Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Líderes religiosos contrarios a la decisión de Trump sobre Jerusalén.

Reacción de los Patriarcas tras decisión sobre la embajada estadounidense en Jerusalén

El copto Tawadros se niega a reunirse con el vicepresidente Pence. Los obispos de Jordania, desde el patriarca caldeo hasta el melequita, critican a los Estados Unidos. La administración Trump y las fatigas de auto-nombrarse “protectora” de los cristianos en el Medio Oriente
AP

Jerusalén

9
0
Pubblicato il 11/12/2017
Ultima modifica il 11/12/2017 alle ore 13:15
GIANNI VALENTE
ROMA

La decisión de la Administración de los Estados Unidos de mudar la propia embajada ante Israel de Tel Aviv a Jerusalén no solo desencadenó la rabia en las plazas árabes y el desdén de los gobiernos de los países musulmanes. En las últimas horas va surgiendo otro “frente unido” de oposición, conformado por los Patriarcas y los líderes de las Iglesias y comunidades cristianas arraigadas en el Medio Oriente y en los países árabes. Desde el copto Tawadros hasta el caldeo Luois Raphael Sako, desde el melequita Youssef Absi hasta los obispos de todas las Iglesias presentes en Jordania; los líderes cristianos del mundo árabe y del Medio Oriente expresan su rechazo ante la decisión estadounidense, y lo hacen con maneras netas e incluso clamorosas. La decisión del presidente Donald Trump cae como una ducha fría sobre el fervor con el que las comunidades cristianas del Medio Oriente se estaban preparando para festejar este tiempo de Navidad. Y compromete incluso los esfuerzos que ha hecho la administración estadounidense para reafirmar el propio papel de fuerza como «protectora» de los cristianos en el Medio Oriente.

 

En Beit Sahur, la localidad palestina en la que según la tradición los pastores recibieron la visita del ángel que les anunciaba que en la cercana Belén había nacido el Hijo de Dios, el patriarca latino emérito de Jerusalén, Michel Sabbah, durante la ceremonia para encender el árbol de Navidad, recordó que, precisamente en el tiempo en el que los cristianos se preparan para recordar con agradecimiento el nacimiento del Salvador, «nuestros opresores han decidido privarnos de la alegría de la Navidad. Ellos decidieron ofrecernos la guerra en lugar de la paz». «A pesar de todo esto –prosiguió el patriarca emérito–, nosotros no perderemos nuestra alegría. Nos quedaremos en nuestra tierra, permaneceremos en Jerusalén, capital de nuestras oraciones y de nuestra vida de todos los días, digan lo que digan y decidan lo que decidan».

 

En Jordania, todos los obispos de las Iglesias y de las comunidades cristianas que viven en el Reino Hachemita suscribieron una carta para expresar su común y categórico rechazo de la decisión de los Estados Unidos, pues, indicaron los líderes de las comunidades cristianas de Jordania, «revela la facciosidad de los Estados Unidos, y que no son adecuados para ser honestos patrocinadores del proceso de paz». Los obispos del Reino también citaron las posiciones sostenidas en plateas internacionales por el rey Abdallah II de Jordania, quien sigue reivindicando el papel de «custodio» de los Lugares Santos musulmanes y cristianos de Jerusalén.

 

También el Patriarcado de Babilonia de los caldeos, en un mensaje firmado por el patriarca Louis Raphael Sako, recordó que «el deber de los Estados Unidos de América del Norte, como superpotencia, es el de favorecer la paz, la justicia y la prosperidad en todo el mundo, y no el de suscitar nuevas controversias y conflictos». Por su parte, el Patriarca greco-melequita, el sirio Youssef Absi, durante una conversación con el embajador de Palestina en Beirut, confirmó su apoyo y el de la Iglesia melequita a los derechos del pueblo palestino, e insistió en su neto rechazo ante la decisión de mudar la embajada estadounidense ante Israel a la Ciudad Santa. Absi indicó la necesidad de que también los Estados Unidos respeten las resoluciones de la ONU, para evitar cualquier decisión unilateral que modifique el estatuto internacional de Jerusalén. Así, indicó que esta decisión solo podría alimentar el extremismo y la violencia en toda la región.

 

El copto Tawadros II también manifestó su perplejidad ante la decisión de la administración Trump. El primado de la mayor Iglesia arraigada en el mundo árabo musulmán indicó que también él, como el jeque Ahmen al Tayyeb, Gran Imán de al-Azhar, ya no se reunirá con el vicepresidente Mike Pence cuando lleve a cabo su visita a Egipto e Israel. La decisión que tomó la Administración estadounidense sobre Jerusalén, se lee en el mensaje que difundió el Patriarcado copto el pasado sábado 9 de diciembre, llega «en un momento inapropiado y sin tener en cuenta los sentimientos de millones de árabes», cuando, por el contrario, se necesita que todos utilicen la «sabiduría» y el «juicio» al tratar las «cuestiones que tienen que ver con la paz de los pueblos en el Medio Oriente».

 

Paradójicamente, la próxima visita al Medio Oriente de Mike Pence (a finales de diciembre) había sido presentada como una misión para reafirmar el protagonismo de los Estados Unidos en el terreno (geopolíticamente contentido) de la defensa de las locales comunidades cristianas frente a la violencia, la intimidación y las persecuciones. Ha llegado el momento de que en Medio Oriente se acabe «la persecución de los cristianos y de todas las minorías religiosas», afirmó el vicepresidente estadounidense el miércoles 25 de octubre, durante una cena solidaria en favor de los cristianos del Medio Oriente, promovida en Washington por la organización “In Defense of Christians”.

 

El “número dos” de Trump, refirió entonces la agencia vaticana Fides, anunció la intención de incluir en el programa del viaje encuentros con líderes políticos y religiosos locales para discutir juntos estrategias para luchar contra la persecución de las minorías religiosas, incluidos los cristianos. «Puedo asegurarles –dijo Pence en su discurso que el presidente Trump se compromete en ayudar a los pueblos perseguidos para que recuperen sus tierras, vuelvan a sus casas, reconstruyan sus vidas y vuelvan a echar raíces en sus tierras de origen». En esa ocasión, el vicepresidente de los Estados Unidos también anunció la intención de la Administración Trump de administrar directamente la ayuda financiera a favor de los cristianos en el Medio Oriente, colaborando con organizaciones religiosas y sin pasar por los organismos de la ONU.

 

Ahora, las reacciones negativas que han expresado con una sola voz muchos cristianos del Medio Oriente crean muchos sonrojos y “desmontan” el plan de la Administración Trump de convertirse en paladina de los cristianos del Medio Oriente, título que muchos líderes políticos globales y regionales querrían adjudicarse (desde Putin hasta Macron, pasando por Assad o Viktor Orbán). Toda esta competencia suscita la desconfianza precisamente en los presuntos beneficiarios de todos los llamados a la defensa y a la protección de los bautizados en la región. «Lo que nos ha destruido», declaró a Vatican Insider el cardenal libanés Béchara Boutros Räi, Patriarca de la Iglesia maronita, «han sido las guerras provocadas por agentes exteriores en Palestina, Irak y Siria. Y ahora, por favor, ahórrennos por lo menos la pantomima de los occidentales que vienen a preguntarnos qué se puede hacer para salvar a los cristianos…».

Anuncios


Deja un comentario

El árbol y el pesebre y su significado navideño.

Francisco: El árbol y el pesebre son signos de la cercanía del Padre Celestial con la humanidad
Jueves 7 Dic 2017 | 16:13 pm

Ciudad del Vaticano (AICA):

El Santo Padre Francisco recibió en audiencia a las delegaciones de Polonia y de la Abadía de Montevergine (Italia), cerca de cuatro mil personas, que regalaron este año el árbol y el Pesebre que adornarán la Plaza de San Pedro esta Navidad 2017.

Tras dar su cálida bienvenida y agradecimiento por los dones, el Papa recordó el lenguaje simbólico del árbol de Navidad y del Pesebre.

El árbol erguido –dijo – nos estimula a tender ‘a los dones más altos’, a elevarnos por encima de las nieblas que ofuscan, para experimentar cómo es hermoso y alegre sumergirse en la luz de Cristo. En la simplicidad del pesebre encontramos y contemplamos la ternura de Dios, manifestada en la del Niño Jesús.

El Pesebre que este año está inspirado en las obras de misericordia, recuerda, añadió Francisco, lo que Jesús dijo «todo lo que deseen que los demás hagan por ustedes, háganlo por ellos».

“El Nacimiento es el lugar evocador donde contemplamos a Jesús que, tomando sobre sí las miserias del hombre, nos invita a hacer lo mismo, a través de acciones de misericordia. El árbol, que viene este año de Polonia, es un signo de la fe de ese pueblo que, también con este gesto, ha querido expresar su lealtad a la sede de Pedro”.

El Santo Padre dio su agradecimiento especial a los niños presentes, tratados en los servicios de oncología de varios hospitales italianos y de las zonas afectadas por el terremoto del centro de Italia, quienes, coordinados por la Fundación “Condesa Lene Thun”, se ocuparon de los adornos:

“Queridos niños, en sus creaciones transfirieron sus sueños y deseos de ser levantados hacia el cielo y de dar a conocer a Jesús, que se hace niño como ustedes para decirles que los ama”.

“Gracias por su testimonio, por embellecer estos signos navideños que los peregrinos y visitantes de todo el mundo podrán admirar. ¡Gracias! Esta noche, cuando se enciendan las luces del Nacimiento y del árbol de Navidad, también se iluminarán los deseos que hayan transferido a los adornos y los podrán ver todos. ¡Gracias!”

Concluyendo el encuentro Su Santidad deseó que el Nacimiento del Señor “sea una ocasión para estar más atentos a las necesidades de los pobres y de aquellos que, como Jesús, no encuentran quien los reciba”, y a todos auguró una feliz Navidad, que hizo extensiva a sus seres queridos.+

Campaña Anual de Adviento
AICA la hacen y la sostienen sus propios lectoresmediante aportes voluntarios. Para enviar su donativo mediante tarjeta de crédito o de débito, transferencia bancaria, Pago Fácil, Rapipago y otras opciones, ingrese en: http://donar.aica.org/


Deja un comentario

Card. Cipriani: el Perú que espera al Papa. Entrevista

“Sueño con estar ya en el Perú”

Consideraciones del cardenal arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani, al acercarse una nueva visita apostólica del Papa Francisco a Sudamérica

Festejos por los 482 años de la fundación de Lima

21
0
Pubblicato il 05/12/2017
ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

Perú vive una época intensa de su vida nacional. Entre la impotencia por la corrupción al más alto nivel o una Iglesia donde prevalece la división, y la alegría por una histórica calificación al mundial de futbol o la inminente llegada del pontífice al país. En ese contexto, el cardenal Juan Luis Cipriani se muestra optimista. Asegura que Francisco “ya sueña” con encontrar un pueblo de grandes santos y marcada piedad popular. Y al gobierno le advierte: “¡Oye, no te cuelgues del Papa para resolver tus problemas políticos!”.

 

De paso por Roma, donde se entrevistó con el líder católico este lunes 4 de diciembre, el arzobispo de Lima sostuvo un encuentro con periodistas. Respondió a todas las preguntas, y ofreció algunas respuestas filosas. Recordó que Perú tiene “dos presidentes y medio” en la cárcel por corrupción. Medio porque uno de ellos se niega a regresar al país desde los Estados Unidos.

 

 

El cardenal Juan Luis Cipriani

 

“En los últimos días ha habido una explosión de denuncias, con varios empresarios presos. Estas empresas multinacionales han encontrado una nueva estrategia corromper a los gobiernos para las ganar las licitaciones y esto es terrible, es un daño muy grande que ha embarrado a muchísima gente. Una situación bastante desagradable”, precisó.

 

Pero inmediatamente aclaró que Jorge Mario Bergoglio cumplirá un “viaje pastoral” en el cual “no va a dar indicaciones políticas”. Entonces agregó: “Algunos miembros del gobierno que piden que el Papa nos encuentre unidos. Pero oye, ¡no te cuelgues del Papa para resolver tus problemas políticos”.

 

Más adelante recordó que el actual presidente, Pedro Pablo Kuczynski, ha sido involucrado en una investigación judicial. Aclaró que, por el momento, “no existe información verídica y clara sobre su participación” en actos corruptos. Y ante la pregunta si cree que Francisco sacaría el tema en su audiencia con el mandatario, cuando llegue a Lima, el cardenal no dudó.

 

“Si uno llega al país no es muy educado que le diga al presidente que no sea corrupto. El Papa es muy respetuoso, es claro y defiende el campo político que le corresponde. No lo veo diciéndole al presidente cómo ser, pero si a la población instándola a tener valores cristianos y ser honestos”, ponderó.

 

Denunció que la corrupción golpea mucho a los pobres, porque impide que millones tengan acceso a hospitales y otros servicios públicos. Precisó que esa práctica hace ricos a unos pocos, pero genera desconfianza y pesimismo en un país que está creciendo razonablemente en materia económica. “Esto es lo que más duele”, reconoció.

 

El Papa estará en suelo peruano del 18 al 21 de enero de 2018. Su viaje incluirá etapas en la capital, Lima, en Trujillo y Puerto Maldonado, frontera con Bolivia y Brasil. En esta última localidad, de apenas 92 mil habitantes, tendrá contacto con la Amazonía y los pueblos originarios. En la populosa Trujillo se concentrará en los damnificados por las inundaciones y los aludes.

 

¿Cuál es la principal necesidad de la Iglesia peruana? “Unidad”, afirmó el cardenal. Porque “una Iglesia más unida es más creíble”. Es hora de sacudir el clericalismo, “que abunda”, y que los laicos asuman su responsabilidad, insistió.

 

Ese protagonismo de los laicos no debería traducirse en la ordenación sacerdotal de los llamados “viri probati”, laicos comprometidos casados, que algunos ven como una salida a la atención pastoral de las comunidades aisladas en la selva amazónica. Para Cipriani, es la prensa la que ha instalado ese tema en el debate eclesiástico.

 

“En el Perú no hay ningún interés”, aclaró. Precisó que la Amazonia es muy extendida pero muy poco poblada y, en ese contexto, lo que hace falta son misioneros. “Los viri probati no son una solución, aunque alguien lo piense así”, apuntó.

 

Al mismo tiempo, el purpurado destacó la amplia presencia católica en su país. Y ofreció cifras: el 78 por ciento de sus habitantes es bautizado, el 89 por ciento defiende la vida, el 79 está a favor del matrimonio entre el hombre y la mujer, el 71 por ciento pide la conformación de un Ministerio de la Familia.

 

“El Papa tiene muy metido en el alma: El Perú es una tierra de muchos y grandes santos. Es muy partidario del santo pueblo de Dios, porque es un regalo de Dios. Tiene una enorme atracción por vivir esa piedad popular, él goza con el pueblo y un pueblo que en sus entrañas tiene a los santos”, reseñó.

 

El cardenal no se resigna. Quisiera que Francisco visite Manchai, una zona periférica de Lima donde viven unas 100 mil personas en la pobreza más absoluta. Pero aún no logra convencerlo, incluso pese a haberle mostrado un breve video con un mensaje de los niños de esa zona.

 

Al mismo tiempo subrayó que no existirán temas vedados para el pontífice, a quien le recomendaron no pronunciar la palabra “rohinyá” en Myanmar o referirse al reclamo de Bolivia por la salida al mar durante su estancia en Chile, justo antes de su llegada al Perú. Al respecto, el Cipriani garantizó. “Yo le dije al Papa que sea libre, el ser libre es muy importante. En una sociedad transparente pretender codificar las respuestas es totalmente inútil y negativo. De Chile conozco poco, pero en Perú que hable de lo que quiera. Estoy seguro que lo hará muy bien”.


Deja un comentario

El Papa: importancia de la fe y la humildad

El Papa: para parecerse a Jesús hay que aceptar las humillaciones

Francisco en Santa Marta: esta es la verdadera humildad, dote fundamental para un cristiano

El Papa: para parecerse a Jesús hay que aceptar las humillaciones

72
0
Pubblicato il 05/12/2017
Ultima modifica il 05/12/2017 alle ore 11:20
DOMENICO AGASSO JR.
CIUDAD DEL VATICANO

La humildad para un cristiano es fundamental, indispensable. El Papa Francisco lo recordó durante la homilía de la misa matutina de hoy, 5 de diciembre de 2017, en la capilla de la Casa Santa Marta.

 

El Pontífice, indicó la Radio Vaticana, basó su homilía en un pasaje del profeta Isaías e insistió que cada uno de los que creen en Cristo es como «un pequeño retoño en donde se posará el Espíritu del Señor, espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de fortaleza, espíritu de conocimiento y de temor del Señor».

Estos son los dones «del Espíritu Santo. Desde la pequeñez del retoño hasta la plenitud del Espíritu. Esta es la promesa, este es el Reino de Dios». Y precisamente esta es «la vida del cristiano», subrayó.

 

Hay que «estar conscientes de que cada uno de nosotros es un retoño de esa raíz que debe crecer, crecer con la fuerza del Espíritu Santo, hasta la plenitud del Espíritu Santo en nosotros». El Obispo de Roma precisó que la tarea del cristiano es «simplemente cuidar el retoño que crece en nosotros, cuidar su crecimiento, cuidar el Espíritu».

 

Y, recordó, el estilo con el que debe vivir un fiel es «como el de Jesús, de humildad».

Se necesitan «fe y humildad para creer que este retoño, que este don tan pequeño, llegará a la plenitud de los dones del Espíritu Santo. Se necesita humildad para creer que el Padre, Señor del Cielo y de la Tierra, como dice el Evangelio de hoy, ha ocultado estas cosas a los sabios, a los doctos y las ha revelado a los pequeños». La humildad es «ser pequeño, como el retoño, pequeño que crece cada día, pequeño que necesita al Espíritu Santo para poder seguir adelante, hacia la plenitud de la propia vida».

 

Hay quienes creen que «ser humilde es ser educado, cortés, cerrar los ojos en la oración»; pero no es así. «¿Cómo puedo saber si soy humilde?», se preguntó el Papa. «Hay un signo –explicó–, el único: aceptar las humillaciones». La humildad sin humillaciones, efectivamente, «no es humildad. Humilde es ese hombre, esa mujer, que es capaz de soportar las humillaciones como las soportó Jesús, el humillado, el gran humillado».

 

Francisco puso como ejemplo las vidas de muchos santos «que no solo aceptaron las humillaciones, sino que las pidieron» para parecerse al Hijo de Dios.

 

El Papa Bergoglio concluyó su homilía con una invocación: «Que el Señor nos dé esta gracia de cuidar lo pequeño hacia la plenitud del Espíritu, no olvidar la raíz y aceptar las humillaciones».


Deja un comentario

Después de Myanmar, el Papa se encuentra ya en Bangladesh. Primer discurso.

El Papa llama a la comunidad internacional a resolver la crisis de los Rohinyá

En el discurso frente a las autoridades de Bangladesh, Francisco habla sobre los desplazados de la región birmana de Rakhine: «Es necesario que la comunidad internacional tome medidas decisivas para hacer frente a esta grave crisis»

El Papa Francisco con el presidente de Bangladesh

16
0
Pubblicato il 30/11/2017
Ultima modifica il 30/11/2017 alle ore 13:45
ANDREA TORNIELLI
ENVIADO A DHAKA (BANGLADESH)

«Ninguno de nosotros puede ignorar la gravedad de la situación, el inmenso costo en términos de sufrimiento humano y de la precaria condición de vida de tantos de nuestros hermanos y hermanas, la mayoría de los cuales son mujeres y niños, hacinados en los campos de refugiados». Al llegar a Bangladesh, tras su paso por Myanmar, el Papa Francisco vuelve a hablar sobre la minoría perseguida de los Rohinyá, aunque no utiliza la palabra con la que se designa a sí misma esta etnia musulmana. Lo hace en su discurso ante las autoridades políticas, en el palacio presidencial de Bangabhapan de Dhaka, que fue hasta 1911 la residencia del virrey de la India.

 

A su llegada al aeropuerto de la capital, el Papa fue recibido por el presidente Abdul Hamid y un grupo de bailarinas vestidas tradicionalmente pero con los colores de la bandera vaticana, el blanco y el amarillo. Muchos carteles daban la bienvenida al Papa por las calles de la ciudad. Desafiando el intenso tráfico, Francisco se dirigió primero al National Martyr’s Memorial, erigido en memoria de los mártires que dieron sus vidas por la guerra para liberar el país en 1971. Allí firmó el Libro de Honor, y, antes de escribir una frase sobre su visita, en la columna en la que los visitantes deben especificar su profesión, Francisco puso: «Obispo católico romano».

 

AP

 

Después el Papa se trasladó al Bangabandhu Memorial Museum, que antes de ser un museo fue la casa del primer presidente de Bangladesh, Sheikh Mujibur Rahman, asesinado junto con los 31 miembros de su familia el 15 de agosto de 1975. Al final, el Papa llegó al Palacio presidencial y, después de la visita de cortesía a Abdul Hamid, se reunió con las autoridades políticas e institucionales.

 

 

REUTERS

 

 

Primero pronuncia un discurso el presidente, quien afirma: «Nuestro gobierno ha dado refugio a un millón de Rohinyá que se vieron obligados a dejar su antigua patria en el estado de Rakhine, en Myanmar. Miles de ellos, incluidos mujeres y niños, fueron brutalmente asesinados y las mujeres violadas». El presidente agradece al Papa por «la postura que ha tomado a favor de los Rohinyá que sufren y su voz apasionada en contra de esta brutalidad nos da esperanza para la solución de la crisis. Su cercanía hacia ellos, su llamado para socorrerlos y garantizarles plenos derechos responsabiliza a la comunidad internacional para actuar rápidamente».

 

Francisco agradece a Bangladesh por lo que ha hecho frente a esta emergencia humanitaria: «En los últimos meses, el espíritu de generosidad y solidaridad, que es un signo distintivo de la sociedad de Bangladesh, se ha manifestado con más fuerza en el impulso humanitario con el que han atendido a los refugiadosllegados en masa del estado de Rakhine, dándoles refugio temporal y lo necesario para la vida. Esto se ha realizado con no poco sacrificio. Y todo el mundo lo ha podido contemplar».

 

«Ninguno de nosotros –añade el Papa– puede ignorar la gravedad de la situación, el inmenso costo en términos de sufrimiento humano y de la precaria condición de vida de tantos de nuestros hermanos y hermanas, la mayoría de los cuales son mujeres y niños, hacinados en los campos de refugiados. Es necesario que la comunidad internacional tome medidas decisivas para hacer frente a esta grave crisis, no sólo trabajando para resolver los problemas políticos que han provocado el desplazamiento masivo de personas, sino también ofreciendo asistencia material inmediata a Bangladesh en su esfuerzo por responder eficazmente a las urgentes necesidades humanas».

 

En su discurso, después de haber recordado los viajes de sus predecesores Pablo VI y Juan Pablo II, Bergoglio afirma que «Bangladesh es una nación que se esfuerza por conseguir una unidad de lengua y de cultura, respetando las diferentes tradiciones y comunidades que fluyen como arroyos de agua que enriquecen continuamente el gran cauce de la vida política y social del país». El Papa explica que «En el mundo de hoy, ninguna comunidad, nación o estado puede sobrevivir y progresar aisladamente. Como miembros de la única familia humana, nos necesitamos unos a otros y somos dependientes unos de otros». Y recuerda que el primer presidente de Bangladesh, Sheikh Mujibur Rahman, «comprendió y trató de incorporar este principio en la Constitución nacional. Él imaginó una nación plural e inclusiva, en la que cada persona y comunidad pudiese vivir en libertad, paz y seguridad, respetando la innata dignidad y la igualdad de derechos para todos».

 

«El futuro de esta joven democracia y el tener una vida política sana están esencialmente vinculados a la fidelidad a esa visión fundante. En efecto, sólo a través del diálogo sincero y el respeto por la diversidad legítima, puede un pueblo reconciliar las divisiones, superar perspectivas unilaterales y reconocer la validez de los puntos de vista divergentes. Porque el verdadero diálogo mira hacia el futuro, construye la unidad en el servicio y se preocupa por las necesidades de todos los ciudadanos, especialmente de los pobres, los desfavorecidos y los que no tienen voz».

 

El Papa insiste en la armonía que tradicionalmente «ha existido entre los seguidores de las diversas religiones». «En un mundo en el que la religión a menudo se usa (escandalosamente) para fomentar la división –explica el Papa recordando el brutal atentado de hace dos años–, el testimonio de su poder reconciliador y unificador es muy necesario. Esto se ha manifestado de manera particularmente elocuente en la reacción unánime de indignación que siguió al brutal ataque terrorista del año pasado aquí en Dhaka, y en el claro mensaje que las autoridades religiosas de la nación han enviado de que el santísimo nombre de Dios nunca se puede invocar para justificar el odio y la violencia contra otros seres humanos, nuestros semejantes».

 

Para concluir, Francisco reconoce la «libertad» que vive la Iglesia en el país, pues puede «practicar su propia fe y realizar sus obras de caridad, entre ellas la de proporcionar a los jóvenes, que representan el futuro de la sociedad, una educación de calidad y una formación en sólidos valores éticos y humanos». El Papa recuerda que en las escuelas católicas, a las que asisten principalmente no cristianos, se trata de «promover una cultura del encuentro que permita a los estudiantes asumir sus responsabilidades en la vida de la sociedad». «Estoy convencido –concluye– de que, en sintonía con la letra y el espíritu de la Constitución nacional, la comunidad católica seguirá disfrutando de la libertad de llevar a cabo estas buenas obras como expresión de su compromiso por el bien común».


Deja un comentario

Myanmar: misa pública del Papa en Yangon. Homilía.

Viaje apostólico del Santo Padre Francisco a Myanmar y Bangladesh (26 noviembre – 2 diciembre 2017) – Santa misa en el Kyaikkasan Ground de Yangon

Esta mañana, después de dejar el arzobispado de Yangon, el Santo Padre Francisco se ha desplazado en automóvil al Kyaikkasan Ground .
A su llegada, después de saludar a los fieles en papamóvil, a las 8,30 (hora local- 3,00 hora de Roma) ha celebrado la santa misa en la XXXIV semana del tiempo ordinario.
Terminada la celebración eucarística, el cardenal arzobispo de Yangon, Charles Bo, S.D,B. ha saludado al Santo Padre. Tras la bendición final, el Papa ha regresado en automóvil al arzobispado para almorzar con los miembros del séquito papal.
Publicamos a continuación la homilía que el Santo Padre ha pronunciado después de la proclamación del evangelio:

Homilía del Santo Padre
Queridos hermanos y hermanas: (Saludo en  lengua birmana)
Desde antes de venir a este país, he estado esperando que llegara este momento. Muchos de vosotros habéis venido de lejanas y remotas tierras montañosas, algunos incluso a pie. Vengo como peregrino para escuchar y aprender de vosotros, y para ofreceros algunas palabras de esperanza y consuelo.
La primera lectura de hoy, tomada del libro de Daniel, nos ayuda a ver lo limitada que era la sabiduría del rey Baltasar y sus videntes. Ellos sabían cómo alabar «a sus dioses de oro y plata, de bronce y de hierro, de madera y de piedra» ( Dn 5,4), pero no poseían la sabiduría para alabar a Dios, en cuyas manos está nuestra vida y nuestro aliento. Daniel, sin embargo, tenía la sabiduría del Señor y fue capaz de interpretar sus grandes misterios.
El intérprete definitivo de los misterios de Dios es Jesús. Él es la sabiduría de Dios en persona (cf. 1 Co 1,24). Jesús no nos enseñó su sabiduría con largos discursos o grandes demostraciones de poder político o terreno, sino entregando su vida en la cruz. A veces podemos caer en la trampa de confiar en nuestra propia sabiduría, pero la verdad es que podemos fácilmente desorientarnos. En esos momentos, debemos recordar que tenemos ante nosotros una brújula segura : el Señor crucificado. En la cruz, encontramos la sabiduría que puede guiar nuestras vidas con la luz que proviene de Dios.
Desde la cruz también nos llega la curación . Allí, Jesús ofreció sus heridas al Padre por nosotros, las heridas que nos han curado (cf. 1 Pe 2,4). Que siempre tengamos la sabiduría de encontrar en las heridas de Cristo la fuente de toda curación. Sé que muchos en Myanmar llevan las heridas de la violencia, heridas visibles e invisibles. Existe la tentación de responder a estas heridas con una sabiduría mundana que, como la del rey en la primera lectura, está profundamente equivocada. Pensamos que la curación pueda venir de la ira y de la venganza. Sin embargo, el camino de la venganza no es el camino de Jesús.
El camino de Jesús es radicalmente diferente. Cuando el odio y el rechazo lo condujeron a la pasión y a la muerte, él respondió con perdón y compasión. En el Evangelio de hoy, el Señor nos dice que, al igual que él, también nosotros podemos encontrar rechazo y obstáculos, sin embargo él nos dará una sabiduría a la que nadie puede resistir (cf. Lc 21,15). Está hablando del Espíritu Santo, gracias al cual el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones ( Rm 5, 5). Con el don de su Espíritu, Jesús nos hace capaces de ser signos de su sabiduría, que vence a la sabiduría de este mundo, y de su misericordia, que alivia incluso las heridas más dolorosas.
En la víspera de su pasión, Jesús se entregó a sus apóstoles bajo los signos del pan y del vino. En el don de la Eucaristía, no sólo reconocemos, con los ojos de la fe, el don de su cuerpo y de su sangre, sino que también aprendemos cómo encontrar descanso en sus heridas , y a ser purificados allí de todos nuestros pecados y de nuestros caminos errados. Queridos hermanos y hermanas, que encontrando refugio en las heridas de Cristo, podáis saborear el bálsamo saludable de la misericordia del Padre y encontrar la fuerza para llevarlo a los demás, para ungir cada herida y recuerdo doloroso. De esta manera, seréis testigos fieles de la reconciliación y la paz, que Dios quiere que reine en todos los corazones de los hombres y en todas las comunidades.
Sé que la Iglesia en Myanmar ya está haciendo mucho para llevar a otros el bálsamo saludable de la misericordia de Dios, especialmente a los más necesitados. Hay muestras claras de que, incluso con medios muy limitados, muchas comunidades anuncian el Evangelio a otras minorías tribales, sin forzar ni coaccionar, sino siempre invitando y acogiendo. En medio de tanta pobreza y dificultades, muchos de vosotros ofrecéis ayuda práctica y solidaridad a los pobres y a los que sufren. Con el servicio diario de vuestros obispos, sacerdotes, religiosos y catequistas, y en particular a través de la encomiable labor de la Catholic Karuna Myanmar y de la generosa asistencia proporcionada por las Obras Misionales Pontificias, la Iglesia en este país está ayudando a un gran número de hombres, mujeres y niños, sin distinción de religión u origen étnico. Soy testigo de que la Iglesia aquí está viva, que Cristo está vivo y está aquí con vosotros y con vuestros hermanos y hermanas de otras comunidades cristianas. Os animo a seguir compartiendo con los demás la valiosa sabiduría que habéis recibido, el amor de Dios que brota del corazón de Jesús.
Jesús quiere dar esta sabiduría en abundancia. Él recompensará ciertamente vuestra labor de sembrar semillas de curación y reconciliación en vuestras familias, comunidades y en toda la sociedad de esta nación. ¿No nos dijo él que nadie se puede resistir a su sabiduría (cf. Lc 21,15)? Su mensaje de perdón y misericordia se sirve de una lógica que no todos querrán comprender y que encontrará obstáculos. Sin embargo, su amor revelado en la cruz, en definitiva, nadie lo puede detener. Es como un GPS espiritual que nos guía de manera inexorable hacia la vida íntima de Dios y el corazón de nuestro prójimo.
La Santísima Virgen María siguió a su Hijo hasta la oscura montaña del Calvario y nos acompaña en cada paso de nuestro viaje terrenal. Que ella nos obtenga la gracia de ser mensajeros de la verdadera sabiduría , profundamente misericordiosos con los necesitados, con la alegría que proviene de encontrar descanso en las heridas de Jesús, que nos amó hasta el final.
Que Dios os bendiga a todos. Que Dios bendiga a la Iglesia en Myanmar. Que él bendiga a esta tierra con su paz. Que Dios bendiga a Myanmar.
(Saludo en lengua birmana)