Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Com. San Egidio) Concluye en Madrid el encuentro interreligioso por la paz.

Concluye el Encuentro Internacional por la Paz. El próximo será en Roma 2020

Concluye en Madrid el Encuentro interreligioso de oración por la paz. Marco Impagliazzo anuncia que el año que viene se celebrará en Roma.

Mireia Bonilla – Madrid

El encuentro internacional “Paz sin Fronteras” ha llegado hoy a su recta final, con una emotiva ceremonia de clausura de Oración por la Paz en la que se han podido ver a todos los líderes de las distintas confesiones religiosas reunidos en la Plaza de la Almudena para firmar un “llamamiento de paz”. Marco Impagliazzo, de la Comunidad de Sant Egidio anunció que el próximo año será Roma la ciudad que acoja este encuentro.

Antes de la ceremonia de clausura, ha tenido lugar el momento de oración, en el que los líderes religiosos se han reunido en diferentes lugares de la capital española para rezar simultáneamente por los frutos de este encuentro. Así, los cristianos se encontraban en la Catedral de la Almudena, los judíos en la Casa Sefarad-Israel, los musulmanes en la Catedral Castrense, los budistas en el salón Alfa y Omega, y las otras confesiones en diferentes lugares dentro del cuartel San Nicolás.

Card. Osoro: la humanidad lleva inscrita la vocación a la fraternidad

Después, se han unido las distintas confesiones para realizar, juntos, la procesión hasta la Plaza de la Almudena y dar inicio a la Ceremonia de clausura, en la que ha destacado la intervención del Arzobispo de Madrid, Cardenal Carlos Osoro, quien ha expresado la importancia de tomar decisiones claras y apostar por la “cultura del encuentro”, de la que el Papa Francisco tanto habla. También ha declarado que estos días vividos en Madrid “han sido un regalo”; el regalo de “poder ser protagonistas de una lucha activa desde el diálogo y el encuentro”.

Por otro lado, Osoro ha explicado que la importancia de este encuentro también es caer en la cuenta de que se tiene que ser “sembradores de paz”: “salimos de aquí con el título “sembradores de paz” allá donde estemos, en las tareas y responsabilidades que tengamos”, puntualizando que se trata de una exigencia de quienes no están dispuestos a olvidar el proyecto de quien nos creó, así como la vocación originaria de ser hijo y hermano.

Por último, ha subrayado que la humanidad lleva inscrita “la vocación a la fraternidad” y expresa el compromiso de todos los líderes religiosos de hacer comprender que la fraternidad “es el fundamento y el camino para la paz”.

Llamamiento por la paz

Durante la ceremonia de clausura ha tenido lugar el momento más importante de todo este encuentro: la firma del llamamiento por la paz. Un llamamiento en el que todos los líderes religiosos han expresado su preocupación “por las nuevas generaciones” ante la reaparición del culto de la fuerza y las contraposiciones nacionalistas, las cuales – han puntualizado – “han provocado grandes destrucciones a lo largo de la historia”. Pero también consta en el documento su preocupación ante la plaga del terrorismo y ante la indiferencia a los más débiles, aquellos golpeados por la violencia y el desprecio por ser diferentes, “porque rezan y hablan en otra lengua”.

Frente a estas problemáticas, piden diálogo y cooperación y hacen un llamamiento a los responsables políticos, a los más ricos del mundo, así como a los hombres y mujeres de buena voluntad para que “proporcionen los recursos necesarios para evitar que millones de niños mueran cada año por falta de atención médica y para poner mandarlos a la escuela”.

Al final del documento se lee el deseo de todos los líderes religiosos de que la paz sin fronteras sea posible, pues es “la necesidad profunda de nuestro mundo”.


Deja un comentario

Mensaje del Papa al encuentro int. por la paz en Madrid (Com. San Egidio)

Papa Francisco: “Todos estamos llamados a habitar la paz”

El Santo Padre dirige un mensaje al Cardenal Carlos Osoro y a los participantes en el Encuentro de Oración por la Paz: “Paz sin fronteras” que se realiza en Madrid del 15 al 17 de septiembre.

Manuel Cubias – Ciudad del Vaticano

En el mensaje, el Papa expresa a los participantes en el Encuentro de Oración su alegría al “ver que esta peregrinación de paz que comenzó después de la Jornada Mundial de Oración por la Paz, convocada en Asís en octubre de 1986 por san Juan Pablo II, nunca se ha interrumpido, sino que continúa y crece en número de participantes y en frutos de bien”.

La paz, fruto de la oración

En el contexto del tema central del Encuentro: “Paz sin fronteras”, el Papa centra la reflexión en un hecho importante que ocurrió hace treinta años en Europa y en el que oración tiene un rol preponderante: “Cayó el Muro de Berlín y se puso fin a esa lacerante división del continente que causó tanto sufrimiento. Desde Berlín a toda Europa del Este se encendieron ese día nuevas esperanzas de paz, que se extendieron por todo el mundo. Fue la oración por la paz de tantos hijos e hijas de Dios la que contribuyó a acelerar esa caída”.

El Papa subraya la importancia de las enseñanzas bíblicas en esta temática: “La historia bíblica de Jericó nos recuerda que los muros caen cuando son “asediados” con la oración y no con las armas, con los anhelos de paz y no de conquista, cuando soñamos con un futuro bueno para todos. Por eso es necesario rezar siempre y dialogar en la perspectiva de la paz: ¡los frutos vendrán! No tengamos miedo, porque el Señor escucha la oración de su pueblo fiel”.

La insensatez de las guerras y de los muros

Francisco constata en el mensaje, que en lo que va de este siglo, nos estamos alejando de este ideal de la paz para todo el mundo: “Hemos presenciado, con gran tristeza, el desperdicio de ese don de Dios que es la paz, dilapidado con nuevas guerras y la construcción de nuevos muros y barreras”.

Para el Papa, el repunte en el número de guerras en el mundo, así como la construcción de muros y barreras en varios continentes, es algo “insensato” porque se “niega hospitalidad a quien lo necesita”, la violencia “arruina el medio ambiente y se daña la casa común”. En este sentido, para el Papa lo sensato sería: amor, cuidado, respeto. “La casa común no soporta muros que separen y enfrenten a los que viven allí”. Y el Papa añade: “La paz es como una casa con muchas estancias en la que todos estamos llamados a habitar”.

El Papa, en el mensaje afirma que, “Con este saludo mío quiero decirles que estoy a su lado en estos días y que con ustedes pido la paz al Único que nos la puede dar”, y añadió: “La oración por la paz, en este tiempo marcado por tantos conflictos y violencia, nos une aún más a todos, más allá de las diferencias, en el compromiso común por un mundo más fraterno”.

Las religiones no incitan nunca a la guerra

En el contexto de potenciar la construcción de la hermandad entre humanos, el Papa recordó la firma en Abu Dhabi, junto con el Gran Imán de Al-Azhar, del “Documento sobre la Fraternidad Humana por la paz mundial y la convivencia común: un paso importante en el camino hacia la paz mundial. Juntos dijimos que «las religiones no incitan nunca a la guerra y no incitan a sentimientos de odio, hostilidad, extremismo, ni invitan a la violencia o al derramamiento de sangre».

La Paz no tiene fronteras

Francisco concluye su mensaje haciendo un fuerte llamado: “Estamos viviendo un momento difícil para el mundo. Todos debemos unirnos –diría que con un mismo corazón y una misma voz–, para gritar que la paz no tiene fronterasUn grito que surge de nuestro corazón. Es de allí, en efecto, desde los corazones, de donde debemos erradicar las fronteras que dividen y enfrentan; y es en los corazones donde se deben sembrar sentimientos de paz y fraternidad”


Deja un comentario

El Papa a Renovación Carismática

El Papa: Renovación Carismática, corriente de gracia, sean testigos de ese amor

Discurso del Santo Padre a los participantes en el Congreso Internacional de los líderes de la Renovación Carismática Católica – CHARIS.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“El Bautismo en el Espíritu Santo, la unidad del Cuerpo de Cristo y el servicio a los pobres son el testimonio necesario para la evangelización del mundo, a la que todos estamos llamados por nuestro bautismo”, aliento del Papa Francisco a los líderes de la Renovación Carismática Católica (Catholic Chariasmatic Renewal International Service – Charis), a quienes recibió en audiencia la mañana de este sábado, 8 de junio, en el Aula Pablo VI del Vaticano.

Renovación Carismática, una oportunidad para la Iglesia

En su discurso, el Papa Francisco señaló que, en esta solemnidad de Pentecostés comienza una nueva etapa en el camino iniciado por la Renovación Carismática hace 52 años. “Renovación Carismática – precisó el Pontífice citando el Discurso de Pablo VI a los participantes en el III Congreso Internacional de la Renovación Carismática Católica, 19 mayo 1975 – que se ha desarrollado en la Iglesia por voluntad de Dios y que es una oportunidad para la Iglesia”.

Gracias a ICCRS y a la Fraternidad Católica

Asimismo, el Santo Padre en nombre de la Iglesia, agradeció a la ICCRS y a la Fraternidad Católica la misión realizada en estos casi 30 años. “Vosotros habéis marcado el camino y habéis permitido, con vuestra fidelidad – precisó el Papa – que CHARIS sea hoy una realidad. ¡Gracias!”. Gracias también al equipo de cuatro personas a quienes encargué la concretización de este nuevo y único servicio, agregó el Pontífice; y al Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, en la persona del Cardenal Farrell, que los ha acompañado.

Una nueva etapa en este camino

Hoy, dijo el Papa Francisco, comienza una nueva etapa en este camino. Una etapa señalada por la comunión entre todos los miembros de la familia carismática, donde se manifiesta la presencia poderosa del Espíritu Santo para bien de toda la Iglesia. Esta Presencia hace que todos sean iguales, porque todos y cada uno ha nacido del mismo Espíritu; grandes y pequeños, con muchos años o recién nacidos, comprometidos a nivel universal o local, forman el todo, que es superior a la parte.

Nuevo y único servicio de comunión

El Santo Padre señaló que este servicio es Nuevo. “Existe al comienzo una sensación de inseguridad ante los cambios que lo nuevo puede traer. Es humano tener un cierto temor a lo nuevo. No es el caso en personas del Espíritu: «Yo hago nuevas todas las cosas», dice el Señor en el libro del Apocalipsis (21,5). Las novedades de Dios son siempre de bendición, porque proceden de su corazón amoroso”. Existe siempre la tentación de decir: “Estamos bien como estamos, lo estamos haciendo bien, ¿por qué cambiar? Dejémoslo como está; nosotros sabemos cómo se hace”. Este pensamiento no viene del Espíritu, al menos no del Espíritu Santo, tal vez del espíritu del mundo… No caigan en ese error. «Yo hago nuevas todas las cosas», dice el Señor.

Un servicio para todas las realidades carismáticas

También el Pontífice dijo que este servicio es único. “Un servicio para todas las realidades carismáticas que el Espíritu ha suscitado en el mundo. No un organismo que sirve a algunas realidades y otro organismo que sirve a otras realidades”.

Servicio. No gobierno. A veces, sucede en las asociaciones humanas, sean seculares o religiosas, existe la tentación de ir siempre en busca de beneficios personales. Y la ambición de ser visto, de dirigir, de dinero; siempre así: la corrupción entra así, ¿eh? No: servicio, siempre servicio. Servicio no significa obstrucción: el diablo entra por los bolsillos. Servicio significa dar: dar, dar, darse, darse.

Comunión. Todos con un mismo corazón vuelto al Padre para dar testimonio de la unidad en la diversidad. Diversidad de carismas que el Espíritu ha suscitado en estos 52 años. “Alargar las cuerdas de la tienda”, como dice Isaías 54 (cf. v. 2), para que quepan todos los miembros de una misma familia. Una familia donde hay un solo Dios Padre, un solo Señor Jesucristo y un solo Espíritu vivificante. Una familia en la que un miembro no es más importante que otro, ni por edad, ni por inteligencia, ni por sus capacidades, porque todos son hijos amados del mismo Padre. El ejemplo del cuerpo que nos da san Pablo es muy ilustrativo en este sentido (cf. 1 Co 12,12-26).

Tres elementos de Charis

Estos tres elementos: el Bautismo en el Espíritu Santo, la unidad del Cuerpo de Cristo y el servicio a los pobres son el testimonio necesario para la evangelización del mundo, a la que todos estamos llamados por nuestro bautismo. Evangelización que no es proselitismo sino, principalmente, testimonio. Testimonio de amor: “mirad cómo se aman”; eso es lo que llamaba la atención de los que encontraban a los primeros cristianos. “Mirad cómo se aman”. Evangelizar es amar. Compartir el amor de Dios por todos. Se pueden crear organismos para evangelizar, se pueden hacer planes pensados y estudiados cuidadosamente: ¡Si no hay amor no sirven para nada! “Mirad cómo se aman”.


Deja un comentario

Próxima beatificación de Guadalupe Ortiz de Landazuri

 


Deja un comentario

Mexico. Conchita Cabrera, madre de familia, nueva beata de México.

2019.03.28 Conchita Cabrera de Armida2019.03.28 Conchita Cabrera de Armida 

Legado de Conchita Cabrera de Armida: Dar su vida por la Iglesia y la salvación del mundo

“El punto central de la mística de María Concepción Cabrera Arias de Armída, fue su amor apasionado por Jesús y su deseo de darlo a conocer a todos los pueblos”, así se refería de ella el Card. Giovanni Angelo Becciu, Prefecto de la Congregación para las causas de los Santos, sobre las virtudes cristianas de la nueva beata mexicana

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

El sábado tuvo lugar la ceremonia de Beatificación en la Ciudad de México en la Basílica de Guadalupe, presidida por el Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, y el cardenal Carlos Aguiar Retes, Primado de México. Y a la misma hora en la periferia romana en la parroquia de Santa Bárbara se celebró también una misa para vivir en contemporánea esta celebración de Beatificación.

Vatican News quiso saber por los presentes en la misa en Roma, cómo se vivió este evento, desde Roma, con una mirada hacia México. En primer lugar, el Jefe de la Cancillería de la Embajada de México ante la Santa Sede,  Francisco de Paula Castro Reynoso, dijo que es la cuarta mujer mexicana elevada a los altares, la primera laica.

“Es muy emotivo, dijo, celebrar esta ceremonia que se lleva a cabo al mismo tiempo y que juntos estemos festejando la elevación a los altares de Concepción Cabrera de Armida”.

Canciller de la Embajada de México ante la Santa Sede, Francisco de Paula Castro Reynoso

Vatican News habló también con un miembro de la Familia de la Cruz, laico de Roma, Aldo Langianese, que dijo le ha gustado mucho la ceremonia vivida en Roma, fue muy participada, y hecha en una comunidad que no conocía mucho a Conchita.

Aldo Langianese, miembro de la Familia de la Cruz, laico de Roma

El padre Edgar Sánchez, misionero del Espíritu Santo expresó su alegría porque se oficializó la vida, obra, carisma y espiritualidad de Conchita. En ella, dijo el mundo encontrará un pozo de espiritualidad, y un conducto para encontrar a Dios.

El padre Edgar Sánchez, misionero del Espíritu Santo

También Vatican News visitó la Casa de las Hermanas de la Cruz en Roma, la superiora de la Comunidad la hermana Leticia Valero explica que Conchita Cabrera de Armida fue una mujer, una madre de familia que sufrió tanto en los tiempos de la persecución en México, y ella nos dice que en medio del dolor y la incomprensión se puede salir adelante por medio de la fe y el amor.

Hermana Superiora de la Casa de las Hermanas de la Cruz en Roma hermana Leticia Valero

Su Historia

Concepción (Conchita) Cabrera de Armida nació en San Luis Potosí, México, el 8 de diciembre de 1862. De niña le gustaba enseñar a leer y a catequizar a los más pobres. Contrajo matrimonio con Francisco Armida, de aquella unión nacieron 9 hijos, a quienes les dedicó su vida con alegría y especial atención. El ser esposa y madre no la alejó de la vida espiritual. Un día estando en ejercicios espirituales escuchó, claramente y sin dudarlo, una voz que le decía: Tu misión es salvar almas. Todo su anhelo era pertenecer al Señor. Grabó en su pecho el Santísimo nombre de Jesús, un sentimiento nuevo y grande le hizo exclamar: “Jesús, salvador de los hombres, sálvalos”.

Entregada a Dios y a su familia

De sus nueve hijos, una, Concha, fue religiosa de la Cruz del Sagrado Corazón, congregación que ella fundó, y un hijo, Manuel fue jesuita. El cuidado de ellos ocupó la mayor parte de su vida y desde entonces comenzó para ella otra vida espiritual, llena de gracias y favores. Sus días eran del Señor, de su familia y de sus obligaciones. Tras la muerte de su esposo, lejos de quedarse hundida en la depresión sacó adelante los hijos, haciendo todo lo que estaba en sus manos, para poder superar los efectos de la crisis económica en la que se encontraban. Aprendió a confiar en Dios, dejándose hacer y deshacer por el Espíritu Santo, siguiendo el ejemplo de la Santísima Virgen María. Nunca se dejó vencer por el miedo o el desaliento.

Inspiradora de las Obras de la Cruz

Conchita fue la inspiradora de las cinco obras de la Cruz: Apostolado de la Cruz (1894), Religiosas de la Cruz del Sagrado Corazón de Jesús (1897), Alianza de Amor (1909), Fraternidad de Cristo Sacerdote (1912) y Misioneros del Espíritu Santo (1914). Al cabo de un tiempo Conchita perdió también a sus hijos, comenzó para ella la soledad y con ella la última etapa de su vida. Tenía a Dios que no la dejaría sola jamás. Sus directores espirituales le ordenaron que escribiera todas las comunicaciones que recibiera de parte de Dios. Así fue como escribió varios libros. La fecundidad de Conchita se prolongó, no sólo en su familia de sangre y en sus escritos, sino también en su familia espiritual. De su espíritu viven las cinco Obras de la Cruz, nueve Congregaciones Religiosas y Movimientos de Pastoral.

Concepción Cabrera de Armida, murió en la ciudad de México el 3 de marzo de 1937, con fama de santidad. En 1959 se inició el proceso de Beatificación en Roma, Fue declarada Venerable por el Papa San Juan Pablo II el 20 de diciembre de 1999. Para el estudio del Milagro, las pruebas fueron estudiadas en la diócesis de Monterrey del 11 de marzo de 2011 al 14 de mayo de 2015.

El Milagro por el cual es Beata

El Congreso de los médicos en Roma fue el 23 de noviembre de 2017 donde se aprobó una curación inexplicable.

En la tarde del 22 de mayo de 2008, el Sr. Jorge Treviño por la oración hecha al Señor por intercesión de Conchita, fue curado de manera inexplicable de una parálisis general que tenía, que no lo dejaba moverse, caminar, etc… de estar paralizado, prácticamente al día siguiente salió caminando del hospital de San José, en Monterrey, N.L.

El 1º de marzo de 2018, el Congreso de los teólogos de la Congregación de las causas, aprobaron que el milagro fue por intercesión de al Venerable Sierva de Dios y en el Congreso Ordinario de los Cardenales y obispos del día 5 de junio de 2018, aprobaron lo dicho anteriormente y lo presentaron al Papa para la promulgación del decreto que habla de tal milagro. Tal decreto ha sido emitido el día 8 de junio de 2018, Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús. Todavía no se ha concretado la fecha exacta de la Beatificación, que será celebrada en la Ciudad de México el año próximo.


Deja un comentario

Los restos de Carlo Acutis fallecido a los 15 años, reposan ya en Asís.

El cuerpo del venerable Carlo Acutis ya descansa en Asís

El sábado 6 de abril, el cuerpo del venerable fue trasladado en un féretro de madera al “Santuario del Despojo” donde tuvo lugar la Misa presidida por Monseñor Domenico Sorrentino, Obispo de Asís – Nocera Umbra – Gualdo Tadino. Posteriormente, sus restos fueron colocados en un monumento sepulcral en la nave derecha del Santuario donde cientos de fieles rezaron y rindieron homenaje.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

Los restos mortales del venerable Carlo Acutis, joven italiano fallecido con 15 años a causa de leucemia, ya reposan en el Santuario della Spogliazione, el lugar donde San Francisco de Asís “lo dejó todo para seguir al Señor”.

“Estamos verdaderamente felices de que el cuerpo de Carlo sea traído a este lugar especial de la vida de San Francisco”, declaró Antonia Salzano, madre del joven cuya causa de beatificación está en proceso, al canal María Vision Italia encargado de elaborar el emotivo video que compartimos en este artículo.

“Para nosotros es fuente de inmensa alegría porque aquí comenzó el proceso de santidad de Francisco que decidió renunciar a sus bienes terrenos para ser de Cristo y vivir siendo pobre entre los pobres”, añadió Salzano.

Carlo descansa en la tierra de San Francisco

El traslado de los restos comenzó el 5 de abril con su llegada a la Basílica de San Francisco de Asís, seguida de una procesión hasta la Iglesia de San Ruffino, donde hubo una vigilia de jóvenes.

 

En la Misa durante la vigilia, el Arzobispo de Spoleto-Nurcia, Mons. Renato Boccardi, destacó la figura del venerable y también la de otro joven italiano, el beato Pier Giorgio Frassati.

“Carlo fue un joven normal, extraordinario en lo ordinario. Al igual que Pier Giorgio, también Carlo recibía cada día la visita de Jesús en el pan eucarístico y devolvía las visitas acogiendo y ayudando a los pobres”, dijo el prelado.

Enterrado en el “Santuario del Despojo”

El sábado 6 de abril, el cuerpo del venerable fue trasladado en un féretro de madera al “Santuario del Despojo” donde tuvo lugar la Misa presidida por Monseñor Domenico Sorrentino, Obispo de Asís – Nocera Umbra – Gualdo Tadino.

“Estamos aquí para sepultar sus restos mortales en este Santuario, para que su luz se encuentre y se funda con aquella que hace ocho siglos brilló en Francisco y que hace de Asís una ciudad especial. Francisco y Carlo ahora están indisolublemente unidos. Juntos, los cantores de la vida y el bien, germen del horizonte de una humanidad marcada por una crisis de época”, expresó Mons. Sorrentino en su homilía.

Finalmente, el cuerpo fue sepultado en un monumento sepulcral en la nave derecha del Santuario donde cientos de fieles rindieron homenaje a Carlo.

La santidad es posible en todas las edades

El legado de Acutis también ha sido recordado por el Papa Francisco en su reciente exhortación apostólica Christus vivit, publicada el 2 de abril tras el Sínodo de los Jóvenes celebrado en Roma en octubre de 2018.

 

En el documento, el Santo Padre afirma que a pesar de que el mundo digital puede ponernos ante el riesgo del ensimismamiento, del aislamiento o del placer vacío, “cabe destacar que hay jóvenes que también en estos ámbitos son creativos y a veces geniales, como lo era el joven venerable Carlos Acutis” -escribe Francisco- recordando que su vida y su testimonio demuestran cómo la santidad es posible en todas las edades.

Finalmente, el 7 de abril y como conclusión de los eventos realizados por el traslado de los restos del joven, el Cardenal Gualtiero Bassetti, presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, presidió una Misa a las 11 de la mañana, nuevamente en el Santuario del Despojo.

Una vida breve pero intensa

Carlo Acutis nació el 3 de mayo de 1991 en Londres (Inglaterra), donde vivía su familia por motivos laborales. Años más tarde se mudaron a Milán, Italia.

Hizo su Primera Comunión a los siete años y desde entonces su vida estuvo marcada por un profundo amor a la Eucaristía, a la que consideraba su “autopista al cielo”.

Iba a Misa y rezaba el Rosario todos los días, impulsado por su devoción a la Virgen María, a quien consideraba su confidente. También daba clases de catecismo a los niños y ayudaba a los más necesitados.

Sufrimiento ofrecido por el Papa y la Iglesia

El joven desarrolló un especial talento por la informática y fue considerado un genio por los adultos que lo conocían. Creó exposiciones virtuales sobre temas de fe como la de los milagros eucarísticos en todo el mundo, con tan sólo 14 años.

Cuando descubrió que tenía leucemia, Acutis ofreció sus sufrimientos por el Papa y la Iglesia Católica. Murió el 12 de octubre de 2006 en la fiesta de la Virgen del Pilar, con 15 años.

Según indica el sitio web italiano Famiglia Cristiana, antes de saber que estaba enfermo, el joven grabó un video donde dijo que si moría le gustaría que lo enterraran en Asís.

El 5 de julio de 2018 el Papa Francisco firmó el decreto que reconoce las virtudes heroicas de Carlo Acutis, un paso importante en su causa de beatificación.

Photogallery

Carlo Acustis descansa en Asís
08 abril 2019, 18:34


Deja un comentario

El Papa: hacer siempre el bien especialmente a los necesitados.

El Papa Francisco en audiencia el sábado 6 de abrilEl Papa Francisco en audiencia el sábado 6 de abril 

El Papa: con el ejemplo de san Francisco, hacer el bien a pesar de los límites

El pobrecillo de Asís, “quiso vivir pobre y dejarse tocar por la pobreza de la gente”: de este modo, “encontró la paz de Cristo y se convirtió él mismo en un hombre que vivía de los dones de la Providencia”. Lo dijo el Papa al recibir en audiencia a los miembros de la Missionszentrale der Franziskaner

Griselda Mutual – Ciudad del Vaticano

En la mañana del sábado 6 de abril el Papa Francisco recibió en audiencia a un grupo de frailes religiosos y fieles laicos comprometidos en la misión de ayudar a los necesitados y marginados de todo el mundo provenientes de Alemania, en ocasión del quincuagésimo aniversario de su creación: la Missionszentrale der Franziskaner.

El Centro Misionero Franciscano es una asociación alemana de caridad perteneciente a la Orden Franciscana, con sede en Bonn-Bad Godesberg. Se ocupa del desarrollo de proyectos humanitarios, sociales y pastorales, educación, información y derechos humanos.

Recibiéndolos en la Sala de los Papas, el Romano Pontífice elogió la belleza de la vocación de esta comunidad de fieles, que inspirados en el pobrecillo de Asís, se dirigen a las personas de buena voluntad “para motivarlas a ayudar a los necesitados y marginados de todo el mundo a alcanzar un futuro mejor”.

“De este modo – dijo el Papa – se realiza de nuevo la Palabra de Jesús de manera concreta: «Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo» (Mt 25,40).

Dejarse tocar por la pobreza de la gente para encontrar a Jesús

Haciendo un breve repaso por la historia de la Misión, que comenzara en las parroquias de Bonn-Bad Godesberg, Francisco agradeció ante todo al primer director, el padre Andreas Müller, presente en el encuentro, y también agradeció las palabras que le dirigió el padre Matthias Maier, actual presidente. Dirigiéndose luego a todos, expresó:

“Siempre les ha sido de ejemplo San Francisco de Asís, que quiso vivir pobre y dejarse tocar por la pobreza de la gente. De este modo, encontró la paz de Cristo y se convirtió él mismo en un hombre que vivía de los dones de la Providencia. Con este espíritu, vuestro centro misionero, con sus modestos orígenes, ha sabido tejer una red mundial de caridad, solidaridad y fraternidad”.

La renovación sucederá sólo dejándonos transformar por el Señor

Antes de despedirse deseándoles para su jubileo “una alegría y una confianza típicamente franciscanas”, el Papa se inspiró nuevamente en el Santo de Asís, quien, a pesar de los límites de la Iglesia en su época, siguiendo el mandato de Jesús, se puso en camino para vivir el Evangelio de manera auténtica:

“También hoy – constató – sufrimos a veces por los límites de la Iglesia. Las palabras del Crucificado son una llamada a todos nosotros. Una renovación sólo sucederá escuchando al Señor, dejándonos transformar por Él y continuando a hacer el bien con Él. Precisamente ante los retos actuales queremos comprometernos más para un buen futuro para todos. Y a tal fin, su Centro Misionero podrá seguir dando su preciosa contribución”. “¡Ante todo con el testimonio de su vida y de su fe!”, aseguró.