Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

ONU: hacia el desarme nuclear.

La ONU adopta el primer tratado legalmente vinculante que prohíbe las armas nucleares

La conferencia de la ONU para negociar el Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares. Foto archivo: Eskinder Debebe

07 de julio, 2017 — La mayoría de los Estados miembros de la ONU adoptó este viernes un tratado histórico que prohíbe las armas nucleares.

La resolución fue aprobada por consenso con 122 votos a favor, el voto en contra de los Países Bajos y la abstención de Singapur.

El texto acordado por 129 países que negociaron el instrumento indica que el tratado cubre la amplia gama de armas nucleares y actividades de ese tipo.

Prohíbe el desarrollo, las pruebas, producción, adquisición y posesión de arsenal o explosivos nucleares.

Las negociaciones, que empezaron en marzo, estuvieron a cargo de la Conferencia para negociar un instrumento jurídicamente vinculante para prohibir esas armas y alcanzar su eventual eliminación total, convocada por la Asamblea General.

La presidenta de esa Conferencia es la embajadora de Costa Rica ante la ONU, Elayne Whyte Gómez.

“Permítanme con una gran emoción confirmar el resultado de la votación. Votos a favor 122, votos en contra uno, abstenciones uno”, dijo la diplomática.

El tratado se abrirá a la firma a partir del 20 de septiembre de 2017 en la sede de Naciones Unidas en Nueva York y entrará en vigor 90 días después de que 50 naciones lo ratifiquen.

No obstante, numerosos países no participaron de las negociaciones de este tratado, entre ellos los nueve con capacidad nuclear: Estados Unidos, Rusia, el Reino Unido, Francia, China, Corea del Norte, India, Pakistán e Israel.

La delegación de Nicaragua representó a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

“El tratado entre otros aspectos reconoce los imperativos éticos del desarme nuclear y la urgencia de lograr y mantener un mundo libre de armas nucleares que es un bien público de primer orden sirviendo tanto a los intereses nacionales como colectivos de seguridad. Por consiguiente la adopción de este tratado representa un punto de ruptura del estatus quo, el fortalecimiento del régimen de no proliferación y la promoción del desarme”, dijo el delado.


Deja un comentario

Corea del Norte: nuevas sanciones ONU.

Corea del Norte: Consejo de Seguridad extiende sanciones por lanzamiento de misiles

Reunión del Consejo de Seguridad. Foto: ONU/Manuel Elías

02 de junio, 2017 — El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó este viernes por unanimidad una resolución donde condena el desarrollo de armas nucleares y el lanzamiento de misiles balísticos, por parte de la República Popular Democrática de Corea, desde el pasado 9 de septiembre de 2016, infringiendo las disposiciones de ese órgano.

El documento extendió las sanciones existentes a una serie de 14 altos funcionarios, y les impuso restricciones de viaje y bienes. Además, dispuso la congelación de activos a seis empresas del país asiático.

El Consejo ratificó la decisión por la cual Corea del Norte debe abandonar las armas y programas nucleares actuales “de manera completa, verificable e irreversible” y renunciar a efectuar nuevos lanzamientos que usen tecnología de misiles balísticos o ensayos nucleares entre otras prohibiciones.

Los integrantes del Consejo recalcaron la importancia de mantener la paz y estabilidad en la península de Corea y en Asia nororiental y pusieron de relieve la trascendencia de rebajar las tensiones en esas áreas.


Deja un comentario

En memoria de la tragedia de Chernobil

La ONU recuerda la tragedia de Chernóbil

Un helicóptero se acerca a la planta nuclear de Chernobil para examinar los daños en el reactor nuclear en abril de 1986. Foto: ONU/IAEA

26 de abril, 2017 — Este 26 de abril se cumplen 31 años del peor accidente nuclear de la historia y Naciones Unidas por primera vez conmemora el Día Internacional de Recordación de ese desastre.

La explosión en la central nuclear de la localidad ucraniana de Chernóbil, propagó una nube radioactiva en gran parte de lo que fue la Unión Soviética y que ahora son los territorios de Belarús, Ucrania y la Federación de Rusia.

Casi 8,4 millones de personas en los tres países fueron expuestas a la radiación.

La conmemoración, establecida por la Asamblea General de la ONU el pasado año, constituye un recordatorio sobre los peligros derivados de los accidentes nucleares y la necesidad de fortalecer la cooperación internacional para mitigar las consecuencias a largo plazo del accidente de Chernóbil.

En la sede de la ONU, la Misión de Belarús inauguró este miércoles una exhibición fotográfica que permite apreciar los esfuerzos de ese país, otros Estados afectados, y la comunidad internacional, para mitigar los efectos del accidente.

Desde la ocurrencia del desastre en 1986, las agencias del sistema de la ONU y otras organizaciones han realizado más de 230 proyectos asociados a la atención de las víctimas.


Deja un comentario

Las amenazas de Corea del Norte.

Corea del Norte advierte en la ONU que están dispuestos a responder a una acción militar estadounidense

El portavoz de la ONU en Nueva York, Stephane Dujarric. Foto de archivo: ONU/Evan Schneider

17 de abril, 2017 — Naciones Unidas está muy preocupada con el incremento de las tensiones en la península coreana y ha llamado a todas las partes a incrementar los esfuerzos diplomáticos.

El portavoz del organismo mundial, Stephane Dujarric, afirmó que el más reciente lanzamiento de un misil realizado por Pyongyang es muy perturbador.

En su encuentro diario con la prensa, Stephane Dujarric instó a la República Democrática y Popular de Corea a adoptar todas las medidas necesarias para aplacar las tensiones y regresar al diálogo sobre la desnuclearización.

Asimismo, afirmó que todas las resoluciones del Consejo de Seguridad deben ser implementadas en su totalidad e hizo alusión al reiterado compromiso del órgano con el alcance de una solución pacífica y diplomática para esta crisis.

Entretanto, en declaraciones en Naciones Unidas, el representante permanente alterno de Pyongyang, Kim In Ryong, advirtió que el aumento de las tensiones ha creado una situación en la que una guerra nuclear podría estallar en cualquier minuto y que su país está dispuesto a responder a cualquier acción militar estadounidense.

Kim también criticó las maniobras militares de Washington y Corea del Sur, las cuales calificó de ejercicios de guerra agresivos que promueven la guerra real. “Estados Unidos perturba la paz y estabilidad globales e insiste en una lógica de gánster”, aseguró.

Con relación a la reunión del Consejo de Seguridad que Washington ha convocado para el próximo 28 a fin de evaluar el programa nuclear de Corea del Norte, el diplomático la rechazó enérgicamente y la describió como un abuso de poder y una violación de la soberanía de su país.


Deja un comentario

Eliminación de las armas nucleares: comentario a la declaración del Papa.

El Papa: “Las armas nucleares no son adecuadas para defender la paz”

Francisco a la Conferencia de la ONU para negociar un instrumento jurídicamente vinculante sobre la prohibición de los arsenales atómicos: la estabilidad internacional no se puede fundar en una amenaza de destrucción recíproca

El Papa: “Las armas nucleares no son adecuadas para defender la paz”

46
0
Pubblicato il 28/03/2017
Ultima modifica il 28/03/2017 alle ore 14:35
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

Las armas nucleares no sirven para contrarrestar el terrorismo, los conflictos asimétricos o los ataques informáticos que desestabilizan en la actualidad la paz de muchas naciones. La paz y la estabilidad no pueden fundarse «en un falso sentido de seguridad, en la amenaza de una destrucción recíproca». Papa Francisco envió un mensaje a Elayne Whyte Gómez, Presidente de la Conferencia de las Naciones Unidas cuyo objetivo es negociar un instrumento jurídicamente vinculante sobre la prohibición de las armas atómicas. La Conferencia comenzó ayer en Nueva York y terminará el próximo 31 de marzo. El texto del Pontífice fue leído por el subsecretario de Relaciones con los Estados, Antoine Camilleri.

 

Después de haber animado a los participantes de la conferencia, Francisco recordó que las Naciones Unidas se fundaron sobre la paz, «la solución pacífica de las controversias y el desarrollo de las relaciones amigables entre las naciones» y que «una ética y un derecho basados en la amenaza de la destrucción recíproca (y potencialmente de toda la humanidad) son contradictorias con el espíritu mismo» de la ONU. Por lo tanto, hay que «comprometerse por un mundo sin armas nucleares, aplicando plenamente el Tratado de no proliferación».

 

El Papa después se preguntó por cuál razón habría que proponer este objetivo «en el actual escenario internacional caracterizado por un clima de conflictualidad inestable». Y también recordó que hoy, si se toman en consideración «las principales amenazas contra la paz y la seguridad con sus múltiples dimensiones, en este mundo multipolar del siglo XXI, como por ejemplo el terrorismo, los conflictos asimétricos, la seguridad informática, los problemas ambientales, la pobreza, emergen no pocas dudas sobre la insuficiencia de la disuasión nuclear para responder eficazmente a dichos desafíos».

 

Además, deberían preocuparnos «las catastróficas consecuencias humanitarias y ambientales que se producen con el empleo de cualquier tipo de arma nuclear, con devastadores efectos indiscriminados e incontrolables en el tiempo y en el espacio». Por no hablar sobre el despilfarro de recursos que podrían emplearse para combatir la pobreza. «Debemos preguntarnos también cuán sostenible es un equilibrio basado en el miedo, cuando tiende, de hecho, a aumentar el miedo y a minar las relaciones de confianza entre los pueblos. La paz y la estabilidad internacional —escribió Francisco— no se pueden fundar sobre un «falso sentido de seguridad, sobre la amenaza de un destrucción recíproca o de una aniquilación total, sobre el simple mantenimiento de un equilibrio de poder».

 

La paz, recordó el Papa, «se debe construir sobre la justicia, el desarrollo humano integral, el respeto de los derechos humanos fundamentales, la custodia de la creación, la participación de todos en la vida pública, la confianza entre los pueblos, la promoción de instituciones pacíficas, el acceso a la educación y a la salud, el diálogo y la solidaridad». Hay que ir más allá de la persuasión nuclear: la comunidad internacional está llamada «a adoptar estrategias a largo plazo para promover el objetivo de la paz y de la estabilidad y evitar enfoques miopes sobre los problemas de seguridad nacional e internacional».

 

Entonces, explicó Bergoglio, eliminar por completo las armas nucleares se convierte «tanto en un desafío como en un imperativo moral y humanitario. Un enfoque concreto debería promover una reflexión sobre una ética de la paz y de la seguridad cooperativa multilateral que vaya más allá del “miedo” y del “aislamiento” que prevalece hoy en numerosos debates». Se necesitan realismo, diálogo y «mecanismos de confianza y de cooperación».

 

La interdependencia que va aumentando y la globalización, observó Francisco, significan que «cualquier respuesta que demos a la amenaza de las armas nucleares debe ser colectiva y concertada, basada en la confianza recíproca». Y esta última puede construirse «solo mediante un diálogo que esté sinceramente orientado hacia el bien común y no hacia la tutela de intereses velados o particulares». Un diálogo «lo más incluyente posible de todos: Estados nucleares, países que no poseen armas nucleares, sectores militar y privado, comunidades religiosas, sociedad civil, organizaciones internacionales».

 

«En este esfuerzo —dijo el Papa— debemos evitar esas formas de recriminación recíproca y de polarización que obstaculizan el diálogo en lugar de animarlos. La humanidad tiene la capacidad de trabajar junta para construir nuestra casa común».


Deja un comentario

A favor de la eliminación total de las armas nucleares. Declaración del Papa Francisco.

Papa a la ONU: mundo sin armas nucleares imperativo moral y humanitario

2017-03-28 Radio Vaticana

(RV).- Alentando a «trabajar con determinación para promover las condiciones necesarias para un mundo sin armas nucleares», el Papa Francisco envió un Mensaje a la Conferencia de la ONU, para negociar un instrumento legalmente vinculante que prohíba las armas nucleares y que conduzca a su total eliminación, que comenzó el 27 de marzo en Nueva York.

El Mensaje pontificio fue leído por el Subsecretario para las Relaciones con los Estados, Jefe de la Delegación de la Santa Sede, Mons. Antoine Camilleri.

Reiterando lo que dijo ante la Asamblea General de la ONU, el Papa recuerda que el 25 de septiembre de 2015, subrayó que «el Preámbulo y el primer artículo de la Carta de las Naciones Unidas indican los cimientos de la construcción jurídica internacional: la paz, la solución pacífica de las controversias y el desarrollo de relaciones de amistad entre las naciones».

Y que «una ética y un derecho basados sobre la amenaza de la destrucción recíproca – y potencialmente de toda la humanidad – contradicen el espíritu mismo de las Naciones Unidas».

Por lo que, una vez más, el Papa Francisco señala que «debemos comprometernos por un mundo sin armas nucleares, aplicando plenamente el Tratado de no proliferación, en la letra y en el espíritu».

Considerando las principales amenazas contra la paz y la seguridad con sus múltiples dimensiones, en este mundo multipolar del siglo XXI, como por ejemplo el terrorismo, los conflictos asimétricos, la seguridad informática, los problemas ambientales, la pobreza, el Papa señala que «emergen no pocas dudas sobre la insuficiencia de la disuasión nuclear para responder eficazmente a dichos desafíos».

Preocupación que el Papa Francisco destaca considerando «las catastróficas consecuencias humanitarias y ambientales que se producen con el empleo de cualquier tipo de arma nuclear, con devastadores efectos indiscriminados e incontrolables en el tiempo y en el espacio».

En este contexto, el Mensaje del Papa hace hincapié también con preocupación en el «despilfarro de recursos» para las armas nucleares y objetivos militares: recursos «que, sin embargo, se podrían utilizar para prioridades más significativas, como la promoción de la paz y del desarrollo humano integral, así como la lucha contra la pobreza y la actuación de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible».

La comunidad internacional está llamada a adoptar estrategias de largo alcance para promover la paz para toda la humanidad

La paz y la estabilidad internacional no se pueden fundar sobre un «falso sentido de seguridad, sobre la amenaza de un destrucción recíproca», vuelve a reiterar el Papa, para luego recordar que «la paz se debe construir sobre la justicia, el desarrollo humano integral, el respeto de los derechos humanos fundamentales, la custodia de la creación, la participación de todos en la vida pública, la confianza entre los pueblos, la promoción de instituciones pacíficas, el acceso a la educación y a la salud, el diálogo y la solidaridad».

«El objetivo final de la eliminación total de las armas nucleares se vuelve un desafío y también un imperativo moral y humanitario», escribe el Papa Francisco, que alienta a la humanidad a aunar esfuerzos en un diálogo inclusivo:

«Los estados que poseen armas, los países que no las poseen, los sectores militares y privados, comunidades religiosas, sociedad civil, Organizaciones internacionales. En este esfuerzo debemos evitar aquellas formas de recriminación recíproca y de polarización que impiden el diálogo, en lugar de alentarlo».

El Mensaje del Papa termina deseando que los trabajos de la Conferencia de la ONU, para negociar un instrumento legalmente vinculante que prohíba las armas nucleares y que conduzca a su total eliminación, «puedan ser proficuos y puedan dar una contribución eficaz para avanzar en aquella ética de la paz y de la seguridad cooperativa multilateral, que tanto necesita hoy la humanidad».


Deja un comentario

Hacia la prohibición y eliminación de las armas nucleares.

Hacia un tratado vinculante para la prohibición total de las armas nucleares

Ensayo nuclear realizado por Estados Unidos en Enewetak, un atolón de las Islas Marshall, el 1 de noviembre de 1952. Foto: Gobierno de EEUU

27 de marzo, 2017 — Una conferencia de Naciones Unidas para negociar un instrumento legalmente vinculante que prohíba las armas nucleares y que conduzca a su total eliminación inició hoy en Nueva York.

El evento es presidido por la representante permanente de Costa Rica ante la ONU en Ginebra, Elayne Whyte Gómez, y en su primera etapa sesionará hasta el viernes.

Con una invocación a la paz, como el mejor instrumento para hacer frente a las armas nucleares, inició sus palabras la diplomática costarricense.

“La consecución de la paz, principio fundacional de la Organización de Naciones Unidas y cimiento fundamental del multilateralismo por excelencia, se materializa hoy en esta conferencia”.

El presidente de la Asamblea General, Peter Thompson, no pudo asistir a la apertura, pero su mensaje, leído por el embajador de Bangladesh, Masud Bin Momen, recordó que durante cerca de siete décadas, la ONU ha intentado sin éxito liberar al mundo del arsenal nuclear.

“Aunque los niveles de armas nucleares son los más bajos desde el fin de la Guerra Fría, está claro que mientras exista una de ellas, constituyen un riesgo inaceptable para la humanidad”, dijo.

La negociación intergubernamental se realiza en virtud de una resolución que aprobó la Asamblea General en diciembre de 2016, que le dio la responsabilidad de considerar todos los procedimientos y asuntos organizativos para lograr el protocolo vinculante.

Se prevé que el tratado califique las armas nucleares como “ilegales” y prohíba a todos los que lo suscriban su desarrollo, posesión, almacenamiento, estacionamiento o financiación.

A la primera ronda de debates iniciada este lunes no asisten unos 40 Estados miembros, entre los que figuran Estados Unidos, Rusia, el Reino Unido, Francia y China, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad. Ellos han expresado su preferencia por el actual Tratado de No Proliferación, firmado en 1968, que estipula un compromiso hacia el desarme futuro, pero no prohíbe las armas de este tipo.

La segunda ronda arrancará en junio y se prolongará por tres semanas.