Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Myanmar: crece el número de prófugos rohingyas a Bangladesh

Crece el número de rohingyas que llegan a Bangladesh en balsas de fabricación casera

Los refugiados rohingyas se ven obligados a usar balsas construidas con todo tipo de material para cruzar el río Naf hacia Bangladesh. Foto: ACNUR / Andrew McConnell

17 de noviembre, 2017 — Durante los 10 últimos días unas 30 balsas de fabricación casera transportaron de Myanmar a Bangladesh a casi 1.000 refugiados rohingya, informó hoy la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Muchas de esas personas no pueden pagar el precio de un pasaje y se ven obligadas a usar estas balsas construidas con todo tipo de material como palos de bambú y bidones vacíos atados con cuerdas y cubiertos con láminas de plástico.

ACNUR estima que desde el pasado 25 de agosto unos 620.000 refugiados rohingya han huido de Myanmar y que más de 100 se han ahogado en naufragios u otros incidentes marítimos en su intento de llegar a las costas de Bangladesh.

Pese a los esfuerzos para prestar ayuda humanitaria y servicios, el hacinamiento y las difíciles condiciones de vida en los campamentos y lugares provisionales de asentamiento, incrementan los riesgos de enfermedades, saneamiento e incendios, así como la violencia y la trata de personas.

Hasta la fecha, ACNUR ha entregado cientos de miles de artículos de socorro, como tiendas de campaña, láminas de plástico, mantas, colchonetas, mosquiteros y utensilios de cocina.

Anuncios


Deja un comentario

Miles de refugiados de Camerún

Miles de refugiados de Camerún llegan a Nigeria

31 de octubre, 2017 — La agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR) ha registrado a cerca de 2.000 cameruneses que llegaron al estado de Cross River en el sureste de Nigeria, huyendo de la violencia en las zonas anglófonas en el sur del país.

El ACNUR y la Comisión Nacional de Nigeria para los refugiados y personas desplazadas proporcionan ayuda humanitaria, incluidos colchones, mantas, utensilios de cocina, kits de higiene, además de comida a los recién llegados.

Los socios humanitarios y el gobierno trabajan en un plan de contingencia para poder asistir a 40.000 personas, pero temen que las cifras alcancen niveles mucho más altos.

“Se estima que hasta 50.000 personas podrían llegar a Nigeria”, informó este martes el portavoz del ACNUR, Babar Baloch, en una rueda de prensa en Ginebra.

Con 2,5 millones de personas desplazadas por la insurgencia de Boko Haram en la cuenca del lago Chad, Nigeria y Camerún ya enfrentan una crisis humanitaria que presenta desafíos importantes para la población, las autoridades y la comunidad humanitaria.


Deja un comentario

Grecia: la larga espera de los refugiados en condiciones infrahumanas

19 organizaciones denuncian las pésimas condiciones de los solicitantes de asilo en Grecia

Ante la llegada del invierno, la carta denuncia que miles de personas, incluidos niños muy pequeños, mujeres solteras o embarazadas y personas con discapacidades físicas, están atrapadas en condiciones pésimas

El primer ministro Alexis Tsipras debe poner fin a la “política de contención” del gobierno griego de confinar a los solicitantes de asilo en las islas del Egeo, según piden 19 organizaciones de derechos humanos y ayuda humanitaria en una carta abierta publicada hoy.

Ante la llegada del invierno, la carta denuncia que miles de personas, incluidos niños muy pequeños, mujeres solteras o embarazadas y personas con discapacidades físicas, están atrapadas en condiciones pésimas. Forzar a los solicitantes de asilo a permanecer en condiciones que violan sus derechos y dañan su bienestar, salud y dignidad, no puede justificarse con la implementación del acuerdo entre la UE y Turquía, según las organizaciones.

Desde la implementación de la Declaración UE-Turquía en marzo de 2016, las islas griegas de Lesbos, Quíos, Samos, Kos y Leros se han convertido en lugares de confinamiento indefinido. Miles de mujeres, hombres y niños están atrapados en condiciones deplorables y volátiles, y a muchos se les ha negado el acceso a procedimientos de asilo adecuados. Solicitantes de asilo que llegaron a las islas en los primeros días de la implementación del Acuerdo UE-Turquía llevan allí casi 19 meses.

El reciente aumento en la llegada de hombres, mujeres y niños ha incrementado la presión sobre los ya superpoblados centros de recepción e identificación, conocidos como hotspots. Las llegadas actuales siguen siendo comparativamente bastante bajas y deberían ser manejables para Grecia y, en un marco más amplio, para la UE, pero incluyen una cantidad significativa de mujeres y niños.

La situación es particularmente crítica en Samos y Lesbos, donde más de 8,300 solicitantes de asilo y migrantes viven en instalaciones destinadas solo a 3.000. El reciente anuncio de que en las próximas semanas 2.000 solicitantes de asilo serán trasladados de las dos islas al continente es un avance positivo, dado que se trata de una medida de descongestión de emergencia. Pero no es suficiente para aliviar el hacinamiento de las instalaciones y no aborda de manera sostenible los problemas sistémicos en el origen de esta situación de emergencia, en concreto la política de contención.

Al aproximarse el tercer invierno desde que comenzaron las llegadas a gran escala a las islas, es evidente que las autoridades griegas no pueden satisfacer las necesidades básicas y proteger los derechos de los solicitantes de asilo mientras permanecen en las islas. La aplicación de la declaración UE-Turquía ha sido citada por funcionarios de la UE y Grecia como una justificación para la política de contención.

Pero obligar a los solicitantes de asilo a permanecer en condiciones que violan sus derechos y son dañinos para su bienestar, salud y dignidad, no puede justificarse, según la carta de las organizaciones.

Las organizaciones instan al primer ministro Tsipras a proteger los derechos humanos de los solicitantes de asilo atrapados en las islas poniendo fin a la política de contención. Deben ser transferidos al continente para que puedan recibir alojamiento y servicios adecuados para satisfacer sus necesidades y garantizar que sus solicitudes de asilo sean atendidas con justicia.

Citas de los grupos firmantes:

Nicola Bay, jefe de misión de Oxfam en Grecia: “Europa se niega a ofrecer condiciones humanas de acogida y dignidad a las personas necesitadas que llegan a nuestras costas. Las autoridades griegas y de la UE deberían transferir de inmediato inmigrantes a la Grecia continental en lugar de dejarlos atrapados en condiciones deplorables en las islas griegas”.

Eva Cossé, investigadora de Grecia en Human Rights Watch:  “Grecia debería poner fin a su cruel política de atrapar a los solicitantes de asilo en las islas. La gente no debería verse obligada a sufrir otro invierno en tiendas sin calefacción y sin servicios adecuados”.

Jana Frey, directora del país del Comité Internacional de Rescate: “La política de contención está poniendo en riesgo la vida de las personas que buscan refugio en Europa. Si bien acogemos con satisfacción el anuncio del gobierno de trasladar a 2.000 personas de Lesbos y Samos fuera de las islas en los próximos días como una medida de emergencia, esto sólo puede verse como un primer paso. Se debe hacer mucho más para mejorar las condiciones en las islas y desplazar a los más vulnerables al continente, a fin de garantizar que no haya pérdida de vidas este invierno”.

Irem Arf, investigador de migración de Amnistía Internacional: “El acuerdo entre la UE y Turquía ya no debe utilizarse como pretexto para mantener a los solicitantes de asilo en condiciones inhumanas en las islas griegas. Es imperativo que el gobierno griego mueva urgentemente a la gente a la Grecia continental”.

Spyros Rizakos, director de Aitima: “La política de implementación de la Declaración UE-Turquía ha violado los derechos de los solicitantes de asilo en virtud del derecho internacional y ha contribuido a alterar la cohesión social en las islas griegas afectadas. Ya es hora de que la UE y las autoridades griegas abandonen esta política”.

Gianmaria Pinto, directora de país del Consejo Noruego para los Refugiados: “Hacer de estas islas griegas un gran centro de detención no interesa a nadie. Todos sabemos lo que se necesita, incluido el gobierno: proporcionar a las personas vulnerables atrapadas en las islas un alojamiento digno y unos servicios adecuados sin pasar por alto la asistencia legal “.


Deja un comentario

Centroamérica: plan regional sobre desplazamientos forzados.

Centroamérica se alía para proteger a los refugiados

Niños de Guatemala, Honduras y el Salvador en un albergue del ACNUR en México. Los menores viajaron sin un acompañante adulto. Foto de archivo: ACNUR/Sebastian Rich

27 de octubre, 2017 — Centroamérica es la primera área del mundo donde se ha adoptado una estrategia regional que reconoce la responsabilidad compartida de los Estados en la protección y búsqueda de soluciones al desplazamiento forzado.

Belice, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México y Panamá se han unido a la iniciativa, Marco Integral Regional para la Protección y Soluciones (MIRPS), que fue presentada en una conferencia en San Pedro Sula, Honduras.

Este marco aborda desde la violencia, la inseguridad y los factores socioeconómicos que obligan a las personas a moverse, al tránsito y la protección de los migrantes y la integración en los países de destino.

El Alto Comisionado de la ONU para los refugiados, Filippo Grandi, dijo que en esta región del continente “la violencia ha generado el desplazamiento de miles de personas en sus propios países y ha empujado a muchos a través de fronteras” y de ahí “la importancia de un enfoque regional”.

Hasta mediados de 2017, el número de solicitantes de asilo y refugiados de esta región llegó a los 220.000. Es diez veces más que hace cinco años. La mayoría buscan refugio en Estados Unidos, México, Belize, Costa Rica, Nicaragua y Panamá. Otros se han tenido que desplazar dentro de sus propios países.

Sin embargo, aunque las solicitudes de asilo aumentan “el número refugiados en promedio, aceptados como tales, se ha reducido en casi el 10 %”, señaló el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, que explicó que “resulta del enfoque de seguridad regional que privilegia el uso generalizado de las llamadas tres leyes: detección, detención y deportación”.

Grandi subrayó que las personas que han sido deportadas necesitan protección en sus propios países. Muchos de esos deportados son del Triángulo Norte de Centroamérica que integran El Salvador, Guatemala y Honduras.


1 comentario

Son 817.000 los Rohingyas refugiados en Bangladesh

El número de refugiados rohingyas en Bangladesh alcanza los 817.000

Personal de ACNUR y voluntarios socorren a refugiados rohingyas a su llegada al centro de tránsito cerca de Anjuman Para en Cox´s Bazar, Bangladesh. Foto: ACNUR / Roger Arnold

27 de octubre, 2017 — Dos meses después de que la violencia en el estado de Rakhine, en Myanmar, empujara a las comunidades rohingyas a cruzar la frontera, más de 604.000 personas han llegado a Bangladesh, llevando a 817.000 la cifra total de refugiados en el distrito más al sur del país.

La mayoría de los recién llegados viven hacinados en campamentos improvisados, mientras 46.000 refugiados viven en comunidades de acogida, detalló este viernes la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Las necesidades médicas son muy importantes por los abusos que han sufrido los rohingyas y después de su largo recorrido desde Myanmar, indicó el portavoz de la agencia en Ginebra, Joel Millman. La agencia ha proporcionado servicios de salud básicos y de emergencia a 53.000 pacientes.

Según los datos recopilados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades respiratorias, diarreicas y dermatológicas son las más comunes en las poblaciones refugiadas de Cox´s Bazar. La agencia, que ha concluido una primera campaña de vacunación contra el cólera, lanzará una segunda el 4 de noviembre para llegar a 180.000 niños.

UNICEF, que trabaja con socios humanitarios para abrir nuevos centros de tratamiento nutricional, está tratando a casi 2.000 niños que padecen malnutrición aguda severa. La agencia advirtió que el llamamiento de 76 millones de dólares solo había recibido un 18% de financiación.

Por su parte, la agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha abierto un centro de tránsito y escuelas para refugiados en el campamento de Kutupalong, pero estima que cerca de 400.000 niños siguen sin acceso a educación.

Asimismo, el ACNUR intenta descongestionar el campo de Kutupalong y ya ha alojado a 1.700 recién llegados en la llamada “Extensión de Kutupalong” facilitada por las autoridades de Bangladesh en el sureste del país. Cinco mil personas más deberían trasladarse a la nueva zona.

Por su parte, tres expertos en derechos humanos de la ONU se dijeron “muy perturbados” después de su visita a los campamentos en Bangladesh.

La misión de investigación informó que los numerosos relatos sobre asesinatos, tortura, violaciones, y otro tipo de ataques sufridos en Myanmar, demuestran acciones “repetidas y metódicas” que resultaron en violaciones flagrantes de los derechos humanos de centenares de miles de personas.

Ver la crisis de los rohingyas en fotos y cifras (en inglés)


Deja un comentario

Congo: alarma sobre el elevado número de desplazados y refugiados.

La ONU alerta sobre el aumento de los desplazamientos en la República Democrática del Congo

En el centro de tránsito de Nchelenge en Chiengi, en la provincia de Luapula en el norte de Zambia, refugiados congoleses reciben comida proporcionada por las autoridades locales y el ACNUR. Foto: ACNUR / Pumla Rulashe

24 de octubre, 2017 — Desde el 2015, el número de desplazados internos en la República Democrática del Congo se ha duplicado hasta alcanzar los 3,9 millones, informó este martes la agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR).

Las provincias de Tanganica, de los Kivus y de Kasai cuentan cada una con más de medio-millón de personas desplazadas.

“Tememos que el desplazamiento en el país siga creciendo, debido a las actividades de las milicias y la violencia causada por conflictos étnicos y políticos”, dijo este martes a la prensa Adrian Edwards, el portavoz del ACNUR en Ginebra.

El flujo masivo de personas representa un riesgo importante para la salud, ya que los desplazados carecen de alimentos, agua y albergue.

ACNUR informó de que más de 700.000 personas que huyeron de la violencia en Kasai en 2016 han regresado. Muchos han encontrado sus hogares en ruina y a sus familiares muertos o desaparecidos. La agencia está coordinando actividades de protección para los desplazados y los retornados en la provincia, y distribuyendo artículos de primera necesidad.

Por su parte, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha clasificado la región de los Kasais como una emergencia de nivel 3, el más alto. “En algunas de las comunidades más afectadas, 9 de cada 10 personas padecen hambre y una de cada dos de manera muy severa”, informó Bettina Luescher, la portavoz del PMA.

“Pese a la gravedad de la situación, la crisis humanitaria en Kasai ha recibido muy poca atención”, lamentó Luescher.

El PMA requiere 27 millones de dólares para asegurar la provisión de alimentos hasta finales de diciembre y 135 millones para responder a las necesidades hasta mediados de 2018.

Además, cerca de 100.000 congoleses se han refugiado en países vecinos en el último año. Más de 5.400 personas permanecen en el centro de tránsito de Kenani, en Zambia, donde reciben ayuda de las autoridades, ACNUR y socios humanitarios.

Según la agencia, se necesitan 236,2 millones de dólares para proporcionar ayuda a los refugiados, desplazados internos y otros grupos vulnerables en la República Democrática del Congo. Hasta la fecha solo una quinta parte ha sido recibida.


Deja un comentario

Más de 500.000 refugiados Rohingyas en Bangladesh

ONU busca fortalecer respuesta humanitaria a refugiados rohingyas en Bangladesh

Miles de refugiados rohingyas cruzan la frontera cerca del pueblo de Anzuma Para, Palong Khali, en Bangladesh. Foto: ACNUR / Roger Arnold

13 de octubre, 2017 — La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha iniciado el conteo de las familias rohingyas que han huido de Myanmar, para poder proporcionar la asistencia más adecuada.

Según recientes estimaciones de las agencias humanitarias pertenecientes al Grupo de Coordinación Entre Sectores (ISCG por sus siglas en inglés), el número de refugiados rohingyas que llegaron a Cox´s Bazar, en Bangladesh, en los últimos 47 días habría alcanzado los 536.000.

“La situación es sumamente grave. Estas personas están desnutridas y el acceso a agua potable y servicios de sanidad en muchos de los sitios espontáneos es insuficiente. Están en un alto estado de vulnerabilidad. Han huido del conflicto, experimentado traumas severos y se encuentran actualmente viviendo en condiciones extremadamente difíciles”, (declaró Sarat Dash, el Jefe de Misión de la Organización Internacional para la Migraciones (OIM) en Bangladesh.

El ACNUR ha iniciado con el Gobierno el conteo de las familias refugiadas, con el propósito de proporcionar la ayuda más adecuada según las necesidades identificadas. Para llevar a cabo ese ejercicio, liderado por la Comisión para el apoyo a los refugiados y la repatriación de Bangladesh (RRRC por su sigla en inglés), la agencia de la ONU ha reclutado y entrenado a 100 agentes y ha proporcionado el equipo para el conteo.

Hasta la fecha han sido identificadas 17.855 familias en los campamentos de Balukhali y Kutupalong. Se prevé cubrir 525.000 personas en las próximas semanas.

El 3 de octubre, el ISCG lanzó un llamamiento revisado solicitando 434 millones de dólares como parte de un Plan de Respuesta Humanitaria de 6 meses destinado a 1,2 millones de personas, entre ellas los refugiados rohingyas y 300.000 nacionales de Bangladesh en estado de vulnerabilidad que se encontraban viviendo en las comunidades de acogida de Cox’s Bazar.

En un encuentro con la prensa tras una reunión en el Consejo de Seguridad este viernes en la tarde, el Representante Permanente de Francia y presidente del Consejo para el mes de octubre, François Delattre, denunció que una “limpieza étnica esté ocurriendo ante nuestros ojos” en Myanmar.

Asimismo, confirmó el apoyo del Consejo a las recomendaciones emitidas por la Comisión Asesora sobre el Estado de Rakhine presidida por el ex-Secretario General de la ONU Kofi Annan.

Annan, que se dirigió a los miembros del Consejo en la tarde, anunció el próximo nombramiento de un grupo de expertos para la implementación de las recomendaciones. “La hoja de ruta está clara”, aseveró, “y busca enfrentar las causas del conflicto en el estado de Rakhine y defender los derechos de los rohingyas”.

El Consejo pidió al gobierno de Myanmar cesar la violencia, dar acceso humanitario sin restricciones, y reanudar el diálogo con Bangladesh acerca del retorno de los rohingyas.