Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Líderes religiosos contrarios a la decisión de Trump sobre Jerusalén.

Reacción de los Patriarcas tras decisión sobre la embajada estadounidense en Jerusalén

El copto Tawadros se niega a reunirse con el vicepresidente Pence. Los obispos de Jordania, desde el patriarca caldeo hasta el melequita, critican a los Estados Unidos. La administración Trump y las fatigas de auto-nombrarse “protectora” de los cristianos en el Medio Oriente
AP

Jerusalén

9
0
Pubblicato il 11/12/2017
Ultima modifica il 11/12/2017 alle ore 13:15
GIANNI VALENTE
ROMA

La decisión de la Administración de los Estados Unidos de mudar la propia embajada ante Israel de Tel Aviv a Jerusalén no solo desencadenó la rabia en las plazas árabes y el desdén de los gobiernos de los países musulmanes. En las últimas horas va surgiendo otro “frente unido” de oposición, conformado por los Patriarcas y los líderes de las Iglesias y comunidades cristianas arraigadas en el Medio Oriente y en los países árabes. Desde el copto Tawadros hasta el caldeo Luois Raphael Sako, desde el melequita Youssef Absi hasta los obispos de todas las Iglesias presentes en Jordania; los líderes cristianos del mundo árabe y del Medio Oriente expresan su rechazo ante la decisión estadounidense, y lo hacen con maneras netas e incluso clamorosas. La decisión del presidente Donald Trump cae como una ducha fría sobre el fervor con el que las comunidades cristianas del Medio Oriente se estaban preparando para festejar este tiempo de Navidad. Y compromete incluso los esfuerzos que ha hecho la administración estadounidense para reafirmar el propio papel de fuerza como «protectora» de los cristianos en el Medio Oriente.

 

En Beit Sahur, la localidad palestina en la que según la tradición los pastores recibieron la visita del ángel que les anunciaba que en la cercana Belén había nacido el Hijo de Dios, el patriarca latino emérito de Jerusalén, Michel Sabbah, durante la ceremonia para encender el árbol de Navidad, recordó que, precisamente en el tiempo en el que los cristianos se preparan para recordar con agradecimiento el nacimiento del Salvador, «nuestros opresores han decidido privarnos de la alegría de la Navidad. Ellos decidieron ofrecernos la guerra en lugar de la paz». «A pesar de todo esto –prosiguió el patriarca emérito–, nosotros no perderemos nuestra alegría. Nos quedaremos en nuestra tierra, permaneceremos en Jerusalén, capital de nuestras oraciones y de nuestra vida de todos los días, digan lo que digan y decidan lo que decidan».

 

En Jordania, todos los obispos de las Iglesias y de las comunidades cristianas que viven en el Reino Hachemita suscribieron una carta para expresar su común y categórico rechazo de la decisión de los Estados Unidos, pues, indicaron los líderes de las comunidades cristianas de Jordania, «revela la facciosidad de los Estados Unidos, y que no son adecuados para ser honestos patrocinadores del proceso de paz». Los obispos del Reino también citaron las posiciones sostenidas en plateas internacionales por el rey Abdallah II de Jordania, quien sigue reivindicando el papel de «custodio» de los Lugares Santos musulmanes y cristianos de Jerusalén.

 

También el Patriarcado de Babilonia de los caldeos, en un mensaje firmado por el patriarca Louis Raphael Sako, recordó que «el deber de los Estados Unidos de América del Norte, como superpotencia, es el de favorecer la paz, la justicia y la prosperidad en todo el mundo, y no el de suscitar nuevas controversias y conflictos». Por su parte, el Patriarca greco-melequita, el sirio Youssef Absi, durante una conversación con el embajador de Palestina en Beirut, confirmó su apoyo y el de la Iglesia melequita a los derechos del pueblo palestino, e insistió en su neto rechazo ante la decisión de mudar la embajada estadounidense ante Israel a la Ciudad Santa. Absi indicó la necesidad de que también los Estados Unidos respeten las resoluciones de la ONU, para evitar cualquier decisión unilateral que modifique el estatuto internacional de Jerusalén. Así, indicó que esta decisión solo podría alimentar el extremismo y la violencia en toda la región.

 

El copto Tawadros II también manifestó su perplejidad ante la decisión de la administración Trump. El primado de la mayor Iglesia arraigada en el mundo árabo musulmán indicó que también él, como el jeque Ahmen al Tayyeb, Gran Imán de al-Azhar, ya no se reunirá con el vicepresidente Mike Pence cuando lleve a cabo su visita a Egipto e Israel. La decisión que tomó la Administración estadounidense sobre Jerusalén, se lee en el mensaje que difundió el Patriarcado copto el pasado sábado 9 de diciembre, llega «en un momento inapropiado y sin tener en cuenta los sentimientos de millones de árabes», cuando, por el contrario, se necesita que todos utilicen la «sabiduría» y el «juicio» al tratar las «cuestiones que tienen que ver con la paz de los pueblos en el Medio Oriente».

 

Paradójicamente, la próxima visita al Medio Oriente de Mike Pence (a finales de diciembre) había sido presentada como una misión para reafirmar el protagonismo de los Estados Unidos en el terreno (geopolíticamente contentido) de la defensa de las locales comunidades cristianas frente a la violencia, la intimidación y las persecuciones. Ha llegado el momento de que en Medio Oriente se acabe «la persecución de los cristianos y de todas las minorías religiosas», afirmó el vicepresidente estadounidense el miércoles 25 de octubre, durante una cena solidaria en favor de los cristianos del Medio Oriente, promovida en Washington por la organización “In Defense of Christians”.

 

El “número dos” de Trump, refirió entonces la agencia vaticana Fides, anunció la intención de incluir en el programa del viaje encuentros con líderes políticos y religiosos locales para discutir juntos estrategias para luchar contra la persecución de las minorías religiosas, incluidos los cristianos. «Puedo asegurarles –dijo Pence en su discurso que el presidente Trump se compromete en ayudar a los pueblos perseguidos para que recuperen sus tierras, vuelvan a sus casas, reconstruyan sus vidas y vuelvan a echar raíces en sus tierras de origen». En esa ocasión, el vicepresidente de los Estados Unidos también anunció la intención de la Administración Trump de administrar directamente la ayuda financiera a favor de los cristianos en el Medio Oriente, colaborando con organizaciones religiosas y sin pasar por los organismos de la ONU.

 

Ahora, las reacciones negativas que han expresado con una sola voz muchos cristianos del Medio Oriente crean muchos sonrojos y “desmontan” el plan de la Administración Trump de convertirse en paladina de los cristianos del Medio Oriente, título que muchos líderes políticos globales y regionales querrían adjudicarse (desde Putin hasta Macron, pasando por Assad o Viktor Orbán). Toda esta competencia suscita la desconfianza precisamente en los presuntos beneficiarios de todos los llamados a la defensa y a la protección de los bautizados en la región. «Lo que nos ha destruido», declaró a Vatican Insider el cardenal libanés Béchara Boutros Räi, Patriarca de la Iglesia maronita, «han sido las guerras provocadas por agentes exteriores en Palestina, Irak y Siria. Y ahora, por favor, ahórrennos por lo menos la pantomima de los occidentales que vienen a preguntarnos qué se puede hacer para salvar a los cristianos…».


Deja un comentario

Jerusalén: necesidad de un consenso internacional en favor de una capital internacional e interreligiosa.

Jerusalén, Mons. Tomasi: necesaria línea política de convergencia de paz

 

 

“Sirve una línea política de convergencia de esfuerzos para la paz”: lo afirma Mons. Silvano Tomasi, miembro del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral y Observador permanente emérito de la Santa Sede ante la Oficina de las Naciones Unidas de Ginebra, después del anuncio de parte del Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de trasladar la embajada de su país en Israel de Tel Aviv a Jerusalén. La entrevista es de nuestro colega Mario Galgano:

“La posición de la Santa Sede ha sido siempre aquella sostenida legalmente por las Naciones Unidas, es decir, dos Estados independientes, respetuosos de los derechos de cada uno. Un estado judío y uno palestino. Jerusalén debe permanecer accesible a las tres grandes religiones abrahámicas: a los cristianos, a los musulmanes y a los judíos. El hecho de decir que Jerusalén es la capital sólo de Israel, con las consecuencias jurídicas que podría comportar, complicaría ciertamente esta posición que, desde siempre, está sostenida por las Naciones Unidas y también por la Santa Sede.  Entonces, diría que sería necesario encontrar una línea política no de división sino de convergencia de esfuerzos para garantizar la paz. Vemos que hay tanta necesidad de trabajar juntos, de comprenderse y, en cambio, estas afirmaciones – romper aquello que es un poco el consenso internacional – trae el riesgo de nuevas violencias. Y éstas debemos buscar de evitarlas de todas maneras”.


Deja un comentario

Decisión USA sobre Jerusalén y posibles consecuencias.

Medio Oriente: La ONU advierte sobre posible aumento de la violencia, tras decisión estadounidense sobre Jerusalén

El coordinador especial de la ONU para el Proceso de Paz en Medio Oriente, Nickolay Mladeno, se dirige al Consejo de Seguridad a través de videoconferencia. Foto: ONU/Manuel Elías.

08 de diciembre, 2017 — El coordinador especial de la ONU para el Proceso de Paz en Medio Oriente, manifestó estar especialmente preocupado por “el potencial riesgo de un aumento de la violencia”, tras el reciente anuncio por parte de Estados Unidos de reconocer a Jerusalén como la capital del Estado de Israel, y el traslado de la embajada estadounidense a esa ciudad.

En una reunión del Consejo de Seguridad celebrada hoy en Nueva York, Nickolay Mladenov, destacó, vía videoconferencia, que tras esa decisión se produjeron manifestaciones y enfrentamientos violentos entre palestinos y fuerzas de seguridad israelíes a lo largo de los territorios palestinos ocupados de Cisjordania y Gaza.

El diplomático señaló que seguirá observando de cerca los acontecimientos sobre el terreno.

Mladenov dijo comprender la carga “simbólica, religiosa y emocional” que Jerusalén tiene para todas las personas de la región y más allá del ella. Asimismo, instó a todos los dirigentes políticos, religiosos y comunitarios a abstenerse de cometer acciones o manifestaciones provocadoras que puedan conducir a un incremento de la violencia.

“Hoy nos encontramos en otro momento crítico de la larga historia de este conflicto. Todavía está por ver si las perspectivas de paz se pueden conservar. Nos corresponde a todos los miembros de la comunidad internacional, al igual que a los dirigentes israelíes y palestinos, avanzar urgentemente hacia una solución justa y duradera de este conflicto”, dijo.

Recordó que Naciones Unidas apoya un plan de paz que busca una solución negociada con la creación de dos Estados como la única manera de alcanzar las aspiraciones nacionales legítimas de israelíes y palestinos.


Deja un comentario

Fuerte declaración de AMN.INT. sobre la cuestión de Jerusalén y el presidente Trump.

Estados Unidos: reconocer una Jerusalén unificada es una “imprudencia” y socava derechos población palestina

Photo by Mostafa Alkharouf/Anadolu Agency/Getty Images

En condena del anuncio realizado hoy por el presidente estadounidense, Donald Trump, de que Estados Unidos reconoce la Jerusalén unificada como capital de Israel y trasladará allí su embajada, Raed Jarrar, director de Trabajo de Incidencia de Amnistía Internacional Estados Unidos sobre Oriente Medio, ha manifestado:

Esta decisión es una imprudencia y una provocación por parte de la administración Trump que socava aún más los derechos humanos de la población palestina y que probablemente inflamará las tensiones en toda la región”.

“Al reconocer la Jerusalén unificada como capital de Israel y anunciar la reubicación desde Tel Aviv de la Embajada de Estados Unidos, el presidente Trump ha demostrado una vez más su flagrante desprecio por el derecho internacional.”

“Existe un consenso internacional, con resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, sobre la ilegalidad de la anexión de Jerusalén Oriental por parte de Israel. Con esta decisión, Estados Unidos viola sus propias obligaciones internacionales de no reconocer una situación ilegal ni contribuir a ella y de garantizar que se respetan los Convenios de Ginebra.”

Ningún país del mundo reconoce la anexión de Jerusalén Oriental, lo que convierte en sumamente inquietante la decisión de otorgarle el reconocimiento. Esta decisión no sólo contribuye a socavar el Estado de derecho internacional, sino que demuestra además un total desprecio hacia la violaciones de derechos humanos masivas que la población palestina está sufriendo a causa de las políticas de anexión israelíes.”

Información general

Las zonas de Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental, que quedaron bajo control israelí en 1967 y se incluyeron en las zonas municipales israelíes de Jerusalén están reconocidas internacionalmente como territorio ocupado, en el que se aplica el derecho internacional humanitario.

La anexión ilegal, por parte de Israel, de la Jerusalén Oriental ocupada se formalizó en la legislación nacional en 1980. Es una anexión que ha sido condenada repetidamente por la comunidad internacional a través de diversas resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.


Deja un comentario

Guterres interviene sobre el status de Jerusalén y el imperativo de crear los dos estados.

Guterres: La cuestión de Jerusalén se debe resolver con negociaciones directas

Vista aérea de Jerusalén. Foto: ONU/Rick Bajornas

06 de diciembre, 2017 — El Secretario General de la ONU declaró este miércoles que la cuestión del estatus de Jerusalén debe ser resuelta por negociaciones directas entre israelís y palestinos, sobre la base de las resoluciones del Consejo de Seguridad y de la Asamblea General de la ONU, y tomando en cuenta las preocupaciones de ambas partes.

La declaración de Antonio Guterres a la prensa en Nueva York vino a continuación del anuncio del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel y de trasladar la embajada estadounidense de Tel Aviv a la Ciudad Sagrada.

“Entiendo el profundo significado que Jerusalén tiene en el corazón de muchas personas. Lo ha tenido durante siglos y siempre lo tendrá”, afirmó el Secretario General.

“En estos momentos de gran ansiedad, quiero dejarlo claro: no existe ninguna alternativa a la solución de dos Estados. No hay ningún Plan B”, aseveró.

Guterres resaltó que desde que iniciara sus labores como Secretario General de la ONU, se ha expresado de manera reiterada en contra de cualquier medida unilateral que perjudique el proceso de paz entre israelíes y palestinos.

“Solo a través de la realización de la visión de dos Estados viviendo juntos en paz, seguridad y reconocimiento mutuo, con Jerusalén como capital de Israel y Palestina y a través de negociaciones para solucionar de manera permanente las cuestiones de estatus final, podremos alcanzar las aspiraciones de los dos pueblos”, afirmó.


Deja un comentario

Preocupación del Papa por Jerusalén y la actitud del presidente USA

Jerusalén; el Papa pide evitar nuevas tensiones en un mundo convulso

En vista del anuncio de Trump sobre la embajada estadounidense, Mahmoud Abbas llama por teléfono a Francisco. En la Audiencia general se dijo profundamente preocupado y pidió respetar el “Status quo”

Jerusalén

91
0
Pubblicato il 06/12/2017
Ultima modifica il 06/12/2017 alle ore 11:12
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

El Papa expresó su «profunda preocupación» por Jerusalén, en el día en el que el presidente estadounidense Donald Trump debería anunciar el traslado de la embajada de su país de Tel Aviv a Jerusalén. Lo hizo llamando, al final de la audiencia general de hoy, 6 de diciembre de 2017 , a respetar el “Status quo” de la ciudad, que tiene una vocación «especial a la paz» y es «sacra para los hebreos, cristianos y musulmanes». Francisco indicó que espera que prevalezcan «la sabiduría y la prudencia, para evitar añadir nuevos elementos de tensión en un panorama mundial de por sí convulso y marcado por muchos y crueles conflictos».

 

El presidente palestino Mahmoud Abbas llemó por teléfono ayer al Papa y hoy por la mañana, antes de la Audiencia general, Francisco recibió al Comité permanente para el Diálogo con personalidades religiosas de Palestina.

 

 

REUTERS

 

«Mi pensamiento ahora va a Jerusalén», dijo el Papa al final de la catequesis en el Aula Pablo VI. «Al respecto, no puedo callar mi profunda preocupación por la situación que se ha creado en los últimos días y, al mismo tiempo, hacer un fuerte llamado para que se comprometan todos a respetar el “Status quo” de la ciudad, conforme a las pertinentes Resoluciones de las Naciones Unidas. Jerusalén es una ciudad única, sagrada para los hebreos, los cristianos y los musulmanes, que en ella veneran los Lugares Santos de las respectivas religiones, y tiene una vocación especial a la paz. Ruego al Señor que tal identidad sea preservada y reforzada para beneficio de la Tierra Santa, del Medio Oriente y del mundo entero, y que prevalezcan la sabiduría y la prudencia, para evitar añadir nuevos elementos de tensión en un panorama ya de por sí convulso y marcado por tantos y crueles conflictos».

 

Sobre la cuestión del traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén que el presidente estadounidense Donald Trump debería anunciar hoy, el presidente palestino Mahmoud Abbas llamó al Papa por teléfono. El director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, Greg Burke, confirmó la noticia y especificó que la conversación forma parte de una serie de contactos que se han tenido con el Presidente de la ANP después de su entrevista con Trump.

 

Antes de la Audiencia general en el Aula Pablo VI, el Papa recibió en la salita que se encuentra al lado a los que participan en la reunión del Comité permanente para el diálogo con personalidades religiosas de Palestina: huésped del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, «vino al Vaticano –explicó él mismo– para explorar las vías para la creación de un Grupo de trabajo permanente para el diálogo entre este Dicasterio y la Comisión palestina para el Diálogo Interreligioso. Si para la Iglesia católica siempre es una alegría construir puentes de diálogo con comunidades, personas y organizaciones –insistió el Papa–, es ciertamente una alegría particular hacerlo con personalidades religiosas e intelectuales de Palestina».

 

«La Tierra Santa, para nosotros los cristianos, es la tierra por excelencia del diálogo entre Dios y la humanidad», dijo el Papa. «Un diálogo que culminó en Nazaret entre el Ángel Gabriel y la Virgen María, hecho al que se refiere también El Corán. El diálogo continúa en manera singular entre Jesús y su pueblo en representación de la humanidad entera. De hecho, Jesús es el Verbo de Dios y su hablar a los hombres y a las mujeres es, para retomar las palabras de un exponente musulmán, “el diálogo de Dios con la humanidad”. El diálogo se instaura a todos los niveles: consigo mismo, mediante la reflexión y la oración, en la familia, dentro de las comunidades religiosas, entre las diferentes comunidades religiosas y también con la sociedad civil. Su condición primaria –dijo Francisco– es el respeto recíproco y, al mismo tiempo, pretender consolidar este respeto para reconocer a todas las personas, en donde se encuentren, sus derechos. Del diálogo surge un mayor conocimiento recíproco, un mayor aprecio recíproco y una colaboración para conseguir el bien común y para una acción sinérgica para con las personas necesitadas, garantizándoles toda la asistencia necesaria».

 

«Espero –prosiguió el Papa– que sus consultas conduzcan a crear un espacio sincero de diálogo a favor de todos los elementos de la sociedad palestina, especialmente el elemento cristiano, teniendo en cuenta su exigua consistencia numérica y los desafíos a los que está llamada responder, especialmente en relación con a emigración. Estoy consciente de la atención que las Autoridades del Estado de Palestina, en particular el presidente Mahmoud Abbas, tienen hacia la comunidad cristiana, reconociendo su sitio y su papel en la sociedad palestina. Invoco sobre todos ustedes abundantes bendiciones y deseo paz y prosperidad para el pueblo palestino, para la Tierra Santa y para todo el Medio Oriente, tan amado por mí y por la Iglesia católica».