Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

El Vaticano y el conflicto de la iglesia ortodoxa sobre la cuestión de Ucrania.

El Patriarcado de Moscú: el “cisma ucraniano” provocaría un “derramamiento de sangre”

No disminuyen las disputas intra-ortodoxas sobre el posible reconocimiento de una Iglesia ortodoxa ucraniana independiente. Los patriarcas de Moscú y Constantinopla exponen sus razones. Según el Papa, las Iglesias católicas «no deben intrometerse en las cosas internas de la Iglesia rusa, ni siquiera en las cosas públicas»

El monasterio de las Grutas de Kiev

Pubblicato il 30/06/2018
GIANNI VALENTE
ROMA

 

 

 

En Ucrania «correrá la sangre», si se legitima canónicamente la creación de una Iglesia ortodoa nacional, fuera del control del Patriarcado de Moscú, y los “cismáticos” tratarán de apoderarse de los santuariossímbolo de la memoria ortodoxa ucraniana, como el Monasterio de las Grutas de Kiev. Lanzó la infausta profecía el metropolitano ruso Hilarion Alfeyev, vocero del Patriarcado de Moscú en el escenario internacional. Lo hizo en una entrevista con la agencia de información eclesial “Romfea”, un sitio en línea greco-ortodoxo considerado en sintonía con el Patriarcado de Moscú.

 

El mensaje tremendo representa el pasaje más sorprendente de entre todas las cosas importantes que contiene la entrevista. A través de la agencia griega “amiga”, el influyente representante de la Ortodoxia rusa no dejó de ofrecer detalles e información reservada para que los ortodoxos de lengua griega conozcan la visión del Patriarcado de Moscú sobre la “cuestión ucraniana”, que está complicando las relaciones en la familia de las Iglesias greco-ortodoxas.

 

Detrás de la intención de crear una Iglesia ortodoxa ucraniana independiente del Patriarcado de Moscú, sostuvo Hilarion, hay «tres fuerzas»: la actual clase política ucraniana, los ortodoxos “cismáticos” del autoproclamado Patriarca Filarete de Kiev y los “uniatos” de la Iglesia greco-católica ucraniana. Cada una de estas realidades, afirmó Hilarion, actúa «según sus propios intereses». Según el encargado de la oficina para las relaciones exteriores del Patriarcado de Moscú, los líderes políticos ucranianos están buscando un argumento que les ayude a ganar las elecciones, cosa que el jerarca ruso considera improbable por el momento, «teniendo en cuenta la baja aceptación de las fuerzas en el poder». En cambio, los seguidores del autoproclamado Patriarcado ortodoxo de Kiev (no reconocido canónicamente por ninguna de las Iglesias ortodoxas) querrían «legitimar todo lo que han hecho en los últimos 25 años». Los greco-católicos ucranianos apostarían, en cambio, por «debilitar la Ortodoxia», puesto que para ellos la nueva Iglesia nacional ucraniana «debería estar unida al Sucesor de Pedro» y dejar de ser «ortodoxa» para convertirse en «católica».

 

Hilarion reflexiona también sobre la reciente visita que hicieron a El Fanar, sede del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla, los representantes de la Iglesia ortodoxa ucraniana todavía vinculada con el Patriarcado de Moscú. El metropolitano ruso ofreció un resumen detallado de ese encuentro para desmentir que el Patriarca Bartolomé tenga la voluntad de ofrecer apoyo canónico al proyecto de una Iglesia nacional ucraniana independiente. Hilarion rechazó algunas explicaciones históricas (atribuidas al metropolitano Ioannis de Pérgamo, importante teólogo del Patriarcado de Constantinopla), según las cuales la incorporación bajo el Patriarcado de Moscú de la metropolía de Kiev, primero bajo la Iglesia de Constantinopla, fue canónicamente dispuesta en 1685 como medida temporal y, por lo tanto, revocable. De cualquier manera, insistió Hilarion, en las conversaciones con la delegación ucraniana el mismo patriarca Bartolomé «subrayó que para él un cisma es un cisma, y considera Filerete Denisenko (el autoproclamado “Patriarca” de Kiev, ndr.) como causa del cisma». Según el mismo Hilarion, el Patriarca Bartolomé habría dicho que son «enemigos del Patriarcado de Constantinopla» quienes difunden rumores falsos sobre un presunto documento de concesión de la autocefalia de la Iglesia ucraniana ya preparado por el mismo Patriarcado ecuménico.

 

Las preocupaciones eclesiales de Bartolomé

 

En realidad, la “cuestión ortodoxa” ucraniana sigue pendiente. El Patriarca Bartolomé, el pasado 11 de junio, en un mensaje difundido por el Patriarcado ecuménico, recordó el deber de la Iglesia de Constantinopla de buscar soluciones a la cuestión ucraniana, para «volver a conducir a todos a la verdad y a la canonicidad de la Iglesia». En esa ocasión, Bartolomé recordó que «cuando un hermano es definido cismático o hereje, y, mucho más, cuando un pueblo entero es definido tal, por lo que acaba encontrándose fuera de la canonicidad de la Iglesia, entonces estamos llamados, todos, sin reservas, a ponernos espiritualmente en alerta». Por ello, una delegación del Patriarcado de Constantinopla está haciendo una visita entre las Iglesias ortodoxas autocéfalas (en estos días el metropolitano Emanuel visitó el Patriarcado greco-ortodoxo de Alejandría), con la intención de escuchar los pareceres de cada una sobre la posibilidad de conceder la autocefalia a una Iglesia nacional ucraniana. El próximo 9 de julio, refirió Hilarion, la delegación del Patriarcado ecuménico también visitará el Patriarcado de Moscú.

 

Esta ulterior complicación de la situación hace más evidente el error que cometió el Patriarcado de Moscú en 2016 al boicotear el Concilio panortodoxo de Creta, menospreciando esa cumbre conciliar en la que habrían podido afrontar también los malestares ortodoxos concentrados alrededor de la cuestión ucraniana. Ahora, Hilarion reconoce que «lo más importante» es comenzar un diálogo apropiado entre el Patriarcado ecuménico y el Patriarcado de Moscú, evitando intercambios de opiniones «a través de los medios de comunicación» y «entrando en la negociación» con la conciencia de que «la Iglesia ortodoxa rusa está interesada, cuanto la Iglesia de Constantinopla, en conducir a los cismáticos a formar parte nuevamente de la Iglesia». Al mismo tiempo, el metropolita ruso no renunció a dar una estocada al metropolita de Pérgamo, Ioannis, atribuyéndole una visión sobre la cuestión ucraniana basada en una «lectura facciosa» de fuentes de hace 300 años.

 

La cita en Bari

 

Fuentes rusas indican que será «muy probable» la presencia de Hilarion en el encuentro con los Patriarcas y jefes de las Iglesias del Medio Oriente al que convocó el Papa Francisco en Bari, el próximo 7 de julio. Pero las disputas intra-ortodoxas sobre la cuestión ucraniana no deberían afectar el encuentro, con el que se pretende rezar y afrontar juntos las emergencias de los cristianos en el Medio Oriente. En el orden del día están los problemas vitales y los riesgos concretos que afrontan las Iglesias que sufren en los países de la región, y todo esto desplaza a un segundo plano las disputas jurisdiccionales dentro de la Ortodoxia. El mismo Papa Francisco trata de neutralizar las tentaciones de los líderes ortodoxos de utilizar a la Iglesia católica como “aliado” para que prevalezca la propia postura en las contraposiciones internas: «La Iglesia católica, las Iglesias católicas», aclaró el obispo de Roma el pasado 30 de mayo, ante una delegación rusa de ortodoxos, guiada precisamente por Hilarion, «no deben intrometerse en las cosas internas de la Iglesia ortodoxa rusa, ni siquiera en las cosas políticas». En esa ocasión, refiriéndose indirectamente a las peticiones de la Iglesia greco-católica ucraniana de ser reconocida como Patriarcado, también insistió que «la Iglesia católica nunca permitirá que de los suyos nazca una actitud de división. No nos permitiremos nunca hacer esto, no lo quiero. En Moscú (en Rusia) hay un solo Patriarcado: el de ustedes. Nosotros no tendremos otro».

Anuncios


Deja un comentario

Sigue muy crítica la situación en el este de Ucrania y es necesaria una fuerte ayuda humanitaria.

El conflicto en el este de Ucrania ya no hace titulares, pero sigue vivo

ACNUR
El conflicto en el este de Ucrania ha tenido una fuerte repercusión sobre los civiles.

29 Mayo 2018

En el quinto año de conflicto hay más de cuatro millones de personas que necesitan ayuda humanitaria. Los ancianos que viven cerca de la línea de contacto entre las zonas bajo control de Ucrania y los separatistas pro-rusos se ven especialmente afectados.

Funcionarias de alto rango de las Naciones Unidas pidieron este martes en el Consejo de Seguridad que la comunidad internacional devuelva su atención a la situación en Ucrania y proteja  a su población.

“Puede que ya no haga titulares internacionales, pero el conflicto en el este de Ucrania no está congelado, está vivo y requiere nuestra atención, particularmente para aliviar el costo humano del conflicto”, dijo Rosemary A. Di Carlo, la subsecretaria general para Asuntos Políticos de la ONU.

Di Carlo recalcó que a pesar de los reiterados pedidos para que se respete el cese al fuego, los combates no han parado y la cantidad de civiles muertos asciende a los 2700, mientras que alrededor de 1,6 millones de personas permanecen desplazadas internamente.

“Las Naciones Unidas están profundamente preocupadas por el reciente deterioro de la situación en la línea de contacto, así como en el área de la estación de filtración de agua de Donesk”, agregó. La estación, ahora cerrada por razones de seguridad, suministraba agua a alrededor de 600.000 personas.

La subsecretaria resaltó que los acuerdos de Minsk continúan siendo la base del compromiso de la comunidad internacional para restaurar la paz en el este de Ucrania, pero los esfuerzos para mantener el diálogo han logrado muy poco y, a pesar de que soluciones prácticas han sido identificadas, no han sido puestas en marcha.

Aproximadamente medio millón de civiles viven alrededor de la Línea de Contacto, en la que día y noche hay disparos y explosiones. “Los niños no pueden ir a la escuela, la salud continúa deteriorándose y la zona es la tercera en el mundo con mayor cantidad de minas”, dijo, reiterando el llamado de la ONU para que las partes tomen las medidas necesarias para proteger a los civiles y respetar sus obligaciones internacionales de derechos humanos.

Las guerras tienen un límite

ACNUR/Tania Bulakh
Un grupo de personas esperan en la fila para cruzar la línea divisoria en Marinka, en el este de Ucrania.

Por su parte la secretaria general adjunta para Asuntos Humanitarios, Ursula Mueller, llamó la atención del Consejo expresando que alrededor de un millón de personas arriesgan sus vidas todos los meses para cruzar a pie la Línea de Contacto, pedir ayuda del gobierno ucraniano y ver a sus familiares.

“Ucrania tiene la mayor cantidad de ancianos internamente desplazados en el mundo”, dijo Mueller, agregando que, a pesar de que Ucrania ha implementado un plan de ayuda humanitaria, las reglas no se están respetando y los civiles y el personal de ayuda están bajo ataque.

“Más de 600.000 personas están expuestas a las hostilidades, las familias viven en sótanos y los niños estudian en escuelas que tienen bolsas de arena en las ventanas. Dos de ellas fueron atacadas recientemente. Las guerras tienen un límite y las partes tienen que respetarlo”, destacó.

Mueller recalcó que a pesar de que la ONU ha entregado ayuda a unos ocho millones de personas, existe una falta de financiación preocupante, con sólo un 13% de los fondos que se necesitan.

“El conflicto tiene a millones de ucranianos viviendo al límite, se han gastado todos sus ahorros y están expuestos al tráfico humano, a la drogadicción y al alcoholismo”, dijo.

Mueller hizo eco a la voz de Di Carlo y llamó a la comunidad internacional a extender su solidaridad a los ucranianos y a los líderes políticos para terminar con el conflicto.

“La paz continúa siendo la única solución verdadera para la terrible situación humanitaria”, concluyó la secretaria general adjunta.


Deja un comentario

La verdad sobre el derribo del avión malasio en el 2014

Guterres, preocupado por el informe del avión malasio derribado en Ucrania en 2014

OSCE/Evgeniy Maloletka
Miembros de la Misión Especial de Observación en Ucrania de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa examinan el lugar del accidente en julio de 2014.

25 Mayo 2018

Las 298 personas que volaban en el MH17 desde Ámsterdam a Kuala Lumpur murieron cuando el vehículo se estrelló el 17 de julio de ese año en la provincia de Donetsk Oblast. Casi cuatro años más tarde, un equipo de investigación europeo ha revelado sus hallazgos.

Según informaciones de prensa, el Joint Investigation Team, encargado de investigar el accidente, ha anunciado que la lanzadera que derribó el avión con un misil pertenecía a la Brigada Antiaérea rusa número 53 desplegada en Kursk, la región del oeste del país que comparte frontera con Ucrania.

Hacer justicia a las víctimas y sus familias.

Este viernes, el Secretario General ha tomado nota con preocupación y ha subrayado la Resolución 2166 (2014) del Consejo de Seguridad, según la cual todos los Estados y agentes de la región deben cooperar plenamente en la investigación para determinar la responsabilidad.

“En estas circunstancias, averiguar la verdad sobre lo ocurrido constituye una parte importante a la hora de hacer justicia a las víctimas y sus familias”, añadió el portavoz adjunto del Secretario General, Farhan Haq.

El accidente provocó el fallecimiento de 193 holandeses, 43 malasios y 27 australianos, además de un amplio número de víctimas de otras nacionalidades.

En julio de 2015, Malasia propuso la creación de un tribunal internacional para juzgar a los responsables del accidente. Sin embargo, Rusia vetó la decisión alegando que la Resolución 2166 no consideraba que la catástrofe representase una amenaza contra la paz y la seguridad.


Deja un comentario

El mensaje Urbi et orbi del Papa. Comentario de Vatican Insider.

“Que se ponga fin inmediatamente al exterminio en Siria”

En el mensaje pascual del Papa, llamado por Tierra Santa, Yemen, Sudán del Sur, Ucrania, Venezuela y por las negociaciones en Corea. El recuerdo de los cristianos perseguidos y de los niños víctimas de masacres
REUTERS
16
0
Pubblicato il 01/04/2018
Ultima modifica il 01/04/2018 alle ore 12:41
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

 

Hay que detener «inmediatamente» el «exterminio que se está llevando a cabo en Siria». Lo pidió el Papa Francisco en el mensaje pascual “Urbi et Orbi” (a la ciudad y al mundo). El Pontífice, que se asomó a medio día desde la logia central de la Basílica de San Pedro, recordó el evento de la Pascua: «Y esto es lo que ha sucedido: Jesús, el grano de trigo sembrado por Dios en los surcos de la tierra, murió víctima del pecado del mundo, permaneció dos días en el sepulcro; pero en su muerte estaba presente toda la potencia del amor de Dios, que se liberó y se manifestó el tercer día, y que hoy celebramos».

 

«Nosotros, los cristianos –añadió–, creemos y sabemos que la resurrección de Cristo es la verdadera esperanza del mundo, aquella que no defrauda. Es la fuerza del grano de trigo, del amor que se humilla y se da hasta el final, y que renueva realmente el mundo. También hoy esta fuerza produce fruto en los surcos de nuestra historia, marcada por tantas injusticias y violencias. Trae frutos de esperanza y dignidad donde hay miseria y exclusión, donde hay hambre y falta trabajo, a los prófugos y refugiados (tantas veces rechazados por la cultura actual del descarte), a las víctimas del narcotráfico, de la trata de personas y de las distintas formas de esclavitud de nuestro tiempo».

 

El Papa pidió paz para todo el mundo, empezando por Siria, «cuya población está extenuada por una guerra que no tiene fin. Que la luz de Cristo resucitado ilumine en esta Pascua las conciencias de todos los responsables políticos y militares, para que se ponga fin inmediatamente al exterminio que se está llevando a cabo, se respete el derecho humanitario y se proceda a facilitar el acceso a las ayudas que estos hermanos y hermanas nuestros necesitan urgentemente, asegurando al mismo tiempo las condiciones adecuadas para el regreso de los desplazados».

 

Francisco también pidió frutos de reconciliación para la Tierra Santa, «que en estos días también está siendo golpeada por conflictos abiertos que no respetan a los indefensos», dijo refiriéndose a los manifestantes palestinos que fallecieron en Gaza, «para Yemen y para todo el Oriente Próximo, para que el diálogo y el respeto mutuo prevalezcan sobre las divisiones y la violencia». El Papa expresó su deseo de que los cristianos, que «sufren frecuentemente abusos y persecuciones», sean «testigos luminosos» de «la victoria del bien sobre el mal».

 

Bergoglio suplicó también «frutos de esperanza» para las regiones africanas «que sufren por el hambre, por conflictos endémicos y el terrorismo. Que la paz del Resucitado sane las heridas en Sudán del Sur y en la atormentada República Democrática del Congo: abra los corazones al diálogo y a la comprensión mutua. No olvidemos a las víctimas de ese conflicto, especialmente a los niños. Que nunca falte la solidaridad para las numerosas personas obligadas a abandonar sus tierras y privadas del mínimo necesario para vivir».

 

E imploró «frutos de diálogo» para la península coreana, esperando que las negociaciones en curso «promuevan la armonía y la pacificación de la región», y pidió que los responsables actúen «con sabiduría y discernimiento para promover el bien del pueblo coreano y construir relaciones de confianza en el seno de la comunidad internacional».

 

Francisco también pidió frutos de paz para Ucrania, para que haya «pasos en favor de la concordia y se faciliten las iniciativas humanitarias que necesita la población».

 

También suplicó frutos de consuelo «para el pueblo venezolano», para que pueda encontrar «la vía justa, pacífica y humana para salir cuanto antes de la crisis política y humanitaria que lo oprime, y no falten la acogida y asistencia a cuantos entre sus hijos están obligados a abandonar su patria».

 

El Papa Bergoglio también dedicó un pensamiento a los niños que, «a causa de las guerras y el hambre, crecen sin esperanza, carentes de educación y de asistencia sanitaria; y también para los ancianos desechados por la cultura egoísta, que descarta a quien no es “productivo”». Para concluir, Francisco invocó «frutos de sabiduría para los que en todo el mundo tienen responsabilidades políticas, para que respeten siempre la dignidad humana, se esfuercen con dedicación al servicio del bien común y garanticen el desarrollo y la seguridad a los propios ciudadanos».

 

Después de la bendición, el Pontífice argentino, deseó consuelo a las familias, «especialmente para los ancianos, que son la preciosa memoria de la sociedad, y a los jóvenes, que representan el futuro de la Iglesia y de la humanidad»


Deja un comentario

Ucrania: crecen las hostilidades.

Ucrania: Oficina Alto comisionado para los DD. HH ratifica incremento de las hostilidades en el país

Un grupo de personas esperan en la fila para cruzar la línea divisoria en Marinka, en el este de Ucrania. Foto: ACNUR/Tania Bulakh

12 de diciembre, 2017 — La misión de vigilancia de los derechos humanos en Ucrania destacó hoy que durante el periodo comprendido entre mediados de agosto y noviembre de 2017 murieron 15 personas y 72 resultaron heridas, mientras el conflicto en ese país se encuentra en su cuarto año de duración.

Las violaciones diarias del cese al fuego, junto con el descenso de las temperaturas, agravaron aún más una grave situación humanitaria y de derechos humanos a ambos lados de la línea de contacto situada en las regiones de Donetsk y Luhansk, en el este de Ucrania.

El informe proporciona detalles de 20 casos individuales de asesinatos, privación de libertad, desapariciones forzadas, tortura y violencia sexual cometidos en los dos lados de la línea de contacto.

El estudio también advierte sobre la situación de las personas detenidas e incomunicadas tanto en la autoproclamada “República Popular de Donetsk” como en la “República Popular de Luhansk”, a las que no pudo tener acceso la misión de vigilancia.

El recrudecimiento de los enfrentamientos en Ucrania también provocó nuevos daños en infraestructuras que almacenan sustancias químicas peligrosas, situación que supone una grave amenaza para la vida humana y el medio ambiente.