Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Ban Ki-moon se disculpa por insuficiente respuesta al cólera en Haiti.

El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, presentó su informe en una reunión informal de la Asamblea General de la ONU sobre el nuevo plan sobre el cólera en Haití. Foto: ONU/Eskinder Debebe

01 de diciembre, 2016 — El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, pidió hoy disculpas al pueblo haitiano por la respuesta insuficiente ofrecida por el organismo mundial ante el brote del cólera y su propagación en el país.

En una reunión de la Asamblea General, en la que se presentó su informe “El nuevo plan de cólera en Haití”, Ban lamentó profundamente la pérdida de vidas y el sufrimiento causado por la epidemia y sostuvo que esta situación ha proyectado una sombra en la relación entre las Naciones Unidas y el pueblo haitiano.

“Esto ha constituido una mancha para la reputación de las misiones de paz y de la Organización en todo el mundo, y por el bien del pueblo haitiano y de Naciones Unidas, tenemos la responsabilidad moral de actuar y la responsabilidad colectiva de cumplir”, afirmó el titular de la ONU.

Añadió que gracias a los esfuerzos concertados en la esfera internacional y haitiana, la incidencia general del cólera se ha reducido en casi un 90% desde su apogeo en 2011, pero señaló que los fondos para mantener estos esfuerzos han sido difíciles de obtener.

Ban explicó que el enfoque afrontar el cólera en Haití comprende dos tareas y que la asistencia que se solicita asciende a cerca de 400 millones de dólares a lo largo de dos años.

La primera procurará poner coto a la enfermedad y lograr su eliminación y la segunda prevé ofrecer ayuda material y apoyo a los haitianos directamente afectados.

Tomando en cuenta la escala global de las necesidades humanitarias y de desarrollo, Ban afirmó que lo que se solicita para eliminar el cólera en el país caribeño es muy limitado.

“Esta misión es realista y alcanzable. El cólera es una enfermedad prevenible y tratable, que se puede eliminar. Lo que lo ha impedido hasta ahora son los recursos y el financiamiento necesarios”.

El Secretario General dijo que contaba con todos los Estados miembros para cumplir con éxito el propósito de poner fin a la epidemia de cólera en Haití.

Desde el inicio del brote en 2010, se han contagiado unas 788.000 personas y 9.000 han fallecido.


Deja un comentario

Plan de la OMS contra el Zika.

OMS anuncia un plan de respuesta al Zika por 122 millones de dólares

En Recife, Brasil, una madre de 15 años alza a su bebé de cuatro meses, que nació con microcefalia causada por el virus del Zika. Foto: UNICEF/Ueslei Marcelino

17 de junio, 2016 — La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció este viernes un plan de respuesta estratégica al brote del Zika que hace énfasis en la prevención y en abordar las complicaciones médicas causadas por la infección.

Para implementar efectivamente dicho plan se requieren casi 122 millones de dólares para un periodo de 18 meses, a partir de julio de este año, dijo el organismo.

La directora general de la OMS, Margaret Chan, señaló que la respuesta requiere una estrategia única e integrada que apoye a las mujeres y a las niñas en edad reproductiva.

Uno de los esfuerzos centrales será la comunicación dirigida a las mujeres embarazadas, sus parejas, las comunidades y las familias, para asegurar que les llegue la información necesaria para protegerse.

Otros elementos incluyen el control del vector, los consejos de salud sexual y reproductiva, así como la educación para la salud, según los contextos de cada país donde se transmite el virus.
El plan subraya varias características del brote del Zika que requieren una respuesta global, incluido el potencial de mayor propagación internacional y la amplia distribución del mosquito Aedes capaz de transmitir la enfermedad.

Además, contempla la falta de inmunidad de la población en áreas donde circula el virus y toma en cuenta la ausencia de vacunas, tratamientos específicos y la falta de diagnósticos rápidos.


Deja un comentario

Enfermos de lepra. Mensaje del Vaticano

Jornada Mundial de los Enfermos de Lepra: Lucha contra la enfermedad y reinserción social de los que se han curado

                                                                                                                                                                                                                                                             

29 de enero 2016 (Vis).-El arzobispo Zygmunt Zimowski, Presidente del Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud ha escrito un mensaje con motivo de la LXIII Jornada Mundial

de los Enfermos de Lepra cuyo lema este año es :”Vivir es ayudar a vivir”.

”Esta Jornada -escribe el prelado- constituye para todos una nueva ocasión para proseguir la lucha contra esta terrible infección y para acabar con el ostracismo al que a menudo se ven condenadas las personas que llevan sus signos inconfundibles. Se trata de una marginación vinculada con un sentimiento natural de defensa propia ante una enfermedad que en épocas pasadas era incur

able y a un miedo ”ancestral” que, sin embargo, en nuestros días no tiene razones para existir ya que la lepra puede curarse y los que se han curado pueden volver a vivir”.

”Haciendo suyo el compromiso de la Iglesia en favor del cuidado de los enfermos de lepra y de la ayuda a los que se han curado, además de para incrementar la sensibilidad de las personas de buena voluntad – continúa- nuestro dicasterio, en colaboración con la Fundación Sasakawa y con la Fundación Raoul Follereau, ha organizado dos jornadas de estudio que tendrán el viernes 11 y el sábado 12 de junio en el Vaticano. En esa circunstancia los participantes podrán asistir a la Misa presidida por el Papa Francisco en la Plaza de San Pedro el domingo 12 de junio, con motivo del Jubileo de los Enfermos y las Personas Discapacitadas”.

”Tenemos que comprometernos a dar un nuevo empuje a la lucha contra esa enfermedad, ampliando las actividades de información y prevención, pero, sobre todo, favoreciendo como gesto de verdadera com-pasión, la reinserción social y laboral de los que se han curado y que, a pesar de llevar impresas las huellas de esa enfermedad en el cuerpo, mantienen intacta su dignidad de personas”, concluye mons. Zimowski.


Deja un comentario

El virus de Zika. Declaración de la OMS

Declaración de la OMS
28 de enero de 2016

La Directora General de la OMS, Dra. Margaret Chan, convocará un Comité de Emergencia del Reglamento Sanitario Internacional sobre el virus de Zika y el aumento de los trastornos neurológicos y las malformaciones congénitas.

El Comité se reunirá el lunes 1 de febrero en Ginebra para determinar si el brote constituye una emergencia de salud pública de importancia internacional.

Las decisiones sobre la composición del Comité y sus consejos se harán públicos en el sitio web de la OMS.

Brote en las Américas

En mayo de 2015, el Brasil notificó su primer caso de enfermedad por el virus de Zika. Desde entonces la enfermedad se ha propagado dentro del país, y también a otros 22 países de la región.

La llegada del virus a algunos países de las Américas, en particular al Brasil, se ha asociado a un gran aumento del número de recién nacidos con microcefalia y de casos de síndrome de Guillain-Barré, afección en la que el sistema inmunitario ataca el sistema nervioso, llegando a producir parálisis en algunos casos.

Aunque todavía no se ha establecido una relación causal entre el virus de Zika y las malformaciones congénitas y síndromes neurológicos, hay fuertes motivos para sospechar su existencia.

Acción de la OMS

La Oficina Regional de la OMS para las Américas (OPS) viene colaborando estrechamente con los países afectados desde mayo de 2015. La OPS ha movilizado personal suyo y miembros de la Red Mundial de Alerta y Respuesta ante Brotes Epidémicos (GOARN) para ayudar a los ministerios de salud a reforzar su capacidad de detección de la llegada y circulación del virus de Zika mediante pruebas de laboratorio y su notificación rápida. El objetivo ha sido garantizar el diagnóstico clínico exacto y el tratamiento de los pacientes, seguir la propagación del virus y del mosquito que lo transmite, y fomentar la prevención, sobre todo mediante el control del mosquito.

La Organización está prestando apoyo a la ampliación y fortalecimiento de los sistemas de vigilancia en los países que han notificado casos de infección por el virus de Zika y de microcefalia y otras afecciones neurológicas que podrían estar relacionadas con el virus. También se está reforzando la vigilancia en los países hacia los cuales se podría propagar el virus. En las próximas semanas la Organización convocará a un grupo de expertos para abordar las lagunas críticas en los conocimientos científicos sobre el virus y sus posibles efectos en los fetos, los niños y los adultos.

La OMS también dará prioridad al desarrollo de vacunas y nuevos instrumentos para controlar la población de mosquitos, así como a la mejora de las pruebas diagnósticas.


Christian Lindmeier
Responsable de Comunicación de la OMS
Teléfono: +41 22 791 1948
Móvil: +41 79 5006552
Correo electrónico: lindmeierch@who.int


Deja un comentario

El ébola: balance de aciertos y errores.

Ébola: Un paso atrás para un camino hacia delante

 

Por José Félix Hoyo y Celia Zafra. Médicos del Mundo

 

La epidemia de ébola ha puesto de manifiesto muchos mecanismos que no funcionaron, como los de investigación, prevención, alarma y respuesta precoz, además de las regulaciones internacionales de salud, la preparación de los países, el concepto de seguridad en salud global y la gobernanza de las emergencias sanitarias. 

Y se ha demostrado una vez más que mejorar los sistemas de salud de los países más débiles es un elemento clave para evitar caer en estos graves errores. Un dato revelador: la comunidad internacional ha invertido en dos años en esta epidemia más de 6.000 millones de euros, cuando reformar los sistemas sanitarios de los tres países más afectados hubiera costado alrededor de 1.500 millones, en un plazo de 5 años.

Pero sobre todo, esta crisis ha visibilizado de nuevo que, a pesar de los esfuerzos, el derecho a la salud es hoy aún muy desigual en las distintas partes del mundo y que existen poblaciones especialmente vulnerables.

Un poco de contexto: Sierra Leona es uno de los países que cuenta con una de las expectativas de vida más bajas del mundo. Es uno de los países con peor mortalidad infantil: uno de cada nueve niños no alcanza el año de vida y uno de cada seis no llega a los cinco años. Además, está a la cabeza de la estadística de mortalidad materna, puesto que una de cada 91 mujeres muere durante el parto. El país dispone de un médico por cada 50.000 habitantes y dedica apenas nueve euros a gasto sanitario por persona y año, frente a los 1.309 euros que destinó España en 2013, por recurrir a una comparativa cercana.

A pesar de este panorama, después de un arduo trabajo de años, algunos datos –como un crecimiento cercano al 7 por ciento y tímidos avances en los indicadores de salud– sugerían una mejora en esta situación crónicamente desesperada. Pero el Ébola arrasó las esperanzas. Se han retrocedido años en los limitados avances alcanzados y la mortalidad por enfermedades comunes se ha disparado durante la epidemia. Solo la malaria, una enfermedad tratable, ha producido más muertes previsibles que el propio virus. Las intervenciones quirúrgicas han disminuido en algunas áreas al 20 por ciento de la débil capacidad local y la mortalidad materno-infantil –que se había reducido un 10 por ciento entre 2010 y 2012– se ha vuelto a disparar.

Hoy por hoy, si algo es evidente es que las consecuencias de esta epidemia se mantendrán durante mucho tiempo. Fíjense si no en estos datos: en la actualidad, solo el 50 por ciento del personal sanitario del país está activo y el 74 por ciento de los habitantes considera que la situación de salud es peor que hace un año. El virus que mató a miles de personas también alejó a la población de Sierra Leona de los centros sanitarios, lo que se traduce en una dramática reducción de la utilización de estos servicios que se cifra en un 70 por ciento, comparado con la situación previa al Ébola. También se ha registrado un alarmante descenso de un 60 por ciento de la tasa de vacunación infantil y actualmente solo la mitad de la población solicita asistencia sanitaria cuando se enfrenta a un problema de salud.

Y luego está la cuestión de las personas supervivientes. Vencieron al virus, sí, pero un 90 por ciento perdieron a familiares durante el brote. De media, cada superviviente ha perdido a cinco de ellos y un 74 por ciento de los hogares afectados por la enfermedad se ha quedado sin su fuente principal de ingresos. Y todavía permanece sobre muchos de ellos la losa del estigma.

Médicos del Mundo ha centrado sus esfuerzos en Sierra Leona, donde la organización venía trabajando desde el año 2001. Nuestro compromiso con sus comunidades iba (y va) mucho más allá de la lucha contra el Ébola. Lo que hemos buscado en estos 14 años ha sido, por encima de todo, mejorar el sistema sanitario del país y, con ello, conseguir que los ciudadanos disfruten de una mejor calidad de vida. La organización ha gestionado 14 proyectos en distintas regiones del país y en diferentes áreas de trabajo, desde la atención primaria al combate del cólera.

Fue en marzo de 2014 cuando se declaró oficialmente la epidemia de ébola en el oeste africano, aunque el primer caso de la enfermedad databa de meses atrás. Las cifras oficiales hablaban entonces de 49 casos. Por primera vez, la enfermedad se extendió a núcleos urbanos densamente poblados y alcanzó de lleno Conakry, Freetown y Monrovia, las capitales de Guinea, Sierra Leona y Liberia.

Tuvieron que pasar más de tres meses para comprobar que el brote había logrado una extensión que a la larga resultaría fatídica. Los sistemas de alarma temprana no funcionaron porque dichos sistemas no existían. La comunidad internacional, a pesar de las repetidas llamadas de atención, tuvo una respuesta extremadamente lenta.

Nuestro equipo en Sierra Leona afrontó la epidemia con el enfoque que nos es propio: el enfoque comunitario, el antropológico, trabajando con las personas, con los líderes religiosos y con el personal sanitario. Eso en la prevención, en la que nos empeñamos a fondo en el distrito norteño de Koinadugu, el último al que llegó el virus. Comparar cuántas personas se contagiaron con cuántas lo hubieran hecho sin esa preparación para la respuesta es imposible, pero indirectamente podemos inferir la influencia positiva de las acciones preventivas.

En el verano de 2014 la epidemia estaba desatada y Médicos del Mundo decide intervenir directamente en la detección y tratamiento de casos, asumiendo este reto por primera vez en su historia. Lo hicimos en colaboración con la rama británica de la asociación Doctors of the World –y con financiación de la cooperación británica–, lo que nos permitió levantar y gestionar un centro de tratamiento de 100 camas en el distrito de Moyamba.

Mirando hacia el interior, como organización médico-humanitaria, sin duda esta intervención ha tenido efectos positivos, como el trabajo conjunto y constante con otras organizaciones nacionales e internacionales que compartieron sus conocimientos y experiencia con nosotros.

El riesgo era alto y la intervención no era fácil, pero era nuestro mandato humanitario hacerlo. Ahora sabemos que la mortalidad de este brote ha sido cercana al 60 por ciento, pero con un tratamiento sintomático intensivo precoz desciende por debajo del 20 por ciento, lo que nos demuestra que no es igual estar que no estar. Que intervenir rápida e intensivamente salva vidas y que quedarse en los países afectados para apoyar su recuperación salvará todavía más en los años venideros.


1 comentario

El ébola. Situación actual.

Terminó la epidemia de ébola en Liberia y la transmisión en África Occidental: OMS

La OMS declaró el fin de la transmisión del ébola en África Occidental. @UNICEF/NYHQ-1432/La Rose

14 de enero, 2016 — La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró hoy el fin de la epidemia de ébola en Liberia y subrayó que todas las cadenas de transmisión en África Occidental se han detenido.

No obstante, el organismo advirtió que la tarea no ha concluido ya que se esperan varios rebrotes de la enfermedad e instó a fortalecer la vigilancia y el sistema de respuesta en los próximos meses.

En conferencia de prensa en Ginebra, el doctor Rick Brennan, director para respuestas humanitarias de la OMS, habló de lo que se puede esperar en los países afectados.

“En primer lugar, el riesgo de rebrotes es bajo pero significativo, ya hemos tenido diez de ellos hasta el momento. En segundo lugar, ese riesgo se va a reducir con el tiempo, a medida que el virus desaparezca del sistema inmune de los sobrevivientes, que puede persistir hasta 12 meses”, explicó el experto.

Brennan agregó que los países de África Occidental ya han puesto mecanismos en marcha para administrar ese impacto.

La epidemia del ébola costó la vida de más de 11.300 personas e infectó a unas 28.500. La enfermedad causó estragos en las familias, las comunidades, los sistemas de salud y las economías de los tres países más afectados: Liberia, Guinea y Sierra Leona.

Por su parte, UNICEF destacó que casi 23.000 niños han quedado huérfanos en esas naciones tras haber perdido a uno o ambos padres o a sus tutores debido a la enfermedad. La agencia de la ONU apeló a continuar apoyando la causa.


Deja un comentario

El día munidal del SIDA hoy 1 diciembre. Perspectivas.

Acabar con la epidemia del VIH-SIDA para 2030 requiere acelerar las inversiones, señala la ONU

Dos portadoras del VIH en Uganda reciben medicamentos antirretrovirales. Foto: UNICEF/Shehzad Noorani

01 de diciembre, 2015 — El Secretario General de la ONU llamó hoy, en el Día Mundial de Lucha contra el SIDA, a acelerar la inversión en las estrategias de combate a la enfermedad y a cerrar las brechas entre las necesidades de los pacientes y los servicios disponibles.

Ban Ki-moon advirtió en un mensaje que para acabar con la epidemia e impedir un retroceso se debe duplicar el número de personas que acceden a tratamientos. Sólo así se llegará a los 37 millones que viven con el virus, dijo.

Por su parte, el director ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé, subrayó en un mensaje de video que 22 millones de personas todavía no tienen acceso a antirretrovirales.

“Hay millones de usuarios de drogas y trabajadores del sexo que no saben qué hacer. Hace falta más compasión, necesitamos una sociedad que acabe con la epidemia y permita acceso equitativo a atención médica”, señaló Sidibé.

El alto funcionario dijo que erradicar la epidemia en 2030 requiere, además, educación y opciones de protección para las adolescentes y mujeres jóvenes, así como servicios para la población en riesgo, que incluye a quienes se inyectan drogas y a los transgénero.