierra”.

Los yemeníes continúan finalizando los procedimientos de redistribución en línea con el Acuerdo de Hodeida negociado por la ONU, según el cual la coalición del Gobierno y los líderes rebeldes retirarán fuerzas de la ciudad portuaria. Sin embargo, el pasado viernes, Lollesgaard aceptó la oferta de la oposición Hutí para comenzar una retirada unilateral.