Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

AMN. INT.: responsabilidades USA y aliados en la guerra de Siria.

Siria

Siria: Investigación sin precedente revela que la coalición dirigida por EE.UU. mató a más de 1.600 civiles en la “trampa mortal” de Raqqa

Raqqa, Syria – Oct 2018 © AI
  • Amnistía Internacional y Airwars presentan un sitio web interactivo que documenta centenares de muertes de civiles
  • La investigación más exhaustiva sobre las muertes de civiles en la guerra moderna
  • Las fuerzas estadounidenses, británicas y francesas siguen negando su responsabilidad y admiten sólo el 10% de los homicidios

La coalición militar dirigida por Estados Unidos debe poner fin a casi dos años de negación de las muertes de civiles y la destrucción en gran escala que causó en la ciudad siria de Raqqa, han manifestado Amnistía Internacional y Airwars hoy, con motivo de la presentación de un nuevo proyecto de recopilación de datos sobre la ofensiva lanzada para expulsar al grupo armado autodenominado “Estado Islámico”.

El sitio web interactivo Rhetoric versus Reality: How the ‘most precise air campaign in history’ left Raqqa the most destroyed city in modern times (Retórica contra realidad: cómo la “campaña aérea más precisa de la historia” convirtió Raqqa en la ciudad más destruida de los tiempos modernos) es la investigación más exhaustiva que se ha realizado sobre las muertes de civiles en un conflicto moderno. Basado en caso dos años de investigación, ofrece un relato brutalmente vívido de la pérdida de más de 1.600 vidas civiles como consecuencia directa de miles de ataques aéreos estadounidenses, británicos y franceses y decenas de ataques de artillería estadounidenses, efectuados en la campaña militar de la coalición contra Raqqa de junio a octubre de 2017.

Cuando comenzó la ofensiva, el Estado Islámico llevaba casi cuatro años gobernando Raqqa. Había cometido crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad y torturaba y mataba a quienquiera que se atreviera a oponerse a él. Amnistía Internacional ha documentado anteriormente cómo el Estado Islámico utilizaba a civiles como escudos humanos, minaba las vías de salida, levantaba puestos de control para restringir la circulación y disparaba a quienes intentaban huir.

“Miles de civiles murieron o resultaron heridos en la ofensiva lanzada por la coalición dirigida por Estados Unidos para librar Raqqa del Estado Islámico, cuyos francotiradores y minas habían convertido la ciudad en una trampa mortal. Muchos de los bombardeos aéreos fueron poco precisos, y decenas de miles de ataques de artillería fueron indiscriminados, así que no es de extrañar que mataran e hirieran a muchos centenares de civiles”, ha señalado Donatella Rovera, asesora de Amnistía Internacional sobre respuesta a las crisis.

“Las fuerzas de la coalición arrasaron Raqqa, pero no pueden borrar la verdad. Amnistía Internacional y Airwars les piden que dejen de negar la enorme magnitud de las muertes de civiles y la destrucción causadas por su ofensiva en Raqqa.”

“La coalición tiene que investigar totalmente lo que se hizo mal en Raqqa y aprender la lección para no volver a infligir tan tremendo sufrimiento a civiles atrapados en futuras operaciones militares”, ha afirmado Chris Woods, director de Airwars.

Investigación puntera sobre el terreno en Raqqa y a distancia

Amnistía Internacional y Airwars han recopilado y comparado datos de múltiples fuentes para esta investigación.

En cuatro visitas iniciadas cuando se estaba librando aún la batalla, los equipos de investigación de Amnistía Internacional pasaron en total alrededor de dos meses en Raqqa, llevando a cabo investigaciones sobre el terreno en más de 200 lugares atacados y entrevistando a más de 400 testigos y supervivientes.

Con su innovador proyecto “Rastreadores de Ataques”, Amnistía Internacional determinó también cuándo fue atacado cada uno de los más más 11.000 edificios de Raqqa destruidos. Participaron más de 3.000 activistas de 124 países, que analizaron en total más de dos millones de fotogramas de imágenes de satélite. El Cuerpo de Verificación Digital de la organización, con sede en seis universidades de todo el mundo, analizó y autentificó las imágenes de vídeo tomadas durante la batalla.

Los equipos de investigación de Airwars y Amnistía Internacional analizaron datos de código abierto en tiempo real y después de la batalla –entre ellos miles de publicaciones de redes sociales y otros materiales– para crear una base de datos de más de 1.600 civiles que, según la información disponible, murieron en ataques de la coalición. Las organizaciones ha recopilado los nombres de más de un millar de las víctimas; Amnistía Internacional ha verificado directamente sobre el terreno, en Raqqa, 641 de ellos, y hay convincente información de múltiples fuentes sobre el resto.

Ambas organizaciones han compartido a menudo sus conclusiones con la coalición militar dirigida por Estados Unidos y con los gobiernos de Estados Unidos, Reino Unido y Francia.
 Como consecuencia de ello, la coalición ha admitido la responsabilidad del homicidio de 159 civiles –alrededor del 10% de la cifra total registrada–, pero se ha desentendido sistemáticamente de los demás por considerarlos “no creíbles”. Sin embargo, hasta la fecha la coalición no ha examinado debidamente la información sobre víctimas civiles ni entrevistado a testigos y supervivientes, admitiendo que no lleva a cabo investigaciones sobre el terreno.

Casos revividos

Rhetoric versus Reality revive casos de familias que vivieron y murieron en la guerra, llevando a los usuarios y usuarias a un viaje por la ciudad, presentándoles a las personas supervivientes para que escuchen sus testimonios y visitando sus hogares destruidos. Desde los puentes del Éufrates bombardeados hasta el casco antiguo prácticamente demolido de las inmediaciones del céntrico estadio, ningún barrio se libró de la destrucción.

Desarrollado con el equipo creativo de Holoscribe, el sitio web interactivo combina fotografías, vídeos, experiencias de inmersión a 360º, imágenes de satélite, mapas y visualizaciones de datos para poner de relieve casos y recorridos de civiles atrapados por los bombardeos de la coalición. Los usuarios y usuarias pueden también consultar datos sobre civiles que murieron, en muchos casos después de haber huido de un lugar a otro de la ciudad.

 

Manzanas enteras arrasadas

La enorme cifra de víctimas civiles de Raqqa no resulta sorprendente si se tienen en cuenta los incesantes ataques efectuados por la coalición con munición que era poco precisa hasta el punto de ser de uso indiscriminado en caso de utilizarse cerca de civiles.

Un mando militar estadounidense se jactó de haber disparado 30.000 proyectiles de artillería durante la campaña –el equivalente a un ataque cada seis minutos durante cuatro meses seguidos–, superando la cantidad utilizada en cualquier otro conflicto desde la guerra de Vietnam. Con un margen de error de más de 100 metros, la artillería no guiada es notoriamente poco precisa, y su uso en zonas pobladas constituye un ataque indiscriminado.

Uno de los primeros barrios atacados fue Daraiya, zona de casas bajas y pobres del oeste de la ciudad.

En una casa destartalada y medio destruida, Fatima, de nueve años en ese momento, contó cómo había perdido a tres de sus hermanos y hermanas y a su madre, Aziza, cuando la coalición descargó sobre el barrio una lluvia de proyectiles de artillería el 10 de junio de 2017 por la mañana. Sus familiares figuraban entre las 16 personas civiles muertas en esa calle sólo ese día. Fatima perdió la pierna derecha y sufrió graves heridas en la izquierda. Ahora se desplaza en una silla de ruedas donada por una ONG, y su único deseo es ir al colegio.

Familias eliminadas en un instante

Las fuerzas estadounidenses, británicas y francesas efectuaron también miles de ataques aéreos sobre barrios civiles, decenas de los cuales causaron víctimas civiles en gran escala.

Un trágico incidente fue un ataque aéreo de la coalición que destruyó totalmente un edificio de viviendas de cinco pisos cerca del colegio de Maari, en el céntrico barrio de Harat al Badu, el 25 de septiembre de 2017 por la tarde. Había cuatro familias refugiadas en el sótano en ese momento. Casi todos sus miembros –al menos 32 civiles, 20 de ellos menores– murieron. Una semana después murieron 27 civiles más –familiares en muchos casos de las personas muertas en el ataque anterior– al destruir un bombardeo aéreo un edificio próximo.

“Había aviones bombardeando y cohetes cayendo las 24 horas del día, y había francotiradores del Estados Islámico por todas partes. No se podía siquiera respirar”, contó una superviviente del ataque del 25 de septiembre, Ayat Mohammned Jasem, a un equipo de televisión cuando regresó un año después a su hogar destruido.

 

“Vi a mi hijo morir quemado en los escombros delante de mí. He perdido a todos mis seres queridos. Mis cuatro hijos, mi esposo, mi madre, mi hermana, mi familia entera. ¿No era salvar a la población civil lo que se pretendía? Se suponía que iban a salvarnos, a salvar a nuestros hijos.”Hora de rendir cuentasMuchos de los casos documentados por Amnistía Internacional probablemente constituyan violaciones del derecho internacional humanitario y merezcan más investigación.A pesar de hacer todo cuanto pueden, las ONG como Amnistía Internacional y Airwars no contarán jamás con los medios necesarios para investigar en toda su extensión los casos de personas civiles muertas y heridas en Raqqa. Las organizaciones instan a los miembros de la coalición dirigida por Estados Unidos a establecer un mecanismo independiente e imparcial para investigar con prontitud y de manera efectiva los informes de daños a civiles, incluidas las violaciones del derecho internacional humanitario, y hacer públicos los resultados.Los miembros de la coalición que llevaron a cabo los ataques, en especial Estados Unidos, Reino Unido y Francia, deben ser transparentes con respecto a sus tácticas, medios y métodos específicos de ataque, selección de objetivos y precauciones tomadas al planear y efectuar sus ataques.Los miembros de la coalición deben crear un fondo para garantizar que las víctimas y sus familias reciben plena reparación e indemnización.


Deja un comentario

Siria: más de 75.000 desaparecidos.Dónde están? Qué fue de ellos?

¿DÓNDE ESTÁN LAS PERSONAS DESAPARECIDAS EN SIRIA?

Unas manos con fotos de personas desaparecidas

Desde que comenzó la crisis en 2011, más de 75.000 personas han desaparecido tras ser detenidas; parece que se las haya tragado la tierra

Yusef Eido, cooperante de 26 años de Alepo, trabajaba con un grupo local de ayuda humanitaria coordinando la distribución de comida en su comunidad. Un mes antes de su desaparición, la bala de un francotirador le había alcanzado en el ojo y le dijeron que tendría que viajar a Alemania para operarse. El 26 de diciembre de 2012 acudió a las autoridades locales para tramitar el visado y nunca regresó.

La familia de Yusef Eido no ha vuelto a saber nada más de él. ¡Actúa para que lleguen a conocer lo que pasó con su hijo!  

Al igual que la de Yusef, miles de familias sirias desconocen qué ha sido de sus seres queridos. Desde que estallaron las protestas pacíficas en 2011, un número ingente de personas han desaparecido tras ser detenidas por el gobierno sirio o, en mucha menor medida, secuestradas por grupos armados de oposición. En su mayoría, son activistas políticos, periodistas, profesionales de la medicina o de la abogacía, trabajadores humanitarios….

En la actualidad se desconoce el paradero de más de 75.000 personas desaparecidas. Muchas podrían seguir en las cárceles sirias luchando por sus vidas cada día, esperando que alguien ahí fuera esté haciendo algo para devolverlas a sus familias. Es hora de actuar.

Pide a Rusia, Turquía e Irán – los tres países con más influencia sobre Siria – que presionen al gobierno sirio y a los grupos armados de oposición para que den a conocer el destino y el paradero de decenas de miles de personas desaparecidas.

¡Firma!


Deja un comentario

EMERGENCIA SIRIA: CIFRAS, DATOS. Onu

“La crisis no ha terminado”: tres líderes de la ONU hacen un llamado por Siria

UNICEF/Grove Hermansen
En las escuelas de Alepo, Siria, a los estudiantes se les enseña cómo moverse dentro de la ciudad de manera segura.

13 Marzo 2019

En el 2018 sólo se recibieron un poco más del 60% de los fondos necesarios para apoyar a los sirios dentro y fuera del país. Sin una inyección  sustancial de fondos, las provisiones de alimentos, agua, atención médica, refugio y servicios de protección probablemente serán interrumpidas. La ONU pide un apoyo sostenido en 2019 para millones de personas que todavía se encuentran en un profundo estado de vulnerabilidad.

Tres líderes de las Naciones Unidas advirtieron este miércoles que la crisis en Siria aún no ha terminado y pidieron un apoyo sostenido y a gran escala para los sirios más vulnerables, entre ellos los refugiados y las comunidades que los albergan.

Mark Lowcock, el jefe de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU; Achim Steiner, el administrador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo; y Filippo Grandi, el Alto Comisionado para los Refugiados, hicieron las declaraciones en un comunicado a propósito de la tercera Conferencia de Bruselas sobre el apoyo para Siria y la región, que comienza el jueves.

Las necesidades humanitarias dentro de Siria se mantienen en niveles récord con 11,7 millones de personas que necesitan algún tipo de ayuda y protección humanitaria. Mientras que la crisis entra a su noveno año, alrededor de 6,2 millones de personas están desplazadas internamente y más de 2 millones de niños no van a la escuela. Además, se estima que el 83% de los sirios vive por debajo del umbral de la pobreza, y las personas son cada vez más vulnerables debido a la pérdida o falta de medios de vida estables.

Sin una inyección inmediata y sustancial de fondos, las provisiones que salvan vidas de alimentos, agua, atención médica, refugio y servicios de protección probablemente serán interrumpidas.

“Sin una inyección inmediata y sustancial de fondos, las provisiones que salvan vidas de alimentos, agua, atención médica, refugio y servicios de protección probablemente serán interrumpidas. Es vital que la comunidad internacional permanezca al lado de todas las mujeres, hombres, niñas y niños de Siria que necesitan nuestra ayuda para cumplir con los requisitos básicos de una vida digna. Si los donantes proporcionan la financiación, podemos implementar los planes para ayudar a lograr eso“, aseguró Mark Lowcock.

La crisis también ha generado la mayor crisis de refugiados en el mundo. Hay más de 5,6 millones de sirios fuera de su país y hasta 3,9 millones de personas afectadas en las comunidades de acogida en los países vecinos.

Es por ello que la ONU está buscando con urgencia un mayor financiamiento para ayudar a quienes lo necesitan a través de un llamamiento de 3300 millones de dólares para la respuesta dentro de Siria, y un plan de refugiados y resiliencia de 5500 millones de dólares para los países vecinos.

ACNUR/Hisham Arafat
Una niña desplazada siria en el campamento de Al-Areesha.

“Habiendo visitado recientemente a los refugiados sirios  en el Líbano, estoy profundamente preocupado por la creciente brecha entre sus necesidades masivas y el apoyo que está disponible para la respuesta internacional de los refugiados. Ocho años después de la mayor crisis de refugiados en décadas, alrededor del 70% de los refugiados sirios viven por debajo de la línea de pobreza “, expresó Filippo Grandi.

Ocho años después de la mayor crisis de refugiados en décadas, alrededor del 70% de los refugiados sirios viven por debajo de la línea de pobreza

La reducción de la asistencia debido a los recortes de fondos significa que los refugiados se ven obligados a tomar decisiones agonizantes todos los días, como sacar a los niños de la escuela al trabajo o reducir las comidas. También son vulnerables a la explotación y al abuso.

“Es esencial que la comunidad internacional mantenga el rumbo de apoyar a los millones de refugiados sirios que viven en países vecinos y que aún necesitan protección y asistencia. La ayuda también es necesaria para aquellos refugiados, y el número mucho mayor de personas desplazadas internamente, que están eligiendo regresar a sus hogares, en circunstancias muy difíciles”, agregó.

Por su parte Achim Steiner, administrador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, recalcó que la pobreza en Siria continúa aumentando mientras que la infraestructura de servicios básicos sigue siendo destruida.

UNICEF / Al-Faqir
Niños que han huido d ela violencia en Deraa, Siria.

“Los gobiernos y las comunidades anfitrionas en los países vecinos de Siria necesitan nuestro apoyo para mantener el rumbo de extender su generosidad a los refugiados y al mismo tiempo mantener el impulso de su propio camino de desarrollo. Necesitamos que la comunidad internacional aumente su apoyo a la resiliencia tanto en Siria como en los países vecinos “, dijo.

A pesar de la generosa financiación de los donantes en 2018, solo se recaudó el 65% de los 3400 millones requeridos para el plan dentro de Siria el año pasado. El plan regional de refugiados y resiliencia que solicitó 5600 millones de dólares para 2018 recibió un 62% de los fondos.

Los tres líderes de la ONU piden conjuntamente a la comunidad internacional de donantes que se comprometan generosamente para 2019 durante la conferencia de alto nivel que comienza mañana.


Deja un comentario

Cómo se vive hoy en Siria. Testimonios.

2019.03.11 Siria 2019.03.11 Siria   (Caritas italiana)

Un vía crucis todos los días: 8 años de guerra en Siria

El padre Ibrahim Alsabagh, franciscano de la parroquia latina de San Francisco de Asís, en Alepo, afirma: “Ocho años después, aquí la situación sigue siendo muy difícil, la población vive un camino de cruz diario a partir de la falta de electricidad” y si persiste el aislamiento, la ciudad se verá asfixiada por la falta de trabajo y de recursos”

Ciudad del Vaticano

Una condición inaceptable para la dignidad humana

El Padre Ibrahim relató a AsiaNews su preocupación por la continuación del embargo que “sigue siendo un medio para aumentar el sufrimiento de la población”. Asfixia toda posibilidad de vida digna” porque “no es aceptable que la gente haga cola durante cuatro horas bajo la lluvia para comprar una bombona de gas o que los recién nacidos y los ancianos sufran el frío porque no pueden comprar gasóleo para la calefacción”.

Desde el pasado 15 de noviembre, el mercado está casi bloqueado y no hay trabajo. Algunos padres de familia “con lágrimas en los ojos dicen que ni siquiera han recaudado el equivalente a 20 euros en el último período para alimentar a sus hijos. Ayer – continúa el franciscano en su testimonio – una madre vino a saludarme diciéndome que se iría a Canadá con sus dos hijos. Me confesó que no quería irse, pero se ven obligados a hacerlo, porque no hay medios para sobrevivir y en Siria no se ve futuro. Esta misma madre dijo que la Iglesia no ha escatimado esfuerzos para apoyar a personas como ella, haciendo todo lo posible, pero el problema es que este caos no termina. Se irá con lágrimas, llevándonos a todos en su corazón”.

En esta situación “absurda”, la parroquia de San Francisco de Asís sigue distribuyendo paquetes de alimentos, con especial atención a la atención sanitaria a todos los niveles, “porque no hay una cobertura efectiva para los enfermos y la jubilación para los ancianos es simbólica. Luego está la necesidad de reparación de las casas: hasta ahora se han organizado mil trescientos, pero muchos otros necesitan alojamiento. Hay que reparar toda una ciudad: “Se necesitan miles de proyectos para ayudar a Alepo a recuperarse, para que la gente pueda recuperar su dignidad perdida, obteniendo comida de su trabajo. Las personas todavía tienen muchas heridas abiertas, pero también hay confianza en nuestro médico, Jesús, que tiene la gracia de hacernos sanar de todas las enfermedades y de todas las heridas”, concluye el Padre Ibrahim. (OR)

Dos nuevas escuelas para niños sirios

“Nuevas escuelas para un nuevo país”: este es el título de la velada intercultural sobre Siria organizada el jueves 14 de marzo en Roma por las monjas salesianas, cuya presencia en el país martirizado nunca ha disminuido en los últimos cien años, ni siquiera en los momentos más sangrientos del conflicto. “Un país destrozado por la guerra y todo por reconstruir”, dijo la Hermana Vilma Tallone, ecónoma general. En Damasco, recuerda la monja, las Hijas de María Auxiliadora dirigen una guardería y otra en Alepo, en un edificio muy pequeño. Pero hoy -añade en un vídeo publicado en línea con motivo de la velada- “es urgente reconstruir la mente, el pensamiento, las almas de las personas y esto sólo será posible con el trabajo largo, difícil y constante de la escuela”. Para la construcción de las dos nuevas escuelas en Siria, las hermanas salesianas eligieron Alepo y Damasco, “puntos estratégicos y de concentración de la población, ofreciendo a los niños, a los adolescentes, a los jóvenes y a sus familias una educación de calidad, que garantice una cultura de paz y apoye la esperanza”.  (Video sobre Siria Hijas de María Auxiliadora en Italiano)


Deja un comentario

Importante ayuda humanitaria internacional para Siria. Satisfacción de la ONU

UN welcomes ‘record’ Brussels conference pledge of nearly $7 billion to support Syrians

UNHCR/Andrew McConnell
A Syrian refugee boy in Lebanon, who is the same age as the war that has engulfed his country for the past eight years.

14 March 2019

Foreign ministers from more than 50 countries gathered on Thursday at a joint European Union-UN pledging conference, and pledged to provide a record $6.97 billion, to support millions of Syrians in need both inside the country, and sheltering in host communities beyond its borders.

In a video appeal earlier in the day to those attending the third major conference of it’s kind for Syria, in the Belgian capital, Brussels, UN Secretary-General António Guterres urged countries to renew their “financial, humanitarian and political commitments to the Syrian people, and to the countries and communities hosting refugees”.

He added: “Only a political solution based on Security Council Resolution 2254 can bring sustainable peace to Syria.”

UN emergency relief chief and head of OCHAMark Lowcock said he was “pleased with this important signal of the international community’s solidarity with the people in Syria and with Syria’s neighbours who are hosting huge numbers of refugees, and feeling the strain of their generosity.”

In 2017, donors pledged $6 billion in Brussels and in 2018, $4.4 billion. Total fundraising for 2018 reached just over $6 billion by the end of the year. Thursday’s target, was to reach $8.8 billion to go towards the Syria Humanitarian Response Plan, and Regional Refugee and Resilience Plan. Fundraising wil go on throughout the year, said OCHA.

“Having a clarified position on funding levels so early in the year gives us confidence that we will be able to sustain a very high level of programming throughout the year,” said Mr. Lowcock.

Alarm over Idlib

In his main appeal from the podium to donors earlier, Mr. Lowcock expressed increasing alarm at the deteriorating situation in Idlib in the north-west of Syria, where more than 90 people were killed by shelling and airstrikes last month, nearly half of them children.

His comments follow reported airstrikes on the opposition-held Governorate of Idlib, which is home to around three million people and numerous armed groups, who established themselves there are being driven from previous rebel strongholds.

Describing the conflict as “one of the great crises of our time”, Mr. Lowcock added that a large-scale military assault on Idlib “would create the worst humanitarian catastrophe the world has seen in the 21st century”.

Elsewhere in Syria, “many places are calmer than a year ago”, the UN official added, before warning that the “last pockets of ISIL-controlled land” in the north-east are experiencing “ongoing and even escalating violence”.

Apart from the constant threat of violence, Syrian families face increasing hardship, Mr. Lowcock explained, with eight in 10, living below the poverty line and food-costs six times higher than before the war.

Healthcare provision is “hopelessly inadequate”, the UN official continued, from maternal to reproductive services, nutrition support and treatment for disease, while the majority of the 6.2 million people displaced inside Syria need help with shelter.

Needs are becoming more, not less, severe: Grandi

UN High Commissioner for Refugees, Filippo Grandi, warned that “needs are becoming more, not less severe” for Syrian refugees and host communities in neighbouring countries and the “many” Syrians returning home.

Despite these returns, Mr. Grandi suggested that it would be some time before larger numbers of people left neighbouring countries, owing to huge level of destruction to basic infrastructure inside Syria, along with ongoing insecurity and a lack of basic essentials.

The High Commissioner called for “more predictable investments” from donors to alleviate the strain on host communities in Lebanon, Turkey, Jordan, Egypt and Iraq, where governments were finding that it was “a difficult sell for them to tell their populations that they have to continue to host large numbers of Syrians”.

Conflict ‘not over yet’: EU’s Mogherini

Conference co-host Federica Mogherini, the EU’s top foreign affairs official, underlined the need to show solidarity with the people of Syria and demonstrate support for a UN-led political solution. The more than eight-year conflict is “not over yet”, she said.

“We want the people of Syria not to be forgotten at a moment when the international community seems to care a little bit less about this,” Ms. Mogherini added. “A military situation…might be developing in one sense or another, but what is clear to anybody is that winning the peace will require a political, Syrian-owned process led by the United Nations in Geneva.”

Today, 12 million Syrians are either refugees or displaced inside Syria, around half of the pre-war population.

Under the UN appeal, $3.3 billion is required to help those displaced inside Syria, and $5.5 billion is needed for refugees and host communities in neighbouring countries.

Without continued funding, humanitarian activities “would be interrupted, cutting deliveries of life-saving food, water, health, shelter and protection”, Mr. Lowcock warned.


Deja un comentario

Siria; la retirada USA y sus posibles respònsabilidades en la destrucción de Raqqa

Siria: La retirada de Estados Unidos no significa que la Coalición no tenga ninguna obligación con la devastada población civil de Raqqa

Raqqa, Siria © AI

En respuesta a la declaración efectuada hoy por la Coalición dirigida por Estados Unidos anunciando el inicio del “proceso de retirada deliberada” de Siria, Lynn Maalouf, directora de investigación para Oriente Medio de Amnistía Internacional, ha declarado:

“Es deplorable que la Coalición dirigida por Estados Unidos siga desentendiéndose de su responsabilidad de llevar a cabo investigaciones significativas sobre los cientos de muertes de civiles que causó en Raqqa y en otros lugares, aunque haya comenzado a retirarse de Siria.

La Coalición está desentendiéndose descaradamente de las devastadoras consecuencias de su campaña de bombardeos, y para colmo ha dejado claro que no tiene intención alguna de ofrecer a las personas supervivientes ningún tipo de reparación ni indemnización.

“Amnistía Internacional ha estado en Raqqa varias veces desde que acabó la batalla. La Coalición ni siquiera se ha puesto en contacto con ninguna de las centenares de personas supervivientes con las que hemos hablado sobre el terreno, y menos aún les ha prestado alguna ayuda para intentar rehacer sus vidas.

La batalla de la Coalición en Raqqa comenzó mientras iba perdiendo fuerza su campaña militar en Mosul, en el vecino Irak. La devastación y la impunidad que dejó en Mosul debería haber servido de advertencia. Allí también los ataques de la Coalición mataron a gran número de civiles y destruyeron sus viviendas y sus infraestructuras en gran escala, pero después la Coalición apenas movió un dedo para ayudar.

“Si la Coalición hubiera aprendido de sus errores en Irak, se podría haber evitado la profunda devastación de Raqqa. Dejar a su paso semejante destrucción generalizada de la vida civil es una aberración en términos humanitarios, contraria a los valores que la Coalición dice representar.”

Información general

La retirada de Estados Unidos, cuyo calendario y detalles continúan sin conocerse, probablemente no suponga el fin de los ataques aéreos de la Coalición dirigida por este país en Siria, lo cual pone en peligro más vidas civiles.

Amnistía Internacional, en colaboración con Airwars, está llevando a cabo una investigación sobre el terrible número de víctimas civiles que causaron los cuatro meses de bombardeos estadounidenses, británicos y franceses para expulsar de Raqqa al grupo armado autodenominado Estado Islámico. Los resultados de esta investigación se harán públicos en abril de 2019.

En las investigaciones sobre el terreno y los análisis llevados a cabo por Amnistía Internacional desde que terminó la batalla en octubre de 2017 se encontraron convincentes indicios de violaciones del derecho internacional humanitario (las leyes de la guerra) cometidas aparentemente por la coalición dirigida por Estados Unidos. Esos datos llevaron a la coalición a revisar sus estadísticas de víctimas mortales civiles y elevar la cifra de 23 a más de 100, lo que representa un aumento del 300%. 

En una carta a Amnistía Internacional de septiembre de 2018, el Departamento de Defensa estadounidense —cuyas fuerzas efectuaron la mayoría de los ataques aéreos y todos los ataques de artillería contra Raqqa— dejó claro que no acepta responsabilidad alguna sobre las víctimas civiles que causó. La Coalición no tiene previsto indemnizar a supervivientes y familiares de las personas que murieron en Raqqa y se niega a proporcionar más información sobre las circunstancias de los ataques.


Deja un comentario

Siria: miles de personas huyen del ISIS (ONU)

Miles de personas arriesgan su vida para huir del último reducto de ISIS en Siria

UNICEF/ Aaref Watad
Un grupo de niñas en una tienda de campaña de un campamento improvisado en el norte de Siria.

11 Enero 2019

El noreste de Siria registra un número creciente de víctimas civiles y desplazamientos a gran escala en medio de los esfuerzos para derrotar a los extremistas del ISIS, también conocido como Da’esh, en la gobernación de Deir-ez-Zor.

En una rueda de prensa en Ginebra, el portavoz de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Andrej Mahecic advirtió de que los enfrentamientos y los ataques aéreos de los últimos meses, en el enclave de Hajin, que formaba parte de un bastión del ISIS en la frontera entre Siria e Iraq, han obligado a decenas de miles de personas a huir hacia el norte en busca de seguridad.

“En los últimos seis meses, más de 25,000 personas han sido desplazadas en esa parte del país”, indicó Mahecic, quien agregó: “hemos visto un aumento (de los desplazamientos), especialmente con la escalada (de la violencia) que se ha producido en el transcurso de diciembre”.

Los bebés están entre los muertos

Las personas que huyen incluyen a “muchas” mujeres, niños y ancianos, dijo el funcionario de la ONU, y agregó que muchas familias que se encuentran en la seguridad del campamento de refugiados de Al Hol en el noreste de Siria, cerca de la frontera con Iraq, tuvieron que arriesgar sus vidas para alcanzarlo.

“Las difíciles y peligrosas condiciones dentro del enclave han provocado la muerte de seis niños, todos menores de 12 meses. La mayoría fallecieron después de llegar a Al Hol, al estar demasiado débiles para sobrevivir “, explicó el portavoz de la ONU.

Los equipos sanitarios de emergencia en el campamento atienden “heridas, miembros amputados, lesiones y casos de congelación”, continuó Mahecic, antes de agregar que algunos de los que huyeron de los combates pasaron “cuatro noches o más” en el desierto, bajo una intensa lluvia, un clima frío y sin pertenencias.

“Las personas que salen de la zona de conflicto también tienen heridas que han sido infligidas por la violencia. Además muchos de ellos nos dicen que han sido atacados mientras huían“.

El portavoz de ACNUR instó a todas las partes “y a quienes tienen influencia” a garantizar la libertad de movimiento para las familias desplazadas.

La crisis lejos de terminar

Añadió que la crisis está lejos de terminar. “Esto sigue ocurriendo y la gente llega a diario“, dijo Mahecic. “Cruzando el desierto, tratan de moverse a través de los diferentes puntos de control y alcanzar la seguridad en campamentos de refugiados y otras áreas fuera de la zona de conflicto”.

Los equipos de ACNUR en Siria priorizan la protección de los niños no acompañados o separados, al tiempo que identifican y ayudan a los que necesitan asistencia médica. También brindan tiendas de campaña y otros artículos de socorro esenciales a los recién llegados, mientras que se están ampliando las instalaciones comunales en preparación del aumento de llegadas de Hajin.

“Se estima en este momento que 2000 personas permanecen en el área afectada por el conflicto de Hajin”, explicó Mahecic. “Los que huyen reportan condiciones cada vez más desesperadas, con servicios deteriorados y precios extremadamente altos para los alimentos básicos. Estamos preocupados por los civiles que continúan atrapados en áreas controladas por ISIS”.