Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Con las víctimas de Barcelona.

Amnistía Internacional, junto a las víctimas tras el atentado en Barcelona

CC by-sa Nikos Roussos

17 de agosto de 2017

Amnistía Internacional condena con firmeza el atentado que ha dejado varias personas muertas y heridas este jueves 17 de agosto en Las Ramblas de Barcelona. La organización se solidariza con las víctimas y sus familiares y pide a las autoridades que lleven a cabo una investigación rápida y exhaustiva para que las personas responsables sean llevadas ante la justicia.

“Queremos enviar todo nuestro apoyo y solidaridad a las víctimas de este acto infame en estos momentos difíciles”, ha declarado Esteban Beltrán, director de AI España. “Hay que seguir desafiando el odio. Este tipo de ataques son una muestra de un desprecio absoluto por los principios más fundamentales de la humanidad”, añade.


Deja un comentario

Mensaje del Papa para la jornada del emigrante y el refugiado.

“Visas temporales para quienes huyen de la guerra, no a las expulsiones arbitrarias”

El mensaje del Papa para la Jornada del Emigrante y del Refugiado 2018. «Acoger, proteger, promover e integrar»: ciudadanía y procesos de regularización extraordinaria para los que se encuentran desde hace mucho tiempo en el país; tutelar a los menores, «la apatridia» debe ser evitada

Papa Francisco con un grupo de migrantes en Lampedusa, 2013

27
0
Pubblicato il 21/08/2017
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

Incrementar y simplificar la concesión de visados humanitarios, favorecer la reunión familiar, conceder la ciudadanía y procesos de regularización extraordinaria para quienes ya viven desde hace tiempo en el país que los aloja. Son algunas de las peticiones que contiene el mensaje del Papa Francisco para la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado 2018, que se celebrará el próximo 14 de enero. El tema elegido es significativo: «Acoger, proteger, promover e integrar a los emigrantes y refugiados», y revela cuáles son los sentimientos y las preocupaciones del Pontífice, que comienza su mensaje con una cita bíblica del Libro del Levítico: «El emigrante que reside entre vosotros será para vosotros como el indígena: lo amarás como a ti mismo, porque emigrantes fuisteis en Egipto. Yo soy el Señor vuestro Dios».

 

«En el forastero encuentras a Jesús»

 

Después de haber recordado su viaje a Lampedusa de 2013, el Papa escribe: «Cada forastero que llama a nuestra puerta es una ocasión de encuentro con Jesucristo, que se identifica con el extranjero acogido o rechazado en cualquier época de la historia», y habla sobre la actitud de la Iglesia frente a las migraciones, invitando a «todos los creyentes y con todos los hombres y mujeres de buena voluntad» a responder «con generosidad, diligencia, sabiduría y amplitud de miras, cada uno según sus posibilidades». Bergoglio después explica uno por uno los cuatro verbos basados en los principios de la doctrina de la Iglesia: «acoger, proteger, promover e integrar».

 

«Se necesitan corredores humanitarios»

 

Acoger significa «ante todo, ampliar las posibilidades para que los emigrantes y refugiados puedan entrar de modo seguro y legal en los países de destino. En ese sentido, sería deseable un compromiso concreto para incrementar y simplificar la concesión de visados por motivos humanitarios y por reunificación familiar. Al mismo tiempo, espero que un mayor número de países adopten programas de patrocinio privado y comunitario, y abran corredores humanitarios para los refugiados más vulnerables». El Papa sugiere la institución de «visados temporales especiales para las personas que huyen de los conflictos hacia los países vecinos». Y afirma: «no son una solución idónea, sobre todo cuando se realizan hacia países que no pueden garantizar el respeto a la dignidad ni a los derechos fundamentales».

 

«Primer alojamiento decoroso»

 

Francisco subraya la importancia de «ofrecer a los emigrantes y refugiados un alojamiento adecuado y decoroso», con «programas de acogida extendida» que permiten «una mejor calidad de los servicios». Citando el principio de la centralidad de la persona humana, «expresado con firmeza por Benedicto XVI, Francisco recuerda la obligación de «anteponer siempre la seguridad personal a la nacional», formando «adecuadamente al personal encargado de los controles de las fronteras» para garantizar «la seguridad personal y el acceso a los servicios básicos» para quienes llegan. «En nombre de la dignidad fundamental de cada persona –se lee en el mensaje–, es necesario esforzarse para preferir soluciones que sean alternativas a la detención de los que entran en el territorio nacional sin estar autorizados».

 

«Protegerlos también en su patria»

 

“Conjugando” el segundo verbo, el Papa recuerda que la protección «comienza en su patria y consiste en dar informaciones veraces y ciertas antes de dejar el país, así como en la defensa ante las prácticas de reclutamiento ilegal». En la medida de lo posible, añade, «debería continuar en el país de inmigración, asegurando a los emigrantes una adecuada asistencia consular, el derecho a tener siempre consigo los documentos personales de identidad, un acceso equitativo a la justicia, la posibilidad de abrir cuentas bancarias y la garantía de lo básico para la subsistencia vital». Francisco afirma que «si las capacidades y competencias de los emigrantes, los solicitantes de asilo y los refugiados son reconocidas y valoradas oportunamente, constituirán un verdadero recurso para las comunidades que los acogen», por lo que espera que, «en el respeto a su dignidad, les sea concedida la libertad de movimiento en los países de acogida, la posibilidad de trabajar y el acceso a los medios de telecomunicación. Para quienes deciden regresar a su patria, subrayo la conveniencia de desarrollar programas de reinserción laboral y social».

 

Tutelar a los menores y garantizarles la ciudadanía

 

Bergoglio pide «evitarles cualquier forma de detención», asegurándoles, por el contrario, «el acceso regular a la educación primaria y secundaria». Es «necesario garantizarles la permanencia regular al cumplir la mayoría de edad y la posibilidad de continuar sus estudios. En el caso de los menores no acompañados o separados de su familia es importante prever programas de custodia temporal o de acogida». Francisco pide evitar que permanezcan sin patria y espera que el estatus migratorio no limite «el acceso a la asistencia sanitaria nacional ni a los sistemas de pensiones, como tampoco a la transferencia de sus contribuciones en el caso de repatriación». «De acuerdo con el derecho universal a una nacionalidad, todos los niños y niñas la han de tener reconocida y certificada adecuadamente desde el momento del nacimiento», afirma el Papa, que pide evitar «la apatridia en la que se encuentran a veces los emigrantes y refugiados» mediante «leyes relativas a la nacionalidad conformes con los principios fundamentales del derecho internacional» sin « limitar el acceso a la asistencia sanitaria nacional ni a los sistemas de pensiones, como tampoco a la transferencia de sus contribuciones en el caso de repatriación».

 

Garantizar la dimensión religiosa

 

EL Papa también recuerda que, para permitir que los emigrantes y refugiados se realicen, «la dimensión religiosa ha de ser reconocida en su justo valor, garantizando a todos los extranjeros presentes en el territorio la libertad de profesar y practicar la propia fe». Además invita a dar valor a las competencias laborales de quienes llegan, promoviendo «la inserción socio-laboral» y «garantizando a todos, incluidos los que solicitan asilo, la posibilidad de trabajar, cursos formativos lingüísticos y de ciudadanía activa, como también una información adecuada en sus propias lenguas. En el caso de los emigrantes menores de edad, su participación en actividades laborales ha de ser regulada de manera que se prevengan abusos y riesgos para su crecimiento normal».

 

Promover la familia

 

En 2006, Benedicto XVI subrayó que el en contexto migratorio la familia es «lugar y recurso de la cultura de la vida y principio de integración de valores». Francisco insiste en que «hay que promover siempre su integridad, favoreciendo la reagrupación familiar —incluyendo los abuelos, hermanos y nietos—, sin someterla jamás a requisitos económicos». Mayores «atenciones y ayudas» se deben garantizar para los emigrantes con discapacidades. «Considero digno de elogio –escribe Bergoglio– los esfuerzos desplegados hasta ahora por muchos países en términos de cooperación internacional y de asistencia humanitaria. Con todo, espero que en la distribución de esas ayudas se tengan en cuenta las necesidades (por ejemplo: asistencia médica y social, como también educación) de los países en vías de desarrollo, que reciben importantes flujos de refugiados y emigrantes, y se incluyan de igual modo entre los beneficiarios de las mismas comunidades locales que sufren carestía material y vulnerabilidad».

 

Integración y ciudadanía

 

Para concluir, Francisco explica que «la integración no es una asimilación, que induce a suprimir o a olvidar la propia identidad cultural. El contacto con el otro lleva, más bien, a descubrir su “secreto”, a abrirse a él para aceptar sus aspectos válidos y contribuir así a un conocimiento mayor de cada uno». Este proceso «puede acelerarse mediante el ofrecimiento de la ciudadanía, desligada de los requisitos económicos y lingüísticos, y de vías de regularización extraordinaria, a los emigrantes que puedan demostrar una larga permanencia en el país». EL Papa insiste en «la necesidad de favorecer, en cualquier caso, la cultura del encuentro, multiplicando las oportunidades de intercambio cultural, demostrando y difundiendo las “buenas prácticas” de integración, y desarrollando programas que preparen a las comunidades locales para los procesos integrativos». Y subraya el «caso especial» de los extranjeros obligados a abandonar los propios países debido a crisis humanitarias: «Estas personas necesitan que se les garantice una asistencia adecuada para la repatriación y programas de reinserción laboral en su patria».

 

Los «Pactos Globales»

 

Francisco concluye el mensaje asegurando que la Iglesia está dispuesta a «comprometerse en primera persona para que se lleven a cabo todas las iniciativas que se han propuesto más arriba. Sin embargo, para obtener los resultados esperados es imprescindible la contribución de la comunidad política y de la sociedad civil, cada una según sus propias responsabilidades». Y recuerda que durante la cumbre de la ONU de noviembre del año pasado los estados se comprometieron a redactar y aprobar antes de 2018 dos pactos globales (Global Compacts), uno dedicado a los refugiados y otro para los emigrantes, esperando que las indicaciones del mensaje papal contribuyan a este proceso.


Deja un comentario

El Cadenal Parolín en Rusia. Encuentro con el Patriarca ortodoxo Hilarion.

Parolin en Rusia, clima relajado en el encuentro con Hilarion; afrontaron “temas espinosos”

Primera etapa del viaje a Moscú del Secretario de Estado vaticano: conversación de alrededor de dos horas en la sede del Patriarcado. El cardenal se dijo «emocionado»; se afrontó de manera «constructiva» la cuestión de Ucrania y se recordó el diálogo entre Francisco y Kirill

Hilarion de Volokolamsk con Pietro Parolin

53
0
Pubblicato il 21/08/2017
Ultima modifica il 21/08/2017 alle ore 15:28
SALVATORE CERNUZIO
CIUDAD DEL VATICANO

El clima fue relajado y «constructivo». Parolin estaba «emocionado» y en el diálogo, que duró el doble de lo previsto, se pudieron afrontar temas «bastante espinosos», como el de la cuestión ucraniana. El encuentro con el Metropolitano Hilario de Volokolamsk, presidente del Departamento para las Relaciones Exteriores del Patriarcado de Moscú (primera etapa en el viaje del purpurado a Rusia, el primero de un Secretario de Estado vaticano después de 18 años), tuvo un balance netamente positivo.

 

El cardenal, acompañado por el nuncio en Moscú, monseñor Celestino Migliore, y por monseñor Visvaldas Kulbokas, consejero de la nunciatura, fue recibido hoy por la mañana en la Malij zal (la sala de representación) del monasterio de Danilovsy, sede patriarcal para encontrarse con el “segundo de abordo” de la Iglesia ortodoxa rusa, que visitó el Vaticano el 15 de septiembre de 2016. Precisamente el encuentro comenzó con el recuerdo de aquel viaje y, sobre todo, del encuentro entre el Papa Francisco y el Patriarca Kirill en La Habana. El Metropolitano se dijo agradecido por «los esfuerzos conjuntos» en la preparación de aquel momento histórico en la capital cubana, que, sin duda, abrió una nueva vía para el diálogo entre la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa. «Espero que el impulso que aquel encuentro ha dado a nuestras relaciones tenga ulterior desarrollo», indicó Hilarion.

 

Parolin, por su parte, se dijo «honrado de estar en Rusia», además de «emocionado» porque «se trata de mi primera visita a este país y también hay sentimientos que acompañan al programa oficial de esta visita». Programa que prevé también el encuentro, mañana, con el Patriarca Kirill, quien lo recibirá en su residencia veraniega de Peredelkino, a las afueras de Moscú. Antes de encontrarse con el Patriarca, Parolin se reunirá con el Ministro del Exterior ruso, Sergey Lavrov. El próximo miércoles 23 de agosto, en cambio, se llevará a cabo el esperado encuentro con el Presidente ruso Vladimir Putin.

 

Dialogando con Hilarion, Parolin aprovechó la ocasión para felicitarlo por los 30 años de su ordenación sacerdotal: «Le doy mis felicitaciones con particular sentimiento, porque la ordenación sacerdotal para mí ha sido el momento más bello de mi vida», expresó.

 

Después, al reunirse al margen del encuentro con algunos periodistas, explicó que durante la conversación «se pudieron afrontar también algunos temas espinosos, pero siempre en la voluntad de construir y superar las dificultades que existen». El más importante, indicó el cardenal, pero sin añadir mayores detalles, fue el tema de Ucrania, que, con la cuestión de la comunidad greco-católica, pero en comunión con Roma, sigue siendo para la Iglesia rusa de rito ortodoxo un obstáculo en el desarrollo de las relaciones con la Iglesia católica. «Fueron muchos argumentos sobre los que discutimos, pero diría que el clima fue muy constructivo», explicó Parolin.

 

De la misma manera, indicó que «no se discutió» sobre el posible segundo encuentro (en Moscú o en otra parte del mundo) entre Francisco y Kirill. Por ahora queda solo el encuentro en el aeropuerto de La Habana. «Demos tiempo al tiempo y que las cosas maduren sin tener demasiada prisa», dijo el Secretario de Estado. «Los tiempos de Dios son siempre perfectos, decían en América Latina», recordó.

Hubo una escena simpática que confirma la atmósfera relajada a la que se refería el cardenal. Antes del encuentro con Hilarion, el Secretario de Estado estuvo con el sacerdote ortodoxo Aleksey Dikarev, responsable de las relaciones intercristianas en el Departamento de relaciones exteriores del Patriarcado de Moscú. El sacerdote estaba mostrándole a la pequeña delegación vaticana los retratos de los Patriarcas de Moscú y en cierto momento el nuncio Migliore dijo: «Un día podría estar aquí su retrato». «No, no es posible. Sería un milagro», dijo Dikarev, a lo que el cardenal Parolin replicó: «Los milagros suceden de tanto en tanto».

 

Hoy por la tarde habrá una reunión entre el Secretario de Estado vaticano y los obispos católicos rusos, después será la Misa en la Catedral de la Inmaculada Concepción de Moscú. Al concluir la celebración, Parolin cenará con los representantes del clero y del laicado. Ambos, Hilarion y el Secretario de Estado, participarán en el Meeting de Rímini que comenzó ayer: el metropolita estará presente el 24 de agosto, mientras que el purpurado participará el sábado 26 en la ceremonia de clausura.


Deja un comentario

ONU condena atentado terrorista en Finlandia.

Secretario General condena el ataque terrorista en Turku, Finlandia

António Guterres, Secretario General de la ONU. Foto: ONU/Mark Garten

19 de agosto, 2017 — El Secretario General de la ONU condenó el ataque terrorista ocurrido ayer en Turku, Finlandia.

António Guterres expresó en un comunicado difundido este sábado sus más sentidas condolencias al gobierno y al pueblo finlandés.

El viernes, un joven de 18 años de Marruecos, solicitante de asilo en en el país nórdico, acuchilló a diez personas, la mayoría mujeres. Dos de las víctimas murieron.

El atacante fue arrestado por la policía y se encuentra bajo estricta vigilancia en un hospital. El servicio de inteligencia finlandés calificó el ataque como un acto terrorista.

Guterres expresó una vez más que Naciones Unidas se solidariza con Finlandia en su lucha contra el terrorismo y el extremismo violento.


Deja un comentario

Barcelona: Misa en la Sagrada Familia por las víctimas de los atentados.

Solemne misa en la Sagrada Familia por víctimas del atentado

El cardenal Omella: «la paz es el mejor alimento de nuestras vidas»; Papa Francisco: «Estoy cerca de ustedes en este momento doloroso»

Solemne misa en la Sagrada Familia por víctimas del atentado

183
0
Pubblicato il 20/08/2017
Ultima modifica il 20/08/2017 alle ore 12:09
PABLO LOMBÓ

«Nuestra presencia en este lugar santo es signo de repulsa del atentado y es oración para pedir a Dios, Padre de toda bondad, que cambie nuestros corazones de piedra y nos dé un corazón de carne». Desde el altar de la Basílica de la Sagrada Familia, el cardenal arzobispo de Barcelona, Joan Josep Omella recordó hoy, 20 de agosto de 2017, a las víctimas y a los heridos de los atentados que sacudieron las ciudades de Barcelona y Cambrils el jueves pasado, y en los que perdieron la vida 15 personas.

 

Participaron en esta misa por la paz y por la recuperación del más de centenar de heridos los Reyes de España, Felipe VI y Leticia, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y la alcaldesa de Cambrils (Tarragona), Camí Mendoza. También estaba presente una representación de la comunidad musulmana en Barcelona, además de muchos de los familiares de las víctimas y heridos de los ataques terroristas. Precisamente la Sagrada Familia, la obra maestra del arquitecto Antoní Gaudí, parece haber sido uno de los posibles objetivos del grupo de terroristas que atacó a los paseantes en las Ramblas. Centenares de barceloneses y turistas comenzaron a entrar a la Basílica hacia las 09.00 de la mañana para asistir a la eucaristía, que concelebran el obispo auxiliar de Barcelona, Sebastià Taltavull, y el arzobispo emérito de Barcelona, cardenal Lluís Martínez Sistach.

 

El obispo auxiliar, Taltavull, instó a que todo el dolor vivido en Cataluña esta semana debido a los ataques deje paso a «un nuevo estilo de convivencia que respete los derechos humanos y vele por la dignidad, superando toda diferencia y exclusión».

 

El cardenal arzobispo de Barcelona, Joan Josep Omella, proclamó durante su homilía de la Misa solemne en la Sagrada Familia por los atentados en Barcelona y Cambrils que «la unión nos hace fuertes; la división nos corroe y nos destruye». «Es bonito ver que hoy entorno el altar del Señor —continuó— estamos unidos las autoridades supremas del Estado, las autoridades autonómicas y locales, los representantes de las diversas confesiones presentes en nuestra tierra, las diversas instituciones sociales, hombres y mujeres de toda clase y condición social, buena voluntad. És el bonito mosaico sobre el cual se construye una sociedad», y subrayó que «la paz es el mejor alimento de nuestras vidas».

 

Omella también recordó que Gaudí concibió la Sagrada Familia como «un templo reparador, es decir, un lugar para orar por los pecados del mundo», y se preguntó: «¿no es un pecado gravísimo atentar contra la vida de unos semejantes, de nuestros prójimos, de unos seres inocentes y de niños?». Por ello imploró que Dios «cambie nuestros corazones de piedra y nos dé un corazón de carne, lleno de sentimientos de humanidad, fraternidad, misericordia y de paz». Citando el Evangelio del día, que relata la historia de la mujer cananea que pide a Jesús que interceda por su hija enferma, el arzobispo de Barcelona, pidió al Señor que «que cure a quienes han quedado heridos o destrozados por estos atentados y que conceda a nuestro mundo vivir en paz y concordia».

 

«Todos hemos recibido en estos días pasados muestras de cercanía y de repulsa por los atentados sufridos en nuestra ciudad de Barcelona y en la ciudad hermana de Cambrils», recordó el purpurado, en primer lugar, el telegrama enviado en nombre del Francisco por el cardenal Secretario de Estado Pietro Parolin, en el que el Papa condenó nuevamente «la violencia ciega, que es una ofensa gravísima al Creador, y eleva su oración al Altísimo para que nos ayude a seguir trabajando con determinación por la paz y la concordia en el mundo».

 

A los fieles reunidos en oración por las víctimas de atentado, el arzobispo de Barcelona reveló haber recibido además otro mensaje del Papa Francisco, el sábado 19 de agosto por la tarde, quien «me dejó un mensaje en el móvil: “Además del mensaje que le envió en nombre mío el cardenal Parolin, de manera particular, quiero personalmente hacerme cercano a usted y acompañarlo en la misa que va a celebrar. Estoy cerca de ustedes en este momento doloroso. Les acompaño mucho. Que Dios les bendiga. Rezo por ustedes y ustedes recen por mí».

 

«Quiero acabar agradeciendo a las fuerzas de seguridad del Estado, de la autonomía y de Barcelona la generosidad con la que actúan siempre; a los profesionales de la sanidad, su generosidad. Hay mucha reserva de humanidad en nuestra tierra —constató Omella. Da gusto sentirse de esta sociedad, cuando uno ve tanta generosidad. Que la Virgen de la Merced, Patrona de Barcelona, y de Montserrat, Patrona de Cataluña, os acompañen siempre con su amor maternal».


Deja un comentario

El Papa y las víctimas de los atentados.

“Que Dios libre al mundo de esta violencia inhumana”

Durante el Ángelus, el Papa Francisco rezó por «los difuntos, por los heridos y sus familiares» de los actos terroristas que en «estos últimos días han causado numerosas víctimas, en Burkina, Faso, España y Finlandia»
ANSA

El Ángelus del Papa Francisco

Pubblicato il 20/08/2017
Ultima modifica il 20/08/2017 alle ore 12:31
GIACOMO GALEAZZI
CIUDAD DEL VATICANO

El Papa, con dolor por los atentados terroristas, suplica «al Dios de misericordia y de paz que libere al mundo de esta inhumana violencia». «Queridos hermanos y hermanas en nuestro corazón llevamos el dolor que los actos terroristas que en estos últimos días han causado numerosas víctimas, en Burkina, Faso, España y Finlandia —afirmó Francisco durante el Ángelus. Rezamos por todos los difuntos, por los heridos y sus familiares, y suplicamos al Dios de misericordia y de paz que libere al mundo de esta inhumana violencia. Recemos juntos, en silencio, y después a la Virgen».

 

El Pontífice exhortó a «alimentar la fe y a fortalecer la confianza en Jesús», puesto que «todos necesitamos crecer en la fe» y «no tenemos espacios que defender: el amor de Dios no tiene confines». Antes de recitar la oración mariana con los fieles y peregrinos reunidos en la Plaza San Pedro, el Papa recordó que el Evangelio de hoy presenta «un singular ejemplo de fe en el encuentro de Jesús con una mujer cananea, una extranjera con respecto a los judíos». La escena se lleva a cabo mientras Jesús está en camino hacia la ciudad de Tiro y Sidón, al noroeste de Galilea. Y allí, añadió el Papa, la mujer implora a Jesús que cure a su hija, «atormentada por un demonio». El Señor, en un primer momento, «parece no escuchar este grito de dolor, tanto que suscita la intervención de los discípulos que interceden por ella: la aparente distancia de Jesús no desanima a esta madre, que insiste en su invocación».

 

Según Jorge Mario Bergoglio, la fuerza interior de esta mujer, que permite superar cualquier obstáculo, se encuentra en su amor materno y en la confianza en que Jesús puede cumplir lo que le pide. « Podemos decir que es el amor que mueve la fe y la fe, por su parte, se convierte en el premio del amor. El amor intenso hacia su hija le induce a gritar: “¡Señor, Hijo de David, ten compasión de mí!”. Y la fe perseverante en Jesús permite que no se desanime, ni siquiera ante su rechazo inicial; así “la mujer se acercó y, arrodillándose delante de él, le suplicó: ¡Señor, ayúdame!”. Al final, ante tanta perseverancia, Jesús se queda admirado, casi asombrado, por la fe de una mujer pagana». Por lo tanto, prosiguió Francisco, Jesús acepta diciendo: «¡Mujer, qué grande es tu fe! Que se cumpla lo que quieres». Y a partir de ese instante su hija se curó. «Esta humilde mujer —explicó el Pontífice— es indicada por Jesús como un ejemplo de fe inquebrantable. Su insistencia en el invocar la intervención de Cristo es para nosotros un estímulo a no desanimarnos, a no desesperarnos cuando somos oprimidos por las duras pruebas de la vida. El Señor no se gira hacia otra parte ante nuestras necesidades, y, si a veces parece insensible a los pedidos de ayuda, es para poner a la prueba y fortalecer nuestra fe». Y añadió que «las mujeres son capaces de obtener cosas grandes, hemos conocido tantas de ellas».

 

Este episodio evangélico, precisó Jorge Mario Bergoglio, «nos ayuda a entender que todos necesitamos crecer en la fe y fortalecer nuestra confianza en Jesús. Él puede ayudarnos a encontrar la vía cuando hemos perdido la brújula de nuestro camino; cuando el camino no parece más plano, sino duro y difícil; cuando es agotador ser fiel a nuestros compromisos. Es importante alimentar día a día nuestra fe, con la escucha atenta de la Palabra de Dios, con la celebración de los Sacramentos, con la oración personal como “grito” hacia Él, y con actitudes concretas de caridad hacia el prójimo». Por ello invocó el Papa a la Virgen, para que nos haga cada vez más conscientes de nuestra necesidad del Señor y de su Espíritu; nos obtenga una fe fuerte, llena de amor, y un amor que sepa hacerse súplica valiente a Dios». Después saludó a «ustedes, queridos peregrinos italianos y de diferentes países. En particular, saludo a los miembros de la Asociación francesa “Roulons pour l’Espoir” (Paseo por la Esperanza), llegados en bicicleta desde Besanzón, a los nuevos Seminaristas con los Superiores del North American College de Roma; a los Clérigos de Rivoltella en Brescia y a los chicos de Zevio en Verona.A todos les deseo un buen domingo. Por favor, no se olviden de rezar por mí. Buen almuerzo y hasta la vista».


Deja un comentario

Buscar las causas del terrorismo.

ES HORA DE BUSCAR TODAS LAS CAUSAS DEL TERRORISMO

Jaume Flaquer. Desgraciadamente sabíamos que un atentado en Barcelona podía suceder. Su gran atracción turística lo hacía un plato demasiado deseado. Las Ramblas, además, son un paseo que hace tiempo que los barceloneses hemos abandonado.

Ante todo debemos subrayar que ni la religión (que dicen profesar) ni la nacionalidad de los terroristas debe contribuir a estigmatizarlas. La Comunidad Islámica de España, como hace siempre que hay un atentado en nombre del islam, se ha apresurado a condenarlo. Miles de musulmanes que viven entre nosotros viven estos acontecimientos con el mismo sentimiento de horror que los que no lo somos. O más si cabe, puesto que el uso del nombre de la propia religión para algo tan terrible ha de crear un profundo sentimiento de desolación. El Rey de Jordania en 2004 inició un proceso de condena pública del mundo islámico contra la barbarie. El gran dirigente islámico de Egipto ha querido también liderar este proceso en diversos congresos y declaraciones. Marruecos le ha seguido la saga, aunque no llegue a oídos occidentales.

Dicho esto, es preciso que entre todos hagamos un análisis profundo pero también honesto de todas las causas que provocan el terrorismo. ¡Y hemos de subrayar el “todas”! No solo las directas, sino también las indirectas. Hay metodologías de base más o menos marxista (aunque sea de manera matizada o evolucionada) que reducen las causas a cuestiones sociales, económicas, políticas o geoestratégicas, etc., sobre las que se montan las ideologías, también religiosas; y hay también metodologías contrarias, más o menos antirreligiosas (o islamófobas) que reducen las causas a la religión misma.

El fenómeno terrorista es extremadamente complejo puesto que no hay ninguna causa única que explique por sí sola este fenómeno. Hay terroristas (muchos) de clase media o media-alta, y gente extremadamente rica que lo financia. Muchos han cursado estudios universitarios (pero eso sí, casi siempre de carreras técnicas o científicas). No es, pues, un problema de simple falta de formación . Sin duda, los problemas sociales, de integración o de desarrollo de la propia identidad, potencian el fenómeno porque engendran a gente vulnerable que entra en estas corrientes ideológicas del terrorismo como quien entra en una secta. Pero no puede considerarse como la única causa porque los cristianos de los países de mayoría islámica viven en situación de marginación (cuando no de persecución) y no generan movimientos terroristas. Muchos terroristas tienen elementos de patologías psicológicas, pero no siempre las barbaridades las cometen enfermos mentales: no puede pensarse que todos los nazis fuesen enfermos mentales…

Es necesario abordar todas las causas. Hay causas de política internacional: la invasión de Irak y, antes, la lucha contra la URSS en Afganistán… El grupo “Estado Islámico” o al-Qaeda nacieron ahí. ¡Aún no he escuchado ni a Aznar ni a Bush pedir perdón por ello! El colonialismo europeo ha herido también la conciencia y orgullo árabe (y de muchas otras culturas).

Hay causas sociales: las enormes desigualdades económicas además de ser un escándalo ético son generadoras a menudo de rabia o de desesperanza. Si esta última puede llevar al suicidio, el terrorista consigue morir pero con sentido.

Hay causas psicológicas: también lo vemos regularmente en ataques de ira en individuos de Estados Unidos que realizan carnicerías con la ayuda de la facilidad de conseguir un arma.

Pero también, (sí, también), hay causas religiosas, aunque sean para pervertir la religión. Decir simplemente que “el islam es paz” o que “no tiene nada que ver con el Estado islámico o con al-Qaeda” es como decir que las cruzadas no tienen nada que ver con el cristianismo. Que sean una perversión de la religión no significa que no tengan nada que ver. Demasiados clérigos trasmiten el odio y la violencia estando ellos en contra de ella. ¡Cuántos imanes salafíes predican la prohibición de tener amigos cristianos y judíos! Sin duda es una perversa interpretación de un versículo coránico, pero esta interpretación se hace desde el islam propagado por Arabia Saudí. Desde este país, se escriben libros sobre jurisprudencia islámica que dictan la muerte del homosexual, del apóstata y del adúltero. Y estos libros ¡se venden en España traducidos al castellano! Arabia Saudí y otros países del Golfo condenan el terrorismo puesto que ellos también están en la punta de mira del Estado islámico y de al-Qaeda. Pero su islam lo produce sin cesar.

Si se condena al infierno a judíos, cristianos, y por supuesto politeístas y ateos, (y este elemento de fe no es solo profesado por los salafíes sino que es extremadamente común), ¿se puede decir que se es completamente ajeno a que unos locos quieran anticipar ese infierno ya en la tierra? Si Dios no consigue encontrar ni una pizca de bondad suficiente que merezca su salvación, ¿por qué lo tienen que encontrar los seres humanos?

Hagamos todos autocrítica sincera para acabar con este mal del s. XXI.