Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Inadmisible la separación de los niños migrantes o refugiados respecto a sus padres

Los niños migrantes y refugiados deberían estar con sus padres

UNICEF/Ojeda.
Migrante hondureña con sus hermanos en ruta hacia Estados Unidos.

20 Junio 2018

Los líderes de las Naciones Unidas han expresado en los últimos días su profunda preocupación por el sufrimiento de los niños migrantes y refugiados. En las últimas semanas, se estima que cerca de 2000 niños se han visto forzados a separarse de sus familias en la frontera entre Estados Unidos y México. Este miércoles, 20 de junio, se conmemora el Día Mundial de los Refugiados.

En los últimos días, varios representantes de las Naciones Unidas han indicado que los niños refugiados no deberían ser separados de sus padres.

“La gente no pierde sus derechos humanos por cruzar una frontera sin visado. Me parece deplorable que tantos países hayan adoptado políticas para hacerse lo más inhóspitos posible, incrementando el sufrimiento de muchos de los que ya son vulnerables”, dijo el lunes el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.

Zeid Ra’ad Al Hussein expresó su gran preocupación por las políticas migratorias adoptadas en Estados Unidos y consideró “inadmisible” que un Estado intente disuadir a los padres de entrar indocumentados al país “cometiendo este abuso contra los niños” e instó a Estados Unidos “a poner fin inmediatamente a esta práctica”.

Por su parte, el Secretario General, António Guterres, sin citar a Estados Unidos, comentó, a través de su portavoz, que como principio “los refugiados y los migrantes deberían ser tratados siempre con respecto y dignidad. No se puede traumatizar a los niños separándolos de sus padres.

También la directora ejecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, Henrieta Fore, ha explicado que “detener a los niños y separarlos de sus familias afectan al desarrollo infantil a largo plazo”.

Como cada 20 de junio, este miércoles se conmemora el Día Mundial de los Refugiados y el Secretario General, António Guterres, ha dejado un mensaje en el que ha destacado que le preocupa “que cada vez haya más refugiados desprovistos de la protección que necesitan y a la que tienen derecho. Debemos restablecer la integridad del régimen internacional de protección. En el mundo actual, ninguna comunidad o países que ofrezca refugio seguro a las personas que huyen de la guerra o la persecución debería encontrarse sola o sin apoyo”.

Anuncios


Deja un comentario

Hoy 20 de junio la jornada mundial del refugiado.

World Refugee DayJornada Mundial del Refugiado  (ANSA)

Jornada Mundial del Refugiado: intervenciones del Papa

Este 20 de junio se celebra la Jornada Mundial del Refugiado, instituida por las Naciones Unidas, con la finalidad de sensibilizar a la opinión pública acerca del drama que padecen millones de personas en fuga de la violencia y de las guerras. Recorremos las intervenciones más importantes del Pontífice sobre este tema

Benedetta Capelli – Ciudad del Vaticano

Esperanza, confianza y hermandad: son las palabras que el Papa Francisco utiliza con frecuencia desde el inicio de su magisterio para referirse al drama de los refugiados y de los prófugos. Y de hecho hoy se celebra en todo el mundo la Jornada del Refugiado que propuesta por las Naciones Unidas para no olvidar este drama que afecta a más de sesenta y seis millones de personas, que se ven constreñidas a dejar  su propia tierra para huir de las guerras, de la violencia y de la miseria.

Acoger, proteger, promover e integrar

El Santo Padre Francisco, en su Mensaje para la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado de 2018 recuerda que cada extranjero que llama a nuestra puerta representa una ocasión de encuentro con Jesús. La atención del Pontífice se ha focalizado después en la acogida, pidiendo que se favorezcan las reunificaciones familiares, sin olvidar la protección y la promoción de acciones de defensa de los derechos y de la dignidad de los emigrantes y refugiados y teniendo en cuenta, asimismo, la necesidad de poner a estas personas en condición de realizarse, integrándose, para formar una sociedad que sea reflejo de los multiformes dones que Dios ha hecho a la humanidad.

De Lampedusa a Lesbos para escuchar sus dramas

Durante estos cinco años de su Pontificado, el Papa Francisco se ha acercado al drama de los emigrantes. Ha escuchado en Lampedusa los relatos de quienes pusieron en juego su propia vida para obtener una puerta abierta hacia el futuro. Y lo mismo ha hecho en Lesbos, enjugando las lágrimas de hombres y mujeres alejados de sus propias familias. Por otra parte también ha dado esperanza a algunos de ellos, ofreciéndoles la ocasión de volver a comenzar, puesto que tal como afirmó en su Audiencia General del 22 de junio de 2016, los refugiados no son excluidos sino hermanos. Y “el cristiano da cabida a todos, y deja venir a todos”.

Informe


Deja un comentario

Los jesuitas y la solidaridad con los refugiados sirios.

Publicado: Lunes, 11 Junio 2018

Con los refugiados sirios en Javier y Loyola

Las entidades de la Compañía de Jesús en la PAT de Loyola celebraron este fin de semana la marcha “Caminos de Hospitalidad”. La singularidad de las marchas que se realizan en las PAT de Loyola y de Catalunya consiste en la participación de un centenar de jóvenes refugiados sirios, del colectivo “Go Forward Europe”, residentes en Alemania y otros países de Europa.

El sábado, los participantes pasaron la mañana en Pamplona y caminaron después desde Sanguesa hasta el Santuario de Javier; el domingo lo hicieron desde Aizpurutxo hasta el Santuario de Loyola. En Loyola fueron recibidos por el director del Santuario, Ignacio Echarte SJ, acompañado del lehendakari Iñigo Urkullu; los alcaldes de Azpeitia y Azkoitia, y otras autoridades.

Echarte les dio la bienvenida recordando que se encontraban en un lugar con un fuerte significado para Frans van der Lugt SJ, jesuita asesinado en Siria en 2014, a quien los sirios homenajean con estas caminatas.

En el acto se hizo entrega al lehendakari del manifiesto con diez demandas a las autoridades: asistencia a quienes huyen de la guerra, una política de asilo europea más ambiciosa y promoción de valores interculturales. El lehendakari en sus palabras de agradecimiento hizo suyo el manifiesto y dirigiéndose a los refugiados dijo que “preferiría poder deciros que este es vuestro hogar”.

La jornada se alargó por la tarde tras una multitudinaria comida en los jardines del Santuario: hubo un encuentro intercultural con danzas sirias, poesía y actuación del grupo Arimux. Aunque el tiempo permitió disfrutar del sol a lo largo del día, la fiesta terminó con todos bailando bajo un aguacero entre risas y abrazos.


Deja un comentario

Jornada mundial de los refugiados el 20 de junio

 Journée Mondiale du Réfugié – le 20 juin 2018 à la TRICOTERIE ★
Yahoo/Band. entrada
  • n)
    31 may. a las 21:33
    bandeau journée mondiale duréfugié 2018

    Rejoignez-nous le 20 juin 2018 !

    À l’occasion de la Journée Mondiale du Réfugié, le mercredi 20 juin prochain, le CIRÉ organise un événement artistique qui rassemblera des artistes de diverses disciplines, venu.e.s d’ailleurs, qu’ils et elles soient réfugié.e.s reconnu.e.s, demandeur.euse.s d’asile, ou sans papiers.

    C’est la force, le courage et la résilience de millions de personnes qui ont été contraintes de se déraciner, quelles qu’en soient les raisons, que cet événement veut saluer.

    bandeau journée mondiale du réfugié 2018

    Concert avec le Griot, expos, documentaires radio et vidéo, théâtre, restauration solidaire…

    Rejoignez-nous sur notre événement Facebook

    bandeau journée mondiale duréfugié 2018

     

     

     

     

     

    Retrouvez le CIRÉ sur Facebook & sur Twitter    CIRÉ facebook logo    CIRÉ twitter logo 


    soutenez le CIRE par un don

    avec le soutien de la Fédération Wallonie-Bruxelles et de l’Éducation permanente logo fwb


Deja un comentario

España: iniciativa en favor de desplazados y refugiados.

Publicado: Jueves, 31 Mayo 2018

Caminos de Hospitalidad en diez ciudades

Dosmil personas saldrán a caminar 30.000 kilómetros con y por las personas refugiadas este mes de junio en al menos 10 ciudades y territorios españoles. La iniciativa de movilización #CaminosDeHospitalidad  convoca marchas junto a las personas migrantes y refugiadas a las que acompañamos. Una forma de reivindicar una sociedad que trabaje por su acogida e inclusión social mediante una actividad de encuentro intercultural y de compartir nuestras experiencias.

La iniciativa ha sido presentada a los medios de comunicación esta mañana en Madrid, con la intervención del delegado del sector social, Alberto Ares SJ, la nueva coordinadora del área de migraciones, Mª Carmen de la Fuente, el director de Entreculturas, Daniel Villanueva SJ y la refugiada siria Maisoune Shukar, quien ha dado a los presentes un precioso y sincero testimonio de su condición de refugiada en España.

El sentido de las caminatas es homenajear a las millones de personas que se han visto forzadas a huir de sus hogares para llegar a nuestras ciudades, poniéndose en su piel y saliendo a caminar con ellos para demandar a las instituciones que nuestra sociedad se comprometa a acoger y onstruir un espíritu de hospitalidad y solidaridad.

Esta iniciativa parte del trabajo que el jesuita Frans van der Lugt (asesinado en 2014) solía llevar a cabo en Siria. Durante más de 40 años, este sacerdote organizó marchas como forma de encuentro interreligioso e intercultural en Homs, con las diferentes comunidades de la ciudad. Cuando muchas de esas personas sirias buscaron refugio en Alemania, retomaron estos caminos que ahora replicamos en nuestro país. Los caminos ayudan a sanar las heridas producidas por la persecución y la violencia, y a visibilizar la situación de las personas migrantes forzosas y refugiadas en España.

De Loyola a Barcelona, con refugiados sirios

Unas 2.000 personas recorrerán aproximadamente 30.000 kilómetros en las marchas que van a tener lugar en varios territorios de España durante el próximo mes:

  • Madrid y Galicia: 2 de junio.
  • Asturias: 3 de junio.
  • País Vasco y Navarra: Del 8 al 12 de junio.
  • Sevilla: 9 y 10 de junio.
  • Cataluña: Del 13 al 16 de junio.
  • Valencia: 19 de junio.
  • Tenerife: 23 de junio.

En la PAT de Loyola y de Cataluña las marchas estarán protagonizadas por un centenar de mujeres, hombres, niñas y niños refugiados sirios –provenientes de varios países europeos donde residen. Los días 9 y 10 de junio caminarán a los santuarios de Javier y de Loyola por la paz, en memoria de las víctimas de la guerra en Siria, y por crear una cultura de la hospitalidad y acogida en Europa. Del 12 al 16 de junio caminarán desde Lleida a Barcelona pasando por Verdú, Montserrat y Manresa. (Ver la información de caminos de hospitalidad en tu ciudad en este enlace)

En el marco de la presentación se han ofrecido datos de refugio internacionales como que una de cada 110 personas en el mundo son desplazados, refugiados o víctimas de trata y que el 33% de ellos son menores de edad. También se ha recalcado que la mayoría de los desplazados permanecen en los países próximos al conflicto, no emigran a Europa. Y se ha criticado el hecho de que nuestro sistema de acogida esté colapsado como lo demuestran las 32.000 solicitudes de refugiados pendientes por resolver de este último año. O que 9000 personas hayan estado internadas en un Centro de Integración de Extranjeros (CIE) en 2017.

Maisoune Shukar, quien participó en tres ocasiones en las caminatas de Frans van der Lugt, ha narrado cómo de un día para otro tuvo que dejar a sus padres y parte de su familia, la farmacia que dirigía y a sus vecinos, para huir de Siria y poder proteger a sus hijos. Huyó al Líbano junto a su marido y sus dos hijos y luego continúo rumbo a España sólo con su hijo mayor hasta que hace pocos meses, después de mucho tiempo de ausencia, consiguió reagrupar a su familia en nuestro país. Ahora realiza un curso de auxiliar de farmacia, para poder trabajar y homologar su título. Desde que conoció el trabajo de Hospitalidad en Madrid, y de Pueblos Unidos afirma sentirse acompañada: “Tengo un sentimiento de que ya tengo espaldas en este país. Lo más importante es tener este sentimiento de que hay personas al lado de ti para que tú puedas avanzar e integrarte”.

En muchos otros lugares de nuestro país tendrán lugar actividades de sensibilización en calle como muestra de apoyo a #CaminosDeHospitalidad.


Deja un comentario

Nueva declaración del Papa en favor de la acogida a los refugiados.

El Papa a nuevos diplomáticos: acoger e integrar a quienes huyen de la guerra o de la pobreza

En el discurso a un nuevo grupo de embajadores, Francisco subrayó que la cuestión de los migrantes «trasciende las fronteras nacionales y concepciones limitadas sobre la seguridad y el interés propio»

El Papa a nuevos diplomáticos: acoger e integrar a quienes huyen de la guerra o de la pobreza

37
0
Pubblicato il 17/05/2018
Ultima modifica il 17/05/2018 alle ore 12:51
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

Es necesario «acoger, proteger, promover e integrar a cuantos huyen de la guerra y el hambre, o que son obligados por discriminaciones, persecuciones, pobreza y degradación ambiental a dejar sus tierras». El Papa dirigió estas palabras a un grupo de nuevos embajadores ante la Santa Sede y subrayó que el problema de las migraciones «trasciende fronteras nacionales y concepciones limitadas sobre la seguridad y el interés propio».

 

«Entre las cuestiones humanitarias más urgentes que la comunidad internacional debe afrontar ahora está la necesidad de acoger, proteger, promover e integrar a cuantos huyen de la guerra y el hambre, o que son obligados por discriminaciones, persecuciones, pobreza y degradación ambiental a dejar sus tierras», dijo Jorge Mario Bergoglio a los representantes diplomáticos de Tanzania, Lesotho, Paquistán,, Mongolia, Dinamarca, Etiopía y Finlandia, que fueron recibidos hoy por la mañana en el Palacio apostólico, en ocasión de la presentación de sus cartas credenciales. El Papa recordó su mensaje para la Jornada Mundial de este año para insistir en que «tal problema tiene una dimensión intrínsecamente ética, que trasciende las fronteras nacionales y concepciones limitadas sobre la seguridad y el interés propio. A pesar de la complejidad y fragilidad de las cuestiones políticas y sociales involucradas, cada nación y la comunidad internacional están llamadas a contribuir de la mejor manera que sus posibilidades se lo permitan en la obra de pacificación y de reconciliación, mediante decisiones y políticas que se caractericen, principalmente, por la compasión, la clarividencia y la valentía».

El paciente trabajo de la dilomacia itnernacional «en la promoción de la justicia y de la armonía en el concierto de las naciones», recordó el Papa, «se basa en la compartida convicción de la unidad de nuestra familia humana y de la innata dignidad de cada uno de sus miembros. Por esta razón, la Iglesia está convencida de que el fin de toda la actividad diplomática debe ser el desarrollo, tanto el desarrollo integral de cada persona (hombre y mujer, niño y anciano) como el de las naciones dentro de un marco global de diálogo y de cooperación al servicio del bien común».

Francisco recordó que este año se cumplen 70 años de la adopción, por parte de las Naciones Unidas, de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, y, por lo tanto, debería servir como un «llamado a un renovado espíritu de solidaridad hacia todos nuestros hermanos y hermanas, especialmente hacia los que sufren los flagelos de la pobreza, de la enfermedad y de la opresión. Nadie puede ignorar nuestra responsabilidad moral de desafiar la globalización de la indiferencia, hacer finta de no ver ante trágicas situaciones trágicas de injusticia que exigen una respuesta humanitaria inmediata».

 

En un tiempo de «cambios verdaderamente históricos», el Papa expresó su deseo de que la presencia y las actividades de los embajadores ante la Santa Sede «contribuyan en el crecimiento de ese espíritu de colaboración y de mutua participación, esencial en vista de una respuesta eficaz a los radicales desafíos de hoy. Por su parte, la Iglesia, convencida de la responsabilidad que tenemos los unos por los otros, promueve todo esfuerzo para cooperar, sin violencia ni engaños, en la construcción del mundo en un espíritu de genuina fraternidad y paz».


Deja un comentario

De El Salvador a Costa Rica. Historia de unos refugiados

ACNUR Costa Rica
El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, abraza a la refugiada salvadoreña Karla Torres durante la entrega del Sello Vivir la Integración

28 Abril 2018

Una refugiada salvadoreña pasa de huir de las pandillas a entregar un premio al presidente de la República de Costa Rica, su país de acogida. Con la ayuda de ACNUR, ha logrado sobrevivir a la amenaza de muerte que pesaba sobre su familia.

A Karla Torres, madre y esposa salvadoreña ahora refugiada en Costa Rica, le cuesta recordar su historia, pero no es una cuestión de memoria, sino de dolor.

“Mi vida era muy feliz en El Salvador, yo no me podía quejar de las bendiciones que Dios me había dado en mi país. Tenía casa propia, tenía un vehículo, teníamos motos, teníamos un local en el mercado de venta de jugos y reparación de celulares”.

Sus dos hijas y su hijo estudiaban y ella trabajaba en su negocio propio. Su esposo también tenía un empleo fijo. Pero tuvieron que dejarlo todo cuando les llegó un mensaje diciendo que las pandillas, que constantemente extorsionan a los salvadoreños, querían 10.000 dólares a cambio de la vida de su marido, la de sus suegros y la de una tía.

“Sabían cómo la tía caminaba, por donde caminaba y con quién caminaba y dijeron que ella era la que traía a mis hijos en el carro”.

Se querían llevar al niño porque ya tenía catorce años y lo querían involucrar en las pandillas.

Karla cuenta cómo ella y su familia intentaron continuar con su vida normal e ignorar la amenaza, pero poco después se dio cuenta de que su hijo adolescente corría peligro.

“A la semana me llega a mí un muchacho que hace parte de las mismas pandillas y me dijo que tuviera cuidado porque se querían llevar al niño porque ya tenía catorce años y lo querían involucrar en las pandillas, y que, aunque yo no lo permitiera se lo iban a llevar.”

Karla dice que tuvo la suerte de que le advirtiera este joven, al que en el pasado había dado comida y ayudado. Su vida estaba en peligro por avisarla, por eso le pidió que no dijera nada, y que se fuera de inmediato.

La amenaza tenía un plazo

Nuestra protagonista tenía miedo, no sabía cómo decírselo a su esposo, enfermo de diabetes, pero tuvo que hacerlo cuando le avisaron de que “el viernes” iban a llevarse a su hijo.

En ese momento, empacó la vida de su familia en una sola maleta y huyó a otro departamento del país. Pero su pesadilla estaba lejos de terminar…

“Estuvimos una semana allí, pero vimos que andaban carros que nunca habíamos visto pasar ahí y estaban rarísimos y andaban vigilando, y descubrimos que los que estaban dentro del carro eran pandilleros. Nos dio miedo porque sabíamos que era con nosotros y lo que hicimos fue optar por venir para Costa Rica”.

Karla y su familia vendieron su auto de un día para otro por 2000 dólares y ese dinero era todo lo que tenían para llegar a Costa Rica y sobrevivir. Un tráiler les dio un “aventón” a Nicaragua y de ahí pasaron a Costa Rica.

“Nosotros traíamos solo una maleta con ropa, y una hielera donde cargábamos la insulina de mi esposo, pero de tanta aflicción al ver que no había bus para salir para acá se nos olvidó la hielera en el tráiler”.

La dura llegada a Costa Rica

ACNUR/ Markel Redondo
Una mujer salvadoreña que huyó de la violencia en su país. ACNUR/ Markel Redondo

Al llegar, una familia los alojó durante dos semanas, luego Karla consiguió alquilar un cuarto, en el que vivieron ocho meses, apretados, pero a salvo.

“Teníamos que empezar, se trataba de no decaer en este país, porque tampoco podíamos regresar. El regresar significaba morir, uno por uno, porque habíamos huido”.

El regresar significaba morir, uno por uno, porque habíamos huido.

Su esposo estaba enfermo porque no tenía insulina y el dinero se le estaba acabando, fue ahí cuando lograron la ayuda de organizaciones locales que les dieron desde comida hasta formación para comenzar a trabajar.

“Las organizaciones ayudaron con alimentos, económicamente y me dieron capacitaciones. A mis hijas les dieron psicología porque ellas venían muy mal, el varón también, y los metieron a un grupo de apoyo. Entré a un proyecto para emprendedores, me dieron un capital semilla con el que yo pude comprar mi planchita, mis cositas de plástico, y un hornito. Con ese es el que yo salí adelante, con lo que hago las ventas.

El camino a convertirse en emprendedora

Karla ahora vende pupusas, el platillo nacional de su país, tortillas de maíz rellenas y hechas a mano. Pero ella no aprendió a hacerlas en El Salvador, sino en Costa Rica, por pura necesidad.

“Yo no sabía hacer pupusas y no sabía qué hacer, porque me salían mal y yo sabía que así no se podían vender”.

Pero ella continuó intentándolo hasta que logró la receta. El reto siguiente estaba en salir a la calle a venderlas.

“Yo ni decía que estaba vendiendo. Yo iba caminando y me decían ¿qué lleva ahí de vender? Y yo decía son pupusas, y me decían por qué no avisa señora Karla que no le dé pena. Así empecé y agarré valor y gracias a mi Dios estoy aquí donde estoy”.

Karla está muy agradecida a las organizaciones que han ayudado a su familia y a decenas de refugiados que comparten una historia parecida a la suya.

“Las organizaciones nos ayudaron a comenzar esta gran lucha, porque si no hubiera sido por ellas también sinceramente no sobrevivimos. Soy sincera”.

El Sello Vivir la Integración

ACNUR Costa Rica
(El Representante de ACNUR en Costa Rica, Carlos Maldonado, el Presidente de la República, Luis Guillermo Solís, la refugiada Karla Torres y la vicepresidente Maria Elena Chacón.

Karla es una de las beneficiadas del Programa Vivir la Integración, un programa que nació en el año 2013 de una alianza público-privada que promueve la inserción de las personas refugiadas en mercado laboral, y a través de esto, su integración en la sociedad costarricense.

El programa está dirigido por la Agencia de la ONU para los Refugiados, instituciones del Estado costarricense y varias ONG.

Este año se realizó la primera entrega del Sello Vivir la Integración a veinte organizaciones, la primera certificación a nivel mundial para la calidad y trazabilidad de derechos humanos a nivel global.

“El Sello Vivir la Integración es un mecanismo que fue declarado por el gobierno de Costa Rica en el que se certifica a cinco grupos de empresas privadas, gobiernos locales e instituciones públicas, academia y organizaciones, que a lo largo del año han llevado a cabo acciones en favor de las personas refugiadas y que demuestran un compromiso claro fundamentalmente de cara a la integración en la sociedad costarricense”, explica Carlos Maldonado representante del ACNUR en Costa Rica.

Durante la ceremonia de entrega de la certificación estuvieron presentes el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, y la vicepresidenta Ana Elena Chacón. Karla tuvo la oportunidad de conocerlos y compartir su agradecimiento.

La Agencia de la ONU para los Refugiados quiso que la refugiada salvadoreña le entregara al mandatario un reconocimiento simbólico por liderar el proceso desde el poder ejecutivo para fomentar la integración de los refugiados en Costa Rica por los pasados cuatro años.

“Me sentí muy contenta de que me tomaran en cuenta de entre tantos refugiados que hay y ser privilegiada y tener la oportunidad de entregarle ese premio al presidente.”

En conjunto con ACNUR, hemos avanzado de forma contundente en la integración de las personas refugiadas y solicitantes de la condición de refugiado.

“Se trata de un sello de humanidad, un sello de solidaridad, un sello que nos hace mejores al comprometernos a seguir defendiendo y ampliando los derechos de las personas refugiadas, facilitando sus vidas”, dijo el presidente Solís, quien agregó que el enfoque de derechos humanos de su Administración es un claro ejemplo de cómo un país de renta media alta puede hacer bien las cosas y compartir sus experiencias con el resto del mundo.

“En conjunto con ACNUR, hemos avanzado de forma contundente en la integración de las personas refugiadas y solicitantes de la condición de refugiado”, expresó.

Para Carlos Maldonado, el Sello Vivir la Integración demuestra un compromiso claro por parte de no solo del Gobierno de Costa Rica sino de la sociedad respecto a la integración y la protección temprana de los refugiados.

“Es una oportunidad para que los mismo refugiados y refugiadas conozcan quienes están realizando estas tareas en favor de la integración, que la opinión pública también lo conozca y reconozca. Además, porque se dará cada año, es una posibilidad de que estas organizaciones confirmen ese compromiso al año siguiente”, explica.

https://www.facebook.com/plugins/video.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fluisguillermosolisr%2Fvideos%2F2056546071041568%2F&show_text=0&width=560

Las cifras van en aumento

A 31 de diciembre de 2017 en Costa Rica, entre refugiados y solicitantes de la condición, había poco más de 12.000 personas. En la actualidad, ese número supera los 13.000.

“Aproximadamente el 30 % de las solicitudes provienen de los países del norte de Centroamérica, El Salvador y Honduras y el 50 % corresponden a ciudadanos de Venezuela, un 10 % a ciudadanos colombianos y el resto a otras casi 40 nacionalidades”, asegura el representante de ACNUR.

Maldonado explica que desde el 2015, el número de personas refugiadas se ha duplicado y sigue aumentando debido a un ingreso significativo de venezolanos y salvadoreños. A pesar de que el mayor número de refugiados reconocidos siguen siendo los colombianos, quienes huyeron del conflicto de su país en los años 90, el panorama parece indicar que serán superados muy pronto.

En Costa Rica cuando una persona entra al país y solicita la condición de refugiado, inmediatamente recibe un permiso para trabajar, un beneficio que no se encuentra fácilmente en otras naciones.

Ellos piensan que uno va saliendo de la cárcel y que le han dado ese estatus para que la gente tenga cuidado.

Pero, aun así, aunque legalmente puedan entrar al mercado laboral, los refugiados y solicitantes enfrentan discriminación, algo que Karla ha vivido en su propia carne.

“No conocen lo que es ese permiso, y aun teniendo uno lo que es el estatus de refugiado, también a uno le cuesta, porque te preguntan que por qué dice en la cedula “libre condición”, ellos piensan que uno va saliendo de la cárcel y que le han dado ese estatus para que la gente tenga cuidado. Son muchas trabas, pero gracias a las organizaciones salimos adelante, nos damos a conocer y yo creo que por algo estamos aquí en este país tan bello”.

El rol de las empresas privadas en la integración de los refugiados

ACNUR Costa Rica
Refugiados y solicitantes reciben una capacitación para ayudarles a entrar al mercado laboral en Costa Rica con el apoyo de ACNUR y organizaciones locales.

El representante de ACNUR resalta que la participación de las empresas privadas es vital para que los refugiados puedan tener una mejor calidad de vida.

“Todos somos conscientes que ante la magnitud de la situación de refugiados en el mundo los gobiernos por si solos no pueden dar todas las respuestas, entonces lo que se ha venido promoviendo en marco del Pacto Mundial de los Refugiados, es una acción de la totalidad de la sociedad de un país. El rol de las empresas privadas es fundamental, son las que generan empleo en los países y por lo tanto su participación es la que permite realmente que las personas refugiadas puedan tener un empleo digno y decente a la brevedad posible”, dice.

Maldonado expresa además que varias empresas en Costa Rica aseguran que la fuerza laboral refugiada es leal y trabajadora.

Nuestra comunidad no viene a invadir un espacio, sino que queremos aportar, no estamos aquí por quererle quitar algo alguien.

“No es tanto el valor de la cantidad de dinero que le dan a uno sino el valor sentimental, el valor de apoyo emocional, el apoyo que uno recibe de todas las personas y que uno se da a conocer, porque al darle a conocer a una como vendedora de pupusas, ya puedo regalar mi número (de teléfono), ya me llaman y uno se va expandiendo. Esa es la forma en que todas las organizaciones le ayudan a uno y las capacitaciones son excelentes”, explica Karla.

Para Karla, lo importante es que los costarricenses comprendan que los refugiados y refugiadas como ella lo único que quieren es salir adelante, y contribuir al desarrollo del país que los acogió.

“Nuestra comunidad no viene a invadir un espacio, sino que queremos aportar, no estamos aquí por quererle quitar algo alguien, sino por querer salir del problema que estamos y no venimos a dañar a nadie ni porque tengamos ganas de salir de nuestro país o venir a pasear. Es por el problema que nos obligó a huir, un problema que sabemos que no tiene retorno, y por el que tuvimos que dejar todito. Pero aquí es otra vida, si Dios nos dio la oportunidad de estar aquí, vamos a empezar de nuevo”.

Unirse a la ayuda

Costa Rica es el primer país del mundo donde ahora las personas refugiadas podrán identificar a las instituciones que tienen un compromiso con su causa. Anualmente, un comité de expertos analizará postulaciones para entregar la certificación de Vivir la Integración en cinco categorías: sector público, sector privado, academia, Gobiernos locales y sociedad civil.

El sello sigue los estándares de la norma internacional ISO 26000 y fue declarado de interés público por medio del decreto 40645-MP.

“Es un sello que no existe en otro país del mundo, es la primera vez que se da.  Hay toda una oferta de apoyo a la población refugiada y de acceso a derechos que realizan todas estas instituciones que fueron premiadas y que representan la voluntad de la sociedad costarricense en asegurar que los refugiados son protegidos e integrados desde el comienzo”, explica Carlos Maldonado.

Las empresas en Costa Rica pueden aliarse al programa Vivir la Integración a través de alguna de las siguientes acciones:

· Considerando a las personas refugiadas en los procesos de contratación.

· Ofreciéndoles oportunidades de formación.

· Apoyando a las personas refugiadas a ser microempresarios.

· Llevando a cabo iniciativas de comunicación y sensibilización que favorezcan un ambiente de integración y respeto a los derechos humanos de las personas refugiadas.

“Es un cambio muy radical pero muy bello, pero esa odisea que pasamos si duele mucho recordarla, pero es bueno hacerlo para seguir adelante”, dice Karla Torres, quien no está sola con su historia.

https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2FVivirLaIntegracion%2Fposts%2F535090563541392&width=100%