Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

La ONU suspende por inseguridad ayuda humanitaria en el Congo

La ONU suspende ayuda humanitaria en RD Congo por la inseguridad

©ACNUR/Natalia Micevic
Miembros de la comunidad indígena Mbuti en RD Congo ahora viven en campamentos al ser desplazados por la violencia en Beni.

29 Noviembre 2019

El recrudecimiento de la violencia impide la ayuda humanitaria en el este de República Democrática del Congo, donde sus habitantes sufren una pesadilla atrapados en el fuego cruzado entre Gobierno y grupos armados. La respuesta al ébola también disminuye por la inseguridad, mientras que una ola de intensas lluvias aumenta los casos de cólera y un brote mortal de sarampión amenaza la vida de miles de niños menores de cinco años.

Los ataques de grupos armados a las comunidades en el este de la República Democrática del Congo crean una crisis humanitaria y amenazan la distribución de ayuda, declararon varias agencias de Naciones Unidas este viernes.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) tuvo que suspender temporalmente su ayuda ya que la seguridad en el terreno de su personal y el de sus socios no está garantizada y el acceso se ha vuelto muy difícil.

“Eso significa que miles de personas no recibirán asistencia alimentaria en los próximos días”, explicó su portavoz, Herve Verhossel.

Las tensiones en el territorio del este de Beni en la provincia de Kivu del Norte aumentaron desde el lanzamiento de una operación de seguridad dirigida por el Gobierno contra las Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF) el 30 de octubre, informó el portavoz de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) a periodistas en Ginebra.

“Los grupos armados han estado atacando a civiles y poblaciones desplazadas en la región, matando a decenas de personas y dejando a otras “atrapadas en el fuego cruzado”, dijo Charlie Yaxley.

Según ACNUR, la ciudad de Beni es el hogar de alrededor de 500.000 personas. “Entendemos que hay al menos 275.000 personas en las áreas circundantes que ya han sido desplazadas y las condiciones son bastante graves y deterioradas”, dijo Yaxley.

De acuerdo con la Agencia, los niños necesitan apoyo inmediato ya que muchos han perdido a sus padres o han llegado solos. El reclutamiento forzado por parte de grupos armados es una amenaza real para la seguridad de los niños, y las mujeres también enfrentan violencia sexual generalizada, abusos y riesgo de explotación.

Las personas en el este de la República Democrática del Congo continúan siendo blanco de ataques por una multitud de grupos armados, con al menos 100 civiles asesinados en ataques violentos en la región de Beni y miles desplazados desde el 2 de noviembre.

UNICEF/MADJIANGAR
La violencia inter étnica ha causado grandes desplazamientos en la provincia de Ituri, en la República Democrática del Congo.

Obstáculos para la respuesta al Ébola

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que los niveles de vigilancia de ébola (el seguimiento a cualquier persona que haya entrado en contacto con personas infectadas) tuvieron que ser reducidos de un 86% a un 59% al comienzo de la semana ya que alrededor de un tercio del personal de la OMS de respuesta al Ébola en Beni ha sido reubicado temporalmente en Goma.

Hasta el 26 de noviembre, se había notificado un total de 3304 casos de ébola. Unas 2199 personas han muerto desde que se declaró el brote el 1 de agosto de 2018.

En su última actualización sobre la enfermedad, el Ministerio de Salud del país señaló la interrupción de las actividades en los sectores de Beni y Butembo, luego de las manifestaciones populares por el asesinato de civiles.

PMA/Tara Crossley
Una desplazada observa como le quemaron su casa y jardín en la República Democrática del Congo.

Se necesita acceso y seguridad

El portavoz de ACNUR hizo un llamado a poner fin a la violencia en Beni y sus alrededores ya que las agencias humanitarias necesitan acceso inmediato para apoyar a la población afectada.

“Cientos de personan duermen actualmente en iglesias y escuelas. Hay ciertos grupos civiles que están atrapados rodeados por las fuerzas armadas y actualmente no pueden abandonar las áreas en las que se encuentran”, dijo Yaxley.

Agregó que personas ya refugiadas están siendo desplazadas nuevamente por los ataques y a veces se quedan atrapadas en el fuego cruzado.

Este desplazamiento ocurre también tras los ataques de grupos armados el miércoles a un campamento en Biakato y una oficina de coordinación de respuesta al ébola, que se cobró la vida de tres trabajadores y un oficial de policía e hirió a otros seis. Al condenar la violencia, la OMS hizo un llamado para que se detengan las agresiones, ya que se corre el riesgo de revertir el progreso significativo logrado contra la epidemia.

A principios de este mes en la ciudad de Lwemba, provincia de Ituri, los atacantes mataron a un trabajador de salud comunitario de respuesta al ébola y dejaron a su esposa gravemente herida antes de quemar su casa. La víctima también era reportero de una estación de radio comunitaria, donde ayudaba a crear conciencia sobre el ébola.

Lluvias intensan empeoran la situación

La Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) también destacó este viernes que las lluvias torrenciales desde octubre en la República Democrática del Congo han causado grandes inundaciones y las evaluaciones iniciales indican que más de 400,000 personas están afectadas, la mayoría a lo largo del río Ubangi, en el noroeste del país.

Se trata de las peores inundaciones en 25 años. “OCHA ha desplegado personal en las áreas inundadas a lo largo del río Ubangi para apoyar a las autoridades locales en la coordinación de la respuesta. Las evaluaciones iniciales indican que las personas necesitan refugio de emergencia y agua limpia como prioridad”, indicó Jens Laerke, portavoz de la agencia.

A principios de esta semana, las fuertes lluvias y deslizamientos de tierra en la capital, Kinshasa, mataron a más de 40 personas e inundaron varios vecindarios.

La portavoz del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Marixie Mercado, dijo que en el norte y el sur de Ubangi, más de 32.000 casas, 632 fuentes de agua y 142 escuelas y centros de salud han sido dañados.

“Los puntos de suministro de agua y las letrinas se han dañado y el acceso al agua potable, la higiene y el saneamiento es muy limitado. El riesgo de enfermedades transmitidas por el agua, especialmente el cólera, está aumentando debido al desbordamiento de las letrinas y las malas condiciones de higiene”, detalló Mercado.

UNICEF envió una primera ola de suministros de emergencia (agua, saneamiento y salud) por aire a socios en Zongo y Libenge, el epicentro de la crisis humanitaria en el sur de Ubangi.

“Estamos enviando una segunda ronda de suministros a ambas provincias ahora. Y también hemos desplegado expertos en agua y saneamiento”, agregó.

© UNICEF/Marixie Mercado
Jornada de vacunación contra el sarampión en la República Democrática del Congo.

Al 10 de noviembre, se habían registrado 25.818 casos de cólera, incluidas 457 muertes. También hay una epidemia de sarampión en todo el país que se describe como el brote más grande y rápido del mundo. Ya ha matado a más de 5000 personas, más del 90% de ellos niños menores de cinco años.

La ONU está realizando evaluaciones en todo el país para evaluar la magnitud de las inundaciones y la cantidad de personas que necesitan asistencia humanitaria. El Gobierno está desarrollando un plan de respuesta con el apoyo de las Naciones Unidas y los socios humanitarios. Este plan priorizará refugio, agua y saneamiento y artículos no alimentarios para ayudar a los más vulnerables entre los afectados.


Deja un comentario

Congo: UNESCO conden atentado contra periodista que luchaba contra el ébola

UNESCO condena el asesinato del periodista congoleño que luchaba contra el ébola

Ante este lamentable suceso, el Director General de la UNESCO, Audrey Azoulay, ha condenado el brutal asesinato del periodista de radio comunitaria perpetrado el 2 de noviembre, fecha designada por las Naciones Unidas como Día Internacional para poner fin a la impunidad de los crímenes contra periodistas.

Ciudad del Vaticano

Según informaban hace unos días fuentes de las fuerzas armadas de República Democrática del Congo, Papy Mumbere Mahamba, congoleño y presentador de radio conocido por su lucha contra el ébola, fue apuñalado a muerte en su casa en Ituri, situado en el noreste del país.

Condena del brutal asesinato

Ante este lamentable suceso, el Director General de la UNESCO, Audrey Azoulay, ha condenado el brutal asesinato del periodista de radio comunitaria el 2 de noviembre, fecha designada por las Naciones Unidas como Día Internacional para poner fin a la impunidad de los crímenes contra periodistas.

“Condeno el brutal ataque contra Papy Mahamba Mumbere”, dijo el Director General. “Hago un llamamiento a las autoridades para que investiguen este crimen y lleven a sus autores ante la justicia. El asesinato de un periodista de una radio comunitaria por su compromiso de proporcionar información de servicio público sobre una enfermedad mortal es un trágico ejemplo del costo que representa para la sociedad la violencia contra los medios de comunicación”.

Promover la seguridad de los periodistas

Por su parte Papy Mahamba Mumbere, acababa de presentar un programa de información pública sobre el ébola cuando un grupo de atacantes armados entró en su casa para agredirlo con cuchillos y machetes. Los atacantes también hirieron a la esposa del periodista antes de incendiar su casa.

Tal como se lee en el comunicado emitido, la UNESCO promueve la seguridad de los periodistas mediante la sensibilización mundial, la creación de capacidades y una serie de actividades, en particular en el marco del Plan de Acción de las Naciones Unidas sobre la Seguridad de los Periodistas y la Cuestión de la Impunidad.


Deja un comentario

la ONU no abandonará al Congo en sus graves problemas

Las Naciones Unidas no abandonarán al pueblo congoleño

ONU/Martine Perret
El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, visita un centro de tratamiento de ebola en la región oriental de la República Democrática del Congo el 1 de septiembre de 2019.

2 Septiembre 2019

Durante su tercer y último día de viaje a la República Democrática del Congo, António Guterres reiteró el compromiso de la ONU con el país africano y pidió el apoyo de la comunidad internacional para crear servicios sanitarios y sociales básicos.

António Guterres destacó este lunes durante una conferencia de prensa que en los dos días que estuvo en la provincia de Kivú del norte, una de las provincias más afectadas por la violencia y el actual brote de ébola del pais africano, pudo ver “un soplo de esperanza” en la República Democrática del Congo y que está aconteciendo “una oportunidad que hay que aprovechar”.

El titular de la ONU aprovechó el encuentro para llamar a la comunidad internacional a apoyar al pueblo congoleño y ayudar a sus autoridades a aprovechar este momento para lograr la creación de instituciones, un desarrollo sostenible e inclusivo y una respuesta eficaz a los problemas humanitarios.

Tras su encuentro con el presidente del país, Felix Tshisekedi, Guterres destacó la amenaza que suponen para la República Democrática del Congo las actividades del grupo rebelde Fuerzas Aliadas Democráticas (ADF, por sus siglas en francés).

“Hemos acordado que la Misión de Estabilización de la ONU en el país (Monusco) fortalecerá su capacidad de acción contra las ADF y también reforzará su cooperación con las Fuerzas Armadas de la República Democrática del Congo para abordar mejor las preocupaciones de seguridad de las poblaciones frente a esta amenaza, que no sólo es congoleña, sino que realmente ya es una amenaza internacional”.

Ante las preguntas de los periodistas presentes en el evento, añadió que se “está lejos” de resolver los problemas de seguridad en el Congo, pero destacó que de no existir la Monusco la situación sería peor.

Del mismo modo, intensificará la colaboración con el objetivo de desmovilizar, desarmar y reintegrar a los excombatientes. “Y haré un gran llamamiento a los congoleños que todavía están en grupos armados en la selva, para que abandonen las armas y acepten integrarse en las comunidades en la esperanza de (conseguir) un nuevo Congo”, destacó.

Por todo ello, destaco el compromiso de la ONU con la República Democrática del Congo y resaltó que “las Naciones Unidas no abandonarán al pueblo congoleño”.

La batalla contra el ébola

Pese al gran esfuerzo por erradicar el actual brote de cólera, el Secretario General no considera el padecimiento como una situación “aislada”, sino que la englobó dentro de un marco donde hay que considerar también a la malaria y el sarampión.

Por ese motivo, evidenció la necesidad “de apoyar al Congo para crear servicios sanitarios y sociales básicos que puedan ser mucho más eficaces en la lucha contra todas las demás enfermedades y crear las condiciones para que el país pase de una situación de pura ayuda humanitaria a una situación de prestación de servicios básicos, a través de estructuras controladas o coordinadas por el Estado congoleño”, dijo.

Pese a reconocer que los compromisos contraídos por los países donantes corresponden más o menos a las necesidades existentes hasta finales de año, señalo la necesidad de “transformar los compromisos en pagos reales” ya que solo están cubiertas el 15% de las necesidades hasta finales de año.

“Sin embargo, si en una operación humanitaria normal, un retraso de una semana no causa problemas (adaptamos el programa para resolver esta dificultad). En el caso del Ébola, una semana sin recursos, una semana sin respuesta no significa que perdamos una semana, sino que perdamos la guerra con el ébola porque la situación puede salirse de control de inmediato”.

Finalmente, destacó que la ONU y el Gobierno congoleño tienen previsto organizar conjuntamente una conferencia, que en principio se celebraría en la ciudad de Goma, donde se abordará la problemática del ébola, junto a otros problemas como los cuidados médicos o los servicios básicos de salud.


Deja un comentario

Guterres en el Congo por el problema del ébola.

Guterres rinde homenaje a la República Democrática del Congo

UN/Martine Perret
El Secretario General António Guterres habla a la prensa en el aeropuerto de Beni en la República Democrática del Congo.

1 Septiembre 2019

En el segundo día de su visita al país, el Secretario General saludó la valentía de los congoleños, así como el sacrificio de los cascos azules que han dado su vida para protegerlos.

António Guterres llegó este domingo a la ciudad de Beni donde recalcó su apoyo a la Misión de la ONU en la República Democrática del Congo (MONUSCO) en su lucha contra los grupos armados que propagan el miedo y la muerte.

“La MONUSCO y sus socios, las fuerzas armadas y la policía nacional congoleña, continúan trabajando juntos para llevar la paz y la seguridad a la región”, aseguró ante periodistas.

El titular de la ONU expresó sus condolencias a las familias y seres queridos de las víctimas de la violencia, y pidió a todos los grupos armados que pongan fin de inmediato a sus ataques contra la población civil y las fuerzas de seguridad encargadas de proteger al pueblo congoleño.

ONU/Martine Perret
El Secretario General se reúne con los líderes de MONUSCO.

“Los cascos azules han pagado un alto precio al servicio de la paz. Pero esto solo fortalece nuestra determinación. Haremos todo lo posible para poner fin al flagelo de la inseguridad en esta región. Es importante que la gente de Beni sepa que escuchamos sus gritos de angustia”, dijo.

Guterres agregó que el sistema de las Naciones Unidas está decidido a apoyar a las autoridades congoleñas, las comunidades locales y los actores de la sociedad civil en la lucha contra la inseguridad, y que abordará el tema con las autoridades nacionales en la capital, Kinshasa, en los próximos dias.


Deja un comentario

El ébola en el Congo. Gravedad internacional del problema

Alarming number of Ebola deaths in DRC a ‘rallying cry’ to scale up treatment

UN Photo/Martine Perret
As part of the response to the outbreak of Ebola, the Red Cross has been working with the World Health Organization (WHO) and the Ministry of Health of the Democratic Republic of the Congo (DRC) ensure safe burials to help stop the spread of the deadly disease. (August 2019)

30 August 2019

Since the Ebola epidemic struck in the north-east of the Democratic Republic of the Congo (DRC) one year ago, almost 600 of around 850 children who have caught the virus have now died, the UN Children’s Fund (UNICEF) reported on Friday.

“The news that the total number of deaths has now passed 2,000, out of more than 3,000 cases, should act as a rallying cry for us all to step up our efforts to defeat this terrible disease and end this outbreak,” the Agency’s statement said.

“As the numbers continue to grow, it is vital to remember that each one of these cases is somebody’s child, a son or daughter; a mother, father brother or sister,” the announcement read. “Each of these deaths leaves a family not only in mourning but also scared and worried about their own exposure to the disease.”

UNICEF noted recent breakthroughs in finding successful treatments highlight that “for the first time, we now have the means to both prevent and treat Ebola.” Recent media reports show the disease is no longer incurable, with scientific advancements promising to tame outbreaks and boost survival rates.

Medical advances however, “mean little” if infection goes undetected, or “if individuals are too scared to seek treatment.”

The DRC’s northeast region has seen several attacks on Ebola treatment centres by armed groups, and in some cases, strikes specifically targeting people working to counter the virus. A deadly environment with added social and political crises could reverse progress made in treatment and prevention.

This Ebola epidemic, categorized by the World Health Organization (WHO) as International Public Health Emergency in July, has affected more children than in any other previous outbreak, and the virus “ravages children in ways that are very different from adults,” UNICEF said.

As such, treatments for young persons are specialized. “UNICEF is working with partners to meet children’s immediate and longer-terms needs, accompanying them and their families every step of the way,” the Agency said.

These efforts include risk communication and engagement, infection prevention and control, psychosocial support, deployments of child nutritionists and building protective school environments.

Ebola outbreaks are unique in the “exceptional level of investment” needed to combat them, UNICEF explained. “They require 100 per cent of cases to be treated, and 100 per cent of contacts to be traced and managed.”

UN Secretary-General António Guterres will travel to impacted areas on Saturday in an expression of solidarity with victims and families fighting the epidemic.

Of the 126 million dollars needed meet the needs of children and communities, UNICEF has so far funded 31 per cent of its appeal.

“The reality is that we need far more international support now.”

WHO confirms new Ebola case in Uganda

As the number of infected continue to climb in the DR Congo, a new case of the disease was identified in nieghbouring Uganda, WHO revealed on Friday. The child, a nine-year-old Congolese girl, tested positive in Uganda and traveled to the DRC for treatment.

Briefing journalists in Geneva, WHO spokesperson Fadela Chaib confirmed the child, had been stopped in a routine border check at Mpondwe in western Uganda, reportedly on Wednesday.

Amid reports that she had died, the WHO spokesperson explained that the girl was clearly extremely poorly when health officers stopped her.

In June, two other individuals died from Ebola in Uganda after crossing the border from DRC. A third individual from the same family died after being he was sent back to DRC.

Asked about the dangers of transmission within Uganda, Ms. Chaib emphasized that Ugandan officials had acted quickly to limit the risks of the disease spreading and had the expertise to minimize contact with the infected patient.

According to WHO’s 27 August update on the latest Ebola outbreak in DRC, which was declared on 1 August 2018, “there have been …almost 3,000 cases of Ebola with 1,998 deaths and 893 survivors,” Ms. Chaib said. “Most of the cases are in Nord Kivu province.”


Deja un comentario

Congo: nota de ACNUR sobre los desplazamientos.

Miles de personas refugiadas de la República Democrática del Congo regresan a sus hogares en la región de Kasai desde Angola

Vista general del asentamiento de refugiados de Lóvua, en Angola (marzo de 2018).

Vista general del asentamiento de refugiados de Lóvua, en Angola (marzo de 2018).  © ACNUR/UNHCR/Omotola Akindipe

Unas 8.500 personas refugiadas se han marchado desde el 18 de agosto de forma espontánea del asentamiento de refugiados de Lóvua, en la provincia angoleña de Lunda Norte, con la intención de regresar a sus hogares en la República Democrática del Congo (RDC). Parece que este fenómeno responde a los informes que señalan una mejora de la seguridad en algunos de sus lugares de origen y al deseo de regresar a sus hogares a tiempo para el comienzo del curso académico.

Más de mil personas refugiadas han cruzado a la RDC y muchas otras se dirigen hacia la frontera con la región congoleña de Kasai.

La provincia de Kasai se encuentra en proceso de recuperación tras los mortíferos enfrentamientos de 2017 entre grupos armados y las fuerzas de la RDC, que causaron el desplazamiento de cerca de 1,4 millones de personas de sus hogares. Aproximadamente 37.000 refugiados cruzaron la frontera hacia Angola huyendo de la violencia.

Los retornos espontáneos de esta semana desde el noreste de Angola están vinculados con las elecciones presidenciales, y responden a las conversaciones recientes entre autoridades de la RDC, que se encontraban de visita, y las personas refugiadas, durante las cuales recibieron información sobre las mejoras de la situación de seguridad en las provincias de Kasai.

Hasta ahora, el asentamiento de refugiados de Lóvua acogía a más de 20.000 personas refugiadas. El gobierno de Angola ha facilitado medios de transporte a algunas de las personas que decidieron dirigirse a la RDC, mientras que otras han abandonado el campamento por sus propios medios. Muchos refugiados –entre ellos, mujeres y niños– están acampando junto a las carreteras principales en el noreste de Angola.

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, está trabajando con sus socios y con ambos gobiernos para satisfacer las necesidades humanitarias y ha situado personal a lo largo de las rutas de retorno para monitorizar, realizar entrevistas a las personas refugiadas e intervenir con ayuda humanitaria en caso necesario. El personal de ACNUR también está proporcionando información a los refugiados.

En la República Democrática del Congo, ACNUR está trabajando con las autoridades locales para poner en marcha sistemas de monitorización en los puntos de entrada fronterizos para evaluar la naturaleza de estos retornos espontáneos y recabar información de primera mano sobre el tipo de asistencia necesario para la población tras el retorno.

ACNUR también está manteniendo conversaciones tripartitas con Angola y la República Democrática del Congo para establecer un mecanismo para el retorno voluntario, digno y sostenible. En este sentido, debe aplicarse el principio internacional que establece que el regreso de una persona refugiada a su país de origen debe ser voluntario. Al tiempo que se comprende el deseo de las personas refugiadas de volver a sus hogares, ACNUR insta a ambos gobiernos a evitar situaciones en las que miles de refugiados puedan estar expuestos a riesgos por la ausencia de una planificación, transporte y asistencia adecuados.

A pesar de que en los últimos meses ha mejorado la seguridad en la región de Kasai, en el resto de la RDC sigue existiendo una situación de inseguridad que causa el desplazamiento de miles de personas de sus hogares en áreas inestables como las provincias de Kivu Sur, Kivu Norte e Ituri, cerca de la frontera con Uganda.


Deja un comentario

Ebola en el Congo.

Ébola en la RD Congo, una emergencia de salud pública de interés internacional

Finnish Red Cross/Maria Santto
Trabajadores sanitarios limpian su ropa protectora contra el ébola en la República Democrática del Congo.

17 Julio 2019

Expertos del Comité Internacional de Emergencias advierten que aunque se declare la emergencia los países no deben imponer restricciones comerciales o de viaje, sino movilizar recursos para ayudar a quienes más lo necesitan.

El director general de la Organización Mundial de la Salud declaró este miércoles el brote de la enfermedad del virus del Ébola en la República Democrática del Congo como una emergencia de salud pública de interés internacional.

“Es hora de que el mundo tome nota y redoble los esfuerzos. Necesitamos trabajar juntos en solidaridad para poner fin a este brote y construir un mejor sistema de salud. Se ha realizado un trabajo extraordinario durante casi un año en las circunstancias más difíciles”, aseguró Tedros Adhanom Ghebreyesus.

La declaración fue el resultado de una reunión del Comité de Emergencia del Reglamento Sanitario Internacional. El Comité citó los últimos avances en el brote al hacer su recomendación, incluido el primer caso confirmado en Goma, una ciudad de casi dos millones de habitantes en la frontera con Rwanda, y la puerta de entrada al resto de la República Democrática del Congo y el mundo.

Se trató de la cuarta reunión del Comité de Emergencia desde que se declaró el brote el 1 de agosto de 2018. Los expertos expresaron su decepción por los retrasos en la financiación que han limitado la respuesta.

OMS / Matt Taylor
Vigilancia contra el virus del ébola en la frontera entre RD Congo y Uganda.

Emergencia no significa cerrar las fronteras

El Comité recalcó la necesidad de proteger los medios de vida de las personas más afectadas por el brote manteniendo abiertas las rutas de transporte y las fronteras. “Es esencial evitar las consecuencias económicas punitivas de los viajes y las restricciones comerciales en las comunidades afectadas”, dijeron los expertos.

Es esencial evitar las consecuencias económicas punitivas de los viajes y las restricciones comerciales.

“Es importante que el mundo siga estas recomendaciones. Es crucial que los Estados no utilicen la declaración de emergencia como excusa para imponer restricciones comerciales o de viaje, lo que tendría un impacto negativo en la respuesta y en las vidas y los medios de vida de las personas en la región”, alertó Robert Steffen, presidente del Comité.

La epidemia ha sido clasificada como una emergencia de nivel 3, la más grave en la escala de la OMS, por lo que la Organización ha convocado su mayor nivel de movilización. La ONU también ha reconocido la gravedad de la emergencia al activar el sistema humanitario para apoyar la respuesta.

“Se trata de madres, padres e hijos, con demasiada frecuencia las familias vulnerables son afectadas. En el corazón de esto están las comunidades y las tragedias individuales. La declaración no debe utilizarse para estigmatizar o penalizar a las personas que más necesitan nuestra ayuda”, dijo el Dr. Tedros.

Una Emergencia de Salud Pública de Interés Internacional se define como “un evento extraordinario que se determina que constituye un riesgo de salud pública para otros Estados a través de la propagación internacional de enfermedades y que posiblemente requiera una respuesta internacional coordinada”.

Esta definición implica una situación que:

  • es grave, repentina, inusual o inesperada;
  • conlleva implicaciones para la salud pública más allá de la frontera nacional del estado afectado;
  • puede requerir una acción internacional inmediata.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.