Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

La violencia en Kasai (Congo)

CONGO RD – “La violencia en el Kasai es fruto de la manipulación política” denuncian los obispos

lunes, 27 febrero 2017

Jean-Prince Kamwina-Nsapu Pandi

Kinshasa (Agencia Fides) – “Desde julio del 2016, el conflicto entre el Jefe tradicional Jean-Prince Kamwina-Nsapu Pandi y las autoridades de la provincia central del Kasai ha tomado una dimensión trágica que va mucho más allá del problema de origen y que ahora afecta a diferentes comunidades del Kasai” afirma un comunicado enviado a la Agencia Fides, de la Asamblea Provincial Episcopal del Kananga.
Los enfrentamientos y la violencia cometida por los seguidores de Kamwina-Nsapu, asesinado por la policía en agosto de 2016, “han causado la muerte de cientos de personas, entre ellos muchos jóvenes y niños, con violaciones sistemáticas de los derechos humanos fundamentales y destrucción de infraestructuras públicas”, afirman los obispos. Los residentes de varios pueblos vagan por los bosques sin ayuda, mientras que muchos jóvenes y niños, están abandonados a sí mismos, “son instrumentalizados y reclutados como protagonistas del conflicto”.
La violencia no ha pasado por alto a la Iglesia: “iglesias, hospitales, centros de salud, escuelas y propiedades de la Iglesia han sido saqueadas” (véase Fides 24/2/2017).
Las causas de la crisis, según los Obispos, se deben a la “mala gestión de los asuntos administrativos del poder tradicional que ha sido manipulado y politizado”. A esta causa inicial se han sumado “las frustraciones de una región que durante mucho tiempo se ha visto marginada y el desempleo que sufren muchos jóvenes”. Una vez que se enciende la llama de la violencia, la represión policial ha “dado lugar a un movimiento popular de resistencia que va más allá del origen del problema”, dicen los Obispos, que señalan que la violencia no sólo la comenten los seguidores de Kamwina-Nsapu, sino también la gente en busca de venganza personal y los criminales que “se aprovechan de los ciudadanos completamente pacíficos y saquean las infraestructuras”.
Para poner fin a la violencia, los Obispos piden a la policía que actúe profesionalmente, protegiendo a los ciudadanos y a sus bienes; a los políticos que hagan gestos de pacificación y para serenar los ánimos,a demás de procesar a los autores de los delitos; a los líderes tradicionales que eviten que los jóvenes se alisten en las milicias. Por último piden al personal de la Iglesia y a los fieles, que recen por la paz, recitando a diarias en las parroquias la oración por los 125 años de evangelización. Los Obispos por último han decretado que la Cuaresma estará consagrada a la oración por los muertos y por la paz en Kasai, y han organizado una recaudación de fondos y de bienes materiales por los desplazados. (L.M.) (Agencia Fides 27/2/2017)


Deja un comentario

Pakistan: fuerte oleada de violencia. Declaración de Amn. Int.

pakistan

Pakistán: La oleada de violencia revela un terrible desprecio por la vida humana

© ARIF ALI/AFP/Getty Images

23 de febrero de 2017

Un atentado con explosivos perpetrado en Lahore y que ha matado a ocho personas es la última muestra de una oleada de violencia que pone de manifiesto un terrible desprecio por la vida humana, ha afirmado Amnistía Internacional hoy.

En los últimos 15 días, una serie de atentados con explosivos, reivindicados por diversos grupos armados, se han cobrado la vida de más de 120 personas, suscitando temor por la protección de la vida humana.

“Todos los presuntos responsables de esta terrible oleada de violencia deben ser puestos a disposición judicial para que sean sometidos a juicios justos ante tribunales civiles ordinarios y sin que se recurra a la pena de muerte”, ha señalado Nadia Rahman, responsable de campañas de Amnistía Internacional para Pakistán.

“Las autoridades paquistaníes tienen el deber de proteger la vida de todas las personas del país, y deben hacerlo respetando el derecho y las normas internacionales. Recurriendo a métodos crueles e inhumanos no se abordarán las causas básicas del problema, y además se correrá el riesgo de perpetuar la espiral de violencia.”

El atentado con explosivos de Lahore se produce una semana después de que más de 80 personas fueran asesinadas en el famoso santuario de Lal Shahbaz Qalandar de Sehwan, Sind. Entre las ciudades donde se han perpetrado atentados figuran Lahore, Quetta, Peshawar y Dera Ismail Jan.

Tras el atentado de Sehwan, las autoridades paquistaníes afirmaron haber matado a 100 “terroristas”. No se han desvelado datos de ninguna investigación criminal, como quiénes eran las personas a las que se mató, cuál había sido su participación en los atentados y por qué no se las llevó ante la justicia para someterlas a un juicio justo.

“Las víctimas de estos atentados merecen justicia verdadera, no que se emprenda una campaña de venganza violenta en su nombre“, ha manifestado Nadia Rahman.

El atentado con explosivos de Lahore se ha producido en un momento en que el ejército de Pakistán ha anunciado una nueva ofensiva, la operación “Radd ul-Fasaad”, y en que han concedido poderes especiales a los Ranger, policía paramilitar de Pakistán, para llevar a cabo operaciones en Lahore y otras partes de Punyab.

Amnistía Internacional pide a las autoridades que garanticen que en todas las operaciones de seguridad se cumplen la obligaciones contraídas por Pakistán en virtud del derecho internacional.

La organización ha documentado delitos de derecho internacional y violaciones de derechos humanos cometidos bajo la jurisdicción de tropas paramilitares en Karachi, entre ellas detenciones arbitrarias, tortura y otros malos tratos y negación del acceso a abogados, de atención médica y de garantías de juicio justo.

“Las injusticias que vimos en Karachi no deben repetirse en Lahore u otras partes del país”, ha añadido Nadia Rahman.

El Parlamento de Pakistán está examinando en la actualidad propuestas de restablecimiento del mandato de los tribunales militares para juzgar a civiles, tras la finalización el 7 de enero de un mandato de dos años.

Amnistía Internacional considera que la jurisdicción penal de los tribunales militares debe estar limitada, en Pakistán y en cualquier otro país, a los juicios de miembros de las fuerzas amadas por infracciones de la disciplina militar; no debe hacerse extensiva a los delitos de derecho internacional ni a las violaciones de derechos humanos.

De acuerdo con el derecho internacional, Amnistía Internacional se opone al uso de tribunales militares para juzgar a civiles y, junto con otras organizaciones, ha documentado toda una serie de violaciones de derechos humanos derivadas de ello, como confesiones obtenidas con coacción, procesos opacos, ejecuciones y juicios injustos.

“Todo gobierno tiene el deber de proteger la vida de las personas y tomar las medidas necesarias para velar por su seguridad, pero los tribunales militares no son la solución”, ha afirmado Nadia Rahman.

“La única forma de abordar los atentados contra los derechos humanos es con justicia, verdad y reparación, no con más violaciones de derechos humanos.”


Deja un comentario

La ONU contra la demolición de construcciones palestinas por parte israelí.

La ONU pide a Israel que acabe con las demoliciones de propiedades palestinas

Vivienda demolida por las fuerzas israelíes en Jerusalén Oriental. Foto de archivo: OCHA/Territorios Palestinos Ocupados

22 de febrero, 2017 — La comunidad palestina de Khan al Ahmar es una de las más vulnerables en Cisjordania y lucha por mantener un nivel de vida mínimo ante la intensa presión de las autoridades israelíes para demoler estructuras en el sitio.

Esto es inaceptable y debe acabar, afirmó este miércoles el coordinador de asistencia humanitaria de la ONU para los territorios palestinos ocupados tras una visita a la localidad, ubicada en el área C, en las afueras de Jerusalén Oriental.

En un comunicado, Robert Piper explicó que recientemente, apenas el 15 y 19 de febrero pasados, las autoridades israelíes distribuyeron decenas de órdenes militares para detener los trabajos de construcción y autorizar demoliciones de unas 140 estructuras en esa comunidad.

Advirtió que la ejecución de estas afectaría directamente a las viviendas y medios de subsistencia de esas familias de refugiados, la mitad de ellos niños.

Entre las estructuras afectadas se encuentra una escuela primaria que fue construida con el apoyo de donantes internacionales y que acoge a 170 niños de las comunidades beduinas en esa zona.

Piper lamentó que estos hechos en Khan al Ahmar no sean aislados, miles de familias viven con miedo de que se destruyan sus hogares en cualquier momento, en estado de constante incertidumbre.

El alto funcionario de la ONU reiteró que la comunidad internacional debe unirse para proveer asistencia a estas comunidades vulnerables e insistió en que las leyes internacionales deben respetarse.

Naciones Unidas declaró en repetidas ocasiones que la imposición de la “reubicación” propuesta para las comunidades, entre ellas la de Khan al Ahmar, sin su consentimiento libre e informado equivaldría a transferencia forzada y desalojo, violando así las obligaciones de Israel como potencia ocupante bajo el derecho internacional.


Deja un comentario

Matanza en la Rep. Dem. del Congo.

ONU denuncia muerte de más de 100 personas en la República Democrática del Congo

Oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos. Foto: ONU/Jean-Marc Ferre

14 de febrero, 2017 — Más de cien personas resultaron muertas en la República Democrática del Congo durante los enfrentamientos ocurridos del 9 al 13 de febrero entre las fuerzas del gobierno y las milicias Kamuina Nsapu, leales a un líder local asesinado por el ejército en agosto pasado.

Según informaciones de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, las hostilidades se registraron en Dibaya, en la provincia Central del país.

La portavoz de esa Oficina, Liz Throssell, expresó gran preocupación por la pérdida de vidas que, de ser confirmada, mostraría un uso desproporcionado de la fuerza por parte de los soldados.

“De acuerdo con varias fuentes, los efectivos del ejército abrieron fuego indiscriminadamente con metralletas cuando vieron a los combatientes de las milicias, quienes estaban armados con machetes y lanzas. Unas 39 mujeres habrían quedado atrapadas en medio del fuego y murieron”, apuntó Throssell.

La Oficina del Alto Comisionado repudió la utilización de la fuerza excesiva por el ejército y condenó a las milicias por el reclutamiento de niños soldados.

Asimismo, alertó sobre la inseguridad y la violencia surgida a partir de agosto y urgió a todos los actores locales y nacionales a redoblar esfuerzos para solucionar esa situación.


Deja un comentario

Kurdistán: una mujer en peligro de ser condenada a cadena perpetua.

IRAK: JUSTICIA PARA MUJER TORTURADA POR EL ESTADO ISLÁMICO Y POR EL GOBIERNO KURDO

Retrato de Bassema Darwish

Bassema Darwish © Particular (Familia Darwish)

Bassema Darwish es una de las miles de mujeres yazidíes secuestradas por el Estado Islámico en Irak y convertidas en esclavas sexuales. Ahora está detenida en una cárcel del Gobierno Regional del Kurdistán, que también la ha torturado y la acusa de terrorismo.

Bassema vivió un auténtico suplicio a manos del Estado Islámico, que ha convertido a miles de  mujeres y niñas de la minoría yazidí en cautivas; han sido violadas, torturadas, vendidas y regaladas. A muchas las han obligado a presenciar el asesinato de sus familiares varones, las han separado a la fuerza de sus hijos y las han obligado a convertirse al islam.

La toma por las fuerzas kurdas (peshmerga) de la ciudad donde estaba secuestrada no significó la liberación de Bassema, sino el inicio de un nuevo suplicio. Bassema no informó a los pershmerga de que en la casa donde iban a entrar había combatientes del Estado Islámico y en la acción murieron tres soldados kurdos. El Gobierno Regional del Kurdistán consideró a Bassema  responsable de esas muertes y la detuvo.

De eso hace ya más de dos años. Todo apunta a que al inicio de la reclusión Bassema fue azotada con cables, amenazada con ser violada, obligada a permanecer atada debajo de una escalera durante días y sometida a otros abusos. También le hicieron firmar unos documentos bajo coacción y con los ojos vendados. Todo ello cuando se encontraba en avanzado estado de gestación; su hija nacería poco después y sigue con ella en la cárcel.

Acusada formalmente en aplicación de la Ley Antiterrorista, Bassema será juzgada el próximo 21 de febrero. Si es declarada culpable podría ser condenada a cadena perpetua.

Pide a las autoridades kurdas justicia para Bassema Darwish.


Deja un comentario

El drama de los Rohinya en Birmania.

Birmania; la crisis de los rohinyá llega al Vaticano

Papa Francisco recordó a las minorías étnicas musulmanas, que no tienen derechos de ciudadanía y sufren persecución. La Iglesia denuncia pero no puede actuar
REUTERS

Una niña rohinyá refugiada llevando un poco de agua

11
0
Pubblicato il 10/02/2017
Ultima modifica il 10/02/2017 alle ore 12:07
PAOLO AFFATATO
ROMA

Perseguidos, discriminados, marginados. Apátridas. Los rohinyá son los rechazados de nuestro tiempo. Una minoría étnica de religión musulmana que vive en la Birmania occidental y no cuenta con derechos ni ciudadanía. Esta minoría atrajo la atención de Papa Francisco, quien se refirió a ella en la Jornada mundial en contra de la trata como caso ejemplar de «migrantes, refugiados, explotados que sufren mucho, expulsados».

 

La mirada del Papa se posó en una porción de humanidad que vive actualmente una crisis en la que se ve involucrada la comunidad internacional y por la que se preocupan diferentes organizaciones y la Iglesia de Birmania: se denuncia el terrible sufrimiento de más de un millón de personas y se trata de sensibilizar a la opinión pública con el objetivo de organizar una obra humanitaria.

 

El último informe, publicado el 3 de febrero por el ACNUR, se refiere a brutalidad y violencia de las fuerzas de seguridad birmanas en el estado de Rakhine, en la frontera con Bangladesh, en donde viven los rohinyá. La ofensiva, según las reconstrucciones, sería la reacción por la muerte de 9 militares a manos de presuntos “rebeldes” en octubre del año pasado.

 

Según el documento de la agencia de la ONU, más de mil civiles han sido asesinados en la región que se encuentra al norte de Maungdaw; los medios de comunicación y algunas organizaciones internacionales no pudieron acceder a la zona durante las auténticas operaciones de “limpieza étnica”.

 

El informe, redactado gracias a los testimonios de prófugos que huyeron a Bangladesh, describe ejecuciones sumarias de hombres, mujeres, niños y recién nacidos, ráfagas de balas contra civiles en fuga, violaciones, vejaciones, violencias y atrocidades (como enteras aldeas incendiadas). Actos que organizaciones no gubernamentales como Human Right Watch describen como «crímenes contra la humanidad» y «genocidio».

 

Deplorando «tal inhumanidad y barbarie», el cardenal Charles Maung Bo, arzobispo de Yangón, dijo que estos hechos son «profundamente inquietantes». «El odio contra personas de diferentes etnias y religiones se ha intensificado y ha alcanzado un nivel alarmante. Hay que detener de una vez por todas lo que ha sucedido en el estado de Rakhine», añadió. «Estas barbaries –indicó– pueden hacer que el país (que acaba de salir de una feroz dictadura militar) vuelva a caer en días oscuros» y poner en riesgo «su frágil recorrido de democracia».

 

Una alarma para la nación que, añadió Bo, «está atravesando uno de los momentos más delicados de su historia». «En el último lustro, Myanmar ha vivido muchos cambios positivos y se ha convertido en un país más abierto. Se trata del alba de una esperanza», recordó refiriéndose a las reformas a nivel económico, en los medios de comunicación, en la sociedad, en los mecanismos democráticos. Pero todo ello «corre el peligro de convertirse en una ilusión».

 

Recordando también la situación de conflicto y las acciones militares que se están llevando a cabo en los estados septentrionales, donde vive la mayor parte de los cristianos del país. El cardenal pidió al gobierno (en manos de la Liga Nacional por la Democracia, el partido de la histórica lideresa Aug San Suu Kyi), que «ponga fin a la ofensiva militar en contra de los civiles en el estado de Rakhine y en los estados de Kachin y Shan», por lo que también pidió que puedan tener libre acceso a esos territorios agencias humanitarias, medios de comunicación y observadores de derechos humanos.

 

Bo invitó al ejecutivo birmano a «actuar al lado de la comunidad internacional para indagar sobre los delitos denunciados por las Naciones Unidas»; y a la comunidad internacional a «vigilar y a sostener al actual gobierno democrático birmano».

 

Mientras tanto, miles de personas que pertenecen a la minoría rohinyá han huido a Bangladesh: el gobierno birmano, de hecho, no los considera ciudadanos sino «inmigrantes ilegales», por lo que no tienen ningún derecho. Un estatus de «discriminación institucionalizada» que perdura desde hace décadas, pero que en los últimos años se ha ido recrudeciendo. Grupos de nacionalistas budistas piden la expulsión de estas personas del país. Según la ONU, 100 mil rohinyá han abandonado el país y se han refugiado en los países vecinos; alrededor de 22 mil personas lo han hecho en las últimas semanas, después de la ofensiva del ejército birmano. Otros 150 mil civiles rohinyá se encuentran en campos para refugiados.

La Caritas (que en Birmania se llama Karuna) no puede actuar. «Ninguna organización de carácter religioso puede entrar a la zona y solo algunas Ong internacionales pueden llevar asistencia humanitaria», refirió a la agencia vaticana Fides Nereus Tun Min, sacerdote birmano responsable de la Caritas en la diócesis de Pyay, en la que se encuentra el territorio de los rohinyá. «Con pesar nuestro, somos solo espectadores de esta crisis. La falta de reconocimiento por parte del estado es el principio» de esta terrible situación.

 

Una ley de 1982, de hecho, niega a los rohinyá la ciudadanía, les impide poseer tierras, viajar sin permiso y tener más de dos hijos por familia. El gobierno birmano podría volver a empezar modificando urgentemente esta disposición.


Deja un comentario

UNICEF condena ataques a trabajadores humanitarios.

UNICEF condena ataque contra trabajadores humanitarios en Afganistán y Siria

El Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake. Foto ONU /Ryan Brown

09 de febrero, 2017 — El Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) condenó el asesinato de seis empleados del Comité de la Cruz Roja Internacional en Afganistán y dos de la Media Luna Roja en Alepo,Siria.

En un comunicado, el Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake, transmitió sus condolencias a los familiares de los fallecidos y deseó una pronta recuperación a los heridos. Asimismo, expresó preocupación por dos empelados de la Cruz Roja que fueron secuestrados en Afganistán.

Un grupo armado atacó un convoy de la Cruz Roja en el norte de Afganistán el miércoles.

En Siria, dos voluntarios de la Media Luna Roja murieron y otros siete resultaron heridos en un ataque de mortero contra un centro de distribución de ayuda al que habían acudido civiles en Alepo.

“Esta tragedia doble es un recordatorio de los riesgos que corren los trabajadores humanitarios en todo el mundo mientras laboran por asistir a los necesitados. La mejor forma de honrar el heroísmo y el sacrificio de los que han entregado sus vidas, es ofreciendo más apoyo y fortaleciendo su trabajo”, dijo.

Lake concluyó expresando la solidaridad plena de UNICEF a sus asociados de la Cruz Roja y la Media Luna Roja.