Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Nuevas directrices para reducir el riesgo de demencia. OMS

La OMS publica nuevas directrices para reducir el riesgo de demencia

Banco Mundial/Miso Lisanin
Una mujer mayor pasea en bicicleta. Las nuevas directrices de la Organización Mundial de la Salud destacan el valor del ejercicio regular para prevenir la demencia.

14 Mayo 2019

Ante su inminente crecimiento, la Organización Mundial de la Salud ha publicado unas pautas sobre la demencia que ayudan a reducir el riesgo de sufrir esta dolencia y que se basan principalmente en el seguimiento de una vida sana.

 

Unos 50 millones de personas en todo el mundo sufren demencia y se diagnostican casi 10 millones de nuevos casos cada año. Además, se espera que su incidencia se triplique en los próximos treinta años.

Un estilo de vida sano, que incluya el ejercicio, el no fumar y el beber alcohol con moderación, puede reducir el riesgo de demencia y el deterioro cognitivo, han asegurado este martes los responsables de la Organización Mundial de la Salud al publicar unas recomendaciones sobre cómo prevenir esta dolencia.

Controlar el peso, comer de manera saludable y mantener equilibrados los niveles de presión arterial, colesterol y azúcar en la sangre son otras recomendaciones para evitar la demencia.

“Tenemos que hacer todo lo posible para reducir el riesgo de demencia”, declaró el director general de la Organización, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien explicó que el conocimiento científico reunido para publicar estas recomendaciones confirma lo que se sospechaba desde hace tiempo: que lo que es bueno para nuestro corazón, también es bueno para nuestro cerebro.

Las recomendaciones de la OMS van dirigidas principalmente a los profesionales de la medicina y a los Gobiernos para que implementen las políticas que garanticen el contexto necesario para poder desarrollar ese estilo de vida sano.

Invertir en investigación no solo en curas

“Como próximos pasos, urgimos a los países que incluyan la reducción del riesgo de demencia en sus políticas y planes, que tengan programas para entrenar a los trabajadores de la salud para que puedan pasar estas recomendaciones a la gente que ven en sus clínicas, dijo por su parte la doctora Neerja Chowdhary, especialista de la OMS.

“También pedimos a los Gobiernos que inviertan más en investigación no solo en curas para la demencia, sino para la prevención y la reducción del riesgo y para que haya mejores tratamientos”, añadió.

Reducir el riesgo a través de opciones de vida saludables es una de las varias áreas que la Organización Mundial de la Salud ha incluido en su plan de salud pública para responder a la enfermedad.

Otras áreas incluyen el fortalecimiento del diagnóstico, del tratamiento y de la atención, con énfasis particular en el apoyo a través de internet a los cuidadores de personas con demencia.

“Los cuidadores son a menudo miembros de la familia que necesitan hacer ajustes considerables en su vida familiar y profesional para cuidar de sus seres queridos“, dijo la doctora Dévora Kestel, directora del Departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias de la OMS.

Para ayudarles, la Organización ha creado iSupport, un programa de capacitación en línea que brinda asesoramiento sobre el manejo general de la atención, el tratamiento de los cambios de comportamiento y cómo cuidar su propia salud.

 

El bienestar mental es un componente fundamental de la definición de salud. La buena salud mental hace posible que las personas materialicen su potencial, superen el estrés normal de vida, trabajen de forma productiva y hagan aportaciones a su comunidad.

La salud mental es importante, pero queda un largo camino por recorrer hasta que se consiga. Quedan muchos aspectos por resolver, como el descuido de los servicios y la atención a la salud mental o las violaciones de los derechos humanos y la discriminación de las personas con trastornos mentales y discapacidades psicosociales.

La Organización Panamericana de la Salud, surcusal de la OMS, promueve, coordina e implementa actividades de cooperación técnica dirigidas a fortalecer las capacidades nacionales para desarrollar politicas, planes, programas y servicios, contribuyendo a promover la salud mental, reducir la carga que significan las enfermedades psíquicas, prevenir las discapacidades y desarrollar la rehabilitación.

Actualmente la mayoría o casi totalidad de los países de América Latina y el Caribe están recibiendo alguna modalidad de cooperación técnica en salud mental por parte de la OPS, ya sea en proyectos especificos y de manera sistemática o de una forma puntual ante requerimientos concretos de los gobiernos.


Deja un comentario

Hoy 7 de abril día mundial de la salud. Necesidad de una cobertura sanitaria universal.

La cobertura de salud universal es esencial para el desarrollo sostenible

OMS
La Cobertura Universal de Salud se basa en una sólida atención primaria de salud y en servicios construidos en torno a las necesidades de las personas y las comunidades.

7 Abril 2019

Este año, el Día Mundial de la Salud se centra en la importancia de que toda la población tenga acceso a los servicios sanitarios primarios. “No basta con mejorar los servicios de salud; se necesitan política y medidas en muchos ámbitos, incluidos los factores sociales, económicos y ambientales”, dijo el Secretario General de la ONU.

La cobertura de salud universal es una condición fundamental para construir sociedades y economías sanas y lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible, aseveró António Guterres en su mensaje para el Día Mundial de la Salud, celebrado cada 7 de abril.

La jornada se centra en esta ocasión en destacar el papel de la atención sanitaria primaria para lograr la cobertura universal.

El Secretario General recordó que, pese a que la salud es un derecho humano, la mitad de la población del mundo aún carece de los servicios sanitarios básicos e indicó que el propósito de la cobertura universal es garantizar que toda la gente tenga un acceso equitativo a esos cuidados sin por ello sufrir dificultades económicas.

Cien millones de personas son arrastradas cada año a la pobreza extrema por no poder hacer frente a los gastos médicos, según el último informe de la Organización Mundial de la Salud sobre financiación que analiza datos de 2016.

Además, Uno de cada cuatro centros sanitarios del mundo carece de servicios de agua o saneamiento, una situación que afecta 2000 millones de personas en el primer caso y 1500 millones en el segundo, de acuerdo con los datos de un nuevo estudio conjunto de la Organización Mundial de la Salud y UNICEF.

Lo que hace falta

“No basta con mejorar los servicios de salud; se necesitan políticas y medidas en muchos ámbitos. Debemos ocuparnos de los grandes determinantes de la salud, incluidos los factores sociales, económicos y ambientales”, enfatizó Guterres.

Agregó que también se debe invertir en las personas. “Necesitamos trabajadores sanitarios altamente capacitados y calificados que puedan educar a sus pacientes y defenderlos. Necesitamos personas empoderadas que sepan cuidar de su salud y de la de sus familias. Necesitamos que las comunidades tengan acceso a la atención de la salud en el lugar y el momento precisos. Debemos destacar también la importancia de la salud mental, tantas veces estigmatizada y olvidada”, apuntó.

Necesitamos que las comunidades tengan acceso a la atención de la salud en el lugar y el momento precisos

El titular de la ONU consideró que la Declaración de Astaná allanó el camino para que se dé prioridad a las inversiones que hacen falta en materia de salud y llamó a cumplir los compromisos hechos en esa ocasión.

Finalmente, Guterres señaló que para materializar el derecho a la salud hacen falta determinación política y alianzas. “Demostremos al mundo que estamos dispuestos a subsanar las deficiencias en materia de cobertura sanitaria en todo el mundo y a asegurar la salud para todos”, concluyó.

La situación en América

La Organización Panamericana de la Salud se sumó al llamado del Secretario General y pugnó por un acceso igualitario a una atención de sanitaria integral y de calidad.

La OPS indicó que, aunque un tercio de las personas del continente carecen de servicios básicos de salud, los países de la región han conseguido avances notables, entre los que sobresale el aumento de 16 años en las expectativas de vida logrado en los últimos 45 años, además de una reducción importante de la mortalidad infantil.

Pero los desafíos persisten, sobre todo porque los progresos no han sido equitativos, aclaró la agencia de la ONU, que los próximos 9 y 10 de abril presentará en México un informe con recomendaciones para ampliar el acceso y la cobertura de salud en la región para 2030 sin dejar a nadie atrás.

La OPS abogó por que todas las personas tengan acceso a educación, alimentación, vivienda, protección financiera, agua potable, ambientes seguros y otros factores determinantes de una buena salud, y que en la mayoría de los casos están por fuera de lo que puede hacer el sector de la salud.

Para la conmemoración de este año, la OPS lleva a cabo una campaña basada en la solidaridad y la equidad como valores centrales de la salud universal, enfatizando la necesidad de que toda la sociedad aporte para promover la salud de todas las personas, y en particular para proteger a los más desfavorecidos.

En este contexto, señala la necesidad de que los tomadores de decisiones centren las políticas y programas en la prestación de servicios de calidad que aseguren el acceso a estas poblaciones, sin que nadie quede por fuera del sistema de salud.

Actualmente, en la mayoría de los países de la región, los niveles de gasto directo del bolsillo en salud de las personas están por encima del 25% del gasto total de los hogares, una cifra muy elevada.


Deja un comentario

Ante el día mundial de la salud el 7 de abril, últimos datos sobre la esperanza de vida.

Las mujeres viven más que los hombres en cualquier parte del mundo

OCHA/Htet Htet Oo
Una mujer de edad avanzada en el estado de Shan del Norte, en Myanmar.

4 Abril 2019

Un nuevo informe revela que las expectativas de vida siempre son mayores para las mujeres que para los hombres, independientemente del país donde vivan, y muestra que los habitantes de los países de mayores ingresos viven 18 años más que los de las naciones más pobres.

El promedio global de expectativas de vida ha crecido 5,5 años desde el inicio de este siglo, indicó un estudio de la Organización Mundial de la Salud publicado este jueves, que también subrayó que las mujeres viven invariablemente más que los hombres.

Según el informe Panorama Estadístico de la Salud Mundial 2019, entre el 2000 y el 2016, la esperanza media de vida aumentó de 66,5 a 72 años a nivel mundial y la expectativa de vida sana subió de 58,5 a 63,3 años.

“Sea por homicidio, por accidentes de tránsito, por suicidio o por enfermedades cardiovasculares, los hombres siempre están en desventaja frente a las mujeres”, señaló el doctor Richard Cibulskis, uno de los autores, durante la presentación del documento en Ginebra.

Los hombres siempre están en desventaja frente a las mujeres

Los datos muestran que las mujeres viven al menos 1,4 años más que los hombres, aunque hay regiones en las que esa diferencia supera los 3 años.

Actitudes diferentes

Esa diferencia responde a varios factores, entre ellos una actitud distinta con respecto a los cuidados de salud, dice la publicación, citando como ejemplo que en los países con epidemia de VIH las mujeres están más dispuestas a hacerse la prueba del virus y a seguir las terapias antirretrovirales. Lo mismo ocurre con las y los enfermos de tuberculosis.

Hasta 2016, las probabilidades de que un hombre de 30 años muriera de una enfermedad no transmisible antes de cumplir los 70 eran un 44% más altas que las de una mujer de la misma edad.

Por otra parte, la tasa global de suicidios es un 75% mayor entre los hombres, que también duplican las muertes por accidentes automovilísticos en mayores de 15 años, y la mortalidad masculina derivada de homicidios es cuatro veces más alta.

El informe señala que la diferencia de las expectativas de vida entre sexos se reduce cuando las mujeres carecen de acceso a servicios de salud, sobre todo debido a los decesos por problemas relacionados con el embarazo y el parto, explicó la doctora Samira Asma, directora general adjunta para Datos y Análisis de la OMS.

Casi dos décadas de diferencia entre pobres y ricos

En cuanto a la brecha de la esperanza de vida en los países más pobres y más ricos, asciende a 18,1 años, mientras que las mujeres que mueren por complicaciones del embarazo o el parto pasan de 41 a 1 cada 3300 casos.

“Estos números subrayan la necesidad imperiosa de dar prioridad a los cuidados de salud primarios para gestionar con eficiencia las enfermedades no transmisibles y reducir los factores de riesgo”, apuntó la doctora Asma, quien lamentó que no se tomen medidas tan simples como el control de la presión arterial o la disminución del uso del tabaco, ambos entre los grandes causantes de muertes prematuras.

El estudio destaca que más del 90% de los países en desarrollo cuenta con menos de cuatro enfermeros y parteras por cada mil personas.

Los números subrayan la necesidad imperiosa de dar prioridad a los cuidados de salud primarios

Asevera, además, que el nivel de ingresos afecta directa y definitivamente la esperanza de vida.

Esta es la primera vez que la OMS presenta los datos desagregados por sexos y países, aunque aclara que muchos gobiernos todavía no reportan su información con esos criterios, lo que dificulta la evaluación de necesidades específicas.

El informe confirma un alza de las enfermedades crónicas en los países de renta baja y media y advierte que esos padecimientos están a menudo muy relacionados con el hábito fumar, el consumo de alcohol y las dietas malsanas.

Esa tendencia es especialmente pronunciada en África, donde se exacerba con la falta de servicios de salud y medicinas.

El estudio fue lanzado en vísperas del Día Mundial de la Salud, el 7 de abril, que este año se centrará en los servicios primarios de sanidad como base de la cobertura de salud universal.


Deja un comentario

Yemen: los casos de cólera agravan la emergencia sanitaria. Llamamiento de UNICEF y OMS y el Programa mundial de alimentos.

El aumento de casos de cólera en Yemen dispara la alarma

OCHA/Matteo Minasi
Paciente recibiendo tratamiento contra el cólera en el Hospital Al-Sadaqah de Adén. (Agosto de 2018)

27 Marzo 2019

UNICEF, la Organización Mundial de la Salud y el Programa Mundial de Alimentos pidieron este miércoles acceso humanitario sin restricciones en Yemen, ante el aumento de casos sospechosos de cólera y el incremento del número de yemeníes que sufren  por no tener acceso a los alimentos.

Tras los 109.000 casos de diarrea acuosa sospechosos de cólera y las 190 muertes asociadas a este suceso que se han producido en Yemen desde enero hasta el 17 de marzo, UNICEF y la Organización Mundial de la Salud temen que se vuelva a producir un brote de cólera como el padecido hace dos años cuando se registraron más de un millón de casos.

Aproximadamente un tercio de los casos reportados durante este año son de niños menores de 5 años, destacaron los directores regionales de UNICEF y la OMS.

“Tememos que el número de casos sospechosos de cólera siga creciendo con la llegada anticipada de la temporada de lluvias y a medida que los servicios básicos, como los sistemas y redes de abastecimiento de agua, se han colapsado”, indicaron.

Geert Cappelaere y el doctor Ahmed Al Mandhari, añadieron que la situación se ve exacerbada por otros factores como el mal estado de los sistemas de eliminación de aguas residuales, el uso de agua contaminada para la agricultura, o el desplazamiento de las familias que huyen de la escalada de la violencia, especialmente en las localidades de Hodeida y Taiz.

Tanto UNICEF como la OMS destacaron que trabajan, junto a una amplia red de socios locales, en la respuesta y detención de la transmisión de la enfermedad. Las actuaciones se concentran en 147 distritos donde se han desplegado equipos de respuesta rápida que proveen suministros adicionales de agua, higiene y saneamiento.

Además, se encuentran en funcionamiento 413 centros para el tratamiento de la diarrea acuosa y rehidratación vía oral.

Durante las últimas semanas, en 95 distritos se incrementaron las intervenciones de cloración para desinfectar el agua y se distribuyó combustible y piezas de repuesto para mantener en funcionamiento las redes de abastecimiento de agua y saneamiento.

Al mismo tiempo, se efectuó una ronda de vacunación vía oral para 400.000 personas y una campaña de sensibilización puerta a puerta que alcanzó a 600.000 yemeníes.

Pese al compromiso por parte de UNICEF y la Organización Mundial para la Salud de ampliar la respuesta a la enfermedad para evitar la propagación de la enfermedad, se encuentran con diversos desafíos como la intensificación de los combates, las restricciones de acceso y los obstáculos burocráticos para transportar suministros de socorro y personal a Yemen.

“UNICEF y la OMS hacen un llamamiento para que se levanten todas las restricciones a nuestras operaciones humanitarias a fin de responder a la propagación de la enfermedad y a otras zonas. Nuestros equipos humanitarios deben tener pleno acceso para llegar a todos los niños, todas las mujeres y todos los hombres que necesitan asistencia médica y de otro tipo”, recalcaron.

Niño recibiendo tratamiento para la desnutrición aguda en un hospital de Hajjah, en Yemen. Foto: PMA/Abeer Etefa.

 A un paso de la hambruna

Y si la situación sanitaria no invita al optimismo, la alimentaria tampoco parece mejorar ya que 20 millones de yemeníes, alrededor del 70% de la población, sufren inseguridad alimentaria, ya que no tienen un acceso garantizado a los alimentos, según manifestó este martes el portavoz del Programa Mundial de Alimentos, Herve Verhoosel.

Esa cifra representa un incremento del 13% respecto al año pasado, explicaba Verhoosel a la prensa en Ginebra tras añadir que “casi 10 millones de ellos están a un paso de la hambruna“.

A esta dramática situación, hay que añadirle que el PMA recibió informes de intensos enfrentamientos en varios puntos de Hodeida, entre ellos un ataque contra una ruta clave de abastecimiento entre la ciudad portuaria y Saná, la capital del país.

Ante esta última circunstancia, expresó su preocupación por las medidas de seguridad para garantizar el apoyo humanitario adecuado en Yemen, tanto por parte del PMA como de otros organismos de las Naciones Unidas.

Verhoosel manifestó su preocupación por la situación en la provincia de Hajjah, una zona situada al noroeste de Saná que padece una gran inseguridad alimentaria, e indicó que “el reciente aumento de la violencia podría empujar a miles de personas más a niveles catastróficos de hambre“.

El PMA considera que 28 de los 31 distritos de Hajjah se encuentran en situación de emergencia humanitaria y que 8 padecen “niveles catastróficos de inseguridad alimentaria”.

Ante este escenario, el PMA presta apoyo a más de 5.000 familias en Hajjah y cuenta con unos 200 puntos de distribución de alimentos que atienden a 1,5 millones de personas.

Durante los próximos días está prevista la distribución de víveres en el distrito de Kushar, el “epicentro de la reciente violencia en la provincia de Hajjah”, pero no se ha podido acceder a los distritos de Harad, Mustaba, Midi y Hayran, donde se calcula que unas 50.000 personas están al borde de la inanición.

Verhoosel recordó “una vez más” que “el PMA necesita un acceso libre y sin trabas a las poblaciones vulnerables de estos distritos si se quiere evitar un mayor deterioro de la situación de la seguridad alimentaria “.


Deja un comentario

OMS: la salud universal y sus problemas en 2019

El cambio climático y la contaminación, entre las principales amenazas a la salud mundial

17 Enero 2019

La población del mundo afronta grandes desafíos de salud que van desde brotes de enfermedades prevenibles con vacunas y resistencia a los medicamentos anti patógenos hasta malos hábitos que provocan enfermedades crónicas y muertes prematuras, además de factores ambientales como la contaminación y el cambio climático.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó este jueves una lista de diez graves amenazas que también incluyen la situación en que viven 1600 millones de personas, o el 22% de la población global, víctimas de la pobreza, el hambre, los conflictos y el desplazamiento, además de la falta de servicios de salud primaria en muchos países.

Con la intención de hacer frente a estos retos, la OMS diseñó un plan estratégico de 5 años  que busca garantizar el acceso a la salud universal para mil millones de personas, la protección en caso de emergencias médicas para otros mil millones y la mejora de la salud y el bienestar de mil millones más. La estrategia inició este año y requiere que los problemas sanitarios se aborden desde múltiples ángulos.

Los diez problemas que requieren atención inmediata listados por la agencia de la ONU son:

Contaminación ambiental y cambio climático

La polución destaca como el mayor riesgo ambiental para la salud, dado que 9 de cada 10 personas respiran aire contaminado cuyas partículas tóxicas pueden penetrar los sistemas respiratorio y circulatorio y dañar los pulmones, el corazón y el cerebro. En la actualidad, el cáncer, las embolias y los padecimientos cardiorrespiratorios provocan anualmente la muerte prematura de siete millones de personas, el 90% de ellas en países de renta baja o media con grandes emisiones contaminantes de la industria, el transporte, la agricultura y las estufas caseras.

La principal fuente de contaminación es la quema de combustibles fósiles, una de las grandes causas del cambio climático, fenómeno que impacta la salud humana de diferentes formas. Según las proyecciones, entre 2030 y 2050 se producirían 250.000 muertes adicionales cada año debido a la desnutrición, la malaria, la diarrea y la insolación relacionadas con el cambio climático.

Enfermedades crónicas

Los padecimientos no transmisibles como diabetes, cáncer y las enfermedades cardiacas causan 41 millones de muertes, más del 70% de los decesos anuales a nivel mundial, cifra que incluye a 15 millones de personas que fenecen prematuramente entre los 30 y los 69 años.

El aumento de estos fallecimientos, sucedidos en un 85% en países de ingresos bajos y medios, se debe a factores de riesgo como el tabaco, el sedentarismo, el abuso del alcohol, las dietas poco saludables y la contaminación del aire. Los malos hábitos también exacerban los padecimientos mentales.

Pandemia global de gripe

Se espera que el mundo enfrente otra pandemia, aunque no se sabe cuándo ni que tan grave será. Las defensas globales contra la enfermedad son tan eficientes como el sistema de respuesta nacional a emergencias sanitarias más débil de cualquier país.

Con la ayuda de 153 instituciones en 114 países, la OMS monitorea constantemente la circulación de virus gripales para detectar las cepas que podrían desatar una pandemia. Además, cada año recomienda las cepas del virus que deben incluirse en la vacuna para proteger a la población de la gripe estacional.

Entornos frágiles y vulnerables

Las malas condiciones de vida que afectan a numerosas comunidades en todas las regiones del mundo. El 22% de la población, o 1600 millones de personas, vive hoy en lugares perjudicados por crisis de larga data que pueden incluir sequías, hambrunas, conflictos y desplazamientos de población, así como servicios de salud precarios o una carencia total de esos cuidados.

La OMS trabaja con los países para fortalecer los sistemas de sanidad y aumentar su preparación ante el brote de enfermedades.

Resistencia a los antimicrobianos

La resistencia que la gente ha desarrollado a los anti patógenos supone el riesgo de no poder tratar fácilmente infecciones como la pulmonía, la tuberculosis, la gonorrea o la salmonelosis. A su vez, la incapacidad para aliviar las infecciones podría complicar las cirugías y tratamientos como la quimioterapia.

La resistencia a los medicamentos para la tuberculosis, por ejemplo, dificulta una batalla contra una enfermedad que afecta a 10 millones de personas y causa 1,6 millones de muertes al año.

Según los estudios, esa resistencia respondería al uso excesivo de antimicrobianos no sólo en la gente sino en el ambiente y en los animales, sobre todo en los que sirven como alimento.

Ébola y otros patógenos peligrosos

Los dos brotes de ébola registrados en la República Democrática del Congo en 2018 afectaron a más de un millón de personas. Una de las provincias golpeadas es, además, zona de conflicto, lo que demuestra que las epidemias de virus altamente patógenos encuentran un entorno propicio en escenarios de acceso difícil o nulo.

Servicios precarios de salud primaria

Los cuidados médicos primarios son normalmente el primer punto de contacto de la población con sus sistemas de salud y deberían ofrecer atención amplia y asequible para las comunidades. Sin embargo, muchos países no tienen instalaciones, carecen de estos servicios o no tienen instalaciones adecuadas debido a la falta de recursos.

Rechazo a la vacunación

Pese a las evidencias de la efectividad de las vacunas para prevenir enfermedades y evitar de 2 a 3 millones de muertes anuales, mucha gente rehúsa a vacunarse por temor o dudas generadas por falta de información.

Los casos de sarampión, por ejemplo, repuntaron un 30% a nivel global -esto incluyó a países que estaban a punto de eliminar la enfermedad y experimentaron un resurgimiento- aunque no siempre se debió al rechazo a la vacuna.

Dengue

El dengue, transmitido por un mosquito, puede ser letal y cobrarse la vida del 20% de quienes lo sufren en su manifestación más grave. La enfermedad es una amenaza creciente para el mundo desde hace décadas.

Muchos de los casos ocurren durante las estaciones de lluvia de países como India o Bangladesh. El cambio de los patrones climáticos está alargando esas estaciones, facilitando así la diseminación de la enfermedad a climas menos tropicales que no la padecían.

De acuerdo con la OMS, un 40% del mundo corre el riesgo de contraer dengue y actualmente se registran 390 millones de infecciones al año.

VIH

Los avances contra el VIH son enormes en cuanto al examen de detección, el acceso de 22 millones de seropositivos a antirretrovirales y las medidas preventivas. Pero la epidemia continúa y el VIH/SIDA provoca la muerte de un millón de personas cada año.

Desde su aparición, el VIH ha infectado a 70 millones de personas, matando a la mitad de ellas. En la actualidad hay unos 37 millones de portadores del virus, muchos de ellos pertenecientes a minorías marginadas y a menudo sin acceso a servicios de salud como la comunidad LGTB, los presos o los trabajadores sexuales.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU p


Deja un comentario

Contaminación del aire y salud. Conferencia mundial. OMS

El mundo puede prevenir los 7 millones de muertos por la contaminación del aire

OMM/Alfred Lee
Neblina tóxica en la ciudad de Beijing, en China.

30 Octubre 2018

Nadie escapa a la amenaza que representa el aire contaminado, “desde el vientre materno hasta la tumba”, advirtió el director general de la Organización Mundial de la Salud durante la inauguración de la Primera Conferencia Mundial  sobre Contaminación del Aire y Salud.

La polución atmosférica representa uno de los mayores retos para la salud mundial y hay que actuar con urgencia para detenerla, afirmó este martes el máximo responsable de la Organización el dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus.

“La contaminación del aire mata a 7 millones de personas cada año. En todo el mundo, 9 de cada 10 personas respiran aire contaminado debido a las emisiones del tráfico, la industria, la agricultura y la incineración de residuos”, dijo.

A estas cifras hay que añadirle que unos 3000 millones de personas usan habitualmente combustibles contaminantes en el interior de sus hogares para cocinar y calentarse, y que un tercio de las muertes por ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, cáncer de pulmón y enfermedades respiratorias crónicas se deben a la contaminación atmosférica.

Un peligro que respiramos

“Nadie se escapa desde el vientre materno hasta la tumba”, manifestó gráficamente el director general de la OMS al describir el peligro que entraña el respirar aire tóxico.

Pese a esta compleja situación, Tedros manifestó su optimismo ya que los 7 millones de muertes son prevenibles. “Tenemos todo lo que necesitamos para actuar”, resaltó.

Entre las medidas que está implementando la OMS destacó la capacitación de los profesionales de la salud y una mejor coordinación para actuar   en los ámbitos de la energía, el clima y el medio ambiente, mediante acuerdos mundiales como los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el Acuerdo de París sobre el Clima y la Agenda Urbana 2030.

Otro de los objetivos básicos que apuntó es involucrar a los sectores del transporte, la planificación urbana, la vivienda, la energía y el medio ambiente, proporcionándoles las herramientas, los recursos y el apoyo necesarios para evaluar los impactos en la salud de sus decisiones políticas.

El dr. Tedros también pidió un compromiso mundial que englobe a gobiernos, líderes comunitarios, alcaldes, la sociedad civil, junto al sector privado y al ciudadano de a pie.

Del mismo modo, solicitó un acuerdo, tanto por parte de las ciudades como de los países, para cumplir con las normas de la OMS en materia de calidad del aire durante los próximos 12 años y alcanzar un pacto “unánime” sobre la necesidad de un mundo libre de contaminación atmosférica.

La Primera Conferencia Mundial  sobre Contaminación del Aire y Salud se celebra durante dos días en la sede de la OMS  en Ginebra y cuenta con la participación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, la Organización Meteorológica Mundial, la Secretaría de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, entre otras organizaciones.

La Conferencia surge en respuesta al mandato de la Asamblea Mundial de la Salud en la lucha contra una de las causas más importantes de muerte prematura en el mundo.

Para estar informado de la actualidad internacional, descárgate nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android


Deja un comentario

Hacia una cobertura sanitaria para todos, y no para unos pocos

Hacia una cobertura sanitaria universal, no para unos pocos

UNICEF/UN0188875/Njiokiktjien
Kadia, de 4 días de edad, nació con una infección que a menudo es mortal para los recién nacidos Sin los antibióticos administrados después del nacimiento, en el Centro de Salud de Referencia de Bougouni, en Mali, podría haber muerto.

25 Octubre 2018

El director general de la Organización Mundial de la Salud asegura que en la actualidad “en lugar de salud para todos, tenemos salud para algunos”. Los Estados que integran la ONU se han comprometido este jueves a subsanar esta situación en la llamada Declaración de Astaná.

Los Estados miembros de las Naciones Unidas aprobaron este jueves por unanimidad la Declaración de Astaná, en la que se comprometen a reforzar sus sistemas de atención primaria de salud como la antesala para lograr la cobertura universal de salud.

El acuerdo se alcanzó en el marco de la Conferencia Mundial sobre Atención Primaria de Salud que se celebra durante dos días en la ciudad de Astaná, en la república de Kazajstán, y contribuye a ratificar la Declaración de Alma-Ata de 1978, la primera en la que los líderes mundiales se comprometieron con los servicios de atención primaria.

La Declaración compromete a los Estados miembros en cuatro áreas: tomar decisiones políticas atrevidas para la salud en todos los sectores; edificar una atención primaria de salud sostenible; facultar a los individuos y las comunidades; e incluir el apoyo de las partes interesadas con las políticas, estrategias y planes nacionales.

De igual modo, busca servir como ayuda para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible 3, cuya meta es “garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos a todas las edades“. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF ayudarán a los gobiernos y a la sociedad civil a poner en práctica el acuerdo.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, destacó que en la actualidad “en lugar de salud para todos, tenemos salud para algunos” y sostuvo que la Declaración ha de suponer una obligación conjunta que “permita a todas las personas, en todas partes, ejercer su derecho fundamental a la salud”.

OMS
La Cobertura Universal de Salud se basa en una sólida atención primaria de salud y en servicios construidos en torno a las necesidades de las personas y las comunidades.

 Progreso dispar  

Según las cifras que maneja la OMS, al menos la mitad de la población mundial carece de acceso a servicios de salud esenciales, que incluye la atención de enfermedades no transmisibles y transmisibles, la salud materna e infantil, la salud mental y la salud sexual y reproductiva. Este porcentaje demuestra el progreso desigual de la Declaración de Alma-Ata durante las cuatro últimas décadas.

Pese a los grandes avances en salud infantil, la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, destacó que “casi 6 millones de niños mueren cada año antes de cumplir 5 años, principalmente por causas prevenibles, y más de 150 millones tienen retraso en el crecimiento”.

Eliminar barreas

Entre los asistentes al evento de Astaná se encuentran delegaciones gubernamentales, de la sociedad civil y académicos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Cuba, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Nicaragua, Paraguay, Perú y Surinam.

La ministra de Salud Pública de Ecuador, Verónica Espinosa, destacó la importancia del acceso a los servicios sanitarios al señalar que “si no tenemos suficiente acceso a la salud, la cobertura es simplemente un discurso”, advirtió.

También instó a “eliminar las barreras estructurales, económicas, culturales, geográficas, lingüísticas y de género” que impiden a las personas usar los servicios de salud.

Entre los esfuerzos regionales para lograr la cobertura universal destacan el Foro Regional Salud Universal en el siglo XXI: 40 años de Alma-Ata, celebrado en Quito en diciembre de 2017, que buscaba “identificar obstáculos y generar alianzas” que permitieran a los países de la región alcanzar la meta de salud para todos en el año 2030.

Asimismo, la Organización Panamericana de la Salud subrayó que los países de las Américas fueron los pioneros a nivel mundial en aprobar una resolución sobre acceso y cobertura universal de salud donde se delineaba una hoja de ruta regional para avanzar hacia la salud universal.