Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Colombia: el cese el fuego con el ELN y sus deficiencias.

Cese al fuego con el ELN en Colombia: hay “cierto alivio humanitario”, pero aún hay desafíos de seguridad

Observador de la Misión de la ONU en Colombia. Foto: ONU

09 de noviembre, 2017 — Desde que entró en vigor el acuerdo de cese al fuego entre el gobierno de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), la población en varias regiones de Colombia ha sentido “cierto alivio humanitario”, pero aún se mantienen serios desafíos a la seguridad de las comunidades que viven en zonas de conflicto, reveló en un comunicado la Misión de Verificación de la ONU en ese país.

El miércoles se cumplió un mes del funcionamiento del Mecanismo de Veeduría y Verificación del Cese al Fuego Bilateral, conformado por la Misión de Naciones Unidas y la Conferencia Episcopal.

Tanto la ONU como la Iglesia, resaltaron el compromiso de las partes para lograr el cumplimiento de los protocolos al suspender acciones ofensivas y evitar incidentes armados entre la fuerza pública y el ELN, pero señalaron que les preocupaba una serie de incidentes de violencia y la tensa situación en zonas rurales del norte y occidente del país.

El mes pasado, varios campesinos fueron asesinados cuando protestaban en la ciudad de Tumaco, en el departamento del Cauca, en hechos que aún no han sido esclarecidos por completo. Además, el líder indígena Aulio Isarama Forastero del departamento del Chocó también fue asesinado a balazos, en un hecho que el ELN reconoció y por el que pidió perdón, y el cual fue calificado por el Mecanismo de Veeduría como una “violación a las reglas y compromisos”.

La Misión de Verificación de la ONU y la Conferencia Episcopal de Colombia, instaron a las partes a mantener su compromiso y voluntad para afianzar el trabajo del Mecanismo, contribuir al propósito fundamental de mejorar la situación humanitaria de la población y establecer un nuevo cese cuando sea cumplido el plazo.

Anuncios


Deja un comentario

Colombia: verificación del cese el fuego con el ELN

Misión de la ONU en Colombia comienza verificación de cese del fuego con ELN

Jean Arnault, jefe de la Misión de la ONU en Colombia. Foto: Misión de la ONU en Colombia

06 de octubre, 2017 — La Misión de la ONU en Colombia comenzó oficialmente la verificación y monitoreo del cese del fuego bilateral temporal entre el gobierno y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), informó este viernes el Representante Especial del Secretario General en ese país.

“Hemos comenzado las actividades en las 33 áreas que las partes han seleccionado para la Misión”, declaró Jean Arnault ante la prensa.

Arnault anunció que el General Jose Villacorta del Salvador, será el coordinador y vocero de la ONU del proceso de verificación del cese al fuego con el ELN.

“Nos piden verificar el cumplimiento de ambas partes. Debemos tratar de prevenir encuentros armados entre el Ejército Nacional y el ELN e informar los resultados de la verificación”, dijo.

Como lo aprobó el Consejo de Seguridad este jueves, el jefe de la Misión confirmó que se convocará a 70 observadores internacionales para llevar a cabo estas tareas.

Asimismo, Arnault le agradeció a la Iglesia Católica por haber aceptado acompañar el proceso de verificación y prevención de incidentes.

Por otro lado, el Representante Especial, expresó sus condolencias a las familias de al menos seis campesinos que fueron asesinados en Tumaco, departamento de Nariño, el jueves, durante una protesta de cocaleros contra la erradicación de cultivos ilícitos.

“En nombre de la Misión lamentamos profundamente los acontecimientos que se produjeron ayer en Tumaco y que dieron como resultado la muerte de varios campesinos. Esta Misión, a lo largo de los últimos meses ha insistido en que las economías ilegales representan un reto para la consolidación de la paz en Colombia y los acontecimientos trágicos de ayer vienen a reforzar esa convicción”, aseguró Arnault.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, aseguró ante la prensa que los autores del hecho habrían sido disidentes de las FARC.


Deja un comentario

Colombia; terminado el proceso de entrega de las armas de las FARC según ONU

La ONU da por terminada la dejación de armas de las FARC

Observadores de la Misión de la ONU en Colombia. Foto: Misión de la ONU en Colombia

22 de septiembre, 2017 — “Lo que se prometió en Cuba, se cumplió en Colombia”, declaró el jefe de la Misión de la ONU en ese país, Jean Arnault, durante el acto final de inhabilitación de armas entregadas por los excombatientes de las FARC-EP.

En el evento estuvo presente el presidente del país Juan Manuel Santos, quien recorrió el depósito donde se encuentran los contenedores con más de 7.000 armas entregadas por las FARC-EP y demás armamento encontrado en 750 caletas a lo largo del país.

Durante su recorrido, los trabajadores de la Misión enseñaron al mandatario y a la prensa el proceso de inhabilitación de las armas, que serán fundidas para la realización de tres monumentos a la paz que se colocarán en la sede de la ONU en Nueva York, en Cuba y en Colombia.

“Queremos ver en la ceremonia de hoy un símbolo del camino recorrido por Colombia en los pocos meses que nos separan de la firma de la paz el 24 de noviembre del año pasado en Cuba. Junto con la transformación de las FARC a un actor político más dentro del escenario democrático colombiano, queremos ver también un testimonio material de las nuevas perspectivas que se ofrecen al país, queremos ver un aliciente a continuar en el sendero de la paz” dijo Arnault.

Por su parte, el presidente Santos agradeció una vez más a la Misión de la ONU por su apoyo que describió como indispensable para el proceso de desarme.

“Todas estas armas que fueron utilizadas por tanto tiempo para destruir vidas, ahora serán un monumento conmemorando la paz y la vida, es un cambio histórico de 180 grados de una situación a la otra y es nuestra responsabilidad y nuestra obligación seguir trabajando para que esa construcción de la paz nunca se detenga”, dijo.

Santos resaltó que durante su visita a la Asamblea General de la ONU en Nueva York esta semana recibió mucho apoyo de naciones de todo el mundo y que esto debía servirle al pueblo colombiano como una motivación para continuar el camino hacia la paz.

Con la ceremonia de hoy finalizó oficialmente la primera Misión de la ONU en Colombia. El segundo mandato comenzará el próximo 26 de septiembre y apoyará a las autoridades en el proceso de reincorporación de los excombatientes a la sociedad, garantizando su seguridad.


1 comentario

Colombia: proceso de paz y los exmilitantes de la FARC

Misión en Colombia conmina a solucionar la situación de los prisioneros de las FARC-EP

Imagen de la llegada de los últimos miembros de las FARC-EP a las zonas veredales. Foto: Misión de la ONU en Colombia

14 de julio, 2017 — La Misión de la ONU en Colombia hizo un llamado urgente a solucionar la situación de los integrantes de las FARC-EP que aún se encuentran en prisión pese a la Ley de Amnistía del 31 de diciembre pasado y de los decretos del gobierno para acelerar su liberación.

La Misión advirtió que el encarcelamiento de los miembros de las FARC-EP más de seis meses después de la aprobación por el Congreso de la Ley de Amnistía y dos semanas después de la finalización de la dejación de armas individuales, socava el proceso de reincorporación y la consolidación de la paz.

En un comunicado, la Misión también subrayó la inseguridad de los miembros de las FARC-EP fuera de las Zonas Veredales, probada por los casos de amenazas y homicidios contra ellos y sus familiares.

Ante este escenario, la Misión conminó a los actores involucrados en el proceso de amnistía a actuar con responsabilidad y celeridad para poner fin a una situación que debilita la construcción de la paz.


Deja un comentario

Colombia: desarme de las FARC para el 20 de junio.

La ONU en Colombia tiene todo listo para finalizar la recogida de armas de las FARC el 20 de junio

Un puesto de entrega de armas de las FARC-EP. Foto: Misión de la ONU en Colombia

02 de junio, 2017 — La Misión de la ONU en Colombia informó que está lista para dar cumplimiento a los nuevos plazos acordados entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP) para el desarme de ese grupo, establecido para el 20 de junio.

En un comunicado, la Misión indicó que se encuentra trabajando intensamente en el despliegue logístico, para el cual cuenta con 44 contenedores y 8 depósitos ubicados en las 26 zonas donde se recibirán más de 7.000 armas registradas e identificadas por las FARC.

Para esto, han dispuesto a 450 observadores internacionales y a 72 oficiales civiles que se harán cargo de la recepción.

El cronograma establecido en el Acuerdo de Paz estipulaba como fecha límite para esta etapa del proceso el pasado 30 de mayo. Sin embargo, debido a retrasos en las distintas fases de implementación del acuerdo el plazo se extendió.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, hizo ese anuncio esta semana. Señaló que de común acuerdo con la ONU y las FARC, se decidió que la entrega de armas termine el 20 de junio.


Deja un comentario

Colombia: las FARC y el desarme.

FARC-EP garantiza desarme de sus tropas si Gobierno colombiano cumple Acuerdo de Paz

"¿Y para qué vamos a guardar armas si lo que vamos a hacer es política? La política no se hace con armas", dijo Iván Márquez.

“¿Y para qué vamos a guardar armas si lo que vamos a hacer es política? La política no se hace con armas”, dijo Iván Márquez. | Foto: Efe

Publicado 6 marzo 2017
“Necesitamos ante todo seguridad jurídica”, indicó Iván Márquez, quien fue tajante ante la opinión pública: “Vamos a cumplir y a hacer dejación de armas”.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) van a cumplir con los pasos estimados para el desarme, siempre y cuando el Gobierno colombiano honre los compromisos del Acuerdo de Paz, afirmó el comandante guerrillero Iván Márquez.

“Vamos a cumplir y a hacer dejación de armas. El país puede estar absolutamente seguro de eso”, declaró Márquez en entrevista con el diario colombiano El Tiempo.

>> Cruz Roja confirma primera salida de menores de las FARC-EP

Márquez enumeró cada una de los compromisos que exigen: “Necesitamos ante todo seguridad jurídica, aplicación de la Ley de Amnistía y el levantamiento de órdenes de captura como está establecido, y que se apruebe la Justicia Especial para la Paz en el Congreso”.

Interrogado sobre la fecha del 1 de junio como límite para finiquitar la dejación de armas manifestó que es preciso mirar los cumplimientos de la contraparte.

“Debería haber ocurrido (en esa fecha), pero hay que mirar los cumplimientos de la contraparte, especialmente en lo relacionado con seguridad jurídica y seguridad física, y la seguridad socioeconómica de los guerrilleros”, apuntó.

>> FARC-EP difunden foto del estado actual de Simón Trinidad

Márquez, cuyo verdadero nombre es Luciano Marín Arango, informó que están en un cónclave para priorizar los proyectos normativos referidos a la Ley de Amnistía.

En la entrevista, reafirmó la intención de las FARC-EP por contribuir a construir una mejor Colombia, políticamente. “Es mejor la vida, es mejor la humanidad. Este nuevo país no se va a formar de la noche a la mañana”, dijo.

Por lo cual, reafirmó que no tienen interés en continuar su actividad insurgente:  “¿Y para qué vamos a guardar armas si lo que vamos a hacer es política? La política no se hace con armas”.


Deja un comentario

Nuevas actividades del LRA o ejército de resistencia del Señor

Terminar con Kony

 

Por Chema Caballero

 

En las vísperas de la última cumbre de la Unión Africana (UA), celebrada en Adís Abeba, Etiopía, del 22 al 31 de enero, el presidente de Uganda, Yoweri Museveni, pidió una reunión de los líderes regionales para coordinar operaciones militares que terminasen con lo que queda del una vez poderoso Ejercito de Resistencia del Señor (LRA), liderado por Joseph Kony.

Después de un periodo en el que prácticamente no se tenían noticias de actividades del grupo, en junio de 2016 se experimentó un fuerte incremento de las operaciones del LRA en la República Centroafricana (RCA), donde según el informe del Representante Especial y Director de la Oficina de Naciones Unidas para África Central (UNOCA), Abdoulaye Bathily, para el Consejo de Seguridad de la ONU, el grupo terrorista estaría actuando en nuevas áreas y llevando a cabo secuestros masivos de niñas y niños para ser utilizados como soldados.

De la lectura de este documento se aprende que aunque el LRA no esté en el momento más álgido de su actividad, las operaciones del grupo han ido en aumento desde principios de 2016, especialmente en la zona sureste de la RCA.

Paralelamente, la ONG Invisible Children informaba de que los secuestros de personas también se estaban produciendo en la República Democrática de Congo (RDC). Datos similares se encuentran en los informes de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Centroafricana (MINUSCA).

Toda esta información pueden haber llevado a la desesperación a los líderes regionales que, a pesar del fuerte esfuerzo que están haciendo para terminar con Kony y el LRA en sus respectivos países, no consiguen lanzar la acción definitiva que ponga fin a las actividades de estos. Mientras, la población civil sigue siendo la víctima principal de las fechorías de este grupo.

Haciéndose eco de esta frustración, expresada principalmente por el presidente Museveni,  el Comisario de la Unión Africana para la Paz y la Seguridad, Smail Chergui, ha afirmado que la situación humanitaria en las zonas donde opera el LRA ha empeorado a pesar de los esfuerzos hechos para eliminar a este grupo. También ha declarado que el LRA estaría reducido a entre 150 y 200 hombres, incluyendo a los familiares que acompañan a los combatientes. Los guerrilleros serían unos 120 y se mueven entre la RDC, RCA, Sudán y Sudán del Sur. Pero su centro principal estaría en la selva de Garamba, en la RDC, donde cazan animales para vender el marfil y asaltan a mineros para robarles el oro y otros minerales, con lo que consiguen financiarse. Impidiendo así, que las comunidades de la zona puedan llevar a cabo su actividades diarias.

Por ejemplo, se acusa a este grupo de estar detrás del desplazamiento forzoso de muchas personas desde Sudán del Sur a Uganda, debido a los ataques sufridos, causando una seria crisis humanitaria.

De confirmarse estas informaciones, el LRA, que una vez tuvo en vilo a los ejércitos de la zona se habría visto reducido a un grupo de bandoleros.

La reunión solicitada por Museveni  finalmente tuvo lugar el día 27 de enero, y además de él participaron el presidente de la RCA, Faustin-Archange Touadéra, el de Sudán del Sur, Salva Kiir, y ministros de la RDC y Sudán, junto a representantes de Naciones Unidas, la Unión Europea, los Estados Unidos y la Unión Africana. En ella, el presidente ugandés invitó a todos los involucrados en la lucha contra el LRA a comprometerse y permitir que los ejércitos de los distintos países colaboren y elaboren conjuntamente un plan para eliminar los restos del grupo y poner fin al sufrimientos de la población civil.

Esta iniciativa no es nueva. En 2008-2009 ya hubo una operación conjunta de las fuerzas armadas de Uganda, RDC y Sudán del Sur, conocida como Operation Lightning Thunder, o la ofensiva de Garamba, para terminar con el LRA. El operativo contó con asistencia financiera y logística (teléfonos satélites, combustible e información) facilitada por los Estados Unidos, específicamente para esta misión, al ejército ugandés.

A principios de 2009, el LRA parecía acabado, se habían cortado sus suministros de comida y había comenzado su desbandada hacia la RCA, donde las fuerzas armadas de este país les esperaban.

En marzo del mismo año, sin previo aviso, Uganda terminó de forma repentina su participación en la operación. Se esperaba que al menos las tropas congoleñas asumiesen entonces el liderazgo de la operación. Pero estas, pobremente organizadas y entrenadas, no consiguieron terminar con los rebeldes que se dividieron en pequeños grupos y atacaron a las poblaciones de la zona. Nadie pudo explicar la retirada repentina de Uganda.

El presidente de RCA recordó la operación y dijo que fue a partir de ella cuando el LRA se dividió en pequeños grupos que han estado desde entonces, más o menos, activos en RCA, RDC, Sudán del Sur y Sudán. También recordó a los allí reunidos que el actual embargo de armas que pesa sobre su país hace imposible que su ejército luche de forma efectiva contra ellos.

Los otros asistentes tampoco fueron muy claros sobre su posición respecto al asunto. Se concluyó que el ministro de la RDC hablase con el presidente Kabila para explorar las posibilidades de una colaboración de las fuerzas de los países de la región en la selva de Garamba.

Por su parte Museveni ha pedido a la comunidad internacional que apoye esta fuerza internacional que busca terminar con el grupo terrorista. En particular ha pedido helicópteros, traslados aéreos, apoyo logístico e infraestructura.

A pesar de la actual debilidad del LRA que ya no se atreve a atacar tropas, como solía hacer en el pasado, y se conforma con molestar a la población civil, y del interés mostrado por el presidente de Uganda, de la reunión no parece haber salido un claro compromiso de lucha contra el grupo terrorista.

A pesar de que la mayoría de los informes apunten a que en Garamba sigue estando la fuerza del LRA, no está tan claro. Algunos analistas apuntan a que el grupo está dividido en pequeños grupúsculos sin comunicación entre ellos, diseminados por Darfur, en Sudán, RDC y RCA. Se piensa que Joseph Kony, enfermo o deprimido, estaría refugiado en la zona de Darfur y que ya no controlaría el grupo. Muchos de los antiguos seguidores del líder guerrilleros habrían desertado, la mayoría de los comandantes rebeldes cercanos a Kony habrían muerto o se habrían rendido a la justicia, como es el caso de Dominic Ongwen, y los pocos fieles al antiguo líder habrían abandonado el proyecto inicial del grupo -derrotar al Gobierno ugandés y establecer una república basada en los diez mandamientos de la Biblia- concentrando sus esfuerzos en seguir vivos a costa de acosar a civiles residentes en las zonas cercanas a sus campamentos.

La verdadera pregunta que hay que hacerse en este momento es cuál es el auténtico interés de Uganda, y en especial de su presidente, por terminar ahora con el LRA si cuando tuvo la oportunidad en 2009 no quiso hacerlo.

No ha quedado claro. Es quizás esta ambigüedad la que ha impedido que los otros países de la zona no se hayan comprometido abiertamente con la propuesta de Museveni.