Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Serbia. Karadzic condenado a cadena perpetua.

El tribunal de La Haya eleva a cadena perpetua la sentencia de Radovan Karadžić

ONU-IRMCT/Leslie Hondebrink-Hermer
Radovan Karadžić durante la vista de apelación el 20 de marzo de 2019

20 Marzo 2019

El criminal de guerra serbobosnio había apelado el fallo anterior que le sentenció a 40 años de cárcel al ser encontrado culpable de genocidio y crímenes contra la humanidad. El juicio es uno de los últimos capítulos de la postguerra en Bosnia, a la espera de la sentencia al exgeneral Ratko Mladic tras su apelación.

El antiguo líder serbobosnio Radovan Karadžić ha sido condenado a cadena perpetua por una corte de apelaciones del Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia por su papel en los asesinatos en masa de civiles en el conflicto de Bosnia.

Karadžić fue sentenciado, en 2016, a 40 años de cárcel por su responsabilidad durante la guerra, al ser encontrado culpable de genocidio por la matanza de Srebrenica y de crímenes de guerra y contra la humanidad. Un panel de cinco jueces del Mecanismo para los Tribunales Penales Internacionales revisó la decisión, tras la presentación de un recurso, y por mayoría de tres votos contra dos, elevó la condena a cadena perpetua, la mayor posible en los tribunales internacionales de La Haya.

Los jueces desestimaron todas las apelaciones de Karadžić, excepto una, como “meras discrepancias” con las conclusiones de la Corte y no como objeciones legales válidas.

El fiscal principal del tribunal, Serge Brammertz, dijo que el veredicto envía un “mensaje importante de que la justicia puede prevalecer sobre el mal”.

“Hoy, las víctimas de sus crímenes finalmente lo vieron responder por lo que hizo“, dijo Brammertz. “Los que se oponen al Tribunal dirán que esta sentencia es un veredicto contra el pueblo serbio. Rechazo eso en los términos más contundentes. La culpa de Karadžić es suya, no de su comunidad”.

El asesor especial del Secretario General para la prevención del genocidio, Adama Dieng, dijo que con esta sentencia se envía el mensaje de que no habrá impunidad por los crímenes en Bosnia.

Según Dieng, la rendición de cuentas es un elemento clave para construir un “futuro más pacífico y estable” en toda la región. “La justicia por sí sola, sin embargo, no traerá una reconciliación genuina a las comunidades divididas por la violencia, y no puede ser impuesta desde afuera”, añadió.

“El cambio real en la sociedad solo puede venir de la auto reflexión, la aceptación, el esfuerzo constante y colectivo para avanzar. Se necesita trabajo duro y perseverancia”.

Genocidio de Srebrenica

ONU / John Isaac

Los jueces confirmaron el cargo de genocidio por la masacre de julio de 1995 de más de 7000 hombres y niños musulmanes en Srebrenica, señalando una orden que Karadžić había firmado cuatro meses antes y en la que exigía que las condiciones para la gente de la ciudad se hicieran “insoportable, sin esperanza de sobrevivir”. El juez Vagn Prüsse Joensen afirmó que Karadžić estuvo en constante contacto con sus fuerzas en el terreno cuando cayó Srebrenica.

El acusado además “no pudo demostrar error” en el fallo original del tribunal que lo juzgó en el que se estipulaba que Sarajevo fue bombardeado indiscriminadamente, matando a 14.000 personas, sin distinción entre objetivos militares y civiles.

El panel de jueces rechazó una apelación de la acusación contra la absolución de Karadžić por el cargo de genocidio en 20 municipios bosnios donde se cometieron matanzas. Los jueces consideran que la acusación no logró refutar que esas masacres no deberían ser clasificadas como genocidio.

El final de los juicios sobre la guerra de Bosnia

Karadžić, de 73 años, escuchó el veredicto en la sala. El antiguo líder serbobosnio  ha estado recluido en La Haya desde su captura en Belgrado en 2008, y su apelación es uno de los últimos casos sobre la guerra de Bosnia que se celebran en La Haya, a la espera de la sentencia en segunda instancia al exgeneral serbobosnio Ratko Mladic.

Karadžić fue el presidente de la República Srpska, uno de los dos territorios autónomos en que se dividió Bosnia tras el fin de la guerra (1992-1995). Durante ese conflicto, murieron más de 100.000 personas y dos millones se quedaron sin hogar.

Los fiscales argumentaron que Karadžić y el comandante del ejército serbio de Bosnia, Ratko Mladić, querían eliminar a los musulmanes y croatas del territorio controlado por los serbios.

Mladić, de 76 años, conocido como el “Carnicero de Bosnia”, ha apelado una sentencia de cadena perpetua por cargos similares. El expresidente serbio Slobodan Milosevic murió en 2016 mientras se celebraba su juicio en La Haya.


Deja un comentario

Roma. Nuevos proyectos para el hospital Bambino Gesú en su 150 aniversario

El Bambino Gesù cumple 150 años, Matarella: riqueza para Italia y para el mundo

El presidente italiano y el cardenal Parolin celebran el “cumpleaños” del hospital vaticano. Raggi anuncia la apertura de una nueva unidad de urgencias en el Gianicolo. Enoc: «Dedicamos al profesor Valerio Nobili el Auditorio de la sede de San Pablo»

El presidente italiano Sergio Mattarella y el cardenal Pietro Parolin

CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 20/03/2019
Ultima modifica il 20/03/2019 alle ore 00:03
SALVATORE CERNUZIO – IACOPO SCARAMUZZI
ROMA

«Un punto de referencia en Roma, en Italia y en otros lugares del mundo». Es el Bambino Gesù, el hospital vaticano que es una excelencia pediátrica en Italia y en Europa, que forma parte integral del patrimonio de la ciudad de Roma, en las palabras del presidente de la República Sergio Mattarella, quien celebró los 50 años de la fundación del nosocomio hoy por la mañana en la sede de San Pablo extra muros. Junto a él estaba el cardenal secretario de Estado Pietro Parolin, quien elogió el servicio desempeñado en estas décadas para todos: pobres, ricos, jóvenes, adultos, niños, italianos y extranjeros.

Una selezione dei migliori articoli della settimana. Ti presentiamo Top10

“El futuro es una historia de niños”, fue el eslogan que el hospital eligió para celebrar sus 150 años. Pero también el pasado es una historia de niños, o mejor de las cuatro niñas que el 19 de marzo de 1869 fueron encomendadas a dos médicos para que fueran curadas en una habitación a pocos pasos del Tíber, concedida por el Papa Pío IX. Desde ese primer núcleo, gracias a una «generosa intuición» de la familia Salviati (una heredera, la duquesa Maria Grazia, intervino durante el evento), el Bambino Gesù ha seguido ampliándose durante los años hasta convertirse en un punto de referencia internacional con números enormes cada año: 607 camas, 28 mil hospitalizaciones, 29 mil operaciones y alrededor de 2 millones de prestaciones ambulatoriales, solo por citar algunas.

Números «que no quieren ser una exaltación, sino solamente una humilde representación de lo que es y de lo que hace el hospital», dijo la presidenta Mariella Enoc en su discurso en el auditorio de la sede de San Pablo extra muros. Aula, anunció, que será dedicada al profesor Valerio Nobili, hombre ilustre del Bambino Gesù cuyas investigaciones son conocidas a nivel internacional y que falleció el viernes pasado a los 53 años mientras se ejercitaba con su bicicleta.

Su figura fue recordada también por la alcaldesa Virginia Raggi y por el presidente de la Región Lazio Nicola Zingaretti, que, en sus respectivos discursos, insistieron también en el fundamental aporte del hospital a la vida de la ciudad de Roma. «Festejar los 150 años del hospital Bambino Gesù es celebrar uno de los centros de curas y de investigación que vuelven única nuestra región, el Lazio. Es un hospital de Roma, pero también es un hospital del mundo, para muchos de todo el mundo es lugar de esperanza para sus seres queridos. Pocos niños nunca han estado en Roma, yo aquí me he quitado las anginas», dijo Zingaretti. Mientras Raggi, casi conmovida, exaltó a «toda la gran familia de profesionales» que se ocupan de los pequeños enfermos de la capital y también de las demás regiones italianas.

Anticipó también dos «contribuciones» que Roma pondrá a disposición a breve para sostener el servicio del nosocomio: una nueva línea de autobuses que conectará la sede del Gianicolo a la sede de San Pablo extra muros y una nueva unidad de urgencias en la plaza San Onofrio. La alcaldesa anunció también que se han vendido dos inmuebles y que ahora se está por comprar «un tercero en donde se creará el nuevo polo instituto para tumores y trasplantes en Villa Pamphilij».

Es decir, el sodalicio entre la ciudad de Roma y el que se conoce como “el hospital del Papa” prosigue y se refuerza más que antes. «El Bambino Gesù sigue siendo un tesoro que hay que proteger y en el que hay que invertir», afirmó Zingaretti. Mucho más, subrayó Parolin, puesto que «hoy el escenario ha cambiado radicalmente con respecto al tiempo en el que el Hospital daba sus primeros pasos». «En Italia –recordó en su discurso, durante el que dijo llevar para todos una bendición del Papa– se puso en marcha y se consolidó un sistema de Servicio Sanitario Nacional, que aspira a realizar el principio de igualdad proclamado en el artículo tercero de la Constitución. Todos los ciudadanos, ricos o pobres, jóvenes o adultos, tienen derecho a curas médicas. De esta manera se tutela y se promueve la vida».

Tal sistema involucra a diferentes actores institucionales, como las Regiones y el Estado, y, contemporáneamente, se entrelaza con la acción privada y pública. Una «realidad compleja» que, afirmó el Secretario de Estado vaticano, «debe ser constantemente seguida, gobernada, sostenida y estimulada, para que el nivel de los servicios y de su calidad siempre esté a la altura de la dignidad humana de cualquier enfermo».

Cada enfermo, repitió el purpurado, porque «aunque la situación haya cambiado radicalmente con respecto a los tiempos de las primeras experiencias pioneras, la Iglesia nunca dejará de prestar atención a los enfermos». Se refería, particularmente, a las «nuevas pobrezas sanitarias: enfermedades crónicas, enfermedades raras, disturbios mentales, ancianos y marginados». «Los últimos siempre serán tutelados, siempre habrá familias que involucrar en la acción de los cuidados, siempre habrá que activar redes para que nadie sea dejado solo», insistió Parolin.

Y exhortó a «invertir en procesos de innovación científica para responder a los desafíos del futuro», porque «el cuidado pasa necesariamente por la investigación, que exige siempre inversiones importantes en estructuras, tecnologías y recursos humanos».

Al respecto, el “primer ministro” vaticano recordó la reciente apertura (después de dos años de obras) en Bangui, capital herida por guerras y violencia en la República Centroafricana, de un “Centro para la re-nutrición terapéutica para niños desnutridos” y del edificio restructurado del Complexe pediatrique. «Testimonio este –indicó– de que para el Hospital Bambino Gesù no hay muros o fronteras, ni razas o pertenencias religiosas que separen de la caridad».

Concluyó la ceremonia con el saludo del presidente italiano Mattarella, quien agradeció brevemente a los médicos e investigadores, en particular a los jóvenes «por su entusiasmo». «Es difícil imaginarse en Roma a alguien que no haya tenido contacto o experiencias con el hospital para sí, para los hijos o sus nietos», hizo notar el jefe de Estado, y el aprecio «extendido y compartido» es demostración de ello. Por estas y muchas otras razones, concluyó Mattarella, «el Hospital Bambino Jesús cuenta con el reconocimiento de la entera República italiana».


Deja un comentario

La situación del Card. Barbarin tras su encuentro con el Papa

Barbarin: el Papa no aceptó mi dimisión, me retiro por un periodo

La información del arzobispo de Lyon después de la audiencia con Francisco, tras la condena a seis meses por no haber denunciado a un cura pederasta

El cardenal Philippe Barbarin

CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 20/03/2019
Ultima modifica il 20/03/2019 alle ore 00:07
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

El cardenal Philippe Barbarin, que ayer dejó su dimisión en manos del Papa después de haber sido condenado en primer grado por el tribunal correccional de su ciudad a seis meses de cárcel con excepción por no haber denunciado a un cura pederasta, anunció hoy, al volver a Francia, que Francisco no aceptó su renuncia «invocando la presunción de inocencia» y dejó que tomara él una decisión por el bien de la diócesis. Esta decisión fue, partir de hoy, un «cierto periodo» de retiro encomendando la guía de la diócesis a su vicario general.

Le notizie più importanti della settimana e non solo. Scopri Top10 e La cucina de La Stampa

«El lunes por la mañana entregué mi dimisión en manos del Santo Padre», afirmó el purpurado en una nota dada a conocer por la tarde. «Invocando la presunción de inocencia, no quiso aceptar esta dimisión. Me dejó la libertad de tomar la decisión que mejor me parezca para la vida de la diócesis de Lyon, hoy. Según su sugerencia y puesto que la Iglesia de Lyon sufre desde hace tres años, he decidido retirarme por un determinado periodo y dejar la guía de la diócesis al vicario general moderador, el padre Yves Baumgarten. Esta decisión entra en vigor a partir de hoy».

El director «ad interim» de la Sala de prensa de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, confirmó que «el Santo Padre no ha aceptado la dimisión presentada por el cardenal Philippe Barbarin, Arzobispo de Lyon. Consciente, sin embargo, de las dificultades que vive en este momento la Arquidiócesis, el Santo padre ha dejado la libertad al cardenal Barbarin para que tome la mejor decisión para la Diócesis y el cardenal Barbarin ha decidido retirarse por un periodo de tiempo y pedirle al padre Yves Baumgarten, Vicario general, que asuma la guía de la diócesis. La Santa Sede considera importante insistir en su cercanía a las víctimas de abusos, a los fieles de la Arquidiócesis de Lyon y a toda la Iglesia de Francia, que viven un momento particularmente doloroso».

El cardenal Pietro Parolin, por la mañana, había preanunciado, al margen de una ceremonia en el Hospital Bambino Gesù, que habría sido Barbarin quien anunciaría y publicaría la información. «Ayer se encontró con el Papa –afirmó– y creo que concordaron los próximos pasos que se darán en el futuro, pero debe ser él quien anuncie todo a la prensa».

El tribunal correccional de Lyon el 7 de marzo pasado condenó sorpresivamente al purpurado, arzobispo de la ciudad francesa desde 2002, a seis meses con exención, por no haber denunciado los abusos sexuales que el sacerdote Bernard Preynat cometió contra varios scouts menores de edad durante las décadas de los años setenta y ochenta. No fue sino hasta septiembre de 2015 cuando la diócesis le prohibió al sacerdote el contacto con los menores de edad. A principios de 2016 Preynat fue puesto bajo vigilancia judicial y todavía está esperando ser juzgado.

Una primera etapa concluyó en agosto de 2016 con la decisión de la procuraduría de Lyon de archivar el caso, al considerar que el arzobispo, quien en 2014 recibió una denuncia explícita en contra del sacerdote por parte de una víctima, Alexandre Hazez, y no obstaculizó el curso de la justicia (mientras la Corte había considerado prescritos los rumores que la habían llegado al cardenal en los años anteriores). Hazez y otras nueve víctimas de Preynat no quedaron satisfechas con el veredicto, por lo que nuevamente emprendieron medidas legales contra Barbarin, mediante el procedimiento de la “citación directa” que, en el sistema jurisdiccional francés, permite saltarse la investigación preliminar y pasar directamente al proceso. El tribunal de Lyon, presidido por la jueza Brigitte Vernay, estableció en esta ocasión que el arzobispo «es culpable de omitida denuncia sobre maltratos, privaciones o molestias sexuales».

Entonces, el cardenal anunció que habría viajado a Roma para comunicar su renuncia al Papa, cosa que hizo ayer. Los abogados del cardenal, además, presentaron una apelación en los últimos días. «Es importante decir», explicó monseñor Emmanuel Gobilliard, obispo auxiliar de la ciudad francesa y vocero del purpurado, «que el acto de la dimisión es el acto de un pastor, el acto del arzobispo de Lyon, que tiene que ver con la diócesis: piensa, en conciencia, dimitir por el bien de la Iglesia de Lyon. Pero es también un ciudadano francés, tiene derechos y los abogados creen que (con la sentencia de condena por no haber denunciado, ndr.) habrá consecuencias para el derecho, para la jurisprudencia; hay una nueva interpretación del derecho».


Deja un comentario

Italia; cómo comportarse con los inmigrantes. Palabras del cardenal Bassetti

Bassetti: “Para un católico es inmoral ver en el migrante un enemigo”

La advertencia del presidente de la CEI: ecos xenófobos han surgido en este clima de miedo exasperado
ANSA

El cardenal Gualtiero Bassetti, presidente de la Conferencia Episcopal Italiana

CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 20/03/2019
Ultima modifica il 20/03/2019 alle ore 10:48
DOMENICO AGASSO JR
ROMA

Para un católico es inmoral ver en el migrante un enemigo que hay que combatir u odiar». En los últimos tiempos «se ha extendido un clima de miedo, a veces alimentado irresponsablemente, que ha hecho surgir ecos xenófobos». Palabras muy duras las del cardenal Gualterio Bassetti, presidente de los obispos italianos, que se convierten en una advertencia en los días del enésimo tira y afloja entre el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, y el barco de una ong lleno de desesperados. Vienen a la mente el juramento sobre el Evangelio del líder liguista (del partido La Liga del Norte), los llamados a la «acogida prudente» del Papa Francisco y las polémicas (presentes y bastante encendidas en las parroquias) sobre la actitud que hay que mantener frente a los inmigrantes.

Eminencia, ¿cómo debe comportarse un católico en relación con el tema de los migrantes?

Le notizie più importanti della settimana e non solo. Scopri Top10 e La cucina de La Stampa

«Los católicos deben relacionarse con el tema de los migrantes con gran amor y fe cierta, teniendo siempre en mente el Evangelio de Mateo: “Tenía hambre y me diste de comer, tenía sed y me diste de beber, era extranjero y me acogiste”. El Papa Francisco ofreció a la Iglesia 4 verbos para afrontar el desafío de las migraciones internacionales: acoger, proteger, promover e integrar. Cuatro verbos que resumen una larga serie de acciones pastorales, pero que tienen un único gran significado: mediante la acogida nosotros elegimos acoger a Cristo en nuestra vida y defendemos la dignidad inviolable de cada ser humano. Porque (y es bueno recordarlo con firmeza) los migrantes forman parte de la única familia humana y no son ciudadanos de segunda. Los migrantes son los últimos, los pequeños y los pobres de este mundo, y, como dijo Pablo VI, los pobres pertenecen a la Iglesia por “derecho evangélico”. Con la misma firmeza quisiera insistir en un concepto que tal vez incomode a los bienpensantes: para un católico es absolutamente inmoral ver en el migrante un enemigo que hay que combatir u odiar».

¿Italia está contaminada por el racismo?

«Italia es un país con una gran tradición humanitaria y está poblada por un pueblo alegre y creativo que, en los momentos de dificultad, siempre ha dado lo mejor de sí. Entonces, no diría que Italia está contaminada por el racismo. Pero creo que en los últimos años (y ha colaborado una durísima crisis económica) se ha extendido un clima de miedo y de incertidumbre, a veces alimentado irresponsablemente, que ha contaminado el espíritu público provocando el surgimiento de algunos ecos xenófobos».

¿Cómo habría que afrontar la difusión de los populismos y soberanismos? ¿Cuáles son los peligros que derivan de ellos?

«Cada época histórica ha tenido sus “ismos” peligrosos: comunismo, fascismo, nazismo, laicismo, relativismo y así sucesivamente. Todas estas ideologías, por lo común, le han prometido al hombre un paraíso en la Tierra que consistía en el bienestar y en la felicidad. Hoy como ayer hay, pues, que tener mucho cuidado con prometerle al pueblo recetas fáciles. El mayor peligro es que con el paso del tiempo estas recetas se traduzcan fácilmente en soluciones ilusorias y, por lo tanto, puedan generar mucha más frustración y rabia social. Entonces, creo que sería oportuno volver a mirar sabiamente y con realismo la tradición del popularismo “sturziano” y el personalismo de Maritain. No se acaricia al pueblo con eslóganes y promesas fabulosas, sino que se le debe ayudar a que crezca ofreciendo respuestas concretas y palabras de verdad».

A 100 años del llamado de Sturzo, ¿qué deben hacer los católicos en la política? ¿Qué papel deberían tener los sacerdotes y los obispos?

«Los católicos están llamados a poner en práctica auténticamente la lógica del servicio en la política: no se hace política para hacer carrera, por dinero o por brama de poder, sino como compromiso de humanidad y santidad. La política es una misión en la que los católicos pueden ofrecer su testimonio del Evangelio, sirviendo con caridad al propio país. Los pastores, en cambio, tienen otra gran tarea: la de exhortar a la fidelidad del magisterio de la doctrina social de la Iglesia católica, a la comunión fraternal y a la solidaridad entre las personas. Nunca me cansaré de decirlo: el laicado católico debe superar, de una vez por todas, esta vieja y estéril división entre los que solo se ocupan de bioética y los que solo se ocupan de pobreza. El mensaje social del cristianismo es unitario y se basa en la salvaguardia de la dignidad de la persona humana en cualquier circunstancia: desde la maternidad hasta el trabajo, pasando por la relación con la ciencia y el cuidado de los migrantes».

Uno de los temas cruciales para la Iglesia es la familia: ¿cuál es el “estado de salud” de la familia? ¿Qué es lo que más necesita?

«A mí me parece que hoy estamos en presencia de “familias solas” que viven en un mundo líquido pero que, a pesar de todas las dificultades, siguen siendo la “roca” de nuestra sociedad. Formar una familia hoy es un acto de heroísmo increíble, porque significa ir completamente contracorriente. En contra de un sistema social y cultural que privilegia toda forma de individualismo con respecto a la familia y favorece todo deseo más allá de las responsabilidades. Hoy parece imposible hablarle al mundo de la existencia de un amor para siempre, que no se acaba ni divide. Sin embargo, a pesar de esta larga serie de obstáculos que hacen difícil la vida de las parejas, la familia sigue siento un bastión, es más una roca de nuestra existencia. Lo primero que necesita, absolutamente, es insistir, con fuerza, en que la unión matrimonial entre un hombre y una mujer, abierta a los hijos, no es un residuo de la historia, sino la célula fundamental e indisoluble de nuestro vivir en comunidad».

¿Qué deberían hacer los gobiernos en el ámbito familiar? ¿Hay un modelo de políticas familiares en países extranjeros que le parezca particularmente notable?

«Los países extranjeros, sobre todo los que tienen todavía una democracia joven y un pasado autoritario, no serían un buen ejemplo: todavía deben madurar, tienen mucho camino por delante. En relación con Italia, la primera consideración que habría que hacer es un poco amarga. Porque, más allá de todas las palabras, todavía estamos retrasados en las políticas familiares. El presente y el pasado reciente se caracterizan por pura palabrería y pocos hechos. En cambio, creo que hay por lo menos tres campos en los que tenemos que actuar concretamente: en primer lugar, un nuevo “welfare” más cercano a las familias que no se traduzca solamente en pequeñas intervenciones monetarias, sino que produzca una nueva intervención social para sostener a parejas jóvenes, a precarios, a las mujeres y la natalidad; en segundo lugar, un refuerzo de la alianza entre la escuela y la familia, en la que los alumnos sean el centro del proyecto educativo, en la que los docentes sean valorados por su profesionalidad y en la que las familias sean defendidas de cualquier tendencia ideológica en ámbito educativo; en tercer lugar, lo que más se necesita hoy es una nueva organización del trabajo que se base en el llamado “factor familia”».

¿En qué sentido?

«Hay que replantear los tiempos de trabajo y equilibrarlos con los de un armonioso desarrollo moral y civil, no solo económico, de la familia. Estoy seguro de que si un trabajador está en un ambiente de trabajo sereno, que respeta los tiempos familiares, trabaja mejor y la sociedad, en su conjunto, puede sacar beneficio».

¿Qué opina sobre las tensiones alrededor del Congreso de la familia de Verona?

«La familia es particularmente importante para la Iglesia y precisamente por ello sentimos que acabe en polémicas instrumentales».

¿Qué tal va el plan de la Iglesia italiana para luchar contra los abusos y la pederastia?

«Con respecto a este tema tan doloroso, la Iglesia en Italia no se ha quedado solo mirando. Desde las Líneas guía de 2012 (las nuevas serán presentadas a la Asamblea general en mayo) la CEI busca los instrumentos más adecuados para contrarrestar cualquier tipo de abusos. Entre los obispos, de hecho, es firme la conciencia de que el primer interés debe ser por los chicos heridos y sus familias, volviendo a ese “Me importa, me preocupo” de don Milani y, al mismo tiempo, rechazando cualquier forma de instrumentalización. La reciente creación del Servicio nacional para la tutela de los menores pretende responder a estas prioridades, con un cambio de ritmo basado en la prevención y en la formación. El Servicio ya está trabajando, empezando por la creación de los Servicios regionales e interdiocesanos: con el nombramiento de los obispos encargados por cada Conferencia Episcopal regional; se está completando un primer trecho del recorrido. Después se identificarán, en cada diócesis, uno o más referentes, para poner en marcha una formación específica. El territorio se está moviendo en este sentido, como demuestran las regiones Lombardía, Trentino-Alto Adige, Emilia Romaña, Cerdeña. Todo esto demuestra la adhesión convencida al cambio de mentalidad que ha pedido el Papa».

¿Cómo describiría el Pontificado del Papa Francisco?

«Lo describiría de tres maneras. Antes que nada, como un Pontificado profético que ha recogido el espíritu del Concilio Vaticano II y ha impulsado algunas categorías que se habían quedado un poco al margen. Pienso, por ejemplo, en el diálogo interreligioso, en la conversión pastoral y en la sinodalidad. En segundo lugar, como el Pontificado del anuncio del Evangelio “sine glossa”: la Evangelii gaudium no solo es el documento programático, sino el corazón latente de la acción pastoral de Francisco. Todo gira alrededor de este documento pontificio, que delínea la cifra moral, espiritual y social del Pontificado. Y, para concluir, como el Pontificado de las periferias. Las periferias humanas (como Bangui, en la República Centroafricana, en donde comenzó el Jubileo de la Misericordia) y las periferias existenciales del mundo contemporáneo. El Papa, pues, ha devuelto la centralidad a Cristo y ha dado la imagen de una Iglesia irradiante y extendida en el mundo entero».

¿Cómo será el futuro próximo de la Iglesia? ¿Qué espera y qué le preocupa?

«El futuro no nos pertenece, pero creo que en estos años se han puesto en marcha procesos cuyos frutos se podrán comprender dentro de mucho tiempo. El gran tema de la sinodalidad, por ejemplo, si se desarrolla oportunamente, podrá ofrecer un rostro nuevo a la Iglesia, un rostro cada vez más auténtico, participado y menos auto-referencial. Un primer paso se dará en el encuentro de reflexión y de espiritualidad por la paz en el Mediterráneo, que se llevará a cabo en Bari en febrero de 2020. Esa será una primera ocasión para experimentar concretamente el espíritu sinodal y para proponer soluciones concretas a los problemas que afligen al Mediterráneo».

La mujer en la Iglesia: ¿es una relación y una presencia que debe obtener mayor atención y reconocimiento?

«Por supuesto que sí. Se requiere una presencia femenina de calidad, y no solo en cantidad. Se necesita, por el bien de la Iglesia, una mayor presencia femenina en los lugares de dirección pastoral y en los papeles importantes de la Iglesia. No por una mera cuestión de subdivisión de los puestos con base en una especie de “cuota rosa”, sino para tener una visión diferente y más completa. Estoy seguro de que, en relación con muchos temas, nosotros los pastores tenemos mucho que aprender de las mujeres».


Deja un comentario

Roma: el hospital Bambino Gesú, para niños cumple 150 años.

Se cumplen 150 años de la fundación del Hospital Bambino Gesù

Las celebraciones de este importante aniversario contaron con la presencia del Presidente de Italia, Sergio Mattarella y del Secretario de Estado Vaticano, Card. Pietro Parolin. Vatican News comparte un video haciendo un recorrido de la historia de este hospital y de los Papas que lo han visitado.

Ciudad del Vaticano

“El futuro es una historia de niños” es el lema elegido para las celebraciones de los 150 años de fundación del Hospital pediátrico de Roma, Bambino Gesù, que tuvo lugar el 19 de marzo a las 11:00 horas, en el Auditorio de la sede de San Pablo Extramuros.

El Presidente de la República italiana, Sergio Mattarella, y el Secretario de Estado de la Santa Sede, Cardenal Pietro Parolin, estuvieron presentes para celebrar el “cumpleaños” del hospital, inaugurado oficialmente el 19 de marzo de 1869. Entre los participantes de este evento también se encontraban la Ministra de Sanidad, Giulia Grillo, el Presidente de la Región Lacio, Nicola Zingaretti y la Alcaldesa de Roma, Virginia Raggi.

Una historia de niños

La historia del hospital es una historia que proviene de un regalo de niños para otros niños. En Roma, como sucedía en el resto de Italia en la segunda mitad del siglo XIX, los menores enfermos eran a menudo ingresados, sin atención específica, en los mismos pabellones que los adultos.

La duquesa Arabella Salviati, impresionada por las penurias de los pequeños y pobres enfermos de la ciudad, cultivó la idea de un hospital infantil siguiendo el modelo del Hopital des Enfants Malades de París. El proyecto fue apoyado por su marido, el duque Escipión, y alentado por el entusiasmo generoso de los pequeños Salviati que, con ocasión del cumpleaños de su madre, le regalaron un alcancía – todavía conservada en una caja de hospital- con sus ahorros para que fueran utilizados en el proyecto.

El 19 de marzo de 1869, en una pequeña habitación de Via delle Zoccolette, a un paso del río Tíber, cuatro niñas fueron acogidas y atendidas por dos médicos y las Hermanas Hijas de la Caridad de San Vincenzo de’ Paoli. Así nació el primer núcleo del Hospital dedicado al “Niño Jesús” por concesión expresa del Papa Pío IX que escribió sobre él, un documento documento conservado actualmente en el archivo histórico del hospital: “Que Dios bendiga este buen regalo, lo consolide y lo mejore”.

El primer verdadero hospital pediátrico italiano

El Hospital Bambino Gesù es históricamente el primer verdadero hospital pediátrico italiano, es decir, con una estructura orgánica y articulada completa. 12 años más tarde se inauguró el Hospital Infantil de Cremona (1881); en 1883 se inauguraron el Hospital Regina Margherita de Turín, el Hospital Infantil Cesare Arrigo de Alessandria (1886) y los Hospitales S. Filippo de Génova y Santa Famiglia de Livorno (1888). Uno de los primeros que se inauguró en el sur de Italia fue el Hospital de Niños de Palermo en 1880.

En Europa, el proceso había comenzado unas décadas antes: no sólo el Hopitale des Enfantes Malades de París, que inspiró a la duquesa Salviati (1802), sino también el Hospital Infantil Nicolò de San Petersburgo (1834), el St. Annen-Spital (1837) de Viena y el F. F. Sick Children de Londres (1852).

El Hospital del Papa

En Roma, el Bambino Gesù es conocido como el “Hospital del Papa”, signo de un vínculo especial que se inició en 1924 cuando la familia Salviati, debido al crecimiento en tamaño y servicio prestado y con vistas a asegurar un futuro estable, donó el hospital, incluyendo la estructura de Santa Marinella, al Santo Padre Pío XI.

Desde entonces, el Bambino Gesù ha crecido y ha adquirido nuevos espacios: en 1887, desde su sede en Via delle Zoccolette, se trasladó a la colina del Janiculum, en una parte del antiguo convento de Sant’Onofrio. En 1917, la reina Helena de Saboya confió la colonia de Santa Marinella, Villa Iolanda, a la duquesa María Salviati para el cuidado de los niños enfermos de tuberculosis. La propiedad de la Santa Sede significaba que, tras los Pactos de Letrán de 1929, la sede de Gianicolense estaba comprendida en el ámbito de los bienes que gozaban de la inmunidad de extraterritorialidad prevista en el artículo 15 del Tratado de Letrán.

Con el paso del tiempo, los Pontífices siempre han visitado el hospital, comenzando por Juan XXIII en 1958. Fue la primera visita oficial de un Papa. En 1978 Pablo VI confió al Hospital Infantil Bambino Gesù una vasta área en Palidoro, en la costa romana, con tres pabellones gestionados por la Pontificia Obra Asistencial. Así nació la sede de Palidoro que, en pocos años, se estableció como un centro de atención médica y quirúrgica de vanguardia.

En 2012, el hospital completó su estructura actual con la creación de un nuevo gran polo en el área extraterritorial adyacente a la Basílica de San Pablo Extramuros, donde se ubican los servicios ambulatorios y, dos años después, los grandes laboratorios de investigación genética y celular.

En 2019 se ampliará la sede de Palidoro. En los próximos meses se abrirá una clínica de cuidados paliativos pediátricos en Via Aurelia y se iniciarán las obras de construcción de un pabellón de tratamiento de tumores y trasplantes en Viale di Villa Pamphilj, así como la ampliación del recinto de Palidoro.

El Bambino Gesù, 150 años después

El crecimiento de las estructuras de este hospital infantil ha seguido el desarrollo en el campo clínico y científico hasta convertirse en una de las estructuras pediátricas más importantes de Europa, punto de referencia para la salud de los niños y jóvenes de toda Italia y del extranjero.

En 1985 el hospital fue acreditado por el Ministerio de Salud como Instituto Científico de Hospitalización y Tratamiento (IRCCS). En 2015, el Hospital Infantil Bambino Gesù recibió el título de “Centro Médico Académico” por parte del principal organismo internacional de acreditación en el sector de la salud, la Joint Commission International, por sus actividades articuladas de formación médica y clínica.

La atención sanitaria del Bambino Gesù, dividida en 4 polos de hospitalización y atención, cuenta actualmente con un total de 607 camas. Cada año se producen más de 28.000 ingresos, 29.000 intervenciones quirúrgicas e intervencionistas, 84.000 accesos a la Sala de Urgencias, más de 1.900.000 consultas externas: uno de los casos pediátricos más significativos de Europa.

El horizonte de intervención del hospital supera el territorio de Roma y del Lacio: el 29% de los pacientes hospitalizados proceden de otras regiones, mientras que el 15% son de nacionalidad extranjera.

Un futuro para los niños

“El futuro de este Hospital -explica Mariella Enoc, Directora del Centro- está en la memoria viva de nuestras raíces”.

“Entre las enfermedades que afligían a las niñas hospitalizadas en Via delle Zoccolette se encontraba la clorosis, una forma de anemia y deficiencia de hierro causada por la desnutrición. Hoy en día, esta enfermedad, de la que la pediatría ha surgido históricamente, ha desaparecido. Podemos considerarlo un símbolo del camino recorrido no sólo por la medicina, sino también por el hospital, cuyo objetivo, ayer, hoy y mañana, debe ser hacer desaparecer las enfermedades que afectan a los niños, encontrando un nombre y una cura para los que aún no la tienen. El Bambino Gesù nació de una alta idea de caridad a la que ha permanecido fiel durante 150 años y, ahora como entonces, la forma más alta de caridad es la ciencia, la competencia del cuidado, la investigación sin paradas”, concluye.

Escuche el servicio


Deja un comentario

Islas griegas; sigue la crisis migratoria.

Refugiados: tres años de desesperación en las Islas griegas

12.000 refugiados, solicitantes de asilo y migrantes, malviven hacinados en crueles centros de tránsito, en condiciones inseguras y degradantes sin acceso a atención médica. Con motivo del tercer aniversario del acuerdo entre la UE y Turquía en Grecia, Médicos Sin Fronteras pide la evacuación inmediata de todas las personas vulnerables.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

En el marco del tercer aniversario de la firma del acuerdo entre la UE y Turquía en Grecia, la organización internacional sin ánimo de lucro, Médicos Sin Fronteras (MSF), solicita a los líderes europeos que tomen medidas para acabar con las nocivas políticas de contención en los llamados «centros de tránsito» de las Islas griegas, a la vez que insta a que garanticen la evacuación inmediata de todas las personas vulnerables que residen en estas precarias estructuras, especialmente los niños, con el fin de que sean trasladados a alojamientos adecuados en la Grecia continental o a otros Estados miembros de la UE.

Condiciones inhumanas e indignas

En los últimos tres años, dicho acuerdo ha “mantenido atrapados” a miles de hombres, mujeres y niños en condiciones insalubres, inseguras, degradantes de hacinamiento y con escaso acceso a servicios básicos sanitarios. Todo ello ha provocado un deterioro de su salud y bienestar, causando un sufrimiento generalizado.

 

La situación es concretamente más compleja en el centro de Vathy, en la isla de Samos, donde las condiciones se han deteriorado de manera drástica en los últimos meses debido a la grave masificación. Esto ha llevado a MSF a enviar un equipo médico a la isla.

Malvivir en la pobreza e inseguridad

En estos momentos, el campo alberga a más de 4.100 personas en un espacio destinado para solo 648, lo que significa que miles de personas malviven sin protección en zonas sucias e inseguras de los alrededores del campo oficial.

Entre los que se refugian fuera del centro hay, al menos 79 niños no acompañados, mujeres embarazadas, ancianos, personas con enfermedades crónicas incluidas patologías mentales graves; así como supervivientes de tortura y violencia sexual.

 

“Tres años después, tanto la UE como el Gobierno local, siguen sin proporcionar condiciones de vida digna, y una atención médica adecuada para las personas atrapadas en las Islas griegas”, explica Emmanuel Goué, coordinador general en Grecia de la organización sanitaria.

Situación crítica en la Grecia continental

Por su parte, en la Grecia continental, miles de migrantes que llegaron después de que se aplicara el tratado, viven en campos o en alojamientos temporales administrados por la ONU o por organizaciones no gubernamentales, mientras que otros residen en edificios abandonados o duermen en las calles.

Todos se enfrentan a obstáculos para acceder a la atención médica. En este contexto, los equipos de psicólogos de MSF trabajan para atender a quienes padecen problemas de salud mental, como depresión, ansiedad y psicosis. También buscan rehabilitar a las víctimas de todo tipo de traumas.

Devastados por la guerra

Si bien el número total de llegadas ha disminuido considerablemente desde 2016, los datos revelan que más de 6.000 hombres, mujeres y niños se han asentado en Grecia desde principios de 2019.

La gran mayoría de las personas procede de países devastados por la guerra y generadores de refugiados, como Afganistán, Siria, Irak y República Democrática del Congo. Más de la mitad son mujeres y niños.

Esto demuestra que el enfoque de contención y disuasión de la UE para gestionar la migración no ha dado los resultados esperados a la hora de crear vías alternativas hacia un lugar seguro para quienes se ven obligadas a huir.

Photogallery

Crisis Migratoria en imágenes


Deja un comentario

Exhortación postsinodal de la juventud. Próxima publicación.

El Papa firmará su exhortación apostólica postsinodal sobre los jóvenes en Loreto

Con este gesto, el Santo Padre quiere confiar a la Virgen María el documento que sella los trabajos del Sínodo de los Obispos celebrado en el Vaticano, del 3 al 28 de octubre de 2018, sobre el tema: “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”.

Ciudad del Vaticano

«Vive Cristo, esperanza nuestra», es el título del texto original en español de la Exhortación Apostólica Postsinodal escrita en forma de Carta a la Juventud, que el Papa Francisco firmará el 25 de marzo, solemnidad de la Anunciación del Señor, durante su visita al Santuario Mariano de Loreto.

 

Con este gesto, el Santo Padre quiere confiar a la Virgen María el documento que sella los trabajos del Sínodo de los Obispos celebrado en el Vaticano, del 3 al 28 de octubre de 2018, sobre el tema: “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”.

El texto de la Exhortación se publicará después de la firma del 25 de marzo y se presentará, como es habitual en un documento magistral, durante una conferencia en la Oficina de Prensa de la Santa Sede, de la que se darán detalles en los próximos días.

Escuche el servicio