Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Cómo crece la Iglesia. Palabras del Papa

Papa Francisco misa Santa Marta Iglesia silencio espectáculoEl Papa Francisco celebra la misa matutina en la capilla de la Casa Santa Marta  (Vatican Media)

Papa: La Iglesia crece en el silencio, sin dar espectáculo

En su homilía de la Misa matutina, celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta, el Pontífice comentó un pasaje del Evangelio según san Lucas y recordó que la Iglesia se manifiesta “en la Eucaristía y en las buenas obras”

Barbara Castelli – Ciudad del Vaticano

La Iglesia crece “en la sencillez, en el silencio, en la alabanza, en el sacrificio eucarístico, en la comunidad fraterna, donde todos se aman y no se despellejan”. Son palabras del Papa Francisco, durante la Misa de esta mañana en que reafirmó que el reino de Dios “no es espectacular” sino que crece en el silencio.

Las obras buenas no son noticia

De modo que la Iglesia se manifiesta “en la Eucaristía y en las buenas obras”, si bien, aparentemente, no “hacen noticia”. La Esposa de Cristo tiene un temperamento silencioso, genera frutos “sin ruido”, sin “sonar la trompeta como los fariseos”.

“El Señor nos ha explicado cómo crece la Iglesia con la parábola del sembrador. El sembrador siembra y la semilla crece de día y de noche… – Dios da el crecimiento – y después se ven los frutos. Pero esto es importante: primero, la Iglesia crece en silencio, a escondidas; es el estilo eclesial. ¿Y cómo se manifiesta la Iglesia? Por los frutos de las buenas obras, para que la gente vea y glorifique al Padre que está en los cielos – dice Jesús – y en la celebración – la alabanza y el sacrificio del Señor – es decir en la Eucaristía. Allí se manifiesta la Iglesia; en la Eucaristía y en las buenas obras”.

La tentación de la seducción

“La Iglesia crece por testimonio, por oración, por atracción del Espíritu que está dentro – insistió el Papa Bergoglio – no por los eventos”. Ciertamente también aquellos “ayudan”, pero “el crecimiento propio de la Iglesia, la que da fruto, se produce en el silencio, a escondidas con las buenas obras y la celebración de la Pascua del Señor, la alabanza de Dios”.

“Que el Señor nos ayude a no caer en la tentación de la seducción. “Nosotros querríamos que la Iglesia se viera más; ¿qué cosa podemos hacer para que se vea?”. Y se suele caer en una Iglesia de los eventos que no es capaz de crecer en silencio con las buenas obras, a escondidas”.

El espíritu del mundo no tolera el martirio

En un mundo en el que demasiado frecuentemente se cae en la tentación de la espectacularidad, de la mundanidad, del aparecer, el Papa Francisco recordó que el mismo Jesús ha sido tentado por la seducción del espectáculo: “¿Pero por qué tanto tiempo para hacer la redención? Hace un lindo milagro. Tírate del templo y todos verán y creerán en ti”. Pero Él ha elegido “el camino de la predicación, de la oración, de las obras buenas”, “de la cruz” y “del sufrimiento”.

“La Cruz y el sufrimiento. La Iglesia crece también con la sangre de los mártires, hombres y mujeres que dan su vida. Hoy hay tantos de ellos. Curioso: no son noticia. El mundo esconde este hecho. El espíritu del mundo no tolera el martirio, lo esconde”.

Anuncios


Deja un comentario

Chile: asamblea plenaria del episcopado.hasta el 16 noviembre

Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Chilena del 12 al 16 de noviembre.Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Chilena del 12 al 16 de noviembre. 

Asamblea Plenaria Chile: compromisos ante abusos y políticas de prevención

Los obispos de Chile ya están en Asamblea Plenaria hasta el próximo 16 de noviembre para tratar los compromisos que se deben asumir ante los casos de abuso cometidos por clérigos y la implementación de políticas de prevención.

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

El escabroso tema de “los casos de abuso cometidos por clérigos” encabeza la lista de las cuestiones que se analizarán en la 117ª Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal de Chile, que está teniendo lugar en el Centro Salesiano de Espiritualidad de la comuna chilena La Florida dando inicio hoy y que se desarrollará hasta el próximo 16 de noviembre.

Ante abusos: compromiso y prevención

Cinco días en los que los obispos chilenos examinarán concretamente el seguimiento de las decisiones y compromisos que adoptaron en la anterior Asamblea Plenaria Extraordinaria y que se refieren, por una parte, a los pasos que está realizando la Iglesia para asumir los graves casos de abuso cometidos por clérigos, y por otra, para asegurar la ejecución de las políticas de prevención adoptadas en el año 2015. En este sentido, los obispos y administradores apostólicos conocerán los avances en las tareas especialmente encomendadas al Consejo Nacional de Prevención de Abusos y a otros organismos del Episcopado, y establecerán criterios con respecto a algunos de los temas que se están trabajando.

Poner en marcha las propuestas extraídas del Sínodo de los Obispos

Aunque también habrá espacio para otros temas que también preocupan a los obispos de Chile, como lo es el itinerario del caminar pastoral de la Iglesia, así como los desafíos particulares para la evangelización de los jóvenes, apoyándose para ello en las propuestas de renovación extraídas del recién concluido Sínodo de los Obispos que tuvo lugar en el Vaticano del pasado 3 al 28 de octubre.


Deja un comentario

Sínodo: saludo final de un Cardenal caldeo de Iraq.

Sala stampa della Santa Sede

Santo Padre,

Cari Padri Sinodali,
Cari giovani e giovane,
A nome di tutti i partecipanti a questo Sinodo, vorrei esprimere la nostra gratitudine a Sua Santità Papa Francesco, per aver convocato questo Sinodo sul tema I giovani, la fede e il discernimento vocazionale che è stato per ognuno di noi un tempo forte di preghiera, riflessione e dialogo responsabile, coraggioso e libero. È stato un lavoro molto costruttivo di sinodalità ecclesiale. Noi Orientali siamo abituati al Sinodo e alla sinodalità. Ma sperimentare la sinodalità con tutta la Chiesa ha un gusto speciale, grazie allo Spirito Santo.
Questo non si trova da nessuna parte, tranne che nella Chiesa cattolica. Siamo stati uniti nonostante le differenze dei nostri Paesi, della nostra lingua e della nostra cultura, perché Cristo ci unisce e ci manda per la stessa missione ad annunciare il Vangelo e a servire i nostri fratelli e sorelle con gioia ed entusiasmo.
Tutta la Chiesa cattolica è stata presente nel Sinodo attraverso i suoi rappresentanti, ma in modo particolare nella presenza del Santo Padre, successore di Pietro, capo e padre della Chiesa. Attraverso la Sua presenza quasi quotidiana, nel Suo docile ascolto e paterno accompagnamento e nelle Sue parole profetiche è risultato questo documento finale, che certamente sarà un punto di riferimento per una nuova pastorale nelle nostre diverse diocesi. Così ritorniamo a casa con tante idee e progetti per il futuro.
Il Sinodo è stato un dono per noi e per tutta la Chiesa. Ciò che abbiamo pensato come linee di forza, lo abbiamo vissuto con una presa di coscienza profonda, con fraternità, dinamismo e allegria. Siamo stati veramente toccati, edificati e trasformati. Abbiamo vissuto un cammino di ascolto, di discernimento e accompagnamento eccezionale prima per noi e per i nostri giovani e fedeli. Questo cammino lo abbiamo fatto con tanto amore e comunione sotto la Sua Leadership.
Santo Padre,
Lei non è solo, noi tutti che rappresentiamo i vescovi cattolici nel mondo siamo con Lei e siamo uniti a Lei in una comunione integrale. Siamo uniti a Lei nella preghiera e nella Speranza. Ricordi che milioni di fedeli pregano per Lei ogni giorno. E tanti uomini e donne di buona volontà ammirano le sue parole e i suoi gesti per un mondo di fraternità universale, giustizia e pace. Dunque non c’è niente da temere. Un proverbio arabo dice: “L’albero fruttuoso viene colpito con le pietre”. Vada avanti con
coraggio e fiducia. La barca di Pietro non è come le altre barche, la barca di Pietro nonostante le onde, rimane solida, perché c’è Gesù in essa e non la lascerà mai.
Con lui le sfide e le sofferenze si superano con la fede, la preghiera, la misericordia, la sincerità e la fermezza, l’integrità e la trasparenza. Tutto è chiaro, niente da nascondere. Dobbiamo ricordare la fedeltà e la dedizione di migliaia di vescovi e sacerdoti alla loro missione.
Oggi concludiamo questo Sinodo rinnovando il nostro amore al Signore e alla sua Chiesa fino alla fine. E invito anche tutti i giovani del mondo ad alzare la loro voce e a mettere il loro carisma per costruire una società più fraterna, più giusta, con più pace.
Vorrei finire le mie parole con un appello a Sua Santità, ai Padri sinodali e ai giovani a non dimenticare i cristiani d’Oriente. Se l’Oriente si svuoterà dei cristiani, il cristianesimo rimarrà senza radici. Abbiamo bisogno del vostro sostegno umanitario e spirituale e della vostra solidarietà, amicizia e vicinanza fino che la tempesta passi (Salmo 57/2).
Grazie mille per il segretario generale S.E. il Cardinal Lorenzo Baldisseri, il Sotto Segretario e i loro collaboratori e tutti coloro che hanno lavorato per questo Sinodo, tutto è stato ottimo. Il Signore e Sua Madre vi benedicano e benedicano la Chiesa.


Deja un comentario

El Sínodo. Se está votando el documento final. Posible su publicación inmediata

SABATO 27 OTTOBRE 2018

(a cura Redazione “Il sismografo”)

Il Documento finale del Sinodo sui giovani che si vota in questi momenti è formato da 3 Capitoli o Parti e 167 paragrafi. Il testo completo è di 70 cartelle circa. Si attende la decisione del Santo Padre sulla pubblicazione immediata o non di questo testo. E’ abbastanza probabile che il documento finale sia diffuso integralmente in serata.


Deja un comentario

Fiesta en la clausura del Sínodo

Sínodo: fiesta de los jóvenes con el Papa Francisco

Tras la penúltima jornada de trabajos sinodales, llegó el momento de celebrar juntos en una fiesta donde hubo espacio para la música, actuación, risas y diálogo. Los jóvenes auditores del Sínodo de los Obispos entregaron una carta de agradecimiento al Santo Padre. También se llevó a cabo la elección de los miembros del XV Consejo Ordinario.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

La tarde del viernes 26 de octubre, tuvo lugar la fiesta de los jóvenes y el Papa Francisco en el marco del Sínodo de los Obispos que se lleva a cabo en Roma del 3 al 28 de octubre; en la que hubo espacio para la música, la actuación y risas compartidas; en un ambiente de fraternidad y diálogo que también ha caracterizado los trabajos sinodales de todo el mes.

La cita tuvo lugar durante la segunda parte de la 20ª Congregación General que se desarrolló en el atrio del Aula Pablo VI del Vaticano bajo el título “Gracias Santo Padre”. Canciones en todos los idiomas y mucha alegría marcaron una tarde fuera de lo común para los Padres sinodales, que junto a la juventud y el Papa, disfrutaron de la música de Debussy interpretada al piano por el Card. Lorenzo Baldisseri, Secretario General del Sínodo de los Obispos.

El Pontífice aprovechó la ocasión para expresar un agradecimiento especial, impartiendo una bendición “de corazón” para todos, como él mismo dijo hablando en español.

Carta de los jóvenes al Papa: “estamos contigo”

Asimismo, los jóvenes auditores que participaron en el Sínodo también quisieron dar las gracias a Francisco, a través de una carta llena de afecto en la que mostraron su gratitud al Pontífice: “Estamos contigo y con los obispos de nuestra Iglesia, incluso en los momentos de dificultad”, escriben reafirmando una vez más, que comparten el sueño de Francisco: “una Iglesia en salida, abierta a todos, en especial a los más débiles, una Iglesia hospital de campaña”.

Se trata de un mensaje muy significativo, signo concreto de la cercanía mutua creada en estas casi cuatro semanas de trabajo conjunto en el Vaticano.

Las nuevas ideas necesitan espacio

“Las nuevas ideas – se lee en el texto que finaliza con las firmas de los jóvenes escritas en varios colores – necesitan espacio y tú nos lo has dado. El mundo de hoy, que nos presenta nuevas oportunidades y a la vez tanto sufrimiento; necesita nuevas respuestas y nuevas energías de amor. Necesita redescubrir la esperanza de vivir la felicidad que se siente más en el dar que en el recibir, trabajando por un mundo mejor.

Los jóvenes concluyen su mensaje asegurando al Papa que rezan por él, y afirman sentir que ya son parte activa de esta Iglesia y que quieren continuar su compromiso concreto para construir una sociedad mejor, difundiendo una “cultura de paz y solidaridad” que ponga “a los pobres en el centro, y en la que Jesús mismo se reconozca”.

Elección de los miembros del Consejo para el próximo Sínodo

Durante la primera parte de la Congregación General, tuvo lugar la votación para la elección de los miembros del XV Consejo Ordinario. Los Padres sinodales eligieron, mediante votación separada por zonas geográficas, dieciséis obispos, entre eparquianos y diocesanos: uno entre los jefes y obispos de las Iglesias católicas orientales, dos para América del Norte, tres para América Latina, tres para Europa, tres para África, uno para Oceanía y tres para Asia.

De acuerdo con el artículo 10 de la Episcopalis Communio, la nueva Constitución Apostólica sobre el Sínodo de los Obispos firmada por el Papa el pasado 15 de septiembre; a este grupo se unirán un Jefe de Departamento sobre la base del tema de la próxima asamblea sinodal y cuatro miembros nombrados por el Sucesor de Pedro, para un total de 21 miembros. Los nombres de todos los miembros se publicarán una vez que el “equipo” esté completo.

Dicha elección se llevó a cabo de acuerdo con el canon 119 de la Ley Canónica, el cual establece una mayoría absoluta de los presentes en los dos primeros escrutinios y el balotaje en el tercera, donde en caso de igual número de votos prevalece el del Padre Sinodal más anciano.


Deja un comentario

Sínodo: impresiones de una joven chilena oyente en el Sínodo

“En el Sínodo no hubo temas tabú ni opiniones direccionadas”

Diálogo con la oyente joven chilena Silvia Retamales sobre el trabajo dentro del aula sinodal, el rol de la mujer, los desafíos de la sexualidad y los abusos en la Iglesia de su país

Silvia Retamales, abogada y oyente joven chilena en el Sínodo

CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 25/10/2018
Ultima modifica il 26/10/2018 alle ore 12:25
ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

“Nunca existió una instrucción para que evitemos algún asunto. Hubo libertad total”. A pocas horas del cierre de la asamblea del Sínodo de los Obispos, que durante tres semanas discutió sobre los desafíos de la juventud en la actualidad, Silvia Retamales, abogada y oyente joven en la reunión, repasa los trabajos dentro del aula vaticana. Revela los temas más importantes tocados a puertas cerradas y aborda asuntos delicados de la actualidad eclesiástica. El Sínodo será clausurado por el Papa este domingo 28 de octubre con una misa en la Basílica de San Pedro. Un día antes se votará y dará a conocer el documento final del encuentro.

 

¿Del Sínodo puede surgir un mensaje aguado?

No creo que pueda llegar a pasar eso. Hay un compromiso de todos los padres sinodales y de todos los participantes que el mensaje que votaremos llegue de verdad, que sacuda a los jóvenes. Tengo confianza en lo que se pueda lograr después de este Sínodo.

 

¿Qué temas entre los discutidos te parecen más significativos?

La necesidad de escuchar a los jóvenes y construir una Iglesia con ellos, no tanto la idea de “iglesias de jóvenes” o “iglesias para jóvenes” sino una Iglesia con los jóvenes. Incluirlos en la construcción, en pensar nuestras estructuras eclesiales. También la idea de una Iglesia en salida, que sea abierta, que busque a los jóvenes sin necesariamente calificarlos como “los jóvenes católicos” sino que quiere salir al encuentro de toda la realidad juvenil. Crear los espacios para que puedan sentirse congregados sin etiquetas. También se debatió el rol de la mujer. Se trata de buscar una Iglesia que responda a la realidad y a los problemas que hoy se nos presentan.

 

¿Ha habido temas tabú?

Puedo asegurarte que no ha habido ninguna instrucción por la cual no se pudo tocar algún tema, hubo completa libertad dentro del aula para hablar lo que nosotros estimamos conveniente. En ningún momento se nos ha dicho: “Tú debes hablar en este sentido, este tema mejor no tocar”, todo lo contrario. Es impresionante la actitud de escucha y, además, notamos que no hubo ningún direccionamiento en las opiniones.

 

¿Tanta escucha no podría ser interpretada como la voluntad de rebajar los valores o la doctrina católica por ser complaciente con esas opiniones tan variadas?

Lo relevante es no tener miedo a hacerse preguntas: Jesús se manifiesta en nuestra historia y en nuestra realidad. Como dijo el Papa Francisco: “Una fe que no se hace preguntas, pareciera una fe que está en crisis”. No debemos tener miedo a reflexionar de nuevo sobre lo que sucede en la realidad y ver qué respuestas salen de esa reflexión profunda, en comunidad. No tengo miedo de que se cambien los valores. Ni siquiera hay una actitud de cortar con todo lo anterior sino sentarse y tratar de ir encontrando esas respuestas. Probablemente muchas de ellas no van a estar hoy, pero sí llamar a toda la Iglesia reflexionar en torno a ellas ya me es un avance importante.

 

Hablaste del rol de la mujer, ¿cómo debería ser la participación femenina en la Iglesia?

Para mí tiene que ver con la representatividad. Entiendo que este es un Sínodo de Obispos, pero por qué no pensar de nuevo sus reglas y empezar dándole el derecho de voto a las mujeres consagradas que ya tienen participación, aunque numéricamente es bastante menor. El 80 por ciento del mundo consagrado está compuesto por mujeres, pero ese universo no se ve reflejado en un número grande de asistentes. Las discusiones sobre el rol de las mujeres laicas podrían dejarse para un segundo momento, pero sería bueno comenzar por las consagradas. Una idea positiva sería darles mayor representatividad en instancias como estas.

 

Pero, ¿cómo plasmarlo concretamente?

Podríamos pensar qué hacer en nuestras propias estructuras eclesiales, en cada una de nuestras diócesis por darles cargos a las mujeres. En tantas parroquias, la mayoría de las personas que asisten son mujeres pero quienes dirigen los grupos son hombres. Eso puede ser un problema de las propias mujeres, que no están acostumbradas a elegir líderes mujeres, como también de que se prefiere un liderazgo masculino. Por eso, un cambio relevante sería implementar cierto tipo de mecanismo “de cuotas” a la presencia femenina a nivel de estructuras eclesiales.

 

¿No sería insultante la aplicación de “cuotas”, incluso en el ámbito civil, como si las mujeres no fuesen capaces de ganarse un liderazgo por sí solas?

Es una forma de cambiar la realidad. Obviamente en un mundo ideal, el que esté más capacitado debería tener la responsabilidad. La realidad demuestra que, aún cuando las mujeres están muy capacitadas, por las estructuras culturales no necesariamente tienen los puestos. Aunque existen casos en la Iglesia donde sí se ha dado. Algo similar ocurre en el mundo civil. Una vez que tengamos un cambio cultural no necesitaríamos tener leyes de cuotas.

 

¿En qué términos se tocó la sexualidad y el trato a los homosexuales dentro del Sínodo?

Se tocó en el campo de esta Iglesia que está en salida, que acoge más que juzga. La primera respuesta que debemos dar es cómo nos relacionamos con el otro sin importar las categorías que le podamos asignar. Generalmente las minorías son categorizadas: migrantes, por diversidad étnica o sexual. La pregunta es cómo se puede construir una Iglesia de personas y no de etiquetas.

 

¿Cómo se logra eso?

Lo primero es reconocer al otro como hermano que merece y requiere acompañamiento. Ese es el primer paso, luego habrá tiempo, momento y ánimo para reflexionar otros temas más controversiales. Nuestro primer acercamiento es llegar a un consenso sobre el acogerlos a todos, darles espacios y no ponerles barreras. Las personas tienen ya muchas barreras hoy, en el mundo secular, como para decidir estar en la Iglesia y si, encima, las mismas estructuras eclesiales les ponen barreras, finalmente no se les reconoce su dignidad. Una persona por ser homosexual no deja de tener la dignidad de ser humano, ni la posibilidad de tener su encuentro con Jesús.

 

¿Cómo está el ambiente en Chile por la crisis de los abusos que ha sacudido a la Iglesia en el país?

A todos nos duele porque son atentados contra otros hermanos, contra la dignidad humana. Hay una necesidad de justicia porque la justicia ayuda a restablecer relaciones. Para las víctimas es muy importante que puedan ser escuchadas y se inicien los procesos que deban iniciarse. Hay que buscar la sanción, respetando los derechos tanto de las víctimas como de los acusados, sin olvidar que lo más urgente es prevenir.

 

¿Entonces…?

Hay que sancionar pero también preguntarnos, ¿qué hace que estas cosas ocurran? Al final del día la sanción es justa pero no va a ayudar que no existan otras víctimas. Habría que preguntarse qué estructuras de la Iglesia chilena y de la Iglesia universal permiten que se den estos abusos, y ponerse fuerte a trabajar para cambiarlas, de manera que no haya más abusos. Al final, todos estamos de acuerdo en que no deben haber más víctimas de abusos.

 

¿Crees que tomará mucho tiempo superar la cultura del elitismo y clericalismo, que el Papa identificó en la raíz de la crisis por los abusos en la Iglesia de Chile?

Es difícil la pregunta. Yo creo que sí. Debería ser más rápido, porque es una situación grave y eso lleva a desear que todo se concrete de manera más veloz, pero creo que se están haciendo los esfuerzos. Como católica se que la Iglesia tiene sus tiempos para reaccionar. Me quedo tranquila mientras estemos avanzando. A final de cuentas, el clericalismo permea las estructuras y para cambiarlas hay que plantear una nueva mirada. No hablo de una reforma completa de la Iglesia ni de repensarla desde sus fundamentos básicos, sino de modificar algunas reglas que nos hemos dado y que fomentan actitudes nocivas para la misma Iglesia.


Deja un comentario

Entrevista con el General de los jesuitas, Arturo Sosa

“Los ataques al Papa se lanzan contra un modelo de Iglesia”

sosa papa francesco

Entrevista al Padre General Arturo Sosa en Cataluña

Con ocasión de su visita a España, en su paso por Cataluña, el Padre Arturo Sosa concedió una larga entrevista al semanario de información y cultura religiosa Catalunya Cristiana

Después de una breve presentación de la vida del Superior General, los periodistas Jaime Aymar y Rosa María Jané Chueca señalan la variedad de temas que el P. Sosa pudo discutir con ellos. Lo describen como un hombre sencillo y cercano a la gente, que tiene en cuenta tanto a los laicos como a los miembros de la orden religiosa en su visión del futuro de la Compañía de Jesús. Según él, en el corazón de los jesuitas está el deseo de transmitir un mensaje de reconciliación y la justicia.

Gran parte de la discusión se concentró en la secularización, sobre la libertad y lo que ella misma pueda aportar en relación con la vida de los cristianos en la Iglesia. Igualmente, el Padre General retomó la expresión “la audacia de lo improbable y lo imposible”, tema que inspiró la última Congregación General durante la cual fue elegido como cabeza de los jesuitas. Subrayó también el lugar central de la oración en su manera de vivir el servicio, así como la llamada que hace a la Compañía de centrar en ella todo el proceso de discernimiento de las preferencias apostólicas para los años venideros.

Por otra parte, el título del artículo como se puede leer, retoma una breve parte de la entrevista en la que el Padre Sosa habla de la relación de los jesuitas con el Papa, especialmente con el Papa Francisco. “Los ataques al Papa se lanzan contra un modelo de Iglesia”. El General afirma, en efecto, que hay una campaña organizada contra el Papa Francisco. Viene, según él, de grupos que ven a la Iglesia como una institución que posee y defiende dogmas y principios intocables. La visión de la Iglesia del Papa Francisco, heredada del Vaticano II, es la de una Iglesia en el corazón del mundo, portadora de una fe que debe responder a las condiciones cambiantes de la humanidad en movimiento. Ésta visión, éste “modelo de Iglesia” del Papa, no es una casualidad, se basa de hecho en su experiencia pastoral en las periferias de la sociedad latinoamericana. Frente a esto, afirma el Padre General, los jesuitas se identifican con éste modelo, apoyándose en el discernimiento de las situaciones, ya sean las de las personas o las del mundo.

   +Se puede leer la entrevista completa, en su versión original en español, haciendo clic aquí