Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Emergencia grave en Sudán del Sur. Palabras del Papa Francisco.

“Por voracidad el hombre arruina el agua que nos da vida”

Durante la Audiencia general, Francisco advirtió: «Estamos tentados de pensar que la Creación es una propiedad nuestra». Llamado por Sudán del Sur, que vive una guerra fratricida y una emergencia alimenticia
LAPRESSE

Papa Francisco durante la Audiencia general

31
0
Pubblicato il 22/02/2017
Ultima modifica il 22/02/2017 alle ore 12:43
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

«El cristiano no debe vivir fuera del mundo, sabe reconocer en la propia vida y en lo que lo rodea los signos del mal, del egoísmo y del pecado». El Papa de la encíclica «Laudato si’» volvió a advertir sobre el peligro de que el hombre considere la Creación como una «propiedad» suya, actuando con «orgullo y voracidad». Lo hizo durante la Audiencia general de hoy, en la que se refirió específicamente al ejemplo del agua, contaminada para explotar minerales a pesar de que sea «una cosa bellísima» que «nos da la vida». El cristiano, dijo Jorge Mario Bergoglio, «es solidario con quien sufre, con quien llora, con quien está marginado, con quien se siente desesperado», pero al mismo tiempo «ha aprendido a leer todo esto con los ojos de la Pascua», fundamento de la esperanza. Francisco concluyó la audiencia con un llamado por Sudán del Sur, escenario de un «conflicto fratricida» en donde, dijo el Papa, no bastan las «declaraciones», sino que se necesitan medidas para resolver la emergencia alimenticia.

 

«Muchas veces —recordó el Pontífice argentino en la Plaza San Pedro, después del periodo durante el cual las audiencias se llevaron a cabo en el Aula Pablo VI—estamos tentados en pensar que la creación sea nuestra propiedad, una posesión que podemos explotar a nuestro agrado y del cual no debemos dar cuenta a nadie. En el pasaje de la Carta a los Romanos del cual hemos apenas escuchado una parte, el Apóstol Pablo nos recuerda en cambio que la creación es un don maravilloso que Dios ha puesto en nuestras manos, para que podamos entrar en relación con Él y podamos reconocer la huella de su designio de amor, a cuya realización estamos llamados todos a colaborar, día a día». Pero, cuando se deja vencer por el egoísmo, «el ser humano termina por destruir incluso las cosas más bellas que le han sido confiadas. Y así ha sucedido también con la creación. Pensemos —prosiguió Francisco— en el agua. El agua es una cosa bellísima y muy importante; el agua nos da la vida, nos ayuda en todo. Pero para explotar los minerales se contamina el agua, se ensucia la creación y se destruye la creación. Este es sólo un ejemplo. Existen otros. Con la experiencia trágica del pecado, rota la comunión con Dios, hemos infringido la originaria comunión con todo aquello que nos rodea y hemos terminado por corromper la creación, haciéndola así esclava, sometida a nuestra caducidad. Y lamentablemente la consecuencia de todo esto está dramáticamente ante nuestros ojos, cada día. Cuando rompe la comunión con Dios, el hombre pierde su propia belleza originaria y termina por desfigurar alrededor de sí cada cosa; y donde todo antes hablaba del Padre Creador y de su amor infinito, ahora lleva el signo triste y desolado del orgullo y de la voracidad humana».

 

Sin embargo, San Pablo invita a «poner atención a los gemidos de la entera creación. Los gemidos de la entera creación… Expresión fuerte. Si ponemos atención, de hecho, alrededor nuestro todo clama: clama la misma creación, clamamos nosotros los seres humanos y clama el Espíritu dentro de nosotros, en nuestro corazón». Y al mismo tiempo, «sabemos que hemos sido salvados por el Señor y ya se nos es dado contemplar y pregustar en nosotros y en lo que nos rodea los signos de la Resurrección, de la Pascua, que opera una nueva creación». EL cristiano, entonces, «no vive fuera del mundo, sabe reconocer en la propia vida y en lo que lo circunda los signos del mal, del egoísmo y del pecado. Es solidario con quien sufre, con quien llora, con quien es marginado, con quien se siente desesperado… Pero, al mismo tiempo, el cristiano ha aprendido a leer todo esto con los ojos de la Pascua, con los ojos del Cristo Resucitado. Y entonces sabe que estamos viviendo el tiempo de la espera, el tiempo de un deseo que va más allá del presente, el tiempo del cumplimiento. En la esperanza sabemos que el Señor quiere sanar definitivamente con su misericordia los corazones heridos y humillados y todo los que el hombre ha deformado en su impiedad, y que de este modo Él regenerará un mundo nuevo y una humanidad nueva, finalmente reconciliada en su amor».

 

Al final de la Audiencia, Francisco hizo un nuevo llamado por Sudán del Sur: «Despiertan particular preocupación las dolorosas noticias que llegan del atormentado Sudán del Sur, donde a un conflicto fratricida se une una grave crisis alimentaria que afecta a la Región del Cuerno de África y que condena a la muerte por hambre a millones de personas, entre ellos a muchos niños. En este momento, es más necesario que nunca el compromiso de todos a no quedarse sólo en declaraciones, sino a hacer que sean concretas las ayudas alimentarias y a permitir que puedan llegar a las poblaciones que sufren. El Señor sostenga a estos nuestros hermanos y a cuantos obran para ayudarlos».

 

Antes de la Audiencia, el Papa se reunió en la salida que se encuentra al lado del Aula Pablo Vi con los familiares de las víctimas del atentado terrorista que sacudió la ciudad de Daca el año pasado, entre el primero y el dos de julio.


Deja un comentario

Artico: disminución del hielo por altas temperaturas.

OMM reporta mayor disminución del hielo del Ártico debido a las altas temperaturas

Oso polar en el archipiélago noruego de Svalbard. Foto: PNUMA UNEP GRID Arendal/Peter Prokosch

17 de febrero, 2017 — La Organización Meteorológica Mundial (OMM) informó hoy que el aumento global de las temperaturas continúa en ascenso y que el calor excepcional que registra el Ártico ha disminuido el volumen de hielo marino a niveles récord para esta época del año.

La portavoz de la OMM, Clare Nullis, indicó que la temperatura media registrada en enero fue la tercera más alta de ese mes desde que existen datos, pero aclaró que ésta no es la principal preocupación.

“El hecho significativo es la tendencia prolongada de cambio climático. Son los indicadores de cambio climático a largo plazo tales como las concentraciones de CO2 en la atmósfera, que alcanzaron de nuevos récords en enero, y los indicadores a largo término de cambio climático como el hielo marino ártico”, dijo Nullis.

La OMM indicó que por lo menos tres veces durante el invierno se registró el equivalente polar a una ola de calor en el Ártico y que la extensión de hielo marino en enero tanto en el Ártico como en la Antártida fue la más baja en 38 años de registros satelitales.

El periodo de recuperación del hielo marino del Ártico se produce normalmente en invierno, cuando gana volumen y extensión, pero este invierno ha sido frágil, situación que tendrá implicaciones serias para la extensión del hielo del mar Ártico durante el verano así como para el clima global.


Deja un comentario

Grave contaminación de los océanos y conferencia mundial.

Los océanos se deterioran rápidamente, alerta Naciones Unidas

Los Estados miembros de la ONU y representantes de la sociedad civil se reúnen esta semana para planificar la Conferencia Mundial sobre los Océanos, a celebrarse del 5 al 9 de junio en Nueva York.

2017 — Los océanos se deterioran rápidamente. Los recursos marinos están cada vez más amenazados por actividades humanas como la pesca excesiva y la contaminación causada por la basura que se arroja al mar.

Una cifra concreta de ello es que cada minuto el mundo vierte el equivalente a un camión de plástico en los océanos.

Este tema de gran preocupación convoca esta semana a los Estados miembros de la ONU y a representantes de la sociedad civil para planificar la Conferencia Mundial sobre los Océanos, a celebrarse del 5 al 9 de junio en Nueva York.

La reunión preparatoria permitirá delinear los puntos de un documento con miras a la Conferencia Mundial. Además, busca fomentar el compromiso de los Estados para que emprendan acciones destinadas a recuperar esos ecosistemas.

Peter Thompson, presidente de la Asamblea General, dijo estas palabras en la apertura de la reunión preparatoria:

“Cuando los líderes de gobiernos, organizaciones internacionales, la sociedad civil, el sector privado y la comunidad científica y académica se reúnan en Nueva York del 5 al 9 de junio para la Conferencia Mundial sobre los Océanos, seremos testigos de un momento de cambio. Presenciaremos un punto en la historia en el que la humanidad dio inicio al proceso de revertir el deterioro causado a los océanos por las actividades humanas”, señaló el diplomático.

La Conferencia sobre los Océanos busca involucrar a todos en actividades de conservación de los recursos marinos y cumplir así con lo que estipula el objetivo 14 de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, dedicado a los océanos.

Llamado a la acción

Naciones Unidas lanzó este jueves un sitio en Internet para recoger los compromisos voluntarios de los Estados miembros, las empresas, las organizaciones de la sociedad civil y otras, a implementar el objetivo 14 de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible.

El Gobierno de Suecia, el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y el grupo Peace Boat, una organización no gubernamental, fueron los primeros en anotar sus contribuciones.
Esos compromisos destacan esfuerzos para proteger el medio ambiente marino, frenar la contaminación y abordar el impacto de la acidificación de los océanos


Deja un comentario

Congo: obispos denuncian deforestación y contaminación.

CONGO – Ambiente: los Obispos denuncian la deforestación y la contaminación de los ríos

miércoles, 4 enero 2017ambiente   obispos  

Brazzaville (Agencia Fides) – Los bosques desaparecen poco a poco por la sobre-explotación de la madera y por una política de re-forestación muy por debajo de la norma en todo el territorio nacional” denuncian los obispos de la República del Congo (Congo Brazzaville) en su mensaje de Navidad para el nuevo año.
“Nuestro país es un país bendecido por Dios”, dicen los obispos en el mensaje enviado a la Agencia Fides, recordando los imponentes recursos forestales, agrícolas, mineros y marítimos del país. “Pero, ¿qué hacemos con todas estas cosas buenas que Dios nos da?”
Además de la explotación salvaje de la selva para extraer madera, en el mensaje se denuncian también los incendios forestales provocados “a menudo por criminales” que “destruyen bosques enteros”, así como la ausencia de un sistema de recogida de residuos y aguas residuales en los pueblos y ciudades por lo qué las carreteras y ríos se han convertido en vertederos. Los lagos y ríos que proporcionan agua para beber y bañarse “han sido transformados por algunos ciudadanos en aseos y vertederos con consecuencias desastrosas para la salud pública”.
“La malaria, que es la principal causa de muerte en nuestro país también es la consecuencia de la falta de mantenimiento de nuestras costas y nuestros espacios públicos, por lo que se desarrollan los mosquitos, moscas y algunos microbios que causan estas y otras enfermedades como la fiebre tifoidea”, denuncia el mensaje.
Tras recordar la exhortación sobre el respeto del medio ambiente contenida en la Encíclica del Papa Francisco, los Obispos lanzan un llamamiento a una “conversión ecológica” que pasa por el respeto a la naturaleza y la educación. Se propone volver a introducir la educación cívica en las escuelas y realizar programas específicos para que puedan retransmitirse por radio y televisión. Pero todo empieza, dicen los obispos, por no tirar basura en la calle, sino sólo en los contenedores destinados a ello. (L.M.) (Agencia Fides 4/1/2016)


Deja un comentario

La tierra no puede compensar lo que consumimos. Entonces?

mundo

                             Déficit de recursos naturales

 Number of visits1024

El 8 de agosto de 2016, la Tierra entró en lo que se conoce como déficit ecológico: consumir los recursos naturales a un ritmo más rápido del que el planeta es capaz de generarlos. En 2015, ese día llegó el 14 de agosto; el 19 de agosto en 2014; el 21 de agosto en 2013… Y a principios de los años 60 no existía semejante concepto porque los seres humanos no superábamos ese límite; consumíamos al año menos recursos de los que la Tierra generaba.

Determinar por qué cada año estamos entrando más temprano en este déficit de recursos naturales y las dramáticas consecuencias que supone para nuestro futuro son dos cuestiones especialmente preocupantes y que explicamos en esta infografía.

El 20 % de la población consume el 80 % de los recursos naturales

El consumo desmedido, sobre todo en los países desarrollados, es uno de los principales causantes del déficit ecológico. El 20 % de la población mundial es responsable del consumo del 80 % de los recursos del planeta, lo que simboliza la gran descompensación en el ámbito social y económico, en especial el sistema alimentario.

Por otro lado, los bosques y océanos, que generan todo tipo de recursos, como alimento o leña, sufren un expolio a semejante ritmo que no hay tiempo material para que se regeneren y vuelvan a ofrecer nuevas generaciones de peces o nuevos árboles y plantas. Además, estos mismos bosques y océanos, sumideros de carbono naturales, son incapaces de absorber todo el dióxido de carbono que genera el ser humano.

En 2030 necesitaremos dos Tierras

Si el ritmo de consumo de recursos que llevamos actualmente continúa creciendo en similar progresión, se calcula que para el año 2030, en poco más de una década, se necesitarán dos planetas para satisfacer la demanda de consumo, puesto que la población mundial consumirá cada año el doble de recursos de los que la Tierra puede generar durante el mismo período.

¿Crees que estamos a tiempo de revertir la situación y desacelerar el déficit de recursos naturales? Participa con tus comentarios.

Haz clic en la imagen para verla a pantalla completaHaz clic en la imagen para verla a pantalla completa


Deja un comentario

Plan en favor del desarrollo sostenible de las ciudades.

Cerca de 150 países se comprometen en Hábitat III a construir ciudades sostenibles

La Nueva Agenda Urbana define parámetros para el desarrollo sostenible de las urbes y ayuda a replantear la planificación, la administración y las acciones para el bienestar de sus ciudadanos. Foto: ONU/Kibae Park

20 de octubre, 2016 — La Conferencia de Naciones Unidas sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible, Hábitat III, concluye este jueves en la capital de Ecuador con la adopción de la Nueva Agenda Urbana, que define parámetros para el desarrollo sostenible de las urbes y ayuda a replantear la planificación, la administración y las acciones para el bienestar de sus ciudadanos.

Este documento define una hoja de ruta para construir ciudades más prósperas e inclusivas.

Joan Clos, secretario general de la Conferencia, valoró el aporte de la Nueva Agenda.

“La aprobación de la Nueva Agenda Urbana plantea un cambio de paradigma en la urbanización, que es una cosa que conviene mucho porque, con los datos que tenemos, constatamos que la urbanización de los 20 últimos años no ha ido bien. Es decir, no ha encarado suficientemente bien los problemas de la sostenibilidad ambiental, ha crecido la desigualdad urbana, las ciudades han crecido más en espacio que en población… Por lo tanto, hay problemas relativamente importantes en la urbanización. Yo creo que la Nueva Agenda Urbana es una propuesta estratégica para corregir la evolución no tan positiva que hemos visto últimamente”.

El documento final de Hábitat III permitirá regresar a los principios fundamentales de la urbanización, la legislación, el diseño y la financiación, remarcó Clos.

Los líderes mundiales se comprometen a proveer servicios básicos para todos, a asegurar que los ciudadanos tengan acceso a oportunidades y no sufran discriminación, a mejorar el aire que se respira en esos entornos, a fortalecer la resiliencia ante los desastres y a tomar acciones para abordar el cambio climático, entre otras cosas.

El secretario general de Hábitat III subrayó que ahora está en manos de los Gobiernos y las autoridades locales implementarlo.

“Todo esto requiere una coordinación entre el Gobierno nacional y el Gobierno local y requiere un compromiso y la construcción de una voluntad política de cambio. Esto es lo que pedimos a los Estados miembros, que después de esta evaluación y después del entusiasmo que la Nueva Agenda Urbana ha levantado entre la población, ahora es la hora de comprometerse y cambiar las cosas”.

En este sentido, Clos señaló que el Plan de Implementación de Quito ya ha recibido hasta el momento 36 compromisos voluntarios para poner en práctica el documento final de Hábitat III.

El encuentro internacional convocó a 36.000 personas de 142 países, que se concentraron esta semana en el Parque del Arbolito, en Quito, que sirvió de villa para las reuniones. La sede de Hábitat III fue una pequeña ciudad en sí misma y requirió la labor de servicio de unos 5.000 trabajadores.

La convocatoria es un testimonio del gran interés que suscitó el encuentro y la relevancia de abonar la problemática de las ciudades.

Esta conferencia se celebra cada 20 años. La anterior fue en Estambul. La temática hace referencia al objetivo 11 de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible y responde a lo que promueve el Acuerdo de París sobre Cambio Climático para reducir las emisiones de gases nocivos para la atmósfera y proteger el planeta.


Deja un comentario

Migraciones ecológicas. Situación actual y perspectivas muy preocupantes.

Tierra

Escrito por

“Me asusta este silencio cuando la tierra nos grita. Me dirijo a Uds, abuelos, padres, madres e hijos, de una manera respetuosa pero desesperada. Angustiada y triste por lo que está sucediendo en nuestro pueblo querido de Tepoztlán a propósito de la ampliación de la autopista en este pequeño pueblo del Estado de Morelos, en México. Un lugar místico por sus leyendas y sus tradiciones que aún se respetan por los mismos habitantes. Eso, el silencio de todos cuando la tierra grita, me preocupa tanto como cuando alguien de mi familia se enferma…”

Así comenzaba uno de los miles de pronunciamientos que estos días se están recordando ante la celebración del día II Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación 

Me asusta este silencio, cuando la tierra grita y grita. Y a su grito se une el de los empobrecidos de la tierra a quienes se la roban. Pero no siempre será así, porque los gritos despertarán las conciencias y pasaremos de compasión a la indignación. Y “cuando tenga la tierra, le pondré la luna en el bolsillo y saldré a pasear. Con los árboles y el silencio. Y los hombres y las mujeres conmigo”. Como canta Mercedes Sosa.

La tierra y el hombre en comunión fraterna aúnan sus gritos porque un crimen contra la naturaleza es un crimen contra nosotros mismos y un pecado contra Dios, como nos recuerda Francisco, el de nuestro siglo, aunando sus esfuerzos a través del tiempo y de la historia con los del santo de Asísnueve siglos atrás. Y así se unen a los de tantos y tantos hombres y mujeres que a lo largo de la historia han guerreado en esta tierra en defensa de sus recursos naturales. O sea: en defensa de su identidad con la naturaleza. Porque “cuando se maltrata a la naturaleza se maltrata también a los seres humanos”, como sigue diciendo Francisco .

4723284730_a48baa3089_o

Si pudiera destacar alguna de entre las muchas disonancias que provoca el maltrato de la creación querría hoy hacerlo con el delas migraciones por causas ecológicas. Uno en ello, los dos aspectos de una perfecta ecuación: “los derechos humanos y los derechos de la naturaleza son dos nombres de la misma dignidad” (Eduardo Galeano) .

Una persona cada segundo – cada segundo, que se dice pronto, es decir ¡ya¡ – de los 26.4 millones de personas de la media anual de migrantes ambientales desde 2008, forma parte de esta marea ingente desprotegida, incluso legalmente, y abandonada que vaga errante por el mundo a causa de las migraciones forzadas por desastres naturales, humanos y políticos en nuestra querida tierra. Sin sentir que sus pies pisan terreno propio. Y esperando a cantar cuando puedan poseer estable y pacíficamente un lugar en el planeta y jurar a las semillas que “cuando tengan la tierra, la vida será un dulce racimo y en el mar de las uvas, nuestro vino cantaré” que también dice Mercedes Sosa.

Y además se observa una tendencia al alza, ya que la probabilidad de verse forzado a emigrar por un desastre natural ha aumentado en un 60% en los últimos 40 años (según modelos que ya incorporan el cambio demográfico).

Que sí. ¡Que si escuchamos «tanto el clamor de la tierra como el clamor de los pobres» (Laudato Sí) escucharemos no el idílico trinar de los pájaros sino al coro de las clásicas tragedias griegas– voz colectiva o eco de la conciencia del pueblo-. Ese coro que solo en 2014, estaba formado por 19.3 millones de personas de 100 países diferentes que se vieron obligadas a desplazarse a causa de desastres naturales.Y con muchos candidatos más: se estima que solo a causa del calentamiento global y otras heridas humanas a la dinámica del clima, más de 200 millones de personas podrán verse afectadas a mediados de este siglo. Y para nuestra vergüenza, de entre las ironías que rodean el fenómeno del cambio climático, destacan sus asimétricas consecuencias: los países más pobres, los que menos emisiones de gases de efecto invernadero han emitido, son los más afectados. El 90% de los desplazamientos se producirá en los países menos desarrollados dando lugar, en las próximas décadas, a nueva situación de emergencia humanitaria.

1450123647_559457_1450123740_noticia_grande

Falta un marco jurídico internacional para este tipo de migrante que produce el cambio climático y hace falta un mayor interés y sensibilidad por parte de una comunidad internacional que, según la OIM, está respondiendo a este desafío con «la política del avestruz». Aunque a estos desplazados muchas veces se les denomina «refugiados climáticos» lo cierto es que, lejos de ostentar el estatus de «refugiados»,actualmente viven en un limbo legislativo. Si atendemos el corpus jurídico vigente, éste es un problema que no existe para la sorda comunidad internacional. Esto significa que no reciben ayudaseconómicas ni puede acceder a alimentos, refugios, escuelas u hospitales a no ser que se vean desplazadas a causa de fenómenos metereológicos extremos como, por ejemplo, el terremoto que asoló Haití. La falta de un convenio internacional les convierte en los parias del calentamiento global. Como a los afectados por la sequía en Senegal, o por las inundaciones en Brasil, etc. De hecho, ACNUR calcula que entre 250 y 1.000 millones de personas de todo del mundo perderán sus casas o se verán forzadas a mudarse de territorio y hasta de país en los próximos 50 años.

Los ejemplos de refugiados climáticos o ambientales son muchos: personas que han tenido que abandonar sus casas en Tuvalu (un archipiélago del Pacífico) por la subida del nivel de las aguas; en Senegal, debido a la sequía; en Mozambique, por las inundaciones; en Bangladesh…

hqdefaultLamentablemente, hay una general indiferencia ante estas tragedias, que suceden ahora mismo en distintas partes del mundo. ”La falta de reaccionesante estos dramas de nuestros hermanos y hermanas es un signo de la pérdida de aquel sentido de responsabilidad por nuestros semejantes sobre el cual se funda toda sociedad civil” escribió Franciscoen la Laudato Sii (LS, 25). De ahí que haya organizaciones que exijan que los países que provocan más impacto medioambiental sufraguen los gastos derivados de sus efectos. Entre estas partidas se situarían las destinadas a los migrantes forzosos por razones climáticas. Algo de esto escribí en el articulo “El Sr.Teitiota y su familia (migraciones y cambio climático)”. Ejemplos que se podrían ampliar con los de sus países vecinos porque son muchos los que hablan de los riesgos que supone el calentamiento global, pero no todos los perciben como una amenaza real y tangible. Sin embargo, para miles de habitantes de archipiélagos como el citado Kiribati y Vanuatu, o las Maldivas, las consecuencias de este proceso ya se dejan sentir. Año tras año, tienen que vivir con la idea de que pronto sus países se hundirán por completo. 
“Si no se hace nada, Kiribati se hundirá en el océano. Para 2030 empezaremos a desaparecer. Nuestra existencia terminará en etapas. Primero, las capas de agua dulce serán destruidas. Los árboles del pan, el taro… el agua salada los matará”, afirmó en 2013 el presidente de Kiribati, Anote Tong, en declaraciones al semanario ‘Businessweek’.  En opinión de Tong, los países con altos niveles de emisión de gases de efecto invernadero son los que tienen la culpa de la actual situación de su país. “Las personas se preocupan por lo que les afecta. No se preocupan por las cosas que no sienten”, dijo.
Pero su grito airado no va a hacer que EE.UU. y China, por ejemplo, dejen de quemar carbón.
Si no escuchan el grito de los hombres, no van a escuchar los gritos de la tierra… Hasta que veamos a la tierra como la ven las culturas indígenas: la ven desde adentro. Viendo la tierra, me veo a mí mismo. Lo que contra ella hago, está hecho contra mí. Decían Galeano, el Papa y mucha gente más.“En la tierra me encuentro, mis piernas son también el camino que las anda”.