Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Rusia: testigo de Jehovà condenado a seis años de prisión. Protesta de AMN.INT:

Rusia: Confirmada la pena de prisión para el preso de conciencia danés encarcelado por su fe

AFP/Getty Images

En respuesta a la decisión de un tribunal de apelación ruso de confirmar la condena de seis años de prisión impuesta a Dennis Christensen, preso de conciencia y testigo de Jehová danés, Natalia Prilutskaya, investigadora de Amnistía Internacional sobre Rusia, ha declarado:

“La decisión de las autoridades rusas de confirmar la condena constituye una afrenta al derecho a libertad de religión y de asociación. Las autoridades han perdido la oportunidad de anular la sombría injusticia realizada con Dennis Christensen, quien fue puesto entre rejas únicamente por ejercer su derecho a la libertad de religión y a mantener sus creencias pacíficas. Dennis Christensen debe quedar en libertad de forma inmediata e incondicional.”

“Para decenas de testigos de Jehová procesados en toda Rusia por la abominable legislación antiextremista, la decisión de hoy transmite el desolador mensaje de que las represalias continuarán, y que pueden venir cosas mucho peores.”

Información complementaria

El 23 de mayo, el Tribunal Regional de Oryol confirmó confirmó la decisión, tomada en febrero por el Tribunal de Distrito de Zheleznodorozhny, en Oryol, de condenar a Dennis Christensen a seis años en una colonia penal por “organizar las actividades de una organización extremista”. Desde la declaración de culpabilidad de Dennis Christensen se han llevado a cabo registros en las casas de más de 115 testigos de Jehová, unos registros que han dado lugar a 74 causas penales contra testigos de Jehová en toda Rusia. Con esto, la cifra total de testigos de Jehová sometidos a investigación en el país asciende a 197.

En abril de 2017, el Tribunal Supremo ruso resolvió que la organización de los Testigos de Jehová en Rusia debía prohibirse por extremista, debían detenerse sus actividades y debían confiscarse sus bienes, una decisión que Amnistía Internacional considera que viola flagrantemente el derecho a la libertad de religión.


Deja un comentario

ACNUR pide el tratamiento de refugiados para los exiliados de Venezuela.

ACNUR pide la protección como refugiados para los venezolanos fuera del país

ACNUR
Mujer venezolana intentando entrar a Colombia

21 Mayo 2019

Teniendo en cuenta el deterioro de la situación, la Agencia para los Refugiados considera que la mayoría de los venezolanos califican para obtener asilo y pide a los Gobiernos latinoamericanos que les otorgue este tipo de estatus y no los devuelvan a su país.

La Agencia de la ONU para los Refugiados considera que la mayoría de los venezolanos que huyen del país necesitan protección internacional como refugiados, dado el deterioro de la situación política, económica, de derechos humanos y humanitaria en su país.

En una nota de orientación dirigida a los Gobiernos, ACNUR pide que los venezolanos, sea cual sea su situación legal, no sean deportados o forzados a regresar.

Son personas como José y Yurmi, que tuvieron que salir precipitadamente del país con su bebé de siete meses, según el testimonio recogido por ACNUR. Tras empacar un poco de ropa, caminaron hasta la frontera con Colombia. A José, un médico que trabajaba como voluntario cerca de la ciudad venezolana de Barquisimeto, le habían advertido que su vida corría peligro. “La persona a la que pagaron para matarme era uno de mis pacientes más cercanos. Me dijo que habría aceptado los 790 dólares que le ofrecían por quitarme la vida si no hubiese estado tan agradecido conmigo por haber tratado a sus familiares”, explica. “Es mucho dinero. Cualquiera hubiera aceptado esa oferta”.

José y Yurmi llegaron a un albergue apoyado por esta agencia en Bogotá, donde están pasando unas pocas noches hasta que puedan regularizar su situación y encontrar un alquiler.

Son parte de los 3,7 millones de venezolanos que han salido de su país. Entre 3000 y 5000 siguen cruzando la frontera diariamente.

El documento reconoce que el número de personas que salen de Venezuela plantea “situaciones complejas” por las que puede resultar inviable determinar la condición de refugiado de manera individualizada. Por ese motivo, recomienda “un reconocimiento grupal”.

El comunicado explica que para algunos venezolanos en situación de riesgo se aplica la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, pero la mayoría calificarían como refugiados basándose en los criterios más amplios contemplados en la Declaración de Cartagena sobre Refugiados de 1984, que se aplica en América Latina.

“Esto es así por las amenazas contra su vida, su seguridad o libertad debido a las circunstancias que están perturbando gravemente el orden público en Venezuela“, dijo Liz Throsell, la portavoz.

Por ello, ACNUR también pide a los Estados garantizar que las personas venezolanas, sin importar su estatus legal, no sean deportadas o retornadas forzosamente.

Asilo en los países de la región

ACNUR / Santiago Escobar-Jaramillo

 

La guía incluye recomendaciones para tratar casos como el de Juan Carlos, un venezolano de 28 años que trabajó durante tres años en el departamento de comunicación de una empresa estatal en Venezuela. Nunca imaginó que una entrevista con un medio local en la que denunció irregularidades en su oficina le pondrían en grave peligro. Cuando se publicó la entrevista, comenzó a sufrir intimidaciones en el trabajo. “Me humillaron”, recuerda. “Me trataban como si no valiera nada y amenazaron con matarme, obligándome a renunciar a mi puesto”.

Juan Carlos dejó su trabajo, pero las amenazas no cesaron. Una noche, cuando regresaba a casa fue interceptado por un grupo de hombres armados que le torturaron, asegura en su testimonio a ACNUR. “A la mañana siguiente, todavía en estado de shock, presenté una denuncia. Nunca me dieron una copia”, dice. “No volví a ser el mismo. Lloraba todo el día y estaba siempre asustado”.

Las cosas empeoraron cuando intentó obtener su certificado de nacimiento y descubrió que ya no formaba parte de los registros. “No había pruebas de mi existencia. No apareció ni una copia ni el original”.

Juan Carlos huyó a Ecuador donde ha pedido asilo. Dice que las dificultades por las que ha pasado le han hecho más fuerte y ahora está centrado en estudiar cine.

Unos 460.000 venezolanos como él han solicitado formalmente asilo en el extranjero, en su mayoría en los países vecinos en América Latina. Casi un millón y medio han conseguido otros tipos de visa que les permiten estudiar y trabajar. Muchos otros siguen en situación irregular.

“Los Gobiernos de la región han sido generosos con su respuesta a la crisis de Venezuela”, dice Renata Dubini, la directora para las Américas de ACNUR. “A medida que la situación empeora, tienen que seguir permitiendo que los venezolanos se queden sin miedo a ser retornados”.

Sin medicinas, ni doctores

UNICEF / Arcos

 

El colapso de la sanidad también está empujando a muchos venezolanos a salir. Euligio Baez, un indígena Warao de 33 años del Delta Amacuro, en Venezuela, dejó la tierra ancestral y se llevó sus cinco hijos a Brasil después de que tres familiares murieran.

“Cuando mi hija de nueve meses murió por la falta de medicinas, doctores o tratamiento, decidió llevarme a mi familia fuera de Venezuela antes de que otro de mis hijos muriera”, contó Euligio a ACNUR. “Las enfermedades se están haciendo más fuertes que nosotros. Me dije, o nos vamos o morimos”.

Ahora vive con su familia en Boa Vista, a unos 250 kilómetros de la frontera. Con ayuda de ACNUR y sus socios locales, tres de los cinco niños de Euligio van a la escuela. “Vivir en un albergue es algo totalmente diferente a lo que conocemos. No hay mucho contacto con la naturaleza, hemos tenido que adaptarnos a la comida y las costumbres locales, pero lo hacemos para proteger a nuestros niños. Sueño con que algún día podremos volver a nuestra tierra y que nuestros hijos estén seguros”.

El trabajo de la ONU en Venezuela

Las Naciones Unidas están reforzando su presencia en Venezuela y ampliando sus actividades, ya que, según el último informe de la Oficina de Coordinación Humanitaria, “la situación humanitaria en el país se ha exacerbado, debido a las continuas problemáticas económicas, la inestabilidad política, los cortes de electricidad y el consiguiente deterioro de la prestación de servicios esenciales”.

En una intervención ante el Consejo de Seguridad, el coordinador humanitario reveló que:

  • 7 millones de venezolanos necesitan ayuda humanitaria.
  • 1,9 millones de personas requieren asistencia nutricional, entre ellas 1,3 millones de niños menores de cinco años;
  • las enfermedades prevenibles como la tuberculosis, la difteria, el sarampión y la malaria han resurgido, con 2,8 millones de personas en necesidad de asistencia médica, incluidos 1,1 millones de niños;
  • unos 4,3 millones de venezolanos requieren asistencia de agua y saneamiento, entre ellos un 17% de los más pobres que no tienen acceso a agua potable, o la reciben solo una vez cada dos semanas.

En 2018, las agencias de la ONU llevaron a cabo campañas de vacunación a gran escala, suministraron generadores para los hospitales, entregaron más de 189.000 tratamientos preventivos y curativos para la desnutrición aguda, suministraron agua potable y productos de higiene a más de 28.000 personas y apoyaron la educación de casi 50.000 niños, niñas y adolescentes.

En 2019, la situación humanitaria se vio “aún más afectada” por los cortes de electricidad en marzo, que dejaron a todos los estados del país sin luz. Otros servicios como el agua, la educación, la atención de salud, el suministro de combustible y las telecomunicaciones también se vieron afectados y en algunas zonas se registró un aumento de la inseguridad.

Además, desde el 23 de febrero se cerraron las fronteras del país, lo que perjudicó a la población de los estados fronterizos que necesitan cruzar para comprar bienes o para ir a trabajar. El cierre también ha obligado a que las personas utilicen cruces informales, corriendo más riesgos.

Las Naciones Unidas junto con otras organizaciones están elaborando un Plan de Respuesta Humanitario para Venezuela, enfocado en salud, alimentación y agricultura, nutrición, agua, saneamiento e higiene, protección, incluida la de la infancia y la de la mujer, y educación.


Deja un comentario

Libia camino de una guerra civil.

Libia se encuentra a un paso de la guerra civil y amenaza a toda la región

OCHA/Giles Clarke
Casas destruidas por los bombardeos en Trípoli.

21 Mayo 2019

Además de los enfrentamientos intestinos, agrupaciones terroristas como el ISIS y Al-Qaeda van ganando terreno. El país se encamina hacia una guerra civil que causaría una división permanente y que pone en riesgo a las naciones vecinas.

El representante especial de las Naciones Unidas para Libia afirmó este martes que la violencia en la periferia de Trípoli es sólo el principio de una guerra larga y sangrienta en el sur del Mediterráneo, poniendo en peligro la seguridad de los vecinos inmediatos de Libia y de toda la región.

En una sesión del Consejo de Seguridad sobre el país norafricano, Ghassan Salamé informó sobre la intensificación del conflicto en los alrededores de la capital libia durante las últimas semanas, con la embestida de las fuerzas del Ejército Nacional Libio del general Khalif Haftar, quien encabeza un gobierno paralelo con sede en Bengasi, al este del país.

El también jefe de la Misión de Apoyo de la ONU en Libia (UNSMIL) lamentó el carácter lúgubre de su informe tras dos años de trabajo y señaló que, del inicio de la ofensiva, a principios de abril, a la fecha han muerto 460 personas, entre ellas 29 civiles, unas 2400 han sido heridas y 75.000 más han debido huir de sus casas para ponerse a salvo.

Los grupos terroristas ganan terreno

Por otra parte, explicó alarmado que el vacío de seguridad creado por la retirada de muchas de las tropas de Haftar del sur para asediar la capital, en conjunto con la atención de las fuerzas occidentales en la defensa de Trípoli es explotada por el ISIS y Al-Qaeda

Advirtió que en el sur de Libia están apareciendo banderas del ISIS “y desde el 4 de abril ese grupo ha realizado cuatro ataques que han dejado 17 muertos, ocho secuestrados y diez heridos, mientras que las fuerzas libias se pelean entre ellas en vez de defender a su población de las organizaciones terroristas”.

Además del desplazamiento de población generado por el extremismo del ISIS, la violencia se extenderá a los países vecinos, apuntó.

Salamé agregó que se ha reportado que numerosos criminales integristas buscados por la Corte Penal Internacional han aparecido en los campos de batalla libios y pidió a todas las partes que se deslinden públicamente de esos individuos y los remitan a ese tribunal.

ONU/Loey Felipe
Ghassan Salamé, representante especial de la ONU para Libia, informa al Consejo de Seguridad.

Se viola el embargo de armas

A ese escenario se suma la entrada constante de armas para todas las partes, pese al embargo de armas impuesto al país.

Muchos países suministran armas a todas las partes en conflicto sin excepción.

“Muchos países suministran armas a todas las partes en conflicto sin excepción. La sofisticación de este armamento está causando ya un mayor número de víctimas. El embargo de armas a Libia se convertirá en una cínica broma si no se refuerza su mecanismo de implementación. Algunas naciones están alimentando este sangriento conflicto, las Naciones Unidas deben ponerle fin a esta situación”, alertó.

El enviado llamó al Consejo a velar por la aplicación de las leyes humanitarias internacionales por parte de todos los actores del conflicto. “Necesitamos demostrar a quienes cometan violaciones que no reinará la impunidad. Necesitamos sancionar a quienes usen el humo de la guerra para imposiciones violentas personales o políticas”, dijo.

“No hay una solución militar, es momento de que los que han elegido esa opción abran los ojos y se ajusten a la realidad. Libia es un mosaico de comunidades que no puede gobernarse sin alianzas en todo el territorio.”

Un futuro mejor

Según el representante especial, aún es posible un mejor futuro, pero depende de la voluntad política de las partes enfrentadas y de la acción concertada, comprometida e inmediata de la comunidad internacional.

Pido a este Consejo que asuma su responsabilidad de urgir a que se silencien las armas.

En este contexto, refrendó el apoyo de la ONU y aseguró que el personal esencial de la Organización permanece en Trípoli y Bengasi. “Seguimos en Libia junto a la gente para asistirla lo mejor que podamos”, subrayó.

“Pido a este Consejo que asuma su responsabilidad de urgir a que se silencien las armas y pido a las partes enfrentadas que se comprometan con la Misión de la ONU para garantizar el cese de hostilidades amplio y el retorno a un proceso político liderado por la ONU”, concluyó Salamé.

El conflicto en el país petrolero del norte de África comenzó en 2011, cuando los opositores a Muammar Al-Qadhafi derrocaran a ese gobierno gracias al respaldo de una coalición liderada por la OTAN.


Deja un comentario

A pesar de las medidas adoptadas la población civil sigue siendo la más afectada en los conflictos armados

La mayor parte de las víctimas de los conflictos armados siguen siendo civiles

ONU/Eric Kanalstein
La misión de mantenimiento de la paz en Sierra Leona se creó hace 20 años con el mandato específico de proteger a los civiles.

23 Mayo 2019

Pese a los avances en materia de protección, el sufrimiento humano y el desapego de las leyes humanitarias internacionales siguen siendo un lastre en los escenarios de conflicto, dijo el Secretario General. Sólo en 2018, cerca de 23.000 civiles murieron o fueron heridos en seis países. La hambruna y la violencia sexual se han convertido en armas de guerra.

El mundo ha reforzado la legislación y las medidas tangibles para proteger a la población civil de los países en conflicto y el tema es prioritario en la agenda del Consejo de Seguridad de la ONU; sin embargo, las violaciones de derechos humanos y los ataques indiscriminados contra los civiles siguen ocurriendo con regularidad. Debemos trabajar mucho para que se respeten las leyes internacionales, dijo este jueves el Secretario General de la ONU.

António Guterres fue el primer orador de un debate en el Consejo de Seguridad sobre la protección de civiles en conflictos armados.

En ese foro, Guterres citó los avances y recordó que en la actualidad existe una amplio marco de trabajo para la protección de civiles basado en las leyes internacionales humanitarias y de derechos humanos.

Afirmó que en los últimos 20 años las operaciones de paz de la ONU han salvado innumerables vidas y citó, entre otros ejemplos, el cobijo que brinda en Sudán del Sur a unos 200.000 desplazados por la violencia y la asistencia humanitaria que reciben millones de civiles en Siria.

El sufrimiento continúa

“Pero, a pesar de estos progresos, los conflictos armados y la falta de cumplimiento de las leyes humanitariasinternacionales siguen causando un enorme sufrimiento humano”, advirtió.

“Los civiles siguen conformando la vasta mayoría de las víctimas en los conflictos. Sólo en 2018, la ONU reportó más de 22.800 civiles muertos o heridos en apenas seis países: Afganistán, Iraq, Mali, Somalia, Sudán del Sur y Yemen.”

Detalló que el 90% de los abatidos o lesionados por armas explosivas utilizadas en áreas pobladas en todos los conflictos del momento eran civiles.

Guterres refirió que, además, el hambre y la violencia sexual se han convertido en armas de guerra, mientras persisten los ataque a los trabajadores humanitarios y de salud, así como a sus instalaciones.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, el año pasado se registraron 705 embestidas contra personal y recintos sanitarios en sólo ocho conflictos, lo que resultó en 451 muertes y 860 heridos. Eso sin contar los 369 trabajadores humanitarios secuestrados, lesionados o asesinados.

“Nuestro principal desafío es mejorar y garantizar el respeto y apego de las leyes humanitarias internacionales en las áreas de hostilidades”, puntualizó el titular de la ONU.

“En muchos casos, la información que tenemos apunta a un cuestionable respeto de las leyes, en otros observamos violaciones flagrantes de las mismas. No obstante, hay ejemplos de partes en conflicto que respetan la ley y toman precauciones para minimizar el impacto de los enfrentamientos en los civiles. Estas prácticas deben implementarse con eficiencia y convertirse en un estándar para todos los actores y teatros de operación.”

ONU/Loey Felipe
El Consejo de Seguridad debate sobre la protección de civiles en conflictos armados.

Recomendaciones

Guterres agregó que se debe prestar mayor atención a los grupos de por sí vulnerables en tiempos de paz, como los ancianos, los niños y los discapacitados.

“También necesitamos avanzar en cuanto a la rendición de cuentas para cerrar la brecha entre las acusaciones de violaciones graves de derechos humanos y su investigación y procesamiento”, dijo.

Para reducir el impacto de la violencia armada en los civiles, el Secretario General recomendó tomar acción en tres áreas:

  • Primero, desarrollar políticas nacionales que establezcan autoridades institucionales y responsabilidades claras para la protección de civiles en conflictos armados;
  • Segundo, el compromiso constante de las organizaciones humanitarias y otros actores con grupos armados no estatales para negociar el acceso seguro y oportuno de asistencia humanitaria y para promover el cumplimiento de las leyes;
  • Tercero, garantizar la rendición de cuentas para las violaciones graves de las leyes.

Asimismo, Guterres consideró que el Consejo de Seguridad puede hacer mucho para que se cumpla con las leyes de guerra, lo que incluye la asistencia técnica y financiera para investigar y procesar los crímenes de guerra.

“Tenemos reglas y leyes de guerra. Todos debemos trabajar para que se respeten”, concluyó el jefe de la ONU.


Deja un comentario

La compleja respuesta del ONU al ébola en el Congo.

La respuesta del ébola se desarrolla en un entorno de una complejidad sin precedentes

Banco Mundial/Vincent Tremeau
Padres visitando a su hija de 15 años que podría estar infectada por el Ébola, en el Centro de Tratamiento del Ébola en Beni, RDC (enero de 2019).

23 Mayo 2019

Tras cumplirse el décimo mes del inicio del último brote de ébola en la República Democrática del Congo y el aumento del número de fallecidos durante las últimas semanas, la ONU anunció este jueves el lanzamiento de un conjunto de medidas destinadas a reforzar su respuesta y finalizar el brote de la enfermedad.

La reciente epidemia ha causado más de 1200 muertos y el riesgo de contagio, tanto a otras provincias orientales del país, así como a naciones vecinas, continúa siendo muy elevado.

Además, se ha observado que un tercio de los enfermos son niños, una mayor proporción que en los brotes anteriores del padecimiento.

Según cifras de la ONU, a mediados de este mes el número de casos era de 1847 (1759 confirmados y 88 probables). En total, se han contabilizado 1223 muertes (1.135 confirmadas y 88 probables) y 487 personas sobrevivieron.

La campaña de intervención conjunta del Gobierno congolés, la ONU y las ONG consiguió contener el ébola en las provincias de Ituri y Kivu del norte, pero la inseguridad y la desconfianza de las comunidades en la respuesta a la enfermedad siguen obstaculizando el acceso a las poblaciones.

No sólo luchamos contra un virus. Luchamos contra la inseguridad. Luchamos contra la violencia. Luchamos contra la desinformación. Luchamos contra la desconfianza.

Esta situación incrementa la dificultad de detectar a los enfermos y proporcionarles el tratamiento y las vacunas necesarias provocando una mayor transmisión del padecimiento.

En vista de este complejo escenario, el Gobierno congolés y las Naciones Unidas intensificaron su compromiso político y el apoyo a los operativos para negociar el acceso a esas comunidades.

Nuevo coordinador contra el ébola

El representante especial del Secretario General en el país, David Gressly, fue nombrado este jueves coordinador para la respuesta de emergencia al ébola.

Gressly supervisará la coordinación del apoyo internacional a la respuesta al ébola y trabajará en estrecha colaboración con la Organización Mundial de la Salud.

El subdirector general de la Respuesta de Emergencia y máximo responsable de la OMS contra la enfermedad, el doctor Ibrahima Socé Fall, que se encuentra desde finales de marzo en la localidad de Butembo, en la provincia de Kivu del norte, donde se ubica el epicentro del brote, destacó la dificultad del dispositivo.

“La respuesta del Ébola funciona en un entorno operativo de una complejidad sin precedentes para una emergencia de salud pública: la inseguridad y las protestas políticas han provocado interrupciones periódicas en nuestros esfuerzos por combatir la enfermedad. Por lo tanto, se requiere aumentar la respuesta de todo el sistema de las Naciones Unidas para superar estas limitaciones operativas, lo que incluye trasladar al personal directivo y la toma de decisiones al epicentro de la epidemia en Butembo. No tenemos tiempo que perder”, dijo Gressly.

El riesgo se mantiene muy alto

El pasado lunes, el director general de la OMS, el doctor Tedros, advertía sobre las grandes dificultades a las que se enfrentan en el combate a la enfermedad durante su discurso de apertura de la Asamblea Mundial de la Salud.

“No sólo luchamos contra un virus. Luchamos contra la inseguridad. Luchamos contra la violencia. Luchamos contra la desinformación. Luchamos contra la desconfianza”.

Tedros manifestó su satisfacción de que el brote no se haya extendido fuera de las provincias de Ituri y Kivu del norte, pero matizó que “hasta ahora”, ya que el riesgo de propagación sigue siendo muy alto.

El director general de la OMS resaltó que se está “luchando contra uno de los virus más peligrosos del mundo en una de las zonas más peligrosas del mundo” y que, hasta el momento, se ha conseguido vacunar a más de 120.000 personas.

Añadió que dispone de pruebas que indican que la efectividad de la vacuna es superior al 97% y que se están usando 4 tratamientos experimentales para tratar a 800 pacientes.


Deja un comentario

Cuatro niños venezolanos enfermos de cáncer ingresan en el hospital Bambino Gesú del Vaticano.

2018-03-13 Anniversario Pontificato Papa FrancescoEl Papa Francisco durante su visita del año pasado al Hospital pediátrico Bambino Gesù  (Vatican Media)

El Hospital Bambino Gesù recibe a los primeros cuatro pacientes venezolanos

El Hospital pediátrico Bambino Gesù de Roma recibió a los primeros cuatro menores procedentes de Venezuela con enfermedades graves que serán atendidos de manera humanitaria

Ciudad del Vaticano

En una nota de prensa se informa que el 22 de mayo, el Hospital pediátrico Bambino Gesù de Roma, recibió a los primeros cuatro menores procedentes de Venezuela con enfermedades graves que serán atendidos de manera humanitaria. Estos jóvenes pacientes llegaron acompañados por la Cruz Roja Internacional.

Se trata de tres adolescentes de entre 13 y 17 años y una niña de 10 años, todos ellos enfermos de cáncer, que serán sometidos a las investigaciones y cuidados necesarios.

Estos menores salieron de Venezuela con una visa de salud emitida por la Embajada de Italia. Partieron de Caracas el día 21, acompañados por un padre y dos enfermeras voluntarias de la Cruz Roja Internacional. Y tras una etapa en París, ayer por la mañana llegaron al aeropuerto romano de Fiumicino. Desde allí los vehículos de la Cruz Roja los trasladaron al Departamento de Emergencia y Aceptación de este Hospital para su evaluación clínica inicial.

Tres pacientes fueron ingresados en el Hospital, mientras el cuarto, con su padre, se alojan ya en uno de los hogares familiares que este importante centro pone a disposición de los pacientes que vienen de lejos.

Recordamos que este Hospital de niños, ubicado en Roma, cumple su función institucional cristiana prestando servicios públicos en el ámbito sanitario. Fue fundado en 1869, y ahora forma parte de la red del Sistema Nacional de Salud de la capital italiana en el área extraterritorial, administrada por la Santa Sede. Desde 1980, debido a su prestigio y al fortalecimiento de sus relaciones con el Sistema Sanitario Nacional de Italia, se ha convertido en un punto importante de referencia para la pediatría a nivel nacional.


Deja un comentario

Discurso del Papa a un grupo de nuevos embajadores.

El Papa a nuevos Embajadores: “Diálogo fraterno, camino hacia la paz”

Discurso del Santo Padre a los nuevos Embajadores no residentes, acreditados ante la Santa Sede, a quienes recibió en audiencia, en la Sala Clementina del Vaticano.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“El diálogo, la compasión y la difusión de una cultura de la tolerancia, la aceptación de los demás y la coexistencia entre los seres humanos contribuirían en gran medida a reducir muchos de los problemas económicos, sociales, políticos y ambientales que asedian a gran parte de la humanidad”, lo dijo el Papa Francisco a los nuevos Embajadores no residentes, acreditados ante la Santa Sede, a quienes recibió en audiencia con ocasión de la presentación de sus Cartas credenciales, la mañana de este jueves, 23 de mayo, en la Sala Clementina del Vaticano.

Fraternidad y protección de los más vulnerables

En su discurso a los Embajadores de Tailandia, Noruega, Nueva Zelanda, Sierra Leona, Guinea, Guinea Bisáu, Luxemburgo, Mozambique y Etiopia, el Santo Padre les pidió que transmitan a sus respectivos Jefes de Estado, su estima personal y sus oraciones por ellos y por cada uno de los países a los cuales representan. “Aprovecho esta oportunidad, al inicio de vuestra misión – señaló el Pontífice – para reconocer las diversas y positivas contribuciones que sus países aportan al bien común del mundo, permítanme referirme a la gran responsabilidad que tenemos juntos en la protección de los más vulnerables de nuestros hermanos y hermanas. La urgente necesidad de estar atentos a los más pobres de nuestros ciudadanos es un claro deber, que se expresa elocuentemente cuando, con respeto a la legítima diversidad, nos unimos para promover su desarrollo humano integral. Esta unión tiene un nombre concreto: ¡fraternidad!”.

Las amenazas de la violencia y los conflictos armados

Asimismo, el Papa Francisco refiriéndose a los desafíos mundiales que cada vez se hacen más complejos, dijo que es necesario subrayar la importancia de la fraternidad, para trabajar juntos y garantizar que una justa y pacífica convivencia no sea sólo una mera estrategia sociopolítica, sino un ejemplo de esa solidaridad que va más allá de un deseo mutuo de alcanzar un objetivo común. “Esta fraternidad – precisó el Papa – se puede reconocerse en el deseo universal de amistad entre individuos, comunidades y naciones, aunque nunca se puede considerar asegurada de una vez por todas. Entre las más grandes amenazas a la convivencia en armonía se encuentran la violencia y los conflictos armados. Sin embargo, la dolorosa lección de la división y el odio también nos enseña que la paz es siempre posible. La resolución de conflictos y la reconciliación son signos positivos de la unidad que es más fuertes que la división y de la fraternidad que es más poderosa que el odio”.

Diálogo fraterno camino hacia la paz

En este sentido, el Santo Padre señaló que, es muy alentador ver los esfuerzos que se están realizando en la Comunidad Internacional para superar las situaciones de conflicto armado y crear vías hacia la paz, y ver cómo el diálogo fraterno es indispensable para lograr este precioso objetivo. “De hecho – el Pontífice citando el Documento sobre la Fraternidad Humana, firmada en Abu Dhabi dijo que – el diálogo, la compasión y la difusión de una cultura de tolerancia, aceptación de los demás y coexistencia entre los seres humanos contribuirían en gran medida a reducir muchos de los problemas económicos, sociales, políticos y ambientales que asedian a gran parte de la humanidad”.

La oración del Papa

Antes de concluir su discurso, el Papa Francisco aseveró a los nuevos Embajadores antes de asumir sus nuevas responsabilidades al servicio de vuestras naciones, la seguridad de sus oraciones, acompañadas de sus más cálidos deseos para su importante misión al servicio de sus respectivos países, así como para sus familias y todos sus conciudadanos.