Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Fuertes críticas a Israel por parte de los obispos católicos.

Enfrentamientos en la zona de Gaza.Enfrentamientos en la zona de Gaza.  (AFP or licensors)

El Card. Béchara Raï condena los ataques de Israel en la zona de Gaza

A través de un comunicado, el patriarca maronita del Líbano critica estas acciones violentas cometidas por el ejército israelí y la decisión americana de trasladar la embajada de Tel Aviv a Jerusalén

Ciudad del Vaticano

El 14 de mayo, mientras en Jerusalén se estaba celebrando la inauguración de la nueva embajada americana, el ejército israelí abrió fuego contra miles de manifestantes palestinos que protestaban a lo largo de la frontera de la Franja de Gaza. Los proyectiles israelíes mataron a 60 personas dejando centenares de heridos.

A través de un comunicado, el Card. Béchara Raï, patriarca maronita del Líbano, ha condenado estas acciones violentas cometidas por el ejército israelí, criticando, asimismo, la decisión americana de trasladar la embajada de Tel Aviv, mudando la sede a Jerusalén. “Una decisión semejante debería ser tomada basada en negociaciones entre las dos partes en conflicto”, afirma en su escrito.

Israel debe cesar sus ataques violentos

Por otra parte, el patriarca envía sus condolencias al presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmoud Abbas, y a las familias de las víctimas; dirigiéndose también a la comunidad internacional, para que ejerza presiones sobre Israel, a fin de que se proceda a la aplicación de las resoluciones de la ONU concernientes a Jerusalén.

 

De igual manera, el documento expresa que Israel debería “aligerar el bloqueo impuesto sobre dos millones de palestinos que viven en la Franja de Gaza, y cesar en sus actos violentos, dado que se trata solamente de un pueblo que invoca su derecho a regresar”.

Llamamiento por la Paz

Las palabras del Card. Raï suceden a las de otros representantes de la Iglesia en Oriente Medio.

El miércoles 16 de mayo, la Asamblea de los ordinarios católicos de Tierra Santa difundió un llamamiento por la paz.

En el mismo, los obispos expresaron su preocupación ante los hechos, afirmando que “estos muertos, o la mayor parte de ellos, se podrían haber evitado si las fuerzas israelíes hubieran utilizado medios no-letales”.

La declaración fue realizada luego de la carta-llamamiento del Patriarcado latino fechada el 15 de mayo, en la cual se anuncia una vigilia de oración para el próximo 19 de mayo.

Anuncios


Deja un comentario

Siria: nuevas situaciones más graves.

Un cerco en Idlib puede ser seis veces peor que el de Guta Oriental

UNICEF/Giovanni Diffidenti
Unos niños de camino a su escuela temporal en la ciudad de Maarat al-Numaan, dentro de la provincia de Idlib.

16 Mayo 2018

El enviado especial de la ONU para Siria destacó la importancia de reducir la intensidad  del conflicto en Siria ante una posible tragedia humanitaria en la provincia de Idlib. También pidió crear un comité constitucional bajo el amparo de las Naciones Unidas.

“Encauzar a los civiles y los combatientes al norte de Siria, mayoritariamente en Idlib, podría servir únicamente para posponer un futuro conflicto que afectaría a muchas más personas. De ahí que se haya de vigilar de cerca los posteriores acontecimientos en esa provincia”, declaró Staffan de Misturas sobre los acuerdos de evacuación en esa zona tras tres años de asedio y ataques intermitentes por parte de los grupos armados que rodean el área.

El enviado especial recordó este miércoles ante el Consejo de Seguridad que los civiles continúan pagando un alto precio ya que durante los dos últimos meses se ha evacuado a 110.000 personas en las zonas protegidas del Éufrates, al noroeste de Siria.

Muchos de ellos traumatizados y necesitados de asistencia y protección.

“Si se repite en Idlib el mismo escenario que en Guta puede ser seis veces, repito seis veces peor, ya que afectará a 2,3 millones de personas, de los cuales la mitad son desplazados internos. Y una vez ahí, no tendrán a otro sitio donde ir porque no existe otro”.

Añadió que teme que cualquier escalada en Idlib o en el nordeste puede constituir riesgos no solamente para los sirios sino para la paz y la seguridad internacionales, ya que están presentes fuerzas locales y extranjeras.

Las discusiones internacionales en cómo prevenir esta situación, particularmente en una reducción del conflicto, están en marcha, pero tienen que ser muy serias.

De Mistura ha mantenido “conversaciones constructivas” sobre cómo conseguirlo en una nueva ronda de negociaciones en Astana, donde se obtuvo un compromiso de los participantes para evitar el peor de los escenarios en Idlib.

Durante las dos últimas semanas, De Mistura también celebró reuniones con la mayoría de las partes implicadas. Su impresión sobre éstas es ambivalente.

Entre los intereses comunes encontró la necesidad de rebajar el conflicto, formar un comité constitucional bajo el amparo de las Naciones Unidas, facilitar el establecimiento de un entorno seguro, tranquilo y neutral que conduzca a los objetivos necesarios dentro del proceso político y respetar la soberanía, integridad territorial e independencia de Siria.

Todos estos puntos en común corren riesgo de perderse si no se establece un proceso de diálogo a nivel internacional. “Se necesita crear las condiciones mínimas para un proceso político real y creíble”, añadió.

De Mistura destacó las importantes contribuciones de la sociedad civil siria durante la Conferencia de Bruselas en Apoyo al Futuro y el de un grupo de mujeres activistas que subrayaron que no se han realizado suficientes esfuerzos para asegurar la participación femenina en el proceso político.

Ante este último pedido, de Mistura indicó que piensa reservar un número relevante de asientos para mujeres en las futuras conversaciones.

Uso de armas químicas en Idlib

Por su parte, la Misión de Investigación de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas confirmó este martes que es probable que se utilizara el cloro como arma química en el ataque perpetrado el 4 de febrero en la localidad de Saraqib, en la provincia de Idlib.

La Misión determinó que el cloro se lanzó a través de cilindros que impactaron en el barrio de Al Talil de Saraqib.

Las conclusiones se basan en la presencia de los dos cilindros que se determinó que contenían cloro; las declaraciones de testigos; las muestras ambientales que demostraron una presencia inusual de cloro en la atmósfera; y el número de pacientes en instalaciones médicas que mostraron síntomas compatibles con la exposición al cloro y a otros productos químicos tóxicos tras el incidente.

El director general de la Organización condenó “enérgicamente el uso continuado de productos químicos tóxicos como arma por parte de cualquier persona, razón o circunstancia”.

El informe de la Misión ha sido enviado a los Estados Partes en la Convención sobre las Armas Químicas y al Consejo de Seguridad de la ONU a través de su Secretario General.


Deja un comentario

Gaza: impresiones de un párroco sobre la grave situación actual

Conflicto en Tierra SantaConflicto en Tierra Santa  (AFP or licensors)

Gaza: miedo a que en una semana estalle la guerra

Comentando el llamamiento del Papa por la paz en Oriente Medio, el párroco de Gaza, padre Mario Da Silva, explica que las manifestaciones en la frontera con Israel han estallado también debido a una situación ya gravísima

Giada Aquilino – Ciudad del Vaticano

Hoy en el Cairo es el día de la reunión extraordinaria de la Liga Árabe tras el contestado traslado de la Embajada de Estados Unidos en Israel de Tel Aviv a Jerusalén, y en la Franja de Gaza, las protestas palestinas y los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad del Estado judío: más de 60 víctimas.

En la ciudad de Gaza la tensión es aún palpable y el “temor” es que la situación pueda degenerar aún más: “estamos en el camino del conflicto”, “tal vez una guerra estallará aquí en una semana”. La alarma fue lanzada por el padre Mario Da Silva, misionero del Instituto del Verbo Encarnado y párroco de la comunidad latina de la “Sagrada Familia” en Gaza.

El sacerdote comenta las palabras y la oración del Papa por la paz en Tierra Santa y Oriente Medio, en la audiencia general, y explica que con su llamado Francisco ha puesto “atención en lo que estamos experimentando y es esto –añade – necesitamos ahora: hacer de modo que el mundo pueda ver las injusticias y la violencia que suceden aquí en Gaza, para que acaben”.

Se temen nuevas violencias en la frontera con Israel

Los últimos días “fueron muy difíciles y – añade el párroco de Gaza – aun lo son, porque tenemos miedo de que haya más violencia en la frontera. Esta violencia y estas manifestaciones fueron “llevadas”, porque aquí en Gaza estamos viviendo realmente una situación dramática. No hay agua potable, ni electricidad, ni trabajo para las personas. El 44% de la población no tiene trabajo y no tiene la libertad de buscarlo en otro lugar. El gobierno local no tiene dinero para pagar a sus propios empleados. La miseria es muy grande. La gente está cansada de todo esto y, por lo tanto, protesta”.

Precisamente a propósito de las protestas estalladas en coincidencia con la inauguración de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén en el día de la Nakba, con sangrientos enfrentamientos con las fuerzas de seguridad israelíes, el padre Mario piensa que “todas estas ocasiones han sido la gota que ha rebalsado el vaso. La gente ha manifestado no sólo por esto, sino también por la situación que estamos viviendo aquí. Es cierto que estas situaciones también conducen a manifestaciones, pero no pienso que sean las únicas”.

Encontrar una solución

El Pontífice recordó que “nunca” el uso de la violencia conduce a la paz: “guerra llama guerra, violencia llama violencia”, subrayó el Papa invitando “a todas las partes involucradas y a la comunidad internacional” a renovar el compromiso para que prevalezcan el diálogo, la justicia y la paz.

“Es lo que queremos: encontrar una solución para el problema de Gaza – Palestina – Medio Oriente. Debe haber una solución, porque de lo contrario la gente ya no sabe cómo vivir en estos lugares. De verdad tememos la llegada de una nueva guerra, que sería terrible por la grave situación que ya existe.

Colaboración interreligiosa

El Papa Francisco también rezó por el inicio del mes de Ramadán, en un espíritu de colaboración interreligiosa más que nunca necesaria en el Oriente Medio: “pensamos que Aquel que puede ayudarnos es Dios. Y podemos pedir Su ayuda sólo nosotros, a través de nuestras oraciones. Si nos uniésemos a nivel de religiones, sería un bien para afrontar esta situación. Nuestra fe es respuesta en Dios”.


Deja un comentario

Grave preocupación en la ONU por la violencia en Gaza

La violencia en Gaza puede arrastrar a la región a otra confrontación mortífera

ONU/Shareef Sarhan
Grupo de jóvenes en un edificio abandonado de Gaza.

15 Mayo 2018

La ONU condenó este martes la pérdida injustificada de vidas en la valla fronteriza entre Gaza e Israel y advirtió que si no finaliza la violencia en Gaza, la región está en grave riesgo.

Ayer fue un día trágico para la gente de Gaza no hay otras palabras para describir esos sucesos. No hay justificación para los asesinatos. No hay excusa. No le sirve a nadie”, así se expresó este martes el coordinador especial de las Naciones Unidas para el proceso de paz en Oriente Medio, tras los enfrentamientos entre palestinos y las fuerzas de seguridad israelíes.

Dirigiéndose al Consejo de Seguridad, Nickolay Mladenov condenó en los términos más enérgicos este martes las acciones que han provocado la pérdida de tantas vidas en Gaza y exhortó a todos los países a unirse a su llamada.

El diplomático recordó a Israel su responsabilidad de medir el uso de la fuerza y no usar métodos letales a no ser que los responsables de seguridad se encuentren bajo amenaza inminente de muerte o graves lesiones.

Señaló que el país  debe tener la facultad de proteger sus fronteras del terrorismo, pero de una manera proporcionada, a la vez que solicitó una investigación independiente de todos los hechos que han provocado la pérdida de vidas humanas.

En relación con Hamas destacó la necesidad de no usar las protestas “como tapadera para intentar colocar bombas en la valla entre Gaza e Israel ni suscitar provocaciones”. Igualmente, indicó que sus efectivos no han de esconderse entre los manifestantes y arriesgar la vida de civiles.

Unas 35.000 personas participaron este lunes en manifestaciones en Gaza y cientos en diversas ciudades de Cisjordania como parte de la “Gran Marcha del Retorno”, así como en protesta por el traslado de la Embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén.

Mladenov cifró en unos sesenta el número de fallecidos este lunes, entre ellos seis niños, y más de 1300 el número de heridos. Por el bando israelí un soldado sufrió heridas leves y fue hospitalizado.

“Este ha sido el día más sangriento en Gaza, con el mayor número de muertos y heridos desde el conflicto de 2014”, dijo. Igualmente recordó que desde el inicio de las protestas palestinas el pasado 30 de marzo han muerto más de cien personas.

Asimismo, señaló que, encubiertos entre los manifestantes palestinos, había miembros de Hamas que participaron en actos violentos y de provocación, como la colocación de artefactos explosivos improvisados en la valla y otros intentos de derribarla para perpetrar ataques.

Informó que en los hospitales de Gaza se han agotado los suministros médicos esenciales, los medicamentos y el equipo necesario para atender a los heridos.

Ante esta situación llamó a Israel, a Egipto y a las autoridades palestinas a facilitar la salida de Gaza de los heridos graves para que reciban tratamiento médico.

Las promesas a los palestinos no se han hecho realidad

Mladenov recordó las duras condiciones de vida de los palestinos y las protestas de decenas de miles de ellos durante las últimas seis semanas.

“Estas personas quieren que sus voces sean escuchadas; quieren un futuro más allá de la mera supervivencia. Sus líderes les han fallado. Las promesas que les han hecho no se han cumplido. Y ahora la gente está enfadada. Pero su ira, si no se encauza de manera constructiva, llevará a más destrucción y sufrimiento”.

El diplomático enfatizó que es necesario finalizar este ciclo de violencia en Gaza, “porque de lo contrario estallará y arrastrará a todos los habitantes de la región a otro enfrentamiento mortal”.

Situación humanitaria

La grave situación humanitaria en Gaza se ha visto agravada por el hecho de que la Autoridad Palestina sigue reteniendo el pago de los sueldos de unos 20.000 empleados de la administración pública en Gaza.

Además, señaló que manifestantes palestinos destruyeron las instalaciones situadas en el lado de Gaza del cruce de Kerem Shalom, el principal punto de entrada de bienes y materiales.

Una evaluación inicial de los daños por parte de la ONU estima que dificultarán durante semanas la entrega de combustible y bienes.

“Hamas, que controla Gaza, no impidió esta destrucción, que no hizo sino aumentar el sufrimiento de la población de Gaza”, destacó.

Israel: La población palestina es rehén de Hamas

Por su parte, el representante permanente de Israel, Danny Danon, manifestó que los eventos sucedidos en la valla de separación  no eran protestas sino violentos disturbios con los que se buscaba derribar la valla con el objetivo de adentrarse en territorio israelí para matar a su población.

“Hamas ha tomado como rehén a la población palestina”, destacó ante la destrucción el pasado viernes de gran parte de las instalaciones en el cruce de Kerem Shalom, cuyos daños costará millones de dólares en reparaciones.

Dannon también acusó a ese grupo de querer secuestrar y matar a israelíes a través de la construcción de túneles que empiezan en Gaza y finalizan en ciudades israelís circundantes.

Además, reiteró que usa a la población de Gaza como escudos humanos.

“Cada vez que los palestinos tienen la oportunidad de cambiar el curso de la historia, de asociarse con nosotros, en el camino de la paz, siempre eligen la violencia”, dijo el embajador israelí.

Palestina: La principal fuente de violencia en la región es la ocupación

“Hoy nos reunimos en un momento triste y doloroso para el pueblo palestino” destacó el embajador de Palestina ante la ONU.

Riyad Mansour condenó en los términos más enérgicos la “masacre cometida por Israel en la franja de Gaza”, exigió que se finalice la agresión militar contra su pueblo y solicitó la apertura de una investigación internacional, transparente e independiente.

Manifestó que la ocupación es la principal fuente de violencia en la región y que cualquier intento de falsear esta situación, por parte de algunos, no coincide con la realidad.

Mansour se preguntó si pese a las múltiples alertas que han formulado al Consejo de Seguridad sobre la situación en Palestina es posible que no se hayan escuchado sus llamados.

Añadió si era posible que un solo miembro del Consejo, sin mecionar cual, pueda impedir al resto cumplir con sus obligaciones más fundamentales al bloquear tres intentos de comunicados de prensa en los que se solicita la investigación imparcial para determinar los hechos sobre el terreno.


Deja un comentario

El drama de los cristianos en Alepo (Siria). Un testimonio

“En Siria, entre sufrimientos atroces, la ternura de Dios vencerá”

Entrevista con el padre Ibrahim Alsabagh, párroco de la comunidad latina de Alepo

El padre Ibrahim Alsabagh

14
0
Pubblicato il 12/05/2018
DOMENICO AGASSO JR.
FLORENCIA

 

Padre Ibrahim Alsabagh, párroco de la comunidad latina de Alepo, ¿cómo describiría el “estado de salud” del país?

 

En Siria, y por lo tanto también en Alepo, vivimos entre sufrimientos atroces, debido a los constantes atentados contra la vida. Pero entre estos dolores también hay intentos de retomar la vida y defenderla.

 

¿Cómo se llegó a este punto?

 

Esta crisis absurda comenzó en 2011 en diferentes partes de Siria. Llegó a Alepo en 2012, y aquí la muerte se “desencadenó”. Primero los diferentes grupos armados saquearon 120 industrias, después arrasaron con todo, bombardearon los canales de agua. La electricidad no existe desde entonces. Bombardearon varias veces la única calle por la que podría llegar comida, que a menudo no se ve durante días. La gente ha sufrido muchísimo, empezando por la falta de agua potable, debido a la que muchos han muerto y muchos siguen viviendo con enfermedades intestinales. Muchos ancianos se quedaron solos, pues sus hijos los abandonaron porque pudieron escapar del país. Sin electricidad, los niños y chicos más afortunados han estudiado durante años por las noches con la luz de las velas. Los servicios sanitarios han perdido calidad y fuerza, muchísimos médicos se han ido, los que se quedaron hacen lo que pueden, pero los límites técnicos de las estructuras y del contexto son evidentes. Las medicinas prácticamente dejaron de existir, y luego volvieron, pero a precios elevadísimos. Primero las pagaba el gobierno, en particular para las patologías graves, pero ahora cada persona se las debe arreglar para comprarlas y muchísimas no tienen dinero suficiente.

 

¿Cuál es uno de los problemas más graves que debe afrontar la gente de Alepo?

 

Los misiles que las milicias armadas lanzaban, y siguen lanzando, contra los barrios de la parte oeste de la Ciudad, golpeando casas, hospitales, iglesias. Caen sobre gente inocente que no tiene nada que ver con la guerra. Es más, a menudo los civiles son el blanco para presionar al gobierno sirio. Al final, los que pagan el precio más elevado del conflicto son los pobres.

 

¿Y usted cómo acabó en ese “infierno”?

 

Me enviaron en 2014, con el conflicto en pleno curso. No me imaginaba lo que me habría encontrado allí. Mi superior me dijo un día: “Estoy en ansias por Siria, la gente allí necesita ayuda, ¿qué opinas?”. Al decirme que la gente necesitaba ayuda, en realidad no me dejó mucha elección: me hice franciscano para dar mi vida por el prójimo. Cuando entré al convento miraba a los santos Maximiliano Kolbe, Francisco, Antonio de Padua, el Cura de Ars, que me daban inspiración y fuerza para dar mi existencia terrena a quienes sufren. A mí no me interesa reunir títulos de estudio. Y entonces, es normal que el diálogo sobre este tema haya proseguido por un poco de tiempo, y después, cuando me volvió a hacer la misma pregunta, respondí: “Estoy listo”. “¿De verdad estás listo? Hay un enorme peligro de muerte”. “Sí, estoy listo, incluso para morir por esta misión”.

 

¿Cómo fue el primer impacto?

 

Al llegar vi kilómetros de destrucción. Recuerdo el olor de muerte a lo largo de las calles que llevaban al convento. Desde el primer momento, cuando llegué a Alepo, descubrí la profundidad del sufrimiento de la gente. Veía la inhumanidad con la que las personas eran privadas de su dignidad; veía el terror por los misiles. Había cursado muchos estudios teológicos, pero no estaba listo para ocuparme de conflictos, sobre todo de estas magnitudes. No sabía qué hacer, por lo que comencé a rezar. Y con la oración comprendí que debía seguir solamente mi corazón. Y entonces comenzó todo.

 

¿Qué comenzó?

 

Abrimos de par en par la puerta del convento, casi la quitamos, para que la gente pudiera entrar libremente a desahogarse, a gritar, a pedir o a pretender algo de la Iglesia. Comencé a escuchar personalmente a la gente desde la mañana hasta la noche, hasta tarde, a veces hasta las once o media noche. Así, Dios mismo iluminó mi camino e hizo que comprendiera, mediante el grito de los pobres, qué me pedía que fuera: un signo de esperanza, para poder restituir la dignidad a estas personas, defender la vida en un país en el que reina la muerte.

 

¿Era suficiente?

 

No. Comenzamos a crear proyectos de solidaridad concreta. Era imposible decir solamente bellas palabras a las personas hambrientas y sedientas; primero había que dar comida y distribuir el agua. Nos concentramos en la distribución de agua potable del pozo que tenemos en el convento. Lo hacíamos también durante las noches. Nos inventamos métodos para enviársela a familias numerosas con ancianos o recién nacidos que no podían llegar hasta el convento: usábamos furgonetas de diésel. Después un paquete de alimentos, después de haber comprendido lo extendida que estaba la desnutrición: durante meses se engañaba el hambre solamente con un pedazo de pan, y así las personas se debilitaron e incluso murieron. Todos, de todas las edades, se iban a dormir con hambre. Es por eso que comenzamos tomar esta dirección, rezando a la Providencia, pero también arremangándonos las mangas. Llegamos el año pasado a distribuir cada mes 3000 paquetes de alimentos para 3 mil familias de Alepo.

 

¿Se ha podido hacer algo en el ámbito de la salud?

 

Ha sido un desafío enorme: la gente se moría incluso por enfermedades leves. No podía ir al doctor, porque quería decir comprar medicinas y hacerse análisis: todo costaba, y no había dinero. Me acuerdo de un caso particular que me dejó una huella: un padre de familia de 60 años tenía un cáncer intestinal, lo salvó un cirujano con una operación muy delicada. Pero el médico dijo: “No te doy ni medicinas ni nada, solo te pido que vengas a hacerte los análisis cada tres meses”. Pero estos análisis cuestan casi 180 dólares. Poco tiempo después, cuando me encontré con este padre de familia estaba muy mal, pero no osaba ir a tocar a la puerta del convento. Lo llevamos casi a fuerza, gracias a sus amigos. Le pregunté por qué no hacía nada para estar mejor, por qué se estaba descuidando con los mismos síntomas del cáncer que había tenido. Él me vio a los ojos y me dijo: “Tengo una hija que está acabando la preparatoria, y casi no tengo dinero. Prefiero morir y usar ese poco dinero que tengo para darle un pedazo de pan cada día a mi hija”. Ahora, en particular para los niños, nos ocupamos de una consulta al mes del médico de familia: todo esto se prevé para 4100 niños, de hasta 15 años. La gente no puede sin ayuda: si queremos verdaderamente promover y defender la vida, entonces debemos comprometernos en estas emergencias. En la actualidad tenemos más de 50 proyectos en Alepo. No sé cómo hemos podido llevar a cabo todas estas iniciativas. Pero sé que lo hacemos trabajando de día y de noche, rezando e invocando a la Providencia, que llega puntual.

 

¿Todo esto es solo para los fieles cristianos?

 

No, la caridad de Cristo nos impulsa hacia los que están en riesgo de perder la vida, los que tienen sed y hambre: también los musulmanes están al centro de nuestra atención y de nuestra obra de caridad.

 

¿Un ejemplo?

 

Un responsable de una asociación de beneficencia ortodoxa me dijo un día: “Tengo que interrumpir dos de los proyectos, porque ya no tengo dinero. Uno es para la adopción de 400 niños musulmanes de familias de refugiados que escaparon de la periferia de Alepo al centro, que han perdido todo: les dábamos leche y pañales. El otro es para niños musulmanes que tienen deformaciones desde el nacimiento, algunos están reducidos a pedazos de carne, sin ojos, sin cerebro. Ayudábamos a sus padres a cuidarlos”. Yo casi le ordené: “Sigue haciéndolo, nosotros te daremos el dinero cada mes”. En realidad no tenía dinero, pero “Dios no permitirá que estas iniciativas sean interrumpidas”, estaba seguro de ello. Y efectivamente la Providencia del Señor nos ha ayudado por un año entero, 2017, y ahora esperemos que lo vuelva a hacer en este 2018.

 

¿Tiene algún remordimiento?

 

Sí, uno: nosotros los Franciscanos no logramos detener la guerra. Nos sentimos impotentes frente a este mal internacional. Luego, de tanto en tanto, me digo a mí mismo: tal vez tenía que hacer más, tenía que ayudar más.

 

¿Usted logra vivir algún momento de serenidad? ¿No está cansado de vivir “bajo las bombas”? ¿No le gustaría cambiar o irse a un lugar más tranquilo?

 

He experimentado y afronto constantemente sufrimientos indecibles, pero entre estos dramas también hay algo aún más grande que he experimentado con mis hermanos y con la gente de Alepo, mediante la inmensa presencia de la solidaridad: la verdadera alegría, que llena el corazón y con la que no te abandona la sonrisa. Nunca. Y no lo cambiaría con ninguna otra alegría del mundo.


Deja un comentario

Prevenir los conflictos comporta un gran ahorro de recursos para la paz.

Prevenir las guerras salva vidas y ahorra mucho dinero

Giles Clarke/OCHA
Suad de 18 años pide ayuda en una carretera de la capital de Yemen con su sobrino de 4 años, cuya madre murió en el conflicto.

24 Abril 2018

En el último decenio, la comunidad internacional ha gastado 233.000 millones de dólares en respuesta humanitaria, mantenimiento de la paz y acogida de refugiados. Invertir en la prevención de los conflictos es un negocio rentable.

Pese a los numerosos avances que ha reportado la globalización debemos reconocer que el planeta está retrocediendo debido al aumento de conflictos violentos, el incremento de desplazados por guerras o persecuciones, o las violaciones de los derechos humanos, dijo este martes el Secretario General de las Naciones Unidas.

Durante una reunión sobre la consolidación y el mantenimiento de la paz que se celebra estos dos días en Nueva York, António Guterres destacó que todos estos desafíos muestran la necesidad de lograr “mayor unidad y coraje para aliviar los temores de las personas a las que servimos, encaminar al mundo hacia un futuro mejor y sentar las bases de una paz y un desarrollo sostenibles”.

El titular de la ONU expresó, además, su esperanza de que la reunión servirá para dar un mayor impulso a la aplicación de las resoluciones aprobadas en favor del mantenimiento de la paz.

A continuación, señaló que una de las claves es invertir en la prevención de conflictos, ya que puede ayudar a salvar múltiples vidas y ahorrar miles de millones de dólares a la comunidad internacional.

“En el último decenio, la comunidad internacional ha gastado 233.000 millones de dólares en respuesta humanitaria, mantenimiento de la paz y acogida de refugiados. Debemos invertir mucho más en prevención porque es eficaz y económica y, sobre todo, porque salva vidas”, afirmó António Guterres.

Fondo para la Consolidación de la Paz

Para lograr este objetivo destacó que se pueden usar instrumentos como el Fondo para la Consolidación de la Paz de las Naciones Unidas que ha demostrado su capacidad de ayuda al apoyar los procesos de transición hacia la paz y la estabilidad.

El Fondo es eficaz y puede responder rápidamente a una situación de crisis inminente, ya que actúa como catalizador y puede recaudar fondos de otros donantes.

Además, financia proyectos en los que nadie más se arriesga a invertir y promueve la diversidad y la inclusión, ya que muchos de sus programas apoyan a mujeres y jóvenes.

Guterres pidió a los asistentes al evento aumentar los recursos del Fondo hasta 500 millones de dólares al año.

El Secretario General destacó que el mensaje central de su informe sobre la consolidación y el mantenimiento de la paz pide aumentar los esfuerzos internacionales en apoyo de los gobiernos y sus pueblos.

En el documento figuran propuestas que buscan aumentar la eficacia y eficiencia del apoyo prestado a los Estados Miembros por el conjunto del sistema de las Naciones Unidas a través de la reforma de los sectores del desarrollo, la gestión y la paz y la seguridad.

El titular de la ONU manifestó además la importancia de la iniciativa de Acción para el Mantenimiento de la Paz, cuya misión es movilizar un mayor apoyo para lograr misiones de mantenimiento de la paz más fuertes y seguras, o la de la Comisión de Consolidación de la Paz.

La importancia de las mujeres y los jóvenes

“El mantenimiento de la paz sólo se logrará mediante un sentido de identificación nacional comprometido e inclusivo que tenga en cuenta las necesidades de los más marginados, incluidas las mujeres, los jóvenes, las minorías y las personas con discapacidad”, destacó Guterres.

El papel de la mujer en la consolidación de la paz es fundamental al estar “firmemente comprometido” con su inclusión en todos los procesos de pacificación.

En un informe sobre la materia, el Secretario General asegura que ni la paz ni la prosperidad se pueden asegurar a largo plazo si las mujeres no participan plenamente en la sociedad. La participación significativa de la mujer refuerza de manera cuantificable las medidas de protección y aumenta la eficacia de las iniciativas para la consolidación de la paz. Las investigaciones también destacan la relación directa que existe entre la igualdad de género, por una parte, y la resiliencia ante los conflictos y la prevención de estos, por otra.

Guterres también tuvo palabras para los jóvenes y dijo que ha llegado la hora de que se reconozca su papel en la prevención de conflictos.

El desarrollo sostenible la mejor forma de prevenir la guerra

El Secretario General resaltó que la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible representa el proyecto universal de las Naciones Unidas para logar una sociedad más pacífica y estable.

“Invertir en una paz continua significa invertir en servicios básicos, aunar a los organismos humanitarios y de desarrollo, crear instituciones eficaces y responsables, proteger los derechos humanos, promover la cohesión social y la diversidad y avanzar hacia la energía sostenible”.

Asimismo, subrayó la importancia de otros factores como la educación y el empleo de calidad.


Deja un comentario

España vende a Arabia las armas que utiliza contra Yemen.

amnistia

amnistiaSe celebra en Madrid la I edición de #CorreConAmnistia para sensibilizar sobre el conflicto en Yemen

Amnistía Internacional organiza el próximo domingo 27 de mayo la I edición de la carrera #CorreConAmnistia, un evento deportivo cuyo objetivo es dar visibilidad a las situaciones de violación de derechos humanos en diferentes partes del mundo. La I edición de esta carrera popular en Madrid será #DejaTuHuellaXYemen y persigue denunciar las vulneraciones de derechos humanos que se están cometiendo en este conflicto olvidado.

Amnistía Internacional anima a la ciudadanía a correr por Yemen el domingo 27 de mayo en Madrid para hacer visibles las graves violaciones de derechos humanos que todas las partes están cometiendo en el conflicto que está teniendo lugar en este país: más de 6.000 civiles muertos y más de 50.000 personas heridas; tres millones de desplazados internos y más de 22 millones de personas que necesitan ayuda humanitaria en una crisis exarcebada por el bloqueo de Yemen por parte de la Coalición que lidera Arabia Saudí. Son sólo algunas de las cifras de esta guerra iniciada en marzo de 2015 que cada día se intensifica más y que merecen ser recordadas.

Los indicios recogidos por Amnistía Internacional ponen de manifiesto cómo todas las partes en el conflicto han cometido violaciones graves de derechos humanos y del derecho internacional humanitario, incluidos crímenes de guerra. Se han documentado 36 ataques aéreos en seis gobernaciones por parte de la coalición dirigida por Arabia Saudí, que aparentemente violaron el derecho internacional humanitario. Algunos de estos ataques parecen haber sido dirigidos deliberadamente contra civiles y bienes de carácter civil como hospitales y escuelas.

España, cuarto exportador mundial de armas a Arabia Saudí

Pese a las numerosas denuncias sobre estos ataques en Yemen y las devastadoras repercusiones que las violaciones graves del derecho internacional están teniendo sobre la población civil, muchos países entre los que se encuentra España han continuado vendiendo y transfiriendo armas a Arabia Saudí y otros países miembros de la coalición que dirige este país, incumpliendo de esta forma tanto la legislación española como el Tratado sobre el Comercio de Armas.

Entre 2015 y 2017 España ha exportado armas a Arabia Saudí por valor de 728,5 millones de euros, lo que convierte a nuestro país en el cuarto exportador mundial de armas a este país, tras Estados Unidos, Reino Unido y Francia.

Amnistía Internacional ha lanzado una ciberacción para pedir al gobierno español que ponga fin al envío y no autorice nuevas ventas y exportaciones de material de defensa (municiones, bombas, aviones, corbetas, etc) a Arabia Saudí que se puedan utilizar en Yemen, tal y como han hecho otros países como Alemania, Bélgica, Canadá, Finlandia, Noruega y Suecia.

#CorreConAmnistia #DejaTuHuellaXYemen

El objetivo de esta carrera es conseguir que la ciudadanía se movilice por los derechos humanos, saliendo a correr por las calles de Madrid para visibilizar la guerra olivada de Yemen.

La totalidad de los beneficios recaudados en la carrera tienen como destino fortalecer el trabajo de Amnistía Internacional, contribuyendo a que la organización siga realizando investigaciones sobre el terreno totalmente imparciales, denunciando las violaciones y abusos cometidos contra los derechos humanos que se producen en todo el mundo.

Datos prácticos de la carrera

La carrera tendrá lugar el próximo domingo 27 de mayo, con salida a las 9 horas desde la Casa del Reloj, en el Pº de la Chopera de Madrid. Cuenta con categorías masculina y femenina, adulta y junior; con dos circuitos, con recorridos de 5 y 10 Km respectivamente, que transcurrirán por Madrid Río.

El precio de la inscripción es de 12 € con camiseta (+ 0,60 € de gastos de gestión de la web de TicketSport ). El plazo para registrarse termina el 25 de mayo a las 12h. La inscripción está abierta también a menores de edad con autorización parental. Para quienes quieran contribuir con esta causa sin necesidad de correr es posible adquirir el “dorsal cero”.

Información adicional

No es la primera vez que Amnistía Internacional organiza un evento de estas características en Madrid, si bien en ocasiones anteriores lo hizo contando con el apoyo de otras organizaciones. En el año 2016 Amnistía Internacional Madrid organizó junto a Asociación de Apoyo al Pueblo Sirio (AAPS) y Acción en Red Madrid (AeR) la I edición de la carrera “Corre por Siria” con el objetivo de dar visibilidad a la terrible situación de los derechos humanos en ese país y recaudar fondos para el envío de ayuda humanitaria a la población de Siria. La carrera fue un éxito de participación con 4.000 personas corriendo por esta causa.

En el año 2017, Amnistía Internacional repitió en la organización de la II edición de “Corre por Siria”. Con más de 4.500 participantes, se recaudaron fondos para que Amnistía Internacional pudiera seguir realizando un trabajo de movilización e incidencia política respecto a la situación de la población siria y las violaciones de derechos humanos en ese conflicto