Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Oración especial en el Vaticano por Sudán y el Congo.

23 de noviembre: el Papa presidirá la Celebración por la paz en Sudán del Sur y R. D. del Congo

 

 

La Prefectura de la Casa Pontificia, dio a conocer que el Papa Francisco presidirá la Celebración de oración por la paz en Sudán del Sur y la República Democrática del Congo.

El jueves 23 de noviembre de 2017, a las 5.30 de la tarde, en el altar de la Cátedra de la Basílica de San Pedro, el Santo Padre presidirá una celebración de oración por la paz en Sudán del Sur y en la República Democrática del Congo. Han sido numerosos los llamamientos que el Pontífice ha lanzado en favor de estos dos países durante su pontificado. Recientemente la FAO ha comunicado que, alrededor de 30 mil personas en Sudán del Sur han recibido el kit para el cultivo hortofrutícola financiados por una donación del Papa Francisco. Ya el pasado mes de febrero, a la hora del rezo del Ángelus dominical, el Obispo de Roma había lanzado un llamamiento por la paz en la República Democrática del Congo, afectada por la violencia y elevaba sus oraciones por toda las poblaciones que también en otras partes del continente africano y del mundo sufren a causa de la violencia y de la guerra.

Anuncios


Deja un comentario

Congo: crisis política. Para cuándo las elecciones?

CONGO RD – Elecciones pospuestas al 2019; la oposición propone: “los Obispos nombren a un presidente de transición”

sábado, 28 octubre 2017política   elecciones   obispos  

Kinshasa (Agenzia Fides) – “El diálogo del Centro Inter-Diocesano no ha muerto. Con la ayudo de la CENCO (Conferencia Episcopal Nacional del Congo), se puede retomar, para designar al sustituto de Joseph Kabila. Si queremos hablar de un tercer diálogo, es algo totalmente relativo, porque eso sucederá después de Joseph Kabila”, ha dicho el presidente del Grupo de la Oposición, Felix Tshisekedi, después de que el presidente de la Comisión Electoral Nacional Independiente (CENI), Corneille Nangaa, anunciase el pasado 10 de octubre, que se necesitan 504 días para preparar las elecciones presidenciales desde el final del proceso de registro de votantes. “Esto significa que teniendo en cuenta que el registro continuo de votantes actualmente en Kasai terminará a fines de enero de 2018, las elecciones presidenciales, legislativas nacionales y legislativas provinciales, organizadas simultáneamente en un solo día, no serán posibles antes de junio de 2019”, afirma una nota enviada a la Agencia Fides por la Red de Paz para el Congo.
La oposición ha criticado duramente al presidente de la CENI, acusándolo de querer prorrogar por otros dos años el mandato del presidente Kabila que expira el 20 de diciembre de 2016.
Tshisekedi ha dicho que “con estas declaraciones, Joseph Kabila y Corneille Nangaa han declarado la guerra al pueblo congoleño y se han descalificado”. Y como una posible solución a la crisis política, ha propuesto el nombramiento, bajo los auspicios de la CENCO, de un Presidente de la República de Transición, en sustitución de Kabila.
Una vez más, se llama a los obispos a intervenir para tratar de resolver el estancamiento político, esta vez a petición del principal exponente de la oposición. El año pasado intervinieron por invitación del presidente Kabila. Gracias a su mediación, se firmó el 31 de diciembre de 2016, el acuerdo nacional (llamado de San Silvestre), que preveía la formación de un gobierno de unidad nacional que debía preparar las elecciones presidenciales para 2017. El ejecutivo se formó pero no ha participado el grupo de la oposición, y de hecho no ha sido capaz de preparar la votación.
El presidente de la CENI ha motivado los retrasos con la falta de fondos (alrededor de 500 millones de dólares) y del apoyo logístico de la comunidad internacional. Pero el jefa de MONUSCO (Misión de la ONU en la República Democrática del Congo), Maman Sambo Sidikou, ha afirmado a las Naciones Unidas que “la publicación de un calendario electoral realista, la presentación de un presupuesto para la organización de elecciones, la implementación de las medidas para mejorar el clima político y garantizar el respeto de los derechos y las libertades fundamentales son las principales condiciones para avanzar en el proceso político”. Por lo tanto, sería suficiente que el Gobierno y la Comisión Electoral cumplieran con estas condiciones, y la comunidad internacional estaría dispuesta a desbloquear de inmediato los 500 millones solicitados por el Presidente de la CENI e incluso más si fuese necesario. (L.M.) (Agencia Fides 28/10/2017)


Deja un comentario

Congo: alarma sobre el elevado número de desplazados y refugiados.

La ONU alerta sobre el aumento de los desplazamientos en la República Democrática del Congo

En el centro de tránsito de Nchelenge en Chiengi, en la provincia de Luapula en el norte de Zambia, refugiados congoleses reciben comida proporcionada por las autoridades locales y el ACNUR. Foto: ACNUR / Pumla Rulashe

24 de octubre, 2017 — Desde el 2015, el número de desplazados internos en la República Democrática del Congo se ha duplicado hasta alcanzar los 3,9 millones, informó este martes la agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR).

Las provincias de Tanganica, de los Kivus y de Kasai cuentan cada una con más de medio-millón de personas desplazadas.

“Tememos que el desplazamiento en el país siga creciendo, debido a las actividades de las milicias y la violencia causada por conflictos étnicos y políticos”, dijo este martes a la prensa Adrian Edwards, el portavoz del ACNUR en Ginebra.

El flujo masivo de personas representa un riesgo importante para la salud, ya que los desplazados carecen de alimentos, agua y albergue.

ACNUR informó de que más de 700.000 personas que huyeron de la violencia en Kasai en 2016 han regresado. Muchos han encontrado sus hogares en ruina y a sus familiares muertos o desaparecidos. La agencia está coordinando actividades de protección para los desplazados y los retornados en la provincia, y distribuyendo artículos de primera necesidad.

Por su parte, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha clasificado la región de los Kasais como una emergencia de nivel 3, el más alto. “En algunas de las comunidades más afectadas, 9 de cada 10 personas padecen hambre y una de cada dos de manera muy severa”, informó Bettina Luescher, la portavoz del PMA.

“Pese a la gravedad de la situación, la crisis humanitaria en Kasai ha recibido muy poca atención”, lamentó Luescher.

El PMA requiere 27 millones de dólares para asegurar la provisión de alimentos hasta finales de diciembre y 135 millones para responder a las necesidades hasta mediados de 2018.

Además, cerca de 100.000 congoleses se han refugiado en países vecinos en el último año. Más de 5.400 personas permanecen en el centro de tránsito de Kenani, en Zambia, donde reciben ayuda de las autoridades, ACNUR y socios humanitarios.

Según la agencia, se necesitan 236,2 millones de dólares para proporcionar ayuda a los refugiados, desplazados internos y otros grupos vulnerables en la República Democrática del Congo. Hasta la fecha solo una quinta parte ha sido recibida.


Deja un comentario

Congo: crisis política.

Comienza (otra) cuenta atrás en Congo

Por: Mundo Negro – 04/10/2017

Por Gonzalo Gómez y Javier Sánchez Salcedo

 Hoy igual que ayer (hace un año)

Por estas fechas hace un año, República Democrática de Congo estaba al borde de la guerra civil. Pasada la fecha límite para convocar las elecciones presidenciales en el plazo establecido, la oposición se organizaba para sacar a la gente a las calles y echar por la fuerza a Joseph Kabila, cuya nula predisposición para respetar el mandato constitucional de abandonar el poder en el plazo correspondiente estaba ya más que confirmada. El Gobierno reprimía con dureza la disidencia en las calles y se estaban produciendo asesinatos que anticipaban una más que probable masacre. En este contexto, la Conferencia Episcopal de República Democrática de Congo participaba para conseguir un acuerdo pacífico que permitiera una salida pacífica del Gobierno y la convocatoria de elecciones. Finalmente, el Acuerdo de San Silvestre, auspiciado por la Iglesia congoleña y aceptado por una buena parte de la oposición y el Gobierno, logró calmar los ánimos en base a un plan de un año de transición en el que Kabila seguiría gobernando en paz pero comprometido a convocar nuevas elecciones sin presentarse como candidato. Pues bien, octubre llegó y el plazo de 90 días que marca la Constitución para convocar comicios antes del fin del término presidencial ha sido de nuevo quebrantado.

Para contar cómo está la situación y compartir la visión de la Iglesia, el congoleño Robert Minani ha mantenido un encuentro con varios medios, entre ellos Mundo Negro, en la sede de la Fundación Entreculturas. Minani coordina el sector social de los jesuitas en África, tiene un marcado perfil político y destaca por su trabajo diplomático de alto nivel con Gobiernos africanos. La Iglesia de Congo ha jugado un papel político muy relevante en la reciente historia del país.

 

«La última bala»

«El Acuerdo de San Silvestre fue muy difícil», explica Minani. Por un lado porque Kabila quería a toda costa mantenerse en el poder postergando indefinidamente las elecciones, para lo que alegaba problemas de censo, de seguridad, y todo tipo de excusas. Por su parte, la oposición ya no se creía nada y se mostraba reacia a ofrecer un solo resquicio para que el presidente se aferrara al poder. Sin embargo, estaba constatado que ambas partes se estaban armando y la prioridad era evitar los enfrentamientos. La implicación de la Iglesia para evitar el derramamiento de sangre llegó al más alto nivel e incluso el propio papa Francisco se entrevistó con Kabila para pedirle que convocara nuevas elecciones y dejara el poder. «La entrevista con Francisco era nuestra última bala y fue un encuentro muy tenso», describe el jesuita. Con el acuerdo se consiguió evitar que la violencia latente –porque hablar de paz sería ingenuo– se generalizase, pero ya en el 2017 Kabila y los suyos dejaron claro que no tenían ninguna intención de respetar la palabra dada.

 

Una cortina de humo

Este año, un nuevo conflicto ha aflorado en el centro del país. La región de Kasai, tradicionalmente una zona pacífica, entró en ebullición por los enfrentamientos en los que participaron el ejército y milicias que habrían provocado 3.000 muertos y 1,5 millones de desplazados. Lo que a menudo se explica como un conflicto de poder entre el Gobierno y los jefes tradicionales, confiriéndole un aspecto tribal, para Minani es una cortina de humo: «Ahora sabemos que las milicias fueron contra la población, que reaccionó. Ejército y grupos armados paralelos enviados por el Gobierno causaron la violencia». La Iglesia lo tiene claro, el culpable de este asunto es el Gobierno, que utiliza este nuevo conflicto para «crear confusión y justificarse»; así encuentra motivos para no avanzar en la convocatoria de elecciones. La Conferencia Episcopal Congoleña declaró que un pequeño grupo «había tomado como rehén a todos» y pidió compromiso a la gente para que se implicara. El propio nuncio apostólico viajó a Kasai y a su vuelta calificó al Estado como «depredador de su gente». El Vaticano ha respaldado a la Iglesia local de una manera que, en palabras de Minani, «no suele hacer con tanta contundencia». El conflicto en la región tuvo una mayor repercusión fuera de sus fronteras por el asesinato de dos expertos de Naciones Unidas, cuya muerte fue grabada y difundida por internet. La Iglesia señala directamente a gente conectada con el Gobierno.

Toda esta implicación no ha salido gratis. En los últimos tiempos han proliferado los ataques a gente de la Iglesia y sus instalaciones, lo que no era habitual en Congo, donde es una institución bastante respetada. A pesar de que su mediación ha despertado recelos y enfado por parte de determinados grupos que creen que le ha hecho el juego a Kabila, la Iglesia local ha recopilado testimonios que le han permitido saber que la mayoría de los ataques fueron de jóvenes pagados por el Gobierno. Minani afirma que estas acusaciones tan frontales no se hacen a la ligera. «Tenemos muchos datos detrás», afirma.

 

Octubre, octubre

Si el Gobierno hubiera tenido interés en respetar su palabra habría convocado ya las elecciones. La Iglesia abandona la mediación porque si el Gobierno no cumple, y está claro que no cumple, no es un interlocutor válido. «Tiene que hacerlo la sociedad civil», dice Minani. «Nuestra tarea ahora es orientar a la gente para que tenga claras las es: que se respete la Constitución, acabar con el Gobierno de Kabila y convocar nuevas elecciones», explica. La Iglesia local también está participando en foros internacionales tratando de buscar la implicación de otros países para que presionen al presidente. En este sentido, Minani reconoce que han tenido buena acogida por parte de varios de ellos, pero desliza que los representantes españoles no han destacado por su iniciativa. Podría ser, por otro lado, que la disputa por los contratos en relación con el macroproyecto de la presa Inga III explicara en gran medida la actitud de aquellos Gobiernos cuyas empresas están en liza.

Étienne Tshisekedi, uno de los pilares de los acuerdos del pasado año, falleció en Bruselas. Desde entonces, su cuerpo espera una repatriación asombrosamente dilatada. La oposición, uno de cuyos líderes es el propio hijo del histórico líder, junto a buena parte de las sociedad civil, confiaban en que la entrada del cuerpo de Éttiene Tshisekedi en el país para ser enterrado marcaría un punto de inflexión. Lo cierto es que el Gobierno está poniendo todo tipo de trabas a la celebración de un sepelio en casa. Se le teme más muerto que vivo. «Tshisekedi ha sido una gran pérdida porque era uno de los pocos líderes con capacidad para ser seguido por la gente», dice Minani. Cabe recordar que en 2011, en las últimas elecciones presidenciales celebradas en el país, Kabila se impuso a Tshisekedi entre sospechas que incluyeron la acusación de fraude por parte de la Comisión Electoral. Étienne Tshisekedi nunca aceptó los resultados.

Así las cosas, la oposición se está reorganizando. Moise Katumbi, un rico empresario que fue gobernador de Katanga, aguarda en el exilio tras unas acusaciones de delito «políticamente motivadas», según él. Sus encuentros con Félix Tshisekedi en busca de la unidad de la oposición y del llamamiento a la gente de Congo para que se manifieste pacíficamente son cada vez más frecuentes. «Katumbi tiene un fuerte liderazgo y se está uniendo a Tshisekedi, la Iglesia está educando a la gente sobre las peticiones fundamentales, la sociedad está experimentando una movilización creciente como con el “manifiesto del citoyene(ciudadano) congolés” que ha reunido en París más de 20.000 firmas para lograr una transición sin Kabila, la reacción de la comunidad internacional es esperanzadora… Se están moviendo cosas», opina Rigobert Minani, para el que ya no puede haber elecciones sin conseguir que Kabila salga del Gobierno. «Es necesario un presidente de transición», añade.

La historia reciente demuestra que no va a ser nada fácil, pero escuchando a Minani se vislumbran ciertas esperanzas. Hay salidas para solucionar esto de manera no violenta.


Deja un comentario

Congo: nuevos refuerzos ONU contra la violencia en Kivu.

La ONU despliega nuevas tropas para proteger la provincia de Kivu, en la República Democrática del Congo

El Representante Especial del Secretario General en la República Democrática del Congo, Maman Sidikou. Foto: ONU/Manuel Elias

28 de septiembre, 2017 — La Misión de Estabilización de la ONU en la República Democrática del Congo (MONUSCO) desplegó tropas a la ciudad de Uvira, en Kivu, para proteger a los civiles ante los violentos enfrentamientos entre los rebeldes Mai Mai y el Ejército Nacional de ese país.

Actualmente, el comandante adjunto de la MONUSCO se encuentra en el terreno para supervisar la situación.

“Esta sólida respuesta está guiada por nuestro mandato. MONUSCO está firmemente comprometida con la protección de los civiles, incluidos los grupos vulnerables como refugiados y desplazados “, dijo el Representante Especial del Secretario General en la República Democrática del Congo, Maman Sidikou.

Sidikou instó a los grupos armados a cesar inmediatamente las hostilidades y todas las formas de violencia hacia las autoridades y los civiles y advirtió que todos aquellos que patrocinan y participan estas acciones serán juzgados por sus violaciones a los derechos humanos.

Uvira es la segunda ciudad más grande de la provincia de Kivu Sur en el país centroafricano.


Deja un comentario

Congo: secuestros de sacerdotes.

 CONGO RD – “La Iglesia bajo ataque”, denuncia el Presidente de la Conferencia Episcopal recordando a los sacerdotes secuestrados

Kinshasa – “Los sacerdotes no se dedican a la política. Si ha habido llamamientos de algunos agentes pastorales, siempre ha sido en el marco del compromiso civil, del respeto de los valores como la justicia, la paz y la reconciliación”, ha dicho Su Exc. Mons. Marcel Utembi Tapa, Arzobispo de Kisangani y Presidente de la Conferencia Episcopal Nacional , denunciando en una rueda de prensa en Bruselas, los secuestros de sacerdotes en el este de la República Democrática del Congo.
“Hemos denunciado los ataques contra la Iglesia y sobre todo el secuestro de los siervos de Dios”, ha subrayado Mons. Utembi Tapa. “Continuamos invitando a unos y a otros a volver a la razón y dejar libres a los sacerdotes para que puedan reanudar su actividad pastoral”.Los secuestros reportados por Mons. Utembi Tapa ocurrieron en el Territorio de Beni, Provincia del Norte de Kivu. En la noche entre el 16 y el 17 de julio de este año, don Pierre Akilimali y don Charles Kipasa fueron secuestrados por unos extraños en la parroquia de Notre-Dame des Anges de Bunyuka en la Diócesis Beni-Butembo . De ellos no hay noticias, así como de los tres padres asuncionistas, Jean-Pierre Ndulani, Anselme Wasikundi y Edmond Bamutute, secuestrados en su parroquia de Nuestra Señora de las Pauvres de Mbau, a 22 km de Beni en octubre de 2012 .
La zona donde se produjeron los secuestros ha vivido durante décadas un estado de gran inseguridad por la presencia de varios grupos armados, la mayoría de ellos dedicados a la explotación ilegal de los enormes recursos naturales locales . Recientemente se han sumado las tensiones políticas que afectan a todo el país debido a un estancamiento político institucional causado por la no celebración de elecciones presidenciales y legislativas que debían producirse en diciembre del año pasado. La Iglesia medió el acuerdo de San Silvestre que preveía la realización de las elecciones presidenciales para 2017, pero no seha llevado a cabo. Algunas fuerzas políticas podrían haber visto en los intentos de mediación de los obispos, la injerencia en la vida política nacional, causando represalias contra el personal y los bienes eclesiásticos.Una tesis que parece compartir Mons. Utembi Tapa, quien afirma que los secuestradores son “obviamente enemigos de la Iglesia Católica, que no quieren que las cosas cambien y aquellos que encuentran que su interés está amenazado por ciertas denuncias y toma de posición de la Iglesia”. Pero la Iglesia, concluye el Presidente de la CENCO, no hace más que “predicar la justicia, la paz, el respeto del buen gobierno, en el marco de su doctrina social”.


Deja un comentario

Congo: masacre de refugiados burundeses

 CONGO RD – Masacre de refugiados burundeses en el este: 34 muertos y un centenar de heridos

Kinshasa – 34 refugiados burundeses fueron asesinados por las fuerzas de seguridad el 16 de septiembre en el campo de refugiados cerca de la aldea de Kamanyola, en la llanura de Ruzizi, en Kivu del Sur, al este de la República Democrática del Congo.
Según la información enviada por fuentes de la Iglesia local a la Agencia Fides, lo que desencadenó la tragedia fue la detención de cuatro burundeses en la noche del 13 de septiembre, acusados de patrullar el recinto de su campo armados, sin el permiso de las autoridades locales. Los cuatro hombres fueron detenidos por la Dirección de Inmigración de Kamanyola y luego entregados a la sede de los servicios de seguridad locales, la Agencia Nacional de Inteligencia .Los refugiados explicaron que estaban haciendo rondas nocturnas porque habían sido informados de un probable asalto a su campamento por miembros de la milicia pro-gubernamental burundesa, Imbonerakure.
En la noche del 15 de septiembre, los refugiados burundeses organizaron una manifestación masiva para pedir la liberación de los cuatro reclusos frente a la sede de la ANR. En las primeras horas del día 16, la situación degeneró y las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra la multitud, matando a 34 burundeses e hiriendo a otros cien. Según las autoridades hay un muerto y algunos heridos entre las fuerzas de seguridad, dejando entender que había gente armada entre los refugiados.Según una nota enviada a la Agencia Fides, “es difícil confirmar que los refugiados poseen armas, porque los agentes de seguridad al parecer nunca han capturado a refugiados armados de Burundi. Por el contrario, cabe señalar que la población alude a burundeses que actuan en la llanura de Ruzizi, que provienen directamente de Burundi y que no se trata de los refugiados de Kamanyola”.Las fuentes de Fides señalan que hay desconfianza entre la población hacia los refugiados burundeses, mientras que las autoridades locales no han emprendido esfuerzos para integrarlos en la sociedad local.
Más de 410.000 burundeses se vieron obligados a encontrar refugio en la República Democrática del Congo y Tanzania debido a la violencia causada por la crisis que estalló en 2015 tras el tercer mandato otorgado al presidente Pierre Nkurunziza, en violación de la Constitución y de los Acuerdos de Paz de Arusha. Desde entonces, Burundi vive en un estado de constante tensión entre la violencia cometida por la milicia pro-gubernamental y la de algunos grupos guerrilleros que se oponen al Presidente.