Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Nigeria: quién paga los daños de Boko Haram a la Iglesia?

  NIGERIA- El arzobispo de Kaduna: “El gobierno debe resarcir a la Iglesia por los daños causados por Boko Haram”

Abuja – “En los últimos seis años los rebeldes de Boko Haram han atacado iglesias y otros lugares cristianos del norte pero el gobierno federal aún no ha resarcido a las víctimas”, denuncia monseñor Matthew Man-oso Ndagoso, arzobispo de Kaduna, hablando en nombre de los obispos de la provincia eclesiástica de Kaduna en el norte de Nigeria, al concluir su asamblea plenaria celebrada en la catedral de Minna. En declaraciones a los periodistas, monseñor Ndagoso aseguró: “Quiero informar de que la Iglesia católica no ha recibido ninguna ayuda por parte del gobierno federal por los daños sufridos”. El primer asalto en un lugar católico cometido por Boko Haram en Nigeria se produjo el 25 de diciembre de 2011 cuando fue atacada la iglesia de Santa Teresa de Madalla . “El año pasado algunos jóvenes atacaron la iglesia católica de St. Philips, Bakin Iku, cerca de Suleja, causando daños por varios millones. Nadie se ha puesto en nuestro lugar”, recordó el arzobispo. Monseñor Ndagoso indicó que el gobierno federal debe responsabilizarse de la asistencia a las iglesias y a las víctimas.

Anuncios


Deja un comentario

Palabras del Papa sobre los atentados a iglesias cristianas

No al odio y a la violencia- Llamamiento del Papa por Nigeria y República Centroafricana

Deseando «que cese cualquier forma de odio y de violencia» el Papa ha devuelto al centro de la escena internacional los ataques a las comunidades cristianas en Nigeria y en la República Centroafricana. Al finalizar la audiencia general del miércoles 9 de agosto el Pontífice hizo un nuevo y sentido llamamiento por «nuestros hermanos y hermanas» de los dos países de África, exhortando a los peregrinos presentes en el Aula Pablo VI a orar por ellos.

«Me he quedado profundamente dolido –declaró– por la masacre sucedida el domingo pasado en Nigeria, dentro de una iglesia, donde fueron asesinadas personas inocentes». De aquí el deseo de que «no se repitan más crímenes tan vergonzosos, perpetrados en lugares de culto, donde los fieles se reúnen para rezar». Y desgraciadamente –añadió al texto preparado – esta mañana ha llegado la noticia de violencias homicidas en la República Centroafricana».

Anteriormente en la catequesis dedicada al tema del perdón divino como motor de esperanza, Francisco destacó cómo Dios «no ha elegido como primera masa para formar su Iglesia a las personas que no se equivocaban nunca». Al contrario, afirmó, «La Iglesia es un pueblo de pecadores que experimentan la misericordia y el perdón de Dios».

Para su reflexión el Pontífice se inspiró en el episodio del Evangelio narrado por Lucas (7, 44.47-50) sobre la reacción indignada de los comensales de Simón el fariseo ante Jesús que perdona a la mujer pecadora inclinada a sus pies. Efectivamente, explicó, «Según la mentalidad del tiempo, entre el santo y el pecador, entre lo puro y lo impuro, la separación debía ser neta», mientras «la actitud de Jesús era diversa».

«Desde los inicios de su ministerio de Galilea –recordó a propósito– Él se acerca a leprosos, a endemoniados, a todos los enfermos y los marginados». Tanto que «que esta simpatía de Jesús por los excluidos, los «intocables», será una de las cosas que más desconcertarán a sus contemporáneos». Porque, añadió, «Jesús, ante el dolor humano siente misericordia; siente compasión». Y es «por ello que Jesús abre los brazos de par en par a los pecadores»: efectivamente Él «ve una posibilidad de resurrección incluso en quien ha acumulado muchas elecciones equivocadas. Jesús siempre está allí, con el corazón abierto; abre de par en par esa misericordia que tiene en el corazón; perdona, abraza, entiende, se acerca».

A veces, señaló el Papa Francisco, «olvidamos que para Jesús no se ha tratado de un amor fácil, a bajo precio», y «estamos acostumbrados a experimentar el perdón de los pecados, quizás demasiado “a buen precio”». En cambio, «deberíamos recordar de vez en cuando cuánto hemos costado al amor de Dios», para no perder la consciencia de que «somos todos pobres pecadores, necesitados de la misericordia de Dios que tiene la fuerza de transformarnos y devolvernos esperanza».


Deja un comentario

Cristianos victimas de la violencia hoy en el mundo.

El Papa: es triste cuando los católicos se sienten perfectos

Al final de la Audiencia general expresó su deseo de que «cese toda forma de odio y de violencia» en contra de los cristianos en Nigeria y República Centroafricana
ANSA

EL Papa Francisco durante la Audiencia general en el Aula Pablo VI

Pubblicato il 09/08/2017
Ultima modifica il 09/08/2017 alle ore 11:33
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

Es «triste» que también en la actualidad haya «tantos católicos» que, como los escribas de la época de Jesús, «se creen perfectos y desprecian a los demás». Lo dijo el Papa Francisco durante la Audiencia general en el Aula Pablo VI, en la que subrayó que mucha gente «perdura también hoy en una vida equivocada porque no encuentra a nadie disponible a mirarlo o verlo de modo diverso, con los ojos, mejor dicho, con el corazón de Dios, es decir, mirarlos con esperanza», y recordó que la Iglesia, siguiendo la huella de Jesús que se acerca a los pecadores, «es un pueblo de pecadores que experimentan la misericordia y el perdón de Dios». Al final de la catequesis, el Pontífice argentino hizo un fuerte llamado para que «cese toda forma de odio y de violencia» en Nigeria y «que no se repitan nunca más crímenes tan vergonzosos, perpetrados en lugares de culto, donde los fieles se reúnen para rezar».

 

El Papa prosiguió con su ciclo de catequesis dedicado a la esperanza cristiana y reflexionó sobre el relato evangélico en el que Jesús realiza un gesto «escandaloso» al aceptar, mientras se encuentra como huésped en la casa de Simón en fariseo, que una prostituta se incline a sus pies y derrame aceite perfumado: «Todos los que estaban ahí en la mesa murmuraban: si Jesús es un profeta, no debería aceptar gestos de este género de una mujer como esta. Desprecio. Aquellas mujeres, pobrecitas, que sólo servían para ser visitadas a escondidas, incluso por los jefes, o para ser lapidadas. Según la mentalidad de ese tiempo, entre el santo y el pecador, entre lo puro y lo impuro, la separación tenía que ser neta. Pero la actitud de Jesús es diversa. Desde el inicio de su ministerio en Galilea, Él se acerca a los leprosos, a los endemoniados, a todos los enfermos y los marginados. Un comportamiento de este tipo no era para nada habitual, tanto es así que esta simpatía de Jesús por los excluidos, los “intocables”, será una de las cosas que más desconcertaran a sus contemporáneos». El Papa recordó: «Cuánta gente perdura también hoy en una vida equivocada porque no encuentra a nadie disponible a mirarlo o verlo de modo diverso, con los ojos, mejor dicho, con el corazón de Dios, es decir, mirarlos con esperanza».

 

 

Jesús, por el contrario, «ve una posibilidad de resurrección incluso en quien ha acumulado tantas elecciones equivocadas. Jesús siempre está ahí, con el corazón abierto; donando esa misericordia que tiene en el corazón; perdona, abraza, entiende, se acerca… ¡Eh, así es Jesús!». Los Evangelios «registran las primeras reacciones negativas en relación a Jesús justamente cuando Él perdonó los pecados de un hombre. Era un hombre que sufría doblemente: porque no podía caminar y porque se sentía “equivocado”. Y Jesús —insistió el Papa— entiende que el segundo dolor es más grande que el primero, tanto que lo acoge enseguida con un anuncio de liberación: “Hijo, tus pecados te son perdonados”. Libera de aquel sentimiento de opresión de sentirse equivocado. Es entonces que algunos escribas (aquellos que se creen perfectos: yo pienso en tantos católicos que se creen perfectos y desprecian a los demás… es triste esto) algunos escribas allí presentes se escandalizan por las palabras de Jesús, que suenan como una blasfemia, porque sólo Dios puede perdonar los pecados».

 

 

«Nosotros que estamos acostumbrados a experimentar el perdón de los pecados, quizás demasiado a “buen precio”», subrayó Francisco, «deberíamos algunas veces recordarnos cuanto le hemos costado al amor de Dios. Cada uno de nosotros ha costado bastante: ¡la vida de Jesús! Él lo habría dado por cada uno de nosotros. Jesús no va a la cruz porque cura a los enfermos, porque predica la caridad, porque proclama las bienaventuranzas. El Hijo de Dios va a la cruz sobre todo porque perdona: perdona los pecados, porque quiere la liberación total, definitiva del corazón del hombre. Porque no acepta que el ser humano consuma toda su existencia con este “tatuaje” imborrable, con el pensamiento de no poder ser acogido por el corazón misericordioso de Dios».

 

Los pecadores no solo son «consolados a nivel psicológico», sino que Jesús les ofrece «la esperanza de una vida nueva»: «Mateo el publicano se convierte en apóstol de Cristo: Mateo, que era un traidor de la patria, un explotador de la gente. Zaqueo, rico corrupto: este seguramente tenía un título en coimas, ¿eh?, Zaqueo, rico corrupto de Jericó, se transforma en un benefactor de los pobres. La mujer de Samaria, que tenía cinco maridos y ahora convive con otro, recibe la promesa del “agua viva” que podrá brotar por siempre dentro de ella»

 

El Papa concluyó la catequesis afirmando que «nos hace bien pensar que Dios no ha elegido como primera amalgama para formar su Iglesia a las personas que no se equivocan jamás. La Iglesia es un pueblo de pecadores que experimentan la misericordia y el perdón de Dios. Pedro ha entendido más la verdad de sí mismo al canto del gallo, en vez que de sus impulsos de generosidad, que le henchían el pecho, haciéndolo sentir superior a los demás. Hermanos y hermanas, somos todos pobres pecadores, necesitados de la misericordia de Dios que tiene la fuerza de transformarnos y devolvernos la esperanza, y esto cada día».

 

Después de la catequesis, el Papa Francisco hizo un llamado para poner fin a la violencia en contra de las comunidades cristianas en Nigeria y en la República Centroafricana: «Me causó profundo dolor la matanza que ocurrió el pasado domingo en Nigeria, en el interior de una iglesia, donde fueron asesinadas personas inocentes. Desgraciadamente hoy por la mañana llegaron noticias de violencias homicidas en contra de las comunidades cristianas en la República Centroafricana. Deseo que cese toda forma de odio y de violencia y que no se repitan nunca más crímenes tan vergonzosos, perpetrados en lugares de culto, donde los fieles se reúnen para rezar. Pensemos en nuestros hermanos y hermanas en Nigeria y en la República Centroafricana, y recemos por ellos todos juntos».


Deja un comentario

Medio Oriente: los cristianos perseguidos y la administración Trump.

Los militantes “pro-perseguidos” desconfían del Trump “defensor de cristianos”

Funcionarios de la Administración estadounidense acusados de haber acallado las batallas apoyadas por los activistas para que se reconozcan como «genocidio» el sufrimiento y las violencias soportados por los cristianos del Medio Oriente de la galassia yihadista

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump

3
0
Pubblicato il 30/07/2017
GIANNI VALENTE
CIUDAD DEL VATICANO

El presidente estadounidense, Donald Trump, también se ajusta, de vez en cuando, la armadura de «defensor de los cristianos perseguidos», sumándose al concurrido grupo de líderes políticos globales y regionales que se ofrecen como «garantes» de la «causa cristiana» en las vicisitudes del mundo, empezando por las del Medio Oriente. Pero en su patria, muchas lobbies de la red comprometida a tiempo completo en la «advocacy global» de las comunidades cristianas siguen mostrando su desconfianza hacia la actual administración estadounidense.

 

La última de las acusaciones contra los funcionarios de Washington es la de haber acallado las batallas apoyadas por lobbies y grupos de activistas para que se reconozcan como «genocidio» el sufrimiento y las violencias que han soportado los cristianos en el Medio Oriente de la galaxia yihadista, identificada por completo con el auto-proclamado Estado Islámico (Daesh). Algunos sitios conservadores en internet, como «The Free Beacon», han acusado a funcionarios del Departamento de Estado de los Estados Unidos de cancelar sistemáticamente la expresión «genocidio» en los documentos sobre las violencias de los yihadistas contra los cristianos y otras minorías étnicas y religiosas, e incluso han identificado al presunto «autor intelectual» de la operación, que sería Richard Visek, encargado de la oficina de asesores legales del Departamento de Estado, nombrado en octubre de 2016 por el presidente Barack Obama.

 

También han dicho que se trataba de una «operación ideológica» que pretendía cancelar los posibles efectos prácticos (políticos y económicos) de la declaración con la que en marzo de 2016 el entonces Secretario de Estado estadounidense, John Kerry, utilizó la definición de «genocidio» para referirse a la violencia soportada por los cristianos principalmente en Siria e Irak. Estas acusaciones provocaron la dura reacción del Departamento de Estado, que, mediante la portavoz Heather Nauert, las catalogó de «completamente falsas». Pero también la versión en línea de «Christianity Today», histórica revista evangélica vinculada con el predicador Billy Graham, sostiene que ahora los activistas y líderes católicos también le piden a Trump que pase «de la retórica a la acción en el campo», ayudando a «estas comunidades perseguidas a tratar de reconstruir sus vidas y casas en Irak».

 

El último de los instrumentos utilizados para presionar más a la Administración de Trump es la «Iraq and Syria Genocide Emergency Relief and Accountability Act», resolución que fue aprobada en junio por la Cámara de Representantes que pide concreción en el apoyo de Estados Unidos a los grupos indicados como «víctimas de genocidio» por parte de los yihadistas, y poner en marcha el acceso y la gestión de fondos nacionales federales por parte de asociaciones y organizaciones religiosas para apoyar a estos grupos. Las lobbies cristianas esperan que Trump destine directamente una congruente cifra esos fondos nacionales al financiamiento de esos proyectos (como, por ejemplo, la reconstrucción de las casas y de las localidades destrozadas durante los conflictos), para apoyar a comunidades cristianas que pueden encajar en la categoría de los grupos «víctimas de genocidio». Se esperan que la gestión de estos fondos quede en manos de «expertos» de organizaciones confesionales que actúan desde hace años con el dinero destinado a los cristianos «necesitados».

 

Los grupos de presión «pro-minorías cristianas en el Medio Oriente» atribuyen a estas mismas comunidades la tarea de «estabilizar la región» y, si se pudiera, de «frenar la colonización» del norte de Irak por parte de las milicias chiitas iraníes. Por ello, la operación de hacer que fluyan dólares hacia las comunidades cristianas, sobre todo en Irak (como sostiene la activista Nina Shea, dirigente del Hudson Institute’s Center for Religious Freedom), representa una «prioridad» para la seguridad nacional Estados Unidos. Mientras tanto, un grupo de políticos y activistas (al que pertenece incluso el ex-candidato a las Primarias republicanas Marco Rubio) escribió una carta al Secretario de Estado Rex Tillerson, para pedir garantías sobre los fondos que habría que dar, prioritariamente, a las minorías perseguidas, empezando por los cristianos.

 

Trump no convence a muchas lobbies de identidad cristiana, a los cuales quienes sus frases en defensa de los cristianos del Medio Oriente les parecen consignas obligadas de campaña electoral. Los más críticos indican que a finales del primer año de la administración Trump los cristianos que Estados Unidos recibieron de las áreas «de riesgo» serán 14 mil menos con respecto a los que fueron recibidos durante el año anterior, alcanzando el nivel más bajo de la última década. Durante el año fiscal 2017, que acabará en septiembre, los migrantes y refugiados cristianos de todas las Iglesias y comunidades admitidos en los Estados Unidos serán menos de 24 mil, frente a los casi 37 mil acogidos durante el año fiscal 2016. La disminución de los migrantes aceptados en Estados Unidos ha pasado de 35 mil (en 2016) a menos de 22 mil (en 2017). Pero, a pesar de las consignas, el escenario de los flujos migratorios que entran al país, según los medios de comunicación evangelistas, no ha mostrado particulares «favoritismos» por parte de la administración de Trump para los cristianos que vienen de escenarios de guerras y conflictos.

 

Un caso emblemático es el de los migrantes iraquíes caldeos que han sido expulsados, como tantos otros miles de sus compatriotas, en el marco de las nuevas reglas sobe la inmigración impulsadas por el magnate-presidente. El pasado 12 de junio, 114 cristianos iraquíes de origen caldeo, varios de ellos residentes en Estados Unidos desde hace varias décadas, fueron arrestados en la zona de Detroit por agentes de Migración para enviarlos por la fuerza a Irak. La operación fue una consecuencia del acuerdo que firmaron Estados Unidos e Irak con el cual el gobierno de Baghdad aceptó recibir a un cierto número de ciudadanos iraquíes «expulsables» por varios motivos de los Estados Unidos, con tal de que cancelaran al país de la lista negra de las naciones afectadas por el bando del presidente Trump, el polémico «muslim ban», para impedir la entrada a los Estados Unidos de ciudadanos de 7 países de mayoría musulmana, considerados como potenciales «exportadores» de terroristas. Muchos de los arrestados cristianos habían tenido problemas con la justicia en el pasado, detalle que, según las fuerzas del orden las justificaba para expulsarlos. La disposición de esta medida por ahora se encuentra congelada gracias a otras medidas de suspensión que ha emitido el juez Mark Goldsmith de Detroit. Pero en la comunidad de la diáspora caldea, que en noviembre votó principalmente por los republicanos, crecen la desilusión y la rabia hacia el Presidente que muchos habían apoyado creyendo que habrían encontrado en él un súper-protector.

 

Trump parece, pues, mostrarse evasivo en el frente de la movilización pro-cristianos del Medio Oriente según buena parte de esa red de asociaciones que durante los primeros meses de 2016, con sus presiones, logró convencer al Congreso de Estados Unidos y al Secretario de Estado John Kerry a usar el término «genocidio» para referirse a la violencia de los yihadistas soportada en el Medio Oriente por los cristianos y otras minorías étnico-religiosas. Según una ordenanza constitucional estadounidense, frente a los casos reconocidos de genocidio el Presidente del país debe evaluar «cuáles acciones se pueden tomar para garantizar que los responsables sean sometidos a juicio por tales crímenes» en un tribunal competente. Esta obligación no pone en marcha automáticamente ninguna opción política o militar. Pero entre 2015 y 2016, la eventualidad de juzgar intervenciones armadas para defender a los cristianos reconocidos como víctimas de genocidio se respiraba alrededor de toda la campaña de movilización. Con base en algunas declaraciones de Kerry y del Congreso estadounidense se proyectó la posibilidad de equipar militarmente a auto-proclamadas «milicias cristianas» activas en la Llanura de Nínive. En ese contexto, el arzobispo siro-católico sirio Jacques Behnan Hindo, en una entrevista con la Agencia Fides, dijo que el paso que había dado la Administración estadounidense de entonces era una «operación geopolítica que instrumentaliza la categoría de Genocidio para sus intereses».

 

La política exterior de Estados Unidos sigue considerando la dimensión religiosa como un factor estratégico de las propias proyecciones internacionales, de manera parecida a lo que ocurrió en Asia y en el Medio Oriente durante los años setenta y ochenta, cuando, por ejemplo, desde los escaños del Congreso tanto Demócratas como Republicanos apoyaban en coro la «guerra justa» de los mujaidines afganos en contra del régimen de Najibullah y sus aliados soviéticos.

 

Forma parte del enigma político que representa también esa vaga y no concreta preferencia por la «defensa» de los cristianos perseguidos de Trump, quien, con sus consignas más o menos «islamófobas» y afirmaciones de campaña electoral sobre la defensa de la «herencia cristiana», ahora es percibido por sectores «persecucionaistas» como un medio traidor, dispuesto a expulsar a los migrantes caldeos al Medio Oriente (tildado por las diferentes propagandas de «tierra perdida», caída para siempre en manos de los yihadistas).

 

Hasta ahora, el presidente-magnate ha mostrado una personal cautela a la hora de aplicar la categoría de «genocidio» a los sufrimientos de los cristianos del Medio Oriente. Pero los que lo critican por ello deberían recordar qué dijo al respecto el Papa Francisco, el 18 de junio de 2016: «A mí no me gusta, y quiero decirlo claramente», subrayó el obispo de Roma durante su visita a la Villa Nazareth, «cuando se habla de un genocidio de los cristianos en el Medio Oriente. Esto es un reduccionismo». En esa ocasión, el Papa Bergoglio invitó a no hacer «reduccionismos sociológicos» de las cosas que son «misterio de la fe, un martirio». Y también recordó a los «cristianos coptos, degollados en las playas de Libia. Todos murieron diciendo: “Jesús, ayúdame”».


Deja un comentario

Campaña de ayuda a los cristianos perseguidos.

ESTADOS UNIDOS – Grupo de conexión hebreo-cristiano inicia su recogida de fondos para los “cristianos perseguidos”

Chicago – La International Fellowship of Christians and Jews, grupo internacional con sedes centrales en Chicago y Jerusalén, ha lanzado una recogida de fondos en favor de los cristianos y de las demás minorías de oriente medio golpeadas por la violencia de marca islámica. La campaña, titulada “Beatos los perseguidos”, comenzó la semana pasada con un compromiso inicial para recoger en poco tiempo 100 mil dólares. La iniciativa – refiere Jewish News Service – pretende sostener proyectos de asistencia sanitaria y psicológica sobre todo en favor de la infancia traumatizada por la guerra y por la violencia sectaria desde hace años sufre Oriente Medio.
“Precisamente mientras continuamos combatiendo el antisemitismo” ha declarado el rabino Yechiel Eckstein, fundador y presidente de la Fellowship “tenemos que combatir esta persecución contra los cristianos en todo el mundo”. La International Fellowship of Christians and Jews surgió en los años Ochenta por iniciativa de hebreos y cristianos evangélicos estadounidenses, para desarrollar su red posteriormente en otros países. La Fellowship se propone promover la cooperación entre hebreos y cristianos en torno a proyectos dirigidos principalmente a garantizar la seguridad de los hebreos en Israel y en otras áreas del mundo. Cada año, la organización recoge alrededor de 100 millones de dólares, la mitad de los cuales son destinados a proyectos de asistencia en Israel .


Deja un comentario

Hostilidad contra los cristianos en el mundo actual.

Un mundo de víctimas en donde creer es una elección difícil

Un grupo de cristianos perseguidos

39
0
Pubblicato il 25/07/2017
Ultima modifica il 25/07/2017 alle ore 13:20
DOMENICO AGASSO JR.
CIUDAD DEL VATICANO

¿Cuál es la verdadera «gran fuerza de la Iglesia» universal? «Las pequeñas iglesias perseguidas». Palabra de Papa Francisco. El Pontífice recuerda a menudo que hay más mártires cristianos en la actualidad que durante los primeros siglos, pero, denuncia, «los medios de comunicación no lo dicen», porque no es noticia. Más allá de la comparación con el pasado, lo que surge de las fuentes vaticanas es que en 38 países se verifican violaciones contra la libertad religiosa. De estos, 23 son zonas en las que se verifican abusos graves: absoluta negación de los derechos y de las libertades, detenciones por largos periodos sin un proceso justo, violaciones y homicidios o incluso experimentos médicos. Y los cristianos son el grupo más perseguido. Lo comunicó Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), fundación de derecho Pontificio que nació en 1947 para apoyar a la Iglesia en todo el planeta, con particular atención por las iglesias perseguidas. Estudiando 196 naciones, AIN ha medido la “temperatura” de la tranquilidad y de las posibilidades con las que se puede vivir el propio credo y participar en ritos de oración. De esta manera ha tomado una “fotografía” que se puede consultar en el Informe 2016 sobre la libertad religiosa en el mundo. El documento muestra que los principales responsables de la violación del derecho de practicar la propia fe no son los gobiernos, sino las diferentes organizaciones militantes y fundamentalistas.

 

El régimen más duro contra los creyentes es Corea del Norte, definida por AIN como «feroz». Se cree que en los campos de trabajo hay alrededor de 200 mil prisioneros. Entre ellos hay un número elevado (tal vez el 10%, pero no es posible precisarlo) de cristianos, detenidos o encarcelados por haber poseído una Biblia o por haber participado en celebraciones. Hay sacerdotes acusados de subversión y condenados a trabajos forzados por haber ejercido su actividad religiosa; hay mujeres condenadas a muerte por haber puesto en circulación la Sagrada Escritura; a veces, son encerrados también los familiares de los «culpables» porque existe el delito de culpa por asociación.

 

Situaciones particularmente dramáticas se viven en el norte de Irak, en donde son perseguidos los yazidíes, además de los cristianos, y en Eritrea.

 

El Informe, que llega a su XII edición, presenta una nueva categoría de clasificación, consecuencia de un «nuevo fenómeno de violencia de carácter religioso»: el «hiperextremismo islámico». Se trata de los hombres del llamado Estado Islámico de al Baghdadi en la zona de Irak y Siria, de los integrantes de Boko Haram que pretende descristianizar el norte de Nigeria, de al Shabaab en Somalia y en ciertas regiones de Kenya. Este peligro difundido amenaza a todos «porque las víctimas de esta categoría han sido 5 países en el mundo» durante los últimos años. Entre otras cosas «el extremismo islámico y el hiperextremismo –indica el Informe– observados en países como Afganistán, Somalia y Siria, representan un factor clave del masivo incremento del número de refugiados en el mundo».

 

En relación con los cristianos, AIN subraya el peligro de que desaparezcan del Medio Oriente, además de ser eliminados en algunas regiones de África. Lo escribe en otra publicación, «Perseguidos y Olvidados. Informe sobre los cristianos oprimidos por su fe». Desde Medio Oriente hasta Asia, pasando por África, en 22 estados los cristianos sufren violencias de diferentes naturalezas. El número de naciones identificadas como lugar de «extrema» persecución cristiana son diez: China, Eritrea, Irán, Arabia Saudita, Paquistán, Corea del Norte, Irak, Nigeria, Sudán y Siria.

 

En este oscuro escenario también hay algunas «luces»: son los pasos que han dado países como Egipto, Bhután y Qatar. Pero, para llegar a la plena y pacífica libertad religiosa, que el cardenal Mauro Piacenza, presidente de AIN, define «madre de las demás libertades», todavía hay mucho camino por delante.

 

 

Este artículo fue publicado en “Origami”, revista semanal del periódico italiano “La Stampa”, en la edición del 13 de julio de 2017 (n. 87).


Deja un comentario

El atentado contra los coptos en Egipto. Objetivos.

 

EGIPTO – “La masacre de los coptos es una respuesta al discurso del presidente al Sissi en Arabia Saudita”

sábado, 27 mayo 2017terrorismo   persecuciones  

el autobús que ha sufrido el atentado

El Cairo (Agencia Fides) – “La masacre de los cristianos coptos es una respuesta al discurso que el presidente de Egipto, Abdel Fattah al-Sisi ha tenido en la conferencia entre los Estados Unidos y el mundo árabe islámico que se ha celebrado la semana pasada en Arabia Saudita”, dice el padre Rafic Greiche, sacerdote y director de comunicaciones greco-católico de los obispos de Egipto, al comentar la masacre de al menos 29 personas coptas cometido ayer, 26 de mayo, por una docena de yihadistas en la ciudad de Minya, al sur de Egipto.
“Se ha tratado de un discurso muy fuerte y franco contra el fundamentalismo y el radicalismo”, explica el p. Greiche. “Creo además – añade el sacerdote -,que los terroristas tratan de dividir a la población egipcia sembrando discordia entre cristianos y musulmanes. Hasta el momento no han tenido éxito, y de hecho la población está unida en el rechazo de la violencia”.
Según el p. Greiche “los terroristas tienen como objetivo a largo plazo: expulsar a los cristianos de Egipto como ocurrió en Iraq, donde tan pronto como el Estado Islámico conquistó Mosul, lo primero que hizo fue expulsar a todos los cristianos. Lo mismo ocurrió en Siria, Sudán y ahora tratan de hacerlo en Egipto, que posee la primera comunidad cristiana de Oriente Medio y la comunidad islámica más grande del mundo árabe”.
“Los cristianos del resto del mundo pueden ayudarnos en primer lugar con la oración. Además también pueden hacerlo no permitiendo que el radicalismo religioso y el terrorismo islamista se enraíce en sus países. Se debe promover el discurso religioso moderado pero no sólo en Egipto sino también en Europa, en las mezquitas europeas hay imanes que hacen discursos radicales e incendiarios. Por último, pueden ayudarnos a asegurar que nuestra gente reciba una educación mayor” concluye el p. Greiche. (L.M.) (Agencia Fides 27/5/2017)