Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Encuentro del Papa con los neocatumenales. Crónica

El Papa a los neocatecumenales: “Sean misioneros libres y sin esquemas”

Francisco celebró en Tor Vergata los 50 años del nacimiento del Camino en Roma. Llamado a la misión: «vayan ágiles y ligeros, acogiendo a todos». «No pierdan la confianza, Dios les ayudará en cualquier angustia»
ANSA
Pubblicato il 05/05/2018
Ultima modifica il 05/05/2018 alle ore 13:53
SALVATORE CERNUZIO
ROMA

«Sean apasionados de humanidad, colaboradores de la alegría de todos, fehacientes por su proximidad, escuchables por su cercanía». El Jubileo del Camino Neocatecumenal se celebró hoy por la mañana en Tor Vergata, pero había comenzado ayer por la noche, cuando más de 150 mil personas de 134 naciones de los cinco continentes llegaron al campus de la universidad para el gran evento con el Papa Francisco. Después de 18 años, la voz de un Papa ha vuelto a resonar en este enorme espacio al abierto en la periferia de Roma. El último fue Juan Pablo II, durante la JMJ de 2000, y Wojtyla animó a los jóvenes en esa ocasión a «no tener miedo».

 

Una vez más un Papa vuelve a dirigirse a los chicos y a las chicas de todo el mundo, los jóvenes del Camino Neocatecumenal que llegaron desde todos los rincones del planeta con banderas, tambores, pancartas, guitarras (y no podían faltar los canguros de los 400 peregrinos australianos) y con niños de todas las edades para celebrar los 50 años del inicio de esta realidad eclesial en Roma. Es decir, desde que Kiko Argüello y Carmen Hernández, después de una experiencia de oración y pobreza vivida entre los más descartados de la periferia de Madrid, plantaron en el 1969 de las revoluciones y de los movimientos estudiantiles una semilla de evangelización en algunas parroquias de la capital, empezando por la de los Mártires Canadienses del barrio nomentano.

 

Kiko Argüello, iniciador del itinerario neocatecumenal, recordó este origen con un conmvido elogio de Carmen, su compañera de misión, que falleció en julio de 2016 después de una larga enfermedad. El ex pintor español llegó hacia las 10 al palco rojo dominado por la gigantografía del ícono del Juicio Universal y, después de una breve oración por el tiempo que ha pasado en estos cincuenta años (y también por el tiempo meteorológico que parecía amenazar toda la mañana con un diluvio), tomó la guitarra invitando a cantar a los presentes que, al advertir cualquier movimiento de coches o helicópteros, corrían para saludar al Papa. En el palco también había varios obispos, cardenales y encargados de dicasterios de la Curia romana: Ouellet, O’Malley, Schönborn, Toppo, Rylko, Filoni y Osoro, por citar algunos.

 

Francisco llegó puntual hacia las 11 y fue recibido con un canto a la Virgen y un tsunami de aplausos. Francisco, durante su vuelta en el papamóvil se detuvo a saludar particularmente a los niños de las 34 familias a las que envió en “misio ad gentes” a diferentes zonas de Europa, África y Medio Oriente, en las que, subrayó Kiko, «no hay ninguna presencia cristiana».

 

«El Camino Neocatecumenal es una gracia», dijo Argüello, porque es capaz de «ofrecer una predicación en un mundo que hoy está sordo». «La gente ya no es religiosa, ya no va a la Iglesia y está cada vez más sola. La soledad es una plaga de nuestra época…». Por ello «sorprende que en estas zonas áridas», en las que las personas (tanto ancianos como jóvenes) lleguen a hacerse arrestar con tal de tener a alguien con quien interactuar, ver «comunidades que se aman».

 

«Il Cammino Neocatecumenale è una grazia», ha detto Argüello, capace «di portare una predicazione in un mondo che oggi è sordo». «La gente non è più religiosa non va più in Chiesa ed è sempre più sola. La solitudine è una piaga della nostra epoca…». Perciò colpisce in queste zone «aride», dove le persone – gli anziani come i giovani – arrivano a farsi arrestare pur di avere qualcuno con cui interagire, vedere «comunità che si amano».

 

También el Papa animó esta realidad de las pequeñas comunidades en misión. «No cuentan los argumentos que convence, sino la vida que atrae; no la capacidad de imponerse, sino la valentía de servir –dijo durante su largo discurso. Y ustedes tienen en su “ADN” esta vocación de anunciar viviendo en familia, siguiendo el ejemplo de la Santa Familia: en humildad, simplicidad y alabanza. Lleven esta atmósfera familiar a muchos lugares desolados y sin afecto. Dense a conocer como los amigos de Jesús. Llamen amigos a todos y sean amigos de todos».

 

«Estoy feliz de encontrarles y de decir hoy con ustedes: ¡Gracias!», dijo Bergoglio. «Gracias por el “sí” que han dicho, por haber acogido el llamado del Señor a vivir el Evangelio y a evangelizar».

 

Precisamente la evangelización es el fulcro del Camino Neocatecumenal. Y es «la prioridad de la Iglesia hoy», afirmó Francisco. «Misión es dar voz al amor fiel de Dios, es anunciar que el Señor nos quiere y que nunca se cansará de mí, de ti, de nosotros, y de este nuestro mundo, del que tal vez nosotros nos cansamos».

 

«Vayan», es el verbo que, según el Papa, resume toda la misión. Misión que exige «partir. Pero en la vida es fuerte la tentación de quedarse, de no arriesgarse, de conformarse con tener la situación bajo control. Es más fácil quedarse en casa, rodeados por quienes nos quieren, pero no es la vía de Jesús», que, por el contrario, «envía», «no usa medias tintas», «no autoriza viajes reducidos o reembolsados, sino que le dice a sus discípulos, a todos sus discípulos una sola palabra: “¡Vayan!”».

 

Este «llamado fuerte» es «una invitación clara a estar siempre en salida», dijo el Papa. Por lo que aconsejó ser «ágiles», pues no es posible llevar todo lo necesario de casa, y «ligeros», porque «para anunciar hay que renunciar». «Solamente una Iglesia que renuncia al mundo anuncia bien al Señor. Solamente una Iglesia desvinculada del poder y del dinero, libre de triunfalismos y clericalismos ofrece testimonio creíble de que Cristo libera al hombre. Y quien, por su amor, aprende a renunciar a las cosas que pasan, abraza este gran tesoro: la libertad. Deja de permanecer enredado en los propioa apegos, que siempre reclaman algo más pero que nunca dan la paz, y siente que el corazón se dilata, sin inquietudes, disponible para Dios y para los hermanos».

 

Hay que «ir», entonces, y hay que hacerlo «juntos», insistió Francisco. «El Señor no dice: “Ve tú, luego tú…”, sino “vayan”, ¡juntos! Plenamente misionero es quien no va solo, sino quien camina en compañía. Caminar juntos es un arte que hay que aprender siempre». Pero cuidado, no hay que «dictar el paso a los demás», advirtió el Pontífice. «Se necesita, más bien, acompañar y esperar, recordando que el camino del otro no es idéntico al mío. Como en la vida nadie tiene exactamente el paso igual a otro, así también en la fe y en la misión: seguir adelante juntos, sin aislarse y sin imponer el propio sentido de marcha, unidos, como Iglesia, con los Pastores, con todos los hermanos, sin fugas hacia adelante y sin quejarse de los que tienen el paso más lento». Precisamente como los peregrinos que «acompañan a otros hermanos» y lo hacen «con cuidado y respeto por el camino de cada uno y sin forzar el crecimiento de nadie, porque la respuesta de Dios madura sola en la libertad auténtica y sincera».

 

El Papa indicó un estilo de misión retomando las palabras de Jesús: «Hagan discípulos». Cristo dice esto y no «conquisten, ocupen», es decir, «compartan con los demás el don que han recibido, el encuentro de amor que les ha cambiado la vida». Misión significa, en este sentido, «volver a descubrirse parte de una Iglesia discípula», y «esta dinámica del discipulado (el discípulo que hace discípulos) es completamente diferente de la dinámica del proselitismo», evidenció Bergoglio.

 

El Papa argentino recordó que en la misión «hay sitio para cada pueblo. Sin excluir a nadie». «Como los hijos para un padre y una madre: aunque sean muchos, grandes y pequeños, cada uno es amado con todo el corazón. Porque el amor, dándose, no disminuye, sino aumenta. Y es siempre esperanzoso. Como los padres, que no ven antes que nada los defectos y las faltas de los hijos, sino a los hijos mismos, y en esta luz acogen sus problemas y sus dificultades. Así hacen los misioneros con los pueblos amados por Dios. No ponen en primer lugar los aspectos negativos y las cosas que hay que cambiar, sino “ven el corazón”, con una mirada que aprecia, un enfoque que respeta, una confianza que sabe ser paciente».

 

Vayan de esta manera en misión, «pensando que “juegan en casa”», dijo el Papa a los neocatecumenales. «El Señor es uno de casa en cada pueblo y su Espíritu ya ha sembrado antes de que ustedes hubieran llegado». Sean «apasionados de humanidad, colaboradores de la alegría de todos, fehacientes por su proximidad, escuchables por su cercanía», insistió. «Amen las culturas y las tradiciones de los pueblos, sin aplicar modelos preestablecidos. No partan de las teorías ni de los esquemas, sino de las situaciones concretas: así será el Espíritu el que plasme el anuncio según sus tiempos y sus modalidades».

 

Para concluir, el papa Francisco se dirigió a cada uno de los presentes, invitándolos a agradecer: «Después de cincuenta años de Camino, sería bello que cada uno de ustedes dijera: “Gracias, Señor, porque de verdad me has liberado; porque en la Iglesia he encontrado a mi familia… porque mediante el Camino me has indicado el sendero para descubrir tu amor tierno de Padre».

 

El encuentro concluyó con el canto del “Te Deum” como «agradecimiento por el amor y la fidelidad de Dios». «Es muy bello esto: agradecer a Dios por su amor y por su fidelidad», observó Bergoglio. «A menudo le agradecemos sus dones, lo que nos da, y esto está bien. Pero es mejor agradecerle por lo que es, porque es el Dios fiel en el amor. Su bondad no depende de nosotros. Hagamos lo que hagamos, Dios sigue amándonos fielmente. Esta es la fuente de nuestra confianza, la gran consolación de la vida».

 

Entonces, «¡ánimo, no se entristezcan nunca!». Y, «cuando las nubes de los problemas parecen adensarse sobre sus días, acuérdense de que el amor fiel de Dios siempre resplandece, como sol que no se pone. Recuerden su bien, más fuerte que cualquiera de nuestros males, y el dulce recuerdo del amor de Dios les ayudará en cualquier angustia».

Anuncios


Deja un comentario

El Papa al Camino Neocatecumenal en Tor Vergata (Roma)

El Papa al Camino Neocatecumenal: Misión es donar lo que hemos recibido

Encuentro del Papa Francisco con los miembros del Camino Neocatecumenal con ocasión del 50° Aniversario de su llegada a Roma.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Amen las culturas y las tradiciones de los pueblos, sin aplicar modelos pre establecidos. No partan de teorías y de esquemas, sino de situaciones concretas, será el Espíritu quien plasme el anuncio según sus tiempos y sus modos”, lo dijo el Papa Francisco este sábado 5 de mayo, a los miembros del Camino Neocatecumenal que participaron en el Encuentro Internacional en el Campus de la Universidad “Tor Vergata”, a las afueras de Roma, con ocasión del 50º Aniversario de su itinerario cristiano en la capital italiana.

Dios es fiel en el amor

En su discurso, el Santo Padre agradeció a cuantos han escuchado la llamada del Señor a vivir el Evangelio y a evangelizar y también agradeció a quienes han iniciado el Camino Neocatecumenal hace 50 años atrás.

Resaltando la simbología bíblica del número cincuenta, el Pontífice señaló que, este tiempo es un tiempo santo, por el cual hay que agradecer por el amor y la fidelidad de Dios. “Muchas veces le agradecemos por sus dones, por lo que nos da – Dios, precisó el Papa – y esto es bueno. Pero, es todavía mejor agradecerle por lo que es, porque es el Dios fiel en el amor. Su bondad no depende de nosotros. Cualquier cosa que hagamos, Dios continúa amándonos fielmente. Esta es la fuentes de nuestra confianza – subrayó el Pontífice – la gran consolación de la vida”. Por ello, los animó a recordar siempre el amor fiel de Dios, a hacer memoria de su bien y el dulce recuerdo del amor divino nos ayudará ante toda angustia.

La misión es dar voz al amor fiel de Dios

El Papa Francisco también dijo que es necesario agradecer a cuantos están por salir en misión, ya que la misión es la prioridad de la Iglesia de hoy, la misión es dar voz al amor fiel de Dios, es anunciar que el Señor nos quiere mucho y que no se cansa jamás de nosotros. La misión, señaló el Pontífice, es donar lo que hemos recibido. Misión es cumplir el mandato de Jesús de ir por todo el mundo y hacer discípulos a todos los pueblos.

La misión es salir

En este sentido, el Santo Padre precisó que, la misión exige salir. Ante la tentación de quedarse en una situación de “comodidad”, agregó el Papa, Jesús nos dice: “vayan”, no usa medios términos, no nos dice “hagan un viaje corto, un viaje con todo pagado”, sino es una llamada fuerte que resuena en todo ámbito de la vida cristiana; es una invitación a estar en salida, como peregrinos en el mundo en búsqueda del hermano que todavía no conoce la alegría del amor de Dios.

Para anunciar es necesario renunciar

¿Y cómo se hace para salir? El Papa Francisco afirmó que, “para salir es necesario renunciar. Sólo una Iglesia que renuncia al mundo anuncia bien al Señor. Sólo una Iglesia desligada del poder y del dinero, libre de triunfalismos y clericalismos testimonia de modo creíble que cristo libera el hombre. Y quien, por su amor, aprende a renunciar a las cosas que pasan, abraza este gran tesoro: la libertad”. “Vayan” es un verbo que se conjuga al plural, precisó el Papa, es el verbo de la misión de quienes van juntos, de quienes caminan juntos. Este es el camino de la Iglesia que acompaña a los hermanos, sin aislarse, sin imponer su propio paso de marcha, sino unidos como Iglesia haciendo que todos los pueblos sean discípulos de Jesús resucitado.

Antes de concluir su discurso, el Papa Francisco dijo que, el carisma del Camino es un gran don para la Iglesia de nuestro tiempo y por ello hay que agradecer al Señor por estos 50 años. “Y mirando su amorosa fidelidad – concluyó el Papa – no pierdan jamás la confianza, Él los cuidará, animándolos a ir como discípulos amados, a todos los pueblos con humilde sencillez”.


Deja un comentario

El Camino neocatecumenal en su 50 aniversario.

El Papa y los miembros del CaminoEl Papa y los miembros del Camino  (ANSA)

50º Aniversario del Camino Neocatecumenal en Roma con el Papa

Este sábado 5 de mayo, el Camino Neocatecumenal realizará un Encuentro Internacional en el Campus de la Universidad “Tor Vergata” de Roma para celebrar sus 50 Años de presencia en la capital italiana.

Ciudad del Vaticano

Este sábado 5 de mayo de 2018, el Camino Neocatecumenal realizará un Encuentro Internacional en el Campus de la Universidad “Tor Vergata”, a las afueras de Roma, con motivo del 50º Aniversario de este itinerario cristiano en la capital italiana, coincidiendo con la fiesta de la Virgen de Pompeya y con la participación del Papa Francisco. En el Evento, el Santo Padre enviará a 34 misioneros “ad gentes” y 25 en misión a las parroquias de las periferias de Roma.

En  este gran encuentro están invitados todos los seguidores del Camino de Europa y de los países del resto del mundo. En este evento Internacional, se espera que Kiko Arguello relate algunos momentos históricos del itinerario que ha fundado junto con Carmen Hernández, pero principalmente consistiría en un envío de comunidades en misión a parroquias que lo necesiten de sus ciudades, con la autorización de los Obispos.

Las comunidades enviadas han terminado este recorrido de educación a la fe y, a petición de los párrocos, acudirían a otras parroquias para evangelizar a los alejados, normalmente a zonas degradadas de las ciudades. “El Papa ha mostrado su deseo de participar en este encuentro y deseamos que sea él mismo el que envié a las comunidades en misión”.

 


Deja un comentario

El Papa a los laicos de la Comunidad de S.Egidio.

Papa, San Egidio: Continúen con audacia en su camino ¡Los pobres son su tesoro!

“El cristiano por vocación es hermano de cada uno, especialmente si es pobre” recordó el Papa visitando a la Comunidad de San Egidio en su 50 aniversario

María Cecilia Mutual – Ciudad del Vaticano

“Sean siempre de Cristo en la oración, en el cuidado de sus hermanos más pequeños, en la búsqueda de la paz, porque Él es nuestra paz”: fueron algunas de las valiosas palabras prodigadas por el Papa Francisco a la Comunidad de San Egidio, que lo recibió con alegría en el barrio romano de Trastevere este domingo 11 de marzo, en ocasión de su quincuagésimo aniversario.

Bajo el cielo plomizo del segundo domingo de marzo, el Santo Padre se dirigió a la Plaza Santa María de Trastevere donde encontró al “pueblo de San Egidio”, a partir de Andrea Riccardi, que 50 años atrás inició el camino de la Comunidad en Roma, junto a representantes llegados de diversas ciudades de Italia y del mundo, jóvenes y pobres amigos de la Comunidad, entre los cuales los prófugos llegados a través de los corredores humanitarios, ancianos, niños de las “Escuelas de la Paz”, personas diversamente hábiles de los laboratorios de arte y  personas sin hogar acogidas en estos días de frío.

Antes de entrar en la Basílica, el Papa saludó espontáneamente a los presentes y les agradeció por haber venido – no obstante la lluvia – y por su generosidad. “¡Tengan siempre el corazón abierto – les pidió – abierto a todos! Sin distinguir: ‘esto me gusta, esto no me gusta’. Y deseó a todos lo mejor: “a sus familias y también a sus sueños”.

Ya en la Basílica de Santa María en Trastevere, tuvo lugar la Liturgia de la Palabra seguida por la meditación del párroco, don Marco Gnavi, el testimonio algunos integrantes de la Comunidad y de un jóven prófugo sirio. Finalmente,  el saludo del fundador Andrea Riccardi, al término del cual Francisco dirigió unas palabras .

El miedo, una enfermedad antigua

“Oración, pobres y paz es el talento de la Comunidad madurado en 50 años”, afirma el Papa recordando la parábola evangélica de los talentos, no sin antes remarcar que esta fiesta es “una alegre manifestación de responsabilidad hacia el futuro”. “Un talento que reciben también hoy”, dice Francisco y recuerda que el mundo de actual  “está a menudo habitado por el miedo”, como el del hombre de la parábola que no supo investir el talento en el futuro, porque ‘aconsejado’ por el temor.

“Nuestro tiempo conoce grandes miedos de frente a las vastas dimensiones de la globalización. Y los miedos se concentran a menudo en quien es extranjero, diverso de nosotros, pobre, como si fuera un enemigo. Y entonces, nos defendemos de estas personas, agrega el Papa, creyendo que preservamos lo que tenemos y lo que somos”.

Francisco advierte que el miedo puede contagiar también a los cristianos que, como el siervo de la parábola evangélica, esconden el don recibido y no lo invierten en el futuro, no lo comparten con los demás, sino que lo conservan para sí mismos. “Su camino – agrega el Obispo de Roma – los orienta a mirar juntos el futuro: no solos, no para sí. Juntos con la Iglesia”. Y en este sentido recuerda que la Comunidad nacida a finales de los años sesenta “es hija del Concilio”, de su mensaje y de su espíritu.

Futuro incierto y guerras

“Sé que rezan y obran por la paz”, afirma a continuación el Papa. Y dirige su pensamiento al “dolor del pueblo sirio”, a los refugiados acogidos a través de los corredores humanitarios y se pregunta:

“ ¿Cómo es posible que después de las tragedias del siglo veinte se pueda volver a car en la misma lógica absurda? ”

“La Palabra del Señor, afirma Francisco, es luz en la oscuridad y da esperanza de paz, nos ayuda a no tener miedo de frente a la fuerza del mal”. “Es la palabra de Dios – dice – la que los ha protegido en el pasado de las tentaciones de la ideología y hoy los libera de la intimidación del miedo”. De ahí su exhortación a “amar y leer siempre más la Biblia, fuente de la misericordia hacia los pobres y heridos de la vida y de la guerra”. “Porque – precisa – la Palabra de Dios es la lámpara con la cual mirar al futuro, también de esta Comunidad”. Es bajo su luz, que se pueden leer “los signos de los tiempos”, afirma el Pontífice recordando palabras del Beato Pablo VI.

Construir la globalización de la solidaridad

Francisco recuerda que el mundo se ha vuelto “global”, economía y comunicación se han unificado, pero para mucha gente, en especial para los pobres, “se han levantado muros” y las “diversidades son ocasión de hostilidad y de conflicto”.

“Falta construir una globalización e la solidaridad y del espíritu –asegura – porque “el futuro del mundo es vivir juntos: este ideal requiere el compromiso de construir puentes, tener abierto el diálogo, continuar a encontrarse”.

“ Cada uno está llamado a cambiar el propio corazón asumiendo una mirada misericordiosa hacia el otro, para volverse artesano de paz y profeta de misericordia ”

El llamado a la audacia

El Santo Padre expresa su deseo de que éste sea un aniversario cristiano: tiempo en el cual la fe está llamada a volverse “nueva audacia para el Evangelio”. “No el coraje de un día sino la paciencia de una misión cotidiana en la ciudad y en el mundo”.

“Es la misión de volver a tejer pacientemente el ‘tejido humano de las periferias’, que la violencia y el empobrecimiento han lacerado; de mostrar cómo una vida de vuelve realmente humana cuando es vivida junto a los más pobres; de crear una sociedad en la que nadie sea más extranjero. Es la misión de superar los confines y los muros para reunir”.

“Hoy, aún más,  – exhorta –  continúen audazmente en este camino”: estando cerca de los niños de las periferias con las Escuelas de la Paz; junto a los ancianos descartados, que para ustedes son amigos; abriendo nuevos corredores humanitarios para los prófugos de la guerra y del hambre. “¡Los pobres son su tesoro!”


Deja un comentario

Cincuenta años de la Comunidad de San Egidio.

50 años de la Comunidad Sant Egidio: oración y servicio como semillas de paz

Entrevista a Andrea Poretti y Facundo Freyre, miembros de la Comunidad de Sant Egidio en Argentina quienes explican el servicio ofrecido a los más necesitados durante estos 50 años y su constante lucha contra el SIDA y la abolición de la pena de muerte

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

La Comunidad de Sant Egidio está de aniversario, celebra 50 años desde su fundación en 1968 en manos del Catedrático Andrea Riccardi quien fundó precisamente en Roma esta asociación pública de laicos comprometidos con la Iglesia con un objetivo claro: promover encuentros internacionales de oración por la paz con carácter ecuménico.

En una entrevista realizada a Andrea Poretti y Facundo Freyre, miembros de la Comunidad de Sant Egidio en Argentina, conocemos más profundamente el servicio constante que lleva ofreciendo esta comunidad desde sus inicios. Un servicio de ayuda a los pobres, pero también de oración y fraternidad a través de los más de 70 mil miembros que en la actualidad forman parte de esta comunidad. Para sus miembros, asegura Andrea Poretti, celebrar estos 50 años quiere decir “entrar en un clima de amistad y de alegría por vivir el Evangelio”.

La Comunidad de Sant Egidio nace en el corazón de Roma desde donde se dirige hacia las periferias “encontrando la pobreza” y de ahí se expande por todo el mundo hasta estar presente en la actualidad “en más de 70 países” afirma Andrea Poretti.

Además Sant Egidio se caracteriza por tener como objetivo la búsqueda de la paz, y ha sido reconocida por su lucha contra el virus de inmunodeficiencia humana conocido como SIDA, y por estar a favor de la abolición de la pena de muerte. “En África después de la paz en Mozambique se encontró el gran flagelo del SIDA y era necesario dar una respuesta” explica Andrea, y esa respuesta concreta era “buscar la cura”. Por su parte, la abolición de la pena de muerte “nace a partir de un pedido de un condenado a muerte para que le escriban una carta” relata Poretti, y es así que la Comunidad empieza de esta semilla pequeña como es este pedido hasta un trabajo que con el tiempo “se hizo muy importante” para la lucha contra la pena de muerte.

Facundo Freyre explicando el programa de este 50 aniversario, recuerda que el sábado 10 de febrero tendrá lugar una Misa presidida por el Secretario de Estado Pietro Parolin en San Giovanni Laterano, y concluirá el 11 de marzo con la visita del Papa Francisco a la Comunidad de Sant Egidio en Santa María de Trastevere.

Por último, Freyre explica el significado de la recién inaugurada estatua en la fachada del edificio de la comunidad, una obra de arte del escultor canadiense Timothy Schmalz y que la ha titulado “Homeless Jesús”: “ es un regalo que queremos hacernos a nosotros, pero también a Roma y al mundo entero” asegura. La estatua se encuentra sobre un banco en la calle y tiene “un lugar vacío en el banco para que uno pueda sentarse y hacer amistad y crear una fraternidad con aquel que esta sin hogar y sin familia” explica Freyre, concluyendo que en la comunidad hacen este servicio con aquel que no tiene donde vivir, porque es una realidad con la que abrazan “su realidad” y lo hacen “con el cariño del Evangelio que es un amor más grande que el que tenemos nosotros”.

 

 


Deja un comentario

El presidente de Comunión y Liberación recibido por el Papa.

El Papa Francisco recibió a Don Julián CarrónEl Papa Francisco recibió a Don Julián Carrón  (Vatican Media)

El Presidente de Comunión y Liberación nos cuenta su encuentro con el Papa

Este viernes, 2 de febrero, el Papa Francisco recibió, entre otros, al presidente de la Fraternidad Comunión y Liberación, padre Julián Carrón

Patricia Ynestroza – Ciudad del Vaticano

En el 2016, el Pontífice en una carta dirigida al padre Carrón, recordaba que el mundo actual está desgarrado por la lógica del provecho, que produce una nueva pobreza y genera la cultura del descarte. El Papa le dijo que no deja de invocar la gracia de una Iglesia pobre y para los pobres, pidiendo sea éste también el objetivo de la Fraternidad. Ante nuestros micrófonos nos habla sobre los temas abordados con el Pontífice.

Escucha y descarga el informe


Deja un comentario

Audiencia del Papa al fundador de la Comunidad de San Egidio.

Audiencia del Papa a Andrea Riccardi, fundador de la Comunidad de San EgidioAudiencia del Papa a Andrea Riccardi, fundador de la Comunidad de San Egidio 

Comunicado de S. Egidio sobre la audiencia del Papa a su fundador

Intercambio de felicitaciones navideñas, paz, pobreza y refugiados, entre los temas tratados

Un Comunicado de la Comunidad de San Egidio señala que su fundador, Andrea Riccardi, fue recibido en audiencia por el Papa Francisco, la mañana del viernes 22 de diciembre.

Junto con un intercambio de felicitaciones en ocasión de la Navidad, en el curso de las conversaciones – enmarcada en vísperas del 50 aniversario de la Comunidad – se desarrolló el tema de la acogida y de la integración de los inmigrados y refugiados, con especial atención a los corredores humanitarios, que se han vuelto un modelo no sólo para Italia, sino también en Europa.

Asimismo se habló de otros temas entrañables en el compromiso de San Egidio, en los diversos continentes, como la construcción de la paz y, en general, la preocupación por los pobres y las periferias.Riccardi