Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Cómo asegurarte en Internet. AMN INT

Aprende cómo protegerte en Internet y promover la seguridad digital

Por Amnistía Internacional

Con el nuevo curso de Amnistía Internacional sobre seguridad digital, que se lanza hoy en edX, aprenderás sobre las amenazas digitales, cómo reforzar tu seguridad en Internet y a actuar para promover la seguridad digital y los derechos humanos en todo el mundo.

Software malicioso (malware). Suplantación de identidad (phishing). Retención de datos. Vigilancia masiva. Sabemos que hay peligros reales en el mundo digital, pero no siempre los conocemos. ¿Cómo funcionan estas amenazas? ¿Cuán importante es la seguridad digital? ¿Por dónde empezamos?

Este curso es un punto de partida para aprender más sobre las amenazas digitales y sobre cómo reforzar tu seguridad en Internet. No necesitas tener ningún conocimiento técnico; el curso te guiará por algunos términos y conceptos importantes que deberías conocer.

Este curso gratuito, para realizar a tu propio ritmo, tiene una duración de entre 3 y 6 horas, y aprenderás sobre las principales implicaciones que entraña, en materia de derechos humanos, la seguridad digital, al tiempo que analizas en profundidad el derecho a la privacidad y el derecho a la libertad de expresión.

Un enfoque de esta cuestión basado en los derechos humanos demuestra cómo la seguridad digital nos afecta y concierne a todos y todas. El curso aborda cómo la seguridad digital es una cuestión de reclamar tus derechos humanos; algunas de las amenazas más importantes en el mundo digital y cómo protegerte frente a ellas; cómo defender tu derecho a la privacidad y a la libertad de expresión; los mecanismos fundamentales y los actores clave de la vigilancia masiva, además de cómo actuar y promover la seguridad digital y los derechos humanos en todo el mundo.

Para inscribirte y saber más sobre el curso, visita: https://www.edx.org/course/online-and-digital-security


Deja un comentario

Arabia Saudí y la represión contra toda oposición

ISRAA O CÓMO ARABIA SAUDÍ PIDE LA MUERTE PARA QUIEN PROTESTA

Acto contra la pena de muerte

Mujer activista en riesgo de ser condenada a muerte por participar en protestas pacíficas en Arabia Saudí.

Israa lleva tres años encerrada desde su participación en manifestaciones contra la marginalización política y económica de su región en Arabia Saudí. Se encuentra recluida tan solo por el ejercicio de la libertad de expresión, reunión y asociación.

Ahora se enfrenta junto a otras cuatro personas a la pena de muerte. El fiscal de Arabia Saudí pide su ejecución por participar en protestas, mostrarlas en redes sociales, recibir formación en Irán sobre organización de manifestaciones y dar apoyo moral a quienes sufrieron la represión.

Israa al-Ghomgham y los otros cuatro activistas deben quedar en libertad de forma inmediata. Y el uso de la pena de muerte tiene que terminar ya.


Deja un comentario

Amn. Int. pide al gobierno de Venezuela la liberación de los periodistas detenidos

Venezuela: Autoridades deben liberar a periodistas detenidos tras cubrir la crisis

En respuesta a reportes sobre la detención de por lo menos 11 periodistas en Venezuela esta semana, Erika Guevara Rosas, directora para las América de Amnistía Internacional, ha declarado:

La detención de periodistas es un ataque flagrante y profundamente preocupante contra la libertad de expresión y el derecho a la verdad, en un vano intento de evitar que el mundo vea las violaciones masivas de los derechos humanos que están cometiendo las autoridades venezolanas”.

“Una prensa libre es fundamental para la defensa de los derechos humanos en cualquier país del mundo. Las autoridades venezolanas deben garantizar que los periodistas puedan trabajar en condiciones seguras sin temor a represalias, ordenar de inmediato la liberación incondicional de todos los miembros de la prensa que siguen en detención, y abstenerse de deportar a periodistas extranjeros que cubran las protestas en curso y la crisis institucional.

Más información sobre Venezuela en este enlace.


Deja un comentario

Actividades de AMN.INT. en el año 2018. Balance

Conquistas extraordinarias de derechos humanos en 2018

Por Amnistía Internacional

En el último año, casi siete millones de simpatizantes de Amnistía Internacional han emprendido acciones —protestando, escribiendo, firmando peticiones y mucho más— para defender y promover los derechos humanos en todo el mundo.

Eso ha tenido un impacto enorme: se ha liberado a personas encarceladas injustamente, se han cambiado leyes y personas valientes de todo el mundo se han alzado y emprendido acciones.

Presentamos a continuación las inspiradoras y extraordinarias conquistas de nuestro resumen de fin de año 2018.


Teodora del Carmen Vasquez. © AI

Febrero

En febrero, Teodora del Carmen Vasquez salió por fin de la cárcel en El Salvador, al haber reducido un tribunal su indignante condena de 30 años. Había pasado 10 años entre rejas tras haber dado a luz un feto muerto, por lo que fue acusada y declarada culpable de abortar, acto ilegal en El Salvador. Desde peticiones a protestas, llevábamos haciendo campaña por su libertad desde 2015. Amnistía Noruega había intervenido incluso a través de los medios de comunicación audiovisual para retransmitir una señal de socorro que sensibilizara sobre su caso.

Amnistía Internacional sigue haciendo campaña a favor de la despenalización del aborto en El Salvador para prevenir que en el futuro se den casos como el de Teodora, en el que se castiga a las mujeres en lugar de proteger sus derechos reproductivos.

En MéxicoSergio Sánchez salió de prisión tras haber pasado casi ocho años recluido por asesinato después de haber sido condenado en un juicio sin las debidas garantías en el que se admitieron pruebas falsas y contradictorias. Sus representantes legales creen que el trabajo de los y las simpatizantes de Amnistía Internacional, que participaron en marchas y manifestaciones, fue fundamental para lograr su liberación.

También fuimos testigos de la liberación de activistas, periodistas y blogueros y blogueras detenidos en Etiopía, entre ellos Eskinder Nega, considerado preso de conciencia por Amnistía Internacional. Los numerosos mensajes que Eskinder recibió de simpatizantes de Amnistía Internacional no pasaron desapercibidos.


Eskinder Nega © AI

En Ucrania, el gobierno aprobó un nuevo plan de estudios de educación primaria en el que, por primera vez, se incluyen los derechos humanos. A este resultado tan positivo contribuyó el incansable trabajo de incidencia de Amnistía Internacional Ucrania y su participación en el grupo de trabajo encargado de diseñar el plan de estudios.

En Benín se conmutó la condena a muerte de 14 presos, tras iniciativas concertadas de incidencia por parte de Amnistía Internacional. Visitamos a estos hombres en la cárcel, nos reunimos con el ministro de Justicia y el presidente de la Asamblea Nacional para pedir la conmutación de las condenas a muerte y creamos peticiones tanto en Internet como impresas. Antes de eso, hubo novedades positivas en Gambia, donde se anunció una moratoria de las ejecuciones.

Marzo

Vimos el poder de la solidaridad en Ucrania en marzo, después de que la policía se mostrara complaciente con grupos que recurrieron a amenazas y actos de violencia contra manifestaciones en favor de los derechos de las mujeres para conmemorar el Día Internacional de la Mujer. Así, acusaron falsamente a una de las organizadoras, Olena Shevchenko, de haber infringido las normas sobre reuniones públicas con una pancarta “provocadora” que llevaban algunas de las personas asistentes a la manifestación. Cuando la activista llegó al tribunal el 15 de marzo, Amnistía Internacional Ucrania había hecho un llamamiento a través de las redes sociales que había llegado a miles de personas, y la sala estaba llena de periodistas, simpatizantes y personal de las embajadas. El tribunal concluyó que Olena Shevchenko no había cometido ningún delito y archivó el caso.

Abril

En abril, recibimos noticias bastante excepcionales de Myanmar, cuyo nuevo presidente, Win Myint, anunció una amnistía presidencial de la que se beneficiarían 8.000 personas, entre ellas numerosos presos y presas de conciencia. Entre quienes salieron en libertad figuraban Dumdaw Nawng Lat y Langjaw Gam Seng —pastores religiosos de etnia kachin— y Lahpai Gam, por quienes había hecho campaña Amnistía Internacional.

A comienzos de abril, el Tribunal Constitucional de Bosnia y Herzegovina falló que las víctimas de violación en tiempos de guerra y otras víctimas civiles de la guerra no tenían que pagar las costas de los juicios si se desestimaban sus peticiones de reparación. Junto con TRIAL International, hace tiempo que estamos abogando por la supresión de las tasas judiciales en esos casos, y esta decisión puede animar a otras personas supervivientes a buscar justicia y reparación.

Mayo

El impresionante resultado del referéndum irlandés, que anuló la prohibición del aborto en la Constitución, representa una gran victoria para los derechos de las mujeres. El resultado fue fruto de años de intenso trabajo de activistas, incluida Amnistía Internacional. En 2015, publicamos el informe Ireland: She is not a criminal. The Impact of Ireland’s Abortion Law, en el que documentábamos, con testimonios de mujeres, las barreras y estigmas asociados al aborto. En 2018, se vio de nuevo hasta dónde llega el poder de la gente, cuando tanto hombres como mujeres viajaron a Irlanda sólo para votar y hacerse oír.


Anwar Ibrahim © AI

Fue fantástico ver la excarcelación del líder de oposición y preso de conciencia malasio Anwar Ibrahim tras los sorprendentes resultados electorales del país, en los que Najib Razak fue derrotado por su mentor político, Mahathir Mohamad. Su puesta en libertad es un hito para los derechos humanos en Malasia y permite albergar esperanzas realistas de nuevas reformas.

A finales de mayo, el Parlamento de Burkina Faso aprobó un nuevo Código Penal en el que se abolía la pena de muerte.

El Ministerio de Educación de Moldavia aprobó un plan de estudios sobre derechos humanos desarrollado por Amnistía Moldavia para centros de educación primaria y secundaria. Este éxito —el primero en la región— fue precedido por una iniciativa piloto en la que participaron cerca de 700 alumnos y alumnas de 22 centros.

Junio

Tras nuestro extenso trabajo sobre Siria, la coalición dirigida por Estados Unidos anunció finalmente que iba a volver evaluar casos que ya estaban cerrados en relación con acusaciones de víctimas civiles. Inicialmente habían negado y condenado nuestras conclusiones sobre las víctimas civiles en Raqqa, hasta que salieron a la luz nuevos datos derivados de nuestras investigaciones. Al final de julio, la coalición reconoció de hecho 77 de los 79 casos que documentamos en nuestro informe de junio y aumentó un 300% sus cifras de muertes de civiles en Raqqa. Todavía creemos que esto no es más que la punta del iceberg, y hemos iniciado un nuevo proyecto de descodificadores y descodificadoras denominado “Strike Tracker” (Rastreado de Bombardeos) y trabajaremos con otras organizaciones, como Airwars, para obtener una imagen mucho más completa de las muertes de civiles causadas durante la ofensiva. Haremos públicas nuestras conclusiones a principios de 2019.


© UNHCR/Andrew McConnell

Presentamos un informe histórico sobre rendición de cuentas por crímenes de lesa humanidad cometidos contra la población rohingya en Myanmar. En el informe se identificó a unidades militares y de las fuerzas de seguridad específicas, así como a 13 militares y soldados, como presuntos autores de crímenes de lesa humanidad. Dos días antes de la presentación, la Unión Europea anunció sanciones contra siete miembros de las fuerzas de seguridad, seis de los cuales figuraban en nuestra lista.

Julio

En julio, la artista Liu Xia pudo salir por fin de China y viajar a Alemania, tras más de ocho años de arresto domiciliario ilegal, desde que su esposo, Liu Xiaobo, recibió el premio Nobel de la Paz en 2010. Durante ese tiempo, permaneció bajo la estrecha vigilancia de agentes de los servicios de seguridad del Estado y sólo fue posible contactar con ella por teléfono y en circunstancias limitadas. Este mismo año, Amnistía Internacional y PEN habían lanzado una campaña por su liberación en la que multitud de escritores y escritoras de renombre leyeron extractos de sus poemas.


Liu Xia llega al aeropuerto internacional de Helsinki. © AI

En España, el Tribunal Supremo condenó al Estado español a indemnizar a Ángela González, víctima de violencia de género, con 600.000 euros por daños morales, cumpliendo así el Dictamen del Comité de Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW). Amnistía Internacional ya expresó en 2015 su preocupación ante la negativa del Estado español a reparar a Ángela y valoró muy positivamente esta resolución.

Ahmed Tamimi, activista palestina de 17 años, fue puesta en libertad 21 días antes de completar una condena de ocho meses de prisión. Había sido encarcelada injustamente por el tribunal militar de Ofer, en la Cisjordania ocupada por Israel, que consideró que representaba una amenaza para unos soldados armados y fuertemente protegidos.

En Mauritania, dos activistas contra la esclavitud fueron puestos en libertad después de cumplir dos de su condena a tres años de prisión. Abdallahi Matallah Seck y Moussa Biram hablaron con nosotros: “Su apoyo hizo que sintiera que no estamos solos en nuestra lucha por la justicia en Mauritania”, dijo Biram. “Me gustaría expresar mi gratitud a cada miembro de Amnistía. Gracias por su extraordinario trabajo por la libertad de los y las activistas contra la esclavitud en Mauritania. Gracias por alzar su voz contra la injusticia. Estamos orgullosos de su trabajo”.

En Bosnia y Herzegovina, la Asamblea Nacional de la República Srpska adoptó la Ley de Protección de las Víctimas de Tortura en Tiempo de Guerra, que reconocerá por fin a las víctimas de actos de violencia sexual, incluida la violación, cometidos durante el conflicto y les dará resarcimiento y apoyo. Amnistía, junto con entidades aliadas locales, lleva tiempo haciendo campaña para que una ley de este tipo garantice el acceso a la justicia y el resarcimiento a las personas supervivientes de violencia sexual en tiempo de guerra.


Ahed Tamimi © Issam Rimawi/Anadolu Agency/Getty Images

Agosto

Después de 735 días entre rejas, por fin salió en libertad la destacada activista de los derechos humanos y los derechos a la tierra Tep Vanny. Fue una de las numerosas personas dedicadas al activismo de derechos humanos y manifestantes de Camboya que recibieron un indulto real, justo seis meses antes de que terminara de cumplir la pena que le fue impuesta por protestar pacíficamente. Más de 200.000 personas de todo el mundo se habían unido a nuestra campaña por su liberación.


Tep Vanny tras ser excarcelada. © AI

Septiembre

Días después de una comunicación de Amnistía Internacional, 38.000 simpatizantes emprendieron una acción online contra las detenciones masivas de miembros de la etnia uigur, kazaja y otras minorías étnicas musulmanas bajo custodia en el noroeste de China. Una mujer kazaja con la que hablamos en Almaty, en Kazajistán, cree que la excarcelación de su hija de 13 años se debió a nuestra campaña sobre su caso. Por otro lado, un hombre uigur que estaba en Emiratos Árabes Unidos fue liberado tras nuestra campaña para impedir su devolución a China.

Por fin, el Tribunal Supremo de India despenalizó las relaciones sexuales consentidas entre personas adultas del mismo sexo y añadió que toda discriminación basada en la orientación sexual es una violación de los derechos fundamentales garantizados por la Constitución.

Las investigaciones y acciones de Amnistía para denunciar los abusos laborales generalizados en Qatar son un trabajo continuado. En septiembre, las autoridades anunciaron que habían abolido para la mayoría de los trabajadores y trabajadoras migrantes el permiso de salida que les impedía salir del país sin autorización de su empleador. Esta es una de las primeras reformas importantes implementadas como parte de la colaboración de Qatar con la Organización Internacional del Trabajo y se produce después de años de investigaciones y campañas de Amnistía para denunciar abusos laborales generalizados en el país, incluidos los que se cometen en lugares vinculados a la Copa Mundial 2022.

El Parlamento Europeo se hizo eco de los llamamientos de Amnistía y votó una resolución en la que pedía una prohibición internacional de los sistemas de armas totalmente autónomos o “robots asesinos”. Su objetivo es prevenir el desarrollo, la proliferación y el uso de los sistemas de armas autónomos que pueden seleccionar sus propios blancos y matar sin que el ser humano intervenga en la toma de decisiones.

En Ruanda, la lideresa de la oposición Victoire Ingabire y el cantante popular Kizito Mihigo fueron excarcelados tras un indulto del presidente Kagame. Aunque siguen sometidos a restricciones, reconocimos su excarcelación como un paso en la dirección correcta. La declaración de culpabilidad de Victoire Ingabire de cargos relacionados con opiniones que había expresado fue una violación de su libertad de expresión y de su derecho a un juicio justo. Amnistía lleva varios años expresando su preocupación en torno al caso de Ingabire.


Victoire Ingabire. © CYRIL NDEGEYA/AFP/Getty Images

Octubre

El Día Mundial contra la Pena de Muerte, el nuevo gobierno de Malasia anunció su intención de abolir totalmente dicha pena. Esto se cimenta sobre años de trabajo de incidencia en Malasia, incluso con miembros de la oposición que actualmente están en el poder. En los días siguientes, la pena de muerte fue declarada inconstitucional en el estado de Washington, que se convirtió así en el 20º estado abolicionista de Estados Unidos.

La bloguera “Mamá Seta” fue excarcelada después de dos años y medio en prisión en Vietnam. Nguyễn Ngọc Như Quỳnh, conocida también por su seudónimo de bloguera, Mẹ Nấm (Mamá Seta), fue detenida el 10 de octubre de 2016, recluida en régimen de incomunicación hasta el 20 de junio de 2017 y condenada a 10 años de prisión el 29 de junio de 2017.

“Esta buena noticia, que recibimos con alivio tras pasar [Mamá Seta] dos años entre rejas, también debería recordarnos que, cada vez más, Vietnam encarcela sistemáticamente a quienes critican al régimen”, dijo Nicholas Bequelin, de Amnistía Internacional, en una declaración.

“Aunque Mamá Seta ya no está en prisión, la condición para su excarcelación fue el exilio, y hay más de un centenar de personas encerradas por expresar pacíficamente su opinión en público, en blogs o en Facebook”.

Noviembre

Tras años de campaña, el Tribunal Superior de Gauteng Septentrional resolvió que el gobierno sudafricano no podía conceder una licencia para la extracción de titanio en Xolobeni sin el consentimiento de las comunidades indígenas. Fue una gran victoria para la gente de Xolobeni que lleva tiempo luchando por su derecho a ser consultada y a dar o retirar su consentimiento en las decisiones sobre las actividades de minería en sus tierras ancestrales.

“Vivimos en una zona pacífica y hermosa en la que lo compartimos todo: los alimentos, la tierra y el amor. Las élites han descubierto lo que tenemos y quieren arrebatárnoslo”, dijo Nonhle Mbuthuma, activista de derechos humanos de la comunidad amadiba. “Algunos de mis compañeros y compañeras han sido asesinados, y sé que también podría ocurrirme a mí, pero no tengo miedo”.

La propuesta de poner la ley suiza por encima del derecho internacional fue derrotada en un reciente referéndum, en el que la población suiza votó a favor de defender los derechos humanos.

Diciembre

Publicamos nuestro Informe sobre “impacto insuficiente” para celebrar los logros de Amnistía del año pasado y a las personas valientes que han contribuido a hacerlos posibles. Lo que es más importante, aprovechamos la oportunidad para reflexionar sobre lo que queda por hacer y las personas que persisten en la lucha contra la injusticia.

Lanzamos Escribe por los Derechos, la mayor campaña de envío de cartas del mundo. Este año, Amnistía visibiliza a valientes defensoras de los derechos humanos que han sido encarceladas, torturadas e incluso asesinadas por su trabajo. Queremos demostrarles que no están solas y que su valentía inspira a personas de todo el mundo. Ustedes han estado con ellas y han escrito miles de cartas de apoyo. No hay palabras para agradecerles todo su apoyo, sus acciones y sus cartas. ¡Realmente cambian vidas!


Deja un comentario

Egipto: injusta prisión a una victima de acoso sexual

Egipto: Encarcelar a la defensora de los derechos humanos que denunció acoso sexual es una injusticia atroz

© Private

Un tribunal egipcio ha confirmado la pena de dos años de prisión impuesta a la defensora de los derechos humanos Amal Fathy por publicar en Internet un vídeo en el que criticaba a las autoridades del país por no tomar medidas contra el acoso sexual. En respuesta a esta noticia, Najia Bounaim, directora de campañas de Amnistía Internacional para el Norte de África, ha declarado:

“La decisión del tribunal de confirmar la sentencia condenatoria dictada contra Amal Fathy es una injusticia atroz. Resulta absolutamente vergonzoso que se castigue a una sobreviviente de acoso sexual con una pena de dos años de prisión solamente por hablar sobre su experiencia. Esta sentencia es una afrenta contra la justicia y debería pesar sobre la conciencia de las autoridades egipcias.”

“Esta sentencia resulta especialmente cruel por llegar apenas unos días después de que Amal lograra reunirse con sus seres queridos.” 

“En lugar de arremeter contra las voces críticas y contra quienes tienen en valor de decir lo que piensan, las autoridades egipcias deberían anular inmediatamente la sentencia que condena a Amal Fathy y retirar todos los cargos contra ella.”

Amal Fathy se encontraba detenida en espera de juicio en relación con otra causa en la que se la acusa de ser “miembro de un grupo terrorista”, entre otros delitos. El 27 de diciembre se le otorgó la libertad condicional a condición de personarse en una comisaría de policía durante una hora a la semana y no abandonar su domicilio salvo cuando tuviera que acudir a citas médicas.

Amal Fathy es defensora de los derechos humanos y está casada con Mohamed Lotfy, ex investigador de Amnistía Internacional y actual director de la Comisión de Derechos y Libertades de Egipto, organización no gubernamental egipcia de derechos humanos. Su caso formó parte de la campaña Escribe por los Derechos de Amnistía Internacional en 2018.


Deja un comentario

Cataluña; informe de Amn. int. sobre la crisis actual al año del referendum ilegal.

Actualización de la situación en Cataluña

El uso excesivo de la fuerza por parte de la policía el 1 de octubre

Amnistía Internacional pudo documentar que tanto miembros de la Policía Nacional (Unidad de Intervención Policial) como agentes de la Guardia Civil emplearon un uso excesivo de la fuerza contra manifestantes pacíficos, e hicieron uso inadecuado de material antidisturbios como pelotas de goma o sustancias químicas irritantes contra personas que hacían resistencia pacífica, todo ello en el contexto de una operación legítima para cumplir la orden del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña cuyo objetivo era impedir la celebración del referéndum del 1 de octubre en Cataluña (1-O).

Por otra parte, la actuación de las fuerzas de seguridad fue en ocasiones claramente obstaculizada. Según datos del Ministerio de Interior, a 9 de marzo de 2018, 58 agentes de la Policía Nacional y 37 agentes de la Guardia Civil habrían resultado heridos como consecuencia de esos impedimentos, y la organización ha podido visionar imágenes que muestran actitudes violentas por parte de manifestantes contra agentes.

Un año después, aún queda mucho camino por recorrer en la investigación de los abusos policiales. Los pasos positivos que se han dado siguen dependiendo de las víctimas y de los juzgados a cargo de las investigaciones, sin que la Fiscalía haya asumido el rol activo que le corresponde en la investigación.

Por otra parte, el Ministerio del Interior, que en términos generales está colaborando con los juzgados de instrucción, debe todavía aportar información relevante. Es obligación del Ministerio del Interior mantener una colaboración decidida con los tribunales, sin dilaciones indebidas y con todo el detalle disponible que permita el esclarecimiento de los hechos.

Amnistía Internacional no tiene conocimiento de que el Ministerio del Interior haya abierto investigaciones internas sobre estos sucesos, algo que debería hacer para determinar la responsabilidad institucional e identificar cuáles son las medidas disciplinarias, administrativas o de otro tipo que se deben tomar para garantizar que estas violaciones de derechos humanos no se repitan. Además, el Ministerio debe proceder a la retirada y suspensión del uso de las pelotas de goma que se emplean actualmente en España.

Amnistía Internacional ha pedido una investigación imparcial, exhaustiva, independiente y efectiva sobre todas las denuncias de uso excesivo de la fuerza, en la que los responsables sean llevados ante la justicia, y que se tomen medidas para que este tipo de actuaciones no se repita.

El procesamiento de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart

El 16 de octubre, la jueza Lamela de la Audiencia Nacional dictó auto de prisión provisional contra Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, presidentes, respectivamente, de las organizaciones independentistas catalanas Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural. Su causa fue asumida por el Tribunal Supremo, y tras la instrucción llevada a cabo por el juez Llarena, se enfrentan a un delito de rebelión o sedición, ya que se les atribuye participación en la celebración del referendum del 1-O como elemento clave para la consecución de la independencia, además de responsabilidad en los hechos del 20 y 21 de septiembre en los que, de acuerdo a los mensajes que según los jueces publicaron en las redes sociales, así como a declaraciones que hicieron durante los sucesos, convocaron a la ciudadanía a concentrarse delante de unos edificios oficiales con el fin de impedir una operación policial legal ordenada por un juzgado de Barcelona que conllevaba el registro de varios edificios oficiales. El juez Llarena también confirmó la decisión de seguir manteniéndolos en prisión provisional.

En caso de demostrarse que convocaron a manifestantes con el fin de impedir una operación policial lícita, esto podría ser objeto de sanción penal. No obstante, la presentación de cargos contra Jordi Sànchez y Jordi Cuixart por delitos graves como la rebelión o sedición, y su prisión provisional, constituyen restricciones excesivas de su derecho a la libertad de expresión y de reunión pacífica. Por esta razón Amnistía Internacional pide que Jordi Sànchez y Jordi Cuixart sean puestos en libertad y que se retiren los cargos de rebelión o sedición.

Ante la posible comisión de un delito de orden público, Amnistía Internacional no les ha identificado como presos de conciencia*. La organización seguirá observando las actuaciones penales y estudiará las pruebas presentadas contra ellos.

El procesamiento de Carles Puigdemont y otros altos cargos catalanes

El 7 de septiembre de 2017, el Tribunal Constitucional acordó la suspensión del referéndum y el 17 de octubre resolvió que el referéndum sobre la independencia de Cataluña, previsto para el 1 de octubre (1-O), era inconstitucional. El derecho internacional de los derechos humanos no proporciona ninguna base para impugnar la legitimidad o el razonamiento jurídico de la providencia del Tribunal Constitucional.

De esta providencia se deduce que los actos de los altos cargos catalanes que participaron en la organización del referéndum del 1-O y en la posterior declaración de independencia el 27 de octubre fueron ultra vires y posiblemente constituyeron delito en virtud de la legislación española. Los actos cometidos por los altos cargos catalanes en el ejercicio de sus funciones oficiales para celebrar un referéndum ilegal no estaban protegidos ni por el derecho a la libertad de expresión ni por ningún otro derecho humano establecido en el derecho internacional.

El pasado 30 de octubre de 2017, el fiscal general del Estado español presentó una querella en la Audiencia Nacional contra el ex presidente del gobierno catalán, Carles Puigdemont i Casamajó y 13 exconsejeros del gobierno catalán, y otra en el Tribunal Supremo contra varios ex miembros de la Mesa del Parlamento catalán, incluida su presidenta, Carme Forcadell. Tras pasar toda la causa al Tribunal Supremo, el pasado 21 de marzo de 2018, el juez Llarena dictó un auto de procesamiento contra ellos por los delitos de rebelión, desobediencia y malversación de caudales públicos y el 9 de julio auto de conclusión del sumario, estando en estos momentos a la espera de que se celebre el juicio oral.

El 2 de noviembre, la Audiencia Nacional había ordenado la prisión provisional de ocho de los 13 exconsejeros. El 5 de noviembre, después de que una jueza de la Audiencia Nacional emitiera una orden europea de detención, Carles Puigdemont y cuatro ex consejeros fueron requeridos por la justicia belga y se personaron ante la policía, tras lo cual fueron puestos en libertad con medidas cautelares. El pasado 9 de noviembre, el Tribunal Supremo ordenó la libertad con fianza de los cinco miembros del Parlamento catalán. El 5 de diciembre, el juez del Tribunal Supremo español anuló las ordenes de detención. El 23 de marzo, algunos de los exconsejeros y la presidenta de la Mesa del Parlamento, que estaban en libertad bajo fianza, tuvieron que ingresar nuevamente en prisión por mandato del juez Llarena. El 25 de marzo de 2018, Carles Puigdemont fue detenido en Alemania tras reactivarse la orden europea de detención cuando regresaba en coche de un evento en el que participaba en Finlandia. El Tribunal de Schleswig-Holstein denegó su extradición por rebelión, tras lo cual el juez español rechazó dicha extradición sólo por los cargos de malversación, y retiró las órdenes de detención dictadas contra Carles Puigdemont, Antoni Comín, Lluis Puig, Meritxell Serret, Clara Ponsatí y Marta Rovira.

Si bien Amnistía Internacional reconoce que los consejeros y parlamentarios catalanes podrían haber cometido un delito legítimamente enjuiciable, la organización recuerda que los tribunales deben garantizar que las facultades discrecionales de enjuiciamiento no se ejercen de forma arbitraria o injustificada, y seguirá haciendo seguimiento del proceso para evaluar si hay juicio justo, y se cumplen las garantías del debido proceso.

Amnistía Internacional no ha calificado a los altos cargos catalanes en prisión de presos o presas de conciencia*, pues la organización utiliza tal expresión únicamente para las personas que no deberían ser castigadas en modo alguno pero están privadas de libertad sólo por el ejercicio de sus derechos humanos (o por ciertos elementos de su identidad) y, por tanto, no han hecho nada que pueda interpretarse legítimamente como delito.

Amnistía Internacional no se pronuncia sobre la actual situación de prisión provisional de los seis exconsejeros del gobierno catalán y de la expresidenta de la Mesa del Parlamento. Tanto la jueza de la Audiencia Nacional como el juez Llarena justifican esta medida para todos ellos haciendo referencia a los requisitos previstos en la legislación española, a saber: la existencia de indicios de su participación en los delitos, el riesgo de fuga, el riesgo de reiteración delictiva y el riesgo de ocultación o destrucción de pruebas.

Según el derecho y las normas internacionales, el uso de la prisión preventiva sólo se justifica cuando no existe una medida alternativa que garantice los intereses de la justicia. Por otra parte, la medida de prisión preventiva debe estar sometida a revisión judicial periódica.

Amnistía Internacional observará atentamente todas las actuaciones penales sobre este caso para evaluar si se respetan plenamente el derecho a un juicio con las debidas garantías y el derecho a la libertad.

Ante la inexistencia de una definición aceptada del término “preso/a político/a” en el derecho internacional y a la luz de los numerosos posibles significados que puede tener en su empleo cotidiano, Amnistía Internacional, por norma general, trata de evitar su uso. La organización utiliza ocasionalmente el término como término descriptivo abreviado en casos con un fuerte contexto político, pero prefiere evitarlo por el riesgo de que sea malinterpretado en el sentido de que implica un estatuto jurídico determinado. Más específicamente, Amnistía Internacional no emplea los términos “preso/a político/a” y “preso/a de conciencia” de forma indistinta y, en concreto, evita el uso del término “preso/a político/a” en situaciones en las que podría invitar erróneamente a inferir que la persona así calificada es un “preso/a de conciencia”.


Deja un comentario

Campaña contra el responsable de la masacre de los Rohingyas en Myanmar

Acción en Nueva York donde hemos llenado la ciudad con carteles de la cara de Min Aung Hlaing ©Amnesty International
Hola, Ignacio

El martes la ciudad de Nueva York amaneció llena de carteles y proyecciones como las que ves en la foto. En todas ellas, ponía un mismo mensaje “Se busca por asesinato en masa. No dejemos que quede impune”. 

Y es que el hombre que ves en la foto quizá no te suene, pero es uno de los mayores perpetradores de asesinatos del último año. ¿Su nombre? Min Aung Hlaing ¿Su cargo? Comandante en jefe del ejército de Myanmar y supervisor de las atrocidades contra la población rohingya. Y es que queremos que todo el mundo sepa quién es, lo que ha hecho y que se haga justicia.

Y te preguntarás…¿por qué habéis llenado Nueva York de carteles y no otra ciudad? Por una sencilla razón, Ignacio. Porque esta semana, dirigentes de todo el mundo se reúnen allí por la 73ª Asamblea General de Naciones Unidas. Y los representantes del gobierno de Myanmar van a estar.

Ignacio, el gobierno de Myanmar se ha ido de rositas en muchas otras ocasiones, pero esta vez, gracias a personas como tú, estamos consiguiendo dar pasos de gigante. Por ejemplo, la Corte Penal Internacional ya se ha pronunciado y está abriendo una vía judicial para que la impunidad no gane la batalla.

Ignacio, miles de rohingyas han tenido que huir con lo puesto a la vecina Bangladesh para escapar de la masacre. Y después de un año, nadie ha sido juzgado ni condenado. Nadie. Por eso queremos que la cara de uno de los responsables de esta limpieza étnica quede grabada a fuego. Necesitamos tu apoyo para pedir justicia con acciones tan directas como la que hemos puesto en marcha en Nueva York.

Y ¿sabes qué? Que con tu ayuda lo vamos a conseguir. ¿Te animas?

Gracias por no quedarte de brazos cruzados.

Acción en Nueva York donde hemos llenado la ciudad con carteles de la cara de Min Aung Hlaing ©Amnesty International
Hola, Ignacio

El martes la ciudad de Nueva York amaneció llena de carteles y proyecciones como las que ves en la foto. En todas ellas, ponía un mismo mensaje “Se busca por asesinato en masa. No dejemos que quede impune”. 

Y es que el hombre que ves en la foto quizá no te suene, pero es uno de los mayores perpetradores de asesinatos del último año. ¿Su nombre? Min Aung Hlaing ¿Su cargo? Comandante en jefe del ejército de Myanmar y supervisor de las atrocidades contra la población rohingya. Y es que queremos que todo el mundo sepa quién es, lo que ha hecho y que se haga justicia.

Y te preguntarás…¿por qué habéis llenado Nueva York de carteles y no otra ciudad? Por una sencilla razón, Ignacio. Porque esta semana, dirigentes de todo el mundo se reúnen allí por la 73ª Asamblea General de Naciones Unidas. Y los representantes del gobierno de Myanmar van a estar.

Ignacio, el gobierno de Myanmar se ha ido de rositas en muchas otras ocasiones, pero esta vez, gracias a personas como tú, estamos consiguiendo dar pasos de gigante. Por ejemplo, la Corte Penal Internacional ya se ha pronunciado y está abriendo una vía judicial para que la impunidad no gane la batalla.

Ignacio, miles de rohingyas han tenido que huir con lo puesto a la vecina Bangladesh para escapar de la masacre. Y después de un año, nadie ha sido juzgado ni condenado. Nadie. Por eso queremos que la cara de uno de los responsables de esta limpieza étnica quede grabada a fuego. Necesitamos tu apoyo para pedir justicia con acciones tan directas como la que hemos puesto en marcha en Nueva York.

Y ¿sabes qué? Que con tu ayuda lo vamos a conseguir. ¿Te animas?

Gracias por no quedarte de brazos cruzados.

Acción en Nueva York donde hemos llenado la ciudad con carteles de la cara de Min Aung Hlaing ©Amnesty International
Hola, Ignacio

El martes la ciudad de Nueva York amaneció llena de carteles y proyecciones como las que ves en la foto. En todas ellas, ponía un mismo mensaje “Se busca por asesinato en masa. No dejemos que quede impune”. 

Y es que el hombre que ves en la foto quizá no te suene, pero es uno de los mayores perpetradores de asesinatos del último año. ¿Su nombre? Min Aung Hlaing ¿Su cargo? Comandante en jefe del ejército de Myanmar y supervisor de las atrocidades contra la población rohingya. Y es que queremos que todo el mundo sepa quién es, lo que ha hecho y que se haga justicia.

Y te preguntarás…¿por qué habéis llenado Nueva York de carteles y no otra ciudad? Por una sencilla razón, Ignacio. Porque esta semana, dirigentes de todo el mundo se reúnen allí por la 73ª Asamblea General de Naciones Unidas. Y los representantes del gobierno de Myanmar van a estar.

Ignacio, el gobierno de Myanmar se ha ido de rositas en muchas otras ocasiones, pero esta vez, gracias a personas como tú, estamos consiguiendo dar pasos de gigante. Por ejemplo, la Corte Penal Internacional ya se ha pronunciado y está abriendo una vía judicial para que la impunidad no gane la batalla.

Ignacio, miles de rohingyas han tenido que huir con lo puesto a la vecina Bangladesh para escapar de la masacre. Y después de un año, nadie ha sido juzgado ni condenado. Nadie. Por eso queremos que la cara de uno de los responsables de esta limpieza étnica quede grabada a fuego. Necesitamos tu apoyo para pedir justicia con acciones tan directas como la que hemos puesto en marcha en Nueva York.

Y ¿sabes qué? Que con tu ayuda lo vamos a conseguir. ¿Te animas?

Gracias por no quedarte de brazos cruzados.

Acción en Nueva York donde hemos llenado la ciudad con carteles de la cara de Min Aung Hlaing ©Amnesty International
Hola, Ignacio

El martes la ciudad de Nueva York amaneció llena de carteles y proyecciones como las que ves en la foto. En todas ellas, ponía un mismo mensaje “Se busca por asesinato en masa. No dejemos que quede impune”. 

Y es que el hombre que ves en la foto quizá no te suene, pero es uno de los mayores perpetradores de asesinatos del último año. ¿Su nombre? Min Aung Hlaing ¿Su cargo? Comandante en jefe del ejército de Myanmar y supervisor de las atrocidades contra la población rohingya. Y es que queremos que todo el mundo sepa quién es, lo que ha hecho y que se haga justicia.

Y te preguntarás…¿por qué habéis llenado Nueva York de carteles y no otra ciudad? Por una sencilla razón, Ignacio. Porque esta semana, dirigentes de todo el mundo se reúnen allí por la 73ª Asamblea General de Naciones Unidas. Y los representantes del gobierno de Myanmar van a estar.

Ignacio, el gobierno de Myanmar se ha ido de rositas en muchas otras ocasiones, pero esta vez, gracias a personas como tú, estamos consiguiendo dar pasos de gigante. Por ejemplo, la Corte Penal Internacional ya se ha pronunciado y está abriendo una vía judicial para que la impunidad no gane la batalla.

Ignacio, miles de rohingyas han tenido que huir con lo puesto a la vecina Bangladesh para escapar de la masacre. Y después de un año, nadie ha sido juzgado ni condenado. Nadie. Por eso queremos que la cara de uno de los responsables de esta limpieza étnica quede grabada a fuego. Necesitamos tu apoyo para pedir justicia con acciones tan directas como la que hemos puesto en marcha en Nueva York.

Y ¿sabes qué? Que con tu ayuda lo vamos a conseguir. ¿Te animas?

Gracias por no quedarte de brazos cruzados.