Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Chile: para cuándo la reforma? Jerarquía y laicado.

En la Crisis que nos tiene sumidos la Jerarquía

Foto_ENC_OSORNO (2)

Por fuera parecen honrados a la gente, por dentro están llenos de hipocresía e iniquidad”

                                                                                                                                 (Mateo 23, 28).

Con indiferencia  e inconsecuencia moral y ética,  la jerarquía de la Iglesia Católica chilena ha llegado a una crisis sin retorno, cuatro son las renuncias aceptadas, dos que no dejaron su cargo a disposición, todos los demás  obispos renunciados, de ellos solo cuatro confirmados como administradores diocesanos por el Papa Francisco.

Nos preguntamos, ¿cómo se explica que se reúnan como CECH si por lógica hoy no existen?, la Conferencia debiera estar disuelta si nos guiamos por la sana convivencia cristiana.   Como pueblo de Dios es lamentable tener que vivir en esta incertidumbre por irresponsabilidades y faltas graves de personas que no valoraron ni respetaron, primero a ellos mismos, segundo su voluntaria y  propia temeraria opción, tercero a toda la feligresía, mas aun hoy no son capaces de hacerse un examen de conciencia para que puedan discernir y tomar decisiones que liberen de todas estas graves anomalías a la iglesia, a los diáconos y al laicado y nos permitan renacer en Jesús.

Los creyentes cristianos somos los que estamos sufriendo, pena, tristeza, dolor, vergüenza e impotencia al ver que el proceso de cambio anunciado es lentísimo, al ver que los renunciados con elástico siguen ejerciendo como si no hubiese pasado nada, por su arrogancia, por su soberbia, con sus desatinadas acciones y desafortunadas declaraciones sigue quedando de manifiesto la gran distancia y escepticismo que existe de parte del laicado para con la jerarquía y el clero en general, están demandados, algunos citados como imputados a declarar, siendo fuertemente investigados por la justicia civil y lo que más llama la atención es que no hay reconocimiento, ni aceptación, ni un mea culpa sincero.

Más bien, no han hecho nada de nada por salvaguardar el buen prestigio de la institución que los cobija y ampara, además, se han burlado de los principios básicos de convivencia humana.  Al contrario estuvieron siempre conscientes de lo que sucedía pero lo ocultaron y encubrieron, faltaron a la Verdad,por lo tanto, se convirtieron en cómplices de crímenes y ahora no les conviene asumir sus responsabilidades personales y menos como autoridades. Ante estos hechos, que falta de honestidad, de transparencia y de consecuencia, hoy por toda esta desconfianza no podemos creerles, esto lo han desencadenado ustedes mismos, háganse cargo, lo mínimo que pueden hacer es renunciar e irse solitos y bajo un prudente silencio.

Para  quienes no profundizan en estos temas y hablan sin fundamentos de la crisis de la Iglesia católica chilena les recordamos que esta es una situación muy grave y el mundo espera ver qué ocurrirá. Para nosotros, como comunidad de Laicos y Laicas de Osorno, esto es gravísimo, ya que iglesia somos todos, no solo el clero, administrativamente y quienes se reconocen como especiales (consagrados) son los que se han tomado la institución religiosa para usufructuar en todo sentido, son los consagrados mal formados los que se adueñaron del poder y se desperfilaron perdiendo todo raciocinio hasta  olvidarse del legado de Nuestro Señor Jesucristo, donde uno de sus mandamientos es Ama a Tu Prójimo como a Ti mismo, es la jerarquía y los consagrados, religiosos y religiosas quienes nos tienen sumidos en esta brutal crisis, donde fracasó definitivamente la formación de estos clérigos y religiosos casi sin distinción.

Lo que ya se conoce y está por conocerse (nada permanecerá oculto dice la Escritura) deja mucho que desear, es aberrante y denigrante ver como tratan de justificar lo injustificable, siguen haciendo el ridículo gratuitamente y así solo profundizan el daño ocasionado a todos los creyentes católicos, tanto individual como comunitario,  personas que se supone deben ser intachables, que se preparan durante años para guiar, proteger y formar, han traicionado el Evangelio,  la sana idiosincrasia y la profunda confianza que el pueblo religioso y creyente depositaba en ellos, esto es  esencial  para subsistir en la vida comunitaria y porque no decirlo en la sociedad en general que quiere ser Discípula (o) del Nazareno.

Mario Vargas Vidal                                   Danilo Andrade Barrientos

Vocero                                                       Laico Ignaciano

Comunidad de Laicos y Laicas de Osorno – Chile.

Anuncios


Deja un comentario

El mensaje del Papa al Meeting de Rimini. Comentario.

“Que el cristiano no renuncie a soñar que el mundo puede cambiar para ser mejor”

El Papa al Meeting de Rímini: «Se vuelven a erigir muros, en lugar de construir puentes. Se tiende a cerrarse, en lugar de abrirse al otro, al diferente de nosotros». Pero «una fe auténtica siempre implica un profundo deseo de cambiar»

El Papa Francisco

CONDIVIDI
21
0
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 19/08/2018
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

 

«El cristiano no puede renunciar a soñar que el mundo puede cambiar para ser mejor». Este año también, mediante el Secretario de Estado Pietro Parolin, el Papa Francisco envió un saludo a los participantes del Meeting de Rímini. El mensaje, enviado al obispo de la ciudad italiana, Francesco Lambasi, fue leído durante la misa de apertura de la 39a edición del encuentro en Rímini.

 

El mensaje dice: «El título del Meeting (“Las fuerzas que mueven la historia son las mismas que hacen feliz al hombre”), retoma una expresión de don Giussani y se refiere a ese cambio crucial que se dio en la sociedad alrededor del ’68, cuyos efectos no se han agotado a cincuenta años de distancia», tanto que el Papa Francisco afirma que «hoy no vivimos en una época de cambio como un cambio de época».

 

«La ruptura con el pasado –continúa el mensaje– se convierte en el imperativo categórico de una generación que ponía las propias esperanzas en una revolución de la estructuras capaz de garantizar mayor autenticidad de vida. Tantos creyentes cedieron a la fascinación de tal perspectiva y convirtieron la fe en un moralismo que, dando por descontada la Gracia, se encomendaba a los esfuerzos de realización práctica de un mundo mejor».

 

Por ello «es significativo que, en aquel contexto, a un joven embebido en la búsqueda de las “fuerzas que dominan la historia”, don Giussani dijo de esta manera: “Las fuerzas que mueven la historia son las mismas que hacen feliz al hombre”. Con estas palabras lo desafiaba a verificar cuáles son las fuerzas que cambian la historia, levantando el bastón con el que se medía su intento revolucionario».

 

¿Qué pasó con esta intención? ¿Qué sucedió con ese deseo de cambiar todo? «No es esta la sede para un balance histórico –dice el saludo del Papa, pero podemos encontrar algunos síntomas que surgen de la situación actual del Occidente. Se vuelven a erigir muros, en lugar de construir puentes. Se tiende a cerrarse, en lugar de abrirse al otro, al diferente de nosotros. Crece la indiferencia, en lugar del deseo de tomar la iniciativa para que haya un cambio. Prevalece un sentido de miedo ante el futuro. Y nos preguntamos si en este medio siglo el mundo se ha vuelto más habitable».

 

Una pregunta, observó el Papa, que se relaciona «también con nosotros los cristianos, que hemos pasado a través de la estación del ’68 y que ahora estamos llamados a reflexionar, junto con tantos otros protagonistas, y a preguntarnos: ¿qué hemos aprendido? ¿Qué podemos atesorar? Desde siempre, la tentación del hombre ha sido la de pensar que su inteligencia y sus capacidades son los principios que gobiernan el mundo; una pretensión que se realiza según dos modalidades: “Una es la fascinación del gnosticismo […], en donde el sujeto en definitiva permanece encerrado en la inmanencia de la propia razón o de sus sentimientos. La otra es el neopelagianismo […] de quienes, en definitiva, se encomiendan únicamente a las propias fuerzas” (Exort. ap. «Evangelii gaudium», 94)”».

 

Pero, para evitar estas dos tentaciones, que varias veces han sido denunciadas por el Pontífice, ¿el cristiano debe renunciar al deseo del cambio? «No. No se trata de retirarse del mundo –respondió Francisco–, para no arriesgarse y equivocarse ni para conservar una especie de pureza incontaminada a la fe, porque una fe auténtica implica siempre un profundo deseo de cambiar el mundo, de mover la historia, como indica el titulo del Meeting. Muchos se preguntarán: “¿es posible?”. El cristiano no puede renunciar a soñar que el mundo puede cambiar para ser mejor. Es razonable soñarlo, porque en la raíz de esta certeza está la convicción profunda de que Cristo es el inicio del mundo nuevo».

 

Una certeza que Francisco resumió con estas palabras: «Su resurrección no es algo del pasado; contiene una fuerza de vida que ha penetrado el mundo. En donde parece que todo ha muerto, desde todas partes vuelven a aparecer los retoños de la resurrección. Es una fuerza sin igual. En medio de la oscuridad siempre comienza a surgir algo nuevo».

 

«¿Quién salvará –se lee en el mensaje– este deseo que vive, aunque confusamente, en el corazón del hombre? Solo algo que esté a la altura de su brama infinita. Si, efectivamente, el deseo no encuentra un objeto adecuado, permanece bloqueado y ninguna promesa, ninguna iniciativa podrán moverlo. Ningún esfuerzo, ninguna revolución podrán satisfacer al corazón del hombre. Solamente Dios, que nos creó con un deseo infinito, lo puede llenar con su presencia infinita».

 

La naturaleza misma del cristianismo «consiste en reconocer la presencia de Jesús y seguirlo. Esta fue la bella experiencia de esos primeros discípulos que, al encontrar a Jesús, quedaron fascinados y llenos de sorpresa ante la figura extraordinaria que les hablaba, ante la manera en la que los trataba, dando respuestas al hambre y a la sed de vida de sus corazones».

 

«El Santo Padre –concluye el mensaje firmado por el cardenal Parolin– desea que el Meeting de este año sea, para todos ustedes que participarán, una ocasión para profundizar o para acoger la invitación del Señor Jesús: “Vengan y vean”. Esta es la fuerza que, mientras libera al hombre de la esclavitud de los “falsos infinitos”, que prometen felicidad sin poder garantizarla, lo vuelven un protagonista nuevo en el escenario del mundo, llamado a convertir la historia en el lugar del encuentro entre los hijos de Dios con el Padre y de los hermanos entre ellos».


Deja un comentario

Mensaje del Papa al Meeting anual de Com. y Lib. en Rímini (Italia)

El Papa Francisco y el Presidente de la Fraternidad de Comunión y Liberación, p. Julián Carrón. Foto de archivoEl Papa Francisco y el Presidente de la Fraternidad de Comunión y Liberación, p. Julián Carrón. Foto de archivo  (Vatican Media)

Meeting de Rímini. El Papa: sólo Dios puede satisfacer el corazón del hombre

El “Encuentro para la amistad entre los pueblos” se celebra todos los años desde 1980 y está organizado por el movimiento católico Comunión y Liberación

Griselda Mutual – Ciudad del Vaticano

En ocasión del Meeting de Rimini que se lleva a cabo como todos los años este domingo 19 de agosto, se hizo público un mensaje, fechado 9 agosto 2018 y firmado por el Cardenal Secretario de Estado, Pietro Parolin, en nombre del Papa Francisco, y dirigido a Mons. Francesco Lambiasi, Obispo de Rimini, con el cual el Pontífice ha querido hacer llegar su cordial saludo a los organizadores, voluntarios y participantes en el 39º Encuentro por la amistad entre los pueblos.

La inflexión del ’68 y la esperanza de un mundo mejor

El encuentro se lleva a cabo con el título “Las fuerzas que mueven la historia son las mismas que hacen al hombre feliz”, una expresión de Don Giusanni que se refiere a una inflexión crucial de la sociedad que tuvo lugar en torno a 1968, en la que la ruptura con el pasado se convirtió en el imperativo de una generación que ponía sus esperanzas en una revolución de las estructuras capaz de asegurar mayor autenticidad de vida, tal como escribe el cardenal Parolin. “Muchos creyentes –señala el cardenal – cedieron al fascino de esa prospectiva e hicieron de la fe un moralismo que, dando por descontada la Gracia, se confiaba a los esfuerzos de realización práctica de un mundo mejor”.

La sensación de miedo prevalece sobre la confianza en el futuro

“¿Qué ha quedado de ese deseo de cambiarlo todo?”, se pregunta Parolin, y enumera algunos síntomas que  emergen de la situación actual en Occidente: “volvemos a construir muros, en lugar de construir puentes. Tendemos a ser cerrados, más que abiertos al otro distinto de nosotros. Hay una creciente indiferencia, más que un deseo de tomar la iniciativa para el cambio. La sensación de miedo prevalece sobre la confianza en el futuro. Y nos preguntamos si en este medio siglo el mundo se ha vuelto más habitable”.

Las tentaciones del hombre contemporáneo

Se trata de un interrogativo- prosigue- que alcanza también a los cristianos, que estamos llamados a reflexionar y a preguntarnos “¿qué hemos aprendido?”. Y se refiere a la tentación del hombre de pensar que su inteligencia y capacidades sean los principios que gobiernan el mundo. Una tentación que se realiza en dos modos, a saber, con el fascino del gnosticismo y con el neo pelagianismo. “El cristiano no puede renunciar a soñar que el mundo cambie para bien, porque en la raíz de esta certeza está la convicción profunda que Cristo es el inicio del nuevo mundo”. Así, “¿quién salvará hoy este deseo que habita, aunque confusamente, en el corazón del hombre?

Sólo Dios puede satisfacer el corazón del hombre

“Ningún esfuerzo, ninguna revolución puede satisfacer el corazón del  hombre. Sólo Dios, que nos hizo con un deseo infinito, lo puede llenar con su presencia infinita; para esto se hizo hombre: para que los hombres puedan encontrar a Aquel que salva y cumple el deseo de días felices”. Como recuerda el Papa Emérito en la Encíclica Deus Caritas Est, cita el cardenal Parolin: «No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva». “Es la naturaleza misma del cristianismo – añade el Secretario de Estado – reconocer la presencia de Jesús y seguirlo”.

El Meeting sea ocasión para acoger la invitación de Jesús

En la conclusión de su mensaje el cardenal Parolin expresa que “el Santo Padre desea que el Meeting de este año sea, para todos los que participarán, ocasión para profundizar o acoger la invitación del Señor Jesús: «Vengan y verán». Ésta es la fuerza que mientras libera al  hombre de la esclavitud, de los ‘falsos infinitos’, que prometen felicidad sin poder asegurarla, lo hace protagonista nuevo sobre la escena del mundo, llamado a hacer de la historia el lugar del encuentro de los hijos de Dios con su Padre y de los hermanos entre ellos”. “Mientras asegura su oración para que estén a la altura de este desafío entusiasmante, – concluye – el Papa Francisco les pide rezar por él y por el Encuentro Mundial de las familias que tendrá lugar en Dublin el 25 y 26 del presente mes de agosto”.

El “Encuentro para la amistad entre los pueblos” se realiza cada año en agosto y es el lugar físico en el que experimentar cómo la experiencia de la fe cristiana vivida es capaz de encontrar y valorizar cada tentativo humano que colabora positivamente con el destino de cada hombre. Cada año, alrededor de un título, el Encuentro dialoga con instituciones, representaciones diplomáticas, organismos públicos y privados.


Deja un comentario

Marchionne: un ejemplar empresario italiano fallecido aún joven. La opinión de un obispo.

InBlu Radio

Mons. Todisco a InBlu Radio: “Per lui tutte le persone erano degne di rispetto e attenzione”. “Mi ha colpito la semplicità di un dirigente affermato in tutto il mondo. Era figlio di emigrati in Canada. Un lavoratore che non si è mai montato la testa”. Così il vescovo emerito di Melfi, mons. Gianfranco Todisco, in un’intervista a InBlu Radio, il network delle radio della Cei, ha ricordato Sergio Marchionne.
“Quella maglia – ha proseguito mons. Todisco – che gli vidi indossare non era di circostanza perché era la stessa che spesso indossava in altre manifestazioni pubbliche”.
“Era un uomo che non si dava arie – ha aggiunto mons. Todisco – lui figlio di emigrati sapeva che per un operaio non lavorare era una tragedia personale e famigliare. E il fatto che lui abbia fatto in modo che l’azienda restasse a Melfi fa capire quanto ritenesse importante il lavoro per tante famiglie”.
“Marchionne – ha concluso mons. Todisco – nelle sue visite in fabbrica ha permesso a tante persone di avvicinarsi, avrà stretto migliaia di mani dei suoi operai. Questa cosa mi ha sempre colpito. Aveva la capacità di stare vicino a tutti, non solo alle persone importanti. Per lui tutte le persone erano uguali, degne di rispetto e attenzione”.


Deja un comentario

Mensaje del Papa a los equipos de Notre Dame

Virgen de Fátima.Virgen de Fátima.  (AFP or licensors)

Mensaje del Papa al Encuentro Internacional de los Equipos de Nuestra Señora

“La Iglesia condena el pecado, porque debe decir la verdad, pero al mismo tiempo abraza al pecador que lo reconoce” ofreciéndole la “infinita misericordia de Dios”, es cuánto ha afirmado el Papa en su mensaje a los participantes del Encuentro Internacional de los Equipos de Nuestra Señora en Fátima.

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

El mensaje del Papa Francisco ha sido leído por el Nuncio Apostólico en Portugal, el Arzobispo Rino Passigato, ante los participantes del duodécimo Encuentro Internacional de las Équipes Notre-Dame, que están reunidos en el Santuario de Fátima del 16 al 21 de julio.

La parábola del hijo pródigo

El texto del Santo Padre dirigido a María Berta y José Moura Soares, responsables internacionales del END, se centra en el tema de las obras, enfocado en la figura del hijo pródigo, para reavivar su exhortación “a reconocerse a sí mismo en este hijo perdido que regresa al Padre, quien no se cansa de abrazarlo y le devuelve su grandeza de hijo”.  Tocado por una gran benevolencia – continúa el mensaje – “dejad que vuestro corazón se exprese: ¡es verdad, Señor! Soy un pecador, una pecadora; me siento así y lo soy. Me he perdido. De mil maneras he huido de tu amor, pero estoy aquí otra vez para renovar mi alianza contigo. Te necesito. ¡Redime otra vez Señor! Acéptame, una vez más, entre tus brazos redentores”.

Nadie está excluido de la misericordia de Dios

En el mensaje, Francisco también aclara que los brazos abiertos de Cristo en la cruz “muestran que nadie está excluido del amor del Padre ni de su misericordia”. De hecho, “no se resigna a perder a nadie: marido o mujer, padres o hijos … a los ojos de Jesús, nadie está perdido para siempre, solo hay personas que deben ser encontradas, y Jesús nos empuja a salir para ir a buscarlos”.

Francisco concluye su mensaje asegurando que si queremos encontrar al Señor “debemos buscarlo donde Él quiere encontrarnos y no donde nosotros queremos encontrarlo”.


Deja un comentario

Procesos de beatificación: reconocidas las virtudes heroicas de cuatro laicos.

El Papa reconoce las virtudes heroicas de cuatro laicos
Jueves 5 Jul 2018 | 11:20 am

Ciudad del Vaticano (AICA):   

El Santo Padre Francisco recibió hoy al cardenal Angelo Amato SDB, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. Durante la audiencia, el Santo Padre autorizó a la misma Congregación a promulgar cuatro decretos relativos al reconocimiento de las virtudes heroicas de los siguientes Siervos de Dios:

Pietro Di Vitale, laico; nacido el 14 de diciembre de 1916 en Castronovo di Sicilia (Italia) y fallecido allí el 29 de enero de 1940.

Giorgio La Pira, laico; nacido en Pozzallo (Italia) el 9 de enero de 1904 y fallecido en Florencia (Italia) el 5 de noviembre de 1977.

Alexia González-Barros y González, laica; nacida el 7 de marzo de 1971 en Madrid (España) y fallecida en Pamplona (España) el 5 de diciembre de 1985.

Carlo Acutis, laico; nacido el 3 de mayo de 1991 en Londres (Inglaterra) y fallecido en Monza (Italia) el 12 de octubre de 2006. +


Deja un comentario

Giorgio La Pira hacia la beatificación.

Giorgio La Pira hacia el proceso de beatificación

El Papa firmó el decreto sobre las “virtudes heroicas” del “alcalde santo” de Florencia, comprometido por la paz en el mundo
ANSA

Giorgio La Pira en Florencia

Pubblicato il 05/07/2018
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

Primer paso para el proceso de beatificación de Giorgio La Pira (1904-1977). El Papa Francisco autorizó a la Congregación de las Causas de los Santos promulgar el decreto sobre las «virtudes heroicas» del «alcalde santo» de Florencia.

 

Abogado y político, que nació en Pozzallo, Sicilia, en 1904, fue animador de Acción Católica cuando era joven. La Pira llegó a Florencia en 1926 para licenciarse y se quedó toda la vida en la capital toscana. A partir de 1933 fue suya la cátedra de instituciones de derecho romano. Diputado democristiano que participó en el proceso Constituyente, fue parlamentario y después subsecretario de Estado en el ministerio del Trabajo (1948-1949). La Pira también fue, por dos mandatos, alcalde de Florencia, de 1951 a 1957 y de 1961 a 1966, convirtiéndose en una figura conocida por sus batallas sociales de inspiración evangélica y por las iniciativas de distensión y paz, como la que en 1965 lo llevó a Vietnam, su sueño del Mediterráneo como un «gran lago de Tiberíades» o su compromiso a favor de los países en vías de descolonización.

 

Juan Pablo II recordó en varias ocasiones a La Pira, como cuando, por ejemplo, indicó su «extraordinaria experiencia de hombre político y de creyente, capaz de unir la contemplación y la oración a la actividad social y administrativa, con una predilección por los pobres y los que sufren». El presidente de la Conferencia Episcopal de Italia, el cardenal Gualterio Bassetti, conoció a La Pira y se ha referido a él en varias ocasiones como ejemplo actual para nuestros días: «no se puede comprender su figura sin considerar su vocación mística, profusa en la profundidad y en la misericordia».

 

La causa de beatificación de La Pira comenzó a nivel diocesano en Florencia en 1986 y concluyó en 2005. Ahora, con la firma del Papa Francisco, el “siervo de Dios” La ira se convierte en «venerable» y el proceso da un paso crucial hacia adelante.

 

Además de La Pira, durante la audiencia que concedió hoy al cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos, Francisco también autorizó la promulgación de los decretos sobre las virtudes heroicas del italiano Pietro Di Vitale (1916-1940), de Alessia González-Barros y González (1971-1985) y de Carlo Acutis, joven que nació en Inglaterra y murió de leucemia a los quince años en Monza (1991-2006).