Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Kerala: polémica sobre los abusos sexuales de un obispo a una religiosa.

Kerala; obispo hindú abusado de abusar sexualmente de una monja

Llega al escritorio del Papa Francisco el caso del obispo Mulakkal: mientras la justicia hindú sigue su curso, los fieles piden que sea destituido del gobierno de la diócesis

El obispo de Yalandhar, Franco Mulakkal

CONDIVIDI
0
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 19/08/2018
PAOLO AFFATATO

 

Una nueva tormenta se cierne sobre la Iglesia hindú, en el estado de Kerala: es más fuerte que las inundaciones y lluvias torrenciales que han puesto de rodillas a la población en estos días. Es el caso del obispo de Yalandhar, Franco Mulakkal, acusado de haber abusado en varias ocasiones y de haber violado a una monja que tuvo la fuerza y la valentía para denunciar lo sucedido.

 

Según un informe de la policía, Mulakkal habría abusado sexualmente de la religiosa de 46 años 13 veces entre 2014 y 2016, después de haberla encerrado en una celda del convento de San Francisco en Kuravilangad, durante los dos años en los que el obispo vivió en ese lugar. La monja forma parte de la congregación de las Misioneras de Jesús, orden de derecho diocesano, que depende directamente del obispo. El religioso habría cometido, pues, un abuso de poder, aprovechándose de su posición dominante para aniquilar psicológica y físicamente a la mujer.

 

Este caso se verifica en una zona de la India, el estado en el sureste de Kerala, en donde la comunidad católica cuenta con una masiva presencia, pues representa más del 20% de la población local, frente a un promedio nacional de 1,5%. La Iglesia católica en Kerala es una institución muy respetada y bien vista; se ocupa de iglesias, centros y obras sociales, hospitales y, principalmente, de escuelas, colegios y universidades de prestigio.

 

Por este motivo, el espinoso caso llegó fragorosamente al Vaticano, después de la carta que los sacerdotes, los religiosos y las asociaciones de fieles enviaron al nuncio apostólico en la India, Giambattista Diquttro, y al cardenal Oswald Gracias, presidente de la Conferencia Episcopal católica del país. Mientras la justicia hindú está investigando, la carta de los religiosos pide explícitamente una intervención del Papa Francisco, para que destituya «al obispo Franco Mulakkal de sus responsabilidades pastorales, con el objetivo de que la Iglesia practique efectivamente la tolerancia cero que dice observar en los casos de abuso».

 

Los fieles se dicen «preocupados por la credibilidad y la integridad de la Iglesia hindú», e indican, recordando la grave conducta de un obispo y las pruebas con las que cuentan las autoridades, que la credibilidad de la institución seguirá corrompiéndose si Mulakkal permanece a la cabeza de la diócesis de Yalandhar. El caso, se indica, «está provocando un enorme daño a la Iglesia y, en particular, a la fe del pueblo de Dios».

 

Además del reporte sobre los abusos cometidos por exponentes de la Iglesia en el estado estadounidense de Pennsylvania, por los cuales el Papa expresó «vergüenza y dolor», la Santa Sede debe también afrontar el delicado caso del obispo Mulakkal que, a pesar de haber dicho que era inocente, es el blanco de una investigación que parece proseguir sin dudas. Después de la valiente denuncia de la religiosa, un equipo especial de investigadores secuestró el vehículo, algunos documentos, la computadora, el celular y algunos efectos personales del obispo. Y obtuvo pruebas aplastantes. Exámenes y análisis médico-científicos en el cuerpo de la mujer habrían confirmado las violaciones. El religioso fue interrogado durante nueve horas por los investigadores, y el informe fue enviado a la Suprema Corte de Kerala.

 

El tribunal recibió la investigación de la policía sin haber dispuesto del arresto del obispo, pero pidió más detalles. Los abogados de la monja, por su parte, afirman que el testimonio de la víctima sería suficiente para arrestar al imputado.

 

Algunas interceptaciones telefónicas indican que también el cardenal George Alencherry, a la cabeza de la Iglesia en Kerala, sabía los detalles de esta historia. El tribunal pidió expresamente que el cardenal Alenchery evitara presionar a la víctima y que la comunidad católica no emprendiera una campaña a favor o en contra del obispo, para que la justicia pudiera continuar con su cometido.

 

Los fieles locales, a pesar de todo, se dirigieron directamente a la Santa Sede para pedir una respuesta inmediata: «Nos encomendamos a Cristo, nuestra luz, y a todos los que con Él siempre se han alienado en contra de la explotación de las mujeres, para que el liderazgo de la Iglesia tenga el valor de hacer lo que es justo», dice la carta que recibió el Nuncio Apostólico en la India, que la envió a la Congregación para la Evangelización de los Pueblos.

 

El caso pone a la Conferencia de los Obispos católicos hindúes ante la urgencia de crear más conciencia sobre las líneas guía, publicadas por la misma Conferencia en 2017, con el fin de afrontar la cuestión de las molestias sexuales, y de instituir sin dilación las estructuras y los procedimientos descritos en ese documento.

 

Mulakkal, entre tanto, sigue insistiendo en su inocencia y declaró que «confía en que la verdad saldrá a la luz en las investigaciones de la policía». Algunos de los sacerdotes de la diócesis lo apoyan y dicen que son falsas las acusaciones de la monja, que habría actuado por venganza, después de una amonestación de la Madre Superiora de su Congregación.

Anuncios


Deja un comentario

ONU; homenaje a los trabajadores humanitarios muertos en servicio

Guterres honra la memoria de los trabajadores humanitarios caídos en el deber

UN Photo/Eskinder Debebe
Eecretario General, António Guterres, en la ceremonia de colocación de la corona para la conmemoración del 15º aniversario del atentado de la sede de las Naciones Unidas en Bagdad en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York.

17 Agosto 2018

Al recordar a los empleados de la ONU asesinados, el Secretario General se comprometió, en el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, a mejorar su seguridad, aunque reconoció que el trabajo nunca está exento de riesgos.

Con un minuto de silencio y una corona de flores, el Secretario General António Guterres rindió tributo a los trabajadores humanitarios caídos cumpliendo la misión de las Naciones Unidas.

“La bandera azul de las Naciones Unidas vuela alto debido a la valentía de mujeres y hombres que la llevan a los rincones más remotos del mundo”, manifestó Guterres. “El legado de los trabajadores humanitarios, las fuerzas de mantenimiento de la paz, el personal militar y civil que han dado sus vidas es duradero y estará siempre presente en nuestros corazones”.

En una breve ceremonia realizada este viernes en la sede de la ONU en Nueva York, Guterres postró una corona de flores al pie de la bandera azul que se rescató de las ruinas del centro de operaciones de la organización en Bagdad, que el 19 de agosto de 2003 fue blanco de un atentado terrorista que cobró la vida de 22 empleados y dejó al menos 150 civiles heridos.

La fecha de la tragedia se ha apropiado para que el mundo rinda homenaje a los trabajadores humanitarios que prestan ayuda a las comunidades vulnerables en algunas de las crisis más peligrosas del planeta.

El incomparable Vieira de Mello

Entre los que murieron en el atentado hace 15 años se encontraba Sergio Vieira de Mello, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y jefe de la misión de la ONU en Iraq. Su pérdida, manifestó Guterres, fue personal por la cercanía que tuvo con él, a quien calificó de un líder “incomparable”.

“Tuve la oportunidad de estar en estrecho contacto con él durante su estadía en Timor-Leste, donde jugó un papel absolutamente esencial para garantizar la libertad del pueblo de ese país y una transición sin problemas para su soberanía”, recordó Guterres.

Vieira de Mello fue nombrado Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos el 12 de septiembre de 2002. Originario de Río de Janeiro, destacó en varios cargos que fungió desde que se incorporó a las Naciones Unidas en 1969.

Menos de un año después de que fuera nombrado Alto Comisionado para los Derechos Humanos, el Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan, le pidió a Vieira de Mello que se ausentara temporalmente del cargo para servir en Iraq como Representante Especial de Annan.

El 19 de agosto de 2003, apenas tres meses después de su llegada a Iraq, Vieira de Mello y 22 colegas fueron asesinados en el atentado a la sede de las Naciones Unidas en Bagdad.

15 años y la cuenta sigue

Este año, la conmemoración también marca el decimoquinto aniversario del bombardeo de la sede de la ONU en Bagdad, primera ocasión en la que un cuartel de la ONU fue atacado deliberadamente. Pero esto solo es muestra de que el personal es blanco de aquellos que buscan infundir temor en quienes ejecutan la misión de la organización, apuntó Guterres.

“Desde Argel hasta Kabul, hasta Mogadishu, Abuja y más allá, los terroristas han intentado silenciarnos y desterrarnos”, señaló Guterres. “Me comprometo a mejorar la seguridad de todo el personal de las Naciones Unidas, pero nuestro trabajo nunca estará exento de riesgos.”

El año pasado, 139 trabajadores humanitarios murieron, 102 fueron heridos y 72 fueron secuestrados en el cumplimiento de su deber, marcando el quinto año consecutivo en el que más de 100 trabajadores humanitarios perdieron la vida en el trabajo. Además, es la cifra anual de muertos más alta registrada desde 2013, cuando 156 humanitarios fueron asesinados.

También en 2017, de las 42.972 personas muertas o heridas por armas explosivas, tres de cada cuatro víctimas eran civiles, un 38 por ciento más que el año anterior.

El Secretario General António Guterres señaló en su informe de Protección de Civiles publicado en mayo, que los ataques en solo seis países afectados por conflictos fueron responsables de más de 26,000 muertes o lesiones civiles, enfatizando que para revertir un número tan elevado de bajas civiles, se requería una defensa sostenida .

Además de garantizar el paso seguro y sin obstáculos de los suministros, los gobiernos y los grupos militares no estatales están legalmente obligados a proteger a los civiles y a los trabajadores humanitarios en los conflictos armados.

“Es inconcebible que los civiles y los trabajadores humanitarios que intentan ayudarlos sean asesinados y mutilados en zonas de conflicto con total impunidad”, dijo Mark Lowcock, coordinador de ayuda de emergencia de la ONU y jefe de asuntos humanitarios. “Es imperativo que hagamos responsables a los hombres con armas de fuego y al poder cuando los civiles y los trabajadores humanitarios son blanco ilegal”.

Retratos tridimensionales de solidaridad

Para el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria del año pasado, más de dos millones de personas en todo el mundo participaron en una campaña #NotATarget en línea, para impulsar el cambio al contar historias de civiles en áreas de guerra y conflicto.

Este año la ONU y los socios humanitarios han lanzado una ‘petición viva’, pidiendo a los líderes mundiales que protejan mejor a los civiles y a los trabajadores humanitarios.

Se solicita a los ciudadanos globales que “firmen” la petición con sus selfies a través de un sitio web personalizado que transforma sus fotos bidimensionales en retratos tridimensionales de solidaridad.

Sus rostros forman parte de una instalación en la Sede de la ONU, y se mantendrán en su lugar durante toda la Asamblea General, que comienza el 18 de septiembre.

“Los miles de rostros que conforman la petición viva estarán en exhibición para recordar a los líderes mundiales su obligación legal de proteger a los civiles en el conflicto”, dijo Lowcock.

En 2008, la Asamblea General designó el 19 de agosto como el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria para crear conciencia  y rendir homenaje a las personas que arriesgan sus vidas para proporcionarla.

 

 


Deja un comentario

Ante aumento de emigración de nicaragüenses, comunicado de CIDH

CIDH expresa preocupación por la migración forzada en Nicaragua

Ante la compleja situación política y social que vive el pueblo nicaragüense, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos lanza un llamamiento a los Estados de la región “a adoptar medidas para la protección de los ciudadanos que se ven obligados a emigrar a otros países en busca de refugio”.

Ciudad del Vaticano

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresa su preocupación ante el último informe elaborado que indica que un gran número de nicaragüenses se ha visto forzado a desplazarse a otros países de la región como consecuencia de sus opiniones políticas y de las graves violaciones de derechos humanos que han ocurrido desde el inicio de las protestas de abril de 2018, así como por la activación de prácticas de persecución y criminalización por parte del Gobierno y otros actores no estatales, tales como grupos parapoliciales.

Por ello, la Comisión urge a los Estados Miembros de la Organización de Estados Americanos(OEA) “a adoptar medidas para garantizar el goce efectivo de sus derechos humanos, brindar a todos protección internacional y reforzar los mecanismos de responsabilidad compartida para atender la situación de personas nicaragüenses que se han visto forzadas a migrar”.

Jóvenes y estudiantes: los más perseguidos

Asimismo, la CIDH, a través de su Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua(MESENI), observa que existe un gran porcentaje de estudiantes, jóvenes manifestantes, defensores de derechos humanos, líderes religiosos, personal médico y sanitario, así como miembros de pueblos indígenas, entre otros; que han tenido que huir de sus hogares para preservar su integridad física, llegando incluso a tener que esconderse en refugios y casas de seguridad.

En los casos más graves, las personas se han visto forzadas a migrar a otros países para buscar protección internacional como resultado de la activación de diversas formas de persecución judicial y criminalización en su contra. Tras el inicio de la represión estatal a las protestas, la CIDH ha subrayado un incremento significativo en la salida a otros países y en las solicitudes de asilo de personas nicaragüenses, especialmente en países como Costa Rica, Panamá, México y Estados Unidos.

Preocupación ante las persecuciones violentas

En este contexto, la CIDH destaca la grave situación de vulnerabilidad en la que se encuentran los hombres y mujeres defensores de derechos humanos y al respecto, nota con preocupación el cierre temporal de las oficinas centrales de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) y la salida de Nicaragua hacia Costa Rica de varios de sus integrantes, entre los cuales se encontraba el Secretario de dicha organización, Álvaro Leiva Sánchez, beneficiario de la medida cautelar MC660/18 de la CIDH, como consecuencia de las amenazas y el asedio por parte de grupos armados.

 

“En un primer momento la actuación del Estado nicaragüense se caracterizó por reprimir violentamente las protestas, lo cual luego fue evolucionando a la persecución selectiva, detenciones arbitrarias y prácticas de criminalización de disidentes y sus familiares. Esto ha ocasionado que miles de personas se hayan visto forzadas a esconderse y desplazarse, incluso llegando al punto de verse forzadas a huir de Nicaragua para buscar protección internacional en otros países”, señaló la Relatora de país para Nicaragua, Comisionada Antonia Urrejola.

Aumento de solicitudes de asilo en el extranjero

Al respecto, el Refrendario sobre los Derechos de los Migrantes, Luis Ernesto Vargas Silva, manifestó: “el aumento en las solicitudes de asilo y de las personas que están buscando salir de Nicaragua requieren que los Estados de la región sean comprensivos ante la situación de las personas nicaragüenses y estén preparados para brindar una respuesta efectiva, compartida y basada en derechos humanos para evitar caer en una crisis de protección en la región”.

Por su parte, el Secretario Ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrão, indicó: “Estamos ante una grave situación que requiere que muchas de estas personas sean reconocidas como refugiadas, y por tanto, del liderazgo, la voluntad política y la responsabilidad compartida de los Estados de la región para responder a esta crisis”.

Por todo ello, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, pide a los Estados de la región “establecer canales legales, regulares y seguros para la migración”, que puedan garantizar el ingreso al territorio, la no detención como regla y el acceso a procedimientos de asilo con las debidas garantías, asegurando la protección correspondiente a las personas refugiadas cuando reúnan los requisitos para ello.

Migración forzada en Nicaragua


Deja un comentario

los abusos de menores en Pensilvania y la valoración de un experto jesuita

Cerca

Padre Zollner.Padre Zollner. 

Padre Zollner: en la lucha contra los abusos se juega la misión de la Iglesia

Nuestro colega Alessandro Gisotti entrevista al padre Hans Zollner, miembro de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores, después de que se publicara el informe sobre los abusos sexuales perpetrados en la Diócesis de Pensilvania.

Ciudad del Vaticano

“Remordimiento profundo, gran tristeza, rabia y vergüenza”. Estas fueron las palabras de los obispos católicos del Estado de Pensilvania, en Estados Unidos, tras conocer el informe sobre los abusos sexuales perpetrados por miembros del clero en esta diócesis, y que fue presentado el martes pasado por el Fiscal general del Estado. Con amargura los prelados recordaban en sus declaraciones, que el abuso “es despreciable y no tiene lugar en la Iglesia”.

En este contexto, nuestro colega Alessandro Gisotti entrevistó en exclusiva para Vatican News, al sacerdote jesuita Hans Zollner, miembro de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores de la Universidad Gregoriana en Roma, quien destaca que “en la lucha contra los abusos sexuales se juega la propia misión de la Iglesia”.

 

«¡Debemos darnos cuenta de que muchas personas que tenían la tarea de proteger a los más pequeños abusaron de ellos! Debemos darnos cuenta de que durante muchas décadas en la Iglesia no hemos actuado seriamente en la lucha contra estos crímenes, no hemos castigado, de hecho, muchas veces estas personas -los abusadores- han sido defendidas, incluso por la jerarquía, por los obispos o por los provinciales», explica el padre Zollner.

-Por supuesto, es necesario reforzar el tema de las reglas, las regulaciones y controles. Pero, también se trata de una cuestión de mentalidad, de un cambio de actitud …

R -No se trata sólo de aplicar las normas, sino que debemos darnos cuenta de que la protección de los menores es una tarea central de la misión de la Iglesia y los primeros en llevar a cabo esta misión son los sacerdotes, clérigos y todas las personas que trabajan al interno de la Iglesia.

-Muchos fieles se preguntan cómo fue posible. Llama la atención lo que dijo el presidente de los obispos de Estados Unidos, el cardenal DiNardo, sobre la “catástrofe moral”. ¿Cómo podemos levantarnos de una catástrofe moral de credibilidad? … ¿qué credibilidad tiene la Iglesia hoy ante el mundo, ante la gente?

R -Efectivamente, es un misterio, un triste misterio. ¿Por qué dentro de la Iglesia durante muchos años se permitió este comportamiento por parte de algunos sacerdotes? Y otros, muchos otros, de alguna forma sabían lo que sucedía y en cierto modo dejaron que continuara este mal … Incluso los responsables que trasnferían a un sacerdote abusador de una parroquia a otra.

Esto realmente debe terminar, no sólo por la credibilidad de la Iglesia, sino también por la propia existencia de su misión, ya que actuando así, no sigue el ejemplo de su Maestro que, como dice el Evangelio, “quiere que los pequeños, los niños, vengan a él”.

Creo que realmente no es sólo una cuestión de credibilidad o no, porque la credibilidad crece cuando uno hace lo que dice. Con todas estas revelaciones e informes, la gente está decepcionada y con razón se pregunta: “¿Pero qué hacen estos sacerdotes y obispos que dicen una cosa, proclaman el Evangelio, pero concretamente hacen lo contrario?”.

-¿Cuál es, en su opinión, el desafío actual más importante para la Iglesia?

R -Uno de los desafíos más importantes es no caer, en este momento, en la “trampa” de querer resolver todo y enfocarse solo en la acción superficial.

Debemos ir hasta el final y pedir al Señor, mediante la oración; en silencio, con toda la vergüenza, con toda la tristeza y con toda la sinceridad posible qué es lo que quiere de nosotros, lo que debería ser un sacerdote hoy, cómo debemos formar a los nuevos sacerdotes… hacia dónde tenemos que apuntar. Estoy profundamente convencido de que hay algo más grande detrás de todo esto y que el Señor nos llama a reconsiderar nuestra forma de sentir y pensar la Iglesia.


Deja un comentario

Genova; funeral de Estado por las víctimas del puente Morandi.

Funerali di Stato. Bagnasco: Genova non si arrende, camminare insieme

Oggi è soprattutto il giorno della preghiera con le esequie di Stato per 19 delle 41 persone che hanno perso la vita per il crollo del ponte Morandi a Genova, il 14 agosto. Il cardinale Bagnasco ha esortato i genovesi a non arrendersi e a volgere lo sguardo verso Dio. Applausi per il presidente Mattarella, soccorritori e vigili del fuoco. Ieri sera la telefonata del Papa

Debora Donnini-Città del Vaticano

Ai funerali di Stato per 19 delle 41 vittime finora accertate, l’arcivescovo di Genova, il cardinale Angelo Bagnasco, ha esortato a guardare in alto, verso Dio, fonte della speranza e della fiducia. Le esequie sono state celebrate nel padiglione “Jean Nouvel”, presso la Fiera, alla presenza del presidente della Repubblica, Sergio Mattarella, e delle più alte cariche dello Stato. Come rappresentanti del governo, il premier Conte e tra i ministri Salvini, Di Maio e Toninelli. Presenti anche i vertici della societa’ Autostrade per l’Italia. Venti famiglie, invece, hanno voluto celebrarli in forma privata. A Genova le bare sono coperte di rose bianche. A distinguerle sono gli oggetti personali: bandiere cilene, peluche, magliette. Spicca fra le altre quella bianca: è di Samuele, otto anni, la vittima più piccola, che ha perso la vita assieme ai genitori. Si respira dolore e commozione al funerale ma anche tanti applausi, ripetuti più volte per soccorritori e vigili del fuoco. Al termine, la preghiera dell’imam per due fedeli di religione islamica. Anche lui ha parole commosse e, come l’arcivescovo, sottolinea che Genova non si arrende: “Genova, che in arabo significa ‘la bella’, sapra’ rialzarsi. Le comunita’ islamiche pregano perche’ la pace sia con tutti voi. Che il Signore protegga l’Italia e gli italiani”.

Ogni doverosa giustizia nulla cancella

Il crollo del ponte Morandi sul torrente Polcevera ha provocato uno squarcio nel cuore di Genova ma nonostante la ferita profonda, la città “non si arrende”, ha ricordato, infatti, nell’omelia il porporato. Viene richiamata l’onda di preghiera che si è levata, a cominciare da quella del Papa che “anche ieri sera, con una telefonata affettuosa, ha voluto manifestarci la sua prossimità”. Un dramma, quello del 14 agosto, che fa toccare in maniera brutale “l’inesorabile fragilità della condizione umana” e di fronte al quale “ogni doverosa giustizia nulla può cancellare e restituire”. Ma “come altre volte – afferma fra gli applausi – noi genovesi sapremo trarre dal nostro cuore il meglio, sapremo spremere quanto di buono e generoso vive in noi e che spesso resta riservato, quasi nascosto”.

Fede e fiducia

Eppure quanto più ci si sente deboli, tanto più si scopre che i legami umani sono necessari, tessuto di una società che si dichiara civile, vincoli che richiedono fiducia per attraversare le circostanze della vita. Il cardinale Bagnasco esorta, quindi, ad avere fede che, anche se non dissipa “tutte le nostre tenebre”, illumina però il cammino passo dopo passo, e a ricorrere alla presenza di Gesù che accompagna. Il porporato sa bene che il ponte rappresentava un’arteria essenziale per lo sviluppo della città ma sa anche che i genovesi non si arrendono. Loda, poi, la tempestività che si è realizzata a tutti i livelli e si augura che ora numerosi sfollati “possano ritrovare presto il calore della casa”. In una parola il suo invito è ad alzare lo sguardo per “costruire ponti nuovi e camminare insieme”.

Il bilancio di 41 morti

Sul fronte delle ricerche, intanto, è ancora dispersa una persona: Mirko Vicini, operaio di Amiu, la municipalizzata dei rifiuti, che era nel capannone dell’azienda investito dal crollo. L’altro disperso, un cittadino tedesco, ha invece telefonato stamani in prefettura per comunicare che è vivo e sta bene. Il bilancio ancora provvisorio è di 41 morti. Gli ultimi ritrovati quelli della famiglia Cecala, papà, mamma e la piccola Kristal di 9 anni. L’auto su cui viaggiavano è stata completamente schiacciata da un grosso blocco di cemento. Sul luogo del disastro,  prima delle esequie, si è recato il capo dello Stato: è apparso visibilmente commosso di fronte all’auto della famiglia. E dopo le polemiche e le analisi dei giorni scorsi, il governo ha avviato la procedura per revocare la concessione ad Autostrade per l’Italia, ritenuta responsabile della tragedia di Genova.

Mons. Gianluigi Ganabano, direttore dell’Ufficio liturgico della diocesi, racconta nell’intervista realizzata da Antonella Palermo, il lavoro della diocesi che ha cercato in ogni modo di essere vicina alla gente. (Ascolta l’intervista a mons. Gianluigi Ganabano su Genova)

R. – La nostra diocesi si è impegnata con diversi sacerdoti, che da giovedì sono qui in modo ininterrotto proprio per essere vicino a queste famiglie, sotto l’aspetto spirituale, ma molto anche umano: con parole, gesti, ascolto… E questo certamente per queste persone è stato un segno molto forte, tangibile, di una vicinanza; anche perché molti di loro non sono genovesi. È stato pertanto il segno di una Chiesa, di una città, che hanno saputo, pur nella difficoltà e nel dolore, accogliere e ascoltare gli sfoghi di queste persone.

Monsignor Ganabano, oggi ancora sui giornali si continua a parlare del fatto che diverse famiglie hanno rifiutato i funerali di Stato. Anche da parte sua, che tipo di segnale è questo?

R. – Certamente, di fronte alla drammaticità dell’evento, è naturale che molte famiglie preferiscano che la loro situazione resti più privata: tornare nelle proprie case, dai propri familiari, nel proprio ambiente, dove si è nati e cresciuti, e dove si vive. E pertanto questo è un aspetto che ha portato molti anche a tornare e a non voler partecipare ai funerali solenni. In altri – giustamente – c’è anche la rabbia, la difficoltà, il dolore, di fronte a queste situazioni che troviamo, ripetutamente ormai, nella nostra Italia. E pertanto c’è anche proprio questo senso di rabbia verso lo Stato e verso le istituzioni.

C’è la situazione molto sofferta degli sfollati: cosa si sta facendo per loro?

R. – L’ufficio Migrantes della diocesi ha messo a disposizione posti per alloggi, così come il Comune e la Regione. Certamente, tutto questo provoca delle difficoltà e ancora molte incognite, sulla situazione del ponte e sulle decisioni che saranno prese prossimamente. Inoltre, ci sono incognite relative alla sua attuale resistenza: questi sono quindi tutti elementi che giorno per giorno vengono verificati. Di certo queste famiglie stanno vivendo un momento difficile, perché hanno lasciato la propria casa dove hanno tutta la loro vita, il loro sudore, le loro fatiche. C’è gente che, arrivata a Genova da due anni, aveva appena avviato un mutuo. Ecco, ci sono tanti aspetti, certamente difficili, ai quali si cercherà, sicuramente nel tempo, di poter provvedere nel miglior modo possibile.

Monsignor Ganabano, un colpo questo che avrà delle conseguenze economiche molto forti in una città già sofferente per anzianità della popolazione, per l’emigrazione dei più giovani, per moltissime persone che vivono di stenti. C’è una povertà abbastanza diffusa anche tra gli stessi genovesi: è così?

R. – Sì, certamente. Il crollo del ponte Morandi crea ancora di più questo peso e questa divisione, tenendo conto che per noi quel ponte univa il Ponente con il Levante della città. Quindi è un elemento molto importante per la vita quotidiana dei cittadini e di coloro che lavorano, ma anche per tutto il movimento in Italia, per quanto riguarda i trasporti, tenendo conto che questo ponte è anche vicino all’aeroporto e al porto della città e pertanto influisce su due elementi molto forti.


Deja un comentario

Vaticano: presencia latinoamericana en el entorno del Papa argentino

Intuición latinoamericana en la cúspide del Vaticano

Con el nombramiento de un venezolano como nuevo “número tres” de la Santa Sede, se consolida la presencia latinoamericana en el entorno del primer Papa venido de esa región del mundo. Un perfil pormenorizado de Edgar Peña Parra

Monseñor Edgar Peña Parra

CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 17/08/2018
CARLOS ZAPATA* – ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CARACAS – CIUDAD DEL VATICANO

 

 

 

 

Por primera vez en la historia un venezolano será “número tres” del Vaticano. El más alto cargo que un clérigo de ese país haya alcanzado en la Curia Romana. Se llama Edgar Peña Parra. Un “muchacho” con 25 años de experiencia en la carrera diplomática al servicio de la Santa Sede. Hombre afable, de buen trato y políglota. Con él, crece la presencia latinoamericana en torno al primer Papa venido de esa región del mundo. Algunos interpretan su nombramiento como un “espaldarazo” a la Iglesia en Venezuela.

 

La noticia se dio a conocer este miércoles 15 de agosto, en plenas vacaciones europeas de verano. Fiesta de la Asunción, feriado nacional en Italia por el famoso “ferragosto”. La Sala de Prensa de la Santa Sede dio a conocer el nombre del nuevo sustituto de la Secretaría de Estado. Y precisó que tomará posesión el próximo 15 de octubre. Se trata de un puesto clave en la estructura vaticana. En práctica, se trata del responsable de la agenda diaria del Papa y de la gestión de los asuntos de política interior.

 

Tras semanas de rumores y especulaciones, Francisco sorprendió con un diplomático que no había sido mencionado por los especialistas que se animaron a hacer predicciones sobre quién ocuparía el lugar de Angelo Becciu, nuevo cardenal y flamante prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. Finalmente, el pontífice se decantó por el actual nuncio en Mozambique.

 

Entre otras cosas, él trabajará de cerca con el secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin. Ambos conocen muy bien la situación política y social imperante en la Venezuela del presidente Nicolás Maduro. El purpurado porque fue nuncio apostólico en Caracas mientras Hugo Chávez ejercía el poder, el nuevo sustituto por su origen de Zulia, la tierra petrolera donde ahora funge como arzobispo José Luis Azuaje, actual presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana.

 

Nacido el 6 de marzo de 1960 en El Saladillo, aquel tradición al barrio de la ciudad de Maracaibo, Peña Parra es un hijo de “La Chinita”, una de las más importantes y populares advocaciones marianas de Venezuela. Se formó en el estado Táchira, una zona de la frontera colombo-venezolana donde tiene su sede el Seminario Diocesano (e Instituto Universitario) Santo Tomás de Aquino de la diócesis de San Cristóbal, hoy bajo la tutela del obispo Mario Moronta, de cuyas aulas egresó con el título de licenciado en Filosofía en 1981.

 

Estudió posteriormente en Caracas, en el Seminario Santa Rosa de Lima, donde obtuvo el título de licenciado en Teología. Recibió su ordenación sacerdotal el 23 de agosto de 1985 y comenzó su ministerio en la diócesis de Maracaibo. Más tarde, ya en Roma, complementó sus estudios diplomáticos en la Pontificia Academia Eclesiástica con los de derecho canónico en la Pontificia Universidad Gregoriana. En 1993 obtuvo el grado de doctor tras dedicar su tesis al tema: “Los Derechos Humanos en el Sistema Interamericano a la luz del Magisterio Pontificio”.

 

El 1 de abril de ese mismo año ingresó al servicio diplomático de la Santa Sede y su primer destino fue en el continente africano, en Nairobi (Kenia), donde colaboró como representante de la Santa Sede ante las agencias de las Naciones Unidas para el ambiente y para la vivienda (UNHABITAT). También prestó servicios en la nunciatura apostólica de Yugoslavia (1997-1999), donde pudo vivir en carne propia la Guerra de los Balcanes.

 

En su breve paso por la Misión Permanente de la Santa Sede ante la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra (Suiza), colaboró con el salesiano Giuseppe Bertello, hoy miembro del Consejo de Cardenales que ayudan al Papa Francisco en el gobierno del Vaticano y la Iglesia católica. Tuvo también un tiempo de servicio en la nunciatura de Sudáfrica.

 

Regresó a su natal América Latina en 2002, como consejero de la embajada vaticana en Tegucigalpa (Honduras) antes de ser enviado, en 2005, a la nunciatura en la Ciudad de México, donde permaneció hasta el 2011. En la capital mexicana volvió a cruzar sus pasos con Bertello, nuncio en ese país de 2000 a 2007. Allí pudo expresar sus dotes diplomáticas, manteniendo siempre un bajo perfil combinado con un espíritu afable y de cercanía a los obispos.

 

A él le tocó gestionar, como encargado de negocios, el corto tiempo de vacancia a inicios de 2007 cuando Bertello fue designado nuncio en Italia (el 11 de enero de ese año) mientras todavía no se le nombraba un sustituto. Más de dos meses después, el 22 de marzo, se dio a conocer la designación del nuevo nuncio en México en la persona de Cristophe Pierre, que hasta entonces fungía como embajador papal en Uganda.

 

Pierre es otra de las personas clave en la carrera de Edgar Peña. El Papa tiene al fino diplomático francés en muy alta estima, tanto que decidió enviarlo como nuncio apostólico en Estados Unidos en 2016. Con él, Peña Parra colaboró codo a codo en sus tiempos mexicanos hasta que se convirtió en el primer venezolano de la historia en ser designado nuncio apostólico. Eso ocurrió a inicios de 2011, condimentado por un curioso episodio.

 

El 8 de enero de aquel año, una confusión provocó que los medios informativos anunciaran que él sería nuncio en México, luego de una interpretación errónea a un comunicado de la Conferencia del Episcopado. “Benedicto XVI se ha dignado nombrar nuncio apostólico a Edgar Peña Parra, al presente consejero de la nunciatura apostólica en México, elevándolo al mismo tiempo a la sede titular de Telepte, con dignidad de arzobispo”, indicó la nota.

 

Por la confusión causada, más tarde el mismo día la CEM debió aclarar que Cristophe Pierre “continúa su servicio como nuncio apostólico en México” y agregó que Peña estaba a la espera de conocer la sede a la cual sería destinado para ejercer su servicio. Pese al error, el boletín de la conferencia episcopal sólo había replicado el anuncio de ese mismo día dado por la sala de prensa del Vaticano sobre el nombramiento de Parra y otros nuevos nuncios más.

 

Todos ellos estaban a la espera de recibir el beneplácito oficial de los gobiernos de los diversos países a donde serían mandados. ¿De dónde salía entonces la premura de la Santa Sede por anunciar sus nombramientos? Porque todo estaba listo para que ellos sean consagrados como arzobispos por el Papa Benedicto XVI el 5 de febrero siguiente en la Basílica de San Pedro.

 

Semanas más tarde se supo oficialmente que Edgar Peña sería nuncio en Pakistán, donde permaneció hasta 2014. El 21 de febrero de 2015 fue designado como embajador papal en Mozambique, puesto que mantenía hasta ahora. Como sustituto, él se convirtió en el venezolano que más alto ha llegado en la Curia Romana, comparable sólo al histórico cardenal salesiano Rosalío José Castillo Lara, presidente de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica y presidente de la Comisión Pontificia para el Estado de la Ciudad del Vaticano.

 

La designación de Edgar Peña causó sorpresa. Él se ha caracterizado por su cercanía a los jóvenes y estudiantes, por su capacidad de mediación en países cargados de conflictos históricos; así como un notable éxito pastoral y diplomático en regiones caracterizadas por sus tensas relaciones con la Iglesia. Tiene 58 años de edad y es apenas más joven que el secretario de Estado Pietro Parolin. Y además de su español nativo, habla italiano, inglés, francés, portugués y serbo-croata.

 

* Periodista y ex editor del Diario Católico de Venezuela.


Deja un comentario

La conferencia episcopal norteamericana y los abusos de Pensilvania.

Card. Daniel DiNardoCard. Daniel DiNardo 

Abusos en Pensilvania. Card. DiNardo: es una catástrofe moral

“Nos enfrentamos a una crisis espiritual que requiere no sólo la conversión espiritual, -manifiesta el cardenal – sino también cambios prácticos para evitar repetir los pecados y fracasos del pasado que son tan evidentes en el informe reciente”. Declaraciones del card. Di Nardo, Presidente de la USCCB

Griselda Mutual – Ciudad del Vaticano

El Cardenal Daniel N. DiNardo, Presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB), emitió una declaración después reunirse con miembros del Comité Ejecutivo de la USCCB y otros obispos.

La declaración incluye tres objetivos y tres criterios, además de los pasos iniciales de un plan que involucrará a laicos, expertos y al Vaticano. Un plan más desarrollado será presentado a todos los obispos en su Asamblea General en Baltimore en el mes de noviembre.

En primer lugar el Presidente de la USCCB se refiere a los sentimientos expresados semanas atrás de tristeza, enojo y vergüenza por las recientes revelaciones sobre el Arzobispo Theodore McCarrick. Sentimientos – dice- que “continúan y se profundizan a la luz del informe del Gran Jurado de Pensilvania”.

“Nos enfrentamos a una crisis espiritual que requiere no sólo la conversión espiritual, -manifiesta – sino también cambios prácticos para evitar repetir los pecados y fracasos del pasado que son tan evidentes en el informe reciente”.

Seguidamente el purpurado se refiere a la reunión del Comité Ejecutivo de la Conferencia de Obispos católicos, e informa acerca de los cambios necesarios que fueron establecidos por dicho comité. Se trata de tres objetivos y tres criterios.

En los primeros se cuenta una investigación de las cuestiones que rodean al Arzobispo McCarrick; en ese sentido manifiestan que invitarán al Vaticano a llevar a cabo una Visita Apostólica para abordar esta cuestión junto con un grupo de personas, en su mayoría laicos, identificados por sus conocimientos especializados. El segundo objetivo es la apertura de canales nuevos y confidenciales para reportar denuncias contra los obispos; y en tercer lugar establecen como objetivo el abogar por una resolución más efectiva de las denuncias futuras.

Estos objetivos se perseguirán de acuerdo con tres criterios: primero, el de una adecuada independencia para que se actúe libre de prejuicios o influencias indebidas. El segundo criterio está relacionado con la autoridad en la Iglesia: debido a que sólo el Papa tiene autoridad para disciplinar o remover a los obispos, se asegurarán de que las medidas respeten esa autoridad. Y el tercer criterio es el de la participación de los laicos cuya presencia refuerza el compromiso de los obispos con el primer criterio de independencia.

En la conclusión el Presidente de la Conferencia Episcopal estadounidense se disculpa y pide humildemente perdón “por lo que mis hermanos obispos y yo – escribe- hemos hecho y no hemos hecho”.

“Cualesquiera que sean los detalles sobre el Arzobispo McCarrick o los muchos abusos en Pennsylvania (o en cualquier otro lugar), ya sabemos que una de las causas es el fracaso del liderazgo episcopal”, admite  Y prosigue: “El resultado fue que decenas de hijos amados de Dios fueron abandonados para enfrentar este abuso de poder en soledad. Esto es una catástrofe moral. Es también parte de esta catástrofe que tantos sacerdotes fieles que están persiguiendo la santidad y sirviendo con integridad han sido manchados por esta falta”, expresa,  asegura la firme resolución de que con la ayuda de la gracia de Dios, no se vuelva a repetir nunca más.