Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

América Latina: la economía sigue estancada

La economía de América Latina continúa estancada y las perspectivas apuntan a un bajo crecimiento

11 Noviembre 2019

El estancamiento obedece no solamente a la desaceleración del volumen de comercio de forma pronunciada, sino también a la baja los precios de las materias primas que exportan muchos de los países de la región.

Las proyecciones de crecimiento económico en los países de América Latina y el Caribe que publicó este lunes la Comisión regional de las Naciones Unidas prevén un aumento casi nulo durante este año y solamente apuntan a un leve repunte para el 2020.

El organismo de la ONU revisó a la baja las perspectivas económicas para América Latina y el Caribe durante este año, que apuntan a un modesto crecimiento medio del 0,1% del Producto Interior Bruto, y, a su vez, estima un ligero repunte del 1,4% para el año venidero.

De cumplirse estos pronósticos, la economía de la región continuaría estancada en una situación de bajo crecimiento por séptimo año consecutivo, una coyuntura que al mismo tiempo provoca un “deterioro” de los niveles de ingresos medios per cápita. Igualmente, el PIB per cápita regional entre 2014 y 2019 disminuiría en un 4%, lo que implica un descenso medio anual de un -0,8%.

América del Sur, Central y México

Durante este año las economías de América del Sur, especializadas en la producción de bienes primarios, especialmente petróleo, minerales, y alimentos caerían un -0,2%, sufriendo así el primer descenso desde 2016. Sin embargo, se espera que el crecimiento medio para esta subregión en el año 2020 sea de 1,3%.

Por el contrario, la economía en los países de América Central y México se expandiría de media un 0,7% este año y un 1,6% el venidero; no obstante, el organismo destaca que son unas cifras que suponen una “reducción respecto de la tasa media de crecimiento observada desde 2014 en esta subregión”.

El Caribe de habla inglesa u holandesa crecería una media de 1,5% en 2019, y la tasa esperada para 2020 es de 5,7%.  Según la CEPAL, este destacado aumento vendría asociado al inicio de la producción petrolífera en Guyana.

Asimismo, la comisión regional de las Naciones Unidas señaló que, “la dinámica de la actividad económica en América Latina y el Caribe se da en un contexto en que la economía global ha disminuido su contribución al crecimiento de la región en 2019, situación que muy probablemente se mantendrá para el próximo año”.

Del mismo modo, resalta que no solamente el volumen de comercio y las actividades globales se desaceleraron de forma pronunciada, sino que también se han visto afectados a la baja los precios de las materias primas que exportan muchos de los países de la región.

Finalmente, advirtió que “ante este contexto externo caracterizado por tensiones comerciales y alta incertidumbre, se agravan las dificultades que en materia de inserción al comercio y producción internacional suelen exhibir las economías de la región”.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

QUIZÁ TAMBIÉN TE INTERESE…

En la guerra comercial entre Estados Unidos y China, los dos pierden y México gana

Las tarifas arancelarias impuestas por la administración de Donald Trump a China, que desencadenaron la guerra comercial entre los dos colosos económicos, han beneficiado a terceros, entre ellos México, pero, de continuar las tensiones, la estabilidad de la economía mundial se verá comprometida. Los empresarios y consumidores norteamericanos pagan el precio más alto.

Los ocho obstáculos al desarrollo sostenible de América Latina

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe ha identificado ocho frenos que impiden el desarrollo social de la región y que van desde la enquistada pobreza a la desigualdad crónica, pasando por la falta de inversión en el tejido social y los impactos del cambio climático. Para superarlos, propone crear políticas centradas en los derechos y la igualdad, siguiendo los pasos marcados por la Agenda 2030 de desarrollo sostenible.


Deja un comentario

Todo sobre el sínodo de Amazonia. Amplio editorial de la revista jesuita America.

Pope Francis leaves the final session of the Synod of Bishops for the Amazon at the Vatican Oct. 26, 2019. (CNS photo/Paul Haring)

The synod on the Pan-Amazonian region concluded its work on Saturday afternoon, Oct. 26, by approving all 120 paragraphs of its final document (available in Spanish only) with the necessary two-thirds majority vote, including the one proposing the priestly ordination of “suitable and esteemed” married men who are permanent deacons in communities of this vast region.

While that latter proposal attracted much of the media attention and had the most votes against it (128-41), the most important thing to emerge from the synod was the unequivocal commitment by the church in the nine countries of the Amazon region to seek new ways to preach the Gospel and to promote justice and stand in solidarity with its 34 million inhabitants, including some 2.5 million indigenous peoples in voluntary isolation, in defense of their rights to life, land and their cultures, and against all forms of violence and exploitation to which they are subject.

The final document says it is still possible to save the tropical forests and the ecosystem as well as the indigenous peoples, also through the use of advanced science and technologies.

At the same time, it committed the church in the region to work for the protection of the Amazonian rainforest, often described as one of the lungs of the earth and of vital importance for humanity. It underlined the great risks to the whole world of the deforestation of Amazonia and reports that 17 percent of the forest has already been destroyed, a fact that threatens the entire ecosystem. But the final document says it is still possible to save the tropical forests and the ecosystem as well as the indigenous peoples, also through the use of advanced science and technologies.

The synod is a consultative body and its proposals are considered as recommendations to the pope. He will decide how best to use them. Speaking at the end of the synod, Pope Francis gave instructions for the text and the votes to be published and announced his intention to issue an apostolic exhortation based on the synod’s conclusions before the end of the year.

He praised the media for its work of reporting the synod but appealed to them not to merely focus on “the disciplinary questions”—alluding to the ordination of married men, but to make known the wider and more important issues that were central to the synod’s discussion: its ecological, cultural, social and pastoral dimensions.

Pope Francis also noted in his remarks that the role of women in the Amazonian church had been highlighted at the synod, and he said “we were listening” to the discussions in the synod about women deacons.

The final document says in “a large number” of the consultations carried out in the Amazon, “the permanent diaconate for women was requested,” adding that the theme was important during the synod. Then, referring to the Study Commission on the Diaconate of Women that Pope Francis established in 2016, which “arrived at a partial result based on what the reality of the diaconate of women was like in the early centuries of the Church and its implications for today,” the final document expresses the desire of the synod “to share our experiences and reflections with the Commission and await its results” (103).

“We still haven’t realized what women mean to the church. We are just thinking about the functional side. But the role of the woman in the church goes far beyond what she can do.”

This paragraph received the support of 137 bishops, with 30 against.

In his remarks, Pope Francis told the synod participants, “I have accepted your challenge” to reconvene the papal commission on the diaconate of women, perhaps “with new members,” in order to continue studying “how the permanent diaconate worked in the early church.”

“We still haven’t realized what women mean to the church. We are just thinking about the functional side,” he added. “But the role of the woman in the church goes far beyond what she can do.”

In the final document’s section on “new paths” for a “synodal conversion,” the synod says it is “urgent” for the church in the Amazon “to promote and confer ministries for men and women in an equitable manner” (95).

There are many specific proposals that are destined to have a long-term impact on the church and peoples in the region. Among them is the significant proposal for the creation of “a liturgical rite for the indigenous peoples of the Amazon”—otherwise referred to as “an Amazonian rite,” in addition to the 23 different rites that already exist in the Catholic Church (116-119).

Concerning the possibility of ordaining married men from the church communities in Amazonia to the priesthood, the synod noted that many of these communities rarely have the Eucharist, even going for a year or more without it because of the shortage of priests. The synod proposed the establishment of criteria to ordain “men of the community, who have had a fruitful permanent diaconate and [who have received] an adequate formation for the priesthood, having a legitimately constituted and stable family, to sustain the life of the Christian community through the preaching of the Word and the celebration of the sacraments in the most remote areas of the Amazon region.” It added that, “in this regard, some [synod fathers] were in favor of a more universal approach to the subject.”

The synod advocates the creation of “special ministries for the care of ‘our common home’ and the promotion of integral ecology at the parish level and in each ecclesiastical jurisdiction”

The synod also proposed that the church in Amazonia create a “socio-environmental and pastoral office to support the struggle in defense of life. To carry out a diagnosis of the territory and its socio-environmental conflicts in each local and regional church, in order to be able to take positions, to make decisions and defend the rights of the most vulnerable…. And to establish an office for Amazonia in the Vatican Dicastery for the Service of Integral Human Development” (85).

The synod advocates the creation of “special ministries for the care of ‘our common home’ and the promotion of integral ecology at the parish level and in each ecclesiastical jurisdiction” (82). It calls for greater pastoral effort to assist migrants in the region, also across national borders, with special attention to countering human trafficking and violence against women. It urges greater dialogue to build bridges with other Christian communities and encouraged inter-religious dialogue. It also calls for the church to be close to and accompany young indigenous people, noting their high suicide rate and the high percentage of them who are criminalized and incarcerated.

The synod document supports the church in the Amazon in making the laity “privileged actors” for building a society of justice and solidarity in the care of “our common home” (93) and says, in the absence of priests, the bishop may entrust the pastoral care of a community to a lay person “with an official mandate through a ritual act” (96). It calls on the Amazon church to promote “the permanent diaconate” as a matter of urgency.

It proposes the creation of “regional synodal structures in the Amazon church” which would be transnational since nine countries are involved (112-113). It also proposes the creation of “an episcopal organism that promotes synodality among the churches of the region” (115). It calls for the establishment of “an Amazon Catholic university” (114) and advocates “new paths” in urban pastoral ministry (34). The document calls on the church in the region “to distance itself from the new colonizing powers by listening to the Amazonian peoples and transparently exercising its prophetic activity” (15). It also pays tribute to “the martyrs” of the region not only in the past but also today as they work for an “integral ecology” (15).

The 33-page final document is divided into five chapters on Amazonia under the following headings: From Listening to Integral Conversion; New Paths of Pastoral Conversion; New Paths of Cultural Conversion; New Paths of Ecological Conversion; New Paths of Synodal Conversion.

Cardinal Michael Czerny, S.J., presenting the text at a Vatican press briefing on Oct. 26, underlined its call for four “conversions” because, he said, without these conversions there are “no new paths” and “no real change.”

“With the Amazon burning,” he said, “many more people are realizing that things have to change. We cannot keep repeating old responses to urgent problems and expect to get better results.”

Referring to the urgent need for an ecological conversion at the personal, communitarian and societal level, he said the ecological crisis is so deep that if we don’t change, “we’re not going to make it.”

[Explore America’s in-depth coverage of Pope Francis.]


Deja un comentario

América Latina: exigencias en la ayuda a los bebés.

América Latina debe proteger la maternidad con leyes

UNICEF/Giacomo Pirozzi
Los bebés que son amamantados tienen en promedio un coeficiente intelectual 2,6 puntos mayor que los bebés que no.

1 Agosto 2019

Una licencia de maternidad justa y suficiente, tiempo para amamantar después de regresar al trabajo y el apoyo del sistema de salud son tres requisitos esenciales para garantizar la salud y el desarrollo de los bebés de la región.

La Organización Panamericana de la Salud ha pedido a los Estados de América Latina que garanticen por ley el tiempo y el apoyo suficiente a las madres para amamantar a sus hijos.

Eso incluye una licencia de maternidad suficiente y remunerada. También que, tras reincorporarse al trabajo, disfruten de las necesarias pausas para amamantar.

El llamado se hace durante la Semana Mundial de la Lactancia Materna, que se celebra anualmente del 1 al 7 de agosto y que este año 2019 busca c concienciar sobre la necesidad de apoyar a los padres y madres y de garantizarles un entorno favorable para la lactancia materna..

Instrumentos que no se implementan

Actualmente sólo tres países de las Américas otorgan a las madres que trabajan una licencia de maternidad remunerada de al menos 18 semanas, y ocho de al menos 14 semanas.

El Convenio 183 de la Organización Internacional del Trabajo y la Recomendación sobre la protección de la maternidaddel año 2000, establecen que las madres deben tener al menos 14 semanas, y los Gobiernos deben intentar extenderla al menos a 18. Estos instrumentos establecen además que, al reincorporarse al trabajo, las madres deben tener dos pausas de 30 minutos al día para amamantar, y que debe haber un espacio para hacerlo en el lugar de trabajo o cerca de este.

“La maternidad es un momento de especial vulnerabilidad para las mujeres que trabajan y sus familias. Es vital que las mujeres estén protegidas por la ley durante el embarazo y la lactancia para que dispongan del tiempo adecuado para dar a luz, recuperarse y amamantar a sus hijos”, señaló el doctor Anselm Hennis, director del Departamento de Enfermedades no Transmisibles y Salud Mental de la OPS.

La maternidad es un momento de especial vulnerabilidad para las mujeres que trabajan y sus familias.

Según el experto, la licencia de maternidad con goce de sueldo lleva a un período de lactancia más largo y a mejor estado de salud y bienestar tanto para la madre como para el niño. Las mujeres a las que solo se les da una licencia de maternidad corta (de seis semanas o menos) son cuatro veces más propensas a no amamantar o a dejar de amamantar más temprano.

“Muchos países de la región cuentan, en sus leyes laborales, con disposiciones sobre la maternidad y la lactancia materna para las madres que trabajan, pero pocas de estas disposiciones son lo suficientemente ambiciosas como para asegurar que las mujeres y los niños reciban el apoyo adecuado. Este tema tiene que ver fundamentalmente con la igualdad, ya que las mujeres que no están protegidas se enfrentan a un dilema muy difícil: la estabilidad económica o la salud de su hijo”, asegura Rubén Grajeda, asesor regional la OPS.

Beneficios de la lactancia

En la Región de las Américas, el 54% de los bebés son amamantados en la primera hora de vida y el 38% reciben lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de edad como recomienda la Organización Mundial de la Salud.

Sin embargo, los datos varían significativamente de un país a otro: la lactancia materna de inicio temprano (en la primera hora de vida) va desde el 38,1% en la República Dominicana hasta el 76,5% en Uruguay. La lactancia materna exclusiva durante seis meses varía del 2,8% en Suriname y el 68,4% en Perú.

La lactancia materna tiene una gran variedad de beneficios tanto para la madre como para el niño. En los niños pequeños, cubre todas sus necesidades nutricionales e inmunológicas; protege contra las enfermedades y la muerte por diarrea e infecciones respiratorias; y reduce el riesgo de defectos en la mordida, así como de la obesidad y la diabetes.

La lactancia materna también contribuye al desarrollo cognitivo: los bebés que son amamantados tienen en promedio un coeficiente intelectual 2,6 puntos mayor que los bebés que no.

Asimismo, las mujeres que amamantan a sus bebés también tienen un menor riesgo de cáncer de mama y de ovarios, embarazos más espaciados y menor riesgo de diabetes y obesidad.

Se estima que la lactancia materna universal podría evitar 823.000 muertes anuales en niños menores de 5 años y 20.000 de mujeres por cáncer de mama.


Deja un comentario

La economía en América Latina en 2019. Preocupación en Nicaragua, Venezuela y Argentina (CEPAL)

Venezuela, Nicaragua y Argentina, las tres economías de América Latina que caen en 2019

ACNUR / Gabo Morales
Johnny José Gonzalez es un refugiado venezolano y trabaja en los almacenes de DOXS Logistica en Guarulhos, en el área metropolitana de Sao Paulo.

31 Julio 2019

La región en su conjunto crecerá un 0,5%, aunque la desaceleración es generalizada, manteniendo así la trayectoria descendente de años anteriores debida a la incertidumbre del contexto internacional y al debilitamiento de la inversión, las exportaciones y el consumo. Pese a ello, República Dominicana, Panamá, Guyana y Bolivia registrarán un firme crecimiento.

La economía de Venezuela caerá un 23% en 2019; la de Nicaragua, un 5%; y la de Argentina, un 1,8%: lo que las convierte en las tres únicas de la región de América Latina y el Caribe que registrarán una contracción, según las previsiones del último estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), publicado este miércoles.

Por su parte, la economía de Dominica crecerá un 9,9%; la República Dominicana, un 5,5%; la de Panamá, un 4,9%; la de Guyana, un 4,6%; y la de Bolivia, un 4%.

La región en su conjunto crecerá un 0,5%, cuatro décimas por debajo de lo que registró en 2018, manteniendo de esta forma la trayectoria descendiente que ya había anotado desde 2013. Pero a diferencia de años anteriores, en 2019 la desaceleración será generalizada y afectará a 21 de los 33 países.

En promedio, el Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2019 señala que se espera que América del Sur crezca 0,2%, América Central 2,9% y el Caribe 2,1%.

Este comportamiento se debe, en parte, a los efectos del debilitamiento de la economía mundial, que ha creado un contexto internacional desfavorable para América Latina y el Caribe; y en parte, al poco dinamismo interno de la inversión y las exportaciones, así como a la caída del gasto público y del consumo privado.

El crecimiento de la economía mundial se estima que será del 2,6% en 2019, cuatro décimas por debajo del registrado en 2018, y con una desaceleración mayor en las economías desarrolladas que en aquellas en desarrollo.

“La región enfrenta un contexto externo con mayores incertidumbres y complejidades crecientes: menor dinamismo de la actividad económica mundial y del comercio global; mayor volatilidad y fragilidad financiera; cuestionamientos al sistema multilateral y un aumento en las tensiones geopolíticas”, señaló la responsable de la CEPAL, Alicia Bárcena, al presentar el documento.

Bárcena explicó que el promedio del 0,5% de crecimiento de la región está, no obstante, muy influenciado por las grandes economías de la región como México, Venezuela y Brasil, que tienen un gran peso.

Con respecto a Venezuela, además, indicó también el gran peso que las sanciones de Estados Unidos están teniendo sobre el país.

Salarios insuficientes y deterioro del empleo

En el desempeño interno, el estudio destaca que, a nivel regional, los salarios no contribuyen a fortalecer el poder adquisitivo de los hogares. En 2018 prevalecieron políticas orientadas a atenuar los incrementos de los salarios mínimos y en la mediana de los 21 países de los que se cuenta con información estos se elevaron en un 0,8% en términos reales, lo que representa la menor tasa de la década.

Además, desde 2014, la calidad del empleo se ha deteriorado, revirtiéndose así parte de los avances en las condiciones laborales alcanzados a partir de mediados de la década de 2000.

Por ejemplo, entre 2013 y 2017 en la región en su conjunto la proporción de la población en edad de trabajar que se encuentra ocupada (la tasa de ocupación) disminuyó del 58,1% al 57,1%, y la tasa de desocupación urbana aumentó del 7,1% al 9,3%.

A su vez, se registró un deterioro en la composición del empleo, ya que en un contexto de bajo crecimiento económico fue escasa la demanda laboral de las empresas privadas y del sector público.

Dado que este bajo dinamismo resultó claramente insuficiente para satisfacer las necesidades de ingresos de muchos hogares, se expandió el trabajo en otras categorías de ocupación, de peor calidad media, sobre todo el trabajo por cuenta propia.

Si bien este concepto comprende una gran variedad de condiciones laborales, específicamente en un contexto de baja generación de empleo asalariado la mayor parte de este tipo de trabajo se caracteriza por sus ingresos bajos y fluctuantes y por condiciones de trabajo precarias.

Entre 2013 y 2017 el trabajo por cuenta propia se expandió un 2,8% por año, por lo que en este período no solo disminuyó la tasa de ocupación sino también la calidad del empleo.

Políticas macroeconómicas

El espacio para la política macroeconómica se ha visto reducido por la contracción del apartado fiscal con que cuentan los países de la región y las dificultades que enfrentan algunos para sostener políticas monetarias expansivas.

El espacio fiscal se ha visto restringido por niveles de ingresos insuficientes para cubrir el gasto, lo que deriva en déficits y en un incremento en el endeudamiento en los últimos años.

Reducir la evasión y gravar la economía digital

Ante esta situación, la CEPAL hace una serie de recomendaciones y destaca que se requiere expandir el espacio de políticas para hacer frente a la desaceleración y contribuir al crecimiento económico, con medidas tanto en el área fiscal, como en la monetaria y relacionadas con la inversión y la productividad.

En materia fiscal se necesita reducir la evasión tributaria y los llamados flujos financieros ilícitos, que se refieren a las manufacturas que salen a un precio de la región y llegan a otros países a un precio más elevado, según explicó Bárcenas en rueda de prensa.

También es necesario impulsar la adopción de impuestos a la economía digitalmedioambientales y relacionados a la salud pública, y reevaluar los gastos tributarios para alinearlos hacia la inversión productiva.

En el área monetaria, se necesita promover el crecimiento económico sin comprometer la estabilidad cambiaria y de precios, mientras que en materia de inversión y productividad es imprescindible elevar la participación de los sectores intensivos en conocimientos en la estructura productiva, por medio de un papel más activo de la inversión pública y privada; reorientar las inversiones hacia los sectores de mayor dinamismo; y adoptar políticas de estímulo que tengan impactos en términos de innovación, aprendizaje y empleos de calidad.

Lista completa del comportamiento de la economía en la región:

  • Antigua y Barbuda 5,9%
  • Argentina -1,8%
  • Bolivia 4,0%
  • Bahamas 2,2%
  • Barbados 0,1%
  • Belice 2,1%
  • Brasil 0,8%
  • Chile 28%
  • Colombia 3,1%
  • Costa Rica 2,5%
  • Cuba 0,5%
  • Dominica 9,9%
  • Ecuador 0,2%
  • El Salvador 2,3%
  • Granada 3,3%
  • Guatemala 2,9%
  • Guyana 4,6%
  • Haití 0,9%
  • Honduras 3,5%
  • Jamaica 1,9%
  • México 1,0%
  • Nicaragua -5,0%
  • Panamá 4,9%
  • Paraguay 1,6%
  • Perú 3,2
  • República Dominicana 5,5%
  • Saint Kitts y Nevis 3,1%
  • San Vicente y las Granadinas 2,5%
  • Santa Lucía 2,0%
  • Suriname 2,1%
  • Trinidad y Tabago 1,6%
  • Uruguay 0,3%
  • Venezuela -23,0%


Deja un comentario

Matrimonios infantiles. Causas en América latina

ACNUR / Roberto Carlos Sánchez
En América Latina, el 5% de las niñas se casa antes de cumplir los 15 años.

10 Julio 2019

Un nuevo estudio del Fondo de Población y la organización Plan internacional analiza las causas profundas que empujan a las niñas y jóvenes al matrimonio infantil y las llamadas uniones infantiles y forzadas en América Latina. Las normas de género establecidas desde sus propias familias, la doble moral sexual y el control de la sexualidad de las niñas, entre otras expresiones de desigualdad de género, las obliga a entrar en este tipo de relaciones.

América Latina es la única región del mundo donde no se han registrado descensos significativos en los últimos diez años en medidas contra el matrimonio infantil y las uniones tempranas. En toda la región en 2017, el 23% de las mujeres de 20 a 24 años ya había estado casada o en unión a los 18 años, y el 5% a los 15 años.

Un nuevo estudio del Fondo de Población y la ONG Plan internacional hecho en Bolivia, Brasil, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Perú, República Dominicana y Guatemala analiza cualitativamente algunas de las causas que impulsan a las niñas y jóvenes a las uniones y matrimonios tempranos, y asegura que las normativas y la desigualdad de género están al centro de la problemática.

1. Para escapar de la violencia

De acuerdo con el informe, muchas veces las niñas ingresan en uniones tempranas o se casan para escapar del abuso y la violencia en sus casas, pero a menudo terminan enfrentándose a la violencia, el abuso y el control de sus parejas, que muchas veces no les permiten trabajar, estudiar o salir solas. Un crimen que además puede llegar a considerarse aceptado socialmente y no es reportado a las autoridades.

“Los casos que se podrían calificar claramente de abuso físico o sexual de menores bajo la ley no se presentan judicialmente, como tampoco sucede con aquellos de violencia contra la infancia o la violencia de pareja. El sexo con niñas es consentido o tolerado por la comunidad. Los propios hombres declararon que usan la violencia y el control con sus esposas adolescentes, y que dominan en la toma de decisiones”, se lee en el documento.

2. Para huir de la pobreza

Las niñas también establecen uniones como una estrategia para escapar de la pobreza, pero pierden su autonomía económica en el proceso.

Varias encuestadas declararon haberse ofrecido voluntariamente para el matrimonio y las uniones infantiles con el fin de evitar que sus familias tengan una boca más que alimentar, sintiendo que así podrían ayudar mejor a sus madres.

Sin embargo, las niñas atrapadas en este tipo de relaciones generalmente no cuentan con autonomía en materia económica, ya sea por falta de escolaridad o por el rol de cuidado infantil que cumplen.

OPS
Una joven indígena embarazada busca ayuda en el albergue maternal del hospital de San Lorenzo, Datem del Marañón, Perú

3. Por la doble moral sexual

De acuerdo con el estudio, las normas de género definen lo que las niñas pueden y no pueden hacer, antes y dentro de las uniones.

Desde la primera infancia se les inculca normas de género no equitativas. Los niños son más valorados y se les da más libertades, mientras que las niñas deben equilibrar las tareas domésticas con la escolarización.

Los padres que temen que sus hijas puedan ser sexualmente activas responden limitándoles la movilidad y sus interacciones con niños y hombres, en lugar de brindar educación sexual.

Una doble moral sexual y el control de la sexualidad de las niñas las obliga a entrar en uniones tempranas.

“Los padres que temen que sus hijas puedan ser sexualmente activas responden limitándoles la movilidad y sus interacciones con niños y hombres, en lugar de brindar educación sexual o alentar la toma de decisiones de ellas. Las niñas idealizan el amor romántico, pero carecen de autonomía para decidir cuándo y bajo qué circunstancias mantener relaciones sexuales, y dialogar sobre sexo se considera algo vergonzoso. Los padres que descubren que sus hijas tienen relaciones sexuales presionan a los compañeros masculinos para que se casen con sus hijas, y así salvar el honor de la familia”, describe el informe.

En general las uniones tempranas se convierten en un reflejo de opiniones adultas sobre la sexualidad de los adolescentes y sobre cómo esta se debe gestionar y sancionar. El hecho de no educar a los jóvenes sobre el sexo y la sexualidad y no proteger a las niñas del sexo coaccionado y del embarazo no deseado, refleja valores patriarcales y discriminatorios

4. Por las normas masculinas dominantes

El hecho de que las normas masculinas dominantes empujen a los hombres a unirse a las jóvenes refuerza las ventajas de poder que estos tienen en el matrimonio infantil.

Según el Fondo de Población, las niñas afrontan roles injustos de género en la unión, a veces carecen de derechos y libertades básicas, como vestirse con ropa específica o salir de sus propias casas sin permiso.

Además, existen grandes disparidades entre los hombres y las adolescentes que exacerban las desigualdades de género.

“Los hombres también se sienten validados –especialmente por otros hombres– en el matrimonio con niñas. Muchas niñas y sus parejas en los ocho países de estudio ven que los ‘verdaderos hombres’ son los que tienen dinero, pueden ayudarlas económicamente y tienen medios de transporte”, dicen los expertos.

UNICEF/Giuseppe Imperato
Los países donde las mujeres tienen derecho a interrumpir un embarazo no deseado y a todos los métodos anticonceptivos tienen las tasas más bajas de aborto.

5. Por sus propios padres

El informe recalca que los padres y las madres a menudo consienten el matrimonio o las uniones tempranas de sus hijas.

“La toma de decisiones por parte de padres y madres es indiscutible, ya que el embarazo en la adolescencia y el matrimonio y unión temprano y forzado se considera un asunto familiar privado”, se lee en el reporte, que asegura que, en algunos contextos, las uniones son hasta organizadas por el padre de la niña y las autoridades de la comunidad”, describe.
A  pesar de esto, entre los encuestados si hay madres y padres que luchan arduamente por evitar que sus hijas queden atrapadas en este tipo de relación.

6. Por la falta de educación

A menudo las normas de género estipulan que la escuela es más importante para los niños que para las niñas, ya que éstas tienen “menos probabilidades de realizar un trabajo futuro que les exija una educación”.

Además, las tareas domésticas de las niñas compiten con su escolarización, aunque en el caso de las zonas rurales, tanto las niñas como los niños abandonan la escuela por el trabajo agrícola.

Otro factor es que a pesar de que hay leyes que garantizan el derecho de las niñas embarazadas a asistir a la escuela, muchas veces son expulsadas o retiradas al ser consideradas un “ejemplo vergonzoso” para otras jóvenes.

Asimismo, el acceso a la información y a servicios de salud sexual y reproductiva en los países del estudio es extremadamente limitado. A pesar de que el embarazo adolescente es cada vez más reconocido como un problema que requiere una acción estatal, las medidas puestas en marcha en materia de educación sexual no han sido suficientes para mejorar las opciones de vida de las niñas.

“El acceso de las niñas a la anticoncepción es extremadamente limitado. Los protocolos son inconsistentes y no hay suficientes proveedores de atención médica capacitados, particularmente para adolescentes muy jóvenes. Los niños y los hombres están también desatendidos en lo que respecta a la divulgación sobre salud sexual y reproductiva, y no consideran que la prevención del embarazo o la crianza sean su responsabilidad. Una vez que quedan embarazadas, las niñas casi no tienen acceso a servicios médicos ni a un aborto seguro en los lugares donde es legal”, asegura la investigación.

Además, la educación sexual es pobre, algo refleja normas culturales y temores sobre la sexualidad. Incluso cuando los Ministerios de Educación exigen que se dicte este tipo de educación en las escuelas, los presupuestos para entrenar a los maestros no se asignan, o los mismos docentes son reacios a enseñarla creyendo erróneamente que esto estimulará la actividad sexual.

Muchos padres y madres se oponen a la educación sexual por la misma razón, a pesar de las decenas de miles jóvenes y niñas que dan a luz en todos los países del estudio.

Banco Mundial/Charlotte Kesl
Hay contenidos de la educación y la pedagogía que hacen que muchas chicas no se sientan en confianza para hacer estudios de ciencias y matemáticas.

7. Por leyes débiles

Cambios legislativos recientes han elevado la edad mínima para el matrimonio a los 18 años o más, conforme a los acuerdos internacionales de los cuales hacen parte la mayoría de los países de la región.

Sin embargo, las leyes a menudo establecen excepciones en las que padres, madres, tutores, jueces o juezas pueden permitir el matrimonio antes de los 18 años, y su implementación y cumplimiento siguen siendo débiles y permiten estrategias para evitarlas.

Las uniones informales permanecen a menudo fuera del ámbito administrativo de las agencias gubernamentales, creando grandes vacíos para evitar tanto las sanciones oficiales como los servicios de apoyo.

“Las uniones informales permanecen a menudo fuera del ámbito administrativo de las agencias gubernamentales, creando grandes vacíos para evitar tanto las sanciones oficiales como los servicios de apoyo”, dice el estudio.

Los investigadores encontraron que en general los profesionales jurídicos no están relacionados con el tema y las autoridades políticas o líderes de la comunidad lo ven como un asunto “privado”. Además, poco se hace para prevenir el matrimonio infantil, sólo hay sanciones para aquellos que ya están en las uniones.

“Los gobiernos no están actuando con suficientemente determinación para prevenir o responder al abuso sexual infantil, la violación y otras formas de violencia de género (…)En muchos entornos, los/as menores no pueden por sí mismos/as buscar protección del gobierno y las leyes. Y en la mayoría de los entornos, no hay coordinación entre los servicios de salud y el sistema judicial en casos de violación”, asegura el informe.

Según el Fondo de Población  y el Plan Internacional, ninguno de los países en el estudio documentó sistemas efectivos de protección social o de seguridad para niñas, incluyendo mecanismos para ayudarlas a acceder al apoyo para los hijos nacidos de sus parejas.

Recomendaciones

El estudio propone varias recomendaciones a los países para combatir este flagelo entre las que se encuentran:

  • Trabajar para cambiar las normas comunitarias sobre el potencial y los roles de las niñas en la vida
  • Fortalecer las voces de las niñas como agentes de cambio para que ellas hablen por sí mismas y por los demás y expresen su opinión en contra del matrimonio infantil
  • Involucrar a los medios de comunicación para abordar, contrarrestar y transformar las normas que dan forma a los roles de género tradicionales y limitan las oportunidades de las niñas
  • Trabajar con líderes comunitarios para reducir la tolerancia social a estas uniones
  • Permitir y alentar a las niñas a completar la escuela secundaria, y fortalecer los sistemas educativos que lo hacen posible
  • Incluir medidas que aborden la pobreza e incentivos económicos
  •  Fortalecer las oportunidades de autonomía económica de las niñas, fomentar la solidaridad intergeneracional y fortalecer a las familias, brindándoles a padres y madres las habilidades y la información para implicarse y proteger a sus hijos
  •  Ampliar el acceso equitativo a servicios de salud sexual y reproductiva de calidad, asequibles, sensibles al género, y adaptados a las necesidades de adolescentes y jóvenes
  • Desarrollar y hacer cumplir un sólido marco legal en contra del matrimonio infantil que armonice las leyes pertinentes

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a 


Deja un comentario

Matrimonio infantil también en América Latina. Qué hacer.

El matrimonio infantil no sólo afecta a las niñas

UNICEF/Kiran Panday
Adolescentes en Nepal realizan una dramatización del matrimonio infantil.

6 Junio 2019

El matrimonio infantil no solo se roba la infancia de niñas alrededor del mundo, pero también la de niños, ya que les obliga a asumir responsabilidades de adultos para las cuales no están listos. Nicaragua es el país de América Latina con la mayor prevalencia de este fenómeno.

Aproximadamente 115 millones de niños y hombres en todo el mundo se casaron siendo niños, reveló el Fondo de la ONU para la Infancia este viernes en su primer análisis en profundidad sobre el matrimonio infantil masculino.

De esa cifra, 1 de cada 5, o 23 millones, se casaron antes de cumplir los 15 años, asegura UNICEF.

“El matrimonio se roba la infancia. Los niños se ven obligados a asumir responsabilidades de adultos para las cuales pueden no estar listos. El matrimonio prematuro trae la paternidad temprana y, con ello, aumenta la presión para mantener a una familia, reduciendo las oportunidades educativas y laborales “, aseguró en un comunicado la directora de UNICEF, Henrietta Fore.

“El matrimonio se roba la infancia. Los niños se ven obligados a asumir responsabilidades de adultos para las cuales pueden no estar listos”.

El estudio utilizó datos de 82 países y revela que el matrimonio infantil entre los niños sigue existiendo en África subsahariana, América Latina y el Caribe, Asia meridional, Asia oriental y el Pacífico.

La República Centroafricana es el país con mayor prevalencia (28%), seguida de Nicaragua (19%) y Madagascar (13%).

Las nuevas estimaciones elevan el número de matrimonios infantiles de ambos sexos a 765 millones. Las niñas permanecen desproporcionadamente afectadas, con 1 de cada 5 mujeres jóvenes de 20 a 24 años de edad que se casaron antes de cumplir 18 años, en comparación con 1 de cada 30 hombres jóvenes.

De los niños se sabe menos

Si bien la prevalencia, las causas y el impacto del matrimonio infantil entre las niñas se han estudiado ampliamente, existe poca investigación sobre el matrimonio infantil entre los niños. Sin embargo, los niños con mayor riesgo de ser obligados a casarse provienen de los hogares más pobres, viven en áreas rurales y tienen poca o ninguna educación.

“Al conmemorar el 30 aniversario de la adopción de la Convención sobre los Derechos del Niño, debemos recordar que casarse con niños y niñas va en contra de los derechos consagrados en la Convención. A través de una mayor investigación, inversión y empoderamiento, podemos poner fin a esta violación”, concluyó Fore.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

NOTICIAS RELACIONADAS CON EL TEMA

Romper el silencio, la clave para acabar con el matrimonio infantil en América Latina

Si no se logra detener la tendencia actual, al menos 20 millones de niñas en la región se habrán casado para el año 2030. La ONU ha puesto en marcha un plan con cuatro frentes para detener un problema que frena el desarrollo personal de las niñas, principalmente las de estratos más pobres, las que viven en el campo o las que son indígenas.

Durante la última década se impidieron veinticinco millones de matrimonios infantiles

UNICEF recuerda que esta práctica impide desarrollar el potencial de las niñas e hizo un llamado mundial a redoblar los esfuerzos para evitarla y que millones de niñas pierdan su infancia.


Deja un comentario

Mensaje del Papa a la asamblea plenaria del CELAM

CELAM. Asamblea GeneralCELAM. Asamblea General  (AFP or licensors)

Papa a Obispos CELAM: les anima responder a los retos del continente

Esta semana ha comenzado la XXXVII Asamblea General Ordinaria del CELAM en Tegucigalpa, Honduras, que ha reunido a representantes de 22 conferencias episcopales del continente

Ciudad del Vaticano

La sesión inaugural fue dirigida por el presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano CELAM, Cardenal Rubén Salazar Gómez, que inició su intervención con una oración en la imploró la presencia del Espíritu Santo para discernir con claridad frente a las actividades y propuestas que harán parte de la agenda de la Asamblea.

El mensaje del Papa

Posteriormente compartió con los asistentes, el saludo del Santo Padre enviado a través del Secretario de Estado Vaticano Cardenal Pietro Parolín. En la misiva el Santo Padre invitó a los miembros de la Asamblea a poner la mirada en Dios y en los pueblos de América Latina y el Caribe; con miras a la elección de una nueva presidencia del CELAM que, como organismo de comunión eclesial, debe colaborar con los pastores para que animen y sostengan con un espíritu renovado, su misión dando respuesta a los retos del continente; por lo que asegura sus oraciones por las sesiones de la Asamblea y confía su desarrollo a la protección maternal de la Virgen María.

Compartir la realidad define retos para la Iglesia: Nuncio Apostólico

Por su parte el hasta ahora Nuncio Apostólico de su santidad en Honduras, Monseñor Novatus Rugambwa afirmó que ante los desafíos de la realidad, la acción de la Iglesia debe ser visible, tangible y eficaz en la vida pública, por lo que alentó a la asamblea a efectuar un análisis de la realidad de América Latina y a compartir las realidades nacionales y regionales; porque esto permite asumir desafíos y revelar muchos elementos que dan cuenta de la presencia de Dios en las Iglesias locales lo que recuerda a la Iglesia la necesidad de actuar en conjunto. “Que nunca falte la valentía, los métodos y medios para guiar proféticamente el pueblo de Dios en la dirección indicada que no es otra sino la del encuentro con Jesucristo lo que se convierte en la principal tarea de la Iglesia”. Indicó.

Las palabras de los anfitriones

A su turno el Presidente de la Conferencia Episcopal de Honduras Monseñor Ángel Garachana Pérez, invitó a los miembros de la Asamblea a sentirse en familia, porque para la Iglesia hondureña es un regalo contar con la presencia del CELAM y confía en que este encuentro ayudará a ampliar los horizontes eclesiales para dinamizar el proceso de conversión espiritual, pastoral e institucional que actualmente vive la Iglesia de América Latina y el Caribe.

Y el Arzobispo de Tegucigalpa, Cardenal Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, recordó que ante los ataques concretos a la figura del San Padre, el CELAM, tiene una deuda de amor y gratitud y al respecto debe ofrecer una palabra para aquellos que no tienen amor porque no tienen fe, ilusión y esperanza. Así mismo invitó a la Asamblea a sentir y disfrutar la hospitalidad de Honduras y Tegucigalpa, cuyos nombres explicó con un breve relato de carácter histórico.

Finalmente, el Secretario General Adjunto del CELAM, Monseñor Francisco Niño Súa, leyó ante los miembros de la Asamblea los estatutos que se emplearán en las diferentes sesiones de la Asamblea.

Conferencia de prensa

Mons. Carlos María Colazzi, primer vicepresidente del CELAM preguntado sobre qué hace la Iglesia para luchar contra la corrupción, respondió: “la persona humana corrompe el proyecto de Dios y se corrompe a sí misma. El esclarecimiento de la verdad nos hace libres. Con el pecado perdemos el esplendor de la verdad que hay en cada persona”.

Mons. Juan Espinoza Jiménez, Secretario General del CELAM, de México fue cuestionado sobre el tema de las migraciones. El Obispo afirmó que el tema de las migraciones es una realidad que está ocurriendo en toda América Latina. Por ejemplo: Centro América migra hacia Estados Unidos. Venezuela hacia Brasil, Argentina, Ecuador. Haití hacia Chile. La Iglesia Católica junto con otras instituciones trabajan en red para ayudar a los miles de personas que migran buscando un mejor futuro o huyendo de la violencia y amenazas en sus países de origen. Añadió: “es un problema grande y detrás de él hay muchos intereses egoístas que añaden sufrimiento a las personas”.