Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

El Papa y su homenaje a dos sacerdotes italianos.

El Papa visitó las ciudades de Bozzolo y Barbiana para honrar la memoria de dos sacerdotes

Martes 20 Jun 2017 | 09:34 am

Bozzolo (Italia) (AICA):

El papa Francisco realizó este martes 20 de junio una breve visita a dos ciudades italianas con la intención de visitar las tumbas de dos emblemáticos sacerdotes en proceso de beatificación: don Primo Mazzolari, en Bozzolo, diócesis de Cremona y a don Lorenzo Milani, en Barbiana, diócesis de Florencia. El Santo Padre tomó las figuras de ambos sacerdotes y los ofreció como ejemplo de las virtudes que honran la vida de los sacerdotes.

“Un sacerdote pobre y no un pobre sacerdote”
Tras haber orado unos instantes ante la tumba de don Primo Mazzolari, el pontífice subrayó que “los párrocos son la fuerza de la Iglesia en Italia”, y puso de ejemplo a este sacerdote italiano por su compromiso pastoral.

“Don Primo Mazzolari fue considerado como ‘el párroco de Italia’”, destacó. “Como decía el Beato Pablo VI: ‘Caminaba adelante con un paso largo, y con frecuencia no se le podía seguir el ritmo. Y así sufrió él y hemos sufrido también nosotros. Es el destino de los profetas’”.

El Papa meditó sobre el mensaje de don Primo Mazzolari, “para lo cual, me sitúo simbólicamente ante los tres escenarios que cada día llenaron sus ojos y su corazón: el río, la granja y la llanura”.

“Don Primo desempeñó su ministerio a lo largo del río, símbolo del poder de la gracia de Dios que va recorriendo incesantemente a lo largo del mundo”, explicó.

“Su palabra, predicada o escrita, dibujaba un pensamiento y una fuerza persuasiva clara de la fuente de la Palabra del Dios vivo: el Evangelio meditado y rezado ante el Crucifijo y ante los hombres, celebrando con gestos sacramentales que jamás redujo a un puro rito”.

El Papa señaló que “don Mazzolari, párroco en Cicognara y en Bozzolo, no abandonó nunca el río de la vida, del sufrimiento de la gente, que le formó como pastor contundente y exigente, en primer lugar consigo mismo. A lo largo del río aprendía a recibir cada día el don de la verdad y del amor, para hacerse portador fuerte y generoso”.

En segundo lugar el Santo Padre explicó el simbolismo de la granja, la cual “en tiempos de don Primo, era una ‘familia de familias’ que vivían juntos en este fértil campo, también sufriendo injusticias y miserias, a la espera de un cambio que, a su vez, se tradujo en un éxodo a las ciudades”.

“La granja, la casa, nos dice la idea de Iglesia que guiaba a don Mazzolari. También él pensaba en una Iglesia en salida”. Don Mazzolari “era un párroco convencido de que ‘el destino del mundo se madura en las periferias’, e hizo de la propia humanidad un instrumento de la misericordia de Dios”.

Recordó que se le definía como “el párroco de los lejanos”, pues en su acción pastoral se preocupaba por los que estaban lejos, y trataba de poner en práctica “un método de apostolado válido para todos”.

“Esta mirada misericordiosa y evangélica sobre la humanidad le llevó a dar valor también a la necesaria gradualidad. El sacerdote no es alguien que exija la perfección, sino que ayuda a cada uno a dar lo mejor de sí”.

Por último, se refirió a la llanura como un ámbito de evangelización ineludible. “Quien ha acogido el ‘Discurso de la montaña’ no teme avanzar, como caminante y testigo, en la llanura que se abre sin límites”.

“A la caridad pastoral de don Primo se abrían diferentes horizontes en la compleja situación que debió afrontar: la guerra, los totalitarismos, las luchas fratricidas, la crisis de la democracia, la miseria de su gente”.

En este sentido, animó a los sacerdotes a “escuchar el mundo y a los que viven y trabajan en él para hacerse cargo de cada situación sin miedo a cruzar los desiertos y las zonas de sombra. Así podemos hacernos Iglesia pobre con los pobres, la Iglesia de Jesús”.

Don Primo Mazzolari nació en Cremona el 13 de enero de 1890 y falleció el 12 de abril de 1959. Su ministerio sacerdotal se caracterizó por su cercanía a los fieles y su compromiso evangélico con los más desfavorecidos. Asimismo, se caracterizó por su oposición sin complejos al fascismo y al comunismo. Se encuentra en proceso de beatificación.

Don Lorenzo Milani con sed de absoluto
Después de rezar en privado ante la tumba de don Lorenzo Milani, en la localidad de Barbiana, habló a los educadores, jóvenes y sacerdotes, y los invitó a amar a la Iglesia y donarse a Dios.

Pero el Papa también explicó el motivo de su visita: “he venido a Barbiana para rendir homenaje a la memoria de un sacerdote que ha testimoniado como en el don de su sí a Cristo se encuentran los hermanos en sus necesidades y se sirve, para que sea defendida y promovida su dignidad de personas, con la misma donación que Jesús nos ha mostrado hasta la cruz”.

El Papa advirtió a los sacerdotes presentes de que “sin sed del absoluto se puede ser buenos funcionarios de lo sagrado, pero no se puede ser sacerdotes capaces de ser servidores de Cristo en los hermanos”.

“Amemos a la Iglesia, queridos hermanos, y hagámosla amar, mostrándola como madre premurosa de todos, sobre todo de los más pobres y frágiles, tanto en la vida social como en la persona y religiosa”.

Al hablar de la labor educativa, el Santo Padre manifestó que la palabra “es la que podrá abrir el camino a la plena ciudadanía en la sociedad, mediante el trabajo, y a la plena pertenencia a la Iglesia, con una fe consciente”.

“Esto vale para nuestros tiempos, en los que solo poseer la palabra puede permitir discernir entre tantos y a menudo confusos mensajes que nos llueven encima, y dar expresión a las instancias profundas del propio corazón, como a las esperas de justicia de tantos hermanos y hermanas”.

Dirigiéndose a los jóvenes, afirmó que “vivís –como tantos otros en el mundo– en situación de marginación” pero “alguno está cerca vuestro para no dejaros solos e indicaros el camino para un posible rescate, un futuro que se abra sobre horizontes más positivos”.

A los educadores dijo que la suya “es una misión llena de obstáculos, pero también de alegrías”. “Es una misión de amor porque no se puede enseñar sin amar y sin la consciencia de que aquello que se dona es solo un derecho que se reconoce, algo que aprender”.

Francisco hizo un llamado a la “libertad de conciencia” que sea capaz “de confrontarse con la realidad y orientarse guiada por el amor”. “Vivir la libertad de conciencia de modo auténtico, como búsqueda de los verdadero, de lo hermoso y del bien, dispuestos a pagar el precio que conlleva”.+


Deja un comentario

El Papa con el Jefe de Estado italiano. Crónica.

El Papa y Mattarella: compromiso por los migrantes, el trabajo y contra el terrorismo

Francisco visitó el Quirinale; el abrazo con 200 niños de las zonas afectadas por los terremotos. «Se necesitan iniciativas en contra del desempleo, no especulaciones. Políticas para la familia». Es «indispensable una cooperación internacional» para ayudar a los prófugos
REUTERS

El Papa y Mattarella

35
0
Pubblicato il 10/06/2017
Ultima modifica il 10/06/2017 alle ore 13:19
SALVATORE CERNUZIO
ROMA

Desempleo, baja natalidad, migrantes, terrorismo. Es una Italia con graves problemas nacionales e internacionales la que se presenta ante la mirada del Papa Francisco, quien, a pesar de todo, ve al país con mucha «esperanza», como afirmó en el largo discurso que pronunció durante su visita al presidente italiano Sergio Mattarella, hoy por la mañana, en el Quirinale. Una visita que llega como respuesta protocolaria a la que hizo el apenas elegido presidente italiano al Vaticano, el 18 de junio de 2015.

 

Francisco llegó poco antes de las 11 de la mañana, a bordo de un Ford Focus azul, después de haber recorrido las calles del centro de la capital italiana. La primera etapa fue en el Patio de Honor, en donde había 200 niños de las zonas afectadas por el terremoto que sacudió el centro de Italia. Todos ellos recibieron a Francisco agitando banderillas tricolores y con los colores (blanco y amarillo) del Vaticano.

 

Mattarella recibió al Obispo de Roma con unas pocas y simples palabras: «Gracias, Santidad». Están lejos los tiempos de las sólidas amistades entre un Papa y un presidente italiano, como la que había entre Ciampi y Wojtila, pero entre el argentino Bergoglio y el católico Mattarella hay una buena sintonía.

 

El encuentro duró 20 minutos. Después se llevó a cabo el intercambio de regalos en la Sala degli Arazzi (el Papa le regaló un ícono ruso de los santos Pedro y Pablo), la presentación de las dos delegaciones y una breve parada en la capilla de la Anunciación, una de las joyas del Palacio del Quirinale, que custodia una Virgen de Guido Reni, restaurada hace algunos años. El Papa y el Presidente italiano se detienen allí para rezar durante unos instantes y después se persignan. En el Salone dei Corazzieri pronunciaron sus discursos.

 

Mattarella habló sobre la «elevada responsabilidad» de quienes están llamados a trabajar en las instituciones públicas, sobre las políticas de crecimiento para los jóvenes, sobre el drama del trabajo, sobre el compromiso común por los migrantes y por el ambiente, a la luz de la «Laudato si’».

 

El Papa Francisco respondió hablando de «esperanza» arraigada en la «memoria grata hacia los padres y abuelos» que, explicó, «también son los míos, porque mis raíces están en este país», y en la memoria grata «hacia las generaciones que nos han precedido y que, con la ayuda de Dios, sacaron adelante los valores fundamentales: la dignidad de la persona, la familia, el trabajo…». El Pontífice no dejó de denunciar las emergencias que deben afrontar tanto el país como todo el Viejo continente en la actualidad: «Sin embargo, vivimos en un tiempo en el que Italia y el conjunto de Europa están llamadas a confrontarse con problemas y riesgos de diferente naturaleza, como el terrorismo internacional, que encuentra alimento en el fundamentalismo; el fenómeno migratorio, que ha aumentado por las guerras y graves y persistentes desequilibrios sociales y económicos en muchas zonas del mundo; y la dificultad de las jóvenes generaciones de acceder a un trabajo estable y digno, que contribuye a aumentar la desconfianza en el futuro y no favorece el nacimiento de nuevas familias y de hijos».

 

Pero el Papa también tiene esperanza, porque «Italia, mediante la operosa generosidad de sus ciudadanos y el compromiso de sus instituciones (y aprovechando sus abundantes recursos espirituales) ha trabajado para transformar estos desafíos en ocasiones de crecimiento y en nuevas oportunidades». Prueba de ello son «la acogida de numerosos prófugos que desembarcan en sus costas, la obra de primeros auxilios que garantizan sus naves en el Mediterráneo y el compromiso de filas de voluntarios, entre los que se distinguen las asociaciones y entes eclesiales, además de la red capilar de las parroquias». Prueba de ello también es, según Francisco, el compromiso en Italia a nivel «internacional a favor de la paz, de la seguridad y de la cooperación entre los Estados», así como todos los ejemplos de «proficua colaboración entre la comunidad eclesial y la comunidad civil» para asistir a las poblaciones del centro de Italia afectadas por el terremoto.

 

Justamente este esfuerzo, y todas las actividades para afrontar la crisis migratoria, son, según Francisco, «expresión de sentimientos y de actitudes que encuentran su fuente más genuina en la fe cristiana, que ha plasmado el carácter de los italianos», en particular en relación con el complejo fenómeno migratorio, «está claro —afirmó el Papa— que pocas naciones no pueden encargarse de él por entero, garantizando una ordenada integración de los recién llegados en el propio tejido social. Por esta razón, es indispensable y urgente que se desarrolle una amplia e incluyente cooperación internacional».

 

Y también es urgente la cuestión del trabajo, de la que se tienen que ocupar en primer lugar los poderes públicos, los empresarios y los sindicatos. Bergoglio recordó su reciente visita a la acerería de Génova Ilva, en donde pudo estar, «no teóricamente, sino en contacto directo con la gente» y la plaga del desempleo. Insistió en el llamado que había hecho en esa ocasión a «generar y acompañar procesos que den lugar a nuevas oportunidades de trabajo digno». Los problemas que deben afrontar los jóvenes, «los cinturones de pobreza, la dificultad que tienen los jóvenes para formar una familia y traer hijos al mundo encuentran un común denominador en la insuficiencia de la oferta de trabajo, a veces tan precario o tan poco retribuido que no permite» proyectos serios», dijo. Por este motivo, afirmó, se necesita «una alianza de sinergías e iniciativas» para que los recursos «financieros estén al servicio de este objetivo de gran aliento y valor social», en lugar de que sean desperdiciados en «inversiones principalmente especulativas, que demuestran la falta de un plan a largo plazo, la insuficiencia consideración del verdadero papel de quienes hacen empresa y, en última instancia, debilidad e instinto de fuga frente a los desafíos de nuestro tiempo». Por ello pidió: «trabajo estable» y «una política comprometida a favor de la familia», porque de esta manera se sientan las bases para «un auténtico desarrollo sostenible» y para un «crecimiento armonioso de la sociedad».

 

«Señor Presidente —concluyó el Papa— estoy seguro de que, si Italia logra valerse de todos sus recursos espirituales y materiales en espíritu de colaboración entre sus diferentes elementos civiles, encontrará la vía adecuada para un desarrollo ordenado y para gobernar de la manera más apropiada los fenómenos y las problemáticas que tenemos frente a nosotros». Italia «encontrará en la Iglesia siempre el mejor aliado para el crecimiento de la sociedad, para su concordia y para su verdadero progreso», insistió. «¡Que Dios —pidió— proteja y bendiga a Italia!».


Deja un comentario

El Papa recibe a los viajeros del tren de los niños.

El Papa recibe al “Tren de los Niños” con víctimas de los últimos terremotos
Sabado 3 Jun 2017 | 12:57 pm

Ciudad del Vaticano (AICA):

“Esto que vivieron es una calamidad, y las calamidades hieren el alma. Pero el Señor nos ayuda a reponernos”, dijo el papa Francisco, al recibir este sábado a los pequeños del ‘Tren de los niños’ que trajo al Vaticano a unos 400 niños de los municipios afectados por el terremoto de Italia central -como Norcia, Accumoli, Amatrice y Arquata-.

Esta quinta edición del Tren de los Niños es promovida por el Pontificio Consejo de la Cultura y el tema de este año es “Pequeños viajantes, grandes embajadores, custodios de la Tierra”. En esta ocasión también participó la asociación “Deporte sin Fronteras y la Orquesta Maré do Amanhá de Río de Janeiro, Brasil.

En el encuentro el Santo Padre les pidió que hablaran ellos porque quería escucharlos.

“¿Cómo fueron esos días después del terremoto?”, preguntó el Papa. “Fueron difíciles, se derrumbaron las escuelas, los edificios, todo. Nos estamos reponiendo poco a poco”, afirmó un niño.

Los pequeños contaron sus miedos, experiencias, dificultades después del terremoto: de la escuela que se derrumbó pero sin víctimas; uno indicó que fue a la casa de la abuela porque la suya había quedado inhabitable; que estuvieron viviendo en carpas o en casas de madera, que reconstruyeron las escuelas, etc.

“Cuando suceden estas calamidades tenemos que tener la fuerza de reponernos, ¡vosotros lo habéis hecho muy bien!”, afirmó Francisco y les dijo: “Debemos agradecer a la Virgen por las cosas buenas que nos ha dado en medio de esta calamidad. Y rezó un Ave María”.

“Una de las cosas que más le gusta a Jesús es la palabra ‘muchas gracias’. Yo quiero agradecerles y decirles ‘gracias’ por esta visita, porque vinieron aquí incluso para recordar ese feo momento” dijo el Papa, que agradeció también a los jóvenes que llegaron desde Río de Janeiro para el evento, del grupo ‘Marea del mañana’ y pidió un aplauso para ellos.


Deja un comentario

En el Mediterráneo, rescate de 3.000 migrantes en un día.

Unas 3.000 personas son rescatadas del mar cuando intentaban llegar a Italia desde África

Unos 275 migrantes esperan a ser desembarcados en el Puerto de Pozzalo, Italia, tras ser rescatados por los equipos de salvamento marítimo. Foto: ACNUR/F. Malavolta

19 de mayo, 2017 — Casi 3.000 migrantes, que intentaban cruzar el Mediterráneo desde África del Norte rumbo a Italia, fueron rescatados en un solo día, informó este viernes la Organización Internacional para la Migraciones (OIM).

La agencia indicó que varias embarcaciones trabajaron en una decena de operativos de rescate llevados a cabo el jueves en alta mar.

La mayoría de los náufragos fueron trasladados a Italia y más de 500 retornados a Libia.

La OIM no pudo precisar la cifra de muertos vinculados con esos incidentes.

Joel Millman, portavoz de la agencia en Ginebra, explicó que otra ruta muy utilizada en el Mediterráneo hacia Europa es desde Turquía hacia Grecia. En este tramo, más de 5.000 han cruzado en los primeros cuatro meses del año, principalmente sirios e iraquíes.

No obstante, se nota una reducción en el flujo de arribos en comparación con años anteriores, precisó Millman. Aunque sorprendentemente se observa migrantes de otras nacionalidades que también se embarcan en esta ruta.

“Esto incluye y continuamos viendo a haitianos y dominicanos del Caribe que arriban a Grecia desde Turquía. En cifras muy pequeñas, pero ese flujo continúa”, detalló el portavoz.

Según datos de la agencia de la ONU, más de 54.000 migrantes y refugiados entraron a Europa por el Mediterráneo en lo que va del año. Casi el 85% de ellos con destino a Italia y el resto se divide entre Grecia, Chipre y España. Esto es mucho menos que los más de 189.000 que cruzaron el año pasado en el mismo lapso de tiempo.

Hasta la fecha se han reportado más de 1.300 muertes de personas que hacen la travesía por el Mediterráneo.


Deja un comentario

El Papa a la Acción Católica Italiana.

El Papa a la Acción Católica Italiana: Métanse en la política con mayúscula

Domingo 30 Abr 2017 | 10:13 am

Ciudad del Vaticano (AICA):

 El papa Francisco exhortó hoy a los miembros de la Acción Católica Italiana (ACI) a hacer política “con mayúscula” y les pidió que “no se miren al espejo, muchos somos feos, es mejor no mirarse! No sentarse en la silla: esto engorda y hace mal para el colesterol”.

El pontífice saludó a los miles de fieles congregados en la plaza San Pedro, entre ellos a 100.000 socios de la ACI, que comenzó con las celebraciones por los 150 años de la institución, que proseguirán hasta el 2018.

“Métanse en política, pero por favor en la política grande, política con mayúscula”, sostuvo, y agregó: “Como sucedió en estos 150 años, se siente fuerte dentro de ustedes la responsabilidad de lanzar la semilla buena del Evangelio en la vida del mundo, a través del servicio de la caridad, el compromiso político, la pasión y la participación cultural”.

Francisco los alentó a “seguir siendo un pueblo de discípulos-misioneros que viven y testimonian la alegría de saber que el Señor nos ama con un amor infinito, y que junto a Él aman profundamente la historia en la cual habitamos”.

Tras recordar que su abuela y su padre fueron miembros de la Acción Católica en la Argentina, afirmó: “Queridos socios de la Acción Católica cada iniciativa de ustedes, cada respuesta, cada camino, sea una experiencia misionera, destinada a la evangelización, no a la autoconservación. Su pertenencia a la diócesis y a la parroquia se encarnen en los caminos de las ciudades, de los barrios y de los países”.+


1 comentario

Carpi (Emilia, Italia): el Papa con las víctimas de los terremotos.

Francisco en Emilia para dar esperanza a las víctimas del terremoto

Dos momentos centrales de la visita: la Misa en la Plaza de Carpi y el encuentro con la población afectada por el sismo en Mirandola
REUTERS

Francisco en Emilia para darle esperanza a las víctimas del terremoto

19
0
Pubblicato il 02/04/2017
Ultima modifica il 02/04/2017 alle ore 10:46
DOMENICO AGASSO JR.

Ya había viajado su predecesor, el Papa emérito Benedicto XVI. Ahora Papa Francisco visita también Emilia Romaña, para demostrar su cercanía a las personas que viven en las zonas que sacudió un fuerte terremoto en 2012. El helicóptero del Pontífice aterrizó en el campo de rugby Dorando Pietri de la pequeña ciudad emiliana. Los dos momentos más importantes de esta visita serán la misa en la Plaza de los Mártires en Carpi y el encuentro con los habitantes de Mirandola. Como dijo a Vatican Insider el obispo Francesco Cavina, el Pontífice «viene para reanimar los corazones a la esperanza y para ayudar a que la comunidad vuelva a encontrar su vocación».

 

Papa Francisco aterrizó 10 minutos antes del horario programado. Lo recibieron los aplausos y los gritos de entusiasmo de los fieles que estaban en el campo de rugby. Francisco viaja en compañía del Sustituto de la Secretaría de Estado, monseñor Angelo Becciu, y por el Prefecto de la Casa Pontificia, monseñor Georg Gänswein. Fue recibido por Cavina, el presidente de la Región Emilia Romaña, Stefano Bonaccini, la prefecta de Módena, Maria Patrizia Paba, el alcalde de Carpi, Alberto Bellelli y otras personalidades.

 

Después de haber celebrado la misa, en la que se llevará a cabo la bendición de tres primeras piedras para la nueva iglesia de la parroquia de Sant’Agata de Carpi, de la casa de ejercicios espirituales de San Antonio Mercadello y de la “ciudadela de la caridad” de Carpi, el Papa recitará el Ángelus y almorzará en el Seminario obispal en donde se reunirá con sacerdotes, seminaristas y religiosos. Almorzarán con el Pontífice también el cardenal Carlo Caffarra, arzobispo emérito de Bolonia (uno de los autores de las dudas sobre la exhortación post-sinodal “Amoris laetitia”), y monseñor Luigi Negri, arzobispo emérito de Ferrara que ha acreditado la hipótesis del presunto complot internacional y vaticano que habría obligado a Papa Ratzinger a renunciar.


Deja un comentario

Italia: UNICEF elogia nueva ley italiana sobre asistencia a menores refugiados.

UNICEF aplaude la ley para proteger a los menores refugiados en Italia

Un chico, menor de edad y que viajó solo, observa la bahía de Trabia, en Italia. Foto: UNICEF/ Ashley Gilbertson

29 de marzo, 2017 — Casi 26.000 menos no acompañados llegaron a Italia en 2016. La tendencia continúa al alza este año, con 2.000 llegadas en enero y febrero.

Por eso, UNICEF considera “oportuna y relevante” la aprobación de una ley para proteger a estos niños. En un comunicado, la agencia de la ONU asegura que, “mientras otros países europeos han levantado vallas”, los legisladores italianos han mostrado “compasión y responsabilidad con los jóvenes migrantes y refugiados” y que la nueva ley “sirve como modelo de como otros países europeos podrían poner en marcha un marco legislativo que mejore la protección”.

La llamada “Ley Zampa” crea un sistema nacional de recepción simplificado, que cumple unos estándares mínimos en todas las instalaciones de acogida. La normativa establece que los menores no acompañados o separados de sus familias no serán sometidos a deportaciones que puedan causarles más daño. Además, se reducirá el tiempo que los niños pasan en albergues y centros, fomentando el cuidado tutelar y las familias de acogida. La ley también contempla el despliegue de mediadores culturales para comunicarse con los adolescentes vulnerables.

La ruta del Mediterráneo central, que va desde el norte de África hacia Italia, es uno de los principales caminos que siguen los niños que huyen de los conflictos y la pobreza y es una de las más largas y peligrosas. Según un informe reciente de UNICEF, “Alerta niños: Un viaje mortal para los niños”, los menores y las mujeres refugiados sufren violencia sexual y explotación y son sometidos a abusos y detenidos por los coyotes que les acompañan en su camino hacia Italia. El informe fue citado en el parlamento italiano durante el debate sobre la ley.

Alrededor de un 92 por ciento de los niños en tránsito hacia Italia tienen entre 14 y 17 años y viajan solos.