Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Rusia impide la ampliación de la investigación sobre armas químicas en Siria.

Consejo de Seguridad no logra ampliar la investigación sobre el uso de armas químicas en Siria

El Consejo de Seguridad en un voto para renovar la investigación del uso de armas químicas en Siria. Foto: UN Photo/Kim Haughton

17 de noviembre, 2017 — Rusia volvió este viernes a vetar una resolución del Consejo de Seguridad sobre la extensión del mandato de los expertos que investigan el uso de armas químicas en Siria.

La nueva propuesta de resolución, patrocinada por Japón, buscaba encontrar una solución después de que dos textos de resolución presentados el jueves tampoco recibieran los votos requeridos.

Japón proponía extender un mes el mandato del Mecanismo Conjunto de Investigación, que expira en la noche del viernes, dejando así el tiempo necesario para más negociaciones.

El texto obtuvo 12 votos a favor, dos en contra, los de Rusia y Bolivia, y una abstención por parte de China.

Para ser adoptada, una resolución del Consejo de Seguridad requiere nueve votos a favor, pero cualquiera de los cinco miembros permanentes, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Rusia y China, pueden utilizar su derecho a veto para bloquear cualquier iniciativa.

El Mecanismo de Investigación, un panel conjunto entre la ONU y la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPCW por sus siglas en inglés), fue creado en 2015 a instancias de Rusia y Estados Unidos. Tiene por misión de identificar a personas, entidades, grupos o gobiernos que hayan sido autores, organizadores, patrocinadores o hayan participado de algún modo en el uso de ese tipo de armamento en Siria.

Anuncios


Deja un comentario

China y Corea: el punto de vista de un arzobispo

Corea del Norte; el arzobispo Kim: algunos alimentan la crisis para hacer negocios

En una entrevista con «La Civiltà Cattolica», el presidente de los obispos ofrece una mirada realista y aguda sobre los contrastes internacionales en relación con el régimen norcoreano. Y espera «una invitación al Papa para dialogar con los líderes chinos sobre la paz en el mundo»

Un desfile militar en Pyongyang

19
0
Pubblicato il 20/10/2017
Ultima modifica il 20/10/2017 alle ore 12:32
GIANNI VALENTE
ROMA

La Corea del Norte del presidente Kim-Jong-un (de quien Trump se burla llamándolo «Rocket Man») convocó en junio de este año a Pyongyang los líderes de las siete mayores religiones presentes en la Península coreana. La cita fue postergada porque después la ONU decidió aplicar nuevas sanciones en contra del régimen norcoreano. Lo refiere Hyginus Kim Hee-Joong, arzobispo católico de Kwangju y presidente de la Conferencia Episcopal coreana, en la entrevista publicada en el último número de la revista «La Civiltà Cattolica».

 

La noticia sobre el fracaso del «encuentro religioso» de Pyongyang no es la única que se encuentra en la larga entrevista del padre Antonio Spadaro, director de la revista de los jesuitas italianos: el arzobispo confirma también que fue invitado al Vaticano, en mayo, por parte del nuevo presidente de la República coreana, Moon Jae-in, después de su elección, con la encomienda de entregarle al Pontífice una carta personal: «En ese momento —refiere el arzobispo Hyginus, revelando las razones de su «misión especial»— existía la amenaza de la guerra en la Península coreana, debido al conflicto entre Estados Unidos y Corea del Norte. El nuevo presidente de Corea del Sur quería explicar su postura por la paz de la Península coreana y pedir tanto la oración como la ayuda del Papa Francisco, antes de que concediera una audiencia al presidente Trump (audiencia que se llevó a cabo el 24 de mayo, ndr.). Creo que mi misión fue positiva, gracias a la ayuda del Secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin. El nuevo presidente Moon Jae-in, cuyo nombre de Bautismo es “Timoteo” —añade el arzobispo coreano— agradeció al Pontífice y a todos los que nos han ayudado».

 

En la entrevista con «La Civiltà Cattolica», el arzobispo de Gwangju ofrece una mirada realista y aguda sobre las tensiones internacionales que se han ido desarrollando alrededor de los lanzamientos de misiles por parte del régimen norcoreano. Las opiniones del Hyginus Kim no se muestran para nada alineados con los comentarios estereotipados sobre la «locura» de Kim Jong-un que inundan los medios de comunicación globales. «Algunos», indica el arzobispo sudcoreano, «interpretan esas acciones de Corea del Norte como una vía de supervivencia en contra de las superpotencias; otros, en cambio, consideran ese gesto una inaceptable amenaza de guerra. Yo —añade Hyginus— creo que los lanzamientos de misiles constituyen un mensaje fuerte, el de estar dispuestos a dialogar con Estados Unidos, pero solamente en un nivel de paridad». Según el arzobispo, quienes quieren imponer a Corea del Norte renunciar a los experimentos nucleares como condición para iniciar el diálogo expresan una «lógica equivocada», puesto que tal renuncia «constituye exactamente el objetivo del diálogo mismo».

 

Muchos coreanos, añade, «piensan que todas las superpotencias involucradas están usando esta tensión con Corea del Norte para llevar a cabo sus intereses nacionales. Se dice que en algunos países se están obteniendo grandes ganancias, precisamente instrumentalizando y prolungando esta tensión en la Península coreana». Por el contrario, la única vía para tratar verdaderamente de detener los conflictos y poner en marcha una reconciliación real sería la de «favorecer el diálogo directo entre Corea del Sur y Corea del Norte, sin la intervención de ningún otro país extranjero».

 

A más de 60 años de la división de la Península, la Iglesia católica ha hecho suya la bandera de la posible reunión del pueblo coreano, teniendo en cuenta las palabras sobre la necesaria reconciliación entre los fieles que pronunció el Papa Francisco durante su visita apostólica a Corea del Sur en agosto de 2014. En los primeros días de diciembre de 2015, una delegación de la Iglesia católica de Corea del Sur, guiada precisamente por Hyginus Kim, llevó a cabo una visita oficial, llena de significados y no solo eclesiales, a Pyongyang y otros territorios norcoreanos. «El gobierno norcoreano —explica el arzobispo de Kwangju— tiene confianza en la colaboración con la Caritas Internationalis, vinculada con la Conferencia Episcopal coreana. Espero que sea posible dentro de poco enviar a algunos sacerdotes para celebrar Misa en las grandes fiestas en Pyongyang, según el acuerdo alcanzado en 2015».

 

Una mirada de hermanos (y no de jueces) sobre los católicos chinos

 

El enfoque de muchos católicos coreanos sobre las difíciles cuestiones de sus hermanos en la fe chinos no parece estar condicionado por los estereotipos impuestos mediante los medios de comunicación en el Occidente. La entrevista del arzobispo Hyginus a «La Civiltà Cattolica» también se refiere a las redes discretas y «operativas» de comunión que unen desde hace ya bastante tiempo a la Iglesia coreana con las comunidades católicas chinas, tanto «oficiales» (reconocidas por los aparatos gubernamentales) como «clandestinas», que tratan de escapar a los designios de la política religiosa gubernamental. Las comunidades católicas «oficiales», dice el presidente de la Conferencia Episcopal de Corea, a menudo piden ayuda a las diócesis coreanas para los cursos en los Seminarios o en las casas religiosas femeninas, o para acompañarlas en los retiros y en los Ejercicios Espirituales.

 

El arzobispo Hyginus no sabe cómo responder cuando se le pregunta si «la razón de estas peticiones es verdaderamente la formación misma o solo por propaganda». Pero indica que cada año los líderes de las comunidades católicas presentes en China y en Corea se encuentran para «colaborar recíprocamente por la paz entre ambos países, y también por la paz en el mundo». Puesto que «los chinos consideran la confianza un elemento fundamental en cualquier relación, tanto humana como comercial y diplomática», indica que la confianza recíproca es la clave para que maduren buenas y fructuosas relaciones entre la China popular y la Santa Sede. Y aconseja que se podría pedir ayuda «a otros países que tienen buenas relaciones diplomáticas con China». Por esta razón espera con fuerza «una invitación al Papa para dialogar con los líderes chinos sobre la paz en el mundo».


Deja un comentario

Alemania: el presidente en el Vaticano y en Roma. Crónica

Steinmeier habla con el Papa sobre resultado de elecciones en Alemania

Migrantes, medio ambiente, populismos. El presidente alemán ayer estuvo en la iglesia luterana de Roma; hoy por la mañana tuvo audiencia con Francisco. Por la tarde visita la Comunità di Sant’Egidio

Pubblicato il 09/10/2017
Ultima modifica il 09/10/2017 alle ore 14:46
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

El Papa le preguntó al presidente alemán «cuáles consecuencias tendrá la votación en Alemania y en el papel de Alemania en el mundo», durante una entrevista que duró 55 minutos. Según informó el mismo jefe del estado Frank-Walter Steinmeier durante su encuentro en el Vaticano con el Papa hablaron sobre la cuestión de los migrantes, sobre el medio ambiente y el aumento de los populismos en Europa.

 

«Ha sido mi primer encuentro con el Papa Francisco y estoy verdaderamente impresionado por su persona, por su modo abierto de guiar el coloquio, por sus posiciones», dijo Steinmeier en una declaración a la prensa sobre la terraza del hotel residencia Pablo VI, después de su audiencia con el Papa. «Hemos hablado, naturalmente, de la situación en Alemania después de las elecciones: el Papa estaba muy informado, preguntó cuáles consecuencias tendrá el voto en Alemania y en el papel de Alemania en el mundo. En particular –explicó el ex-ministro del Exterior alemán–, hablamos mucho sobre la cuestión de los refugiados y de los migrantes, él comunicó su respeto por la manera en la que Alemania ha percibido la propia responsabilidad en la gran crisis migratoria, expresó su deseo de que Alemania no se aleje de un problema que nos acompañará, en particular con la esperanza de que con el compromiso de Alemania la solidaridad europea contribuya más al desarrollo de África, de donde vienen los refugiados. En este contexto también indicó que el cambio climático y la destrucción del medio ambiente tienen un papel en la dinámica del movimiento de los refugiados, y expresó su preocupación sobre el mantenimiento del acuerdo de París, subrayando la importancia de que los Estados Unidos formen parte de él». El Papa, refirió el presidente alemán, le preguntó su opinión sobre el éxito de los «nacional-populistas» en Holanda, Francia y Alemania. El mandatario alemán subrayó que los resultados electorales no pueden ser interpretados simplemente como una fractura entre el Este, en donde la Alternative fur Deutschland (Afd) tuvo buenos resultados, y el Oeste, puesto que la situación es mucho más compleja. Steinmeier y Jorge Mario Bergoglio, continuó el presidente (político del SPD y fiel de la Iglesia protestante), hablaron «sobre el papel de la Iglesia y de las religiones en los conflictos internacionales, y –explicó el mandatario–, por mi parte expresé la esperanza de que las comunidades y el Papa mismo movilicen la propia fuerza para encontrar una solución a todos los conflictos que no han sido resueltos. Aquí, desde Roma, desde Italia, evidentemente se dirige la mirada hacia Libia, puesto que todavía estamos lejos de una solución que libere y pacifique al país. Para concluir también hablamos sobre las relaciones evangélico-católicas, y expresé al Papa mi personal convicción de que el potencial del ecumenismo todavía no ha sido explotado completamente, por lo que, con la ayuda de Roma, del Papa, espero que se den otros pasos hacia un mayor ecumenismo».

 

Este fue uno de los argumentos que afrontó Steinmeier ayer por la tarde, en la primera etapa de su visita romana. El presidente alemán llegó ayer a la capital italiana y participó, a las 18 horas, en una conmemoración de los 500 años de la Reforma, dirigida por el pastor Jens-Martin Kruse, quien pronunció un largo discurso. Después de haber recordado tanto la división entre la Iglesia ortodoxa y la Iglesia latina como la fractura entre el catolicismo y el protestantismo (en ese frente, subrayó, nacieron de alguna manera las “fake news” bajo la forma publicitaria para desacreditar al enemigo), el presidente alemán afirmó que «sin la reconciliación, el gran trabajo de la unificación política europea es impensable», puesto que, además de consideraciones pragmáticas económicas y geopolíticas, el proyecto europeo puede durar durante mucho tiempo solamente si involucra las almas y los corazones», elementos «a veces menospreciados o descuidados», como es particularmente evidente ahora que («desde Gran Bretaña hasta Cataluña, pasando por Polonia y Grecia») Europa depende de «los humores y de las actitudes». Por ello el presidente alemán está convencido de que se puede aplicar al campo de la política el concepto de «diversidad reconciliada» que surgió en ámbito ecuménico, puesto que algunos podrían temer «una Europa grande, omnipotente, centralista y uniforme que toma o sustituye la identidad de cada uno de los países, de cada una de las regiones o de cada una de las comunidades». Por el contrario, una «diversidad reconciliada» puede «constituir la base para una visión europea común, e incluso hasta hacer que crezca una identidad común, como algunos jóvenes ya afirman al decir: “Europa es mi segunda patria”».

 

Hoy por la mañana, Steinmeier llegó al Vaticano acompañado por un séquito de 15 personas. No estaba esperándolo para recibirlo el prefecto de la Casa Pontificia, monseñor Georg Gänswein, que debe reposar después de haber sido sometido a algunas revisiones en el Policlínico Gemelli, sino el regente de la prefectura, monseñor Leonardo Sapienza. Jorge Mario Bergoglio recibió al presidente alemán y lo saludó en su lengua. El encuentro se llevó a cabo con la presencia de un intérprete. Al concluir el encuentro, durante los saludos finales, Francisco platicó con la esposa del presidente, la católica Elke Büdenbender. Steinmeier le regaló al Papa un libro de íconos del holandés Johannis David (1545-1613).

 

Al final de la audiencia con el Papa, el presidente alemán se reunió con el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado, y con monseñor Paul Richard Gallagher, Secretario para las Relaciones con los Estados. La Santa Sede indicó en un comunicado que «durante los cordiales coloquios se expresó aprecio por las buenas relaciones y proficua colaboración entre la Santa Sede y Alemania, entre la Iglesia y las Instituciones del país». También se expresó aprecio por el positivo diálogo interreligioso y ecuménico, «en particular entre católicos y protestantes en el recuerdo del quinto centenario de la reforma luterana».

 

Al concluir la mañana, el presidente alemán visitó la Comunità di Sant’Egidio, en donde fue recibido por el fundador, Andrea Riccardi, por el presidente, Marco Impagliazzo, y otros miembros de la comunidad. Antes de volver a Berlín, el presidente Steinmeier visitará los Museos vaticanos y la Basílica de San Clemente.


Deja un comentario

Audiencia del Papa al Presidente de Alemania.

Comunicado de la Oficina de Prensa de la Santa Sede- Audiencia al Presidente de la República Federal Alemana

En la mañana de hoy, 9 de octubre,  el Santo Padre Francisco ha recibido en audiencia, en el Palacio Apostólico Vaticano, al Presidente de la República Federal Alemana, S.E.  Frank-Walter Steinmeier, que sucesivamente se ha encontrado  con Su Eminencia el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado, a quien acompañaba Su Excelencia Mons. Paul Richard Gallagher, Secretario para las Relaciones con los Estados.
Durante las conversaciones , transcurridas en una atmósfera de cordialidad, se ha puesto de manifiesto la satisfacción  por las buenas relaciones y la provechosa colaboración entre la Santa Sede y Alemania  así como entre la Iglesia y las instituciones del país. También se ha expresado el aprecio por el positivo diálogo interreligioso y ecuménico, en particular entre católicos y protestantes en el aniversario del quinto centenario de la Reforma luterana.
A continuación se han abordado algunas cuestiones de interés común, entre las cuales la situación económica y religiosa en Europa y en el mundo, con una referencia particular al fenómeno de las migraciones y a la promoción de una cultura de la acogida y de la solidaridad.


Deja un comentario

Tres intervenciones de un alto representante del Vaticano en la ONU.

Intervenciones del Secretario para las Relaciones con los Estados en la 72ª Sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas

Reunión ministerial cerrada sobre la República Centroafricana durante la 72ª Sesión de la Asamblea General de la ONU
Evento de Lideres de Alto Nivel: Llamada a la Acción para acabar con el Trabajo Forzoso, la esclavitud moderna y la  trata de personas
Publicamos   a continuación las intervenciones  del Secretario para las Relaciones con los Estados  S.E. Mons. Paul R. Gallagher, ayer en  Nueva  York durante los trabajos de la  72ª Sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas
Reunión ministerial cerrada sobre la República Centroafricana durante la 72ª Sesión de la Asamblea General de la ONU
Señor Presidente.
La Santa Sede está muy preocupada por la intensificación del conflicto en curso en la República Centroafricana, que está causando ulteriores muertes y heridos entre la población civil y agravando la situación de los refugiados y los desplazados internos.
La Santa Sede aprecia el papel de la MINUSCA, así como la ampliación de su mandato por la ONU, cuyo objetivo es restablecer la paz en la capital, Bangui, y neutralizar, en la medida de lo posible, las acciones de los grupos armados que infligen sufrimientos a las  poblaciones indefensas. Sin embargo, también desea que se adopten medidas más eficaces para proteger a los civiles, sin distinción de credo religioso o rango, a fin de evitar la parcialidad y ganar  una mayor confianza de la población local. Por lo tanto, el aumento del número de fuerzas de paz y la reorganización de sus operaciones deben tener como prioridad la protección de la seguridad de todos los ciudadanos y el restablecimiento de la paz. Muy conscientes de que las personas más vulnerables en el actual conflicto son las mujeres y los niños, hago un llamamiento a la MINUSCA para que defienda su dignidad de personas indefensas, para que garantice su seguridad personal y libertad de movimiento y para protegerlas de las agresiones armadas y de cualquier abuso o humillación que degradaría su dignidad humana. Como señaló el Papa Francisco durante su visita a Bangui, la dignidad es un “Este valor moral, sinónimo de honestidad, lealtad, bondad y honor, es el que caracteriza a los hombres y mujeres conscientes de sus derechos y de sus deberes, y que lleva al respeto mutuo “Discurso  a las Autoridades y al Cuerpo Diplomático, 29 de noviembre de 2015).
La Comunidad Internacional está llamada a dar todo el apoyo necesario para el desarrollo democrático e inclusivo de aquellas estructuras que permitan el crecimiento del país. Por supuesto, es deber del Gobierno nacional garantizar el imperio de la ley, frenar y combatir la corrupción, que despoja de la confianza a los ciudadanos y garantizar el acceso a la atención sanitaria y a la educación para los ciudadanos de todos los niveles, sin discriminación. Pero esto, a su vez,  requiere la acción coordinada de la Comunidad Internacional, para que la ayuda financiera prometida durante la Conferencia de Bruselas del pasado otoño sea puesta a disposición, dando una inyección de recursos al país y facilitando su reconstrucción así como su recuperación financiera.
En cualquier país, una dinámica sana entre las diversas fuerzas políticas sólo puede lograrse mediante un diálogo sincero. Con la ayuda de la Comunidad Internacional, este diálogo debe convertirse en el camino privilegiado para llegar a la paz y dar a la República Centroafricana la estabilidad necesaria para su renovación social, económica y política. De hecho, el diálogo es la única solución a cualquier conflicto armado y la única manera de silenciar las armas de guerra y dar vida a palabras de reconciliación. Podemos recordar aquí el resultado positivo de la visita pastoral del Papa Francisco (29-30 de noviembre de 2015), que dio lugar a gestos de cooperación fuertes y claros, promovidos también por los jefes de las otras confesiones religiosas. Recientemente, el Santo Padre hizo un llamamiento a todos los sectores de la República Centroafricana: “que las armas callen y que la buena voluntad de diálogo prevalezca para dar al país paz y desarrollo” (Papa Francisco, Ángelus, 21 de mayo de 2017).
Para lograr un resultado fructífero, ese proceso de diálogo debe prever:
– un alto el fuego entre todas las partes en conflicto;
– los medios adecuados para desarmar a los diversos grupos armados, estudiando la mejor manera
de reinsertar a sus miembros en la comunidad civil y democrática;
– justicia para las víctimas de atroces ataques a la población desarmada;
– y el retorno garantizado de migrantes y refugiados, tanto cristianos como musulmanes, que deberían poder tomar posesión de sus bienes y volver a una vida serena y tranquila.
En este esfuerzo de diálogo inclusivo, no faltará el compromiso de la Iglesia Católica. Junto con otras confesiones religiosas, la Iglesia buscará lo que une, mientras rechaza lo que causa división o controversia, ya que la búsqueda de la paz viene antes que cualquier otro bien.
Gracias, señor Presidente.

Evento de Lideres de Alto Nivel: Llamada a la Acción para acabar con el Trabajo Forzoso, la esclavitud moderna y la  trata de personas Sra. Primera Ministra, Excelencias, La participación de la Santa Sede en la lucha contra la trata de personas y otras formas de esclavitud moderna no es nueva. Ya en 1965, la Iglesia Católica condenó enérgicamente la “infamia” de la esclavitud, la prostitución, la venta de mujeres y niños, y las condiciones de trabajo vergonzosas, donde la gente es tratada como instrumento de lucro en lugar de como personas libres y responsables [1]. Estos fenómenos ” degradan la civilización humana, deshonran a sus autores (…) y son totalmente contrarias al honor debido al Creador.
La cuestión de la trata de personas sólo puede abordarse plenamente mediante la promoción de instrumentos jurídicos eficaces y la colaboración concreta a múltiples niveles de todas las partes interesadas, utilizando estrategias múltiples para detener estos crímenes atroces, castigar a los delincuentes y asistir a las víctimas.
El Papa Francisco ha dejado claro que trabajar para poner fin al trabajo forzoso, la esclavitud moderna y la trata de personas es una de las prioridades definitorias de su papado. De esta manera, las instituciones y organizaciones de la Iglesia Católica actúan en asociación  y en colaboración con los sectores público y privado, incluyendo  a las autoridades gubernamentales.
En particular, la Santa Sede y la Iglesia Católica colaboran con el Gobierno británico en diversos niveles y en muchas iniciativas para erradicar la trata de personas. Una de esas asociaciones es el Grupo Santa Marta, cuya eficacia reside en la estrecha colaboración entre las autoridades policiales y las instituciones de la Iglesia, que rescatan a las víctimas y las acompañan en su rehabilitación a una vida normal. La experiencia ha demostrado que muchas víctimas se cuidan de confiar en las autoridades policiales, pero confían sus historias más fácilmente al personal religioso, especialmente a las religiosas, que pueden ayudarlas a confiar  en el proceso legal y brindarles refugio seguro y otras formas de asistencia.
Por lo tanto, fieles a su naturaleza específica, las instituciones y organizaciones católicas han estado en primera línea ayudando a las víctimas, especialmente a las mujeres y a las niñas, a escapar de situaciones de esclavitud y, con amorosa preocupación, recorren  con ellas el largo camino hacia una vida de libertad, tanto interior como exterior. Las religiosas, en particular, han sido centrales en este trabajo que a menudo ocurre en situaciones dominadas por la violencia. Forman redes en múltiples niveles para coordinar sus esfuerzos y compartir las mejores prácticas y recursos, maximizando así su impacto.
Sra. Primera Ministra, Excelencias,
La Declaración Política sobre la Aplicación del Plan de Acción Mundial para Combatir la Trata de Personas, que se adoptará en los próximos días, enfatiza “en los términos más firmes posibles la importancia de fortalecer la acción colectiva … para poner fin a la trata de personas” [2]. La naturaleza global de los crímenes de trabajo forzoso, la esclavitud moderna y la trata de personas requieren de todos nosotros una respuesta proporcionada de colaboración, fraternidad y solidaridad. Debemos esa respuesta a las decenas de millones de víctimas, que nos miran con una esperanza desesperada de emancipación y de retorno a una vida de dignidad y libertad.
Gracias, Señora Primera Ministra; gracias, Excelencias.

[1] Cf. Concilio Ecuménico Vaticano II, Constitución pastoral sobre la Iglesia en el mundo actual, Gaudium et spes 27

[2] Political Declaration on the Implementation of the Global Plan of Action to Combat Trafficking in Persons, paragraph 24.


Deja un comentario

ONU: respuesta de Venezuela al discurso de Trump

Venezuela es un pueblo de paz y no acepta amenazas, dice el canciller del país

El ministro de Asuntos Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, y el Secretario General de la ONU, António Guterres. Foto de archivo: ONU/Evan Schneider

19 de septiembre, 2017 — Venezuela es un pueblo de paz que no acepta amenazas, que pide respeto y que seguirá luchando por su democracia, su independencia y su soberanía, declaró hoy en la sede de la ONU el ministro de Asuntos Exteriores de ese país.

Jorge Arreaza se dirigió a la prensa luego de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pronunciara su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas acusando al gobierno de Venezuela de haber destruido al país imponiendo una “dictadura socialista” que ha producido pobreza y miseria.

“Estamos muy sorprendidos por la intervención del presidente Trump. Primera vez que viene a Naciones Unidas y en vez de hablar de la paz en la casa de la paz, en vez de hablar del derecho internacional en la casa del derecho internacional, no hizo más que promover acciones guerreristas, que promover destrucción de determinados países, que hablar y señalar a nuestra democracia”, dijo el canciller.

Señaló que, en los últimos años, Venezuela ha construido una revolución democrática, constitucional, socialista basada en procesos electorales y trabajo popular.

“Nuestro país es un país de paz, es un país de bien y mal puede ningún líder del mundo venir a cuestionar nuestra democracia, venir a cuestionar nuestra soberanía, ya ha amenazado a Venezuela con una opción militar”, recordó Arreaza.

Enfatizó el rechazo de su país a cualquier amenaza, independientemente de quien provenga y aseveró que Venezuela quiere mantener relaciones de respeto mutuo no sólo con Estados Unidos sino con todas las naciones del mundo.

Arreaza afirmó que han buscado el diálogo con Estados Unidos sin obtener respuesta y consideró que el discurso de ese país es una vuelta a la guerra fría que ideologiza las relaciones internacionales para promover la guerra y el sufrimiento de los pueblos.


Deja un comentario

Por primera vez, un no italiano nuncio en Italia.

Italia tendrá, por primera vez, un nuncio apostólico no italiano

Hacia la nunciatura de la calle Po, el suizo Emil Paul Tscherrig, actual representante de la Santa Sede en Argentina

Monseñor Emil Paul Tscherrig

Pubblicato il 01/09/2017
Ultima modifica il 01/09/2017 alle ore 12:43
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

Es un nombramiento que marca un precedente histórico: salvo sorpresas de última hora, por primera vez, desde que existe la Nunciatura apostólica en Italia y la República de San Marino, será guiada por un arzobispo que no es italiano. Como sucesor de monseñor Adriano Bernardini, que renuncia por límites de edad, el Papa Francisco habría elegido al actual nuncio en Argentina, el suizo Emil Paul Tscherrig, de 70 años, oriundo de Unterems. El nombramiento por parte de la Santa Sede todavía debe ser comunicado, pero mientras tanto fue dado a conocer semi-oficialmente que el Congreso de Estado de la República de San Marino expresó gran visto bueno durante la sesión del 28 de agosto. Como el nuncio de Italia lo es también de San Marino, el parecer solicitado a la pequeña República significa que el nombramiento de Tscherrig es casi un hecho.

 

Monseñor Tscherring era el representante diplomático del Pontífice en Buenos Aires desde que comenzó 2012, por voluntad de Benedicto XVI, y sustituyó al arzobispo Adriano Bernardini, que fue trasladado a la Nunciatura italiana en Roma. El entonces cardenal Bergoglio, pues, pudo conocerlo en persona y trabajar con él durante un año antes de convertirse en Papa.

 

Tscherring nació en Suiza en 1947 y fue ordenado sacerdote el 11 de abril de 1974. Fue nombrado arzobispo titular de Voli el 4 de mayo de 1996 y ordenado el 27 de junio de 1996. También en 1996 fue nombrado nuncio apostólico en Burundi, después en las Antillas (2000), Corea y Mongolia (2004), Suecia, Dinamarca, Finlandia, Islandia y Noruega (2008). A principios de 2012 fue enviado a Argentina.

 

La Nunciatura en Italia siempre había sido asignada, hasta ahora, a nuncios apostólicos de origen italiano. En los últimos años, cuando el nuncio era el actual Presidente del Gobernatorado, el cardenal Giuseppe Bertello, por primera vez la Nunciatura italiana tuvo un secretario no italiano, el español Luis Miguel Muñoz Cardaba. Pero nunca había sido nombrado un titular no italiano. En cambio, en los demás países del mundo siempre ha sido normal que el nuncio pudiera ser de otro país.

 

En el caso del actual cambio de guardia en la calle Po también hay otra coincidencia: tanto Tscherring como su predecesor, Bernardini, antes de llegar a Italia estuvieron en Argentina. Como se sabe, Bernardini, en la época de su servicio en Buenos Aires, no tenía muy buenas relaciones con el entonces arzobispo Bergoglio, sobre todo en cuestiones como los nombramientos episcopales. Muchos esperaban que, al convertirse en el Papa, Francisco lo habría sustituido inmediatamente en la Nunciatura italiana, punto importante para los nombramientos de los nuevos obispos. En cambio, durante cuatro años y hasta el final de su mandato, Bernardini ha permanecido en su puesto ocupándose de las «provisiones» (así le dicen a las designaciones episcopales en la jerga eclesial italiana) para las diócesis del país.