Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

El Papa visita a unas familias en Ostia (periferia de Roma)

el Papa visita Ostia para dar la bendición pascual a las familias

2017-05-19 Radio Vaticana

(RV).- El Papa Francisco retoma su iniciativa conocida como Viernes de la Misericordia, que puso en marcha durantante el Año Jubilar, con la que lleva a cabo gestos concretos inspirados en las obras de misericordia corporales y espirituales.

Según informó la Oficina de Prensa de la Santa Sede mediante un comunicado, la tarde del viernes 18 de mayo, el Santo Padre salió del Vaticano para dirigirse rumbo a Ostia, localidad de la periferia de Roma. Como muestra de cercanía a las familias residentes en esta zona, Francisco decidió pasar a bendecir casa por casa, así como sus habitaciones, tal y como hace el párroco cada año, precisamente durante el período pascual.

Hace dos días, don Plinio Poncina, párroco de la Iglesia Stella Maris, una de las seis parroquias de Ostia; había publicado, como de costumbre, un aviso en la puerta del edificio comunitario, avisando a las familias que pasaría a verlos para impartirles la tradicional bendición de Pascua. Con lo cual, ha sido grande la sorprensa que se llevaron los vecinos cuando, al sonar el timbre, en lugar del párroco se encontraron con el Papa Francisco.

El Sucesor de Pedro se ha “hecho Párroco”

Con alegría y sencillez el Papa ha conversado con las familias, ha bendecido una docena de apartamentos que conforman la comunidad de la Plaza Francisco Conteduca 11, ofreciendo posteriormente un rosario como regalo. A modo de broma, el Santo Padre ha pedido “disculpas por las molestias”, pero asegurando “de haber respetado el horario de la siesta”, durante el cual los vecinos descansan después de almorzar, tal y como se puede leer en el cartel de ingreso al edificio público.

Aunque Ostia pertenece al municipio de Roma, con sus 100.000 habitantes aproximadamente, constituye un núcleo periférico en sí mismo abarcando dentro de su contexto urbano una viva comunidad de creyentes, pese a algunas realidades difíciles que comparten muchos de sus habitantes, ligadas a la complejidad de la vida en las periferias de las grandes ciudades. La Iglesia, la Parroquia y el pequeño campo de fútbol adyacente, se convierten a menudo en un punto de referencia para la comunidad y constituyen una “zona de aterrizaje” para todas aquellas realidades sociales y existenciales que con frecuencia, generan exclusión perjudicando a los más marginados.


Deja un comentario

El Papa visitará una parroquia periférica en Roma.

El Papa vuelve a la periferia de Roma; el 21 de mayo visita una parroquia de Acilia

Francisco será recibido por la comunidad de Casal Bernocchi, en la parroquia de San Pier Damiani, en donde se reunirá con las familia, los enfermos y 80 niños del catecismo
AFP

0

Pubblicato il 17/05/2017
Ultima modifica il 17/05/2017 alle ore 11:44
REDACCIÓN
ROMA

Una nueva etapa en el “peregrinaje” de Papa Francisco a la periferia de Roma. El próximo domingo 21 de mayo, a las 16 hrs., el Pontífice se dirigirá a la parroquia de San Pier Damiani, en Casal Bernocchi (Acilia), periferia al sur de la capital italiana. Será la décimo quinta visita a una parroquia de su diócesis. El Papa Bergoglio será el tercer Pontífice que se reúne con esta comunidad: el primero fue Pablo VI, el 27 de febrero de 1972, en ocasión del noveno centenario de la muerte de san Pier Damiani, mientras san Juan Pablo II la visitó el 13 de marzo de 1988.

 

Recibirán al Papa el cardenal vicario Agostino Vallini, que también es titular de San Pier Damiani, el obispo auxiliar para el sector sur Paolo Lojudice, el párroco Lucio Coppa, el vicepárroco Eduardo Andrés Contreras Valladares, el colaborador parroquial Marcos Sabater Muñoz y otros sacerdotes de la prefectura XXVIII.

 

A las 18 será la solemne celebración eucarística, pero antes Francisco se reunirá con los 80 niños inscritos al catecismo (preparándose para la primera comunión) y con alrededor de 100 adolescentes. Después habrá también un encuentro con los enfermos, los ancianos, las familias y los niños bautizados durante el año, con los miembros del Camino Neocatecumenal, con los agentes pastorales y con los voluntarios de la Caritas. Cuatro parroquianos serán confesados por el Papa.

 

«La comunidad ha recibido la noticia con alegría incontenible», dijo Lucio Coppa, párroco de San Pier Damiani desde 2005, que también describió las dificultades que caracterizan esta zona de la capital, «carente de los servicios esenciales», con «pocos comercios y casi inexistentes lugares de agregación». «Es un barrio dormitorio –dijo el sacerdote–, la gente sale de casa temprano en la mañana para ir a trabajar y luego vuelve por la noche. No todos participan en las celebraciones, pero siempre están dispuestos a ofrecer un aporte en caso de necesidad».


Deja un comentario

En la agenda del Papa no consta, por ahora, un viaje a Argentina.

El Papa a Hebe: “Nada decidido sobre el viaje a Argentina”

Francisco responde a una carta enviada por la titular de las Madres de Plaza de Mayo y reafirma que ante el dolor de una madre él tiene necesidad de acompañarla. Pero el texto sale a la luz luego que la destinataria fue procesada en un caso de corrupción
AFP

Manifestación en la Plaza de Mayo, en el centro de Buenos Aires

19
0
Pubblicato il 17/05/2017
ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

“Todavía no hay nada decidido sobre mi viaje a Argentina”. El Papa respondió así a la petición insistente de Hebe de Bonafini, presidente de la asociación argentina de las Madres de Plaza de Mayo. Ella le había escrito una carta para implorarle que viaje pronto a la Argentina. Francisco le respondió con un texto autógrafo, en el cual la trató con confianza. Y aunque precisó que aún no existe nada decidido sobre una futura visita apostólica a su país, no cerró definitivamente la posibilidad. Y a la mujer le señaló: “Tengo en cuenta tus palabras”.

 

El intercambio epistolar salió a la luz este martes en Buenos Aires. Lo dio a conocer la propia asociación, pocas horas después que el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi ordenó el procesamiento de Bonafini y su ex apoderado, Sergio Schoklender, por el supuesto desvía de 200 millones de pesos públicos (unos 13 millones de dólares de la actualidad) por un programa de construcción de viviendas sociales llamado Sueños Compartidos.

 

Las cartas datan de unos días atrás. La mujer escribió al “queridísimo Papa Francisco” el 14 de abril para decirle “cuánto lo necesitan todos” en Argentina. “La estamos pasando muy mal, el país parece una montaña que se cae a pedazos como cuando sucede un terremoto”, indicó.

 

“Sé que no vas a venir”, apuntó. Recordó que el pasado 30 de abril las Madres cumplieron 40 años de lucha sin faltar un solo jueves a la Plaza de Mayo, lo cual significa dos mil 36 marchas. “Quedamos muy pocas, pero construimos un puente indestructible entre nuestros hijos y las nuevas generaciones que se tomaron la patria en serio, así que las Madres moriremos tranquilas porque la lucha y la defensa de la vida está en las mejores manos, ¡la juventud! que está comprometida con la lucha por los otros y para los otros”, siguió.

 

Luego le pidió al pontífice que ese día, el 30 de abril, no se olvide de ellas, que le pida al “Tatita Dios” que no las abandone. Se despidió con un “fuerte abrazo” y un “vení que te necesitamos”. Y agregó una postdata: “Sé que vos pensás que si venís le hacés un favor al pastor Mauricio. Yo te pido que pienses en cuanto bien le harías a millones si venís”.

 

En estas últimas líneas, Bonafini hizo referencia a Mauricio Macri, el presidente argentino. Sobre la religiosidad personal del mandatario, existen numerosos rumores. Pero existe también, cierta convicción en los ambientes políticos, de su adscripción a cultos de tipo “new age”. Sólo así podría explicarse aquello de “pastor Mauricio”.

 

La respuesta del Papa se escribió el 5 de mayo. De su puño y letra, el pontífice encabezó el texto a la “Sra. Hebe de Bonafini” y después añadió: “Querida Hebe”. En el texto, es vistoso que Jorge Mario Bergoglio no hizo referencia a las críticas políticas de la señora ni se manifieste, a favor o en contra. En cambio, le agradeció la carta que le llegó el 19 de abril, así como un libro que le envió con motivo de la conmemoración de los 40 años de Asociación Madres de Plaza de Mayo.

 

“Te agradezco lo que me decís en la carta y quisiera reiterar lo que dije tantas veces y te lo expresé cuando estuviste en el Vaticano: frente al dolor de una madre que pierde a sus hijos de una manera tan cruel y violenta siento un profundo respeto y la necesidad de acompañarla con mi cercanía y oración. Sólo ella sabe lo que es ese sufrimiento”, señaló. En esta ocasión usó las mismas palabras con las cuales explicó su decisión de recibir en audiencia a la propia Bonafini el 27 de mayo de 2016, un encuentro largo y cordial en la Casa Santa Marta del Vaticano.

 

Ya entonces, la reunión había dividido las aguas en Argentina. Sobre todo por el alto perfil público de las Madres de Plaza de Mayo y su alineación política con el “kirchnerismo”, el movimiento de adhesión al ex presidente Néstor Kirchner y su esposa, que también fue presidenta, Cristina Fernández. Durante ese diálogo en el Vaticano, Bonafini le pidió perdón a Bergoglio por haberlo tratado en pésimos términos cuando él era arzobispo de Buenos Aires e, incluso, por haberle tomado la catedral a la fuerza en alguna ocasión.

 

Hacia el final de su carta, el Papa apuntó: “Todavía no hay nada decidido sobre mi viaje a Argentina. Tengo en cuenta tus palabras. Por favor, no te olvides de rezar por mí. Que Jesús te bendiga y la Virgen Santa te cuide”. Y se despidió con un “afectuosamente, Francisco”.

 

Por estas horas, el intercambio epistolar divide a la opinión pública argentina. Tratándose de una carta autógrafa, pertenece a las comunicaciones privadas del pontífice. Pero en Buenos Aires las interpretaciones sobre su contenido y el gesto se han multiplicado al infinito. Empero, la única información objetiva que se desprende del texto es que el Papa no tiene en agenda visitar su país natal, como lo anticipó hace días el Vatican Insider.


Deja un comentario

El anuncio de la resurrección. El Papa en la audiencia general

El Papa: Dios es un soñador que sueña la transformación del mundo

Durante la Audiencia general, Francisco habló sobre María Magdalena: «en su trayecto hacia el sepulcro se refleja la fidelidad de muchas mujeres que son devotas por años en los caminos de los cementerios»
AFP

El Papa: Dios es un soñador que sueña la transformación del mundo

91
0
Pubblicato il 17/05/2017
Ultima modifica il 17/05/2017 alle ore 11:45
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

«Nuestro Dios no es inerte, nuestro Dios, me permito la palabra, es un soñador: sueña la transformación de la Iglesia, y la ha realizado en el misterio de la resurrección». El Papa Francisco dedicó la catequesis de la Audiencia de hoy, 17 de mayo de 2017, a María Magdalena, que, mientras camina hacia el sepulcro de Jesús, «refleja la fidelidad de muchas mujeres que son devotas por años en los caminos de los cementerios». Cristo resucitado se le aparece llamándola por su nombre: «La revolución de su vida, la revolución destinada a transformar la existencia de cada hombre y mujer, comienza con un nombre que resuena en el jardín del sepulcro vacío», dijo Francisco. El Papa saludó a los familiares de las víctimas del Hotel Rigopiano, sepultado por una avalancha en el centro de Italia, que estaban presentes en la audiencia.

 

La primera que llega al sepulcro de Jesús, recordó el Papa, que en estos meses está desarrollando un ciclo de catequesis sobre la esperanza cristiana, fue María Magdalena: «En su trayecto hacia el sepulcro se refleja la fidelidad de muchas mujeres que son devotas por años en los caminos de los cementerios, en recuerdo de alguien que ya no está. Los vínculos más auténticos no son rotos ni siquiera por la muerte; hay quienes siguen queriendo, aunque la persona amada se haya ido para siempre. El Evangelio describe a la Magdalena poniendo inmediatamente en evidencia que no era una mujer de entusiasmos fáciles. De hecho, después de la primera visita al sepulcro vuelve desilusionada al lugar en donde los discípulos se ocultaban, refiere que la piedra no estaba en su sitio a la entrada del sepulcro, y su primera hipótesis es la más simple que se podría formular: alguien debe haber robado el cuerpo de Jesús. Así, el primer anuncio que María lleva no es el de la resurrección, sino de un robo que desconocidos habrían perpetrado, mientras toda Jerusalén dormía. Después, los Evangelios relatan un segundo viaje de la Magdalena hacia el sepulcro de Jesús. Era testaruda, ¿eh? –subrayó Jorge Mario Bergoglio–, no se convencía… Esta vez su paso era lento, muy pesado. María sufre doblemente: sobre todo por la muerte de Jesús, y después por la inexplicable desaparición de su cuerpo».

 

«Mientras se agacha cerca de la tumba, con los ojos llenos de lágrimas, Dios la sorprende de la manera más inesperada», porque ella «descubre el evento más sorprendente de la historia humana cuando finalmente es llamada por su nombre: “¡María!”. ¡Es muy bello pensar que la primera aparición del Resucitado según los Evangelios se haya dado de una manera tan personal! Que hay alguien que nos conoce, que ve nuestro sufrimiento y desilusión, que se conmueve por nosotros, y nos llama por nuestro nombre».

 

«Alrededor de Jesús –dijo Francisco– hay muchas personas que buscan a Dios, pero la realidad más prodigiosa es que, mucho antes, está, antes que nada, Dios que se preocupa por nuestra vida, que la quiere levantar, y para hacerlo nos llama por nuestro nombre, reconociendo el rostro personal de cada uno. Cada hombre es una historia de amor que Dios escribe en esta tierra: cada uno de nosotros es una historia de amor de Dios, a cada uno de nosotros Dios nos llama por nuestro nombre, nos conoce por nuestro nombre, nos mira, nos espera, nos perdona, tiene paciencia con nosotros, ¿es cierto o no es cierto?».

 

El Papa insistió en la particularidad del anuncio de la resurrección comunicado con el llamado personal, «María»: «La revolución de su vida, la revolución destinada a transformar la existencia de cada hombre y de cada mujer, comienza con un nombre que resuena en el jardín del sepulcro vacío. Los Evangelios nos describen la felicidad de María: la resurrección de Jesús no es una alegría que se nos da con gotero, sino una cascada que arrolla toda la vida. La existencia cristiana no está entretejida con felicidades suaves, sino con olas que lo arrollan todo. Ustedes también traten de pensar en este instante, con el bagaje de desilusiones y de derrotas que cada uno de nosotros lleva en el corazón, que hay un Dios cerca de nosotros que nos llama por nuestro nombre y nos dice: “Levántate, deja de llorar, porque he venido a liberarte”. Jesús no es uno que se adapta al mundo, tolerando que en él persistan la muerte, la tristeza, el odio, la destrucción moral de las personas… Nuestro Dios no es inerte, nuestro Dios, me permito la palabra, es un soñador, sueña la transformación del mundo, y la realizó con el misterio de la Resurrección». El Papa exhortó, para concluir su catequesis, a los fieles: «En la hora del llanto y del abandono, escuchar a Jesús Resucitado, que nos llama por nuestro nombre, y con el corazón lleno de alegría ir y anunciar: “¡He visto al Señor!”. He cambiado de vida porque he visto al Señor, ahora soy diferente, soy otra persona, porque he visto al Señor, esta es nuestra fuerza y esta es nuestra esperanza».


Deja un comentario

El Papa hoy a Fátima.

El Papa Francisco inicia hoy su peregrinación al Santuario de Fátima

2017-05-12 Radio Vaticana

(RV).- El Papa Francisco inicia hoy su peregrinación al Santuario de Fátima, bajo el lema “Con María, peregrino en la esperanza y en la paz”. A las 14.00 el Pontífice partirá desde el aeropuerto romano de Fiumicino para llegar a Portugal a las 17.20. Como es habitual antes de cada viaje apostólico, el pontífice se dirigió en el día de ayer a la Basílica de Santa María la Mayor para confiar su peregrinación a Fátima a la Virgen, y para rezar ante el ícono de la Salus Populi Romani.

Decenas de miles de peregrinos, procedentes de por lo menos cincuenta países están llegando en estas horas al Santuario para participar en las celebraciones del primer centenario de las Apariciones de la Virgen, presididas por Francisco. Pocos días antes, en un video mensaje el Santo Padre aseguró a la nación portuguesa que confiaría a todos a María, “sin excluir a nadie”.

Después del encuentro privado con el Presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa, el Papa se trasladará en helicóptero a Fátima para visitar la Capillita de las Apariciones y, después de cena, bendecirá las velas y recitará el Santo Rosario. Mañana, el momento culminante de su peregrinación de paz y esperanza: de frente a la Basílica de Fátima, Francisco celebrará la canonización de los pastorcitos Francisco y Jacinta Marto, a un siglo exacto de la primera aparición mariana de la cual fueron testigos con la prima Lucía.

(MCM-RV)

(from Vatican Radio)


Deja un comentario

Mensaje del Papa a la conferencia de obispos CELAM reunidos en El Salvador.

“No tengamos miedo de ensuciarnos por nuestra gente”, exhorta el Papa a obispos

 Obispos durante la Asamblea General Ordinaria del CELAM / Foto: Facebook Comunicación CELAM
Obispos durante la Asamblea General Ordinaria del CELAM / Foto: Facebook Comunicación CELAM

SAN SALVADOR , 10 May. 17 / 06:02 pm (ACI).- El Papa Francisco dirigió un mensaje a los obispos latinoamericanos para alentarlos a no tener miedo “del fango de la historia” ni de ensuciarse por los fieles, pues “solo pesca aquel que no tiene miedo de arriesgar y comprometerse por los suyos”.

El Santo Padre dirigió este mensaje a los prelados reunidos en 36° Asamblea General Ordinaria del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), que se realiza en El Salvador hasta el 12 de mayo.

El texto fue leído por el Presidente del CELAM, Cardenal Rubén Salazar Gómez, y en este el Pontífice hace una reflexión basada en la historia del hallazgo de la Virgen de Aparecida, que en 2017 cumple tres siglos.

Francisco recordó que la pequeña imagen de solo 36 centímetros fue encontrada hace 300 años por un grupo de pescadores que “salió como de costumbre a tirar sus redes”. “Salieron a ganarse la vida y fueron sorprendidos por un hallazgo que les cambió los pasos: en sus rutinas son encontrados por una pequeña imagen toda recubierta de fango. Era Nuestra Señora de la Concepción”, que luego sería conocida como Nuestra Señora de Aparecida.

“Nuestra Señora Aparecida nos hace crecer, nos sumerge en un camino discipular. Aparecida es toda ella una escuela de discipulado. Y, al respecto, quisiera señalar tres aspectos”, indicó el Papa.

El Pontífice dijo que el primer aspecto son los pescadores, un pequeño grupo de hombres que diariamente afrontaban la incertidumbre, con la inseguridad “de nunca saber cuál sería la ‘ganancia’ del día”, pero acostumbrados “a enfrentar inclemencias con la reciedumbre y cierta santa ‘tozudez’ de quienes día a día no dejan –porque no pueden- de tirar las redes”.

El segundo aspecto es la Madre, indicó el Papa. María que conoce la vida de sus hijos y “va a donde no se la espera”. En el relato de Aparecida la encontramos en medio del río rodeada de fango. Ahí espera a sus hijos, ahí está con sus hijos en medio de sus luchas y búsquedas. No tiene miedo de sumergirse con ellos en los avatares de la historia y, si es necesario, ensuciarse para renovar la esperanza. María aparece allí donde los pescadores tiran las redes, allí donde esos hombres intentan ganarse la vida. Ahí está ella”, afirmó.

Finalmente viene el encuentro, señaló Francisco. “Las redes no se llenaron de peces sino de una presencia que les llenó la vida y les dio la certeza de que en sus intentos, en sus luchas, no estaban solos. Era el encuentro de esos hombres con María”, indicó.

El Papa explicó que en Aparecida está la “dinámica del Pueblo creyente que se confiesa pecador y salvado, un pueblo recio y tozudo, consciente de que sus redes, su vida, está llena de una presencia que lo alienta a no perder la esperanza”. “Todo esto nos presenta un hermoso icono que a nosotros, pastores, se nos invita a contemplar”, invitó el Pontífice.

Francisco, que en su texto denunció la corrupción como “uno de los pecados más graves que azota hoy a nuestro Continente”, señaló que Aparecida no trae recetas “sino claves” para “‘encender’ el deseo de quitarnos todo ropaje innecesario y volver a las raíces, a lo esencial, a la actitud que plantó la fe en los comienzos de la Iglesia y después hizo de nuestro Continente la tierra de la esperanza”.

El Santo Padre indicó que la primera invitación que este ícono hace a los pastores es a aprender a mirar, escuchar y conocer al Pueblo de Dios. “¡Cuánto tenemos que aprender de la fe de nuestra gente! La fe de madres y abuelas que no tienen miedo a ensuciarse para sacar a sus hijos adelante. Saben que el mundo que les toca vivir está plagado de injusticias”.

“No solo lo saben… lo viven. Y ellas son el claro ejemplo de la segunda realidad que como pastores somos invitados a asumir: no tengamos miedo de ensuciarnos por nuestra gente. No tengamos miedo del fango de la historia con tal de rescatar y renovar la esperanza. Sólo pesca aquél que no tiene miedo de arriesgar y comprometerse por los suyos”.

Francisco aclaró que “esto no nace de la heroicidad o del carácter kamikaze de algunos, ni es una inspiración individual de alguien que se quiera inmolar. Toda la comunidad creyente es la que va en búsqueda de Su Señor, porque sólo saliendo y dejando las seguridades (que tantas veces son ‘mundanas”) es como la Iglesia se centra. Sólo dejando de ser autorreferencial somos capaces de re-centrarnos en Aquél que es fuente de Vida y Plenitud”.

El Papa señaló que recentrarse “con Cristo en su Pueblo es tener el coraje de ir hacia las periferias del presente y del futuro, confiados en la esperanza de que el Señor sigue presente y Su presencia será fuente de Vida abundante”.

En ese sentido, alentó a vivir la realidad de hoy, cada vez más complicada y desconcertante, “como discípulos del Maestro sin permitirnos ser observadores asépticos e imparciales, sino hombres y mujeres apasionados por el Reino, deseosos de impregnar las estructuras de la sociedad con la Vida y el Amor que hemos conocido”.

“Prefiero una Iglesia accidentada, herida y manchada por salir a la calle, antes que una Iglesia enferma por el encierro y la comodidad de aferrarse a las propias seguridades”, expresó Francisco al recordar pasajes de su exhortación apostólica Evangelii Gaudium.

“Si algo debe inquietarnos santamente y preocupar nuestra conciencia es que tantos hermanos nuestros vivan sin la fuerza, la luz y el consuelo de la amistad con Jesucristo, sin una comunidad de fe que los contenga, sin un horizonte de sentido y de vida”, señaló.

Francisco aseguró a los obispos que “esto ayudará a revelar la dimensión misericordiosa de la maternidad de la Iglesia que, al ejemplo de Aparecida, está entre los ‘ríos y el fango de la historia’ acompañando y alentando la esperanza para que cada persona, allí donde esté, pueda sentirse en casa, puede sentirse hijo amado, buscado y esperado”.

El Papa afirmó que el diálogo con el Pueblo fiel de Dios “ofrece al pastor dos actitudes muy lindas a cultivar: coraje para anunciar el Evangelio y aguante para sobrellevar las dificultades y los sinsabores que la misma predicación provoca”.

“En la medida en que nos involucremos con la vida de nuestro pueblo fiel y sintamos el hondón de sus heridas, podremos mirar sin ‘filtros clericales’ el rostro de Cristo, ir a su Evangelio para rezar, pensar, discernir y dejarnos transformar, desde Su rostro, en pastores de esperanza”, culminó.


Deja un comentario

Mensaje del Papa al Santuario de Fatima.

Video mensaje del Papa Francisco por la peregrinación al Santuario de Fátima

A pocos días de emprender su peregrinación al Santuario de Fátima, en ocasión del centenario de las Apariciones de la Beata Virgen María en la Cova da Iria, el Papa Francisco envió un video mensaje al pueblo portugués. Éstas fueron las palabras del Pontífice:

 

 

 

 

                                                                      Texto completo del mensaje:

¡Querido pueblo portugués!

Faltan pocos días para la peregrinación, mía y vuestra, a los pies de la Virgen de Fátima, que vivimos en la gozosa espera de nuestro encuentro en la casa de la Madre. Sé que me querrían también en sus casas y comunidades, en sus pueblos y ciudades: la invitación me llegó. No es necesario que les diga que me habría gustado aceptarla, pero no puedo. Ya desde ahora agradezco a las distintas Autoridades por la comprensión con la cual han aceptado mi decisión de limitar la visita a los momentos y a los actos propios de la peregrinación al Santuario de Fátima, fijando la cita con todos a los pies de la Virgen Madre.

De hecho, me presento ante la Virgen como Pastor universal, ofreciéndole un ramo con las «flores» más bellas que Jesús ha confiado a mi cuidado (cf. Jn 21, 15-17), es decir, los hermanos y hermanas de todo el mundo redimidos por su sangre, sin excluir a nadie. Por eso necesito que se unan a mí; necesito que se unan —física o espiritualmente, lo importante es que brote del corazón— para componer mi ramo de flores, mi «rosa de oro». De este modo, formando todos «un solo corazón y una sola alma» (cf. Hch 4,32), los confiaré a la Virgen, pidiéndole que les susurre: «Mi Inmaculado Corazón será tu refugio y el camino que te conducirá a Dios» (Aparición, junio de 1917).

«Con María, peregrino en la esperanza y en la paz»: así reza el lema de esta peregrinación nuestra, que contiene todo un programa de conversión. Me alegra saber que, para ese bendito momento que culmina un siglo de momentos benditos, se están preparando con una oración intensa. Ella ensancha nuestro corazón y lo prepara para recibir los dones de Dios. Les agradezco las oraciones y los sacrificios que ofrecen cada día por mí, y que tanto necesito, porque soy un pecador entre pecadores, «hombre de labios impuros, que habito en medio de gente de labios impuros» (Is 6,5). La oración ilumina mis ojos para poder ver a los demás como Dios los ve, para amar a los demás como Él los ama.

En su nombre, iré hasta ustedes con la alegría de compartir con todos el Evangelio de la esperanza y de la paz. El Señor los bendiga y la Virgen Madre los proteja.