Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Ayuda humanitaria de la Cruz Roja a Venezuela. Será posible?

o

CARACAS, VENEZUELA

La Cruz Roja dijo el viernes que comenzará a distribuir ayuda humanitaria en Venezuela dentro de dos semanas, y el diario New York Times reportó que había adquirido autorización del régimen de Nicolás Maduro para hacerlo, lo que constituiría la primera admisión del gobernante de las condiciones de hambruna que registra el país petrolero.

“Estimamos que en un plazo de aproximadamente 15 días estaremos preparados para brindar la ayuda (…). Esperamos ayudar a 650,000 personas en un primer momento”, dijo en rueda de prensa Francesco Rocca, presidente de la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja.

Pero el anuncio de la Cruz Roja vino acompañada de una advertencia emitida por Rocca de que la organización internacional no permitirá que la entrega de ayuda sea utilizada en el enfrentamiento entre el presidente interino Juan Guaidó y el régimen de Nicolás Maduro.

Play Video

Duration 1:32

Venezolana hacía cola por un almuerzo gratis en Colombia cuando entró en trabajo de parto

La venezolana Mirianni Amarilis Mendoza huyó de Venezuela hace una semana y entró en trabajo de parto este miércoles mientras hacía cola por un almuerzo gratis. Fue atendida por socrristas de la Cruz Roja y la Policía Metropolitana de Cúcuta dio a

por McClatchy

La entrega de la ayuda humanitaria “no es tomar parte [en el conflicto], es una labor técnica”, enfatizó en una rueda de prensa brindada en Caracas.

Una fuente en Cruz Roja le confirmo a el Nuevo Herald desde Caracas que la organización había consultado a “todos los poderes en Venezuela”, incluyendo al régimen de Maduro y los colaboradores de Guaido antes de tomar la decisión de llevar la ayuda humanitaria a Venezuela.

“Nuestros voluntarios van a tener la garantía de que van a poder actuar. Somos independientes, neutrales e imparciales. Si no, no seria ayuda humanitaria”, dijo la fuente que habló bajo condición de anonimato.

Al ser consultado sobre la posibilidad de que el régimen proceda a confiscar la ayuda humanitaria, la fuente dijo que los colaboradores esperan que eso no suceda. “El Presidente Francesco [Rocca] fue muy claro; vamos a denunciar cualquier intento de obstrucción”, dijo.

En el proceso de distribución también tiene previsto participar la iglesia católica.

El colpaso económico por el que atraviesa Venezuela ha llevado a millones de pesonas a padecer condiciones de hambruna, con más de la mitad de la población admitiendo que no comen las tres veces al día. La situación es agravada por la falta de medicinas en el país.

De concretarse, esta sería la primera vez que el régimen bolivariano permite el ingreso de ayuda internacional al país. Un intento realizado por Guaidó el 23 de febrero fue implacablemente bloqueado por soldados y grupos paramilitares vinculados al chavismo, dejando un saldo de al menos cuatro muertos y cientos de heridos.

Toneladas de ayuda humanitaria donadas por Estados Unidos y varios países de América Latina yacen en almacenes ubicados en la ciudad colombiana de Cúcuta y el también fronterizo estado brasileño de Roraima, sin que el equipo de Guaidó haya logrado llevarla hasta Venezuela.

El anuncio realizado por la Cruz Roja “representa el primer reconocimiento tácito del gobierno del presidente Nicolás Maduro de que los venezolanos están sufriendo por la falta de alimentos y otros productos de primera necesidad en momentos en que la economía cae aceleradamente hacia el colapso”, reportó el New York Times.

“La Cruz Roja dijo que el permiso otorgado por el Señor Maduro permitirá comenzar a entregar material medico tan pronto como la próxima semana”, agregó el diario.

Las primeras entregas serían realizadas directamente a hospitales.

Aún cuando la Cruz Roja insistió en que no desea que su actuación en Venezuela sea politizada, el tema fue celebrado de inmediato por Guaidó.

“En las próximas horas, en los próximos días, estaremos recibiendo importantes apoyos médicos para contener esta tragedia”, dijo Guaidó a través de su cuenta de Twitter.

“Esto es resultado de nuestra presión e insistencia. La lucha por el bien de todos da frutos”, agregó.


Deja un comentario

Caritas latinoamericanas y Caribe; importante congreso en Honduras

2019.02.08 Cáritas2019.02.08 Cáritas 

Congreso Cáritas: el pueblo siente la exclusión, el hambre y la miseria

Finalizó en Honduras, el XIX Congreso Latinoamericano y del Caribe de Cáritas, realizado entre el 3 y el 7 de febrero. El lema fue: “Iglesia en salida que transforma y cuida la casa común

Ciudad del Vaticano

Al finalizar el XIX Congreso Latinoamericano y del Caribe que se realizó en Valle de Ángeles, Honduras, entre el 3 y el 7 de febrero, bajo el lema “Iglesia en salida que Transforma y Cuida la Casa Común”, los representantes de las 22 Caritas de la Región,  reafirmaron su compromiso de seguir acompañado a nuestros pueblos, especialmente a los  más vulnerables y a cuidar la casa común.

Durante los cinco días de encuentro, que contó también con la participación de representantes de Caritas Internationalis, Caritas de Europa y Estados Unidos, los participantes trabajaron en Talleres sobre Migración, Cuidado de la Casa Común, Violencias, Gobernabilidad y Corrupción, Nuevas Economías y Fortalecimiento de las Caritas parroquiales y diocesanas.

Clamores de los empobrecidos

La jornada final inició con la ponencia sobre ¿Cómo Caritas escucha y da respuesta a los clamores de las y los empobrecidos a partir de su experiencia? Bruno Marie-Duffe, secretario del Dicasterio para el servicio del Desarrollo Humano Integral, quien señaló que su labor está basada en cuatro verbos: Acoger, Promover, Sostener y Acompañar con la caridad de Dios; donde su labor radica en llevar adelante la verdadera Iglesia en salida.

Declaración final

Posteriormente, se presentó la declaración final del encuentro que señala en otras puntos: “Hemos experimentado la presencia del Espíritu de Dios y la fuerza de nuestros Mártires para discernir la realidad de dolor y sufrimiento de nuestro pueblo pobre que experimenta los rigores de la exclusión, el hambre y la miseria; la falta de oportunidades para el desarrollo; la migración forzada; la trata de personas, la fragilidad democrática, como fruto de la corrupción; el extractivismo voraz que daña y destruye la Casa Común y otros males causados por el egoísmo de un modelo económico que reduce al ser humano a la categoría de consumidor, descartable, en caso de no responder a las exigencias del mercado”.

En otro punto el texto señala que: “Asumimos la invitación que nos hace el Papa Francisco para que Latinoamérica se abra al camino de la paz y del desarrollo integral de su gente, porque su rostro está herido por tanta violencia…. En este contexto, la misión de Caritas es promover una nueva civilización del amor y buscar la solidaridad. Participar de la vida social nos hace artesanos de nuestro destino común y cuidadores de los dones recibidos y transformadores de un futuro libre de violencia”.

Compromisos

La declaración concluye con una serie de nueve compromisos que asumen la Caritas de América Latina y el Caribe, entre los cuales destaca: Defender y promover la primacía de la Persona Humana y el lugar prevalente de los Derechos Humanos en nuestro quehacer pastoral; y Cuidar  la Casa Común y defender la vida en todas sus formas y en todas sus etapas, desde un compromiso con una Ecología Integral y en resguardo de las culturas.

Finalmente, la Asamblea agradeció el mensaje enviado por el Papa Francisco con una carta en la que le señalan: “Nos comprometemos como Caritas, a todos los niveles, a seguir acompañado a nuestros pueblos, especialmente a los hermanos más vulnerables; a defender su dignidad y también la vida en todas sus formas y en todas sus etapas; a cuidar la casa común y defender a la hermana madre tierra”.


Deja un comentario

España: informe de Caritas sobre las consecuencias de la crisis económica.

Caritas España: «la crisis deja una sociedad poco empática con los pobres»

La organización asegura a través de un informe, que 8,6 millones de personas padecen exclusión severa, lo que representa 1,2 millones más que en 2007; justo antes de que estallara la crisis de la “burbuja inmobiliaria”.

Sofía Lobos- Ciudad del Vaticano

A pesar de la disminución del índice del paro en España y la fuerte mejora del empleo, la inequidad social no se recupera con la misma intensidad que caracterizó la salida de las recesiones económicas anteriores.

A diez años de la crisis, más desigualdad social

“Diez años después de la primera embestida de la crisis económica en este país, sus efectos dejan una estructura social diferente, una sociedad con una integración social más débil y una exclusión social aumentada”, así lo anuncia Cáritas, al constatar que 8,6 millones de personas padecen exclusión social en España, es decir 1,2 millones más que en 2007, según los datos de la encuesta de la Fundación FOESA –realizada en 11.500 hogares de las 17 comunidades autónomas– y publicada el 26 de septiembre en la sede central de Cáritas, en Madrid.

La recuperación de la crisis no llega a todos

“Esta es la factura que nuestra sociedad ha pagado tras una crisis de 6 años y otros 4 de recuperación”, señalan los expertos a la luz de la encuesta – presentada por Jesús Fernández, obispo responsable de Cáritas; Manuel Bretón, presidente de Cáritas; Natalia Peiro, secretaria general; y Raúl Flores, coordinador de Estudios de la organización–, la cual muestra la existencia de “una recuperación a dos velocidades, que provoca un mayor distanciamiento entre los que viven una participan social integrada y quienes transitan por los espacios más alejados de la exclusión”.

“ 8,6 millones de personas padecen exclusión social en España, es decir 1,2 millones más que en 2007 ”

“Hemos recuperado los niveles en cuanto a integración social, pero no en cuanto a exclusión social”, señaló Flores, quien también confirmó que la recuperación de la crisis no está llegando a las personas en situación de exclusión severa:

“Seis millones viven tan al día que cualquier empeoramiento de indicador económico hacen que sus posibilidades de caer en la exclusión sean muy altas”, añadió.

El empleo no saca de la exclusión

Asimismo, Cáritas reconoce que la mitad de la población “disfruta de integración plena y no se encuentra afectada por ningún riesgo de vulnerabilidad social”, así como que “la integración plena ha aumentado del 34% al 48% en 2018, lo que significa una mejora del 42%”, igualando la situación en 2007.

“ Seis millones de personas viven tan al día que cualquier empeoramiento de indicador económico hacen que sus posibilidades de caer en la exclusión sean muy altas ”

Sin embargo, la organización hace hincapié en que las medidas adoptadas hasta el momento, no son suficientes.

 

“Una vez recuperada la senda del crecimiento económico –señalan–, se confiaba en que la gran cantidad de empleo que se está creando tendría suficiente impacto sobre las situaciones de vulnerabilidad descritas, pero no está teniendo el efecto deseado ya que la calidad del empleo es insuficiente para cubrir las necesidades de los hogares”, declaró Flores.

Además, las administraciones públicas tampoco están respondiendo con políticas sociales adecuadas.

“Asistimos -señala el avance del estudio FOESSA– a una protección social insuficiente, pero ahora en época de bonanza económica. La reducción de la tasa de cobertura ha pasado del 74% en 2008 al 56% actual”.

Una sociedad sin empatía por el pobre

“Diez años después de la crisis, hay un 18% de población que vive en situación de exclusión y volvemos a no querer verles, a esconderlos en las cifras de la recuperación. Sube la gravedad de las personas que acude a nosotros, mostrando una sociedad desligada, con poca empatía hacia las personas que viven en situación de pobreza”, aseguró por su parte Natalia Peiro, secretaria general de Cáritas.

A pesar de estos datos, la solidaridad del pueblo Español sigue existiendo y poniéndose en práctica de manera concreta y comprometida.

Mirar desde fuera, sin comprometerse

Así lo señaló, Mons. Jesús Fernández, obispo auxiliar de Santiago de Compostela y responsable de Cáritas en la Comisión Episcopal de Pastoral Social hablando sobre el trabajo que realizan los 84.000 voluntarios de Cáritas repartidos por las 6.000 Cáritas parroquiales en las 70 diócesis; así como la gran labor de los 5.000 contratados.

“ Diez años después de la crisis, hay un 18% de población que vive en situació


Deja un comentario

India: solidaridad de Caritas con las víctimas de Kerala

KeralaKerala  (AFP or licensors)

Caritas India: alimentos y saneamiento, necesidades inmediatas en Kerala

A medida que el agua retrocede la necesidades inmediatas tienen que ver con el saneamiento, expresa el Director de Caritas India

Ciudad del Vaticano

Son un millón los desplazados que se encuentran en los campos de acogida del gobierno en India, tras las inundaciones y deslizamientos de tierra causados por las lluvias monzónicas, según declaraciones del portavoz del gobierno local a AFP. Los desplazados también están alojados en parroquias, escuelas e infraestructuras puestas a disposición por las organizaciones no gubernamentales y por la Iglesia. Caritas India en coordinación con las Caritas diocesanas de los territorios afectados está proveyendo de alimentos, reparo, agua potable y medicinas.

El padre Paul Moonjely, director ejecutivo de Caritas India, entrevistado por Robin Gomes, habla acerca de las necesidades actuales más urgentes de las personas en Kerala:

R.- En este momento la necesidad actual de la gente son los bienes alimenticios, que están siendo organizados de una mejor manera. Han habido muchas respuestas positivas de diferentes partes del país y los materiales de ayuda y provisiones están llegando continuamente. Y a medida que el agua está retrocediendo, la necesidad inmediata y las acciones que se deben tomar son las que tienen que ver con el saneamiento. Los materiales de saneamiento, los equipos de saneamiento y los equipos para la disentería serán el tipo de necesidades urgentes importantes.

¿Cómo está coordinando Caritas sus operaciones de socorro y rehabilitación?

R.- Caritas India tiene una red muy buena en el estado de Kerala, con 32 sociedades diocesanas de trabajo social y cientos de comunidades y congregaciones religiosas. Caritas India coordina esta enorme respuesta a través de las sociedades diocesanas de trabajo social y las comunidades religiosas. Podemos llegar a casi 1 millón abriendo nuestras iglesias, salones parroquiales y todas las demás infraestructuras de las diócesis y comunidades religiosas para alojar a la gente en campamentos de socorro y también proporcionando materiales de socorro y otros sistemas de apoyo. Así es como Caritas India opera a través de sus colaboradores en el estado.

Photogallery

Kerala
21 agosto 2018, 16:05


Deja un comentario

Caritas italiana: problemas sociales a nivel europeo.

Caritas italiana: “La pobreza hace que crezcan miedos y conflictos en Europa”

El vicedirector Paolo Beccegato: «Los números de los flujos migratorios son risibles para el continente, en Italia el fenómeno está estable desde hace años». «Para favorecer el desarrollo se necesitan reglas comerciales más equitativas a nivel internacional; que la UE no solo piense en los bancos»

Caritas italiana: “La pobreza hace que crezcan miedos y conflictos en Europa”

8
0
Pubblicato il 05/06/2018
Ultima modifica il 05/06/2018 alle ore 15:16
FRANCESCO PELOSO
ROMA

 

Una Europa más pobre, en la que persisten fuertes desigualdades, genera miedos y conflictos. A menudo los que pagan la factura son los refugiados y los que piden asilo, cuya llegada es vista como un peligro aunque, en realidad, los números sean bastante contenidos. Es lo que explicó a Vatican Insider Paolo Beccegato, vicedirector de la Caritas italiana y responsable de la zona internacional de la organización. También la Unión Europea tiene sus culpas en este escenario, pero muchas responsabilidades son de los gobiernos nacionales que prefieren instrumentalizar ciertos temas en lugar de afrontarlos con equilibrio.

 

Teniendo en cuenta la Europa de estos últimos tiempos, parece surgir una fuerte conexión entre el aumento de la pobreza y la extensión de miedos colectivos. ¿Cómo evalúan el fenómeno desde el observatorio de la Caritas?

 

Se trata de un dato de facto que no solo proviene de nuestra experiencia, que nos lleva a frecuentar cotidianamente las periferias más pobres y más necesitadas, sino que ha sido confirmado por todos los estudios al respecto a nivel internacional y a nivel europeo. Hay una correlación muy estrecha entre la pobreza y los conflictos que, obviamente, en los casos más graves se transforman en guerras. La relación a nivel internacional es entre países en vías de desarrollo y guerras armadas y organizadas. Pero también sucede de diferentes maneras en los países más ricos, cuando hay un empobrecimiento de vastos sectores de la población, cuando hay una recesión, como en Italia, en donde, en la última década, se ha más que duplicado el número de las personas que viven en la miseria absoluta, y hay grandes desigualdades sociales.

 

¿Cómo definir la pobreza desde el punto de vista general?

 

La pobreza se distingue mediante cuatro factores principales. El primero es la pobreza absoluta: entre más pobreza, mayores conflictos y aumento de la violencia. Europa es el continente en el que, durante los últimos 5 años, han crecido con mayor velocidad los fenómenos de violencia, xenofobia, racismo. Todos estos son fenómenos que derivan no del enloquecimiento de la población, sino de diferentes causas. Después está la recesión: es decir, cuando una persona ve que disminuye el proprio rédito constantemente, aumenta el resentimiento social. El tercer elemento son las desigualdades que en Italia y en Europa están aumentando, y estas también son un factor que llevan a conflictos y a la falta de cohesión social. El cuarto elemento es la dependencia de pocas fuentes de financiamiento. Si una economía o una sociedad ofrece muchas oportunidades con respecto al mercado del trabajo, muchas posibilidades e instrumentos, como la renta de inclusión social, que ayudan a las franjas más débiles, las tensiones disminuyen. Este instrumento, entre otros, acaba de ser introducido; se trata de un experimento, pero esperemos que pueda convertirse en un sistema y el futuro gobierno deberá comprometerse al respecto sistemáticamente. Todos estos son factores que desde hace décadas son analizados y, grosso modo, son los mismos sin importar los países o las culturas, de manera bastante transversal. Y esto incluye a Europa.

 

¿La crisis que también ha sacudido a Europa y el empobrecimiento de amplios sectores sociales en el continente han provocado una reacción más dura frente a los flujos migratorios?

 

Seguramente ha habido una percepción negativa de los flujos migratorios, si pensamos en fenómenos como las pateras, el paso de los Balcanes (que ha influido poco en Italia), la implosión de Libia, la crisis siria… han determinado el miedo de una especie de tsunami humano inminente, pero nunca ha llegado. Los picos que ha habido en los años pasados (pero no durante el último) de alrededor de 190 mil llegadas al año no son prácticamente nada si se comparan con las personas que han tenido que acoger países como Líbano, Jordania o la misma Turquía, que tiene el mayor número de refugiados del mundo. Es decir, ha habido una descripción del fenómeno excesiva, porque los números reales siempre han sido extremadamente exiguos. Obviamente ha habido una percepción de la gente de miedo, porque se pensaba que se podía tratar de un fenómeno fuera de control. Pero los datos, en sí mismos, son bastante reducidos y no presentan problemas para la acogida ni en Italia ni en Europa. Estoy hablando del fenómeno de los que piden asilo, de la protección internacional, de los refugiados, es decir de los desembarcos. Porque desde el punto de vista de los flujos migratorios en general, en cambio, nos encontramos en 5 millones desde hace ya varios años. El número se mantiene estable desde hace tiempo y los flujos casi se han detenido.

 

¿El tipo de migración que llega con los desembarcos da más miedo porque está compuesto por personas desesperadas que habrían preferido no partir, por pobres que nos espantan?

 

Claro, estas personas, particularmente las que piden asilo, escaparon de las propias casas en condiciones rocambolescas; muchas personas no lo han logrado, su viaje (cuando es descrito) provoca escalofríos; nosotros decimos que no teníamos un verdadero proyecto migratorio, por lo que muchos de ellos no podían contar con un punto de apoyo aquí, con un amigo, un pariente, una unión familiar, que les habría ayudado mucho en el recorrido de integración. Han llegado a nuestra tierra arriesgando las vidas, casi ninguno sabe el italiano y tienen esperanzas bastante imprecisas. Todo esto, naturalmente, ha representado una dura prueba para el sistema de acogida con respecto al pasado, porque se ha tratado, efectivamente, de una migración forzada: son personas que provienen de países en guerra, fuertemente inestables o fuertemente antidemocráticos. Entonces, por una parte, estos flujos tienen características que han turbado a nuestras comunidades, sobre todo cuando se ha hecho una acogida no extendida, sino concentrada en algunos centros y localidades sin atención por la población local. Entonces sí, se han manifestado signos de intolerancia, pero no porque la gente sea mala, sino porque no ha habido una buena planeación.

 

A menudo se habla de expatriar, pero en realidad se trata de una operación muy difícil precisamente teniendo en cuenta los tipos de países de los que llegan los refugiados. ¿Por qué se habla de ello con tanta insistencia?

 

Porque parece ser la solución para los que, al no lograr detenerlos antes, tratan de echarlos después. Pero, en primer lugar, en el 99% de los casos se va contra su voluntad; llevarlos nuevamente a sus lugares de origen significa, muy a menudo, condenarlos o a la cárcel o a la muerte, además del fracaso familiar y personal. Muchos de ellos se han endeudado para viajar, han recorrido el trayecto en etapas, trabajando día y noche para juntar dinero para la etapa siguiente y así hasta llegar a Europa. Y luego, volver a llevarlos a sus países de origen implica un acuerdo con esos mismos países. También hay costos muy elevados, porque no se trata simplemente de ponerlos en un avión y listo, sino que hay toda una práctica que se debe seguir y cuesta a los gobiernos europeos. Entonces sí, también aquí hay toda una narrativa y una instrumentalización del argumento. En cambio, si hubiera mayor equilibrio se podrían afrontar mejor estos fenómenos.

 

En relación con el tema de la pobreza como parte de la cuestión migratoria (pero no solamente), ¿la UE ha logrado hacer algo verdaderamente, ha logrado ser concreta, o también Bruselas tiene sus responsabilidades?

 

Para mí, el problema no es tanto de la UE como de cada uno de los estados miembros que dejan que prevalezcan los intereses nacionales por sobre los intereses generales, acaso instrumentalizando una cuestión, sin pensar en los datos reales, en los temas económicos, en la disminución de la demografía, y así sucesivamente. Por lo tanto, la UE al tratar de obligar a que los diferentes países se sienten a una mesa para encontrar respuestas a los problemas, alternativas (por ejemplo, con respecto al reglamento de Dublín), no ha hecho todo lo posible, incluso en términos de solidaridad interna. Pero tampoco se ha hecho mucho en términos de redimensionamiento de una cuestión inflada como la de los refugiados. Ahora han aumentado un poco los desembarcos, pero como sea se habla de números muy bajos con respecto a los 500 mil millones que vivimos en Europa. La responsabilidad, en general, me parece más de los jefes de los gobiernos.

 

Entre los temas que ha planteado el Papa en estos años está el de una “finanza fuera de control”, que enriquece improductivamente a una parte reducida de la población. Es decir, sí que existen los recursos fara afrontar los temas sociales…

 

En términos de finanzas enloquecidas o de equilibrio de conjunto, hay, objetivamente, responsabilidades, también en Europa, muy grandes con respecto, por ejemplo, al salvamiento de las bancas (el Papa lo ha dicho miles de veces), a la deuda pública de los estados y cómo se ha formado. La pregunta es: ¿qué tanto peso damos a los pobres en nuestras políticas? ¿Cuánto damos a las políticas de acogida e integración? Muy poco, porque, si consideráramos los números reales, son risibles. Y luego, si se quiere disminuir los recursos destinados a la acogida, que se haga, pero son cifras que no cambiarán los destinos de Italia o Europa. Los refugiados son los primeros que dicen no querer asistencialismo, son los primeros que quieren trabajar para dar una aportación útil a nuestro país. Mejor recordemos los fenómenos como el de los caporales en la agricultura, sobre los que a menudo callamos, y en los que es explotada la mano de obra extranjera. Hay, pues, una finanza que puede favorecer a quienes ya tienen dinero, y no por nada las desigualdades siguen aumentando año con año. Existe, por el contrario, una finanza que es la que indica el Papa, guiada por una ética mínimamente compartida, que se preocupa por los derechos humanos de todos los hombres y de todo el hombre, y no solo de algunos, que va hacia una dirección opuesta. Esta finanza, al servicio del hombre, le haría bien tanto a nuestras comunidades como a los que piden asilo.

 

¿La Unión Europea podría hacer más también en relación con los países en vías de desarrollo?

 

La política agrícola común, por ejemplo, la PAC, destina recursos inmensos a la agricultura. Y, ¿qué sucede? En primer lugar se crea un “dumping” (exportación de mercancías a bajo precio, fuera del mercado, con respecto al mercado interno, ndr.) y, generalmente, los productos agrícolas europeos son tan subvencionados que pueden ser vendidos fuera de la Unión Europea a precios mucho más bajos que los de otras naciones. Ahora los Estados Unidos han puesto aranceles sobre la importación de acero y aluminio, para contrarrestar el “dumping” de China sobre esas mercancías, pero Europa hace lo mismo con la agricultura. Entonces, en los acuerdos comerciales internacionales hay que tratar estos temas con equilibrio, clarividencia, poniéndose de acuerdo sobre qué es “dumping”, hay que fijar reglas para los aranceles; Trump tiene razón cuando afirma que en algunos casos no hay reciprocidad, y se necesita reciprocidad. Pero entonces, los gobiernos deben volver a una sede multilateral, es decir a la Organización Mundial del Comercio para negociar sobre acuerdos comerciales más justos. Las cosas están de tal manera que a una vaca europea se destinan unos dos euros al día, que es más de lo que reciben dos millones y medio de personas en el mundo que, efectivamente, viven con menos de dos euros al día. Un sistema de este tipo provoca que cuando vendemos productos agrícolas en África, los europeos cuestan menos que las producciones locales. Reduciendo el “dumping” se ayudaría mucho a los países en vías de desarrollo, por ejemplo.

 

Es decir, las instituciones supranacionales sirven…

 

Para afrontar estos problemas se necesitan realidades multilaterales, a las que debemos dar más valor, desde las agencias de la ONU hasta la Organización Mundial del Comercio. Hay que ir más allá de las negociaciones bilaterales y encontrar acuerdos compartidos a nivel global.


Deja un comentario

Día mundial del medio ambiente. El cambio climático. Nota de Caritas

 

 

NOTA DE PRENSA
5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente
La campaña «Si Cuidas el Planeta, Combates la Pobreza»
pide políticas activas para revertir el cambio climático
Reclama la movilización global de todos los agentes sociales
y de la ciudadanía ante la próxima celebración en Polonia de la COP24
Alerta de que los peores impactos del calentamiento recaerán en las próximas
décadas sobre los países en desarrollo y las comunidades más vulnerables
Madrid, 4 de junio de 2018.- La celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, el 5 de
junio, es una jornada de especial significado para la Campaña SI CUIDAS EL PLANETA,
COMBATES LA POBREZA, una iniciativa de sensibilización surgida hace dos años bajo la
inspiración de la encíclica Laudato si’ con el objetivo de “escuchar el clamor de los pobres y
de la tierra”, impulsar la toma de conciencia sobre la necesidad de promover el cuidado de
la Creación, y de revertir el cambio climático y la degradación ambiental a través de un
cambio de actitudes personales y de políticas globales.
Las entidades que impulsan la Campaña –Cáritas, CEDIS, CONFER, Justicia y Paz, Manos
Unidas y REDES (Red de Entidades para el Desarrollo Solidario)— recuerdan, en el marco de
esta celebración, su llamamiento a combatir los efectos del cambio climático y a evitar todas
aquellas prácticas y hábitos que ahora mismo promueven ese calentamiento global y cuyos
peores impactos recaerán en las próximas décadas sobre las comunidades más
empobrecidas del planeta.
Movilización social ante la COP24
Este objetivo es especialmente necesario en un momento en que los compromisos
adquiridos en el Acuerdo de París están en precario dada la eventual retirada del mismo de
algunos Gobiernos signatarios, lo que reclama la movilización global de todos los agentes
sociales y de la ciudadanía de cara a la próxima celebración en Polonia de la COP24.
El Día Mundial del Medio Ambiente es una ocasión inmejorable para recordar que el clima
es un bien común que ha sido alterado en las últimas décadas debido a la gran
concentración de gases contaminantes, debidos, sobre todo, a la actividad humana. Este
fenómeno se ve potenciado, además, por un patrón de desarrollo basado en el uso intensivo
de combustibles fósiles, que constituye el núcleo del sistema energético mundial.

La pregunta a la que urge responder es cuánto tiempo nos queda para encontrar soluciones
antes de que todo el ecosistema planetario colapse.
Soluciones técnicas
Por ese motivo, la Campaña SI CUIDAS EL PLANETA, COMBATES LA POBREZA defiende unas
soluciones técnicas para el cambio climático basadas en el uso de nuevos tipos de energías,
que eviten el derroche energético y contrarresten los efectos de las ya utilizadas.
Esto reclama la adopción de medidas como, entre otras, cambiar los combustibles fósiles
por energías renovables, promover formas de ahorro de energía, sustituir el transporte
privado por otro público que evite las emisiones, construir viviendas y edificios ecológicos,
detener la deforestación y regenerar los bosques, cambiar las técnicas agrícolas intensivas
por otras respetuosas con el medio, trabajar con los países en su desarrollo para mejorar sin
copiar los malos hábitos experimentados hasta ahora, fomentar el uso de las tres erres
(reducción, reutilización y reciclaje), y sustituir materiales y procesos contaminantes.
Peores efectos sobre los más vulnerables
El cambio climático es un problema global con graves dimensiones ambientales, sociales,
económicas, distributivas y políticas, y plantea uno de los principales desafíos actuales para
la humanidad. No debe olvidarse, además, que los peores impactos probablemente
recaerán en las próximas décadas sobre los países en desarrollo y las regiones más
vulnerables.
Muchas comunidades pobres viven en lugares particularmente afectados por fenómenos
relacionados con el calentamiento, y cuyos medios de subsistencia dependen fuertemente
de las reservas y ciclos naturales, como la agricultura, la pesca y los recursos forestales. Estos
países, que son los menos responsables del cambio climático, al emitir menos GEI (gases
efecto invernadero) a la atmósfera en su estilo de vida y producción, son también quienes
tienen menos recursos para adaptarse a los efectos del calentamiento.
El cambio climático, por otra parte, es responsable de movimientos de población que
provocan en quienes se ven obligados a migrar gran incertidumbre e inseguridad ante el
futuro de sus vidas y de sus hijos. Es especialmente trágico el aumento de migrantes que
huyen de unas condiciones de miseria agravadas por la degradación ambiental, pero que
no son reconocidos como refugiados en las convenciones internacionales y carecen, por
tanto, de protección alguna.
Sentido de responsabilidad
Las entidades promotoras de la Campaña denunciamos la indiferencia casi generalizada con
la que se producen estos dramas de movilidad en distintas partes del mundo, lo que, como
señala el papa Francisco en Laudato sí, revela “la pérdida de aquel sentido de
responsabilidad por nuestros semejantes sobre el cual se funda toda sociedad civil” (LS 25).

Por todo ello, urge aplicar políticas orientadas a reducir de manera drástica en los próximos
años la emisión de dióxido de carbono y de otros gases altamente contaminantes,
reemplazando, por ejemplo, la utilización de combustibles fósiles y desarrollando fuentes
de energía renovable. Y si bien en algunos países se han dado avances que comienzan a ser
significativos y ha habido algunas inversiones en formas de producción y de transporte más
eficientes, estas buenas prácticas están lejos de generalizarse.
Los desafíos del cambio climático y la degradación ambiental siguen siendo muchos. Es
tanto lo que queda por hacer, que la Campaña SI CUIDAS EL PLANETA, COMBATES LA
POBREZA debe avanzar, tanto para seguir incidiendo en los aspectos básicos de la iniciativa,
porque tanto el planeta como las personas más pobres nos siguen instando a mantener la
batalla por la sostenibilidad y el cuidado de la Casa común, como para mantener nuestra
alianza como instituciones de desarrollo de la Iglesia que peregrina en España para
promover el cambio de actitudes propuesto en el Decálogo Verde.
Más información en https://www.enlazateporlajusticia.org


Deja un comentario

Caritas internacional y los migrantes. Entrevista.

Tagle: No levantar muros, todos tenemos sangre de migrantes

Nuestro colega Alessandro Gisotti entrevista al presidente de Caritas Internationalis, el Card. Luis Antonio Tagle, sobre la campaña “Share de Journey” por los migrantes, lanzada el 27 de septiembre pasado con el Papa Francisco

Ciudad del Vaticano

Una semana de Acción Global para dar fuerza a la campaña “Share the Journey”, “Compartir el viaje”, el camino de los migrantes. A proponerla, desde el 27 al 24 de junio próximos es Caritas Internationalis, que la ha lanzado junto al Papa Francisco el 27 de septiembre del año pasado. La iniciativa quiere alentar a las comunidades locales, a partir de las parroquias, a reforzar la “cultura del encuentro”, compartiendo un almuerzo con los migrantes y los prófugos y emprendiendo iniciativas concretas de solidaridad. Sobre la importancia de esta campaña se refiere el Cardenal Luis Antonio Tagle, arzobispo de Manila y presidente de Caritas Internationalis, quien ante el micrófono de Vatican News relata también la experiencia de inmigración en su familia.

Los migrantes son personas

P.- ¿Por qué para Caritas Internationalis y para el Papa Francisco es tan importante acoger a los migrantes?

El fenómeno de la migración humana no es nuevo, pero en nuestro tiempo contemporáneo es un fenómeno dramático por el número de los migrantes forzados y refugiados. El Papa Francisco y Caritas Internationalis tienen este programa por dos motivos: el primero es de carácter humanitario. Sí, la migración es un fenómeno, una idea, un concepto, pero a la base está el hecho de que los migrantes son personas. Para dar un rostro humano a un fenómeno, a un concepto, debemos acoger a los migrantes. El segundo motivo es la fe. En la Biblia, el Pueblo de Israel estaba compuesto por refugiados, migrantes en Egipto. El Señor ha cuidado a este pueblo pobre y lo ha guiado hacia la libertad y Jesucristo se ha identificado Él mismo con los extranjeros, con los migrantes.

No olvidar nuestra historia común con los migrantes

P.- ¿Cómo está andando Share the Journey? ¿Cuáles son sus esperanzas para esta campaña, también para la Semana de acción global en junio?

R.- Share the Journey, “Compartir el viaje”, es un proyecto internacional de la Caritas. Estamos orgullosos de que el Santo Padre haya inaugurado el programa el año pasado. Estoy igualmente encantado de ver que en varios lugares del mundo, en varios países del mundo donde existen Caritas locales, parroquiales, el programa sigue adelante. El programa de la Caritas ha dado aliento a las parroquias papa acoger, proteger e integrar a los migrantes. Nosotros esperamos la “Semana de acción” en junio, que será un momento no sólo simbólico, sino también efectivo. Por ejemplo, en Manila, no tendrá lugar sólo un almuerzo con los migrantes sino también una reunión con los estudiantes que vienen de países extranjeros. También en las universidades, en las escuelas está Share the Journey. No hay que olvidar nuestra historia común con los migrantes. ¡Son mis hermanos y mis hermanas!

Todos los países del mundo tienen una historia de migración

P.- ¿Qué quisiera decir a quienes tienen miedo de los migrantes y a los gobernantes que levantan muros para detener la inmigración?

R.- Mi primera palabra es apreciar la complejidad del fenómeno de la migración. No es una cuestión simple. La segunda palabra es encontrar a los migrantes, a los refugiados. A menudo, el miedo hacia la migración no es fundamentado, pero la mentalidad cambia cuando las historias humanas abren mis ojos a mi propia historia y veo a mí mismo en los otros. De este modo, comenzamos a compartir la misma historia, el viaje, juntos. La tercera palabra es memoria. Todos nosotros, todos los países del mundo tienen una historia de migración. Mi abuelo era un migrante que fue de China a las Filipinas. ¡Todos nosotros tenemos sangre de migrantes! No hay que olvidar esta historia común y ver en cada migrante un abuelo, una abuela. No son extranjeros: son mis hermanos y mis hermanas.

Tres años de formación y educación, gracias a las personas de Caritas

P.- Cardenal Tagle, usted es presidente de Caritas Internationalis desde hace tres años. ¿Qué está recibiendo de esta experiencia? ¿Es feliz?

R.- Cuando recibí la noticia de mi elección, tuve algunas dudas. No estaba preparado, no me sentía capaz de gobernar una Confederación internacional como Caritas Internationalis. Pero acepté el nombramiento, la elección, con fe. Sinceramente, quisiera decir que estos tres años han sido un periodo de educación y formación para mí. Espero haber dado una contribución a la Confederación por lo menos en algunas cosas. Para mí, la experiencia más significativa es mi continua formación y educación gracias a las personas de Caritas, a los pobres, a las personas que sufren que me han dado lecciones de esperanza, de amor. Un amor que queda en medio del sufrimiento y de la miseria. ¡Soy un “estudiante” no el presidente de la Caritas!

Descargue la entrevista al cardenal Tagle