Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Audiencia semanal en el Vaticano. Catequesis del Papa sobre el Padre nuestro.

Catequesis del Papa: “Jesús nos ha liberado del mal, luchando por convertirlo”

«Líbranos del mal», la última invocación de la oración del Padre Nuestro, tema de la catequesis del Papa Francisco en la Audiencia General del miércoles 15 de mayo de 2019.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Queridos hermanos y hermanas, hoy reflexionamos sobre la última invocación del padrenuestro que dice: «Líbranos del mal». No basta pedir a Dios que no nos deje caer en la tentación, sino que debemos ser liberados de un mal que intenta devorarnos. La oración cristiana es consciente de la realidad que le rodea y pone al centro la súplica a Dios, especialmente en los momentos en el que la amenaza del mal se hace más presente”, lo dijo el Papa Francisco en la Audiencia General del tercer miércoles de mayo de 2019, continuando con su ciclo de catequesis dedicadas a la oración del Padre Nuestro.

Una oración filial y no una oración infantil

En su catequesis, el Santo Padre señaló que finalmente, hemos llegado a la séptima petición del Padre nuestro: “Líbranos del mal”. El verbo griego original es muy fuerte, precisó el Papa, evoca la presencia del maligno que tiende a agarrarnos y mordernos y del cual se le pide a Dios que nos libere. El apóstol Pablo dice que el maligno, el diablo está a nuestro alrededor como un león furioso, para devorarnos y nosotros pedimos a Dios que nos libere. “Con esta doble súplica: ‘no nos abandones’ y ‘líbranos’ – explicó el Pontífice – surge una característica esencial de la oración cristiana. Jesús enseña a sus amigos a poner la invocación del Padre ante todo, incluso y sobre todo en los momentos en que el maligno hace sentir su presencia amenazante”. De hecho, agregó el Papa, la oración cristiana es una oración filial y no una oración infantil. No está tan exaltada por la paternidad de Dios como para olvidar que el camino del hombre está lleno de dificultades.

“Si no existiesen los últimos versículos del Padre nuestro, ¿cómo podrían orar los pecadores, los perseguidos, los desesperados, los moribundos?”

Un mal misterioso que no es obra de Dios

El Papa Francisco afirmando que en nuestras vidas hay un mal, que es una presencia indiscutible, que los libros de historia nos dan un sombrío catálogo de lo mucho que nuestra existencia en este mundo ha sido una aventura a menudo fracasada. “Hay un mal misterioso, que ciertamente no es obra de Dios – precisó el Pontífice – sino que penetra silenciosamente entre los pliegues de la historia. A veces parece tomar ventaja: en algunos días su presencia parece más nítida que la de la misericordia de Dios”.

Nadie puede decir que está libre del mal

Ante esta constatación de la presencia del mal en la historia y en la vida del hombre, el Santo Padre recuerda que, el hombre que ora no es ciego, y ve ante sus ojos este engorroso mal tan claro, y tan en contradicción con el misterio mismo de Dios. Lo ve en la naturaleza, en la historia, incluso en su propio corazón. Porque no hay nadie entre nosotros que pueda decir que está libre del mal, o al menos que no sea tentado por él. “El último grito del Padre Nuestro – subrayó el Papa – se lanza contra este mal, que tiene bajo su paraguas las más diversas experiencias: el luto del hombre, el dolor inocente, la esclavitud, la instrumentalización del otro, el llanto de niños inocentes. Todos estos acontecimientos protestan en el corazón del hombre y se convierten en voz en la última palabra de la oración de Jesús”.

“Del perdón de Jesús en la cruz surge la paz, el don del Resucitado, más fuerte que todo mal: ¡ésta es nuestra esperanza!”

Jesús experimenta todo el dolor del mal

Es precisamente en los relatos de la Pasión, puntualizó el Pontífice, que algunas expresiones del Padre Nuestro encuentran su eco más impresionante: “¡Abba! ¡Padre! ¡Todo es posible para ti: aleja este cáliz de mí! Pero no lo que yo quiero, sino lo que tú quieres”. Jesús experimenta todo el dolor del mal. No sólo la muerte, sino la muerte en una cruz. No sólo la soledad, sino también el desprecio. No sólo malicia, sino también crueldad. Esto es lo que es el hombre: un ser lanzado a la vida, que sueña con el amor y la bondad, pero que luego expone continuamente a sí mismo y a sus semejantes al mal, hasta el punto de que podemos ser tentados a la desesperación del hombre.

El don de la presencia del Hijo de Dios que nos libera del mal

Así el Padre Nuestro, señaló el Santo Padre, se asemeja a una sinfonía que pide ser cumplida en cada uno de nosotros. El cristiano sabe lo subyugante que es el poder del mal, y al mismo tiempo experimenta lo mucho que Jesús, que nunca cedió a sus halagos, está de nuestro lado y viene en nuestra ayuda. “Así – concluyó el Pontífice – la oración de Jesús nos deja la más preciosa de las herencias: la presencia del Hijo de Dios que nos ha liberado del mal, luchando por convertirlo. En la hora de la batalla final, ordena a Pedro de poner su espada en la vaina, al ladrón arrepentido le asegura el paraíso, a todos los hombres que lo rodeaban, inconscientes de la tragedia que estaban realizando, ofrece una palabra de paz: Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”.

La paz, el más preciado don del Resucitado

Antes de concluir su catequesis, el Papa Francisco saludó cordialmente a los peregrinos de lengua española venidos de España y de Latinoamérica, en modo particular a los sacerdotes participantes en el curso de actualización promovido por el Pontificio Colegio Español de San José. “Los animo a que recen con espíritu renovado la oración que el Señor nos dejó, y a que la enseñen a cuantos los rodean, para que, reconociendo a Dios como Padre, nos conceda la paz, el más preciado don del Resucitado, más fuerte que ningún mal”.

Catequesis del Papa Francisco

15 mayo 2019, 10:10


Deja un comentario

Necesidad de revisar en el mundo la economía actual. Papa Francisco

2019.05.14 Premio  Nobel de Economía, con el Papa buscando mejorar la economía. De izq a der- Robert Johnson, Joseph Stiglitz, Martín Guzman, Enrique Palmeyro, Papa Francisco y José María del Corral2019.05.14 Premio Nobel de Economía, con el Papa buscando mejorar la economía. De izq a der- Robert Johnson, Joseph Stiglitz, Martín Guzman, Enrique Palmeyro, Papa Francisco y José María del Corral 

Papa Francisco: Mejorar la economía para evitar el suicidio de la humanidad

El papa Francisco animó al Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz y al presidente del Instituto de Nuevo Pensamiento Económico (INET, por sus siglas en inglés) Robert Johnson, a impulsar una serie de trabajos concretos junto a la fundación pontificia Scholas Occurrentes

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

Para llevar la voz de los jóvenes a los estudios económicos e impulsar encuentros y programas vinculados a los problemas actuales de la juventud a nivel global, Francisco por medio de Scholas Occurrentes animó al premio Nobel de Economía y al Instituto de Nuevo Pensamiento Económico.  En una reunión privada llevada a cabo en el Vaticano el pasado 11 de mayo junto a los directores mundiales de Scholas, José María del Corral y Enrique Palmeyro, el pontífice y el economista estadounidense coincidieron en la necesidad de impulsar a nivel global una “economía social de mercado” que “mire al futuro con la voz de los más jóvenes”.

Mejorar las formas de economía

En un comunicado de Scholas, se informa que Durante la cumbre, donde se firmó un memorando de entendimiento entre Scholas y el INET, Francisco y Stiglitz coincidieron en advertir sobre ” los problemas de ciertas formas de economía de mercado que no ponen los mercados al servicio de los pueblos si no a los pueblos al servicio de los mercados y exacerban el comportamiento individualista”.

“Es fundamental trabajar desde la educación en sistemas alternativos que no tengan como premisa la idea de idolatrar al dinero. Tenemos que tratar de desarrollar programas y estudios alrededor del concepto de economía circular, que contribuyan a una educación consciente de la sostenibilidad ambiental que requiere devolverle al ambiente lo que se le quita”, convocó Stiglitz durante el encuentro.

Sin mejoras en la economía la humanidad va a suicidio

“Sino la humanidad va al suicidio”, asintió Francisco durante la reunión de la que también participaron los miembros de la Comisión para la Transformación Global (CGET, por sus siglas en inglés) de INET Peter Bofinger, Ramón Contreras y Eisuke Sakakibara, y el economista de la Universidad de Columbia Martín Guzman. En el encuentro en el Vaticano, que culminó una jornada de trabajo iniciada en la sede de la fundación pontificia en el Palacio de San Calisto, Stiglitz le propuso a la Fundación Scholas contribuir en un informe que será presentado en foros económicos internacionales, que se ha venido elaborando en su primera fase a lo largo de 2019 y lo hará parte del 2020 en una segunda fase, a través de la CGET del INET.

“A nosotros nos interesa profundamente poder trabajar con Scholas en profundizar las discusiones sobre las cuestiones sociales y los cambios que genera la globalización en las sociedades, así como pensar en ideas concretas sobre lo que deberíamos hacer para que la tecnología y los mercados estén al servicio de la humanidad y no al revés”, planteó Stiglitz. Los detalles del trabajo serán presentados en el V Congreso Internacional organizado por Scholas en la Universidad de Fordham en Nueva York, del 2 al 5 de junio de 2019. En nombre de Scholas, del Corral y Palmeyro agradecieron a Stiglitz y a las autoridades por haber sido elegidos para llevar la voz de la juventud y sus dolores y se comprometieron a organizar juntos en el Vaticano el próximo encuentro de economistas y jóvenes de diversos países.

Photogallery

Papa Francisco: Mejorar la economía para evitar el suicidio de la humanidad

14 mayo 2019, 14:38


Deja un comentario

El Regina coeli del Papa hoy domingo

Papa Francisco desde el Balcón del Palacio Apostólico. Papa Francisco desde el Balcón del Palacio Apostólico.   (ANSA)

Papa en Regina Coeli: “debemos esforzarnos para escuchar la voz de Jesús”

El Papa durante el rezo del Regina Coeli asegura que el Evangelio de hoy “nos invita a vivir nuestra relación con Cristo con plena confianza y familiaridad”. También felicita a las mamás en su día y recuerda que el Señor sigue llamando a las vocaciones.

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

En el Cuarto Domingo de Pascua, también conocido como el Domingo del Buen Pastor, el Papa Francisco narra el Evangelio del día, en el que Jesús habla de la relación que lo une a las ovejas del rebaño, es decir, sus discípulos, resaltando que se trata “de una relación de conocimiento mutuo”: “Mis ovejas – dice – escuchan mi voz y yo las conozco y ellas me siguen. Les doy vida eterna y no se perderán”.

Por tanto – dice el Papa – “el Evangelio de hoy nos invita a vivir nuestra relación con Cristo con plena confianza y familiaridad” y al igual que a sus ovejas, también a nosotros “nos busca y nos ama” y está atento a cada uno de nosotros: “Nos acoge y nos ama tal como somos, con nuestras fortalezas y nuestros defectos. Para cada uno de nosotros “da vida eterna”: es decir, nos ofrece la posibilidad de vivir una vida plena, sin fin. Además, nos mantiene y nos guía con amor, ayudándonos a cruzar los caminos inaccesibles y los caminos a veces riesgosos que aparecen en el camino de la vida” ha asegurado frente a los fieles presentes en la Plaza de San Pedro desde el Balcón del Palacio Apostólico.

La importancia de buscar intimidad con Jesús

Francisco también ha señalado que es importante “escuchar y reconocer su voz” porque esto implica “intimidad con él”, la cual – ha puntualizado – “se consolida en la oración y en la unión de corazón a corazón con el divino Maestro y Pastor de nuestras almas”. Además, esta intimidad de la que habla el Papa “fortalece en nosotros el deseo de seguirlo, saliendo del laberinto de caminos equivocados, abandonando las conductas egoístas, para emprender nuevos caminos de fraternidad y el don de nosotros mismos, a imitación de Él”. A su vez, provoca que atraigamos a él – continua – “a aquellas personas que lo buscan, pero quizás sin saberlo”: “Hay tantas personas, que solo Dios conoce en sus corazones, y que ya son sus “ovejas”, pero necesitan un hermano, una hermana que las lleve a Jesucristo”. “¡Ser capaz de hacer esto es una gran gracia y una gran alegría!” ha exclamado.

Jesús es el único Pastor que nos habla, nos conoce y nos da vida eterna

Por último, el Santo Padre ha pedido que no nos olvidemos de que Jesús es el único Pastor que nos habla, nos conoce, nos da vida eterna y nos cuida: “Somos su rebaño y solo debemos esforzarnos por escuchar su voz, mientras que con amor él examina la sinceridad de nuestros corazones. Y de esta continua intimidad con nuestro Pastor, viene la alegría de seguirlo, dejándonos llevar a la plenitud de la vida eterna”. Y esta vida eterna – concluye el Papa – “ya está presente en nuestra existencia terrenal, pero se manifestará plenamente después de la muerte, introduciéndonos en una felicidad infinita, en comunión con Dios y con todas las personas que se dejan guiar por Él”.

Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones

Después del rezo del Regina Coeli, el Papa ha recordado que hoy se celebra el Día Mundial de Oración por las Vocaciones, que este año tiene como tema: “El coraje de arriesgarse por la promesa de Dios” y asegura sus oraciones por las vocaciones al sacerdocio y la vida consagrada. “Esta mañana, en la Basílica de San Pedro, tuve la alegría de ordenar algunos nuevos sacerdotes. Mientras saludo con afecto a estos nuevos presbíteros junto con sus familiares y amigos, los invito a recordar a cuántos el Señor sigue llamando por su nombre, como lo hizo un día con los Apóstoles en la orilla del lago de Galilea, para que puedan convertirse en “pescadores de hombres””.

En el día de la madre recordemos a todas, también las que nos miran desde el cielo

Finalmente, ha concluido con un recordatorio especial a todas las mamás, cuyo día se celebra hoy en muchos países del mundo y les agradece por su “precioso trabajo en la crianza de sus hijos y protegiendo el valor de la familia”. Además, ha recordado también a las madres que nos miran desde el cielo y “continúan cuidándonos con oración”.


Deja un comentario

Papa Francisco al mundo del deporte

El Papa: “Las competiciones deportivas son ‘encuentros’ y no enfrentamientos”

Discurso del Santo Padre a los miembros del Centro Deportivo Italiano, a quienes recibió en audiencia en la Sala Clementina del Vaticano, con ocasión de su 75° Aniversario de Fundación.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“La lucha con los adversarios en las competiciones deportivas siempre se llama encuentro, y nunca enfrentamiento. Este es el mundo con el que soñamos, y que con determinación queremos construir, sobre la base de una competencia sana, que siempre ve en el oponente a un amigo y a un hermano”, lo dijo el Papa Francisco a los miembros del Centro Deportivo Italiano, a quienes recibió en audiencia en la Sala Clementina del Vaticano, este sábado 11 de mayo, con ocasión de su 75° Aniversario de Fundación.

La inmensa fantasía del mundo del deporte

En su discurso, el Santo Padre recordó el encuentro sostenido hace cinco años atrás y dio la bienvenida a todos los miembros de esta Asociación Deportiva; asociación que cuenta con más de un millón doscientos mil miembros y reúne a numerosos clubes y asociaciones deportivas, además de miembros y grupos deportivos parroquiales y oratorios afiliados, presentes en todas partes de Italia. “Las competiciones y actividades que organizan, dirigidas en particular a los más jóvenes, pero abiertas a todos los grupos de edad – señaló el Pontífice – abarcan un gran número de disciplinas, ¡más de cien! No sería capaz de identificar un número tan grande de disciplinas diferentes, y esto me deja imaginar la variedad de sus propuestas y la inmensa fantasía del mundo del deporte, donde cada uno puede encontrar la especialidad por la que se siente más atraído”.

Ofrecer a los jóvenes, un estilo de vida saludable y positivo

El Papa Francisco señaló que, es a través de este gran compromiso con la animación deportiva que el Centro Deportivo Italiano lleva a cabo su misión, la de ofrecer a los jóvenes, a través del deporte, un estilo de vida saludable y positivo, basado en la visión cristiana de la persona y de la sociedad. “El deporte, de hecho – precisó el Papa – es una gran escuela, siempre y cuando se viva en el autocontrol y el respeto a los demás, en un compromiso de superación que enseñe dedicación y perseverancia, y en un espíritu competitivo que no pierda la sonrisa y también entrene para aceptar las derrotas”.

Reglas claras para dar lo mejor de uno

Una gran lección en el deporte, afirmó el Santo Padre, que también nos ayuda a lidiar con la fatiga diaria del estudio y el trabajo, así como con las relaciones con los demás, es que sólo se puede divertirse en un marco de reglas claras. “De hecho, si en una competición  alguien se negara a respetar la regla del fuera de juego, o partiera antes de la señal de salida, o en un slalom saltara unas cuantas banderas, no habría más competición, sino sólo un rendimiento individual y desordenado. Por el contrario – agregó el Papa – cuando te enfrentas a una competencia, aprendes que las reglas son esenciales para vivir juntos; que la felicidad no se encuentra en el desorden, sino en perseguir tus metas fielmente; y también aprendes que ya no te sientes libre cuando no tienes límites, sino cuando, con tus propios límites, das lo mejor de ti mismo”.

“El Centro Deportivo Italiano pretende dar testimonio del valor del deporte como herramienta para promover la acogida, la salud, el empleo, la igualdad de oportunidades, la protección del medio ambiente, la protección de la infancia y la adolescencia, la cohesión y la integración social”

El deporte fomenta una cultura del diálogo

En este sentido, el Papa Francisco se pregunta cómo se puede esperar que el deporte sea la herramienta para resolver tantos problemas y lograr una transformación profunda de nuestra sociedad. “Podemos decir que el deporte – responde el Papa – puede hacer esto porque mejora a las personas y puede fomentar una cultura del diálogo y del encuentro respetuoso”. La lucha con los adversarios en las competiciones deportivas siempre se llama “encuentro”, y nunca “enfrentamiento”, porque al final, aunque es mejor ganar, en cierto modo se ganan ambos. Este es el mundo con el que soñamos, y que con determinación queremos construir, sobre la base de una competencia sana, que siempre ve en el oponente a un amigo y a un hermano”.

Aprender a ver la realidad con los ojos de Jesús

Es por ello, que el Santo Padre evidenció el corazón de la visión cristiana del hombre, que es también la base de la actividad deportiva, un principio que no es abstracto. “La visión cristiana – precisó el Pontífice – significa aprender a mirar a los demás y a las cosas con los mismos ojos de Jesús: ver cómo veía a Jesús. Significa escuchar sus palabras para comprender sus sentimientos y tratar de imitar sus gestos. Estén seguros: del Evangelio viene un mundo más bello y justo, en el que la diversidad de los demás no es motivo de división, sino de crecimiento y de ayuda mutua”.

Sean portadores de esperanza

Antes de concluir su discurso, el Papa Francisco los alentó a vivir con este espíritu en los oratorios y parroquias donde trabajan y a conservar la fe que se les es donada, que es el bien más precioso para su vida. También el Pontífice les animó a ser agradecidos con quienes los educan y acompañan, a los entrenadores, a los educadores, a los padres y a sus familias. “Sean portadores de esperanza en todos los ambientes en los que se encuentren viviendo; y que estén siempre cerca de los más débiles por una discapacidad, para que puedan participar en las diversas actividades junto con los demás y no se sientan nunca excluidos. Acompañen también, con su amistad y apoyo activo, a aquellos de ustedes que participan en proyectos de voluntariado deportivo internacional, que están llevando a cabo en diferentes países y que representan un valioso signo para nuestro tiempo”.


Deja un comentario

Macedonia. Encuentro del Papa con los jóvenes.

Papa a los jóvenes en Skopie: “Soñad, siempre juntos y nunca contra los demás”

El Papa tiene un encuentro ecuménico e interreligioso con los jóvenes en la capital de Macedonia y les invita soñar y no seguir a la “diosa lamentación”, porque los sueños más bellos se conquistan con esperanza, paciencia y empeño, renunciando a las prisas.

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

El Papa Francisco sigue de Viaje Apostólico a Macedonia del Norte. Entre sus encuentros destaca el que ha mantenido esta tarde con los jóvenes en el Centro Pastoral Skopie, marcado por una fuerte interactividad entre el Santo Padre y los adolescentes. Ellos, los protagonistas del encuentro, han expuesto ante el Papa sus testimonios e inquietudes; el Papa, por su parte, les ha escuchado y contestado personalmente.

El riesgo de seguir a la “diosa lamentación”

Ante la pregunta de una joven: «¿Sueño demasiado?», el Santo Padre ha expresado a todos los jóvenes que “nunca se sueña demasiado” y que uno de los principales problemas de la actualidad y de tantos jóvenes es que han perdido la capacidad de soñar: “Ni mucho ni poco, no sueñan; y cuando una persona no sueña, cuando un joven no sueña, ese espacio es ocupado por el lamento y la resignación” y esto – ha puntualizado – “lo dejamos para aquellos que siguen a la “diosa lamentación” y la cual es un engaño porque “te hace tomar la senda equivocada”. Además, el Papa les ha pedido “no darse por vencidos”, aun cuando todo parece “paralizado y estancado” o “cuando los problemas personales nos inquietan y los malestares sociales no encuentran las debidas respuestas”.

Y predicando con el ejemplo, Francisco ha recordado uno de sus sueños que se hizo realidad: “Hace unos meses, con un amigo, el Gran Imán de Al-Azhar Ahmad Al-Tayyeb, también tuvimos un sueño muy parecido al tuyo que nos llevó a querer comprometernos y firmar juntos un documento que dice que la fe nos tiene que mover a los creyentes a ver en los otros a un hermano que debemos sostener y amar, y no dejarnos manipular por intereses mezquinos”.

Convertirse en artesano de esperanza te da adrenalina

El Papa también ha asegurado que la manera más hermosa de ser joven es “vivir una buena aventura” y que la mayor adrenalina que pueden tener es “empeñarse todos los días, con dedicación, en ser artesanos de sueños, artesanos de esperanza” porque – ha señalado –  “los sueños nos ayudan a mantener viva la certeza de saber que otro mundo es posible y que estamos invitados a involucrarnos y formar parte de él con nuestro trabajo, con nuestro compromiso y acción”. Y para ser más claro, ha puesto el ejemplo de los “artesanos escultores”: “Es necesario ser como esos artistas y convertirnos en buenos escultores de los propios sueños. Un escultor toma la piedra en sus manos y lentamente comienza a darle forma y a transformarla, con dedicación y esfuerzo, y sobre todo con muchas ganas de ver cómo esa piedra, por la que nadie daría nada, se convierte en una hermosa obra de arte”.

No tener miedo a arriesgar sino a vivir paralizados

Durante su discurso, Su Santidad también les ha invitado a “no tener miedo de apostar”, tampoco de “cometer errores” y ha “no paralizarse por inseguridad” porque de lo único que se debe tener miedo es de “vivir paralizados, como muertos en vida, convertidos en seres que no viven porque no quieren arriesgar, porque no perseveran en sus empeños o porque tienen temor a equivocarse.”

“Aun si te equivocas – ha exclamado – siempre podrás levantar la cabeza y volver a empezar, porque nadie tiene derecho a robarte la esperanza”.

Seguir el ejemplo de Madre Teresa

“Pensad en Madre Teresa. Cuando vivía aquí no se imaginaba cómo sería su vida, pero no dejó de soñar y de esforzarse por descubrir siempre el rostro de su gran amor, Jesús, en todos aquellos que estaban al borde del camino. Ella soñó a lo grande y por eso también amó a lo grande”. Otra de las invitaciones del Papa a los jóvenes en Skopie ha sido la de seguir el ejemplo de Madre Teresa asegurando que aunque a veces encontrarán muchos imprevistos “es importante que los afrontéis y busquéis con creatividad transformarlos en una oportunidad” pero “nunca solos” porque – ha expresado – nadie puede pelear solo: “¡Qué importante es soñar juntos! Como hacéis hoy aquí, todos unidos, sin barreras. Por favor, soñad juntos, no solos; con los demás, nunca contra los demás. Solos se corre el riesgo de tener espejismos, en los que ves lo que no hay; los sueños se construyen juntos”.

El “cara a cara” es lo que realmente nos conecta

Seguidamente, Francisco les ha dado algunos sabios consejos. El primero, que experimenten el “cara a cara”: “Hemos entrado en la era de las conexiones, pero poco sabemos de comunicaciones. Muy conectados y poco involucrados los unos con los otros”. En segundo: involucrarse: “la vida pide involucrarse, exige estar y compartir momentos buenos… y no tan buenos”. El tercero: “escuchar y escucharnos”.

Agarrarse a las raíces de nuestra historia

Por último, hablando del “cara a cara”, les ha pedido compartirlo especialmente “con sus abuelos” porque ellos son “las raíces de vuestra historia, de vuestro pueblo y de vuestras familias” ha afirmado el Papa. “ Debéis aferraros a las raíces para tomar el jugo que hará que el árbol crezca y dé flores y frutos, pero siempre desde las raíces” – ha continuado – pero nunca “enterrarse con las raíces”. Al final, su invitación final a “escuchar las raíces” para avanzar en la vida.


Deja un comentario

Macedonia. Encuentro del Papa con la comunidad religiosa de Skopie

Encuentro del Papa con los sacerdotes, sus familias y los religiosos en Macedonia del Norte.Encuentro del Papa con los sacerdotes, sus familias y los religiosos en Macedonia del Norte.  (Vatican Media)

El Papa Francisco se encuentra con los sacerdotes y religiosos de Macedonia

El papa se encontró con los sacerdotes, sus familias y religiosos en la Catedral del Sagrado Corazón de Jesús y sede de la diócesis de Skopie, feliz de ver a la Iglesia respirando con sus dos pulmones, el de rito latino y bizantino

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

“Vuestro testimonio tiene ese “aroma evangélico” de las primeras comunidades. Recordemos «el Nuevo Testamento cuando se habla de “la iglesia que se reúne en la casa”. El espacio vital de una familia se podía transformar en iglesia doméstica, en sede de la Eucaristía, de la presencia de Cristo sentado a la misma mesa. Es inolvidable la escena pintada en el Apocalipsis: “Estoy a la puerta y llamo. Si alguien escucha mi voz y me abre la puerta, yo entraré en su casa, cenaré con él y él conmigo”. Así se delinea una casa que lleva en su interior la presencia de Dios, la oración común y por lo tanto la bendición del Señor». Así testimonian vivamente cómo «la fe no nos aleja del mundo, sino que nos introduce más profundamente en él». No desde lo que nos gustaría que fuese, no como “perfectos” o inmaculados, sino en la precariedad de nuestras vidas, de nuestras familias ungidas todos los días en la confianza del amor incondicional que Dios nos tiene”.

Es así como Francisco se dirigió a los religiosos y sus familias, recordando que la confianza nos lleva, como dijo uno de los testimonios, el padre Goce, a desarrollar unas dimensiones tan importantes como olvidadas en una sociedad consumida por las relaciones frenéticas y superficiales: las dimensiones de la ternura, la paciencia y la compasión hacia los otros. Me gusta siempre pensar en cada familia como «icono de la familia de Nazaret, dijo, con su cotidianeidad hecha de cansancios y hasta de pesadillas, como cuando tuvo que sufrir la incomprensible violencia de Herodes, experiencia que se repite trágicamente todavía hoy en tantas familias de prófugos miserables y hambrientos»; son capaces, por medio de la fe amasada en esas luchas cotidianas, de «transformar una cueva de animales en la casa de Jesús, con unos pobres pañales y una montaña de ternura».

La Iglesia respirando con sus dos pulmones

“Vivo con especial gratitud este momento en que puedo ver a la Iglesia respirando plenamente con sus dos pulmones —rito latino y rito bizantino— para llenarse del aire siempre nuevo y renovador del Espíritu Santo. Dos pulmones necesarios, complementarios, que nos ayudan a gustar mejor la belleza del Señor. Demos gracias por la posibilidad de respirar juntos, a pleno pulmón, lo bueno que el Señor ha sido con nosotros”.

Otro testimonio hablaba que son pocos y sobre el riesgo de ceder a cierto complejo de inferioridad, al respecto el Papa pensó en la imagen de María, qué tomando una libra de nardo puro, ungió los pies de Jesús y los secó con sus cabellos. El evangelista termina describiéndonos la escena diciendo: «La casa se llenó de la fragancia del perfume». Tan sólo una libra de nardo fue capaz de impregnarlo todo y dejar una huella inconfundible.

Hacer números sólo para ser más solidarios

Y es que como dijo el Papa en muchas situaciones sentimos la necesidad de hacer números: comenzamos a mirar cuantos somos… y somos pocos, después vemos la cantidad de casas y obras que hay que sostener… y son muchas… Pero el “hacer números”, dijo, nos puede llevar a la tentación de mirarnos demasiado a nosotros mismos, y encorvados sobre nuestra realidad y miserias podemos terminar casi como los discípulos de Emaús, proclamando el kerigma con nuestros labios mientras nuestro corazón se encierra en un silencio marcado por una sutil frustración que le impide sentir a Aquel que camina a nuestro lado que es fuente de gozo y alegría.

“Hacer números” es necesario, dijo, siempre que nos ayude a descubrir y a ponernos en contacto con tantas vidas y situaciones que a diario tienen dificultad para hacer cuadrar los números: familias que no pueden salir adelante, personas ancianas y solas, enfermos postrados en cama, jóvenes entristecidos y sin futuro, pobres que nos recuerdan lo que somos; una Iglesia de mendicantes necesitados de la misericordia del Señor. Sólo es lícito “hacer números” si esto nos permite ponernos en movimiento para volvernos solidarios, atentos, comprensivos y solícitos para tocar los cansancios y la precariedad en la que están sumergidos tantos hermanos nuestros y necesitados de una Unción que los levante y los cure en su esperanza. Sólo es lícito hacer números para decir con fuerza e implorar con nuestro pueblo: “Ven, Señor Jesús”.

Madre Teresa nunca tuvo miedo de gastar su vida por amor

Madre Teresa, dijo el Papa, fue un signo concreto de cómo la precariedad de una persona, ungida por el Señor, fue capaz de impregnarlo todo cuando el perfume de las bienaventuranzas se derramó sobre los pies cansados de nuestra humanidad. Cuántos encontraron calma gracias a la ternura de su mirada, se sintieron confortados con sus caricias, aliviados con su esperanza y alimentados con la valentía de su fe capaz de hacer sentir a los más olvidados que Dios no los olvidaba. La historia la escriben esas personas que no tienen miedo a gastar su vida por amor: cada vez que lo habéis hecho con el más pequeño de mis hermanos, a mí me lo habéis hecho.

Tras hablar del testimonio de otro religioso, Davor, el Papa dijo, “fuiste muy claro: lo que te salvó del carrerismo fue volver a la vocación primera, y salir a buscar al Señor resucitado allí donde se le podía encontrar. Dejando seguridades, saliste para caminar las calles, las plazas de esta ciudad, ahí sentiste cómo se renovaba tu vocación y tu vida; bajando a la vida cotidiana de tus hermanos para compartir y ungir con el perfume del Espíritu, tu corazón sacerdotal comenzó a latir de nuevo con mayor intensidad”.

“Muchas veces gastamos nuestras energías y recursos, nuestras reuniones, discusiones y programaciones en conservar enfoques, ritmos, encuadres, que no sólo no entusiasman a nadie, sino que son incapaces de aportar un poco de ese aroma evangélico que conforte y abra caminos de esperanza, privándonos de ese encuentro personal con los otros. Qué justas las palabras de Madre Teresa: «Lo que no me sirve, me pesa»[1]. Dejemos todos los pesos que nos separan de la misión e impiden que el perfume de la misericordia llegue al rostro de nuestros hermanos. Tan sólo una libra de nardo fue capaz de impregnarlo todo y dejar una huella inconfundible”.

La ternura en el ministerio sacerdotal y la vida religiosa

El Papa Francisco hablando espontáneamente señaló la importancia de la ternura en el ministerio sacerdotal y también en el testimonio de la vida religiosa. “Existe el peligro de que cuando uno no vive en familia, cuando no hay necesidad de acariciar a sus propios hijos, como el Padre Goce – precisó el Pontífice – el corazón se vuelve un poco solterón… Y entonces, existe el peligro de que el voto de castidad de las monjas y también de los sacerdotes célibes se convierta en un voto de soltería”. Cuánto mal puede hacer una monja o un sacerdote solterón dijo el Papa, por eso los invito a la ternura. Narrando su experiencia al visitar el memorial de la Madre Teresa, el Pontífice dijo que vio mucha ternura de parte de las religiosas para con los pobres, por ello, concluyó, se debe llevar siempre la ternura con esa dulzura del Evangelio que sabe acariciar las almas.


Deja un comentario

El Regina coeli del Papa hoy en Bulgaria.

Papa Francisco: asumir la cultura del diálogo como camino

El día de hoy, el Papa Francisco ha recitado el Regina Coeli en la Plaza de San Alejandro Nevsky, en la ciudad de Sofía. Compartiendo la alegría de la Pascua, ha mostrado la importancia del diálogo como mecanismo para acercar a los pueblos

Manuel Cubías – Ciudad del Vaticano

El Papa comenzó su discurso durante la oración del Regina Coeli compartiendo la alegría de la experiencia de Cristo Resucitado. “Cristo vive. Él es nuestra esperanza” … “Cuando te sientas avejentado por la tristeza, los rencores, los miedos, las dudas o los fracasos, Él estará allí para devolverte la fuerza y la esperanza. Él está allí y camina contigo” (cf. Exhort. apost. postsin. Christus vivit, 1-2).

Recuerda la figura el “Papa bueno”

Después, el Papa Francisco recordó la figura de su predecesor san Juan XXIII y a quienes los ciudadanos llaman “el santo búlgaro”, “un santo pastor”, afirma el Papa, “cuya memoria está particularmente viva en esta tierra, donde él vivió desde 1925 hasta 1934. Aquí aprendió a valorar la tradición de la Iglesia oriental, manteniendo relaciones de amistad con las otras confesiones religiosas. Su experiencia diplomática y pastoral en Bulgaria dejó una huella tan fuerte en su corazón de pastor que lo llevó a promover en la Iglesia la visión del diálogo ecuménico, que tuvo un impulso notable en el Concilio Vaticano II”.

Camino ecuménico

El Papa mostró su alegría por tener la ocasión de saludar a los responsables de diversas confesiones religiosas y afirmó: “La grata presencia en este encuentro de los representantes de esas distintas comunidades, muestra el deseo de todos por recorrer la senda, cada día más necesaria «de asumir la cultura del diálogo como camino; la colaboración común como conducta; el conocimiento recíproco como método y criterio» (Documento sobre la fraternidad humana, Abu Dabi, 4 febrero 2019).

Estima por la Iglesia Ortodoxa de Bulgaria

El Papa expresa su “estima y afecto a esta venerada Iglesia ortodoxa de Bulgaria, tuve la alegría de saludar y abrazar a mi hermano Su Santidad Neofit, Patriarca, como también a los Metropolitas del Santo Sínodo”.

Finalmente, el Papa invitó a los asistentes a dirigirse a la “Santísima Virgen María, Reina del cielo y de la tierra, para que interceda ante el Señor Resucitado, y conceda a esta amada tierra el impulso necesario para ser tierra de encuentro; en la que, más allá de las diferencias culturales, religiosas o étnicas os sigáis reconociendo y valorando como hijos y hermanos de un mismo Padre”.

El Papa Francisco animó a orar el Regina Coeli: “Lo hacemos aquí, en Sofía, delante del icono de la Virgen de Nesebar, que significa “Puerta del cielo”, y que era tan querida por mi predecesor san Juan XXIII, que comenzó a venerarla aquí en Bulgaria y la llevó consigo hasta la muerte”.

Alocución del Papa antes de la oración mariana
05 mayo 2019, 12:33