Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Libia: un paso hacia la necesaria reforma y democracia.

Libia: La celebración de la Conferencia Nacional, un éxito para el pueblo

UNICEF/Alessio Romenzi
Ghassan Salamé, representante especial del Secretario General para Libia y jefe de la Misión de la ONU en el país. Foto: captura de pantalla

21 Mayo 2018

El representante especial para Libia destacó este lunes que los ciudadanos del país árabe tienen un fuerte deseo de renovación de la escena política. Sin embargo, señaló que persiste la difícil situación de los civiles en algunas zonas del país, continúa la influencia que ejercitan los grupos armados en la política y la economía y la situación de los derechos humanos no mejora.

“La celebración de la Conferencia Nacional a inicios de abril no fue un foro dedicado a las élites, sino para todas las personas”, destacó este lunes en el Consejo de Seguridad el representante especial del Secretario General para ese país, Ghassan Salamé.

El encuentro, un programa de consultas públicas a escala nacional, es una iniciativa de las Naciones Unidas que forma parte del Plan de Acción para Libia. En este caso, contó con 42 eventos en 27 localidades del país y sirvió para que los ciudadanos compartieran las aspiraciones y los principios que deberían guiar al Estado y su visión para salir de la crisis actual.

Entre los puntos que han comenzado a materializarse, Salamé destacó “el anhelo de una nación unida y soberana con la creencia compartida de que, para lograrla, el Estado debe estar más descentralizado; la urgente necesidad de una distribución más justa, transparente y eficaz de los recursos públicos en beneficio de todos los ciudadanos; un llamado a la celebración de elecciones que puedan unir al país y un anhelo muy claro de emerger de la transición”, entre otras.

El estado de ánimo de los ciudadanos refleja un fuerte deseo de renovación de la escena política, la reivindicación del poder local y el retorno a una vida más normal con instituciones más regulares, añadió.

Ante este empuje ciudadano provocado por la Conferencia, destacó que las elecciones deben celebrarse con la mayor inmediatez, aunque deben darse las condiciones adecuadas. “Se necesita una nueva ronda de registro de votantes, un compromiso previo de aceptar los resultados, los fondos adecuados y fuertes medidas de seguridad.

Cuando finalicen las reuniones a finales de junio los resultados serán recopilados y compartidos en un evento especial en Libia, así como con el Consejo de Seguridad.

Desde el origen del Plan de Acción, varios interlocutores libios solicitaron la modificación del Acuerdo Político Libiodestacó Salamé. Pero pese a varios intentos explorando diferentes fórmulas, las partes no han mostrado estar dispuestas a hacer las concesiones necesarias para enmendarlo por lo que es necesario “pasar página” y centrarse en las elecciones de este año.

“Debemos exigir mucho más al actual Consejo Presidencial durante sus últimos meses, tanto en lo que respecta a la preparación de las elecciones como a la prestación de apoyo al pueblo”.

El escenario en el país continúa estancado

“La situación actual en Libia merece tanto nuestra preocupación como nuestra esperanza”, destacó Salamé.

Recordó que, pese al ataque sufrido a inicios de mayo a la sede de la Comisión Electoral Nacional donde fallecieron trece personas y obligó al traslado forzoso de la base de operaciones, la celebración de los comicios continúa adelante tal y como manifestó el presidente de la Alta Comisión Electoral Nacional.

Igualmente destacó como muy positivo la aprobación del presupuesto para el año 2018 por parte del Gobierno de Acuerdo Nacional.

Sin embargo, mostró su preocupación por la suerte de los civiles en la ciudad de Derna, al este del país, que sufren una escalada de violencia tanto por vía aérea como terrestre.

Las hostilidades se han producido mayoritariamente en las afueras de la ciudad causando numerosas muertes y el desplazamiento de cientos de familias, pero se teme que las vidas de los civiles corran mayor peligro si los enfrentamientos se dirigen al núcleo urbano.

Salamé calificó de especialmente peligrosa la situación en la principal ciudad del sur del país, Sabha.

“En primer lugar, porque se han firmado muchos acuerdos para poner fin a los combates entre los grupos, y luego se han violado repetidamente. En segundo lugar, porque existe un grave riesgo de que los enfrentamientos se conviertan en un conflicto étnico. Tercero, porque este conflicto tiene el potencial de convertirse en regional, dado que los grupos armados provenientes de muchos países vecinos han transformado con demasiada facilidad esa parte de Libia como su campo de batalla alternativo”.

El diplomático destacó la necesidad de entablar negociaciones con los Estados vecinos del sur para proteger sus fronteras, resolver las cuestiones de la trata de personas, los flujos de combatientes y el contrabando de mercancías. Asimismo, se ofreció a facilitarlas en caso de ser necesario.

La situación de los derechos humanos no mejora

Un migrante de Eritrea muestra las enfermedades de la piel que contrajo en un centro de detención de Libia.

Los dos últimos informes sobre centros de detención e instalaciones médicas documentan innumerables violaciones por parte de los actores armados contra civiles.

Además, advirtió de la peligrosa influencia que ejercen los grupos armados en la política y la economía del país, tal y como se vio reflejado en una reciente y polémica decisión gubernamental de concederles competencias que deberían ser estatales.

Con ese fin, anunció el desarrollo de una nueva estrategia, en conjunto con las autoridades libias, que “no desarticulará a los grupos armados mañana, pero ayudará a comenzar en serio un largo proceso”.

También estimó necesario dar un nuevo impulso a la creación de fuerzas armadas y policiales profesionales.

Por último, pidió el apoyo de los miembros del Consejo al indicar que “cuando Libia oye mensajes contradictorios, aumentan la división…pero cuando hablan con una voz clara y única, los libios, créanme, escuchan”.

Anuncios


Deja un comentario

Jerusalén: Mons. Pizzaballa sobre la paz en Tierra santa

Jerusalén celebra Vigilia de oración por la paz en GazaJerusalén celebra Vigilia de oración por la paz en Gaza 

Jerusalén celebra Vigilia de oración por la paz en Gaza

El Arzobispo Pizzaballa, Administrador Apostólico en Jerusalén de los Latinos, pronunció una Homilía en la que expresó la impotencia frente a la situación de guerra e invitó a extraer de la oración la fortaleza para seguir creyendo y tener confianza en el cambio.

Ciudad del Vaticano

“Queremos una paz que sea una amable y sincera acogida de los demás, voluntad tenaz de escucha y diálogo, queremos que el miedo y la sospecha den paso al conocimiento, al encuentro y la confianza, donde las diferencias sean oportunidad de compañía y no un pretexto para el rechazo mutuo”. Son algunas de las palabras más significativas que pronunció el Arzobispo Pierbattista Pizzaballa, Administrador Apostólico en Jerusalén de los Latinos, en su homilía durante la Vigilia de oración por la paz en Gaza, que tuvo lugar el sábado 19 de mayo, en la Escuela Bíblica de Jerusalén.

Impotencia ante la situación de guerra

“Estamos aquí reunidos – comenzó el Prelado – ante todo para arroparnos ante el dolor de aquellos que han perdido la vida en los últimos días. Lamentablemente, debemos ver una vez más que en nuestra tierra la violencia y la fuerza se consideran el único lenguaje posible y que hablar de diálogo se ha convertido sólo en un eslogan. Como ya hemos dicho en otras ocasiones y comprobado a menudo: en nuestra tierra, la vida humana tiene poco valor. Nos sentimos impotentes ante el asesinato de personas indefensas y ante la obstinada negativa a encontrar soluciones alternativas a la violencia”.

La oración: fortaleza para seguir creyendo

Frente a estas tragedias, “creemos que es mejor no hablar demasiado, sino guardar silencio ante el Señor para interceder, orar y pedir el don de la confianza y de la paz”. Después de estos últimos episodios de violencia y frente a las amenazas de guerra que todavía se vislumbran, “debemos extraer de la oración la fortaleza para seguir creyendo y tener confianza en que podemos cambiar y que nuestra Tierra algún día pueda conocer la justicia y la paz, por la cual merece la pena actuar “.

Quizás – continúa Monseñor Pizzaballa – “no seremos capaces de cambiar cómo nos gustaría el mundo en el que vivimos, pero podemos y debemos comenzar por nosotros, desde nuestra comunidad y convertirnos, por aquellos que viven entre nosotros y alrededor de nosotros, atraídos por la verdad y la justicia”.

Es posible cambiar el mundo

Es necesario trabajar como hace dos mil años, cuando “un pequeño grupo de discípulos, analfabetos y poco preparados, heredaron el mandato de cambiar el mundo. Fueron capaces y lo cambiaron. Entonces nosotros también podemos hacerlo, pequeño rebaño de la Iglesia de Jerusalén”. Pizzaballa nos invita a mirar ese ejemplo: “Lo hicieron simplemente testimoniando a Cristo Resucitado”. “No te preocupes por tu corazón y no tengas miedo”. Con estas palabras de consuelo, Mons. Pizzaballa pidió rezar en silencio, interceder, cantar e implorar el don de la paz para nosotros y para nuestros pueblos.

En una declaración al Sir antes de la Vigilia, el Custodio de Tierra Santa, el padre Francesco Patton, dijo que “nunca debemos cansarnos de mantener los brazos en alto al cielo para pedirle a Dios el don de la paz y la reconciliación”. Rezar “no es inútil, sino lo más importante y necesario para promover una solución pacífica a los problemas”. Pidiendo “justicia y paz”, para resolver el conflicto “es necesario que los actores externos ayuden a los internos a encontrar formas de diálogo y negociación”.

Además, según Patton, el problema de Gaza es “solucionable” en la medida en que también la comunidad internacional ejerza presión sobre las partes para promover, sobre todo, “condiciones de vida más dignas”. “Queda por ver qué tipo de mediación será posible hacer ahora en Gaza”, dijo Patton, pues los cristianos tienen una misión especial en el Cercano Oriente, a pesar del pequeño número. A ellos les corresponde “la tarea de ser semilla de presencia pacífica y de diálogo con todos, ninguno excluido”, explicó el custodio.


Deja un comentario

Jerusalén y la paz entre palestinos e israelíes. Entrevista.

 

 

Evitar que se siga ensangrentando Tierra Santa

Además de Guatemala, Paraguay ha inaugurado este 21 de mayo su embajada en Jerusalén, mientras que Honduras ha dado pasos en ese sentido. La experiencia de estos días “debe llevar a una reflexión y compromiso por parte de aquellos países que están pensando instalar sus embajadas”. Entrevista

Griselda Mutual – Ciudad del Vaticano

La inauguración de la Embajada de Paraguay en Jerusalén este 21 de mayo, que sigue los pasos de las Embajadas de Guatemala el 16 de mayo, y la de los EE.UU, el lunes 14,  “aumenta los obstáculos” para lograr la paz en Tierra Santa. Así lo aseguró el padre Donaciano Paredes ofm, fraile franciscano mexicano en servicio en la Custodia de Tierra Santa como Rector del Seminario Franciscano de Jerusalén.

En más oportunidades en estos últimos días el Santo Padre Francisco se ha pronunciado pidiendo por la paz en Tierra Santa y en Oriente Medio, tras el crescendo de las tensiones en la zona, que ha provocado protestas y un baño de sangre en Gaza.

Lamentablemente, no ha sido todavía escuchado -por algunos- el pedido del Papa Francisco de preservar el “status quo de Jerusalén” para que haya una paz estable y duradera, “basada en la justicia y en el reconocimiento de los derechos de todos”, ni el de acoger las pertinentes resoluciones de Naciones Unidas en relación a ello, la última de ellas, el 21 de diciembre pasado.

Al contrario, la decisión del Presidente de los Estados Unidos y la de los hermanos países latinoamericanos de instalar sus embajadas en Jerusalén reconociendo, de este modo, la Ciudad Santa como capital de Israel, no hace otra cosa que alejar la posibilidad de un acuerdo que lleve a la convivencia pacífica de israelíes y  palestinos. A este respecto conversamos con el Padre Donaciano Paredes ofm.

El miércoles 16 y también este domingo 20 el Santo Padre se pronunció una vez más pidiendo paz para Tierra Santa, tras el recrudecimiento de las tensiones, debidas en parte a la inauguración de la Embajada de EE.UU. ¿Cuál es el clima actual en la sociedad de Jerusalén?

La reciente inauguración de la embajada de EE.UU en Jerusalén el pasado 14 de mayo ha creado tensiones en la sociedad en ambas partes, tanto de quien vive de cerca el conflicto como para quien lo vive de lejos.

Han sido evidentes los actos de odio y de violencia en las zonas que conocemos, y donde se siente más, por ejemplo la Franja de Gaza, Hebrón, Belén, parte de territorios palestinos. En la sociedad de Jerusalén se respira un clima de incerteza sobre el futuro, de un camino seguro para lograr la paz. Mucho se cree que ese acontecimiento ahora lo ha debilitado, y aleja más de la vía del diálogo, y como tal, de la paz.

En este contexto, ¿cuán importantes son las palabras que el Santo Padre ha tenido?

Las palabras del Santo Padre son muy importantes porque nos indican la vía única de solución, y este es el diálogo. Él siempre nos dice que para que haya un camino de paz y reconciliación es necesario apostar por el dialogo. Este diálogo como tal nos tiene que llevar a la renuncia de la violencia, porque como bien lo dice, ésta genera más violencia y jamás lleva a la paz.

Además de Guatemala, que inauguró el miércoles 16 su embajada, Paraguay ha inaugurado hoy la suya. También Honduras ha dado pasos para el traslado de su Embajada a Jerusalén.  ¿Qué implicación puede tener esto en el camino hacia la paz? ¿Podrá retomarse este camino? 

La presencia de estas embajadas como lo hicieron EE.UU. Guatemala, ahora Paraguay, Honduras, aumentarían los obstáculos. Más obstáculos a aquellos que ya se tienen para un posible acercamiento y ese deseo de retomar el camino hacia la paz. Esta es una lección y nos enseña la necesidad de tomar un compromiso serio para evitar estas acciones o decisiones de ese tipo que siguen alejando a los pueblos. Esto crea más odio y violencia entre ellos, y no nos acerca a lo que todos deseamos y rezamos constantemente, la presencia de la paz.

¿Es posible que la espiral de violencia aumente tras la instalación de las embajadas latinoamericanas en el país? 

Puede ser. Como lo decía, hay que aprender la lección ante lo que ha acontecido recientemente. La experiencia de estos días debe llevar a una reflexión y compromiso por parte de aquellos países que están pensando instalar sus embajadas. Se debe evitar que se siga ensangrentando otra vez más esta tierra, por eso es importante la reflexión y el compromiso evitando estos signos que aumentan más la violencia.

Con respecto a la compleja situación de conflicto entre Israel y Palestina, la postura de la Santa Sede y la de la Comunidad internacional es clara: que haya dos estados y que todos puedan convivir en la justicia, en la libertad y en el respeto mutuo. ¿Por qué es tan difícil este acuerdo?

Remarcamos lo que el Santo Padre dice y a lo que los ordinarios de Tierra Santa siempre invitan, es decir, la necesidad del dialogo, de un acuerdo bilateral que garantice una paz duradera. Para que exista un acuerdo real y ambos Estados convivan en la verdad, la justicia, en el amor y en la libertad, se necesitan la voluntad y gestos de diálogo y de reconciliación, como lo recordó el Santo Padre recientemente, para retomar ese camino seguro hacia la paz. Sólo de ese modo se puede llegar a un acuerdo, de lo contrario sería difícil, por no decir imposible.

Recientemente en Jerusalén se tuvo un día de ayuno y se oró, tanto en la vigilia de Pentecostés, como en el día Solemne, por la paz en Jerusalén, en Tierra Santa y en todo Oriente Medio. La Iglesia local, todos los ordinarios de Tierra Santa, las comunidades orientales y ortodoxas, sacerdotes, religiosos, laicos, y la Custodia de Tierra Santa, nos sentimos comprometidos a continuar orando por la paz verdadera que el mismo Jesús nos promete y que sólo Él nos da, no como la dá el mundo. Esa paz que fue ofrecida en el Cenáculo en el día de Pentecostés, esa paz que no suprime las diferencias, pero sí las distancias, que sabe acoger cordial y sinceramente al otro y que busca el diálogo: una paz en la cual el miedo y la desconfianza son sustituidos por el amor y donde las diferencias son oportunidad de amistad y convivencia humana. Esto seguimos pidiendo e invito a todos a que sigamos pidiendo al Señor por intercesión de la Virgen María, que hoy celebramos como Madre de la Iglesia, paz para Jerusalén, paz para Medio Oriente y para el Mundo entero.

Escuche y descargue la entrevista al padre Donaciano Paredes, OFM


Deja un comentario

Algo está cambiando para bien en Corea del Norte

 

Corea del Norte: ¿Está realmente el cambio a la vuelta de la esquina?

Por Amnistía Internacional

La banda de K-pop Red Velvet actuó este mes ante un auditorio abarrotado en Pyongyang, con la asistencia de Kim Jong-un: son los primeros intérpretes musicales surcoreanos que actúan en Corea del Norte en más de un decenio.

Se trata de una más de una serie de sorprendentes iniciativas que Corea del Norte ha emprendido en fechas recientes, la más relevante de las cuales es una posible cumbre con el antagonista de Jong-un, Donald Trump. Este deshielo en las relaciones podría parecer prometedor, pero es demasiado pronto para saber si se trata de un cambio permanente de política o de un momento fugaz.


Actuación de la banda de K-rock surcoreana Red Velvet en Pyongyang en abril de 2018.

Debido a la falta de información desde dentro del país, en el mundo exterior está muy difundida la imagen de Corea del Norte como un país azotado por el hambre y carente de servicios básicos. Si bien es cierto que el país sigue siendo pobre y muchas personas continúan pasando hambre, en el terreno económico ha hecho grandes progresos desde la época de Kim Jong-il. A diferencia de su padre, Kim Jong-un ha dado muestras de querer impulsar el crecimiento económico incluso en el marco de las sanciones de la comunidad internacional, y tácitamente ha aprobado la existencia, incluso el desarrollo, de pequeños negocios.

Lamentablemente, esto no significa que haya aumentado el número de personas que disfrutan de sus derechos humanos. Amnistía Internacional ha documentado las violaciones de derechos humanos generalizadas, graves y sistemáticas que se cometen en los campos penitenciarios para presos políticos, donde hasta 120.000 personas siguen expuestas a sufrir tortura, trabajos forzados y otros malos tratos, así como ejecuciones. Algunas incluso han sido condenadas por el mero hecho de ser familiares de personas a las que se considera una amenaza para el régimen, o “culpabilidad por asociación”.

También persisten las graves restricciones del derecho a la libertad de expresión. Aunque aproximadamente 3 millones de norcoreanos poseen ahora teléfonos móviles, los aparatos funcionan esencialmente como sistema de intercomunicación interna. La inmensa mayoría de la población norcoreana sigue sin poder acceder legalmente a servicios de telefonía móvil internacional o a Internet. Amnistía Internacional ha hablado con personas que han sufrido hostigamiento, o incluso que han sido detenidas por tratar de contactar con familiares y amigos que han abandonado el país, en particular con los que viven en Corea del Sur.

¿Es posible el cambio?

Es cierto que hay buenas noticias. Recientemente tuvimos conocimiento del caso de Koo Jeong-hwa, que fue devuelta a Corea del Norte en noviembre del año pasado tras haber cruzado la frontera chino-coreana con su hijo de cuatro años. Estuvo recluida en un centro de detención de la ciudad de Hoeryeong, acusada de cometer traición por salir de su país, y se esperaba que fuera condenada a cadena perpetua en un campo penitenciario.

Su esposo, Lee Tae-won, dijo a Amnistía Internacional que tenía el convencimiento de que el gobierno de Corea del Norte respondería a las presiones externas. En marzo, coincidiendo con el anuncio de la cumbre entre Corea del Norte y Corea del Sur, recibimos la buena noticia de la liberación de Koo Jeong-hwa.


Koo Jeong-hwa con su esposo e hijo. © Private

Su inesperada liberación supone un rayo de esperanza poco frecuente, y hay motivos para creer que las autoridades norcoreanas saben que el mundo está mirando. Otras personas de Corea del Norte con las que hemos hablado creen que el activismo y el escrutinio internacionales pueden impedir que la situación de los derechos humanos empeore.

De hecho, Corea del Norte parece estar ahora algo más abierta a tratar con la ONU asuntos de derechos humanos, lo que incluye la presentación de informes y el envío de delegaciones el año pasado a los exámenes de los comités de la ONU dedicados a los derechos de los niños y niñas y los derechos de las mujeres.

Sigue siendo muchas las cosas que deben cambiar para que los derechos humanos se conviertan en realidad, pero se trata de un momento interesante para recibir una buena noticia, algo que no abunda.

¿Un punto de inflexión?

En Amnistía Internacional trabajamos con gobiernos, sociedad civil y activistas, incluidas personas de Corea del Norte, muchas de las cuales han sido víctimas de abusos contra los derechos humanos. Algunos de estos activistas norcoreanos llevan a cabo un increíble trabajo de recopilación y difusión de información relacionada con los derechos humanos, o trabajo de campaña y de incidencia por ellos. Mediante una relación continuada con estas personas, nos enteramos de lo que a su juicio puede ser posible, y trabajamos juntos para que el cambio tenga lugar. Al mismo tiempo, también compartimos con ellas nuestros conocimientos sobre el derecho y las normas internacionales de derechos humanos, así como nuestra experiencia global en trabajo de campaña y de incidencia.

El ministro de Unificación de Corea del Sur, Cho Myoung-Gyon, estrecha la mano del jefe de la delegación de Corea del Norte, Ri Son-Gwon, el 29 de marzo.


El ministro de Unificación de Corea del Sur, Cho Myoung-Gyon, estrecha la mano del jefe de la delegación de Corea del Norte, Ri Son-Gwon, el 29 de marzo.

Ante la reunión programada con el presidente de Corea del Sur el 27 de abril y la cumbre propuesta con el presidente Trump en mayo, debemos presionar para que se incluyan los derechos humanos en la agenda. El presidente de Corea del Sur ha descartado ya plantear los derechos humanos, diciendo que la cumbre debe centrarse en la cuestión de la desnuclearización. El Departamento de Estado estadounidense, por su parte, ha afirmado que estaba abierto a tratar la cuestión de los derechos humanos en cualquier posible reunión entre Donald Trump y Kim Jong-un.

En este momento decisivo, cuando el Estado conocido por su hermetismo puede estar abierto a un acercamiento y altos funcionarios están dispuestos a hablar de asuntos importantes como la desnuclearización, es fácil que la atroz situación de los derechos humanos se pase por alto. Amnistía Internacional, junto con otras organizaciones de derechos humanos, estará muy atenta para que esto no ocurra.


Deja un comentario

España: las incoherencias de un partido de izquierda. Comentario de Cristianismo y justicia

La casita de chocolate. ¿Podemos o no Podemos?

LA CASITA DE CHOCOLATE. ¿PODEMOS O NO PODEMOS?

Pablo Font Oporto. Muchos de ustedes recordarán aquel cuento clásico infantil en el que dos hermanitos, Hansel y Gretel, después de varias peripecias, encontraban una casita de chocolate en medio de un bosque. La casita en cuestión les atraía tanto que no percibían que su dueña, aparentemente una entrañable ancianita, era en realidad una malvada bruja con ganas de hincarles el diente.

Esta semana saltaba a los medios la noticia de la compra de un lujoso chalet en una costosa zona de Madrid por parte de la pareja político-sentimental formada por Pablo Iglesias e Irene Montero. Y, como era de esperar, el tema no ha dejado indiferente a nadie, ni en la calle, ni en las redes sociales ni aún menos en los medios de comunicación, especialmente los más contrarios a lo que consideran el “contubernio podemita-comunista”.

Vayamos por partes. Evidentemente, nos encontramos con un asunto que en principio (así ha sido proclamado por los principales interesados, y reconocido incluso por sus detractores) pertenece a la esfera privada de estas personas. Pero las cosas no son tan sencillas. En primer lugar, como representantes de la ciudadanía, y por lo tanto servidores públicos, el comportamiento en la vida personal de los/as políticos tiene cierta relevancia susceptible de conocimiento público. Y más con la que ha caído en este país desde el inicio de la crisis.

Pero, además, se da la circunstancia de que, como sabemos (y los medios se han ocupado de recordarnos), el señor Pablo Iglesias había criticado a otros miembros de la clase política por decisiones parecidas. La negación de estas similitudes por parte de los interesados y algunos/as fieles escuderos causa sonrojo y estupor.

Cierto es que, como afirman algunos sectores, la vara de medir que se les aplica a los/as políticos de izquierda es normalmente mucho más exigente que a los demás (aunque Podemos siga manteniendo teóricamente la idea de la transversalidad, esta noción errejonista no parece que esté siendo aplicada). Y ciertamente en este uso de balanzas diferentes cabe percibir una injusticia. Pero estos sectores deben también reconocer que “la izquierda” suele enarbolar una bandera que le exige cierto grado de compromiso y honradez, así como un mínimo de coherencia más alto.

Hasta aquí todo claro. Pero, más allá del caso, que podría quedarse en mera anécdota, nos encontramos con que en los últimos años el líder de la formación morada ha ido tomando una deriva extraña en lo que parece una pendiente deslizante hacia lo que en sus años iniciales combatía como “la casta”. El enfrentamiento con Íñigo Errejón y otros sectores del partido, la participación (no exenta de centralismo) en las disputas e incluso luchas intestinas territoriales y/o locales, la reducida participación de las bases (que sólo son consultadas de cuando en cuando), el ascenso como mano derecha y portavoz parlamentaria de su pareja sentimental…, y ahora esto. El personalismo de Iglesias parece estar jugándole una mala pasada, y parece que posiblemente a su partido. Más teniendo en cuenta las ganas que, por sus propuestas (no entro en la estética), ya les tienen importantes sectores de este país.

Algunas ideas para concluir.

Si bien en el origen de Podemos es más complejo, gran parte de las bases y muchos votantes lo identifican (y así también se han vendido ellos/as) como un decantado de los movimientos indignados y como institucionalización en el plano político del 15M. Cualquier paso en otra dirección será cavar su tumba. Y los personalismos e hiperliderazgos (no sólo el de Iglesias) pueden también serlo.

En todo caso, más allá de la escasa coherencia necesaria (lo que, insisto, “va con el carnet”), resulta preocupante el aislamiento al que la clase política tiende. Desgraciadamente, parece que la naturaleza humana es así y todos tendemos a ello. Ahora bien, si en ese aislamiento puede ser complicado tomar el pulso a la calle y saber lo que piensa la “gente corriente”, imaginemos lo que puede suponer ponerse en los zapatos de los que ni siquiera son “gente corriente” (con todo lo difícil que generalmente, en puridad, suele ser eso, más allá de ejercicios de salón).

En ese sentido, Podemos siempre reclamó para sí el papel de defensor de “los de abajo”. Hay quienes pensaron que podría aparecer, por fin, un partido para los/las pobres, los últimos, los excluidos, los desheredados, los que no cuentan. Los nadies, que, como decía Eduardo Galeano, “cuestan menos que la bala que los mata”… Esta ingenua esperanza parece desvanecerse en lo que, como éste, más parece un comportamiento propio de hippijos de clase media jugando a revolucionarios que de alguien con un cierto nivel de compromiso personal en su estilo de vida.

Porque, en efecto, tal vez el problema no sea elegir ser transversal (el famoso “99%”) o ser de izquierdas, si no la inexistencia de un partido político que defienda los derechos de los que no cuentan. Claro que la inmensa mayoría estamos en contra de los privilegios de la minoría privilegiada. Sin embargo, una cosa es defender a la (muy castigada, qué duda cabe) clase media y otra (diferente) a aquellos que no tienen derecho a tener derechos. Es duro, porque, muy probablemente, esos que no cuentan seguramente no te van a votar porque ya no creen ni en el sistema ni en nadie. O no. Pero ahí lo dejo caer.

Termino. Como en la mayoría de los cuentos clásicos, el de la casa de chocolate tenía su moraleja. La dulce tentación de la casita pudo ser la perdición total de Hansel y Gretel, ya que la trampa de la bruja les hacía ver todo con ojos displicentes y bajo capa de bien. La voracidad, camuflada como justa recompensa ante tantas penalidades y esfuerzos, no les permitió ver los males que se escondían bajo la azucarada seducción. Y no hablamos sólo del dolor de barriga o la dentición cariada, sino de cosas mucho peores. Esta falta de discernimiento recuerda a los argumentos esgrimidos en defensa de la compra de la residencia Montero-Iglesias. Así, dada la configuración de su electorado y el actual panorama socioeconómico español, la dinámica en la que se enmarca el asunto del chalecito tal vez pueda ser mortal para la formación del círculo morado. Pero, en todo caso, manda un mensaje muy claro de que Podemos (o, al menos, sus actuales dirigentes) no son los de abajo ni quieren serlo.


Deja un comentario

Venezuela: elecciones presidenciales en una profunda crisis.

archivoarchivo 

Las elecciones en Venezuela en medio de una crisis total

Para buena parte de la oposición de Venezuela y sus seguidores, este domingo no hay elecciones presidenciales

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD), una coalición de partidos que en los últimos años canalizó la oposición al chavismo, considera que los comicios no cumplen con las condiciones mínimas de justicia y transparencia.  Coinciden con ella buena parte de la comunidad internacional: más de una decena de países de la región, Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea.

El presidente Nicolás Maduro, que defiende la pulcritud del proceso, buscará así la reelección en un terreno más propicio que en el que ganó a Henrique Capriles por la mínima en 2013. Cuál es el balance de esta situación. Nos lo dice Federigo Argentieri, director  del Instituto Guarini de la Cabot University de Roma, profesor sobre la seguridad internacional y políticas comparativas entre Europa, y América Latina.

Elecciones en Venezuela

Venezuela deberá concurrir a las urnas para elegir presidente en medio de una situación nacional de crisis total: la inflación alcanza niveles impensados, en los supermercados los productos no son suficientes y los hospitales y las farmacias están desabastecidos. Ante este panorama, el presidente Nicolás Maduro se muestra seguro de su relección y afirma una y otra vez que la crisis no es tal, que se trata de una guerra comercial comandada por Estados Unidos. Sin embargo, las permanentes protestas del pueblo muestran que el descontento es real y las encuestas lo avalan con sus números.

Elecciones en Venezuela


Deja un comentario

Venezuela: aclaración de los obispos sobre las elecciones del 20 de mayo

Obispos de Venezuela aclaran que no han llamado a la abstención en elecciones

Redacción ACI Prensa

 

Bandera de Venezuela. Foto: Jonathan Alvarez C / Creative Commons (CC BY-SA 3.0)

Bandera de Venezuela. Foto: Jonathan Alvarez C / Creative Commons (CC BY-SA 3.0)

 

El Arzobispado de Caracas aclaró que los obispos de Venezuela no están llamando a abstenerse de votar en las elecciones presidenciales del domingo 20 de mayo, sino que han solicitado que estas se posterguen ante la grave crisis que vive el país.

A través de una nota titulada “Elecciones del 20 de mayo: participar o no es cuestión de conciencia”, el Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa Savino, precisó que “no es cierto que los obispos venezolanos estamos llamando a no votar”.

“Ante estas próximas elecciones los obispos hemos emitido el pasado 23 de abril un documento en el cual, en vista de la crisis socioeconómica y política que vive Venezuela y que golpea sobre todo a los más pobres, pedimos postergar las elecciones”, señaló.

La nota recuerda que en el comunicado del 23 de abril los obispos indicaron que “ante problemas humanos de tal magnitud, se deslegitima la realización de las elecciones presidenciales, convocadas para el próximo 20 de mayo”.

“Tal como están concebidas, sin las suficientes garantías que identifican todo proceso electoral libre, confiable, transparente, con innumerables inhabilitaciones de posibles candidatos, lejos de aportar una solución a la crisis que vive el país, pueden agravarla y conducirlo a una catástrofe humanitaria sin precedentes. Por tanto, es urgente su postergación para el último trimestre del año”, expresaron los obispos el 23 de abril.

Esta postura, dice la nota aclaratoria del Cardenal Urosa, “ha sido reiterada hace dos días por la Presidencia de la Conferencia Episcopal. Es decir: creemos que estas elecciones no deben realizarse ahora, y que no ofrecen garantías de equidad y transparencia para los candidatos de oposición”.

Por ello, prosigue, “exigimos la postergación de su realización para el último trimestre de este año. Pero no estamos llamando a la abstención”.

El Purpurado venezolano indicó que “cada quien decida participar o no de acuerdo a su conciencia”.

“Invito a todos los creyentes a concurrir a nuestros templos el sábado 19 y domingo 20, Día de Pentecostés, para pedir al Espíritu Santo por la paz en Venezuela y para que los venezolanos podamos resolver nuestros conflictos de manera pacífica y sin violencia”, concluye el Cardenal Urosa.

El pedido de postergación de las elecciones también es apoyado por el Consejo Nacional de Laicos de Venezuela (CNL), que el 9 de mayo emitió un comunicado en el que lamentó que el país viva la más grave crisis de su historia.

En su mensaje el CNL denunció que estas elecciones convocadas por el régimen solo tienen como objetivo perpetuar a Nicolás Maduro en el poder, en medio de “la más grave crisis moral, política, económica y social de historia, que ha puesto en juego la existencia misma de la República como nación libre y democrática”.

“Lo que está en juego en estos momentos, no es solo una elección de un Presidente, sino la vida y la existencia del pueblo venezolano, su viabilidad como nación y la paz de la República”, alertó el CNL.

Aunque la mayoría de la oposición de Venezuela, reunida en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), considera que este domingo no hay elecciones presidenciales porque carecen de las condiciones mínimas de justicia, equidad y transparencia, el presidente Nicolás Maduro tendrá como contendientes al pastor evangélico Javier Bertucci, y a un antiguo seguidor de Hugo Chávez, Henri Falcón.

Los principales líderes de la oposición, Henrique Capriles y Leopoldo López, no participan de estas elecciones.

La comunidad internacional tampoco considera legítimas las elecciones del 20 de mayo. Unos 10 países de la región, Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea comparten esta postura.