Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

El secretario general ONU y Trump: encuentro en la Casa Blanca.

El Secretario General y el presidente de Estados Unidos se comprometen a trabajar juntos en retos comunes

El Secretario General, António Guterres (derecha), y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante la 72a Asamblea General de la ONU. Foto de archivo: ONU/Rick Bajornas

21 de octubre, 2017 — El Secretario General de las Naciones Unidas se reunió con el presidente de Estados Unidos el viernes 20 de octubre en la Casa Blanca, para discutir, entre otros temas de interés común, las tensiones en la península de Corea y el combate al terrorismo.

Según la Oficina del Portavoz de la ONU, António Guterres y Donald Trump también hablaron sobre la eficiencia y reforma de Naciones Unidas, de la crisis en Myanmar y de la situación en Medio Oriente.

Guterres y Trump se comprometieron a trabajar juntos para abordar estos y otros desafíos en los próximos meses.

Anuncios


Deja un comentario

Próximo encuentro Rajoy-Trump. Se hablará de derechos humanos?

¿Estarán los derechos humanos en la agenda de la reunión Rajoy-Trump?

Protestas frente a la Corte Suprema de Washington pidiendo el cierre de Guantánamo. 11 de enero de 2017. © AP Photo/Molly Riley
  • Para Amnistía Internacional las políticas migratorias estadounidenses, el cierre de Guantánamo y la abolición de la pena de muerte en ese país deberían ser los temas prioritarios del encuentro y de las futuras relaciones bilaterales entre ambos países.
  • El encuentro entre ambos dignatarios tendrá lugar el próximo 26 de septiembre en la Casa Blanca.

Amnistía Internacional ha identificado al menos 100 medidas por parte del presidente Donald Trump que han amenazado y cuestionado los derechos humanos en Estados Unidos y en el mundo. Amnistía Internacional se ha dirigido al presidente de Gobierno español, Mariano Rajoy, que se reúne en próximo 26 de septiembre con su homólogo estadounidense, para recordarle que es necesario que se prioricen los derechos humanos en este encuentro y en las relaciones bilaterales entre ambos países.

Para la organización, deberían ser prioritarios algunos temas como los recortes en derechos de personas migrantes y refugiadas, la situación de los detenidos en Guantánamo, y la abolición de la pena de muerte en el único país americano que sigue aplicándola.

Por ello, Amnistía Internacional le ha pedido a Mariano Rajoy que:

Rechace las medidas, en muchos casos discriminatorias, que la administración estadounidense quiere sacar adelante en materia de inmigración y refugio, por vulnerar los derechos de las personas que precisan de protección internacional al huir de violencia y conflictos armados.

  • La cuota de personas refugiadas que EEUU puede aceptar en un año se reduce drásticamente. Para 2017, de las 110.000 personas refugiadas que se habían aceptado el año anterior, sólo se admitirían a 50.000. Lo que deja en situación de mayor vulnerabilidad a personas de todo el mundo que huyen de la guerra y la violencia, y que que están atrapadas en circunstancias desesperadas en países como Líbano, Jordania, Kenia o Pakistán.
  • La prohibición de la entrada en el país de personas procedentes de seis países de mayoría musulmana representa una forma de discriminación por motivos religiosos y da muestra de una cruel indiferencia hacia las familias. Esta prohibición, más que proteger, lo que hace es demonizar a millones de personas inocentes.
  • El levantamiento de un muro entre México y EEUU, la construcción de más centros de detención y la privación de fondos a las ciudades santuario, socavan aún más las protecciones  a las que tienen derecho las personas refugiadas según la legislación internacional. Estas medidas no tienen en cuenta la situación de las miles de personas migrantes que huyen de la violencia armada en México y América Central, y a las que se les se les niega la opción de plantear demandas de asilo, tal y como establece la legislación internacional.

Exija el cierre de Guantánamo, la plena rendición de cuentas y la reparación a las víctimas de violaciones de derechos humanos; además de garantizar asimismo que las bases militares en España no sean usadas para facilitar o cometer violaciones de derechos humanos.

  • Más de 15 años después de la llegada de los primeros prisioneros a la base naval de Guantánamo, hay todavía 41 personas detenidas en el centro, 31 de ellas sin cargos ni juicio. Las otras 10 han sido o están siendo sometidas a actuaciones judiciales que no respetan las garantías procesales internacionales, a pesar de que éstas son vinculantes para Estados Unidos. Seis de los detenidos podrían ser condenados a muerte tras ser juzgados sin las debidas garantías por comisiones militares.
  • Casi la mitad de los detenidos que siguen en Guantánamo estuvieron recluidos, antes de ser trasladados a la base, en el programa de detención secreta de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), donde la desaparición forzada y otras formas de tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes eran parte integral. La impunidad continúa.

Pida un compromiso para poner fin a la pena de muerte. Estados Unidos debe dejar de utilizar la pena de muerte contra personas que sufren discapacidad mental e intelectual, y establecer una moratoria oficial de las ejecuciones como primera medida hacia su plena abolición. Además, la organización pide que respalde el caso de Pablo Ibar, ciudadano español que fue condenado a pena de muerte en Estados Unidos y ahora está a la espera de que se repita el juicio.

  • En 2016, Estados Unidos fue, de nuevo, el único país de América en llevar a cabo ejecuciones. El número de personas ejecutadas el año pasado, 20, fue la cifra más baja registrada en EEUU desde 1991. También se redujeron el número de Estados que practicaron ejecuciones (5) y el número de condenas a muerte dictadas (32, la cifra más baja registrada desde 1973). Sin embargo, al final de 2016 aún había 2.832 personas condenadas a muerte. Datos que muestran que de forma creciente jueces, fiscales y jurados dan la espalda a la pena de muerte como medio de administrar justicia. A pesar de ello, en los nueve primeros meses de 2017 ya se han registrado 18 ejecuciones.
  • Pese a las buenas noticias sobre el español Pablo Ibar, dado que el Tribunal Supremo de Florida anuló el 4 de febrero de 2016 su condena a muerte y ordenó llevar a cabo un nuevo juicio y desestimó el recurso de la fiscalía en mayo de ese mismo año, éste es un caso que sigue necesitando del apoyo del gobierno español. Pablo Ibar sigue declarándose inocente.


Deja un comentario

Líder ONU critica a Trump por sus declaraciones sobre racismo y libertad de prensa.

Zeid advierte que las declaraciones del presidente de EE.UU pueden tener repercusiones peligrosas

Zeid Ra´ad Al Hussein, Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos. Foto: ONU/Jean-Marc Ferré

30 de agosto, 2017 — El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos calificó como abominable la manifestación de supremacistas blancos y neonazis en Charlottesville, en Estados Unidos, y aseguró que el presidente de ese país no lo condenó como merecía.

Durante una conferencia de prensa este miércoles en Ginebra, Zeid Ra’ad Al Hussein destacó un informe de su Oficina que reporta un fuerte aumento de los ataques antisemitas en Estados Unidos y señaló que los comentarios de Donald Trump referentes a las mujeres, los mexicanos, los musulmanes y las personas transgénero tienen repercusiones peligrosas.

“El presidente se enorgullece de ser vanguardista y romper con los tabús y sus partidarios lo ven como tal, pero eso tiene consecuencias ya que de alguna manera exhorta a quienes piensan de manera similar a que agudicen sus ataques contra las comunidades diferentes a ellos”, aseguró Zeid.

El jefe de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU también advirtió que la demonización de los medios de comunicación de Trump está teniendo repercusiones a nivel mundial.

Zeid mencionó el ataque a un periodista que cubría las protestas de Charlottesville y agregó que las declaraciones del presidente estadounidense son citadas como ejemplo en Camboya, donde se están revocando las licencias de varios medios y programas de radio.

El Alto Comisionado recordó que la libertad de prensa es una parte vital de la Constitución de Estados Unidos y afirmó estar sorprendido de que en vez de estar defendiendo este derecho, los medios estén bajo ataque del propio presidente del país.


Deja un comentario

USA: Posibles acuerdos entre Trump y los demócratas? Análisis.

What good can come from the Trump administration?

20170727T1533-0518-CNS-USA-MILITARY.jpg

President Donald Trump salutes the ensign and military personnel in Washington Jan. 20. (CNS/Mike Segar, Reuters)

The election of Donald Trump has been an unmitigated disaster for the United States and the world, but is there anything positive that might come from the Trump administration? Trump supporters, of course, think he will have a positive effect on our country and the world, but are there any issues on which the Trump administration might get bipartisan support?

We refreshed our website!Drop us a line at redesign@ncronline.org to tell us what you think. We value your feedback.

The U.S. bishops, who oppose him on many issues, believe that he will be good for the pro-life cause. Already he has appointed a pro-life justice to the U.S. Supreme Court, brought back the “Mexico City policy” of forbidding U.S. aid to foreign nongovernmental organizations that provide abortions, and worked to defund Planned Parenthood. The bishops also hope he will support them on issues of religious freedom, such as the contraceptive mandate. It is unlikely that any of these issues will find a bipartisan support.

Are there areas where the country can find bipartisan agreement?

20170123T1500-7544-CNS-MEXICO-CITY-POLICY (1)_500px.jpg

President Donald Trump holds up his executive memorandum reinstating the “Mexico City Policy” banning federal funding of abortion-providing groups abroad after he signed it Jan. 23 in the Oval Office of the White House in Washington. (CNS/Kevin Lamarque, Reuters)

One unforeseen impact of Trump is to unite Republican and Democratic members of Congress against him in passing bipartisan legislation imposing sanctions on Russia for its involvement in the 2016 election. The legislation does not allow Trump to withdraw the sanctions without congressional approval.

It is also likely that Congress will approve bipartisan legislation making it difficult for Trump to fire Robert Mueller, the special prosecutor investigating the Trump campaign’s involvement with the Russian intervention in the 2016 presidential election. Who knows what other ways Trump may inadvertently unite members of Congress?

But are there issues facing America where Trump may have a positive impact?

Trump’s opposition to trade agreements is not that different from the views of Bernie Sanders and other liberals, who feel that American workers have suffered under globalization. While Trump has exaggerated the impact of trade on American jobs, there is no question that trade agreements need input from other voices than just multinational corporations looking to increase their profits. American workers, environmentalists, and those concerned about the rights of foreign workers should have prominent places at the negotiating table. Is this an area where Democrats and the Trump administration can work together?

Trump has also been very skeptical about U.S. involvement in the Middle East. Although he is all for destroying the so-called Islamic State or ISIS, he sees little positive coming out of our involvement in Afghanistan, Iraq or Syria. Progressives would agree. Can progressives and Trump find common ground in getting out of the Middle East?

Much has been made of the friendly relationship between Trump and Russian President Vladimir Putin. It is currently getting a lot of negative coverage in the media. If they want to prove that this relationship is not sinister, they will have to show some positive results from their friendship. The most immediate need is for them to find a way to stop or at least reduce the fighting in Syria. Putin wants to protect its ally, the Assad regime. Trump wants to defeat ISIS while at the same time untangling the U.S. from Middle Eastern conflicts.

20170720T1150-0317-CNS-UN-AUZA-PLAN-RELIGIOUS-LEADERS_500px.jpg

A girl walks past the rubble of war in Damascus, Syria, July 19. (CNS/Bassam Khabieh, Reuters)

Trump has already announced that the U.S. will no longer fund anti-Assad rebels, which will please the Russians. Obama was never enthusiastic about arming these groups. There has already been an attempt by the U.S. and Russia to negotiate a ceasefire in southwest Syria. Peace would probably leave Syria partitioned and unstable, but better off than it is now. An end to the fighting in Syria would boost the international standing of both Putin and Trump. Could Democrats support it?

Making peace in Syria would require getting other actors to the negotiating table, but there is a bilateral action that could give Trump and Putin an easy victory and international applause — reducing Russian and American nuclear stockpiles.

The last agreement (New START) in 2010 limited each side to 1,550 strategic nuclear warheads deployed on 700 strategic delivery systems (intercontinental ballistic missiles, submarine-launched ballistic missiles and heavy bombers), and limited deployed and nondeployed launchers to 800. There are also thousands of nondeployed warheads in the stockpile of each country.

These weapons are expensive to maintain and could easily be reduced by half without impacting the security of either country. An agreement on reducing nuclear weapons would be positively greeted around the world. Could Trump and Democrats work together on this?

Reaching an agreement on Syria and nuclear weapons will not be easy with the atmosphere souring between Russia and the United States, but it is not impossible. The United States has the bad habit of categorizing countries as either friends or enemies, which makes diplomacy difficult. We need to learn to work towards agreements where possible with a government while still having serious disagreements, whether that be with Russia, Iran, Saudi Arabia, Turkey, Cuba or even North Korea.

Are there any domestic policies that might find bipartisan agreement?

Many commentators point to rebuilding U.S. infrastructure as an obvious program with bipartisan support. Here the biggest problem will be how to pay for it. Increasing gasoline taxes or deficit spending will be opposed by many Republicans, but some compromise might find bipartisan support.

The most likely issue for which bipartisan agreement is possible is the opioid crisis, which kills nearly 100 Americans each day. With the drug crisis now impacting the white middle class and rural America, politicians appear ready to see it as a health crisis rather than simply a crime. Trump said intelligent things about this crisis during his campaign. Democrats and Republicans should be able to make a deal here.

20170630T1213-0019-CNS-MALESIC-PASTORAL-OPIOID-CRISIS_770px.jpg

Bottles of opioid-based medication are seen at a pharmacy in Portsmouth, Ohio, June 21. (CNS/Bryan Woolston, Reuters)

The president’s stingy budget, which cuts most domestic programs, called for a 2 percent increase in drug treatment programs. These programs are aimed at getting people off drugs, yet there are long waiting periods for people who want to get in them. The U.S. has unsuccessfully spent billions of dollars trying to cut down the supply of drugs by treating everyone involved with drugs as criminals. Reducing the demand through treatment needs an equally robust investment. Every indication points to the possibility of bipartisan support for a sensible program to deal with drug addiction.

Progressives rightly bemoan most actions of the Trump administration, but they should not be blind to opportunities for progress on Syria, nuclear disarmament and the opioid crisis. There may even be other areas where cooperation is possible. Supporting bipartisan action to solve serious problems is the right thing to do, even if it means working with the Trump administration. In fact, on some issues, the Trump administration may be able to accomplish things a Democratic administration could not because Republicans would support him whereas they would oppose the same programs coming from a Democrat.

[Jesuit Fr. Thomas Reese is a columnist for NCR and author of Inside the Vatican: The Politics and Organization of the Catholic Church.]

Editor’s note: Sign up to receive free newsletters , and we will notify you when new Faith and Justice columns are out.


Deja un comentario

USA: los obispos contrarios a la nueva ley de Trump sobre la inmigración.

Obispos de EE.UU. contrarios a la nueva ley sobre inmigración aprobada por el presidente Trump

 

 

(RV).- Los Obispos de Estados Unidos se manifestaron contrarios a la nueva Ley de inmigración aprobada por el presidente Donald Trump. Se llama Raise Act – Reforma de la inmigración americana para reforzar el empleo – la nueva ley sobre la inmigración aprobada este 2 de agosto por el presidente Trump, que prevé cortes drásticos a los programas de reunificación familiar, que permiten a los hermanos e hijos adultos de ciudadanos americanos o residentes legales de pedir la llamada “Green card”, o bien “la carta verde” que permite residir y trabajar en los EE.UU. de modo permanente, además de abolir la lotería que asignaba 50 mil de estas Green Card, destinadas sobre todo a los ciudadanos de países más desfavorecidos.

Mons. Joe S. Vásquez, Obispo de Austin y Presidente de la Comisión de Migrantes de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, expresó en un comunicado de prensa que la Raise Act propuesta haría que la nación diese la espalda a  quienes buscan construir una vida mejor, y debilitaría los lazos familiares y sociales.

En esta emisión de Cadena de Amistad, recordaremos junto a ustedes las palabras delCardenal Joseph Tobin, Arzobispo de la Diócesis de Newark, entrevistado por Genry Batista de Radio Inmaculada con ocasión del Congreso Eucarístico de la Arquidiócesis de Atlanta, que se llevó a cabo el 16 y 17 de junio en el Georgia International Convention Center (GICC por sus siglas en inglés) en College Park con el tema “Mi familia y yo, serviremos al Señor”.

En esa ocasión el Arzobispo de Newark, además de la alegría por el Congreso y por el buen ánimo de los fieles latinoamericanos presentes en el país, manifestó su decepción por la situación que viven en este momento los migrantes en su país, y les envió un mensaje dealiento“A todos yo digo no temer, porque Cristo está con nosotros y vamos a encontrar el camino a con Él”, expresó.

(Griselda Mutual – Radio Vaticano)


Deja un comentario

Trump contra la admisión de personas musulmanas en USA

Nuevo rechazo de los tribunales a la prohibición discriminatoria de Trump contra personas musulmanas

Acto de Amnistía Internacional en Campo de Gibraltar contra la prohibición de la entrada de personas musulmanas del presidente Donald Trump. © Tomoyuki Hotta

25 de mayo de 2017

Tras el fallo de la Corte de Apelaciones del Cuarto Circuito en contra de la prohibición revisada de la entrada de personas musulmanas dictada por el presidente Trump, Margaret Huang, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Estados Unidos, ha declarado:

“Una y otra vez vemos que los tribunales y la ciudadanía rechazan totalmente este intento flagrante de convertir la intolerancia en ley. En vez de esperar a que otro tribunal más se pronuncie en contra de ella, el Congreso puede y debe tomar medidas que pongan definitivamente fin a esta política discriminatoria y peligrosa”.


Deja un comentario

Los derechos humanos en Arabia Saudí y la visita de Trump

La primera gira internacional de Trump, una señal de alarma para los derechos humanos en Oriente Medio

Por Philip Luther 8@philipluther) director para el norte de África y Oriente Medio de Amnistía Internacional,24 de mayo de 2017

Ha comenzado la primera gira internacional del presidente Donald Trump, y para muchas personas no pasa desapercibida la ironía que supone que Trump haya decidido que su primera etapa sea Arabia Saudí, el país donde se encuentran algunos de los lugares más sagrados para el islam.

A las pocas semanas de ocupar el cargo, el presidente Trump provocó la indignación mundial con su decisión, claramente discriminatoria, de prohibir la entrada en Estados Unidos a los ciudadanos y ciudadanas de seis países de mayoría musulmana.

Y sin embargo, este fin de semana asistió a una cumbre en Riad, a la que acudieron también decenas de dirigentes de todo el mundo islámico.

Trump también ha mantenido importantes reuniones con los dirigentes de Arabia Saudí y de otros miembros del Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo Pérsico a fin de estrechar lazos en materia económica y de seguridad. La lucha contra el terrorismo y la seguridad nacional han ocupado un lugar destacado en la agenda, y el rey Salman de Arabia Saudí ha descrito la reunión como una oportunidad de establecer “una nueva alianza en la guerra contra el extremismo”.


El presidente Donald Trump y la primera dama Melania Trump se unieron al rey Salman bin Abdulaziz Al Saud, de Arabia Saudí, y al presidente de Egipto, Abdel Fattah Al Sisi, el domingo 21 de mayo, para participar en la inauguración del “Centro Global para Combatir la Ideología Extremista”. © Foto oficial de la Casa Blanca por Shealah Craighead.

Ya de por sí esto debería hacer sonar las alarmas. El principal país anfitrión de la cumbre, Arabia Saudí, y muchos de los demás Estados del Golfo tienen un terrible historial en lo que se refiere a pisotear los derechos de la gente en nombre de la seguridad. La lucha contra el terrorismo se ha utilizado reiteradamente como justificación para recortar la libertad de expresión y reprimir a activistas de derechos humanos, disidentes políticos pacíficos y críticos del gobierno. Muchas de estas personas han sufrido acoso, prohibiciones para viajar y detenciones arbitrarias, o han sido privadas de su nacionalidad, siempre con el pretexto de proteger la seguridad nacional.

Durante su estancia en Arabia Saudí, el presidente Trump ha anunciado también uno de los mayores acuerdos de armas de la historia: Estados Unidos venderá armas —buques de combate, vehículos blindados para transporte de personal, misiles y otras municiones, y su correspondiente mantenimiento— por un valor millonario. Seguir suministrando armas y ayuda militar a Arabia Saudí, que dirige una coalición militar en Yemen sospechosa de cometer violaciones del derecho humanitario, es, como mínimo, una irresponsabilidad. Al hacerlo, Estados Unidos se arriesga a ser cómplice de crímenes de guerra.

Desde que comenzara el conflicto de Yemen, en 2015, Estados Unidos ha transferido armas a a Arabia Saudí por valor de más de 3.000 millones de dólares. No hay duda alguna de que estas armas están ayudando a exacerbar un conflicto que ha tenido un devastador impacto sobre la población civil. En septiembre de 2016, Amnistía Internacional confirmó que los restos de la aleta de una bomba hallados en un hospital de Médicos sin Fronteras que sufrió un ataque aéreo el 15 de agosto pertenecían a una bomba guiada de precisión serie Paveway de fabricación estadounidense.

La posibilidad de que el presidente Trump establezca alianzas nocivas con dirigentes que comparten su desdén por los derechos humanos durante su primera incursión en la diplomacia extranjera es sumamente preocupante.

Durante la cumbre de Riad estaba previsto que el presidente Trump coincidiera con el presidente de Sudán, Omar Al Bashir, contra quien pesa una orden de detención de la Corte Penal Internacional por crímenes de guerra, genocidio y crímenes de lesa humanidad.


Esta foto, tomada el martes 14 de febrero de 2017, muestra a trabajadores de la construcción en el barrio de Har Homa en el este de Jerusalén. Para la mayoría de los israelíes, Har Homa se ha convertido en otro barrio de Jerusalén, pero se trata de un asentamiento ilegal. © AP/Dan Balilty

La próxima escala del presidente Trump en su gira internacional ha sido una visita de 24 horas a Israel, donde ha anunciado un ambicioso plan para conseguir “el acuerdo definitivo” de paz en Oriente Medio. Los gobiernos de Israel tienen décadas de experiencia en el uso de la seguridad nacional como justificación de violaciones en gran escala. Las brutales prácticas de Israel han infligido sufrimiento en gran escala a los palestinos y palestinas de los Territorios Ocupados durante sus 50 años de ocupación.

En los últimos meses, animadas ante la perspectiva de tener un nuevo aliado en la Casa Blanca, las autoridades israelíes también han acelerado la expansión de los asentamientos, anunciando sus planes de crear dos nuevos asentamientos en la Cisjordania ocupada y de construir más de 6.000 viviendas ilegales en los asentamientos ya existentes, en flagrante violación del derecho internacional. También han intensificado las demoliciones de viviendas palestinas y han reactivado los planes de construir miles de viviendas en el territorio ocupado de Jerusalén Oriental, suspendidos ante la presión de Estados Unidos.

Tanto en su país como en el extranjero, el presidente Trump ha dejado claro en reiteradas ocasiones que los derechos humanos no podrían estar más lejos de su agenda.


Banderas de Estados Unidos y Arabia Saudí a la llegada de Trump al país. © AFP/Getty Images

Su gira internacional puede sentar las bases de una nueva alianza entre dirigentes de ideas afines que coincidan en la idea, profundamente errónea y peligrosa, de que la seguridad nacional puede justificar que se pisoteen los derechos básicos de la gente.

Por eso es tan importante mantener la lucha en favor de los derechos humanos, protestando ante la injusticia y defendiendo la dignidad humana.

Ahora más que nunca, necesitamos valientes defensores y defensoras de los derechos humanos que puedan ayudar a llenar el vacío que dejan los dirigentes que dan la espalda a los derechos humanos.

El pasado 16 de mayo, Amnistía Internacional presentó su campaña internacional “Valiente” para ayudar a proteger a las personas que defienden los derechos humanos en todo el mundo.