Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Venezuela: la Secretaría de Estado del Vaticano contra la asamblea constituyente.

La Santa Sede pide el pleno respeto de los derechos humanos y que se suspenda la nueva Constituyente en Venezuela

Ciudad del Vaticano – La Agencia Fides publica el texto completo del Comunicado de la Secretaria de Estado sobre la situación en Venezuela:
“La Santa Sede manifiesta nuevamente su profunda preocupación por la radicalización y el agravamiento de la crisis en la República Bolivariana de Venezuela, por el aumento de los muertos, de los heridos y de los detenidos. El Santo Padre, directamente y a través de la Secretaría de Estado, sigue de cerca dicha situación y sus implicaciones humanitarias, sociales, políticas, económicas e incluso espirituales. Asimismo, asegura su constante oración por el País y por todos los venezolanos, mientras invita a los fieles de todo el mundo a rezar intensamente por esta intención.Al mismo tiempo, la Santa Sede pide a todos los actores políticos, y en particular al Gobierno, que se asegure el pleno respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales, como también de la vigente Constitución; se eviten o se suspendan las iniciativas en curso como la nueva Constituyente que, más que favorecer la reconciliación y la paz, fomentan un clima de tensión y enfrentamiento e hipotecan el futuro; se creen las condiciones para una solución negociada de acuerdo con las indicaciones expresadas en la carta de la Secretaría de Estado del 1 de diciembre de 2016, teniendo en cuenta el grave sufrimiento del pueblo a causa de las dificultades para obtener alimentos y medicamentos, y por la falta de seguridad.
La Santa Sede dirige, finalmente, un apremiante llamamiento a toda la sociedad para que sea evitada toda forma de violencia, invitando, en particular, a las Fuerzas de seguridad a abstenerse del uso excesivo y desproporcionado de la fuerza”.


Deja un comentario

La larga presidencia de Kagame en Ruanda. Análisis

En Rwanda Kagame casi obtiene el 100%

A pesar de las dudas sobre sus métodos para-dictatoriales, Paul Kagame gana su tercer mandato con un plebiscito. El país, sacudido hace 27 años por el genocidio, vive una nueva estación de paz y estabilidad. Habla Philippe Rukamba, obispo de Butare y Presidente de la Conferencia Episcopal, testigo, en 1994, de gravísimos episodios

Elecciones en Rwanda

Pubblicato il 12/08/2017
Ultima modifica il 12/08/2017 alle ore 13:01
LUCA ATTANASIO
ROMA

 

En las siete rondas electorales que se han llevado a cabo en Rwanda desde 2003, la participación de la población nunca ha estado por debajo del 96%, mientras que las preferencias por Paul Kagame, indiscutible presidente, nunca han bajado del 96%. En las últimas votaciones, del pasado 4 de agosto, el Presidente incluso obtuvo el 99% de los votos, actualizando la expresión “voto búlgaro” con “rwandés”. Kagame, que está en el poder prácticamente desde hace 27 años (de 1994 a 2000 como líder del ejército y presidente de facto, y regularmente electo en 2000, ndr.), llamó a un referéndum constitucional en 2015, gracias al cual, con más del 98% de los votos, introdujo cambios a la Constitución que le permitieron volver a presentarse como candidato y que podrían abrirle el camino para permanecer en el poder hasta 2034.

 

Pero el control prácticamente total conquistado a fuerza de votos y raramente contestado, sobre todo por sus dimensiones, convierte a Kagama en una especie de monarca absoluto con el vicio, según muchos observadores, de métodos al límite de la dictadura. Diferentes organizaciones no gubernamentales, entre las que está Amnistía Internacional, hablan de «clima de terror» y denuncian constantes homicidios, torturas y desapariciones. La libertad de prensa y de opinión han sufrido drásticas disminuciones, mientras la vida de los movimientos de la oposición es muy dura: de los once partidos que obtuvieron el permiso para participar en las elecciones, nueve son grupos políticos aliados del Frente Patriótico Rwandés (el partido del Presidente).

 

Pero Paul Kagame cuenta con una serie de datos positivos indiscutibles. Gracias a un crecimiento constante del Producto Interno Bruto, estable en el 7% durante los últimos años, y al dinamismo económico que han logrado aprovechar de la mejor manera la industria agrícola y la de las exportaciones de minerales, Rwanda es uno de los países famosos por su desarrollo económico y por el repunte social. La poca tolerancia del presidente ante los métodos democráticos no ha opacado el récord mundial de presencia femenina en el Parlamento: más del 63%.

 

Pero tal vez lo que ha convertido a este político de etnia Tutsi en un presidente amado por el pueblo ha sido la capacidad de sacar a un país del terrible pantano del genocidio y volverlo lo más unido y libre posible de las increíbles presiones étnicas que provocaron en cien días (de abril a julio de 1994) casi un millón de muertos.

 

Monseñor Philippe Rukamba, obispo de Butare y Presidente de la Conferencia Episcopal de Rwanda, habló con Vatican Insider sobre esta nueva fase que vive el país africano, sobre el papel de la Iglesia católica en los meses del terror y en el proceso de reconciliación y desarrollo.

 

«Cuando un país es sacudido por un genocidio, las heridas del pueblo permanecen abiertas durante muchos años. Creo que el Estado ha tenido un papel muy útil para que la gente comprendiera que vivir juntos y en paz es lo mejor para todos. Después fueron instituidas comisiones que se ocupan de las víctimas del genocidio, que ayudan a los niños huérfanos, a los inválidos y que luchan en contra de la ideología de la masacre. Todo esto nos permite vivir en cierta armonía. Podemos decir que el balance hasta el momento del gobierno Kagame es muy positivo; ha hecho todo lo que podía, en una situación muy, muy compleja. De cualquier manera, podemos decir que ahora hay paz plena y cuando hay paz todo va mejor.

 

¿Cuáles son los pasos clave para cerrar el capítulo del genocidio?

 

Se comenzó a partir de las raíces comunes, de la historia que hemos tenido. Kagame quiso extirpar todo lo que aludía al concepto de etnia, ya no se puede ni siquiera pronunciar “hutu” o “tutsi”. Luego, en el trabajo, se cancelaron las discriminaciones y las asunciones ya no tienen base étnica. El trabajo de la Comisión para la Paz y la Convivencia ha sido capilar: entraba a las aldeas y se encontraba con la gente, tratando de convencerla sobre la paz.

 

¿Cuáles son los problemas principales que debe afrontar el país en la actualidad?

 

El primero de los problemas sigue siendo la paz: es necesario que haya paz entre nosotros y los países vecinos, y hacer todo lo posible para mantenerla. Después de un genocidio basta muy poco para anular todos los esfuerzos hechos. También existe un grave problema económico, la gente debe salir de la pobreza y también aquí los subsidios que el Estado eroga están ayudando, sobre todo en algunas zonas rurales. Por suerte no hay episodios de violencia, ni enfrentamientos étnicos visibles; si los hay, están arraigados los corazones, y tenemos que hacer lo que sea para extirparlos. Con respecto a los derechos humanos, no logramos tener conciencia de lo que sucede realmente: escuchamos de vez en cuando que hay violaciones, pero no somos capaces de verificarlo directamente.

 

En marzo de este año, el Papa, al recibir al Presidente Kagame, pidió perdón en nombre de la Iglesia por el genocidio. ¿Qué le parece el papel de la Iglesia durante ese periodo y a 27 años de distancia?

 

La Iglesia fue acusada de contubernio, tuvo una parte activa en las masacres. Nos acusaron de no haber frenado el genocidio. Pero un genocidio es una cosa demasiado grande, no sé si habríamos tenido verdaderamente el poder para detenerlo. De cualquier manera, el encuentro entre el Papa y el Presidente fue muy útil. Se aclaró que hubo gravísimos actos por parte de sacerdotes, monjas, religiosos o laicos, pero que no se trataba de un plan preestablecido. Claro, fue espantoso. Desde entonces, nos hemos responsabilizado de la sensibilización, para explicar y convencer, y lo hacemos todos los domingos. Hemos tratado de ayudar a las víctimas del genocidio o de la rabia del post-genocidio. Hemos instituido el concepto de Iglesia como familia sin distinciones. Con nuestra comisión Justicia y Paz trabajamos para crear reconciliación.

 

Usted fue testigo de actos muy graves…

 

Sí, era párroco de Kibungo, en el este de Rwanda. El obispo creó un centro en el que se refugió mucha gente. Un día rodearon ese lugar y mataron a todos. Ante mis ojos tomaron y mataron a más de 1200 personas, una cosa que nunca podré olvidar. La paz que ahora vivimos tiene verdaderamente un valor inmenso.

 


Deja un comentario

Cómo actuar con Venezuela, según experto ONU

Sancionar a Venezuela no debe ser la respuesta a la crisis en ese país, advierte experto de la ONU

Idriss Jazairy, el relator especial de la ONU sobre derechos humanos y sanciones internacionales. Foto: ONU/Eskinder Debebe

11 de agosto, 2017 — Sancionar a Venezuela no debe ser la respuesta de la comunidad internacional a la creciente crisis en ese país, aseguró el experto de la ONU en derechos humanos, Idriss Jazairy.

El relator especial sobre el impacto negativo de las sanciones en el disfrute de los derechos humanos aseguró en un comunicado que estas medidas unilaterales empeorarían la ya crítica situación de la población venezolana, que sufre de inflación galopante y falta de acceso a medicina y alimentos.

El experto destacó que atentar contra la economía del país sólo implicará la violación de los derechos de los ciudadanos.

“Las sanciones son perjudiciales para cualquier Estado y pueden tener un impacto particularmente devastador en los ciudadanos de los países en desarrollo”, aseguró Jazairy.

El relator llamó a los Estados a emprender un diálogo constructivo con el gobierno de Venezuela para encontrar soluciones a los desafíos que enfrenta el país.

Las palabras de Jazairy hacen eco a la posición de Secretario General de la ONU, quien declaró esta semana estar convencido que la crisis venezolana no puede ser resuelta mediante la imposición de medidas unilaterales sino que requiere una solución política.

“Insto a todos los países a que eviten aplicar sanciones a menos que sean aprobadas por el Consejo de Seguridad, como lo exige la Carta de las Naciones Unidas”, concluyó el relator.


Deja un comentario

USA: Posibles acuerdos entre Trump y los demócratas? Análisis.

What good can come from the Trump administration?

20170727T1533-0518-CNS-USA-MILITARY.jpg

President Donald Trump salutes the ensign and military personnel in Washington Jan. 20. (CNS/Mike Segar, Reuters)

The election of Donald Trump has been an unmitigated disaster for the United States and the world, but is there anything positive that might come from the Trump administration? Trump supporters, of course, think he will have a positive effect on our country and the world, but are there any issues on which the Trump administration might get bipartisan support?

We refreshed our website!Drop us a line at redesign@ncronline.org to tell us what you think. We value your feedback.

The U.S. bishops, who oppose him on many issues, believe that he will be good for the pro-life cause. Already he has appointed a pro-life justice to the U.S. Supreme Court, brought back the “Mexico City policy” of forbidding U.S. aid to foreign nongovernmental organizations that provide abortions, and worked to defund Planned Parenthood. The bishops also hope he will support them on issues of religious freedom, such as the contraceptive mandate. It is unlikely that any of these issues will find a bipartisan support.

Are there areas where the country can find bipartisan agreement?

20170123T1500-7544-CNS-MEXICO-CITY-POLICY (1)_500px.jpg

President Donald Trump holds up his executive memorandum reinstating the “Mexico City Policy” banning federal funding of abortion-providing groups abroad after he signed it Jan. 23 in the Oval Office of the White House in Washington. (CNS/Kevin Lamarque, Reuters)

One unforeseen impact of Trump is to unite Republican and Democratic members of Congress against him in passing bipartisan legislation imposing sanctions on Russia for its involvement in the 2016 election. The legislation does not allow Trump to withdraw the sanctions without congressional approval.

It is also likely that Congress will approve bipartisan legislation making it difficult for Trump to fire Robert Mueller, the special prosecutor investigating the Trump campaign’s involvement with the Russian intervention in the 2016 presidential election. Who knows what other ways Trump may inadvertently unite members of Congress?

But are there issues facing America where Trump may have a positive impact?

Trump’s opposition to trade agreements is not that different from the views of Bernie Sanders and other liberals, who feel that American workers have suffered under globalization. While Trump has exaggerated the impact of trade on American jobs, there is no question that trade agreements need input from other voices than just multinational corporations looking to increase their profits. American workers, environmentalists, and those concerned about the rights of foreign workers should have prominent places at the negotiating table. Is this an area where Democrats and the Trump administration can work together?

Trump has also been very skeptical about U.S. involvement in the Middle East. Although he is all for destroying the so-called Islamic State or ISIS, he sees little positive coming out of our involvement in Afghanistan, Iraq or Syria. Progressives would agree. Can progressives and Trump find common ground in getting out of the Middle East?

Much has been made of the friendly relationship between Trump and Russian President Vladimir Putin. It is currently getting a lot of negative coverage in the media. If they want to prove that this relationship is not sinister, they will have to show some positive results from their friendship. The most immediate need is for them to find a way to stop or at least reduce the fighting in Syria. Putin wants to protect its ally, the Assad regime. Trump wants to defeat ISIS while at the same time untangling the U.S. from Middle Eastern conflicts.

20170720T1150-0317-CNS-UN-AUZA-PLAN-RELIGIOUS-LEADERS_500px.jpg

A girl walks past the rubble of war in Damascus, Syria, July 19. (CNS/Bassam Khabieh, Reuters)

Trump has already announced that the U.S. will no longer fund anti-Assad rebels, which will please the Russians. Obama was never enthusiastic about arming these groups. There has already been an attempt by the U.S. and Russia to negotiate a ceasefire in southwest Syria. Peace would probably leave Syria partitioned and unstable, but better off than it is now. An end to the fighting in Syria would boost the international standing of both Putin and Trump. Could Democrats support it?

Making peace in Syria would require getting other actors to the negotiating table, but there is a bilateral action that could give Trump and Putin an easy victory and international applause — reducing Russian and American nuclear stockpiles.

The last agreement (New START) in 2010 limited each side to 1,550 strategic nuclear warheads deployed on 700 strategic delivery systems (intercontinental ballistic missiles, submarine-launched ballistic missiles and heavy bombers), and limited deployed and nondeployed launchers to 800. There are also thousands of nondeployed warheads in the stockpile of each country.

These weapons are expensive to maintain and could easily be reduced by half without impacting the security of either country. An agreement on reducing nuclear weapons would be positively greeted around the world. Could Trump and Democrats work together on this?

Reaching an agreement on Syria and nuclear weapons will not be easy with the atmosphere souring between Russia and the United States, but it is not impossible. The United States has the bad habit of categorizing countries as either friends or enemies, which makes diplomacy difficult. We need to learn to work towards agreements where possible with a government while still having serious disagreements, whether that be with Russia, Iran, Saudi Arabia, Turkey, Cuba or even North Korea.

Are there any domestic policies that might find bipartisan agreement?

Many commentators point to rebuilding U.S. infrastructure as an obvious program with bipartisan support. Here the biggest problem will be how to pay for it. Increasing gasoline taxes or deficit spending will be opposed by many Republicans, but some compromise might find bipartisan support.

The most likely issue for which bipartisan agreement is possible is the opioid crisis, which kills nearly 100 Americans each day. With the drug crisis now impacting the white middle class and rural America, politicians appear ready to see it as a health crisis rather than simply a crime. Trump said intelligent things about this crisis during his campaign. Democrats and Republicans should be able to make a deal here.

20170630T1213-0019-CNS-MALESIC-PASTORAL-OPIOID-CRISIS_770px.jpg

Bottles of opioid-based medication are seen at a pharmacy in Portsmouth, Ohio, June 21. (CNS/Bryan Woolston, Reuters)

The president’s stingy budget, which cuts most domestic programs, called for a 2 percent increase in drug treatment programs. These programs are aimed at getting people off drugs, yet there are long waiting periods for people who want to get in them. The U.S. has unsuccessfully spent billions of dollars trying to cut down the supply of drugs by treating everyone involved with drugs as criminals. Reducing the demand through treatment needs an equally robust investment. Every indication points to the possibility of bipartisan support for a sensible program to deal with drug addiction.

Progressives rightly bemoan most actions of the Trump administration, but they should not be blind to opportunities for progress on Syria, nuclear disarmament and the opioid crisis. There may even be other areas where cooperation is possible. Supporting bipartisan action to solve serious problems is the right thing to do, even if it means working with the Trump administration. In fact, on some issues, the Trump administration may be able to accomplish things a Democratic administration could not because Republicans would support him whereas they would oppose the same programs coming from a Democrat.

[Jesuit Fr. Thomas Reese is a columnist for NCR and author of Inside the Vatican: The Politics and Organization of the Catholic Church.]

Editor’s note: Sign up to receive free newsletters , and we will notify you when new Faith and Justice columns are out.


Deja un comentario

Venezuela: el Card. Urosa sobre la situación política.

Card. Urosa: “Pedimos que cesen las medidas contra la voluntad del pueblo venezolano”

 

 

(RV).- “Este, 8 de agosto, la sede de la Asamblea Nacional, órgano importantísimo del poder público y representativo del pueblo soberano y elegido por este, fue invadida arbitrariamente por la Asamblea Nacional Constituyente. Se trata de una medida que asombra por su violencia y arbitrariedad”, lo dijo el Arzobispo de Caracas, el Cardenal Jorge Urosa Savino, expresando su asombro y su rechazo a medidas que según él, van contra la voluntad del pueblo soberano de Venezuela.

Una de estas medidas, señaló el Arzobispo de Caracas, es el desalojo de la Asamblea Nacional del Palacio Federal Legislativo, que es su sede legal. “Esta medida – que asombra por su violencia y arbitrariedad, agregó el Card. Urosa – atenta contra la voluntad popular que eligió soberanamente a la Asamblea Nacional en los 2 comicios de diciembre de 2015”. Más allá de ser un organismo inválidamente constituido, señala el Purpurado, pues no fue convocado por el pueblo, y cuya elección está bajo sospecha de fraude, la Constituyente no tiene derecho de apropiarse de la sede de la Asamblea Nacional.

“Pero además – puntualizó el Arzobispo de Caracas – en estas últimas semanas, hemos visto como la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia ha aplicado sanciones gravísimas a varios alcaldes de oposición”. Algunos de estos alcaldes, subrayó el Purpurado, fueron destituidos, encarcelados e inhabilitados en sus funciones, otros alcaldes han sido acusados de desacato por el Tribunal. Esas sanciones, señaló el Card. Urosa, van en contra de los derechos de esos alcaldes y de la voluntad del pueblo, que los eligió para regir sus municipios.

“La búsqueda de la paz y del entendimiento que pregona el Presidente Maduro – concluyó el Arzobispo de Caracas – se ve impedida por esas medidas. Pedimos – invocó el Card. Urosa – que cesen esas actuaciones y que se cree un ambiente de sosiego que permita encontrar soluciones a la actual crisis política, económica y social del País”


Deja un comentario

La próxima visita del Cardenal Parolin a Rusia

Las motivaciones del viaje a Rusia- En una entrevista al cardenal Secretario de Estado

 

«La paz constituye una prioridad clara e inderogable», tanto «para el Papa Francisco» como «para mí personalmente» en un momento histórico como el actual en el cual se asiste a «un aumento de tensiones y conflictos en varias partes del mundo»: es lo que vuelve a afirmar el cardenal Pietro Parolin, en la entrevista publicada por el «Corriere della sera» el 9 de agosto, en vista del viaje que el Secretario de Estado realizará a Rusia del 20 al 24 de este mes.

Respondiendo a las preguntas dirigidas por el vaticanista Gian Guido Vecchi, el purpurado revela que «la visita se estaba estudiando desde hace algún tiempo» y que «salvo imprevistos, están programados encuentros con el presidente de la Federación Rusa y con el patriarca de Moscú».

Deteniéndose en las motivaciones del viaje, el cardenal Parolin explica cómo la Santa Sede nutra «un especial interés por la amplia zona oriental de Europa, que, además de presumir de ricas tradiciones culturales y religiosas, tiene un papel que desempeñar en la búsqueda de una mayor estabilidad del continente y de una mayor unidad. Después del periodo de la contraposición ideológica y de los nuevos escenarios abiertos desde finales de la Guerra Fría, es importante animar el respeto, el diálogo y la colaboración recíprocos, en vista de la promoción de la paz». Y desde esa perspectiva, prosigue el Secretario de Estado, después de las visitas realizadas a otros países de la región que le han llevado de Bielorrusia, al Cáucaso, de los países del Báltico hasta Ucrania, la etapa en Rusia representa una oportunidad de «completar el cuadro», manifestando «la cercanía espiritual del Papa a la comunidad católica local», y de «encontrar las más altas autoridades rusas para las entrevistas sobre temas bilaterales e internacionales, sin olvidar los contactos a nivel ecuménico».