Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Menu

El Papa al Presidente de Sudán del Sur: espero poder visitar su país

El Santo Padre ha recibido en audiencia al Presidente de la República de Sudán del Sur, con quien dialogó sobre el proceso de reconciliación y reconstrucción de la Nación, la resolución definitiva de los conflictos y el deseo de que se verifiquen las condiciones para su posible visita a este país.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

La Oficina de Prensa de la Santa Sede dio a conocer que, este sábado 16 de marzo de 2019, el Papa Francisco recibió en audiencia al Presidente de la República de Sudán del Sur, el Sr.  Salva Kiir Mayardit el cual, sucesivamente se encontró con el Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado, acompañado por Mons. Paul Richard Gallagher, Secretario para las Relaciones con los Estados.

Reconciliación y reconstrucción de la Nación

Asimismo, la Oficina de Prensa informó que, durante las conversaciones transcurridas en un clima de cordialidad, se han destacado las buenas relaciones bilaterales, así como la contribución de la Iglesia Católica en el ámbito educativo y sanitario, y en el proceso de reconciliación y reconstrucción de la Nación. A continuación se han abordado las cuestiones relativas a la implementación del acuerdo alcanzado recientemente por los diversos sujetos políticos de cara a la resolución definitiva de los conflictos, el regreso de los refugiados y las personas desplazadas y el desarrollo integral del país.

Posible visita a Sudán del Sur

En este contexto, explica la Nota informativa de la Santa Sede, Su Santidad ha expresado el deseo de que se verifiquen las condiciones para su posible visita a Sudán del Sur, como signo de cercanía a la población y aliento al proceso de paz.


Deja un comentario

Sigue la violencia en Sudán del sur-

El petróleo alimenta el conflicto de Sudán del Sur

UNICEF/UN0236862/Rich
Retrato de una mujer residente en Wau Shilluk, Sudán del Sur. El conflicto la nación africana ha provocado la destrucción total de las viviendas, la escuela y el hospital.

20 Febrero 2019

Pese al acuerdo de paz firmado en octubre, continúa la violencia en el país africano, especialmente la ejercida contra las mujeres, en lo que podría constituir crímenes de guerra. También persiste la apropiación indebida de los recursos naturales, especialmente del petróleo.

En su tercer informe al Consejo de Derechos Humanos en Ginebra, la Comisión concluyó que la violencia y los continuos abusos a los derechos humanos cometidos en el país africano, como el aumento durante el último año de los casos de violaciones y violencia sexual, pueden constituir crímenes de guerra.

La presidenta de la Comisión, Yasmin Sooka, señaló que algunos de estos asaltos responden a un patrón donde los combatientes asaltan aldeas, saquean los hogares, capturan a las mujeres para convertirlas en esclavas sexuales y luego prenden fuego a sus casas, a menudo con personas en el interior de ellas.

“Las violaciones, las violaciones en grupo, las mutilaciones sexuales, los secuestros y la esclavitud sexual, así como los asesinatos, se han convertido en algo habitual en el Sudán del Sur. No hay duda de que estos crímenes persisten debido a una arraigada impunidad que rompe con todo tipo de normas”, añadió.

Según los datos que maneja UNICEF el 25% de las víctimas de violencia sexual son menores. Los casos incluyen desde niñas de siete años hasta mujeres mayores y embarazadas. La Comisión también incluye en su informe casos de violencia sexual contra hombres y niños, aunque constata un menor volumen de denuncias, debido a una mayor estigmatización, aunque se vean envueltos jóvenes y ancianos.

La Comisión sobre los Derechos Humanos en Sudán del Sur instó este miércoles al Gobierno de Sudán del Sur y a todas las partes implicadas en la guerra civil en el país africano a respetar el cese de hostilidades y cumplir con el acuerdo de paz firmado el pasado mes de octubre.

Mecanismos de reparación

El informe subraya que la paz sostenible requiere una búsqueda tangible y creíble de la rendición de cuentas y que la justicia repare las necesidades de los muchos miles de víctimas.

En este apartado se subraya la falta de progresos en el establecimiento de mecanismos de justicia transicional como la formación de una Corte Hibrida de Sudán del Sur, una Comisión para la Reconciliación y una Autoridad de Reparación y Compensación aprobados en el acuerdo de paz de 2015.

Igualmente, la Comisión destaca que cuando se aplique el programa de justicia transicional en Sudán del Sur se ha de considerar como partes interesadas y partícipes en la aplicación de esos mecanismos a las víctimas y las comunidades vulnerables, especialmente las mujeres y los desplazados internos y refugiados.

Petróleo y otros recursos naturales

Otra de las cuestiones que constata el informe es el problema de la apropiación indebida de recursos naturales, especialmente del petróleo.

“Las zonas productoras de petróleo del país están cada vez más militarizadas por las fuerzas del Gobierno que han ampliado su participación en el sector petrolero”, apunta el informe. De igual modo, se destaca la falta de transparencia y supervisiónde la compañía petrolera estatal Nilepet que supuestamente habría desviados fondos ‘a las arcas de las élites gubernamentales’”.

También se añade que tanto los ingresos procedentes del petróleo como el de otros recursos naturales, como la tala ilegal de árboles, se han usado para financiar la guerra en la nación africana.

La Comisión también examinó las siete denuncias de explotación y abuso sexuales que habrían cometido dieciocho integrantes del personal de mantenimiento de la paz de la Misión de las Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS) entre enero de 2018 y 2019

“Los casos fueron rápidamente investigados por la misión de la ONU en el país y resultaron en la repatriación de personal de mantenimiento de la paz implicados en actividades sexuales con mujeres en uno sitio de Protección de Civiles”, destaca el informe.

El Consejo de Derechos Humanos estableció la Comisión sobre los Derechos Humanos en Sudán del Sur en marzo de 2016 y prorrogó su mandato por dos años adicionales en marzo de 2017 y 2018.

Su objetivo es determinar y notificar los hechos y circunstancias de las presuntas violaciones, abusos y delitos relacionados con los derechos humanos en la nación africana.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a 


Deja un comentario

Sudán del sur: ola de violaciones a niñas y mujeres

Denuncian una ola de violaciones a niñas y mujeres en Sudán del Sur

UNMISS/Isaac Billy
Las patrullas en las calles de Sudán del Sur han aumentado para evitar más ataques sexuales en el estado de Unity.

15 Febrero 2019

Niñas de ocho años y mujeres embarazadas hasta de 9 meses están entre los cientos de víctimas de milicias armadas y las mismas fuerzas de seguridad en el estado de Unity, que las violan brutal y repetidamente y las golpean con culatas de rifle, palos y hasta cables. La ONU pide acción del Gobierno y las autoridades locales para acabar con estos despreciables crímenes.

Al menos 134 mujeres y 49 niñas fueron violadas por grupos armados y militares en el estado de Unity en Sudán del Sur en los últimos cuatro meses de 2018, en una ola de ataques que parece no disminuir a pesar de la firma de un acuerdo de paz.

“Entre las sobrevivientes, había niñas de hasta ocho años, y es posible que el nivel real de violencia sexual sea considerablemente más alto que el número de casos registrados”, aseguró Rupert Collville, el portavoz de la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos este viernes ante periodistas en Ginebra.

Entre las sobrevivientes, había niñas de hasta ocho años, y es posible que el nivel real de violencia sexual sea considerablemente más alto que el número de casos registrados.

La Oficina publicó un informe junto a la Misión de la ONU en el país (UNMISS) que advierte que a pesar de que los ataques contra civiles si han disminuido significativamente desde que se firmó el acuerdo de paz el pasado 12 de septiembre, la violencia sexual relacionada con los conflictos endémicos del estado de Unity continúa caracterizada por una impunidad generalizada, que está contribuyendo a la “normalización” de la violencia contra las mujeres y las niñas.

Collville aseguró que casi el 90% de las mujeres y las niñas son violadas por más de un perpetrador, y a menudo, durante varias horas. Mujeres embarazadas y madres lactantes también fueron víctimas de violencia sexual, y las historias que cuentan son “desgarradoras”.

Una de ellas dijo: las mujeres no tenemos elección. No hay alternativa para nosotras. Si vamos por la carretera principal, nos violan. Si vamos por el bosque, nos violan. Me violaron junto a otras mujeres repetidamente en la misma zona en tres ocasiones diferentes. Evitábamos la carretera porque habíamos escuchado historias horribles de las mujeres y niñas que son capturadas cuando pasan por ahí, pero lo mismo nos pasó a nosotras. No hay escapatoria. Nos violan a todas.”

La crueldad de los ataques

La situación es tan terrible que solo en un incidente ocurrido el 17 de diciembre, en la aldea de Lang en el condado de Koch, cinco mujeres fueron violadas por pandillas, cuatro de las cuales estaban embarazadas, incluyendo una que tenía casi nueve meses de embarazo.

Las sobrevivientes de violencia sexual describieron haber sido brutalmente golpeadas por los perpetradores con culatas de rifle, palos, pequeñas armas de fuego y cables si intentaban resistir a sus agresores o después de haber sido violadas.

Según el informe, la crueldad de los atacantes parece ser una característica constante de la violencia sexual documentada. La investigación también indica que los perpetradores tenían un cierto nivel de premeditación.

“Un sobreviviente contó cómo ella y sus amigas fueron violadas en tres ocasiones diferentes y que, con cada ataque, el número de asaltantes aumentó significativamente”, dijo el portavoz.

UNMISS/Isaac Billy

Los perpetradores y su impunidad

Según la Oficina de la Alta Comisionada, la mayoría de los ataques han sido llevados a cabo por grupos de milicias juveniles y elementos del Ejército de Liberación Popular de Pro-Taban Deng Sudán y de las Fuerzas de Defensa del Pueblo de Sudán del Sur. En algunos casos, los ataques fueron perpetrados por miembros del Ejército de Liberación Popular pro-Riek Machar.

“Los tres grupos hacen parte del acuerdo de paz, y aunque varios líderes han emitido declaraciones condenando la violencia sexual, el área de Unity tiene una larga historia de abusos sexuales atroces y la impunidad es generalizada”, recalcó Collville.

El informe señala un sentimiento de resignación entre las sobrevivientes y un sentido de normalización en torno al riesgo de ser sometidas a la violencia sexual.

De acuerdo con el informe, múltiples factores han contribuido al aumento de la violencia sexual en área, incluyendo un gran número de combatientes esperando por la implementación de los acuerdos de seguridad en el marco del proceso de paz; la presencia de muchas milicias armadas juveniles; y la impunidad generalizada de ataques en el pasado.

Además, dada la destrucción de sus medios de vida, el desplazamiento forzado y la inseguridad alimentaria después de años de guerra civil en Sudán del Sur, muchas mujeres y niñas deben viajar largas distancias a través de áreas de alto riesgo en busca de alimentos, agua y leña.

“El informe señala un sentimiento de resignación entre las sobrevivientes y un sentido de normalización en torno al riesgo de ser sometidas a la violencia sexual”, agregó el portavoz.

Las posibles medidas para parar los ataques

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, instó al Gobierno de Sudán del Sur que adopte medidas adecuadas, incluidas las establecidas en el acuerdo de paz, para proteger a las mujeres y a las niñas, así como que investigue sin demora y exhaustivamente todas las denuncias de violencia sexual, responsabilizando a los perpetradores.

Desde los informes iniciales del aumento de casos de violencia sexual, la Misión de la ONU se comprometió a colaborar con distintos líderes políticos y las fuerzas de seguridad. Se incrementaron las patrullas y se despejaron los matorrales de las carreteras para evitar que los atacantes se oculten.

“La UNMISS también ha estado operando un tribunal móvil en puntos de acceso, incluidos Bentiu y Malakal, para ayudar a resolver el problema de la impunidad, y tiene la intención de trabajar con las autoridades judiciales locales para apoyar a dichos tribunales móviles en el procesamiento de delitos más ampliamente en todo el país”, informó Collville, añadiendo que gracias a esta medida ya se logró la condena de un individuo.

El portavoz aseguró que lamentablemente se han continuado recibiendo informes de violaciones múltiples en el Estado de Unity durante las últimas seis semanas, pero que los ataques parecen haberse reducido desde diciembre, probablemente como resultado de las medidas adoptadas por UNMISS y las autoridades locales.

La violencia provoca la huida

Toda la violencia registrada desde 2013 en Sudán del Sur ha provocado un éxodo en el país. Más de un millón de sursudaneses han huído de la guerra y cruzado de forma masiva la frontera con Uganda y otros países vecinos, y se ha creado una grave situación humanitaria.


Deja un comentario

Llega la paz a Sudán del sur?

Vientos de paz en Sudán del Sur; en Yuba, el Jubileo por los cien años de la evangelización

El acuerdo que se firmó en septiembre parece mantenerse en casi todo el país. La monja comboniana, Elena Balatti:«Hay signos de esperanza y de una vuelta a la normalidad»
REUTERS

Vientos de paz en Sudán del Sur

CUOTA
DESCUBRE TOP NOTICIAS
Publicado el 09/11/2018
Última modificación el 19/11/2018 a las 13:12
LUCA ATTANASIO
ROMA

 

Sudán del Sur está viendo días de grandes esperanzas. El acuerdo de paz, firmado en Adis Abeba el pasado 12 de septiembre, se sigue manteniendo en casi todo el país. La vuelta del ex vicepresidente y jefe del principal grupo armado de oposición, Riek Machar, después de dos años de exilio y de arresto domiciliario en Sudáfrica, ha suscitado en las facciones en conflicto posiciones más suaves. Si todo procede como se espera, Machar podría volver a tener un papel importante en el gobierno de Salva Kiir, presidente de Sudán del Sur, dejando se ser (se espera) su acérrimo enemigo. Omar al-Bashir, presidente de Sudán y gran patrocinador del proceso de paz, lo escoltó durante su vuelta a Yuba. Las dudas sobre el acuerdo radican en la historia política de los tres hombres mencionados, que, juntos, suman un número impresionante de condenas por graves crímenes contra la humanidad y contra los derechos humanos.

 

Los primeros dos, efectivamente, son los principales protagonistas de la guerra civil de Sudán del Sur, que explicó en diciembre de 2013, cuando Salva Kiir acusó a Machar (que entonces era su vicepresidente) de haber orquestado un golpe. Las masacres, las violaciones de masa, el uso de niños-soldado, el desprecio absoluto de los derechos humanos y civiles de la población por parte de ambas facciones, provocaron alrededor de 400 mil muertos y 2 millones de desplazados. Omar al-Bashir, por su parte, cuenta con diez acusaciones por crímenes de guerra (tres por genocidio) relacionados con el conflicto en la región de Darfur y hubo en su contra dos órdenes de captura internacionales (que nunca fueron ejecutadas).

 

Sin embargo, esta vez parece que las esperanzas tienen fundamento y que, a pesar de que en algunas zonas se siga combatiendo, la atmósfera en Sudán del Sur parece cada día menos tensa. En este contexto de confianza hay que recordar un feliz aniversario: en noviembre de 2019 se festejarán los cien años de la evangelización de la diócesis de Yuba y el pasado primero de noviembre, fiesta de Todos los Santos, el obispo Paulino Lukudo Loro, abrió oficialmente el año jubilar que dedicó a la paz.

 

Hablamos sobre la nueva situación que se está viviendo en el país, sobre las esperanzas de la población y sobre esta importante cita para los cristianos de Sudán del Sur con Helena Balatti, misionera comboniana que lleva ya varios años en Yuba.

 

«Para este país es un momento muy particular. Los misioneros combonianos llegaron aquí a Yuba en 1919 y nos estamos, pues, preparando para celebrar los cien años de la fe precisamente al mismo tiempo del proceso de paz, que el 31 de octubre, con el “Peace Day” proclamado por el gobierno y con la vuelta de Machar, ha dado un gran paso. El arzobispo Paulino Lukudo Loro quiso con fuerza que la fiesta de Todos los Santos, después de la jornada de la paz, coincidiera con la apertura del centenario. En su discurso pidió a todos los fieles que dedicaran el año a reforzarse en la fe y se refirió a la esperanza en la paz. La Iglesia católica y las demás confesiones que se reúnen bajo la sigla del Consejo Ecuménico de las Iglesias (7 en total), están muy activas en el proceso de paz y han promovido una campaña de información que prevé, entre otras cosas, carteles en muchos lugares de la ciudad para llamar a los fieles al perdón y a la reconciliación. Se publicó un libro sobre el perdón, inspirado en frases de monseñor Taban, obispo emérito de Torit que recibió el premio por la paz de la ONU en 2013. En general, todos los líderes cristianos se han unido al llamado para el inmediato cese de los sufrimientos y para la atenuación de la crisis económica».

 

¿Cómo vive la población este momento tan delicado?

 

En general, todos esperan que llegue abril, porque el acuerdo prevé 8 meses de transición con el objetivo de preparar la integración de las fuerzas armadas. La gente recuerda muy bien cuando, en 2016, precisamente debido a la falta de integración de los diferentes cuerpos militares, después de un mes y medio volvieron a empezar las luchas y los combates, más feroces que antes. Digamos que todos estamos esperando con la esperanza de que verdaderamente puedan integrarse todos. Desgraciadamente, en algunas zonas nunca se ha dejado de disparar: algunos pequeños grupos no han firmado el acuerdo y algunos efectivos de Machar siguen en conflicto con el gobierno.

 

Todo esto a pesar de que su líder haya firmado el acuerdo…

 

Sí, porque hay varias facciones fieles solo en el papel a Machar. No lo han visto desde hace dos años, ya no es capaz de pagar a las tropas y los milicianos siguen combatiendo por su sustento, para conquistar tierras, comida, agua. Es decir, solamente estamos al comienzo de un proceso que es muy frágil, por lo que debemos estar muy atentos, pues por cualquier nadería podría volver el conflicto. La gente lo sabe y espera. Sin embargo, esta vez parece que hay motivos para tener confianza. Yo creo que el hecho de hayan participado en la ceremonia por la paz del 31 de octubre en Yuba los presidentes de Etiopía, Uganda, Somalia y Sudán, los representantes de la Unión Africana, de la “Troika” por Sudán del Sur (Inglaterra, Noruega y Estados Unidos), el representante de la ONU David Shearer y exponentes de la Unión Europea es un buen augurio: el mundo observa a este país. Esperemos que nadie se eche para atrás.

 

¿Cuáles son las señales de paz que se empiezan a ver?

 

Pues, por lo pronto, por primera vez después de años, se volvió a abrir la navegación por el Nilo, un signo importantísimo tanto para el aspecto comercial como para el aspecto humanitario, porque las OGN presentes han podido volver a navegar por toda la zona, distribuyendo servicios y ayuda con mucha facilidad. También se abrió una nueva terminal del aeropuerto de Yuba, después de más de dos años de espera. Estas son señales que contribuyen para que se sienta nuevamente la normalidad, encendiendo las esperanzas de la población.


Deja un comentario

ONU: contra el secuestro de personas en Sudán del sur.

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos pide liberar a cientos de civiles secuestrados en Sudán del Sur

UNMISS
Desplazadosen Ecuatoria Occidental, Sudán del Sur.

18 Octubre 2018

Unos 900 civiles, en su mayoría mujeres, fueron secuestrados por las fuerzas de oposición de Sudán del Sur, que habrían cometido crímenes de guerra, entre abril y agosto de este año en la región de Ecuatoria Occidental. La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos urgió a una liberación inmediata de esas personas, entre las que se cuentan más de cien niños.

Un informe publicado este jueves por la Oficina de Derechos Humanos y la Misión de la ONU en Sudán del Sur (UNMISS) documentó los raptos y destacó que hasta la fecha se ignora la suerte o el paradero de esas personas, además de reportar el desplazamiento de 24.000 más durante los ataques de los rebeldes y la respuesta del Ejército sursudanés, que no distinguió a los civiles de los combatientes.

Michelle Bachelet, Alta Comisionada para los Derechos Humanos, instó a liberar inmediatamente a los secuestrados, empezando por los niños.

“Además, como parte de la revitalización del proceso de paz, es esencial que el Gobierno de Sudán del Sur lleve a rendir cuentas a los responsables de los abusos y violaciones detallados en el informe”, apuntó Bachelet en un comunicado.

Atrocidades y crímenes de guerra

Entre las atrocidades descritas por víctimas y testigos, el informe menciona que las mujeres y niñas secuestradas, algunas de apenas 12 años, fueron obligadas a desfilar para que los comandantes eligieran a algunas como “esposas” y dejar al resto a disposición de las tropas, que las violaron en múltiples ocasiones.

Los niños, por su parte, fueron forzados a combatir o se les utilizó para cargar las pertenencias de los combatientes.

La violencia se desató en abril, antes de la firma en agosto de un nuevo acuerdo de paz entre el presidente del país, Salva Kiir, y su ex presidente, Riek Machar, respaldado por el Ejército Popular de Liberación de Sudán en Oposición.

Según el informe, los ataques afectaron a 28 localidades, un asentamiento de desplazados y un campamento de refugiados.

Durante esas agresiones, las víctimas fueron objeto de una serie de abusos que podrían constituir crímenes de guerra, afirma el documento.

El jefe de la UNMISS, David Shearer, deploró los acontecimientos, ocurridos mientras las partes negociaban para lograr la paz y la reconciliación.

Shearer recordó que se ha firmado un nuevo acuerdo de paz que compromete a las partes a garantizar que no se cometan más atrocidades en el futuro y afirmó que la UNMISS vigilará cuidadosamente que así sea.


Deja un comentario

Consejo de seguridad ONU: aprobado el embargo de armas a Sudán del sur.

El Consejo de Seguridad impone el embargo de armas a Sudán del Sur

UNMISS / Eric Kanalstein
Un niño se esconde tras los cascos azules en un campamento cercado a la base de la Misión de las Naciones Unidas en Sudán del Sur.

13 Julio 2018

En una votación estrecha, el máximo órgano de decisión de la ONU aprobó una resolución para detener el flujo de armas hacia el país más joven del mundo. Los países a favor de la medida aseguraron que ayudará a proteger a los civiles, mientras que los que se abstuvieron indicaron que el embargo puede poner en riesgo el proceso de paz.

Con nueve votos a favor y seis abstenciones, el Consejo de Seguridad exige a todos los Estados tomar las medidas necesarias para hacer efectivo el embargo, que estará vigente hasta el 31 de mayo de 2019.

El embargo fue aprobado con los votos a favor de Cote d’Ivore, Francia, Kuwait, Holanda, Perú, Polonia, Suecia, el Reino Unido y Estados Unidos, y las abstenciones de Bolivia, China, Etiopía, Guinea Ecuatorial, Kazajastán y Rusia.

Bajo los términos de la resolución, los Estados deben impedir que armas y equipos relacionados de todo tipo, incluido munición, vehículos militares, equipamiento paramilitar, otros pertrechos y piezas de repuesto, entre en Sudán del Sur.

El Consejo también renovó las sanciones impuestas al régimen de Sudán del Sur, así como la prohibición de viajar y la congelación de los bienes de dos individuos acusados de fomentar la violencia durante el largo conflicto civil, que ha llevado a más de cuatro millones de personas a abandonar sus hogares y ha dejado a millones de personas dependientes de la ayuda humanitaria.

Si vamos a ayudar al pueblo de Sudán del Sur, necesitamos detener la violencia.

La embajadora estadounidense, Nikkie Haley, dijo: “Si vamos a ayudar al pueblo de Sudán del Sur, necesitamos detener la violencia. Y para detener la violencia, necesitamos detener el flujo de armamento a los grupos armados que los están usando para luchar entre ellos y aterrar a la población”.

En 2016, Estados Unidos, miembro permanente del Consejo de Seguridad, propuso ya el embargo de armas, pero fracasó al no obtener el apoyo necesario. “Desde entonces, sólo podemos imaginar cuántas armas han hecho su camino a las partes en Sudán del Sur, y cuánta gente ha tenido que morir”, afirmó Haley.

Los representantes de Etiopía y Guinea Ecuatorial expresaron su preocupación por el hecho de que la continuación de las medidas punitivas puede socavar el frágil proceso de país en el país.

El 27 de junio, el presidente de Sudán del Sur, Salva Kiier, y su rival político, el vicepresidente Riek Machar, firmaron un acuerdo que incluye un alto el fuego entre el Gobierno y las fuerzas de oposición.

Los esfuerzos previos para acabar con los enfrentamientos, en un conflicto que comenzó en 2013, han fracasado, dejando miles víctimas entre combatientes y civiles.