Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Alarma del Papa ante la falta de respeto a la vida.

El Papa: “La vida está siendo transgredida brutalmente por las ganancias económicas y la tecnología”

Carta del papa Francisco a monseñor Paglia por el 25º de la Academia Pontificia para la Vida: “Avanza la anti-cultura de la guerra y de la división”. Aborto y eutanasia “males gravísimos” que “nos hunden en la anti-cultura de la muerte”
CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 16/01/2019
Ultima modifica il 16/01/2019 alle ore 00:11
SALVATORE CERNUZIO
CIUDAD DEL VATICANO

“El umbral del respeto fundamental de la vida humana está siendo transgredido hoy en día de manera brutal, no solo por el comportamiento individual, sino también por los efectos de las opciones y de los acuerdos estructurales. La organización de las ganancias económicas y el ritmo de desarrollo de las tecnologías ofrecen posibilidades nuevas para condicionar la investigación biomédica, la orientación educativa, la selección de necesidades y la calidad humana de los vínculos”. Es un panorama preocupante el que describe el Papa en su carta a monseñor Vincenzo Paglia en ocasión de los 25 años de la Academia Pontificia para la Vida, creada en 1994 por voluntad de Juan Pablo II con el Motu proprio Vitae mysterium y confiada a la guía del Siervo de Dios Jérôme Lejeune.

En este cuarto de siglo de la fundación, la Academia ha mostrado un notable compromiso tanto en el frente de la denuncia y del contrasto de aborto y eutanasia, dos “males gravísimos” que “contradicen el Espíritu de la vida y nos hunden en la anti-cultura de la muerte”, tanto por la promoción y la tutela de la vida humana. En la carta a Paglia –nombrado en 2016 presidente de a institución–, el papa Francisco anima al trabajo que se hace cada día más urgente, en un momento histórico en el que la humanidad entera “está en graves dificultades” y las relaciones familiares y la convivencia social “aparecen profundamente desgastadas”.

Es culpa, escribe el Papa en la misiva, de la “desconfianza recíproca entre los individuos y entre los pueblos se alimenta de una búsqueda desmesurada de los propios intereses y de una competencia exasperada, no exenta de violencia”. Y culpa también de la “distancia entre la obsesión por el propio bienestar y la felicidad compartida de la humanidad” que parece ampliarse hasta tal punto “que da la impresión de que se está produciendo un verdadero cisma entre el individuo y la comunidad humana”.

“Somos plenamente conscientes de que el umbral del respeto fundamental de la vida humana está siendo transgredido hoy en día de manera brutal, no solo por el comportamiento individual, sino también por los efectos de las opciones y de los acuerdos estructurales. La organización de las ganancias económicas y el ritmo de desarrollo de las tecnologías ofrecen posibilidades nuevas para condicionar la investigación biomédica, la orientación educativa, la selección de necesidades y la calidad humana de los vínculos”.

La “comunidad humana”, que es “el señor de Dios desde antes de la creación del mundo”, aparece hoy herida y atacada. La Iglesia está “llamada a relanzar vigorosamente el humanismo de la vida”, a partir de su raíz que es el amor incondicional de Dio del cual toma su impulso “el compromiso para comprender, promover y defender la vida de todo ser humano”. No nos podemos limitar por tanto a “aplicar criterios de conveniencia económica ni política” o a “algunos acentos doctrinales o morales que proceden de determinadas opciones ideológicas”, escribe Francisco.

En esta óptica recuerda el testimonio de Lejeune que, “claramente convencido de la profundidad y rapidez de los cambios que se producen en el ámbito biomédico, consideró oportuno sostener un compromiso más estructurado y orgánico” en el frente de la vida humana, desarrollando en la Academia “iniciativas de estudio, formación e información para que «quede de manifiesto que la ciencia y la técnica, puestas al servicio de la persona humana y de sus derechos fundamentales, contribuyen al bien integral del hombre y a la realización del proyecto divino de salvación”.

Aprovechando su experiencia, “el propósito era el de hacer que la reflexión sobre estas cuestiones tuviera cada vez más en cuenta el contexto contemporáneo”, insiste el Papa. “Es urgente intensificar el estudio y la comparación de los efectos de esta evolución de la sociedad en un sentido tecnológico para articular una síntesis antropológica que esté a la altura de este desafío de época. El área de vuestra experiencia calificada no puede limitarse, pues, a resolver problemas planteados por situaciones específicas de conflicto ético, social o legal”, escribe a Paglia y a todos los miembros de la Academia. “La inspiración de una conducta consistente con la dignidad humana atañe a la teoría y a la práctica de la ciencia y la técnica en su enfoque general de la vida, de su significado y su valor”.

Recordando Laudato si’, el Papa Francisco resalta “el estado de emergencia en el que se encuentra nuestra relación con la tierra y los pueblos. Es una alarma causada por la falta de atención a la gran y decisiva cuestión de la unidad de la familia humana y su futuro. La erosión de esta sensibilidad, por parte de las potencias mundanas de la división y la guerra, está creciendo globalmente a una velocidad muy superior a la de la producción de bienes”. Para el Papa se trata de “una verdadera y propia cultura —es más, sería mejor decir anti-cultura— de indiferencia hacia la comunidad: hostil a los hombres y mujeres, y aliada con la prepotencia del dinero”.

Esta emergencia revela además “una paradoja”. “¿Cómo es posible que, en el mismo momento de la historia del mundo en que los recursos económicos y tecnológicos disponibles nos permitirían cuidar suficientemente de la casa común y de la familia humana —honrando así a Dios que nos los ha confiado—, sean precisamente estos recursos económicos y tecnológicos los que provoquen nuestras divisiones más agresivas y nuestras peores pesadillas?”, se pregunta Francisco.

“Los pueblos sienten aguda y dolorosamente, aunque a menudo confusamente, la degradación espiritual —podríamos decir el nihilismo— que subordina la vida a un mundo y a una sociedad sometidos a esta paradoja. La tendencia a anestesiar este profundo malestar, a través de una búsqueda ciega del disfrute material, produce la melancolía de una vida que no encuentra un destino a la altura de su naturaleza espiritual”.

Debemos reconocerlo: “Los hombres los hombres y mujeres de nuestro tiempo están a menudo desmoralizados y desorientados, sin ver”, afirma el Obispo de Roma. Todos estamos un poco replegados sobre nosotros mismos. El sistema económico y la ideología del consumo seleccionan nuestras necesidades y manipulan nuestros sueños, sin tener en cuenta la belleza de la vida compartida y la habitabilidad de la casa común”. El pueblo cristiano está llamado a reaccionar ante los espíritus negativos que fomentan la división, la indiferencia y la hostilidad”, y recoge el grito de sufrimiento de los pueblos”. “Debe hacerlo no solo por sí mismo, sino por todos. Y tiene que hacerlo de inmediato, antes de que sea demasiado tarde”.

La del Papa es casi una súplica: “No podemos continuar por el camino del error que se ha seguido en tantas décadas de deconstrucción del humanismo, identificado con toda ideología de voluntad de poder, que se sirve del firme apoyo del mercado y la tecnología, por ello hay que combatirla a favor del humanismo”. “La diferencia de la vida humana es un bien absoluto, digno de ser custodiado éticamente y muy valioso para la salvaguardia de toda la creación”, añade el Pontífice.

Es hora, subraya, de relanzar “una nueva visión de un humanismo fraterno y solidario de las personas y de los pueblos” y también de reconocer lo que Juan Pablo II “gestos de acogida y defensa de la vida humana, la difusión de una sensibilidad contraria a la guerra y a la pena de muerte, así como un interés creciente por la calidad de la vida y la ecología”. Wojtyla indicaba entre estos gestos “la difusión de la bioética, como la difusión de la bioética como uno de los signos de esperanza, es decir, como «la reflexión y el diálogo —entre creyentes y no creyentes, así como entre creyentes de diversas religiones— sobre problemas éticos, incluso fundamentales, que afectan a la vida del hombre”.

Como conclusión de la carta, el Papa se concentra en las nuevas tecnologías hoy definidas “emergentes y convergentes”, o lo que es lo mismo, tecnologías de la información y comunicación, biotecnologías, nanotecnologías, robótica. “Hoy es posible intervenir con mucha profundidad en la materia viva utilizando los resultados obtenidos por la física, la genética y la neurociencia, así como por la capacidad de cálculo de máquinas cada vez más potentes”, destaca Francisco. “También el cuerpo humano es susceptible de intervenciones tales que pueden modificar no solo sus funciones y prestaciones, sino también sus modos de relación, a nivel personal y social, exponiéndolo cada vez más a la lógica del mercado”.

Es necesario por tanto “comprender los cambios profundos que se anuncian en estas nuevas fronteras, con el fin de identificar cómo orientarlas hacia el servicio de la persona humana, respetando y promoviendo su dignidad intrínseca”. Una tarea “muy exigente, que requiere un discernimiento aún más atento de lo habitual, a causa de la complejidad e incertidumbre

de los posibles desarrollos”.

Anuncios


Deja un comentario

Catequesis semanal del Papa

Catequesis del Papa: “Cuando oren, no se cansen de llamar a Dios, Padre”

“Para un cristiano, rezar es decir simplemente: Abba”. ‘Abba, Padre’: tema de la catequesis del Papa Francisco en la Audiencia General del miércoles 16 de enero de 2019.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Queridos hermanos y hermanas, seguimos con la catequesis sobre el ‘Padre nuestro’ y lo hacemos observando que esta oración se centra en la palabra: ‘Abba, Padre’. Esta expresión es tan importante para los cristianos que se ha conservado en su forma original, escuchando en ella la misma voz de Jesús”, lo dijo el Papa Francisco en la Audiencia General del tercer miércoles de enero de 2019, continuando con su ciclo de catequesis dedicadas a la oración del Padre Nuestro.

El Espíritu nos hace hijos adoptivos

El Santo Padre comentando el pasaje de la Carta de San Pablo a los Romanos (8,15), en el que el apóstol dice que, “hemos recibido el Espíritu que nos hace hijos adoptivos, por medio del cual gritamos: ¡Abba! ¡Padre!”. Ese mismo Espíritu, precisa el Pontífice citando la Carta a los Gálatas (4,6), habita en nuestros corazones y clama: ¡Abba! ¡Padre! “Esta invocación – señala el Papa – se presenta dos veces y en ella se condensa toda la novedad del Evangelio. Después de haber conocido a Jesús y escuchado su predicación, el cristiano ya no considera a Dios como un tirano temible, ya no tiene miedo de Él, sino que siente que la confianza en Él florece en su corazón: puede hablar con el Creador llamándolo ‘Padre’. La expresión es tan importante para los cristianos que a menudo se ha conservado intacta en su forma original: Abba”.

La radical novedad de la oración cristiana

Asimismo, el Papa Francisco explica que, es raro que en el Nuevo Testamento las expresiones arameas no se traduzcan al griego. Debemos imaginar, agrega el Pontífice, que en estas palabras arameas se haya quedado como “grabada”, la voz del mismo Jesús. Y esta es la novedad radical de la oración cristiana. “No se trata sólo de usar un símbolo – la figura del padre, precisa el Papa – que relacionar al misterio de Dios; en cambio, se trata de tener, por así decir, todo el mundo de Jesús decantado en el propio corazón. Si llevamos a cabo esta operación, podemos rezar con verdad el ‘Padre Nuestro’. Decir ‘Abba’ – puntualiza el Pontífice – es algo mucho más íntimo y conmovedor que simplemente llamar a Dios ‘Padre’. Por eso alguien sugirió traducir la palabra aramea original ‘Abba’ con ‘Papá’ o ‘papito’. Con el corazón estamos invitados a decir Papá y a tener una relación con Dios como aquel de un niño con su padre”.

“¡Abba! ¡Padre! Estas expresiones evocan afecto, calidez, algo que nos proyecta en la etapa de la infancia: la imagen de un niño completamente envuelto en el abrazo de un padre que siente una ternura infinita por él”

Un Padre que sólo conoce el amor

Además, el Santo Padre señala que, son los Evangelios los que mejor nos presentan el sentido de esta palabra. El “Padre Nuestro” adquiere sentido y color si aprendemos a rezarlo después de leer la parábola del Padre misericordioso. “Imaginemos esta oración pronunciada por el hijo pródigo, después de haber experimentado el abrazo de su padre que lo había estado esperando durante mucho tiempo, un padre que no recuerda las palabras ofensivas que le dijo, un padre que ahora simplemente le hace entender cuánto lo extrañaba. Entonces descubrimos cómo esas palabras cobran vida y adquieren fuerza. Y nos preguntamos: ¿es posible que tú, oh Dios, sólo conozcas el amor? ¿Tú no conoces el odio? No – respondería Dios – yo conozco sólo el amor. ¿Dónde está en ti la venganza, el reclamo de justicia, la ira por tú honor herido? Y Dios respondería: yo sólo conozco el amor”.

“Basta con evocar esta única expresión – Abba – para que se desarrolle una oración cristiana. Y San Pablo, en sus cartas, sigue el mismo camino, y no podía ser de otra manera, porque es el camino enseñado por Jesús: en esta invocación hay una fuerza que atrae a todo el resto de la oración”

Orar es simplemente decir Abba

Finalmente, el Papa Francisco señala que, Dios te busca, aunque si tú no lo buscas. Dios te ama, aunque lo hayas olvidado. Dios ve una belleza en ti, incluso si piensas que has desperdiciado todos tus talentos innecesariamente. Dios es no sólo Padre, es como una madre que nunca deja de amar a su criatura. “Puede ser que nosotros también caminemos por senderos alejados de Dios, como le sucedió al hijo pródigo; o caigamos en una soledad que nos hace sentir abandonados en el mundo; o, de nuevo, errar y ser paralizados por un sentido de culpabilidad. En estos tiempos difíciles, todavía podemos encontrar la fuerza para orar, empezando por la palabra ‘Padre’. Recuerde bien esto – afirma el Papa – si alguien tiene cosas feas dentro de sí y que no sabe cómo resolverlas se dirija a Dios y le diga Padre y Él te responderá. No nos ocultará su rostro, no se cerrará en silencio: nos dirá que nunca nos ha perdido de vista”.

No se cansen de llamarlo “Padre”

Antes de concluir su catequesis, el Santo Padre saludando cordialmente a los peregrinos de lengua española venidos de España y Latinoamérica le dijo: “Los animo a dirigirse a Dios como un Padre que nos ama y que sale a nuestro encuentro. No se cansen de llamarlo; porque él como Padre bueno viene a sanar nuestras heridas y a restablecer la alegría de ser sus hijos”.

Catequesis del Papa Francisco


Deja un comentario

El angelus del Papa el domingo 13 de enero. Significado e importancia del bautismo.

El Papa Francisco asomado desde la ventana del Palacio Apostólico del Vaticano. El Papa Francisco asomado desde la ventana del Palacio Apostólico del Vaticano.   (Vatican Media)

Ángelus: Recordar el bautismo, son nuestras raíces de la vida con Dios

A la hora del Ángelus, en la solemnidad del Bautismo del Señor, el Santo Padre invita a regenerar en la oración “la Evangelización y el Apostolado”, para hacer un claro testimonio cristiano, no de acuerdo con nuestros proyectos humanos, sino con el plan de Dios.

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

A las 12 del mediodía del 13 de enero de 2019, día en el que la Iglesia Católica celebra la Fiesta del Bautismo del Señor, con la plaza de San Pedro en el Vaticano repleta de fieles, el Papa Francisco recitó la oración mariana del Ángelus asegurando que esta fiesta es “una ocasión propicia para renovar con gratitud y convicción las promesas de nuestro Bautismo, comprometiéndonos a vivir diariamente en armonía con él”.

Hoy, día en el que finaliza el tiempo litúrgico de Navidad, “la liturgia nos llama a conocer más plenamente a Jesús, de quien recién hemos celebrado el nacimiento” expresó el Papa ante los fieles y aseguró que por esta razón el Evangelio de Lucas de hoy “ilustra dos elementos importantes: la relación de Jesús con la gente y la relación de Jesús con el Padre”.

Jesús se sumerge entre la multitud manifestando la lógica de su misión

Narrando la historia del bautismo, que fue otorgada por Juan el Bautista a Jesús en las aguas del Jordán, el Papa Francisco pide prestar atención al papel del pueblo, el cual – asegura – “no es solo un fondo de la escena, sino un componente esencial del evento” porque Jesús, antes de sumergirse en el agua, “se sumerge” en la multitud, se une a ella y asume plenamente la condición humana, compartiendo todo excepto el pecado. Un gesto con el que Jesús “manifiesta la lógica y el significado de su misión” asegura Francisco y que lleva a que hoy también sea “una Epifanía”.

Además, el Papa puntualiza que el Espíritu Santo que desciende sobre Él en forma corporal, como una paloma “es la señal de que con Jesús comienza un nuevo mundo”, “una nueva creación que incluye a todos los que acogen a Cristo en su vida”. Y este amor del Padre – dice el Papa – que recibimos el día de nuestro bautismo, “es una llama que ha sido encendida en nuestros corazones y requiere que seamos alimentados por la oración y la caridad”.

Jesús se sumerge en comunión con el Padre para manifestar su bondad y amor por los hombres

El Santo Padre explica también el segundo elemento enfatizado por el evangelista Lucas, en el que Jesús ya bautizado, se “sumerge” a sí mismo en la oración y por tanto en comunión con el Padre. “El bautismo es el comienzo de la vida pública de Jesús” afirma el Papa, y de su misión en el mundo “como un enviado del Padre para manifestar su bondad y su amor por los hombres”. Y además, añade – “esta misión se realiza en una unión constante y perfecta con el Padre y el Espíritu Santo”.

Tenemos como misión regenerar nuestra oración de acuerdo al plan de Dios

En este sentido, Francisco asegura que la misión de la Iglesia y la de cada uno de nosotros de ser fieles y fructíferos, está llamada a “injertarse” en la de Jesús, “regenerando continuamente en la oración la Evangelización y el Apostolado, para hacer un claro testimonio cristiano, no de acuerdo con nuestros proyectos humanos, sino de acuerdo con el plan y el estilo de Dios”.

El bautismo son nuestras raíces de la vida con Dios

Después de estas palabras y de recitar la oración mariana del Ángelus, el Pontífice volvió a insistir en su invitación de ”mantener vivo y actualizado el recuerdo del bautismo”, pues es ahí donde están “las raíces de nuestra vida en Dios; las raíces de nuestra vida eterna, que Jesucristo nos dio con su Encarnación, Pasión, Muerte y Resurrección” y pidió invocar “más a menudo” al Espíritu Santo “para vivir las cosas comunes con amor, y así hacerlas extraordinarias”.

Escucha el servicio con voz de Papa Francisco

13 enero 2019, 12:30


Deja un comentario

Misa del Papa con bautizos en la capilla sixtina.

Santa Misa con rito Bautismal presidida por el Papa Francisco en la Capilla Sixtina. Santa Misa con rito Bautismal presidida por el Papa Francisco en la Capilla Sixtina.   (Vatican Media)

El Papa bautiza a 27 bebés y aconseja a los padres ”nunca pelear delante de ellos”

En la solemnidad del Bautismo del Señor, el Pontífice administra el Sacramento del Bautismo a 27 bebés durante la tradicional Misa con rito baustimal presidida en la Capilla Sixtina del Vaticano.

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

Siguiendo la costumbre iniciada por San Juan Pablo II para recordar el día en el que Jesús fue bautizado en el río Jordán, el Papa Francisco preside una Misa con rito bautismal en la Capilla Sixtina del Vaticano y administra el Sacramento del Bautismo a 27 recién nacidos, 12 niños y 15 niñas. Durante su homilía, expresada espontáneamente, el Papa ofrece algunos consejos a los padres.

La fe se transmite en casa y se estudia en la catequesis

Los papás de los pequeños han pedido a la Iglesia la “fe” para sus hijos al inicio de la ceremonia; una fe que según el Papa Francisco tiene que ser primero transmitida en casa y luego estudiada en la catequesis: “Antes de estudiar la fe, tiene que ser transmitida y este es un trabajo que les toca ustedes. Es una tarea que hoy reciben: transmitir la fe y está se hace en casa”. En este sentido, el Papa ha puntualizado que la fe “siempre va a transmitida en dialecto”, en el dialecto “de la casa”, en el dialecto “del hogar” porque la fe se debe transmitir “con el ejemplo”.

Enseñar a los hijos a hacer el signo de la cruz

Continuando con su homilía, el Santo Padre ha pedido a los padres que enseñen a sus hijos a hacerse el signo de la cruz: “Se les pide hacer el signo de la cruz y hacen una cosa así (gesticula) que no se entiende qué es lo que hacen” ha asegurado el Pontífice.

Evitar discutir delante de los niños

Para Francisco, en este camino de transmitir la fe “con la vida de fe”, aconseja a los papás que los niños “vean el amor de los esposos, la paz de la casa y que Jesús está ahí”. Y para que esto sea posible, pide a los adultos que “nunca peleen delante de los niños”: “Es normal que los esposos peleen, es normal, sería extraño si no lo hicieran, pero háganlo en el momento en el que ellos no estén y no escuchen, que ellos no vean, no saben ustedes la angustia que tiene un niño cuando ve pelear sus padres”.

Por último, el Santo Padre expresó tres motivos por los que los niños podían llorar durante la Ceremonia, el primero porque se sienten en un ambiente extraño, y además hace demasiado calor en la Capilla Sixtina, el segundo porque “tienen hambre” y el tercero es por lo que el Papa ha denominado “ el llanto preventivo” que es “una cosa extraña – ha dicho el Papa Francisco –porque no saben qué es lo que va pasar, pero lloran y lloran y luego se verá”. Sea el motivo que sea, el Papa pidió a los papás de “estar atentos de no cubrirlos demasiado” y si lloran, “déjenlos” aseguro el Pontífice. Además pidió a las mamás que los “lacten tranquilas” y advirtió entre risas del peligro de la “vocación polifónica” en la cual “empieza a llorar uno, y luego el otro y el otro y así se hace un coro de llanto”. “Vamos adelante en esta Ceremonia con paz pero con la conciencia de que les toca ustedes la transmisión de la fe” finalizó.

Escucha la homilía del Papa Francisco

 

Photogallery

Misa con Rito Bautismal presidida por el Papa Francisco


Deja un comentario

El Papa a un importante congreso de profesores de historia

El Papa: “Jesús, una Palabra que actúa en la historia y la transforma desde dentro”

Este sábado, 12 de enero, en la Sala del Consistorio del Vaticano, el Papa Francisco recibió en Audiencia a los participantes en el XVIII Congreso de la Asociación de Profesores de Historia de la Iglesia (AIPSC), con motivo de su 50° Aniversario de Fundación.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Que vuestro no fácil magisterio y vuestro testimonio contribuyan a la contemplación de Cristo, piedra angular, que actúa en la historia y en la memoria de la humanidad y de todas las culturas”, lo dijo el Papa Francisco a los participantes en el XVIII Congreso “Actividad, investigación y divulgación. La historia de la Iglesia del post-Concilio”, evento organizado por la Asociación de Profesores de Historia de la Iglesia (AIPSC), con motivo de su 50° Aniversario de Fundación (1967 – 2017), a quienes recibió en Audiencia este sábado, 12 de enero, en la Sala del Consistorio del Vaticano.

La historia, maestra de vida

En su discurso, el Santo Padre saludando a los participantes en este XVIII Congreso de la Asociación de Profesores de Historia de la Iglesia, y agradeciendo a su Presidente por haber recordado el antiguo refrán “historia magistra vitae”, dijo que es una máxima muy significativa y vinculada con su importante y generoso magisterio. “Un amigo de sus ‘padres fundadores’ y de su Asociación – precisó el Pontífice – el jesuita Giacomo Martina, un agudo historiador de la Iglesia, por mucho tiempo profesor en la Gregoriana y maestro de muchos de ustedes, me dicen que solía recordar a sus alumnos que la historia es ciertamente maestra de vida, pero que tiene muy pocos alumnos”.

Servicio y apasionado testimonio

El Papa Francisco refiriéndose al trabajo de los profesores de historia de la Iglesia en los seminarios, en universidades pontificias, en conferencias, en reuniones de estudio, etc., dijo que están dando una valiosa ayuda al estudio de la historia y a su magisterio, y les agradeció por este servicio y por este apasionado testimonio. “De hecho, la historia, estudiada con pasión, puede y debe enseñar mucho hasta hoy, tan desarticulada y sedienta de verdad, paz y justicia. Bastaría que, a través de ella – precisó el Pontífice – aprendiéramos a reflexionar con sabiduría y valentía sobre los dramáticos y malvados efectos de la guerra, de las muchas guerras que han perturbado el camino del hombre en esta tierra. Y no aprendemos”.

Una Palabra que actúa en la historia y la transforma

En este sentido, dijo el Santo Padre, Italia y en particular la Iglesia italiana, es tan rica en testimonios del pasado. La historia de la Iglesia italiana es de hecho un punto de referencia esencial para todos aquellos que quieren comprender, profundizar e incluso disfrutar del pasado, sin convertirlo en un museo o, peor aún, en un cementerio de nostalgia, sino para hacerlo vivo y presente a nuestros ojos. “Pero –como ustedes me han enseñado dijo el Pontífice – en el centro de la historia hay una Palabra que no nace por escrito, que no viene a nosotros de la investigación del hombre, sino que nos es dada por Dios y es testimoniada sobre todo a través de la vida y dentro de la vida. Una Palabra que actúa en la historia y la transforma desde dentro. Esta Palabra es Jesucristo, que marcó y redimió tan profundamente la historia humana que marcó el paso del tiempo en un antes y un después de él”.

El historiador creyente un estudioso de la verdad

Por ello, afirmó el Papa Francisco, la plena aceptación de su acción salvadora y misericordiosa debe hacer del historiador creyente un estudioso aún más respetuoso de los hechos y de la verdad, delicado y atento en su investigación, un testigo coherente en su enseñanza. Debería alejarlo de todo lo mundano ligado a la presunción de saber, como el ansia de reconocimiento profesional o académico, o la creencia de que puede juzgar los hechos y a las personas por sí mismo. De hecho, la capacidad de vislumbrar la presencia de Cristo y el camino de la Iglesia a través de la historia nos hace humildes, y nos aleja de la tentación de buscar refugio en el pasado para evitar el presente.

Cristo, actúa en la historia y en la memoria de la humanidad

Antes de concluir su discurso, el Santo Padre alentó a los profesores que su, no fácil magisterio y su testimonio contribuyan a la contemplación de Cristo, piedra angular, que actúa en la historia y en la memoria de la humanidad y de todas las culturas. Y que Él siempre les dé a gustar Su presencia salvadora en los hechos, documentos, eventos, grandes o pequeños. Sobre todo, yo diría, los hechos de los humildes, los últimos, también los actores de la historia. Y este será realmente el camino maestro para tener quizás algunos estudiantes a su lado, pero realmente buenos, generosos y preparados.

Finalmente, el Papa Francisco saludó a los participantes en este Congreso compartiéndoles su experiencia con dos jesuitas apasionados por la historia, los padres, Giacomo Martina y Hugo Vanni, quienes le ayudaron en profundizar la historia de la Iglesia y de los Papas.

Discurso del Papa Francisco


Deja un comentario

Rumanía: visita del Papa el 31 de mayo – 2 de junio

El logo del Viaje del Papa a Rumania: ”Să mergem împreună” - ”Caminemos juntos”El logo del Viaje del Papa a Rumania: ”Să mergem împreună” – ”Caminemos juntos” 

El Papa Francisco viajará a Rumania

El Santo Padre viajará a Rumania del 31 de mayo al 2 de junio. Así lo anunció la Oficina de Prensa de la Santa Sede esta mañana

Ciudad del Vaticano

Ha sido publicada en la mañana de este viernes 11 de enero una declaración del Director “ad interim” de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, en relacilón al próximo viaje del Papa Francisco a Rumania:

“Su Santidad el Papa Francisco, aceptando la invitación del Presidente, de las Autoridades del Estado y de la Iglesia Católica en Rumania, efectuará un viaje apostólico a ese país del 31 de mayo al 2 de junio de 2019 para visitar las ciudades de Bucarest, Iaşi y Blaj y el santuario mariano de Şumuleu Ciuc. El programa del viaje se publicará a su debido tiempo”.

El lema de la visita será: “Caminemos juntos”.

 


Deja un comentario

El Papa ha visitado hoy un monasterio de religiosas de clausura fuera de Roma.

El Papa visita el Monasterio de clausura de las Clarisas en Vallegloria

Este viernes, 11 de enero, el Papa Francisco ha realizado una visita privada al Monasterio de clausura de las Clarisas en Vallegloria, en el municipio de Spello, provincia de Perugia, en la región Umbría, Italia.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

El Director “ad interim” de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, informó que este viernes, 11 de enero, “el Santo Padre Francisco ha realizado una visita privada al Monasterio de clausura de las Clarisas en Vallegloria, en el municipio italiano de Spello (Provincia de Perugia, en la región Umbría) para animar a las religiosas de clausura, la vida contemplativa y compartir la Eucaristía, la oración y el pan con ellas”.

Alegría en la Diócesis de Foligno

En la página web de la Diócesis de Foligno – a la que pertenece el Monasterio de clausura – se expresa que la visita del Pontífice, causó una gran sorpresa para las monjas Clarisas de Santa María en Vallegloria de Spello. Con este gesto, el Santo Padre quiso, en cierto sentido, devolver la visita que las religiosas hicieron a Santa Marta el pasado 25 de agosto de 2016. En aquella ocasión, el Papa les entregó la Constitución Apostólica “Vultum Dei quaerere”, en representación de todas las religiosas de clausura del mundo. Desde entonces, la relación entre la Comunidad de contemplativas de Spello – una de las más antiguas en seguir la experiencia de Santa Clara – y el Papa se ha ido intensificando, también a través del segundo secretario particular, Yoannis Lahzi Gaid, hasta la decisión del Santo Padre de hacer esta breve visita privada a Umbría.

Mons. Sigismondi: un gozo incontenible

Por su parte, el Obispo de Foligno, Mons. Gualtiero Sigismondi, dijo que, “el Papa le había manifestado la idea de realizar la visita varias veces, entonces me di cuenta de que el viaje había tomado forma porque, en nuestro último encuentro, el Santo Padre me mostró que él conocía precisamente la distancia y el tiempo del viaje a Spello. En Nochebuena conocí el programa y esta alegría que no podía compartir con nadie marcó todas las celebraciones de estos días. Incluso la nieve no detuvo la voluntad del Santo Padre, con el Subasio cubierto de una especie de solideo blanco. Y ha sido incontenible la alegría de las monjas, que recibieron al Papa poco antes de las 9 de la mañana, antes de celebrar la Misa con el segundo secretario y el Obispo. Después, el Santo Padre compartió un tiempo de diálogo libre e informal y un almuerzo, antes de regresar hacia Roma a primera hora de la tarde, dejando una bendición para toda la Diócesis de Foligno en vísperas de las fiestas patronales”.