Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Maternidad y pobreza en el mundo. Datos estadísticos. UNICEF

Más de 800 mujeres mueren a diario en partos por causas prevenibles

El mundo no proporciona atención de salud materna de calidad a las madres más pobres. Millones de madres están en riesgo debido a los prohibitivos costos de la atención sanitaria, la falta de acceso a servicios y profesionales calificados, así como los matrimonios precoces.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

Según los resultados de un nuevo Informe de Salud Materna elaborado por UNICEF, más de 5 millones de familias de África, Asia, América Latina y el Caribe invierten cada año más del 40% de sus gastos no alimentarios en servicios de salud materna.

Casi dos tercios de estos hogares, es decir, unos 3 millones, se encuentran en Asia, mientras que alrededor de 1,9 millones se encuentran en África. Según el análisis, los costos de la atención prenatal y los servicios de parto pueden disuadir a las mujeres embarazadas de buscar atención médica, poniendo en peligro la vida de las madres y sus hijos.

“Para demasiadas familias, los costos del parto pueden ser catastróficos. Si una familia no puede pagar estos costos, las consecuencias pueden ser fatales”, afirma Henrietta Fore, Directora General de UNICEF.

Mortalidad natal alarmante

El estudio señala que, aunque se han hecho muchos progresos en todo el mundo para mejorar el acceso de las mujeres a los servicios de maternidad, más de 800 mujeres siguen muriendo todos los días por complicaciones relacionadas con el embarazo. Todos los días nacen por lo menos 7.000 niños muertos, la mitad de los cuales estaban vivos al comienzo del trabajo de parto, mientras que otros  7.000 niños mueren en el primer mes de vida.

 

La realidad es dura para las mujeres más pobres. En todo el sur de Asia, el número de mujeres ricas que realizan cuatro o más visitas de atención prenatal es tres veces mayor que el de las mujeres de familias más pobres. Cuando se trata de mujeres que dan a luz en un centro, la diferencia entre los más pobres y los más ricos es más del doble en África occidental y central.

Pobres: las principales víctimas

Los médicos, las enfermeras y las parteras desempeñan un papel clave en la salvación de las madres, pero millones de nacimientos ocurren cada año sin un asistente especializado. Según el Informe, de 2010 a 2017, la cobertura de los trabajadores de la salud ha aumentado en muchos países.

Sin embargo, el aumento de la cobertura ha sido mínimo en los países más pobres, donde los niveles de mortalidad materna y neonatal han sido los más altos. Por ejemplo, de 2010 a 2017, la cobertura aumentó de 4 a 5 trabajadores sanitarios por cada 10.000 personas en Mozambique y de 3 a 9 en Etiopía. En Noruega, este número aumentó de 213 a 228 trabajadores de la salud por cada 10.000 personas durante el mismo período.

Asimismo, las estadísticas señalan que, a nivel mundial, las complicaciones relacionadas con el embarazo son la principal causa de muerte entre las niñas de 15 a 19 años de edad. Como las adolescentes todavía están en desarrollo, corren un gran riesgo de sufrir complicaciones si quedan embarazadas. Además, sus hijos corren un mayor riesgo de morir antes de cumplir cinco años. Igualmente, en el informe se señala que las “niñas esposas” tienen menos probabilidades de recibir atención médica adecuada durante el embarazo o de dar a luz en un centro de atención de la salud que las mujeres casadas adultas.

Niñas esposas y los riesgos de salud

En general, las esposas terminan teniendo muchos hijos que cuidar, a menudo más que las mujeres que se casan como adultas. En Camerún, Chad y Gambia, más del 60% de las niñas de 20 a 24 años que se casaron antes de los 15 años tuvieron tres o más hijos, en comparación con menos del 10% de las mujeres de la misma edad que se casaron como adultas.

“No podemos proporcionar atención de calidad a las madres más pobres y vulnerables”, aseguró Fore. “Demasiadas madres siguen sufriendo sin parar, especialmente durante el parto. Podemos detener este sufrimiento y salvar millones de vidas con un par de manos seguras, instalaciones funcionales y una mejor calidad de atención antes, durante y después del embarazo.

Proyectos y soluciones

En este contexto, con la campaña mundial Every Child ALIVE, UNICEF hace un llamamiento a los gobiernos, los proveedores de atención de la salud, los donantes, el sector privado, las familias y las empresas para que salven a todas las madres y a todos los niños y niñas del mundo, y les ofrece soluciones.

Como, invertir recursos financieros en los sistemas sanitarios, empezando por la UE; la contratación, formación, mantenimiento y gestión de un número suficiente de médicos, enfermeras y matronas con experiencia en atención materna y neonatal; garantizar instalaciones de salud limpias y funcionales, equipadas con agua, jabón y electricidad, al alcance de todas las madres y los niños; por lo que es una prioridad proporcionar a cada madre y a cada niño los medicamentos y el equipo necesarios para un comienzo saludable de la vida; dar a los adolescentes y a las familias la oportunidad de pedir y recibir atención de calidad.


Deja un comentario

Miles de niños venezolanos en Colombia.

Colombia ampara a más de 300 mil niños venezolanos

1.2 millones de venezolanos han migrado a Colombia, de los cuales 327 mil son niños. UNICEF pide apoyo económico para proporcionarles asistencia humanitaria: “Sin más apoyo, su salud, educación y protección estarán en peligro”.

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

UNICEF ya ha recibido 5.7 millones de dólares de los 29 millones que necesitan para apoyar las necesidades básicas de los 327 mil niños venezolanos refugiados en Colombia y de sus familias. Un cifra necesaria y urgente para vacunar a más de 30 mil niños, suministrar agua, saneamiento e higiene en las escuelas para 13 mil, y proporcionar oportunidades de aprendizaje formal e informal para 40 mil. Pero no sólo los más pequeños están en el centro de las prioridades de la organización, también las mamás, teniendo como objetivo llegar a 15 mil madres lactantes con micronutrientes.

La situación económica y política que atraviesa en la actualidad Venezuela ha obligado ya a casi 4 millones de venezolanos a dejar sus hogares y emigrar a los países vecinos en buscar de mejores oportunidades y calidad de vida. De esos 4 millones, 1.2 de ellos están en Colombia donde a menudo viven en comunidades de acogida vulnerables con recursos limitados, entre los que se encuentran 327 mil niños.

Colombia ofrece educación gratuita a niños inmigrantes de Venezuela

Según UNICEF, actualmente más de 130 mil niños venezolanos están matriculados en escuelas colombianas; una cifra que ha aumentado considerablemente si la comparamos con los 30 mil niños que estaban inscritos en el mes de noviembre del año pasado y casi 10 mil de estos estudiantes se encuentran en la ciudad fronteriza de Cúcuta. “La grave situación en Venezuela ha dejado a muchos padres sin otra opción que buscar oportunidades educativas para sus hijos al otro lado de la frontera”, ha declarado la Directora de Comunicaciones de UNICEF, Paloma Escudero. “He visto a cientos de estudiantes cruzar Cúcuta al alba, bajo una lluvia torrencial, para ir a la escuela. Esta dedicación al aprendizaje por parte de padres y estudiantes es una lección de compromiso, perseverancia y determinación para todos nosotros”.

A diario, madres e hijos viajan durante horas para realizar visitas prenatales

El puente Simón Bolívar entre Colombia y Venezuela es cruzado diariamente por cientos de madres que viajan durante horas para realizar visitas prenatales, vacunar a sus hijos, llevarlos a la escuela y buscar comida para sus familias. “Durante los 4 días que estuve de misión en Cúcuta conocí a una madre que tenía epilepsia y estaba embarazada de ocho meses. Tenía que venir a Colombia para hacer visitas prenatales y proteger su salud y la de su bebé”, ha dicho Paloma Escudero, puntualizando que “para la mayoría de las familias, la decisión de irse del país es sólo una medida de último recurso”.


Deja un comentario

Yemen: los casos de cólera agravan la emergencia sanitaria. Llamamiento de UNICEF y OMS y el Programa mundial de alimentos.

El aumento de casos de cólera en Yemen dispara la alarma

OCHA/Matteo Minasi
Paciente recibiendo tratamiento contra el cólera en el Hospital Al-Sadaqah de Adén. (Agosto de 2018)

27 Marzo 2019

UNICEF, la Organización Mundial de la Salud y el Programa Mundial de Alimentos pidieron este miércoles acceso humanitario sin restricciones en Yemen, ante el aumento de casos sospechosos de cólera y el incremento del número de yemeníes que sufren  por no tener acceso a los alimentos.

Tras los 109.000 casos de diarrea acuosa sospechosos de cólera y las 190 muertes asociadas a este suceso que se han producido en Yemen desde enero hasta el 17 de marzo, UNICEF y la Organización Mundial de la Salud temen que se vuelva a producir un brote de cólera como el padecido hace dos años cuando se registraron más de un millón de casos.

Aproximadamente un tercio de los casos reportados durante este año son de niños menores de 5 años, destacaron los directores regionales de UNICEF y la OMS.

“Tememos que el número de casos sospechosos de cólera siga creciendo con la llegada anticipada de la temporada de lluvias y a medida que los servicios básicos, como los sistemas y redes de abastecimiento de agua, se han colapsado”, indicaron.

Geert Cappelaere y el doctor Ahmed Al Mandhari, añadieron que la situación se ve exacerbada por otros factores como el mal estado de los sistemas de eliminación de aguas residuales, el uso de agua contaminada para la agricultura, o el desplazamiento de las familias que huyen de la escalada de la violencia, especialmente en las localidades de Hodeida y Taiz.

Tanto UNICEF como la OMS destacaron que trabajan, junto a una amplia red de socios locales, en la respuesta y detención de la transmisión de la enfermedad. Las actuaciones se concentran en 147 distritos donde se han desplegado equipos de respuesta rápida que proveen suministros adicionales de agua, higiene y saneamiento.

Además, se encuentran en funcionamiento 413 centros para el tratamiento de la diarrea acuosa y rehidratación vía oral.

Durante las últimas semanas, en 95 distritos se incrementaron las intervenciones de cloración para desinfectar el agua y se distribuyó combustible y piezas de repuesto para mantener en funcionamiento las redes de abastecimiento de agua y saneamiento.

Al mismo tiempo, se efectuó una ronda de vacunación vía oral para 400.000 personas y una campaña de sensibilización puerta a puerta que alcanzó a 600.000 yemeníes.

Pese al compromiso por parte de UNICEF y la Organización Mundial para la Salud de ampliar la respuesta a la enfermedad para evitar la propagación de la enfermedad, se encuentran con diversos desafíos como la intensificación de los combates, las restricciones de acceso y los obstáculos burocráticos para transportar suministros de socorro y personal a Yemen.

“UNICEF y la OMS hacen un llamamiento para que se levanten todas las restricciones a nuestras operaciones humanitarias a fin de responder a la propagación de la enfermedad y a otras zonas. Nuestros equipos humanitarios deben tener pleno acceso para llegar a todos los niños, todas las mujeres y todos los hombres que necesitan asistencia médica y de otro tipo”, recalcaron.

Niño recibiendo tratamiento para la desnutrición aguda en un hospital de Hajjah, en Yemen. Foto: PMA/Abeer Etefa.

 A un paso de la hambruna

Y si la situación sanitaria no invita al optimismo, la alimentaria tampoco parece mejorar ya que 20 millones de yemeníes, alrededor del 70% de la población, sufren inseguridad alimentaria, ya que no tienen un acceso garantizado a los alimentos, según manifestó este martes el portavoz del Programa Mundial de Alimentos, Herve Verhoosel.

Esa cifra representa un incremento del 13% respecto al año pasado, explicaba Verhoosel a la prensa en Ginebra tras añadir que “casi 10 millones de ellos están a un paso de la hambruna“.

A esta dramática situación, hay que añadirle que el PMA recibió informes de intensos enfrentamientos en varios puntos de Hodeida, entre ellos un ataque contra una ruta clave de abastecimiento entre la ciudad portuaria y Saná, la capital del país.

Ante esta última circunstancia, expresó su preocupación por las medidas de seguridad para garantizar el apoyo humanitario adecuado en Yemen, tanto por parte del PMA como de otros organismos de las Naciones Unidas.

Verhoosel manifestó su preocupación por la situación en la provincia de Hajjah, una zona situada al noroeste de Saná que padece una gran inseguridad alimentaria, e indicó que “el reciente aumento de la violencia podría empujar a miles de personas más a niveles catastróficos de hambre“.

El PMA considera que 28 de los 31 distritos de Hajjah se encuentran en situación de emergencia humanitaria y que 8 padecen “niveles catastróficos de inseguridad alimentaria”.

Ante este escenario, el PMA presta apoyo a más de 5.000 familias en Hajjah y cuenta con unos 200 puntos de distribución de alimentos que atienden a 1,5 millones de personas.

Durante los próximos días está prevista la distribución de víveres en el distrito de Kushar, el “epicentro de la reciente violencia en la provincia de Hajjah”, pero no se ha podido acceder a los distritos de Harad, Mustaba, Midi y Hayran, donde se calcula que unas 50.000 personas están al borde de la inanición.

Verhoosel recordó “una vez más” que “el PMA necesita un acceso libre y sin trabas a las poblaciones vulnerables de estos distritos si se quiere evitar un mayor deterioro de la situación de la seguridad alimentaria “.


Deja un comentario

Urge terminar con el matrimonio infantil

Si no se toman medidas, 150 millones de niñas se casarán tempranamente para 2030

UNICEF/Noorani
Dos niñas vendidas por traficantes para matrimonio se maquillan en Bangladesh.

14 Febrero 2019

En promedio, decenas de miles de niñas son obligadas a casarse cada día, con terrible consecuencias físicas y psicológicas. A los varones también se les obliga, interfiriendo con su desarrollo normal y sus posibilidades de recibir una educación. En el Día de San Valentín, la ONU recuerda que esta práctica no tiene nada que ver con el amor.

Más de 650 millones de niñas y mujeres que viven en el mundo se casaron antes de cumplir los 18 años, y unos doce millones más lo harán en 2019, a menos que se tomen medidas, ha advertido el Fondo de Población de la ONU en el día de San Valentín.

El UNFPA ha reunido las historias de muchas niñas que le han dicho “no” al matrimonio infantil, que es una violación a los derechos humanos y muchas veces se produce por situaciones de vulnerabilidad.

Las uniones tempranas también ponen en peligro la salud de las niñas y torna incierto su futuro, pero cuando las mujeres son empoderadas para luchar, para negarse o escapar del matrimonio infantil, no hay límites para sus aspiraciones.

Jóvenes que dijeron no

“Crecí en una zona rural en Kenya, donde la tradición indicaba que las niñas debían someterse a la mutilación genital femenina en preparación para el matrimonio a edad temprana, pero en mi caso, escapé del matrimonio infantil y luché por mi educación”, asegura Kakenya Ntaiya, quien ahora se convirtió en asesora de jóvenes para el UNFPA y fundó un grupo de empoderamiento de niñas.

Escapé del matrimonio infantil y luché por mi educación.

Las niñas casadas suelen abandonar la escuela, aun cuando educarlas puede ayudar a romper el ciclo de la pobreza.

El Fondo cuenta también la historia de Elaf, quien tenía dos hermanas adolescentes que abandonaron su formación luego de casarse. “Ambas desearían no haberse casado tan jóvenes. Mi sueño era ser farmacéutica, así que cuando mi padre decidió que debía casarme a los 15 años, me negué”, cuenta la ahora estudiante de 26 años.

© UNFPA Georgia/Dina Oganova
A Chinara Kojaeva sus padres intentaron casarla a los quince años.

El matrimonio y el embarazo adolescente

Otra razón común del matrimonio infantil es el embarazo adolescente como fue el caso de Poni Helen en Sudán del Sur: “Mis padres querían que me casara cuando quedé embarazada a los 16 años. Los desafié porque quería terminar la escuela, pero no me apoyaron, así que trabajé y fui a la escuela. Hoy tengo 23 años y estudio Derecho mientras crío a mi hijo de seis años”, cuenta.

El matrimonio infantil es muchas veces un precursor del embarazo adolescente también. Según el UNFPA, en los países en desarrollo, 9 de cada 10 partos de adolescentes se producen entre niñas que ya están casadas.

Estos partos además plantean graves riesgos para la salud de las niñas cuyos cuerpos no están suficientemente desarrollados para la maternidad. A nivel mundial las complicaciones del embarazo y el parto son la principal causa de muerte en niñas adolescente.

A veces, los daños pueden ser también emocionales, agravados por la exposición de las niñas a la violencia. Freshta, en Afganistán, sufrió una grave enfermedad mental después del parto tras casarse a los 12 años, con un hombre de 60. “Quedé embarazada y di a luz. No me dejó ver a mi bebé, abrazarlo, besarlo ni alimentarlo”, explicó a UNFPA.

La pobreza, otro factor de riesgo

Las familias suelen recurrir al matrimonio infantil porque lo ven como la única opción de una niña, una creencia fundada en la pobreza, la inseguridad y la desigualdad de género.

Los padres tienden a pensar que las niñas no tienen futuro si no se casan.

“En mi ciudad natal se obliga a muchas niñas a contraer matrimonio. Los padres tienden a pensar que las niñas no tienen futuro si no se casan”, explica Hayat Outemma al UNFPA en Marruecos. “Soy muy afortunada porque pude terminar la escuela. Ahora soy maestra y activista social, y trabajo para cambiar la mentalidad sobre la educación de las niñas y el matrimonio infantil”.

Las niñas sometidas a este tipo de matrimonio son extremadamente vulnerables. Pueden estar expuestas a violencia, y a menudo no pueden defender sus derechos ni satisfacer sus necesidades.

“A los 15 años dejé de asistir a la escuela para casarme con un sargento del ejército 20 años mayor que yo”, declara Chipasha, hoy en día defensora de niñas en Zambia. “Mi esposo abusó de mí… incluso cuando estaba embarazada de su hijo”.

UNFPA Asma Akter
La madre de Faizah se casó muy joven y sufrió consecuencias mentales y físicas.

A los niños también les pasa

Los matrimonios infantiles ocurren en todo el mundo, en todo tipo de comunidades y religiones. Los varones pueden casarse, y se casan, siendo niños.

Según cifras del UNFPA, uno de cada 25 niños, o el 3,8%, contraen matrimonio antes de cumplir los 18 años.

“Era un niño”, explicó recientemente un hombre joven del Yemen a UNFPA acerca de casarse a los 16 años. Su esposa tenía 13 años. “No pude tomar mis propias decisiones”, explicó. “Mi padre me ordenó casarme y me casé”.

El matrimonio temprano impone a los niños y niñas las responsabilidades de los adultos antes de que estén preparados.

En Georgia, los padres de Chinara Kojaeva intentaron casarla con solo 15 años. “Me puse en contacto con la policía, y más tarde mis padres me prometieron que me permitirían recibir instrucción y no casarme hasta que cumpliera 18 años”. Pero cuando tenía 17 años, intentaron nuevamente obligarla a contraer matrimonio. Ella lo denunció a las autoridades y se mudó a un refugio. Allí Chinara asiste a clases y aprende a pintar y a boxear. “Aquí empecé una nueva vida”, sostiene.

En algunas regiones prevalece más que en otras

En África Subsahariana el problema es tan grave como que el 38% de las niñas se han casado durante su infancia. Esto incluye, el 70% de las niñas de Níger, el 68% de las de la República Centroafricana y el 67% de las menores de Chad.

Por su parte, América Latina y el Caribe es la única región del planeta en la que los matrimonios infantiles no han disminuido en la última década. Todavía en promedio un 25 % de las mujeres jóvenes se han casado antes de los 18 mientras en otras zonas del mundo se han registrado disminuciones significativas.

Sí es posible eliminar el matrimonio infantil

Según cifras de UNICEF, en la última década se han logrado evitar 25 millones de matrimonios infantiles. En ese periodo de tiempo, la mayor disminución de la prevalencia de las uniones tempranas se ha registrado en Asia Meridional donde se ha reducido hasta en un 50%.

Sin embargo, es necesario acelerar el proceso, o de lo contrario, para 2030 otros 150 millones de niñas más se casarán antes de cumplir los 18 años.

El Fondo de Población asegura que los programas para poner fin al matrimonio infantil están marcando una diferencia, previniendo estas bodas y liberando a las niñas de las uniones no deseadas.

Al crecer no me di cuenta de que a muchas niñas se les niega la instrucción y se las fuerza a casarse precozmente.

El Programa Mundial para Poner Fin al Matrimonio Infantil, del UNFPA-UNICEF, está llegando a millones de niñas y miembros de la comunidad con información y servicios.

“Al crecer no me di cuenta de que a muchas niñas se les niega la instrucción y se las fuerza a casarse precozmente. Tuve la suerte de recibir una educación que me abrió las puertas”, afirma Marie-Claude Bibeau, ministra de Desarrollo Internacional de Canadá. El Gobierno de Canadá es uno de los principales promotores del Programa Mundial. “Todos debemos trabajar incansablemente para ayudar a las niñas y mujeres jóvenes a superar las barreras a sus derechos y desarrollo para que puedan alcanzar su máximo potencial”.

Mujeres y niñas de todo el mundo están compartiendo sus historias en el sitio internet de esta agencia para contar qué pasó cuando se atrevieron a decir no, puedes leerlas aquí.


Deja un comentario

Serios problemas para niños y jóvenes en Internet. UNICEF

Internet, un sitio sin bondad para los jóvenes

ITU/A.Mhadhbi
Dos jóvenes navegan en internet.

5 Febrero 2019

El ciberacoso es un problema en crecimiento que afecta hasta 1 de cada 10 niños en el mundo y sus víctimas tienen una probabilidad mayor de sufrir baja autoestima, problemas de salud, y adicciones. Algunos hasta llegan hasta a quitarse la vida. En el Día del Internet Seguro, UNICEF invita a tomar acciones que terminen con este flagelo.

La violencia en línea y el acoso digital representan un gran peligro para los niños y jóvenes que tienen acceso a internet a nivel mundial y es necesario tomar medidas, advirtió el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) este martes.

Según la Unión Internacional de Telecomunicaciones, un 94% de los jóvenes entre 15 y 24 años en países desarrollados están conectados a internet, un porcentaje que se queda en el 65% en los países en desarrollo. Se trata de unas cifras muy por encima del ritmo de uso de internet entre la población general, que solo llega a un 50%.

El ciberacoso es una experiencia cada vez más común para estos usuarios y a propósito del Día del Internet Seguro, que se celebra cada 5 de febrero, UNICEF hizo una encuesta que recibió repuestas de más de 1 millón de niños y jóvenes de más de 160 países con ideas para acabar con este tipo de violencia.

“Hemos escuchado a niños y jóvenes de todo el mundo y lo que dicen es claro: internet se ha convertido en un sitio sin bondad“, dijo la directora ejecutiva del Fondo, Henrietta Fore.

Hemos escuchado a niños y jóvenes de todo el mundo y lo que dicen es claro: internet se ha convertido en un sitio sin bondad,

Internet se ha convertido en un elemento esencial de la vida de los jóvenes, independientemente del nivel de ingresos. El acoso digital abarca la intimidación por mensajes instantáneos, publicaciones, correos electrónicos, SMS o creando un sitio web que se burla de alguien a través de imágenes; también se refiere a ser tratado de forma hiriente o desagradable a través de los teléfonos móviles o en línea; así como a la apropiación y publicación de fotografías inapropiadas o poco favorecedoras.

Según datos de un reciente informe de UNESCO, el acoso digital es un problema en crecimiento que afecta hasta a 1 de cada 10 niños. Datos de siete países en Europa demostraron que la proporción de jóvenes entre 11 y 16 años que experimentaron este tipo de acoso creció en casi el doble entre 2010 y 2014.

Además, las niñas son más propensas que los niños a sufrirlo, especialmente a través de fotografías.

UNICEF/Christopher Herwig
Los usuarios de Internet temen que se viole su intimidad.

Las consecuencias en los niños

El ciberacoso puede causar un daño profundo, ya que puede llegar rápidamente a una amplia audiencia, y puede permanecer accesible en línea indefinidamente, virtualmente “siguiendo” a sus víctimas de por vida a través del internet.

El acoso escolar y cibernético se alimentan mutuamente, y forman un círculo de comportamiento dañino.

Además, asegura UNICEF, las víctimas de este tipo de acoso tienen más probabilidades de consumir alcohol y drogas y faltar a la escuela que otros estudiantes. También es más probable que reciban bajas calificaciones y experimenten baja autoestima y problemas de salud.

En situaciones extremas, el ciberacoso ha llevado al suicidio.

“En este Día del Internet Seguro, UNICEF invita a todos, jóvenes y adultos, a ser amables en línea, y pide una mayor acción para hacer de internet un lugar más seguro para todos”, recalcó Fore.

En honor al 30 aniversario de la adopción de la Convención sobre los Derechos del Niño, UNICEF también solicitó una renovada urgencia y cooperación para poner los derechos de los niños a la vanguardia de los esfuerzos digitales. Para ello, el Fondo se encuentra implementando programas para aprovechar el internet como instrumento de educación.

“Es hora de que los gobiernos, las familias, el mundo académico y el sector privado coloquen a los niños y jóvenes en el centro de las políticas digitales. Al protegerlos de lo peor que internet tiene para ofrecer y al expandir el acceso a lo mejor, podemos llevar la balanza hacia lo positivo”, concluyó la directora del Fondo.

ONU/Kim Haughton
Escultura de la exposición Cyber Cocoon Kids. Los artistas Kevin Wang y Xie Long la crearon para representar el aislamiento potencial que pueden sentir los niños con el ciberacoso.

Las recomendaciones para los niños y jóvenes

UNICEF recomienda a los niños y jóvenes algunas medidas para frenar el acoso cibernético:

  • Ser amable en línea y apoyar a los compañeros mediante el envío de mensajes positivos, como una carita feliz.
  • Comprobar la seguridad de sus cuentas y si las contraseñas son los suficientemente fuertes.
  • No propagar rumores ni historias ni fotos ni historias hirientes o embarazosas. Lo que puede parecer una broma inofensiva para una persona, puede ser profundamente dañino para otras personas.
  • Antes de aceptar una persona como amigo en una red social, asegurarse que se le conoce y no es una cuenta falsa.
  • Pensar bien lo que se comparte en las redes sociales y controlar quién ve la información. No compartir datos personales o de localización.
  • Reportar si existe algo en las redes sociales que es ofensivo. Todas estas plataformas tienen herramientas para hacerlo.
  • Al sentir miedo o acoso, reportarlo a un adulto de confianza.
  • Correr la voz sobre las campañas del Día del Internet Seguro para generar más conciencia.


Deja un comentario

Los niños en el mundo el 1 de enero. Nacimientos hoy. UNICEF

Casi 400.000 niños nacen en el mundo en Año Nuevo

UNICEF / Chute
Esta bebé nació en el primer minuto de 2019, el 1 de enero en Fiji. Losena fue una de las dos madres que dieron a luz entre las 12:00 y las 12:01 en un hospital apoyado por UNICEF en Suva, Fiji.

1 Enero 2019

Una cuarta parte de todos los bebés que nazcan el 1 de enero de 2019 lo harán en el sudeste asiático. UNICEF recuerda que un millón de niños no pasan su primer día de vida y la mayoría mueren por causas que se podrían evitar con poco dinero.

Unos 395.072 bebés nacerán en todo el mundo el día de Año Nuevo, según las estimaciones de UNICEF. De todos ellos, una cuarta parte nacerán en el sudeste asiático.

Esta madrugada se da la bienvenida no solo al 2019, sino a miles de pequeños nuevos habitantes. A medida que el reloj marca la media noche, Sidney recibe a 168 bebés, seguido por 310 en Tokio, 605 en Beijing, 166 en Madrid y 317 en Nueva York.

El primer bebé del año nació en Fiji en el Pacífico; y el último llegará al mundo en, Hawaii, Estados Unidos.

La mitad de todos los nacimientos tendrán lugar en ocho países:

  1. India: 69.944
  2. China: 44.940
  3. Nigeria: 25.685
  4. Pakistán: 15.112
  5. Indonesia: 13.256
  6. Estados Unidos: 11.086
  7. República Democrática del Congo: 10.053
  8. Bangladesh:  8.428

Los nombres más populares

Argentina

Lorenzo
Benicio
Francesca
Isabella
Catalina
Martina
Benjamín
Emma
Sofía
Bautista

Chile

Mateo
Agustín
Agustina
Sofía
Benjamín
Joaquín
Isabella
Lucas
Emilia
Florencia

Colombia

Luciana
Salomé
Isabella
Matías
Emiliano
Santiago
Emmanuel
Mariana
Samuel
Maximiliano

España

Lucas
Sofía
Lucía
Martín
María
Hugo
Mateo
Martina
Daniel
Pablo

Mortalidad en recién nacidos

En muchos países, los bebés no llegan a recibir un nombre ya que no pasan de su primer día de vida. En 2017, un millón de bebés murieron el día de su nacimiento y 2,5 millones no pasaron de un mes de vida. La mayoría falleció por causas prevenibles como el parto prematuro, complicaciones en el parto e infecciones como sepsis y neumonía.

“En este día de Año Nuevo, hagamos todos el propósito de cumplir todos los derechos de todos los niños, empezando por el derecho a sobrevivir”, dijo Charlotte Petri Gornitzka, la subdirectora ejecutiva de UNICEF.  “Podemos salvar miles de vidas si invertimos en capacitación y equipamos a los trabajadores de la salud locales para que todos los niños lleguen al mundo gracias a un par de manos seguras”.

Según las cifras de un informe reciente de UNICEF, los bebés nacidos en Japón (donde solo fallece 1 de cada 1.111), Islandia (1 de cada 1.000) y Singapur (1 de cada 909) tienen las mejores posibilidades de supervivencia, mientras que los recién nacidos de Pakistán (1 de cada 22), República Centroafricana (1 de cada 24) o Afganistán (1 de cada 25) se enfrentan a las peores probabilidades.

En América Latina y el Caribe, Cuba es el país con la mujer tasa de supervivencia (con una muerte por cada 417 nacimientos), seguida por Antigua y Barbuda, Uruguay, Chile, Costa Rica y Argentina. Haití y la República Dominicana tienen las peores cifras.

UNICEF/UN0186355/Njiokiktjien

 

Derechos del niño

El 2019 además marcará el 30 aniversario de la adopción de la Convención de los Derechos del Niño, un hito que UNICEF conmemorará con eventos por todo el mundo durante los próximos 12 meses.

En las últimas tres décadas, el mundo ha logrado grandes progresos en la supervivencia infantil, al reducir a más de la mitad los fallecimientos antes de los cinco años. Pero el progreso para los recién nacidos ha sido más lento. Los bebés que mueren en el primer mes de vida suponen un 47% del total de los que fallecen con menos de cinco años.

La campaña Cada Vida Cuenta pide que se invierta inmediatamente en medidas sanitarias asequibles y de calidad para cada madre y cada bebé; por ejemplo, clínicas con agua limpia y electricidad, la presencia de personal médico capacitado, medicamentos y equipamiento para tratar complicaciones durante el embarazo y el parto.


Deja un comentario

Los niños en el mundo el año 2018. Balance preocupante

© UNICEF/Thomas Nybo
Un refugiado rohingyá de seis años después de su travesía hacia Bangladesh huyendo de la violencia.

28 Diciembre 2018

Los niños que viven en países en guerra han sido atacados, utilizados como escudos humanos, asesinados, mutilados o reclutados para luchar. La violación, el matrimonio forzado y el secuestro se han convertido en tácticas estándar en los conflictos desde Siria hasta Yemen, y desde la República Democrática del Congo hasta Nigeria, Sudán del Sur y Myanmar.

Millones de niños alrededor del planeta siguen siendo víctimas de conflictos armados y los líderes mundiales permiten que esto siga ocurriendo con impunidad, aseguró el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) en un comunicado.

“Los niños que viven en zonas de conflicto en todo el mundo han continuado sufriendo a través de niveles extremos de violencia en los últimos 12 meses, y el mundo ha seguido fallando. Durante demasiado tiempo, las partes en conflicto han estado cometiendo atrocidades con una impunidad casi total, y solo está empeorando. Se puede y se debe hacer mucho más para proteger y ayudar a los niños”, declaró Manuel Fontaine, director de programas de emergencia de UNICEF.

Los niños que viven en países en guerra han sido atacados directamente, utilizados como escudos humanos, asesinados, mutilados o reclutados para luchar. La violación, el matrimonio forzado y el secuestro se han convertido en tácticas estándar en los conflictos desde Siria hasta Yemen, y desde la República Democrática del Congo hasta Nigeria, Sudán del Sur y Myanmar.

Los conflictos donde más sufrieron los niños en 2018

En Afganistán, unos 5000 niños fueron asesinados o mutilados en los primeros 9 meses del año, la misma cantidad que en todo el año 2017. Además, los pequeños representaron el 89% de las víctimas civiles de restos de explosivos de la guerra.

En Camerún una escalada del conflicto en el noroeste y sudoeste del país ha convertido en objetivos a escuelas, estudiantes y maestros. En noviembre, más de 80 personas, entre ellas muchos niños, fueron secuestrados en Nkwen, y liberados unos días después. Hasta la fecha, 93 aldeas habrían sido quemadas parcial o totalmente debido al conflicto, donde los pequeños enfrentan niveles extremos de violencia.

En la República Centroafricana, un dramático resurgimiento en los combates afecta a gran parte del país, con dos de cada tres niños que necesitan asistencia humanitaria.

En la República Democrática del Congo, la violencia interétnica y los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los grupos armados en la región de Kasai y en las provincias orientales de Tanganica, Kivu del Sur, Kivu del Norte e Ituri han tenido un impacto devastador en los niños.La respuesta al brote de ébola en curso se ha visto seriamente obstaculizada por la violencia y la inestabilidad en el este del país. Además, se estima que 4,2 millones de niños están en riesgo de desnutrición aguda grave. La situación se agrava por violaciones de los derechos de los niños, incluido el reclutamiento forzado por grupos armados y el abuso sexual.

En Iraq, a pesar de que los combates han disminuido en gran medida, cuatro niños murieron en noviembre en el norte del país cuando el autobús en el que viajaban a la escuela fue atacado. Los niños y las familias que regresan a sus hogares en áreas previamente afectadas por la violencia continúan expuestos al gran peligro de municiones sin explotar. Miles de familias permanecen desplazadas y ahora enfrentan las amenazas adicionales de las temperaturas invernales y las crecidas repentinas.

En la cuenca del lago Chad, el conflicto en curso, el desplazamiento y los ataques a escuelas, maestros y otras instalaciones educativas han puesto en riesgo la educación de 3,5 millones de niños. Hoy en el noreste de Nigeria, en la región del lago Chad, en el extremo norte de Camerún y en la región Diffa de Níger, al menos 1041 escuelas están cerradas o no funcionan debido a la violencia, el miedo a los ataques o la inseguridad, lo que afecta a casi 445.000 niños. Además, un reciente aumento de la violencia en la región fronteriza entre Mali, Burkina Faso y Níger ha dejado 1478 escuelas cerradas.

En Myanmar, la ONU continúa recibiendo informes de violaciones continuas de los derechos de los rohingya que permanecen en el norte del estado de Rakhine, entre las que se reportan homicidios, desapariciones y detenciones arbitrarias. También existen restricciones generalizadas a los derechos a la libertad de movimiento y las barreras para acceder a la salud y la educación. Asegurar que los niños tengan acceso a una educación de calidad y otros servicios esenciales evitará a una “generación perdida” de niños Rohingya; de lo contrario, carecerán de las habilidades que necesitan para contribuir a la sociedad, asegura UNICEF.

© UNICEF/Anmar
Una niña camina hacia la escuela en medio de edificios destruidos por la guerra en Iraq.

 

En el noreste de Nigeria, los grupos armados, incluidas las facciones de Boko Haram, continúan atacando a las niñas, que son violadas, obligadas a convertirse en esposas de combatientes o utilizadas como “bombas humanas”. En febrero, el grupo secuestró a 110 niñas y un niño de una escuela técnica en Dapchi, estado de Yobe. Mientras que la mayoría de los niños han sido liberados desde entonces, cinco niñas murieron y una sigue cautiva como esclava

En Palestina, más de 50 niños murieron y cientos más resultaron heridos este año, muchos de ellos mientras protestaban contra el deterioro de las condiciones de vida en Gaza. Los niños en Palestina e Israel han estado expuestos a miedo, trauma y lesiones.

En Sudán del Sur, el implacable conflicto y la inseguridad durante la temporada anual de escasez empujaron a 6,1 millones de personas a un hambre extrema. Incluso con la llegada de la temporada de lluvias, más del 43% de la población sigue teniendo inseguridad alimentaria. Si bien la promesa revitalizar  un acuerdo de paz ofrece un atisbo de esperanza para los niños, los informes de violencia extrema contra mujeres y niños continúan, más recientemente en Bentiu, donde más de 150 mujeres y niñas reportaron haber sufrido asaltos sexuales.

En Somalia, más de 1800 niños fueron reclutados por las partes en el conflicto en los primeros nueve meses del año, de ellos 1278 fueron secuestrados.

En Siria, entre enero y septiembre, la ONU verificó el asesinato de 870 niños, el número más alto en los primeros nueve meses de cualquier año desde el inicio del conflicto en 2011. Los ataques continuaron durante todo el año, incluido el asesinato de 30 niños en el pueblo oriental de Al Shafa en noviembre.

En el este de Ucrania, más de cuatro años de conflicto han tenido un costo devastador en el sistema educativo, destruyendo y dañando cientos de escuelas y obligando a 700.000 niños a aprender en entornos frágiles, en medio de combates y los peligros que representan las armas de guerra sin explotar. La situación es particularmente grave para 400.000 niños que viven a menos de 20 km de la “línea de contacto”, que divide las áreas controladas por el gobierno y los insurgentes, y donde el bombardeo y los niveles extremos de contaminación representan una amenaza letal.

En Yemen, las Naciones Unidas verificaron que 1427 niños fueron asesinados o mutilados en ataques, entre ellos el atentado a un autobús escolar en Sa’ada. Las escuelas y los hospitales han sido objeto de frecuentes ataques o han sido utilizados con fines militares, negando a los niños el acceso a su derecho a la educación y la atención médica. Esto está alimentando aún más la crisis en un país donde cada 10 minutos muere un niño debido a enfermedades prevenibles y 400.000 niños sufren de desnutrición aguda grave.

ACNUR / Catianne Tijerina
Mujeres y niños centroafricanos hacen fila en un centro de refugiados de Camerún para conseguir comida.

El llamado de UNICEF

“El 2019 marca el 30ª aniversario de la histórica Convención sobre los Derechos del Niño y el 70º aniversario de la Convención de Ginebra; sin embargo, hoy en día, hay más países envueltos en conflictos internos o internacionales que en ningún otro momento en las últimas tres décadas. Los niños que viven en un conflicto están entre los que tienen menos probabilidades de tener garantizados sus derechos. Los ataques a los niños deben terminar “, dijo Manuel Fontaine.

UNICEF hizo un llamado a todas las partes en conflicto para que cumplan con sus obligaciones en virtud del derecho internacional y pongan fin de inmediato a las violaciones contra los niños y los ataques a la infraestructura civil, incluidas las escuelas, los hospitales y la infraestructura del agua. UNICEF también pide a los estados con influencia sobre las partes en conflicto que la utilicen para proteger a los niños.

“Se necesita hacer mucho más para prevenir las guerras y poner fin a los muchos conflictos armados desastrosos que están devastando las vidas de los niños. Sin embargo, así continúen los combates, nunca debemos aceptar ataques contra niños. Debemos hacer que las partes en conflicto tengan la obligación de protegerlos. De lo contrario, son los niños, sus familias y sus comunidades quienes continuarán sufriendo las consecuencias devastadoras, ahora y en los próximos años”, recalcó Fontaine.

UNICEF trabaja con socios para proporcionar a los niños más vulnerables servicios de salud, nutrición, educación y protección infantil.