Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Vaticano: la renuncia al cargo de los curiales. Comentario

El Papa frena la ‘jubilación automática’ para nuncios y obispos curiales

Nuevo “Motu proprio” de Francisco, “Aprender a despedirse”, que cancela el automatismo de la decadencia a los 75 años para los “embajadores”, los encargados de los dicasterios que no son cardenales y sus secretarios. La renuncia tendrá que ser aceptada y se podrá prorrogar

El Papa frena la ‘jubilación automática’ para nuncios y obispos curiales

218
0
Pubblicato il 15/02/2018
Ultima modifica il 15/02/2018 alle ore 14:02
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

 

La Cuaresma ha traído una sorpresa para los nuncios apostólicos, los obispos de la Curia romana que no sean cardenales y los prelados secretarios: al cumplir 75 años de edad ya no dejarán sus puestos automáticamente, como sucedía hasta ahora. Su situación ahora será más parecida a la de los obispos residenciales y de los cardenales que dirigen dicasterios vaticanos. Deberán presentar la renuncia a la edad canónica prevista, pero el Papa podrá, si lo considerare oportuno, extender su mandato.

 

El final de este automatismo queda establecido por el nuevo “Motu Proprio” de Francisco, “Aprender a despedirse”, publicado hoy. Hasta ahora los nuncios apostólicos (los “embajadores” papales que representan a la Santa Sede ante los diferentes gobiernos de los países del mundo y que se encargan de dialogar con los episcopados y de reunir la información para las “provisiones” de las Iglesias, es decir nada que ver con los alimentos, sino con el proceso para llegar al nombramiento de nuevos obispos) se jubilaban automáticamente a los 75 años.

 

La regla del límite de edad, introducida por todos los obispos del Concilio Ecuménico Vaticano II, preveía una aplicación automática, salvo raras posibilidades discrecionales. Lo mismo valía para los prelados curiales que no fueran cardenales, como los obispos encargados de los dicasterios y los secretarios de las congregaciones vaticanas. También ellos, al cumplir los 75, se jubilaban.

 

En cambio, para los encargados de los dicasterios que son también cardenales, así como para todos los obispos residenciales de las diócesis del mundo, presentar la renuncia al llegar al límite de edad nunca ha significado el cese automático de sus funciones. En el Código de Derecho Canónico (401) se lee: «Al Obispo diocesano que haya cumplido setenta y cinco años de edad se le ruega que presente la renuncia de su oficio al Sumo Pontífice, el cual proveerá teniendo en cuenta todas las circunstancias».

 

El Papa, a discreción, puede decidir extender su mandato uno, dos o hasta cinco años, como ha sucedido en el pasado y sigue sucediendo. Por ejemplo, obtuvo una extensión por cinco años como arzobispo de Perugia el actual presidente de la Conferencia Episcopal de Italia, el cardenal Gualterio Bassetti, que tomó las riendas del episcopado italiano cuando ya había cumplido 75 años de edad. La discrecionalidad se aplica también para los cardenales encargados de los dicasterios, como prevé el segundo párrafo del artículo 5 de la constitución apostólica “Pastor Bonus”, promlgada por Juan Pablo II en junio de 1988: «Se ruega a los cardenales dirigentes que, al cumplir los setenta y cinco años de edad, presenten su renuncia al Romano Pontífice, quien, bien pensada la cosa, proveerá». En la actualidad hay dos cardenales que se encargad de dicasterios curiales a punto de cumplir 80 años y siguen en servicio: el Prefecto de las Casuas de los Santos, Angelo Amato, y el presidente de los Textos legislativos, Francesco Coccopalmerio.

 

Sin embargo, esta discrecionalidad nunca se había previsto para los encargados de los dicasterios que no fueran cardenales, así como tampoco para los secretarios de los mismos ni para los nuncios apostólicos (comparados con los primeros por voluntad de Pablo VI con el “Motu Proprio” “Sollicitudo omnium Ecclesiarum” de 1969). El ya citado artículo de la “Pastor Bonus”, de hecho, también afirmaba: «Los otros dirigentes, y los secretarios, al cumplir los setenta y cinco años de edad, cesan en su cargo». Se jubilan y basta, automáticamente. A partir de ahora, con el nuevo “Motu Proprio”, también los nuncios apostólicos, los encargados de dicasterios que no sean cardenales y sus secretarios se aplicará lo previsto para cardenales y obispos diocesanos.

 

El Papa mismo explica en los motivos del nuevo “Motu Proprio”: «“Aprender a despedirse” es lo que pedí, comentando una lectura de las Actas de los Apóstoles, en una oración por los Pastores». Era la Misa matutina en la Casa Santa Marta del 30 de mayo de 2017. La conclusión de una encomienda eclesial «debe ser considerada como parte integral del servicio mismo en cuanto exige una nueva forma de disponibilidad». Esta actitud interior es necesaria «tanto cuando, por razones de edad, hay que prepararse para dejar el propio encargo, como cuando se pida continuar ese servicio por un periodo más largo, a pesar de haber llegado a la edad de setenta y cinco años». Quien se prepara para presentar su renuncia necesita prepararse «adecuadamente frente a Dios, despojándose de los deseos de poder y de la pretensión de ser indispensable. Este permitirá atravesar con paz y confianza tal momento, que, de lo contrario, podría ser doloroso y conflictivo». De la misma manera, quien asume «en la verdad esta necesidad de despedirse, debe discernir en la oración cómo vivir la etapa que está por comenzar, elaborando un nuevo proyecto de vida, marcado, en la medida de lo posible, por la austeridad, la humildad, la oración de intercesión, el tiempo dedicado a la lectura y la disponibilidad para ofrecer simples servicios pastorales».

 

Por otra parte, si excepcionalmente se pide que continúe con su servicio por un periodo más largo, implica «abandonar, con generosidad el propio nuevo proyecto personal. Sin embargo, esta situación no debe ser considerada un privilegio o un triunfo personal, o un favor debido a presuntas obligaciones derivadas de la amistad o de la cercanía, ni como agradecimiento por la eficacia de los servicios ofrecidos». Cualquier eventual prórroga «se puede comprender solamente –precisó el Papa en el documento– por algunos motivos relacionados con el bien común eclesial».

 

Esta decisión Pontificia no es un acto «automático, sino un acto de gobierno; como consecuencia, implica la virtud de la prudencia que ayudará, mediante un adecuado discernimiento, a tomar la decisión apropiada».

 

Francisco cita, «solo como ejemplo, algunas de las posibles razones: la importancia de completar adecuadamente un proyecto muy proficuo para la Iglesia; la conveniencia de asegurar la continuidad de obras importantes; algunas dificultades vinculadas con la composición del Dicasterio en un periodo de transición; la importancia de la contribución que tal persona puede aportar a la aplicación de directivas recientemente emitidas por la Santa Sede o a la recepción de nuevas orientaciones magisteriales».

Anuncios


Deja un comentario

Personal Vaticano: cómo se hace la renuncia a los 75 años.

Vaticano, promulgato Motu Proprio del Papa Vaticano, promulgato Motu Proprio del Papa  

Motu Proprio del Papa sulla rinuncia: “Non un atto automatico ma di governo”

Promulgato un Motu Proprio di Papa Francesco sulla rinuncia, a motivo di età, dei titolari di alcuni uffici di nomina pontificia. L’incarico non decade ipso facto a 75 anni ma solo dopo la decisione del Pontefice a cui bisogna presentare la rinuncia. Una decisione che dunque può arrivare oltre i tre mesi stabiliti dall’articolo 3 del canone 189 di diritto canonico.

Benedetta Capelli – Città del Vaticano

Porta la data del 12 febbraio, il Motu Proprio di Papa Francesco “Imparare a congedarsi” con il quale si regola la rinuncia a 75 anni ad un ufficio ecclesiale “che – scrive il Pontefice – deve essere considerata parte integrante del servizio stesso, in quanto richiede una nuova forma di disponibilità”.

Un nuovo atteggiamento interiore

Francesco sottolinea l’importanza di prepararsi alla rinuncia “spogliandosi dei desideri di potere e della pretesa di essere indispensabile”, affrontando tale momento con “pace e fiducia” perché altrimenti potrebbe risultare “doloroso e conflittuale”. E’ nella preghiera che si avvia il discernimento per una nuova fase della vita, segnata per quanto possibile da “austerità, umiltà, preghiera di intercessione, tempo dedicato alla lettura e disponibilità a fornire semplici servizi pastorali”.

Continuare nell’ufficio non è un trionfo personale

Il proseguimento del proprio compito va considerato nell’ambito del “bene comune ecclesiale” e non deve essere considerato “un privilegio, o un trionfo personale, o un favore dovuto a presunti obblighi derivati dall’amicizia o dalla vicinanza, né come gratitudine per l’efficacia dei servizi forniti”. “Questa decisione pontificia – evidenzia il Papa –  non è un atto automatico ma un atto di governo; di conseguenza implica la virtù della prudenza che aiuterà, attraverso un adeguato discernimento, a prendere la decisione appropriata”.

A 75 anni il compito non cessa ipso facto

Con questo Motu Proprio, che integra l’articolo 2 del “Rescriptum ex audentia” sulla rinuncia dei vescovi diocesani e dei titolari di uffici di nomina pontificia del 3 novembre 2014 (art. 2 “La rinuncia ai predetti uffici pastorali produce effetti soltanto dal momento in cui sia accettata da parte della legittima autorità), il Papa stabilisce dunque che al compimento dei 75 anni,  i vescovi diocesani ed eparchiali come pure i vescovi coadiutori e ausiliari o titolari con speciali incarichi pastorali, sono invitati a presentare la rinuncia al loro ufficio pastorale. Lo stesso vale per i capi dicastero della Curia Romana non cardinali, i prelati superiori della Curia Romana e i vescovi che svolgono altri uffici alle dipendenze della Santa Sede, i rappresentanti pontifici che però così non cessano ipso facto dal loro ufficio.

Il Papa decide sulla rinuncia anche oltre i tre mesi dalla sua presentazione

Papa Francesco dunque stabilisce che la rinuncia va accettata e che “l’ufficio è considerato prorogato fino a quando non sia comunicata all’interessato l’accettazione della rinuncia o la proroga, per un tempo determinato o indeterminato”. Vengono così modificati i canoni 189 § 3 CIC e 970 § 1 CCEO che recitavano: “la rinuncia che necessita di accettazione, se non sia accettata entro tre mesi, manca di ogni valore; quella che non ha bisogno di accettazione sortisce l’effetto con la comunicazione del rinunciante fatta a norma del diritto”.


Deja un comentario

Cese de un alto cargo del IOR en el Vaticano.

IOR; se va el responsable de la seguridad informática

Santo Mirabelli, que fue nombrado hace un año en lugar de Giulio Mattietti, dejó su puesto debido a una «decisión personal»

El IOR

12
0
Pubblicato il 01/02/2018
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

No es un despido, no se trata de una remoción. Sin embargo, otra figura clave del Instituto para las Obras de Religión sale del escenario: Santo Mirabelli, que comenzó a trabajar en enero de hace un año como responsable del IT (Information Tecnology), el delicado departamento que se ocupa de la seguridad informática, dejó voluntariamente su puesto en el Vaticano y decidió volver a trabajar en su viejo empleo en el Ministerio del Interior italiano.

 

En una conversación telefónica con Vatican Insider prefirió no hacer comentarios, pero la noticia fue confirmada por vaticanas fuentes confiables: «Se va por decisión personal». Mirabelli sustituyó a Giulio Mattietti, el director adjunto del IOR que durante los primeros meses también siguió trabajando en su puesto de responsable informático. Como se recordará, Mattietti fue despdido el 27 de noviembre de 2017. Lo acompañaron hasta la frontera del Estado vaticano sus colegas que habían recibido la orden de hacerlo y de constatar que hubiera abandonado el Vaticano, después de haber entregado su celular, las llaves de la oficina y la tarjeta para entrar a la estructura.

 

El IOR, en un comunicado, presentó la destitución como una medida que debía ser comprendida entre las medidas «plenamente legítimas» y «normales», además de fisiológicas cuestiones internas. Después se descubrió que Mattieti había enviado una carta a los miembros del Consejo de Superintendencia, al prelado y al cardenal presidente de la Comisión de Vigilancia. En la carta preguntaba los motivos de su despido (a él nunca comunicados) para poder defenderse. El ex-adjunto no estaba de acuerdo con que se hubiera tratado, en su caso, de «procedimientos de administración cotidiana», como se afirmaba en la versión inglesa del Instituto en relación con su despido.

 

Después de haber dirigido durante décadas el departamento informático del “banco vaticano”, Mattieti fue sustituido por Mirabelli. La oficina que se ocpa de la informática y de la seguridad, con sus empleados, no se encuentra dentro del IOR, en el Torreón Nicolás V, sino en una placita en otra parte del pequeño Estado.

 

A pesar de que un cambio con esta frecuencia es completamente inusual en los institutos bancarios, cuyos responsables informáticos normalmente permanecen establemente durante varios años, los motivos que impulsaron a Mirabelli a dejar su puesto y a volver, probablemente, a la Dirección central de los Recursos humanos del Departamento de Seguridad Pública del Ministerio del Interior Italiano, son exquisitamente personales, por lo que no tienen nada que ver con los despidos y las destituciones que se han verificado en las instituciones financieras vaticanas durante los últimos meses: el Revisor General Libero Milone, un empleado del IOR, cuyo nombre no se conoce, y el mismo Mattietti.


Deja un comentario

Discurso del Papa al dicasterio de la doctrina de la fe.

Audiencia del Papa a los participantes en la Plenaria de la Congregación para la Doctrina de la FeAudiencia del Papa a los participantes en la Plenaria de la Congregación para la Doctrina de la Fe  (Vatican Media)

Papa: gratitud y exhortaciones al Dicasterio para la Doctrina de la Fe

Con verdad y misericordia, siguiendo a Cristo, la Iglesia y los pastores ayuden al hombre de hoy – que ya no sabe quién es – a redescubrir su dignidad de hijo de Dios para construir un mundo más humano

Cecilia de Malak – Ciudad del Vaticano

Al recibir a los participantes en la Plenaria de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el Papa Francisco expresó su profundo aprecio por el delicado servicio que desarrollan y que responde a «los particulares lazos de ese Dicasterio con el ministerio del Sucesor de Pedro, el cual está llamado a confirmar a los hermanos en la fe y a la Iglesia en la unidad.

Les agradezco por su empeño cotidiano de sostén al magisterio de los Obispos, en la tutela de la recta fe y de la santidad de los Sacramentos, en todas las variadas cuestiones que hoy requieren un discernimiento pastoral importante».

Graviora delicta, vínculo matrimonial, salvación cristiana, antropología en la economía, dignidad inviolable de la vida humana

En su denso discurso el Papa habló de importantes temas como los graviora delicta – los delitos más graves – y las solicitudes de disolución del vínculo matrimonial in favorem fidei, así como las tendencias neo-pelagianas y neo-agnósticas; la ética en la economía y las finanzas y el acompañamiento de los enfermos terminales.

Y subrayó la misión importante que desarrollan ante un «horizonte cada vez más fluido y mudable, que caracteriza el comprenderse a sí mismo del hombre de hoy  y que tanto influye sobre las opciones existenciales y éticas»:

“ El hombre de hoy ya no sabe quién es y fatiga en reconocer cómo actuar bien ”

En este sentido es decisiva la tarea de vuestra Congregación en recordar la vocación transcendente del hombre y la inseparable conexión de su razón con la verdad y el bien, a la que introduce la fe en Jesucristo. Nada como el abrirse de la razón a la luz que viene de Dios ayuda al hombre a conocerse a sí mismo y el designio de Dios sobre el mundo».

Redención y comunión con Cristo

También expresó el Papa su aprecio por el estudio que han emprendido sobre algunos aspectos de la salvación cristiana, para reafirmar el significado de la redención ante las hodiernas tendencias neo-pelagianas y neo-agnósticas, expresión de un individualismo que confía salvarse con sus propias fuerzas:

“ Nosotros creemos que la salvación consiste en la comunión con Cristo resucitado ”

«que, gracias al don de su Espíritu, nos ha introducido en un nuevo orden de relaciones con el Padre y entre los hombres. Así podemos unirnos al Padre como hijos en el Hijo y volvernos un solo cuerpo en Aquel que es el «Primogénito entre muchos hermanos» (Rm 8,29).

Implicaciones éticas de una adecuada antropología económica y financiera

«El Magisterio de la Iglesia ha reiterado siempre con claridad, a este respeto, que

“ la actividad económica debe ejercerse siguiendo sus métodos y leyes propias, dentro del ámbito del orden moral (Gaudium et Spes 64) ”

Acompañamiento de los enfermos terminales y dignidad de la vida humana

En lo que respecta al acompañamiento de los enfermos terminales y al proceso de secularización, que absolutiza los conceptos de autodeterminación y autonomía, que en muchos países ha conllevado un crecimiento de la solicitud de eutanasia como afirmación ideológica de la voluntad de poder del hombre sobre la vida, el Papa reiteró la dignidad de la vida humana en todas sus etapas:

«Ello ha llevado también a considerar la voluntaria interrupción de la existencia humana como una opción de ‘civilización’. Está claro que allí donde la vida vale no por su dignidad, sino por su eficiencia y por su productividad, todo ello se vuelve posible.

“ En este escenario hay que reiterar que la vida humana, desde la concepción hasta su fin natural, posee una dignidad que la hace intangible ”

Misión pastoral de la Iglesia: llevar al hombre de la mano para redescubrir a Dios Padre

«Éste es uno de los servicios que la Iglesia está llamada a brindar al hombre contemporáneo.

En este sentido, vuestra misión asume un rostro eminentemente pastoral. Pastores auténticos son aquellos que no abandonan al hombre a sí mismo, ni lo dejan presa de su desorientación y de sus errores, sino con verdad y misericordia lo llevan a reencontrar su rostro auténtico en el bien.

Auténticamente pastoral es pues toda acción tendida a tomar de la mano al hombre, cuando ha perdido el sentido de su dignidad y de su destino, para conducirlo con confianza a redescubrir la paternidad amorosa de Dios, su destino bueno y las sendas para construir un mundo más humano.

Ésta es la gran tarea que espera a vuestra Congregación y a toda institución pastoral en la Iglesia»

Escucha y descarga el informe con la voz del Papa


Deja un comentario

Acuerdo del Vaticano con los jesuitas

 

La Secretaria para la Comunicación del Vaticano firma un acuerdo con los jesuitas

El 21 de septiembre de 2017, la Compañía de Jesús ha firmado un acuerdo con la Secretaria para la Comunicación de la Santa Sede. Con este nuevo acuerdo, los jesuitas se han comprometido a mantenerse disponibles para colaborar con la Secretaria para la Comunicación en la reforma de los Medios de comunicación del Vaticano. El acuerdo sustituye al firmado en 1930 que había dado a la Compañía de Jesús la responsabilidad de gestionar la Radio Vaticana por encargo de la Santa Sede. Firmaron el nuevo acuerdo el Prefecto de la Secretaria para la Comunicación, Monseñor Dario Edoardo Viganò, y el Delegado de la Compañía de Jesús, P. Juan Antonio Guerrero Alves.


Deja un comentario

Tres intervenciones de un alto representante del Vaticano en la ONU.

Intervenciones del Secretario para las Relaciones con los Estados en la 72ª Sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas

Reunión ministerial cerrada sobre la República Centroafricana durante la 72ª Sesión de la Asamblea General de la ONU
Evento de Lideres de Alto Nivel: Llamada a la Acción para acabar con el Trabajo Forzoso, la esclavitud moderna y la  trata de personas
Publicamos   a continuación las intervenciones  del Secretario para las Relaciones con los Estados  S.E. Mons. Paul R. Gallagher, ayer en  Nueva  York durante los trabajos de la  72ª Sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas
Reunión ministerial cerrada sobre la República Centroafricana durante la 72ª Sesión de la Asamblea General de la ONU
Señor Presidente.
La Santa Sede está muy preocupada por la intensificación del conflicto en curso en la República Centroafricana, que está causando ulteriores muertes y heridos entre la población civil y agravando la situación de los refugiados y los desplazados internos.
La Santa Sede aprecia el papel de la MINUSCA, así como la ampliación de su mandato por la ONU, cuyo objetivo es restablecer la paz en la capital, Bangui, y neutralizar, en la medida de lo posible, las acciones de los grupos armados que infligen sufrimientos a las  poblaciones indefensas. Sin embargo, también desea que se adopten medidas más eficaces para proteger a los civiles, sin distinción de credo religioso o rango, a fin de evitar la parcialidad y ganar  una mayor confianza de la población local. Por lo tanto, el aumento del número de fuerzas de paz y la reorganización de sus operaciones deben tener como prioridad la protección de la seguridad de todos los ciudadanos y el restablecimiento de la paz. Muy conscientes de que las personas más vulnerables en el actual conflicto son las mujeres y los niños, hago un llamamiento a la MINUSCA para que defienda su dignidad de personas indefensas, para que garantice su seguridad personal y libertad de movimiento y para protegerlas de las agresiones armadas y de cualquier abuso o humillación que degradaría su dignidad humana. Como señaló el Papa Francisco durante su visita a Bangui, la dignidad es un “Este valor moral, sinónimo de honestidad, lealtad, bondad y honor, es el que caracteriza a los hombres y mujeres conscientes de sus derechos y de sus deberes, y que lleva al respeto mutuo “Discurso  a las Autoridades y al Cuerpo Diplomático, 29 de noviembre de 2015).
La Comunidad Internacional está llamada a dar todo el apoyo necesario para el desarrollo democrático e inclusivo de aquellas estructuras que permitan el crecimiento del país. Por supuesto, es deber del Gobierno nacional garantizar el imperio de la ley, frenar y combatir la corrupción, que despoja de la confianza a los ciudadanos y garantizar el acceso a la atención sanitaria y a la educación para los ciudadanos de todos los niveles, sin discriminación. Pero esto, a su vez,  requiere la acción coordinada de la Comunidad Internacional, para que la ayuda financiera prometida durante la Conferencia de Bruselas del pasado otoño sea puesta a disposición, dando una inyección de recursos al país y facilitando su reconstrucción así como su recuperación financiera.
En cualquier país, una dinámica sana entre las diversas fuerzas políticas sólo puede lograrse mediante un diálogo sincero. Con la ayuda de la Comunidad Internacional, este diálogo debe convertirse en el camino privilegiado para llegar a la paz y dar a la República Centroafricana la estabilidad necesaria para su renovación social, económica y política. De hecho, el diálogo es la única solución a cualquier conflicto armado y la única manera de silenciar las armas de guerra y dar vida a palabras de reconciliación. Podemos recordar aquí el resultado positivo de la visita pastoral del Papa Francisco (29-30 de noviembre de 2015), que dio lugar a gestos de cooperación fuertes y claros, promovidos también por los jefes de las otras confesiones religiosas. Recientemente, el Santo Padre hizo un llamamiento a todos los sectores de la República Centroafricana: “que las armas callen y que la buena voluntad de diálogo prevalezca para dar al país paz y desarrollo” (Papa Francisco, Ángelus, 21 de mayo de 2017).
Para lograr un resultado fructífero, ese proceso de diálogo debe prever:
– un alto el fuego entre todas las partes en conflicto;
– los medios adecuados para desarmar a los diversos grupos armados, estudiando la mejor manera
de reinsertar a sus miembros en la comunidad civil y democrática;
– justicia para las víctimas de atroces ataques a la población desarmada;
– y el retorno garantizado de migrantes y refugiados, tanto cristianos como musulmanes, que deberían poder tomar posesión de sus bienes y volver a una vida serena y tranquila.
En este esfuerzo de diálogo inclusivo, no faltará el compromiso de la Iglesia Católica. Junto con otras confesiones religiosas, la Iglesia buscará lo que une, mientras rechaza lo que causa división o controversia, ya que la búsqueda de la paz viene antes que cualquier otro bien.
Gracias, señor Presidente.

Evento de Lideres de Alto Nivel: Llamada a la Acción para acabar con el Trabajo Forzoso, la esclavitud moderna y la  trata de personas Sra. Primera Ministra, Excelencias, La participación de la Santa Sede en la lucha contra la trata de personas y otras formas de esclavitud moderna no es nueva. Ya en 1965, la Iglesia Católica condenó enérgicamente la “infamia” de la esclavitud, la prostitución, la venta de mujeres y niños, y las condiciones de trabajo vergonzosas, donde la gente es tratada como instrumento de lucro en lugar de como personas libres y responsables [1]. Estos fenómenos ” degradan la civilización humana, deshonran a sus autores (…) y son totalmente contrarias al honor debido al Creador.
La cuestión de la trata de personas sólo puede abordarse plenamente mediante la promoción de instrumentos jurídicos eficaces y la colaboración concreta a múltiples niveles de todas las partes interesadas, utilizando estrategias múltiples para detener estos crímenes atroces, castigar a los delincuentes y asistir a las víctimas.
El Papa Francisco ha dejado claro que trabajar para poner fin al trabajo forzoso, la esclavitud moderna y la trata de personas es una de las prioridades definitorias de su papado. De esta manera, las instituciones y organizaciones de la Iglesia Católica actúan en asociación  y en colaboración con los sectores público y privado, incluyendo  a las autoridades gubernamentales.
En particular, la Santa Sede y la Iglesia Católica colaboran con el Gobierno británico en diversos niveles y en muchas iniciativas para erradicar la trata de personas. Una de esas asociaciones es el Grupo Santa Marta, cuya eficacia reside en la estrecha colaboración entre las autoridades policiales y las instituciones de la Iglesia, que rescatan a las víctimas y las acompañan en su rehabilitación a una vida normal. La experiencia ha demostrado que muchas víctimas se cuidan de confiar en las autoridades policiales, pero confían sus historias más fácilmente al personal religioso, especialmente a las religiosas, que pueden ayudarlas a confiar  en el proceso legal y brindarles refugio seguro y otras formas de asistencia.
Por lo tanto, fieles a su naturaleza específica, las instituciones y organizaciones católicas han estado en primera línea ayudando a las víctimas, especialmente a las mujeres y a las niñas, a escapar de situaciones de esclavitud y, con amorosa preocupación, recorren  con ellas el largo camino hacia una vida de libertad, tanto interior como exterior. Las religiosas, en particular, han sido centrales en este trabajo que a menudo ocurre en situaciones dominadas por la violencia. Forman redes en múltiples niveles para coordinar sus esfuerzos y compartir las mejores prácticas y recursos, maximizando así su impacto.
Sra. Primera Ministra, Excelencias,
La Declaración Política sobre la Aplicación del Plan de Acción Mundial para Combatir la Trata de Personas, que se adoptará en los próximos días, enfatiza “en los términos más firmes posibles la importancia de fortalecer la acción colectiva … para poner fin a la trata de personas” [2]. La naturaleza global de los crímenes de trabajo forzoso, la esclavitud moderna y la trata de personas requieren de todos nosotros una respuesta proporcionada de colaboración, fraternidad y solidaridad. Debemos esa respuesta a las decenas de millones de víctimas, que nos miran con una esperanza desesperada de emancipación y de retorno a una vida de dignidad y libertad.
Gracias, Señora Primera Ministra; gracias, Excelencias.

[1] Cf. Concilio Ecuménico Vaticano II, Constitución pastoral sobre la Iglesia en el mundo actual, Gaudium et spes 27

[2] Political Declaration on the Implementation of the Global Plan of Action to Combat Trafficking in Persons, paragraph 24.


Deja un comentario

Estado actual de la reforma de la Curia vaticana.

Maradiaga: “Casi lista la reforma de la Curia”

El coordinador del «C9» a la Radio Vaticana: «Estamos a un 75% del trabajo de revisión de la “Pastor bonus”. A finales de año entregaremos los documentos a los canonistas»

El Papa con su consejo de cardenales

Pubblicato il 14/09/2017
Ultima modifica il 14/09/2017 alle ore 18:41
REDACCIÓN
ROMA

«Estamos a un 75 % del trabajo de revisión de la Constitución apostólica “Pastor bonus” sobre la Curia romana, y a finales de año deberíamos ser capaces de entregar a los canonistas los nuevos documentos». Lo dijo a los micrófonos de la Radio Vaticana el cardenal Óscar Andrés Rodriguez Maradiaga, arzobispo de Tegucigalpa (Honduras) y coordinador del Consejo de los cardenales (el llamado «C9») al final de la 21a reunión.

 

Sin embargo, la obra de revisión del documento promulgado por Juan Pablo II en 1998 no es el «único objetivo del Consejo de los Cardenales», recordó el purpurado. «También debemos responder a otros objetivos que el Santo Padre nos ha encomendado». Entre otras cosas, «estamos convencidos» de que el Papa quiere «incluir a más mujeres y a más jóvenes en los organismos de la Curia».

 

También el obispo de Albano, monseñor Marcello Semeraro, secretario del «C9», dijo a la Radio Vaticana que el proceso de reforma de la Curia está más allá «de los tres cuartos», y que «se está por completar a nivel de propuesta hecha al Papa». La próxima reunión será del 11 al 13 de diciembre de este 2017.