Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Celebraciones del Papa esta Navidad

Celebraciones litúrgicas del Papa para la Navidad 2019-2020

Ya conocemos las fechas y horarios de las celebraciones que el Santo Padre Francisco presidirá en los próximos días.

Ciudad del Vaticano

La Oficina de Prensa de la Santa Sede ha publicado el calendario de las celebraciones litúrgicas que presidirá el Papa Francisco durante el período navideño 2019-2020.

Misa del Gallo

El martes 24 de Diciembre, en la Capilla Papal de la Basílica Vaticana a las 21:30 hora local de Roma, el Santo Padre celebrará la Misa del Gallo en la Solemnidad de la Navidad del Señor. La celebración eucarística será precedida por el canto de la Kalenda.

Mensaje de Navidad y bendición Urbi et Orbi

El miércoles 25 de diciembre, Solemnidad de la Navidad del Señor en la Logia Central de la Basílica Vaticana, a las 12 del mediodía, el Pontífice dirigirá su mensaje de Navidad al mundo e impartirá la bendición “Urbi et Orbi”.

Misa de Fin de año

Asimismo, el martes 31 de diciembre de 2019, en la Basílica Vaticana a las 17.00 horas, Francisco celebrará las Primeras Vísperas de la Solemnidad de María Santísima Madre de Dios, seguidas de la exposición del Santísimo Sacramento, el canto tradicional del himno “Te Deum”, al final del año natural, y la bendición eucarística.

Solemnidad María Santísima Madre de Dios

Ya iniciando el nuevo año, el Miércoles 1 de enero de 2020, el Santo Padre celebrará la santa misa de la Solemnidad de María Santísima Madre de Dios en la Octava de Navidad, recordando la LIII Jornada Mundial de la Paz, en la capilla Papal de la Basílica Vaticana a las 10 de la mañana.

Misa de la Epifanía del Señor

Por su parte, el lunes 6 de enero de 2020, en la Capilla Papal de la Basílica Vaticana a las 10 de la mañana, el Pontífice celebrará la santa misa en la Solemnidad de la Epifanía del Señor.

Celebraciones litúrgicas de la Navidad 2019-2020


Deja un comentario

El Papa presenta las obras de Miguel Angel Fiorito.

El Papa presenta los 5 volúmenes de Escritos de su padre espiritual: Miguel Ángel Fiorito

En el 50 aniversario de su ordenación sacerdotal, el Papa Francisco presenta los 5 volúmenes de Escritos del padre Miguel Ángel Fiorito. Se trata de una obra que por primera vez sale a la luz por el padre José Luis Narvaja S.I., publicada por Civiltà Cattolica.

Ciudad del Vaticano

El Santo Padre se ha desplazado a la Casa General de la Compañía de Jesús en torno a las 18:30 h para presentar los 5 volúmenes de Escritos del padre Miguel Ángel Fiorito (1916-2005), jesuita, padre espiritual del Papa Francisco, publicado por Civiltà Cattolica. Durante la presentación también han intervenido el padre Arturo Sosa, Prepósito General de la Compañía de Jesús, padre Spadaro, director de la revista Civiltà Cattolica y José Luis Narvaja, colaborador de redacción en dicha revista.

“Motivo de consuelo para nosotros sus discípulos … son escritos que harán mucho bien a toda la Iglesia, estoy convencido de ello”. Así es, en resumen, como el Papa define en su Prólogo la edición de los Escritos (más de 2000 páginas) de su formador y padre espiritual, el jesuita Ángel Fiorito. Y es el mismo pensamiento que ha retomado en su discurso ante la Curia General de la Compañía de Jesús entre jesuitas de todo el mundo esta tarde, donde – por expresa petición de él – ha presentado el amplio y cronológico trabajo de su maestro (de 1952 a 1991). La ocasión es bastante especial: el 13 de diciembre, hace 50 años, Francisco fue ordenado sacerdote, un “ministerio fructífero al servicio del pueblo de Dios”, tal y como ha enfatizado el padre Sosa en su saludo de bienvenida.

Un signo de gratitud

Vestido como Fiorito, a quien le gustaba ser un “comentarista”, el Papa confiesa que quiere “hacer un comentario”, en el sentido de “pensar junto con Fiorito y Narvaja, sobre algunas cosas que me han hecho bien y pueden ayudar a otros “, extrayendo libremente de los Escritos y logrando así expresar su gratitud por lo recibido de los formadores de la Compañía de Jesús y alentar a todos aquellos que apoyan a los que están en la formación de los” discípulos “de Cristo. Francisco, en el “espíritu escolar en el que la propiedad intelectual tiene un significado comunitario”, como discípulo, en esta ocasión, se convierte en maestro y comunica, como le enseñó el Padre Ángel, ese “tesoro espiritual” que recibió como herencia. Padre Ángel dice – estaría contento porque “el verdadero maestro en el sentido evangélico está feliz de que sus discípulos también se conviertan en maestros”.

Un poco de historia

El Papa presenta al padre Fiorito como el “maestro del diálogo”, que “hablaba poco pero tenía una gran capacidad de escucha” en la que maduraba el “discernimiento” y se centra en algunas etapas significativas. El contexto es el de Argentina en los años posteriores al Vaticano II y su recepción en América Latina. El padre Ángel y Bergoglio se conocen en el campo universitario en Buenos Aires, mientras que el futuro Papa está terminando su educación antes de convertirse en sacerdote en 1969 y luego provincial en 1973. El padre Ángel es decano y profesor de la Facultad de Filosofía del Colegio Massimo en San Miguel y luego Rector de la Universidad de San Salvador.

Las gracias recibidas

La primera fecha es 1961: el año en que los dos se encuentran y el Padre Ángel se convierte en el director espiritual de Bergoglio. Es a partir de entonces que Francisco – revela – comienza a ganar confianza incluso con autores que para entonces habrían sido fundamentales como Guardini, Hugo Rahner y Fessard. En particular, Rahner, en el origen de la conversión espiritual del Padre Ángel, ha marcado, afirma el Papa, “lo que en el Pontificado se refiere al discernimiento y al acompañamiento espiritual”.

Rahner ha puesto “tres gracias” en el alma del maestro y en la de muchos otros: El del “magis ignaciano, que era el sello y el alcance del alma de Ignacio y del límite sin límites de sus aspiraciones; el del discernimiento de espíritus, que permitió al santo canalizar tanto poder sin experimentos inútiles y sin tropezar y el de las discretas charitas, que surgieron así en el alma de Ignacio como una contribución personal a la lucha continua entre Cristo y Satanás; y ese frente de batalla no era externo al santo, sino que pasaba en el medio de su alma, por lo tanto dividido en dos “yo”, que eran las dos únicas alternativas posibles para su opción fundamental.

Luego está la otra fecha fundamental, 1983, vinculada a los escritos de Fiorito en la que se definen términos como “espiritual” y “espiritualidad”, como “paternidad y maternidad espiritual y lo que conllevan” más allá de las interpretaciones reduccionistas – dice el Papa – difundidas hoy. El carisma del hombre espiritual extraído de Orígenes – como el Papa ha dicho en varias ocasiones – es el de “discernimiento” y de “profecía” en el sentido de comunicar bien las gracias del Señor que se experimentan en la vida”.

El don de las lágrimas y los bostezos

El Pontífice también ha hablado sobre la fecha de la última reunión con el padre Ángel, “un momento inolvidable – dice – en el que estaba enfermo y era incapaz de hablar”. Era el 9 de agosto de 2005. “Solo miraba, intensamente, y lloraba con lágrimas tranquilas”. Fiorito – “tenía el don de las lágrimas, que es una expresión de consuelo espiritual”, “un pequeño signo tangible, como decía San Benito, de la dulzura de Dios”.

Y con el don de las lágrimas, el Maestro también tuvo el del “bostezo”. Es una anécdota que Francisco recuerda: “Cuando le abrías tu conciencia, a veces el Maestro comenzaba a bostezar. Lo hacía abiertamente, sin ocultarlo. Pero no era que se estuviera aburriendo, simplemente le venían las ganas y decía que servía para “sacarte del mal espíritu”. Y así se justificaba. Y expandiendo el alma contagiosamente, como hace el bostezo físico, tenía también ese efecto en el nivel espiritual.

Maestro: el diálogo y discernimiento

Al llegar al corazón de su reflexión, el Papa se detiene en el título de los Escritos: “Maestro del diálogo”. El padre Ángel, explica, era “maestro” en el sentido “jesuita” de tercer instructor de prueba o de la última etapa de la formación jesuita, pero sobre todo fue capaz de ejercer su munus docendi, ya que no solo transmitió el contenido de las enseñanzas del Señor “en su pureza e integridad”, sino que hizo de tal modo que quienes los recibieran se convirtieran en discípulos, seguidores de Jesús, misioneros, libres y apasionados por el anuncio.

Las características del maestro Fiorito

Al hablar de algunas características que pueden hacer que la figura de su “buen maestro” sea más conocida, “siempre buscando los signos de los tiempos y atento a lo que el Espíritu le dice a la Iglesia”, Francisco todavía nos deja ver mucho de sí mismo, de su magisterio y su forma de ser pastor del pueblo de Dios. El Papa destaca algunos aspectos del Padre Ángel: “te respetaba”, “no exhortaba”, “no era celoso”, “no emitía ningún juicio” y “tenía mucha paciencia”.

Saber cómo “quedarse al margen”

La característica más evidente de Fiorito eran las modalidades de su “acompañamiento espiritual” dice el Papa y puntualiza: “el suyo era un “quedarse al margen”, cuando “le contabas tus cosas”, no porque no le interesara, sino sobre todo para “dar espacio a la escucha” para que todos se sintieran libres de hablar sin juicios ni exhortaciones; pero también era una “actitud de dominio hacia los conflictos, una forma de distanciarse” para no verse involucrado en perder la objetividad; y finalmente era una señal de saber cómo “mantenerse en paz”, de modo que era el Señor, y no una exhortación personal, a “mover” o “sacudir” al otro”,” disponerlo de la mejor manera”. Y de esta manera, dice el Papa, te venían ganas de ir a hablar con Fiorito.

Ensayo farmacéutico del alma, que no exhortaba

La segunda característica del Padre Ángel es – escribe el Papa en su texto entregado – que era un Maestro que no exhortaba, sino que escuchaba en silencio y luego, subiendo con la escalera en los estantes de su biblioteca, extraía de los numerosos cajones, un folleto, material sobre el que él mismo había hecho discernimiento – y lo entregaba, como un “remedio para el alma”. Francisco continúa su discurso asegurando que Fiorito se parecía a un sabio farmacéutico de almas, pero “fue más que eso – dice – porque Fiorito no era un confesor”.

Como un árbol a lo largo de las corrientes de agua

Al final de su discurso, el Papa cuenta una anécdota que se remonta a la época en que era provincial y revela haber recibido la cuenta anual de conciencia del Padre Fiorito. El Papa lo llama un “novato maduro” que dejó emerger, en sus narraciones, para ser realmente un “discípulo del Padre”. El Papa deja a los presentes con una imagen significativa de lo que el Maestro Fiorito ha representado en su vida personal y en tantos jesuitas: es el indicado por el Salmo 1, del árbol plantado a lo largo de las corrientes de agua: “Al igual que este árbol de la Escritura, Fiorito sabía cómo dejarse encerrar en el espacio mínimo de su papel en el Collegio Massimo de San Giuseppe, en San Miguel, Argentina, y allí echó raíces y dio flores y frutos, como su nombre lo expresa bien. – Florecido -, en los corazones de nosotros discípulos de la Escuela de Ejercicios”. “Espero que ahora- concluye el Papa – gracias a esta magnífica edición de sus Escritos, arraigue y dé flores y frutos en la vida de tantas personas que se nutren con la misma gracia que recibió y pudo comunicarse discretamente dando y comentando sobre los Ejercicios Espirituales”.


Deja un comentario

Hoy los 50 años de sacerdocio del Papa Francisco.

Las felicitaciones por el 50º sacerdocio del Papa, siervo del pueblo de Dios

El mundo está reunido en torno a Francisco, que ha alcanzado la meta de medio siglo de vida sacerdotal. La Diócesis de Roma, en particular, agradece afectuosamente al Papa y reza por este aniversario. El Cardenal De Donatis afirma: “Nos conduce de la mano por los caminos del hombre, ‘misericordiando’, con una mirada de amor y ternura”.

Alessandro De Carolis – Ciudad del Vaticano

Si hay un riesgo del que un sacerdote debe protegerse, es el de la falta de atención a la llama que un día misteriosamente ardió su corazón. El Papa lo ha convertido en un punto de constante vigilancia y apelación al clero de todas las latitudes. Cualquier cosa puede pasar, pero sin olvidar el primer amor. Si incluso el cansancio aplasta y la desilusión devora la esperanza, un sacerdote -dijo y repite Francisco – debe volver siempre “a aquel punto luminoso” en el que la gracia de Dios lo tocó “al principio del camino”. Porque “es de esa chispa que puedo encender el fuego para el hoy”.

A lo largo de los caminos del hombre

El Papa desde el fin del mundo no ha olvidado esta necesidad esencial y hoy la Iglesia universal y los líderes mundiales que le dirigen saludos y agradecimientos, tienen ante sí a este siervo del pueblo de Dios. Un hombre y un sacerdote que “nos lleva de la mano por los caminos del hombre, ‘misericordiando’, con una mirada de amor y ternura”, escribe el Cardenal Vicario Angelo De Donatis en nombre de la Diócesis de Roma, la Diócesis del Papa.

Para usted la oración de todos

En el afecto expresado por la Urbe está el eco del amor del Orbe, del sentimiento más genuino de las comunidades de creyentes y también de tanta admiración por parte de los no cristianos, que sin embargo aprecian el esfuerzo de un constructor de puentes que impide, en tiempos de muros, que la moneda de la misericordia acabe fuera de camino. Que toca la carne de Cristo que a menudo repele a los cristianos. “Por usted -escribe de nuevo el Cardenal De Donatis- la oración de los pequeños, de los hijos de nuestras comunidades, se eleva a Dios, a quienes usted bendice con el afecto de Padre. La oración de los pobres, a quienes ama de manera privilegiada, se eleva al Señor por usted; la oración de los ancianos y de los enfermos, que ofrecen sus sufrimientos por la Iglesia. Para usted es la oración de los jóvenes, impulsados por su entusiasmo misionero; y de las familias, llamadas a vivir la Alegría del Amor. Para usted es la oración de todos nosotros, listos a llevar el Evangelio de la alegría.

El sacerdote y el sentido de la vida

Un Evangelio puede tener voz mientras el alma de un sacerdote siga siendo un brasero, que se alimenta de Cristo y lo dona “en salida”, con prudencia y audacia, enseña a Francisco. Un hombre descentralizado, el sacerdote, porque el “sentido de nuestra vida”, recuerda el Papa, reside en que “mi cuerpo se ofrece como sacrificio por ustedes”. Allí donde vive también la mayor felicidad.


Deja un comentario

Diciembre 13: aniversario 50 ordenación sacerdotal del Papa

Papa Francisco, 50 años de sacerdocio: al servicio de Dios y de su pueblo

Una vocación nacida en la experiencia del perdón de Dios que para Francisco se ha transformado en vida sacerdotal para donar con alegría y sencillez. El sacerdote, afirma el Papa, vive en medio de la gente con el corazón misericordioso de Jesús.

Sergio Centofanti – Ciudad del Vaticano

Han pasado 50 años. Era el 13 de diciembre de 1969: Jorge Mario Bergoglio, sólo cuatro días antes de cumplir 33 años, fue ordenado sacerdote. Su vocación se remonta al 21 de septiembre de 1953, en la memoria de San Mateo, el publicano convertido por Jesús: durante una confesión tuvo una profunda experiencia de la misericordia de Dios. Fue una alegría inmensa que lo lleva a tomar una decisión “para siempre”: ser sacerdote.

Es tiempo de misericordia

Es precisamente la Divina Misericordia la que caracteriza toda su vida sacerdotal. Los sacerdotes -afirma- sin hacer ruido dejan todo para dedicarse a la vida cotidiana de las comunidades, dando a los demás su propia vida, “se conmueven ante las ovejas, como Jesús, cuando veía a las personas cansadas y agotadas como ovejas sin pastor”. Así, a imagen del buen Pastor, el sacerdote es hombre de misericordia y de compasión, cercano a su gente y servidor de todos. Éste es un criterio pastoral que quisiera subrayar bien: la cercanía. La proximidad y el servicio, pero la proximidad, la cercanía… Quien sea que se encuentre herido en su vida, de cualquier modo, puede encontrar en él atención y escucha… ¡Se necesita curar las heridas, muchas heridas! Este -recuerda – es el tiempo de la misericordia (Discurso a los párrocos de Roma, 6 de marzo de 2014).

Hombre de la Eucaristía: en el centro está Jesús

El sacerdote – dice Francisco – es un hombre descentrado de sí mismo, porque al centro de su vida no está él sino Cristo. Por esto agradece a los sacerdotes por la celebración cotidiana de la Eucaristía: “En la celebración eucarística encontramos cada día nuestra identidad de pastores. Cada vez podemos hacer verdaderamente nuestras las palabras de Jesús: «Esto es mi cuerpo que se entrega por vosotros». Este es el sentido de nuestra vida, son las palabras con las que, en cierto modo, podemos renovar cotidianamente las promesas de nuestra ordenación”.  (Homilía para el Jubileo de los sacerdotes, 3 junio 2016)

La vida sacerdotal en el confesionario

Al servicio de Dios y de su pueblo, el sacerdote desarrolla una parte importante de su misión en el confesionario, donde puede dispensar el exceso de la misericordia de Dios. Exhorta a los sacerdotes a no ser rigoristas ni laxista. “Que haya diferencias de estilo entre los confesores es normal, pero estas diferencias no pueden referirse a la esencia, es decir, a la sana doctrina moral y a la misericordia”. Ni el laxista ni el rigorista se hacen cargo de la persona que encuentran. “El rigorista se lava las manos: en efecto, la clava a la ley entendida de modo frío y rígido”. También el laxista, “se lava las manos: sólo aparentemente es misericordioso, pero en realidad no toma en serio el problema de esa conciencia, minimizando el pecado. La misericordia auténtica se hace cargo de la persona, la escucha atentamente, se acerca con respeto y con verdad a su situación, y la acompaña en el camino de la reconciliación”. (Discurso a los párrocos de Roma, 6 de marzo de 2014)

La oración, María y la lucha contra el diablo

El sacerdote – subraya el Papa – es en primer lugar hombre de oración. Es de la intimidad con Jesús que brota la caridad.  Es la unión con Dios que hace vencer las innumerables tentaciones del mal. El diablo existe, no es un mito – recuerda a menudo – es astuto, mentiroso, engañador. Francisco invita a mirar a María, a rezar el Rosario cada día, sobre todo en este periodo, para proteger a la Iglesia de los ataques del diablo que quiere traer división. “Mirar a María es volver a creer en lo revolucionario de la ternura y del cariño”.  (Carta a los sacerdotes en el 160° aniversario de la muerte del Cura de Ars)

Los pobres y el juicio final

La espiritualidad del sacerdote se encarna en la realidad de la vida cotidiana – observa Francisco – y se convierte en una voz profética frente a la opresión que pisotea a los pobres y a los débiles: la Iglesia «no puede ni debe quedarse al margen en la lucha por la justicia»., relegando la religión, como algunos quisieran, “a la intimidad secreta de las personas, sin influencia alguna en la vida social y nacional” (Evangelii gaudium, 183) porque el Reino de Dios inicia aquí en la tierra y es aquí que encontramos a Jesús: el juicio final se centrará precisamente en lo que hemos hecho a Cristo en los pobres, en los enfermos, en los extranjeros, en los encarcelados (Mt 25). Seremos juzgados por el amor: pero no puede haber amor sin justicia, como decía San Juan Pablo II.

Sacerdotes que dan la vida y el escándalo de los abusos

El Papa no calla sobre la “monstruosidad” de los abusos cometidos por los sacerdotes, repite siempre su cercanía a las víctimas, pero también piensa en los muchos buenos sacerdotes que soportan la carga de los crímenes que no han cometido: “sería injusto no reconocer a tantos sacerdotes que, de manera constante y honesta, entregan todo lo que son y tienen por el bien de los demás”. Esos sacerdotes que “hacen de su vida una obra de misericordia en regiones o situaciones tantas veces inhóspitas, alejadas o abandonadas incluso a riesgo de la propia vida”. El Papa les agradece por el “valiente y constante ejemplo” e invita a nos desalentarse porque  “el Señor está purificando a su Esposa y nos está convirtiendo a todos a Sí”.(Carta a los sacerdotes en el 160 aniversario de la muerte del Cura de Ars).

El cansancio bueno de los sacerdotes

“Sabéis cuántas veces pienso en esto: en el cansancio de todos vosotros? Pienso mucho y ruego a menudo, especialmente cuando el cansado soy yo. Rezo por los que trabajáis en medio del pueblo fiel de Dios que os fue confiado, y muchos en lugares muy abandonados y peligrosos. Y nuestro cansancio, queridos sacerdotes, es como el incienso que sube silenciosamente al cielo. Nuestro cansancio va directo al corazón del Padre”. Es un cansancio bueno aquel que viene del estar en medio de la gente: “Es el cansancio del sacerdote con olor a oveja”, con la conciencia de que “solo el amor descansa” (Homilía en la Misa Crismal, 2 de abril 2015)

Homilías breves que hacen arder los corazones

La importancia de la homilía ha sido subrayada muchas veces por Francisco, que exhorta encarecidamente a los sacerdotes a que la preparen bien. Invita a dar breves homilías que no sean ni un espectáculo ni una lección de adoctrinamiento: debemos ser capaces de decir “palabras que hagan arder los corazones” con un lenguaje positivo: no diciendo tanto lo que no debemos hacer sino proponiendo lo que podemos hacer mejor: “Una predicación positiva siempre da esperanza, orienta hacia el futuro, no nos deja encerrados en la negatividad”. (Evangeli gaudium, 159).

El humorismo de los sacerdotes

“El santo es capaz de vivir con alegría y sentido del humor”, recuerda el Papa a los sacerdotes. Es una alegría que viene de la unión con Jesús y de la fraternidad. “El sentido del humor es una gracia que pido todos los días” – dijo en noviembre de 2016 en una entrevista concedida a TV2000 – porque “el sentido del humor te alivia, te hace ver lo temporal de la vida y tomar las cosas con un espíritu de alma redimida. Es una actitud humana, pero es la más cercana a la gracia de Dios”.

La llamada del Papa a los fieles: apoyar a los sacerdotes

El Papa Francisco pide a los sacerdotes que estén siempre cerca de la gente, pero al mismo tiempo pide a los fieles que apoyen a los sacerdotes: ” Queridos fieles, acompañen a sus sacerdotes con el afecto y la oración, para que sean siempre Pastores según el corazón de Dios.” (Homilía para la Misa Crismal, 28 de marzo de 2013).


Deja un comentario

Audiencia gen. y catequesis del Papa

Catequesis del Papa: “Que el Señor reavive nuestra fe y nos ayude a ser fieles”

«Pablo nos enseña la perseverancia en la prueba y la capacidad de leer todo con los ojos de la fe. Pidamos al Señor hoy, por intercesión del Apóstol, que reviva nuestra fe y nos ayude a ser fieles hasta el final de nuestra vocación de discípulos misioneros». Pablo prisionero ante el rey Agripa, tema de la catequesis del Papa Francisco en la Audiencia General del miércoles 11 de diciembre de 2019.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

Siguiendo el viaje del Evangelio que nos narra el libro de Los Hechos, descubrimos que san Pablo, evangelizador lleno de entusiasmo y misionero intrépido, participó también en los sufrimientos de la pasión del Señor Jesús, pues como Él, fue igualmente odiado y perseguido”, lo dijo el Papa Francisco en la Audiencia General del segundo miércoles de diciembre de 2019, continuando con su ciclo de catequesis sobre la evangelización a partir del Libro de los Hechos de los Apóstoles.

Pablo se asocia a la pasión de su Maestro

El Santo Padre comentando el capítulo 21 del Libro de los Hechos de los Apóstoles, en el que se describe la llegada del Apóstol a Jerusalén, dijo que este evento desencadenó un odio feroz hacia él, como lo fue para Jesús, Jerusalén es también la ciudad hostil para san Pablo. “Fue al templo, fue reconocido, sacado para ser linchado y salvado in extremis por los soldados romanos. Acusado de enseñar contra la Ley y el Templo, fue arrestado y comenzó su peregrinación como prisionero, primero delante del sanedrín, luego ante el procurador romano en Cesarea y finalmente ante el rey Agripa”. El evangelista Lucas, señaló el Pontífice, evidencia la semejanza entre Pablo y Jesús, ambos odiados por sus adversarios, acusados públicamente y reconocidos como inocentes por las autoridades imperiales; y así Pablo se asocia a la pasión de su Maestro, y su pasión se convierte en un evangelio vivo.

La persecución a los cristianos en Ucrania y el mundo

El Papa Francisco hablando espontáneamente señaló que, esta mañana tuvo una primera audiencia, con los peregrinos ucranianos de una diócesis de Ucrania. “!Cómo han sido perseguidos esta gente, cuánto han sufrido por el Evangelio! Pero no negociaron la fe. Es un ejemplo. Hoy en el mundo, en Europa, muchos cristianos son perseguidos y dan su vida por su fe, o son perseguidos con guantes blancos, es decir, dejados de lado, marginados”. El martirio, agregó el Papa, es el aire de vida de un cristiano, de una comunidad cristiana. Siempre habrá mártires entre nosotros: esta es la señal de que vamos por el camino de Jesús. Es una bendición del Señor, que exista en el pueblo de Dios, alguno o alguna que sea este testimonio del martirio.

La obediencia de Pablo al cumplir su misión

Asimismo, el Santo Padre señaló que, Cristo resucitado hizo cristiano a Pablo y le confió la misión entre los gentiles, él está llamado a defenderse, y al final, en presencia del rey Agripa II, su apología se convierte en un eficaz testimonio de fe. “San Pablo fue llevado ante el rey Agripa para defenderse de las acusaciones que le hacían sus enemigos. Hablando ante el rey – dijo el Papa hablando en nuestro idioma – manifestó su íntimo ligamen con el pueblo de Israel y contó la historia de su conversión: Fue Cristo Resucitado quien lo hizo cristiano y quien le encomendó la misión de ser apóstol de los gentiles. Pablo, obediente al mandato del Señor, se dedicó a demostrar cómo Moisés y los profetas habían preanunciado lo que él les anunciaba: que Jesucristo por su pasión, muerte y resurrección había sido constituido Señor y Salvador”.

Las cadenas de Pablo signo de su fidelidad al Evangelio

El apasionado testimonio de Pablo, explicó el Santo Padre, toca el corazón del rey Agripa, y fue declarado inocente, pero no pudo ser liberado porque apeló al César. Así continúa el viaje incontenible de la Palabra de Dios hacia Roma. “A partir de este momento – puntualizó el Papa – el retrato de Pablo es el del prisionero cuyas cadenas son el signo de su fidelidad al Evangelio y del testimonio dado al Resucitado”.

Las cadenas de Pablo un instrumento misionero eficaz

Las cadenas, subrayó el Papa Francisco, son ciertamente una prueba humillante para el Apóstol, que aparece al mundo como un “malhechor”. Pero su amor por Cristo es tan fuerte que incluso estas cadenas se leen con los ojos de la fe; fe que para Pablo no es “una teoría, una opinión sobre Dios y el mundo”, sino es “el impacto del amor de Dios en su corazón, es amor por Jesucristo”.

Leer los hechos de nuestra vida con los ojos de la fe

Antes de concluir su catequesis, el Papa Francisco saludó cordialmente a los peregrinos de lengua española venidos de España y de Latinoamérica. “Pidamos a Dios nuestro Padre que nos conceda perseverar en los momentos de prueba y que nos dé también la capacidad de leer todos los acontecimientos de nuestra vida con los ojos de la fe, para mantenernos fieles en nuestra vocación de discípulos misioneros”.


Deja un comentario

Papa Francisco condena la corrupción.

Papa Francesco: “La corruzione, un cancro che impoverisce tutti”

L’appello di Francesco nella Giornata Internazionale indetta dall’Onu contro questa piaga della società moderna che «avvilisce la dignità umana e frantuma gli ideali»

Città del Vaticano. «La corruzione avvilisce la dignità della persona e frantuma tutti gli ideali buoni e belli. Tutta la società è chiamata a impegnarsi concretamente per contrastare il cancro della corruzione che, con l’illusione di guadagni rapidi e facili, in realtà impoverisce tutti».

Usa ancora una volta la parola «cancro», Papa Francesco, per stigmatizzare la corruzione, male endemico diffuso nelle strutture politiche, ecclesiali e sociali – pubbliche e private – di ogni Paese. La condanna del Pontefice giunge via Twitter,  tramite il suo account @Pontifex in nove lingue e seguito da milioni di follower, in occasione dell’International Anti-Corruption Day. È la ricorrenza istituita dalle Nazioni Unite per ogni 9 dicembre, dopo l’approvazione della Convenzione contro la corruzione il 31 ottobre 2003 quale strumento di sensibilizzazione dell’opinione pubblica.

Jorge Mario Bergoglio, usando l’hashtag IACD2019, si aggiunge alla campagna via social per la prevenzione e il contrasto del fenomeno che non ha risparmiato la stessa Santa Sede, come dimostrano le recenti inchieste giudiziarie su scandali finanziari e come confermato dallo stesso Pontefice sul volo di ritorno dal Giappone. Che «anche in Vaticano ci sono casi di corruzione» il Pontefice lo affermava già nel 2015 da un palco di Nairobi, durante il suo primo viaggio in Africa. «La corruzione non è un cammino di vita, è un cammino di morte», è «qualcosa che si insinua dentro di noi, è come lo zucchero, è dolce, ci piace, è facile, ma poi finiamo male. È un cammino di morte», diceva in quella occasione.

Parole riprese poi in uno dei suoi videomessaggi di preghiera diffusi all’inizio di ogni mese, iniziativa avviata da anni sul web grazie alla Rete Mondiale di Preghiera: in un filmato del febbraio 2018, in particolare, Francesco esortava i credenti a pregare «perché coloro che hanno un potere materiale, politico e spirituale non si lascino dominare dalla corruzione».

«Cosa c’è alla base della schiavitù, della disoccupazione, dell’abbandono dei beni comuni e della natura? La corruzione, un processo mortale che nutre la cultura della morte», diceva il Papa nel video che era stato presentato in anteprima nella sede romana del Dicastero per lo Sviluppo integrale, l’organismo guidato dal cardinale ghanese Peter Appiah Turkson che ha avviato diverse iniziative in luoghi d’Italia piagati da traffici illeciti – uno su tutti Scampia, a Napoli – e ha ospitato in questi mesi i lavori del gruppo di studio sul fenomeno della corruzione istituito a conclusione del primo Dibattito Internazionale sulla Corruzione, svoltosi nel giugno 2017 nella Pontificia Accademia per le Scienze sociali.

Lo stesso gruppo sembrava che dovesse formulare un decreto per condannare corrotti e mafiosi al massimo della pena nella Chiesa: la scomunica. Lo riferiva allora un comunicato vaticano che aveva fatto molto rumore ma che era stato, in un certo senso, frainteso trattandosi solo di una proposta avanzata da alcuni partecipanti alle sessioni all’Accademia delle Scienze e non di una decisione adottata dal gruppo.

Seppur senza iniziative del genere, non è mai venuta meno l’attenzione del Papa contro la piaga della corruzione, bollata in tanti discorsi, udienze e omelie come un «virus» e un «tarlo» che colpisce al cuore soprattutto la politica, ambito nel quale essa assume le «molteplici forme di appropriazione indebita dei beni pubblici o di strumentalizzazione delle persone», come denunciava nel suo messaggio per la Giornata Mondiale della Pace del 2019.

Lo confermano anche i dati del sondaggio Eurobarometro pubblicato oggi dalla Commissione europea in occasione della ricorrenza Onu, che riportano come per il 78% delle aziende in Europa il principale motore per la corruzione sia proprio lo stretto legame tra affari e politica. Anzi per il 40% il modo sicuro per fare impresa è avere legami politici.

Tutto questo rappresenta una minaccia per la democrazia, ha detto sempre Papa Francesco in diverse occasioni. E come affermava nel succitato videomessaggio di preghiera, questa «brama del potere e dell’avere» che non conosce limiti non si può combattere con il silenzio: «Dobbiamo parlarne, denunciarle i mali, comprenderla per poter mostrare la volontà di far valere la misericordia sulla meschinità, la bellezza sul nulla».


Deja un comentario

Mañana tradicional visita del Papa a la plaza de España en Roma

Buscar

Papa Francisco Inmaculada Concepción virgen Plaza EspañaEl Papa Francisco ante la Inmaculada Concepción en Plaza de España en 2018.   (Servizio Fotografico “Osservatore Romano”)

El domingo Francisco rendirá homenaje a la Virgen en la Plaza de España

El 8 de diciembre, en la Solemnidad de la Inmaculada Concepción, el Papa rezará como de costumbre al pie de la columna que sostiene la estatua de la Virgen María. Los franciscanos de la Basílica de los Santos Apóstoles animarán la jornada con cantos y oraciones.

Ciudad del Vaticano

El Papa Francisco irá el próximo domingo, Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen, para rendir homenaje a la estatua de la Virgen María en la Piazza Mignanelli, junto a la Plaza de España. Una tradición que se repite desde 1953, y que testimonia la especial relación del obispo de Roma con su ciudad. Francisco llegará a las 16.00 horas – informa un comunicado de la diócesis de Roma – y será recibido por el Cardenal Vicario Angelo De Donatis y por las autoridades civiles. Luego el Santo Padre rezará frente al monumento y dejará un ramo de flores en la base de la columna.

La fiesta de una ciudad

Son muchos los grupos y organizaciones de ciudadanos que ese día rendirán homenaje a María,  comenzando por el Cuerpo de Bomberos, que colocará una corona de flores en el brazo de la estatua de la Virgen en la parte superior del monumento, inaugurada por los bomberos el 8 de diciembre de 1857. También estarán presentes, entre los otros grupos, los núcleos empresariales de Acli, las Asociaciones Cristianas de Trabajadores Italianos,  en Roma, Atac-Cotral, las sociedades encargadas del transporte público del municipio de Roma y suburbano,  Acea,  empresa multiservicios activa en la gestión y desarrollo de redes y servicios en los sectores del agua, la energía y el medio ambiente, Inps-Inpdap, el Instituto Nacional de previdencia social y empleados de Roma Capitale, el ente territorial especial con autonomía particular que administra el territorio del municipio de Roma.

Promover el encuentro con María

Los franciscanos de la Basílica de los Santos Apóstoles se encargarán de la recepción durante todo el día y animarán la jornada con cantos y momentos de oración, recibiendo a las cofradías, a los grupos de laicos y a las parroquias que llevarán su homenaje floral a la Virgen. “No se trata sólo de ordenar las flores, sino sobre todo de mantener, en un día de celebración y de alegría, un clima de reflexión que favorezca realmente el encuentro con María”, explica el fraile Angelo Sforza, párroco de la Basílica, en el comunicado de prensa. Detrás de la columna habrá sacerdotes para las confesiones y también estará presente el grupo de evangelizadores de la calle llamados la  Sveglia Franciscana, conformado por jóvenes clérigos estudiantes del Seraphicum  y algunos laicos de la Milicia de la Inmaculada, fundada por San Maximiliano Koibe.

La novena en la Basílica de los Santos Apóstoles

Mientras tanto, en la Basílica de los Santos Apóstoles, a las 18.30 horas, tiene lugar en estos días la novena más antigua dedicada a la Inmaculada Concepción en Roma. El 2 de diciembre fue presidida por el Cardenal Fernando Filoni, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, el martes 3 de enero, por el Cardenal Joa Braz De Avoi, Prefecto de Institutos de Vida Consagrada y Sociedad de Vida Apostólica. Hoy 4 será presidida por el  Cardenal Beniamino Stella, Prefecto de la Congregación para el Clero; mañana jueves 5 por el Cardenal Leonardo Sandri, Prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales; el viernes 6, será el turno del Cardenal Giuseppe Versaldi, Prefecto de la Congregación para la Educación Católica,  y el sábado 7, la novena será presidida por el Cardenal Gianfranco Ravasi, Presidente de la Congregación para la Educación Católica.


Deja un comentario

50 aniversario ordenación sacerdotal del Papa (El 13 dic.)

Diócesis de Roma: oración por el 50º aniversario de sacerdocio del Papa

El 13 de diciembre es el aniversario de ordenación sacerdotal del Papa, intención que será recordada en todas las Misas de este domingo 8 de diciembre, durante la oración de los fieles. El Cardenal Vicario para la Diócesis de Roma, Angelo De Donatis, ha enviado una Carta para esta ocasión: “Demos gracias al Señor por estos 50 años de ministerio, de los cuales 27 de episcopado”.

Ciudad del Vaticano

“Por el Papa Francisco, que el próximo 13 de diciembre celebra el cincuentenario de ordenación sacerdotal: que el Señor, que lo ha llamado a ser administrador de los Santos Misterios y Obispo de Roma, lo guíe y lo sostenga con la gracia de su Espíritu y le done el consuelo que proviene de la oración de toda la Iglesia. Oremos”. Este es el texto de la oración de los fieles que mañana, domingo 8 de diciembre, se rezará en todas las Misas en todas las iglesias de la Diócesis de Roma, con ocasión del quincuagésimo aniversario de sacerdocio del Papa Francisco. Jorge Mario Bergoglio recibió su ordenación sacerdotal el 13 de diciembre de 1969 con la imposición de las manos del Arzobispo de Córdoba, Monseñor Ramón José Castellano.

La Carta del Cardenal De Donatis

El Cardenal Angelo De Donatis, Vicario del Papa para la Diócesis de Roma, ha escrito una Carta con motivo del importante aniversario. “Demos gracias al Señor por estos 50 años de ministerio, de los cuales 27 de episcopado”, así comienza la misiva del Cardenal y luego continúa dirigiéndose a los sacerdotes, diáconos, religiosos y religiosas y a los fieles de la diócesis: “Todos tenemos en la mente y en el corazón la imagen del 13 de marzo de 2013, cuando se presentó al mundo, el Papa pidió por primera vez que rezáramos por él. Recordamos ese silencio repentino, cuando, mirando nuestra ciudad, se inclinó para recibir la bendición del Cielo por intercesión del pueblo de Dios: un silencio, un gesto, una oración unánime, fuerte, de familia”. El Cardenal De Donatis también recuerda cómo la petición de oración es constante en los discursos del Santo Padre. “Por favor, no se olviden de rezar por mí”. Estas son las palabras finales de cada domingo, desde la ventana del Ángelus, de cada encuentro, de cada momento. Así, toda la comunidad diocesana de Roma se reúne junto a su Obispo y reza por él.


Deja un comentario

El Papa ante el belén y el árbol de Navidad del Vaticano.

El Papa: “El Pesebre una manera genuina de comunicar el Evangelio”

Saludo del Santo Padre a las Delegaciones que este año han donado el Pesebre y el árbol de Navidad. El belén este año proviene de Scurelle, en la provincia italiana de Trento, mientras que el árbol fue donado por el Consorcio de Usos Cívicos de Rotzo-Pedescala y San Pietro, provincia de Vicenza, Italia.

Ciudad del Vaticano

“Deseo de todo corazón a ustedes, a sus conciudadanos y a todos los habitantes de vuestras Regiones, que pasen con serenidad y fraternidad la Navidad del Señor. Que la Virgen María, que acogió al Hijo de Dios en la debilidad de la naturaleza humana, nos ayude a contemplarlo en el rostro de los que sufren, y nos sostenga en el compromiso de ser solidarios con las personas más frágiles y débiles”, lo dijo el Papa Francisco a las Delegaciones que este año han donado el Pesebre y el árbol de Navidad. El belén este año proviene de Scurelle, en la provincia italiana de Trento, mientras que el árbol fue donado por el Consorcio de Usos Cívicos de Rotzo-Pedescala y San Pietro, provincia de Vicenza, Italia.

Solidaridad con los afectados por los desastres naturales

En sus saludos, el Santo Padre expresó su gratitud y reconocimiento a las Autoridades civiles, eclesiásticas y a los fieles de estas diócesis italianas por la donación de estos dos símbolos religiosos navideños que hoy son inaugurados en la Plaza de San Pedro, todos ellos unidos por el común recuerdo de la tormenta del otoño pasado que devastó muchas zonas del Triveneto, al norte de Italia. “El encuentro de hoy – precisó el Pontífice – me brinda la oportunidad de renovar mi aliento a vuestras poblaciones, que el año pasado han sufrido una catástrofe natural devastadora, con la destrucción de enteras zonas boscosas. Son acontecimientos que nos asustan, son señales de alerta que nos envía la creación, y que nos piden que tomemos de inmediato decisiones efectivas para la protección de nuestra casa común”.

El árbol de Navidad, un signo de esperanza

Al referirse a la inauguración del Pesebre y la iluminación de las luces que adornan el árbol de Navidad, el Papa Francisco recordó que permanecerán instalados hasta el final de las festividades navideñas, y que ambos serán admirados por los numerosos peregrinos procedentes de todo el mundo. “Gracias, queridos amigos, por estos dones, y también por los árboles más pequeños destinados a otras áreas del Vaticano. He recibido con placer – puntualizó el Papa – que en lugar de las plantas removidas, se replantarán 40 abetos para reintegrar los bosques seriamente dañados por la tormenta de 2018. El abeto rojo que han querido donar representa un signo de esperanza, especialmente para sus bosques, para que puedan ser limpiados lo antes posible y así comenzar el trabajo de reforestación”.

La madera, símbolo de la precariedad donde nació el Salvador

Asimismo, al explicar la composición del Pesebre, el Santo Padre señaló que esta hecho casi en su totalidad de madera y compuesto de elementos arquitectónicos característicos de la tradición trentina, (de la zona de Trento), el mismo que ayudará a los visitantes a disfrutar de la riqueza espiritual de la Navidad del Señor. “Los troncos de madera, procedentes de las zonas afectadas por las tormentas, que sirven de telón de fondo al paisaje – puntualizó el Pontífice – subrayan la precariedad en la que se encontraba la Sagrada Familia en esa noche en Belén. El Pesebre artístico de Conegliano, colocado en el Aula Pablo VI, ayudará a contemplar la humilde gruta donde nació el Salvador”.

El Pesebre una manera genuina de comunicar el Evangelio

Antes de concluir sus saludos a las Delegaciones que donaron el Pesebre y el árbol de Navidad, el Santo Padre recordó que hace unos días visitó Greccio, el lugar donde San Francisco hizo el primer belén y desde allí publicó la Carta sobre el Pesebre, “Admirabile signum”. El belén, dijo el Papa, “es un signo sencillo y maravilloso de nuestra fe y no se pierde, es más, es bello que se transmita de padres a hijos, de abuelos a nietos. Es una manera genuina de comunicar el Evangelio, en un mundo que a veces parece tener miedo de recordar lo que realmente es la Navidad, y borra los signos cristianos para conservar sólo aquellos de un imaginario banal, comercial”.


Deja un comentario

Comentario al mensaje del Papa a la cumbre COP25

Francisco, a la COP25: “¡Todavía es posible limitar el calentamiento global!”

Francisco, con Greta Thumberg

Francisco, con Greta Thumberg

“Debemos preguntarnos seriamente si existe la voluntad política de destinar con honestidad, responsabilidad y coraje, más recursos humanos, financieros y tecnológicos para mitigar los efectos negativos del cambio climático”

“¡Todavía es posible limitar el calentamiento global!”. El Papa Francisco lanzó un grito a las conciencias de los líderes mundiales reunidos en la COP25 de Madrid, a quienes acusó de “falta de voluntad política” para “mitigar los efectos del cambio climático”.

En un mensaje dirigido a la cumbre del clima, el Papa recuerda cómo hace cinco años se adoptó el Acuerdo de París, que supuso “una toma de conciencia” por parte de la comunidad internacional para “trabajar juntos en la construcción de nuestra casa común”.

“Lamentablemente -señala Bergoglio- después de cuatro años debemos admitir que esta conciencia sigue siendo bastante débil, incapaz de responder adecuadamente a ese fuerte sentido de urgencia de acción rápida que exigen los datos científicos de que disponemos”.

Incumplimiento del Acuerdo de París

Unos estudios que muestran cómo “los compromisos actuales de los Estados para mitigar el cambio climático y adaptarse a él distan mucho de ser los que realmente se necesitan para alcanzar los objetivos establecidos en el Acuerdo de París”.

COP25 de Madrid

“¡Qué lejos están las palabras de las acciones concretas!”, denuncia Francisco en su mensaje, en el que invita a “una transformación de nuestro modelo de desarrollo, para fomentar la solidaridad y reforzar los fuertes vínculos entre la lucha contra el cambio climático y la pobreza”.

Debemos preguntarnos seriamente si existe la voluntad política de destinar con honestidad, responsabilidad y coraje, más recursos humanos, financieros y tecnológicos para mitigar los efectos negativos del cambio climático, así como para ayudar a las poblaciones más pobres y vulnerables que son las más afectadas”, cuestiona el Papa en su carta a los líderes mundiales.

Una voluntad política clara, previsora y fuerte

Todavía es posible limitar el calentamiento global”, añade Bergoglio, quien insiste en que “para ello necesitamos una voluntad política clara, previsora y fuerte, decidida a seguir un nuevo rumbo que apunte a reorientar las inversiones financieras y económicas hacia aquellas áreas que realmente salvaguarden las condiciones de una vida digna de la humanidad en un planeta “sano” para hoy y para mañana”.

Por ello, el Papa invita a “reflexionar concienzudamente sobre la importancia de nuestros modelos de consumo y producción y sobre los procesos de educación y sensibilización para hacerlos coherentes con la dignidad humana”.

Los líderes asistentes al COP25 de Madrid

Los líderes asistentes al COP25 de Madrid

“Nos enfrentamos a un “desafío de civilización” en favor del bien común”, constata el Papa, que insiste en que “sigue habiendo una oportunidad, pero no debemos permitir que se cierre”.

Francisco concluye su mensaje haciendo un llamamiento a los jóvenes. “No debemos cargar a las próximas generaciones con los problemas causados por los anteriores”, incide. En cambio, “debemos darles la oportunidad de recordar a nuestra generación como la que renovó y actuó -con una conciencia honesta, responsable y valiente- la necesidad fundamental de colaborar para preservar y cultivar nuestro hogar común”.