Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Congo: situación muy crítica- Ebola, grupos armados, próximas elecciones presidenciales.

El Congo, entre el ébola y la inestabilidad; los combonianos: la gente vive una psicosis

Surgen nuevos focos en una zona ya postrada por la guerra. Habla el padre Gaspare Di Vincenzo, comboniano de Butembo

Información y medidas higiénicas contra el Ébola

CONDIVIDI
3
0
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 08/08/2018
LUCA ATTANASIO
BUTEMBO

El número de las víctimas del virus es de 33. Hace algunas pocas semanas, el gobierno de la República Democrática del Congo había declarado fuera de peligro al país, pero nuevos focos extendidos por la zona del Kivu del norte, entre finales de julio y principios de agosto, han provocado la alarma y creado, además de decenas de muertos, una verdadera psicosis entre la población. Desgraciadamente, el Congo no es ajeno a estos terribles contagios. Desde mediados de los años 70 ha vivido oleadas de epidemias que, en total, han provocado más de diez mil víctimas. Y lo que complica el marco actual de la situación y la eficiencia de la intervención sanitaria y humanitaria son los conflictos en toda la zona de Kivu, en donde están activos alrededor de cincuenta grupos armados.

 

Mientras tanto, el temido presidente Joseph Kabila filtró noticias de una posible nueva candidatura a las elecciones de diciembre de este año (despreciando abiertamente los Acuerdos de San Silvestre, patrocinados por la Conferencia Episcopal, y la Constitución, que prevé un máximo de dos mandatos). Entre las oposiciones, en cambio, despiertan preocupaciones por una parte la vuelta de Jean-Pierre Bemba (acusado por la Corte Penal Internacional de crímenes de guerra contra la humanidad y que fue arrestado en Bruselas en 2008; fue condenado en 2016 en primer grado a 18 años de cárcel, pero en junio ganó una apelación y pudo volver a su país, ndr.) y, por otra, la situación de Moïse Katumbi, influyente líder político que ahora vive en Zambia porque se le había negado la entrada a el Congo.

 

En una conversación telefónica con Vatican Insider, el padre Gasbare Di Vincenzo, superior de la comunidad de los religiosos combonianos de Butembo, en Kivu del Norte, habla sobre la alarma del ébola y sobre la peligrosa situación de inestabilidad.

 

¿Cuál es el balance de las víctimas por el momento?

 

Hasta ahora los muertos confirmados debido al virus en diferentes zonas de la provincia de Kivu del Norte son 33. En la zona de Beni han comenzado las vacunaciones desde hace algunos días; aquí llegó ayer el equipo médico oficial de Kinshasa y aseguró que en la zona de Butembo comenzarán esta semana a vacunar. De cualquier manera, afortunadamente, además de las vacunas para todos, están llegando nuevos medios de transporte para mover los cadáveres y sepultarlos. Hasta ahora las víctimas eran sepultadas por sus seres queridos con las manos y, obviamente, esto mantenía vivo el contagio. Las vacunas, como sea, han funcionado en la provincia del Ecuador hace algunos meses y esperemos que también aquí funcionen, porque hay muchos focos tanto en Beni como en Butembo. Ayer hubo una reunión oficial en Butembo con autoridades sanitarias que dieron indicaciones prácticas y comenzaron a ocuparse de la situación.

 

Las medidas de emergencia se enfrentan también con los conflictos en curso. ¿Cómo reacciona la población?

 

La gente vive en una especie de psicosis permanente. No sabe a dónde huir, porque por una parte están los focos de infección y por la otra los rebeldes, probablemente cercanos a los Mai-Mai (no se sabe bien a bien a quién respondan; algunos dicen que son grupos pagados por diferentes poderes políticos y económicos, ndr.); y por otras partes hay también otros grupos armados. En estas zonas hay por lo menos cincuenta de ellos. El peligro es que se cierren las fronteras con Uganda y se llegue a una parálisis de la economía, ya duramente afectada. Además existe el peligro de que se propague el virus más allá de la frontera.

 

¿La Iglesia se ha movilizado?

 

El domingo 4 de agosto el obispo de Butembo-Beni, monseñor Sikuli Paluku, organizó un encuentro en el obispado con todos los religiosos y las religiosas, el personal sanitario, los comerciantes y ciudadanos. Durante el encuentro se habló sobre el problema para responder juntos de manera unida y eficaz. El martes 7 de agosto lanzó un llamado a “todos los fieles y a los hombres de buena voluntad” para invitar a no caer en el pánico, a atenerse a las reglas de higiene y a permanecer unidos como familia en la ayuda recíproca. Todos estamos alertas y dispuestos a apoyar en este momento tan delicado.

 

A nivel político, la Conferencia Episcopal divulgó un comunicado el 6 de agosto en el que se dijo preocupada por el desarrollo de las próximas elecciones de diciembre y en el que pidió la vuelta al país de Moïse Katumbi. ¿Se teme un otoño difícil?

 

La Iglesia está muy preocupada desde hace tiempo por la cuestión de una posible nueva candidatura de Joseph Kabila a la presidencia de la República. Y parece ser que Kabila tiene todas las intenciones de volver a presentarse como candidato: su partido ya lo puso en la lista. La Conferencia Episcopal en el mensaje, entre líneas, dio a conocer su preocupación por este enésimo gesto de desprecio de las reglas. Además pide la vuelta de Moïse Katumbi para que las elecciones sean incluyentes, transparentes y no den pie a nuevos enfrentamientos entre los diferentes frentes. Hace algunas semanas volvió al país Bemba, a pesar de los procesos en su contra de las gravísimas acusaciones. Con él aquí, Katumbi fuera y Kabila como candidato nuevamente, el riesgo de enfrentamientos que desemboquen en una verdadera guerra es muy elevado.

Anuncios


Deja un comentario

Emigración de miles de venezolanos al Brasil

La ONU celebra reapertura de la frontera norte de Brasil a los venezolanos

ACNUR/Reynesson Damasceno
Personal de ACNUR verifica y asiste a los refugiados, solicitantes de asilo y personas de interés provenientes de Venezuela en el refugio Rondón I recientemente inaugurado en Boa Vista, Roraima, en el norte de Brasil.

7 Agosto 2018

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) vio con buenos ojos la reapertura de la frontera brasileña en Roraima, por la que miles de migrantes venezolanos cruzan diariamente para escapar a la crisis que azota al país sudamericano.

Azuzado por la migración masiva de venezolanos internándose a su territorio, el estado brasilero de Roraima cerró brevemente su frontera norte para impedir el paso de más migrantes venezolanos hasta que aquellos que ya se encontraban dentro fueran trasladados a otros lugares del país. Sin embargo, horas más tarde un magistrado del Tribunal Supremo brasileño revocó el fallo y reabrió la frontera.

Unos 117,000 venezolanos han pedido asilo este año, una cantidad mayor que en todo 2017, informó el martes ACNUR.

“ACNUR celebra la decisión de anoche del tribunal supremo brasileño de anular una decisión de un juez federal en el estado fronterizo de Roraima para suspender la admisión de venezolanos al país y cerrar la frontera”, dijo el vocero de la agencia, William Spindler.

Más venezolanos

En Ginebra, Spindler agregó que cientos de venezolanos cruzan al norte del estado brasileño de Roraima, cerca de la ciudad de Pacaraima, todos los días en busca de seguridad.

Más de 200 venezolanos no pudieron finalizar su registro de inmigración durante el breve cierre de la frontera el lunes, pero no fueron deportados y no se produjeron retrocesos, según la agencia de la ONU.

Actualmente, Brasil alberga a más de 32,700 solicitantes de asilo venezolanos; otros 25,000 tienen permitido legalmente quedarse en el país, ya que tienen permiso de trabajo o residencia.

“El número total de solicitantes de asilo venezolanos este año – esto es solicitudes de asilo en todas partes – es de 117,000 … y esta cifra supera la cantidad total de peticiones realizadas el año pasado”, dijo Spindler.

Esta situación se produce en medio de informes de escasez generalizada de alimentos y medicinas, inflación en aumento, disturbios políticos y violencia en Venezuela.

Tensiones en la frontera

Al señalar las “tensiones” en la frontera entre los residentes de Roraima y los recién llegados, el vocero del ACNUR dijo que la agencia continuaría apoyando los esfuerzos para satisfacer las necesidades de los que llegan a Brasil.

Hasta ahora, las autoridades han dado tradicionalmente la bienvenida a todas las personas que necesitan protección y les han proporcionado acceso a los derechos y servicios básicos, dijo Spindler, agregando que el movimiento entre las fronteras en América Latina a menudo es muy fluido.

“Hubo algunas tensiones entre la población local y los venezolanos”, recalcó. “Entendemos que ha habido una gran afluencia en Roraima y es por eso por lo que estamos ayudando a las autoridades a hacer frente a la situación”.

Hasta la fecha, el ACNUR ha ayudado a más de 800 venezolanos a trasladarse a otras áreas en Brasil para aliviar la tensión en Roraima, que ha visto la mayor afluencia de personas que buscan refugio.

Indígenas vapuleados

La agencia de la ONU dice que la mayoría de los que abandonan Venezuela por Brasil y su vecino Colombia necesitan asistencia urgente con documentación, vivienda, alimentos y atención de la salud que busca proporcionar trabajando con las autoridades y las organizaciones asociadas.

Entre quienes han recibido ayuda de ACNUR hay un número creciente de indígenas que se ven vulnerables debido a la escasez de alimentos.

Entre ellos se encuentra la familia del líder comunitario de Warao, Eligio Tejerina, de 33 años, cuyo hijo menor murió luego de enfermar de neumonía.

“Como no tenían medicina, no pudo recibir el tratamiento adecuado”, dijo Tejerina, de 33 años.

Sus cinco hijos sobrevivientes ya estaban debilitados y angustiados por el hambre. Como ya no podían encontrar comida en el mercado local, su única opción era irse, explicó.

“Decidimos venir a Brasil porque nuestros hijos estaban hambrientos”, dijo. “Solían llorar de hambre. Tenían solo una comida al día, por la noche. Solo una pequeña porción “.


Deja un comentario

Papel de la iglesia en la crisis de Nicaragua.

Crisis en NicaraguaCrisis en Nicaragua 

Episcopado de Nicaragua analiza su permanencia en el diálogo nacional

El Episcopado de Nicaragua se reúne hoy en Managua para analizar su permanencia en el diálogo nacional para resolver la crisis local, luego de que el presidente Daniel Ortega los acusó de pertenecer a un plan para darle un golpe de Estado

Patricia Ynestroza- Ciudad del Vaticano

El cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, al ser consultado por periodistas sobre su permanencia en el diálogo dijo que este será uno de los temas que se discutirá hoy.

Mediadores en esta crisis

El jueves pasado, durante la celebración del aniversario 39 de la revolución de Nicaragua, Ortega afirmó que los obispos “se descalificaron como mediadores y testigos” del diálogo, al pedirle que adelantara para marzo de 2019 las elecciones de 20 muertos.

Al ser consultado si se mantenían como mediadores, el cardenal respondió que piensa que sí porque oficialmente, a través de una carta, no se les ha dicho lo contrario.

Una Iglesia perseguida

En los últimos meses los templos católicos y el clero han sufrido agresiones físicas y verbales, así como amenazas, nunca antes vistas en Nicaragua, un país donde el 58,8 por ciento de la población se considera católica.

El purpurado reconoció la persecución que sufre la Iglesia Católica en Nicaragua, donde sus templos han servido de refugio a manifestantes que escapan de los ataques armados del Gobierno local.

En oración por la paz

Ayer en todas las iglesias de Latinoamérica se oró por la paz en ese país. Más de 500 eucaristías en el continente y una cantidad no especificada en Europa fueron dedicadas a Nicaragua, para que supere pronto la crisis, a petición del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), según dijo el cardenal nicaragüense.

“Creo en la iglesia que es una santa, católica, apostólica y perseguida, porque vemos en Iraq, está siendo perseguida, en la India creo que también. Es parte de la iglesia, siempre ha sido perseguida. Nosotros no vamos a estar ajenos”, respondió el cardenal al ser consultado por periodistas.


Deja un comentario

Nicaragua: el presidente llama golpistas a los obispos.

Presidente Daniel Ortega celebrando el aniversario de la Revolución Sandinista en ManaguaPresidente Daniel Ortega celebrando el aniversario de la Revolución Sandinista en Managua  (ANSA)

Daniel Ortega tilda de “golpistas” a obispos nicaraguenses

En su discurso en el 39 aniversario de la revolución popular, Ortega acusó a la Iglesia de ser golpista porque intenta, calmar la crisis, solicitando elecciones anticipadas

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

Una crisis, producto de la erosión sistemática de los derechos humanos provocada por el gobierno de Daniel Ortega, que pone en evidencia la fragilidad de las instituciones y del Estado de derecho. Una crisis, que ha dejado un saldo de 351 muertos, no solamente el policía mencionado por el presidente Ortega en su discurso ayer, 39 aniversario de la revolución popular que derrocó al dictador Anastasio Somoza.

Entre los fallecidos, tantos jóvenes y niños. Una crisis que ha dejado un saldo de casi dos mil heridos e innumerables detenidos. Donde las libertades de prensa y expresión han sido violadas, muchos han sido los periodistas amenazados y heridos al momento de ejercer su labor, y entre los muertos está también el periodista Ángel Gahona, mientras cubría las protestas iniciales.

Iglesia enemiga del gobierno y obispos considerados golpistas

Entre las imágenes de video que circulan en las redes sociales se aprecia el odio de los paramilitares y parapolicías, mientras frente a una iglesia están difamando al clero nicaragüense, diciendo que son ellos los que han profanado las iglesias.

Ayer, miles de simpatizantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) acudieron a la Plaza de la Fe, al norte de Managua, para celebrar el aniversario de la revolución popular, y Ortega en su discurso calificó de “golpistas” a los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua y los acusó de ser cómplices de fuerzas internas y externas para intentar derrocarlo.

La Conferencia Episcopal, mediadora y testigo del diálogo nacional para afrontar esta crisis, propuso a Ortega adelantar las elecciones generales para el 31 de marzo de 2019, sin que él pueda presentarse a la reelección. Ortega reveló que cuando los obispos le hicieron esa propuesta, el 7 de junio pasado, dio por sentado que la Iglesia está comprometida con los golpistas.

Ortega acusado de crímenes de lesa humanidad

Ortega es responsabilizado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) de “asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias cometidos en contra de la población mayoritariamente joven de Nicaragua”. El Gobierno nicaragüense ha negado su responsabilidad y sostiene que es víctima de un golpe de Estado.


Deja un comentario

Nicaragua: la iglesia ante la crisis sociopolítica.

Fieles nicaragüenses San Pedro Ángelus PapaFieles nicaragüenses en la plaza de San Pedro a la hora del Ángelus del 1° de julio  (AFP or licensors)

El Papa alienta a continuar el diálogo en Nicaragua

El Papa Francisco ha alentado a los obispos nicaragüenses a proseguir el diálogo, después las agresiones sufridas por tres obispos el pasado lunes.

Ciudad del Vaticano

“Estamos conscientes de que el diálogo es la única manera de llegar a la pacificación del país”: lo ha afirmado el arzobispo de Managua, el card. Leopoldo Brenes en una entrevista telefónica a Tv2000, emisora televisiva propiedad de la Conferencia Episcopal Italiana.

Las declaraciones del primado de la Iglesia de Nicaragua llegan tras las agresiones que sufrió, el pasado lunes, junto al nuncio apostólico Mons. Waldemar Stanislaw Sommertag y al obispo auxiliar de Managua, Mons. Silvio Baez, por parte de activistas cercanos al gobierno de Ortega. Los actos de violencia ocurrieron cuando los prelados fueron a expresar su cercanía a una comunidad eclesial en la ciudad de Diriamba, por las cuatro muertes de sus miembros ocurridas durante manifestaciones contra el gobierno.

Los obispos nicaragüenses deciden continuar con el diálogo

En la entrevista telefónica con TV2000, el purpurado afirmó que “la Conferencia Episcopal en la reunión de antes de ayer decidió continuar con el trabajo del diálogo porque el Papa en sus últimas intervenciones, en el Ángelus, nos ha animado a proseguir con este trabajo y porque nosotros estamos conscientes de que el diálogo es la única forma para llevar adelante la pacificación del país”. “Humanamente  –  agregó el card. Brenes – tenemos miedo, pero el acompañamiento de nuestros sacerdotes a través de la oración es una fuerza constante para nosotros”.

El Papa nos pide que sigamos adelante con nuestra misión

En la entrevista con la emisora de los obispos italianos, el purpurado nicaragüense se refirió también al encuentro sucedido hace 15 días, con el Papa Francisco:  “Ha sido un encuentro muy cordial de un padre con un hijo, un amigo. Nos ha alentado a continuar con el trabajo del diálogo, a mantener la unidad de la Conferencia Episcopal y a estar cerca de nuestra población en su sufrimiento. De su parte, ha ofrecido su oración, para que nosotros podamos continuar nuestra misión”.

Nuncio: el Papa pide respeto por derechos humanos de todos

Por su parte, el nuncio en Nicaragua, Mons. Waldemar Stanislaw Sommertag,  durante un acto en Managua, declaró ayer que el Papa está “muy preocupado” por la agresión contra los tres obispos del pasado lunes. “El llamado del Santo Padre – agregó – es que quiere que se respeten los derechos humanos, no solamente de los obispos, que sería mirar solamente una parte”.  Y acerca de las amenazas que sufren los obispos el Nuncio afirmó: “Nosotros dejamos de lado las amenazas y confiamos en Dios, que es el Señor de la historia, de la vida y de cada uno de nosotros”.

Más de  350 muertos

Hoy es el tercer día de una huelga general convocada por la oposición para exigir la dimisión del presidente Ortega. Ayer hubo nuevos enfrentamientos. Estados Unidos está trabajando con otros países americanos para encontrar una resolución que se presentará a la OEA para pedir al Presidente Ortega un calendario que lleve al país a nuevas elecciones en breve. Ortega dijo que permanecerá en el cargo hasta 2021.  Los muertos, desde el inicio de los enfrentamientos a mediados de abril han llegado a más de 350.

Escuche y descargue el servicio


Deja un comentario

Nicaragua; gravedad de la situación. Nota de Entreculturas.

Nicaragua, rota

NICARAGUA, ROTA

Nieves Fernández y Valeria Méndez de Vigo. [EuropaPress] “En este país ahorita nadie está seguro. Nuestra función más importante es la de estar vivos, porque no se sabe, en cualquier momento pueden venir a buscar a cualquiera y llevárselo […]. La cotidianidad la hemos perdido. La represión y los ataques están al orden del día. Hay una zozobra y bastante miedo de lo que pueda ocurrir después”. Así describía Hazel Rodríguez, de Fe y Alegría Nicaragua, en una entrevista a la radio jesuita Magis, el profundo sufrimiento que padece la sociedad nicaragüense desde hace más de dos meses, por la gravísima crisis política, social y de derechos, que sitúa al país al borde de una guerra civil.

El 22 de junio la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emitió un duro informe, en el que constata un sinfín de gravísimas vulneraciones de derechos humanos cometidas por el Gobierno sandinista de Daniel Ortega. A 19 de junio, atribuye a la acción represiva del Estado 212 personas muertas y 1.337 heridas, aunque estima que el número es muy superior. Registra hasta el 6 de junio la privación de libertad a 507 personas y documenta la existencia de cientos de personas en riesgo tras ser víctimas de ataques, hostigamientos, amenazas y otras formas de intimidación. En la última semana, la cifra de muertos y heridos ha sido rebasada con creces. La marcha de las flores que tuvo lugar el pasado fin de semana en Managua se saldó con la muerte de dos personas y 14 heridas, entre ellas una niña, por un tiroteo.

El origen de esta situación está en la respuesta del ejecutivo nicaragüense a las manifestaciones pacíficas iniciadas el 18 de abril por un grupo de estudiantes de la Universidad de Managua para protestar contra la reforma del sistema de seguridad social en un contexto de progresivo desgaste del Gobierno sandinista. Con el objetivo de disuadir de la participación en las protestas y de sofocar el disenso político, el gobierno y las organizaciones que lo sostienen han puesto en marcha una sangrienta represión, ejecutada por la Policía Nacional, las fuerzas antimotines y grupos paramilitares –como las Juventudes Sandinistas– armados por las fuerzas y cuerpos de seguridad oficiales. La situación en el país se ha vuelto insostenible.

El 20 de abril quedará para siempre grabado en la memoria de los familiares, compañeras y compañeros del joven de 15 años Álvaro Conrado. Álvaro recibió un disparo de arma de fuego en el cuello mientras llevaba agua a los jóvenes que se encontraban atrincherados en la Universidad Politécnica de Nicaragua y, al llegar al Hospital público Cruz Azul, se le denegó la atención médica, dejándole morir. Su grito de “duele respirar” permanecerá durante mucho tiempo en la memoria de los suyos como un testimonio trágico de la violencia y la represión. Los familiares, amigas y amigos de las víctimas fallecidas –entre las que se encuentran dos bebés– heredarán muchos testimonios como este, que abren una brecha dramática en la sociedad nicaragüense, en la que ni siquiera se tolera la protesta y la manifestación de dolor. El Movimiento Madres de Abril convocó el 30 de mayo una manifestación para homenajear a todos los familiares de víctimas. Los asistentes fueron atacados con disparos de fusiles de asalto rusos AK-47 desde las alturas del Estadio Nacional Dennis Martínez.

Forma parte de este panorama sobrecogedor un sinnúmero de personas heridas que, por miedo a las represalias, no han acudido al hospital o a las que, se les ha denegado la atención médica y han tenido que ser asistidas por estudiantes y profesores de medicina. O las detenciones masivas en las prisiones de “El Chipote” y “La Modelo” por ejercer legítimamente su derecho a expresarse libremente y a manifestarse de forma pacífica, muchas de ellas, víctimas de torturas y malos tratos. O las amenazas de grupos afines al gobierno hacia personas -en muchos casos defensores de los derechos humanos- que se han visto forzadas a abandonar el país; y los chantajes de la Policía Nacional hacia los familiares de muchas víctimas para impedir que denunciaran sus muertes, negándoles incluso las actas de defunción.

El jesuita José Alberto Idiáquez, rector de la Universidad Centroamericana de Nicaragua y miembro de Alianza Cívica, movimiento que ejerce como mediador entre el Gobierno sandinista y los agentes sociales, en su entrevista al diario El País, señalaba: “el diálogo es lo único que nos puede llevar a que no haya más derramamiento de sangre, evitar convertir a este país en un río de sangre. El diálogo es lo que nos permitiría salir con alternativas humanas”.

Desde Entreculturas instamos a que la Comunidad Internacional actúe urgentemente. Todos los Estados deben condenar las vulneraciones de derechos humanos cometidas por el gobierno nicaragüense y apoyar el diálogo, exigiendo, como punto de partida, el cese de la violencia, la efectiva reparación de todas las víctimas y la convocatoria de nuevas elecciones, de carácter libre, transparente y seguro, a la mayor brevedad posible. La salida inmediata de Daniel Ortega del poder es la única forma de poner fin a la profunda fractura social que atraviesa hoy Nicaragua.

Nicaragua

Imagen extraída de: EuropaPress