Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

La iglesia en Marruecos en espera de la visita del Papa

Casablanca en MarruecosCasablanca en Marruecos  (©photonaka – stock.adobe.com)

Mons. Cristóbal López: “El Papa visita una Iglesia y un país periférico”

El Arzobispo de Rabat, Mons. Cristóbal López Romero, S.D.B., comenta la noticia de la Visita Apostólica del Papa Francisco a Marruecos, en programa para el 30 y 31 de marzo de 2019.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Hemos recibido la noticia de la visita del Papa con una enorme alegría y con una gran esperanza; alegría porque vamos a recibir al que es nuestro padre y nuestro hermano mayor y esperanza porque confiamos en que esta visita va traernos mucha gracia de Dios para crecer en la comunión con la Iglesia universal”, lo dijo Mons. Cristóbal López Romero, S.D.B., Arzobispo de Rabat, en conversación telefónica con Vatican News, después de que este martes, 13 de noviembre, se anunciara la Visita Apostólica del Papa Francisco a Marruecos, acogiendo la invitación del Rey Mohamed VI y de los Obispos del país y en programa para el 30 y 31 de marzo próximo.

La Iglesia “minoritaria” de Marruecos

El Arzobispo de Rabat, comentando la noticia de la Visita del Santo Padre dijo que, la Iglesia en Marruecos es pequeña y está conformada por más de cien nacionalidades diferentes. “Somos una Iglesia muy católica, es decir, muy universal – precisó el religioso salesiano – por eso siempre es un desafío poder vivir la comunión entre personas de orígenes y proveniencias tan dispares, por eso la venida del Papa es una oportunidad para conocernos mejor, relacionarnos y crecer en la comunión”.

 

También tenemos la esperanza, aseguró Mons. Cristóbal López, que la visita del Papa dará un impulso a toda nuestra tarea pastoral aquí en Marruecos, dará un impulso a nuestras relaciones “islamo-cristianas” con las autoridades y con el pueblo marroquí, esto se acrecentará y fortificará. “Creo que también servirá para reforzar y consolidar el estatuto jurídico de la Iglesia aquí en Marruecos – precisó el Arzobispo de Rabat – entonces recibimos al Papa con gran alegría y con mucha esperanza”.

La Iglesia y la sociedad marroquí

Mons. Cristóbal López explicando las relaciones entre cristianos y musulmanes, entre la Iglesia y la sociedad dijo que, existe mucha relación con el pueblo marroquí de diferentes maneras y en diferentes niveles. “En primer lugar, porque los cristianos, los treinta mil cristianos católicos, están insertos en el mundo laboral y educativo – precisó el Arzobispo de Rabat – muchos de los cristianos que trabajan en empresas están en medio del pueblo marroquí musulmán; en segundo lugar, porque tenemos muchos estudiantes universitarios de países africanos subsaharianos que están en las distintas universidades y en cada una de las aulas a lo mejor hay uno dos o tres cristianos trabajando todo el tiempo con ellos; además, tenemos quince escuelas católicas que atienden a doce mil alumnos, en las que casi todos los alumnos son musulmanes, prácticamente el 99,9%, también los profesores, entonces la Iglesia está en relación con el pueblo marroquí, con la población musulmana; también la Iglesia está presente en el mundo marroquí a través de Caritas, que hace un fuerte trabajo social, sobre todo con los migrantes subsaharianos, pero también con la población marroquí”.

Diálogo interreligioso, “islamo-cristiano”

Los cristianos viven en medio de esta sociedad, señaló Mons. Cristóbal López, así que el diálogo interreligioso, “islamo-cristiano”, se da continuamente en esa convivencia diaria de estudio, de compañerismo en el trabajo, de trabajo conjunto por mejorar la sociedad, nuestra inserción aquí es grande y queremos que esto mejore. “Somos una Iglesia insignificante por el tamaño, minúscula – subrayó el Arzobispo de Rabat – pero, significativa por el mensaje que podemos dar, porque queremos y somos un signo del Reino de Dios que está presente, y al ejemplo de Cristo que se encarnó, también nosotros queremos estar encarnados en este pueblo marroquí”.

El Papa visita una Iglesia periférica

En espera de la publicación del programa oficial de la Visita del Papa Francisco a Marruecos el próximo 30 y 31 de marzo de 2019, Mons. Cristóbal López dijo que, el Santo Padre da ejemplo de lo que nos pide, porque él nos está enviando o pidiendo que vayamos a las periferias. “Esta visita del Papa, es una visita a un país periférico dentro de lo que es la Iglesia católica y también de la realidad mundial – afirmó el Arzobispo de Rabat – el Papa antes de ir a países importantes según la tradición y el número de católicos como puede ser España, o Francia o su mismo país, Argentina, viene a Marruecos donde la Iglesia es pequeña, pobre, sin poder, insignificante. Somos periferia – agregó el religioso salesiano – y por eso el Papa dando ejemplo de lo que nos pide a todos se hace presente aquí, yo creo que eso es digno de ser tomado en cuenta y en consideración”.

Antes de concluir su conversación con Vatican News, Mons. Cristóbal López invitó a todos los oyentes a rezar para que la Visita del Papa Francisco a Marruecos, sea fructífera.

Escucha la entrevista a Mons. Cristóbal López

14 noviembre 2018, 12:34

Anuncios


Deja un comentario

El Papa a Marruecos, el 30-31 marzo 2019

Carta del Arzobispo de Rabat a los cristianos ante la visita del Papa

Recordando la visita de Juan Pablo II el 19 de agosto de 1985, todavía viva en la memoria del pueblo, Mons. López, Arzobispo de Rabat; subraya que la visita del Papa Francisco los días 30 y 31 de marzo de 2019 traerá a los marroquíes y a la Iglesia “mucha esperanza, amor y bendiciones”.

Ciudad del Vaticano

“La misión del Papa, como sucesor del apóstol Pedro, es confirmarnos en la fe. Este es el objetivo principal de su visita”, son las declaraciones que escribe el Arzobispo de Rabat, Mons. Cristóbal López, en una “Carta al Pueblo de Dios”, difundida el martes 13 de noviembre tras hacerse oficial el anuncio de la visita del Papa Francisco a Marruecos por parte del director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Greg Burke.

Un encuentro con espíritu interreligioso

El prelado explica que el Pontífice “visitará al pueblo marroquí y a la comunidad eclesial, incluidos los numerosos hermanos que están de paso por Marruecos y que emigran a Europa padeciendo grandes penurias y situaciones muy difíciles”.

 

Asimismo, Mons. López añade que el Papa viene “en el espíritu del diálogo interreligioso cristiano-islámico” que el rey Mohammed VI también quiere promover.

Comunión con la Iglesia universal

“Quiere conocernos, compartir un poco de nuestras vidas, animarnos, rezar con nosotros y bendecirnos”, afirma el prelado acerca del Obispo de Roma y añade:

“Para nosotros, que queremos vivir y hacer crecer la comunión entre nuestra comunidad y con el pueblo marroquí; la visita del Papa Francisco será una magnífica oportunidad para manifestar y vivir nuestra comunión con el Obispo de Roma y, a través de él, con la Iglesia universal”.

Vivir la fe cristiana con más ardor

Por otra parte, recordando la visita de Juan Pablo II el 19 de agosto de 1985, “todavía viva en la memoria del pueblo”, el Arzobispo de Rabat subraya que el viaje del Papa Francisco los días 30 y 31 de marzo de 2019 traerá a los marroquíes y a la Iglesia “mucha esperanza, amor y bendiciones”; y concluyendo su carta exhorta a dar gracias a Dios por este viaje, a regocijarse en esta buena noticia para compartir y rezar por el Santo Padre así como por la fecundidad de su encuentro con este pueblo:

“Organicémonos para prepararnos bien. La mejor manera de hacerlo es vivir nuestra fe cristiana con más ardor, más autenticidad y más amor”, concluye.


Deja un comentario

Encuentro del Papa el 23 sept. con un grupo de jesuitas en su visita a los Países Bálticos.

El Papa y un grupo de jesuitas de los Países BálticosEl Papa y un grupo de jesuitas de los Países Bálticos 

El Papa Francisco en diálogo con los jesuitas de los Países Bálticos

En su reciente Viaje Apostólico a los Países Bálticos, el Papa Francisco encontró en forma privada en Vilna, Lituania, a un grupo de jesuitas de esta región, el 23 de septiembre pasado. Diálogo que “La Civiltà Cattolica”, la revista de los jesuitas italianos, publicó en su cuaderno número 4040.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Los jesuitas tienen que trabajar sin perder la paz, sin perder el encuentro con el Señor y sin perder el descanso. Esto es importante. La primera ley del trabajo para un jesuita es ante todo hacer aquello que otros no hacen o no pueden hacer. La segunda es que el trabajo no lo aleje de la familiaridad con el Señor. La tercera es que no me quite la paz. La cuarta es no hacer aquello que puedo delegar en otros”, lo dijo el Papa Francisco respondiendo a una de las preocupaciones presentadas por uno de sus compañeros, durante el encuentro con un grupo de jesuitas de los Países Bálticos, el pasado 23 de septiembre, en su reciente Viaje Apostólico Internacional.

Encuentro fraterno

En el texto del diálogo publicado por “La Civiltà Cattolica”, la revista de los jesuitas italianos, en su cuaderno número 4040 (disponible este 20 de octubre), se precisa que el Santo Padre encontró a 28 jesuitas en la Nunciatura de Vilna, Lituania. El encuentro tuvo lugar inmediatamente después de su visita al Museo de la Ocupación y Lucha por la Libertad, “El Gólgota lituano”, un doloroso recuerdo de la dominación soviética. Fuertes resonancias espirituales y sobre la actualidad de esta visita en el breve intercambio con Mons. Sigitas Tamkevičius, quien experimentó el encarcelamiento por parte de la KGB.

Bajar al infierno hoy

De hecho, el Papa acababa de regresar de una visita al Museo de las Ocupación y de la Lucha por la Libertad, “el Gólgota lituano”, en aquel entonces sede de prisiones en las que se detenía y torturaba a los opositores al régimen soviético. Uno de los momentos más intensos del viaje. “Jesús descendió al infierno y te aconsejo – dijo el Papa Francisco – que no tengas miedo de descender al inframundo de las personas [….] Tienes que bajar allí. Tocar las heridas […] Y estas heridas no sólo se han abierto en Vilna y en el pasado. Y refiriéndose a la “situación de algunas cárceles en el norte de África”, el Papa dijo: “Hoy nos desnudamos por lo que los comunistas, los nazis y los fascistas han hecho…. ¿pero hoy? ¿No es ese el caso hoy? Por supuesto, ¡lo hacen con guantes blancos y seda!”.

El Concilio y el cambio en la Iglesia

El Papa Francisco recordó la importancia del “encuentro entre jóvenes y ancianos”. A un joven jesuita que le preguntó al Pontífice cómo podía ayudarle, el Papa le respondió: “Lo que se necesita hoy es acompañar a la Iglesia en una profunda renovación espiritual. Creo que el Señor pide un cambio en la Iglesia”. Y después de referirse al número 12 de la Lumen gentium y a la Iglesia como pueblo de Dios, añadió: Si queréis ayudarme, haced lo necesario para que el Concilio continúe en la Iglesia”.

Entra en el caos

A otro joven jesuita que le preguntó al Papa cómo vivir, sin miedo, en un mundo que parece estar en caos, el Santo Padre le respondió antes que nada que no entrara solo en el caos, “porque vas a terminar mal”. Y añadió: “Pero si entras con la gracia del coloquio espiritual con tu Provincial, con tu comunidad, si lo haces como misión y con el Señor […] no hay que tener miedo. ¡Con el Señor, pero, no con sus propios caprichos! Dios es fuerte, Dios es más fuerte […] ¡No tengan miedo!”.


Deja un comentario

Estonia: discurso del Papa a la nación

Papa Francisco en EstoniaPapa Francisco en Estonia  (AFP or licensors)

Papa a Estonia: Cultivar la memoria agradecida permite identificar los logros de hoy

El Santo Padre, llega a su último destino: Tallin, la capital de Estonia. “Mirando vuestro pasado y vuestro presente, encontramos razones para mirar el futuro con esperanza frente a los nuevos desafíos que se os presentan”: palabras del Papa al pueblo estonio

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

El Papa es recibido por la presidenta, Kersti Kaljulaid en el palacio presidencial, allí desde el Jardín de las Rosas, Francisco se dirigió a los 200 representantes de las autoridades, sociedad civil, y cuerpo diplomático.  En su discurso recordó los diversos períodos de la historia estonia, donde el pueblo soportó duros sufrimientos y tribulaciones.

“Luchas por la libertad y la independencia que siempre se veían cuestionadas o amenazadas. Sin embargo, en los últimos poco más de 25 años, en los que, Estonia ha reingresado con título pleno en la familia de las naciones, la sociedad del país ha dado “pasos de gigante” y aunque si es una pequeña nación, se encuentra en primera línea en el índice de desarrollo humano, en su capacidad de innovación, además de demostrar un alto nivel en lo relativo a la libertad de prensa, democracia y libertad política”.

Estonia ha estrechado además vínculos de cooperación y amistad con varios países. Ser tierra de la memoria, dijo Francisco, es animarse a recordar que el lugar que han alcanzado hoy día es gracias al esfuerzo, al trabajo, al espíritu y a la fe de vuestros mayores. Cultivar la memoria agradecida permite identificar todos los logros de los que hoy gozan con una historia de hombres y mujeres que lucharon para que esta libertad fuera posible, y que a su vez les desafía a rendirles homenaje abriendo caminos para los que vendrán después.

Bienestar y vivir bien no siempre son sinónimos

Como lo señaló Francisco al inicio de su ministerio como obispo de Roma, «la humanidad vive en este momento un giro histórico, que podemos ver en los adelantos que se producen en diversos campos. Son de alabar los avances que contribuyen al bienestar de la gente» (Exhort. ap. Evangelii gaudium, 52); sin embargo, dijo hoy el Papa en su discurso, es necesario recordar con insistencia que el bienestar y el vivir bien no siempre son sinónimos.

“Una de las consecuencias que podemos observar en nuestras sociedades tecnocráticas es la pérdida del sentido de la vida, de la alegría de vivir y, por tanto, un apagarse lento y silencioso de la capacidad de asombro, lo cual sumerge muchas veces a los ciudadanos en un cansancio existencial. La conciencia de pertenecer y de luchar por otros, de estar enraizados en un pueblo, en una cultura, en una familia poco a poco se puede perder privando, especialmente a los más jóvenes, de raíces desde donde construir su presente y su futuro, ya que se les priva de la capacidad de soñar, de arriesgar, de crear”.

El Santo Padre dijo que poner toda la confianza en el progreso tecnológico como única vía posible de desarrollo puede provocar que se pierda la capacidad de crear vínculos interpersonales, intergeneracionales, interculturales. En definitiva, afirmó, ese tejido vital tan importante para sentirnos parte los unos de los otros y partícipes de un proyecto común en el sentido más amplio de la palabra. De ahí que una de las responsabilidades más importantes que tenemos todos aquellos que asumimos una responsabilidad social, política, educativa, religiosa radica precisamente en cómo nos convertimos en artesanos de vínculos.

La Iglesia contribuye en la fecundidad de la tierra

Francisco dijo que una tierra fecunda reclama escenarios desde los cuales arraigar y crear una red vital que sea capaz de hacer que los miembros de sus comunidades se sientan “en casa”. Por tanto, no existe peor alienación que experimentar que no se tienen raíces, que no se pertenece a nadie. Una tierra será fecunda, un pueblo dará fruto, y podrá engendrar el día de mañana, dijo por último, solo en la medida que genere relaciones de pertenencia entre sus miembros, que cree lazos de integración entre las generaciones y las distintas comunidades que la conforman; y también en la medida que rompa los círculos que aturden los sentidos alejándonos cada vez más los unos de los otros. En este esfuerzo, el Papa recordó que cuentan siempre con el apoyo y la ayuda de la Iglesia católica, pequeña comunidad entre ustedes, pero con muchas ganas de contribuir a la fecundidad de esta tierra.

Escuche y comparta el discurso del Papa


Deja un comentario

El Papa se despide de Letonia

Francisco se despide de Letonia: II etapa de su viaje a los Países Bálticos

Tras celebrar la Santa Misa en la ciudad de Anglona, el Santo Padre se despidió del pueblo letón, culminando una visita intensa en la que invitó a todos a reforzar “los lazos de fraternidad”, unidos especialmente en las dificultades.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

El Papa Francisco se ha despedido de Letonia, tras una breve pero intensa jornada de visita, en el marco de la segunda etapa de su Viaje Apostólico a los Países Bálticos.

Tras celebrar el encuentro ecuménico en la Catedral Luterana de Riga y visitar también la Catedral Católica de la capital, que está dedicada al Apóstol Santiago; el Sucesor de Pedro se trasladó hasta la ciudad de Anglona, donde celebró la Santa Misa, en el Santuario dedicado a la Madre de Dios.

La figura de la Virgen en este viaje del Papa a Letonia ha ocupado un lugar central, de ahí que el lema de su visita sea «¡Muéstranos tu madre!».

Misa dedicada a la Virgen María

Y así lo ha recordado Francisco en su homilía, en la que ha exhortado al pueblo letón; a encomendarse a María; quien junto a los discípulos de estas tierras “nos invita a acoger, a volver a apostar por el hermano, por la fraternidad universal”.

“María nos recuerda el gozo de haber sido reconocidos como sus hijos, y su Hijo Jesús nos invita a traerla a casa, a ponerla en medio de nuestra vida. Que todos en Letonia, sepan que estamos dispuestos a privilegiar a los más pobres, levantar a los caídos y recibir a los demás así como vienen y se presentan ante nosotros”, concluyó el Papa.

Despedida del pueblo letón

Y después de celebrar la Santa Misa, el Papa se dirigió al helipuerto de Anglona, donde lo esperaba el Presidente de la República junto a un grupo de delegaciones para despedirlo.

Desde allí, el Santo Padre regresó a Vilna, capital de Lituania donde descansará hasta mañana, día en el que viajará a Estonia, tercera y última etapa del XXV Viaje Apostólico de su Pontificado.

El Papa se despide de Letonia

Photogallery

El Papa se despide de Letonia


Deja un comentario

Lituania: el Papa a los sacerdotes y religiosos

El Papa a los religiosos: “Nosotros no somos funcionarios de Dios”

El Santo Padre se encontró con los sacerdotes, religiosos, consagrados y seminaristas de Lituania en la catedral de San Pedro y San Pablo. Francisco los exhortó a ser padres y madres de la Iglesia y a tener misericordia con los hermanos, sobre todo en el confesiorario, haciendo sentir a la otra persona el calor del padre que perdona todo.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

En la segunda jornada de su Viaje Apostólico a los Países Bálticos, cuya primera etapa se desarrolla en Lituania; el Papa Francisco tuvo un encuentro con los sacerdotes, consagrados y seminaristas en la Catedral de San Padro y San Pablo en la ciudad de Kaunas; tras haber almorzado en el Edificio de la Curia.

En un ambiente de alegría y fraternidad; el Santo Padre les dirigió unas palabras inspiradas en San Pablo, tomadas de la lectura del día; resaltando algunos rasgos de esa esperanza a la que alienta el Apóstol y que – dijo Francisco- “todos nosotros estamos llamados a vivir”.

No acallar el anhelo de Dios vivo

El Pontífice destacó que Pablo repite tres veces la palabra “gemir”: gime la creación, gimen los hombres, gime el Espíritu en nosotros (cf. Rm 8,22-23.26). «Se gime desde la esclavitud de la corrupción, desde el anhelo de plenitud», subrayó el Obispo de Roma, invitando a preguntarse hoy, “si está presente en nosotros ese gemido, o por el contrario ya nada grita en nuestra carne, nada anhela al Dios vivo”.

Y en este sentido, el Papa advirtió sobre las consecuencias de la sociedad del bienestar «que nos tiene demasiado repletos, llenos de servicios y de bienes, y terminamos “empachados” de todo y llenos de nada; quizás nos tiene aturdidos o dispersos, pero no plenos», observó.

Conquistar al Señor con la oración y la adoración

«Somos nosotros, hombres y mujeres de especial consagración, los que nunca nos podemos permitir perder ese gemido, esa inquietud del corazón que solo encuentra descanso en el Señor (cf. S. AGUSTÍN, Confesiones, I,1,1)», reiteró Francisco; asegurando que ninguna información inmediata, ninguna comunicación virtual instantánea los puede privar “de los tiempos concretos, prolongados, para conquistar un diálogo cotidiano con el Señor por medio de la oración y la adoración”.

¿Qué anestesia la voz de nuestra gente?

En cuanto a la misión fundamental de los sacerdotes, religiosos y consagrados, “evangelizar y llevar la Buena Nueva de Dios por el mundo”; el Santo Padre destacó el hecho impactante y preocupante que ocurre “cuando nuestro pueblo ha dejado de gemir, ha dejado de buscar el agua que sacia la sed”, cuando ha dejado de buscar al Creador.

“Es un momento también para discernir qué puede estar anestesiando la voz de nuestra gente”, añadió.

Amar al Señor con constancia

El segundo punto del que habla San Pablo es la constancia: “constancia en el sufrimiento, constancia para perseverar en el bien. Esto supone estar centrados en Dios, permanecer firmemente arraigados en él, ser fieles a su amor”.

Ancianos y jóvenes del clero, caminen juntos

En alusión a los más ancianos del clero, el Papa afirmó que “saben testimoniar esta constancia en el sufrir, ese esperar contra toda esperanza”, ya que –dijo- “la violencia ejercida sobre ustedes por defender la libertad civil y religiosa, la violencia de la difamación, la cárcel y la deportación; no pudieron vencer vuestra fe en Jesucristo, Señor de la historia”. A ellos, Francisco los exhortó a “hablar, enseñar y proponer, sin necesidad de juzgar la aparente debilidad de los más jóvenes”.

Por su parte, a los más jóvenes; el Obispo de Roma los alentó a no desanimarse ni a encerrarse en ellos mismos antes las frustraciones y desilusiones del camino; ya que “son precisamente las tribulaciones las que perfilan los rasgos distintivos de la esperanza cristiana”, que a diferencia de la esperanza humana, “nunca muere, nunca es aniquilada”.

Mirar a Cristo, nuestra esperanza

El último punto propuesto por el Papa fue “mirar a Cristo Jesús como nuestra esperanza”, lo cual- dijo- “significa identificarnos con él, participar comunitariamente de su suerte. Se trata de entrever el misterio del proyecto único e irrepetible que Dios tiene para cada uno. Porque no hay nadie que nos conozca ni nos haya conocido con tanta profundidad como Dios”.
Por último, el Sucesor de Pedro, destacó un desafío urgente que les compete por vocación: el mandato a evangelizar.

¿Qué nos pide el Señor?

«Es la razón de ser de nuestra esperanza y de nuestra alegría. Y hoy ese mar serán “los escenarios y los desafíos siempre nuevos” de esta Iglesia en salida»- aseguró Francisco- invitando a todos a volver a preguntarse: «¿qué nos pide el Señor? ¿Cuáles son las periferias que más necesitan de nuestra presencia para llevarles la luz del Evangelio? (cf. Exhort. ap. Evangelii gaudium, 20)».

Si no nos cuestionamos esto…¿quién podrá creer que Cristo Jesús es nuestra esperanza?, dijo el Papa, concluyendo que “sólo nuestro ejemplo de vida dará sentido a nuestra esperanza en él”.


Deja un comentario

Visita del Papa a la catedral de Vilna (Lituania)

Cerca

Francisco visita la catedral de Vilna: corazón espiritual de Lituania

Tras participar en un encuentro con los jóvenes lituanos en la explanada de la Catedral dedicada a los Santos Estanislao y Ladislao; el Papa visitó el interior de la Iglesia católica más grande del país, inscrita en el Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

La Catedral de Vilna, es la Iglesia católica más importante de Lituania: una obra maestra clásica de gran belleza, que ni los estragos históricos de guerras y persecuciones han podido “apagar”.

Destruida y quemada en varias ocasiones, actualmente se encuentra situada en el casco antiguo de la capital lituana; en la cuesta de la colina Gediminas, siendo el santuario católico más importante de todo el país y cuyas inmediaciones son utilizadas en las principales festividades cristianas, étnicas y nacionales.

Encuentro del Papa con los jóvenes

Precisamente, en su explanada; el Papa Francisco se reunió con miles de jóvenes acompañados por Monseñor Gintaras Grusas; Arzobispo de Vilna.

El Obispo de Roma, los animó a “no tener miedo de seguir a Jesús y su revolución de la ternura”, a estar despiertos ya que “la vida no es un videojuego en el que alguien gana la partida”, sino que esta se mide en otros tiempos; “tiempos parecidos al corazón de Dios”.

“Sean jóvenes de camino y no de laberinto”, exhortó por último el Papa. “No vayan dando vueltas por la vida, sobre sí mismos, sin atinar por el camino que conduce hacia adelante”.

Oración en la capilla de San Casimiro

Tras despedirse de la juventud lituana, el Santo Padre realizó una breve visita a la Catedral, dedicada a los Santos Estanislao y Ladislao; donde fue recibido por el párroco.

Posteriormente, rezó en silencio delante de la Capilla de San Casimiro donde lo esperaban alrededor de 60 religiosas y sacerdotes ancianos. Tras un breve encuentro con ellos e intercambio de saludos; una religiosa y un sacerdote entregaron a Francisco un ramo de flores, que el Pontífice colocó delante de la imagen de Nuestra Señora de Kazán.

Photogallery

Papa Francisco en la Catedral de Vilna