Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

La visita de Trump a Arabia Saudí. Análisis.

Trump and Saudi Arabia

  • U.S. President Donald Trump, right, meets with Saudi Deputy Crown Prince and Minister of Defense Mohammed bin Salman in the Oval Office of the White House, March 14. (Newscom/Reuters/Kevin Lamarque)
President Donald Trump’s first foreign trip looks more like a pilgrimage than anything else — Rome, Jerusalem and Saudi Arabia. Let’s hope someone explains to him that he cannot go to Mecca.The first stop on his “hajj” is Saudi Arabia on Friday, May 19.

For the White House, this trip is all about political theater. Trump’s staff wants him to look presidential after all of the disasters that have accompanied his first 100-plus days in Washington. That should not be difficult with all of the pageantry surrounding the visit. The Saudis will treat him like royalty. They will appeal to his tremendous ego, and he will love every minute of it. He will even have an opportunity to give a major speech on Islam and the need to confront radical ideologies.

The Saudis know they need a relationship with the United States, and they know that the United States, despite all Trump’s anti-Muslim rhetoric, wants a good relationship with them.

So, what will happen behind closed doors?

Don’t miss a thing. Sign up for emails from NCR.

For the Trump administration, the primary goals of diplomacy are improving U.S. national security and improving our balance of trade. Human rights, including religious freedom, will not be as much of a concern as it was during the Obama administration. This will please the Saudis, who are tired of being preached to by the Americans.

Trump will want to claim that the trip helped create jobs in the United States. The Saudi will undoubtedly purchase more weapons, which will please our military industrial complex, including defense workers who voted for Trump.

The Saudis also want to expand their entertainment sector, although this is making the religious establishment nervous. Saudi officials are tired of seeing Saudis spending their entertainment dollars abroad in Dubai and other places. Saudis see the entertainment sector as a way to create jobs and diversify their economy. This opening could mean big contracts for the American entertainment industry, everything from theme parks to concerts and movies.

But discussions about national security issues will be even more important than trade talks. Both sides want to share intelligence and discuss strategy for dealing with common foes.

Saudi Arabia sees itself and the United States united by a common enemy — Iran. Unlike the Obama administration, there is little interest among Trump advisors in reaching out to Iran, which is fine with the Saudis.

The Saudis continue to fight a proxy war with Iran in Yemen, for which we are selling them weapons. Likewise, in Syria, the Saudis and the U.S. are united against the Iranian-backed Assad regime.

Although the Saudis were delighted to see the U.S. bomb the Syrian air base, the U.S. and Saudi Arabia are not completely on the same page in Syria. The U.S. is primarily focused on ISIS, while the Saudis want to get rid of Assad and his Iranian backers. The Saudis will be nervous about any Trump administration backroom negotiations with Russia that may leave Assad in place.

Since Trump’s next stop is Israel, both sides will have plenty to say to each other about the Israeli-Palestinian conflict. Whether there will be a meeting of minds is doubtful, but the discussions may contribute to Trump’s education on the complexities of the issue.

Islamic extremism will be another topic of discussion.

In the past, Saudi Arabia has been a major source of funding of Sunni extremism around the world, which is not surprising granted the privileged and powerful position of Wahhabism in Saudi society. The rise and continued place of the Saudi royal family in Saudi Arabia has been supported by the Wahhabi religious establishment, which holds very conservative views about the role of women and about other cultural issues, including everything from entertainment to religious freedom. Their view of Islam has been exported to Africa and Asia through the funding of conservative mosques and religious leaders, as well as the funding of satellite preachers.

Some of these leaders, however, proved uncontrollable, and they turned to violence. The Saudis could ignore this when the violence was aimed at non-Muslims and Shia, but not when it was directed at other Sunni Muslims, including themselves. In short, the Saudi elites have come to realize that some of those they supported and funded in the past adopted a form of extremism that even threatens them.

Today, the Saudi political leadership is being more careful about to whom it gives money, but some wealthy Saudis continue to fund extremist groups. An important priority in any discussions with the Saudi should be the defunding of extremism, not just by the government but also by individual Saudis.

Another goal of U.S.-Saudi negotiations should be the reform of Saudi educational materials, especially texts dealing with religion, history and social sciences.

In the past, these texts have indoctrinated negative stereotypes of Jews, Christians, Shia and other religious groups. The Saudis have been cleaning up this material, but more needs to be done to encourage interreligious tolerance and understanding. For future generations, this is extremely important not only in Saudi Arabia but all over the world where Saudi texts are used in education. The Saudis are open to this because they were embarrassed when it was discovered that ISIS was using their textbooks in the areas of Iraq and Syria that it controlled.

The Saudi government is in the process of reforming its educational system to prepare for a more diversified and less oil-based economy. It is using the best educational theories and practices it can find in America. It wants to develop a entrepreneurial workforce capable of participating in a knowledge-based economy. In addition, thousands of Saudi students, both men and women, have studied abroad and are bringing home new ideas that are changing Saudi society. Hopefully, Trump will be told that his anti-Muslim rhetoric is scaring Saudi and other Muslim students away from American universities. This is neither good for Saudi Arabia nor the United States.

The Saudi trip will provide the kind of political theater the White House desires. It will provide a safe stage for Trump’s first trip abroad, as long as he stays on message and does not tweet something stupid. He will be shown as working to protect the U.S. from terrorism and as bringing home the jobs he promised his supporters. It will also help counter the charge that he is Islamophobic. “See, they love me!” But in the long run, all of that will matter little unless he can get the Saudis to truly cut back on the sponsoring of extremism with their money and educational materials.


Deja un comentario

Encuentro Trump Papa Francisco. Aspectos positivos.

Trump y Francisco juntos para sostener la libertad religiosa

Bergoglio comienza el encuentro sin sonrisas, pero la Casa Blanca indica: «Hay un fuerte acuerdo sobre la defensa de los derechos humanos»

Donald Trump y su esposa Melania en la Capilla Sixtina

11
0
Pubblicato il 25/05/2017
Ultima modifica il 25/05/2017 alle ore 12:20
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

Más que los contenidos del encuentro, lo que era importante es que el Papa y Donald Trump se encontraran y se escucharan. En este sentido, el cara a cara de media hora que se llevó a cabo ayer por la mañana en el Vaticano (y que comenzó a las 8.30 para no interferir con la Audiencia general de los miércoles; «Primero la gente», le gusta repetir a Francisco en estas ocasiones) fue positivo. El primer contacto directo con el nuevo inquilino de la Casa Blanca.

 

Además de expresar satisfacción por las buenas relaciones entre la Santa Sede y Estados Unidos, los puntos de encuentro son «el común compromiso a favor de la vida y de la libertad religiosa y de conciencia». Después, informó el comunicado vaticano, se deseó «una serena colaboración entre el Estado y la Iglesia católica de los Estados Unidos, comprometida en el servicio a la población en los campos de la salud, de la educación y de la asistencia a los inmigrantes». Este es un signo que demuestra algunas tensiones: la Iglesia estadounidense criticó las decisiones de la nueva administración en el ámbito de la inmigración.

 

La nota de la Santa Sede citó el intercambio de «visiones» sobre algunos temas de actualidad internacional y sobre la «promoción de la paz en el mundo mediante la negociación política y el diálogo interreligioso, con particular referencia a la situación en el Medio Oriente y a la tutela de las comunidades cristianas». En el encuentro con el Pontífice se habló también sobre la paz y sobre la multiplicación de los focos que la amenazan. Como se sabe, Francisco repite desde hace tiempo que ha comenzado la «tercera guerra mundial en pedacitos». En cambio, durante el encuentro entre Donald Trump, el cardenal Secretario de Estado, Pietro Parolin, y el «ministro del Exterior» vaticano, monseñor Richard Gallagher, el presidente insistió en el diálogo interreligioso. Parolin, dijo su homólogo estadounidense, el Secretario de Estado Rex Tillerson, le pidió al presidente que no abandonara los compromisos asumidos por los Estados Unidos en la cumbre sobre el clima de París. Trump no se comprometió y tampoco «ha tomado una decisión».

 

 

La Casa Blanca informó que el presidente habló sobre el compromiso común en el combate al terrorismo: «Estados Unidos y la Santa Sede comparten muchos valores fundamentales y tratan de comprometerse globalmente para promover los derechos humanos, combatir los sufrimientos humanos y proteger la libertad religiosa». Trump también renovó el compromiso de Estados Unidos para combatir el hambre en el mundo, con una suma de más de 300 millones de dólares para las crisis en Yemen, Sudán, Somalia y Nigeria.

 

 

La audiencia con el Papa comenzó a las 8.31 de la mañana, después de que el presidente y la Primera Dama hubieran atravesado las habitaciones renacentistas del Palacio Apostólico lanzando miradas hacia los frescos de los techos. Melania y su hija, Ivanka, iban vestidas de negro, con el velo, según un protocolo que cada vez se utiliza menos. Fuera de la Biblioteca el Papa y Trump se estrecharon las manos por primera vez. Había cierta tensión en los rostros de ambos. «Bienvenido», dijo Francisco. «Es verdaderamente un gran honor», respondió Trump. Dentro del estudio, ambos líderes se sometieron al rito de las fotos oficiales. Trump sonrió un poco y Bergoglio un poco menos. «Es el protocolo», susurró el Papa a su huésped, como queriendo disculparse. «I sepas spanish», advirtió Francisco, después de haberse haberse acomodado tras el escritorio. Concluido el encuentro privado, la delegación estadounidense entró a la Biblioteca. Melania le pidió al Papa que bendijera un Rosario. Francisco, bromeando, le preguntó si le había dado a su marido «la potizza», un dulce tradicional esloveno de nueces. La Primera Dama no comprendió bien (y tampoco el intérprete), por lo que respondió: «Sí, pizza, deliciosa».

 

Trump le regaló al Papa las obras de Martin Luther King. El Papa, por su parte, le ofreció el mensaje para la Jornada Mundial de la Paz de 2017 («La firmé personalmente para usted», dijo Bergoglio), además de los tres principales documentos de su Pontificado, encuadernados en cuero rojo: la exhortación apostólica «Evangelii gaudium», la encíclica «Laudato si’» dedicada a la defensa de la creación, y la exhortación sobre el matrimonio y la familia «Amoris laetitia». Francisco le explicó de qué trataban los tres volúmenes y el presidente estadounidense dijo: «Bien, los leeré». Al despedirse, Trump dijo: «Good luck. Buena suerte, gracias y no olvidaré lo que dijo». Después la familia Trump visitó la Capilla Sixtina y San Pedro: «Hemos tenido una reunión fantástica», fue el comentario final del presidente de Estados Unidos.

 

Después del encuentro en el Vaticano, el presidente Trump fue al palacio del Quirinale para la visita de cortesía al presidente italiano Sergio Mattarella. El encuentro también duró media hora y el tema principal fue la lucha contra el terrorismo. Antes de partir hacia Bruselas, el líder estadounidense recibió al presidente del Consejo italiano, Paolo Gentiloni, en la residencia del embajador de Estados Unidos ante Italia, y lo agradeció por el compromiso italiano en la estabilización de Libia y en la lucha contra el terrorismo islámico.

 

Este artículo fue publicado en la edición de hoy del periódico italiano «La Stampa».


Deja un comentario

El Papa Francisco recibió al presidente Trump. Nota oficial.

El Papa Francisco recibió al Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump

2017-05-24 Radio Vaticana

(RV).- El Papa Francisco recibió la mañana del 24 de mayo en la Biblioteca del Palacio Apostólico al Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump y séquito.

La Audiencia al Jefe de Estado estadounidense inició a las 8.30 de mañana. Tras encontrar al Pontífice, el Presidente Trump se dirigió al Palacio del Quirinal para reunirse con Presidente del Estado Italiano Sergio Mattarella, y más tarde, con el Primer Ministro Gentiloni.

Desde muy temprano la ciudad de Roma se presentó blindada: los helicópteros sobrevolaban el Vaticano y más de 1.000 agentes fueron desplegados en tierra, en colaboración con la CIA.

La entrada en procesión del coche blindado del Presidente de los EE.UU. en el Vaticano ocurrió aproximadamente a las 08:20 y se dirigió al atrio de san Damaso, en donde el Jefe de Estado y su séquito, conformado por once personas, fueron recibidos por la Guardia Suiza y por el Prefecto de la Casa Pontificia, Mons. George Ganswein.

De allí el ingreso al Palazo Apostólico Vaticano para tomar el ascensor que lo llevó a la biblioteca privada del Pontífice, en donde fue recibido por el Papa Francisco. Mientras tanto, fieles y peregrinos llenaban la plaza de San Pedro para la tradicional Audiencia General de los días miércoles.

Tras el encuentro con el Santo Padre, el Presidente Trump mantuvo un coloquio con el Cardenal Secretario de Estado Pietro Parolin y con S.E. Mons.Paul Richard Gallagher, Secretario para las Relaciones con los Estados.

Al finalizar, la visita del Presidente y la Primera Dama a la Capilla Sixtina y la Basílica de San Pedro.

La Oficina de Prensa del Vaticano informó en un comunicado que “durante las cordiales conversaciones, se ha expresado la satisfacción por las buenas relaciones bilaterales existentes entre la Santa Sede y los Estados Unidos de América, así como por el compromiso común en favor de la vida y de la libertad religiosa y de conciencia”. Asimismo “se ha manifestado el deseo de una colaboración serena entre el Estado y la Iglesia Católica en los Estados Unidos, comprometida en el servicio a la población en los campos de la salud, la educación y la asistencia a los inmigrantes. Las conversaciones también han permitido un intercambio de puntos de vista sobre algunos temas relacionados con la actualidad internacional y con la promoción de la paz en el mundo a través de la negociación política y el diálogo interreligioso, con especial referencia a la situación en Oriente Medio y a la tutela de las comunidades cristianas”.

(Griselda Mutual – Radio Vaticano)


Deja un comentario

La visita del Presidente Trump al Papa Francisco. Crónica.

Donald Trump cara a cara con el Papa que quiere derribar muros

El coloquio privado con el presidente de Estados Unidos duró 28 minutos. Tensión al principio y clima relajado al final. Bergoglio pidió al inquilino de la Casa Blanca un compromiso por la paz
ANSA

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, con el Papa argentino

228
0
Pubblicato il 24/05/2017
Ultima modifica il 24/05/2017 alle ore 12:42
ANDREA TORNIELLI Y SALVATORE CERNUZIO
CIUDAD DEL VATICANO

A las 8.17 hrs. de hoy, 24 de mayo de 2017, Donald Trump entró al estado más pequeño del mundo. Atravesó la Puerta del Perugino y desde allí se dirigió al Patio de San Dámaso, a donde llegó tres minutos después. Sobre el arco de entrada del Palacio Apostólico estaba la bandera de los Estados Unidos, como sucede en cada visita de estado. La Primera Dama llevaba un vestido negro con el velo, como indica el protocolo tradicional, que se sigue cada vez menos (a excepción de las reinas católicas, que pueden vestir de blanco). El Prefecto de la Casa Pontificia, el arzobispo Georg Gänswein recibió al presidente y su séquito. Después Trump estrechó la mano de los Gentilhombres de Su Santidad, formados en el tapete rojo. El presidente y su séquito subieron con el elevador y después se dirigieron a las salas del Palacio Apostólico. Trump levantó en varias veces los ojos para ver los frescos del techo.

Pubblicità

 

Fuera del estudio privado, el primer encuentro entre Francisco y Trump. El Papa salió de la Biblioteca para recibir al huésped, a quien dio la mano. Era evidente una cierta tensión entre ambos. Dentro del estudio, los dos líderes juntos se sometieron a las fotos de rito. Trump sonrió y Bergoglio un poco menos. «Muchas gracias, este es un gran honor», dijo el presidente al Papa.

 

«Es el protocolo», dijo Francisco a su huésped, casi queriendo pedir disculpas, para quien el ritual de las fotos no es ninguna novedad.

 

 

AP

 

 

El Papa y Trump después se sentaron uno frente al otro, separados por el gran escritorio de madera oscura. A las 8.33 el coloquio comenzó. «You are welcome», dijo el Papa. «I speak spanish», advirtió Bergoglio al principio del encuentro, mientras se sentaba a su lado el intérprete, monseñor Mark Miles. El cara a cara a puertas cerradas concluyó un minuto después de las nueve, y duró 28 minutos. La audiencia, con el intercambio de regalos y el saludo de la delegación, duró, en conjunto, 40 minutos.

 

Entre los temas afrontados, según indicó una nota de la Sala de Prensa vaticana, «las buenas relaciones bilaterales que existen entre la Santa Sede y Estados Unidos de América, además del común compromiso a favor de la vida y de la libertad religiosa y de conciencia». Ambas partes expresaron el deseo de «una serena colaboración entre el Estado y la Iglesia católica en Estados Unidos, comprometida al servicio de las poblaciones en los campos de la salud, de la educación y de la asistencia a los migrantes».

 

La nota informó que después el Papa y Trump «se permitieron un intercambio de visiones sobre algunos temas de actualidad internacional y sobre la promoción de la paz en el mundo mediante la negociación política y el diálogo interreligioso, con particular referencia a la situación en el Medio Oriente y a la tutela de las comunidades cristianas».

 

La Primera Dama, Melania, fue la primera en ser presentada al Papa. Le pidió que bendijera un objeto que llevaba en las manos. Durante el intercambio de regalos, Francisco le dio a Trump un bajorelieve en bronce que representa el símbolo del olivo, y le explicó su significado: hay una fractura que indica «la división de la guerra», dijo Bergoglio, y toda la imagen representa «mi deseo por la paz». Después le pidió al presidente que contribuyera en la construcción de un mundo de paz. El Papa después le regaló a Trump el mensaje para la Jornada Mundial de la Paz de 2017 («La firmé personalmente para usted», dijo Bergoglio), además de los tres principales documentos de su Pontificado, encuadernados en cuero rojo: la exhortación apostólica «Evangelii gaudium», la encíclica «Laudato si’» dedicada a la defensa de la creación, y la exhortación sobre el matrimonio y la familia «Amoris laetitia». Francisco le explicó de qué trataban los tres volúmenes y el presidente estadounidense dijo: «Bien, los leeré». Donald Trump, en cambio, le regaló al Papa los libros de Marthin Luther King, y dijo: «Espero que los disfrute». El clima un poco tenso del principio desapareció, y, como sucede a menudo en el momento final del encuentro, hubo sonrisas y algunas bromas.

 

Cuando se despidieron, Melania le dijo al Papa: «Gracias, voy a visitar el hospital». La Primera Dama, de hecho, irá a las 11.15 al Bambino Gesù. Trump, por su parte, afirmó: «Good luck. Buena suerte, gracias y no olvidaré lo que dijo».

 

 

 

 

Trump no llegó al Vaticano en la limosina blindada llamada “The Beast”, un vehículo militar de 13 centímetros de espesor compuestos por acero templado, aluminio, titanio y cerámica anti-balas. Llegó con una camioneta blindada, un poco más maniobrable.

 

Cuando la Casa Blanca, a principios de este mes de mayo, indicó la fecha para la audiencia, recibió como respuesta dos posibles horarios: a las 8.30 de la mañana, como sucedió, o por la tarde, a las 15. Esto se debe a que el Papa, todos los miércoles por la mañana, está ocupado con la Audiencia general con los fieles en la Plaza San Pedro. El gran flujo de fieles que había en la Vía de la Conciliación y en las zonas cercanas, que se suma a la presencia de los más de 200 obispos italianos presentes en el Aula Pablo VI, reunidos en su asamblea general, obligaron a la Santa Sede y a la administración estadounidense a estudiar un recorrido que no provocara interferencias, debido a la imposibilidad de recorrer el acostumbrado camino de las visitas de Estado, mediante la Vía de la Conciliación y entrando por el Arco de las Campanas.

 

Se descartó la hipótesis, que se consideraba al principio, de que el presidente llegara en helicóptero (la seguridad de Trump habría previsto por lo menos la llegada de tres o cuatro aeronaves), se estudió un recorrido que contempló la entrada por la Puerta del Perugino, en la zona del Vaticano que da hacia la Vía Gregorio VII, y desde allí la comitiva se entró sin problemas al Estado más pequeño del mundo. Al llegar al Patio de San Dámaso, los recibieron un puñado de Guardias Suizos y el Prefecto de la Casa Pontificia.

 

 

AP

 

En el séquito que acompañaba al presidente de Estados Unidos, además de la Primera Dama, su hija, Ivanka y su yerno Jared Kushner, estaban el Secretario de Estado Rex Tillerson, el asistente para la Seguridad Nacional, H.R. McMaster, la directora de comunicaciones estratégicas Hope Hicks, el director de Redes sociales Daniel Scavino, el director del National Economic Council Gary Cohn, el encargado “ad interim”de asuntos de la embajada estadounidense ante la Santa Sede Louis Bono, la vice-asistente del presidente para la Seguridad Nacional Dina Powell, el director de las operaciones de la Sala Oval Keith Schiller y al final la intérprete Alessandra Bonatti. Todas las mujeres que estaban presentes llevaban el velo.

 

Después del encuentro con el Papa, la delegación estadounidense se reunió con el Secretario de Estado Pietro Parolin y con el “Ministro del Exterior” vaticano, el arzobispo Paul Richard Gallagher.


1 comentario

El próximo encuentro en el Vaticano entre Donald Trump y el Papa.

Donald Trump

Republican presidential candidate Donald Trump speaks to supporters as he takes the stage for a campaign event in Dallas, Monday, Sept. 14, 2015. (AP Photo/LM Otero)

Contactos reservados y llamadas entre la Casa Blanca y el Papa

el miércoles el presidente de Estados Unidos volará a Roma desde Israel. La nueva embajadora ante la Santa Sede, Callista Gingrich

Papa Francisco (Ap)

51
0
Pubblicato il 22/05/2017
Ultima modifica il 22/05/2017 alle ore 09:05
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

A las 8.30 del próximo miércoles 24 de mayo, dos americanos se estrecharán las manos por primera vez. Durante algunos meses la audiencia del presidente Donald Trump con el Papa argentino estuvo en entredicho, y hasta hace tres semanas la Casa Blanca no había hecho ninguna solicitud. Es más, se difundió la indiscreción de que Trump, en realidad, había decidido cancelarla. Y no eran solo rumores. Pero lo que cambió la situación fue el trabajo de algunos consejeros del presidente y señales muy precisas que llegaron desde el Vaticano. El que se movió desde el principio para favorecer los contactos, de acuerdo con el nuncio en Estados Unidos, Christoph Pierre, y la Secretaría de Estado vaticana, fue el cardenal Donald Wuerl, arzobispo de Washington. La vía para el primer contacto no oficial con la nueva administración pasó a través del mundo evangélico en el contexto del National Prayer Breakfast, en el que participa activamente el vicepresidente Mike Pence. También por este motivo el presidente del movimiento Renovación en el Espíritu, el italiano Salvatore Martínez, que conoce y frecuenta ese ambiente, viajó en varias ocasiones a los Estados Unidos para romper el hielo. Los dos personajes clave, entre los consejeros de Trump, fueron los pastores evangélicos Jay Strack y Paula White.

 

El 13 de marzo pasado fue el encuentro decisivo, con el nuncio y el cardenal Wuerl, en la nunciatura de Washington, en el que participaron algunos de los consejeros de Trump. Por parte de la Santa Sede explicaron que el Papa está listo para organizar una audiencia. Pero el inquilino de la Casa Blanca, ocupado en diferentes frentes nacionales e internacionales, no parece interesado. Hasta que el 19 de abril su portavoz, Sean Spicer, anunció: «Nos pondremos en contacto con el Vaticano» para organizar una audiencia. Casi inmediatamente, el Sustituto de la Secretaría de Estado, Angelo Becciu, declaró que Francisco «siempre está dispuesto a recibir a los jefes de Estado que piden audiencia». Estados Unidos no habían nombrado todavía a su embajador ante la Santa Sede (este sábado, 20 de mayo, fue nombrada Callista Gingrich). Pero desde el Vaticano surgen señales tranquilizadoras también al respecto: ningún problema.

 

A pesar de ello, durante otros diez días, el teléfono no suena. Y se llega así al 29 de abril, cuando el Papa, al volver de Egipto, insistió: «Recibo a todo jefe de Estado que pide audiencia», pero añadió que hasta aquel momento no había llegado ninguna por parte de Trump. Después de esta enésima señal positiva, a principios de mayo, llegan tanto la llamada de la Casa Blanca como una petición formal por escrito. Trump comienza a lanzar señales: el encuentro con Francisco queda en la agenda después de las visitas a Arabia Saudita e Israel. El Presidente viajará a ver al Pontífice para reunirse con un líder religioso más que con un jefe de estado, después de haber visitado a los aliados del mundo musulmán y hebraico. Trump se está preparando sobre todo para escuchar: no ha querido estudiar informes como sucede con los encuentros con los jefes de Estado, sus colaboradores están terminando de preparar un video para presentarle quién es Francisco.

 

Después de las centellas de febrero de 2016, cuando el Papa dijo que «una persona que solo piensa en construir muros no es cristiana», los tonos por parte vaticana se han suavizado mucho. Francisco no de dejó volver a acarrear en polémicas. AL volver de Fátima dijo: «Yo nunca juzgo a una persona sin antes escucharla». Las posturas son radicalmente diferentes, comenzando por los temas de la migración y la defensa del medio ambiente. El Vaticano espera que Estados Unidos pueda favorecer la paz en el Medio Oriente y aumentar la ayuda para los países pobres. El imprevisible Trump se encontrará frente a un interlocutor abierto, franco y dispuesto a escucharlo. Es difícil hacer previsiones.

 

 

Este artículo fue publicado en la edición de hoy, lunes 22 de mayo de 2017, del periódico italiano “La Stampa”.


Deja un comentario

El Papa visitará al Presidente de la Rep. Italiana.

Burke: el Papa realizará una visita oficial al Quirinal, el sábado 10 de junio de 2017

2017-05-16 Radio Vaticana

(RV).- El Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Greg Burke dio a conocer que, el Papa Francisco realizará una visita oficial al Quirinal, el sábado, 10 de junio de 2017. “Con ese gesto – afirma el portavoz vaticano – el Papa quiere devolver  la visita al Vaticano del Presidente de la República italiana, Su Excelencia Sergio Mattarella”.