Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Qué pasa en Libia? Qué hace la comunidad internacional?

Sin apoyo del Consejo de Seguridad, Libia afronta un conflicto permanente y fratricida

OCHA/Giles Clarke
Recuento de hombres en un centro de detención en la ciudad libia de Benghazi.

6 Noviembre 2019

La implosión de Libia debe suponer una pesada carga sobre la conciencia de la comunidad internacional, asegura la fiscal de la Corte Penal Internacional, para quien el combate de la impunidad es fundamental si se quiere estabilizar el país. Fatou Bensouda volvió a reclamar la extradición de tres acusados de crímenes de guerra.

Si el actual conflicto en Libia no cuenta con el apoyo incondicional del Consejo de Seguridad y de la comunidad internacional, el país árabe corre el riesgo de verse envuelto en un conflicto permanente y fratricida.

Esa fue la descripción que hizo sobre la actual situación en Libia la fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), Fatou Bensouda, este miércoles al presentar un informe en el Consejo de Seguridad de la ONU.

“La implosión de Libia debe comportar una pesada carga sobre la conciencia de la comunidad internacional y motivar acciones significativas para ayudar a las autoridades libias a estabilizar al país y poner fin al ciclo de violencia, atrocidades e impunidad”.

Para ello, Bensouda dijo que es necesario el combate a la impunidad, que representa a la vez un obstáculo y una amenaza para la estabilidad del país, e informó que su Oficina obtuvo avances en las investigaciones en curso mientras que continúa trabajando en las solicitudes de nuevas órdenes de arresto.

Tres arrestos pendientes

Con relaciones a las detenciones recordó una vez más a Libia que tiene la obligación de arrestar y entregar a la Corte al hijo del exmandatario del país, Saif Al-Islam Gaddafi, así como a Al-Tuhamy Mohamed Khaled,cuya orden de arresto sigue pendiente de resolver tras seis años, y a Mahmoud Mustafa Busayf Al-Werfalli, cuya primera orden de arresto sin ejecutar se emitió hace dos años.

“Los tres fugitivos de la Corte  están acusados ​​de graves crímenes internacionales. Estos delitos incluyen crímenes de guerra por asesinato, tortura, trato cruel y atrocidades contra la dignidad personal; y los crímenes contra la humanidad de persecución, encarcelamiento, tortura y otros actos inhumanos”.

Bensouda pidió a Libia y Egipto que, de acuerdo con la Resolución 1970 del Consejo, detengan y faciliten la entrega inmediata de los fugitivos de la Corte.

La violencia continúa desatada

OCHA/Giles Clarke
Recuento de hombres en un centro de detención en la ciudad libia de Benghazi.

La fiscal de la Corte indicó que, desde principios de abril, y como consecuencia del conflicto armado, más de 100 civiles fueron asesinados, 300 heridos y 12.000 desplazados. Además, condenó enérgicamente el ataque con coche bomba en Benghazi el 10 de agosto que mató a cinco personas, incluidos tres miembros del personal de las Naciones Unidas, e hirió a varios civiles más, entre otros actos violentos.

Bansouda condenó estos crímenes y destacó que su Oficina sigue vigilando la situación en Libia.  Del mismo modo, indicó que, si las acciones de cualquiera de las partes constituyen crímenes de guerra o contra la humanidad, y cumplen todos los elementos requeridos por el Estatuto de Roma, pueden ser procesadas.

“Permítanme ser clara: no dudaré en presentar nuevas solicitudes de órdenes de arresto contra los responsables de presuntos delitos que están bajo la jurisdicción de la Corte”.

Con relación a los presuntos delitos cometidos contra migrantes en Libia recordó que su equipo continúa recopilando y analizando pruebas documentales, digitales y testimoniales relacionadas con dichos crímenes cometidos en centros de detención.

Añadió que su equipo está cooperando con los Estados que investigan y procesan a individuos que presuntamente cometieron crímenes contra migrantes en Libia y que ha facilitado el progreso en una serie de investigaciones y enjuiciamientos.

La fiscal indicó que la situación en Libia seguirá siendo prioritaria para su Oficina en 2020.

“Próximamente se cumplirá una década desde que este Consejo remitió la situación en Libia a mi oficina. El pueblo de Libia merece paz y estabilidad. Llevar a los responsables de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad ante la justicia facilita ese codiciado resultado”, resaltó la fiscal.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.


Deja un comentario

Libia: atentado a trabajadores de la ONU

La ONU está de luto tras un ataque mortal en Benghazi, Libia

UNSMIL/Iason Athanasiadis
Benghazi, Libia.

10 Agosto 2019

Tres trabajadores de las Naciones Unidas fallecieron este sábado en el atentado con coche bomba y otros tres más se encuentran heridos.  El Consejo de Seguridad se reunió de emergencia y condenó los hechos.

El Secretario General condenó en los términos más enérgicos el ataque con coche bomba en Benghazi, Libia. Tres colegas de las Naciones Unidas murieron en el atentado y otros tres están entre los heridos.

En un comunicado difundido por su portavoz, António Guterres extendió sus más profundas condolencias a las afligidas familias y desea una pronta recuperación para todos los heridos.

Además pidió a las autoridades libias que no escatimen esfuerzos para identificar y llevar rápidamente ante la justicia a los autores de este ataque ocurrido al frente de un centro comercial y un banco.

El Secretario General hizo un llamamiento a todas las partes para que respeten la tregua humanitaria durante Eid al Adha y regresen a la mesa de negociaciones para perseguir el futuro pacífico que merece el pueblo de Libia.

ONU/Loey Felipe
Reunión del Consejo de Seguridad.

Condena internacional

El Consejo de Seguridad también condenó los hechos en una reunión de emergencia este sábado convocada por Polonia y Francia. También convocó un minuto de silencio por los fallecidos.

“Esos valientes trabajadores estaban operando bajo un mandato dado por este Consejo para proporcionar un futuro más seguro para el pueblo de Libia. Conmemoramos su último sacrificio, en la causa de la paz “, aseguró la actual presidenta del Consejo y Embajadora de Polonia Joanna Wroneka,  expresando las condolencias de los quince miembros del órgano.

En la reunión también participó Bintou Keita, la secretaria general adjunta de la ONU para África. La funcionaria aseguró que este “horrible ataque” se produjo cuando los ciudadanos de Benghazi se están preparando para las festividades de Eid al-Adha, en un área supuestamente bajo control de las Fuerzas del ejército nacional libio de Haftar.

“Esto sirve para resaltar el peligro continuo del terrorismo en todo el país y los límites del control de seguridad efectivo la ausencia de un gobierno y una fuerza militar y policial trabajando en todo el país.  También confirma que este último episodio de hostilidades está creando un vacío fácilmente explotado por elementos radicales que luchan contra el caos y la violencia”, dijo.

Keita resaltó que la ONU no tiene la intención de evacuar de Libia. “En el futuro previsible nuestro lugar permanece
junto con el pueblo libio, como nuestros valientes colegas que dieron hoy sus vidas por ellos”, aseguró.

Anuncio de tregua

La secretaria general adjunta además informó al Consejo que las fuerzas del Ejército Nacional bajo el mando del general Haftar y el Primer Ministro Serraj acordaron junto al representante especial de la ONU en el país una tregua para el período festivo que comenzará esta noche.
“Solo puedo esperar que ambas partes acaten genuinamente, de buena fe,  su compromiso. La violencia sin sentido y absurda necesita detenerse. Hemos dejado claro, en varias ocasiones, frente a esta misma audiencia, que ninguna parte surgirá ganadora de este conflicto. El dia de hoy es una evidencia clara de que ya hay muchos perdedores, la mayoría de los cuales son civiles inocentes”, expresó.

En los días previos a la tregua,  la Misión de la ONU en Libia (UNSMIL) trabajó duro para generar confianza entre las partes a través de propuestas como el intercambio de prisioneros, el intercambio de restos mortales y visitas a prisioneros.
“Esperamos que las partes aprovechen esta oportunidad. Este es el primer paso para volver a un proceso político. Es esencial que esta tregua se profundice y fortalezca a través de estas importantes medidas de fomento de la confianza y que las partes se muevan rápidamente hacia una reunión internacional para volver a comprometerse con una hoja de ruta para la transición del país del conflicto a un  proceso pacífico y democrático”, afirmó Keita.


Deja un comentario

Responsabilidad del Consejo de seguridad (ONU) en la crisis de Libia

El Consejo de Seguridad tiene la responsabilidad de detener la guerra en Libia

OIM/Moad Laswed
El centro de detención de migrantes de Tajoura, al este de Trípoli, fue destruido durante un bombardeo.

29 Julio 2019

El representante especial de la ONU para Libia afirmó que el Consejo de Seguridad es responsable de garantizar que ese país mantenga su integridad y recupere la estabilidad. Ghassan Salamé informó del deterioro de la situación humanitaria y el avance de los grupos terroristas y presentó una estrategia para detener inmediatamente los enfrentamientos.

“Hace casi 70 años, las Naciones Unidas decidieron crear una Libia independiente. El Consejo de Seguridad tiene la responsabilidad especial de garantizar que Libia no se fracture en piezas débiles e inestables sino que mantenga la fuerza colectiva de la Libia que se unió en 1951. Sólo con su visto bueno podemos ayudar a los libios a superar este episodio oscuro y violento para encaminarse hacia un futuro más esperanzador”, dijo este lunes el representante especial de la ONU para Libia.

En una videoconferencia desde Trípoli, Ghassan Salamé informó al Consejo de Seguridad que el conflicto armado en Libia no da muestras de disminuir.

Los enfrentamientos en los alrededores de Trípoli entre las fuerzas armadas libias y el Ejército Nacional Libio del general Khalif Haftar, quien encabeza un gobierno paralelo con sede en Bengasi, al este del país, han dejado unos 1100 muertos, entre los que se contaron más de cien civiles. Centenares de miles de personas se han desplazado y decenas de miles más han cruzado la frontera para refugiarse en Túnez.

Según el enviado de la ONU, más de 100.000 civiles se encuentran en la línea de fuego y al menos 400.000 viven en áreas directamente impactadas por la conflagración.

La situación humanitaria es cada día peor y los alimentos y la salud, entre otros servicios básicos, son de muy difícil acceso.

Las partes enfrentadas han intensificado los ataques aéreos con aviones y drones armados, además de que se ha incrementado el reclutamiento de mercenarios extranjeros.

Es hora de que las partes enfrentadas cesen todas las hostilidades y se enfoquen en conjurar la amenaza  de que su país se convierta en un paraíso de terroristas

Por si fuera poco, el vacío de poder que ha generado el conflicto sigue siendo explotado por Da´esh en las áreas remotas de sur y centro del país.

“Más preocupante todavía son las indicaciones de que los arsenales que envían los extranjeros que respaldan a una u otra parte caen en manos o se les vende a los grupos terroristas. Algunos elementos extremistas se legitiman uniéndose a la batalla. Esto es una receta para el desastre no sólo para los libios, sino también para sus vecinos y para la paz y seguridad internacional”, enfatizó.

“Es hora de que las partes enfrentadas cesen todas las hostilidades, replieguen sus fuerzas y se enfoquen en conjurar la amenaza común de que su país se convierta en un paraíso de las organizaciones terroristas”, dijo.

Migrantes y refugiados

Sadame denunció violaciones a las leyes humanitarias internacionales por ambas partes, aludiendo como ejemplo al bombardeo a un centro de detención de migrantes en Tajoura cometido el 2 de julio, que mató a 53 personas e hirió a 87, incluidos varios niños, pese que la ONU había comunicado a los actores enfrentados las coordenadas de esa y otras instalaciones de detención.

El también jefe de la Misión de Apoyo de la ONU en Libia (UNSMIL) se refirió, asimismo, a los 150 migrantes muertos el 25 de julio cuando intentaban cruzar el Mediterráneo hacia Europa y urgió a abordar las causas de raíz que empujan a la gente a tomar tan desesperadas opciones.

Señaló que las agencias humanitarias de la ONU han trabajado exhaustivamente para aliviar las terribles condiciones que privan en los centros de detención de migrantes y pugnó por el cierre de dichos lugares.

“Urjo al Consejo a llamar a las autoridades en Trípoli a tomar la decisión estratégica de liberar a los detenidos en esos centros”, puntualizó.

Agregó que la UNSMIL ha trazado un plan para el cierre organizado y gradual de todos los centros de detención y busca el apoyo del Consejo para su implementación.

Detalló que en lo que va del año, unos 4500 refugiados y migrantes llegaron a Libia y que todos corren el riesgo de ser detenidos, arrestados arbitrariamente o verse atrapados en medio de los enfrentamientos.

“La comunidad internacional puede evitar otra tragedia. Conmino a los países europeos a responder a los reiterados llamados del Secretario General a que revisen sus políticas y ubiquen a los migrantes y refugiados en un lugar seguro”, acotó.

Salame advirtió que el odio y los insultos presentes en las redes sociales y la televisión alimenta la violencia en el terreno y denunció con alarma que los dueños y editores de esas publicaciones y televisoras arengan al público a utilizar lenguaje agresivo, además de que difunden incitaciones a la violencia y los asesinatos, difunden noticias falsas y permiten los ataques personales.

Experimentación y guerra de otros

OCHA / Giles Clarke
La antigua cámara de portavoces en el parlamento de Trípoli, Libia.

Afirmó que Libia se ha convertido en un terreno de experimentación de nuevas tecnologías militares y reciclaje de armas viejas que llegan a su territorio con la complicidad y apoyo de gobiernos extranjeros.

“No hay duda de que el apoyo externo ha sido clave para el incremento de los ataques aéreos. Asimismo, he observado con preocupación que el armamento importado es acompañado por extranjeros que trabajan como pilotos, entrenadores y técnicos. Esta dependencia del respaldo externo es motivo de conflicto. Más que nunca, los libios están peleando guerras de otros países que parecen contentos de pelear hasta que no queden libios y el país esté destruido para apuntarse un triunfo”, enfatizó.

Los libios están peleando guerras de otros países que parecen contentos de seguir hasta que no queden libios y el país esté destruido para apuntarse un triunfo

En este contexto, subrayó la necesidad de que se respete el embargo de armas y recordó que para ello se requiere la cooperación de todos los miembros del Consejo de Seguridad.

“Los libios están peleando las guerras de los demás, y mientras tanto están destruyendo su país. Las propuestas para revivir los diálogos políticos deben ser la base para reunificar las instituciones nacionales del país. Una solución al conflicto requiere abordar los problemas de fondo de lo que es en realidad, una guerra por los recursos”, puntualizó.

Propuesta de acción inmediata

Sadame consideró que no se puede posponer indefinidamente la decisión de detener esta guerra y propuso un plan inmediato que empezaría por una tregua para la festividad islámica EID al-Adha, el próximo 10 de agosto, e incluiría un intercambio de prisioneros y de cadáveres, así como la liberación de los detenidos o secuestrados.

El segundo paso del plan sería una reunión de alto nivel de los países implicados para reafirmar el cese de hostilidades, trabajar en la implementación estricta del embargo de armas y comprometer a las partes en Libia a adherirse a las leyes humanitarias y de derechos humanos internacionales.

El tercer punto convocaría una reunión de personalidades libias de todo el país para acordar las pautas del camino a seguir.

El conflicto en el país petrolero del norte de África comenzó en 2011, cuando los opositores a Muammar Al-Qadhafi derrocaran a ese Gobierno gracias al respaldo de una coalición liderada por la OTAN.


Deja un comentario

Severa condena del Papa del ataque aéreo en Libia a un centro de migrantes.

Attacco aereo in Libia, il Papa: “La comunità internazionale non può tollerare fatti così gravi”

Francesco condanna il bombardamento al centro per migranti di Tajoura: «Siano organizzati in modo concertato i corridoi umanitari». Un ricordo delle vittime delle stragi in Afghanistan, Mali, Burkina Faso e Niger

Papa Francesco durante l’Angelus in piazza San Pietro

CITTA’ DEL VATICANO. Una vergogna e un orrore. L’attacco aereo in Libia che, nella notte tra martedì e mercoledì, ha colpito un centro di detenzione per migranti a Tajoura, a est di Tripoli, uccidendo una cinquantina di persone e ferendone altre 130, ha sconvolto Papa Francesco che nell’Angelus di oggi ha usato parole durissime contro l’attentato. «La comunità internazionale non può tollerare fatti così gravi», ha sentenziato il Pontefice affacciato dalla finestra del Palazzo Apostolico, assicurando la sua preghiera «per le povere persone inermi uccise o ferite».

Bergoglio, come in altre occasioni, ha espresso l’auspicio «che siano organizzati in modo esteso e concertato i corridoi umanitari per i migranti più bisognosi», iniziativa questa già posta in atto con successo dalla Comunità di Sant’Egidio in collaborazione con Fcei e Tavola Valdese. Non ha mancato, il Papa, di ricordare inoltre «anche tutte le vittime delle stragi che recentemente sono state compiute in Afghanistan, Mali, Burkina Faso e Niger» e ha invitato i fedeli in piazza San Pietro a restare per qualche istante in preghiera in silenzio per loro.

Nella sua catechesi prima dell’Angelus, Francesco ha ricordato «la missione della Chiesa» che è quella di «annunciare il Vangelo a tutte le genti». Tale missione presenta diverse caratteristiche: essa «si basa sulla preghiera»; «è itinerante»; «richiede distacco e povertà»; «porta pace e guarigione» e soprattutto «non è proselitismo ma annuncio e testimonianza». Quindi «richiede anche la franchezza e la libertà evangelica di andarsene evidenziando la responsabilità di aver respinto il messaggio della salvezza, ma senza condanne e maledizioni», ha sottolineato il Pontefice.

«Se vissuta in questi termini, la missione della Chiesa sarà caratterizzata dalla gioia», ha aggiunto, non «una gioia effimera, che scaturisce dal successo della missione» ma al contrario «la gioia interiore e indistruttibile che nasce dalla consapevolezza di essere stati chiamati da Dio a seguire il suo Figlio». Cioè «la gioia di essere suoi discepoli», di «spendersi senza riserve per gli altri, libero da sé stesso e dai propri averi».Dopo la preghiera mariana, Papa Bergoglio ha salutato tutti i pellegrini presenti venuti da Roma e dal mondo. In particolare ha rivolto un pensiero ai sacerdoti che partecipano al corso per formatori, promosso dall’Istituto “Sacerdos” di Roma, e alla comunità eritrea a Roma alla quale ha assicurato: «Cari fratelli e sorelle, prego per il vostro popolo!». Da qui la tradizionale formula di congedo: «Auguro a tutti una buona domenica. Per favore, non dimenticatevi di pregare per me. Buon pranzo e arrivederci».


Deja un comentario

Libia; responsabilidad de los que violan el embargo de armas a Libia.

Libia: Las violaciones del embargo de armas de la ONU ponen en grave peligro a los 1,2 millones de civiles de Trípoli

La vida y la seguridad de 1,2 millones de civiles en Trípoli penden de un hilo mientras los bandos enfrentados utilizan una diversidad de armas sofisticadas transferidas a Libia en incumplimiento del embargo de armas de la ONU; así lo ha manifestado hoy Amnistía Internacional con motivo de la publicación de un nuevo vídeo a los tres meses del comienzo de la batalla.

La escalada de la violencia desde el 4 de abril ha obligado a más de 100.000 civiles a huir de sus hogares y está causando largas interrupciones del suministro eléctrico a diario, lo que repercute en la asistencia médica y otros servicios básicos en muchas zonas de la ciudad. Los ataques con cohetes y artillería a menudo alcanzan zonas civiles alejadas de la primera línea y perturban los vuelos que llegan al único aeropuerto en funcionamiento de Trípoli.

“Los drásticos efectos de la batalla por el dominio de Trípoli son incluso visibles desde el espacio: en las imágenes de satélite pueden verse grandes extensiones de la ciudad que han quedado sumidas en la oscuridad. Mientras, las pruebas fotográficas y videográficas que hemos recopilado y verificado sobre el terreno demuestran que los daños más graves están en zonas civiles, viviendas e infraestructuras”, ha manifestado Magdalena Mughrabi, directora adjunta de Amnistía Internacional para Oriente Medio y Norte de África.

“El embargo de armas de la ONU tiene como fin proteger a la población civil de Libia. Pero Jordania, Emiratos Árabes Unidos y Turquía, entre otros, se lo saltan descaradamente suministrando sofisticados vehículos blindados, drones, misiles guiados y otras armas. El Consejo de Seguridad de la ONU debe tomar medidas urgentes para hacer cumplir el embargo, y las partes enfrentadas deben respetar el derecho internacional humanitario y dejar de actuar irresponsablemente poniendo en peligro a civiles.”

Información complementaria

El 4 de abril de 2019 hubo una escalada del conflicto armado en Trípoli y sus inmediaciones cuando las fuerzas del autoproclamado Ejército Nacional Libio, con el general Khalifa Haftar al mando, lanzaron una ofensiva para arrebatar el control de la ciudad al Gobierno de Acuerdo Nacional de Libia, internacionalmente reconocido.

Desde que comenzó la ofensiva, Amnistía Internacional —tanto a través de fuentes sobre el terreno como del análisis de imágenes de satélite y contenido videográfico verificado— ha documentado violaciones del derecho internacional humanitario cometidas por ambas partes, incluidos posibles crímenes de guerra, con ataques indiscriminados en zonas residenciales y ataques a centros de detención de personas migrantes y refugiadas.

El Consejo de Seguridad de la ONU impuso un embargo integral de los suministros armamentísticos desde y hacia Libia en febrero de 2011 (Resolución 1970). Desde junio de 2016 (Resolución 2292), el Consejo de Seguridad ha autorizado a los Estados miembros a inspeccionar los buques en alta mar frente a la costa libia que sean sospechosos de violar el embargo de armas.


Deja un comentario

Consternación en la ONU por un brutal atentado a un centro de migrantes en Libia

Las Naciones Unidas condenan el ataque a un centro de detención en Libia

OIM/Moad Laswed
Imagen del devastador atentado perpetrado el 2 de julio en el centro de detención de Tajura, en los suburbios de la capital libia, Trípoli.

3 Julio 2019

El ataque aéreo al Centro de Detención de Tajura, una ciudad ubicada al sur de la capital del país, Trípoli, causó decenas de muertos y heridos. La Alta Comisionada de la ONU consideró que podríamos estar ante un crimen de guerra, mientras que la Agencia de las ONU para los Refugiados y la Organización Internacional para las Migraciones reiteraron la necesidad de cerrar estas dependencias. El Secretario General se unió a la indignnación.

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos señaló estar “consternada” al recibir la noticia del fallecimiento de alrededor de cuarenta migrantes y refugiados y unos setenta heridos en la localidad libia de Tajura, a consecuencia de un bombardeo aéreo a un centro de detención.

“El hecho de que las coordenadas de este centro de detención y el conocimiento de que albergaba a civiles fueran comunicadas a las partes en el conflicto indica que este ataque puede, dependiendo de las circunstancias, constituir un crimen de guerra”, señaló.

Michelle Bachelet destacó que el ataque de este martes al Centro de Detención de Tajoura, que da refugio a unas seiscientas personas, es el segundo desde que se reiniciarían las hostilidades en el país árabe a inicios del mes de abril.

La Alta Comisionada instó a todas las partes en conflicto a cumplir con las obligaciones en virtud del derecho internacional humanitario y que tomen todas las medidas posibles para proteger a los civiles y la infraestructura civil, incluidas las escuelas, los hospitales y los centros de detención.

“Los principios de distinción, proporcionalidad y precaución deben respetarse plenamente en todo momento”, destacó.

Asimismo, recordó su petición previa donde pedía el cierre de todos los centros de detención de migrantes en Libia, en los que el personal de derechos humanos de las Naciones Unidas documentó graves casos de hacinamiento, tortura, malos tratos, trabajos forzados, violaciones y desnutrición, entre otras graves violaciones de las garantías fundamentales.

La necesidad de abrir una investigación

Por su parte, la Agencia de las ONU para los Refugiados y la Organización Internacional para las Migraciones condenaron enérgicamente el ataque aéreo, calificaron de “terrible” el número de víctimas, mostraron su preocupación por la seguridad de las personas retenidas en los centros de detención y pidieron que finalice “de inmediato” la detención de migrantes y refugiados.

Dada la gravedad del suceso consideran que amerita la apertura de una investigación “minuciosa e independiente” que sirva para esclarecer las circunstancias de cómo pudo ocurrir, quiénes son los responsables, y que rindan cuentas ante la justicia.

Tanto ACNUR como la OIM cifraron en 3300 el número de migrantes y refugiados detenidos arbitrariamente en la capital del país, Trípoli, o sus alrededores. La reanudación de los enfrentamientos provoca que estas personas se enfrenten a riesgos cada vez mayores y consideran que la medida que se debería tomar es el cierre de los centros de detención.

Este incidente subraya la urgencia de proporcionar a todos los refugiados y migrantes un refugio seguro hasta que sus solicitudes de asilo puedan procesarse o puedan repatriarse de manera segura

El Secretario General de la ONU se unió a las voces que reclaman esa investigación y mostró su indignación por el ataque. António Guterres expresó, además, sus más profundas condolencias a las familias de las víctimas y desea una rápida recuperación para los heridos.

A través de su portavoz, el titular de la ONU recordó a todas las partes sus obligaciones conforme al derecho internacional humanitario de tomar todas las precauciones posibles para evitar, y en todo caso minimizar, la pérdida incidental de vidas civiles, lesiones a civiles y daños a objetos civiles, y abstenerse de dirigir ataques contra civiles.

“Este incidente subraya la urgencia de proporcionar a todos los refugiados y migrantes un refugio seguro hasta que sus solicitudes de asilo puedan procesarse o puedan repatriarse de manera segura”,  afirma Guterres.

El portavoz señaló que el Secretario General reitera su llamamiento a un alto el fuego inmediato en Libia y un retorno al diálogo político.

UNICEF / Romenzi
Niños migrantes en un centro de detención en Trípoli, Libia

100.000 desplazados

El conflicto en la capital libia y su periferia ha obligado a casi 100.000 libios a abandonar sus hogares. La Agencia de la ONU para los Refugiados, junto a otros socios, ha trasladado a más de 1500 refugiados de los centros de detención cercanos al lugar de combate a zonas más seguras.

Por otra parte, las operaciones de retorno voluntario humanitario de la Organización Internacional para Ias Migraciones contribuyeron al regreso de más de 5000 personas vulnerables a sus 30 países de origen en África y Asia.

La batalla por el dominio de Trípoli estalló el pasado 4 de abril, cuando el general Hafter, quien controla el este del país, ordenó la conquista de la capital, sede del Gobierno reconocido por las Naciones Unidas.


Deja un comentario

Libia. Miles de refugiados obligados a huir.

Libia: miles de familias obligadas a huir por los enfrentamientos

Médicos Sin Fronteras solicita que los más de 3.000 refugiados y migrantes atrapados en centros de detención en Trípoli sean evacuados urgentemente del país.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

La organización sanitaria Médicos Sin Fronteras ha manifestado su preocupación por todos los civiles que se encuentran en Trípoli, capital de Libia, ya que el empeoramiento de los enfrentamientos está obligando a miles de familias a huir de sus hogares y buscar refugio en albergues temporales establecidos en escuelas y otros edificios. En este contexto, MSF pide que los más de 3.000 refugiados y migrantes atrapados en estos centros de detención, y que corren el riesgo de quedar atrapados en el fuego cruzado, sean evacuados del país urgentemente.

Peligro de muerte en Libia

Al 16 de abril, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reportó un total de 1.005 víctimas, entre las que se contabilizan 189 muertos y 816 heridos.

 

Los trabajadores sanitarios y los servicios de salud se han visto afectados por los bombardeos indiscriminados y los ataques aéreos diarios, que han aumentado durante los últimos días en las áreas más densamente pobladas. Según la OMS, desde el inicio del conflicto dos médicos y un conductor de ambulancia murieron, otro médico resultó herido y nueve ambulancias fueron dañadas o destruidas.

Es por ello que deben tomarse todas las medidas necesarias para proteger a los civiles e infraestructura civil, y entre estas se incluye no llevar a cabo ataques indiscriminados en áreas densamente pobladas.

Refugiados en condiciones lamentables

Las instalaciones médicas tanto dentro como fuera de Trípoli han reportado tener una capacidad limitada y menos de dos semanas de suministros médicos. Algunos civiles han estado sin agua y electricidad durante varios días. Para los más de 3.000 refugiados y migrantes que están atrapados actualmente en centros de detención, áreas en conflicto y las zonas circundantes; la provisión de servicios básicos sigue siendo extremadamente limitada. Hay reportes que mencionan que muchos detenidos no comen durante días.

 

Los enfrentamientos han tenido un impacto perjudicial adicional en la salud mental de las personas detenidas. En este contexto, los equipos médicos son testigos de cómo la ansiedad y el miedo se están apoderando de entre muchos pacientes.

Libia no es un país seguro

Por este motivo, han permanecido en el terreno desde el inicio del enfrentamiento armado, brindando atención médica primaria y bienes de primera necesidad para refugiados y migrantes en cuatro centros de detención en Trípoli. También han entregado medicamentos para la tuberculosis y otros fármacos vitales para garantizar que los enfermos puedan seguir sus tratamientos a pesar de la guerra en curso.

Aunque las cifras de cada centro de detención están sujetas a cambios diarios, actualmente hay 135 personas en las instalaciones de Anjila, ubicadas a 5,5 km de los enfrentamientos. Hace unos días había alrededor de 910 personas en Abu Salim, a 6,5 km de los combates. Se prevé que este centro de detención será el más afectado por el conflicto en los próximos días, debido a que se han producido bombardeos en el vecindario de Abu Salim durante la noche del 16 de abril.

Los enfrentamientos actuales -la tercera oleada en los últimos siete meses- indican una vez más, la falta de inseguridad que predomina en este país, cuyo pueblo padece desde hace años la fría indiferencia de los demás gobiernos de la comunidad internacional.

Escuche el servicio

24 abril 2019, 12:24