Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Colombia: la ONU ha terminado el registro de armas de las FARC

Colombia: Misión de la ONU termina el registro de armas de las FARC

Un puesto de entrega de armas de las FARC-EP. Foto: Misión de la ONU en Colombia

11 de abril, 2017 — El registro y la identificación de armas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia ha terminado, aseveró la Misión de la ONU en ese país al rendir su quinto informe de actividades.

En una conferencia de prensa celebrada el lunes en Bogotá, a más de cuatro meses del inicio de las operaciones de la Misión, el coordinador del Mecanismo de Monitoreo y Verificación, Javier Pérez Aquino, habló de los avances logrados durante el último mes.

“Podemos decir que prácticamente hemos terminado el registro e identificación de todo el armamento que tienen las FARC-EP en sus campamentos. Y eso implica que en todos los campamentos de las FARC está la presencia de Naciones Unidas 24 horas”, apuntó.

Pérez Aquino agregó que la Misión también ha recibido las armas de los integrantes de las FARC que forman parte del Mecanismo de Monitoreo.

Explicó que la Misión planea ahora la recuperación y destrucción del armamento que se encuentra en los escondites, una labor compleja dada la geografía y el difícil acceso a esos depósitos de armas.

El coordinador del Mecanismo afirmó que la Misión está lista para recibir las armas de los ex combatientes de las FARC, que pasarán así a la vida civil. Muchos de ellos se incorporarán al proceso de sustitución de cultivos y a las tareas de desminado y humanitarias.

Por otra parte, Pérez Aquino aseveró que el cese de hostilidades entre el gobierno y las FARC se mantiene sólido gracias al compromiso de ambas partes.

La dejación de armas de las FARC forma parte de la implementación de Acuerdo de Paz firmado en noviembre pasado entre ese grupo guerrillero y el gobierno colombiano para poner fin a más de medio siglo de conflicto.


Deja un comentario

Colombia: progresos en el cumplimiento de los acuerdos de paz y del desarme de las FARC

Registrado por la ONU el 85% de las armas de las FARC en zonas veredales

Jean Arnault, Representante Especial del Secretario General de la ONU para Colombia. (Archivo) Foto: Misión de la ONU en Colombia

29 de marzo, 2017 — El Representante Especial del Secretario General y Jefe de la Misión de la ONU en Colombia, Jean Arnault, actualizó a la opinión pública colombiana e internacional sobre el estado en que se encuentra el proceso de dejación de armas.

Arnault informó a la prensa que el 85% de las que se encuentran en las zonas veredales donde están los desmovilizados de las FARC han sido registradas y marcadas por la ONU, y que antes de que concluya la semana estas podrían alcanzar las 8 mil.

“Yo sé que sobre esas armas han habido algunas preocupaciones e inquietudes y puedo confirmarles que entre ellas hay muchas armas nuevas y que son cortas, largas y de acompañamiento, es decir, de alto calibre”.

Al finalizar la semana unas 1.000 se encontrarían ya en los contenedores del Organismo internacional.

Añadió que se coordina un cronograma con las FARC y la Fuerza Pública para concluir exitosamente el proceso de traslado a los contenedores.

En otro momento de su rueda de prensa, Arnault saludó la reunión celebrada el fin de semana pasado entre el Gobierno y las FARC, en la que ambos acordaron agilizar la implementación del Acuerdo de Paz y avanzar en temas pendientes como los de las zonas veredales, la atención de salud y las garantías jurídicas.

También hizo alusión al último informe del Secretario General que la Misión ha entregado al Consejo de Seguridad, en el que se apunta que si bien la implementación del Acuerdo de Paz no está exenta de dificultades, se observan progresos.

“El primer activo es que existe una determinación de ambas partes de hacer lo posible para cumplir este acuerdo en los tiempos previstos”, dijo.

Tomando en cuenta que el proceso de paz colombiano se ha convertido en un mensaje de aliento sobre la solución pacifica de los conflictos, el Jefe de la Misión de la ONU pidió a la comunidad internacional que le ofrezca todo el apoyo que necesita.


Deja un comentario

Colombia: las FARC y el desarme.

FARC-EP garantiza desarme de sus tropas si Gobierno colombiano cumple Acuerdo de Paz

"¿Y para qué vamos a guardar armas si lo que vamos a hacer es política? La política no se hace con armas", dijo Iván Márquez.

“¿Y para qué vamos a guardar armas si lo que vamos a hacer es política? La política no se hace con armas”, dijo Iván Márquez. | Foto: Efe

Publicado 6 marzo 2017
“Necesitamos ante todo seguridad jurídica”, indicó Iván Márquez, quien fue tajante ante la opinión pública: “Vamos a cumplir y a hacer dejación de armas”.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) van a cumplir con los pasos estimados para el desarme, siempre y cuando el Gobierno colombiano honre los compromisos del Acuerdo de Paz, afirmó el comandante guerrillero Iván Márquez.

“Vamos a cumplir y a hacer dejación de armas. El país puede estar absolutamente seguro de eso”, declaró Márquez en entrevista con el diario colombiano El Tiempo.

>> Cruz Roja confirma primera salida de menores de las FARC-EP

Márquez enumeró cada una de los compromisos que exigen: “Necesitamos ante todo seguridad jurídica, aplicación de la Ley de Amnistía y el levantamiento de órdenes de captura como está establecido, y que se apruebe la Justicia Especial para la Paz en el Congreso”.

Interrogado sobre la fecha del 1 de junio como límite para finiquitar la dejación de armas manifestó que es preciso mirar los cumplimientos de la contraparte.

“Debería haber ocurrido (en esa fecha), pero hay que mirar los cumplimientos de la contraparte, especialmente en lo relacionado con seguridad jurídica y seguridad física, y la seguridad socioeconómica de los guerrilleros”, apuntó.

>> FARC-EP difunden foto del estado actual de Simón Trinidad

Márquez, cuyo verdadero nombre es Luciano Marín Arango, informó que están en un cónclave para priorizar los proyectos normativos referidos a la Ley de Amnistía.

En la entrevista, reafirmó la intención de las FARC-EP por contribuir a construir una mejor Colombia, políticamente. “Es mejor la vida, es mejor la humanidad. Este nuevo país no se va a formar de la noche a la mañana”, dijo.

Por lo cual, reafirmó que no tienen interés en continuar su actividad insurgente:  “¿Y para qué vamos a guardar armas si lo que vamos a hacer es política? La política no se hace con armas”.


Deja un comentario

Colombia: las FARC se preparan para el desarme.

Todos los miembros de las FARC-EP se encuentran ya en las zonas donde dejarán sus armas

Los últimos miembros de las FARC-EP llegan a las zonas veredales. Foto: Misión de la ONU en Colombia

20 de febrero, 2017 — La Misión de la ONU en Colombia informó que se ha completado el ingreso de cerca de 7.000 miembros de las FARC-EP a las 26 áreas donde harán dejación de las armas y donde comenzarán su reinserción a la vida civil.

Según un comunicado, con la llegada de alrededor de 300 hombres y mujeres el sábado a la zona de Agua Bonita, en el departamento de Caquetá, se concretó este hito y en total, unos 6.900 rebeldes ya se encuentran en las llamadas “zonas veredales”.

El Jefe de los Observadores y Coordinador del Mecanismo Tripartito de Monitoreo y Verificación, Javier Pérez Aquino, describió el momento como “histórico”, y aseguró que la Misión y el Mecanismo consideran que la decisión de las FARC-EP de trasladarse a las zonas, a pesar de la logística limitada en la mayoría de ellas, es muy positiva.

Agregó que la decisión reduce considerablemente la posibilidad de contacto armado y expresó sus esperanzas de que la presencia de los miembros de las FARC acelere las obras de construcción en los campamentos, dándose así las condiciones adecuadas para continuar con el proceso que conducirá a la reinserción de los rebeldes a la vida social, económica y política.

El General Pérez Aquino elogió el arduo trabajo de los miembros del Mecanismo Tripartito y su compromiso con el proceso de paz, acompañando al movimiento FARC-EP y monitoreando la cesación del fuego y el cese de las hostilidades.

Agregó que para que este proceso sea eficaz, es necesario consolidar otros aspectos del Acuerdo Final, como el apoyo logístico, la seguridad y las condiciones sociales y económicas que permitan la transición a la vida civil y lleven a una paz sostenible y duradera.


Deja un comentario

Colombia: mujeres guerrilleras en las FARC

COLOMBIA. LOS HIJOS DE LA PAZ. Son los bebés de las guerrilleras que nacieron después de los acuerdos del gobierno con las Farc. Para ellos habrá nursery y guarderías en los puntos de concentración

Guerrillera con su bebé (foto AFP Jesús Colado)

Guerrillera con su bebé (foto AFP Jesús Colado)

Los llaman “los hijos de la paz” porque nacieron después de la firma de los acuerdos de paz de agosto de 2016 en La Habana entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y la guerrilla de las Farc. Son 66 criaturas que vieron la luz en los campamentos  e incluso durante el viaje hacia los 26 puntos de concentración donde la guerrilla entregará las armas para comenzar la vida civil.

Las guerrilleras embarazadas son 80, informó Marco Calarcá, el representante de la guerrilla en la instancia creada por los acuerdos de la que también participan representantes de las Naciones Unidas. De los 6.200 guerrilleros en fase de desarme, entre el 20 y el 25 por ciento son mujeres.

Se comprende ahora por qué los negociadores de las Farc pedían guarderías y hogares materno infantiles para la fase de concentración en los puntos acordados para el desarme. Tanto unas como otras esperan a las guerrilleras que todavía se encuentran en camino con sus bebés y fueron construidas con el apoyo de la Unicef y del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.


Deja un comentario

Colombia: gobierno y FARC contra la droga.

SANTA ALIANZA CONTRA LA DROGA. El gobierno de Colombia y las FARC sellan una alianza para la erradicación de los cultivos ilícitos

Frutos buenos de la paz. Foto archivo SEMANA

Frutos buenos de la paz. Foto archivo SEMANA

Del desarme a una alianza virtuosa para erradicar del territorio nacional la mayor cantidad posible de lo que en la jerga del gobierno se denomina “cultivos ilícitos”: amapola y coca. La nueva “Santa Alianza” entre el ejército colombiano y los guerrilleros en vías de desmovilización se concreta por ahora en el programa denominado “plan de sustitución de cultivos ilícitos”, cuyo primer objetivo es reemplazar 50.000 hectáreas de plantaciones en el primer año de ejecución.

Es uno de los efectos positivos del acuerdo de paz – el punto 4 para mayor precisión – que se firmó en La Habana y se ratificó con no pocas dificultades en diciembre del año pasado después de ser rechazado en un referendo. Es notable el cambio protagonizado por las Farc que, como es sabido, se financiaban vigilando y transportando a lo largo de corredores prácticamente inaccesibles el producto de los cultivos de coca, los químicos necesarios para transformarla en droga apta para el consumo e incluso la venta al por mayor del estupefaciente a los narcos colombianos. Por otra parte, también hay que considerar que la ofensiva contra los cultivos de la planta se produce en un momento en que la producción registra un considerable aumento. En efecto, según los datos del Sistema integral de monitoreo de las Naciones Unidas, en 2015 las plantaciones de coca habían alcanzado las 96.000 hectáreas de extensión y previsiblemente llegarían a 100.000 a fines de 2016, lo que quedará confirmado cuando se conozcan los nuevos datos. Naciones Unidas también calcula que unas 74.500 familias viven actualmente en Colombia de la siembra de hojas de coca.

El programa de eliminación y reconversión que pusieron conjuntamente en marcha el gobierno del presidente Santos y las FARC tiene una primera etapa que consiste en incentivar la sustitución del cultivo en las zonas controladas por la guerrilla para extenderlo después a otros 40 municipios. El incentivo consiste en un millón de pesos colombianos, equivalente a unos 350 dólares por mes para los campesinos que aceptan preparar la tierra y sembrar con cultivos alternativos o que solo decidan abandonar definitivamente el cultivo de la coca para dedicarse a “trabajos públicos de interés comunitario”. El programa ofrece también la posibilidad de recibir un financiamiento de 9 millones de pesos colombianos (3.100 dólares aproximadamente) para proyectos productivos a corto plazo como piscicultura y avicultura,  a los que se suman 3.800.000 pesos (unos 1.400 dólares) en asistencia técnica. Estas cifras, hacen notar las autoridades encargadas de implementar los acuerdos de paz, son de todos modos inferiores a los costos que debería afrontar el gobierno para la fumigación de los cultivos de coca.

El programa establece también que las Fuerzas Armadas Colombianas protejan a las comunidades que adhieran al plan de erradicación y sustitución de las represalias de las bandas de narcos.


Deja un comentario

Colombia: cuántos guerrilleros dejarán las armas?

LOS IRREDUCIBLES DE LA GUERRILLA. Las FARC de Colombia ya recibieron la orden de romper filas. ¿Cuántos combatientes no piensan acatarla?

Oscar Tulio Lizcano cuando estaba en manos de la guerrilla

Oscar Tulio Lizcano cuando estaba en manos de la guerrilla

¿Cuántos guerrilleros de las FARC se negarán a entregar las armas y desmovilizarse, como han previsto los acuerdos de paz? No se sabe, pero no falta mucho para que la realidad permita saberlo. Las zonas establecidas para la concentración de los guerrilleros están definidas y en algunas ya empezaron a llegar grupos que tienen la intención de respetar los procedimientos previstos para el desarme. Otros esperan para ver cómo van las cosas, otros simplemente no están dispuestos a romper las filas donde militaron tantos años. En todas las guerrillas que firmaron acuerdos para desmovilizarse hay grupos irreductibles, desde México hasta América del Sur, pasando por América Central. Ahora se trata de saber cuántos guerrilleros de las FARC seguirán en armas y en qué frentes. Pero es pronto para decirlo.

El Secreariado de las FARC habla de aceptación de los acuerdos por unanimidad, y cita como prueba la Asamblea general que se llevó a cabo en septiembre donde se ratificaron. Otros, como Oscar Tulio Lizcano, secuestrado en el año 2000 y que estuvo ocho años en manos de las FARC, considera que “son muchos los guerrilleros que seguirán en armas” y atribuye la culpa a “la falta de una pedagogía para convencerlos” de que es mejor aceptarlos.

“Hasta pocos meses atrás mantuve contacto con varios guerrilleros desmovilizados”, afirma Lizcano en una columna de opinión del diario El Colombiano “y pese al acuerdo de paz muchos combatientes no quieren abandonar. Los servicios de inteligencia lo saben y lo ocultan para no provocar pánico ni perturbar el normal desarrollo del proceso de implementación de los acuerdos”.

El ex prisionero, parlamentario del Partido Conservador en el momento del secuestro y padre del actual presidente de Senado colombiano, explica que “el Comando Central de las FARC incluso ha expulsado a los comandantes de algunos frentes. Varios de ellos habían estado en La Habana donde se habían mostrado convencidos del proceso (de desame), pero con el paso del tiempo decidieron no acatar las órdenes”.

Una de las razones que enuncia Lizcano es que no quieren abandonar situaciones de privilegio, sobre todo en las unidades que más se han enriquecido con el narcotráfico, pero también el miedo a ser asesinados cuando depongan las armas.