Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Pakistán: asalto a una escuela cristiana.

Pakistan

2015-01-30

PAKISTAN – Escuela cristiana atacada por manifestantes anti-Charlie Hebdo

Islamabad (Agencia Fides) – Una escuela cristiana en Pakistán ha sido asaltada por unos 300 estudiantes musulmanes armados con barras de hierro y palos que protestaban contra la publicación de la revista satírica francesa “Charlie Hebdo”, pidiendo que sea cerrada por ser blasfema. Según ha informado a la Agencia Fides, los estudiantes saltarón el muro, abrieron las puertas y entraron en la escuela, cometiendo actos de vandalismo y dañando las estructuras. En el ataque, que tuvo lugar el 27 de enero, cuatro estudiantes cristianos resultaron heridos. El instituto que ha sido atacado es la escuela secundaria masculina “High School Panel”, ubicado en la ciudad de Bannu, en la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, en el norte de Pakistán. Durante dos días, la escuela ha estado cerrada y el Decano ha decidido tomar medidas de seguridad adicionales.

En una nota enviada a la Agencia Fides, el cristiano Nasir Saeed, director de la Ong “Center for Legal Aid Assistance & Settlement” (CLAAS) declara: “Es muy triste que los radicales islámicos ataquen a los cristianos paquistaníes debido a Charlie Hebdo. Los cristianos se han opuesto y condenado las caricaturas blasfemas. Es una pena que incluso después de 67 años desde el nacimiento de Pakistán, los cristianos todavía no sean considerados ciudadanos paquistaníes, sino que sean vistos como “aliados occidentales”. Cada vez que se producen incidentes en los países occidentales, los fieles paquistaníes son atacados. Los cristianos, que ya están viviendo en constante temor por sus vidas, se vuelven aún más vulnerables. Es una tarea de los políticos – dice en la conclusión – crear un ambiente cultural y una sociedad en la que los cristianos y las minorías religiosas se sientan seguras”. (PA) (Agencia Fides 30/1/2015)


Deja un comentario

Fuerza multinacional contra Boko Haram.

nigeria
Países africanos contra Boko Haram
Viernes , 30 de Enero de 2015 – 10:01
La Unión Africana ha propuesto que se forme una fuerza multinacional integrada por 7.500 soldados para combatir a Boko Haram.  “Los abusos horrendos de Boko Haram, su crueldad inexplicable, su absoluta falta de respeto por las vidas humanas y la destrucción gratuita que produce es incomparable”, dijo Dlamini-Zuma, presidenta de la Comisión de la UA. El llamamiento a la acción de cinco países se produjo durante la celebración de su Cumbre en Adís Abeba.
El presidente de Chad, Idriss Deby, que a principios de mes ya mandó un contingente de 400 vehículos militares a la frontera de Camerún y Nigeria, se quejó de la falta de voluntad para poner en marcha la iniciativa. “Hemos acudido a demasiadas reuniones sin acciones concretas”, dijo Deby.
Precisamente, militares de Chad se han apoderado de la ciudad de Malumfatori, al norte de Nigeria, según informaciones de Níger, que estaba controlada por Boko Haram. Los chadianos se habrían hecho con el control de la ciudad después de dos días de combates aunque no se sabe si la operación estaba aprobada por Nigeria. Fuentes camerunesas también han confirmado la llegada de un contingente chadiano a Fotokol, en la frontera con Camerún a un kilómetro de Gambaru, que forma parte del autoproclamado “Califato” por parte de Boko Haram. Hace unos días se supo que la UA había pensado en Yamena (Chad) como sede para una fuerza regional contra el grupo. Según publicó AFP, el Gobierno de Chad se habría “garantizado” el control de la fuerza, lo que podría confundirse con una iniciativa unilateral.
El grupo islamista está extendiendo una campaña de terror para imponer una visión integrista del Islam en el norte de Nigeria y en zonas de Chad y Camerún. La debilidad del ejército nacional ha favorecido su propagación.
Recientemente se ha conocido que el ejército de Nigeria había sido advertido repetidamente de las intenciones de Boko Haram para atacar las ciudades de Baga y Monguno, lo que acabó con centenares de fallecidos, pero no tomó las medidas adecuadas para evitarlo. “Estos ataques suponen una llamada urgente a los líderes nigerianos, de la Unión Africana y de la comunidad internacional para que despierten. Es esencial proteger la vida de cientos de miles de civiles en el norte de Nigeria de los ataques continuos de Boko Haram”, dijo Negsanet Belay, que dirige Amnistía Internacional África.
Más de 13.000 personas han muerto y cerca de un millón han dejado atrás sus hogares por la violencia del grupo terrorista.

– See more at: http://www.mundonegro.com/mnd/30-01-2015/paises-africanos-contra-boko-haram#sthash.Fd7i1enh.dpuf


Deja un comentario

Fuerte disminución de los casos de lepra en América Latina.

OPS reporta baja de 37% en casos de lepra en América en la última década

Medicina para la lepra

30 de enero, 2015 — Los nuevos casos de lepra detectados en América cayeron 37% en una década, al pasar de 52.435 en 2003 a 33.084 en 2013, informó la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

El 94% de las personas que contrajeron la lepra en ese periodo viven en Brasil.

La lepra es una enfermedad infecciosa crónica causada por una bacteria que principalmente la piel, los nervios periféricos, la mucosa de las vías respiratorias altas y los ojos.

Su detección temprana disminuye extraordinariamente los riesgos de deformidades y discapacidad. La lepra tiene cura y el medicamento es gratuito en todos los países.

La proporción de personas con lepra en la región también se redujo progresivamente en esos años, pasando de 0,72 a 0,33 casos por 10.000 habitantes, una disminución del 54,2%.

Aunque la lepra está presente en 24 países del continente, todos, excepto Brasil, la han eliminado como problema de salud pública nacional.


Deja un comentario

Una fuerza internacional contra Boko Haram?

Ban respalda formación de fuerza contra Boko Haram y urge a líderes a escuchar a sus pueblos

Ban Ki-moon en la Cumbre de la Unión Africana. Foto: ONU/Eskinder Debebe

30 de enero, 2015 — El Secretario General de la ONU participó hoy en la inauguración de la 24ª Cumbre de la Unión Africana, donde expresó apoyo a la formación de una fuerza regional contra Boko Haram y llamó a los líderes a escuchar los reclamos de democracia de sus gobernados.

Ban Ki-moon abordó en su discurso una amplia variedad de temas entre los que resaltaron las atrocidades cometidas en Nigeria por los militantes de Boko Haram, que han causado numerosas muertes y desplazado a más de un millón de personas, dando lugar a una crisis humanitaria.

Al dirigirse a los mandatarios africanos, Ban encomió su decisión de centrarse en la amenaza que supone ese grupo y los urgió a hacer operativa la fuerza para responder a la crisis.

Otro asunto destacado por el titular de la ONU fue el de las transiciones democráticas en África y la celebración exitosa y pacífica de elecciones en numerosos países.

En este renglón, aseveró que mucha gente en el mundo ha expresado su preocupación por los líderes que se niegan a dejar el poder al término de sus mandatos.

“Comparto esas preocupaciones. Los cambios constitucionales no democráticos y los huecos legales nunca deben usarse para aferrarse al poder”, dijo Ban al tiempo que conminó a todos los gobernantes a escuchar a sus pueblos.

Los líderes modernos no pueden ignorar los deseos y aspiraciones de quienes representan, puntualizó.


Deja un comentario

Venezuela: asalto a una parroquia.

venezuela

2015-01-30

VENEZUELA – “Se gastan fondos para otras cosas pero no para la seguridad”: Mons. Parra sufre un robo durante una reunión parroquial

Ciudad Guayana (Agencia Fides) – “No podemos seguir así, no veo medidas concretas contra la violencia”, ha dicho Su Exc. Mons. Mariano José Parra Sandoval, Obispo de Ciudad Guayana (Venezuela) después de haber sido robado, junto con otras 50 personas, durante una reunión de la parroquia, la noche del 27 de enero. “Todo estaba en silencio alrededor de las 8 de la tarde en el salón de actos de la parroquia Virgen del Valle, en Ciudad Guayana, cuando entraron y nos hicieron tumbarnos en el suelo”, cuenta el obispo a la prensa local. “He hablado con el gobernador para decirle que no podemos seguir así. Se gastan fondos para otras cosas, pero no para la seguridad ciudadana”, ha dicho Mons. Parra.
El párroco, que estaba presente en la reunión con otros dos sacerdotes, párrocos de las parroquias vecinas, ha recordado que esta es la quinta vez que los ladrones roban en la parroquia lo que va de 2015. “No podemos cerrar las iglesias”, ha dicho el obispo, que ha concluido así: “tenemos que enseñar a los niños a vivir sin violencia, pero una cosa es cierta, estamos muy mal en la sociedad venezolana”.
La desesperación y la falta de seguridad en las ciudades de Venezuela está impulsando a grupos de jóvenes a atacar a la gente por unos pocos dólares. La delincuencia urbana ha crecido y muchos creen que es la consecuencia de la terrible situación económica que atraviesa el país. (CE) (Agencia Fides, 30/01/2015)


Deja un comentario

Expectación por la encíclica sobre ecología.

El año que la ecología se convirtió (oficialmente) en un asunto católico

cuidar-la-tierraGrupo de Sostenibilidad y Ética Cristiana de CJ. La expectación ha ido in crescendo a lo largo de los últimos meses. Al menos, así se deduce por el gran número de declaraciones y artículos publicados respecto a la anunciada encíclica de Francisco sobre ecología.

El creciente interés por la opinión del Papa respecto al medio ambiente se ha visto reflejado en la prensa internacional (The New York Times, El País, The Guardian, La Vanguardia), en editoriales de prestigiosas revistas científicas (Science), en “think tanks” (RTCC, Think Progress, RenewEconomy), en organizaciones ecologistas (Grist) y, por supuesto, en numerosos semanarios y foros digitales católicos (Radio Vaticana, America, The Jesuit Post, Ignatian Solidarity Network,Cristianisme i Justicia).

Incluso Christiana Figueres, secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, afirmó que la ONU está pensando cómo aprovechar la oportunidad generada por la encíclica papal, un documento de máxima autoridad para la iglesia católica, una comunidad religiosa que cuenta con 1200 millones de seguidores y el respeto de otros muchos.

Resulta lógico que un líder global y carismático de la talla de Francisco resulte atractivo, y más en una época donde la mediocridad política es la nota dominante. El (supuesto) potencial de movilización que implicaría el liderazgo del Vaticano –y de las grandes religiones– en cuestiones medioambientales trasciende con creces el ámbito religioso.

Pero lo desconcertante del momento actual es que el interés en foros extra-eclesiales por lo que la Iglesia pueda decir sobre ecología supera con frecuencia el interés de los propios católicos.

Quizás sean la impotencia y la frustración que han acompañado muchas de las cumbres mundiales de la ONU sobre cambio climático y medio ambiente las principales razones de la expectación. Pero puede que también haya un deseo sincero de ampliar la mesa del diálogo y escuchar lo que otros actores (tradicionalmente excluidos de un debate en apariencia técnico) tienen que decir sobre sostenibilidad, cambio climático, contaminación, población, pobreza, consumismo, desarrollo y la larga lista de problemas asociados.

¿Y qué puede decir una encíclica respecto a cuestiones tan complejas?

En nuestra opinión, y a riesgo de equivocarnos, hay cinco elementos valiosos que una encíclica puede aportar al debate ecológico contemporáneo:

  1. Sabiduría, no sólo conocimiento

La ciencia y la técnica describen bien qué está sucediendo en nuestra atmósfera, en nuestros océanos, en nuestros bosques, en nuestros ríos, en nuestros suelos y en nuestras sociedades humanas. Con sus cada vez más potentes instrumentos de medición y cálculo nos permiten asomarnos a realidades microscópicas, analizar fenómenos globales y realizar previsiones precisas. Sin embargo, todo ese gran conocimiento especializado resulta difícil de agregar y de comunicar.

La comunidad científica es consciente del problema y trata de generar espacios de diálogo trans-disciplinar y modos alternativos de transmitir sus principales conclusiones a la sociedad civil. El reciente informe delPanel Intergubernamental sobre Cambio Climático sería un buen ejemplo de ese doble esfuerzo. Y más aún cuando, a diferencia de los anteriores informes, el IPCC5 insiste en la interdependencia entre factores sociales tales como la pobreza, la inequidad social y los conflictos bélicos y la capacidad de adaptación y mitigación.

El resultado de estos ingentes trabajos de síntesis, por desgracia, ha resultado casi siempre pobre y frustrante. La acumulación de conocimiento no es suficiente para generar cambio social, para transformar las conciencias y movilizar los corazones. El conocimiento demanda sabiduría, reflexión colectiva y transformación personal para poder traducirse en cambio social. Y es en este punto donde las religiones, expertas en humanidad, pueden jugar un papel clave.

La futura encíclica no aportará nuevos datos científicos ni económicos, pero puede ofrecer una visión sapiencial, meditada, de los grandes retos de nuestra época.

  1. Una única “cuestión eco-social”

Si la “cuestión social” movió a León XIII a redactar la primera encíclica papal a finales del siglo XIX (Rerum Novarum, 1891), a finales del siglo XX se constató que ya no tenía sentido hablar de problemas sociales, económicos y ecológicos por separado. El debate en torno al desarrollo sostenible que tuvo lugar a partir de la conferencia de Estocolmo’72 hizo que la antigua “cuestión social” se transformase, progresivamente, en la cuestión “eco-social”.

La estrecha imbricación de las tres dimensiones del desarrollo sostenible hace que hoy hablemos de un complejo entramado de retos eco-sociales. Y para la iglesia, esos retos se enmarcan en la búsqueda de un desarrollo humano integral. Dicho de otro modo, la preservación de un medio ambiente sano es condición necesaria del desarrollo humano integral.

Esa es la convicción que Francisco ha venido expresando desde el inicio de su pontificado. Por ejemplo, sus repetidas críticas a la “cultura del descarte” apuntarían a las raíces culturales de un problema que se expresa en el descarte socio-económico, de personas “sobrantes”, y en el descarte ecológico, de alimentos y de la propia naturaleza. Una mirada sapiencial descubre y denuncia la dimensión cultural de todos estos problemas, así como su profunda interconexión.

  1. Una preocupación especial por los más débiles

Uno de los principios permanentes de la Doctrina Social de la Iglesia es la opción preferencial por los pobres. Por ello la preocupación por los más débiles y desfavorecidos, por aquello que más sufren las consecuencias de la degradación medioambiental –las minorías étnicas, los pueblos indígenas, los migrantes, los niños y los ancianos– ha sido la entrada de la iglesia al debate ecológico. Así lo han denunciado de forma reiterada los últimos pontífices, desde Pablo VI hasta Francisco.

Pero la pregunta que la acelerada degradación de la biosfera pone sobre la mesa va más allá del ámbito humano. La pregunta es si “el pobre” puede incluir también a la Tierra, como “nuevo pobre”. Así parece deducirse de la afirmación de Francisco: “En este sistema, que tiende a fagocitarlo todo en orden a acrecentar beneficios, cualquier cosa que sea frágil, como el medio ambiente, queda indefensa ante los intereses del mercado divinizado, convertidos en regla absoluta” (Evangelii gaudium 56).

Si hoy día no podemos ya separar problemas económicos, sociales y medioambientales, no debemos tampoco desligar la preocupación por el hombre de la preocupación por la creación. La atención histórica de la iglesia por el débil convierte el cuidado de la “ecología humana” y de la “ecología natural” en una única misión.

  1. Una propuesta vocacional: convertirnos en custodios

Si una de las dimensiones de la misión de la iglesia es la atención al más débil, uno de los elementos articuladores de la futura encíclica bien podría ser una renovada invitación al cuidado. Una llamada a convertirnos en cuidadores o custodios: “me refiero al conjunto de la creación. Los seres humanos no somos meros beneficiarios, sino custodios de las demás criaturas” (Evangelii gaudium 215).

En la audiencia que Francisco tuvo con representantes de los pueblos indígenas, el 21 de mayo del 2014, advirtió de la tentación de creernos dueños de la creación y de considerar que no existen límites a nuestro conocimiento de criaturas. En la raíz de esta doble tentación se encuentra una distorsión antropológica, una confusión respecto a quiénes somos y a cuál es nuestro lugar en el mundo. Una distorsión que provoca un enorme daño a la naturaleza y a nuestros hermanos.

La tarea de restablecimiento de relaciones armónicas con la creación y con los hombres es, en el fondo, una vocación, una llamada personal para creyentes y no creyentes a entendernos de otra manera. No somos dueños ni dominadores. Somos administradores, custodios de un bien que no es nuestro.

  1. Un nuevo espacio para el diálogo, la renovación (y la evangelización)

Por último, la sostenibilidad también se ha convertido en nuestra época en un foro de diálogo privilegiado para el cristianismo. Nos atreveríamos a decir incluso –aún a riesgo de exagerar– que es un areópago similar al que fue en otra época la filosofía griega o la cultura romana. El diálogo ciencia-religión que late bajo el debate ecológico es un reto urgente para la iglesia y una oportunidad histórica para hacer el cristianismo comprensible y relevante en una cultura dominada por la ciencia y la tecnología.

Al principio de esta reflexión hicimos referencia al interés expresado en círculos seculares por la opinión de la iglesia respecto al medio ambiente. A mi juicio, este interés es síntoma de un cambio cultural y no sólo fruto de la necesidad de incorporar a un actor (la religión) con una gran capacidad de movilización social.

A pesar de los excesos ideológicos y del alarmismo injustificado de algunos movimientos ecologistas, en cada vez más círculos de nuestra sociedad se percibe una inquietud sincera por el futuro de la humanidad y del planeta, un interés por lo que las religiones puedan decir y hasta una cierta búsqueda espiritual.

En resumen, el cuidado del planeta, nuestro hogar común, es una tarea espiritual y teológica, un lugar donde hacer “teología pública”, donde ofrecer una visión creíble y comprometida de la fe cristiana. En el debate ecológico contemporáneo la iglesia se juega algo más que su responsabilidad moral y su capacidad de estar a la altura de la historia, se juega una oportunidad única de renovación.

Esta puede ser otra de las razones (quizás la más importante) del interés de Francisco por el tema.


Deja un comentario

Derechos Humanos. Informe 2015 HRW

Los derechos humanos son un camino para salir de situaciones de crisis y caos
29 DE ENERO DE 2015

(Beirut) – Los gobiernos se equivocan de manera garrafal cuando ignoran los derechos humanos para ocuparse de desafíos graves en materia de seguridad, indicó hoy Human Rights Watch al difundir su informe mundial anual.

En el Informe Mundial 2015 de 656 páginas, su 25.º edición anual, Human Rights Watch examina prácticas de derechos humanos en más de 90 países. En el ensayo introductorio, el director ejecutivoKenneth Roth alerta sobre el efecto contraproducente de abordar los derechos humanos cerrando filas en forma defensiva, como lo han hecho numerosos gobiernos a lo largo de este último y agitado año.

“Las violaciones de derechos humanos fueron determinantes para propiciar o agudizar muchas de las crisis de hoy”, observó Roth. “Proteger los derechos humanos y asegurar la rendición de cuentas democrática son condiciones clave para superar estos contextos de crisis”.

La aparición del grupo extremista Estado Islámico (denominado también ISIS) es uno de los desafíos globales que han provocado la subordinación de los derechos humanos, indicó Human Rights Watch. Sin embargo, no es cierto que ISIS haya surgido de la nada. Además del problema de seguridad que dejó la invasión estadounidense en Irak, las políticas sectarias y abusivas de los gobiernos de Irak y Siria y la indiferencia internacional al respecto han sido factores determinantes en la propagación de ISIS.

Si bien el primer ministro Haider Al-Abadi de Irak se ha comprometido a posibilitar una forma de gobierno más inclusiva, las autoridades todavía dependen principalmente de las milicias chiitas, que comenten matanzas y limpiezas étnicas impunemente contra civiles suníes. Las fuerzas gubernamentales también atacan a civiles y zonas pobladas. Reformar un poder judicial sumido en la corrupción y el abuso, y poner fin al régimen sectario para que los suníes sientan que hay lugar para ellos en Irak, será al menos tan importante como las acciones militares para detener las atrocidades de ISIS, pero hasta el momento Al-Abadi no ha implementado estas reformas esenciales.

En Siria, las fuerzas del presidente Bashar Al-Assad han atacado a civiles de manera deliberada y con saña, en zonas controladas por la oposición. El uso de armas indiscriminadas —principalmente bombas de barril— ha provocado que las condiciones de vida sean prácticamente intolerables para los civiles.

No obstante, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en general se ha mantenido al margen, dado que Rusia y China aplican su poder de veto para frenar los esfuerzos concertados que detengan esta matanza. Estados Unidos y sus aliados han permitido que su intervención militar contra ISIS opaque los esfuerzos para que Damasco desista de cometer abusos. Esta prioridad selectiva permite que quienes reclutan miembros para ISIS se muestren ante potenciales colaboradores como la única fuerza dispuesta a hacer frente a las atrocidades de Assad.

También se observa una dinámica similar en Nigeria, donde los problemas de derechos humanos son un eje central del conflicto. Las milicias islamistas Boko Haram llevan a cabo ataques contra civiles y fuerzas de seguridad de Nigeria, y detonan explosivos en mercados, mezquitas y escuelas, a la vez que secuestran a cientos de niñas y mujeres jóvenes. El Ejército de Nigeria a menudo ha respondido de manera abusiva, y ha efectuado redadas contra cientos de hombres y niños que supuestamente apoyan a Boko Haram, quienes han sido detenidos, abusados e incluso asesinados. Sin embargo, para conseguir la adhesión de la población civil será necesario que el gobierno investigue de manera transparente los presuntos abusos cometidos por el Ejército y castigue a los agresores.

Esta tendencia a ignorar los derechos humanos ante adversidades en materia de seguridad fue un problema que también imperó el año pasado en Estados Unidos. Una comisión del Senado de EE. UU. publicó un resumen —fuertemente incriminatorio— de un informe sobre torturas de la CIA, pero si bien el presidente Barack Obama ha repudiado las torturas practicadas por fuerzas a su mando, se ha negado a investigar, y mucho menos a juzgar, a quienes ordenaron las torturas que se describen en el informe del Senado. La renuncia a esta obligación, que le corresponde legalmente, incrementa la probabilidad de que futuros presidentes consideren que la tortura es una opción política, en vez de un delito. Esta inacción también menoscaba considerablemente la capacidad del gobierno de EE. UU. de ejercer presión sobre otros países para que juzguen a quienes cometen torturas en sus respectivos territorios, aseveró Human Rights Watch.

Son demasiados los países, como Kenia, Egipto y China, donde gobiernos y fuerzas de seguridad han respondido a amenazas de terrorismo concretas o aparentes empleando políticas abusivas que finalmente provocan que se desaten crisis, manifestó Human Rights Watch. En Egipto, el aplastamiento de los Hermanos Musulmanes por el gobierno trasmite una señal absolutamente contraproducente de que si las vertientes políticas islamistas intentan ganar poder a través de los comicios, serán reprimidas sin que se alcen voces de protesta, lo cual podría favorecer otras estrategias violentas. En Francia, existe el riesgo de que la respuesta gubernamental a los ataques contra Charlie Hebdo, que propone la aplicación de leyes antiterroristas para juzgar expresiones que no incitan a la violencia, tengan un efecto amedrentador para la libertad de expresión y alienten a otros gobiernos a emplear tales normas para silenciar a sus críticos.

Responder a problemas de seguridad exige no solo contener a ciertos individuos peligrosos, sino además reconstruir la estructura moral que sustenta el ordenamiento social y político, señaló Human Rights Watch.

“Algunos gobiernos cometen la equivocación de considerar que los derechos humanos son un lujo que solamente puede permitirse en épocas menos conflictivas, en vez de un parámetro de referencia esencial para la acción política”, indicó Roth. “En lugar de considerar a los derechos humanos como restricciones irritantes, sería más positivo que los responsables de políticas en todo el mundo reconozcan su valor como parámetros morales para salir de situaciones de crisis y caos”.

Para leer el Reporte Mundial 2015 de Human Rights Watch, visite: http://www.hrw.org/world-report/2015