Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Argentina: sufrimiento por la desaparición del submarino.

El Obispo Castrense celebró una misa por los tripulantes del ARA San Juan

Miercoles 22 Nov 2017 | 11:06 am

Mar del Plata (Buenos Aires) (AICA):

El obispo castrense, monseñor Santiago Olivera, arribó este 21 de noviembre a la ciudad de Mar del Plata donde, junto a los familiares de los tripulantes del submarino ARA San Juan, celebró una misa pidiendo por la pronta aparición de la nave.

La misa tuvo lugar en el Salón Almirante Brown de la Base Naval. Fue presidida por el obispo y concelebrada por el vicario general Castrense, presbítero Gustavo Acuña, en un gesto de cercanía con los familiares de los tripulantes que se encuentran alojados o pasan la jornada en el Comando del Área Naval Atlántica desde el último jueves, cuando se reportó el cese de las comunicaciones con la unidad.

En este difícil momento, monseñor Olivera se acercó a las familias para contenerlos y llevar a ellos el mensaje de la fe. “Por la unión que caracteriza a nuestra institución, vivimos esto con tal fuerza y de manera tan real, que la diócesis y cada uno de nosotros estamos sufriendo a cada minuto de búsqueda con los familiares de los submarinistas”, expresó.

“Es importante estar aquí, celebrar la Eucaristía, para renovarnos en esperanza y enfrentar juntos lo que se vaya presentando. Este es nuestro gesto, un signo de cercanía y fraternidad. Queremos ser auténtica familia diocesana que acompaña a los que sufren”, afirmó.

“Hoy celebraremos Misa, le rezaremos a la Patrona Stella Maris, madre del mar, y le pediremos esperanza”, concluyó el obispo Castrense.

En declaraciones a AICA, el prelado comentó que los familiares de los tripulantes están confiados y agradecidos a la Armada por la contención, y aunque están preocupados, también se muestran esperanzados. “La verdad que da mucha pena también, pero están manifestando mucha fe, comunión, cercanía entre ellos”, expresó.

La canción de la esperanza
Familiares de los tripulantes hicieron una canción titulada “Buscando ver el sol”, con la esperanza de que la canten los 44 tripulantes del submarino. “¡Ojalá así sea!”, expresaron.

La canción reconoce el trabajo de quienes “hacen patria a escondidas” y arriesgan su vida, llenándola de valor, poniendo la Nación “proa adelante”. La letra y la música pertenecen a Marcelo Polakoff, y la voz y producción estuvieron a cargo de Fernando Rahe.+

Anuncios


Deja un comentario

Pésame del Papa por las víctimas de submarino argentino desaparecido

El Papa reza por 44 tripulantes desaparecidos en un submarino en Argentina

El Papa Francisco. Foto: ACI Prensa

El Papa Francisco. Foto: ACI Prensa

VATICANO, 18 Nov. 17 / 04:18 am (ACI).- El Papa Francisco, a través del Cardenal Secretario de Estado Pietro Parolin, ha enviado un mensaje al Obispo Castrense de Argentina, Mons. Santiago Olivera, con motivo de la de la desaparición de un submarino con 44 tripulantes en el Atlántico meridional.

“El Papa Francisco asegura su ferviente oración por los 44 tripulantes del ara San Juan, que se encuentra desaparecido desde el pasado miércoles y le ruega que haga llegar a sus familiares y a las autoridades militares y civiles de ese país su cercanía en estos difíciles momentos”.

En el mensaje también se alienta “los esfuerzos que se están llevando a cabo para encontrar el navío”.

“Su Santidad los confía a la maternal intercesión de la santísima Virgen y, a la vez que les ruega que recen por él y por su ministerio al servicio del santo pueblo de Dios, pide al Señor que les infunda serenidad espiritual y esperanza cristiana en estas circunstancias, en prenda de lo cual les imparte de corazón la confortadora bendición apostólica”.

La Armada argentina busca el submarino desde el miércoles 15 de noviembre después de que desapareciera mientras realizaba ejercicios de vigilancia en la zona económica exclusiva a la altura de Puerto Madryn, en la provincia patagónica de Chubut, tras partir del puerto de Ushuaia, en el extremo sur.

Cuando se produjo el último contacto de radio, el submarino se encontraba 432 kilómetros mar adentro, cerca de la zona del Golfo San Jorge, según informó la Armada en un comunicado.


Deja un comentario

El Papa con unos trabajadores sobre su despido.

Argentina, el abrazo del Papa a familias al borde del despido

Francisco recibió en el Vaticano a Gustavo Vílchez, representante de un grupo de 600 familias que en breve perderán el trabajo. Esperan que él intervenga de algún modo: “Es nuestra última alternativa, tenemos mucha fe en Dios y en el Papa”

Papa Francisco y Gustavo Vílchez en Santa Marta

113
0
Pubblicato il 06/11/2017
Ultima modifica il 06/11/2017 alle ore 15:05
ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

Para ellos es “la máxima autoridad, santísima”. Es su pastor y su última opción. Los obreros de la Fábrica Militar de Pólvoras y Explosivos Villa María, en el corazón de Argentina, agotaron todos los recursos para mantener sus trabajos. Pero la amenaza de 600 despidos permanece. A fin de año muchos contratos no se renovarán. Por eso se jugaron todo y enviaron a un representante a tocar la puerta del Papa. Francisco lo recibió en Santa Marta y cuando supo la noticia, cambió su semblante. Les envió ánimo y les aseguró sus oraciones. A Gustavo Vílchez lo abrazó con fuerza, tomándolo de la mano, como queriendo transmitir su cercanía a todos los demás.

 

El encuentro tuvo lugar el sábado 4 de noviembre por la noche, tras la cena. El dirigente de la Asociación de Trabajadores del Estado, “Cartucho” como lo llaman, esperó que el pontífice terminase de cenar. Allí, afuera del comedor de la residencia papal, se acercó a él. Lo presentó Alicia Peresutti, defensora del pueblo de Villa María y amiga de muchos años de Jorge Mario Bergoglio.

 

 

 

 

“Quería pedirle la bendición de él hacia todos los compañeros y compañeras, nuestras familias, y ver si de alguna forma se pueden frenar los despidos, no sólo los nuestros sino todos los demás de la Argentina”, contó Vílchez, en declaraciones al Vatican Insider.

 

“El Papa, sorprendido por la noticia que le estaba dando, me agarró fuerte la mano, me dijo que sí daba la bendición a cada uno de ellos por los que vine a pedir, dijo que iba a rezar por nosotros, por mi familia y mis compañeros de trabajo, que tuviéramos mucha fe. Se lo notó muy cansado y después quiso irse a dormir”, agregó.

 

Simbólicamente, el Papa bendijo una camiseta de las que usan los obreros de Fabricaciones Militares. Se trata de una compañía estatal dedicada a la realización de pólvora, explosivos, chalecos antibalas, balas, cartuchos y otros materiales para uso de las policías y cuerpos de seguridad del país: policía local, policía provincial, Gendarmería, Policía Federal y otras. Es, además, la única fábrica de éter en Sudamérica.

 

Pero, pese a tener las homologaciones del caso, los mencionados organismos casi no compran su producto, lamentó Vílchez. “Compran todo afuera, en Alemania, en Italia”. Reveló que, pese producir en su fábrica el arma policial reglamentaria, el Estado Argentino realizó un convenio con la extranjera Pietro Beretta.

 

Ahora, por falta de compras, el Ministerio de Modernización del gobierno nacional ordenó que 600 trabajadores, sobre un total de dos mil 500, sean desafectados este próximo fin de año. Para el líder sindical se trata de un “vaciamiento tremendo” bajo la excusa de que no se vende y no se fabrica. “Eso es un claro mensaje que se va al cierre de Fabricaciones”, insistió.

 

 

 

Los representantes de los afectados tuvieron reuniones con todos los responsables políticos y administrativos de la fábrica, incluido el ministro de Defensa de la Nación, Óscar Aguad. Diputados, senadores, secretarios y secretarias. El resultado siempre fue negativo.

 

Por eso recurrieron al Papa. Lo hicieron con fe. Para participarle de las dificultades de una porción del pueblo fiel en su país natal. “Nosotros creemos que el Papa está atento, sabe, por personas como nosotros que gracias a Dios tuvimos la posibilidad de llegar a él. No es ajeno a la situación de la Argentina, a la situación que atravesamos con este gobierno, de despidos, de amenazas para futuros despidos”, precisó Vílchez.

 

Consideró que Bergoglio es la “persona indicada” para que “pida porque se frene con esta ola de despidos” y por la problemática que “está viviendo la Argentina en general”. Incluso –señaló- que sus “compañeros y compañeras” se emocionaron con la gestión porque “muchos están convencidos que el Papa algo puede modificar sobre todo esto”.

 

Y apuntó: “Nosotros creemos que tiene muchísima influencia, más allá de ser un Papa argentino, tiene una gran influencia sobre cada uno de los responsables de lo que estamos viviendo. Es una de las personas que, con su fe, con sus rezos, con sus bendiciones, puede llegar a hacer algo muy importante. Es una persona muy respetada, muy querida, es el único que podría estar frenando estos malos momentos que se están viviendo allá en Argentina. Es muchísima la fe que tenemos nosotros, ya sea en Dios como en el Papa Francisco”.


Deja un comentario

Argentina: movimiento de obispos

Argentina: El largo adiós del arzobispo Aguer

El Papa Francisco recibió en audiencia privada al arzobispo de La Plata, justo cuando él alista su salida. Los rumores de una renuncia anticipada y la designación de un coadjutor

Aguer (foto de wikipedia)

71
0
Pubblicato il 20/10/2017
Ultima modifica il 20/10/2017 alle ore 20:04
ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

Héctor Aguer es un arzobispo destacado, y controvertido. Pastor de la diócesis argentina de La Plata, sus declaraciones públicas casi nunca pasan inadvertidas. Su historia episcopal resulta “paralela” a la de Jorge Mario Bergoglio. Ambos porteños de nacimiento, fueron auxiliares del cardenal Antonio Quarracino contemporáneamente. Y los dos fueron elevados al arzobispado en tiempos similares. El próximo 24 de mayo cumplirá los 75 años y presentará su renuncia, como lo establece la ley de la Iglesia. Pero él mismo ya empezó su largo adiós. En su diócesis se especula sobre la inminente llegada de un coadjutor. Hoy el Papa lo recibió en privado.

 

Este viernes, a primera hora, la Sala de Prensa del Vaticano distribuyó la agenda de actividades de Francisco. Apenas una lista de audiencias. Al mediodía, puntual, apareció la cita con Aguer. Un encuentro oficial, en el Palacio Apostólico. Media hora reservada, antes del discurso del Papa a una comitiva de asistentes a un encuentro de la Pontificia Academia de las Ciencias Sociales.

 

El arzobispo platense lleva algunos días en Roma. Por su viaje decidió posponer algunos compromisos en su diócesis. Entre sus colaboradores más cercanos existe un ambiente de fin de pontificado. Un contexto que se vive también en las parroquias. Diversas fuentes consultadas por el Vatican Insider pudieron confirmarlo.

 

La salida de Aguer es un tema de conversación cotidiana entre los sacerdotes. Algunos de ellos, de gran cercanía con el arzobispo, dan por hecho el inminente nombramiento de un coadjutor. Un obispo “con derecho a sucesión” que pueda tomar lentamente las riendas. Porque, según estas fuentes acreditadas, en la curia se baraja incluso una fecha: en mayo de 2018. Una renuncia que podría llegar antes del 24, la fecha de cumpleaños.

 

De verificarse antes de tiempo, la salida de Aguer sería anómala. Despertaría especulaciones. Se sumaría a otras salidas anticipadas de obispos argentinos, verificadas en los últimos meses. Como la de Adolfo Zecca, quien dejó el arzobispado de Tucumán formalmente el 9 de julio pasado. Pero él mismo anunció, con una carta pública difundida el 22 de junio. Una situación pocas veces vista. Normalmente se sabe de la dimisión anticipada de un obispo cuando el Papa se la acepta.

 

Zecca explicó en su misiva tener problemas de salud que le impedían cumplir en pleno su ministerio. Pero aclaró que no descartaba poder realizar “otro trabajo”. El 7 de octubre último, la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina le designó responsable de la Delegación para los Desafíos y Prospectivas de la Educación, un organismo apenas creado que debería fungir como observatorio de la educación en el país. Un puesto que le permitiría mantener el sueldo de obispo en activo asignado por el Estado. Aunque, hasta el momento, esta posibilidad se mantiene en suspenso. Por lo pronto ya se mudó a Buenos Aires, donde le fue asignado un departamento propiedad de la Iglesia.

 

La otra reciente y ocurrida en extrañas condiciones fue la de Gustavo Zanchetta, obispo de Orán (Salta). El 1 de agosto pasado el Vaticano confirmó su salida, aunque apenas tiene 53 años. Un par de días antes, había mandado una carta a los fieles atribuyendo todo a “un problema de salud” que no le permitía “llevar plenamente el ministerio pastoral” y de inmediata atención. Pocos días atrás reapareció en España y con aparente buen estado de salud, en la ceremonia de apertura de año académico en la Universidad Eclesiástica de San Dámaso.

 

Zanchetta era conocido por ser “amigo de Bergoglio”, como confirmó una fuente acreditada al Vatican Insider en Roma. Es más, a esa cercana relación se atribuyó su nombramiento en Orán el 22 de julio de 2013. Fue una de las primeras designaciones de obispos argentinos del actual pontificado. Apenas duró en el puesto cuatro años.

 

Aguer, nacido en 1943 en el barrio porteño de Mataderos, estudió Humanidades y Filosofía en el Seminario Metropolitano de Buenos Aires. Hombre inteligente, se hizo conocido por su fineza, pero también por su rigidez. Tras cumplir toda su carrera eclesiástica en la capital dio el paso previsible: ser obispo auxiliar de Quarracino. Juan Pablo II lo nombró el 26 de febrero de 1992.

 

Menos de tres meses después, el 20 de mayo, el Papa designó otro auxiliar. Un “outsider”, que no venía del clero diocesano y que llevaba varios años fuera de la diócesis. Era jesuita y estaba prácticamente en el exilio en la ciudad de Córdoba. Se trataba de Jorge Mario Bergoglio.

 

En esos años, ambos auxiliares parecían colocarse en las antípodas pastorales. Aguer era vicario zonal de Belgrano, que abarca los barrios más acomodados. Se ocupaba de doctrina, liturgia y espiritualidad. Bergoglio era vicario de Flores, zona popular y que incluye algunas villas. Eran dos figuras destacadas, no pasaban inadvertidas. Por aquellos años, los círculos eclesiásticos tenían en claro que, entre ellos dos, podría salir el sucesor de Quarracino. El elegido fue el jesuita, elevado a coadjutor el 3 de junio de 1997 y a arzobispo, el 28 de febrero siguiente.

Cuatro meses más tarde, el 26 de junio de 1998, Aguer fue enviado como coadjutor de La Plata. Debió esperar dos años antes de convertirse en titular. Cada uno, según su estilo, se convirtió en referente de la Iglesia argentina en la primera década de este siglo. La prensa siempre los ubicó en los extremos de la geometría episcopal. En el seno de la conferencia de obispos, a menudo sostuvieron líneas diferentes. Chocaron. Muchas veces salió victorioso Bergoglio, elegido presidente en dos ocasiones.

 

Su trato siempre fue de caballeros. Incluso cuando el arzobispo de La Plata quedó envuelto en un escándalo por salir de garante a Francisco Trusso, un ex banquero de origen italiano condenado a ocho años de prisión por maniobras fraudulentas a través del Banco Crédito Provincial. La fianza fue de un millón de pesos de la época.

 

Cuando los productores del programa televisivo “Claves para un mundo mejor” le propusieron al arzobispo de Buenos Aires registrar una columna semanal, este la rechazó con diplomacia y recomendó a Aguer. Él aceptó y sus filosos comentarios aún generan discusiones. La dureza de sus tomas de posición le han granjeado ampulosas críticas.

 

Por esa imagen pública de hombre lejano y dogmático, se le incluyó en el grupo de obispos “anti-Bergoglio”, incluso antes del Cónclave de 2013. De ahí que, tras la elección de Francisco, Aguer ocupó buena parte de una de las reuniones de su Consejo Presbiterial a contar cómo era su relación con el arzobispo de Buenos Aires y a explicar que jamás estuvieron peleados.

 

Observadores esperaban que esta distancia histórica provocase la salida del arzobispo de La Plata mucho antes, al inicio del pontificado. Eso no ocurrió. Incluso cuando Aguer protagonizó crisis públicas. Como cuándo selló una ruptura con el movimiento Scout o cuando pareció justificar una medida judicial a favor de un hombre condenado por delitos de lesa humanidad.

 

Ahora, una salida anticipada es posible. Pero es una eventualidad que las fuentes consultadas atribuyen más bien a la voluntad del propio arzobispo. Su estado de salud no es bueno. Se quebró la cadera y debió ser operado. Su fortaleza está mermada, también en el ánimo. Por eso él mismo inició, tiempo atrás, su largo adiós. ¿Quién podría sustituirle? Uno de sus auxiliares goza del aprecio del Papa. Alberto Bochatey. Francisco lo incluyó en la Pontificia Academia para la Vida y lo eligió interventor al Instituto Próvolo, envuelto en un escándalo por abusos sexuales contra menores.


Deja un comentario

Argentina: el Papa apoya a las madres de la plaza de mayo.

El gesto del Papa con las Madres de Plaza de Mayo

Justo cuando se celebra el día de las madres en Argentina, el Papa tuvo un detalle muy especial con una comitiva de apoyo a las Madres de Plaza de Mayo en la Plaza de San Pedro

El gesto del Papa con las Madres de Plaza de Mayo

76
0
Pubblicato il 15/10/2017
Ultima modifica il 15/10/2017 alle ore 15:04
ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

“¡No pasarán!”. Los carteles apenas decían esas dos palabras. Letras blancas sobre fondo azul. Los sostenían mujeres de diversas edades, la mayoría italianas. Con pañuelos blancos sobre sus cabezas, ellas saludaron al Papa. Un gesto potente. Justo cuando se celebra el día de las madres en Argentina, Francisco quiso mostrar su cercanía con las Madres de Plaza de Mayo. Por eso autorizó que un grupo de apoyo a esa organización de lucha por los derechos humanos se ubicase en primera fila, durante la misa que celebró este domingo en la Plaza de San Pedro.

 

La comitiva estaba compuesta por unas 30 personas. Ellas obtuvieron permisos especiales de la Gendarmería Vaticana para moverse con libertad. Portaron los carteles durante casi toda la ceremonia de canonización de 35 nuevos santos: 30 mártires brasileños, tres pequeños indígenas mexicanos y dos sacerdotes, un español y un italiano. Al final, tras saludar a los cardenales y antes de realizar su giro en papamóvil entre la multitud, el pontífice se acercó y les dedicó un saludo especial.

 

 

“El Papa recordó que en la Argentina es el día de la madre y por eso quería que estuviésemos acá, porque no se puede entrar si él no quiere, para dar testimonio de la existencia de unas madres que continúan peleando, que continúan luchando por la democracia y la libertad de todos”, contó Rentado Di Nicola, del grupo de apoyo a las Madres de Plaza de Mayo en Italia, en declaraciones al Vatican Insider.

No dijo mucho más Jorge Mario Bergoglio. Pero el detalle tuvo un valor simbólico indudable. “A veces no es necesario que el Papa hable, el hecho que nosotros estemos acá, en primera fila, junto a los diplomáticos, nosotros que somos simples ciudadanos pero conectados con la realidad argentina, con eso el Papa ya habló, no tiene necesidad de decir palabras”, agregó Di Nicola.

 

Tras el saludo, las madres extendieron un cartel más grande con la frase “¡No pasarán!”. Casi un pasacalle. Con él se colocaron, a un costado, en espera que el papamóvil regresase. Cuando Francisco pasó cerca de ellas las volvió a saludar.

 

El coordinador recordó que son 40 años de la lucha de esa agrupación que busca a los desaparecidos durante la última dictadura militar (1976-1983). Una lucha por la democracia y la transparencia, por la posibilidad de que haya derechos humanos efectivos en Argentina. Precisó que, este mismo domingo en la localidad argentina de Tigre, ellas darán algunos pañuelos a “sacerdotes comprometidos con la actividad del pueblo”.

 

“No pasará la destrucción de la democracia, no pasará la destrucción de las madres, no pasará la destrucción de los archivos de las madres, no pasará la destrucción de la verdad, porque cuando se ataca a las madres no se las ataca sólo a ellas, se ataca la identidad, la cultura, la dignidad de un pueblo. Ninguno puede decir que no hubo 30 mil desaparecidos, sólo hubo 15 mil, es una vergüenza que alguien diga eso”, precisó.

 

Y apuntó: “Tampoco se puede decir que un 20 por ciento Santiago se fue a Chile y 20 por ciento está muerto. Son declaraciones que nos hieren el corazón y la gente no quiere absolutamente regresar a los años 70”.

 

Más adelante, Renato Di Nicola sostuvo que para ellos lo importante es que las Madres de Plaza de Mayo puedan tener su actividad política “sin ser hostigadas todos los días” y puedan libremente continuar, cada jueves, marchando para pedir por la aparición de sus hijos y de todos los desaparecidos, “los viejos y los nuevos”.

Aseguró que “cientos de cosas” manifiestan la hostilidad contra las madres en Argentina, entre ellas “intentos por encarcelarlas”, “actos administrativos contra ellas” y “jueces vinculados con la vieja dictadura que continúan determinando situaciones”.

 

 

“Nosotros decimos que las madres son un antídoto a la violencia y la dictadura, que se pueden ejercer no sólo con las acciones sino también con las amenazas. La amenaza a veces es más peligrosa que la violencia física, esto el pueblo argentino no se lo merece. En ningún caso. No se trata de este o el otro gobernante, no se puede ir para atrás en la lucha que se dio por la democracia. Por eso decimos: ¡Ni un paso atrás! ¡No pasarán!”, estableció.


1 comentario

Mensaje del Papa a los presos. Necesidad de la esperanza

El Papa a los presos: “La pena debe tener un horizonte de esperanza”

Videomensaje de Francisco al Complejo Penitenciario argentino de Ezeiza: «de lo contrario queda encerrada en sí misma y es solamente un instrumento de tortura, no es fecunda»

El Papa a los encarcelados: “La pena debe tener un horizonte de esperanza”

17
0
Pubblicato il 24/08/2017
Ultima modifica il 24/08/2017 alle ore 18:34
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

«No olvidemos que para que la pena sea fecunda debe tener un horizonte de esperanza, de lo contrario, queda encerrada en sí misma y es solamente un instrumento de tortura, no es fecunda». Lo dijo el Papa Francisco en el videomensaje enviado el jueves 24 de agosto por la tarde al Centro de Estudiantes Universitarios del Complejo Penitenciario Federal de Ezeiza, en Argentina. Una cárcel con la que el Papa tiene una relación constante y particular: dos veces al mes, el domingo por la tarde, Bergoglio pasa una hora al teléfono con los que están tras las rejas. La ocasión del videomensaje de hoy fue la apertura del curso de música.

 

«Amigos míos, que forman parte del Centro de Estudiantes Universitarios de Ezeiza –afirmó Francisco–, un cordial saludo, un saludo que evoca esas llamadas dominicales que hago al penal. Estoy al tanto de todas vuestras actividades y me da mucha alegría la existencia de este espacio, un espacio de trabajo, de cultura, de progreso, es un signo de humanidad. Y no podría existir si entre ustedes no hubiera personas de tanta sensibilidad humana entre los internos, los agentes del servicio carcelario, directivos, jueces, miembros de la Universidad de Buenos Aires y estudiantes. Gracias».

 

«Ahora un paso más. Impulsaron la apertura del taller de música –añadió Bergoglio, refiriéndose a algunos de los protagonistas del curso. Quiero agradecer a todos los que ayudaron en esta iniciativa: al señor jefe Claudio Segura, al director, señor Alejandro González, al apoyo y el aval de la Universidad de Buenos Aires y del poder judicial, y, sobre todo, a los secretarios de Casación, Luis y Víctor, y a los internos encargados del Centro de Estudiantes (Marcelino, Guille, Edo), que conozco por teléfono. Gracias por todo lo que han hecho. Es un aliento de vida esto que está sucediendo en el penal entre ustedes. Y la vida -ustedes lo saben- es un regalo, pero un regalo que hay que conquistarlo cada día. Nos lo regalan pero tenemos que conquistarlo cada día».

 

«Los internos –constató el Papa argentino– están pagando una pena, una pena por un error cometido. Pero no olvidemos que para que la pena sea fecunda debe tener un horizonte de esperanza, de lo contrario, queda encerrada en sí misma y es solamente un instrumento de tortura, no es fecunda. Pena con esperanza, entonces es fecunda. Esperanza de reinserción social, y para eso, capacitación social, mirando al futuro, y esto es lo que están haciendo ustedes».

 

«Con este nuevo taller de música –concluyó Francisco– están mirando a la reinserción social, ya ahora se están reinsertando con los estudios, con la Universidad de Buenos Aires, están mirando a la reinserción social. Es una pena con esperanza, una pena con horizonte. Vuelvo a decir, problemas hay y los habrá, pero el horizonte es más grande que los problemas, la esperanza supera todos los problemas. Queridos amigos, rezo por ustedes, los tengo cerca al corazón, les pido que no se olviden de hacerlo por mí. Que Dios los bendiga y adelante, siempre con una sonrisa. ¡Hasta el próximo llamado!».


Deja un comentario

Argentina: aniversario del asesinato de Mons. Angelelli

  ARGENTINA – Un 4 de agosto fue asesinado Mons. Enrique Angelelli, el obispo de los pobres

La Rioja – El 4 de agosto de 1976, el padre Arturo Pinto y Mons. Angelelli mientras regresaban de una celebración en honor de dos sacerdotes asesinados. A lo largo de la carretera hacia Córdoba, dos coches se acercaron chocando contra ellos. El padre Pinto, único testigo de lo sucedido, comunicó que, al despertarse, encontró al obispo asesinado con varios disparos en la cabeza. Durante años, la muerte de Angelelli fue enmascarada como un accidente automovilístico. Solo en el 2009 las cosas cambiaron porque ese año se reabrió el caso.
41 años después de su muerte, la comunidad recuerda sus palabras: “hay que tener el oído atento, siempre puesto a lo que dice el Evangelio y a lo que dice el pueblo”.Mons. Enrique Angelelli , obispo de la diócesis de La Rioja, era uno de los obispos más conocidos del País, contrario a la dictadura. Murió en un accidente de automóvil simulado, poco después de instaurarse la dictadura militar. Tras 38 años, el 4 de julio de 2014, fueron condenados a cadena perpetua dos altos mandos del ejercito por el homicidio del obispo. Durante décadas las autoridades sostuvieron que su muerte fue un accidente. En 2015 se abrió la fase diocesana de su causa de beatificación .