Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

El caso McCarrick. Informe.

  Then-Cardinal Theodore E. McCarrick attends a reception for new cardinals in Paul VI hall at the Vatican Nov. 20, 2010. Among the new cardinals was Cardinal Donald W. Wuerl of Washington, successor to Cardinal McCarrick as archbishop of Washington. (CNS photo/Paul Haring)

Pope Francis has recognized the dismissal from the clerical state, also known as laicization, of Theodore McCarrick, 88, the former cardinal and emeritus archbishop of Washington. This was imposed on him by the Congregation for the Doctrine of the Faith at its plenary meeting on Feb. 13.

The sentence is definitive and cannot be appealed. The Vatican announced this today, in a statement from the C.D.F. that explained that a judgment was first given on Jan. 11 by the “congresso” or executive body of the C.D.F. It issued a decree finding McCarrick “guilty of the following delicts while a cleric: solicitation in the Sacrament of Confession, and sins against the Sixth Commandment with minors and with adults, with the aggravating factor of the abuse of power” and “imposed on him the penalty of dismissal from the clerical state.” The Vatican said this decree was then communicated to the former cardinal and he appealed against that verdict and his recourse was then heard by the C.D.F. congregation in plenary session on Feb. 13. The congregation is composed of more than 20 cardinals, archbishops and bishops, and its verdict is final.

Pope Francis recognized “the definitive nature of this decision,” which was communicated to McCarrick on Feb. 15.

McCarrick is the first former cardinal to have been lacicized for the sexual abuse of minors.

The C.D.F. is the supreme tribunal in matters relating to the abuse of minors by clerics. It reached its verdict after carrying out its own investigation following a first investigation conducted by the archdiocese of New York early last year, which concluded that the allegation that McCarrick had abused a minor while serving as a priest in the archdiocese in the 1970s “was credible.” The subsequent investigation conducted by the C.D.F. obtained evidence of other cases of abuse. A source told America that because the evidence was so overwhelmingly great against McCarrick, the C.D.F. opted for the speedier, administrative process. This led to a judgment at the executive level of the C.D.F. in mid-January, after which McCarrick was given the possibility for appeal. The definitive verdict came at the plenary session of the congregation on Feb. 13, and there is no possibility of an appeal against this judgment, not even by the pope.

While this sentence was widely expected given that he was accused of the abuse of at least one minor, another possibility McCarrick could have been sentenced to was a life of prayer and penance as happened in the case of Marcial Maciel, the Mexican-born founder of the Legionaries of Christ. The dismissal of McCarrick from the clerical state will stand as a landmark decision that demonstrates the determination of Pope Francis that any priest or prelate, of whatever rank or status in the church, who abuses minors will be dismissed from the clerical state.

McCarrick is the first former cardinal to have been laicized for the sexual abuse of minors. Indeed, it seems that one would have to go back centuries in church history, perhaps to the time of the Council of Trent, to find a similar case whereby a man who was once a cardinal was dismissed from the clerical state.

The decision brings to an end the pastoral ministry and career of a man who was once the most influential and respected Catholic prelate in the United States.

The decision brings to an end the pastoral ministry and career of a man who was once the most influential and respected Catholic prelate in the United States. His fall from grace, which dealt a terrible blow to the U.S. church and came after decades of rumors about his misconduct with seminarians, began with the formal allegation of abusing a minor that led to an investigation, approved by Pope Francis. The investigation was conducted by the review board of the Archdiocese of New York and it determined that the allegation that he had sexually abused a 16-year-old altar boy at St. Patrick’s Cathedral in the early 1970s while serving as a priest in New York “was credible and substantiated.”

Pope Francis first suspended him from the ministry on June 20, and that same day Cardinal Joseph Tobin of Newark disclosed that there had been accusations against McCarrick while he served in New Jersey, of sexual misconduct with three adults. Two of these had resulted in confidential financial settlements with the victims who were subjected to the abuse when they were adult seminarians. New allegations of abuse have emerged since then, including one by a New Jersey man whose father was the cardinal’s best friend since high school, who charged that McCarrick abused him for years from the age of 13.

Then on July 28, 2018, the Vatican announced that Pope Francis had suspended McCarrick “from the exercise of any public ministry, together with the obligation to remain in a house yet to be indicated to him, for a life of prayer and penance until the accusations made against him are examined in a regular canonical trial.” At the same time, the Vatican announced that Pope Francis accepted his resignation from the College of Cardinals.

There appears to be no precedent, and certainly none in modern times, for the renunciation of his title by a cardinal because of his involvement in sexual abuse. Informed sources believe the former archbishop of Washington was previously asked to hand in his resignation as a cardinal when allegations were first revealed publicly. McCarrick protested his innocence then, claiming that he had “absolutely no recollection of this reported abuse,” but said that “in obedience I accept the decision of The Holy See, that I no longer exercise any public ministry.” Subsequently, he left Washington D.C. and took up residence at a friary in Kansas, where he received notice today of his dismissal from the clerical state.

Anuncios


Deja un comentario

Las 4 preferencias de los jesuitas para los próximos años.

Las 4 “preferencias” de los jesuitas para los próximos 10 años

Este martes 19 de febrero al mediodía, el P. Arturo Sosa, Superior General de la Compañía de Jesús, anunciará a todos sus compañeros y a todos aquellos que tienen en su corazón la misión de la Compañía, el fruto de dos años de discernimiento en común para determinar las “Preferencias apostólicas universales”. Los cuatro acentos apostólicos para la misión deberán marcar el “modo de proceder” y los compromisos de los jesuitas y sus asociados para los próximos 10 años.

Estos son:

PROMOVER EL DISCERNIMIENTO Y LOS “EJERCICIOS ESPIRITUALES”
Ayudar a la gente a encontrar a Jesucristo y seguirlo

CAMINAR CON LOS EXCLUIDOS
Caminar al lado de los pobres, de los vulnerables, de los excluidos y de aquellos a quienes la sociedad considera inútiles, en una misión de reconciliación y justicia

ACOMPAÑAR A LOS JÓVENES EN CAMINO
Acompañar a los jóvenes en la creación de un futuro esperanzador

CUIDAR DE NUESTRA CASA COMÚN
Trabajar, con profundidad evangélica, por la protección y renovación de la creación de Dios

Para aprender más sobre estas Preferencias Apostólicas Universales, visite:

jesuits.global/es/uap


Deja un comentario

La juventud de cara a la agenda del 2.030. Perspectivas

News

Take action for a more equal world!

From UN DESA’s World Economic Situation and Prospects report to the World Economic Forum in Davos, growing inequalities have been the focus of numerous high-level events and discussions. But as renowned economists and Heads of States battle it out on debate podiums, is there anything that you can do to reduce the inequalities between people?International fora are attaching increasing attention to inequality, as governments and leaders increasingly realize that inequality is a significant barrier to eradicating poverty, maintaining global economic growth and achieving sustainable development for all. That is why reducing inequalities is a central concept in the 2030 Agenda for Sustainable Development, expressed in Sustainable Development Goal 10, but also in the principle of leaving no one behind.

This February, UN Member states and agencies, civil society organization, private sector representatives and experts from all over the world will gather in New York for the UN Commission for Social Development. The Commission will discuss ways of addressing inequalities and improving social inclusion through fiscal, wage and social protection policies.

The Commission will examine social protection policies that have proved to be effective at the national level, in a coherent and integrated way.

You too can get involved and have your say to ensure that vulnerable groups are protected and not left behind. On 15 February 2019, the Commission will hold a Civil Society Forum at the UN Headquarters in New York. Non-governmental organizations have long been a powerful voice in the debate on inequalities and this will be their chance to advocate for social protection for all. See how your organization can participate here: https://ngosocdev.org/

Stand up for inclusion! Join the Civil Society Forum, follow the Commission through the live webcast (webtv.un.org) and join the discussion on social media, using #CSocD57


Deja un comentario

El Papa elimina todas las sanciones contra Ernesto Cardenal-

Una misa para Ernesto Cardenal, emblema de la liberación

El Papa Francisco levantó todas las censuras canónicas que pesaban sobre el sacerdote, poeta y activista social nicaragüense, ícono de la teología de la liberación. A casi 35 años de su separación del sacerdocio impuesta por Juan Pablo II, Cardenal pudo celebrar nuevamente misa

Ernesto Cardenal

CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 19/02/2019
Ultima modifica il 19/02/2019 alle ore 12:41
ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

Una fotografía histórica. Él, anciano y enfermo, con su inconfundible cabello cano, en la cama de un hospital y vistiendo de nuevo una estola verde. Es la imagen de Ernesto Cardenal celebrando de nuevo una misa, 35 años después de haber sido suspendido del sacerdocio por el Papa Juan Pablo II a causa de su militancia en las filas de la teología de la liberación y su expresa participación política en el gobierno revolucionario sandinista en Nicaragua. Una reconciliación hecha posible por el Papa Francisco, quien decidió levantar “todas las censuras canónicas” que pesaban sobre él.

La estampa fue publicada por el Vatican News, el órgano informativo oficial de la Santa Sede. Junto con la noticia de que el pontífice argentino decidió conceder “con benevolencia” el perdón al también poeta y artista Cardenal. Una foto impensable, apenas pocos años atrás cuando aún su nombre y el de otros teólogos centroamericanos censurados eran impronunciables en la Curia Romana.

El nuncio apostólico en Managua, Waldemar St. Sommertag, explicó en una nota los detalles de la decisión papal. Recordó que el clérigo “estuvo 35 años bajo suspensión del ejercicio del ministerio a causa de su militancia política”, a causa de su participación como ministro de Cultura en el gobierno revolucionario guiado por Daniel Ortega, tras la dictadura de Anastasio Somoza.

Según precisó el diplomático vaticano, el religioso aceptó la pena canónica impuesta en esa época y se atuvo a ella siempre, “sin llevar adelante alguna actividad pastoral” e incluso después de haber abandonado cualquier compromiso político, “desde hace muchos años”.

Fue el propio nuncio quien se apresuró a comunicar la histórica determinación del Papa, precipitándose personalmente el pasado fin de semana al Hospital de Managua, donde Cardenal se encuentra internado en precarias condiciones de salud desde los primeros días de febrero. A sus 94 años, son pocas sus fuerzas.

St. Sommertag no sólo comunicó la noticia de su plena reintegración al sacerdocio, también le transmitió la bendición de Francisco para que pueda vivir este último tramo de su vida en paz con el señor y con la Iglesia. En esa misma cama de convalecencia, el embajador papal concelebró la misa con Cardenal, como atestiguan no sólo la fotografía mencionada, sino también algunas imágenes de video que han circulado a través de internet en las últimas horas.

La concesión del Papa Francisco tuvo un antecedente. En realidad, el nuncio apostólico visitó a Cardenal numerosas veces en las últimas semanas. El mismo diplomático reveló que el 2 de febrero pasado, todavía en su casa y tras un coloquio privado de media hora (definido como profundo, abierto y amigable), llegó la solicitud del propio poeta de “ser readmitido al ministerio presbiterial”.

Este personaje se convirtió en el emblema de un tiempo borrascoso y difícil para América Latina. Su imagen arrodillado ante un joven Juan Pablo II que lo amonesta con el dedo índice, el 4 de marzo de 1983 en el aeropuerto de Managua, lo entregó a la fama mundial. Aquella primera visita apostólica a Nicaragua no fue fácil para Karol Wojtyla. Entre otras cosas, el Papa llegó a ser hostigado por una masa de casi medio millón de personas, en una misa al aire libre en la cual prácticamente no pudo pronunciar su homilía.

Un viaje que no iniciaría ni acabaría bien. Apenas aterrizado en el aeropuerto, lo primero que vio el pontífice fue una pancarta con la frase: “Bienvenido a la Nicaragua libre gracias a Dios y a la revolución”. Una vez abajo del avión, acompañado por el presidente Ortega, quiso saludar a los ministros. Ya desde Roma, él había pedido no ver a ningún sacerdote de los involucrados en el gobierno. Para entonces, Cardenal no era el único clérigo y funcionario, pero sí era el único con el rango de ministro.

De manera improvisada se dio el saludo papal al gabinete y, claro, el cruce indeseado con el ministro de Cultura. Cuando Wojtyla llegó frente al joven sacerdote, este sólo atinó a arrodillarse e intentó besarle el anillo. Ante las cámaras de la televisión, el Papa evitó el beso y con mirada penetrante dijo: “¡Usted debe regularizar su situación!”. Repitió dos veces la advertencia, ante el embarazoso silencio de su interlocutor.

Teóricamente, Ernesto Cardenal no debía estar allí o el Papa no debía saludar a los funcionarios. Pero ni las negociaciones, ni los acuerdos previos (encabezados por los cardenales Agostino Casaroli y Achille Silvestrini) surtieron efecto. Por su experiencia polaca, Juan Pablo II era alérgico a toda influencia socialista, en Europa y en cualquier parte del mundo. Miraba preocupado la experiencia de la “Iglesia popular”, que había vinculado a las comunidades católicas con las bases revolucionarias nicaragüenses. Con este contexto, era bastante previsible lo ocurrido después.

En los siguientes meses llegó la suspensión ad divinis para el sacerdote-ministro Cardenal. Una pena que, en la práctica, constituyó su separación forzada del ministerio. La misma suerte corrieron su hermano Fernando, quien entonces era dirigente de la Juventud Sandinista y después fue ministro de Educación; Miguel D’Escoto, canciller y Edgard Parrales, con cargo diplomático en Washington.

Eran otros tiempos. Un choque ideológico abierto contaminaba el escenario mundial y Latinoamérica era arena de confrontación. Un fenómeno que también penetró a la Iglesia católica. Con ese telón de fondo, un episodio hoy olvidado condicionó el pensamiento de Juan Pablo II.

En la primera visita apostólica de su pontificado, en enero de 1979, el Papa visitó México y se trasladó hasta la ciudad de Puebla para la conferencia general del Episcopado Latinoamericano. En su discurso inaugural de esa reunión, advirtió contra las desviaciones ideológicas en el seno de la Iglesia. Luego continuó su viaje por otras ciudades mexicanas y por Bahamas, como estaba previsto, mientras los obispos de la región continuaban sesionando.

Pero algo grave pasó antes de concluir la asamblea: la prensa mexicana publicó un sorprendente reportaje sobre un boicot secreto al documento final. Un grupo organizado había logrado cooptar y modificar subrepticiamente el texto, operando en las sombras de una casa ubicada en la calle Washington número 14. La investigación periodística se convirtió en una bomba que finalmente detuvo los pretendidos cambios al escrito episcopal. Según reportó aquel informe, en esa vivienda de la ciudad de Puebla, por los días de la cumbre continental, entraban y salían conocidos militantes sandinistas.

Con base en episodios como ese y otros tantos, el ambiente en Roma era por demás negativo hacia todo aquello que se identificase con el Frente Sandinista de Liberación Nacional, incluidos sacerdotes y catequistas. Juan Pablo II nunca concibió legítima la mezcla entre revolución y catolicismo. En esos términos, las suspensiones contra los presbíteros que se involucraron activamente en movimientos políticos eran poco menos que inevitables. Más de tres décadas después, la decisión del Papa Francisco de reconciliarle con la Iglesia es tan histórica como emblemática, destinada a cosechar consensos y críticas por igual.


Deja un comentario

Preferencias apostólicas de los jesuitas para los próximos años aprobadas por el Papa

Francisco: preferencias apostólicas de los jesuitas en armonía con las prioridades de la Iglesia

Promover el discernimiento y los ejercicios espirituales. Caminar con los excluidos. Acompañar a los jóvenes en su camino. Para cuidar de la casa común. Estas son las preferencias apostólicas universales de la Compañía de Jesús para la próxima década 2019-2029

Amedeo Lomonaco – Ciudad del Vaticano

Las preferencias apostólicas universales elegidas “están en sintonía con las prioridades apostólicas actuales de la Iglesia expresadas a través del magisterio ordinario del Papa, de los Sínodos y de las Conferencias Episcopales, especialmente de la exhortación Evangelii Gaudium“. Esto es lo que el Papa Francisco enfatiza en una carta dirigida al Padre Arturo Sosa,  Prepósito General de la Compañía de Jesús. Lo que se emprendió, añade el Pontífice, fue un “discernimiento dinámico”, no un proceso de “biblioteca o laboratorio”. La primera preferencia, escribe el Papa en su carta, es fundamental porque presupone como “condición primera la relación del jesuita con el Señor, la vida personal y comunitaria de oración y discernimiento”. (Escuche la entrevista con el Padre Arturo Sosa)

Las preferencias apostólicas son horizontes

Las preferencias apostólicas son el resultado de un proceso de discernimiento que duró casi dos años. Representan “cuatro áreas vitales” para el mundo de hoy. Como recordó recientemente el P. Sosa, inspiran a los jesuitas “en su discernimiento y planificación apostólica”. Son puntos de referencia, horizontes y orientaciones para toda la Sociedad. Destacan cómo los jesuitas pueden “utilizar mejor los medios de que disponen para servir a la misión reconciliadora de Cristo en el mundo”. Son la respuesta de la Sociedad a las necesidades de la Iglesia. En una sociedad marcada por cambios profundos, las preferencias se establecen “a través del análisis sociopolítico, la reflexión teológica y pastoral y el discernimiento”. Para los próximos 10 años, se han elegido 4 preferencias, confirmadas por el Papa Francisco.

Promover el discernimiento y los ejercicios espirituales

El discernimiento, dijo el Padre Sosa en los últimos días ilustrando las 4 preferencias apostólicas, es una necesidad para la Iglesia. Los ejercicios espirituales, añadió, son un camino preferencial para los jesuitas.

Por medio del discernimiento, nos ponemos en contacto con nuestro ser más profundo,  es el espacio donde Dios nos habla. El discernimiento no solo es necesario cuando se deben resolver problemas serios, es un instrumento de lucha para seguir mejor al Señor día a día y hora a hora.

Caminar con los excluidos

Caminar con los descartados, dijo el Padre Sosa, significa acercarse al mundo de los pobres, ir a los suburbios, ir al encuentro de la gente. “Queremos tomar un camino, añadió, para promover la justicia social. “Queremos promover el cambio en las estructuras económicas, políticas y sociales que causan injusticia. “Queremos eliminar el flagelo del abuso de la vida de la Iglesia y de la sociedad. Un drama, recordó el Padre Sosa, que se declina en varias formas, incluyendo el abuso sexual y el abuso de poder.

Acompañar a los jóvenes

Caminar con los jóvenes también significa mirar el mundo desde su perspectiva. Los jóvenes, subrayó el preboste general de los jesuitas, pueden ayudar a comprender los cambios en la sociedad, a comprender el sentido de una nueva cultura. Por lo tanto, debemos “abrir espacios para los jóvenes, para su creatividad”. El Padre Sosa también indicó otra prioridad: debemos aprender de los jóvenes.

Preferencias Apostólicas Universales: sentir la llamada de Dios

Cuidar la casa común

La cuarta preferencia se refiere a la casa común. Debemos tratar, dijo el Padre Sosa, de participar en acciones urgentes que puedan frenar y detener el deterioro del medio ambiente. También hay que buscar fórmulas alternativas. Para responder a estas preferencias, dijo el jefe de los jesuitas, un gran desafío es el de la colaboración. La colaboración es, concluyó, un punto fuerte de nuestra acción.


Deja un comentario

Día int. de la lengua materna el 21

Día Internacional de la Lengua Materna,
21 de febrero 

La riqueza de la lengua materna

Los idiomas, con su compleja imbricación con la identidad, la comunicación, la integración social, la educación y el desarrollo, son factores de importancia estratégica para las personas y para todo el planeta. Sin embargo, a causa de los procesos de globalización, pesa sobre las lenguas una amenaza cada vez mayor de extinguirse; en algunos casos, algunas ya están desapareciendo completamente. Con la extinción de los idiomas mengua también la rica urdimbre de la diversidad cultural. Se pierden posibilidades, tradiciones, recuerdos, modalidades únicas de pensamiento y expresión; recursos valiosos y necesarios para lograr un futuro mejor.

Al menos el 43% de las 6000 lenguas que se estima que se hablan en el mundo están en peligro de extinción. Tan solo unos pocos centenares de idiomas han tenido el privilegio de incorporarse a los sistemas educativos y al dominio público, y menos de un centenar se utilizan en el mundo digital.

El uso de las lenguas maternas en el marco de un enfoque plurilingüe es un componente esencial de la educación de calidad, que es la base para empoderar a las mujeres y a los hombres y a sus sociedades. Debemos reconocer y promover este potencial de las lenguas para no dejar a nadie rezagado y construir un futuro más justo y sostenible para todos, como se recoge en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

La diversidad cultural y el diálogo intercultural, el fomento de la educación para todos y la creación de las sociedades del conocimiento son factores fundamentales para la labor de la (UNESCO). Pero esos cometidos no son posibles sin un amplio compromiso internacional orientado a promover el plurilingüismo y la diversidad idiomática, lo que incluye la preservación de las lenguas en peligro de desaparición.

Desde 2002, se observa el Día Internacional de la Lengua Materna, con el objetivo de promover el multilingüismo y la diversidad cultural.

Cada dos semanas desaparece una lengua que se lleva consigo todo un patrimonio cultural e intelectual

La diversidad lingüística se encuentra cada vez más amenazada con un mayor número de lenguas que desaparecen. Como promedio, cada dos semanas, una lengua desaparece, llevándose consigo la desaparición también de todo un patrimonio cultural e intelectual.

Afortunadamente, y gracias a que se ha asumido la importancia que tienen estas lenguas, se han alcanzado logros en materia de educación plurilingüe basada la lengua materna, en particular en la educación primaria. Asimismo, hay un compromiso cada vez mayor para que se desarrollen en la vida pública.

Las sociedades multilingües y multiculturales existen a través de sus lenguas, que transmiten y preservan los conocimientos y las culturas tradicionales de manera sostenible. Por eso, debemos cuidar de todas las lenguas.


Deja un comentario

La fundación Juan Pablo II y su labor en el Sahel (Africa)

FILES-NIGERIA-SAHEL-AGRICULTURE-DROUGHT-UNRESTÁrea desértica del Sahel  (AFP or licensors)

Reunión en Dakar de la Fundación Juan Pablo II para el Sahel

En un Comunicado de prensa del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral se informa que del 18 al 22 de febrero se celebra en Dakar, Senegal, la reunión anual del Consejo de Administración de la Fundación Juan Pablo II para el Sahel, que este año celebra su 35º aniversario

Ciudad del Vaticano

Desde 1984, por voluntad de San Juan Pablo II, la Fundación ha sido confiada al Consejo Pontificio Cor Unum, cuyas competencias han sido absorbidas por el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, en cuyo Consejo de Administración participa el Prefecto del Dicasterio, el Cardenal Peter Turkson.

Durante la reunión, también se pedirá al Consejo de Administración que examine los proyectos que estén a la espera de financiación. Se han presentado un total de 125 proyectos para 2018.

Los miembros del Consejo de Administración son: Monseñor Lucas Kalfa Sanou, Obispo de Banfora, Burkina Faso, Presidente; Monseñor Paul Abel Mamba, Obispo de Ziguinchor, Senegal, Vicepresidente; Monseñor Martin Albert Happe, Obispo de Nouakchott, Mauritania, Tesorero; Monseñor Ambroise Ouédraogo, Obispo de Maradi, Níger; Monseñor Ildo Augusto dos Santos Lopes Fortes, Obispo de Mindelo, Cabo Verde; Monseñor Martin Waïngue Bani, Obispo de Doba, Chad; Monseñor Gabriel Mendy, Obispo de Banjul, Gambia; Monseñor José Câmnate na Bissign, Obispo de Bissau, Guinea Bissau y Monseñor Augustin Traoré, Obispo de Segou, Mali.

La zona del Sahel es una de las más pobres del mundo, afectada por frecuentes crisis climáticas y alimentarias y, en los últimos años, se ha convertido en uno de los principales campos de entrenamiento de grupos terroristas.

Según la última actualización del Índice de Desarrollo Humano 2018, entre los últimos veinte países de la clasificación diecinueve pertenecen a África y, de ellos, seis están situados en la zona comprendida entre el Océano Atlántico y el Mar Rojo, al sur del desierto del Sahara.

En nombre del Santo Padre, y con la colaboración de la Iglesia y de las comunidades locales, la Fundación lleva a cabo proyectos contra la desertificación en el sector medioambiental, en la gestión y desarrollo de la agricultura y la ganadería, en las plantas de bombeo de agua, en la mejora del acceso al agua potable para todos y en las energías renovables. También forma a personal técnico especializado que puede servir a su país.

Con el tiempo, la Fundación también se ha convertido en un instrumento de diálogo interreligioso. En efecto, la mayoría de los beneficiarios pertenecen a la religión musulmana. Y en el último año, por primera vez, se presentaron proyectos sobre el tema de la migración, con el fin de ofrecer, especialmente a los jóvenes, alternativas concretas centradas en la formación y en la generación de fuentes de ingresos.

Asimismo cabe destacar que todas las actividades se llevan a cabo en favor del desarrollo humano integral de las comunidades de los países miembros de la propia Fundación (Burkina Faso, Cabo Verde, Gambia, Guinea Bissau, Malí, Mauritania, Níger, Senegal y Chad. Y entre los principales partidarios y colaboradores en la implementación de la ayuda se encuentran, en particular, la Conferencia Episcopal Italiana, la Conferencia Episcopal Alemana y la Arquidiócesis de Múnich.