Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Guinea ecuatorial: por la liberación de dos defensores de derechos humanos.

  

Guinea Ecuatorial: Dos defensores de derechos humanos deben ser liberados ya

21 de abril de 2017

Las autoridades de Guinea Ecuatorial deben dejar de inmediato en libertad a los dos hombres que presiden el principal grupo de derechos humanos del país, han manifestado hoy siete organizaciones que trabajan por la transparencia y los derechos humanos.

La policía detuvo a Enrique Asumu y Alfredo Okenve, que presiden el Centro de Estudios e Iniciativas para el Desarrollo (CEID), el 17 de abril de 2017, por lo que se ha superado ya el periodo de 72 horas durante el que la legislación de Guinea Ecuatorial permite mantener a una persona detenida sin cargos.

“Las autoridades tienen un largo historial de hostigamiento, detenciones arbitrarias e injerencia en general en el trabajo de los defensores y defensoras de los derechos humanos de Guinea Ecuatorial”, ha explicado Tutu Alicante, director ejecutivo de EG Justice, organización que vigila los abusos contra los derechos humanos en el país.

“Este último incidente pone de manifiesto que las autoridades están dispuestas a pisotear la legislación del país sobre el debido proceso para intimidar y silenciar a los disidentes.”

Las organizaciones que han expresado su preocupación por la detención son Human Rights Watch, EG Justice, Publiquen lo que Pagan, Transparencia Internacional, la CNUCC, la Conferencia Internacional Contra la Corrupción y Amnistía Internacional.

Asumu es el presidente del CEID, y Okenve, su vicepresidente. El 16 de abril, las autoridades impidieron a Asumu tomar un vuelo en la capital isleña del país, Malabo, para viajar a Bata, ciudad del territorio continental. Según un colega suyo que se encontraba allí y su abogado, dijeron que lo había ordenado el ministro de Seguridad Nacional.

Al día siguiente, Asumu y Okenve acudieron al Ministerio, que se encuentra en el mismo edificio que la Comisaría Central de Policía de Malabo. El ministro de Seguridad Nacional interrogó a ambos durante más de cinco horas, afirman dos colegas que los acompañaron y esperaron fuera. Acabada la reunión, alrededor de las seis de la tarde, las autoridades impidieron a Asumu y Okenve salir del edificio y los retienen todavía allí.

La policía ha permitido a sus colegas y a sus familias ver a ambos, y también ha permitido a los dos ponerse en contacto con sus abogados.
Pero las autoridades no los han llevado ante un juez en el plazo de 24 horas, como dispone la ley. Tampoco han presentado cargos contra ellos, lo que según la legislación del país debe hacerse en el plazo de 72 horas.

El Ministerio del Interior ordenó al CEID suspender sus actividades indefinidamente en marzo de 2016. Según los colegas de Asumu y Okenve que han hablado con ellos, las autoridades han amenazado con imponerles una multa de 10 millones de francos guineanos (16.000 dólares estadounidenses) por no acatar esa orden.

El Ministerio dictó la orden tras clausurar una reunión de jóvenes por considerar que los participantes habían hecho declaraciones que constituían incitación, acusación que el CEID afirma que es falsa y que tiene una motivación política. Según un representante de la organización, está recurrió contra la orden de suspensión, pero no recibió ninguna respuesta.

EL CEID anunció que reanudaría sus actividades en septiembre de 2016. Un representante de la organización ha afirmado que la suspensión de sus actividades de abril de 2016 tenía una vigencia de sólo tres meses. Desde entonces, ha organizado actos a los que han asistido representantes de varios ministerios.

El gobierno de Guinea Ecuatorial ha presentado una solicitud para sumarse a la Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas (EITI), que agrupa a gobiernos, empresas y grupos no gubernamentales con el fin de promover una mejor gobernanza de los países ricos en recursos fomentando el debate público sobre el uso de los ingresos procedentes del petróleo, el gas y la minería. La EITI dispone que los gobiernos miembros deben “asegurarse de que la sociedad civil goce de un contexto propicio” y “abstenerse de llevar a cabo acciones susceptibles a limitar o restringir el debate público sobre la implementación del EITI”.

Guinea Ecuatorial se ha visto salpicada por escándalos de corrupción, exacerbados por la falta de transparencia en torno a los ingresos procedentes de los recursos naturales.  La suspensión de la principal organización del país dedicada a promover la transparencia y el respeto de los derechos humanos y la detención de su dirección son una mala señal con respecto al compromiso del gobierno con la lucha contra la corrupción, han manifestado las siete organizaciones.

“Estas detenciones convierten en meras palabras las promesas de respetar a la sociedad civil formuladas por el gobierno en su intento de sumarse a la EITI”, ha señalado Elisa Peter, directora ejecutiva de Publiquen lo que Pagan. “Amenazan con echar por tierra la candidatura del país a la EITI y transmiten el mensaje de que el gobierno no tolerará las voces independientes.”

Cuando el CEID reanudó sus actividades en septiembre de 2016, reanudó también su función de miembro del comité conductor nacional formado por funcionarios del Estado, empresas petroleras y la sociedad civil como primera etapa de la solicitud de pertenencia a la EITI. El comité se reunió por última vez el 12 de abril, y el ministro de Minas asistió a un acto que el grupo de derechos humanos celebró el 14 de abril con ocasión de su vigésimo aniversario.

“El gobierno colabora con el CEID cuando quiere fingir respeto por la sociedad civil, pero deja que esta orden de suspensión penda como una espada de Damocles sobre él”, ha manifestado Sarah Saadoun, investigadora sobre empresas y derechos humanos de Human Rights Watch. “Al intimidar a dos de los defensores de derechos humanos más respetados del país, el gobierno parece estar tratando de silenciar a la sociedad civil en un momento de indignación creciente por la profunda crisis económica del país.”


Deja un comentario

La paz en el mundo y la tutela de los derechos humanos.

Consejo de Seguridad debate, por primera vez, sobre violaciones de derechos humanos

El Secretario General, António Guterres, informa al Consejo de Seguridad. Foto: ONU/Evan Scheneider

Share

18 de abril, 2017 — El Secretario General de la ONU afirmó este martes que la prevención es un recurso esencial para reducir el sufrimiento humano, la construcción de sociedades prósperas y estables y para permitir a las personas el alcance de su potencial pleno.

António Guterres participó en una reunión dedicada a analizar los vínculos entre el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, los derechos humanos y la prevención de los conflictos armados, impulsada por Estados Unidos, presidente durante abril del Consejo de Seguridad.

Al introducir el debate, el titular de la ONU destacó la importancia de que el Consejo participe también en la prevención de las guerras y subrayó que las violaciones de las garantías básicas constituyen a menudo señales tempranas de las crisis.

Guterres mencionó las distintas iniciativas que el Consejo ha tomado para la prevención y el respeto de los derechos humanos e ilustró cómo las misiones de paz han recibido gradualmente importantes mandatos de derechos humanos y protección de civiles.

“Nuestro mundo enfrenta desafíos de paz y seguridad sin precedentes que resultan de la falta de prevención y de la insuficiente implementación de las obligaciones de derechos humanos, incluyendo los derechos sociales y económicos”, dijo el Secretario General quien recordó que las consecuencias de esta realidad para las personas, los Estados y la humanidad están siendo sentidas por decenas de millones y por regiones enteras.


Deja un comentario

Burundi: incitación a violación de derechos humanos.

La ONU denuncia incitación a violaciones y asesinatos en Burundi

El Alto Comisionado de Derechos Humanos, Zeid Raad Al Hussein. Foto archivo: OHCHR

18 de abril, 2017 — El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, se mostró este martes “profundamente alarmado” por la celebración de marchas y mítines en varias provincias burundesas en las que jóvenes de las milicias Imbonerakure llaman a violar o asesinar a oponentes.

Un video que circula por las redes sociales muestra a más de cien miembros de las juventudes del partido gobernante en Burundi, las milicias conocidas como “Imbonerakure”, repitiendo decenas de veces llamamientos a “dejar embarazadas a oponentes para que puedan parir a Imbonerakures”.

El mitin tuvo lugar en la provincia de Kirundo, en el noreste del país.

La oficina de Derechos Humanos de la ONU considera que el comportamiento de estos jóvenes es sólo “la punta del iceberg”, de la “campaña de terror” que se lleva a cabo en Burundi.

“Los grotescos coros sobre violaciones por parte de jóvenes de Imbonerakure en varias provincias burundesas alarman profundamente, sobre todo porque confirman lo que hemos oído de los que han huido de Burundi sobre una campaña de miedo y terror por parte de esta milicia organizada”, aseguró Rupert Colville, el portavoz de la oficina en Ginebra.

Colville añadió que, aunque el partido gobernante CNDD-FDD ha condenado este incidente, funcionarios del gobierno han participado en manifestaciones similares en otros puntos del país.

La ONU ha recibido informaciones de graves violaciones de derechos humanos como “el uso sistemático de la tortura por parte de las fuerzas de seguridad” y redadas nocturnas de Imbonerakure en viviendas de personas que se niegan a sumarse al partido oficialista.

El alto comisionado señaló que hubo un importante aumento de las desapariciones forzosas entre noviembre de 2016 y marzo de 2017 y, en ese mismo periodo, se hallaron decenas de cuerpos sin identificar en varias partes del país.

Más de 400.000 personas han huido de Burundi en los últimos dos años y han denunciado extorsiones y amenazas de las milicias Imbonerakure.

El Alto Comisionado pidió al Gobierno de Burundi que garantice a la oficina acceso libre al país, para poder vigilar la situación de los derechos humanos y verificar de manera independiente las acusaciones de graves violaciones.


Deja un comentario

Turquía: en vísperas del referendum violaciones de derechos humanos.

Relatores advierten de violaciones de derechos socioeconómicos en Turquía en vísperas del referéndum

Derechos Humanos, Naciones Unidas

13 de abril, 2017 — En vísperas del referéndum constitucional que se votará el domingo en Turquía, un grupo de expertos de la ONU en derechos humanos denunció hoy que el estado de excepción proclamado el pasado mes de julio por el presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, ha servido para justificar violaciones masivas de los derechos a la educación y al trabajo.

Los ciudadanos turcos votarán una propuesta de enmienda constitucional que propugna el cambio de un sistema parlamentario a uno presidencialista.

De aprobarse, le otorgaría a Erdogan poderes extensos como la autoridad absoluta para declarar futuros estados de emergencia y medidas extraordinarias.

El grupo de expertos advirtió que, si se otorgan, esos poderes podrían exacerbar las graves violaciones de los derechos económicos, sociales y culturales de la ciudadanía.

Asimismo, los relatores indicaron que el despido de unos 134.000 funcionarios por presuntos vínculos con organizaciones prohibidas por el gobierno, sin el debido proceso o compensación, carece de justificación y contraviene las obligaciones internacionales de Turquía en materia de derechos humanos.

Añadieron que, incluso en un estado de emergencia, los derechos económicos, sociales y culturales sólo pueden restringirse si respetan las garantías fundamentales de la población y “con el fin exclusivo de promover el bienestar general en una sociedad democrática”, un escenario que no corresponde con la realidad turca.

Desde la proclamación del estado de emergencia el pasado mes de julio, se produjo un despido masivo de profesores afiliados a sindicatos y funcionarios del Ministerio de Educación que, se estima, contribuyó a cerrar unas 1.000 escuelas y 15 universidades aproximadamente.

También indicaron que el cierre de unos 200 medios de comunicación contribuyó a minar el debate sobre las propuestas del referéndum que se celebrará este domingo.


Deja un comentario

Egipto: carácter represivo de las medidas contra la violencia.

  

 Egipto: Las autoridades deben abordar la violencia sectaria, no abusar de los poderes de excepción

Funerales de las víctimas de los ataques reivindicados por el autodenominado Estados Islámico // MOHAMED EL-SHAHED/AFP/Getty Images

10 de abril de 2017

Las medidas del estado de excepción declarado por el presidente Abdel Fatah al Sissi a raíz de los tres deplorables atentados con bombas perpetrados contra iglesias en Egipto no servirán de mucho para resolver las causas originarias de los ataques sectarios contra los coptos en Egipto, y lo más probable es que den lugar a un deterioro mayor de la situación de los derechos humanos, según ha afirmado hoy Amnistía Internacional.

El grupo armado autodenominado Estado Islámico ha reivindicado la autoría de los atentados con bombas cometidos de manera sincronizada en Tanta, y otros dos en Alejandría, dirigidos contra los servicios religiosos celebrados con motivo del Domingo de Ramos.

“Los mortíferos atentados contra las iglesias demuestran un lamentable desprecio por la vida humana y deben ser condenados en los términos más enérgicos. Nada puede justificar un ataque terrorífico contra ciudadanos corrientes que asisten a un lugar de culto”, ha afirmado Najia Bounaim, directora adjunta de Campañas de la Oficina Regional de Amnistía Internacional en Túnez capital.

Las autoridades egipcias tienen la obligación de proteger la vida y la seguridad de la población, pero la solución no está en seguir restringiendo y endureciendo las restricciones sobre las pocas libertades que quedan en Egipto. Para resolver el problema de la violencia sectaria hace falta sincera voluntad política de poner fin a la impunidad y ofrecer protección.

“Egipto tiene un historial de varios decenios recurriendo a medidas de excepción que otorgan a las fuerzas de seguridad amplios poderes para cometer violaciones de derechos humanos sin control, y que dan lugar a detenciones arbitrarias, tortura y otros abusos graves.”

Estado de excepción en Egipto
En agosto de 2013 fue declarado una vez más el estado de excepción en Egipto por un periodo de tres meses tras la violenta disolución de las sentadas de Rabaa y Al Nahda.

Anteriormente, durante el régimen del presidente Hosni Mubarak, Egipto estuvo sometido al estado de excepción durante 31 años, hasta 2012, lo que facilitó la comisión sistemática de violaciones de derechos humanos y permitió a las fuerzas de seguridad egipcias recluir durante años a miles de personas en detención administrativa sin respetar las garantías procesales concebidas para garantizar la administración imparcial de justicia. En 2013, el Tribunal Constitucional revocó la disposición que permitía la detención administrativa en virtud de la Ley del Estado de Excepción (Ley 162 de 1958).

Desde que se levantó el estado de excepción, las autoridades egipcias han recurrido al sistema ordinario de justicia penal para aplicar la detención preventiva y celebrar juicios colectivos ante salas especiales sobre terrorismo que han impuesto la pena de muerte o la cadena perpetua en cientos de casos tras un juicio sin las debidas garantías.

Sin embargo, resulta más preocupante que la Ley del Estado de Excepción permita a las autoridades celebrar juicios ante unos tribunales de seguridad del Estado para el estado de excepción que son manifiestamente injustos y no respetan el derecho de apelación.

“El estado de excepción nunca puede servir de excusa para cometer violaciones de derechos inderogables. No se puede legalizar la tortura, el homicidio ilegítimo, la desaparición forzada y la detención arbitraria declarando el estado de excepción”, ha dicho Najia Bounaim.

El presidente de Egipto, Abdel Fatah al Sissi, también ha firmado y aprobado la Ley Antiterrorista (Ley 94 de 2015), que concede a las autoridades amplias atribuciones normalmente reservadas al estado de excepción y que en la práctica restringe arbitrariamente los derechos a la libertad de expresión, de asociación y de reunión pacífica.

Las autoridades habían usado durante décadas el estado de excepción como excusa para reprimir la disidencia, conculcar los derechos a la libertad de expresión, asociación y reunión pacífica, remitir causas a los tribunales militares y de excepción y poner a personas bajo custodia sin orden judicial.

Las imprecisas disposiciones de la Ley del Estado de Excepción facultan al presidente para privar de libertad a las personas y restringir su libertad de circulación. También conceden amplias atribuciones a las autoridades para llevar a cabo operaciones de vigilancia que vulneran el derecho a la intimidad y para imponer censura previa a los medios de comunicación. Según el diario egipcio Albawaba, una hora después de declararse el estado de excepción, las autoridades confiscaron su edición del lunes debido a la información que contenía sobre los ataques a iglesias.

De acuerdo con la Constitución de Egipto, el presidente está facultado para declarar el estado de excepción tras consultar a su consejo de ministros. La decisión debe ser aprobada por el Parlamento en el plazo de siete días.

En vista del historial de violaciones graves asociadas a un prolongado estado de excepción en Egipto, Amnistía Internacional ha pedido al Parlamento egipcio, que mañana tiene previsto debatir sobre el estado de excepción, que analice detenidamente los argumentos del gobierno para justificar el estado de excepción. El Parlamento debe cerciorarse de que la emergencia pública declarada alcanza el estricto umbral exigido por el derecho internacional de los derechos humanos y de que todas las medidas de excepción propuestas son las estrictamente necesarias para afrontar esa emergencia pública declarada. Esto debe incluir la aportación de pruebas que demuestren que sólo es posible abordar eficazmente la amenaza adoptando las medidas de excepción propuestas, y no aplicando correctamente las leyes existentes, así como un análisis cuidadoso de la estricta necesidad y proporcionalidad de tales medidas.

Aunque la Constitución egipcia limita la duración del estado de excepción a tres meses prorrogables una vez, las autoridades egipcias vienen burlando estas limitaciones constitucionales desde 2014 en Sinaí del Norte al prorrogar cada tres meses el estado de excepción, propiciando la comisión de violaciones graves de derechos humanos, como desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias y homicidios ilegítimos.

Información complementaria sobre ataques sectarios
Los ataques contra la minoría religiosa de cristianos coptos de Egipto han ido en aumento desde el derrocamiento del ex presidente Mohamed Morsi en julio de 2013. Se han incendiado iglesias y hogares coptos, y se ha agredido físicamente a miembros de la minoría copta, cuyos bienes además han sido saqueados. En los tres últimos años se han registrado 400 episodios de violencia sectaria, según los cálculos del Instituto Tahrir. La Iniciativa Egipcia para los Derechos Personales ha documentado al menos 64 episodios de violencia sectaria de 2011 a 2016 en los que las autoridades recurrieron a la vía de la reconciliación en vez de aplicar la ley.

Resulta alarmante la persistente falta de medidas por parte del gobierno para proteger a los cristianos coptos de la violencia sectaria. En diciembre de 2016, al menos 25 personas resultaron muertas en un atentado con explosivos perpetrado en una iglesia de El Cairo. Tras los asesinatos de siete personas en Sinaí del Norte entre el 30 de enero y el 23 de febrero de 2017, un grupo afiliado al Estado Islámico en el Sinaí anunció que estaban planeados más ataques violentos contra los coptos. En Tanta, una semana antes, un agente de policía perdió la vida y 15 personas más resultaron heridas en un atentado con bomba contra uno de los centros de formación dirigidos por el Ministerio del Interior.

Además, las autoridades egipcias no han procesado en ningún caso a los responsables de ataques sectarios contra cristianos, y en su lugar han recurrido a acuerdos de reconciliación promovidos por el Estado que, en ocasiones, implican arreglos económicos o incluso el desalojo forzoso de familias cristianas de sus hogares. Como consecuencia, no ha habido castigo para los instigadores de la violencia sectaria contra los cristianos.


Deja un comentario

El Brexit: peticiones de Amn. Int. al gobierno británico.

Artículo 50: El gobierno debe garantizar la protección de los derechos humanos

Tim Barrow y Donald Tusk // Copyright: European Union

29 de marzo de 2017

Amnistía Internacional Reino Unido pide al gobierno que aproveche la aplicación del artículo 50 como una oportunidad para promover su compromiso con los derechos humanos, dejando claro que los derechos tendrán prioridad y se reforzarán en la medida de lo posible durante todo el proceso.

Como primer paso, el gobierno debe confirmar que no se restringen los derechos de las personas migrantes de la UE residentes en Reino Unido.

Kate Allen, directora de Amnistía Internacional Reino Unido, ha declarado:

“Con la aplicación del artículo 50, Reino Unido está dando un paso hacia lo desconocido, pero esto podría ser una oportunidad para configurar y mejorar la sociedad británica.

“Muchas personas ciudadanas europeas y sus familias están viviendo una enorme ansiedad por su futuro en Reino Unido y el gobierno debe actuar ya para confirmar su derecho a quedarse.

“Además, los ministros deben expresar con claridad su visión para mantener la protección de todos los derechos —sobre la igualdad, la discriminación, la intimidad y muchos más— que derivan de la Unión Europea.

“El artículo 50 es un hito para nuestro país; también debería ser el momento de reafirmar el compromiso de Reino Unido con la diversidad, la integración y el respeto a los derechos humanos.”


Deja un comentario

Comentario al discurso del Papa a la UE

El Papa: que Europa vuelva a descubrir la solidaridad, antídoto contra los populismos

El discurso a los líderes de la Unión en el 60 aniversario de los Tratados de Roma. No tengan miedo «de asumir decisiones eficaces, capaces de responder a los problemas reales de las personas»
AP
21
0
Pubblicato il 24/03/2017
Ultima modifica il 24/03/2017 alle ore 18:47
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

«Europa vuelve a encontrar esperanza cada vez que pone al hombre en el centro y en el corazón de las instituciones». Esto implica «la escucha atenta y confiada de las instancias que provienen tanto de los individuos como de la sociedad y de los pueblos» que la componen. Lo dijo Francisco a los líderes de los 27 países de la Unión Europea, que fueron recibidos en el Vaticano este 24 de marzo de 2017 por la tarde, en ocasión de los sesenta años de los Tratados de Roma, que marcaron el nacimiento de la Comunidad Europea. Se trata de un discurso que continúa con el recorrido que comenzó con los discursos de Bergoglio en Estrasburgo (en noviembre de 2014) y en ocasión del Premio Carlo Magno (en mayo de 2016) y que llega un momento en el que crecen los movimientos populistas de la mano del miedo por los atentados yihadistas. Después de los discursos iniciales del Presidente del Consejo italiano, Paolo Gentiloni, y del Presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, el Papa comenzó su discurso invitando a volver a descubrir y a dar vida a los ideales de los padres fundadores, recordó las raíces cristianas de Europa, habló sobre la solidaridad como «el más eficaz antídoto contra los modernos populismos» e invitó a los líderes europeos a «no tener miedo a tomar decisiones eficaces, para responder a los problemas reales de las personas y para resistir al paso del tiempo».

 

Europa no es un conjunto de reglas que hay que seguir

 

En la primera parte de su discurso, el Papa volvió a proponer los ideales europeos con las palabras de los padres fundadores, recordando que el aniversario «no puede ser sólo un viaje al pasado, sino más bien el deseo de redescubrir la memoria viva de ese evento para comprender su importancia en el presente» y poder afrontar los desafíos «del futuro». Los padres fundadores nos recuerdan, dijo Francisco, que Europa «no es un conjunto de normas que cumplir, o un manual de protocolos y procedimientos que seguir», sino «una vida, una manera de concebir al hombre a partir de su dignidad trascendente e inalienable y no sólo como un conjunto de derechos que hay que defender o de pretensiones que reclamar». El origen de la idea de Europa, decía Alcide De Gasperi, es «la figura y la responsabilidad de la persona humana con su fermento de fraternidad evangélica, […] con su deseo de verdad y de justicia que se ha aquilatado a través de una experiencia milenaria». El espíritu de solidaridad europea, continuó Francisco, «es especialmente necesario ahora, para hacer frente a las fuerzas centrífugas, así como a la tentación de reducir los ideales fundacionales de la Unión a las exigencias productivas, económicas y financieras».

 

Los muros que se levantan y la paz «por descontado»

 

El Papa también recordó todos los esfuerzos que hubo que hacer para derrumbar la barrera artificial que dividió a Europa en dos, cuyo simbolo era el Muro de Berlín. «¡Cuánto se ha luchado para derribar ese muro! Sin embargo, hoy se ha perdido la memoria de ese esfuerzo. Se ha perdido también la conciencia del drama de las familias separadas, de la pobreza y la miseria que provocó aquella división. Allí donde desde generaciones se aspiraba a ver caer los signos de una enemistad forzada, ahora se discute sobre cómo dejar fuera los “peligros” de nuestro tiempo: comenzando por la larga columna de mujeres, hombres y niños que huyen de la guerra y la pobreza, que sólo piden tener la posibilidad de un futuro para ellos y sus seres queridos». Después Francisco se refirió al gran éxito de la paz en Europa, «el tiempo de paz más largo de los últimos siglos». Un bien que «para muchos», de alguna manera, «se da por descontado, y así no es difícil que se acabe por considerarla superflua. Por el contrario, la paz es un bien valioso y esencial, ya que sin ella no es posible construir un futuro para nadie, y se termine por “vivir al día”».

 

La crisis es una oportunidad

 

Bergoglio explicó que el común denominador de los padres fundadores de Europa unida «era el espíritu de servicio, unido a la pasión política, y a la conciencia de que en el origen de la civilización europea se encuentra el cristianismo, sin el cual los valores occidentales de la dignidad, libertad y justicia resultan incomprensibles». Esos valores, continuó, «seguirán teniendo plena ciudadanía si saben mantener su nexo vital con la raíz que los engendró. En la fecundidad de tal nexo está la posibilidad de edificar sociedades auténticamente laicas», sin «contraposiciones ideológicas, en las que encuentran igualmente su lugar el oriundo, el autóctono, el creyente y el no creyente». La «crisis», concepto que domina nuestro tiempo (desde la crisis económica hasta la de la familia, pasando por la de las instituciones o la de los migrantes) es un término que «por sí mismo» no tiene «una connotación negativa», y no indica «solamente un mal momento que hay que superar»: la palabra en griego significa «investigar, valorar, juzgar. Por esto, nuestro tiempo es un tiempo de discernimiento, que nos invita a valorar lo esencial y a construir sobre ello; es, por lo tanto, un tiempo de desafíos y de oportunidades».

 

¿Cuáles son las esperanzas para la Europa del mañana?

 

Las respuestas a esta pregunta, según Francisco, se encuentran justamente en los pilares sobre los que fue edificada la Comunidad económica europea: «la centralidad del hombre, una solidaridad eficaz, la apertura al mundo, la búsqueda de la paz y el desarrollo, la apertura al futuro». Los que gobiernan deben «identificar los procesos concretos» para evitar que «los pasos significativos» que se dan se dispersen, sino que «aseguren un camino largo y fecundo». Para volver a encontrar la esperanza se requiere «la escucha atenta y confiada de las instancias que provienen tanto de los individuos como de la sociedad y de los pueblos que componen la Unión». Desgraciadamente, «a menudo se tiene la sensación de que se está produciendo una «separación afectiva» entre los ciudadanos y las Instituciones europeas, con frecuencia percibidas como lejanas y no atentas a las distintas sensibilidades que constituyen la Unión». Bergoglio recordó que «Europa es una familia de pueblos» y que la Unión Europea «nace como unidad de las diferencias y unidad en las diferencias».

 

Los populismos y el liderazgo político

 

Hoy la Unión Europea necesita «redescubrir el sentido de ser ante todo «comunidad» de personas y de pueblos». La solidaridad, explicó el Papa, es «el antídoto más eficaz contra los modernos populismos», e «implica la conciencia de formar parte de un solo cuerpo, y al mismo tiempo implica la capacidad que cada uno de los miembros tiene para “simpatizar” con el otro y con el todo. Si «uno sufre, todos sufren. Por eso, hoy también nosotros lloramos con el Reino Unido por las víctimas del atentado que ha golpeado en Londres hace dos días». Por el contrario, los populismos «florecen precisamente por el egoísmo, que nos encierra en un círculo estrecho y asfixiante». Se necesita, como consecuencia, «volver a pensar en modo europeo, para conjurar el peligro de una gris uniformidad o, lo que es lo mismo, el triunfo de los particularismos». Los líderes políticos, afirma Francisco, deben evitar «usar las emociones para ganar el consenso, para elaborar en cambio, con espíritu de solidaridad y subsidiaridad, políticas que hagan crecer a toda la Unión en un desarrollo armónico, de modo que el que corre más deprisa tienda la mano al que va más despacio, y el que tiene dificultad se esfuerce para alcanzar al que está a la cabeza».

 

Migrantes, un desafío cultural

 

Europa «vuelve a encontrar esperanza cuando no se encierra en el miedo de las falsas seguridades». Por lo demás, su historia «su historia está fuertemente marcada por el encuentro con otros pueblos y culturas, y su identidad es, y siempre ha sido, una identidad dinámica y multicultural». «No se puede limitar —observó el Pontífice— a gestionar la grave crisis migratoria de estos años como si fuera sólo un problema numérico, económico o de seguridad. La cuestión migratoria plantea una pregunta más profunda, que es sobre todo cultural». Francisco subrayó que el miedo advertido a menudo encuentra «su causa más profunda en la pérdida de ideales». Sin «una verdadera perspectiva de ideales, se acaba siendo dominado por el temor de que el otro nos cambie nuestras costumbres arraigadas, nos prive de las comodidades adquiridas, ponga de alguna manera en discusión un estilo de vida basado sólo con frecuencia en el bienestar material». Por el contrario, «la riqueza de Europa ha sido siempre su apertura espiritual y la capacidad de platearse cuestiones fundamentales sobre el sentido de la existencia». Europa, insistió Bergoglio, «tiene un patrimonio moral y espiritual único en el mundo, que merece ser propuesto una vez más con pasión y renovada vitalidad, y que es el mejor antídoto contra la falta de valores de nuestro tiempo, terreno fértil para toda forma de extremismo». Estos son los ideales «que han hecho a Europa, la “península de Asia” que de los Urales llega hasta el Atlántico».

 

Invertir en el desarrollo y en la familia

 

El Papa recordó que «no hay verdadera paz cuando hay personas marginadas y forzadas a vivir en la miseria», ni cuando «falta el trabajo o la expectativa de un salario digno», ni «en las periferias de nuestras ciudades, donde abunda la droga y la violencia».

 

Hay que ofrecerles a los jóvenes «perspectivas serias de educación, posibilidades reales de inserción en el mundo del trabajo». Europa vuelve a encontrar su esperanza «cuando invierte en la familia, que es la primera y fundamental célula de la sociedad. Cuando respeta la conciencia y los ideales de sus ciudadanos. Cuando garantiza la posibilidad de tener hijos, con la seguridad de poderlos mantener. Cuando defiende la vida con toda su sacralidad».

 

A sus 60 años, la Unión no está vieja

 

«A diferencia de un ser humano de sesenta años —concluyó Francisco—, la Unión Europea no tiene ante ella una inevitable vejez, sino la posibilidad de una nueva juventud. Su éxito dependerá de la voluntad de trabajar una vez más juntos y del deseo de apostar por el futuro. A vosotros, como líderes, os corresponde discernir el camino para un “nuevo humanismo europeo”, hecho de ideales y de concreción. Esto significa no tener miedo a tomar decisiones eficaces, para responder a los problemas reales de las personas y para resistir al paso del tiempo». Y es por ello que Francisco, retomando las palabras del Primer Ministro de Luxemburgo, Joseph Bech, concluyó diciendo: «Creo que Europa merece ser construida».