Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

España. Las elecciones. Comentario de Radio Vaticano.

Spagna: il voto conferma l’instabilità politica

Dopo la quarta tornata elettorale in quattro anni, non si è trovata una maggioranza in grado di governare da sola. Pedro Sanchez – il leader del partito socialista, quello con più voti – dovrà tentare una proposta di coalizione, ma un’alleanza con il resto dell’area di sinistra sembra ancora lontana

Federico Francesconi – Città del Vaticano

Il partito Socialista di Pedro Sanchez ha ottenuto 120 seggi sui 176 necessari per governare. Era stato proprio Sanchez a spingere per una quarta elezione, nel tentativo di rafforzare la propria forza politica in parlamento, fiaccata dai conflitti con il resto dei suoi alleati di sinistra, soprattutto Podemos. Questa tattica tuttavia non ha fruttato quanto sperato da Sanchez, che si è ritrovato con tre seggi in meno di quanti ne aveva prima e ha offerto il fianco all’ascesa del partito di destra radicale Vox. Un partito che ha avuto una crescita straordinaria, nelle elezioni precedenti, quelle di aprile, dove aveva ottenuto circa il 10% dei voti, un risultato sorprendente per un partito così marginale. Il suo consenso è poi cresciuto tantissimo e lo ha portato a diventare con questa ultima tornata elettorale la terza forza politica del Paese. Molti dei voti andati a Vox sono quelli del centro destra liberale Ciudadanos, che ha avuto un crollo notevole, tanto che il suo leader, Albert Rivera, ha già presentato le sue dimissioni. Ora si attende a breve una proposta di coalizione da parte di Sanchez, probabilmente rivolta ai partiti indipendentisti catalani e al resto della sinistra – principalmente Podemos – tuttavia le precedenti rigidità nel dialogo che queste forze politiche hanno dimostrato, fanno pensare che la strada verso una coalizione potrebbe essere molto tortuosa.

Qualche numero sui risultati elettorali

Il Partito Socialista di Pedro Sanchez (Psoe) ha ottenuto il 28% dei voti, un piccolo calo, che dimostra tuttavia le difficoltà di dialogo con le altre forze politiche. Il Partito Popolare, la principale forza del centrodestra, ha ottenuto un ottimo risultato passando da 66 a 88 seggi, con il 20,8% dei voti. Vox, come abbiamo già detto, è la terza forza politica spagnola – con un risultato estremamente positivo, già predetto dai sondaggi – ed è passato da 28 seggi in parlamento a 52, con il 15,1% dei voti. Unidas Podemos, la coalizione di sinistra guidata da Pablo Iglesias, ha ottenuto il 12,8 dei voti, con 35 seggi, perdendone sette.

Come si è arrivati alla quarta elezione in quattro anni

Nel 2016 la Spagna, dopo una serie di complicati negoziati, aveva raggiunto un accordo per un governo guidato dal Partito Popolare; poi nel 2018 gli era succeduto il Psoe di Sanchez, dopo una mozione di sfiducia contro l’allora presidente Rajoy. Nel febbraio 2019, dopo la bocciatura della legge di bilancio, osteggiata dagli indipendentisti catalani, vennero indette nuove elezioni e in aprile il Psoe si riconfermò come prima forza politica, senza guadagnare però abbastanza seggi per governare. Le elezioni appena avvenute, sono state causate dal fatto che il partito di Sanchez non è riuscito a consolidare il risultato delle elezioni di aprile, fallendo le trattative con Unidas Podemos e decidendo di indire una nuova tornata elettorale nel tentativo di ritrovare consenso politico.

Perché in spagna è così difficile fare un governo di coalizione

“La situazione che si è venuta a creare è tipicamente spagnola ed è dovuta alla mancanza della capacità di mediazione che caratterizza la cultura di tutti i partiti del Paese. Non a caso, nonostante una frequente instabilità del parlamento, non c’è mai stato un governo di coalizione nella storia della democrazia spagnola.” lo ha spiegato ai microfoni di Radio Vaticana Italia Alfonso Botti, docente di storia contemporanea all’università di Modena e direttore del portale Spagnacontemporanea.it

Ascolta l’intervista a Alfonso Botti


Deja un comentario

España: encuesta de población activa tercer trimestre

Encuesta de Población Activa (EPA)
Tercer trimestre de 2019
Principales resultados
 El número de ocupados aumenta en 69.400 personas en el tercer trimestre de 2019 respecto al
trimestre anterior (un 0,35%) y se sitúa en 19.874.300. En términos desestacionalizados la variación
trimestral es del 0,09%. El empleo ha crecido en 346.300 personas (un 1,77%) en los 12 últimos
meses.
 La ocupación aumenta este trimestre en 34.200 personas en el sector público y en 35.200 en el
privado. En los 12 últimos meses el empleo se ha incrementado en 285.200 personas en el sector
privado y en 61.100 en el público.
 Los asalariados aumentan este trimestre en 101.700. Los que tienen contrato indefinido se
incrementan en 25.100 y los de contrato temporal en 76.600. En variación anual, el número de
asalariados crece en 356.400 (el empleo indefinido aumenta en 387.900 personas, mientras que el
temporal baja en 31.500). El número de trabajadores por cuenta propia desciende en 30.700 este
trimestre y en 8.800 en los 12 últimos meses.
 La ocupación aumenta este trimestre en los Servicios en 87.700 personas y en la Industria en 51.200.
En cambio, en la Agricultura desciende en 63.000 y en la Construcción en 6.500. En el último año el
empleo sube en los Servicios (248.600 ocupados más), en la Industria (90.100) y en la Construcción
(29.700). En cambio, baja en la Agricultura en 22.200.
 Los mayores incrementos de empleo este trimestre se dan en Illes Balears (41.000 más), Cataluña
(31.300) y Comunitat Valenciana (16.700). Los mayores descensos se observan en Andalucía
(–35.000), País Vasco (–15.100) y Canarias (–8.500). En el último año las comunidades que más
incrementan su ocupación son Comunidad de Madrid (104.500 ocupados más), Cataluña (68.500) y
Andalucía (68.100 más). En cambio, los mayores descensos de la ocupación en los últimos 12 meses
se dan en Canarias (18.100 ocupados menos) y Principado de Asturias (–8.300).
 El número de parados baja este trimestre en 16.200 personas (–0,50%) y se sitúa en 3.214.400. En
términos desestacionalizados la variación trimestral es del 1,72%. En los 12 últimos meses el paro ha
disminuido en 111.600 personas (–3,36%).
 La tasa de paro se sitúa en el 13,92%, lo que supone una décima menos que en el trimestre anterior.
En el último año esta tasa ha descendido en 0,63 puntos.
 Por comunidades, las mayores bajadas trimestrales del paro se dan en Illes Balears (–24.700),
Comunidad de Madrid (–10.500) y Cataluña (–9.200). Y los mayores incrementos en Andalucía
(30.300 parados más), Región de Murcia (6.000) y País Vasco (5.600). En términos anuales, las
mayores reducciones del número de parados se producen en Comunidad de Madrid (48.400 menos),
Andalucía (–32.400) y Comunitat Valenciana (–32.100). Los mayores incrementos anuales del paro
se dan en Cataluña (18.400 parados más), Canarias (17.300) e Illes Balears (7.300).
 El número de activos aumenta este trimestre en 53.200, hasta 23.088.700. La tasa de actividad baja
tres centésimas y se sitúa en el 58,72%. En el último año la población activa se ha incrementado en
234.700 personas.


Deja un comentario

Medidas contra un jesuita por abuso de menores.

La Compañía de Jesús recibe la resolución de un proceso
canónico abierto por un caso de abusos en Barcelona
El Superior Provincial de la Compañía de Jesús en España, P. Antonio
España S.J., ha dado a conocer hoy la resolución del proceso canónico y las
medidas que se imponen al P. Pere Sala S.J., de 95 años, a indicación de la
Congregación para la Doctrina de la Fe de la Santa Sede. El proceso contra este
sacerdote se inició a comienzos de este año a raíz de las denuncias recibidas por
abusos sexuales cometidos a principios de la década de los 80, cuando ejercía como
profesor en el colegio San Ignacio de Sarrià, en Barcelona.
Siguiendo las indicaciones de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el
Superior General de la Compañía de Jesús, el P. Arturo Sosa S.J., impone al P. Pere
Sala un precepto penal con una serie de prohibiciones.
Se prohíbe al sacerdote celebrar públicamente los sacramentos, realizar
actividades apostólicas y pastorales de carácter público, mantener trato con menores,
conceder cualquier entrevista a medios de comunicación y tener perfiles en redes
sociales, ponerse en contacto con las víctimas y ausentarse de la comunidad en la que
reside sin permiso expreso del superior. En caso de incumplimiento podría ser castigado
con otras penas hasta la dimisión del estado clerical y de la Compañía de Jesús.
La ejecución de las medidas del precepto penal comenzará a partir del próximo
día 7 de octubre de 2019 y serán revisadas cada tres años. Deberá, además, hacer llegar
a las víctimas una petición escrita de perdón.
La resolución final y las medidas se comunicaron el viernes pasado al P. Pere
Sala y hoy mismo a las víctimas que presentaron la denuncia.
A principios de este año, como consecuencia de la investigación iniciada por
parte de la red de colegios de la Compañía de Jesús en Cataluña –Jesuïtes Educació- en
relación a abusos cometidos en el pasado, dos exalumnos del colegio Sant Ignasi de
Sarrià se pusieron en contacto para denunciar que habían sido víctimas de abusos por
parte de este sacerdote. Recibidas las denuncias, y ante la gravedad de los hechos, se
abrió un proceso canónico para investigar el caso y, a partir de ese momento, se
impusieron al jesuita medidas cautelares como su reclusión en una comunidad,
prohibición de contacto con menores y de realizar actividad pastoral y sacramental. A lo
largo del proceso no se ha recibido ninguna otra denuncia contra este sacerdote. El
informe de la investigación se envió a la Curia General de la Compañía de Jesús en
Roma el pasado 24 de abril.
Conforme al Derecho de la Iglesia, el procedimiento canónico se abrió por
decisión del Superior Provincial de España de la Compañía de Jesús. Consta de en una
fase de investigación y recogida de testimonios que concluye con un informe que se
envía a la Curia General de la Compañía de Jesús. Ésta, a su vez, la traslada a la
Congregación para la Doctrina de la Fe de la Santa Sede, por tratarse de un caso de
abusos cometidos por un sacerdote. Este organismo es el que determina el curso
procesal o las medidas que deben tomarse y las comunica a la Compañía de Jesús para
Nota de prensa
fecha de emisión: 7/10/2019
que proceda a su cumplimiento. En el Derecho canónico, los delitos de abusos a
menores cometidos por clérigos prescriben a los 20 años desde que la víctima alcanza la
mayoría de edad (18 años), pero la Congregación para la Doctrina de la Fe, en atención
a la gravedad de los abusos, puede decidir, en cada caso, levantar la prescripción, como
ha sucedido en este caso.
En relación con este caso, el pasado 16 de septiembre la Compañía de Jesús tuvo
conocimiento a través de la prensa de que las dos víctimas denunciantes habían decidido
presentar una querella por delito de omisión del deber de perseguir delitos. La
Compañía respeta el deseo de las víctimas de ejercer sus derechos y, fiel a su modo de
proceder, colaborará en todo lo que sea requerido por las autoridades judiciales.
Ante todo esto, queremos manifestar, una vez más, nuestro apoyo a todas las
víctimas de abusos y nuestra voluntad de escucharlas y acompañarlas. Lamentamos
profundamente el sufrimiento que algunos compañeros han infligido a personas a las
que debían cuidar y proteger.
Reiteramos nuestra voluntad de clarificar el pasado y los posibles casos de
abusos cometidos en nuestros centros, facilitando los mecanismos que sean necesarios
para ello, como los espacios de escucha y encuentro con las víctimas y todas aquellas
personas que quieran compartir con nosotros su testimonio. En este sentido, el proceso
de investigación abierto en diciembre de 2018 en el marco de Jesuïtes Educació, se
mantiene abierto, y cualquier persona que desee contactar con nosotros puede hacerlo a
través del correo electrónico escoltar@fje.edu. A lo largo de estos meses se han creado
también comisiones de escucha en diversos centros y ciudades de la Provincia de
España de la Compañía de Jesús, que se irán ampliando progresivamente.
Además, conscientes de la necesidad de dotarnos de recursos y estructuras
adecuados, la Provincia de España de la Compañía de Jesús ha creado la figura de
responsable de Entorno Seguro -que ocupa una profesional de la psicología, especialista
en casos de violencia y abusos-así como un Consejo de Entorno Seguro, formado en su
mayoría por personas externas a la Compañía de Jesús y que ayudará a seguir y
garantizar el rigor en el seguimiento de los casos.
Queremos recordar también que seguimos trabajando con determinación y
compromiso para hacer de nuestros centros un entorno seguro, con programas de
formación y protocolos de actuación dirigidos a toda la comunidad educativa.
Concretamente, en los centros de Jesuïtes Educació se están llevando a cabo programas
de formación y prevención en colaboración con la Fundación Vicki Bernadet, para
familias, alumnos/as y educadores/as, y que permiten prevenir, detectar y gestionar
casos de abusos o conductas impropias.


Deja un comentario

España. Cuántos van a misa según el CIS. Análisis por Javier Elzo

 

La religiosidad de los españoles en 2019: cuidado con los datos de las Comunidades Autónomas y con las edades

 

Estos días pasados he leído en varios medios el descenso de la religiosidad de los españoles en base a este titular: “España deja de ser católica: ya hay más ateos o no creyentes que católicos practicantes”. Parte de los datos se refieren al Barómetro del CIS dado a conocer el 30 de julio de 2019. Los datos globales son correctos, pero hay que andar con mucho cuidado con los datos por comunidades autónomas (y controlar las edades, al valorar la formación de las personas,así como esperar a más información para profundizar en otros), pues, en muchos casos, su base muestral siendo extremadamente baja, impide decir nada, en esas Comunidades Autónomas, con el mínimo rigor científico, dado el enorme error porcentual posible. Así, Murcia con 80 personas encuestadas, Extremadura 76, Baleares 66, Cantabria 40, Navarra 39 y La Rioja 20. De esas comunidades no cabe decir nada y, en algunas más, hay que andar con muchísimo tiento.

El azar ha querido que, para una conferencia que debo dar en Madrid el 23 de septiembre próximo, haya trabajado la misma encuesta del CIS, pero la del Barómetro del 2 junio de 2019. Obviamente la religiosidad de los españoles no ha variado en dos meses. Espero que los organizadores de la conferencia de Madrid no me tengan en rigor que adelante aquí las tres páginas en las que me detengo, en mi conferencia, en la religiosidad de los españoles de junio de 2019.

La práctica religiosa el mes de junio de 2019

 

Nos detenemos, con cierto detalle, en el Barómetro del CIS de junio de 2019 en que se pregunta por la asistencia a misa u otros oficios religiosos a los españoles de 18 y más años.

 

Asistencia a misa u otros oficios, excluyendo bodas, comuniones y funerales. Datos en porcentajes

 

  Todos los españoles Solamente los católicos

y creyentes de otra religión

Nunca 22 31
Casi nunca 21 29
Varias veces al año 12 17
Dos o tres veces al mes 5 7
Todos los domingos y festivos 9 12
Varias veces a la semana 1 2
Agnósticos indiferentes, no creyentes o ateos 27 No procede
N.C 1 2
N = 2.974 2.133
Total 100 %

 

Fuente: Barómetro del CIS, junio de 2019, elaboración propia

 

La columna de la izquierda (todos los españoles) mide la práctica religiosa en base al conjunto de españoles de 18 y más años de edad, 2.974 personas en la encuesta del CIS. La columna de la derecha mide la proporción católicos y creyentes de otra religión[1], luego excluidos los agnósticos, indiferentes, no creyentes y ateos, que suman 2.133 personas.

 

Retengamos estos datos: si nos atenemos al conjunto poblacional español solamente el 10 % de la población asiste regularmente a misa, el 9 % todos los domingos y festivos y un 1% adicional lo hace varios días a la semana. No asiste nunca o casi nunca el 43 % de los españoles a los que hay que añadir el 27 % que se dice agnóstico, indiferente, no creyente y ateo, aunque es posible, e incluso probable, que algunos de entre ellos asistan en alguna ocasión concreta (siempre excluyendo, en el cálculo, bautizos, bodas y funerales).

 

Si nos limitamos a la asiduidad a misa de quienes se declaran católicos las cifras son estas: el 12,4% dice acudir a la Iglesia los domingos y festivos y el 1,7% varios días a la semana. Sumando las dos cifras, en números redondos, el 14 % de los católicos (10 % del conjunto poblacional)

asistiría regularmente, semanalmente y más, a misa, a tenor de los datos de junio de 2019.

 

Segmentados por sexo y edad, estos son los datos. Acuden regularmente a misa, entre los católicos, el 11% de hombres y el 17% de mujeres. Según la edad el 4% de los jóvenes de 18 a 24 años, el 8% de quienes tienen edades comprendidas entre los 25 y 34 años, mismo porcentaje entre los de 35 a 44 años, 9 % entre los 45 a 54 años, 8% de nuevo entre los de 55 a 64 años y la cifra sube al 27 % entre los que tienen 65 y más años.

 

¿Qué decir? El desenganche de los más jóvenes es brutal, se acerca a una práctica residual. De los 25 años en adelante y hasta, al menos los 65 años, la práctica religiosa regular entre los españoles que se dicen católicos es del 8%, que se quedaría en el 6% si lo calculamos sobre el conjunto poblacional español, se digan o no católicos. Hay que llegar a los 65 años de edad para constatar que más de un cuarto de los católicos, y algo menos de ese cuarto en toda la población, asisten regularmente a misa. Pero yo apuntaría, incluso, que habríamos de pasar de los 70 y más años para encontrar esa cifra de asistentes a misa.

 

Hace muchos años que hemos constatado que la práctica religiosa en nuestros días responde a su brusca caída a finales de los años 60 del siglo pasado, década en la cual muchos estudiosos ponen el acento para entender lo que, algunos, denominan la descristianización de Europa Occidental que yo concreto aún más, en España, Portugal, Francia, Bélgica y también, aunque lo he estudiado menos, en Alemania y Holanda.

 

Las personas que solamente tienen estudios primarios o, aun menos, son quienes en mayor porcentaje (casi el 20 %) aceden regularmente a misa, pero es más que probable que el factor explicativo, en este caso, no sea su nivel de estudios sino su edad y, también el sexo. En efecto, el siguiente colectivo, que acude con mayor frecuencia a misa es el conformado por los que tienen estudios superiores: el 12 %, por delante de los que no han pasado de los estudios secundarios (11%), siendo los que han estudiado FP, claramente como los menos asistentes a la iglesia, con un 5%. En efecto, en el Estudio de Valores europeo de 2019 (EVS), en su aplicación a Francia encontramos que manteniendo la edad constante, quienes han salido más tarde del sistema educativo son quienes en mayor proporción son católicos practicantes[2].

 

La práctica religiosa es claramente mayoritaria en la clase media antigua (24%), a continuación, en los de la clase media alta y muy alta (15%), las nuevas clases medias (13%) siendo los menos asiduos los obreros, en torno al 11%[3]. En Francia, en el trabajo del EVS ya referenciado “los dos grupos profesionales católicos que practican con mayor frecuencia son los directores, cuadros directivos y gerentes (18% de practicantes), y las profesiones intelectuales y científicas (16%), mientras que la tasa de práctica religiosa no es sino del 9 % entre los obreros de la industria y de los transportes, sean no cualificados”.

 

El voto político, en base a quien se votó en las generales de abril de 2019, y limitándome por seguridad estadística a las cinco formaciones de ámbito estatal, y con submuestra suficiente, estos son los datos, en junio de 2019: el 28 % de los votantes al PP, acuden regularmente a misa; a continuación los votantes a VOX (25%) , el 11% de los que se decantan por C´s, el 10% por el PSOE y el 4% a Unidas Podemos. Datos del todo punto previsibles, como lo son los que se ofrecen a tenor de las Comunidades Autónomas donde residen, pero aquí dado el escasísimo número de personas entrevistadas en muchas comunidades (Murcia 72 personas, Extremadura 66, Aragón 65, Asturias 46, Baleares 41, Cantabria 28, Navarra 22, La Rioja 16) no doy cifras. Me limito a decir que, limitándome a las Comunidades donde se han preguntado a más de 100 personas, este es el ranking de Comunidades autónomas de asistencia a misa, de mayor a menor: Castilla y León a la cabeza (24,6% de practicantes dominicales), le sigue, casi en las mismas cifras, la Comunidad de Castilla- La Mancha, después Galicia y Andalucía, a continuación, la Comunidad Valenciana, y cerrando el ranking el País Vasco y Catalunya (8,2 %). (No hay que detenerse demasiado en las diferencias, en los datos de junio y julio de 2019. Es normal que así suceda, pues los puntos muestrales, no son, ni pueden, ni deben ser los mismos, luego dado el tamaño muestral de las encuestas en las Comunidades Autónomas, las fluctuaciones porcentuales en preguntas con varias posibilidades de respuesta son normales. Lo anormal, y digno de sospecha, sería que coincidieran)

 

Aquí la historia y la sociología socio-religiosa de las diferentes Comunidades autónomas es imprescindible para entender y analizar los datos. Pero es radicalmente insuficiente con tener en cuenta un solo factor, como la industrialización o la talla poblacional, como viene sosteniendo la “vulgata” de la teoría de la socialización. En la actualidad, en España, es imposible no tener en cuenta el peso de la religiosidad popular, el de la emigración e inmigración, y la historia socio-religiosa pasada y reciente. Quizá el caso catalán sea paradigmático. Hipotetizo que Catalunya, siendo la primera comunidad que se secularizó, es también la primera comunidad española que ya ha tocado fondo en la exculturación socio cultural de lo religioso, ofreciendo la mejor respuesta al pluralismo interreligioso, aceptando la diversidad religiosa sin falso irenismos, (como algunas parroquias en Madrid capital y parece que en más sitios). Sin olvidar ni dejar de lado, que aún quedan, – no solamente pero también, y con fuerza, en Catalunya- ,algunos núcleos, sea fuertemente anti- religiosos, pero de corte y razonamiento decimonónico que, aunque con fuerte presencia mediática, se reducirán cada vez más, sea otros, ya casi residuales, que añoran una religiosidad que no ha de volver y se mantienen en base a unos pronunciamientos contra el papa Francisco, también decimonónicos si no tridentinos.

 

Donostia San Sebastián, 3 de agosto de 2019

Javier Elzo

[1] Pero conforman solamente el 2,2 % de la población, el resto de creyentes son los que se dicen católicos, practicantes y no practicantes, y no es posible segmentarlos tal y como nos ofrece los datos el CIS, que lo hace en base a los que se han declarado católicos y creyentes de otra religión. Es la columna de la derecha de la tabla. La columna de la izquierda es elaboración de mía en base a los datos del CIS.

[2] Pierre Bréchon, F. Gonthier, S. Astor (dir) “La France des valeurs. Quarante ans d´évolutions“. Presses Universitaires de Grenoble, abril 2019, 382 páginas. Las cifras, estas y las que doy más abajo se basan en el inicio de la Sexta parte del Informe “La Religión en movimiento”

 

[3]Repito que las cifras se refieren a quienes se han posicionados previamente como católicos. Llamo la atención de que, entre los que se sitúan en la clase social alta y media el porcentaje de los que se dicen católicos es del 57%, el más bajo según las diferentes clases sociales como las presenta el CIS, clase social donde encontramos, lógicamente, la mayor proporción de quienes se dicen agnósticos, indiferentes, no creyentes o ateos, el 41%. En el universo poblacional estas cifras son, respectivamente del 69% y del 27%.


Deja un comentario

España: el trabajo en el mes de julio 2019 Oficial

La creación de empleo se frena en el peor mes de julio desde la crisis

RTVE2 ago. 2019
La creación de empleo en España se estancó en el mes de julio, que registra las menores cifras de reducción del paro y de nuevos afiliados a …


Deja un comentario

España. Cuántos son los católicos. Datos del último CIS

España deja de ser católica: ya hay más ateos o no creyentes que católicos practicantes

Iglesias vacías en España

Iglesias vacías en España

En Cataluña, Valencia o Euskadi, ateos, agnósticos o no creyentes son casi la mitad, según el CIS

Por contra, el 90% de los riojanos son católicos, y no hay porcentaje de ateos o no creyentes

Ocho de cada diez matrimonios que se celebran son civiles, mientras las cifras de bautizos y comuniones se desploman

Dos de cada tres españoles se declaran católicos, pero no llega a un tercio de ellos (el 22,7%) los que afirman ir a misa o confesarse, según el último barómetro del CIS, que por primera vez constata que los ateos, agnósticos o no creyentes superan a los católicos practicantes al llegar al 29%. Apenas un 2,3% afirma pertenecer a otra religión distinta a la católica.

Los datos del CIS son tozudos: el 7,5% de los españoles se considera agnóstico, mientras que los indiferentes o no creyentes suman el 8,3 y los ateos se colocan en el 13,3%. En total, 29,1%. Casi tres de cada diez ciudadanos no quieren saber nada de la Iglesia católica. Una cifra que, ocho décadas después, termina por dar la razón a Manuel Azaña: España ha dejado de ser católica.

Las cifras son especialmente rotundas en Cataluña donde, aunque los que se dicen católicos alcanzan el 52%, apenas un 10,9% va a misa. Por contra, los ateos son el 26,4%, los ateos, el 11,3, y los agnósticos, el 6%. En total, un 45,9% de los catalanes (hay que sumar el 2,2 de los que profesan otra religión) pasa de la Iglesia. Y entre los que se dicen católicos, sólo el 5,3% van a misa todos los domingos. El 73%, por el contrario, no va nunca o casi nunca.

La situación se repite en otras regiones, como la Comunidad Valenciana, donde los practicantes apenas llegan al 13,8%, frente al 15,8 de ateos, 11,2 de no creyentes o 5,3% de agnósticos. O Euskadi, con un 16,9% de católicos practicantes por un 18,9% de ateos, 12,8 de no creyentes y un 10,8 de agnósticos. En la Comunidad de Madrid, los ateos (15%), agnósticos (13,5) o no creyentes (6,9) también superan a los católicos practicantes (20,4%).

En la Comunitat Valenciana, apenas un 10,3% de los católicos asiste a misa dominical, mientras el 71,4 no va nunca o casi nunca. Algo similar a lo que ocurre en Euskadi (un 9,4 va a la Iglesia cada domingo contra un 67% que no acude).

Por contra, en La Rioja, los que se definen como católicos llegan al 90% (40% practicantes y 50% no practicantes), mientras que no hay datos de ateos, no creyentes o fieles de otras religiones. Los agnósticos riojanos, eso sí, ya suman el 10%.

¿Cuál es la razón? Tal y como admiten los obispos, la “progresiva secularización” de la sociedad española, que afecta más a las regiones más industrializadas y con mayor índice cultural e interreligioso, como Cataluña, Madrid, Comunitat Valenciana o Euskadi, mientras que en Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura o Andalucía la presencia de la Iglesia católica continúa siendo predominante.

Privilegios económicos de los Acuerdos Iglesia-Estado

En su reflexión parlamentaria de 1931, Azaña apuntaba que la cuestión era “organizar el Estado en forma tal que quede adecuado a esta fase nueva e histórica el pueblo español”. En el contexto actual dibujado por el CIS se da una situación de privilegio para la estructura católica, consagrada en los Acuerdos Iglesia-Estado de 1979 que aseguran, entre otras cosas, un flujo económico ininterrumpido desde las arcas públicas a a la Conferencia Episcopal Española.

Y eso a pesar de que no sólo disminuyen los que se declaran católicos o van a misa, sino que también han descendido de forma drástica los ‘ritos religiosos’ (bautizos, comuniones o bodas). Según los datos de la propia Conferencia Episcopal, mientras en 2007 se celebraron 325.271 bautizos en España, el pasado año apenas fueron 214.271.

Del mismo modo, como asegura el último informe de la Fundación Ferrer i Guardia, el 80% de los matrimonios ya se celebran por lo civil. Como ocurre con los datos del CIS, la situación es especialmente delicada en Cataluña –el 90,9% de las bodas son civiles– o Euskadi donde se sitúan en el 87,4%.

Una realidad que, según el autor de la investigación, Josep Mañé, empeorará, pues “casi un 50% de las personas de entre 18 y 24 años se declara no creyente, superando el porcentaje de los que sí se consideran religiosos”.