Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Movimientos populares y represión creciente en América Latina.

Movimientos populares siguen en pie de lucha, desde el Vaticano

Tras haber recibido la bendición del Papa Francisco en tres encuentros mundiales, ahora los movimientos populares buscan sumar fuerzas con otras instituciones de la Iglesia católica
LAPRESSE

Los Movimientos populares con el Papa Francisco

68
0
Pubblicato il 07/04/2017
Ultima modifica il 07/04/2017 alle ore 12:10
ANDRÉS BELTRAMO ALVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

Los movimientos populares no se detienen. Siguen en pie de lucha, no solo en diversos países de Sudamérica sino también en Roma. Uno de sus referentes, el argentino Juan Grabois, viajó esta semana al Vaticano para asistir a un congreso sobre desarrollo integral. Mantuvo reuniones con cardenales, obispos y líderes católicos. Tejió vínculos para reforzar las campañas impulsadas por los movimientos. Habló, preocupado, del “recrudecimiento de la represión” en varios países latinoamericanos. Y denunció la violenta irrupción policial en un comedor de Lanús, en su país. “Un grave caso de violación a los derechos humanos”.

 

El congreso “Perspectivas para el servicio al desarrollo humano integral” convocó esta semana, en el Aula Nueva del Sínodo, a más de 300 delegados de todo el mundo. ¿El objetivo? Recordar los 50 años de la encíclica del Papa Pablo VI “Populorum Progressio”. Un documento emblemático. Una crítica filosa a la tecnocracia extrema y al capitalismo salvaje.

 

El Papa Francisco intervino, con un discurso, el martes 4 de abril. Habló de integración y solidaridad, para evitar que se produzca la “dramática desigualdad entre el que tiene mucho y el que no tiene nada, entre el que descarta y el descartado”. Y apuntó: “Solo el camino de la integración entre los pueblos permite a la humanidad alcanzar un futuro de paz y de esperanza”.

 

Entre quienes lo escucharon estuvo Grabois, exponente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP). Su presencia resultó sugerente, aunque natural. No sólo porque mantiene una añeja relación de cercanía con el Papa. Sobre todo, por ser una de las principales voces críticas en su país, ante una situación de “emergencia social”, como él mismo la ha calificado.

 

Consultor del ya extinto Pontificio Consejo Justicia y Paz del Vaticano, es considerado y apreciado en Roma. Durante el congreso de estos días, algunos directivos del Consejo Episcopal Latinoamericano le propusieron organizar un encuentro latinoamericano de movimientos populares en Lima (Perú). Una reunión similar a las realizadas, con la presencia del Papa, en 2014, 2015 y 2016.

 

Además, sostuvo conversaciones con Fabrice Hadjadj, director del Instituto Europeo de Estudios “Philanthropos” de Friburgo (Suiza) y con Sabina Alkire, directora de la Oxford Poverty and Human Development Initiative, de la Universidad de Oxford (Reino Unido), creadora de un eficaz sistema para la medición estadística de la pobreza.

 

Más allá de eso, ocupó buena parte del tiempo en denunciar la violenta irrupción policial en el local “Cartoneritos”, un comedor que él mismo ayudó a fundar y que se encuentra ubicado en la localidad argentina de Lanús, a las puertas de la ciudad de Buenos Aires. El sitio, adscrito al Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), da cada día de comer a cientos de pobres y necesitados.

 

A cardenales, obispos y participantes contó los detalles de la represión ocurrida la noche del 30 de marzo. Refirió datos que le hacen estar seguro de que todo se trató de “una persecución”, y señaló responsabilidades del secretario de Seguridad y Movilidad Sustentable del Municipio de Lanus, Diego Kravetz.

 

Según la versión oficial, reportada por la prensa argentina, los policías “se vieron obligados” a irrumpir en el local de Villa Caraza porque “buscaban a un prófugo”. Pero lo hicieron con lujo de violencia, pateando, disparando balas de goma y lanzando gas pimienta contra niños, jóvenes, mujeres embarazadas y discapacitados. Terminaron destruyendo el lugar, dejando evidentes signos de saña.

 

Con un mensaje en la red social Twitter el propio Grabois, también abogado de las víctimas, informó que una de las cocineras, Laura Zaracho, perdió a su bebé en el seno materno. Por eso denunció el homicidio, tanto en la justicia argentina como ante clérigos romanos, muy sensibles a la defensa de la vida intrauterina.

 

Finalmente se descubrió que los policías no perseguían a un prófugo, porque la persona en cuestión –que no estaba escapando – en realidad es un ex detenido sin deudas pendientes con la ley. Por eso, no tuvo problemas en apersonarse en una comisaría para presentar una denuncia por estos hechos.

 

El ataque provocó la reacción de una multitud de vecinos. Una protesta que debió extenderse hasta las primeras horas de la madrugada, por la desaparición de dos muchachos: Maximiliano y Nahuel, de 24 y 17 años. Cuando aparecieron, pasada la una de la mañana, ellos relataron haber sufrido torturas por parte de la policía municipal, al cargo del intendente Néstor Grindetti. Es más, entre las 20:30 y las 23:00 nadie supo dónde estaban. No fueron llevados a la comisaría, como debió ser el caso. En cambio, recibieron sendas golpizas en descampados.

 

Apenas cinco días después de esos episodios, el presidente argentino Mauricio Macri visitó, junto a Grindetti, un Centro de Monitoreo policial en Lanús. Lo hizo acompañado por la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal. El recorrido fue interpretado por la prensa como un “fuerte apoyo” político, justo cuando cientos de vecinos salieron a marchar para exigir justicia.

 

El relato de estos y episodios violentos verificados en los últimos meses contra líderes sociales en Argentina llegó hasta el Vaticano por boca de Grabois, provocando estupor y dejando en el aire la sensación de una “escalada represiva” en el país.

 

En Roma, el líder de los movimientos populares se reunió también con Michel Roy, presidente mundial de la organización Caritas, y se entrevistó con exponentes de diversas instituciones de la Iglesia católica, con el objetivo de sumar fuerzas para reforzar las seis campañas globales definidas como prioritarias por los movimientos populares: Acceso al agua como derecho humano básico, defensa de la vida y la naturaleza, democracia participativa, salario social, integración urbana de las villas y ciudadanía universal.

Anuncios


Deja un comentario

Cristianos en el Medio Oriente. Congreso internacional.

04/27/2015 

La Comunidad de Sant’Egidio: «Cristianos en el Medio Oriente: ¿cuál futuro?»

Andrea Riccardi, fundador de la Comunità di Sant’Egidio
(©Ansa)

(©ANSA) ANDREA RICCARDI, FUNDADOR DE LA COMUNITÀ DI SANT’EGIDIO

Es el tema del próximo encuentro intercristiano, que se llevará a cabo del 29 al 30 de abril en la ciudad italiana de Bari, con la participación de todas las Iglesias de Oriente y con los representantes de los gobiernos europeos: las comunidades frente a los conflictos, las perspectivas de paz y seguridad

REDACCIÓN de Vatican Insider
ROMA

Las recientes masacres en el Mediterráneo y las guerras en el norte africano y en el Medio Oriente interrogan a las consciencias de Europa y piden soluciones no solo de emergencia, sino a largo plazo. Las esperan con ansia las poblaciones que viven en esas regiones que están sufriendo la violencia y los conflictos, las buscan con ansia los cristianos que representan minorías históricas en esos países y que deben afrontar cada vez más dificultades para sobrevivir.

Se hablará de todo esto en la ciudad italiana de Bari entre el 29 y el 30 de abril, en el Congreso internacional “Cristianos en el Medio Oriente: ¿cuál futuro?”, en el que participarán por primera vez todas las Iglesias de oriente juntas, que contarán con representantes de alto perfil.

Patriarcas y responsables católicos y ortodoxos, provenientes de países como Siria, víctima de un conflicto sin fin, expondrán los problemas de sus comunidades y serán escuchados por autoridades estatales y de diferents gobiernos europeos, por el ministro del Exterior italiano, Paolo Gentiloni, el Secretario para las relaciones con los Estados de la Santa Sede, Paul Richard Gallagher, y diferentes representantes de Francia, Alemania, Rusia, Gran Bretaña, Grecia, Chipre y Estados Unidos.


Deja un comentario

El Papa a los movimientos eclesiales.

Papa: conversión y misión, paciencia y amor, testimonios de Cristo en la humanidad herida

(RV).- Participar en la misión de Cristo, que nos precede y acompaña en la evangelización. Ante los desafíos de hoy – como la vida, la familia, la paz, la pobreza, la libertad religiosa y de educación, en un mundo que olvida a Dios y se centra en el consumo –  renovar siempre el «primer amor», con valentía evangélica y perseverando en el carisma original, «respetar la libertad de las personas» y «buscar siempre la comunión», son las tres sugerencias – para el camino de fe y de vida eclesial – que señaló el Papa Francisco, este sábado a los participantes en el III Congreso Mundial de los Movimientos Eclesiales y nuevas comunidades, que «ya han aportado tantos frutos a la Iglesia y al mundo entero» y que podrán brindar otros «aún más grandes, con la ayuda del Espíritu Santo, que suscita y renueva siempre dones y carismas, y la intercesión de María que «no cesa de socorrer y acompañar a sus hijos».

A los congresistas de los movimientos eclesiales y nuevas comunidades, llegados de tantas partes del mundo, para reflexionar sobre el tema «La alegría del Evangelio: una alegría misionera» – inspirado en la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, el Obispo de Roma –  en la primera sugerencia dedicada a los carismas – les recordó la importancia de preservar el carisma original, renovando «el primer amor», afianzados en la acción del Espíritu Santo, sin permanecer encerrados en esquemas estériles:

«La novedad de sus experiencias no consiste en los métodos y en las formas, aunque son importantes, sino en la disposición para responder con renovado entusiasmo a la llamada del Señor: es esta valentía evangélica que permitió el nacimiento de sus movimientos y nuevas comunidades. Si las formas y métodos se defienden por sí mismas, se vuelven ideológicos, alejados de la realidad que está en continua evolución; cerrados a las novedades del Espíritu, acabarán sofocando el carisma mismo que los ha generado. Es necesario volver siempre a la fuente de los carismas y así podrán volver a encontrar el impulso para afrontar los desafíos de hoy».

Reflexionando sobre cómo acoger y acompañar a los hombres de nuestro tiempo, en particular a los jóvenes, el Papa Francisco destacó la paciencia  el amor como hace el Señor con cada uno de nosotros, en el respeto de la libertad de las personas:

«Formamos parte de una humanidad herida, donde todas las agencias educativas, en especial la más importante, la familia, tiene graves dificultades casi en todo el mundo. El hombre de hoy vive serios problemas de identidad y tiene dificultades en cumplir sus propias opciones, porque tiene una disposición a dejarse condicionar, a delegar a los demás las decisiones importantes de la vida. Hay que resistir a la tentación de sustituirse con la libertad de las personas, de dirigirlas sin esperar que maduren realmente. Cada persona tiene su tiempo: camina a modo suyo y esto es lo que debemos acompañar. Un progreso moral o espiritual obtenido sobre la inmadurez de la gente es un éxito aparente, destinado a naufragar. Pocos, acompañando siempre sin ser teatreros y sin hacer show. Por lo contrario, la educación cristiana requiere un acompañamiento paciente, que sabe esperar los tiempos de cada uno, como hace con cada uno de nosotros el Señor; la paciencia es la única senda para amar de verdad y llevar a las personas a una relación sincera con el Señor».

«Otra indicación que no hay que olvidar es que el bien más precioso, el sello del Espíritu Santo, es la comunión»,  «es la gracia suprema que Jesús nos conquistó en la cruz, la gracia que el resucitado pide para nosotros incesantemente. «Para que el mundo crea que Jesús es el Señor tiene que ver la comunión entre los cristianos, pero si se ven divisiones, rivalidades y maledicencias, por cualquier causa que sea, ¿cómo se puede evangelizar? subrayó el Santo Padre recordando la comunión de los carismas al servicio de la Santa Madre Iglesia Jerárquica y la misión:

«La verdadera comunión no puede existir en un movimiento o en una nueva comunidad si no se integra en la comunión más grande que es nuestra Santa Madre Iglesia Jerárquica. El todo es superior a la parte (cfr Exhort ap Evangelii Gaudium, 234-237) y la parte tiene sentido en relación a todo. Además, la comunión consiste también en afrontar juntos y unidos las cuestiones más importantes, como la vida, la familia, la paz, la lucha contra la pobreza en todas sus formas, la libertad religiosa y de educación. En particular, los movimientos y las comunidades están llamados a colaborar para contribuir a curar las heridas producidas por una mentalidad globalizada que pone en el centro el consumo, olvidando a Dios y los valores esenciales de la existencia». (CdM – RV)


Deja un comentario

Encuentro Mundial de Movimientos Populares (Roma, 27-29 oct. 2014)

vaticanopalacios

Presentación del Encuentro Mundial de los Movimientos Populares (27-29 oct.2014)

Conferenza Stampa di presentazione dell’Incontro Mondiale dei Movimenti Popolari (27-29 ottobre 2014)

Intervento del Sig. Juan Grabois
Alle ore 11.30 di questa mattina, nell’ Aula Giovanni Paolo II della Sala Stampa della Santa Sede, ha luogo la conferenza stampa di presentazione dell’ Incontro Mondiale dei Movimenti Popolari che si tiene a Roma dal 27 al 29 ottobre, organizzato e promosso dal Pontificio Consiglio della Giustizia e della Pace in collaborazione con la Pontificia Accademia delle Scienze Sociali e con i Dirigenti di vari Movimenti.
Intervengono l’Em.mo Card. Peter Kodwo Appiah Turkson, Presidente del Pontificio Consiglio della Giustizia e della Pace; S.E. Mons. Marcelo Sánchez Sorondo, Cancelliere della Pontificia Accademia delle Scienze Sociali; il Sig. Juan Grabois, Responsabile della Confederazione dei Lavoratori dell’Economia Popolare, membro del Comitato Organizzatore dell’Incontro. Pubblichiamo di seguito gli interventi del Card. Peter Kodwo Appiah Turkson e del Sig. Juan Grabois:
Intervento del Card. Peter Kodwo Appiah Turkson

Your Excellency Bishop Sánchez Sorondo, Fr. Lombardi, Mr. Grabois, dear friends:
Pope Francis continually reminds the Church to go to the peripheries of human existence and embrace the excluded, the marginalized, those who are rejected and in danger of being discarded.
Individuals and whole families, communities and whole peoples, exist precariously – often with enormous sufferings – on the margins of all societies, not just the so-called “poor” or “developing” or “Southern” ones. Sadly, practically every country today seems infected with the “throw-away” culture, and experiences growing populations of marginalized and rejected, especially among the young and the old.
Faced with the challenges of globalization and indifference, Evangelii Gaudium calls on both the Church and the world to listen to the cry for justice and to respond with all our strength (see EG n. 188). Both as Church and as societies, we must learn to include the excluded. This means to reach out to those on the periphery and welcome the marginalized to become full members of our communities, economies, and societies.
But what is essential is first to listen humbly: not only to the sufferings, but also to the expectations, hopes and proposals which the marginalized themselves have. They must be protagonists of their own lives, and not simply passive recipients of the charity or plans of others. They must be protagonists of the needed economic and social, political and cultural changes.
In order to do so, they organize themselves into popular groups and movements. Over a hundred representatives of such organizations are gathering from all over the world for the meeting to take place here next week. They will meet to share, discuss and face five key topic areas: the growing challenges of housing, work, land, violence and environment.
The Church wants to make its own the needs and aspirations of the popular movements, and to join with those who, by means of different initiatives, are making every effort to stimulate social change towards a more just world.
At the same time, different popular organizations feel a great desire to meet with the Church and join in this quest for the many deep changes needed at local, regional and global levels.
In July 2013, the whole world followed Pope Francis as he walked into the favelas of Rio de Janeiro to communicate the simple yet powerful message of God’s love for those members of the human family who, excluded by society, might also feel excluded from God’s love and care. The proclamation of Christ’s mercy, of our Heavenly Father’s providence, must reach everyone, regardless of their situation in life. Pope Francis repeatedly calls on the Church to be poor in order to address a credible message to the poor – as well as to the world’s decision-makers.
The World Meeting of Popular Movements promises to be a great dialogue with a view to on-going communication, cooperation and coordination amongst the grass-roots movements and between them and the Church at every level.
Thank you for your presence here this morning and for helping us to share the stories of people who struggle, day in and day out, to be active participants in their societies and artisans of our common future. Thank you!
[01669-02.01] [Original text: English]
Intervento del Sig. Juan Grabois

Mi nombre es Juan Grabois y tengo la suerte de haberme encontrado en la Argentina a un buen hombre que solidarizó con la lucha de los excluidos en momentos muy difíciles que nos tocó vivir. Jorge Bergoglio nos acompañó durante años en el proceso de organización de los cartoneros, campesinos, vendedores ambulantes, artesanos, costureros y fábricas recuperadas, los herederos de la crisis que trajo el capitalismo neoliberal. Ese gran amigo de los pobres, no hace mucho, en otras latitudes, se aparecía en un villa para encontrarse con los más humildes después de viajar horas en colectivo o por las noches bajaba del metro para darle la bendición a un grupo de cartoneros en un oscuro rincón de Buenos Aires. Hoy esa misma persona – gracias a Dios – es Pastor de todos los católicos y una referencia moral para las personas de buena voluntad alrededor del mundo. Francisco, a diferencia de muchos que cuando acceden a puestos de relevancia se marean por las alturas, no dejó las convicciones en la puerta del Vaticano, no dejó de querernos y soportarnos aunque tal vez desentonamos en algunos ambientes, no dejó de considerar la posición como una responsabilidad, como un servicio y no como privilegio… Francisco hoy nos convoca nuevamente, ya desde una perspectiva universal, a los pobres y a los pueblos pobres, organizados en miles de movimientos populares, para que demos la batalla – sin soberbia pero con coraje, sin violencia paro con tenacidad, sin resentimientos pero con un sentido profundo de amor al prójimo, sobre todo al más débil – para que demos batalla por esa dignidad que nos robaron y por la justicia social… ideales cada vez más lejanos en un mundo empachado de indiferencia, crueldad e inequidad. El hecho de que tantos luchadores y luchadoras sociales – muchos de nosotros católicos y otros muchos no – podamos reunirnos aquí es una alegría sin precedentes, es un abrazo que nos da Francisco y que nos fortalece para seguir adelante en nuestra convicción activa de que un mundo mejor es posible.
Más allá de ese gran anhelo, de los grandes ideales de paz y justicia que, aunque lejanos como las estrellas, nos guían en el camino, nuestro encuentro responde principalmente a objetivos concretos, simple, sencillo, que todos compartimos, que todos deseamos para nuestros hijos y nietos, pero que están cada vez más lejos de las mayorías populares: tierra, techo y trabajo . Esto no es nada raro, que nadie busque interpretaciones ideológicas: es la doctrina social de la iglesia. ¿Por qué se ha hecho tan difícil trabajar dignamente, acceder a una vivienda o cultivar la tierra? ¿Por qué se ha hecho tan difícil para nuestros jóvenes edificar un proyecto de vida libre, digno, creativo? ¿Por qué parece una utopía inalcanzable que todas las personas y todos los pueblos convivan en un marco de diversidad cultural y religiosa, de respeto tanto a los derechos individuales como a los colectivos, sin violencia, sin ultrajes ni opresión? Este Encuentro debe servir para que entre todos podamos responder esas preguntas con mayor profundidad no para regodearnos en un debate abstracto sino en la perspectiva de construir el cambio.
Por ese motivo, nuestro Encuentro expresa también la necesidad de promover la organización de los pobres para construir desde abajo la alternativa humana a esta globalización excluyente que nos arrebata hasta los derechos sagrados al techo, el trabajo, la tierra, el ambiente y la paz. Este sistema en el que vivimos, que no solo nos descarta, que sólo nos desplaza, que no solo destruye la naturaleza sino que también nos extermina a través de la guerra, de la violencia, de la droga es – como dice el Santo Padre – la consecuencia del culto idolátrico del dios dinero… culto que se pretende imponer como religión universal… pero que nosotros rechazamos, que nosotros combatimos y venimos muy humildemente a nuestras experiencias alternativas, los procesos que transitamos para vivir dignamente, bien lejos del consumismo, el individualismo y la indiferencia.
Hicimos un esfuerzo para garantizar la presencia de dirigentes de organizaciones que surgen de los sectores más empobrecidos, más golpeados, más perseguidos y que quieren hablar con su propia voz … Este Encuentro Mundial de Movimientos Populares reúne a dirigentes sociales de los cinco continentes que representan organizaciones de base construidas por quienes ven vulnerado, amenazado o directamente cercenado su inalienable derecho al trabajo decente, al techo digno, a la tierra fértil. Se trata principalmente de movimientos representativos de tres sectores sociales cada vez más excluidos: (a) los trabajadores precarizados, migrantes, temporales, desempleados y los que participan en el sector popular, informal y/o autogestivo, sin protección legal, reconocimiento sindical ni derechos laborales; (b) los campesinos, los sin tierra, los pueblos originarios y las personas en riesgo de ser expulsadas del campo a causa de la especulación agrícola y la violencia; (c) las personas, muchas de ellas migrantes y desplazados, que viven en los suburbios y asentamientos informales, marginados, olvidados, sin infraestructura urbana adecuada. También participarán organizaciones sindicales, sociales, benéficas y de derechos humanos que se han mostrado cercanas a estos movimientos y que han sido sugeridas por ellos mismos para acompañar el Encuentro respetando el protagonismo de los movimientos de base. También, contaremos con la participación de agentes pastorales, autoridades del Pontificio Consejo de Justicia y Paz, y científicos de la Pontificia Academia de Ciencias.
Este Encuentro ha sido posible gracias – desde ya – al acompañamiento del Papa Francisco, pero también a la colaboración activa del PCJP y de la PAS representadas aquí por Cardenal Turkson y Mons. Sanchez Sorondo. Es importante destacar también la labor infatigable de dos organizaciones populares latinoamericanas: el Movimiento de Trabajadores Excluidos / Confederación de Trabajadores de la Economía Popular y el Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra de la Vía Campesina Internacional. También quisiera señalar el aporte de las organizaciones SlumDwellers International y el Movimiento Mundial de Trabajadores Cristianos.
Tal como figura en el material oficial, este Encuentro tiene entre sus objetivos generales
Compartir el pensamiento social de Francisco,
Debatir las causas de la creciente desigualdad social y el aumento de la exclusión en todo el mundo
Reflexionar sobre las experiencias organizativas de los movimientos populares en la resolución de las problemáticas de tierra, vivienda y trabajo.
Evaluar cuál es el rol de los movimientos en los procesos de construcción de la paz y en el cuidado del ambiente, particularmente en las regiones afectadas por conflictos bélicos o por disputas sobre los recursos naturales.
Discutir la relación de los Movimientos Populares con la Iglesia, y cómo avanzar en la creación de una instancia de articulación y colaboración permanente.
Pretendemos cerrar el Encuentro con dos acciones que pueden ser de gran relevancia: (1) la publicación de una declaración final con el mayor consenso posible (2) la constitución de un Consejo de Movimientos Populares que trabaje en la formulación de instancias de articulación a nivel global.
Estamos convencidos de que tierra, techo y trabajo son derechos humanos elementales. Tenemos plena confianza en que con organización, trabajo y lucha podemos conseguirlo. Y le agradecemos profundamente a Francisco por acompañarnos.
[01668-04.01] [Texto original: Español]
[B0790-XX.01]


Deja un comentario

Celebración en Roma del Centenario de Schoenstatt

Audiencia con el Papa y festejos en Roma por los 100 años de Schoenstatt
Viernes 24 Oct 2014 | 10:47 am

Los festejos junto al santuario original en Alemania

Roma (Italia) (AICA):

El papa Francisco recibirá mañana, a las 11 hora local (6 de Buenos Aires), a integrantes del Movimiento de Schoenstatt, que participan en Roma de los festejos por el centenario de esa organización fundada el padre José Kentenich.

Las festividades en Roma comenzaron este jueves y se extenderán hasta el domingo 26 de octubre.

La celebración principal en el Aula Pablo VI. A este encuentro entre carismas titulado “María, Madre de la Iglesia Evangelizadora” están invitados diversos movimientos, con el objeto de fortalecer la unidad entre las diversas espiritualidades con que se enriquece la Iglesia.

Diversos movimientos ya confirmaron su participación, entre ellos Comunión y Liberación, Cançao Nova, Juntos por Europa y Focolares, en la persona de su presidenta, Maria Voce.

De 12 a 13 tendrá lugar el encuentro con el papa Francisco, con quien se compartirán vivencias sobre la historia y misión de Schoenstatt, como ofrecimiento a la Iglesia y al mundo.

El encuentro completo, desde las 11 hasta las 13 será televisado por CTV, Centro Televisivo Vaticano, y será retransmitido por EWTN a todo el mundo, y por Canção Nova, para Brasil, con sus 500 repetidoras.

El domingo 26 a las 9.30 tendrá lugar una misa en la basílica de San Pedro, para la Familia de Schoenstatt, cuyo celebrante principal será el cardenal Francisco Javier Errázuriz, perteneciente a la Comunidad de los Padres de Schoenstatt. Esta misa de envío será también televisada por CTV, el canal del Vaticano.

Existen varias posibilidades para seguir las transmisiones vía internet. Una de ellas es a través de la página web de EWTN: www.ewtn.com/multimedia/live.asp, desde cuyo portal se puede también bajar la aplicación para móvil y tableta. Otra posibilidad es a través de la página www.schoenstatt-tv.de.

El canal católico de televisión por cable EWTN transmitirá los actos en Schoenstatt en vivo en varios idiomas: inglés, español, alemán y francés. Informes: www.schoenstatt2014.org


Deja un comentario

Cómo será el encuentro mundial de movimientos en el Vaticano

Encuentro Mundial de los Movimientos Populares: Los excluidos, motor del cambio social

Ciudad del Vaticano, 24 octubre 2014(VIS).-Esta mañana en la Oficina de Prensa de la Santa Sede ha tenido lugar la conferencia de presentación del Encuentro Mundial de los Movimientos Populares que se celebrará del 27 al 29 octubre de 2014 en Roma .El evento está organizado por el Pontificio Consejo Justicia y Paz, en colaboración con la Academia Pontificia de las Ciencias Sociales y con los dirigentes de los diversos movimientos.

Han intervenido en el acto el cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson, Presidente de Justicia y Paz, el arzobispo Marcelo Sánchez Sorondo, Canciller de la Academia Pontificia de las Ciencias Sociales y Juan Grabosi, Responsable de la Confederación de los Trabajadores de Economía Popular y miembro del Comité Organizador del encuentro, destinado principalmente a las organizaciones y movimientos de los excluidos.

Grabosi conoció al Papa Francisco cuando éste era arzobispo de Buenos Aires y subrayó que el entonces cardenal Bergoglio solidarizó con la lucha de los excluidos en momentos muy difíciles para ellos y les acompañó en el trabajo de organización de los cartoneros, campesinos, ambulantes y, en general, de ”los herederos de la crisis que trajo el capitalismo neoliberal” . ”Francisco -afirmó- hoy nos convoca nuevamente, ya desde una perspectiva universal, a los pobres y a los pueblos pobres, organizados en miles de movimientos populares para que demos la batalla -sin soberbia, pero con coraje, sin violencia pero con tenacidad…- por esa dignidad que nos robaron y por la justicia social”.

‘”Nuestro encuentro responde principalmente -prosiguió- a objetivos concretos y sencillos, que todos compartimos y deseamos para nuestros hijos y nietos, pero que están cada vez más lejos de las mayorías populares: tierra, techo y trabajo…y expresa también la necesidad de promover la organización de los pobres para construir desde abajo la alternativa humana a esta globalización excluyente que nos arrebata hasta los derechos sagrados al techo, el trabajo, la tierra, el ambiente y la paz”.

En el Encuentro Mundial de Movimientos Populares participan dirigentes sociales de los cinco continentes que representan organizaciones de base de tres sectores sociales cada vez más excluidos: los trabajadores precarios, emigrantes, temporales, desempleados y los que viven en autogestión , sin protección legal, reconocimiento sindical ni derechos laborales; los campesinos, los sin tierra, los pueblos originarios y las personas en riesgo de ser expulsadas del campo a causa de la especulación agrícola y la violencia; las personas, muchas de ellas emigrantes y desplazados, que viven en los suburbios y asentamientos informales, marginados, olvidados, sin infraestructura urbana adecuada. Junto a ellos organizaciones sindicales, sociales, benéficas y de derechos humanos que se han mostrado cercanas a estos movimientos y que han sido sugeridas por ellos mismos para acompañarlos respetando el protagonismo de los movimientos de base.

”Entre los objetivos del Encuentro están -explicó Grabois- compartir el pensamiento social de Francisco, debatir las causas de la creciente desigualdad social y el aumento de la exclusión en todo el mundo, reflexionar sobre las experiencias organizativas de los movimientos populares en la resolución de las problemáticas de tierra, vivienda y trabajo, evaluar cuál es el rol de los movimientos en los procesos de construcción de la paz y en el cuidado del ambiente, particularmente en las regiones afectadas por conflictos bélicos o por disputas sobre los recursos naturales, discutir la relación de los Movimientos Populares con la Iglesia, y cómo avanzar en la creación de una instancia de articulación y colaboración permanente”.

El Encuentro se cerrará con dos actos que Grabois espera tengan gran relieve: la publicación de una declaración final con el mayor consenso posible y con la constitución de un Consejo de Movimientos Populares que trabaje en la formulación de instancias de articulación a nivel global.

Por su parte el cardenal Turkson afirmó que era esencial para la Iglesia y para el mundo ”escuchar el grito de justicia” de los excluidos pero no sólo por cuanto respecta a sus sufrimientos sino también a sus expectativas, esperanzas y propuestas. Los marginados, dijo., ”deben ser protagonistas de sus propias vidas y no receptores pasivos de la caridad o los planes de otros. Deben protagonizar los cambios económicos, sociales, políticos y culturales que son tan necesarios…La Iglesia quiere hacer suyas las necesidades y aspiraciones de los movimientos populares y unirse a quienes, con diversas iniciativas, están haciendo cuanto está en sus manos para impulsar el cambio social hacia un mundo más justo”.