Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Rusia-Ucrania. Intercambio de prisioneros. El aplauso de ONU

Guterres aplaude intercambio de prisioneros entre Rusia y Ucrania

ONU//Mark Garten
El Secretario General, António Guterres, durante una comparecencia en la sede de la ONU en Nueva York.

8 Septiembre 2019

El Secretario General de la ONU celebra el intercambio de prisioneros y detenidos que tuvo lugar entre la Federación de Rusia y Ucrania este sábado 7 de septiembre

En un comunicado emitido este domingo por la Oficina de su Portavoz, Antonio Guterres encomió a todas las partes que llevaron el acuerdo a buen puerto, entre ellos el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky y el presidente ruso Vladimir Putin.

Asimismo, el titular de la ONU espera que este importante acto humanitario sirva como un paso positivo hacia el fortalecimiento de la confianza entre todos, permitiendo un diálogo regular y constructivo a todos los niveles con miras a allanar el camino hacia una eventual solución del conflicto en Ucrania oriental.

El Secretario General insta a todas las partes interesadas a adoptar nuevas medidas con ese mismo espíritu, a fin de asegurar que los cuatro de Normandía (Ucrania,Alemania, Francia y Rusia), el Grupo de Contacto Trilateral (Rusia, Ucrania y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa , la OSCE) y otros agentes sigan impulsando los esfuerzos de paz en curso, garantizando una cese al fuego duradero, restableciendo las condiciones humanitarias a lo largo de la línea de contacto y permitiendo que se avance en la aplicación de los Acuerdos de Minsk.


Deja un comentario

El Papa a los grecocatólicos sobre el Sínodo y el Espíritu Santo

El Papa: el Sínodo no es un parlamento, sin el Espíritu Santo no hay Sínodo

Palabras del Santo Padre durante el encuentro con los Obispos del Sínodo de la Iglesia greco-católica ucraniana, a quienes recibió en audiencia la mañana de este lunes, 2 de septiembre de 2019, en la Sala del Consistorio del Vaticano.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Si no está el Espíritu Santo, no hay Sínodo. Si el Espíritu Santo no está presente, no hay sinodalidad. Es más, si no hay Iglesia, la identidad de la Iglesia. ¿Y cuál es la identidad de la Iglesia? San Pablo VI lo decía claramente: la vocación de la Iglesia es evangelizar, es más, su identidad es evangelizar”, lo dijo el Papa Francisco a los Obispos del Sínodo de la Iglesia greco-católica ucraniana, a quienes recibió en audiencia la mañana de este lunes, 2 de septiembre de 2019, en la Sala del Consistorio del Vaticano.

Sínodo y sinodalidad, y el Espíritu Santo

Durante el encuentro, el Santo Padre no pronunció ningún discurso ya que en el encuentro que sostuvo el 5 de julio de 2019, con los miembros de la Iglesia greco-católica, “el Papa dijo todo lo que tenía que decir”. Pero si dirigió unas palabras a los presentes respondiendo al saludo de Su Beatitud Shevchuk, Jefe de la Iglesia greco-católica de Ucrania. “Tú has subrayado una cosa que no debemos perder: sínodo y sinodalidad, y el Espíritu Santo”.

El Sínodo no es un Parlamento

Haciendo referencia a la edición del Ossservatore Romano que fue publicado este sábado, el Papa Francisco señaló que, hay un bonito artículo sobre la presencia del Espíritu Santo en el camino sinodal. “Porque hay un peligro – advierte el Pontífice – creer, hoy, que hacer un camino sinodal o tener una actitud de sinodalidad quiere decir hacer una encuesta de opinión, que piensa este, este, este…. y luego tener un encuentro, ponerse de acuerdo… ¡No, el Sínodo no es un Parlamento! Hay que decir cosas, discutirlas como se hace normalmente, pero no es un Parlamento”.

El Sínodo no es hacer investigaciones sociológicas

En este sentido, el Santo Padre dijo que, el Sínodo no es un acuerdo como en la política, no se trata de realizar investigaciones sociológicas, como algunos creen. Ciertamente ustedes necesitan saber lo que piensan los laicos, pero no es una investigación, es otra cosa. “Si no está el Espíritu Santo, no hay Sínodo. Si el Espíritu Santo no está presente, no hay sinodalidad. Es más – afirmó el Papa – si no hay Iglesia, la identidad de la Iglesia. ¿Y cuál es la identidad de la Iglesia? San Pablo VI lo decía claramente: la vocación de la Iglesia es evangelizar, es más, su identidad es evangelizar”.

No una Iglesia Congregacionalista, sino una Iglesia Sinodal

Antes de concluir, el Papa Francisco invitó a los Obispos greco-católicos de ucrania a entrar en este Sínodo con este espíritu, con el Espíritu Santo. “Oren al Espíritu. Discutan entre ustedes, lo que quieran … ¡Piensen en Éfeso, cómo se pelearon! Pero eran buenos…. Y al final fue el Espíritu quien los llevó a decir: ‘María, Madre de Dios’. Este es precisamente el camino. Es el Espíritu. Porque nosotros no queremos ser una Iglesia Congregacionalista, sino una Iglesia Sinodal. Y seguir adelante en este camino”.


Deja un comentario

Gesto de hermandad entre católicos de Polonia y Ucrania. Declaración conjunta.

 

Polonia e Ucraina si riconciliano dopo le ferite del passato, i capi delle Chiese: “Vogliamo costruire un futuro insieme”

Firmata a Jasna Gora una dichiarazione congiunta dall’arcivescovo maggiore della Chiesa greco-cattolica ucraina, Sviatoslav Shevchuk, e dal presidente dei vescovi polacchi, Stanislaw Gadecki

La firma della dichiarazione congiunta Polonia-Ucraina (Foto Il Sismografo)

ROMA. Si intitola “In Amore e in Verità”, ovvero le condizioni necessarie per instaurare un dialogo nel presente e dimenticare gli orrori del passato, la dichiarazione congiunta che suggella definitamente la riconciliazione tra Polonia e Ucraina, nazioni sorelle in passato reciprocamente vittima e carnefice l’uno dell’altra.

A firmare l’importante documento, lo scorso 27 agosto, a Jasna Gora, sono stati i massimi rappresentanti delle due nazioni: Sua Beatitudine Sviatoslav Shevchuk, capo della Chiesa greco-cattolico ucraina, e l’arcivescovo Stanislaw Gadecki, presidente della Conferenza episcopale polacca.

La firma della dichiarazione è avvenuta nell’ambito dei festeggiamenti per Nostra Signora di Czestochowa dove Shevchuk era invitato come ospite internazionale. La sua presenza a Jasna Gora, ha detto monsignor Gadecki, «è una testimonianza del dialogo polacco-ucraino, condotto per oltre trenta anni dalle nostre Chiese».

Un passo in avanti in tal senso si era registrato il 17 ottobre 2017, quando a Roma si era svolta la prima riunione per la riconciliazione ucraina–polacca. Due, in particolare, gli episodi di guerra che richiedevano perdono e riconciliazione: anzitutto il massacro in Volinia, ovvero l’omicidio di massa dei polacchi (1943-44) per mano dei nazionalisti ucraini dall’Esercito Insurrezionale Ucraino riconosciuto qualche anno fa dal Sejm polacco come “genocidio” e oggetto di un delicato conflitto con Kiev che rivendicava anche le vittime ucraine. Poi l’operazione Vistola, nome dato alla deportazione della popolazione ucraina residente nei territori dei nuovi confini sud-orientali della Polonia, portata a termine dal governo comunista polacco con l’aiuto dell’Unione Sovietica e della Cecoslovacchia comunista nel ’47.Due episodi dolorosissimi che hanno profondamente segnato entrambe le popolazioni e minato i reciproci rapporti. Adesso però, dopo oltre settant’anni, è il momento di guardare avanti e non restare ancorati solo alle ferite della storia. Dobbiamo, scrivono i due esponenti delle Chiese polacca e ucraina, «guardare alla nostra storia con spirito evangelico, vale a dire che: nella verità, nell’amore e nel perdono. Senza questi nessun dialogo è possibile».

Parole che richiamano quelle pronunciate da Giovanni Paolo II nel suo viaggio in Ucraina del 2001, quando sottolineò la necessità di una «purificazione della memoria». Proprio la figura di Papa Wojtyla viene richiamata nel documento insieme a quelle del cardinale Jozef Glemp e dell’arcivescovovo Jozef Michalik (per parte polacca) e dei cardinali Miroslaw Lubaczowski e Lubomyr Husar (per parte ucraina), quali protagonisti di primo piano nel percorso di riconciliazione.

Soprattutto del cardinale Husar si rammentano le parole di perdono pronunciate nel suo discorso durante il viaggio papale. Il porporato confessò infatti allora che nella storia della Chiesa in Ucraina dell’ultimo secolo «alcuni figli e figlie della Chiesa greco-cattolica ucraina hanno fatto del male – purtroppo consapevolmente e volontariamente – ai loro simili uomini della propria nazione e di altre nazioni». A nome della Chiesa greco-cattolica ucraina chiese quindi perdono a Dio e a tutti coloro che in qualche modo sono stati feriti, aggiungendo: «Affinché un passato terribile non ci appesantisca e non avveleni la nostra vita, siamo felici di perdonare coloro che ci hanno ferito in qualsiasi modo».

Giovanni Paolo II replicò parlando, appunto, di una memoria purificata grazie alla quale tutti saranno «pronti a mettere più in alto ciò che unisce di ciò che divide, per costruire insieme un futuro basato sul rispetto reciproco, sulla comunità fraterna, sulla cooperazione fraterna e sull’autentica solidarietà».

Shevchuk e Gadecki fanno propri questi appelli e affermano insieme: «Vogliamo costruire il nostro buon futuro e fare passi che avvicinino le nostre comunità». «Attraverso incontri di preghiera, solenni celebrazioni dell’Eucarestia nei riti romano e ucraino-bizantino, pellegrinaggi verso santuari importanti per entrambi i riti, iniziative di formazione e simposi, vogliamo approfondire la nostra conoscenza delle nostre tradizioni e la nostra storia, specialmente nelle generazioni più giovani», si legge nel documento. Che si conclude con una speranza, che Giovanni Paolo II – previo consenso della Santa Sede – venga proclamato patrono di questo iter di riconciliazione polacco-ucraina. «Confidiamo che le nostre Chiese – si legge – possano presto proclamare il Papa polacco come patrono della nostra riconciliazione, affinché le nostre Chiese abbiano nella sua persona un avvocato davanti a Dio in questa materia sacra».


Deja un comentario

El Papa a los grecocatólicos de Ucrania.

Papa a la Iglesia greco-católica de Ucrania: guíen al pueblo con esperanza cristiana

“Oración, cercanía y sinodalidad: tres claves para guiar al Pueblo de Dios como auténticos Pastores, sabiendo que la esperanza depositada en Cristo nunca defrauda, incluso en las noches más oscuras del mundo”. Es el aliento del Santo Padre Francisco a los miembros del Sínodo permanente de la Iglesia greco-católica de Ucrania, a quienes recibió en el Vaticano animándolos a llevar paz y unidad allí donde hay división y conflicto.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

La mañana del viernes 5 de julio, el Papa Francisco recibió en la sala Bologna del Vaticano al Arzobispo Mayor, Sviatoslav Shevchuk, a los miembros del Sínodo permanente y a los metropolitanos de la Iglesia greco-católica de Ucrania, a quienes invitó a Roma en el contexto de la delicada y compleja situación en la cual se encuentra esta nación.

Tras agradecerles por haber aceptado la invitación, el Santo Padre recordó que Ucrania vive, desde hace tiempo, una situación difícil y delicada, «herida desde hace más de cinco años por un conflicto que muchos llaman “híbrido”, compuesto por acciones de guerra en las que los responsables se camuflan: un conflicto en el que los más débiles y los más pequeños pagan el precio más alto, un conflicto agravado por falsificaciones propagandísticas y manipulaciones de diversa índole, incluso por el intento de involucrar el aspecto religioso».

Oraciones a la Virgen por el pueblo ucraniano

Mostrando su gratitud por la fidelidad al Señor y al Sucesor de Pedro que la Iglesia greco-católica ucraniana ha mantenido, “a menudo costosa a lo largo de la historia”, Francisco aseguró que reza por todos ellos y pide al Señor que acompañe las acciones de todos los responsables políticos en la búsqueda, no del llamado bien partidista, “que al final es siempre un interés en detrimento de otro”, sino del bien común, la paz.

Y en referencia a las oraciones que el Papa ofrece por este pueblo, el Obispo de Roma reveló que su mirada se dirige todas las mañanas y todas las noches a la imagen de la Virgen, que Su Beatitud Sviatoslav Shevchuk le regaló cuando dejó su cargo de Obispo Auxiliar de Santa María del Patrocinio en Buenos Aires, para asumir el cargo de Arzobispo Mayor que la Iglesia le había confiado. «Ante ese icono comienzo y termino los días “en ucraniano”, confiando a la ternura de la Virgen, que es Madre, a todos ustedes y a su Iglesia.

La esperanza cristiana nunca defrauda

Haciendo hincapié en que el papel principal de la Iglesia, ante la complejidad de las situaciones provocadas por los conflictos, es ofrecer un testimonio de esperanza cristiana, el Pontífice destacó que no se trata de una esperanza como aquella que puede ofrecer el mundo, “que es superficial basada en cosas que a menudo vienen y van”, sino de “una esperanza que nunca defrauda, que nunca cede al desaliento, que sabe vencer toda tribulación con la dulce fuerza del Espíritu (cf. Rm 5, 2-5): la esperanza cristiana, alimentada por la luz de Cristo, hace resplandecer la resurrección y la vida incluso en las noches más oscuras del mundo”.

Oración, cercanía y sinodalidad

Asimismo, el Papa los animó, como Pastores del Pueblo Santo de Dios, “a tener esta preocupación primordial en todas sus actividades: la oración… la vida espiritual”. “Es la primera ocupación, y ninguna otra va delante de ella”, insistió Francisco.

Además de la oración, el Sucesor de Pedro señaló otros dos puntos fundamentales en este camino de la fe: la cercanía y la sinodalidad de la Iglesia.

No ser esclavos del reloj

«La cercanía de los Pastores a los fieles es un canal que se construye día a día y que trae el agua viva de la esperanza. Se construye así, encuentro tras encuentro, con los sacerdotes que conocen y toman en serio las preocupaciones de la gente, y los fieles que, a través de los cuidados que reciben, asimilan el anuncio del Evangelio que los Pastores transmiten», dijo el Pontífice haciendo hincapié en que la Iglesia debe ser un lugar donde siempre se encuentra la puerta abierta y nunca cerrada: “Somos servidores del tiempo. Vivimos en el tiempo. Por favor, no caigan en la tentación de vivir esclavos del reloj. Recuerden, el tiempo, no el reloj”.

Y en cuanto a la sinodalidad, el Santo Padre subrayó tres aspectos: en primer lugar, escuchar: “escuchar las experiencias y sugerencias de nuestros hermanos obispos y sacerdotes, una capacidad que cobra más importancia a medida que se asciende en la jerarquía”.

En segundo lugar: la corresponsabilidad. “No podemos ser indiferentes a los errores o al descuido de los demás sin intervenir de manera fraterna pero convencida: nuestros hermanos necesitan nuestros pensamientos, nuestro aliento, así como nuestras correcciones, porque, precisamente, estamos llamados a caminar juntos”, añadió el Papa.

Finalmente, el tercer aspecto, la participación de los laicos: “como miembros de pleno derecho de la Iglesia, ellos también están llamados a expresarse, a hacer sugerencias. Participantes en la vida de la Iglesia, no sólo son bienvenidos, sino también escuchados”.

Caminar mejor juntos

Antes de despedirse, el Pontífice manifestó su deseo de que estos dos días de encuentro, “que tanto he deseado”, sean momentos fuertes de compartir, de escucha mutua, de diálogo libre, siempre animados por la búsqueda del bien, en el espíritu del Evangelio.

“Que nos ayuden a caminar mejor juntos. Les encomiendo este espíritu, este discernimiento en el que hay que vivir: la oración y la vida espiritual en primer lugar; luego la cercanía, sobre todo con los que sufren; y por último la sinodalidad, un camino común, un camino abierto, paso a paso, con mansedumbre y docilidad”, concluyó Francisco, asegurando que los acompaña en este camino y pidiéndoles que también ellos lo recuerden en sus oraciones.

Papa a la Iglesia greco-católica de Ucrania


Deja un comentario

Los ortodoxos de Ucrania se separarán del patriarcado de Moscú?

En Ucrania, el “ajuste de cuentas” de la Iglesia ortodoxa

Con el Concilio de Unificación comienza la cuenta regresiva para la proclamación de una Iglesia independiente de Moscú. Cirilo escribió al Papa y a otros líderes mundiales para denunciar la «interferencia de los jefes de Estado ucranianos en los asuntos eclesiásticos» y las «persecuciones»
REUTERS

En Ucrania, el “ajuste de cuentas” de la Iglesia ortodoxa

CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 14/12/2018
Ultima modifica il 14/12/2018 alle ore 19:34
GIANNI VALENTE
ROMA

Ha comenzado en Ucrania la cuenta regresiva para la institución de una Iglesia ortodoxa nacional completamente independiente del Patriarcado de Moscú. La aceleración final del proceso parece agudizar el desgarre que la “cuestión ucraniana” ha provocado en la Ortodoxia.

Mañana, sábado 15 de diciembre, en la Basílica de Santa Sofía de Kiev comenzará el “Concilio para la Unificación” convocado por el patriarca ecuménico de Constantinopla Bartolomé I con invitaciones enviadas a todos los obispos de las comunidades ortodoxas presentes en Ucrania: los que pertenecen a la Iglesia ortodoxa ucraniana sujeta al Patriarcado de Moscú (más de 90), los obispos del auto-proclamado “Patriarcado de Kiev” (más de 40) y los de la llamada Iglesia autocefala ucraniana (una docena). Afuera de la catedral, intelectuales ucranianos como el escritor Yuri Shcherbak y el poeta Dmytro Pavlychko organizarán una oración a la que convocaron a «cuantos quieran acabar con las cadenas de la Ortodoxia imperialista de Moscú».

Los pasos hacia la proclamación de la Iglesia ortodoxa ucraniana independiente ya han sido definidos. El “Concilio de Unificación” deberá elegir al líder de esa Iglesia, que después irá a Estambul a recibir el “Tomos” (documento que reconoce la autocefalia) de manos del Patriarca ecuménico el próximo 6 de enero, víspera de la Navidad para las Iglesias que siguen el calendario juliano. El presidente ucraniano Poroshenko verá realizarse su sueño de asistir al nacimiento de una Iglesia ucraniana nacional antes de Navidad. Pero habrá que ver cuál será el precio para toda la Ortodoxia.

La jerarquía ortodoxa ucraniana vinculada con el Patriarcado de Moscú, salvo acaso tres o cuatro obispos, no participará en la que los medios de comunicación llaman «la asamblea de la unificación»: los obispos de esa Iglesia, guiados por el Metropolita Onofrio, no aceptarán la invitación que les envió Bartolomé.

Los últimos días antes del “Concilio de Unificación” han estado marcados por momentos algo confusos. El lunes 10 de diciembre, el anciano Metropolita Filarete Denishenko (que desde 1995 asumió el título de “Patriarca de Kiev”) pronunció declaraciones belicosas contra el mecanismo electoral que había afinado el Patriarcado ecuménico para la elección del nuevo Primado ortodoxo ucraniano, que prevé la participación de los sacerdotes, de los monjes y de los laicos en la elección, además del escrutinio secreto de los votos. Filarete insistió en que solo los obispos habrían debido tener derecho a voto.

Mientras tanto, las declaraciones que ofrecieron los voceros oficiales de la ortodoxia (como el Metropolita Yevstray) confirmaron la intención de seguir el reglamento del “Concilio” como dispuso el Patriarcado ecuménico. Y parece ser que ha prevalecido la postura del Patriarcado ecuménico: en la primera ronda de votaciones, cuyo escrutinio será secreto, podrán participar los laicos, los sacerdotes y los representantes de los monasterios. Después, en una segunda ronda, los obispos elegirán al nuevo Primado entre los candidatos que hayan tenido más votos en la fase anterior.

El Patriarca ecuménico Bartolomé ha acompañado todo el proceso para el reconocimiento de la autocefalia de la Iglesia ortodoxa ucraniana, tratando de evitar que quien sea elegido sea precisamente Filarete, que guía una realidad eclesial todavía no reconocida y considerada cismática dentro de la Ortodoxia. Tanto Filarete como el Metropolita Macario, jefe de la llamada Iglesia autocéfala ucraniana, según este último, habrían recibido una carta del Patriarca Bartolomé con la que el “Primus inter pares” entre los Primados de las Iglesias ortodoxas les habría pedido que no se presentaran como candidatos al puesto de Primado de la nueva Iglesia ortodoxa ucraniana autocéfala.

Los obispos que hasta ahora pertenecen al pseudo Patriarcado de Filaret serán la gran mayoría dentro del “Concilio de Unificación”, puesto que los que dependen del Patriarcado de Moscú no participarán en las elecciones. Por lo que es probable que el primer Primado de la nueva Iglesia ucraniana autocéfala provenga precisamente de las filas de esa realidad que hasta hace poco tiempo todos definían como el “pseudo Patriarcado de Kiev”. El pasado 13 de diciembre, los obispos de esa polémica comunidad eclesial se reunieron para pensar en una estrategia en vista del “Concilio de Unificación” e identificar, mediante una elección interna, a su candidato: según las indiscreciones que han llegado a los medios de comunicación ucranianos 30 obispos del llamado “Patriarcado de Kiev” habrían votado por el Metropolitano de 39 años Epifanio Dumenko, de la diócesis de Pereyaslav y Bila Tserkva, considerado el ahijado del anciano Filarete. Doce obispos habrían votado por el Metropolitano Miguel de Lutsk.

Si el futuro Primado ucraniano proviene del ex “Pseudo Patriarcado” de Kiev, el reconocimiento y la concesión de la plena comunión por parte de otras Iglesias ortodoxas podría ser mucho más difícil, puesto que se considera al autoproclamado patriarcado de Kiev como una entidad cismática y se podría incluso poner en duda la validez de la ordenación episcopal del futuro Primado ucraniano.Algunas Iglesias nacional ortodoxas, como el Patriarcado de Serbia, han criticado con dureza la “rehabilitación” canónica de Filarete proclamada por Bartolomé el pasado 11 de octubre, como un paso obligado en el proceso de “unificación” de la Ortodoxia ucraniana.

Mientras se va acercando el “Concilio” ucraniano las relaciones con el Patriarcado de Moscú han alcanzado el paroxismo. El Patriarca ruso Cirilo envió una carta al secretario general de la ONU, António Guterres, al Papa Francisco, al presidente francés, Emmanuel Macron, a la canciller alemana, Angela Merkel, al arzobispo de Canterbury, Justin Welby, y a otros líderes internacionales para pedirles que “protejan” a los creyentes y a los sacerdotes de la Iglesia ucraniana vinculada con el Patriarcado de Moscú. «La interferencia delos jefes de Estado ucraniano secular en los asuntos eclesiásticos —se lee en la carta de Cirilo, divulgada por los canales oficiales del Patriarcado de Moscú— ha asumido recientemente la forma de una excesiva presión ejercida sobre los obispos y sobre los sacerdotes de la Iglesia ortodoxa ucraniana, que me permite hablar del comienzo de una persecución a gran escala», relacionada con el intento de sustituir a la Iglesia ortodoxa ucraniana vinculada con el Patriarcado de Moscú con una «nueva organización religiosa creada por el presidente ucraniano y el Patriarca ecuménico Bartolomé».

Según Cirilo, ha habido intentos de «perseguir a los obispos y a los sacerdotes basados en acusaciones infundadas de “alta traición” e “incitación a la hostilidad religiosa”», y «el mismo presidente ucraniano Poroshenko no oculta su actitud hostil ante la Iglesia, amenazando públicamente con vetar a los ucranianos que no quieran sumarse a la nueva “Iglesia auticéfala” del país».

La «grave injerencia por parte de las autoridades estatales de Ucrania en la vida de la Iglesia está sucediendo justo bajo nuestras narices», añadió en su carta el Patriarca de la Iglesia rusa, «los derechos humanos fundamentales, incluso el derecho fundamental a la libertad de conciencia son violados, y hay un evidente intento de usar a la Iglesia para alcanzar objetivos políticos en la campaña para las elecciones».


Deja un comentario

Sínodo: dónde están las raíces cristianas de Europa. El complejo fenómeno de las migraciones dentro y fuera del País

Migrantes; el cardenal etíope Souraphiel en el Sínodo: ¿dónde están las raíces cristianas de Europa?

La propuesta de un Sínodo para las mujeres. Las intervenciones del líder de la Iglesia greco-católica de Ucrania y del “ministro del Exterior” del Patriarcado ruso

Migrantes; el cardenal etíope Souraphiel en el Sínodo: ¿dónde están las raíces cristianas de Europa?

CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 18/10/2018
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

«Es triste cuando escuchamos que algunas fronteras son cerradas a personas que huyen del hambre y de la guerra, y nos preguntamos: ¿dónde están las raíces cristianas de Europa? ¿No es Europa un continente que declara valores cristianos?». Se expresó de esta manera el cardenal Berhaneyesus Souraphiel, arzobispo de Adís Abeba y presidente de la Conferencia Episcopal etíope, durante la rueda de prensa cotidiana sobre el Sínodo de los jóvenes que se está llevando a cabo en el Vaticano. Un padre sinodal propuso un Sínodo dedicado completamente al papel de las mujeres en la Iglesia. En el Aula también intervinieron, entre otros, el líder de la Iglesia greco-católica en Ucrania y, como delegado fraterno, el “ministro del Exterior” del Patriarcado de Moscú y de todas las Rusias.

 

«Cuando se habla de África, más de la mitad de la población es joven, quiere cambiar las cosas, quiere salir de la pobreza: la mayor parte de los medios de comunicación mundiales habla de las migraciones de los jóvenes de África hacia el Medio Oriente o, mediante Sudán y Libia, hacia Europa, pero este es un cuadro bastante limitado de la situación, porque la mayor parte de las migraciones de los jóvenes se dan dentro de África, y se puede decir que las historias del veinte por ciento de los migrantes son contadas, pero no son contadas las historias del ochenta por ciento de las migraciones que se verifican dentro del continente», dijo el purpurado etíope.

 

«Las migraciones —prosiguió— se dan debido a la falta de gobernabilidad que provoca corrupción, conflictos, guerras civiles, movimientos de liberación. Además de todo esto está el comercio de las armas, que es un enorme negocio que proviene de Europa, de América, de China, y sobre el que nadie habla, precisamente porque es un gran negocio. Las armas van a donde hay conflictos civiles, muchos jóvenes mueren por este motivo. Hay niños soldado, hay armas modernas, sofisticadas, como las minas… esta es la gran tragedia de los jóvenes que migran en África. Espero que la Santa Sede, con sus relaciones diplomáticas y las relaciones con los demás líderes cristianos, pueda ver qué se puede hacer. En el pasado, cuando un migrante iba de un país a otro, era recibido, se le ofrecía un vaso de agua, agua para que se lavara, un lugar donde reposar. Hoy no es tan fácil ser migrante. Cuando muchos europeos fueron a otros países tenían más oportunidades con respecto a los migrantes de hoy. Etiopía es un país pobre, pero tiene casi un millón de refugiados. Después de Uganda, es el segundo país al que llega la inmigración».

 

«Un extranjero que toca a tu puerta debe ser bien acogido: es triste cuando escuchamos que algunas fronteras son cerradas a personas que huyen del hambre y de la guerra, y —subrayó el cardenal Souraphiel– nos preguntamos: ¿dónde están las raíces cristianas de Europa? ¿No es Europa un continente que declara valores cristianos? Se ha hablado también sobre esto en el Sínodo. Está también todo lo que ha dicho el Santo padre sobre el colonialismo ideológico, cuando para obtener ayuda te ponen condiciones y te piden que aceptes valores del Occidente. Las multinacionales a veces van a lugares ricos de recursos, como el Congo, y arrasan una aldea, hacen que los niños, los jóvenes y los ancianos se pongan a extraer minerales de la tierra. La Iglesia católica que está presente allí es testigo. Hemos visto también a muchas personas víctimas de este tráfico de seres humanos y de esta explotación. La Iglesia permanece al lado de estos desplazados, de estas personas obligadas a abandonar sus países. Me conmovió cuando el cardenal Vincent Nichols (arzobispo de Westminster y presidente del Santa Marta Group, ndr) dijo que en el mundo hay 40 millones de esclavos en esta época moderna, y la mayor parte de ellos son jóvenes: esto forma parte de la red de tráfico de seres humanos del mundo».

 

«En el Sínodo se ha hablado también de qué podemos hacer, qué puede hacer la Iglesia, en cuanto universal. Esto ha tocado los corazones de nuestros miembros jóvenes del Sínodo. Espero que el Sínodo se dirija a todos los jóvenes, no solo a los del mundo desarrollado, sino también a los que no disponen de medios. La Iglesia debe hablar en su nombre. Antes que otras cuestiones, como la era de internet o las tecnologías modernas, hay jóvenes para los cuales la cuestión sobrevivir», explicó el cardenal etíope. «Recibir al extranjero —insistió—, al refugiado, a cada persona necesitada es un valor cristiano, una obligación cristiana, cerrar las puertas nunca ha estado en la tradición cristiana. Sabemos que todos los que vienen podrían no ser extranjeros inocentes o personas que han sufrido por la violencia en sus países, pero la mayor parte lo es: si ves a una madre, a una abuela que toca a tu puerta pidiendo un lugar donde estar, creo que es una cuestión de consciencia, y la consciencia está formada por los valores cristianos en Europa. Europa ha recibido a muchos refugiados, por ejemplo Alemania, pero otros han cerrado las fronteras. ¿Europa ya no tiene lugar para las raíces cristianas? También Juan Pablo II planteaba esta cuestión, esta pregunta que vale para cualquier conciencia cristiana».

 

 

Per il porporato, inoltre, in Africa ci sono anche molti giovani che non vogliono partire ma vogliono restare nel proprio paese e migliorare le cose dall’interno: «Alcuni pensano che venire in Europa sia un paradiso, ma non è la realtà, pensano che venendo qui possano sistemare la propria situazione e quella della famiglia, ma non è così. E quando sentiamo il razzismo che viene in alcune parti di Europa, o altre parti del mondo, vogliamo ricordare che la vita per rifugiati non è facile, la vita lontano da casa da famiglia non è facile. Questo va detto anche per rafforzare il desiderio di rimanere a casa e cambiare la situazione dal di dentro».

 

Con la congregación de hoy por la mañana, la 16a, concluyeron las intervenciones de los padres sinodales sobre la tercera parte del “Instrumentum laboris”, y a partir de esta tarde vuelven a reunirse los círculos menores lingüísticos. Entre los quemas que han surgido en el debate, refrió Paolo Ruffini, Prefecto del Dicterio vaticano para la Comunicación, están la necesidad de un mayor protagonismo de la mujer en la vida de la Iglesia. Se trata de una verdadera urgencia, según expresó uno de los padres sinodales que se preguntó si no sería oportuno que hubiera un Sínodo universal dedicado precisamente a este tema. Vatican News también refirió que se volvió a proponer un Consejo pontificio de los jóvenes dentro de la Curia romana, compuesto por miembros de los cinco continentes: la idea es la de contar con un contingente de jóvenes «en casa», con el Sucesor de Pedro.

 

Intervinieron en el Aula sinodal, entre otros, Su Beatitud Sviatoslav Shevchuk, líder y Padre de la Iglesia greco-católica en Ucrania, quien subrayó que ha llegado el Ucrania lleva cinco años siendo «víctima de la agresión militar de la Federación Rusa. Son principalmente los jóvenes ucranianos, de diferentes etnias, los que cada día mueren por nuestra patria y defienden al país convirtiéndose en verdaderos, principales protagonistas de la transformación de nuestra sociedad».

 

También estaba en el Aula del Sínodo, como delegado fraterno, el metropolita Hilarion de Volokolamsk, jefe del Departamento para las relaciones exteriores del Patriarcado de Moscú, quien llevó el saludo del Patriarca Cirilo y subrayó el valor de la fraternal colaboración ortodoxo-católica frente a la descristianización, el secularismo, la pérdida de los valores cristianos y las persecuciones.


Deja un comentario

Ucrania: frecuentes atentados contra activistas de derechos humano.s

Ucrania: Más de 50 ataques a activistas y defensores y defensoras de los derechos humanos en 2018

Photo: Facebook/Kateryna Handzyuk

Organizaciones locales de derechos humanos han registrado más de 50 ataques a activistas y defensores y defensoras de los derechos humanos en Ucrania sólo en los últimos nueve meses, han señalado hoy Amnistía Internacional, Human Rights Watch, Freedom House y Frontline Defenders. Entre las víctimas figuran personas dedicadas a defender los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero (LGBT); proteger el medio ambiente, y hacer campaña contra la corrupción.

Las organizaciones han criticado la falta de investigaciones efectivas sobre estos incidentes y de procesamientos de los responsables, pues aumenta el peligro que corren los defensores y defensoras de los derechos humanos y transmite el mensaje de que las autoridades toleran tales ataques y agresiones. Recientemente, el fiscal general ha sugerido que los activistas de la sociedad civil provocaron los ataques por criticar a las autoridades, con lo que da la impresión de que se puede atacar abiertamente a los defensores y defensoras de los derechos humanos.

En la mayoría de los casos, los ataques han ido dirigidos contra personas o grupos que hacen campaña contra la corrupción en su comunidad local, llaman la atención sobre las operaciones de las empresas y el gobierno local o defienden los derechos humanos. La finalidad de tales ataques es evidente: silenciar a activistas y defensores y defensoras de los derechos humanos y disuadir a otras personas que pretendan denunciar las injusticias y salir en defensa de los derechos humanos.

Dos ejemplos de este tipo de atroces ataques que tienen todavía que investigarse son los que se cometieron el 22 de septiembre en Odessa y Krivói Rog. Oleh Mikhaylyk, activista contra la corrupción, recibió un disparo en Odessa, en el sur de Ucrania, y continúa en el hospital. Hacía campaña con el movimiento Syla Lyudei (Poder Popular) contra la construcción ilegal en la zona. A 300 kilómetros de allí, en Krivói Rog, asaltantes no identificados irrumpieron en la casa de Artem Moroka, quien había criticado a la policía local en Facebook. Lo golpearon brutalmente, fracturándole la nariz, contó Moroka a observadores ucranianos de los derechos humanos.

El 5 de junio, el activista medioambiental Mykola Bychko apareció muerto en circunstancias sospechosas en Esjar, pueblo de la región de Járkov. Lo encontraron, ahorcado, en un bosque próximo. La policía local abrió inicialmente una investigación de suicidio, sin tener en cuenta la posibilidad de que lo mataran por su activismo. En ese momento, Bychko estaba documentando la contaminación de un río local, causada presuntamente por una planta de tratamiento de residuos de la zona.

Un abogado que representa a la familia de Bychko cuestionó la conducta de la policía por no considerar la posibilidad de que se tratara de un homicidio intencional y por retrasar, supuestamente de manera deliberada, la investigación. El abogado dijo a Freedom House que la policía había perdido pruebas importantes halladas en el lugar donde apareció el cadáver de Bychko, como la cuerda utilizada para el ahorcamiento. Las autoridades no han investigado tampoco presuntas amenazas que Bychko recibió en relación con su trabajo de documentación, en el marco del cual había estado haciendo preguntas a gente de la planta de tratamiento de residuos.

El 31 de julio, en Jersón, un asaltante no identificado arrojó ácido contra Kateryna Handzyuk, concejala local que vigilaba las actividades de la policía. La policía local detuvo inicialmente a un hombre, al que coaccionó para que firmara una “confesión”, presuntamente prometiéndole a cambio resolver unos problemas que tenía con la policía. Sin embargo, la hermana del detenido dijo que éste no estaba en Jersón cuando se produjo la agresión y que tenía varios testigos que podían confirmarlo.

Tras 19 días de detención, la policía dejó al hombre en libertad sin cargos y pidió disculpas. Al mismo tiempo detuvo a otros cinco sospechosos, cuatro de los cuales admitieron su participación en la agresión. Al principio la policía no investigó el ataque como intento de “asesinato por encargo”, sino como “tentativa de asesinato”, lo que, según el abogado de Handzyuk, ha retrasado considerablemente el proceso de determinar quién ordenó cometerlo.

La forma de llevar a cabo estas investigaciones hace temer que los responsables de tales ataques, incluidos quienes los ordenaron cometer, no sean llevados ante la justicia.

Las autoridades ucranianas deben tomar medidas efectivas para impedir nuevos ataques y amenazas contra activistas y defensores y defensoras de los derechos humanos; garantizar que se realizan con prontitud investigaciones exhaustivas, imparciales e independientes sobre ellos, y llevar a los responsables ante la justicia para que sean sometidos a un juicio justo.

El Ministerio del Interior, la Policía Nacional, la Fiscalía General y las demás instituciones pertinentes deben reconocer de manera expresa la importante labor que realizan los defensores y defensoras de los derechos humanos protegiendo estos derechos y denunciando la corrupción. Las autoridades deben condenar públicamente toda amenaza y ataque contra defensores y defensoras de los derechos humanos. Deben tomar medidas decisivas para garantizar que quienes critican al gobierno pueden trabajar en condiciones de seguridad y en un entorno propicio, donde puedan ejercer el derecho a la libertad de expresión, reunión pacífica y asociación y realizar sus actividades sin temor a sufrir represalias.