Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Yemen: los casos de cólera agravan la emergencia sanitaria. Llamamiento de UNICEF y OMS y el Programa mundial de alimentos.

El aumento de casos de cólera en Yemen dispara la alarma

OCHA/Matteo Minasi
Paciente recibiendo tratamiento contra el cólera en el Hospital Al-Sadaqah de Adén. (Agosto de 2018)

27 Marzo 2019

UNICEF, la Organización Mundial de la Salud y el Programa Mundial de Alimentos pidieron este miércoles acceso humanitario sin restricciones en Yemen, ante el aumento de casos sospechosos de cólera y el incremento del número de yemeníes que sufren  por no tener acceso a los alimentos.

Tras los 109.000 casos de diarrea acuosa sospechosos de cólera y las 190 muertes asociadas a este suceso que se han producido en Yemen desde enero hasta el 17 de marzo, UNICEF y la Organización Mundial de la Salud temen que se vuelva a producir un brote de cólera como el padecido hace dos años cuando se registraron más de un millón de casos.

Aproximadamente un tercio de los casos reportados durante este año son de niños menores de 5 años, destacaron los directores regionales de UNICEF y la OMS.

“Tememos que el número de casos sospechosos de cólera siga creciendo con la llegada anticipada de la temporada de lluvias y a medida que los servicios básicos, como los sistemas y redes de abastecimiento de agua, se han colapsado”, indicaron.

Geert Cappelaere y el doctor Ahmed Al Mandhari, añadieron que la situación se ve exacerbada por otros factores como el mal estado de los sistemas de eliminación de aguas residuales, el uso de agua contaminada para la agricultura, o el desplazamiento de las familias que huyen de la escalada de la violencia, especialmente en las localidades de Hodeida y Taiz.

Tanto UNICEF como la OMS destacaron que trabajan, junto a una amplia red de socios locales, en la respuesta y detención de la transmisión de la enfermedad. Las actuaciones se concentran en 147 distritos donde se han desplegado equipos de respuesta rápida que proveen suministros adicionales de agua, higiene y saneamiento.

Además, se encuentran en funcionamiento 413 centros para el tratamiento de la diarrea acuosa y rehidratación vía oral.

Durante las últimas semanas, en 95 distritos se incrementaron las intervenciones de cloración para desinfectar el agua y se distribuyó combustible y piezas de repuesto para mantener en funcionamiento las redes de abastecimiento de agua y saneamiento.

Al mismo tiempo, se efectuó una ronda de vacunación vía oral para 400.000 personas y una campaña de sensibilización puerta a puerta que alcanzó a 600.000 yemeníes.

Pese al compromiso por parte de UNICEF y la Organización Mundial para la Salud de ampliar la respuesta a la enfermedad para evitar la propagación de la enfermedad, se encuentran con diversos desafíos como la intensificación de los combates, las restricciones de acceso y los obstáculos burocráticos para transportar suministros de socorro y personal a Yemen.

“UNICEF y la OMS hacen un llamamiento para que se levanten todas las restricciones a nuestras operaciones humanitarias a fin de responder a la propagación de la enfermedad y a otras zonas. Nuestros equipos humanitarios deben tener pleno acceso para llegar a todos los niños, todas las mujeres y todos los hombres que necesitan asistencia médica y de otro tipo”, recalcaron.

Niño recibiendo tratamiento para la desnutrición aguda en un hospital de Hajjah, en Yemen. Foto: PMA/Abeer Etefa.

 A un paso de la hambruna

Y si la situación sanitaria no invita al optimismo, la alimentaria tampoco parece mejorar ya que 20 millones de yemeníes, alrededor del 70% de la población, sufren inseguridad alimentaria, ya que no tienen un acceso garantizado a los alimentos, según manifestó este martes el portavoz del Programa Mundial de Alimentos, Herve Verhoosel.

Esa cifra representa un incremento del 13% respecto al año pasado, explicaba Verhoosel a la prensa en Ginebra tras añadir que “casi 10 millones de ellos están a un paso de la hambruna“.

A esta dramática situación, hay que añadirle que el PMA recibió informes de intensos enfrentamientos en varios puntos de Hodeida, entre ellos un ataque contra una ruta clave de abastecimiento entre la ciudad portuaria y Saná, la capital del país.

Ante esta última circunstancia, expresó su preocupación por las medidas de seguridad para garantizar el apoyo humanitario adecuado en Yemen, tanto por parte del PMA como de otros organismos de las Naciones Unidas.

Verhoosel manifestó su preocupación por la situación en la provincia de Hajjah, una zona situada al noroeste de Saná que padece una gran inseguridad alimentaria, e indicó que “el reciente aumento de la violencia podría empujar a miles de personas más a niveles catastróficos de hambre“.

El PMA considera que 28 de los 31 distritos de Hajjah se encuentran en situación de emergencia humanitaria y que 8 padecen “niveles catastróficos de inseguridad alimentaria”.

Ante este escenario, el PMA presta apoyo a más de 5.000 familias en Hajjah y cuenta con unos 200 puntos de distribución de alimentos que atienden a 1,5 millones de personas.

Durante los próximos días está prevista la distribución de víveres en el distrito de Kushar, el “epicentro de la reciente violencia en la provincia de Hajjah”, pero no se ha podido acceder a los distritos de Harad, Mustaba, Midi y Hayran, donde se calcula que unas 50.000 personas están al borde de la inanición.

Verhoosel recordó “una vez más” que “el PMA necesita un acceso libre y sin trabas a las poblaciones vulnerables de estos distritos si se quiere evitar un mayor deterioro de la situación de la seguridad alimentaria “.


Deja un comentario

Congo; nuevos brotes de ébola. Y la actuación de MSF

Médicos Sin Fronteras responde ante el nuevo brote de Ébola

Durante la primera semana de intervención, la organización ha establecido unidades de aislamiento y tratamiento en el epicentro de la crisis, y está brindando apoyo al sistema de salud local para que permanezca funcional.

Ciudad del Vaticano

El décimo brote de Ébola en la República Democrática del Congo se declaró el 1 de agosto en la provincia de Kivu Norte, en la parte noreste del país. Hasta el momento, las autoridades de salud han reportado 74 casos y 34 muertes.

Formación para prevenir

Durante la primera semana de intervención, los equipos sanitarios de Médicos Sin Fronteras (MSF), coordinados con el Ministerio de Salud, establecieron una unidad de tratamiento en la ciudad de Mangina, el epicentro del brote, con 30 camas en las tiendas de aislamiento. Asimismo, se instaló una segunda unidad de aislamiento en Beni, una ciudad de 400.000 habitantes, que está a 45 minutos de viaje.

Por otra parte, el personal de la organización está ofreciendo capacitación en cuestión de prevención y control de infecciones a los centros de salud de los alrededores: uno de los elementos clave de la respuesta es asegurarse de que el resto del sistema de salud siga funcionando, a fin de preservar la continuidad de la atención para los demás pacientes.

Limitar la propagación

“Tenemos que enfrentarnos varios retos”, asegura Gwenola Seroux, responsable de emergencias de MSF, en declaraciones al departamento de comunicación de la organización.

“El primero es limitar la propagación de la epidemia, y para lograrlo es necesario proteger del virus a los trabajadores sanitarios y las instalaciones de salud. Las vacunaciones que el Ministerio de Salud está comenzando a realizar, son otra parte crítica de este esfuerzo”.

 

Los demás proyectos de MSF en la región han elevado sunivel de alerta y han puesto en marcha procedimientos para salvaguardar las actividades existentes del riesgo de contaminación; entre estas actividades se incluyen proyectos de MSF que brindan atención a pacientes pediátricos, pacientes con desnutrición y a supervivientes de violencia sexual en Lubero y Bambu-Kiribizi, y en el hospital en Rutshuru.

Alrededor de 800 contactos de pacientes con Ébola ya han sido identificados por las autoridades de salud y están siendo monitorizados para controlar cualquier síntoma temprano de la enfermedad.

Ébola: un virus en zona de conflicto

Hay más desafíos debido al contexto: la región donde se ha presentado el brote se ha caracterizado durante mucho tiempo por la violencia constante.

“Es la primera vez que realizamos una respuesta a un brote de Ébola en un área de conflicto”, afirma Gwenola Seroux. “Esto hará que la respuesta sea aún más difícil, especialmente a la hora de limitar la propagación de la enfermedad en áreas de difícil acceso. Nuestra capacidad para avanzar en el terreno será limitada”.


Deja un comentario

Un nuevo brote de ebola en el Congo.

La Organización Mundial de la Salud lista para responder al nuevo brote de ébola

Archivo: MONUSCO/Jesus Nzambi
Funcionarios de la ONU y el Gobierno en una misión de evaluación durante un brote de ébola en 2014.

8 Mayo 2018

Tras confirmarse la existencia de dos casos en la República Democrática del Congo, la agencia de la ONU ha puesto en marcha los protocolos correspondientes para detener el avance del virus, siguiendo el exitoso modelo que puso en marcha en un brote similar en 2017.

La prioridad de la Organización Mundial de la Salud es llegar a la localidad de Bikoro, en la Provincia del Ecuador, donde se han detectado los casos, para “reducir la pérdida de vidas y el sufrimiento relacionado con este nuevo brote”, dijo Peter Salama, director general adjunto de esa Organización en un comunicado.

El Gobierno del Congo declaró el nuevo brote este martes tras efectuar las correspondientes pruebas de laboratorio. El Ministerio de la Salud del Congo informó a la OMS que dos de los cinco análisis que se habían practicado a otros tantos pacientes por el Instituto de Investigación Biomédica en Kinshasa habían dado positivo.

Trabajar juntos con otros socios y responder pronto de una forma coordinada será vital para contener esta enfermedad letal”, explicó Salama.

Misión a Bikoro

El primer equipo multidisciplinar, que cuenta con expertos de la Organización Mundial de la Salud, Médicos sin Fronteras y la División Provincial de la Salud del Congo, se ha puesto en marcha camino de Bikoro este mismo martes para reforzar la coordinación y las investigaciones.

“Estaremos trabajando de cerca con las autoridades del país y con los socios para apoyar la respuesta nacional” dijo Matshidiso Moeti, director regional de la OMS para África.

La Organización también ha asignado personal experto para abordar el brote y ha liberado un millón de dólares de su fondo de emergencia para apoyar los esfuerzos de contención durante los próximos tres meses.

Pero llegar a Bikoro, situado en las orillas del lago Tumba, es un desafío debido a su distancia de la capital congolesa y los limitados servicios sanitarios que posee. La localidad recibe sus suministros médicos de las organizaciones internacionales.

El noveno brote

Se trata del noveno brote de ébola desde que en 1976 se descubrió este virus endémico en el Congo.

El virus se transmite a los seres humanos a través del contacto con animales salvajes y después puede propagarse de persona a persona. Dependiendo de las cepas, el virus puede ser mortal en el 50% de los casos.

Los primeros síntomas de la enfermedad son fiebres, cansancio, dolor muscular, de cabeza y de garganta, seguidos por vómitos, diarreas y el colapso de los riñones y el hígado, y en algunos casos hemorragias internas y externas.

Un brote que empezó en África Occidental en 2014 dejó más de 11.000 muertos en seis países y no fue declarado extinto por la OMS hasta principios de 2016.


Deja un comentario

Fuerte mortalidad de la malaria

Más del 50 por ciento de las personas en riesgo de contraer Malaria en África cuentan con mosquiteros con insecticida. Foto: OMS

25 de abril, 2017 — En los últimos cinco años, los casos de malaria se han reducido en un 21% y las muertes a causa de la enfermedad en un 29%, informó este martes la OMS en el marco del Día Mundial del Paludismo.

“Hemos logrado estos avances gracias al uso de mosquiteros tratados con insecticida, en 2010 solo 30% de las personas con riesgo de malaria tenían acceso a esta herramienta”, aseguró el doctor David Shellenberg, asesor científico del Programa Global de la OMS contra la Malaria.

Shellenberg agregó que a pesar del progreso obtenido, aún hay 400.000 muertes al año a causa del padecimiento, algo que calificó como inaceptable ya que la malaria es tratable y prevenible.

“Necesitamos llenar los vacíos, el 47% de las personas en riesgo todavía no tienen acceso a medidas preventivas, por lo que se necesita un incremento en la inversión”, resaltó.

Para acelerar el avance hacia la eliminación del paludismo, la OMS pidió a los países y a sus asociados para el desarrollo que intensifiquen las inversiones en la prevención de este mal.

Precisamente este martes, el Fondo Mundial de la Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria anunció una expansión de los proyectos contra el paludismo en cinco países de Asia suroriental.
La iniciativa de 242 millones de dólares busca contrarrestar un peligroso brote de malaria resistente a los medicamentos a través de programas educativos y de prevención.

Campeones contra el paludismo en las Américas

También con motivo del Día Mundial del Paludismo, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) lanzó el concurso “Campeones contra el Paludismo en las Américas”.

A la convocatoria se pueden presentar iniciativas contra la malaria que demuestren que la vigilancia o el acceso universal al diagnóstico y tratamiento han sido componentes esenciales para la eliminación y prevención de la enfermedad.

El concurso busca identificar y reconocer los esfuerzos innovadores en la lucha contra el paludismo.

Los ganadores recibirán capacitación, apoyo financiero de 2.500 dólares, una placa conmemorativa y la oportunidad de presentarse en varias plataformas de comunicación de la OPS y Naciones Unidas.

Las nominaciones serán aceptadas del 25 de abril al 26 de junio de 2017. Todos los detalles y formularios de la nominación pueden ser descargados aquí.


Deja un comentario

Ban Ki-moon se disculpa por insuficiente respuesta al cólera en Haiti.

El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, presentó su informe en una reunión informal de la Asamblea General de la ONU sobre el nuevo plan sobre el cólera en Haití. Foto: ONU/Eskinder Debebe

01 de diciembre, 2016 — El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, pidió hoy disculpas al pueblo haitiano por la respuesta insuficiente ofrecida por el organismo mundial ante el brote del cólera y su propagación en el país.

En una reunión de la Asamblea General, en la que se presentó su informe “El nuevo plan de cólera en Haití”, Ban lamentó profundamente la pérdida de vidas y el sufrimiento causado por la epidemia y sostuvo que esta situación ha proyectado una sombra en la relación entre las Naciones Unidas y el pueblo haitiano.

“Esto ha constituido una mancha para la reputación de las misiones de paz y de la Organización en todo el mundo, y por el bien del pueblo haitiano y de Naciones Unidas, tenemos la responsabilidad moral de actuar y la responsabilidad colectiva de cumplir”, afirmó el titular de la ONU.

Añadió que gracias a los esfuerzos concertados en la esfera internacional y haitiana, la incidencia general del cólera se ha reducido en casi un 90% desde su apogeo en 2011, pero señaló que los fondos para mantener estos esfuerzos han sido difíciles de obtener.

Ban explicó que el enfoque afrontar el cólera en Haití comprende dos tareas y que la asistencia que se solicita asciende a cerca de 400 millones de dólares a lo largo de dos años.

La primera procurará poner coto a la enfermedad y lograr su eliminación y la segunda prevé ofrecer ayuda material y apoyo a los haitianos directamente afectados.

Tomando en cuenta la escala global de las necesidades humanitarias y de desarrollo, Ban afirmó que lo que se solicita para eliminar el cólera en el país caribeño es muy limitado.

“Esta misión es realista y alcanzable. El cólera es una enfermedad prevenible y tratable, que se puede eliminar. Lo que lo ha impedido hasta ahora son los recursos y el financiamiento necesarios”.

El Secretario General dijo que contaba con todos los Estados miembros para cumplir con éxito el propósito de poner fin a la epidemia de cólera en Haití.

Desde el inicio del brote en 2010, se han contagiado unas 788.000 personas y 9.000 han fallecido.


Deja un comentario

Plan de la OMS contra el Zika.

OMS anuncia un plan de respuesta al Zika por 122 millones de dólares

En Recife, Brasil, una madre de 15 años alza a su bebé de cuatro meses, que nació con microcefalia causada por el virus del Zika. Foto: UNICEF/Ueslei Marcelino

17 de junio, 2016 — La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció este viernes un plan de respuesta estratégica al brote del Zika que hace énfasis en la prevención y en abordar las complicaciones médicas causadas por la infección.

Para implementar efectivamente dicho plan se requieren casi 122 millones de dólares para un periodo de 18 meses, a partir de julio de este año, dijo el organismo.

La directora general de la OMS, Margaret Chan, señaló que la respuesta requiere una estrategia única e integrada que apoye a las mujeres y a las niñas en edad reproductiva.

Uno de los esfuerzos centrales será la comunicación dirigida a las mujeres embarazadas, sus parejas, las comunidades y las familias, para asegurar que les llegue la información necesaria para protegerse.

Otros elementos incluyen el control del vector, los consejos de salud sexual y reproductiva, así como la educación para la salud, según los contextos de cada país donde se transmite el virus.
El plan subraya varias características del brote del Zika que requieren una respuesta global, incluido el potencial de mayor propagación internacional y la amplia distribución del mosquito Aedes capaz de transmitir la enfermedad.

Además, contempla la falta de inmunidad de la población en áreas donde circula el virus y toma en cuenta la ausencia de vacunas, tratamientos específicos y la falta de diagnósticos rápidos.


Deja un comentario

Enfermos de lepra. Mensaje del Vaticano

Jornada Mundial de los Enfermos de Lepra: Lucha contra la enfermedad y reinserción social de los que se han curado

                                                                                                                                                                                                                                                             

29 de enero 2016 (Vis).-El arzobispo Zygmunt Zimowski, Presidente del Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud ha escrito un mensaje con motivo de la LXIII Jornada Mundial

de los Enfermos de Lepra cuyo lema este año es :”Vivir es ayudar a vivir”.

”Esta Jornada -escribe el prelado- constituye para todos una nueva ocasión para proseguir la lucha contra esta terrible infección y para acabar con el ostracismo al que a menudo se ven condenadas las personas que llevan sus signos inconfundibles. Se trata de una marginación vinculada con un sentimiento natural de defensa propia ante una enfermedad que en épocas pasadas era incur

able y a un miedo ”ancestral” que, sin embargo, en nuestros días no tiene razones para existir ya que la lepra puede curarse y los que se han curado pueden volver a vivir”.

”Haciendo suyo el compromiso de la Iglesia en favor del cuidado de los enfermos de lepra y de la ayuda a los que se han curado, además de para incrementar la sensibilidad de las personas de buena voluntad – continúa- nuestro dicasterio, en colaboración con la Fundación Sasakawa y con la Fundación Raoul Follereau, ha organizado dos jornadas de estudio que tendrán el viernes 11 y el sábado 12 de junio en el Vaticano. En esa circunstancia los participantes podrán asistir a la Misa presidida por el Papa Francisco en la Plaza de San Pedro el domingo 12 de junio, con motivo del Jubileo de los Enfermos y las Personas Discapacitadas”.

”Tenemos que comprometernos a dar un nuevo empuje a la lucha contra esa enfermedad, ampliando las actividades de información y prevención, pero, sobre todo, favoreciendo como gesto de verdadera com-pasión, la reinserción social y laboral de los que se han curado y que, a pesar de llevar impresas las huellas de esa enfermedad en el cuerpo, mantienen intacta su dignidad de personas”, concluye mons. Zimowski.