Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Envejecimiento de la población y salud. Informe OMS

OMS

30 de septiembre de 2015 — Hoy en día, por primera vez en la historia, la mayoría de las personas puede aspirar a vivir hasta entrados los 60 años y más. La mayor esperanza de vida, sumada a las caídas importantes en las tasas de fecundidad, es la causa del rápido envejecimiento de las poblaciones de todo el mundo. Se necesita con urgencia una acción pública integral con respecto al envejecimiento de la población. Para ello serán necesarios cambios fundamentales, no solo en lo que hacemos, sino en la forma misma en que concebimos el envejecimiento.


Envejecimiento y ciclo de vida

Envejecimiento y ciclo de vida

La población del mundo envejece rápidamente y ello es motivo de celebración. Por una parte, este fenómeno evidencia que hemos logrado adelantos contra las enfermedades de la infancia y la mortalidad materna y hemos ayudado a las mujeres a asumir el control de su propia fecundidad.

Datos interesantes acerca del envejecimiento

La población mundial está envejeciendo a pasos acelerados Entre 2000 y 2050, la proporción de los habitantes del planeta mayores de 60 años se duplicará, pasando del 11% al 22%. En números absolutos, este grupo de edad pasará de 605 millones a 2000 millones en el transcurso de medio siglo.

Echar abajo los estereotipos

Por lo común, todos valoramos y respetamos a las personas mayores que amamos o a las que conocemos bien. A pesar de ello, nuestras actitudes hacia otros ancianos en la sociedad en general pueden ser diferentes. En muchas sociedades tradicionales, las personas de edad son respetadas como «nuestros mayores». Pero en otras, las mujeres y los hombres de edad pueden ser menos respetadas.


Deja un comentario

Fuerte aumento de los mayores de edad en la población mundial.

La cifra de personas mayores de 60 años se duplicará hacia el 2050

Foto: Banco Mundial/Celine Ferr

30 de septiembre, 2015 — La Organización Mundial de la Salud (OMS) difundió hoy un informe donde señala que el número de personas mayores de 60 años hacia el año 2050 se prevé que sea el doble de la cifra actual, en gran parte debido a los avances médicos, lo que exigirá cambios drásticos en las sociedades.

Sin embargo la longevidad, que también está presente en los países pobres, no significa necesariamente que esos años extra se vivan de forma saludable y digna. Así lo resaltó el doctor John Beard, experto de la OMS.

“Aunque mucha gente piensa que esos años extra de vida indican mejor salud y se dice que los 70 son los nuevos 60, no hemos llegado ahí todavía. Hay escasa evidencia de eso, de que vivamos una vida más larga y con más salud. Pero podría ser así y debería ser así”, manifestó el doctor en la presentación del informe, el primero que realiza la OMS sobre envejecimiento y salud.

El documento subraya la necesidad de que los gobiernos pongan en marcha políticas que permitan que las personas mayores continúen participando en la sociedad y de esa manera no se refuercen las inequidades que a menudo afectan a la salud de los ancianos.

Se rechaza también el estereotipo de que las personas de la tercera edad son necesariamente frágiles y dependientes, con lo que no se tienen en cuenta las contribuciones que todavía hacen y pueden hacer a la familia, a las comunidades y a la sociedad.

Además resalta que las políticas no deben hacer tanto énfasis en el control de costes y concentrarse más en que las personas mayores hagan aquellas cosas que tienen más importancia para ellas, sobre todo en el caso de las mujeres, que son mayoría entre el sector de población de más edad.

El informe señala tres áreas en particular en las que se requiere un cambio en la forma que la sociedad contempla el envejecimiento y a las personas mayores. Una de ellas, es adecuar los espacios a las formas de vida de esas personas y también reajustar los sistemas de salud para atender mejor las necesidades de la tercera edad.

Además, los gobiernos deben diseñar sistemas que favorezcan la prestación de cuidados prolongados a los mayores y que ayuden a las familias a atenderlos, con lo que reduciría también el uso inapropiado de otros servicios de urgencias.


Deja un comentario

ONU. Los EE.UU. y los conflictos en Oriente Medio

Estados Unidos dice que mientras no apoyen al gobierno, son bienvenidas las operaciones rusas en Siria

John Kerry en el Consejo de Seguridad. Foto de archivo: ONU/JC McIlwaine

30 de septiembre, 2015 — EL secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, afirmó hoy que su país apoya todos los esfuerzos sinceros para luchar contra el ISIS y sus grupos afiliados.

Al aludir a las operaciones de las Fuerzas Aérea de Rusia en territorio siro, Kerry dijo que si éstas reflejan un verdadero compromiso para luchar contra esa agrupación, Washington las recibirá con los brazos abiertos para multiplicar la presión militar.

Al hablar en una reunión del Consejo de Seguridad sobre los conflictos y el terrorismo en Oriente Medio, Kerry advirtió, sin embargo, que no se dejarán confundir si los ataques se convierten en apoyo al gobierno.

“Hemos dejado claro que estaremos muy inquietos si Rusia ataca áreas donde no haya blanco del ISIS. Este tipo de ataques cuestionaría las verdaderas intenciones de Rusia al proteger el régimen de Assad”, dijo.

Kerry anunció que su gobierno está dispuesto a sostener conversaciones con Rusia esta misma semana para evitar conflictos.

El secretario de Estado subrayó que la coalición que encabeza Estados Unidos, en la que participan más de 60 países, continuará sus operaciones aéreas e informó de una realizada hoy.

Tras describir las acciones que ha realizado durante el último año contra los extremistas, que han incluido unos 3.000 ataques aéreos en el noreste de Siria, Kerry recordó que la paz en Siria no se ganará en el terreno militar y sostuvo que es imprescindible una solución política.

No obstante, aseguró que las fuerzas del ISIS no serán derrotadas mientras Bashar al-Assad siga siendo presidente en Siria porque “nunca podrá dirigir una reconciliació ni una reunificación del país”.


1 comentario

ONU. Representante ruso sobre conflictos en Medio Oriente.

Rusia explica en el Consejo de Seguridad su incursión aérea en Siria contra objetivos del ISIL

Sergey Lavrov, ministro del Exterior de Rusia, en el Consejo de Seguridad. Foto de archivo: ONU/Loey Felipe

30 de septiembre, 2015 — El ministro de Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, afirmó que la intervención que comenzó hoy la Fuerza Aérea rusa contra posiciones del grupo terrorista ISIL en Siria, atiende a una solicitud del gobierno de ese país y cuenta con el consentimiento del parlamento ruso.

Subrayó que esas acciones han sido notificadas a Estados Unidos y a otros miembros de su coalición y que Rusia está preparada para comunicarse con esos Estados para fomentar la efectividad de esos ataques.

En su condición de presidente del Consejo de Seguridad durante el mes de septiembre, Lavrov dirige hoy una reunión ministerial sobre la solución de los conflictos y el combate al terrorismo en Oriente Medio y África del Norte.

El canciller ruso apuntó que los pueblos de esa región merecen todo el apoyo de la comunidad internacional y opinó que los esfuerzos por la paz no tendrán posibilidades de éxito si se repiten los errores que han conducido a la destrucción del mapa político de la región.

“En el pasado, en Iraq, Libia, Yemen, Siria, tratamos de convencernos de que íbamos a resolver, y las decisiones sobre las soluciones se tomaban a cualquier precio para cambiar un régimen por otro, sin tener una estrategia a largo plazo. Como resultado de esta euforia, luego de la Primavera Árabe surgió el horror del aumento de la violencia, las guerras religiosas, y el terrorismo”, dijo.

Lavrov aseveró que ante el crecimiento de la amenaza del ISIS se hace imprescindible fomentar la cooperación práctica de todas las fuerzas que luchan contra el terrorismo y solicitó que ese grupo sea incluido urgentemente como una entidad separada en la lista de sanciones del Consejo de Seguridad.

Asimismo, pidió una respuesta a la amenaza de los combatientes terroristas extranjeros con la creación de una base de datos que contenga información sobre éstos y que cuente con mecanismos para intercambiar información sobre sus movimientos.

Lavrov informó que su país presentará hoy un proyecto de resolución a la aprobación del Consejo de Seguridad para organizar actividades antiterroristas sobre la base del derecho internacional.


1 comentario

Palestina en la ONU: declaración del presidente Abbas.

Palestina no seguirá los Acuerdos de Oslo mientras Israel los viola constantemente, anuncia Abbas

Mahmoud Abbas, presidente del Estado de Palestina, en la Asamblea General. Foto: ONU/Cia Pak

30 de septiembre, 2015 — Palestina no seguirá guiándose por los compromisos que adquirió con los Acuerdos de Oslo de 1993 mientras Israel continúa violando constantemente ese pacto, anunció hoy el presidente del Estado de Palestina ante el pleno de la Asamblea General de la ONU.

En su intervención en el segmento de alto nivel del debate general de ese órgano, Mahmoud Abbas denunció las transgresiones israelíes de esos acuerdos, que marcaban la hoja de ruta para la paz entre palestinos e israelíes, poniendo fin a la ocupación y reconociendo la independencia del Estado palestino para 1999.

“¿Cuánto tiempo seguirá Israel por encima de la ley internacional y sin rendir cuentas?”, preguntó Abbas.

El presidente puntualizó que mientras Israel se niegue a cumplir con los acuerdos –que hacen de Palestina una autoridad sin poderes reales–, y mientras continúe impulsando los asentamientos, Palestina no será la única parte comprometida con la implementación de dicho documento. “Nuestra paciencia ha llegado a un fin”, apuntó.

“Declaramos que no podemos seguir obligados legalmente por esos acuerdos y que Israel debe asumir todas sus obligaciones como potencia ocupante porque no puede continuar el status quo”, puntualizó el mandatario.

Agregó que Israel debe asumir la responsabilidad de esta decisión del Parlamento palestino y aclaró que la determinación seguirá medios pacíficos y legales para su implementación.

Abbas aseguró que la situación actual es insostenible y que el pueblo palestino precisa de esfuerzos creíbles que pongan fin a su miseria y le permitan ejercer sus derechos.

Advirtió, asimismo, que Palestina está decidida a conservar la unidad de su territorio y su gente y que no aceptará soluciones temporales ni un Estado fragmentado.

“Buscamos formar un gobierno de unidad nacional que funcione según el programa de la Organización para la Liberación de Palestina, y buscamos celebrar elecciones presidenciales y legislativas”, indicó.

El mandatario palestino consideró que ya no es útil negociar sólo por negociar, sino que es preciso poner fin a la ocupación en línea con las resoluciones internacionales de legitimidad. “Mientras tanto, llamo a las Naciones Unidas a dar protección internacional al pueblo palestino, como lo disponen las leyes humanitarias internacionales. Necesitamos su protección, nos están golpeando por todas partes”, dijo Abbas.

Papa Francisco

PAPA FRANCISCO

Una mirada al viaje de Francisco al corazón de una sociedad y de una Iglesia polarizadas

ANDREA TORNIELLI

En la viñeta aparecen un republicano y un demócrata que discuten frente a Papa Francisco. «Sobre el cambio climático, está conmigo», dice el segundo. «Sobre la vida está conmigo», dice el primero. Un poco más lejos, está Jesús, que anota: «Perdonen, pero yo estoy seguro de que está conmigo».

Es una síntesis de todo lo que ha sucedido en estos días, sobre todo porque en lugar de los políticos sería posible incluir, sin problemas, a dos religiosos, uno «progresista» y otro «conservador».

Los agentes de la polarización, los cruzados en servicio efectivo permanente, todos los que reducen la fe a ideología, tanto a la derecha como a la izquierda, no logran «aferrar» a Francisco, porque no logran etiquetarlo en los propios esquemas preconcebidos. En lugar de partir de la realidad, la interpretan con «anteojos» que distorsionan todo con la simplificación.

Como sucede a menudo, también con la visita papal a Cuba y Estados Unidos ha habido dos visiones del mismo viaje. Lo que no han querido ver algunos círculos mediáticos e intelectuales es lo que ha visto la gente. Mucha gente, que se volcó conmovida a las calles. Esa gente que el sábado por la tarde, en el Bulevar Benjamin Franklin de Filadelfia, después de una vigilia, que parecía más un espectáculo de Hollywood, se dejó entusiasmar escuchando las palabras del Papa.

Francisco sabe que vive en un tiempo en el que las quejas, el recuerdo nostálgico del pasado, las proclamas y las contraposiciones típicas de ciertos «guerreros culturales» solo sirven para exaltar a los propios seguidores. No llegan al corazón de muchos «heridos» de nuestro tiempo. Es decir: no evangelizan.

En el corazón de los estadounidenses tal vez permanezca la poética rememoración de los padres fundadores del discurso al Congreso. Pero no hay duda de que Papa Francisco ha dado dos mensajes importantes en los discursos a los obispos; uno al episcopado del país y otro a los obispos y cardenales de todo el mundo que participan en el Encuentro Mundial de las Familias.

La familia hoy sufre ataques, los jóvenes ya no se casan, los Estados promueven legislaciones sobre las uniones entre personas del mismo sexo. «Como pastores -dijo Bergoglio-, nosotros los obispos somos llamados a reunir las fuerzas y a impulsar el entusiasmo pro el nacimiento de familias que respondan plenamente a la bendición de Dios, según su vocación». Hay que invertir energías no tanto en explicar y volver a explicar los defectos de la actual condición y las cosas positivas del cristianismo, sino «en invitar con franqueza a los jóvenes a que sean audaces en la decisión del matrimonio y de la familia».

Con sus palabras y sus gestos, Francisco indica la vía para un cambio que vaya de un «cristianismo que ‘se hace’ poco en la realidad y se ‘explica’ infinitamente en la formación», a un cristianismo testimoniado como «buena noticia». De cristianos que encuentran su consistencia y se exaltan haciendo análisis de la doctrina frente a los demás, a cristianos capaces de «perder tiempo» con las familias. Capaces de «projimidad» para con los que se han extraviado, han sido abandonados, heridos, devastados, envilecidos y privados de su dignidad.

Porque si el anuncio del Evangelio es el encuentro con la mirada misericordiosa de Jesús, «hasta una mujer samaritana con cinco ‘no-maridos’ -dijo Francisco- se descubrirá capaz de testimoniar», y tal vez «un publicano maduro precipitará del árbol y hará de todo por los pobres en los que, hasta aquel momento, no había pensado nunca».

Los mayores enemigos de Jesús, hace dos mil años, no eran los pecadores, las prostitutas, los publicanos o los ladrones. Fueron los hombres de religión de la época, los doctores de la ley, aquellos que se consideraban justos y perfectos. No necesitaban la salvación, misericordia ni ayuda. Son los mismos que hoy pretenden encasillar al Papa en sus pequeños esquemas y prejuicios, para que nadie los ponga en discusión, para que no los provoquen, para que no los sorprendan.

En su viaje americano, muchos han aprendido a conocer a Francisco y su testimonio que «sorprende» con el Evangelio.


Deja un comentario

Hacia un ecoevangelio. Comentario del jesuita P.Masiá.

Herder publica “Hacia un Ecoevangelio”, con prólogo de Juan Masiá, sj

De Pablo a Francisco, pasando por Benedicto

laudato/>

(Juan Masiá, sj).- Ecoevangelio es la palabra clave que define el llamamiento contemplativo y comprometido para cuidar la relación con la tierra y con los pobres desde la relación con Dios.

Es un llamamiento que resuena desde Pablo VI, el Papa integrador, hasta Francisco, el Papa misericordioso, pasando por las aclaraciones de Benedicto XVI, el Papa lúcido.

La editorial Herder tuvo en fecha muy temprana (cuando aún estaba en germen la encíclica Laudato si) la feliz intuición de recopilar las propuestas ecológicas de Benedicto, completándolas con las de Francisco. El anuncio de esta encíclica, en los anticipos de ella durante las homilías matutinas del Papa venido del Sur, invitaba a ampliar el proyecto y retrasar la publicación para incluir en ella la presente encíclica. El sueño se hizo realidad con la aparición a primero de septiembre del volumen de 400 páginas: Hacia un ecoevangelio. El llamado ecológico de los Papas Benedicto y Francisco, en el que se incluyen más de doscientas páginas de textos selectos de Benedicto sobre ecología humana y cristiana, seguidos del texto íntegro de la encíclica del Papa Francisco.

El título del volumen es significativo: Hacia un ecoevangelio. “Hacia…”, porque es llamamiento a reconocer un don y una tarea, cuya realización es asignatura pendiente. Evangelio, porque es Buena Noticia. Y Ecoevangelio, porque quiere responder al clamor de la casa (oikos, eco-) amenazada; más exactamente, al doble clamor de la casa común, la tierra, y de sus moradores más desfavorecidos, excluidos o descartados.

En esta encíclica, publicada medio siglo después del Concilio Vaticano II, culminan cuatro décadas de esfuerzos por llevar a cabo (a veces frenados por la contracorriente restauracionista anticonciliar) la integración a que aspiraba Pablo VI en su exhortaciónEvangelii nuntiandi, 1975: la inseparable unión de la misión evangelizadora con la promoción de paz y justicia en el cuidado del mundo.

En esta exhortación de Pablo VI culminaba su preocupación desde los días de Medellín, 1968, por el triple impacto recibido en sus viajes a Latinoamérica, África y Asia: los pobres, las otras culturas y las otras religiones.

Fue Pablo VI el Papa que envió a la Cumbre de la Tierra, en Estocolmo, 1971, el mensaje comprometido con la ecología, en el que alertaba sobre las consecuencias desastrosas de un desarrollo insensible a las repercusiones en la degradación ambiental.

La defensa apasionada de los derechos humanos llevó a Juan Pablo II a gritar en su Mensaje para la Jornada de la Paz de 1990, que la paz social, fruto de la paz con el Creador, exige un gran pacto de paz con la tierra y con toda la creación. Hay que reconocer que, a pesar de las resistencias que Juan Pablo y Benedicto tuvieron hacia la teología de la liberación, no dejaron de mantener la continuidad con la propuesta integradora de Pablo VI en Evangelii nuntiandi: Proclamación, práctica y celebración.

En Benedicto llama la atención que es el Papa con más abundante producción de textos sobre ecología. Explicitó la relectura y reinterpretación del encargo bíblico de “dominar la tierra” , tal como venía haciéndolo la exégesis moderna: no en términos de dominación, sino de cuidado. Benedicto acentuó, entre otras, tres grandes líneas de desarrollo del pensamiento ecológico en el marco de la doctrina social de la Iglesia: la dimensión cósmica de la revelación, la antropología de la técnica humanizadora y la relación entre eucaristía, justicia y ecología. Además denunció, en Caritas in veritate, la crítica de una economía deshumanizadora y la dependencia injusta de algunas políticas con relación al sistema económico que fomenta la exclusión y el descarte, como reiterará Francisco, citando a menudo a su predecesor.

Cuando Francisco recoge esta tradición y confronta en el contexto actual la crisis en que está nuestra triple relación con los pobres, con la tierra y con Dios, insiste en situarse en continuidad con esta doctrina social de la Iglesia, pero si tuviéramos que caracterizar en dos palabras clave el talante con que lo hace, bastaría titular: lo hace desde el Sur y desde el Espíritu.

Francisco es contemplativo y comprometido. Comprometido precisamente por ser contemplativo. Contemplativo en acción, permítaseme decir, “franciscana e ignacianamente”.

Francisco habla desde el Sur. Recoge especialmente lo que decían los obispos latinoamericanos, en Aparecida (2007) o los filipinos (2012), las voces con que los pastores del Sur interpelan al Norte.

Francisco habla desde el Espíritu: escucha las voces de la creación entera, relaciona la crisis medioambiental y económica con la crisis de una humanidad mutilada en sus capacidades contemplativas y creativas, mientras sigue desarrollando sus potencialidades destructivas, dominadoras y deshumanizadoras, dañándose a sí misma, al entorno y a las generaciones futuras.

Ojalá este clamor de ecoevangelio no deje de hacer resonar su eco en los cuatro puntos cardinales o, como dirían los budistas, en las diez direcciones del universo. En todas direcciones habrá que salir a gritarlo.

“Salid a contemplar la belleza de la creación y la presencia de Dios en los pobres, diría el de Asís. Salid a co-crear un mundo nuevo, que para eso os ilumina la gloria del Creador, diría Benedicto, el Papa lúcido. Salid a cuidar de la casa común, a custodiarla con alegría de Evangelio y fuerza de Espíritu, a escuchar el clamor de la tierra y el de los pobres, dice Francisco, el papa misericordioso”.

Agradecemos una vez más a la editorial Herder su tesón por aunar, pese a las dificultades del proyecto, en un solo volumen la teología lúcida y la espiritualidad compasiva de estos dos Papas del siglo XXI.