Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Siria: la liberación de Raqqa y la situación de los cristianos.

Liberan Raqqa, bastión del Estado Islámico en Siria

Por María Ximena Rondón

ROMA, 17 Oct. 17 / 10:01 pm (ACI).- Este martes 17 de octubre las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), conformadas por árabes y kurdos del país, y la coalición internacional liderada por Estados Unidos, liberaron la ciudad siria de Raqqa del control de los terroristas del Estado Islámico (ISIS) tras cuatro meses de combates.

Raqqa, ubicada en el noreste del país, era considerada “el bastión del ISIS en Siria” desde que fue invadida por los yihadistas en marzo de 2013. Hasta entonces residían allí unas 1500 familias cristianas. En junio de 2014 los terroristas proclamaron el califato y convirtieron a esta urbe en su capital.

En declaraciones a ACI Prensa, Alexis Tardy-Joubert, jefe de la misión en Siria de la organización de ayuda francesa SOS Chrétiens d’Orient, indicó que la mayoría de los cristianos “huyeron de la ciudad antes de la llegada del ISIS”.

Solo se quedaron unas 50 familias cristianas que decidieron pagar la jizya(el impuesto para los no musulmanes). Sin embargo, las condiciones de vida eran muy duras porque los terroristas realizaban diversas crueldades contra la población, como exhibir en picas cabezas decapitadas, o hacer ejecuciones públicas. También destruyeron iglesias y forzaron a las mujeres, sin importar su religión, a vivir bajo la ley de la sharia.

El ISIS entrenaba en Raqqa a los niños suicidas, a los que llamaban “los cachorros del califato”y solía retener allí a los cristianos sirios que secuestraban. Algunos de estos fueron liberados, otros asesinados y se desconoce el paradero del resto.

El 15 de noviembre de 2015, Francia bombardeó Raqqa como respuesta a los atentados perpetrados por el Estado Islámico en París. En marzo de 2016 el gobierno sirio indicó que había recuperado parte de la ciudad.

En ese entonces, el ISIS retuvo a los pocos cristianos que quedaban para utilizarlos como escudos humanos y en junio recuperaron el territorio perdido.

En noviembre de 2016, las FDS y la coalición internacional lanzaron una nueva ofensiva para recuperar la ciudad. Tardy-Joubert dijo a ACI Prensa que los cristianos que quedaban escaparon en junio de este año, antes que ingresara el FDS y los extranjeros. “No se sabe qué ha sido de esos cristianos desde entonces”, aseguró.

Agregó que actualmente “no quedan cristianos en Raqqa”.

RBSS (Raqqa is Being Silently Slaughtered), un grupo de periodistas que informan sobre la situación de la ciudad a través de Twitter, señaló que la batalla final para recuperar Raqqa, que duró de junio a octubre de 2017, ha provocado el éxodo de unos 450 mil civiles, dejó unos 1870 muertos, miles de heridos y la ciudad destruida en un 90%.

Tardy-Joubert explicó que la caída de Raqqa “no marca el fin del reinado del ISIS en Siria” porque los terroristas “se reagrupan progresiva y notablemente en la ciudad de Idlib”, situada a unos 59 kilómetros de Alepo.

Indicó además que “a los cristianos les resultará difícil regresar porque ahora la ciudad está en manos de las fuerzas kurdas, que han llevado a cabo abusos contra cristianos en el pasado”.

Agregó que SOS Chrétiens D’Orient “intentará llevar suministros médicos para los afectados en esa ciudad”.

Por otro lado, tras regresar de su reciente visita a Siria, el Custodio Franciscano de Tierra Santa, P. Francesco Patton, dijo a Radio Vaticano que en el país hay una “mejoría de la situación” de los cristianos.

Ellos “están más serenos en este momento porque siente que, probablemente el conflicto terminará, y esperan y rezan para que termine lo más pronto posible”.

“Pienso que debemos seguir apoyando todas las iniciativas de paz posibles y que, como cristianos, antes que todo, debemos empeñarnos en rezar constantemente”, manifestó.

Anuncios


Deja un comentario

Iraq: tras la batalla de Mosul más de 800.000 personas necesitan asistencia humanitaria.

Irak: Un año después, cientos de miles de personas sufren las consecuencias de la batalla de Mosul

AHMAD AL-RUBAYE/AFP/Getty Images

Coincidiendo con el primer aniversario del lanzamiento de la ofensiva de las fuerzas iraquíes y la coalición dirigida por Estados Unidos para recuperar el control de la ciudad de Mosul, en manos del grupo armado autodenominado Estado Islámico, Samah Hadid, directora de Campañas sobre Oriente Medio para Amnistía Internacional, ha dicho:

“La batalla de Mosul ha tenido consecuencias catastróficas para los habitantes de la ciudad. En los combates murieron familias enteras, y aún hay muchas personas enterradas bajo los escombros. Los contendientes dieron muy poco valor a las vidas civiles. Muchas de las personas que tuvieron la suerte de escapar viven ahora en condiciones insoportables en campamentos improvisados y tienen un futuro incierto.

 

 “La comunidad internacional no debe olvidarse de la gente de Mosul. Es urgente que se financie ayuda humanitaria para más de 800.000 personas que ahora viven en tiendas de campaña sin un acceso adecuado a atención médica, alimentos y agua.

“Ahora muchas de las personas desplazadas viven también atemorizadas. Aumentan las desapariciones forzadas a manos de fuerzas gubernamentales, junto con juicios apresurados y sin garantías, seguidos de ejecuciones llevadas a cabo a partir de confesiones extraídas bajo tortura. Instamos a las autoridades iraquíes a que garanticen que todos los juicios cumplen las normas internacionales sin recurrir a la pena de muerte.

“También es importante que el gobierno iraquí y la coalición dirigida por Estados Unidos reconozcan la grave pérdida de vidas civiles que provocó la operación de Mosul, así como su papel en ella. Deben garantizar que las violaciones denunciadas se investigan imparcialmente y que los responsables rinden cuentas. La población de Mosul merece saber que habrá justicia y reparación para las víctimas y sus familias. Y el mundo necesita ver que hemos aprendido las lecciones de la batalla de Mosul para que a la población civil atrapada en otras batallas se le ahorren consecuencias tan catastróficas.


Deja un comentario

Afganistán: víctimas civiles en el conflicto armado.

Conflicto en Afganistán deja altas cifras de víctimas civiles

Imagen del centro de Kabul tras una explosión. Foto de archivo: UNAMA/Jawad Jalali

12 de octubre, 2017 — Pese a una leve reducción del número de muertes de civiles en Afganistán, la cifra de víctimas sigue siendo muy alta, según nuevos datos revelados hoy por la Misión de Asistencia de Naciones Unidas en el país (UNAMA).

El informe sobre protección de civiles en conflictos armados detalla que 8.019 civiles fueron víctimas de la violencia entre el 1 de enero y el 30 de septiembre. A consecuencia de ataques y del uso de artefactos explosivos improvisados, 2.640 civiles fallecieron y 5.379 resultaron lesionados.

Kabul, Helmand, Nangarhar, Kandahar y Faryab son las provincias donde han muerto más personas por los combates terrestres en esas regiones.

Si bien se produjo una reducción del 6% en comparación con el mismo periodo del año anterior, las cifras siguen cerca del número record registrado hasta la fecha.


Deja un comentario

La ONU minimiza los daños causados en Yemen por la coalición de Arabia Saudí.

 Yemen: La ONU resta importancia a los crímenes contra los niños y niñas cometidos por la coalición dirigida por Arabia Saudí

Una niña de cinco años herida tras un ataque en Yemen © Rawan Shaif

La comunidad internacional ha cedido una vez más a la presión política, y ha restado importancia al sufrimiento de cientos de niños y niñas yemeníes, suavizando las críticas de las graves violaciones del derecho internacional perpetradas por la coalición dirigida por Arabia Saudí en el informe anual del secretario general de la ONU sobre menores y conflictos armados. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional.

“Cada vez que la ONU hace concesiones que permiten a quienes cometen crímenes graves de derecho internacional eludir las críticas o la justicia, anima a otros actores a cometer violaciones de derechos humanos que causan un inmenso sufrimiento a personas en todo el mundo”, ha afirmado Sherine Tadros, directora de la Oficina de Amnistía Internacional ante la ONU en Nueva York.

“Aunque acogemos con satisfacción la demorada incorporación de la coalición dirigida por Arabia Saudí en el listado del informe sobre menores y conflictos armados, es una vergüenza que la ONU cediera a la presión y la incluyera en una nueva categoría concebida específicamente para limitar la condena a la coalición.”

Como consecuencia de la presión diplomática ejercida por Arabia Saudí, en el informe —que abarca el año 2016— se incluye una nueva categoría que reconoce los esfuerzos de la coalición para “adoptar medidas durante el periodo objeto del informe dirigidas a mejorar la protección de los niños y niñas”.

Amnistía Internacional no ha percibido indicio alguno de esas medidas. En las últimas semanas, Amnistía Internacional confirmó que, en un ataque que tuvo lugar en agosto, la coalición dirigida por Arabia Saudí utilizó una bomba de fabricación estadounidense que mató a siete niños y niñas.

Según el informe sobre menores y conflictos armados, la coalición dirigida por Arabia Saudí mató a 683 niños y niñas en 2016.

“Las potencias mundiales deben hacer todo lo posible para mantener la presión sobre los Estados que desprecian flagrantemente la vida de los niños y niñas. Estados Unidos y otros Estados que suministran armas para uso de la coalición dirigida por Arabia Saudí en Yemen deben dejar de hacerlo, y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas debe imponer un embargo de armas para poner fin a esos terribles abusos”, ha añadido Sherine Tadros.

Información complementaria:

En 2015, el entonces secretario general Ban Ki-moon incluyó a Arabia Saudí en el informe sobre menores y conflictos armados, pero posteriormente lo retiró, tras recibir una intensa presión diplomática.

Según las últimas cifras del mecanismo de supervisión y presentación de informes de UNICEF, al menos 1.595 niños y niñas murieron y otros 2.542 resultaron heridos en Yemen entre el 26 de marzo de 2015 y el 31 de marzo 2017. La coalición dirigida por Arabia Saudí es responsable de la mayoría de estas víctimas infantiles.


Deja un comentario

Ayuda humanitaria a los yemenitas víctimas de la guerra

Más de 600.000 yemenitas se beneficiarán de nuevo programa de la FAO y el Banco Mundial

Una nña desnutrida es atendida por un médico en Yemen. Foto: UNICEF/Almang

03 de octubre, 2017 — El Banco Mundial y el Fondo de la ONU para la Agricultura (FAO) lanzaron una iniciativa de 36 millones de dólares que proporcionará ayuda inmediata a 630.000 yemenitas que sufren de pobreza e inseguridad alimentaria y apoyará el sector de la agricultura a largo plazo.

Actualmente Yemen experimenta la peor crisis humanitaria del mundo con más de 17 millones de personas que padecen inseguridad alimentaria grave. El conflicto en curso afecta críticamente el sector agrícola y ha tenido un impacto devastador en la nutrición y los medios de vida de los yemenitas.

El proyecto de la FAO y el Banco Mundial busca, además de entregar ayuda y suministros de manera inmediata, rehabilitar los sistemas hídricos para aumentar la producción, los ingresos y la nutrición de los agricultores en 21 de los distritos más pobres y afectados por la guerra.

Los campesinos sin tierra o con pocos recursos, así como los hogares encabezados por mujeres, serán la prioridad de la iniciativa.

“Dado que la agricultura es uno de los sectores económicos más importantes en Yemen, la reactivación de las actividades agrícolas aumentará el acceso de la población a los alimentos, así como las actividades generadoras de ingresos, lo que significa una mayor seguridad alimentaria”, declaró Abdessalam Ould Ahmed, subdirector general de la FAO y representante regional para el Medio Oriente y el Norte África.

El proyecto tendrá una duración de tres años y será financiado en su totalidad por el Programa Global de Seguridad Alimentaria para la Agricultura del Banco Mundial.


Deja un comentario

Exigencias de la ONU al gobierno de Myanmar

La “pesadilla humanitaria” en Myanmar podría propagarse, advierte Guterres

El Secretario General de la ONU, António Guterres, en el Consejo de Seguridad. Foto: ONU/Kim Haughton

28 de septiembre, 2017 — El Secretario General de la ONU António Guterres denunció hoy la “pesadilla” humanitaria que sufre la minoría Rohingya en Myanmar y exigió al gobierno que cese las operaciones militares y reabra el acceso humanitario a la región azotada por el conflicto.

“La situación se ha convertido en una de las emergencias de refugiados que más rápido se han agravado, una pesadilla humanitaria y de derechos humanos”, dijo el Secretario General al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Más de 500.000 refugiados Rohingya han huido a la vecina Bangladesh después de que los ataques de militantes de esta minoría musulmana contra puestos de seguridad desencadenarán el mes pasado una agresiva represión por parte de las fuerzas militares de Myanmar.

Guterres aseguró haber recibido “testimonios escalofriantes” de refugiados sometidos a “excesos de violencia y graves violaciones de los derechos humanos”, incluyendo el disparo indiscriminado de armas, el uso de minas terrestres contra civiles y violencia sexual. “Esto es inaceptable y debe acabar inmediatamente”, exhortó.

El Secretario General instó a Myanmar a cesar las operaciones militares, permitir el acceso sin restricciones de la ayuda humanitaria y el regreso seguro y voluntario de los refugiados a sus áreas de origen. También expresó preocupación por el actual clima de antagonismo hacia Naciones Unidas y otros grupos de asistencia.

“La realidad sobre el terreno exige acción. Una actuación rápida, para proteger a las personas, aliviar el sufrimiento, prevenir más inestabilidad, abordar las causas de la situación y forjar, por fin, una solución duradera”, señaló.

El líder de la ONU recordó que la “violencia sistémica” podría hacer que los disturbios se propaguen al centro del estado de Rakhine, lo que pondría en riesgo de desplazamiento a otros 250.000 musulmanes.

Guterres señaló que el 9 de octubre se celebrará una cumbre de donantes para abordar la crisis en Myanmar pero no especificó el lugar.


Deja un comentario

El conflicto sirio según el ministro de asuntos exteriores en la ONU

Siria está determinada a erradicar el terrorismo de su territorio, señala su ministro de Asuntos Exteriores

Walid Al-Moualem, viceprimer ministro y ministro de Asuntos Exteriores de Siria, en la Asamblea General de la ONU. Foto: ONU/Cia Pak

23 de septiembre, 2017 — Desde el inicio de la guerra que dura ya más de seis años, el gobierno sirio ha seguido dos políticas: combatir el terrorismo y trabajar en busca de una solución política que evite un mayor derramamiento de sangre y restablezca la estabilidad en el país, afirmó hoy el viceprimer ministro y ministro de Asuntos Exteriores de Siria, Walid Al-Moualem.

Ante el pleno de la Asamblea General de la ONU, el canciller aseveró que Siria está determinada a erradicar el terrorismo de su territorio y señaló que la liberación de Alepo y Palmira y el levantamiento del sitio de Deir Ezzor son una prueba de que ese objetivo puede alcanzarse.

Al-Moualem advirtió, no obstante, que la ideología extremista continuará esparciéndose por el mundo como un tumor dañando a todos los pueblos, a menos que los gobiernos asuman un compromiso genuino de trabajar unidos para confrontarlo. Esta lucha, agregó, debe respetar la soberanía de los Estados.

En el frente político, el diplomático aseguró que el gobierno sirio ha apoyado las iniciativas para poner fin a la guerra desde el inicio de la crisis. Sin embargo, dijo, esos planes han fracasado porque los Estados que apoyan y alimentan el terrorismo han persistido sus políticas agresivas contra Siria.

Al-Moualem refrendó el compromiso de su país con el proceso de Ginebra y explicó que aún no ha dado resultados por la falta de una auténtica oposición nacional que pueda asociarse al futuro de Siria.

“Y porque los países con influencia sobre esas otras partes siguen bloqueando este proceso tan significativo. Es realmente desafortunado que estos países que bloquean la situación en Siria sean miembros de esta organización internacional, e incluso miembros permanentes del Consejo de Seguridad”, puntualizó.

En este sentido, acusó a la “Coalición Internacional liderada por Estados Unidos” para combatir a los grupos terroristas como el ISIS, de haber matado a más civiles que extremistas, de haber destruido infraestructura vital y de haber utilizado armas prohibidas, como las bombas de fósforo. Recordó también que el desplazamiento masivo de población y el alto número de refugiados son consecuencia del terrorismo.

Añadió, por otro lado, que los sirios se sienten alentados por los avances logrados en las conversaciones de Astana, que han establecido varias zonas de reducción de violencia en el territorio nacional.

Finalmente, Al-Moualem subrayó que cualquier solución al conflicto sirio debe respetar el rechazo total al terrorismo, la unidad territorial de Siria y el rechazo a toda interferencia externa en las decisiones políticas sobre el futuro de Siria. “Sólo los sirios tiene derecho a tomar esas decisiones, ya sea ahora o en el futuro”, enfatizó