Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Quién es Luis Ladaria, nuevo prefecto de la Doctrina de la Fe

Quién es Luis Ladaria, el nuevo prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe

2017-07-04
El cardenal Joseph Ratzinger se fiaba de él y nombró a Luis Ladaria “secretario” de la Comisión Teológica Internacional, es decir, su coordinador general.Cuatro años más tarde, como Papa, Benedicto lo hizo número dos de la que había sido durante años “su” Congregación para la Doctrina de la Fe.
Ahora Francisco ha dejado en sus manos este mismo departamento. Una congregación que conoce a la perfección y en la que es muy querido.
En esta entrevista de julio de 2008 habló del trabajo en la Congregación para la Doctrina de la Fe, y recordó que se dedica por este orden a “promover y tutelar” la doctrina católica.
LUIS LADARIA
Prefecto, Congregación para la Doctrina de la Fe
“‘Promover’ quiere decir que la fe sea conocida, que la fe sea vivida; y ‘tutelar’ quiere decir evitar que se produzcan desviaciones. Yo creo que lo que se pretende es promover y tutelar. Y en primer lugar, promover. A veces se crean unos clichés que no responden a la realidad”.
Es español, tiene 73 años y en 1966 entró en la Compañía de Jesús. Estudió Derecho y Teología. Recuerda con cariño sus años en esta universidad, la Gregoriana de Roma.
LUIS LADARIA
Prefecto, Congregación para la Doctrina de la Fe
“Aquí me he dedicado a enseñar diferentes materias de la Dogmática, la Antropología Teológica y la Teología Trinitaria. La enseñanza en la Gregoriana es muy bonita, porque aquí tenemos alumnos de más de 120-130 países, una variedad enorme; y esta internacionalidad es un aliciente impresionante: los diferentes puntos de vista y diferentes mentalidades que esto significa, siempre en unión de la Fe, y la unión de la Iglesia. Y esto para mí ha sido siempre una experiencia muy agradable”.
Los observadores dicen que el nombramiento de Luis Ladaria como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe es el segundo más importante del pontificado de Francisco, después del de Pietro Parolin como secretario de Estado.
Una apuesta por un profesor discreto, dialogante y trabajador, que se convierte en uno de los puntos de referencia del Vaticano de Francisco.


Deja un comentario

Prefectos en la doctrina de la fe del Vaticano. Comentario

Francis replaces Cardinal Muller with deputy Ladaria as head of doctrinal congregation

 |  

 

Pope Francis has decided not to renew the expiring term of Vatican doctrinal chief Cardinal Gerhard Muller, choosing instead to replace the German prelate with his deputy, a Spanish Jesuit theologian known for keeping a relatively low public profile.The pontiff has appointed Archbishop Luis Ladaria, 73, as the new prefect for the Congregation for the Doctrine of the Faith. He had previously served as the office’s secretary.

A Vatican statement announcing the appointment Saturday did not say whether Muller would be receiving a new role. At 69 years old he is six years away from the traditional retirement age for bishops. It is unusual for a cardinal of that age not to have an official posting.

The Vatican statement simply said the pope thanked Muller for his service at the conclusion of his five-year term as prefect, which began with his appointment by former Pope Benedict XVI on July 2, 2012.

Saturday’s announcement had been highly anticipated over the past day, as rumors began to circulate that Muller would be leaving his position following a meeting the cardinal had Friday with Francis.

Don’t miss a thing.Sign up for emails from NCR.
email-graphic.jpg

The pope’s choice of Ladaria, who has served at the doctrinal congregation since his own appointment by Benedict in 2008, seems to signify that Francis did not want a radical shake-up at the Vatican office, but simply a change in personnel.

Prior to his appointment at the Vatican, Ladaria had taught at the Pontifical Gregorian University and served as its vice-rector. From 2004-2009 he was the secretary general of the International Theological Commission.

The archbishop is also the president of the new papal commission studying the possibility of women deacons in the church, having been appointed to that role by Francis last August.

Before becoming the head of the doctrinal congregation, Muller had served for ten years as the bishop of the southeastern German diocese of Regensburg. He is known to be close to Benedict, who studied and taught at the University of Regensburg prior to becoming a bishop.

But Muller and Francis never appeared to develop an especially warm relationship. Most recently, the cardinal has been inconsistent about his position regarding the teaching authority of Francis’ exhortation on family life, Amoris Laetitia (“The Joy of Love.”)

After four cardinals publicly challenged Francis last November to answer questions about what they see as inconsistencies in the document, Muller said in January that the exhortation was “very clear” and that cardinals should not challenge the pope publicly.

But the cardinal appeared to contradict Francis’ teaching in the document in a May interview with EWTN. Asked about the possibility of the church giving Communion to those who have remarried without first receiving annulments, the cardinal stated: “We don’t accept polygamy.”

In Amoris Laetitia Francis asked pastors to use pastoral discernment in such cases and said that in some instances such discernment “can include the help of the sacraments.” The pope has also praised a set of guidelines issued by Argentine bishops that said divorced and civilly remarried couples might eventually be allowed to receive Communion.

Muller was also publicly questioned in recent months over his willingness to implement recommendations of the new papal commission on clergy sexual abuse, even in instances when Francis had approved them.

When Irish abuse survivor Marie Collins resigned March 1 from the Pontifical Commission for the Protection of Minors, she noted in a statement to NCR that Francis’ order for the creation of a new Vatican tribunal to judge bishops who mishandled abuse cases was found by Muller’s congregation to have “legal” difficulties and was never created.

Collins also noted that an order approved by Francis requiring all Vatican offices to respond to letters from abuse victims was not implemented by at least one congregation.

In a March 5 interview, Muller appeared to admit that his congregation was among those that ignored that papal order, saying that if the Vatican responded to victims’ letters it would not respect the role of diocesan bishops in such matters.

Muller also appears not to agree with Francis’ decision to create the commission studying the possibility of women deacons. He said in the May EWTN interview that it is “not possible” for women to be ordained to the diaconate and that female deacons “will not come.”

Francis made Muller a cardinal in February 2014, as part of the first group of 19 cardinals appointed by the then-new pontiff.

The doctrinal congregation is tasked with promoting correct interpretations of Catholic doctrine and theology. The office also handles investigations of clergy accused of abusing minors.

As part of his new role, Francis also appointed Ladaria Saturday to lead the Pontifical Commission Ecclesia Dei, the Pontifical Biblical Commission, and the International Theological Commission.

The archbishop graduated from the University of Madrid with a degree in civil law. He earned a doctorate in theology at the Gregorian with a dissertation on “The Holy Spirit in St. Hillary of Poitiers.”

Ladaria is the sixth prefect of the doctrinal office since the end of the Second Vatican Council in 1965. Besides Muller, he follows Cardinals Afredo Ottaviani, Franjo Seper, Joseph Ratzinger (future pope Benedict), and William Levada.

Muller’s tenure as prefect is the shortest of that group. U.S. Cardinal Levada’s is the next shortest, with him having served seven years in the role. Croatian Cardinal Seper, with 13 years, and Ratzinger, with nearly 24, served the longest terms.

John Paul II replaced Seper as prefect in 1981, three years after he had been elected as pontiff in 1978. But Seper had turned 75 at that point and would die the month following his replacement.

Ladaria’s appointment immediately appears as one of Francis’ most significant among the Vatican’s highest-level roles since his election as pontiff in March 2013.

In terms of the city-state’s most prominent offices, the pope has only appointed two other such leaders: Italian Cardinal Pietro Parolin as Secretary of State and Guinean Cardinal Robert Sarah as the prefect for the Congregation of Divine Worship and the Discipline of the Sacraments.

[Joshua J. McElwee is NCR Vatican correspondent. His email address is jmcelwee@ncronline.org. Follow him on Twitter: @joshjmac.]


Deja un comentario

Cesa Muller como prefecto de la doctrina de la fe. Comentario.

El Papa no renueva el encargo al cardenal Müller

El Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe deja el cargo cuando se cumplen los primeros cinco años de su mandato. Le sucede el número dos, Luis Ladaria, también él nombrado en su momento por Benedicto XVI

El cardenal Gerhard Ludwig Müller

27
0
Pubblicato il 01/07/2017
Ultima modifica il 01/07/2017 alle ore 14:44
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

Quien pensara que la imputación por abusos sexuales a menores del cardenal George Pell y su excedencia para acudir al proceso en Australia fuese la noticia destinada a agitar la vida de los sagrados palacios en este principio de verano, deberá pensarlo dos veces. La noticia bomba de las últimas horas es la decisión del Papa Francisco de no confirmar en el encargo al cardenal alemán Gerhard Ludwig Müller, 69 años, que el 2 de julio concluye su primer lustro a la cabeza de la Congregación para la Doctrina de la Fe. El anuncio de la decisión estaba prevista para el lunes (es decir, el día después de la espiración del mandato) pero ha sido anticipado a hoy, dado que justo después de la audiencia de ayer por la mañana, en la cual ha sabido de la no renovación del mandato, el cardenal ha comunicado la noticia a sus colaboradores y ha sido publicada en dos sitios tradicionalistas en Italia y en los Estados Unidos.

 

“El Santo Padre Francisco –se lee en el boletín de la Santa Sede– ha agradecido al Eminentísimo Señor Cardenal Gerhard Ludwig Müller al concluir su mandato quinquenal de Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y de Presidente de la Comisión Pontificia “Ecclesia Dei”, de la Comisión Pontificia Bíblica y de la Comisión Teológica Internacional, y ha llamado a sucederle en los mismos cargos a Su Excelencia Reverendísima Monseñor Luis Francisco Ladaria Ferrer, S.I., arzobispo titular de Tibica, hasta ahora Secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe”.

 

El teólogo Müller nombrado en julio de 2012 por Benedicto XVI era obispo de Ratisbona, había recibido el birrete cardenalicio por Francisco en el primer consistorio de febrero de 2014. En su lugar, con una sucesión casi natural, llega el vice, el arzobispo español (y jesuita) Ladaria, también él nombrado en su momento por Papa Ratzinger al vértice del dicasterio, un sacerdote considerado preparado y con autoridad.

 

¿Qué ha llevado a la clamorosa decisión, que no tiene precedentes recientes en la historia de la Santa Sede, incluso si parece que Müller no haya aceptado otros encargos y habría decidido retirarse? La explicación mejor es que el despido de un cardenal que no estaba en sintonía con algunas de las particulares aperturas del Pontífice, en particular sobre la moral familiar y la exhortación ’Amores laetitia’. Pero la designación de Ladaria, y no de un purpurado o un obispo externo más cercano a la sensibilidad de Francisco, pone en discusión esta hipótesis. Ladaria de hecho no se puede clasificar como “progresista”.

 

¿Por qué entonces la no confirmación? Es probable que en el origen de la decisión de no renovar el encargo al cardenal esté la falta de funcionamiento del dicasterio, una dificultad en las relaciones y en la colaboración. En particular puede haber influido la excesiva exposición mediática de Müller: sus tomas de posición personal han sonado a menudo más propias de las de un especialistas que las de un jefe de un dicasterio al servicio del Papa, a pesar de las insistentes invitaciones a “hablar” sobre todo con los documentos y los actos de la Congregación. Intervenciones, las del prefecto de la Doctrina, que suenan casi siempre como toma de distancia del Pontífice.

 

La falta de renovación de un Prefecto del ex Santo Oficio, congregación un tiempo llamada ’La Suprema’ no tiene precedentes recientes. Pero es cierto que no tiene precedentes el modo con el que el Prefecto saliente ha interpretado su papel. De su predecesor, el americano William Joseph Levada, casi no se recuerdan entrevistas durante su mandato, durado siete años y concluido por haber alcanzado el límite de edad. Y del predecesor de evada, el entonces cardenal Joseph Ratzinger, Prefecto para la Congregación doctrina ininterrumpidamente de 1981 a 2005 se recuerdan raras pero importantes entrevistas, en ninguna de las cuales lo había puesto en contraposición con el Pontífice, Juan Pablo II, a pesar de que sea conocido que sobre algunas cuestiones –por ejemplo el encuentro ínter-religioso de Asís la purificación de la memoria durante el Jubileo del 2000– el cardenal alemán tuviera posiciones no siempre coincidentes con las de Wojtyla.

 

Por lo que se sabe, Müller habría rechazado la oferta de otro encargo, prefiriendo retirarse. Con la elección de Ladaria –nombrado número dos de la “Suprema” por el Papa Ratzinger– como sucesor del Prefecto saliente, es evidente que Francisco no tiene intención de imprimir cambios en la Congregación para la Doctrina de la Fe. Como ocurrió en el caso de otro dicasterio, el de la liturgia, donde el Papa Bergoglio hizo sustituir al conservador español Antonio Cañizares Llovera con el conservador africano Robert Sarah.

 

Cambios en los vértices de los dicasterios con la finalización del quinquenio no son una novedad de este pontificado. En 2006, al final el primer encargo como Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los pueblos (uno de los encargos más importantes, hasta el punto de ser definido “el Papa rojo”), Benedicto XVI decidió transferir a Nápoles al cardenal Crescenzio Sepe


Deja un comentario

Nuevo prefecto de la doctrina de la fe.

Vaticano5El Papa nombra a Mons. Ladaria, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe

2017-07-01 Radio Vaticana

 

(RV).- El Santo Padre ha manifestado su agradecimiento al Cardenal Gerhard Ludwig Müller al concluir su mandato quinquenal de Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y de Presidente de la Comisión Pontificia “Ecclesia Dei”, de la Comisión Pontificia Bíblica y de la Comisión Teológica Internacional, y ha llamado a sucederle en los mismos cargos a Monseñor Luis Francisco Ladaria Ferrer, S.I., Arzobispo titular de Tibica, hasta ahora Secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Monseñor Ladaria nació en Manacor, municipio español en la isla de Mallorca, el 19 de abril de 1944. Estudió en la Universidad de Madrid, donde se graduó con una licenciatura en Derecho en 1966. Entró en la Compañía de Jesús el 17 de octubre de 1966. Asistió a la Universidad Pontificia de Comillas, Madrid, y a la escuela de Sankt Georgen de Filosofía y Teología en Fráncfort del Meno, Alemania.

Fue ordenado sacerdote el 29 de julio de 1973. En 1975 obtuvo el doctorado en teología en la Pontificia Universidad Gregoriana, con una tesis titulada “El Espíritu Santo en San Hilario de Poitiers”. En 1984, asumió el cargo como profesor de teología dogmática en la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma, donde fue vicerrector entre 1986 y 1994.

El 9 de julio de 2008 fue nombrado Secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, por el papa emérito Benedicto XVI, cargo que desempeñó hasta la fecha.

(Renato Martinez – Radio Vaticano)

(from Vatican Radio)


Deja un comentario

Nueva reunión del C-9 de Cardenales.

C9; comienzan los trabajos de la 20a reunión

La tercera sesión de 2017 concluirá el miércoles 14 de junio. Participa en las sesiones el Papa

Cardenales y obispos

46
0
Pubblicato il 12/06/2017
Ultima modifica il 12/06/2017 alle ore 12:12
REDACCIÓN ROMA

Comenzaron hoy, lunes 12 de junio, en el Vaticano, las sesiones de trabajo de la 20a reunión del Consejo de los nueve cardenales (el llamado «C9»), que proseguirán hasta el próximo miércoles 14. El Papa Francisco participa en ellas. Se trata de la tercera reunión en este 2017 del grupo de nueve cardenales elegidos por el Pontífice para la reforma de la Curia y que lo ayudan en el gobierno de la Iglesia universal.

 

La última sesión del Consejo se llevó a cabo del 24 al 26 de abril de este año. Buena parte de las discusiones se concentró en la «selección y formación» del personal, tanto de los clérigos como de los laicos, y también en la «descentralización» de la Iglesia y en el «servicio» de la Curia a las Conferencias Episcopales nacionales.

 

El «C9» también está estudiando los casos de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos (Propaganda Fide) y del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización. También habían discutido sobre algunos textos que serían sometidos a la atención del Papa sobre el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, sobre el Pontificio Consejo para los Textos Legislativos y sobre tres tribunales: la Penitenciaria Apostólica, el Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica y el Tribunal de la Rota Romana.

 

En la reunión de abril intervinieron el cardenal Sean O’Malley, presidente de la Pontificia Comisión para la Tutela de los Menores, quien insistió en la necesidad de escuchar a las víctimas de los sacerdotes pederastas, y el cardenal australiano George Pell, que expuso el desarrollo del trabajo de la Secretaría para la Economía, que preside, con especial atención en el monitoreo del presupuesto de este año.


Deja un comentario

Papa Francisco: cambios en su pontificado. Comentario.

Cambios que el Papa representa

thumbnail_IMG_6569

El Papa Francisco es señal de grandes cambios. Algunos de estos, Francisco los ha comenzado, otros los desea, otros los deseamos nosotros. No sabemos si él también. Lo que nadie puede dudar es que el Papa agita las aguas adrede. Que los cambios que impulsa provoquen reacciones, no debiera extrañarnos. No son pequeños.

LOS CAMBIOS COMENZADOS

Francisco ha empezado cambios. El Papa pareciera querer dar un tranco adelante. La reforma de la Iglesia, según parece, le es aún más importante que la reforma de la Curia. Se dice que el cónclave de cardenales que lo eligió le pidió la reforma de esta. Todo indica que no imaginaron que comenzaría por lo más importante: procurar que la Iglesia vuelva al Evangelio.

“Una Iglesia pobre y para los pobres”

La frase “cuánto quisiera una Iglesia pobre y para los pobres” fue el pitazo inicial del partido que Francisco ha querido jugar. Mi opinión es que este constituye el motivo central de su pontificado. En la medida que Francisco ha querido gobernar la Iglesia con este motivo, ha debido enfrentar reacciones en contra de variada índole.

Francisco sorprendió a todos con sus primeros viajes fuera de Roma: Lampedusa, Albania… Fueron, sin duda, intencionales. A los latinoamericanos no nos sorprendió del todo que el Papa realizara estos gestos, pues son acordes de la “opción por los pobres” de la Iglesia de nuestro continente. El magisterio latinoamericano ha sido consistente en la proclamación de esta opción. Pero las palabras y gestos realizados por Francisco en esta línea han podido incomodar otros sectores de la Iglesia. En el mundo el neoliberalismo reina y la riqueza se  acumula. La otra frase de Francisco: “esta economía mata”, ha podido servir para hacerse una idea clara de su manera de pensar. No todos los católicos están de acuerdo con él.

¿Qué hay en este giro hacia los pobres? Francisco ha re-puesto a la Iglesia en la vía del Evangelio. El primer papa latinoamericano, si algo tiene que aportar, es una compresión del Evangelio desde la periferia. Hace prácticamente 50 años la Iglesia latinoamericana, concretamente en Medellín (1968), se autocomprendió a sí misma como la Iglesia de un continente pobre y empobrecido. Hoy, con Francisco, la Iglesia de América Latina devuelve a Europa y comparte con el resto del mundo, el Evangelio que ella recibió de sus mayores.

Francisco pone a la Iglesia en camino a “las periferias existenciales”. A cada rato hace señales en la dirección de una opción por pobres y marginados. La otra expresión que dio vuelta al planeta fue: “quién soy yo para juzgar a un gay”. El puro uso de la palabra “gay” sonó a una aceptación de una realidad que la posición eclesiástica oficial no ha querido reconocer. El “no juzgarlos”, por otra parte, nos recordó al Jesús que pasó por Galilea escandalizando a los fariseos que se creían mejores y excluían a los demás.

En Amoris laetitia son muchas las indicaciones de lo mismo. No hay una familia ideal. Para Francisco, “hay un collage” de familias. El papa como papa tiene que tener una palabra de aliento para las familias y personas reales más que para las “ideales”. Estas, en realidad, no existen. Pero cuando la Iglesia juega en favor de esta hipótesis termina por excluir precisamente a aquellos que Jesús habría incluido e integrado. En Amoris laetitia hay un lugar para cada uno con su realidad familiar, con lo quedó de su familia, con su lucha por levantar un nuevo matrimonio y darle un hogar a niños regulares o irregulares.

Francisco ha hecho todo lo posible para que se dé la comunión a los divorciados vueltos a casar. ¿Quiénes no han querido? Figuras eclesiásticas y laicos muy parecidos a los fariseos que combatieron a Jesús. En contrario, merece un especial reconocimiento el coraje de los episcopados de Alemania y Malta que han explicado a sus fieles los alcances de la Exhortación apostólica.

Francisco ha puesto un grito en el cielo en favor de los migrantes. La Tierra es para todos. Nos recuerda la clave de bóveda de la enseñanza social de la Iglesia: el destino universal de los bienes. Un migrante es un ser humano al que se le niega un derecho fundamental. Se le niega y se le culpa de luchar por la vida propia y de sus hijos.

Este Papa, en fin, ha asumido el grito de los pobres y el grito de la Tierra, fenómenos dramáticos que tiene una sola causa: el capitalismo que se sirve de la tecno-ciencia. El planeta está al borde del abismo. La codicia y un sistema económico centrado en la búsqueda de la mayor ganancia posible, amenaza gravemente el futuro de la humanidad

Libertad de expresión

Otro cambio notable, pero talvez no suficientemente advertido y destacado, es la libertad para hablar y expresarse. Un Papa que habla en vez de leer, que da entrevistas, que a veces dice leseras como afirmar que la gente de Osorno “es tonta” porque rechaza al obispo que él mismo le ha impuesto, un Papa que, en suma, es capaz, por lo mismo, de decir “no soy infalible”, ha generado la posibilidad de que otros hagan lo mismo.

Hasta hace poco en la Iglesia la palabra estaba reservada para la autoridades y estas, las más, no hacían más que citar a los papas o salir del paso con respuestas alambicadas. Muchas veces hemos tenido la impresión de oír a obispos o sacerdotes que pareciera que, en realidad, no tienen nada que decir. Hemos vivido en silencio por muchos años. Miedo y silencio. Hemos tenido la impresión que nuestros propios obispos han vivido atemorizados y silenciados.

A decir verdad, esta situación persiste en buena medida. Es inevitable sospechar. ¿No será que las autoridades se están cuidando? Francisco es un hombre mayor… ¿Cuánto le queda? El efecto péndulo es conocido. Más en este caso. El próximo Papa probablemente será más comedido que este. Si un eclesiástico se entusiasma mucho con Francisco, puede quedar mal parado con el papa siguiente.

Pero también cabe la posibilidad de que se instale en la Iglesia la costumbre de hablar abiertamente y de discrepar. El mismo Sínodo, seguido con interés por la opinión pública, fue ocasión de ver a los prelados discutir abiertamente sobre temas hasta hace poco “intocables”. ¿Ha hecho mal esta apertura? Todo lo contrario. La libertad para hablar ha devuelto protagonismo a católicos ya cansados de no ser considerados en nada.

La Iglesia ingresa, con Francisco, al registro 2.0. Este no consiste en un progreso, sino en la posibilidad que ofrece el mundo digital de interactuar horizontalmente, de expresarse de igual a igual. En esta Iglesia ha de primar el diálogo y la argumentación. No la imposición de la verdad.

Si el Papa admite que puede equivocarse, este es un derecho de todo el Pueblo de Dios.

LOS CAMBIOS QUE ESPERO VER

No se puede decir que Francisco haya comenzado un cambio en cuanto a la participación de la mujer en la toma de decisiones y los cargos en la Iglesia.

Debe reconocérsele una mirada benévola, misericordiosa, con la mujer en Amoris laetitia. Las aperturas en la concepción de la sexualidad, el matrimonio y la familia, junto a la ya mencionada posibilidad de comulgar en misa para los divorciados vueltos a casar, deben imputarse como favorables a las mujeres católicas.

¿Cómo no será un enorme progreso haber entregado la decisión del control de natalidad a la conciencia de las parejas? Se dirá que esto atañe también a los esposos. No de igual manera. Tomar o no tomar la píldora ha sido un cuidado de la mujer. Ella ha sido quien ha debido cargar con un eventual embarazo y la angustia de dar a luz un niño no querido. Los hombres muchas veces se han desentendido de la paternidad responsable. Simplemente han descansado en que esta preocupación le corresponde a su pareja. La encíclica Humanae vitae (1968), por casi cincuenta años, ha sido un tormento moral para las mujeres. La pretensión de imponer su observancia sin contemplaciones ha significa una angustia moral y el motivo de la ida de la Iglesia de muchísimas mujeres.

Ahora último el Papa ha abierto un estudio sobre la posibilidad de ordenar diaconisas. Es otro paso, aunque tímido, en favor de la integración de la mujer. ¿Vendrá luego la posibilidad del sacerdocio femenino? Hoy es culturalmente impresentable su exclusión. La teología tiene dificultades para encontrar en la tradición de la Iglesia antecedentes significativos. Será necesario que la teología, y el magisterio que necesita fundamentar sus decisiones, se abran a considerar la autoridad que tiene oír hoy la voz de Dios en los signos de los tiempos.

Independientemente del sacerdocio femenino, se requiere que las mujeres sean admitidas por igual en los cargos de gobierno de la Iglesia. En este campo esperamos mucho de Francisco, aunque es improbable que tenga fuerzas para tanto.

Otro cambio importante, que esperamos se realice algún día, aunque estamos muy lejos de ello, es la constitución de una Iglesia policéntrica como la han pensado Rahner y Metz. Hoy la concentración del poder en Roma y la curia es impresionante. Las demás Iglesias tienen poquísima autonomía para desarrollarse. Aún conferencias como la latinoamericana son humilladas por Roma. Recuérdese aquí las intervenciones vaticanas en las dos últimas conferencias episcopales. En Santo Domingo la intervención de la curia fue grotesca. La conferencia estuvo a punto de fracasar. Luego en Aparecida una serie de textos aprobados por la asamblea volvieron del Vaticano gravemente cambiados. Estos son botones de muestra de una falta de respecto que no sería posible si el problema no fuera estructural.

Lo que está pendiente es el desarrollo de Iglesia regionales autónomas. Unidas unas a otras, sin duda, en virtud del obispo de Roma. Pero con la capacidad de abordar con creatividad las tareas de una evangelización que siempre debe ser inculturada. Los nuncios, en esto, no ayudan. Ellos, especialmente con los nombramientos de obispos afines, aseguran el predominio cultural del centro sobre las periferias.

Dudamos que este cambio sea posible con Francisco. Apenas podrá hacer algunos cambios en la Curia, plano en el que tiene mucho viento en contra. Solo podemos esperar que la libertad que el Papa está desencadenando en la Iglesia ayude a que las iglesias locales pierdan miedo y se atrevan a exigir mayor participación.

UN CAMBIO PROPUESTO

 Francisco en Evangelii Gaudium promueve un “Iglesia en salida”. El diagnóstico callado es que la Iglesia está enferma de encierro, de volcarse sobre sí misma. Habría que agregar que la institución eclesiástica suele parapetarse contra un mundo que le parece equivocado y amenazante. En muchos aspectos esto es verdad, pero lo propio de la Iglesia no es defenderse, menos aún condenar al mundo sino colaborar con Cristo en su salvación.

Se trata de “salir”, de ir a los otros, de llegar todos. Es más, si se analizan bien los textos del documento, descubrimos que ir a los demás equivale a acogerlos con todas sus diferencias. Esta es la Iglesia católica. Es católica, es decir, universal: de ella nadie debiera ser excluido.

No podemos pasar por alto que una Iglesia “en salida”, tal como Francisco la quiere, es una Iglesia alegre. Fijémonos en los títulos de los tres documentos principales: Evangelii Gaudium, Laudato si, Amoris laetitia. Son títulos que evocan la alegría que predominó en la Iglesia de los orígenes. La Iglesia es alegre cuando se entrega por completo a anunciar que Jesucristo es una buena noticia. Ella sale contenta a anunciarlo, esta es su misión, aunque no sabe si este éxodo tendrá éxito o terminará en un fracaso. La Iglesia no debiera controlar resultados. Los frutos auténticos son obras del Espíritu.

Francisco entiende que la Iglesia es una realidad histórica cuyo éxito no se puede calcular ni controlar. Su actitud pastoral principal es la de acompañar al Pueblo de Dios, involucrándose con él, respetando el camino que las personas van haciendo. Los sacerdotes y otros guías han de ser cercanos y respetuosos de las decisiones que las personas toman. La Iglesia institucional ha de ayudar a discernir el llamado que el Señor hace a los católicos individual o colectivamente considerados. Al promover la actitud de discernimiento, el Papa da vuelta todo. La verdad fundamental no es la de la doctrina, sino la que las personas van descubriendo en sus vidas, no sin los demás, como una verdad personal y vivificadora. El cristianismo no consiste en ajustarse a una enseñanza sino en seguir a una persona, a Jesucristo, iluminados por su Espíritu.

UN CAMBIO DIFÍCIL DE ESPERAR

Confieso, por último, que tengo pocas esperanzas que Francisco cambie la concepción y el lugar del sacerdote en la Iglesia. Hoy predomina por doquier una versión eclesiástica de la Iglesia. Congar, años atrás, hablaba de “jerarcología”. Una Iglesia vertical como la que tenemos, en la cual el poder, además, se encuentra “sacralizado”, es culturalmente insostenible. Siempre habrá laicos sumisos a poderes sacros o deseosos de conseguir el favor de Dios por la vía de la magia. Pero en los sectores sanos del cristianismo un sacerdocio de seres revestidos de una divinidad que les exige evacuar su humanidad, no debiera tener autoridad alguna. El Papa ha sido duro con el clericalismo que se sirve de la separación de lo sagrado y lo profano para dominar a los fieles y,  de paso, escalar posiciones. Dudo que Francisco, en esta materia, logre cambios importantes.

Jorge Costadoat, S.J.

Ponencia expuesta en la Presentación del libro: “Francisco. Palabra Profética y Misión” en la Biblioteca Nacional de Santiago de Chile y en la Iglesia de San Antón en Madrid.


Deja un comentario

Vaticano: Guardia suiza. Discurso del Papa

El Papa a la Guardia Suiza: fuertes y valientes, pero también un ejemplo de vida

Francisco recibió al cuerpo militar vaticano y a los nuevos 40 reclutas que prestan juramento hoy: «Gracias por su servicio»

El Papa con la Guardia Suiza

20
0
Pubblicato il 06/05/2017
Ultima modifica il 06/05/2017 alle ore 16:46
REDACCIÓN
ROMA

«Aprovecho esta ocasión para renovar a todo el Cuerpo de la Guardia Suiza mi gratitud por la diligencia y solicitud con que desarrollan su preciosa actividad al servicio del Papa y del Estado de la Ciudad del Vaticano».

 

Así el Papa Francisco renovó su agradecimiento a la Guardia Suiza Pontificia, según indicó la Radio Vaticana, en el tradicional encuentro, que coincide con la celebración del histórico Saqueo de Roma, en 1527, cuando sus predecesores se distinguieron por su valiente defensa del Papa, hasta el sacrificio de su propia vida.

 

En sus cordiales palabras y saludo también a los nuevos reclutas, el Santo Padre señaló el destacado servicio al que están llamados después de casi cinco siglos: «Hoy no están llamados a ese heroico ofrecimiento de su vida física, sino a otro sacrificio no menos arduo: a servir el poder de la fe. La fe es una válida barrera para resistir a las fuerzas y poderes de esta tierra y sobre todo a aquel que es el ‘príncipe de este mundo’, el padre de la mentira’ que ‘ronda como un león rugiente, buscando a quién devorar’, según las palabras del Apóstol Pedro».

 

«Están llamados —continuó— a ser fuertes y valientes, sostenidos por la fe en Cristo y por su palabra de salvación. su presencia en la Iglesia, su importante servicio en el Vaticano es una ocasión para crecer como valientes ‘soldados de Cristo’».

 

Alentando a los miembros de la Guardia Suiza a perseverar en su seriedad profesional y en su generoso testimonio cristiano y santidad de vida, con el anhelo de que «ésta sea su principal preocupación», el Papa hizo hincapié en la importancia de la fe, como impulso para su servicio en la Ciudad Eterna y su testimonio cristiano.

 

«La singular misión que tienen encomendada en favor de la Santa Sede y de la Iglesia tiene su manantial en el Bautismo, que los habilita para testimoniar la fe en Cristo muerto y resucitado, allí donde la Providencia los lleva a vivir. Queridos guardias, siéntanse parte activa del gran Pueblo de Dios, discípulos misioneros comprometidos en testimoniar el Evangelio en el ambiente en el que obran y en los lugares donde transcurren su tiempo libre».