Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Graves problemas en la ayuda humanitaria a los palestinos.

Ayudar a los refugiados palestinos no es solo una responsabilidad compartida, sino un éxito compartido

ONU/Shareef Sarhan
Niños palestinos alzan la mano durante una de las primeras clases del nuevo año académico, en una escuela de Gaza apoyada por la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNWRA).

25 Junio 2019

Ante los problemas de financiación de la agencia que ayuda a los refugiados palestinos desde que Estados Unidos retiró su contribución, la ONU ha celebrado un evento para recaudar fondos para este año. Un niño de Gaza presente en el acto explicó que él no ha elegido la vida de guerra que sufre y que su única esperanza de futuro es la educación que recibe gracias a la ONU.

La sede de la ONU en Nueva York albergó este martes un evento donde se anunciarán las contribuciones voluntarias de los Estados miembros a la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos. Su presupuesto para el año 2019 no ha aumentado, pero puede afrontar su primer déficit de financiación a finales de junio de no actuarse con rapidez.

El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, pidió  “humildemente” a los donantes de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos que mantengan su apoyo al mismo nivel que el año pasado, ya que está en juego la educación para medio millón de niños; ocho millones de consultas médicas al año y la ayuda de emergencia para 1,5 millones de personas.

“Por nuestra experiencia en 2018, también sabemos que es posible encontrar los recursos necesarios para que la Agencia siga funcionando.  Por lo tanto, hoy, habida cuenta de lo que está en juego en el plano humano, político, de seguridad y en el plano multilateral, debemos estar a la altura del desafío y capacitar a la Agencia para que continúe su importante e impresionante labor”, destacó.

Guterres recordó que la UNRWA sostuvo sus operaciones durante casi la mitad de 2019 gracias a las generosas contribuciones de los Estados miembros y otras entidades; pero que, de no actuar con rapidez, afrontará su primer déficit de financiación a finales de junio, pese a la adopción de medidas de control del gasto que en los últimos cinco años sirvieron para ahorrar 500 millones de dólares.

Por su parte, el Comisionado de la Agencia, Pierre Krähenbühl, destacó que todas las contribuciones prometidas de 2018 se lograron ejecutar antes de finalizar el año y expresó su reconocimiento a los colaboradores, en particular los gobiernos y las instituciones intergubernamentales, así como los numerosos donantes privados y las organizaciones de la sociedad civil.

“Sus acciones y apoyo fueron vitales para mantener abiertas las 708 escuelas para las que trabaja la Agencia en Cisjordania, incluida Jerusalén Este, Gaza, Jordania, Líbano y Siria”.

Del mismo modo, sirvió para que 8,5 millones de palestinos recibieran servicios de atención primaria en una red que comprende a 144 clínicas y proveer servicios de emergencia a 1,5 millones de refugiados, principalmente en Gaza, Cisjordania y Siria

Setenta años de un “éxito compartido”

El Secretario General recordó que durante siete décadas la UNRWA ha cumplido con rigor y eficacia su mandato de asistir a los refugiados palestinos “hasta que se encuentre una solución justa y duradera” al conflicto palestino-israelí.

Mientras esto no ocurra, continuar con la tarea de la Agencia ha de considerarse “no solamente una responsabilidad compartida, sino un éxito compartido”, del que se beneficia, por ejemplo, con la educación de millones de niños.

ONU/Manuel Elias
Hanan Abu Asbeh (en primer plano), una niña de Cisjordania y Hatem Hamdouna, de Gaza, hablan de la vida de los estudiantes en las escuelas dirigidas por la Agencia de la ONU para los Refugiados

La educación “es el oxígeno de los niños”

Durante el encuentro, unos menores  pudieron ser escuchados a través de la voz de Hanan Abu Asbeh y Hatem Hamdouna, representantes del parlamento estudiantil de la Agencia en Cisjordania y Gaza, que hablaron en nombre de 536.000 estudiantes.

Hatem Hamdouna, un joven de quince años que vive en Gaza y fue elegido vicepresidente del Parlamento, explicó la importancia de la educación para todos los niños del mundo.

“Soy un niño y no tengo ni idea de política. No fui yo quien decidió vivir esta vida de guerra y de bloqueo, pero desde que nací he presenciado tres guerras: cuando tenía cuatro, ocho y diez años. Todavía están bien presentes las imágenes de guerra y destrucción y me persiguen en mis sueños. Sin embargo, durante los momentos más oscuros la educación de la Agencia fue mi única esperanza para conseguir un futuro mejor”.

Hatem destacó que las escuelas continúan con su labor de proveer educación de calidad durante los periodos de emergencia, una situación que les proporciona “un sentido de normalidad”.

“Cuando uno piensa en Gaza lo que se le viene a la cabeza son los aspectos negativos: la guerra, el bloqueo, los bombardeos, una sociedad conservadora constantemente bajo presión, con falta de libertades y en la que no hay ni agua ni luz. Pero quiero que sepan que Gaza es mucho más que eso y que niños como yo no queremos ser percibidos como víctimas”.

La educación de la Agencia finalizó, “es el oxígeno que nos mantiene vivos”.

El presupuesto no aumenta para 2019

La financiación de la Agencia depende casi en su totalidad de contribuciones voluntarias de los Estados miembros y en 2018 consiguió cubrir un déficit de 446 millones de dólares, que se produjo cuando Estados Unidos decidió cortar sus contribuciones, gracias al apoyo de otros países  y el ahorro de 92 millones de dólares.

El presupuesto para el año 2019 es de 1200 millones de dólares, el mismo monto que el año pasado. “En otras palabras, si cada donante pudiera mantener su nivel de contribución del año pasado, podríamos cubrir nuestras necesidades económicas”, destacó Krähenbühl.


Deja un comentario

Gaza: los palestinos y la asistencia humanitaria internacional.

Un millón de palestinos puede quedarse sin comer en junio

ECHO/Fadwa Baroud
Más de la mitad de la población de Gaza depende de la ayuda alimentaria aportada por la comunidad internacional. Foto de archivo.

13 Mayo 2019

Los responsables encargados de ayudar a los refugiados palestinos en Gaza necesitan recaudar al menos 60 millones de dólares antes del mes de junio si quiere seguir alimentando a más de un millón de personas en la Franja, donde más de la mitad de la población depende de la ayuda alimentaria de la comunidad internacional.

 

La agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos anunciaba este lunes que de no conseguir esa cantidad se verá gravemente amenazada cantidad su capacidad para nutrir a 620.000 personas que no pueden cubrir sus necesidades alimentarias básicas y que tienen que sobrevivir con 1,6 dólares diarios, y a las 390.000 que han de subsistir con unos 3,5 dólares al día.

La financiación de la Agencia depende casi exclusivamente de aportaciones voluntarias y las crecientes necesidades han superado el apoyo financiero recibido hasta el momento.  De los menos de 80.000 refugiados palestinos que recibían ayudasistencia del Organismo en el año 2000 en Gaza, se ha pasado al actual millón de personas que precisan asistencia alimentaria de emergencia para sobrevivir a diario.

“Se trata de un aumento casi diez veces superior al causado por el bloqueo que provocó el cierre de Gaza y su desastroso impacto en la economía local, los sucesivos conflictos que arrasaron vecindarios enteros e infraestructura pública, y la actual crisis política interna palestina que comenzó en 2007 con la llegada de Hamás al poder” en la franja Gaza, dijo Matthias Schmale, director de operaciones del Organismo en Gaza.

Sin empleo y sin futuro

Schmale, describió las difíciles condiciones de vida a las que se enfrentan estas personas.

“La población carece de esperanzas; el 53 por ciento de las personas en edad de trabajar carecen de empleo y sus perspectivas de encontrarlo son escasas. Durante la reciente celebración de elecciones en Sudáfrica se hablaba de que un 25 por ciento de desempleo era una cifra increíblemente alta, mientras que en Gaza es superior al 50 por ciento. El 80 por ciento de los refugiados registrados en la Agencia viven por debajo del umbral de la pobreza y dependen de nuestros alimentos”, dijo.

Añadió que la precaria situación en la que se encuentra la población de Gaza la empuja a tomar medidas desesperadas.

“Por primera vez en año y medio, tres personas me comentaron por separado sobre el considerable aumento del consumo de drogas y el incremento de los intentos de suicidio y la prostitución que atribuyeron a un colapso socioeconómico que uno puede ver. En un escenario como el actual la propagación de la crisis es factible en cualquier momento”.

Gaza inhabitable

Un informe publicado por las Naciones Unidas el año 2017 ya apuntaba la posibilidad de que para el año 2020 “Gaza sería inhabitable”.

En un momento de creciente incertidumbre sobre el futuro del proceso de paz entre Israel y Palestina, el Organismo de la ONU es uno de los pocos elementos que proporciona estabilidad en un entorno muy complejo.

La Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos es un organismo de las Naciones Unidas establecido por la Asamblea General en 1949, con el mandato de prestar asistencia y protección a unos 5,4 millones de refugiados palestinos registrados en sus cinco zonas de operaciones.

Su misión es ayudar a los refugiados palestinos en Jordania, Líbano, Siria, Cisjordania, incluido Jerusalén Oriental y la Franja de Gaza. Sus servicios abarcan la educación, la atención sanitaria, la atención social y de socorro, la infraestructura y el mejoramiento de los campamentos, la protección y la micro financiación.


Deja un comentario

Nov. 29 día anual de solidaridad con el pueblo palestino

 

 

 

Las medidas unilaterales no resolverán el conflicto palestino-israelí
Una niña palestina mira desde su casa en Gaza la destrucción a su alrededor. Foto: UNICEF
Una niña palestina mira desde su casa en Gaza la destrucción a su alrededor. Foto: UNICEF

28 Noviembre 2018
ONU y Secretario General
La solución al conflicto palestino-israelí solo puede producirse mediante “negociaciones constructivas, de buena fe y respetando los criterios establecidos y acordados desde hace mucho tiempo para alcanzar una solución de dos Estados, que dé lugar a una resolución deseada y duradera”.

Con este deseo de paz, el Secretario General de las Naciones Unidas se dirigió este miércoles a los asistentes de la reunión convocada con motivo del Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino que se celebra el 29 de noviembre.

António Guterres recordó que la Asamblea General de la ONU estableció esta jornada hace más de cuarenta años para recordar la labor “colectiva e inconclusa” de resolver la cuestión palestina, uno de los retos más importantes de la comunidad internacional que ha comportado “trágicos resultados”.

Guterres destacó que solo mediante negociaciones se obtendrá una salida a esta situación.

“Llamo a todos los actores, y en primer lugar a los dirigentes de Israel y de la Autoridad Palestina, a tomar medidas audaces y a restablecer la confianza en la promesa de la resolución 181, en la que dos Estados conviven en paz y seguridad, satisfaciendo las legítimas aspiraciones nacionales de ambos pueblos, con fronteras basadas en las divisiones de 1967 y Jerusalén como capital de ambos Estados, con Jerusalén oriental como capital del Estado palestino”, recalcó.

El titular de la ONU expresó su preocupación por el aumento de la pobreza, el desempleo, la falta de perspectivas para los jóvenes palestinos y el limitado acceso a los servicios de salud, educación, agua y electricidad en los territorios ocupados.

Instó a Israel a levantar las restricciones a la circulación de personas y bienes, “que también obstaculizan los esfuerzos de las Naciones Unidas y otros organismos humanitarios”, sin poner en peligro las legítimas preocupaciones en materia de seguridad.

Igualmente, exhortó a Hamas y a otros grupos militantes a finalizar a su despliegue militar en Gaza, que incluye el lanzamiento indiscriminado de cohetes y dispositivos incendiarios contra Israel.

El doble rasero de las resoluciones
El Observador Permanente de Palestina ante las Naciones Unidas agradeció los esfuerzos de la ONU en favor de la causa de su pueblo y, en especial, la determinación de Guterres, del Comité de las Naciones Unidas para el ejercicio de los derechos inalienables del pueblo palestino y de su presidente, así como de los numerosos organismos que prestan asistencia a los palestinos.

Sin embargo, Riyad Mansour destacó su pesar por la falta de aplicación de las resoluciones del Consejo de Seguridad, la Asamblea General, el Consejo de Derechos Humanos y otros órganos y organismos de las Naciones Unidas, como la Corte Internacional de Justicia.

“Esta situación injusta ha profundizado la convicción de que, en efecto, existe un doble rasero cuando se trata de resoluciones relativas a Israel, ya que esas resoluciones no se están aplicando y permiten que ese país siga comportándose como si fuera un Estado por encima de la ley, con total impunidad y graves consecuencias”, destacó.

Mansour denunció que sigue sin haber “un horizonte de paz”, por la “ocupación militar del territorio palestino y la imposición de un régimen racista -el apartheid- mediante el cual sigue controlando el territorio palestino ocupado desde 1967”.

Recordó que los palestinos no renuncian a las obligaciones de los acuerdos de paz firmados con Israel y que continúan tendiéndoles la mano para alcanzar una “paz justa”, en base a las resoluciones de la ONU y una solución de dos Estados basado en las fronteras anteriores a 1967.

Finalmente, reiteró que la lucha palestina no se dirige contra el judaísmo como religión, “sino más bien contra la ocupación colonial de nuestra tierra y nuestro pueblo y la negación de nuestros derechos inalienables, incluida la libre determinación”.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android. O subscríbete a nuestro boletín.


Deja un comentario

Los niños víctimas de judíos y palestinos.

Los niños no deben ser un blanco de la violencia en los territorios palestinos ocupados

UNDP
Un joven ayuda a un niño a salir del agua en una playa de Gaza

1 Agosto 2018

 Altos cargos de la ONU condenan la violación de los derechos de los niños atrapados en medio de la ocupación israelí en Palestina. Además, deploran que ambos lados utilicen a los menores como objetivo o instrumento de la retórica política y la violencia.

El abuso a los derechos de los niños palestinos e israelíes debe parar, dijeron altos cargos de diferentes órganos de la ONU que trabajan en el Territorio Palestino Ocupado.

“Estamos profundamente preocupados de que los derechos de los niños sigan siendo violados y exigimos que se tomen medidas concretas e inmediatas para permitir que vivan libres de temor y para que se den cuenta de todos sus derechos”, declaran en un comunicado conjunto Jamie McGoldrick, coordinadora humanitaria en el Territorio Palestino Ocupado, James Heenan, jefe del  Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en la región, y Genevieve Boutin, representante especial de UNICEF en Palestina.

Los tres afirman deplorar “el cínico uso de los niños en la retórica política y la propaganda por las partes”.

Los niños no deben ser objetivo de la violencia y no deben ser puestos en riesgo o ser animados a participar en esta.

Uno de los asuntos de particular preocupación fue el llamado hecho la semana pasada por el comité organizador de “La Gran Marcha del Retorno” para que los palestinos se manifestaran bajo el lema “El viernes de nuestros niños mártires” y la consecuente exposición de los menores a la violencia.

“Los niños no deben ser objetivo de la violencia y no deben ser puestos en riesgo o ser animados a participar en esta”, aseguran los funcionarios.

Una violencia que no cesa

A pesar de los llamados, cada semana surgen informes de la Franja de Gaza y otras partes del territorio palestino ocupadocon detalles de niños muertos o gravemente heridos, algunos de tan solo 11 años. Al mismo tiempo, los niños en Israel están expuestos al miedo, el trauma y las heridas graves.

Apenas este mes, siete niños palestinos fueron asesinados con munición real y bombardeos de Israel. Según los informes, dos niñas israelíes de 14 y 15 años sufrieron heridas causadas por cohetes y proyectiles de mortero lanzados indiscriminadamente por grupos armados palestinos contra Israel.

Son apenas los casos más recientes dentro del último recrudecimiento de la violencia en la región. Desde el comienzo de las manifestaciones contra el deterioro de las condiciones de vida en Gaza el 30 de marzo, 26 niños palestinos han sido asesinados, 21 durante las manifestaciones y otros cinco en bombardeos israelíes o fuera del contexto de las protestas.

En el mismo período, cientos de niños más han resultado heridos por munición real. Muchos de estos menores llevarán consigo de por vida las secuelas de sus heridas como resultado de la amputación de extremidades. Además, la ayuda psicosocial que miles de personas necesitan es urgente.

Los funcionarios indicaron que, aunque la violencia contra los niños se presenta en todo el territorio ocupado palestino, es en particular la Franja de Gaza donde los niños son privados de todo derecho, especialmente en condiciones de vida tan precarias como las que se viven ahí.

Las familias hacen frente a cuatro horas de electricidad por día en el calor sofocante. El agua potable limpia es costosa y difícil de encontrar. El comienzo del año escolar en un mes será muy difícil para decenas de miles de familias que no pueden pagar los suministros escolares básicos.

“Hacemos un llamamiento a Israel, así como a la Autoridad Palestina y las autoridades de Hamas en Gaza, para que pongan los derechos de los niños por encima de cualquier otra consideración y que tomen medidas inmediatas para aliviar su sufrimiento”, finalizaron.


Deja un comentario

Fuerte acusación a Israel de Amn.Int. por demolición de poblados palestinos

Israel: La demolición de un pueblo beduino palestino y el traslado forzoso de sus habitantes son ilegales y un crimen de guerra

Las autoridades israelíes deben anular de inmediato su plan de demolición del pueblo beduino palestino de Jan al Ahmar y traslado forzoso de la comunidad que vive allí, ha manifestado Amnistía Internacional ante la llegada prevista de las excavadoras el 1 de junio tras haber autorizado el Tribunal Supremo de Israel la demolición la semana pasada.

La comunidad va a ser trasladada a un lugar situado cerca del antiguo vertedero municipal de Jerusalén, en las proximidades del pueblo de Abu Dis.

“La indignante decisión, tomada la semana pasada por el Tribunal Supremo, de permitir al ejército israelí demoler el pueblo de Jan al Ahmar entero fue un golpe terrible para las familias, que llevan casi un decenio haciendo campaña y librando una batalla judicial para continuar en sus tierras y conservar su forma de vida. Seguir adelante con la demolición no sólo es cruel, sino que constituye también traslado forzoso, acto tipificado como crimen de guerra”, ha explicado Magdalena Mughrabi, directora adjunta de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

 

Jan al Ahmar tiene alrededor de 180 habitantes, pertenecientes a la tribu beduina yahalin. Está rodeado por varios asentamientos ilegales israelíes, establecidos al este de Jerusalén.

Los miembros de la tribu beduina yahalin llevan más de 60 años luchando para conservar su forma de vida. Expulsados de sus tierras del desierto del Néguev/Naqab en la década de 1950, han sido sometidos de manera recurrente a hostigamiento, presión y reasentamiento por los sucesivos gobiernos israelíes.

A finales de agosto de 2017, el ministro israelí de Defensa, Avigdor Lieberman, anuncióque su gobierno iba a evacuar a la comunidad entera dentro de unos meses. El 24 de mayo, el Tribunal Supremo de Israel falló en favor de la demolición del pueblo entero, incluida la escuela, que está construida con neumáticos y proporciona educación a unos 170 niños y niñas de cinco comunidades beduinas distintas.

El Tribunal determinó que el pueblo se había construido sin los permisos de edificación necesarios, algo que es imposible conseguir para la población palestina de las partes de Cisjordania controladas por Israel, conocidas como “Zona C”.

“Las autoridades israelíes han destruido la vida a miles de personas palestinas, debido al trauma y la angustia causados durante años a hombres, mujeres, niños y niñas con su política totalmente discriminatoria de, primeramente, denegarles los permisos de construcción y, luego, demoler sus hogares, sus escuelas y sus estructuras para el ganado”, ha señalado Magdalena Mughrabi.

“En vez de tomar constantemente medidas punitivas contra la población palestina por construir sin permiso, las autoridades israelíes deben detener la construcción y ampliación de asentamientos ilegales en Cisjordania, como primer paso para retirar a la población civil israelí que vive en ellos.”

“El fallo del Tribunal Supremo es sumamente peligroso y puede sentar un precedente para otras comunidades que se oponen a los planes israelíes de realojarlas en centros urbanos. Las autoridades israelíes deben cumplir sus obligaciones jurídicas internacionales y abandonar todo plan de traslado forzoso de Jan al Ahmar y otras comunidades.”

Información complementaria

Jan al Ahmar se encuentra unos kilómetros al sur del asentamiento de Kfar Adumin, en el territorio ocupado de Cisjordania. La comunidad beduina que vive allí sufre constantes actos de violencia de los colonos israelíes, dirigidos incluso contra niños y niñas, así como ataques contra sus hogares. Las autoridades israelíes se niegan a conectar el pueblo con la red de suministro de agua y electricidad y han limitado su acceso a las zonas de pastoreo.

La comunidad lleva oponiéndose a las órdenes pendientes de demolición de edificios y estructuras, incluida la “escuela de neumáticos”, desde 2009. Ese año, los habitantes de los cercanos asentamientos israelíes de Kfar Adumin, Alon y Nofei Prat elevaron una petición al Tribunal Supremo de Israel para que permitiera al ejército israelí ejecutar las órdenes de demolición pendientes.

Jan al Ahmar forma parte de un conjunto de 46 comunidades palestinas de Cisjordania que corren riesgo de traslado forzoso debido a los planes israelíes de realojo y la presión que se ejerce sobre ellas para que se marchen. Estas comunidades están situadas en la denominada “Zona C” de los Acuerdos de Oslo, firmados entre Israel y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en 1993. En esta zona, que abarca más del 60 por ciento de la Cisjordania ocupada, el ejército israelí mantiene el control total en materia de seguridad. La Administración Civil de Israel, organismo militar, controla la planificación y zonificación.

El ejército israelí ha anunciado recientemente nuevos planes de demolición de los pueblos de Ein al Hilweh y Umm Yamal, en el valle del Jordán; Yabal al Baba, al este de Jerusalén, y la quinta parte de los edificios del pueblo palestino de Susiya, en los montes del sur de Hebrón.

Las políticas de Israel de establecer a civiles israelíes en los Territorios Palestinos Ocupados, destruir gratuitamente bienes y llevar a cabo traslados forzosos de población palestina que vive bajo ocupación violan el cuarto Convenio de Ginebra y constituyen crímenes de guerra, tipificados en el Estatuto de la Corte Penal Internacional.

Desde 1967, Israel ha sometido a desalojo y desplazamiento forzosos a comunidades enteras y ha demolido más de 50.000 viviendas y estructuras palestinas.


Deja un comentario

Fuerte denuncia de AMN.INT. al gobierno de Israel.

Israel / TPO: El uso de fuerza excesiva en Gaza, una violación terrible del derecho internacional

AP Photo/Adel Hana

En respuesta a los informes según los cuales decenas de personas palestinas han perdido la vida y cientos han resultado heridas como consecuencia de los disparos del ejército israelí durante las protestas que se han llevado a cabo hoy ante la valla que separa Gaza de Israel, Philip Luther, director de Investigación y Trabajo de Incidencia para Oriente Medio y Norte de África de Amnistía Internacional, ha afirmado:

“Éste es otro ejemplo terrible de cómo el ejército israelí está usando fuerza desproporcionada y munición real de un modo absolutamente deplorable. Es una violación de las normas internacionales, y en algunos casos pudiera tratarse de homicidios deliberados que constituyen crímenes de guerra.

Las imágenes de Gaza hoy son terriblemente preocupantes y es fundamental que, mientras la violencia sigue aumentando sin control, las autoridades israelíes controlen a su ejército y eviten que sigan perdiéndose vidas humanas y siga creciendo el número de heridos graves.

Ya el mes pasado, Amnistía Internacional pidió a la comunidad internacional que detuviera el envío de armas y material militar a Israel. El aumento del número de personas muertas y heridas hoy sólo sirve para poner de manifiesto la apremiante necesidad de imponer un embargo de armas.

Si bien determinados manifestantes pueden haber cometido algún tipo de violencia, ello no justifica el uso de munición real.

Según el derecho internacional, las armas de fuego sólo pueden emplearse en caso de peligro inminente de muerte o lesiones graves.

Los primeros informes médicos recibidos de Gaza hoy indican que decenas de personas han recibido disparos en la cabeza o en el pecho. El mes pasado, Amnistía Internacional presentó una investigación sobre la Franja de Gaza que demostraba que las fuerzas armadas israelíes estaban matando y mutilando a manifestantes que no representaban ninguna amenaza para ellas.


Deja un comentario

Gaza; los hospitales desbordados por los heridos.

Los hospitales de Gaza, desbordados por los heridos

Save The Children / Mohamed N Ali
Un chico de 14 años herido de bala en las dos piernas el pasado 30 de marzo en Gaza.

15 Mayo 2018

Los responsables de la ONU para los derechos humanos están preocupados por la situación crítica de los hospitales en la Franja que, tras años de bloqueo, no tienen medicamentos ni equipos para atender a los heridos. Además, han pedido que los responsables militares y políticos de Israel rindan cuentas, tras condenar la “espantosa violencia” que tuvo lugar el lunes.

“El desmoronado sistema de salud está sometido a una tensión increíble y los que sufren heridas de vida o muerte enfrentan un escenario de pesadilla por la ausencia de camas y servicios médicos” explicó el portavoz de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, Rupert Colville, durante una rueda de prensa en Ginebra.

La conferencia se produjo tras los incidentes violentos este lunes en Gaza, donde las fuerzas de seguridad israelíes han matado a 58 personas y herido a más de 2700, de las que 1300 lo han sido de bala. Seis de los muertos son niños y 155 personas están en estado crítico.

El vocero agregó que también se han dado casos de manifestantes heridos a los que Israel ha impedido salir de Gaza para su tratamiento.

Sus palabras fueron confirmadas por Tarik Jasarevic, portavoz de la Organización Mundial de la Salud, quien dijo que “la capacidad del sector de la salud en Gaza está amenazada por la larga escasez de medicamentos y equipos médicos esenciales”.

“Este mes, dos de cada cinco medicinas esenciales están completamente agotadas y la mitad de las que quedan sólo durarán un mes. Los medicamentos que se usan para salvar vidas en situaciones de emergencia, como antibióticos y adrenalina, escasean”, explicó Jasarevic.

También faltan otros recursos fundamentales para hacer frente a enfermedades: el 80 % de las medicinas para tratar el cáncer están agotadas y, de las que quedan, solo hay existencias para un mes.

“La OMS quiere destacar la necesidad de que se permita la llegada de medicamentos y que los trabajadores de la salud sean protegidos”, dijo el portavoz después de que uno de ellos haya muerto por las acciones de las fuerzas militares israelíes.

El sistema sanitario en Gaza tambén sufre la falta de combustible para generar electricidad y los bajos salarios que reciben los trabajadores de la salud.

Tras condenar la “espantosa violencia”, el portavoz de la Oficina para los Derechos Humanos, Rupert Colville, dijo: “las reglas para el uso de la fuerza según las normas internacionales se han repetido muchas veces, pero se ignoran una y otra vez. Parece que cualquiera puede ser asesinado o herido; mujeres, niños, reporteros, personal de primeros auxilios, si se acercan a más de 700 metros de la valla”.

Colville recordó que las leyes internacionales solo permiten el uso de la fuerza como último recurso, no como primero.

“Un intento de acercarse, cruzar o dañar la valla no supone una amenaza de muerte o de heridas graves y no es para el uso de munición real. Ocurre lo mismo si tiran piedras o cócteles molotov a distancia a unas fuerzas de seguridad que están bien protegidas detrás de posiciones de defensa”, explicó.

La Oficina de Derechos Humanos considera que Israel hizo un uso excesivo de la fuerza y ha pedido una investigación sobre lo ocurrido.

“Estamos muy preocupados por lo que pueda suceder hoy, un día emocional para todas las partes, y en las próximas semanas. Ya basta”, concluyó.

Rendir cuentas

Por su parte, el relator especial para la situación de los derechos humanos en los territorios palestinos ocupados desde 1967 hizo un llamamiento “al Gobierno de Israel para que cese inmediatamente su asalto letal contra los manifestantes de la valla en Gaza”.

“Este descarado uso excesivo de la fuerza por parte de Israel – ojo por pestaña – debe terminar, y debe haber una verdadera rendición de cuentas para aquellos en el mando militar y político que han ordenado o permitido que se emplee esta fuerza nuevamente en la cerca de Gaza” dijo Michael Lynk.