Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Penalidades de los roghinyas en Bangladesh por las lluvias.

La lluvia amenaza el futuro de los refugiados rohinyás en Bangladesh

PMA-Gemma Snowdon
Los campamentos de refugiados en Cox Bazar, Bangladesh, inundados por las lluvias.

5 Julio 2019

Con todavía cuatro meses de temporada de monzones ya se han presentado varios deslizamientos de tierra, campamentos destruidos y personas heridas. Las agencias de la ONU están sobre el terreno apoyando a los desplazados.

Tres días de lluvia continua en Bangladesh destruyeron 273 albergues e hirieron a 11 personas en los asentamientos de Cox’s Bazar, donde viven más de 900.000 refugiados rohingyás.

Se estima que 350mm de lluvia cayeron en 72 horas desde el lunes y se esperan más aguaceros durante la próxima semana, y aún faltan cuatro meses para que termine la temporada de monzones. Según informes preliminares, se han producido 26 derrumbes.

“Voluntarios refugiados entrenados por ACNUR y sus socios trabajaron durante toda la noche el miércoles bajo una intensa lluvia para ayudar a las familias en necesidad urgente. En algunos casos, esto implicó rescatar a refugiados de albergues  destruidos por deslizamientos de tierra”, dijo el portavoz de la Agencia de la ONU para los Refugiados.

Alrededor de 2137 personas han sido reubicadas, ya sea porque sus refugios sufrieron daños sustanciales, o como medida de precaución, y se están distribuyendo suministros de emergencia para ayudar a reconstruir, reparar y fortalecer los albergues dañados.

Los preparativos para la temporada de monzones en Cox Bazar incluyen la construcción de estructuras de retención en las laderas, la instalación de drenaje y el trabajo sobre carreteras y puentes. También se han diseñado embalses para contener las lluvias monzónicas y estabilizar los suministros de agua.

Desde enero, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas emplea a unos 21.000 refugiados cada mes, bajo un plan de dinero por trabajo, que ayuda a la reducción del riesgo de desastres y al trabajo de ingeniería diseñado para hacer que los campamentos sean más seguros, incluida la estabilización de las pendientes.

Una situación difícil

El portavoz del PMA, Herve Verhoosel, dijo que este año las agencias de la ONU y las ONG completarán el trabajo de reforestación en más de 200 hectáreas de los campamentos, lo que ayudará a estabilizar la tierra y reducir el riesgo de deslizamientos. El PMA es responsable de alrededor del 40% de la reforestación, con aportes técnicos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Las existencias de alimentos para miles de refugiados en Cox’s Bazar se han visto afectadas por las inundaciones, aseguró Verhoosel. El PMA proporciona galletas con alto contenido energético y comidas calientes, y cuenta con suficientes suministros para alimentar a más de 160.000 personas en una emergencia.

Agregó que casi dos años después de la llegada de los rohingyás en Bangladesh en 2017, la situación sigue siendo crítica. Los refugiados siguen siendo muy vulnerables a la inseguridad alimentaria y la situación se deteriorará rápidamente si la asistencia humanitaria cesa o disminuye.

“Al PMA le cuesta 24 millones de dólares al mes alimentar a casi 900.000 refugiados y, sin el apoyo continuo de la comunidad internacional, la situación se volverá cada vez más terrible”, advirtió el portavoz.


Deja un comentario

Bangladesh: trágico incendio en Dhaka con numerosas víctimas. El pésame del Papa

BANGLADESH-FIREBANGLADESH-FIRE  (AFP or licensors)

Pésame del Papa Francisco por las víctimas del incendio en Dhaka

En un telegrama de condolencia firmado por el Cardenal Secretario de Estado, Pietro Parolin, el Santo Padre expresa su pesar por el incendio que estalló en Dhaka, Bangladesh.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Su Santidad el Papa Francisco se entristeció al enterarse de la pérdida de vidas y de los heridos causados por el incendio en el centro de Dhaka”, lo escribe en un telegrama de pésame enviado por el Cardenal Secretario de Estado, Pietro Parolin a nombre del Santo Padre ante esta tragedia.

En el telegrama, el Pontífice expresa “su solidaridad a todos los afectados y reza especialmente por el descanso de los difuntos y por la curación de los heridos”. Asimismo, el Santo Padre, anima al personal de emergencia que asiste a las víctimas de esta tragedia, y sobre todo invoca las bendiciones divinas de consuelo y fortaleza”.

Gigantesco incendio

Al menos 81 personas murieron abrasadas y otras 50 resultaron heridas en un gigantesco fuego que envolvió varios edificios en el popular barrio de Chawkbazar, en la parte antigua de Daca, informaron diversos medios de prensa locales.

El incendio comenzó hacia las 22.45 hora local, en un edificio de cinco plantas conocido como Mansión Haji Wahed, en el que se encontraba un almacén de productos de plástico que horas después de ser arrasado por las llamas empezaba a tambalearse mientras el fuego se propagaba a los edificios adyacentes.


Deja un comentario

Elecciones este domingo en Bangladesh

Guterres llama a la calma y a la paz durante las elecciones de Bangladesh

Banco Mundial/Scott Wallace
Un conductor de camiones de Bangladesh.

27 Diciembre 2018

Los comicios, que se celebrarán este domingo, han estado precedidos por una ola de violencia entre seguidores del Gobierno y de la oposición que ha dejado al menos seis muertos y decenas de heridos.

El Secretario General de la ONU ha pedido a todas las partes interesadas que aseguren un entorno libre de violencia, intimidación y coerción antes, durante y después de las elecciones generales en Bangladesh.

António Guterres aseguró en un comunicado emitido por su portavoz que todos los  ciudadanos de Bangladesh, incluidas las minorías y las mujeres, deben sentirse seguros y confiados en el ejercicio de su derecho al voto.

“La sociedad civil y los observadores electorales deben recibir un apoyo total para desempeñar su papel en el proceso”, agregó, reiterando que las Naciones Unidas se encuentran comprometidas a apoyar un Bangladesh pacífico y democrático.

Bangladesh celebrará sus 11ª elecciones parlamentarias el 30 de diciembre. La campaña electoral ha sido testigo de violentos enfrentamientos entre los dos partidos principales. Según despachos de prensa al menos seis personas han muerto y varios han sido heridos desde noviembre.

El Partido Nacionalista Bangladesí ha denunciado que más de 11.500 de sus seguidores han sido arrestados y miles de activistas, incluidos candidatos, han resultado heridos en ataques perpetuados por partidarios del actual Gobierno de la primera ministra Sheikh Hasina, quien busca su tercer mandato consecutivo.

A raíz de una solicitud de asistencia electoral de las Naciones Unidas por parte de la Comisión Electoral de Bangladesh (BEC), la ONU en Bangladesh está brindando asistencia técnica electoral a través del Programa de la ONU para el Desarrollo y ONU Mujeres.

El proyecto se enfoca en apoyar a la Comisión Electoral en la difusión pública, promover la participación de mujeres y grupos con poca representación en el proceso electoral, fortalecer la capacidad de capacitación y ayudar a desarrollar estrategias para la mitigación de conflictos y la prevención de la violencia electoral.


Deja un comentario

Guterres visita a los refugiados rohinyas en Bangladesh

Guterres escucha los testimonios desgarradores de los refugiados rohinyás

Naciones Unidas
El Secretario General de la ONU, António Guterres, el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim (en el centro), y el alto comisionado para los Refugiados, Filippo Grandi (a la derecha) hablan con una joven refugiada rohinyá en Cox’s Bazar.

2 Julio 2018

El Secretario General visitó los campamentos en Bangladesh y aseguró que nada le había preparado para la escala de crisis y sufrimiento que encontró y apeló a la comunidad internacional para que aumente su apoyo.

“La violencia que enfrentaron los rohinyás en Myanmar desde agosto pasado es probablemente una de las historias más trágicas de violación sistemática de los derechos humanos jamás registrada”, expresó António Guterres durante su visita a Cox´s Bazar, el campamento de refugiados al sur de Bangladesh donde viven casi un millón de personas.

“Es inaceptable que estas personas que tanto han sufrido en Myanmar ahora tengan que vivir en las difíciles circunstancias que estos campamentos representan de manera inevitable”, agregó.

El titular de la ONU elogió al gobierno y al pueblo de Bangladesh por recibir “generosamente” a los refugiados y por brindarles protección y apoyo fundamental.

Al mismo tiempo, hizo un llamado a la comunidad internacional para que su solidaridad se convierta en apoyo para la minoría rohinyá que aún vive en Myanmar y a los desplazados que cruzaron la frontera.

“Hay que intensificar el plan y aumentar sustancialmente el apoyo financiero a todos los que trabajan en Bangladesh para proteger y ayudar a los refugiados”, expresó.

Guterres resaltó que la ONU continuará insistiendo en el derecho de retorno voluntario de los rohinyás a Myanmar, pero únicamente cuando existan condiciones que garanticen una vida con dignidad.

El titular de la ONU llegó a Bangladesh el domingo en la mañana para llamar la atención sobre la difícil situación de los refugiados y apelar a la comunidad internacional. En su visita le acompaña el presidente del Grupo del Banco Mundial, Jim Yong Kim, que el viernes anunció casi 500 millones de dólares en donaciones.

Ambos escucharon relatos de primera mano de la violencia que sufrieron los rohinyás en Myanmar. Algunos describieron vívidamente un clima de miedo por las incursiones militares en sus aldeas. Un hombre contó cómo las mujeres de su familia fueron violadas y asesinadas mientras él se escondía en el bosque. Otros describieron las continuas restricciones de libertad de movimiento y la falta de acceso a los servicios que les impone el gobierno de Myanmar.

En una conferencia de prensa, Kim hizo eco a las palabras del Secretario y pidió al mundo solidarizarse con los rohinyás para que puedan vivir una vida digna y tener acceso a lo básico.

“Nosotros, como Grupo del Banco Mundial, nos comprometemos a hacer más y más para asegurarnos de que los rohinyás obtengan algo de justicia”, declaró

Tanto Kim como Guterres se reunieron con mujeres y niñas, que también les contaron historias de violencia indescriptible contra ellas y sus familias.

UNFPA Bangladesh/Allison Joyce
El Secretario General, António Guterres, el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, la directora ejecutiva de UNFPA, Natalia Kahem, y el Alto Comisionado para los Refuigiados, Filippo Grandi, comparten con refugiados rohinyás.

Los desafíos de las agencias humanitarias

La compleja crisis de los refugiados rohinyás estalló en agosto pasado tras los ataques a puestos remotos de la policía por parte de grupos armados que presuntamente pertenecían a la comunidad. Estos fueron respondidos con ataques sistemáticos a la minoría principalmente musulmana. Los grupos de derechos humanos, incluidos altos funcionarios de la ONU, han dicho que estas campañas equivalen a una limpieza étnica.

En las semanas siguientes, más de 700.000 rohinyás, la mayoría de ellos niños, mujeres y ancianos, huyeron de sus hogares hacia Bangladesh, con poco más que la ropa que llevaban puesta. Ya más de 200.000 refugiados rohinyás se refugiaban en el país vecino como resultado de desplazamientos anteriores.

Las agencias de las Naciones Unidas y los socios humanitarios han estado sobre el terreno, respondiendo a las necesidades tanto de los refugiados como de las comunidades que los acogen. Sin embargo, sus esfuerzos a menudo han sido abrumados por la magnitud de la crisis y el clima extremo.Uno de los desafíos más apremiantes es la temporada de los monzones, que trae lluvias torrenciales y la amenaza de ciclones, deslizamientos de tierra e inundaciones repentinas.

“Las fuertes lluvias y su impacto ya están agravando el sufrimiento de los refugiados mientras intentan reconstruir sus vidas”, dijo Natalia Kanem, directora ejecutiva del Fondo de Población de la ONU (UNFPA), que también formó parte de la delegación del Secretario General.

Kanem se comprometió a continuar haciendo todo lo posible para proporcionar servicios que salven las vidas de las mujeres y las niñas dentro de la población refugiada y sus comunidades de acogida, que han sido generosas al recibirlas.

UNIFEED
Gul Zahar, refugiada rohinyá de 90 años

La falta de financiación

Además del clima, la grave falta de recursos también ha obstaculizado la respuesta humanitaria. Un Plan de Respuesta Conjunta, lanzado por la ONU en marzo, solicitando 951 millones de dólares para proporcionar asistencia vital, solo cuenta con un 18% de financiación.

El apoyo anunciado por el Banco Mundial ayudará a mejorar las condiciones y a aumentar la asistencia de una respuesta puramente “humanitaria y de día a día”, dijo el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, quien también estuvo presente en Cox’s Bazar.

“De verdad contamos con estos recursos adicionales, y tal vez con más financiación que el Secretario General y el presidente del Banco Mundial podrán movilizar en el futuro, para estabilizar las condiciones y crear soluciones duraderas”, dijo el jefe del ACNUR.

Junto con el UNFPA y el ACNUR, todo el sistema de la ONU sigue comprometido para garantizar que los refugiados y las comunidades de acogida tengan acceso a la ayuda y la protección que tanto necesitan.


Deja un comentario

Difícil situación humanitaria de los Rohinyas en Myanmar y Bangladesh

La doble crisis humanitaria de los rohinyás en Myanmar y Bangladesh

OCHA
Ursula Mueller conversa con desplazados del campamento de Dar Pai en el estado de Rakhine en Myanmar.

17 Abril 2018

La situación de los rohinyás en Bangladesh es muy difícil pero no debe olvidarse a los que aún viven en Myanmar, donde el acceso humanitario ha empeorado significativamente en el último año según la subsecretaria de la ONU para Asuntos Humanitarios.

Ursulla Mueller comentó este martes su reciente visita de seis días a Myanmar, donde se reunió con autoridades y desplazados internos y fue testigo de la difícil situación que se vive en estados como el de Rakhine.

Además de los cerca de 700,000 refugiados rohinyás que han huido a través de la frontera con Myanmar, otros 400,000 viven en “situación difícil”  dentro del país, sin acceso a servicios de salud o educación, informó Mueller este martes.

“Proteger a los más vulnerables en Myanmar debe estar en el centro de la respuesta humanitaria de la comunidad internacional y del Gobierno. Sin importar donde estén, o cuál sea su etnia, religión o ciudadanía, debemos trabajar juntos para que nadie esté privado de la protección y de la ayuda humanitaria”, expresó la subsecretaria ante la prensa.

Mueller mantuvo conversaciones con funcionarios gubernamentales sobre la difícil situación de la minoría étnica mayoritariamente musulmana basada principalmente en el estado de Rakhine.

También se reunió con el consejero de Estado y Premio Nobel Daw Aung San Suu Kyi, con quien habló sobre la importancia de “acabar con la violencia”, y alcanzar la paz y la reconciliación.

“En esta reunión, reafirmé el compromiso de las Naciones Unidas de apoyar la paz, la estabilidad y el desarrollo en Myanmar y ofrecí el apoyo continuo de la ONU para garantizar que todas las personas afectadas por conflictos y desastres naturales reciban la protección y asistencia que necesitan”, dijo Mueller.

En el estado de Rakhine, la funcionaria visitó campamentos donde unas 130,000 personas, la mayoría de las cuales se identifican como rohinyás, permanecen confinadas en condiciones deplorables después de casi seis años de desplazamiento.

En el municipio de Maungdaw, se reunió con las comunidades locales afectadas por la violencia del año pasado y visitó un nuevo sitio de tránsito de retorno de refugiados que el Gobierno está construyendo, así como algunos proyectos de viviendas nuevas y zonas en las que aldeas fueron quemadas o demolidas.

“Hay una crisis humanitaria en ambos lados de la frontera entre Bangladesh y Myanmar que está afectando al grupo más grande de apátridas del mundo”, expresó.

La tragedia que se desarrolla en los campamentos de Cox Bazar es terrible pero que no debe olvidarse a los 400.000 musulmanes que aún viven en el estado de Rakhine, quienes siguen enfrentando una vida de marginación debido a la restricción de su libertad de movimiento.

Mueller recalcó que estas restricciones comprometen gravemente sus derechos y obstaculizan su acceso a la salud, los medios de subsistencia, la protección, la educación y otros servicios esenciales.

Sobre el regreso de los refugiados en Myanmar, la funcionaria dijo que las condiciones solo pueden alcanzarse si se abordan los problemas críticos como la libertad de circulación, la cohesión social, los medios de subsistencia y el acceso a los servicios.

“La Comisión Asesora del Estado de Rakhine ha proporcionado una hoja de ruta importante hacia un futuro mejor para todas las comunidades allí, pero sus recomendaciones deben aplicarse de manera integral e imparcial, en el espíritu en que fueron escritas”, dijo la subsecretaria humanitaria.

También resaltó que si los consejos de esta comisión liderada por el exsecretario general Kofi Annan se aplican, las vidas de las personas más pobres se verán profundamente transformadas.

ONU/Mark Garten
Ursula Mueller, subsecretaria general para Asuntos Humanitarios durante una conferencia de prensa en la sede de la ONU

La violencia se extiende más allá de Rakhine

El acceso humanitario en Myanmar ha empeorado significativamente en el último año, no solo en Rakhine sino también en los estados de Kachin y Shan. “Cuando cortas esa línea humanitaria, hay un impacto humano muy real”, recalcó la funcionaria.

Agregó que al menos 10.000 personas han sido recientemente desplazadas o reubicadas por combates entre los militares de Myanmar y los grupos armados étnicos en los estados de Kachin y Shan desde el comienzo del año, mientras que unas 100.000 personas siguen desplazadas como resultado del conflicto entre las autoridades y el Ejército de Independencia de Kachin que se reinició en 2011.

“El conflicto en Kachin es uno de los más antiguos  del mundo, sin embargo, es una crisis humanitaria olvidada”, alertó Mueller, asegurando que constantemente se producen enfrentamientos cerca de campos de desplazados y zonas civiles y que aún se ponen minas antipersonales en los campos y carreteras.

La subsecretaria llamó a todas las partes para que garanticen la protección de todos los civiles de conformidad con el derecho internacional.

La prevención de desastres

Durante su misión Mueller discutió formas de fortalecer la preparación y respuesta ante desastres. Myanmar es uno de los países más propensos a los desastres en el mundo. “Precisamente la última vez que la visité fue hace casi diez años en la tragedia del ciclón Nargis”, recordó.

La funcionaria dijo que, si bien los esfuerzos de reducción del riesgo de desastres deben mejorarse aún más, el Gobierno y las organizaciones nacionales han logrado excelentes progresos en los últimos años en la creación de capacidad nacional para la preparación y respuesta en casos de desastre.

Mueller reiteró que se necesita con urgencia más fondos para el Plan de respuesta humanitaria de Myanmar para 2018, que exige 183 millones de dólares para satisfacer las necesidades de 832,000 personas en los estados de Rakhine, Kachin, Shan y Kayin.


Deja un comentario

Dramática situación de más de 700.000 niños roginyas

Alrededor de 720.000 niños rohinyás “atrapados en el limbo”

© UNICEF/Nybo
Un grupo de niños rohinyas migran hacia Cox’s Bazar, en Bangladesh.

23 Febrero 2018

El mal clima de Bangladesh y la violencia constante en Myamar amenazan a cientos de miles de niños rohinyás, advirtió este viernes UNICEF mientras hacía un llamamiento urgente para aumentar la asistencia antes del inicio de la temporada de tormentas.

“Alrededor de 720.000 niños rohinyás se encuentran atrapados – bien acorralados por la violencia y obligados a desplazarse dentro de Myanmar, o bien hacinados en los campos de Bangladesh porque no pueden volver a casa”, indicó Manuel Fontaine, Director de Programas de Emergencia de el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia.

El lanzamiento del informe de UNICEF coincide con el sexto mes desde el comienzo del último éxodo de refugiados rohinyás hacia el sur de Bangladesh.

La agencia señala que, probablemente, las inundaciones que se esperan por la llegada de la temporada de ciclones invadan los campos vulnerables e insalubres, donde vive la mayoría de los refugiados. Esta situación aumenta la posibilidad de que haya brotes de enfermedades transmitidas por el agua y que haya que cerrar escuelas y centros sanitarios.

El documento estima que cerca de 185.000 niños rohinyás permanecerán en el estado de Rakhine, en Myanmar, asustados por la violencia y el horror que han llevado a sus familiares y vecinos a huir.

“Es una crisis sin una solución inmediata que podría tardar años en resolverse a menos que haya un esfuerzo pactado para abordar sus causas”, declaró Fontaine.

Asimismo, el informe indica que los rohinyás son personas sin rumbo, perseguidas en sus casas y comunidades, atrapadas en el limbo y privadas de sus derechos básicos, mientras nuevos problemas amenazan su bienestar.

Llamamiento de UNICEF al Gobierno

UNICEF hace un llamamiento al Gobierno de Myanmar para que termine con la violencia y  la crisis de derechos humanos en el estado de Rakhine, refiriéndose a las restricciones que sufren los rohinyás en cuanto a libertad de circulación, acceso limitado a sanidad, educación y medios de subsistencia, así como a la dependencia de ayuda humanitaria.

Según el documento, reconocer los derechos básicos de los rohinyás serviría para crear las condiciones necesarias para que los refugiados regresen a sus antiguos hogares en Myanmar.

“No volverán a casa a menos que se les garantice su seguridad, posean una nacionalidad, puedan enviar a sus hijos al colegio y tenga oportunidades de futuro”, explicó Fontaine.

Desde agosto de 2017, la falta de acceso a diversas zonas del estado de Rakhine ha dificultado gravemente el trabajo de UNICEF y otras agencias humanitarias.

Resulta imprescindible acceder inmediatamente y sin impedimentos a los niños que residen en este estado, así como abordar las tensiones que existen entre las comunidades y promover la cohesión social, dijo UNICEF.

Las labores de asistencia que ha dirigido y supervisado el Gobierno de Bangladesh han evitado el desastre, dado que las comunidades locales han acogido a 79.000 ronhinyás.


Deja un comentario

La dramática situación de los Rohingyas y la proximidad del monzón.

Myanmar: el área de Kutupalong se ha convertido en el asentamiento de refugiados más grande del mundo

13 Febrero 2018

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados alertó sobre el peligro que representa para los desplazados rohinyás la temporada de monzones que empieza en marzo.

El área de Kutupalong, en Cox´s Bazar, se ha convertido en el asentamiento de refugiados más grande del mundo, advirtió hoy el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados durante una reunión en el Consejo de Seguridad sobre la situación humanitaria en Myanmar

En el transcurso de su intervención vía teleconferencia, Filippo Grandi advirtió sobre el peligro inminente al que se enfrentarán  los refugiados rohinyás en Bangladesh.

“La temporada de monzones comenzará en marzo. Estimamos que 107.000 refugiados viven en zonas propensas a inundaciones o deslizamientos de tierra. Decenas de miles de refugiados vulnerables necesitan ser reubicados urgentemente ya que sus vidas están en peligro”, destacó.

Añadió que el Gobierno de Bangladesh dirige un esfuerzo masivo de preparación para emergencias, pero el apoyo internacional debe intensificarse para evitar una catástrofe.

Agradecimiento a Bangladesh

A continuación, Grandi expresó su gratitud por la protección y el apoyo que brindan el gobierno y el pueblo de Bangladesh a los refugiados procedentes de Myanmar.

“El Gobierno, en colaboración con organizaciones nacionales y locales altamente capacitadas, Naciones Unidas y otros organismos humanitarios, con apoyo de los donantes, han obtenido una respuesta impresionante”, dijo.

Sin embargo, manifestó que muchos refugiados continúan sufriendo condiciones precarias y situaciones de hacinamiento. Los brotes de enfermedades, como la difteria, se han resuelto tomando medidas determinantes, pero siguen comportando un riesgo significativo.

Siguen sin cumplirse las condiciones de retorno a Mynamar

El Alto Comisionado también reiteró que todavía no se cumplen las condiciones para la repatriación voluntaria de los refugiados rohinyás.

“Las causas de su huida no se han abordado, y todavía no hemos visto progresos importantes en la lucha contra la exclusión y la denegación de derechos que se han profundizado en las últimas décadas, debido a la negación de la ciudadanía birmana”.

Apoyo internacional para ambos países

Grandi destacó que abordar las causas profundas de violencia y discriminación sistémica que ha provocado la huida de cientos de miles de personas en varias ocasiones durante décadas, y garantizar soluciones a la crisis actual, requerirá un importante apoyo tanto a Myanmar como a Bangladesh.

“Será necesaria la implicación política internacional y los conocimientos técnicos y recursos financieros a ambos lados de la frontera para abordar las actividades humanitarias y de desarrollo”, señaló.

De cumplirse, estas medidas tienen el potencial de producir importantes beneficios en toda la región, ayudando a prevenir el extremismo, fomentando la estabilidad y estimulando el desarrollo económico, finalizó Grandi.


Deja un comentario

El Papa explica y comenta sus visitas a Nianmar y Bangladesh.

El Papa pide ayudar a los Rohinyá y a todos los perseguidos del mundo

Durante la Audiencia general Francisco recordó su viaje apostólico a Myanmar y Bangladesh: el futuro de Asia no es de quien construye armas, sino de quien siembra fraternidad
AFP

La Audiencia del Papa

59
0
Pubblicato il 06/12/2017
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

El Papa quiso expresar su solidaridad a Bangladesh «en su compromiso por socorrer a los prófugos Rohinyá, que confluyeron en masa a su territorio, en donde la densidad de población ya es una de las más elevadas del mundo». Lo recordó durante la Audiencia general de hoy, 6 de diciembre de 2017, en el Aula Pablo VI. Fue la ocasión para recordar su reciente viaje a Asia (del 26 de noviembre al 2 de diciembre). En Myanmar, de donde proviene esta minoría musulmana perseguida, Francisco dijo haber animado a las autoridades locales en los «esfuerzos de pacificación del país», mientras que la etapa de Bangladesh «marcó un paso más a favor del respeto y del diálogo entre el cristianismo y el islam». En cuanto a todo el continente asiático, su futuro, dijo entre aplausos Bergoglio, refiriéndose a los jóvenes con los que se reunió, «será no de quien construya armas, sino de quien siembre fraternidad».

 

La población de Bangladesh, segunda etapa del viaje asiático, «es en gran parte de religión musulmana, y, por lo tanto, mi visita (siguiendo las huellas de las del beato Pablo VI y de san Juan Pablo II) marcó un paso más a favor del respeto y del diálogo entre el cristianismo y el islam», dijo el Papa. «A las autoridades del país recordé que la Santa Sede ha apoyado desde el inicio la voluntad del pueblo bangladesí de constituirse como nación independiente, así como la exigencia de que en ella siempre sea tutelada la libertad religiosa. En particular, quise expresar solidaridad a Bangladesh en su compromiso por socorrer a los prófugos Rohingyá, que confluyeron en masa a su territorio, en donde la densidad de población ya es una de las más elevadas del mundo».

 

El Papa volvió a hablar sobre el argumento durante los saludos a los diferentes grupos lingüísticos de fieles que estaban presentes en el Aula Pablo VI. En particular, a los fieles de lengua árabe dijo que «quien no sufre con el hermano sufriente, aunque sea diferente por raza, por religión, por lengua o por cultura, debe interrogarse sobre la sinceridad de su fe y sobre su humanidad. Me conmovió mucho el encuentro con los refugiados Rohinyá y les pedí que nos perdonaran por nuestras faltas y por nuestro silencio, pidiendo a la comunidad internacional que ayude y socorra a todos los grupos oprimidos y perseguidos presentes en el mundo».

 

En Myanmar, a donde un sucesor de Pedro nunca había ido tras la formalización de las relaciones diplomáticas entre el país y la Santa Sede, Francisco dijo que se había reunido con las autoridades locales, «animando los esfuerzos de pacificación del país y esperando que todos los diferentes elementos de la nación, sin exclusión, puedan cooperar en este proceso en el respeto recíproco». Con este mismo espíritu, el Pontífice argentino también se reunió con los representantes de las diferentes comunidades religiosas y, en particular, con el Supremo Consejo de los monjes budistas, al cual, dijo, «manifesté el aprecio de la Iglesia por su antigua tradición espiritual, y la confianza en que los cristianos y los budistas puedan ayudar juntos a las personas y amar a Dios y al prójimo, rechazando cualquier tipo de violencia y oponiéndose al mal con el bien». En general, el Papa quiso «expresar la cercanía de Cristo y de la Iglesia a un pueblo que ha sufrido debido a conflictos y represiones, y que ahora está caminando lentamente hacia una nueva condición de libertad y de paz».

 

Jorge Mario Bergoglio subrayó la vitalidad de la Iglesia católica en ambos países. El Papa recordó que confirmó en la fe a la Iglesia «viva y ferviente» de la ex Birmania, «pequeña grey y levadura del Reino de Dios» en un país de mayoría budista. Después Francisco recordó que en Dhaka visitó la Casa Madre Teresa, en donde la santa se quedaba cuando se encontraba en esa ciudad, y que acoge a muchísimos huérfanos y a personas con discapacidades. «Allá, según su carisma, las monjas viven cada día la oración de adoración y el servicio a Cristo pobre y sufriente, y nunca falta la sonrisa en sus labios: monjas que rezan tanto, que sirven a los que sufren y siguen con la sonrisa: es un testimonio bello, agradezco mucho a estas monjas». En cuanto a los jóvenes de Myanmar, en sus rostros, dijo el Papa entre los aplausos de los fieles que estaban en la Audiencia general, «llenos de alegría, vi el futuro de Asia: un futuro que será no de quien construya armas, sino de quien siembre fraternidad». En Bangladesh, el último evento «fue con los jóvenes bangladesíes, lleno de testimonios, cantos y danzas. ¡Pero qué bien bailan estos bangladesíes! Una fiesta que manifestó la alegría del Evangelio acogido por esa cultura; una alegría fecundada por los sacrificios de muchos misioneros, de muchos catequistas y padres cristianos. En el encuentro también estaban presentes jóvenes musulmanes y de otras religiones: un signo de esperanza para Bangladesh, para Asia y para el mundo entero».


Deja un comentario

Regreso del Papa a Roma, procedente de Bangladesh.

Francisco concluyó su visita al sudeste asiático

Sabado 2 Dic 2017 | 10:06 am

Daca (Bangladés) (AICA):

El papa Francisco llegó al aeropuerto internacional de Daca en Bangladés para abordar el avión B777/BIMAN de la compañía Bangladesh Airlines que lo llevará de regreso a Roma. La hora prevista de aterrizaje es las 23, hora de Roma. De este modo el pontífice concluye su 21° viaje apostólico que comenzó el 26 de noviembre con la partida hacia Myanmar.

El Santo Padre se despidió de la delegación de autoridades locales, encabezada por el Ministro de Asuntos Exteriores, y de los Obispos de Bangladesh en la pista del aeropuerto.

Poco antes de embarcar, el papa Francisco publicó un mensaje en la red social Twitter: “Queridos amigos de Myanmar y Bangladesh -escribió el Papa- gracias por su bienvenida! Invoco sobre ustedes las divinas bendiciones de la armonía y la paz”.

El Papa también invocó la “armonía” y la “prosperidad” de Bangladesh en el telegrama dirigido al presidente Abdul Hamid. El Santo Padre también expresa un “agradecimiento especial” al gobierno y a toda la población de Bangladés “por la gran acogida y la gran amabilidad demostrada durante la visita”. +


Deja un comentario

Bangla Desh: exhortación espontánea, improvisada del Papa a los religiosos y religiosas

“La cizaña destruye las comunidades, no al terrorismo de los chismes”

Francisco se reúne con los sacerdotes, las monjas y los seminaristas, y abandona el discurso preparado: «Cuando tengas ganas de hablar mal, mordéte la lengua. Qué bello ver monjas ancianas con los ojos que brillan de alegría después de una vida sirviendo»
AP

Francisco saludando a las  monjas de Bangladesh

Pubblicato il 02/12/2017
Ultima modifica il 02/12/2017 alle ore 07:46
ANDREA TORNIELLI
ENVIADO A DHAKA (BANGLADESH)

 

El Papa Francisco quiso visitar la más pequeña de las casas de las que se ocupan las monjas de la Madre Teresa de Calcuta aquí en Dhaka. Construida en 1976, fue la residencia preferida de la pequeña monja albanesa que fue proclamada santa por Bergoglio en 2016. Se encuentra en el barrio de Tejagon, en el complejo parroquial de la Holy Rosary Church, y ofrece asistencia y curas a miles de huérfanos y personas con discapacidades mentales y físicas. El Papa saludó a muchos enfermos: una mujer en silla de ruedas estaba presente durante la visita de Juan Pablo II en 1986. Fuera de la estructura, Francisco fue recibido por algunas bailarinas con vestidos tradicionales y por un grupo de niños. El Papa agradeció a las monjas por su actividad caritativa y, como regalo, ofreció un cuadro de la Madre Teresa.

 

 

Desde aquí, Bergoglio se trasladó a la iglesia, que también es la catedral de la diócesis de Chittagong, una de las que confinan con Dhaka. Y se reunió con los sacerdotes, monjas, religiosos, seminaristas y noviias. El encuentro comenzó con algunos testimonios. Francisco dejó a un lado el discurso preparado para la ocasión: «de ocho páginas… “Pero nosotros venimos aquí a escuchar al Papa, no a aburrirnos”. Por eso, para no aburrirnos, le voy a dar este discurso al señor cardenal, el lo va hacer traducir al bengalí y yo les voy a decir lo que se me ocurre ahora. No sé si será mejor o peor, ¡pero les aseguro que va a ser menos aburrido!».

 

El Papa dijo que al entrar a la Casa recordó la Lectura de Isaías que será proclamada durante la misa del próximo martes. «En aquellos días surgirá un pequeño brote de la Casa de Israel. Isaías describe allí la grandeza y la pequeñeza de la vida del servicio a Dios, y esto les toca a ustedes, porque son hombres y mujeres de fe que sirven a Dios».

 

«Sí, brota lo que está adentro, lo que está adentro de la tierra. Y esa es la semilla, no es ni tuya, ni tuya ni mía. La semilla –explicó Begoglio– la siembra Dios, y es Dios el que da el crecimiento. Yo soy el brote, cada uno de nosotros puede decir. Sí, pero no por mérito tuyo: de la semilla que te hace crecer. Y yo qué tengo que hacer: regarla. Para que eso crezca y llegue a esa plenitud del espíritu que es lo que ustedes tienen que dar como testimonio».

 

«¿Cómo se puede regar esta semilla? Cuidándola y cuidando el brote que empieza a crecer. Cuidar la vocación que hemos recibido. Como se cuida a un niño, como se cuida a un enfermo, como se cuida a un anciano. La vocación se cuida con ternura humana. Nuestras en comunidades, si en nuestros presbiterios falta esa dimensión de ternura humana, el brote queda chiquito, no crece, quizás se seque. Cuidar con ternura, porque cada hermano del presbiterio, cada hermano de la Conferencia episcopal, cada hermano o hermana de la comunidad religiosa, cada hermano seminarista, es una semilla de Dios, y Dios la mira con ternura de Padre».

 

«Es verdad –continuó– que de noche viene el enemigo y tira otra semilla, se corre el riesgo de que la buena semilla quede ahogada por la mala semilla. Qué fea que es la cizaña en los presbiterios, qué fea la cizaña en las conferencias episcopales, qué fea la cizaña en las comunidades religiosas y en los seminarios, cuidar el brote, el brote de la buena semilla. E ir viendo cómo crece, e ir viendo cómo se distingue de la mala semilla y de la mala yerba».

 

«Cuidar es discernir –añadió–, y darse cuenta de que la planta que crece, si va por este lado y la riego todos los días, crece bien; si va por este otro lado y la descuido, crece ma;, y darme cuenta cuándo está creciendo mal y cuándo hay compañías o personas o situaciones que amenazan el crecimiento. Discernir y solamente se discierne cuando uno tiene un corazón orante. Orar Cuidar es orar. Es pedirle a quien plantó la semilla que me enseña a regarla. Y si estoy en crisis o me quedo dormido, que la riegue un tiempito por mí. Orar es pedirle al Señor que nos cuide. Que nos dé la ternura que nosotros tenemos que dar a los demás».

 

«La segunda idea que me viene –prosiguió el Pontífice– es que en este jardín del Reino de Dios no hay solamente un brote: hay miles y miles de brotes, todos nosotros somos brotes. Y no es fácil hacer comunidad, no es fácil. Siempre las pasiones humanas, los defectos, las limitaciones, amenazan la vida comunitaria, amenazan la paz. La comunidad de la vida consagrada, la comunidad del seminario, la comunidad del presbiterio, y a comunidad de la conferencia episcopal tiene que saber defenderse de todo tipo de divisiones».

 

«Ayer agradecimos a Dios por el ejemplo que da Bangladesh en el diálogo interreligioso», dijo Francisco, citando entre los aplausos la frase que pronunció el cardenal Jean-Louis Tauran, quien en 2010 definió a este país como el mejor ejemplo de armonía en el diálogo interreligioso. «¿Vamos a hacer lo contrario, en el diálogo dentro de nuestra fe, de nuestra confesión católica, de nuestras comunidades? Ahí también Bangladesh tiene que ser el ejemplo de armonía. Hay muchos enemigos de la armonía, hay muchos. A mí me gusta mencionar uno, que basta como ejemplo. Quizás alguno me puede criticar porque soy repetitivo en esto, pero para mí es fundamental. El enemigo de la armonía en una comunidad religiosa, en un presbiterio, en un episcopado, en un seminario, es el espíritu del chisme».

«Y esto no es novedad mía –afirmó. Hace 2000 años lo dijo un tal Santiago en una carta que les escribió a la Iglesia. La lengua, hermanos y hermanas, la lengua. Lo que destruye una comunidad es el hablar mal de otros. El subrayar los defectos del otro. Pero no decírselo a él, decírselo a otro, y así crear un ambiente de desconfianza, un ambiente de recelo, un ambiente en el que no hay paz y en el que hay divisiones. Y una cosa que me gusta decirla como imagen de lo que es el espíritu del chisme, es terrorismo. Porque el que va a hablar mal de otro no lo dice públicamente, el que es terrorista no dice públicamente soy terrorista, el que va a hablar mal de otro, va a escondidas, habla con uno, tira la bomba y se va. Y la bomba destruye y él se va lo más tranquilo, lo más tranquila a tirar otra bomba. Querida hermana, querido hermano, cuando tengas ganas de hablar mal de otro, mordéte la lengua, lo más probable es que se te hinche, pero no harás mal a tu hermano o a tu hermana».

 

Para concluir, el Papa se refirió a otra idea: pedir el espíritu de la alegría, porque, explicó, sin alegría no es posible servir a Dios, y da mucha pena encontrar sacerdotes, religiosos, monjas, seminaristas, obispos amargados, con una cara triste: «¿Qué tomaste? ¿Vinagre? Cara de vinagre. O esa amargura del corazón –insistió Francisco–, cuando viene la semilla mala y dice: “Ah, mirá a este le hicieron superior, a esta la hicieron superior, a este obispo, y a mí me dejan de lado”. Ahí no hay alegría».

 

Citando a santa Teresa de Jesús, «la grande», Bergoglio explicó: «tiene… es una maldición, una frase que es una maldición. Se la dice a sus monjas: ¡ay de la monja que dice “hiciéronme sinrazón”! Usa una palabra castellana “sinrazón”, es decir algo que no es razonable. Cuando ella decía, se encontraba monjas que estaban lamentándose, no me dieron o que me debían dar, no me hicieron monja. Pobre monja, va camino abajo. Alegría. Esa alegría que no puede ser risa porque hay mucho dolor es paz». Y después, refiriéndose a la otra santa Teresa, «la pequeña», continuó: «Teresa del Niño Jesús, ella tenía que acompañar todas las noches al refertorio a una monja vieja inaguantable de mal genio, muy enferma, pobrecita, que se quejaba de todo. Una noche, mientras la acompañaba por el claustro, escuchó de un palacio vecino, seguramente, la música de una fiesta. La música de gente que se divertía bien. Gente buena. Como ella lo había hecho y lo había visto hacer a sus hermanas. Y se imaginó la gente que bailaba. Y ella dijo: “Mi gran alegría es esta y no la cambio por aquella”. Aún en los momentos de prueba, de dificultad de tener que soportar a un superior superiora un poquito raros. Aún en esos momentos decir “Contento, Señor”, como decía Alberto hurtado: “La alegría del corazón”».

 

«Les aseguro –concluyó– que a mí me da mucha ternura cuando me encuentro con sacerdotes, obispos o monjas ancianos, que han vivido con plenitud la vida. Los ojos son indescriptibles están llenos de alegría y de paz. Los que no vivieron así la vida, Idos es bueno Dios los cuida, pero les falta ese brillo en los ojos que tienen los que fueron alegres en la vida. Traten de buscar, sobre todo se ve más en las mujeres. Traten de buscar en las monjas viejas, esas monjitas que toda su vida estuvieron sirviendo, con alegría y paz, tienen unos ojos pícaros, brillantes, porque tienen la sabiduría del Espíritu Santo. El pequeño brote, en esos viejos y en esas viejas, se hizo la plenitud de los siete dones del Espíritu Santo. Acuérdense de esto el martes, cuando escuchen la lectura en la misa, y pregúntense a sí mismos ¿cuido el brote, rego el brote? ¿Cuido el brote en los demás? ¿Tengo miedo de ser terrorista y por lo tanto no hablo nunca mal de los demás y me abro al don de la alegría? A todos ustedes les deseo que cuando el buen vino de la vida los madure los ojos brillen de picardía, de alegría y de plenitud en del Espíritu Santo. Recen por mí y que Dios los bendiga».

 

El encuentro finalizó con la lectura de una oración mariana compuesta por el padre Mintu Palma, en la que se reza especialmente por el Papa: «Te pedimos, Señor, que conserves a nuestro Santo Padre el Papa Francisco, con amoroso cuidado, para que, gozando de buena salud, pueda guiar al pueblo de Dios por los senderos de la salvación, y que siga promoviendo la paz y la armonía en el mundo».