Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Congo: atentados a sacerdotes.

CONGO RD – Atacan a dos sacerdotes. “La Iglesia se siente intimidada y amenazada”, aseguran fuentes eclesiales a Fides

jueves, 12 abril 2018iglesias locales   violencia  

La catedral de Boma

Kinshasa (Agencia Fides) – Otros dos sacerdotes han sido atacados en República Democrática del Congo. Según la información recibida por la Agencia Fides, el párroco de la iglesia dedicada al Beato Isidoro Bakanja, (en el distrito de Seka-Mbote Boma, en la parte occidental del país), el padre Pierre Mavinga y su vicario, fueron atacados en la noche del 10 de abril. “Sobre las ocho de la tarde una docena de hombres armados y encapuchados, -algunos con uniforme militar-, invadieron nuestras instalaciones. Dispararon a quemarropa con munición real. Nos golpearon y se llevaron nuestros móviles, ordenadores y un poco de dinero”, asegura el padre Mavinga. El sacerdote está hospitalizado, con el brazo izquierdo dislocado como resultado de un golpe de martillo infligido por los atacantes. El asalto a los dos sacerdotes de Bomba ocurrió dos días después de la muerte del padre Etienne Sengiyumva, párroco de Kitchanga, en el este del país (ver Fides 09/04/2018).

La Iglesia Católica lleva tiempo siendo intimidada y amenazada intimidaciones por parte del gobierno y de los grupos armados. “Arrestos arbitrarios, secuestros o asesinatos. Este ha sido el destino de muchos sacerdotes y consagrados en la República Democrática del Congo en los últimos tiempos”, lamentan fuentes de Fides en la Iglesia congoleña que por razones de seguridad piden permanecer en el anonimato. “Esta situación es aún más preocupante desde que la Iglesia católica encabeza la búsqueda de soluciones a la crisis política que paraliza RDC”.

Los obispos participaron en la negociación de los Acuerdos de San Silvestre del 31 de diciembre de 2016 para llevar al país a las urnas después de que las elecciones presidenciales, que debían llevarse a cabo antes de fin de año, no se hubieran convocado. La falta de implementación de los acuerdos ha llevado a los laicos católicos a manifestarse para solicitar su aplicación completa. Sin embargo, estas protestas han sido duramente reprimidas saldándose con la vida de varias personas.
(P.M.B.) (L.M.) (Agencia Fides 12/4/2018)

Anuncios


Deja un comentario

Congo: liberado el sacerdote secuestrado en Pascua

Popolazione nella RDCPopolazione nella RDC  (AFP or licensors)

Liberato il saceredote rapito a Pasqua nel Nord Kivu

Don Célestin Ngango sacerdote della RDC è vivo e sta bene: i rapitori che lo avevano portato via dalla sua parrocchia nel giorno di Pasqua lo hanno rilasciato bendato sulla strada

È stato liberato don Célestin Ngango, il parroco di Karambi rapito la domenica di Pasqua, nella provincia del Nord Kivu nell’est della Repubblica Democratica del Congo. I rapitori lo hanno abbandonato con gli occhi bendati lungo la strada dove è stato trovato intorno alle 3 del mattino del 5 aprile.  Secondo quanto riferisce l’Agenzia Fides, il sacerdote non è stato maltrattato e le autorità locali collegano il suo rilascio alla forte pressione degli abitanti della zona.

L’appello dei vescovi

In un colloquio con l’Agenzia Fides, mons. Théophile Kaboy Ruboneka, vescovo di Goma aveva riferito che i rapitori si erano messi in contatto con la parrocchia di don Ngango, utilizzando il suo cellulare, chiedendo inizialmente un riscatto di 500.000 dollari poi ridotto a 50.000, ma non vi sono conferme di un avvenuto pagamento. Il 3 aprile in una dichiarazione la CENCO aveva condannato con forza il rapimento e aveva chiesto l’immediata liberazionedel sacerdote, affermando che : “i preti sono persone consacrate a Dio per servire il prossimo e impedire la loro opera significa privare molti nostri compatrioti di numerosi benefici”.

La piaga dei sequestri

Come mons. Ruboneka ha ricordato nel suo colloquio con Fides, nel Nord Kivu “i rapimenti sono quotidiani, è una tragedia continua causata da un commercio disumano”, che non risparmia neppure donne e bambini. Tra le persone che non sono ancora state restituite alle loro famiglie e alle loro comunità vi sono, sottolinea la CENCO, i padri assunzionisti Jean-Pierre Ndulani, Anselme Wasikundi ed Edmond Bamutute, rapiti nella loro parrocchia di Notre-Dame des Pauvres di Mbau, il 19 ottobre 2012, e i due sacerdoti don Pierre Akilimali e don Charles Kipasa prelevati da sconosciuti nella notte tra il 16 e il 17 luglio 2017 dalla parrocchia di Notre-Dame des Anges di Bunyuka, nella diocesi Beni-Butembo. Il 22 gennaio di quest’anno era stato rapito e poi liberato dopo alcuni giorni don Robert Masinda, parroco di Bingo.


Deja un comentario

Secuestro de un sacerdote, el domingo de Pascua, en Congo

Un sacerdote ha sido secuestrado el domingo de Pascua en el este de la República Democrática del Congo Un sacerdote ha sido secuestrado el domingo de Pascua en el este de la República Democrática del Congo   (AFP or licensors)

Sacerdote secuestrado en el Congo después de celebrar Misa de Pascua

El padre Celestin Ngango, de procedencia congoleña, fue tomado a la fuerza por un grupo de asaltantes cerca de su parroquia en Karambi, en la provincia de Kivu del Norte

Ciudad del Vaticano

Un sacerdote ha sido secuestrado el domingo de Pascua, primero de abril, en el este de la República Democrática del Congo después de celebrar la misa de Pascua, según informa la ONG local CEPADHO para la defensa de los derechos humanos.

Se trata del padre Celestin Ngango, de procedencia congoleña, quien fue tomado a la fuerza por un grupo de asaltantes cerca de su parroquia en Karambi, en la provincia de Kivu del Norte, tal como señala el Centro de Estudios para la promoción de la paz, la democracia y los derechos humanos (Cepadho) en una declaración. “Al regresar de Karambi en su vehículo” Ngango fue “interceptado por los atacantes, que obligaron al sacerdote a bajar y seguirlos por el monte”, explica CEPADHO.

Aunque no se trata de un acto aislado, pues ya el pasado 22 de enero otro sacerdote, Robert Masinda, fue secuestrado también en Kivu del Norte junto a cinco trabajadores y fue liberado dos días después.

Bajo tensión durante 23 años, la provincia de Kivu del Norte ha experimentado un resurgimiento de la violencia desde finales del año 2016. A fines de marzo, unas diez personas murieron en un ataque llevado a cabo por la Alianza de Fuerzas Democráticas cerca de Beni y desde enero, el ejército ha intensificado sus operaciones.

Sacerdote secuestrado en RDC
04 abril 2018, 18:23


Deja un comentario

Congo: crítica situación del País y llamamiento a los jóvenes.

RD. CONGO – “Jóvenes, trabajad duro para sacar al Congo de la pobreza”, pide el cardenal Monsengwo

martes, 27 marzo 2018obispos   jóvenes  

Kinshasa (Agencia Fides) – “Jóvenes de Kinshasa, el presente y el futuro del país son vuestros. Tened fuertes convicciones personales. No seáis como las ovejas que siguen tontamente a los demás por miedo al qué dirán. “Pon la mano en el arado y no mires atrás”, dice Lucas 9, 62. Que se note el trabajo que hacéis para que el Congo no continúe en esta situación de sufrimiento. La Iglesia está lista para ayudaros y prepararos si vosotros estáis listos para ocuparos de vuestra vida, de la los demás y del destino de la nación”, instó el cardenal Laurent Monsengwo Pasinya, arzobispo de Kinshasa, capital de la República Democrática del Congo, en su homilía del Domingo de Ramos del 25 de marzo, Jornada Mundial de la Juventud a nivel diocesano.

“Jóvenes de Kinshasa, el futuro del país está en vuestras manos”, reiteró el cardenal. “El futuro del país os pertenece. Por supuesto, tenéis derecho a culpar a vuestros mayores y a los políticos por haber sacrificado a vuestra generación. Tenéis razón al culpar a los políticos y a la clase gobernante de nuestro país por haber fracasado. ¿Pero qué pensáis hacer para enderezar el camino? El país os necesita en la vida política, económica, social y cultural y religiosa. ¿Estáis listos para encargaros del destino de la nación y asumir vuestras responsabilidades?”, inquirió el cardenal.

La RDC vive en un estancamiento político, económico y social debido a la crisis desatada por las elecciones presidenciales fallidas de 2016, una inestabilidad que ha dado lugar a una fuerte situación de inseguridad en todo el país a la que se une la corrupción generalizada que socava la base económica y la estructura misma de la sociedad. A causa de esta situación, los jóvenes más preparados han buscado fortuna fuera del país. El cardenal se dirigió a ellos con estas palabras: “¿Qué pretendéis hacer, jóvenes brillantes y capaces, que preferís quedaros en Europa o en Estados Unidos esperando a que los demás pongan al país de nuevo en marcha, para venir a recoger los frutos de dolor, del sacrificio y del riesgo y el sudor de otros?”. Pero también criticó a los jóvenes que se quedan en RDC y no están comprometidos con su país: “¿Cuánta gente joven tiene hijos que abandonan y los dejan a cargo de los padres? ¿Cuántos jóvenes se quedan en casa esperando a que otro encuentre un trabajo para ellos?”.

Al mismo tiempo, hay muchos jóvenes comprometidos que participan en las protestas pacíficas para exigir la aplicación de los Acuerdos del 31 diciembre de 2016 y así propiciar unas elecciones libres.Para ellos también tuvo unas palabras el cardenal Monsengwo durante su homilía: “Que el Señor, por intercesión de la Virgen María, Madre de Jesús y Madre nuestra, bendiga vuestro valor y vuestro compromiso. Que Él pueda colmar todos vuestros deseos como dice el Salmo 20: 6. “Que Él os llene de alegría y paz”.
(L. M.) (Agencia Fides 27/03/2018)


Deja un comentario

Congo, un complejo balance entre aspectos positivos y negativos.

La República Democrática del Congo vive la desesperación y la esperanza al mismo tiempo

ONU/Manuel Elias
Mark Lowcock, el secretario general adjunto sobre asuntos humanitarios, informa al Consejo de Seguridad después de su misión a la República Democrática del Congo.

19 Marzo 2018

Pese a la inestabilidad, la violación de los derechos humanos y la violencia sexual, el Congo ha registrado mejoras en educación, infraestructuras y salud, ha asegurado el coordinador de la ONU para Asuntos Humanitarios ante el Consejo de Seguridad.

Las necesidades financieras causadas por conflictos internos se han duplicado en el último año y 13 millones de personas necesitan asistencia humanitaria. Más de 4,6 millones de niños sufren de malnutrición, 2,2 millones de ellos de manera aguda.

“También hay una epidemia de violencia sexual, incluso contra niños, que no se menciona ni se busca solucionar”, dijo el coordinador humanitario. “Sin un alto a la violencia y una transición política exitosa, estas cifras van aumentar”, agregó.

Pese a toda esa situación, Mark Lowcock señaló que durante los pasados quince años la infraestructura rural ha mejorado, la educación y los niveles de inmunización han aumentado y la mortalidad infantil ha disminuido.

“Necesitamos reforzar nuestro apoyo a la República Democrática del Congo”,  dijo al tiempo que resaltó que la falta de fondos es el mayor obstáculo a la respuesta humanitaria en el país.

Necesitamos reforzar nuestro apoyo a la República Democrática del Congo.

Por ese motivo, Lowcock, quien acaba de terminar una misión de dos días al país, anunció que el 13 de abril los Países Bajos, la Unión Europea, Emiratos Árabes Unidos y las Naciones Unidas realizarán la primera conferencia humanitaria de alto nivel para asegurar contribuciones financieras inmediatas y lanzar un proyecto de largo plazo para apoyar a los congoleños.

Además, resaltó la solidaridad de las familias congoleñas, que, a pesar de tener poco, ayudan a sus hermanos y hermanas desplazados por la violencia. “Hay desesperación, pero también hay esperanza, la gente de la República Democrática del Congo es resiliente e ingeniosa”, dijo.

Lowcock aseguró que se han mantenido conversaciones constructivas con las autoridades para abordar estos desafíos, así como para facilitar el trabajo humanitario a través de la expedición más rápida de visados y el establecimiento de aranceles más bajos para los suministros de ayuda.

En 2017, las Naciones Unidas y sus socios humanitarios alcanzaron a más de 4,2 millones de personas y este año el objetivo es llegar a 10,5 millones. Para ampliar esta respuesta se ha reforzado el liderazgo y fortalecido la presencia en el terreno.

“Las agencias humanitarias continúan entregando ayuda a pesar de la inseguridad y la burocracia que persisten. Ha habido secuestros y robos a trabajadores en las últimas semanas en Tangarika”, explicó el coordinador humanitario.

El secretario general adjunto destacó además la importancia del trabajo de la Misión de la ONU en el país, la MONUSCO, para crear un espacio seguro para la entrega humanitaria y proteger a los civiles.

Un vehículo de la misión de la ONU en la República Democrática del Congo (MONUSCO) en la ciudad de Pinga, en Kivu Norte.

ONU/Sylvain Liechti
Un vehículo de la misión de la ONU en la República Democrática del Congo (MONUSCO) en la ciudad de Pinga, en Kivu Norte.

Autoridades congoleñas violaron los derechos humanos de manifestantes

Precisamente un informe publicado este lunes por esa misión y la Oficina de la ONU para los Derechos Humanos revela que, en 2017, el derecho a la libertad de reunión fue severamente restringido y reprimido violentamente y la tendencia continúa.

El estudio documenta asesinatos y otras violaciones graves de los derechos humanos debido al uso excesivo de la fuerza por parte de policías y soldados durante las masivas protestas del año pasado.

Entre el 1 de enero de 2017 y el 31 de enero de 2018, las autoridades mataron al menos a cuarenta y siete personas, incluidas mujeres y niños, en el contexto de las manifestaciones y hay indicios de que se ha intentado encubrir estas graves violaciones eliminando los cuerpos de las víctimas y obstruyendo el trabajo de los observadores nacionales e internacionales.

Los datos se basan en información recopilada durante los principales seis días de las movilizaciones y afirman que, aunque algunas personas armadas con palos y escobas intentaron perpetrar actos de violencia durante algunas protestas, la gran mayoría de los manifestantes eran pacíficos. El uso de fuerza excesiva, incluida la fuerza letal, por parte de las autoridades fue “ilegal, injustificado y desproporcionado”.
La representante especial de la ONU para el Congo, Leila Zerrougui, dijo que el informe destaca la existencia de la impunidad y una reducción continua del espacio democrático en el país observado desde el comienzo de 2015.

“Esto es incompatible con la letra y el espíritu del Acuerdo de 31 de diciembre de 2016 y sus medidas de fomento de la confianza. Las manifestaciones están intrínsecamente relacionadas con la libertad de expresión y es absolutamente necesario que todas las voces se escuchen en el contexto de las próximas elecciones “, dijo Zerrougui.

La represión sistemática de las manifestaciones, incluso mediante el uso de una fuerza desproporcionada, es una grave violación de las leyes internacionales de derechos humanos.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, dijo que la represión sistemática de las manifestaciones, incluso mediante el uso de una fuerza desproporcionada, es una grave violación de las leyes internacionales de derechos humanos y las leyes de la República Democrática del Congo. “Existe una necesidad urgente de una investigación judicial significativa, transparente e independiente sobre estas violaciones y otras denuncias”, recalcó.

Zerrougui y Zeid instaron al Gobierno a permitir el ejercicio de los derechos de reunión y expresión pacíficas, advirtiendo que la represión solo genera frustración y puede conducir a un grave deterioro de la situación de seguridad, así como representar una amenaza para el proceso electoral.

 


Deja un comentario

Es posible la reconciliación en el Congo?

CONGO RD – Los desafíos para la Iglesia: promover el diálogo, la no violencia activa y el respeto mutuo

sábado, 24 febrero 2018obispos   conferencias episcopales   paz   diálogo   derechos humanos  

CoJ

Jóvenes católicos

Kinshasa (Agencia Fides) – “Para la Iglesia católica en la República Democrática del Congo, el reto de promover la no violencia activa, el diálogo respetuoso y la coexistencia pacífica se remonta a antes de que el país obtuviera su independencia hasta llegar a nuestros días”, dice su Exc. Mons. Marcel Utembi Tapa, Arzobispo de Kisangani y Presidente de la Conferencia Episcopal Nacional del Congo (CENCO) en su mensaje, recibido en la Agencia Fides con motivo del Día de Oración por la Paz en el Mundo y en particular en la República Democrática del Congo y Sudán del Sur, que se celebró ayer, 23 de febrero.
“Nuestro país ha experimentado muchos tipos de violencia a través de guerras convocadas con todo tipo de nombres: guerra de independencia, guerra de liberación, guerra por los recursos naturales, guerra de ocupación, guerras de represalias, etc. Esta situación ha causado muchas víctimas, se calcula que son millones”, recuerda Monseñor Utembi Tapa, subrayando que esta pesada carga representa un gran desafío para la Iglesia. “Frente a este tipo de situación, no es fácil promover la no violencia activa, el diálogo respetuoso; no es fácil esperar vivir en paz. En este contexto es en el que la Iglesia en la República Democrática del Congo intenta cumplir su papel profético por un pueblo que aspira a la justicia, la paz, el bienestar, la reconciliación y el estado de derecho”.
Para llevar a cabo la tarea profética de la Iglesia, la CENCO ha desarrollado una estrategia que incluye un compromiso con la educación para la enseñanza social y la educación cívica de la Iglesia y la promoción del diálogo para superar la crisis política resultante de la imposibilidad de celebrar elecciones políticas y elecciones presidenciales en diciembre de 2016 y con la consiguiente extensión del mandato del presidente Josesph Kabila.
“El primer diálogo se organizó y finalizó con un acuerdo político firmado el 18 de octubre de 2016”, recuerda Mons. Utembi Tapa. Lamentablemente, este acuerdo no salió adelante por falta de inclusividad, ya que algunos actores políticos y sociales no participaron en el diálogo. Por lo tanto, se organizó un segundo diálogo bajo la mediación de la CENCO. El resultado fue el acuerdo político global e inclusivo del Centro Interdiocesano, firmado el 31 de diciembre de 2016”.
Los conflictos en la República Democrática del Congo están estrechamente relacionados con la explotación de sus enormes recursos naturales (coltán, cobre, cobalto, petróleo, madera y otros). Esta es la razón por la que la CENCO, además de la Comisión Episcopal para la Justicia y la Paz (CEJP), ha establecido una Comisión Episcopal de Recursos Naturales (CERN) para controlar la explotación de los recursos naturales y monitorear a las empresas que operan en el sector en respeto de los derechos humanos. “Junto con otros organismos de la sociedad civil, la CENCO denuncia la injusticia que impide al pueblo congoleño consolidar su economía”, enfatiza su presidente.
La Iglesia promueve la cultura del perdón y la reconciliación y la no violencia activa. “Las comisiones diocesanas Justicia y Paz, con la participación directa de los pastores, trabajan permanentemente para reconciliar los corazones, las personas y las comunidades en conflicto. El perdón de los criminales de parte de sus víctimas existe y se practica en algunas zonas. Además, la prevención de conflictos entre las comunidades es parte de la formación que se imparte a los jóvenes”, afirma Monseñor Utembi Tapa.
Por último, los obispos apoyan formas de no violencia activa, como las marchas promovidas por los laicos católicos para exigir el pleno cumplimiento de los acuerdos del 31 de diciembre de 2016, que por desgracia han sido reprimidas por la fuerza y con violencia por las autoridades (véase Fides 5/1/2018 e 22/1/2018). (L.M.) (Agencia Fides 24/2/2018)


Deja un comentario

Congoleños en fuga del País. Exodo masivo

Más de 22.000 refugiados congoleños cruzan a Uganda en una semana por el lago Albert

ACNUR/MIchel Sibiloni
Refugiados congoleños en el centro de emergencia del ACNUR en Sebagoro, Uganda, el 11 de febrero de 2018.

13 Febrero 2018

Se trata de una ruta peligrosa, ya que la travesía comporta normalmente un viaje de 10 horas y se lleva a cabo en canoas o barcos pesqueros hacinados y en condiciones deficientes, lo que ha provocado ya varias muertes. 

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNURlamentó este martes el fallecimiento de cuatro refugiados congoleños que murieron ahogados en el lago Albert al volcar su embarcación cuando se dirigían a Uganda el pasado 11 de febrero.

También se han registrado otros incidentes de embarcaciones que van a la deriva debido a fallos del motor o la falta de combustible, lo que provocó operaciones de rescate por parte de las autoridades ugandesas.

ACNUR advirtió que un número cada vez mayor de refugiados optan por escapar de la violencia en las regiones orientales de la República Democrática del Congo usando esta peligrosa ruta, situación que podría provocar un mayor número de víctimas.

Más de 22.000 congoleños cruzaron el lago Albert la semana pasada y el número de refugiados que emprendieron la travesía desde el 1 de enero asciende a unos 34.000.

Los refugiados tardan hasta diez horas en cruzar el lago Albert y usan pequeñas canoas o barcos de pesca superpoblados y en condiciones precarias.

Tareas de ACNUR en favor de los refugiados

En colaboración con las autoridades ugandesas, la Agencia de la ONU trabaja en el registro y la reubicación de los recién llegados a los campamentos. Entre las prioridades básicas pendientes se encuentran la preparación de nuevas zonas de alojamiento y medidas psicosociales que sirvan para superar las situaciones traumáticas que vivieron los refugiados durante la travesía.

Desciende el flujo de refugiados por otras rutas

Por su parte, los trayectos a través del Lago Tanganika hacia Burundi y Tanzania disminuyeron significativamente la semana pasada.

Los avances del ejército contra los grupos armados dentro de la República Democrática del Congo, así como la disminución del número de embarcaciones pesqueras y canoas, pueden haber contribuido a la caída de recién llegados. Sin embargo,  la Agencia de la ONU advirtió que los flujos migratorios pueden recuperarse pronto, dada la naturaleza impredecible e inestable del conflicto.

Solicitud de apoyo para los refugiados congoleños

Durante el año pasado, unos 120.000 congoleños huyeron a países vecinos, junto al más de medio millón de refugiados que ya se encontraban en el exilio.

El ACNUR prevé que estos desplazamientos aumentarán durante 2018 por lo que pidió a los donantes internacionales que aumenten su apoyo. A día de hoy, sólo se ha financiado el 1% de los 368 millones de dólares que  ha solicitado para asistir a los refugiados en la República Democrática del Congo.