Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

El secretario gen. ONU inaugura la cumbre de Madrid sobre el cambio climático.

Secretary-General’s remarks at opening ceremony of UN Climate Change Conference COP25 [as delivered]

Excellencies,
Honourable guests,
Delegates,
All protocol observed,

Quiero agradecer a los gobiernos de Chile y de España por haber trabajado juntos en un espíritu de multilateralismo inclusivo para tornar a esta COP25 posible y felicitarlos por la impecable organización conseguida en un tan corto espacio de tiempo. Felicitaciones y muchas gracias.

Such solidarity and flexibility are what we need in the race to beat the climate emergency.

We stand at a critical juncture in our collective efforts to limit dangerous global heating.

By the end of the coming decade we will be on one of two paths.

One is the path of surrender, where we have sleepwalked past the point of no return, jeopardizing the health and safety of everyone on this planet.

Do we really want to be remembered as the generation that buried its head in the sand, that fiddled while the planet burned?

The other option is the path of hope.

A path of resolve, of sustainable solutions.

A path where more fossil fuels remain where they should be – in the ground – and where we are on the way to carbon neutrality by 2050.

That is the only way to limit global temperature rise to the necessary 1.5 degrees by the end of this century.

The best available science, through the Intergovernmental Panel on Climate Change tells us today that going beyond that would lead us to catastrophic disaster.

Millions throughout the world – especially young people – are calling on leaders from all sectors to do more, much more, to address the climate emergency we face.

They know we need to get on the right path today, not tomorrow.

That means important decisions must be made now.

COP25 is our opportunity.

Dear Delegates,

Before I focus on what we need to do at this session, let me step back to give a sense of perspective to our deliberations.

The latest, just-released data from the World Meteorological Organization show that levels of heat-trapping greenhouse gases in the atmosphere have reached another new record high.

Global average levels of carbon dioxide reached 407.8 parts per million in 2018.

And I remember, not long ago, 400 parts per million was seen as an unthinkable tipping point. We are well over it.

The last time there was a comparable concentration of CO2 was between 3 and 5 million years ago, when the temperature was between 2 and 3 degrees Celsius warmer than now and sea levels were 10 to 20 metres higher than today.

The signs are unmissable.

The last five years have been the hottest ever recorded.

The consequences are already making themselves felt in the form of more extreme weather events and associated disasters, from hurricanes to drought to floods to wildfires.

Ice caps are melting. In Greenland alone, 179 billion tonnes of ice melted in July.

Permafrost in the Arctic is thawing 70 years ahead of projections.

Antarctica is melting three times as fast as a decade ago.

Ocean levels are rising quicker than expected, putting some of our biggest and most economically important cities at risk.

More than two-thirds of the world’s megacities are located by the sea.

And while the oceans are rising, they are also being poisoned.

Oceans absorb more than a quarter of all CO2 in the atmosphere and generate more than half our oxygen.

Absorbing more and more carbon dioxide acidifies the oceans and threatens all life within them.

Three major reports from the Intergovernmental Panel on Climate Change – on land, on the oceans and cryosphere, and on the 1.5 degree Celsius climate goal – each confirm that we are knowingly destroying the very support systems keeping us alive.

And indeed, we are.

In several regions of the world, coal power plants continue to be planned and built in large numbers.

Either we stop this addiction to coal or all our efforts to tackle climate change will be doomed.

And, as the UN Environment Programme has just revealed, countries are planning to produce fossil fuels over the next decade at over double the level that is consistent with keeping temperature rise to 1.5 degrees Celsius.

And the fossil fuel industry is not alone.

From agriculture to transportation, from urban planning and construction to cement, steel and other carbon-intensive industries, we are far from a sustainable path.

We see some incremental steps towards sustainable business models, but nowhere near the scope and scale required.

What we need is not an incremental approach, but a transformational one.

We need a rapid and deep change in the way we do business, how we generate power, how we build cities, how we move, and how we feed the world.

If we don’t urgently change our way of life, we jeopardize life itself.

For the past year, I have been saying we need to make progress on carbon pricing, shift taxation from income to carbon, ensure no new coal plants are built after 2020, and end the allocation of taxpayers’ money for perverse fossil fuel subsidies.
We must also ensure that the transition to a green economy is a just transition – one that recognizes the need to care for the future of negatively impacted workers, in terms of new jobs, lifelong education, and social safety nets.

If we want change, we must be that change.

Choosing the path of hope is not the job of one person, one industry or one government alone.

We are all in this together.

The road map established by the scientific community is clear.

To limit global temperature rise to the necessary 1.5 degrees by the end of this century, we must reduce emissions by 45 per cent from 2010 levels by 2030, and we must achieve climate neutrality by 2050.

Ten years ago, if countries had acted on the science available, they would have needed to reduce emissions by 3.3 per cent each year. We didn’t.

Today, we need to reduce emissions by 7.6 per cent each year to reach our goals.

So, it is imperative that governments not only honour their national contributions under the Paris Agreement, they need to substantially increase their ambitions.

And even if the Paris commitments are fully met, it would not be enough. But unfortunately, many countries are not even doing that. And the results are there to be seen.

According to the latest Emissions Gap Report from the UN Environment Programme, greenhouse gas emissions have risen 1.5 per cent a year over the last decade.

At current trends, we are looking at global heating of between 3.4 and 3.9 degrees Celsius by the end of the century.

The impact on all life on the planet – including ours – will be catastrophic.

The only solution is rapid, ambitious, transformative action by all – governments, regions, cities, businesses and civil society, all working together towards a common goal.

That was the purpose of the Climate Action Summit I convened in September.

And in many ways it was encouraging.

Small island nations and least developed countries, major cities and regional economies all came with initiatives, as did a sizable representation from the private and financial sectors.

Some 70 countries announced their intention to submit enhanced national contributions in 2020, with 65 countries and major subnational economies committing to work for net zero emissions by 2050.

I am pleased to see governments and investors backing away from fossil fuels.

A recent example is the European Investment Bank, which has announced it will stop funding fossil fuel projects by the end of 2021.

But we are still waiting for transformative movement from most G20 countries, which represent more than three-quarters of global emissions.

My new report on the Summit sets out what needs to be done going forward.

Primarily, all the main emitters must do more.

This means enhancing national determined contributions in 2020 under the Paris Agreement, presenting a carbon neutrality strategy for 2050, and embarking on the decarbonization
of key sectors, particularly energy, industry, construction, and transport.

Without the full engagement of the big emitters all our efforts will be completely undermined.

A green economy is not one to be feared but an opportunity to be embraced, one that can advance our efforts to achieve all the Sustainable Development Goals.

But what frustrates me is the slow pace of change, especially given that most of the tools and technologies we need are already available.

So, my call to you all today is to increase your ambition and urgency.

Dear Delegates,

You are here at COP25 to reach progress on key items – namely, achieving success on Article Six and continuing to boost ambition in preparation for new and revised national climate action plans due next year.

Article Six was the outstanding issue not resolved at COP24 in Katowice.

To put a price on carbon is vital if we are to have any chance of limiting global temperature rise and avoiding runaway climate change.

Operationalizing Article Six will help get markets up and running, mobilize the private sector, and ensure that the rules are the same for everyone.

Failure to operationalize Article Six risks fragmenting the carbon markets and sends a negative message that can undermine our overall climate efforts.

I urge all Parties to overcome their current divisions and to find common understanding on this issue.

The COP will also advance work related to capacity-building, deforestation, indigenous peoples, cities, finance, technology, gender and more.

And it must complete several technical matters to achieve the full operationalization of the transparency framework under the Paris Agreement.

The tasks are many, our timelines are tight, and every item is important.

It is imperative to complete our work and we have no time to spare.

But as important as the successful conclusion of the negotiations, the COP25 must convey to the world a firm determination to change course.

We must finally demonstrate that we are serious in our commitment to stop the war against nature – that we have the political will to reach carbon neutrality by 2050.

I expect all governments will be able to commit now to review during this next year – on the way to COP26 in Glasgow – their nationally determined contributions with the necessary ambition to defeat the climate emergency. Ambition in mitigation, ambition in adaptation, and ambition in finance.

And let us not forget, we should ensure that at least $100 billion US dollars a year are available to developing countries for mitigation and adaptation and take into account their legitimate expectations to have the resources necessary to build resilience and for disaster response and recovery.

Dear Delegates,

The decisions we make here will ultimately define whether we choose a path of hope, or a path of surrender.

Remember: we made a commitment to the people of the world through the Paris Agreement.

It was a solemn promise.

Let us open our ears to the multitudes who are demanding change.

Let us open our eyes to the imminent threat facing us all.

Let us open our minds to the unanimity of the science.

There is no time and no reason to delay.

We have the tools, we have the science, we have the resources.

Let us show we also have the political will that people demand from us.

To do anything less will be a betrayal of our entire human family and all the generations to come.

Thank you.


Deja un comentario

No al odio y la intolerancia. Guterres

No nacemos con odio, por lo tanto, la intolerancia se puede prevenir y olvidar

ONU/Antonio Ferrari
El Secretario General, António Guterres, visita el Museo de Holocausto en Nueva York.

7 Noviembre 2019

En el aniversario de la “noche de los cristales rotos”, el titular de la ONU asegura que hay que mantener una vigilancia continua para evitar los discursos que incitan al odio, que se extienden más allá del antisemitismo y alcanzan otras religiones, así como a los migrantes y refugiados.

Episodios contra la comunidad judía como el ocurrido durante la “noche de los cristales rotos”, cuando se produjeron una serie de violentos sucesos antisemitas en Alemania y Austria durante el 9 y 10 de noviembre de 1938, no significaron únicamente una noche de vidrios rotos, sino que “fue la noche de las vidas rotas, de las familias rotas, de las sociedades rotas, de los sueños rotos”.

Con esta desgarradora frase, el Secretario General de las Naciones Unidas abría su discurso de apertura en el Museo del Patrimonio Judío en Nueva York durante la conmemoración del 81º aniversario de esa trágica masacre.

Antonio Guterres también aprovechó la ocasión para visitar la exposición “Auschwitz. No hace tanto. No tan lejos”, la muestra más completa jamás presentada en Norteamérica sobre el Holocausto en ese campo de concentración.

“Esta exposición no es sólo un ejercicio para observar el pasado, sino que nos ayuda a evaluar nuestro presente y a reconocer la necesidad de mantener una vigilancia continua”, destacó.

A continuación, recordó el saqueo de tumbas judías, la destrucción de un monumento conmemorativo del Holocausto y el triste aniversario del peor ataque antisemita en la historia de los Estados Unidos que tuvo lugar en la sinagoga Tree of Life (Árbol de la Vida) en la ciudad de Pittsburgh.

“Décadas después del Holocausto, el odio más arraigado del mundo sigue entre nosotros”, destacó, para, a continuación, denunciar otras formas de intolerancia que también se cobran un peaje mortífero “como los bombardeos en las iglesias, las masacres en las mezquitas y las agresiones a migrantes y refugiados”.

El titular de la ONU extendió su reflexión hacia algunos líderes políticos que “en su afán de poder” actúan de manera insidiosa para socavar las relaciones entre las personas y sobre los cimientos de la sociedad.

La ONU lucha contra el discurso del odio

Al hablar sobre el compromiso de las Naciones Unidas en la lucha contra el discurso del odio destacó que el pasado mes de junio lanzó una estrategia y un plan de acción para hacer frente a la incitación de esa lacra.

Igualmente, aprovechó su presencia en el evento para anunciar que tiene la intención de convocar una conferencia sobre la importancia de la educación en el tratamiento y la capacidad de recuperación frente al discurso del odio.

Entre otras iniciativas, el Secretario General también destacó el lanzamiento de un Plan de Acción de la para la Protección de Sitios Religiosos y que las Naciones Unidas y el Programa de divulgación sobre el Holocausto continúan su labor en conjunta con instituciones educativas a nivel mundial.

“Las personas no nacen con odio; la intolerancia se aprende y, por lo tanto, se puede prevenir y desaprender”, resaltó António Guterres.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subs


Deja un comentario

Guterres: utilidad de la mediación en la solución de los conflictos.

Guterres cita el Comité Constitucional sirio como ejemplo de lo que puede lograr la mediación

MINUSMA/Gema Cortes
Cascos azules senegaleses llevan a cabo una vasta operación para garantizar la seguridad entorno a Koro, en la región de Mopti en Mali.

31 Octubre 2019

En una Conferencia en Turquía, el titular de la ONU asegura que la herramienta política de la mediación “es una de las más importantes para reducir y acabar con los conflictos”. También advirtió del peligro que representa el resurgimiento del populismo y la marginación de las minorías pueden contribuir al aislamiento y la radicalización.

El Secretario General de la ONU participó este jueves en la VI Conferencia de Mediación, que se celebra en la ciudad turca de Estambul, donde expuso las bondades de esta herramienta política, poniendo como ejemplo el Comité Constitucional sirio que ayer se reunió en Ginebra por primera vez con el objetivo de crear una carta para el país.

“No hay ilustración más clara de la importancia de las soluciones políticas al conflicto. La reunión del Comité fue hito, una base para el progreso y, en sí misma, un claro éxito de la mediación”, declaró António Guterres.

Después expresó su esperanza de que sea el primer paso real hacia una solución política para “poner fin a este capítulo trágico en la vida del pueblo sirio” y crear una oportunidad para el regreso voluntario y seguro de todos los sirios a sus lugares de origen”.

También elogió otros resultados positivos de mediación y diálogo, particularmente en los países africanos, e instó a todos a “construir sobre este éxito”.

Mayor incertidumbre mundial

Desde un punto de vista geopolítico más amplio, el titular de la ONU señaló que las divisiones en la comunidad internacional están contribuyendo a la incertidumbre y la inseguridad, lo que tiene un impacto precisamente en los mediadores que confían en “la voluntad política de los Gobiernos y los grupos armados que son partes en las hostilidades” y observó que, incluso en algunas sociedades pacíficas, “los líderes están alimentando las tensiones sin preocuparse por las consecuencias“.

Entonces, alertó de que “el resurgimiento del populismo y la marginación de las minorías pueden contribuir al aislamiento y la radicalización, haciendo que las personas sean vulnerables al reclutamiento de extremistas y terroristas”.

Otro motivo de preocupación son las redes sociales y las tecnologías digitales, ya que si bien pueden mejorar el alcance y la inclusión, también “crean serios desafíos para la mediación” y destacó que la incitación al odio en internet, las campañas de desinformación y la manipulación de contenido crean “narrativas venenosas”.

Como colofón añadió que, a medida que el espacio para la sociedad civil se ve presionado, existe el peligro de aumentar la inestabilidad, la violencia y el sufrimiento.

Luego, explicó que la mediación aborda tanto las causas profundas como las consecuencias del conflicto, que son “vitales para evitar que se repita la violencia”, pero señaló que para que la mediación funcione se necesitaba más coordinación con organizaciones regionales, grupos de la sociedad civil y otros actores.

Tres vías de mediación conjuntas

“Resolver los conflictos complejos de hoy en día significa reunir las tres vías de mediación de manera coordinada: la primera, que comprende el liderazgo político y militar, y debe estar complementada por los contactos no oficiales e informales, que se producen en la segunda vía para probar ideas; mientras que la tercera, que es para ampliar el proceso, de incluir a sociedad civil y las iniciativas de base”, explicó.

Y, sin embargo, lamentó que “a pesar del creciente número de grupos involucrados, una proporción relativamente pequeña de conflictos recibe mediación“, por lo que instó a todos a “encontrar los recursos para participar en todos los ámbitos”.

Guterres recordó que la ONU fue creada hace casi 75 años “para salvar al mundo del flagelo de la guerra” e instó a todos a “hacer todo lo que esté a nuestro alcance para poner fin al ciclo sin sentido de destrucción y reconstrucción“.

El banco de tecnología

El Secretario General también visitó el jueves el Banco de Tecnología de las Naciones Unidas para los Países Menos Desarrollados con sede en Turquía, calificándolo de “una señal positiva de esperanza y una respuesta directa a la promesa de la Agenda 2030 de no dejar a nadie atrás”.

Con el fin de cerrar la llamada brecha digital para los dos mil millones de personas que aún no están conectadas a Internet, el banco abrió sus operaciones en la ciudad de Gebze, el año pasado. Se financia completamente con recursos extrapresupuestarios y depende de contribuciones voluntarias.

Guterres afirmó que al establecer asociaciones tanto dentro como fuera del sistema de las Naciones Unidas, el Banco estaba mejorando la coordinación para la innovación científica y tecnológica en los países menos desarrollados y desempeñará un papel importante en la colaboración Sur-Sur, para todo el mundo en desarrollo.


Deja un comentario

Mensaje de Guterres en el día de la ONU

Guterres nos invita a forjar un futuro común en el Día de las Naciones Unidas

ONU/Cia Pak
Edificio de la Asamblea General y la Secretaría de las Naciones Unidas en la sede de Nueva York.

24 Octubre 2019

Frente a la agitada situación mundial en la que vivimos donde se producen cambios vertiginosos, las Organización centra su atención en los problemas que realmente afectan a las personas como la equidad social, la lucha contra el cambio climático, la igualdad de género y el combate del odio, tratando de llevar la paz al mundo.

En su mensaje de conmemoración por el Día Mundial de las Naciones Unidas, el Secretario General de la Organización ha afirmado que “ante un panorama mundial turbulento, la Carta sigue siendo nuestro referente moral compartido”.

António Guterres señaló que la ONU trabaja por una globalización justa y una acción climática atrevida, que defiende los derechos humanos, la igualdad de género y rechaza categóricamente cualquier manifestación de odio.

“Nos esforzamos por mantener la paz y llevamos asistencia vital a millones de personas atrapadas en conflictos armados. Las propias Naciones Unidas van ganando en agilidad y rendición de cuentas a medida que mejoramos el apoyo a los países”, aseguró.

 

Del mismo modo, el Secretario General recordó que el año que viene se celebra el 75º cumpleaños de las Naciones Unidas y estimó que ese acontecimiento representa “un momento decisivo” para forjar juntos nuestro futuro, invitando a todo el mundo a “sumarse a la conversación”.

Eventos durante la jornada

Entre los actos previstos por el Día de la ONU, el asesor especial sobre los preparativos para la conmemoración del 75º aniversario de las Naciones Unidas, Fabrizio Hochschild, dará una conferencia de prensa donde informará sobre los actuales planes de la Organización para celebrar la efeméride.

Unas horas más tarde, la Orquesta Filarmónica de Qatar interpretará un concierto bajo el título “Crear prosperidad para todos a través de la cultura, la educación, la igualdad de género, el deporte y la sostenibilidad”.

Historia sobre la conmemoración

El Día de las Naciones celebra el aniversario de la entrada en vigor de la Carta de las Naciones Unidas en 1945. Tras la ratificación de este documento por parte de la mayoría de sus signatarios, incluidos los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad, las Naciones Unidas entraron oficialmente en vigor.

La festividad se celebra cada 24 de octubre desde el año 1948 y el año 1971 la Asamblea General recomendó a los Estados miembros celebrarla como día festivo a nivel internacional.


Deja un comentario

Artículo de Guterres a todo el mundo sobre la emergencia climática.

ONU//Mark Garten
El Secretario General de la ONU, António Guterres, visitó la isla de Tuvalú para ser testigo directo de cómo el aumento de los mares engullirá esta nación.

3 Octubre 2019

Cuando se trata de la emergencia climática, “tenemos un largo camino por recorrer, pero el movimiento ha comenzado ”, declaró el jueves el Secretario General de la ONU, António Guterres, en un artículo de opinión distribuido a más de 70 medios en el que reafirma su preocupación por las amenazas planteadas por un mundo en calentamiento.

Por António Guterres, Secretario General de la ONU

En la víspera de la Cumbre sobre la Acción Climática de las Naciones Unidas, celebrada en septiembre, millones de jóvenes se movilizaron y transmitieron el siguiente mensaje a los dirigentes del mundo: “Nos están fallando”.

Tienen razón.

Las emisiones globales van en aumento al igual que las temperaturas. Las consecuencias, ya de por sí funestas, que eso conlleva para los océanos, los bosques, las condiciones meteorológicas, la biodiversidad, la producción de alimentos, el agua, los puestos de trabajo y en última instancia, para la vida misma, irán empeorando.

La ciencia no engaña pero en muchos lugares la gente no necesita de mapas o gráficos para entender lo que está pasando, les basta con asomarse a la ventana.

El caos climático se vive en tiempo real en California y en el Caribe, en África y en el Ártico y en muchos lugares más. Los que menos han contribuido al problema son los que se más están sufriendo.

Lo he visto con mis propios ojos en Mozambique, devastado por un ciclón; en las Bahamas, arrasadas por un huracán; y en el Pacífico Sur, donde el nivel del mar sigue subiendo.

Convoqué la Cumbre sobre la Acción Climática para que fuera el punto de partida del camino que debemos recorrer si queremos cumplir los plazos cruciales del 2020, que se fijaron en el Acuerdo de París sobre el cambio climático. Muchos dirigentes de diferentes países y sectores acudieron al encuentro.

Noticias ONU/Cia Pak
El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, en la ceremonia de apertura de la Cumbre sobre Acción Climática el 23 de septiembre de 2019.

Gobiernos y jóvenes, empresas, ciudades, inversionistas y miembros de la sociedad civil se unieron para adoptar las medidas que el mundo tanto necesita a fin de evitar una catástrofe climática.

Más de 70 países se comprometieron a alcanzar un volumen neto de emisiones de carbono igual a cero, a más tardar, en 2050, aunque los principales emisores no lo hayan hecho todavía. Más de 100 ciudades, entre ellas varias de las más grandes del planeta, siguieron su ejemplo.

Al menos 70 países anunciaron su intención de impulsar la aplicación de los planes nacionales derivados del Acuerdo de París, a más tardar, en 2020.

Unidos, los pequeños estados insulares se comprometieron a alcanzar la neutralidad en carbono y utilizar solo energías renovables, a más tardar, en 2030.

Distintos países, de Pakistán a Guatemala, pasando por Colombia, Nigeria, Nueva Zelandia y Barbados, prometieron plantar más de 11 mil millones de árboles.

Más de 100 dirigentes del sector privado se comprometieron a acelerar su transición  a una economía verde.

Algunos de los mayores propietarios de activos del mundo, responsables de gestionar fondos de un valor de más de 2 billones de dólares, se comprometieron a transformar sus carteras y realizar inversiones neutras en carbono, a más tardar, en 2050.

ONU/OCHA/Mark Garten
El Secretario General António Guterres visita la isla de Abaco, en las Bahamas, para presenciar de primera mano la devastación causada por el huracán Dorian.

Todo esto se suma al llamado hecho recientemente por un grupo de gestores de activos que representan casi la mitad del capital invertido del mundo (unos 34 billones de dólares) para que se ponga un precio significativo al carbono y se eliminen gradualmente los subsidios a los combustibles fósiles y la energía térmica a base de carbón.

El Club Internacional de Instituciones Financieras para el Desarrollo se comprometió a movilizar 1 billón de dólares para financiar el uso de las energías limpias, a más tardar, en 2025, en 20 de los países menos desarrollados.

Un tercio del sector bancario mundial se comprometió a armonizar sus prácticas con los objetivos del Acuerdo de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Necesitamos tomar medidas a una escala verdaderamente planetaria. No es algo que podamos conseguir de la noche a la mañana.

En la Cumbre también se explicó cómo las ciudades y algunos sectores, como el del transporte, pueden reducir las emisiones de forma considerable. También se destacaron distintas iniciativas para proteger los bosques y salvaguardar los recursos hídricos.

Todas estas medidas son importantes pero no suficientes.

Desde un principio, la Cumbre se concibió como un medio para abrirle los ojos al mundo y acelerar la toma de medidas a mayor escala. El encuentro sirvió para presentar una dura realidad y señalar a quienes están tomado medidas y a los que no lo están haciendo. Los negacionistas o los grandes emisores no tienen dónde esconderse.

ONU/Eskinder Debebe
El Secretario General António Guterres visita una escuela afectada por el ciclón Idai en Beira, Mozambique.

Seguiré alentando a todos a hacer mucho más en sus países y promoviendo las soluciones económicas verdes alrededor del mundo.

Necesitamos tomar medidas a una escala verdaderamente planetaria. No es algo que podamos conseguir de la noche a la mañana o sin la plena participación de quienes más contribuyen a esta crisis.

Si queremos alejarnos del precipicio climático, hará falta hacer bastante más para responder al llamado de la ciencia y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 45 %, a más tardar, en 2030; conseguir la neutralidad en carbono, a más tardar, en 2050; y limitar el aumento de la temperatura a 1,5 grados hacia finales de siglo. Así es como podremos garantizar el futuro del planeta.

Parece que a demasiados países les cuesta romper su dependencia al carbón pese a que ya existen alternativas más baratas y limpias. Debemos avanzar mucho más en la fijación del precio del carbono asegurando que no se abran más plantas de carbón después del  2020 y dejando de desperdiciar el dinero que los contribuyentes ganan con el sudor de su frente y que suma billones de dólares en la moribunda industria de los combustibles fósiles, que no hace más que aumentar los huracanes, propagar las enfermedades tropicales e intensificar los conflictos.

Al mismo tiempo, los países desarrollados deben cumplir su compromiso de aportar 100 mil millones de dólares al año procedentes de fuentes públicas y privadas, a más tardar en 2020, para fines de mitigación y adaptación en los países en desarrollo.

Me aseguraré de que los países, el sector privado y las autoridades locales respondan a los compromisos que han adquirido y lo haré a partir de este mismo mes de diciembre durante la conferencia de las Naciones Unidas sobre el clima que tendrá lugar en Santiago de Chile. Las Naciones Unidas apoyan unánimemente el cumplimiento de tales iniciativas.

ONU/Mark Garten
El Secretario General, António Guterres, sobrevuela la costa de Tuvalú, una isla de Oceanía cuyo punto más alto apenas tiene cinco metros de altura sobre el nivel del mar.

El cambio climático será lo que defina nuestra época.

La ciencia nos dice que, de seguir por este camino, el sobrecalentamiento global habrá aumentado como mínimo, 3º C a finales de siglo. Yo ya no estaré en este mundo, pero mis nietas, sí.

Me niego a ser cómplice de la destrucción del único hogar que tienen.

La juventud, las Naciones Unidas y un número cada vez mayor de dirigentes del mundo empresarial y financiero, el sector público, la sociedad civil y, en suma, muchos de nosotros, nos estamos movilizando y tomando medidas.

Sin embargo, necesitamos que muchas más personas se sumen a nuestra lucha para poder triunfar.

Tenemos un largo camino por recorrer pero ya hemos dado el primer paso.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

QUIZÁ TAMBIÉN TE INTERESE…

Los compromisos de América Latina y el mundo en la Cumbre sobre la Acción Climática

Jefes de Estado y de Gobierno, empresas y representantes de la sociedad civil anunciaron en la sede de la ONU en Nueva York pasos de gran alcance potencial para enfrentar el cambio climático, entre ellas, lograr la neutralidad de carbono para el 2050.  Muchos países y más de 100 ciudades, incluidas muchas de las más grandes del mundo, anunciaron nuevos pasos significativos y concretos para combatir la crisis climática.

Esto es lo que dicen los científicos: el cambio climático llega antes y más fuerte de lo previsto

La Organización Meteorológica Mundial junto a las principales organizaciones de ciencia climática del mundo revelaron este domingo un informe que demuestra la evidente y creciente brecha entre los objetivos acordados para abordar el calentamiento global y la realidad actual.


Deja un comentario

A la vista de los trágicos efectos del Dorian el llamamiento de Guterres contra el cambio climático.

Horrorizado por la destrucción del Dorian, Guterres dice que hay que detener el cambio climático

ONU/OCHA/Mark Garten
El Secretario General habla con personal médico en Nassau, capital de las islas Bahamas, en un centro de desplazados por el huracán Dorian.

14 Septiembre 2019

El titular de la ONU, de visita en las Bahamas, ha asegurado que no ha visto un nivel de destrucción como el causado por el huracán Dorian en el país caribeño y señala lo injusto que es el hecho de que los pueblos de las naciones que no han contribuido al cambio global estén en la primera línea de frente de sus consecuencias.

Al finalizar sus dos días de visita al país caribeño, el Secretario General declaró que, tras haber sido testigo de los efectos de muchos desastres naturales en virtud de sus distintos cargos, nunca había visto uno con el grado de destrucción del huracán Dorian a su paso por las islas Bahamas.

“Estoy horrorizado (…) El huracán Dorian ha sido catalogado por su intensidad como de categoría 5. Yo creo que tiene que ser catalogado como un huracán con categoría del infierno. Pero está claro que no lo ha traído el diablo. Ahora hay más huracanes, son más intensos y más frecuentes, y están originados por el cambio climático”, explicó António Guterres.

Tras reunirse ayer con el primer ministro del país, Hubert Minnis, quien le comentó la actuación del Gobierno y las principales necesidades del país, el responsable de la Organización visitó este sábado un centro de emergencia en la isla de Ábaco, donde el 90% de las infraestructuras y de las viviendas fueron destruidas por el Dorian.

Guterres llevó a los afectados un mensaje de solidaridad de las Naciones Unidas que, en estrecha colaboración con el Gobierno, tiene desplegado ahora mismo a UNICEF, el Programa Mundial de Alimentos, la Organización Internacional para las Migraciones y el Programa para el Desarrollo, entre otras agencias especializadas.

Desde allí, aseguró que está claro que este tipo de desastres han existido siempre, pero que está claro también que existe “una aceleración de estos fenómenos climáticos extremos que tienen su origen en la actividad de los seres humanos”.

ONU//Mark Garten
El puerto de Marsh destruido por el huracán Dorian.

Extraer lecciones del Dorian

Más tarde, en una rueda de prensa en Nassau, la capital de Bahamas, indicó que la comunidad internacional tiene que extraer dos lecciones de este acontecimiento.

“Primero, que tenemos que detener el cambio climático y tenemos que estar seguros de que revertimos la actual tendencia, en la que el ritmo del cambio es mayor que el que tenemos nosotros para frenarlo. Y segundo, que países como Bahamas, que no han contribuido al cambio climático, están en la primera línea de frente de la destrucción del cambio climático, y merecen la ayuda internacional no solo para poder responder por completo a la emergencia humanitaria, sino también para poder reconstruir el país y adaptar las comunidades de la isla” al calentamiento global.

Tras elogiar la generosidad de la comunidad internacional y el papel que están llevando a cabo las agencias humanitarias en este momento explicó que, más a medio y largo plazo, la reconstrucción requiere una gran inversión y que Bahamas merecen todo el apoyo para ello.

Entre otras cuestiones, dijo que, con vistas a ese largo plazo, la ONU está intentando también canjear parte de la deuda de Bahamas en inversiones para la reconstrucción del país.

Ayer, durante otra comparecencia de prensa, el titular de la ONU señaló que estos gigantescos desastres naturales “exigen una nueva respuesta multilateral” y que la financiación del para mitigar los efectos clima extremo es parte de esa respuesta, reclamando a la comunidad internacional los cien mil millones de dólares de ayuda anual a los que se había comprometido en el pasado.