Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Por qué las guerras

Los recursos naturales causaron más del 40% de las guerras de los últimos sesenta años

FAO/Giulio Napolitano
La Organización para la Alimentación y la Agricultura suministra comida y asistencia en Niger para aliviar la situación de carestía provocada sequía.

16 Octubre 2018

Ese terrible porcentaje puede crecer, exacerbado por el cambio climático, ha advertido el Secretario General de la ONU. El crecimiento de la población, el consumismo y la degradación medioambiental también están poniendo una presión insostenible sobre recursos naturales como el petróleo, el agua, la tierra o ciertos minerales.

El uso, la explotación o la posesión de los recursos naturales, algunos tan necesarios y básicos como el agua, pueden desencadenar guerras.

“Los estudios de la ONU muestran que más del 40% de los conflictos armados internos de los últimos 60 años están vinculados con los recursos naturales”, aseguró el Secretario General, que participó este martes en una reunión del Consejo de Seguridad sobre “El mantenimiento de la paz y la seguridad internacional: las causas del conflicto, el papel de los recursos naturales”, convocada por Bolivia, que este mes preside el susodicho órgano.

El titular de la ONU añadió que “con el evidente aumento del impacto de cambio climático en todas las regiones, el riesgo de conflicto van a continuar creciendo”.

Además del cambio climático, otras tendencias tales como el crecimiento de la población, el aumento del consumo, la degradación medioambiental “están poniendo una presión insostenible sobre la disponibilidad de muchos recursos naturales”, señaló Guterres.

Esas presiones sobre los recursos también pueden exacerbar las divisiones étnicas o de carácter religioso dentro de los países o entre distintas naciones.

Con el evidente aumento del impacto de cambio climático en todas las regiones, el riesgo de conflicto van a continuar creciendo.

Petróleo, agua, tierra y minerales

Entre tales recursos naturales figuran principalmente el petróleo, el agua, el acceso a la tierra y ciertos minerales estratégicos.

La distribución injusta de los recursos naturales, su mala gestión y la corrupción que emana de ellos son otros vectores que conducen al conflicto, especialmente en los países que tienen instituciones débiles, indicó el titular de la ONU.

Además, los recursos naturales también sirven para financiar guerras. Desde 1995, el 75% de los conflictos en África han sido parcialmente financiados por los recursos obtenidos con aquellos.

Así, la extracción ilegal de minerales, madera, carbón y especies silvestres han servido para alimentar conflictos. Por ejemplo, en la República Democrática del Congo, tales actividades han generado 100.000 millones de dólares para los rebeldes y los grupos criminales.

Herramientas para la distensión

El Secretario General señaló que existen diferentes medios y herramientas que pueden ayudar a rebajar el riesgo de los conflictos y citó cinco formas de hacerlo: regular los recursos, compartirlos, acudir a la mediación, garantizar el derecho a la tierra y empoderar a la mujer.

“Se necesita hacer más para regular la procedencia, venta y comercio de minerales a través de acuerdos que impliquen a la sociedad civil, los gobiernos y las organizaciones regionales”, dijo Guterres, quien comentó que el llamado proceso de Kimberley ha permitido reducir el tráfico de diamantes obtenidos ilícitamente.

A través de la certificación de la extracción, la producción y el comercio justo, y teniendo en cuenta a las comunidades locales, la falta de legalidad puede ser superada y se pueden llevar beneficios tangibles a las poblaciones afectadas por las guerras.

Otra forma de reducir los peligros es compartiendo los recursos, como demuestran multitud de casos, entre ellos los de la cuenca del río Senegal, en África, del lago Titicaca, en Sudamérica, de las existentes entre España y Portugal, en Europa, entre otros.

Un papel importante en la distensión de posibles conflictos es el empoderamiento de la mujer en los procesos de mediación, como ha hecho la iniciativa de ONU Mujeres, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el Programa para el Desarrollo y la Oficina de Apoyo a la Consolidación de la Paz en la iniciativa de apoyo a las mujeres indígenas y afrodescendientes en Colombia.

También se pueden reducir los riesgos mediante la mediación de las instituciones regionales, internacionales y financieras, así como garantizando el derecho a la tierra en muchos países.

Anuncios


Deja un comentario

Carta del Papa a la FAO sobre el hambre en el mundo

Papa a la FAO: “Actuar con urgencia, los pobres no pueden esperar más”

El obispo de Roma exhorta a las autoridades del Organismo de Alimentación y Agricultura (FAO), a mejorar esfuerzos para cumplir con los objetivos tratados de eliminar la pobreza mundial para el 2030.

José Villanueva – Ciudad del Vaticano

El martes 16 de octubre, el Papa Francisco envía un mensaje al Director General de la Organización el Profesor José Graziano da Silva, por motivo de la celebración anual de la Jornada Mundial de la Alimentación, donde exhorta al organismo internacional tomar medidas urgentes para resolver la problemática de la hambruna mundial.

 

«Nuestras acciones son nuestro futuro, para un mundo de Hambre Cero para el 2030 es posible», viene a ser una acuciante llamada a la responsabilidad de todos los actores que están de acuerdo con los propósitos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, un rugido para sacarnos del sopor que a menudo nos paraliza e inhibe”, menciona el Santo Padre.

Redoblar esfuerzos de trabajo

El Vicario de Cristo hace un llamado a todos los funcionarios de la FAO, así como al resto de organismos e instituciones nacionales e internacionales, sociedad civil y toda la humanidad a seguir redoblando esfuerzos para que a ninguna persona del mundo carezca de alimento alguno.

“Los pobres aguardan de nosotros una ayuda eficaz que los saque de su postración, no meros propósitos. En este siglo XXI, que ha visto considerables adelantos en el campo de la técnica, la ciencia, las comunicaciones y las infraestructuras, tendríamos que sonrojarnos por no haber conseguido los mismos avances en humanidad y solidaridad, y así satisfacer las necesidades primarias de los más desfavorecidos”, subraya el Pontífice.

El tiempo es superior al espacio

El Obispo de Roma anima a las autoridades de la FAO, a trabajar con más voluntad, para poder cumplir con los objetivos trazados de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

“La iniciativa Hambre Cero 2030 ofrece un marco propicio para ello y, sin duda, servirá para cumplir el segundo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, que busca «erradicar el hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible». Alguno puede decir que aún tenemos doce años por delante para llevarlo a cabo. Y, sin embargo, los pobres no pueden esperar. Su calamitosa situación no lo permite”, resalta el Papa.

Respaldo de la Iglesia Católica

Como último punto, el Vicario de Cristo aconseja a los diferentes funcionarios de la FAO, a que desarrollen un enfoque más proactivo y sostenible para fomentar un ambiente de paz y la integración del desarrollo de todos los pueblos. De igual manera, el Papa Francisco confirma al director Da Silva de FAO, que cuentan con el apoyo de la Santa Sede en la lucha de reducción del hambre.

“No se dejan vencer por la indiferencia y por lo que escuchan el grito de los que no disponen de lo mínimo para llevar una existencia digna. Cuentan con la Iglesia católica que batalla cotidianamente en el orbe entero contra el hambre y la malnutrición, de múltiples formas y a través de sus variadas estructuras y asociaciones”, finaliza.


Deja un comentario

Sínodo; estudio de la tercera parte del instrumento de trabajo. Valores educativos en crisis

Sínodo: Jóvenes, la “nueva piedra angular” de la Iglesia

La 12° Congregación General del Sínodo de los Obispos dedicado a los Jóvenes, la Fe y el Discernimiento vocacional; inició con el análisis de la tercera parte del Instrumentum Laboris, sobre el tema “La elección: caminos de conversión pastoral y misionera”, en la que participaron 254 Padres sinodales.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

La 12ª Congregación General del Sínodo celebrada la mañana del 16 de octubre en el Vaticano, trajo como premisa un regalo especial para el Papa Francisco: una cesta con 1.500 postales escritas por jóvenes franceses, estudiantes de secundaria que participaron en un encuentro presinodal en Lourdes.

El evento fue organizado por “Le Fraternel”, más conocido como “Le Frat”: una iniciativa de oración y encuentro nacida hace ciento diez años y dedicada a los niños de 15 a 18 años de las ocho diócesis de Île-de-France. Los obispos de Francia presentes en el Sínodo fueron los encargados de entregar el regalo al Santo Padre.

Elegir significa dar un salto adelante en el amor

A lo largo de esta jornada, el trabajo de la Asamblea se centró en el análisis de la tercera parte del Instrumentum Laboris y su acción característica, de “elegir”.

 

El Relator General, Cardenal da Rocha, explicó el sentido de esta acción haciendo hincapié en que elegir significa convertir el corazón y la mente para renovar las prácticas pastorales; significa, en palabras del Papa Francisco, “dar un salto adelante en el amor” para ser verdaderamente “una Iglesia en salida, abierta en el diálogo con los jóvenes, signo de fraternidad en un mundo desgarrado, misionera de manera integral y desinteresada, con un estilo acogedor para todos”.

Los jóvenes, la nueva piedra angular de la Iglesia

Como siempre, uno de los momentos más esperados en el Aula sinodal fue cuando hablaron los jóvenes; cuando la voz de quienes viven la experiencia de “ser parte de la juventud en pleno siglo XXI se eleva sobre la de aquellos que pertenecen a las generaciones más antiguas”, las cuales constan de mayor experiencia pero al mismo tiempo, necesitan la guía de una visión más actualizada sobre las distintas realidades que vive el mundo.

Y en este contexto, destacó el testimonio del joven auditor Percival Holt, originario de la India, quien subrayó cómo los jóvenes son “llamas ardientes”, pero a veces solitarias y tristes.

La juventud contemporánea busca un verdadero Pastor -explica Percival- busca a Cristo, porque los jóvenes de hoy pueden ser tan egoístas como Pedro, pero al igual que el Apóstol tienen el potencial de convertirse en una “piedra angular”.

Formación de calidad para el liderazgo del futuro 

Por otra parte, la Asamblea destacó que es urgente preparar adecuadamente a los jóvenes para que, gracias a una visión bíblica del mundo, “puedan ser los líderes del mañana que sepan escuchar con un sentido crítico adecuado, comprometiéndose a construir una sociedad menos corrupta y más justa”.

 

Por ello, “es fundamental reforzar la formación de los jóvenes, la pastoral juvenil debe ser de calidad y no de producción masiva”.

De ahí la preocupación de algunos Padres sinodales ante el deterioro del sistema educativo puesto que, en algunos países, la escuela ya no puede desempeñar su papel formativo. Y al respecto, señalan que la Iglesia debería implicarse más en este campo, ya que “es de ella, precisamente en su papel de Madre, de donde los jóvenes esperan recibir una palabra de luz, respuestas claras, verdades que no se diluyen para así, ayudarles a desarrollar la capacidad de juicio y tomar decisiones maduras, al servicio del bien común”.

El “milagro del amor desinteresado”

Hoy, en efecto -señala el Sínodo-, el milagro del amor desinteresado parece absurdo, la solidaridad está disminuyendo, el sentido de la justicia se ve con indiferencia.

Y frente al reduccionismo antropológico, en el que el hombre se ve reducido al mero consumo; los jóvenes ya no pueden hacerse cargo de su propio destino, sino que ven su futuro “hipotecado”, viven a menudo en la pobreza y sufren el fracaso de la gobernanza local.

 

Pese a todo, se destaca que el amor al prójimo no puede limitarse a la esfera privada: “debe volver a realizarse en los sectores sociales, políticos e institucionales”.

Por eso, la Iglesia debe apoyar a los jóvenes, hablar con ellos y hacerlos protagonistas de la evangelización, “para que sean embajadores de la fe con sus coetáneos”.

El Sínodo propone también centrarse en el voluntariado internacional, “una oportunidad que debe ofrecerse a las nuevas generaciones para reforzar la fe en la acción y crear vínculos entre las diferentes Conferencias Episcopales del mundo”.

Migración y diálogo interreligioso

Asimismo, la Cámara General volvió a abordar la cuestión de la migración, reafirmando la necesidad de acoger, proteger, promover e integrar a los inmigrantes, pero también de mantener su identidad de origen, para que puedan enriquecer sus sociedades de acogida con su patrimonio cultural y espiritual.

Al mismo tiempo, el Sínodo lanza un fuerte llamamiento: “no mostrarse indiferentes ante los numerosos jóvenes migrantes que se ahogan en el Mediterráneo, cada uno de ellos tiene un nombre y una historia que no pueden ser olvidados”.

En relación con el tema de las migraciones, los Padres sinodales apuntan también sobre el eje fundamental del diálogo interreligioso, en particular con el Islam: «el diálogo es esencial para no encerrarse en uno mismo -dicen-, para no correr el riesgo de ser una Iglesia “en asfixia”».

Es importante, sin embargo, no imponer las propias creencias, no hacer proselitismo, sino dar un testimonio atractivo y coherente, conscientes de que las diferentes religiones no son un obstáculo insuperable, sino un camino que, por sendas diferentes, “conduce al mismo Dios”.

Predicar con el ejemplo, “levantarse del sofá”

Otra de las propuestas recalcadas en el Aula sinodal es la importancia de predicar con el ejemplo.

«Si los jóvenes ven salir a los obispos, tendrán el valor de “levantarse del sofá” y ponerse al servicio del bien común, especialmente en las periferias, con los pobres y los excluidos».

Por esta razón, “es importante relanzar las parroquias, lugares donde los niños puedan desarrollar un sentido cívico y social adecuado, gracias a una catequesis renovada”. De ahí también la idea de crear, a nivel diocesano, un Consejo para los jóvenes, que sea un espacio de escucha y discernimiento, para que ellos puedan contribuir a la inculturación del mensaje cristiano en el mundo. El Sínodo sugiere también no descuidar la piedad popular, “tesoro de las iglesias locales, ya que permite profundizar en la fe con alegría”.

La música, instrumento de evangelización 

Lo mismo ocurre con la música, capaz de emocionar directamente al mundo de los jóvenes: “en ella, de hecho, -dice la Asamblea- los jóvenes buscan algo convincente, capaz de expresar sus alegrías y sus disgustos. El descubrimiento de la belleza de la fe y de la fascinación del Evangelio pasa también por aquí: la música puede servir para una primera evangelización, porque cuando es bella conduce hacia la nostalgia del cielo. Sin seguir las modas comerciales del momento, las formas musicales deben ser, pues, instrumentos poderosos y significativos de evangelización, porque los corazones de los jóvenes deben estar llenos de belleza, para llevar la luz de Dios a sus vidas”.

Escuche el servicio


Deja un comentario

Sínodo. Qué han dicho los sinodales en los grupos. Opinión del general de los jesuitas.

Sínodo 2018.Sínodo 2018. 

Sínodo: “Discernir los signos de los tiempos a la luz de los jóvenes”

Este lunes 15 de octubre a las 13.30, tuvo lugar en la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el Informe diario a los periodistas sobre los trabajos de los Círculos Menores del Sínodo de los Obispos, entre los temas sobresalientes: la actitud de escucha y diálogo de la Iglesia, el discernimiento de los signos de los tiempos, la ecología y el rol de la mujer.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

El Informe diario a los periodistas sobre los trabajos sinodales de este lunes 15 de octubre contó con la presencia del P. Bruno Cadoré, O.P., Maestro General de la Orden de los Frailes Predicadores (Dominicos); el P. Arturo Sosa Abascal, S.I., Prepósito General de la Compañía de Jesús (Jesuitas); el P. Marco Tasca, O.F.M. Conv., Ministro General de la Orden Franciscana de los Frailes Menores Conventuales y Silvia Teresa Retamales Morales, Auditora, miembro del Observatorio Socio-Pastoral de los Jóvenes (Chile).

P. Cadoré: De la actitud de escucha al diálogo

En su intervención, el P. Bruno Cadoré, O.P., Maestro General de la Orden de los Frailes Predicadores (Dominicos); señaló que, “el Sínodo quiere pasar de una actitud de escucha a una actitud de diálogo, la preparación del Sínodo ha sido muy detallada con el deseo de escuchar a los jóvenes de la Iglesia, pero también a los jóvenes que están fuera, a los no creyentes. El interés de este Sínodo – preciso el P. Cadoré – es dar a conocer la gran variedad de los jóvenes en la Iglesia y en el mundo, gran variedad de culturas y tradiciones históricas diferentes, esta diversidad está representada por los jóvenes. Lo más importante es dialogar con los jóvenes y no seguir caminos pre establecidos hacia el documento final del Sínodo. Como religioso – señaló el Maestro General de la Orden de los Frailes Predicadores – que hay que acoger a los jóvenes y esto significa acoger su diversidad, descubrir que la acogida ayuda a cambiar a los jóvenes”.

P. Sosa: Discernir los signos de los tiempos desde los jóvenes

Por su parte, el P. Arturo Sosa Abascal, S.I., Prepósito General de la Compañía de Jesús (Jesuitas) dijo que, “en el Sínodo el trabajo principal es contribuir en el discernimiento de los jóvenes, en el cambio de época que vive la humanidad. Esta sesión del Sínodo de los Obispos ha querido hacerlo desde la mirada de los jóvenes, intuyendo que la vida de los jóvenes y sus contextos. En medio de una creciente desigualdad social entre países del mundo, la falta de voluntad política, de detener el deterioro del medio ambiente, el debilitamiento de la democracia, que da paso a populismos ingenuos, nacionalismo discriminantes y personalismos arbitrarios y la presencia de nuevos y viejos rostros de la violencia, en este contexto – preciso el Prepósito General de los Jesuitas – permítanme una breve palabra sobre algunos de los signos de los tiempos, que desde la mira de los jóvenes nos permiten percibir la acción del espíritu: el primero es la detención universal de los procesos de secularización, que se vive según los contextos de cada grupo humano y avanza a ritmos distintos según las características de cada sociedad. El segundo signo de los tiempos es la conciencia creciente de estar habitando en un nuevo mundo, el mundo digital, que no se limita al desarrollo de las tecnologías o a un cambio radical en las formas de comunicación, sino que supone una auténtica transformación antropológica, cuyas características y consecuencias apenas logramos ver. El tercer signo de los tiempos es el fenómeno migratorio, las causas que lo producen y el trato que reciben los desplazados indica cuanto aun debemos hacer por los jóvenes y su futuro”.

Padre Arturo Sosa

P. Tasca: no existe una división entre la Iglesia y los jóvenes

El P. Marco Tasca, O.F.M. Conv., Ministro General de la Orden Franciscana de los Frailes Menores Conventuales, en su intervención señaló que, “como fraile franciscano y desde la perspectiva del joven Francisco de Asís, quien a cierto momento de su vida elige seguir otro camino y otro estilo de vida, es una situación que conecta con la realidad de muchos jóvenes de hoy. Refiriéndose a un tema que se ha tratado bastante en el Sínodo, el de la escucha, el P. Tasca dijo que, la escucha es bidireccional, es decir  debemos corregir a los jóvenes, pero también debemos estar preparados para que ellos nos corrijan, esto significa escuchar, para escuchar hay que acoger, hay que interiorizar. Otro aspecto que se ha tratado en el Sínodo es que los jóvenes quieren participar activamente en la Iglesia y no quieren ser solo parte del problema, sino parte de la solución, no existe una división entre la iglesia y los jóvenes. Un tercer aspecto que se tocó en el Sínodo es el de la ecología, el del uso del papel, lancemos una señal concreta hacia el cuidado de la creación, es un tema que interesa a los jóvenes”.

Silvia Retamales: el Sínodo una oportunidad para los jóvenes

Finalmente, Silvia Teresa Retamales Morales, Auditora, miembro del Observatorio Socio-Pastoral de los Jóvenes (Chile) dijo que, “mi experiencia en el Sínodo es una gran oportunidad porque los jóvenes podemos hablar con la verdad, podemos hablar de nuestras experiencia y hay una actitud de escucha, sea en el Aula, en las Congregaciones Generales, así como en los Círculos Menores, donde podemos expresarnos libremente, pero también es una tremenda responsabilidad, porque represento la voz de algunos que querrían contar cosas a los Obispos. Los jóvenes, sobre todo los no católicos quieren expresar como se sienten frente a la Iglesia. Así mismo, la Observadora chilena resaltó el rol de las mujeres en la Iglesia y en la sociedad, ellas puedan tener más representatividad”.

Respondiendo a los periodistas que preguntaron sobre las reacciones de la sociedad chilena ante el tema de los abusos de menores, la joven chilena dijo que, en la sociedad chilena hubieron dos reacciones, una fuera de la Iglesia y otra dentro de ella. Existe una exigencia fuerte a todas las instituciones sobre este tema y la Iglesia no está exenta de esto. En mi país en estos últimos tiempos hemos estado pasando por una situación bastante lamentable – señaló la Observadora de pastoral juvenil – y lo veo de dos formas, por un lado veo que han habido gestos importantes de reconciliación y también de sanción a quienes merecen esas sanciones, y de otro lado veo que debería ser tomado como una oportunidad para repensar algunas estructuras de la Iglesia que quizás pueden fomentar o permitir los abusos”.


Deja un comentario

Vaticano: nuevo sustituto en la secretaría de Estado.

El Papa presenta a la Secretaría de Estado el nuevo Sustituto, Mons. Peña Parra

En su primer día como Sustituto de Asuntos Generales, el Arzobispo venezolano de 58 años, Edgar Peña Parra, fue presentado a la Secretaría de Estado por el Papa Francisco, acompañado por el Cardenal Parolín.

Ciudad del Vaticano

La mañana del lunes 15 de octubre, Mons. Edgar Peña Parra asumió su nuevo cargo como Sustituto de Asuntos Generales de la Secretaría de Estado. Nombrado por el Papa Francisco el pasado 15 de agosto, sustituye al Cardenal Angelo Becciu, que ha pasado a ser Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.

Encuentro con el Papa Francisco

Esta mañana el Papa Francisco, acompañado por el Cardenal Secretario de Estado Pietro Parolin, ha presentado al Prelado a todo el personal de las tres Secciones del Dicasterio Vaticano, representado por sus respectivos superiores, en la Biblioteca de la Secretaría de Estado. El Santo Padre y el nuevo Suplente saludaron personalmente a los funcionarios que se habían reunido para la ocasión.

En el servicio diplomático de la Santa Sede

Edgar Peña Parra nació en Maracaibo, Venezuela, el 6 de marzo de 1960. Tras su ordenación sacerdotal el 23 de agosto de 1985, fue destinado a la Diócesis de Maracaibo. Es licenciado en Derecho Canónico. Ingresó en el servicio diplomático de la Santa Sede el 1 de abril de 1993 y posteriormente trabajó en las Representaciones Pontificias en Kenia, Yugoslavia, en la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra, en las Nunciaturas Apostólicas en Sudáfrica, Honduras y México.

Nuncio en Pakistán y Mozambique

Nombrado Arzobispo titular de Telepte el 8 de enero de 2011, recibió la ordenación episcopal el 5 de febrero de 2011, ocupando el cargo de Nuncio Apostólico en Pakistán de 2001 a 2014 y el de Nuncio Apostólico en Mozambique el 21 de febrero de 2015. Además del español, sabe italiano, inglés, francés, portugués y serbocroata.

El papel del Sustituto

El Suplente dirige la primera Sección del Secretariado de Estado que es especialmente responsable -según la Constitución Apostólica Pastor Bonus- “de la gestión de los asuntos relativos al servicio diario del Papa”; y de fomentar las relaciones con los diversos departamentos de la Curia Romana, “sin perjuicio alguno de su autonomía, y de coordinar el trabajo”.

Asuntos Generales se encarga también de “redactar y enviar las constituciones apostólicas, las cartas de decreto, las cartas apostólicas, las espístolas y otros documentos” que el Papa le confía; así como de llevar a cabo todos los actos relativos a los nombramientos que deben ser hechos o aprobados por el Pontífice en la Curia romana y en otros organismos dependientes de la Santa Sede. Asimismo, publica las actas y los documentos públicos de la Sede en el boletín titulado “Acta Apostolicae Sedis”; y divulga las comunicaciones oficiales relativas a los actos del Sucesor de Pedro y a la actividad de la Santa Sede.

Organización de viajes

Asuntos Generales tiene muchas otras responsabilidades, incluyendo la de organizar los Viajes Apostólicos del Papa.


Deja un comentario

Audiencia del Papa a los peregrinos de El Salvador en Roma. Comentario

Papa a obispos, “no escandalicen al pueblo”. Y piden a Romero doctor de la Iglesia

Francisco se reúne con los cinco mil salvadoreños llegados a Roma para participar en la canonización de Óscar Arnulfo Romero. Los pastores del país piden al Papa que inicie el proceso para declarar doctor de la Iglesia al “obispo de los pobres”
AP

El Papa con los salvadoreños

CONDIVIDI
0
0
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 15/10/2018
Ultima modifica il 15/10/2018 alle ore 12:42
ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

 

 

“A los sacerdotes y a los obispos les pido: cuiden al pueblo santo de Dios, ¡no lo escandalicen!”. El ejemplo de Óscar Arnulfo Romero, mártir y emblema de El Salvador, en las palabras del Papa. Francisco se reunió hoy con cinco mil fieles llegados a Roma para participar en la canonización del “obispo de los pobres”, este domingo 14 de octubre en la Plaza de San Pedro. Ahí, en el Aula Pablo VI del Vaticano, escuchó la petición en bloque de los obispos salvadoreños: iniciar el proceso para declarar al arzobispo de San Salvador, asesinado en 1980, doctor de la Iglesia.

 

“El mensaje de san Óscar Romero va dirigido a todos sin excepción. Él repetía con fuerza que cada católico ha de ser un mártir, porque mártir quiere decir testigo, es decir, testigo del mensaje de Dios a los hombres”, sostuvo el pontífice, hablando en español. Fue una audiencia de fuertes trazos latinoamericanos, con alegría y música, que empezó temprano con una misa.

 

Luego llegó el Papa. La expectación era grande, porque muchos esperaban el anuncio de una visita apostólica a El Salvador. Desde hace meses, los obispos del país la piden con insistencia. Primero apuntaron a lograr que el líder católico canonizase a Romero en su país. Desechada esta opción, en junio el cardenal Gregorio Rosa Chávez, obispo auxiliar de San Salvador, habló con Jorge Mario Bergoglio y le planteó la posibilidad de un gira corta, incluso de algunas horas, al margen del ya programado viaje a Panamá para la Jornada Mundial de la Juventud de enero. “Me gusta la idea”, deslizó el líder católico.

 

REUTERS

 

Pero el anuncio no llegó esta vez. De todas maneras los pastores salvadoreños no se desanimaron. Al contrario, doblaron la apuesta y volvieron a insistir con su invitación. El encargado de transmitir el mensaje de saludo al pontífice, a su llegada al Aula Pablo VI, fue José Luis Escobar Alas, actual arzobispo de San Salvador. No sólo pidió el viaje papal, hizo otras solicitudes.

 

“Deseo suplicarle, en nombre de los pastores del pueblo de Dios, de la manera más atenta, humilde y respetuosa, tenga a bien autorizar la apertura del debido proceso para que san Oscar Arnulfo Romero sea declarado doctor de la Iglesia, pues estamos seguros que su valiosísimo magisterio ayudará a la Iglesia, a la falta de fe y será un mensaje ante las violaciones gravísimas de los derechos humanos”, dijo.

 

Una petición que nadie esperaba y que podría convertirse en un poderoso signo del actual pontificado. Luego, renovó la solicitud del viaje. “En nombre de todos los salvadoreños le extendemos una cordial invitación a visitar nuestro país. Le invitamos a visitar a monseñor Romero y le pedimos que, en esa misma ocasión, tenga la bondad de beatificar al padre Rutilio Grande. Tener a su santidad en nuestro país será una inmensa gracia”, continuó.

 

REUTERS

 

Se refirió así al sacerdote asesinado en 1977 y cuyo ejemplo impulsó un viraje en el compromiso pastoral de Romero. El propio obispo mártir confesó que, a su llegada a la Arquidiócesis de San Salvador, uno de los que más le animó fue Grande, pocas semanas antes de su homicidio. Actualmente, el proceso de beatificación de este jesuita se encuentra abierto en la Congregación para las Causas de los Santos del Vaticano.

 

Antes de concluir su mensaje, el arzobispo Escobar Alas habló de los “momentos de turbulencia” que vive la Iglesia por los escándalos de los últimos meses (a causa de los abusos sexuales contra menores) y aseguró la “enorme fidelidad”, el “total apoyo” y la “oración constante” de todos los salvadoreños por su ministerio petrino.

 

Inmediatamente después tomó la palabra el Papa. No hizo el esperado anuncio de viaje, tampoco habló del posible nombramiento de doctor de la Iglesia. Pero sí repasó algunos trazos característicos en la figura de Romero. “San Óscar veía al sacerdote colocado en medio de dos grandes abismos: el de la misericordia infinita de Dios y el de la miseria infinita de los hombres”, señaló. Y lo puso como ejemplo para los presbíteros, pidiéndoles que trabajen sin cercar para que Dios perdone sin cesar a los hombres que se arrepienten de su miseria.

 

“Desde aquí envío mi saludo a todo el pueblo santo de Dios que peregrina en El Salvador y vibra hoy por el gozo de ver a uno de sus hijos en el honor de los altares. Sus gentes tienen una fe viva que expresan en diferentes formas de religiosidad popular y que conforma su vida social y familiar”, dijo.

 

“Sin embargo, no han faltado las dificultades y el flagelo de la división y de la guerra; la violencia se ha sentido con fuerza en su historia reciente. No son pocos los salvadoreños que han tenido que abandonar su tierra buscando un futuro mejor. El recuerdo de san Óscar Romero es una oportunidad excepcional para lanzar un mensaje de paz y de reconciliación a todos los pueblos de Latinoamérica”, abundó.

 

Al final, pronunció algunas palabras fuera del discurso preparado. A Romero, afirmó, la gente lo quería porque el pueblo de Dios “sabe olfatear bien dónde hay santidad”. Agregó que, entre los presentes, debía agradecer a mucha gente pero, como no podía saludar a todos, convocó a una persona elegida especialmente: Angelita Morales, una mujer que siempre estuvo junto al obispo mártir y a quien llamó al escenario para un saludo particular.

 

El Papa se despidió con una broma: Preguntó a los presentes si habían pagado el ingreso a la audiencia y todos respondieron que no, a coro. Entonces exclamó, desatando la risa y el aplauso generalizado: “Ahora van a tener que pagar y el precio es que recen por mí”.


Deja un comentario

El Papa a los salvadoreños peregrinos en Roma pàra la canonización de Romero

El Papa a los peregrinos de El Salvador: “San Romero, mártir del mensaje de Dios”

El Papa Francisco recibió en audiencia la mañana de este lunes, 15 de octubre, en el Aula Pablo VI del Vaticano, a los peregrinos de El Salvador que vinieron a Roma con ocasión de la canonización de San Óscar Romero y pide a los sacerdotes y obispos que “no escandalicen” al Santo pueblo fiel de Dios, sino que “le cuiden”.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Desde aquí envío mi saludo a todo el Pueblo santo de Dios que peregrina en El Salvador y vibra hoy por el gozo de ver a uno de sus hijos en el honor de los altares. Sus gentes tienen una fe viva que expresan en diferentes formas de religiosidad popular y que conforma su vida social y familiar”, con estas palabras el Papa Francisco alentó este lunes, 15 de octubre, a los peregrinos de El Salvador que vinieron a Roma con ocasión de la canonización de San Óscar Romero, a quienes recibió en audiencia en el Aula Pablo VI del Vaticano.

San Óscar Romero, encarna la imagen del buen Pastor

En su discurso, el Santo Padre agradeció y saludó a los más de cinco mil peregrinos que han venido a Roma para participar en la canonización de Mons. Romero y venerar un pastor insigne del continente americano, y al mismo tiempo, para manifestar su adhesión y cercanía al Sucesor de Pedro. “San Óscar Romero supo encarnar con perfección la imagen del buen Pastor que da la vida por sus ovejas – precisó el Pontífice al saludar a los Obispos de El Salvador – por ello, y ahora mucho más desde su canonización, pueden encontrar en él un «ejemplo y un estímulo» en el ministerio que les ha sido confiado. Ejemplo de predilección por los más necesitados de la misericordia de Dios. Estímulo para testimoniar el amor de Cristo y la solicitud por la Iglesia, sabiendo coordinar la acción de cada uno de sus miembros y colaborando con las demás Iglesias particulares con celante afecto colegial. Que el santo Obispo Romero – invocó el Papa – los ayude a ser para todos signos de esa unidad en la pluralidad que caracteriza al santo Pueblo de Dios”.

San Óscar Romero, servidor del pueblo sacerdotal

Asimismo, el Papa Francisco dirigió unas palabras de afecto a los numerosos sacerdotes, religiosos y religiosas presentes. “Ustedes, que se sienten llamados a vivir un compromiso cristiano inspirado en el estilo del nuevo santo – alentó el Pontífice – háganse dignos de sus enseñanzas, siendo ante todo «servidores del pueblo sacerdotal», en la vocación a la que Jesús, único y eterno sacerdote, los ha llamado. San Óscar Romero veía al sacerdote colocado en medio de dos grandes abismos: el de la misericordia infinita de Dios y el de la miseria infinita de los hombres. Queridos hermanos, trabajen sin descanso para dar cauce a ese anhelo infinito de Dios – agregó el Papa – de perdonar a los hombres que se arrepienten de su miseria, y para abrir el corazón de sus hermanos a la ternura del amor de Dios, también a través de la denuncia profética de los males del mundo”.

San Óscar Romero, cada católico ha de ser un mártir

De igual modo, el Santo Padre expresó un cordial saludo a los numerosos peregrinos venidos a Roma para participar en esta canonización, procedentes de El Salvador y de otros países de Latinoamérica. “El mensaje de san Óscar Romero va dirigido a todos sin excepción. Él repetía con fuerza que cada católico ha de ser un mártir – recordó el Papa citando la homilía que pronunció el Santo el I Domingo de Adviento de 1977 – porque mártir quiere decir testigo, es decir, testigo del mensaje de Dios a los hombres. Dios quiere hacerse presente en nuestras vidas, y nos llama a anunciar su mensaje de libertad a toda la humanidad. Solo en Él podemos ser libres: libres del pecado, del mal, del odio en nuestros corazones, libres para amar y acoger al Señor y a los hermanos”.

San Óscar Romero, la fuerza de la oración

Pero ser verdaderamente libres, no es fácil, puntualizó el Papa Francisco, y por eso necesitamos el apoyo de la oración. Necesitamos estar unidos a Dios y en comunión con la Iglesia. “San Óscar nos dice que sin Dios, y sin el ministerio de la Iglesia, esto no es posible. En una ocasión, se refería a la confirmación como al «sacramento de mártires» – señaló el Pontífice y es que sin «esa fuerza del Espíritu Santo, que los primeros cristianos recibieron de sus obispos, del Papa…, no hubieran aguantado la prueba de la persecución; no hubieran muerto por Cristo». Llevemos a nuestra oración estas palabras proféticas, pidiendo a Dios su fuerza en la lucha diaria para que, si es necesario, estemos dispuestos también a dar nuestra vida por Cristo”.

San Óscar Romero, signo de paz y reconciliación en Latinoamérica

Antes de concluir su discurso, el Papa Francisco envió un saludo a todo el Pueblo santo de Dios que peregrina en El Salvador y vibra hoy por el gozo de ver a uno de sus hijos en el honor de los altares. “Sus gentes tienen una fe viva que expresan en diferentes formas de religiosidad popular y que conforma su vida social y familiar”. Y pese a que no han faltado las dificultades y el flagelo de la división y de la guerra; la violencia se ha sentido con fuerza en su historia reciente – aseguró el Papa – ese Pueblo resiste y va adelante”. No son pocos los salvadoreños que han tenido que abandonar su tierra buscando un futuro mejor. El recuerdo de san Óscar Romero es una oportunidad excepcional para lanzar un mensaje de paz y de reconciliación a todos los pueblos de Latinoamérica”.

“Junto a todos ustedes, uniéndome a su alegría, concluyó el Papa Francisco, pido a María, Reina de la Paz, que cuide con ternura de El Salvador y nuestro Señor bendiga a sus gentes con la caricia de su misericordia. Y, por favor, no se olviden de rezar por mí. Muchas gracias”.