Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

El Papa al presidente de la Confed. Helvética

El Papa y el Presidente suizoEl Papa y el Presidente suizo  (ANSA)

Francisco y Alain Berset hablaron sobre la migración y tráfico de personas

El Papa recibió en esta mañana en audiencia al Presidente de la Confederación Helvética, Alain Berset, quien sucesivamente se reunió con el Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado, acompañado por Mons. Paul Richard Gallagher, Secretario para las Relaciones con los Estados

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

Durante las cordiales conversaciones, además de resaltar el vínculo histórico, asegurado por el servicio fiel y profesional al Santo Padre de la Guardia Suiza Pontificia, se expresó aprecio por las buenas relaciones bilaterales, junto con el deseo de reforzar la colaboración entre la Iglesia y el Estado en los diversos ámbitos de interés común.

Las migraciones, el desarme nuclear y el tráfico de personas

A lo largo del encuentro se hizo referencia al compromiso activo y compartido, en ámbito europeo e internacional, por una sociedad más solidaria, por la promoción de la justicia y la paz, la importancia del multilateralismo y la protección del derecho humanitario. En este contexto, se abordaron algunos temas de actualidad, como las migraciones, la mediación en los conflictos, el desarme nuclear y el tráfico de personas.

Anuncios


Deja un comentario

Brasil. Preocupación de AMN.INT. por ciertas declaraciones del nuevo presidente

Brasil: El discurso tóxico no debe convertirse en política oficial

Manifestaciones contrarias al candidato Jair Bolsonaro en Sao Paulo, Brazil. © Nelson Almeida/AFP/Getty Images

En respuesta a la elección de Jair Bolsonaro y Hamilton Mourão como presidente y vicepresidente de Brasil, Amnistía Internacional ha manifestado hoy:

“El presidente electo ha hecho campaña con una agenda abiertamente contraria a los derechos humanos y con frecuencia ha realizado declaraciones discriminatorias sobre distintos grupos de la sociedad. Su elección como presidente de Brasil podría entrañar un riesgo enorme para los pueblos indígenas y quilombolas, las comunidades rurales tradicionales, la comunidad  LGBTI, la juventud negra, las mujeres, las personas que son activistas y las organizaciones de la sociedad civil si su retórica se convierte en política pública”, ha advertido Erika Guevara Rosas, directora de Amnistía Internacional para la Américas.

En su campaña, Bolsonaro promete, entre otras cosas, suavizar las leyes sobre el control de armas y conceder a los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley autorización previa para matar. Si se aprueban, estas propuestas empeorarían el ya difícil contexto de violencia letal de Brasil, donde se cometen 63.000 homicidios al año, más del 70% de ellos con armas de fuego, y donde la policía perpetra aproximadamente 5.000 homicidios al año, muchos de los cuales son en realidad ejecuciones extrajudiciales.

 

Además, Bolsonaro ha amenazado los territorios de los pueblos indígenas con la promesa de cambiar los procesos de demarcación de tierras y autorizar grandes proyectos de explotación de recursos naturales. Asimismo, ha hablado de suavizar la normativa medioambiental y ha criticado a los organismos de protección del medio ambiente de Brasil, poniendo así en peligro el derecho de todas las personas a un entorno saludable.

“Con el proceso electoral ya acabado, nos enfrentamos al reto de proteger los derechos humanos de todas las personas en Brasil. Amnistía Internacional se pone del lado de los movimientos sociales, ONG, activistas y todas las demás personas que defienden los derechos humanos para garantizar que el futuro de Brasil venga  con más derechos y menos represión”, ha añadido Erika Guevara Rosas.

Brasil tiene una de las tasas de homicidios de activistas y personas defensoras  de los derechos humanos más altas del mundo, siendo decenas las personas muertas todos los años por defender derechos que deberían estar garantizados por el Estado. En este grave contexto, las declaraciones del presidente electo sobre poner fin al activismo y tomar medidas drásticas contra los movimientos sociales organizados representan un riesgo muy probable para el derecho a la libertad de expresión y de reunión pacífica, garantizado por la legislación nacional y el derecho internacional.

Bolsonaro y Mourão, que pertenecen a la reserva militar de Brasil, han defendido también públicamente delitos cometidos por el Estado durante el antiguo régimen militar, incluida la tortura. Se plantea por ello la perspectiva de una regresión en la promoción de los derechos humanos desde el fin del régimen militar y la adopción de la Constitución Federal en 1988.

“Las instituciones públicas de Brasil deben tomar medidas firmes y decisivas para proteger los derechos humanos y a todas las personas que los defienden y se movilizan a  su favor en el país. Estas instituciones tienen una función clave que desempeñar a la hora de proteger el Estado de derecho e impedir que las propuestas se materialicen”, ha señalado Erika Guevara Rosas.

“La comunidad internacional estará atenta a que el Estado brasileño cumpla con su obligación de proteger y garantizar los derechos humanos.”


Deja un comentario

Ortega y la historia de Nicaragua los últimos años.

LA FALACIA DE LA SOBERANÍA. Nicaragua cierra las puertas a una mediación latinoamericana. Pero la aceptó cuando se trataba de poner fin al régimen de Somoza

Daniel Ortega y la vicepresidente Rosario Murillo

Daniel Ortega y la vicepresidente Rosario Murillo

El régimen de Daniel Ortega ha rechazado de manera tajante, y haciendo uso de la vieja retórica antiimperialista, la creación del grupo de trabajo integrado por 12 países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), y presidido por Canadá, para “contribuir a la búsqueda de soluciones pacíficas y sostenibles a la situación que se registra en Nicaragua”.

El canciller nicaragüense ha recordado, como no se oía desde hace mucho tiempo, que la OEA no es más que el Ministerio de Colonias de Washington, no en balde su sede se halla situada entre la Casa Blanca y el Departamento de Estado y ha dicho que “los integrantes de esa comisión que conforma y dirige Estados Unidos en el afán de seguir interviniendo en los asuntos internos de Nicaragua desde la OEA no son bienvenidos a nuestro país; por lo tanto, no serán recibidos en nuestro suelo patrio”.

Esas manifestaciones de virtud herida no se corresponden con lo que ha sido la política del Frente Sandinista de Liberación Nacional a lo largo de los últimos cuarenta años, desplantes retóricos de por medio. En 1978, la OEA formó un grupo de trabajo similar integrado por tres países, los propios Estados Unidos, República Dominicana y Guatemala, cuyos integrantes llegaron a Nicaragua en plena insurrección de septiembre de ese año, en calidad de mediadores. Y en representación del FSLN, como miembro del Grupo de los Doce, participé en las negociaciones con el gobierno de Somoza, conducidas por ellos.

Estas negociaciones fracasaron, porque Somoza le dio largas a la propuesta de un plebiscito en el que se votaría si se quedaba o no en el poder. Pero pocos meses después, en mayo de 1979, ya no la comisión de la OEA, sino nada más uno de sus integrantes, el diplomático del Departamento de Estado, William G. Bowdler, regresó para reemprender las pláticas; ahora, con quienes éramos los miembros designados de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional y nos reunimos con él en Costa Rica y en Panamá. Ortega era miembro de la Junta.

La Dirección Nacional del FSLN, donde también estaba Ortega, respaldaba esas negociaciones directas con Estados Unidos, destinadas a facilitar la salida de Somoza lo más pronto posible, mientras el pueblo combatía en todo el territorio nacional. Y se llegó a acuerdos concretos: Somoza renunciaba y se iba de Nicaragua con su familia y allegados más íntimos sin pagar por sus graves culpas, responsable de delitos de lesa humanidad.

Y se convino, además, que una vez depurada y con una nueva jefatura, la Guardia Nacional, el ejército de la familia a la que echábamos del poder, pasaría a ser parte de unas fuerzas armadas en las que entraría también la guerrilla del FSLN, formando ambas entidades un Estado Mayor Conjunto equilibrado. Las cosas no llegaron a ser así porque al negarse a renunciar el vicepresidente Urcuyo, una vez Somoza (estaba) exiliado en Miami, todo se descarriló y la Guardia Nacional terminó desbandándose, y rindiéndose. Pero aquellos fueron los acuerdos.

El régimen no acepta hoy “intervenciones extranjeras” contrarias a la “soberanía nacional”; entre ellas, el calendario electoral elaborado por la OEA, que culminaría con unas elecciones adelantadas para los primeros meses de 2019. Ya Ortega lo había aceptado, según testimonio del secretario general Luis Almagro. Pero ahora se desdice, obnubilado por su “victoria militar” frente a una rebelión desarmada, alegando que adelantar las elecciones es contrario a la Constitución Política. Lo cual es falso y él lo sabe por experiencia propia.

La guerra civil que a lo largo de los años ochenta enfrentó a los sandinistas con los contras, terminó gracias a las gestiones de paz del presidente de Costa Rica, Óscar Arias, encauzadas a través del proceso de Esquipulas, en el que participaron los presidentes de todos los países centroamericanos. La meta era poner fin a los conflictos armados en Nicaragua, El Salvador y Guatemala.

Se llegó a acuerdos trascendentales, el primero de los cuales se firmó el 7 de agosto de 1987, precisamente en la ciudad de Esquipulas, en Guatemala, en el que se establecía el compromiso de celebrar “elecciones libres y democráticas para el nombramiento de representantes populares en los municipios, los congresos y asambleas legislativas y la presidencia de la república”, bajo la supervisión de la OEA y de las Naciones Unidas.

Ortega firmó él mismo estos compromisos. Aceptó integrar un nuevo Consejo Electoral “equilibrado” y unas nuevas normas justas y transparentes de votación. Y aceptó más. Aceptó adelantar la fecha de las elecciones programadas para noviembre de 1990, a fin de que se realizaran en febrero de ese mismo año, con lo cual acortó su propio período.

En febrero de 1989, suscribió en Managua una serie de acuerdos con los partidos de oposición para “democratizar el país y permitir un ambiente propicio a las elecciones”, que incluían una obligada reforma a la Constitución para hacer posible el adelanto de las mismas. Firmados estos acuerdos, los llevó a la cumbre de presidentes centroamericanos celebrada en Costa del Sol, El Salvador, el 14 de ese mismo mes, donde fueron ratificados.

No fue injerencia en los asuntos soberanos de Nicaragua la de los presidentes centroamericanos. Tampoco fue injerencia la de la OEA al desplegar una numerosa misión de observadores a lo largo de todo el período electoral de 1990. La misma OEA que no se ha movido de sede, siempre entre la Casa Blanca y el Departamento de Estado, en el mismo edificio donado en 1910 por el millonario Andrew Carnegie.

Si la soberanía de Nicaragua está herida de muerte es por algo muy diferente: el tratado del Gran Canal Interoceánico, firmado en junio de 2013, y que entrega por cien años el país, de manera gratuita, al aventurero chino Wang Ying, un millonario en quiebra salido de la nada. Este tratado inaudito, convertido en ley, fue publicado en inglés en el diario oficial, y sigue vigente. Un día, ojalá no lejano, deberá ser derogado.

*Escritor nicaragüense. Premio Carlos Fuentes, Permio Alfaguara de novela, Premio Miguel Cervantes


Deja un comentario

Corea del norte podría invitar al Papa?

El Papa: “Estoy dispuesto a visitar Corea del Norte”

Francisco recibió hoy, por parte del presidente sudcoreano Moon Yae-in, la invitación de palabra del líder de Pyongyang Kim Yong-un. Y no se excluye un viaje
AFP

El presidente sudcoreano, Moon,  con el Papa Francisco en el Vaticano

CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 18/10/2018
Ultima modifica il 18/10/2018 alle ore 16:58
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

 

 

El Papa Francisco se dijo dispuesto a visitar Pyongyang, capital de Corea del Norte, y explicó que tomará en consideración el viaje, después de haber recibido una invitación oficial. Lo afirmó el portavoz del presidente sudcoreano Moon Yae-in inmediatamente después de la audiencia que el líder de Seúl tuvo con el Pontífice a medio día hoy, jueves 18 de octubre de 2018. «El Papa Francisco —se lee en un comunicado de la agencia de prensa coreana “YonHap News”— expresó su disponibilidad para visitar Corea del Norte, si recibe una invitación oficial, y afirmó que “seguramente” responderá a tal invitación por parte del Estado comunista. El comentario llegó durante un encuentro con el presidente de Corea del Sur, Moon Yae-in, que entregó al Papa una invitación verbal por parte del líder norcoreano Kim Yong-un para que el Papa pueda visitar Pyongyang».

 

«El Papa dijo: “Seguramente daré una respuesta si llega una invitación [oficial] y si puedo ir”», dijo a los periodistas el encargado de la oficina de prensa de Moon, Yoon Young-chan. Moon preguntó si le podía decir al líder de Corea del Norte que enviara a un delegado oficial para invitar al Papa. El Pontífice respondió que la invitación verbal transmitida por el presidente Moon debería ser suficiente, pero que también sería «bella una invitación oficial».

 

 

Durante la conversación, informó el portavoz de Moon, Francisco dijo que apoyaba el compromiso a favor de la paz en la Península coreana. «Yo apoyo con fuerza el compromiso del gobierno de Corea del Sur que ha sido puesto en marcha para el proceso de paz en la península coreana». Participó en el encuentro a puerta cerrada, en calidad de intérprete, el sacerdote coreano Han Huyn-taek. Bergoglio, según lo que indicó el vocero presidencial sudcoreano, dio su consenso para que se reprodujeran sus palabras, normalmente consideradas reservadas en este tipo de audiencias. «Sigan adelante sin detenerse, no tengan miedo», añadió el Pontífice.

 

Durante la cordial conversación, refiere el comunicado de la Santa Sede, sin hacer ninguna referencia explícita a la invitación de Kim Yong-un, se recordaron las buenas relaciones bilaterales y el positivo aporte que la Iglesia ofrece en ámbito social, educativo y sanitario, así como en la promoción del diálogo y de la reconciliación entre coreanos. Se expresó aprecio entusiasta por el compromiso común a favor de una iniciativa que permita superar las tensiones que todavía existen en la Península coreana, «para abrir una nueva estación de paz y desarrollo. Para concluir, se trataron algunas cuestiones de carácter regional».

 

El encuentro privado entre Francisco y el presidente de Corea del Sur duró 35 minutos. La audiencia en conjunto fue de alrededor de una hora. Como normalmente sucede en estos encuentros, después de la audiencia “del tú a tú” siguió el encuentro con la delegación oficial sudcoreana. El clima del encuentro fue cordial y relajado, Moon y el Papa se mostraron en sintonía y durante el momento del intercambio de los regalos seguían charlando entre sí. Al presentarse ante el Pontífice, que le estaba dando la bienvenida, Moon respondió: «Vengo como jefe de Estado coreano, pero soy católico, mi nombre de Bautismo es Timoteo y es un honor encontrarme con usted. Sé que está ocupado, que tiene poco tiempo en estos días; gracias por haber encontrado un momento para mí mientras el Sínodo continúa».

 

Moon le entregó a Francisco una escultura con el rostro de Jesús, realizada por un famoso artista coreano. Al indicar la corona de espinas, dijo: «Estos son los sufrimientos del pueblo coreano». Y le regaló también una estatua de mármol verde de la Virgen: «Esta es la cara típica de la mujer coreana», explicó el presidente Moon Yae-in, que también afirmó haber leído alguno de sus libros, especialmente “Esta economía mata”.

 

El Papa Bergoglio, por su parte, le regaló el tradicional medallón del olivo, un símbolo, dijo, del «deseo de paz» en Corea, y un gran cuadro de la Plaza San Pedro de 1700. Después le entregó un sobre con el mensaje para la Jornada Mundial de la Paz de 2018 y los principales documentos de su Pontificado. Antes de despedirse, al dirigirse hacia la puerta, el Papa pidió a la esposa del Presidente: «Rece por mí». Moon añadió: «Usted no solo es el líder de la Iglesia católica, sino un maestro para la humanidad». Inmediatamente después Moon se reunir con el cardenal Secretario de Estado, Pietro Parolin, que ayer celebró una misa por la paz en Corea en la Basílica de San Pedro.


Deja un comentario

ONU: importantes desafíos actuales en el sureste de Asia. Mensaje de Guterres

SECRETARIO GENERAL
PRENSA

SUSCRÍBETE
Guterres urge a las naciones asiáticas a invertir contra la inequidad y el cambio climático
El Secretario General de la ONU, António Guterres.ONU/Mark Garten
El Secretario General de la ONU, António Guterres.

11 Octubre 2018
ONU y Secretario General
Tras reconocer los logros de la región del sureste asiático en materia de reducción de pobreza extrema, mortalidad materna e infantil y paridad de género en la educación, el titular de la ONU destacó la creciente desigualdad y el cambio climático como dos de los grandes desafíos de esos países. También citó la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres como factores esenciales para el desarrollo sostenible de la región.

El Secretario General de la ONU se dirigió este miércoles a los líderes de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN) para instarlos a actuar con celeridad en el combate a la inequidad y la mitigación del cambio climático.

António Guterres participó en la reunión de la ASEAN que tiene lugar en la ciudad de Denpasar, Bali, en Indonesia, donde sostuvo que para alcanzar una globalización justa y no dejar atrás a nadie, es necesario un desarrollo sostenible que siga las pautas acordadas en la Agenda 2030.

Ese plan común constituye el camino hacia un futuro inclusivo, resiliente y seguro para todos, afirmó, agregando que los avances en esa dirección no son lo suficientemente rápidos y que aún existen muchos obstáculos para erradicar la pobreza.

Avances y desafíos
Tras reconocer los logros de la región del sureste asiático en materia de reducción de pobreza extrema, mortalidad materna e infantil y paridad de género en la educación, Guterres destacó la creciente desigualdad y el cambio climático como dos de los grandes desafíos de esos países, y llamó a la acción para afrontarlos.

“Esto significa mejorar el acceso a una educación y un sistema de salud de calidad. Significa reformar el sistema tributario, haciéndolo más equitativo y capaz de aumentar los recursos para inversiones en desarrollo sostenible. Significa ampliar el acceso a los mercados de trabajo y crear esquemas de protección social, además de proteger a la juventud asiática”, dijo.

El titular de la ONU citó también la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres como factores esenciales para el desarrollo sostenible de la región.

No es demasiado tarde
Con respecto al cambio climático, Guterres recordó que cuatro países del sureste asiático -Myanmar, Filipinas, Tailandia y Vietnam-, se cuentan entre las diez naciones del mundo más afectadas por ese fenómeno.

Podemos limitar el aumento de las temperaturas a 1,5 grados. Tenemos muchas de las tecnologías que necesitamos y cada esfuerzo cuenta.

Según el más reciente informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) esa amenaza se mueve más rápido que nosotros y el tiempo se agota, apuntó.

“Pero no es demasiado tarde. Podemos limitar el aumento de las temperaturas a 1,5 grados. Tenemos muchas de las tecnologías que necesitamos y cada esfuerzo cuenta. Si duplicamos la reducción de emisiones para 2020 y limitamos el aumento de las temperaturas así sea medio grado, podremos hacer un mundo de diferencia”, aseveró.

En este contexto, el Secretario General reiteró la urgencia de tomar medidas ambiciosas y aumentar las inversiones destinadas a la mitigación y adaptación al cambio climático.

Al final de su discurso, Guterres conminó a los líderes asiáticos y mundiales a resolver los puntos pendientes para la implementación plena del Acuerdo de París contra el Cambio Climático durante la próxima reunión en Polonia de la Conferencia de las Partes (COP24), a celebrarse en diciembre.

Por otra parte, el jefe máximo de la ONU anunció que mañana viernes visitará Palu, una localidad devastada por el terremoto y tsunami que asolaron a las islas indonesias de Célebes y Lombok, causando la muerte de más de 2000 personas, de acuerdo con cifras preliminares.


Deja un comentario

Grandes esperanzas sobre el futuro de Corea norte y sur.

“Corea del Norte está lista para abrirse al mundo”

El obispo surcoreano de Daejeon se muestra entusiasta por el acercamiento entre las dos coreas y asegura: “¡Cuánto sería bello que el Papa fuese a Pyonyang!”

Los obispos Bruno Forte y Lázaro You Heung-sik en la Oficina de Prensa de la Santa Sede

CONDIVIDI
1
0
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 11/10/2018
Ultima modifica il 11/10/2018 alle ore 16:28
ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

Corea del Norte está lista para abrirse al mundo, renunciar a las armas nucleares y transformarse en un “país nuevo”. Por eso, si el Papa llega a visitar ese país será “un paso gigantesco”, una gran contribución a la paz en la Península Asiática. Pero más allá del optimismo, para que se concrete una visita apostólica a Pyonyang hacen falta muchos pasos. Sobre todo que las autoridades permitan la permanencia de sacerdotes católicos, que ahora brillan por su ausencia en norcorea. Todas consideraciones de Lázaro You Heung-sik, obispo surcoreano de Daejeon.

 

Durante una conferencia en la sala de prensa del Vaticano, el clérigo (que participa estos días aquí del Sínodo de los Obispos) se mostró entusiasta por el acercamiento de las dos coreas y calificó este tiempo como “una nueva era”. “Hasta el año pasado todo el mundo hablaba de que iba a explotar la guerra en Corea, pero en este año, gracias al soplo del espíritu santo, la situación ha cambiado 180 grados”, constató.

Recordó que el punto de quiebre se dio durante los Juegos Olímpicos invernales de enero pasado en Pieonchang (Corea del Sur), en los cuales se forjó una nueva relación entre el sur y el norte. Además destacó el encuentro del 27 de abril entre los presidentes Moon Jae-in y Kim Jong-un. “Fue verdaderamente un gran éxito, yo lo miraba por televisión, lloraba, reía, no sabía cómo reaccionar. Jamás lo hubiese imaginado”, siguió.

 

También valoró positivamente las varias reuniones sostenidas -en los últimos meses- por Jong-un y el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. “Viendo esta situación yo creo que Corea del Norte está lista para abrir el país, es decir renunciar a las armas nucleares y hacer un país nuevo. Esto lo digo sabiendo tantas cosas, por vía directa e indirecta”, no dudó en arriesgar, hablando en italiano.

 

Más adelante reveló que, en septiembre pasado, el presidente Moon le dijo al mandatario del norte que si quería llevar a su pueblo a “entrar en el mundo”, quizás el mejor modo de hacerlo sería invitando al Papa Francisco a visitarlo. Kim Jong-un respondió afirmativamente entonces y por eso, hace unos días, el portavoz del jefe de Estado surcoreano anticipó que si el pontífice viajase a Pyonyang sería recibido con una calurosa bienvenida.

 

“Ahora, el 18, mi presidente se reunirá con el santo padre. Sólo escuchando esta noticia pensé: ¡Cuánto sería bello que el Papa fuese a Pyonyang! Pero en realidad se necesitan dar muchos pasos antes. Entiendo que la visita sería, ante todo, pastoral. Pero de ser así algunas cosas de Corea del Norte deberían cambiar. Por ejemplo, ahora no hay presencia de sacerdotes en Corea del Norte, sería necesario que, al menos, hubiese sacerdotes y también cierta libertad religiosa”, señaló Heung-sik.

 

El próximo jueves, Francisco recibirá en audiencia privada a Moon Jae-in en el Vaticano y un día antes, por la tarde del 17 de octubre, el presidente participará de una misa “por la paz en la Península Coreana” celebrada por el cardenal secretario de Estado de la Santa Sede, Pietro Parolin, en la Basílica de San Pedro. Esa visita, enmarcada en una gira por varios países europeos del presidente surcoreano, será la ocasión para transmitir la invitación al Papa para que viaje pronto a Pyonyang.

 

Más adelante, el obispo Lázaro You Heung-sik aseguró que sabe cuánto del Papa reza por la unidad de Corea y evocó sus varias intervenciones públicas pidiendo la paz en la Península. Reconoció que entre los jóvenes surcoreanos existe miedo por el impacto que tendría en su país, a nivel económico, la ayuda a Corea del Norte. Precisó que muchos de ellos piensan que se empobrecerán y perderán puestos de trabajo.

 

Pero el clérigo sostuvo que, más allá de ese miedo, muchas cosas pueden hacer ambas partes y por eso la Iglesia está promoviendo un clima de encuentro. “Este es nuestro rol”, indicó. Y sentenció: “Si el Papa fuese allá daría un paso gigantesco, un paso cualitativo para la paz en la Península Coreana y Corea del Norte entraría a la comunidad internacional como un país normal”.

 

El obispo de Daejeon también se refirió al reciente acuerdo provisional para el nombramiento de obispos firmado entre la Santa Sede y la República Popular de China. Confesó haberse quedado “contentísimo” al saber la novedad y recordó que ya desde tiempos del Papa Juan Pablo II y después Benedicto XVI, los papas rezaron mucho por ese entendimiento.

 

“Cuando supe la noticia me conmoví. También viniendo a Roma pude constatarlo al encontrar a estos dos obispos chinos, junto con un sacerdote, que participaron en el Sínodo”. Reveló que con ellos instauró una relación cercano y los considera “hermanos a amar”.

 

Y estableció: “Ellos me trataron como si fuera un hermano mayor, nos intercambiamos nuestras direcciones, seguramente pronto iré donde ellos viven o ellos vendrán a mi casa. Son iguales a todos los demás. No sabemos lo que ocurrirá políticamente pero esta gracia permanecerá, seguirá adelante, estoy seguro que dará muchos frutos buenos para la China y el mundo”.


Deja un comentario

Sínodo.Temas: populismo, totalitarismo, Europa

El Sínodo, preocupado por totalitarismos y populismos: “En riesgo la integridad europea”

El presidente de la COMECE: «La respuesta de la Iglesia es volver a poner a los pobres y débiles en el centro». El arzobispo de la Ciudad de México sobre el aborto: «El derecho de la mujer tiene que estar supeditado al derecho universal a la vida». Se eligió la Comisión para la redacción del Documento final

Padres sinodales reunidos en el Vaticano

Pubblicato il 10/10/2018
Ultima modifica il 10/10/2018 alle ore 18:55
SALVATORE CERNUZIO
CIUDAD DEL VATICANO

Los «totalitarismos camuflados» que imponen «falsos silogismos» y los «populismos» que ponen en serio peligro la integridad de Europa. Viejos y nuevos fenómenos interrogan a los padres sinodales reunidos, entre ayer y hoy, en las séptima y séptima congregaciones generales. Entre los diferentes argumentos afrontados durante las discusiones, relacionados con el tema principal de los jóvenes, está también la preocupación por estas tendencias que nacen en la política y que se reflejan en el tejido social, por lo que acaban comprometiendo (según subrayó el presidente de la COMECE, monseñor Jean-Claude Hollerich, durante el encuentro cotidiano con los periodistas en la Sala de Prensa vaticana).

 

«Como obispo europeo, estoy muy preocupado por los nuevos populismos, que podrían destruir la integración europea. Tal vez no se esté de acuerdo sobre algunos de sus puntos, pero lo que es seguro es que ha dado la paz al continente y al mundo», dijo a los periodistas el arzobispo de Luxemburgo, desde hace pocos meses presidente de la Comisión que engloba a todas las Conferencias Episcopales de la Comunidad Europea. El populismo, en las formas que ha asumido en los últimos tiempos y muy alejado de ese «populismo cristiano» promovido por el Papa Francisco del «servir y escuchar», está poniendo a Europa «en peligro, hay que ser claros», afirmó Hollerich.

 

«En el Sínodo no se ha hablado sobre política, pero cuando se dice cuáles partes débiles de la sociedad deben ser tomadas en cuenta, deben volver al centro, esta es una respuesta al populismo». Porque este último, recordó el arzobispo, está lleno de «egoísmo»: «Si yo digo, por ejemplo, que primero viene Luxemburgo, significa que estoy preocupado solamente por la felicidad de los luxemburgueses y que no me preocupo para nada de los demás». Por lo tanto, «si dentro de la Iglesia nos concentramos más en los débiles, en los pobres y en los marginados, entonces estamos haciendo una prevención contra el populismo, estamos dando a la sociedad una muy buena medicina».

 

Fue un poco diferente el discurso sobre los totalitarismos, vistos con inquietante curiosidad por algunos jóvenes, sobre todo los que están alejados y los que son inconscientes de las heridas provocadas en la historia, y que están volviendo a surgir en algunas partes del mundo y con dimensiones completamente nuevas. Son «totalitarismos camuflados, que imponen falsos silogismos», afirmaron los padres sinodales en el Aula; «por ejemplo, hay un totalitarismo de la red que manipula y genera ideologías», explicó el cardenal Carlos Aguiar Retes, arzobispo de la Ciudad de México, al citar durante el Sínodo el testimonio de un profesor que le contó que un chico mexicano de entre 13 y 14 años se suicidó ahogándose en un río por seguir indicaciones que recibía en la red.

 

Los jóvenes y los adolescentes son «las víctimas más comunes» de estos totalitarismos, dijo el cardenal mexicano, se insinúan de manera más velada con respecto a los totalitarismos en ámbito político y económico, que son «tentaciones para la sociedad, maneras para controlar el poder».

 

Aguiar Retes también respondió a una pregunta sobre el aborto, que surgió debido a las fuertes palabras que pronunció hoy por la mañana el Papa Francisco durante la Audiencia general en la Plaza San Pedro. «En 1948 —recordó—, los países que fundaron y organizaron la ONU declararon y suscribieron 18 Derechos Humanos Universales. ¿Qué significa “universal”? Quiere decir que afecta a todo ser humano, todo ser humano. Por tanto es el todo: es para todos. Los otros derechos humanos que son sectoriales, es decir afectan solo a un sector: niños, mujer, jóvenes, ancianos, incapacitados, etc, no pueden estar en contra de los 18 Derechos Humanos, y uno de esos Derechos Humanos es el derecho a la vida. El todo, dice el Papa Francisco, es mayor que la parte. Lo que afecta a todos debe ser guardado por todos, siempre. Lo que afecta a una parte debe ser guardado por esa parte, pero sin entrar en conflicto con el todo. Esto significa que el derecho que se quiere adjudicar a la mujer para que ella decida si la vida que está en su seno debe nacer o no, ¿cuál es el derecho universal? La vida. El derecho de la mujer tiene que estar supeditado al derecho universal».

 

Durante la conferencia de prensa, en la que estaba presente una joven estadounidense “oidora”, Briana Regina Santiago, el Prefecto del Dicasterio de la Comunicación vaticana, Paolo Ruffini indicó todas las cuestiones que han afrontado los padres sinodales durante sus intervenciones en estas sexta y séptima congregaciones (en la primera también tomó la palabra el Papa, con una intervención libre, pero no se dieron a conocer más detalles porque Francisco «no quiere un trato diferente con respecto a los demás padres sinodales»). Entre los temas discutidos destaca el de la «búsqueda de las respuestas de la vida» por parte de los jóvenes: «Usamos los motores de búsqueda para tener respuestas sobre todo, pero no hay un “dios-google”» que sea interpelado solo para tener soluciones, de la misma manera que no existe «un “dios-manzanilla” para sedar las inquietudes».

 

El líder del dicasterio también informó que se eligió la comisión para la redacción del Documento final del Sínodo. La integran tres cardenales y dos obispos, en representación de los cinco continentes: para África, el cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson, prefecto del Dicasterio para el Servicio al Desarrollo Humano Integral; para América, el ya citado cardenal Aguiar Retes; para Asia, el cardenal Oswald Gracias, arzobispo de Bombay y presidente de la Conferencia Episcopal de la India; para Oceanía, monseñor Peter Andrew Comensoli, arzobispo de Melbourne, y para Europa monseñor Bruno Forte, que fue secretario especial durante el doble Sínodo sobre la familia.

 

Forman parte de la comisión también tres miembros nombrados por el Pontífice: Sviatoslav Shevchuk, arzobispo Mayor de Kiev y líder del Sínodo de la Iglesia Greco-Católica ucraniana; el padre Alexandre Awi Mello, secretario del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida; Eduardo Gonzalo Redondo, responsable de la Pastoral vocacional en Cuba. También pertenecen a la Comisión el relator general del Sínodo sobre los jóvenes, el cardenal Sérgio da Rocha, arzobispo de Brasilia, presidente de la Conferencia Episcopal de Brasil, y, naturalmente, el secretario general del Sínodo, el cardenal Lorenzo Baldisseri, los secretarios especiales, el jesuita Giacomo Costa y el salesiano Rossano Sala.