Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

El Papa Francisco a Tailandia y Japón el próximo noviembre.

El Papa Francisco a Tailandia y Japón en noviembre

Del 19 al 26 de noviembre, el Pontífice hará un viaje apostólico a los dos países asiáticos, por invitación de las autoridades locales y de los obispos. La Oficina de Prensa de la Santa Sede lo ha comunicado. Será el segundo Papa en visitar Tailandia y Japón, después de Juan Pablo II.

Isabella Piro – Ciudad del Vaticano

Tailandia y Japón esperan al Papa Francisco. Y pronto podrán recibirlo: el Pontífice, de hecho, partirá para los dos países el próximo 19 de noviembre. En el Reino de Tailandia, el Papa se detendrá del 20 al 23 de noviembre, luego se trasladará a Japón y visitará Tokio, Nagasaki e Hiroshima del 23 al 26 de noviembre. Sin embargo, el programa completo se anunciará más adelante.

Discípulos de Cristo, discípulos misioneros

El lema de la primera etapa del camino apostólico es “Discípulos de Cristo, discípulos misioneros”, con referencia a un aniversario importante: en 2019, de hecho, el 350 aniversario del establecimiento del Vicariato Apostólico de Siam, erigido en 1669. Un acontecimiento también recordado por el logotipo preparado para la visita: Francisco aparece sonriendo y bendiciendo, mientras que debajo hay una barca diseñada, un símbolo de la evangelización, coronada por un árbol con tres velas, que recuerdan a la Trinidad. La barca está sostenida por una estilizada representación de la mano de la Virgen María. Finalmente, una cruz de oro exhorta a toda la Iglesia Católica Tailandesa a ser testigo de la Buena Nueva.

Asia, un continente vasto y multiforme

Se recuerdan así las palabras del Papa Francisco, contenidas en el mensaje enviado en enero de este año a la reunión celebrada en Bangkok entre los presidentes de las Comisiones Doctrinales de las Conferencias Episcopales de Asia y una delegación de la Congregación para la Doctrina de la Fe. “Están reunidos en Asia, un continente vasto y multiforme, marcado por la diversidad religiosa, lingüística y cultural -escribió el Pontífice-, para reafirmar nuestra responsabilidad común por la unidad y la integridad de la fe católica, así como para explorar nuevos medios y métodos de testimoniar el Evangelio en medio de los desafíos de nuestro mundo contemporáneo”.

Protegiendo cada vida

El tema del viaje apostólico a Japón se centra más bien en la protección de la vida y la creación. “Proteger cada vida”, con la “t” en forma de cruz, es de hecho el lema elegido para la visita, tomado de la “Oración cristiana con la creación” que concluye la encíclica de Francisco “Alabado sea el cuidado de la casa común”. La exhortación es a respetar no sólo la dignidad de cada persona, sino también el medio ambiente, especialmente en un país como Japón donde la amenaza nuclear – leemos en la descripción del lema – “sigue siendo un problema persistente”. Tres llamas de tres colores diferentes caracterizan el logotipo: una llama roja para recordar a los mártires, fundamento de la Iglesia en Japón; una llama azul para representar a la Bienaventurada María que abraza a toda la humanidad como hijos suyos, y una llama verde que recuerda tanto la naturaleza de Japón como la misión de proclamar el Evangelio de la esperanza. Un círculo rojo, como un sol, envuelve cada vida, simbolizando el amor. El Papa, representado de un modo azul estilizado, parece estar bendiciendo.

El deseo del Papa

El 12 de septiembre de 2018, en efecto, cuando se reunió con algunos miembros de la Asociación japonesa “Tensho Kenoh Shisetsu Kenshoukai” -fundada hace 20 años en Miyazaki para dar a conocer la figura de Mancio Ito, un joven japonés que llegó a Europa en 1500 por iniciativa de los misioneros jesuitas-, el Papa dijo: “Me gustaría anunciarles mi deseo de visitar Japón el año próximo. Esperamos hacerlo”. Ahora esa esperanza se ha hecho realidad.


Deja un comentario

Mauricio: sus problemas y la visita del Papa

Mauricio: un ejemplo de coexistencia pacífica

El sacerdote jesuita Georges Cheung habla de las expectativas, retos y problemas de la Iglesia en Mauricio y de las relaciones con otras religiones. Los problemas sociales relacionados con la pobreza y el fenómeno de las drogas. Para el sacerdote, Mauricio puede ser un ejemplo para el mundo a través de la coexistencia pacífica de sus habitantes.

Xavier Sartre – Port Louis

Durante la visita del Papa a Port Louis, en Mauricio, el Padre Georges Cheung da una visión de la realidad de la Iglesia local y de los problemas que afligen al país, poniendo de relieve la riqueza de la coexistencia pacífica entre las diversas capas de la sociedad.

Padre Cheung: Hay dos aspectos: para la Iglesia Católica es una gran alegría, porque es la cabeza de la Iglesia que visita nuestro país… sería como las visitas de los Apóstoles, como Pablo… Para los demás también es una gran alegría, porque el pueblo de Mauricio respeta mucho a las autoridades, la figura del Papa.

¿Qué espera de esta visita?

Padre Cheung: Creo que tenemos que vivirlo como una peregrinación, una peregrinación interior. Debemos preparar nuestros corazones, nuestro espíritu como cuando peregrinamos a Tierra Santa. La gente espera una palabra del Papa que fortalezca nuestra fe porque tenemos muchas dificultades: pobreza, drogas  y a veces nos sentimos desanimados

¿Cuáles son los mayores desafíos de la Iglesia Católica aquí en Mauricio?

Padre Cheung: El gran desafío es el problema de las drogas. Hay muchos, muchos que son completamente esclavos, hay también el problema de la pobreza porque tenemos a los descendientes de esclavos que hoy en día tienen dificultades para encontrar su lugar en la comunidad de Mauricio. Esto puede convertirse en un problema para las relaciones entre las distintas comunidades.

¿Cuál sería el mensaje que la Iglesia y los católicos de Mauricio quisieran transmitir al Papa?

Padre Cheung: Creo que el pueblo de Mauricio también puede dar un mensaje de esperanza. Es cierto que tenemos nuestros problemas, pero todavía sabemos cómo vivir más o menos en paz. No es fácil: siempre tenemos la tentación de cerrar nuestras puertas, pero creo que Mauricio es un lugar donde podemos vivir felices.


Deja un comentario

Mauricio: el Papa en el santuario del Beato Laval.

Mauricio: Papa visita Santuario de padre Laval, la Lourdes del Océano Índico

El Pontífice visita el Santuario del Beato padre Laval – conocido como “el Apóstol de los negros” por dedicarse a la Evangelización de los nativos de Mauricio – y se para unos minutos en oración ante su tumba.

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

Son muchos los peregrinos que confían en los poderes curativos de la estatua del Beato Jacques-Désiré Laval situada en el Santuario que lleva el mismo nombre en la República de Mauricio. De hecho, los hay quienes tan sólo llegan hasta la isla, después de un largo viaje, con el único deseo de tocarla.

El Papa Francisco, como peregrino de paz, también ha visitado el Santuario de padre Laval en esta tercera etapa de su 31° Viaje Apostólico Internacional a África. Se trata de una visita privada durante la cual el Papa Francisco se ha parado unos minutos en frente de la tumba del Beato en oración silenciosa y le ha depositado unas flores.

A recibirlo, han sido algunos Obispos de la CEDOI (Conferencias Episcopales del Océano Índico); pero también el párroco y el responsable del Santuario. Junto a ellos, también han estado presentes unos 65 fieles. Al termine de la visita, Francisco ha saludado a 12 enfermos, así como a 20 familias de drogadictos acogidos en “CASA A”, un centro de acogida dirigido por un Diácono permanente y su esposa.

Santuario del Beato padre Laval

El Santuario se encuentra ubicado dentro de los muros de la Iglesia de la Santa Cruz, en las afueras de Port Louis y destaca por su reciente reconstrucción en 2014 – con motivo del 150 aniversario del muerte del beato. Una reconstrucción que fue necesaria tras el aumento constante en el número de peregrinos que se reúnen en oración en la tumba del padre Laval, especialmente cada 9 de septiembre, aniversario de su fallecimiento. Resulta curioso además que la tumba del Beato se encuentra coronada por una caja de vidrio situada debajo de un gran crucifijo. Dicho crucifijo es la reproducción de la cruz al lado de la cual el Padre Laval aceptó, por primera y única vez, ser fotografiado.

Padre Jacques-Désiré Laval: “el Apóstol de los negros”

Conocido como “el Apóstol de los negros” porque se dedicó a la Evangelización de los nativos de Mauricio, El Beato Jacques-Désiré Laval nació en Francia en 1803 en el seno de una familia de clase alta que le obliga a graduarse en medicina, pero pronto decidió abandonar la profesión médica para convertirse en misionero.

En 1841 llega a la isla de Mauricio para dedicarse con entusiasmo a la Evangelización de los negros que, por ley, habían sido liberados de la esclavitud. Destaca por su entrega y servicio a los más necesitados, en concreto, por fundar numerosos hospitales, abrir escuelas primarias y construir varias capillas para la formación espiritual y promover la integración social de la población.

En privado, llevaba una vida austera: usaba el cilicio, dormía en la tierra desnuda, practica el ayuno y pasaba noches enteras en oración. A los 59 años, debilitado debido a una apoplejía, muere el 9 de septiembre de 1864. A su funeral acuden más de 40.000 fieles. Fue beatificado por San Juan Pablo II el 29 de abril de 1979, siendo el primer beato querido por el Pontífice polaco.

Iglesia de la Santa Cruz y Santuario de Padre Laval en Port Louis (Mauricio)


Deja un comentario

La visita del Papa a la isla Mauricio. Programa.

La isla de Mauricio da la bienvenida al Papa Francisco

Cada año, en vísperas de la fiesta del Beato Padre Laval, que se celebra el 9 de septiembre, los fieles de Mauricio van en procesión al Santuario de la Santa Cruz, que será visitado hoy por el Papa Francisco. La Santa Misa se celebrará en el monumento dedicado a María, Reina de la Paz.

Michele Raviart – Ciudad del Vaticano

Cada 8 de septiembre, en vísperas de la fiesta del Beato Jacques-Désiré Laval, los fieles de Mauricio van en procesión y rezan en el Santuario dedicado a su padre espiritual, un misionero francés que en la primera mitad del siglo XIX dedicó su vida a evangelizar a las comunidades de la isla que acababan de ser liberadas de la esclavitud. La memoria del Beato, venerada también por la mayoría hindú, es uno de los momentos más importantes en la vida de los cristianos de Mauricio. La expectativa de este año es particularmente sentida también por la llegada hoy del Papa Francisco, que por la tarde visitará el Santuario en forma privada.

Llegada a Port Louis

Esta mañana el Papa saldrá de Antananarivo y después de un vuelo de más de dos horas llegará al aeropuerto de la capital Port Louis. Después de la ceremonia de bienvenida en presencia del Primer Ministro de Mauricio Pravind Kumar y del Cardenal Maurice Piat, Obispo de la ciudad, se dirigirá al monumento dedicado a María, Reina de la Paz. Inaugurado en 1940 en acción de gracias por la preservación del país durante la Primera Guerra Mundial, el monumento será también el lugar donde Francisco celebrará la Santa Misa, a las 10.15 hora de Italia.

Encuentro con los obispos y las autoridades

Luego el Papa almorzará en el episodio de Port Louis con los cinco obispos de la Conferencia Episcopal del Océano Índico, que reúne a los obispos de Mauricio, Seychelles, Reunión y Comoras, para luego dirigirse al Santuario dedicado al Padre Laval. Por la tarde visita al Palacio Presidencial de la isla, con la reunión con el Jefe de Estado Barlen Vyapoory y luego con el Primer Ministro, y el discurso ante las autoridades políticas, la sociedad civil y el cuerpo diplomático.

Regreso a Madagascar por la tarde

A las 19.00, hora local, está previsto que regrese en avión a Antananarivo, la capital de Madagascar, donde el Papa Francisco pasará la noche. El regreso al Vaticano está previsto para mañana martes 10 de septiembre.


Deja un comentario

Madagascar: la población y el Papa Francisco

El pueblo impresionado por la sencillez del Papa Francisco

Los periódicos de Madagascar de esta mañana señalan que los malgaches han quedado impresionados por la sobriedad, sencillez y humildad del Papa y, que su visita está uniendo al país. En la capital la situación es tranquila y la población trata cada día de sobrevivir.

Jean Pierre Bodjoko – Antananarivo

La situación en la capital Antananarivo es tranquila. En comparación con una visita a otro país africano como Uganda, por ejemplo, aquí no sientes miedo, inseguridad, te mueves bien por la ciudad; se han colocado cámaras en las zonas “calientes” pero no sientes miedo. Todos están contentos de tener al Papa con ellos.

Comentarios de prensa

Hoy, todos los periódicos hablan de la visita del Papa. Midi Madagasikara habla precisamente de la comunión de espíritu entre los malgaches por la llegada del Papa, es decir, que propicia la unidad de los malgaches. El periódico escribe que la visita del Papa alivia a la población por los problemas que vive en Madagascar.

El periódico L’Express de Madagascar habla de una acogida digna del Papa; señala también que el Papa llega con una gran sobriedad, sencillez y humildad que ha golpeado sobre todo a la gente y subraya que Francisco es “un Papa muy humilde y sobrio”. E

l periódico Les Nouvelles se refiere también a la dignidad de acogida que los malgaches le han dado al Papa; para decir que su llegada aquí es un acontecimiento especial para la población.

En la capital la población trata cada día de sobrevivir

Por lo demás, se puede ver que incluso los periodistas que están aquí tratan de descubrir la realidad de Madagascar y tratan de ver cómo la gente de aquí siempre está fuera de casa para tratar de sobrevivir. Hay un terrible contraste que me llamó la atención: alrededor de un gran hotel en el centro de Antananarivo, en contraste con esta gran estructura moderna, hay un barrio muy pobre donde vive mucha gente…. es terrible.

Madagascar, según datos del PNUD es un país con más de 24 millones de habitantes, en el que el 54% tiene menos de veinte años y con una taza de pobreza del 71.5%.


Deja un comentario

Madagascar: discurso del Papa a los obispos

El Papa a Obispos de Madagascar: Sean sembradores de paz

Discurso del Santo Padre a los Obispos de Madagascar durante el Encuentro en la Catedral de la “Inmaculada Concepción” de Andohalo, en el marco de su 31° Viaje Apostólico a África.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Toda esta responsabilidad en el campo de Dios nos debe desafiar a tener el corazón y la mente abierta, a evitar el miedo que encierra y a vencer la tendencia a aislarnos: el diálogo fraterno entre ustedes, así como el compartir los dones y la colaboración entre las Iglesias particulares del Océano Índico, sea un camino esperanzador”, lo dijo el Papa Francisco en su discurso a los Obispos de Madagascar, este 7 de septiembre, durante el Encuentro que sostuvo en la Catedral de la “Inmaculada Concepción” de Andohalo, en el marco de su 31° Viaje Apostólico a África.

Una tierra de muchas contradicciones

En su discurso, el Santo Padre resaltó la difícil tarea que los Pastores de estas tierras tienen que afrontar en medio de muchas contradicciones. “Una tierra rica y mucha pobreza; una cultura y una sabiduría heredada de los antepasados que nos hacen valorar la vida y la dignidad de la persona humana – señaló el Pontífice – pero también la constatación de la desigualdad y la corrupción”. En este sentido, comentando el lema elegido para esta visita, el Obispo de Roma dijo que, somos sembradores, y el que siembra lo hace con esperanza, esfuerzo y entrega personal, pero sabiendo que hay infinidad de factores que deben concurrir para que lo sembrado germine, crezca, se convierta en espiga y finalmente en trigo abundante.

“El sembrador cansado y preocupado no baja los brazos, no abandona y menos aún quema su campo cuando algo se malogra. Sabe esperar, confía, asume las contrariedades de su siembra, pero jamás deja de amar aquel campo encomendado a su cuidado; incluso si viene la tentación, tampoco escapa encomendándoselo a otro”

Velar por el desarrollo integral

El Papa Francisco utilizando la imagen del sembrador para referirse a los Obispos dijo que, ellos están llamados a esparcir las semillas de la fe y la esperanza en esta tierra. Para eso es necesario que desarrollemos ese “olfato” que nos permita conocerla mejor y descubrir también lo que dificulta, obstruya o dañe lo sembrado. “Por eso, ‘los Pastores, acogiendo los aportes de las distintas ciencias, tienen derecho a emitir opiniones sobre todo aquello que afecte a la vida de las personas, ya que la tarea evangelizadora implica y exige una promoción integral de cada ser humano’… Por consiguiente – concluyó el Pontífice – nadie puede exigirnos que releguemos la religión a la intimidad secreta de las personas, sin influencia alguna en la vida social y nacional, sin preocuparnos por la salud de las instituciones de la sociedad civil, sin opinar sobre los acontecimientos que afectan a los ciudadanos”.

Iglesia y Estado, un desafío permanente

Por ello, el Santo Padre animó a los Pastores a no permanecer indiferentes ante los desafíos que enfrentan sus conciudadanos de todas las categorías sociales, independientemente de sus denominaciones religiosas. “La dimensión profética relacionada con la misión de la Iglesia requiere, en todas partes y siempre, un discernimiento que no suele ser fácil. En este sentido – precisó el Papa – la colaboración madura e independiente entre la Iglesia y el Estado es un desafío permanente, porque el peligro de una connivencia nunca está muy lejos, especialmente si nos lleva a perder la mordedura evangélica”. Esto implica educación, acceso al cuidado de la salud y especialmente trabajo, porque en el trabajo libre, creativo, participativo y solidario, el ser humano expresa y acrecienta la dignidad de su vida. El salario justo permite el acceso adecuado a los demás bienes que están destinados al uso común.

“El signo distintivo de ese discernimiento, será que el anuncio del Evangelio incluye de suyo la preocupación por toda forma de pobreza: no sólo asegurar a todos un decoroso sustento, sino también para que tengan prosperidad sin exceptuar bien alguno”

La defensa de la persona humana

Otra dimensión del compromiso como Pastores señaló el Papa Francisco a los Obispos de Madagascar, es la defensa de la persona humana. Para ser pastores según el corazón de Dios, debemos ser nosotros los primeros en la opción por proclamar el Evangelio a los pobres: Hoy y siempre, “los pobres son los destinatarios privilegiados del Evangelio”, y la evangelización dirigida gratuitamente a ellos es signo del Reino que Jesús vino a traer. Hay que decir sin vueltas que existe un vínculo inseparable entre nuestra fe y los pobres. “Un pastor, que siembra, evita controlarlo todo, da espacio para las iniciativas, deja crecer en distintos tiempos y no estandariza; no exige más de la cuenta, no menosprecia resultados aparentemente más pobres. También esta fidelidad al Evangelio nos hace pastores cercanos al pueblo de Dios, comenzando por nuestros hermanos sacerdotes —que son nuestro prójimo más prójimo— que deben recibir un cuidado especial de nuestra parte”.

“Es la paternidad espiritual que impulsa al obispo a no dejar huérfanos a sus presbíteros, y que se puede “palpar” no sólo en la capacidad que tengamos de abrir las puertas a todos los sacerdotes, sino también en nuestra capacidad de ir a buscarlos para acompañarlos cuando estén pasando por un momento de dificultad”

El Obispo, un padre siempre disponible

En las alegrías y las dificultades inherentes al ministerio, los sacerdotes deben encontrar en ustedes padres siempre disponibles que saben cómo alentar y apoyar, que saben apreciar los esfuerzos y acompañar los pasos posibles. El Concilio Vaticano II hizo una observación especial sobre este punto: «[Los obispos] han de acoger siempre con amor especial a sus sacerdotes. Estos, en efecto, participan de sus funciones y tareas y las realizan con afán en el trabajo de cada día. Por tanto, los obispos, considerándolos sus hijos y sus amigos, dispuestos a escucharlos y a tratarlos con confianza, han de dedicarse a impulsar la pastoral conjunta de toda la diócesis».

Atención a las vocaciones a la vida consagrada

Asimismo, el Santo Padre recordó a los Pastores que, es un deber urgente el acompañamiento y discernimiento, especialmente con respecto a las vocaciones a la vida consagrada y al sacerdocio, y que es fundamental para asegurar la autenticidad de estas vocaciones. La mies es abundante, y el Señor —que no quiere más que auténticos obreros— no se deja encasillar en los modos de llamar, de incitar a la respuesta generosa de la propia vida. La formación de candidatos para el sacerdocio y la vida consagrada está precisamente destinada a asegurar una maduración y purificación de las intenciones.

“La llamada fundamental sin la cual las otras no tienen razón de ser, es la llamada a la santidad y que esta santidad es la cara más bella de la Iglesia”

Laicos sal de la tierra y luz del mundo

En este sentido, este esfuerzo también tiene que abarcar el amplio mundo laical afirmó el Santo Padre; también los laicos son enviados a la mies, son convocados a tomar parte en la pesca, a arriesgar sus redes y su tiempo en «su múltiple apostolado tanto en la Iglesia como en el mundo». Con toda su extensión, problemática y transformación, el mundo constituye el ámbito específico de apostolado donde están llamados a comprometerse con generosidad y responsabilidad, llevando el fermento del Evangelio. “Por eso – alentó el Papa – deseo dar la bienvenida a todas las iniciativas que en cuanto pastores tomen para la formación de los laicos y no dejarlos solos en la misión de ser sal de la tierra y luz del mundo, para contribuir a una transformación de la sociedad y la Iglesia en Madagascar”.

“La similitud de desafíos pastorales, como la protección del medio ambiente en un espíritu cristiano o el problema de la inmigración, exigen reflexiones comunes y una sinergia de acciones a gran escala para un planteamiento eficaz”

Sembradores de paz y esperanza

Finalmente, antes de concluir su discurso, el Papa Francisco envió sus saludos a los sacerdotes, religiosos y religiosos que están enfermos o muy afectados por la vejez; les ruego que les muestren no sólo mi afecto y la seguridad de mis oraciones, sino también que los cuiden con ternura, sosteniéndolos en esa hermosa misión de la intercesión. “Dos mujeres custodian esta Catedral: en la capilla de al lado descansan los restos de la beata Victoria Rasoamanarivo, que supo hacer el bien, custodiar y extender la fe en tiempos difíciles; y la imagen de la Virgen María que con sus brazos abiertos hacia el valle y las colinas, parece abrazarlo todo. A ellas le pedimos que ensanchen siempre nuestro corazón, que nos enseñen la compasión de las entrañas maternas que la mujer y Dios sienten ante los olvidados de la tierra y nos ayuden a sembrar paz y esperanza”.


Deja un comentario

La jornada del Papa en Madagascar. Resumen

El Papa en Madagascar: resumen de la jornada en 60 segundos

Esta mañana el Papa Francisco dio inicio a sus actividades en Madagascar a las 9.30 de la mañana con la Visita de cortesía al Presidente en el Palacio de Iavoloha. Tras reunirse con las autoridades, la sociedad civil y el Cuerpo Diplomático en el Ceremony Building, rezó la hora intermedia en el Monasterio de la Carmelitas Descalzas. Por la tarde tuvo lugar el encuentro con los obispos de Madagascar en la Catedral de Andohalo, seguido por la visita a la tumba de la beata Victoria Rasoamanarivo. La jornada del Santo Padre en tierra malgache concluyó con la alegría de los jóvenes: hubo cantos, baile y el testimonio de los jóvenes en la Vigilia en el Campo diocesano de Soamandrakizay.