Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

La orden del santo sepulcro y los cristianos perseguidos en Medio Oriente

“Es dramática la situación de los cristianos, pero el mundo mira a otra parte”

El Papa Francisco recibió en audiencia a los miembros de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén, a quienes agradeció por sus iniciativas espirituales y caritativas para las poblaciones de la Tierra Santa: «También ustedes contribuyen para que se alcance la paz en la región»

El Papa Francisco

CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 16/11/2018
Ultima modifica il 16/11/2018 alle ore 14:06
SALVATORE CERNUZIO
CIUDAD DEL VATICANO

Está allí, «frente al mundo entero», la dramática situación de los cristianos que cada vez más «son perseguidos y asesinados». Frente a ese mismo mundo «que demasiadas veces dirige la mirada hacia otra parte» ante esta tragedia. Es la denuncia que pronunció el Papa Francisco durante la audiencia a los miembros de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén, órgano que desde hace muchos años se ocupa de múltiples actividades espirituales y caritativas en beneficio de las poblaciones de la Tierra Santa. Desde el martes 13 de noviembre, los caballeros y las damas se han reunido en Roma por la Consulta que se lleva a cabo cada cinco años. A partir de la última Consulta, de 2013, han aumentado los miembros de la Orden y también ha crecido, recordó el Papa, «la expansión geográfica con la creación de nuevas articulaciones periféricas, en la asistencia material que ha ofrecido a la Iglesia en la Tierra Santa y en el número de peregrinajes» de sus miembros.

 

Exhortando a rezar constantemente por los fieles en dificultades, el Papa Francisco se refirió en su discurso al «martirio blanco», que va de la mano del «martirio de la sangre» y que se verifica, por ejemplo, «en los países democráticos cuando se limita la libertad religiosa».

 

El Pontífice indicó cuáles pueden ser dos vías para construir la paz: el diálogo y «el mutuo respeto». Agradeció por ello a la Orden del Santo Sepulcro, «por el apoyo a los programas de utilidad pastoral y cultural», y animó a que prosiga con su trabajo codo a codo con el Patriarcado Latino de Jerusalén para «afrontar la crisis de los refugiados que en los últimos cinco años ha inducido a la Iglesia a una respuesta humanitaria significativa en toda la región».

 

«Es una bella señal —comentó Francisco— que sus iniciativas en el campo de la formación y de la asistencia sanitaria estén abiertas a todos, independientemente de las comunidades de pertenencia y de la religión profesada. De esta manera, ustedes contribuyen para aplanar el camino hacia el conocimiento de los valores cristianos, hacia la promoción del diálogo interreligioso, hacia en mutuo respeto y la recíproca comprensión».

 

Se trata de un mérito, subrayó el Pontífice, mediante el cual «ustedes también contribuyen con la construcción de esa vía que llevará, tal y como esperamos todos, a alcanzar la paz en toda la región».

 

Después, el Pontífice reflexionó sobre la «misión en el mundo» de la Orden del Santo Sepulcro: «No olviden que no son un ente de filantropía comprometido en la promoción de la mejoría material y económica de los destinatarios. Ustedes han sido llamados para poner en el centro y como objetivo final de sus obras el amor evangélico por el prójimo, para testimoniar por doquier la bondad y el cuidado con el que Dios ama a todos».

 

«La admisión de obispos, sacerdotes y diáconos en su Orden no representa de ninguna manera una distinción honorífica», añadió el Papa Francisco. «Forma parte de sus tareas de servicio pastoral asistir a cuantos de entre ustedes tengan un papel de responsabilidades, ofreciendo ocasiones de oración comunitaria y litúrgica en todos los niveles, constantes oportunidades espirituales y de catequesis para la formación permanente y para el crecimiento de todos los integrantes de la Orden».

 

Al final de la audiencia, el Papa Bergoglio aconsejó acompañar la obra de ayuda material para las poblaciones tan duramente puestas a prueba con la oración incesante a la Virgen, venerada por la Orden con el título de “Nuestra Señora de Palestina”. «Ella es la Madre premurosa —recordó el Pontífice— y ayuda de los cristianos, para los cuales obtiene del Señor fortaleza y consuelo en el dolor».

 

El Papa después bendijo el ícono de Nuestra Señora de los Cristianos Perseguidos, que los caballeros llevarán a cada una de las Lugartenencias, pidiendo oraciones para que la Virgen interceda por la «Iglesia en la Tierra Santa y, más en general, en el Medio Oriente, además de su especial intercesión por aquellos cuyas vidas y cuya libertad están en peligro».


Deja un comentario

El mensaje ecuménico de Bari y el Medio Oriente. Declaraciones del Cardenal Sako

El Patriarca Sako: el encuentro de Bari no será un evento aislado

El primado de la Iglesia caldea interpreta la jornada de oración y reflexión del Papa Francisco con los líderes de las Iglesias del Medio Oriente. Y revela: «Se habló también sobre unificar la fecha para la celebración de la Pascua»

El Papa con los patriarcas orientales en Bari

CONDIVIDI
13
0
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 19/07/2018
Ultima modifica il 19/07/2018 alle ore 19:49
GIANNI VALENTE
ROMA

En la jornada de reflexión y oración por el Medio Oriente, convocado el pasado 7 de julio en Bari por el Papa Francisco, los líderes y representantes de Iglesias y comunidades cristianas presentes en los territorios del Medio Oriente dejaron de lado las recriminaciones, las ambiciones de preeminencia y los victimismos. La atención se concentró no solamente en los sufrimientos de los cristianos, porque le queda claro a todos que el destino de los cristianos del Medio Oriente «está ligado al de sus compañeros de camino que no son cristianos». Y en el diálogo a puerta cerrada se volvió a proponer «con mayor fuerza la urgencia de unificar la fecha en la que las diferentes Iglesias celebran la Pascua, como signo y paso concreto hacia la plena comunión entre todos los cristianos desperdigados por esa región del mundo. Lo refirió a Vatican Insider el patriarca de Babilonia de los caldeos Louis Raphael Sako, creado cardenal por el Papa Francisco durante el Consistorio del pasado 28 de junio .El obispo de Roma también nombró al Patriarca y nuevo cardenal entre los presidentes delegados del próximo Sínodo de los obispos, dedicado a los jóvenes, que se llevará en el Vaticano del 3 al 28 de octubre de 2018, sobre el tema “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”. El éxodo de los cristianos del Medio Oriente tiene que ver principalmente con las jóvenes generaciones, que se han visto más involucradas en los procesos migratorios que provocando la disminución de la presencia numérica de muchas comunidades cristianas en el Medio Oriente.

 

A algunos días de distancia, ¿cuáles son las imágenes que conserva del encuentro de Bari?

 

Me viene a la mente la imagen de un Cenáculo, en el que se encontraron rezando juntos los hermanos de la única Iglesia de Cristo. Y después, como ya he dicho, el camioncito que nos llevó durante el recorrido de la Basílica de San Nicolás al malecón me recordó la Barca de Pedro. No estaba solamente el obispo de Roma, sino también los Patriarcas que llevan el título de Antioquía, que también fue una Iglesia guiada por el apóstol Pedro. El camioncito estaba abierto, de par en par hacia el mundo, no encerrado en sí mismo. Y no estaba detenido, estático, sino en camino. Precisamente como la Barca de Pedro. A lo largo del recorrido, las personas amontonadas a los lados de la calle a nuestro paso nos gritaban: “¡Unidad, unidad!”.

 

 

¿Y las conversaciones reservadas? ¿Qué le sorprendió?

 

No hablamos sobre cuestiones de doctrina. Era como si ya nos hubiéramos dado cuenta de que compartíamos la misma fe. Fue evidente que la unidad puede crecer caminando juntos, rezando juntos y afrontando juntos los problemas, sabiendo que potemos acudir a una fuente común. Afrontar juntos las emergencias comunes puede ayudar también a crecer en la unidad, hasta la plena comunión.

 

¿Cuál fue el tono de las intervenciones? ¿Se habló sobre propuestas prácticas para dar signos de mayor unidad?

 

A veces, en los encuentros de los eclesiásticos hay mecanismos un poco de Corte: se empieza hablando sobre los propios privilegios, sobre las propias pequeñas preeminencias jurídico-eclesiásticas, mientras, por el contrario, fuera de la sala los pueblos sufren, las familias y los pobres no logran sobrevivir. Esta vez no fue así. Nadie habló en tonos victimistas. Y tampoco se habló solo sobre los sufrimientos de los cristianos. Todos tenían claro que el destino de los cristianos está ligado al de sus compañeros de viaje que no son cristianos. A los musulmanes, a los hebreos y a todos los demás que viven en el Medio Oriente. Como signo visible de nuestra unidad se planteó con mayor fuerza la propuesta de identificar una fecha común para la celebración de la Pascua.

 

A menudo usted repite que la praxis política en los países del Medio Oriente debe basarse con mayor decisión en el principio de la ciudadanía, para disminuir la discriminación según la etnia o las religiones. ¿Cuál es la vía, en concreto? ¿Los cristianos deben presionar para pedirle a los gobiernos que apliquen ese principio?

 

La afirmación del principio de ciudadanía no puede ni debe ser una exigencia ni una petición en la que insistan solamente los cristianos. Nosotros hacemos sectarismos sobre los cristianos en relación con esta cosa. El principio de ciudadanía es una cosa que tiene que ver con todos y su aplicación es un beneficio para todos. Esto lo dicen incluso muchos musulmanes, y sus líderes religiosos. Lo ha afirmado el imán de al-Azhar. También hace algunos días el Muftí de la República libanesa.

 

¿El encuentro de Bari es un evento aislado?

 

En Bari, las palabras y la oración compartidas prepararon el terreno para acciones comunes. Cada uno de nosotros, al volver a casa, se levó consigo muchas posibles ideas para darles desarrollo. También por este motivo quedó claro que no será un evento aislado. Todos están de acuerdo en la decisión de que habrá otros encuentros semejantes. Se necesita, por supuesto, otro encuentro. Y luego, yo deseo que sea posible extender el encuentro para que participen también musulmanes y hebreos. Es lo que deseo, pero este deseo nace del saber que solos no podemos afrontar y resolver todos los problemas. Debemos trabajar junto con todos los demás.

 

 

¿Por dónde se podría comenzar en Irak?

 

Las Iglesias presentes en Irak estaban representadas por completo en el encuentro de Bari. Ahora es más fácil también la unidad entre nosotros. Podremos ahcer que sea más eficaz el Concilio de las Iglesias iraquíes. También con los musulmanes veo progresos. Después de la derrota de Daesh (el llamado Estado Islámico, ndr.), la violencia de matriz sectaria ha disminuido objetivamente.

 

El padre Jacques Murad, que ahora vive en Irak, dijo que los cristianos también deben custodiar lo que esperan de Jesús los musulmanes…

 

Los musulmanes esperan que nosotros atestigüemos auténticamente el cristianismo. Y nosotros estamos llamados a atestiguar entre los musulmanes que Cristo está vivo. Nosotros, a veces, con nuestro léxico y nuestras lenguas litúrgicas particulares, como el siríaco, el arameo, el armenio, no les ayudamos a comprender. Ahora, cuando leen nuestras oraciones en árabe se quedan sorprendidos. No se trata de hacer proselitismo entre los musulmanes. Pero esto los ayuda a superar prejuicios inmotivados, como los de considerar el cristianismo un proselitismo.

 

¿El camino que comenzó en Bari puede interesar también a los musulmanes?

 

Las cosas maduran cuando llega su momento. Hace cincuenta años, un encuentro como el de Bari no habría sido posible. Puede ser que el espectáculo de muchos cristianos de Iglesias y comunidades diferentes reunidos pueda ser visto como un ejemplo también para otros. Y tal vez podría ayudar a los chiitas y sunnitas a superar los conflictos y las contraposiciones entre sí.


Deja un comentario

Oración ecuménica con el Papa en Bari por la paz en Medio Oriente

2018.07.07 Encuentro de Oración por la paz2018.07.07 Encuentro de Oración por la paz  (Vatican Media)

Oración ecuménica en Bari por Oriente Medio. El Papa: que haya Paz

Un grito que sube al trono de Dios: es el de los muchos Abeles que sufren la indiferencia , aun más en los últimos años. Una indiferencia “que mata” y ante la cual el Papa y los Patriarcas hoy elevan su oración al cielo, para dar voz a quien no tiene voz, a quienes pueden sólo tragar lágrimas. “Porque Oriente Medio hoy llora, sufre y calla, mientras otros lo pisotean en busca de poder y riquezas”.

Griselda Mutual – Ciudad del Vaticano

Para que la luz divina disipe las tinieblas del mundo: para esto se reunieron hoy, peregrinos en Bari, ante las reliquias de San Nicolás el Papa Francisco junto con los Patriarcas de las Iglesias de Oriente Medio.

Antes de la oración ecuménica, el Papa y los Patriarcas encendieron la «lámpara de una sola llama», símbolo de la unicidad de la Iglesia, ante las reliquias de San Nicolás, en lo que es una jornada de reflexión y de oración por la dramática situación del Oriente Medio, que aflige a tantos hermanos y hermanas en a la fe.

Peregrinos en Bari por los hermanos y hermanas que sufren

“Hemos llegado como peregrinos a Bari, ventana abierta al cercano Oriente, llevando en el corazón a nuestras Iglesias, a los pueblos y a tantas personas que viven en situación de gran sufrimiento. A ellos les decimos: «Estamos cerca de ustedes» comenzó diciendo el Santo Padre en su alocución inicial, introduciendo la oración por la paz, que tuvo lugar en la costanera de Bari.

En el lugar donde descansan las reliquian de San Nicolás, el Papa pidió para que este “Santo milagroso interceda para curar las heridas que tantos llevan dentro”.

“Aquí contemplamos el horizonte y el mar y nos sentimos impulsados a vivir esta jornada con la mente y el corazón dirigidos a Oriente Medio, encrucijada de civilizaciones y cuna de las grandes religiones monoteístas”.

Oriente Medio, el lugar desde donde se propagó la fe

Desde Oriente Medio, “lugar donde nos visitó el Señor, el “sol que nace desde lo alto”, dijo Francisco, “la luz de la fe se propagó por el mundo entero”:

“Allí han surgido los frescos manantiales de la espiritualidad y del monacato. Allí se conservan ritos antiguos únicos e inestimables riquezas del arte sacro y de la teología; allí pervive la herencia de los grandes Padres en la fe. Esta tradición es un tesoro que hemos de custodiar con todas nuestras fuerzas, porque en Oriente Medio están las raíces de nuestras mismas almas”.

Oriente Medio sin cristianos no sería Oriente Medio

Tras hacer presente la riqueza espiritual del Oriente Medio, se refirió luego a las tinieblas que ocuparon la región: las guerras y la violencia, la destrucción y las diversas formas de fundamentalismo, las migraciones forzosas y el abandono.

…“sobre esta espléndida región se ha ido concentrando, especialmente en los últimos años, una densa nube de tinieblas: guerra, violencia y destrucción, ocupaciones y diversas formas de fundamentalismo, migraciones forzosas y abandono, y todo esto en medio del silencio de tantos y la complicidad de muchos. Oriente Medio se ha vuelto una tierra de gente que deja la propia tierra. Y existe el riesgo de que se extinga la presencia de nuestros hermanos y hermanas en la fe, desfigurando el mismo rostro de la región, porque un Oriente Medio sin cristianos no sería Oriente Medio”.

Los cristianos son luz del mundo

El Santo Padre explicó el significado del gesto simbólico que realizó con los Patriarcas momentos antes, en la Basílica Vieja de Bari:

“Ya hemos encendido, delante de san Nicolás, la «lámpara de una sola llama», símbolo de la unicidad de la Iglesia. Juntos deseamos encender hoy una llama de esperanza”.

“Que las lámparas que colocaremos sean signo de una luz que aun brilla en la noche. Los cristianos, de hecho, son luz del mundo (cf. Mt 5,14), pero no sólo cuando todo a su alrededor es radiante, sino también cuando, en los momentos oscuros de la historia, no se resignan a las tinieblas que todo lo envuelven y alimentan la mecha de la esperanza con el aceite de la oración y del amor. Porque, cuando se tienden las manos hacia el cielo en oración y se da la mano al hermano sin buscar el propio interés, arde y resplandece el fuego del Espíritu, Espíritu de unidad, Espíritu de paz”.

Exhortación a rezar por la paz

“Recemos unidos, para pedir al Señor del cielo esa paz que los poderosos de la tierra todavía no han conseguido encontrar”, exhortó el Sucesor de Pedro.

“Que desde el curso del Nilo hasta el Valle del Jordán y más allá, pasando por el Orontes, el Tigris y el Éufrates, resuene el grito del Salmo: «La paz contigo» (122,8). Por los hermanos que sufren y por los amigos de cada pueblo y religión, repitamos: La paz contigo. Con el salmista, lo imploramos de modo particular para Jerusalén, la ciudad santa amada por Dios y herida por los hombres, sobre la cual el Señor aún llora: La paz contigo”.

«La paz contigo» es el grito que sube al trono de Dios

En la conclusión de su monición introductoria, el Romano Pontífice pensando en los muchos “Abeles” del lejano Oriente, aseveró que no podemos más permitirnos decir en ningún lugar del mundo: «¿Soy yo el guardián de mi hermano?» (Gn 4,9).

“La indiferencia mata, y nosotros queremos ser una voz que combate el homicidio de la indiferencia. Queremos dar voz a quien no tiene voz, a quien solo puede tragarse las lágrimas, porque Oriente Medio hoy llora, sufre y calla, mientras otros lo pisotean en busca de poder y riquezas. Para los pequeños, los sencillos, los heridos, para aquellos que tienen a Dios de su parte, nosotros imploramos: La paz contigo”.

Escuche y descargue el servicio con la Voz del Papa
El Papa en Bari, Oración Ecuménica


Deja un comentario

Próxima asamblea de la ROACO sobre las iglesias en medio oriente.

Viernes Santo en JerusalénViernes Santo en Jerusalén  (© Marie-Armelle Beaulieu/CTS)

91° Asamblea Plenaria de la ROACO: Iglesias en Oriente Medio y migración

La situación de las Iglesias en Oriente Medio y las causas de la inmigración y los desafíos para la atención pastoral de los fieles orientales en Europa, al centro de la 91° Asamblea Plenaria de la ROACO, del 19 al 22 de junio.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

La Congregación para las Iglesias Orientales informó que, del 19 al 22 de junio se llevará acabo la 91° Asamblea Plenaria de la Reunión de las Obras para la Ayuda a las Iglesias Orientales (ROACO), con ocasión del 50° Aniversario de fundación de la misma. Los trabajos, se lee en el comunicado, se desarrollaran en el “Aula de la Congregación General”, de la Curia General de la Compañía de Jesús en Roma.

Acción de gracias y situación de las Iglesias en Oriente Medio

La celebración Eucarística presidida por el Cardenal Leonardo Sandri, Presidente de la ROACO, el día 20 de junio a las 8.30 de la mañana en la iglesia de “Santo Spirito in Sassia”, abrirá el programa de esta Asamblea Plenaria, en ella se dará gracias al Señor y se confiará a la Virgen María los trabajos de la Asamblea, con una oración particular por los benefactores vivos y difuntos.

Además, el programa prevé algunas consideraciones sobre la situación de las Iglesias en Oriente Medio, con particular atención a Turquía, Siria, Irak y Tierra Santa, con la participación de los Representantes Pontificios de Siria, el Card. Mario Zenari; de Turquía, Mons. Paul Russell; de Irak y Jordania, Mons. Alberto Ortega; también intervendrán Mons. Segundo Tejado Muñoz, Subsecretario del Dicasterio para la promoción del Desarrollo Humano Integral; Mons. Paolo Bizzeti, Vicario Apostólico en Anatolia y Mons. Richard Gallagher, Secretario para las relaciones con los Estados.

En esta jornada, también se presentará la situación eclesial de Tierra Santa, verificando al mismo tiempo la ayuda que se realiza en la Colecta del Viernes Santo.

Diáspora en Europa: inmigración, causas y desafíos

Al día siguiente, 21 de junio, toda la jornada será dedicada a la reflexión sobre el tema “Diáspora en Europa a causa de la inmigración y los desafíos para la atención pastoral de los fieles orientales en Europa”. Esta jornada de reflexión estará guiada por diferentes Representantes encargados de la atención pastoral a los fieles orientales en Europa y por los Visitadores Apostólicos de los diversos ritos orientales presentes en Europa.

La jornada se concluirá con la participación del Sr. Jan Tombiński, Embajador de la Unión Europea ante la Santa Sede y Mons. Silvano Maria Tomasi, miembro del Dicasterio para la promoción del Desarrollo Humano Integral sobre el tema de la inmigración.

Audiencia con el Papa por el 50 Aniversario

Finalmente, la mañana del 22 de junio el Papa Francisco recibirá en Audiencia a los participantes en esta Asamblea Plenaria. Esta Asamblea de la ROACO coincide con el 50° Aniversario de su fundación, y para esta ocasión se presentará un opúsculo conmemorativo. Durante los días de trabajo, estarán presentes diversos invitados que en los años pasados tenían un encargo particular, o habían representado las diversas agencias, como también algunos ex Oficiales del Dicasterio que han seguido a la ROACO.

Escucha y d


Deja un comentario

Solidaridad con los cristianos de Medio Oriente, en particular el viernes santo

“las parroquias prosiguen su servicio pastoral con atención preferencial por los pobres y lugares de encuentro entre cristianos y musulmanes” “las parroquias prosiguen su servicio pastoral con atención preferencial por los pobres y lugares de encuentro entre cristianos y musulmanes”  

Peregrinar a Tierra Santa para entender las circunstancias

Carta del Prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, Card. Leonardo Sandri, en la que pide solidaridad con los cristianos de Tierra Santa

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

El Prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, Card. Leonardo Sandri ha escrito una carta dirigida a todos los Obispos del mundo con ocasión de la Colecta Pro Tierra Santaque se desarrollará el próximo Viernes Santo.

Una colecta que  – tal y como escribe el Prefecto – es para los fieles “una ocasión propicia para hacerse uno con nuestros hermanos de Tierra Santa y de Oriente Medio” y desde donde, desgraciadamente continúa llegandonos “el grito de miles de personas que carecen de todo, incluso a veces de la misma dignidad de hombres, rompiendo nuestros corazones e invitándonos a abrazarles con caridad cristiana”.

“ Las parroquias prosiguen su servicio pastoral con atención preferencial por los pobres ”

Se trata de una colecta que proviene de la voluntad de los Papas para mantener un fuerte vínculo entre todos los cristianos en el mundo y los Santos Lugares y con la que pese a los desafíos e inseguridades,  “las parroquias prosiguen su servicio pastoral con atención preferencial por los pobres; las escuelas y lugares de encuentro entre cristianos y musulmanes” asegura el Cardenal Sandri.

Los territorios que se benefician de diversas formas de apoyo de esta recolecta son: Jerusalén, Palestina, Israel, Jordania, Chipre, Siria, Líbano, Egipto, Etiopía, Eritrea, Turquía, Irán e Irak. Lugares en los que los hospitales, ambulatorios, las casas de beneficencia y los centros de encuentro “continúan acogiendo a los afligidos y necesitados, prófugos y refugiados, y a las personas de cualquier edad y religión heridas por el horror de la guerra” bajo la esperanza de alcanzar “un futuro de respeto y colaboración” – dice Sandri en su carta.

En la carta también recuerda a “las miles de familias que han escapado de la violencia de la guerra en Siria e Irak” y que cuentan con tantos niños y jóvenes en edad escolar “los cuales confían en nuestra generosidad” – continúa Sandri – de modo que “puedan volver a la vida escolar y soñar con un futuro mejor”.

“ Los rostros de estas personas nos interrogan sobre el sentido de ser cristianos; sus vidas puestas a prueba nos inspiran ”

Asimismo recuerda especialmente “a la pequeña comunidad cristiana del Oriente Medio” que – explica el Prefecto – “continúa sosteniendo la fe entre los desalojados en Irak y Siria, o entre los refugiados en Jordania y el Líbano” asistidos por sus pastores y por religiosos y voluntarios de varios Países. Además, puntualiza que los rostros de estas personas “nos interrogan sobre el sentido de ser cristianos; sus vidas puestas a prueba nos inspiran”.

Por otro lado invita a reanudar las peregrinaciones a Tierra Santa,  porque el conocimiento adquirido y la experiencia vivida en los lugares de nuestra redención, caminando sobre las huellas de Jesús, María, José y los discípulos, “ayudan a profundizar nuestra fe, y también a entender las circunstancias en las que viven los cristianos de Tierra Santa” escribe el Card. Leonardo Sandri.

Peregrinaciones que además – continúa – “constituyen una ayuda muy notable al sostenimiento, aunque sea sólo de supervivencia, de miles de familias”.

“ Vencer el odio con el amor y la tristeza con la alegría ”

Por último, invita a todos en estos días de preparación para la Santa Pascua, a empeñarse en “vencer el odio con el amor y la tristeza con la alegría”, rezando y obrando para que “la paz habite en el corazón de cada una de las personas y, en especial, de nuestros hermanos de Tierra Santa y del Medio Oriente” y desea los mejores resultados de la Colecta.

Una carta escrita en un contexto en el que actualmente los costos son mayores que la colecta y por ello es necesario una mayor cooperación y un generoso compromiso de los cristianos en todo el mundo con nuestros hermanos y hermanas en Tierra Santa y Oriente Medio. Cabe hacer mención a la invitación del Santo Padre Francisco en su Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz de este año; un mensaje que nos desafía en la necesidad y el compromiso de acoger, proteger, promover e integrar “al hermano en necesidad, especialmente los migrantes y refugiados”.


Deja un comentario

Los cristianos y el Medio Oriente. Situación crítica.

Sako: el riesgo de una guerra Kurdistán – Irak frena la vuelta de los cristianos

El Patriarca caldeo Louis Raphael lanza la alarma: la Llanura de Nínive ya es «territorio contendido»

El Patriarca caldeo Louis Raphael Sako

18
0
Pubblicato il 16/10/2017
GIANNI VALENTE
ROMA

No son suficientes las campañas para reunir fondos ni las movilizaciones de asociaciones internacionales para garantizar la permanencia de una presencia cristiana en el Medio Oriente. Se necesitan, antes que nada, «soluciones políticas», que garanticen estabilidad e interrumpan el espiral de conflictos y violencia que sigue pesando sobre la vida de pueblos enteros. El Patriarca caldeo Louis Raphael Sako, después de haber presidido el Sínodo de su Iglesia (en Roma del 4 al 8 de octubre de este año) y después de haber participado en el encuentro entre el Papa Francisco y los líderes de las Iglesias orientales, describe las nada tranquilizados incógnitas que se ciernen sobre el futuro de los cristianos iraquíes, con la Llanura de Nínive que podría quedar en el centro de un nuevo enfrentamiento entre Baghdad y el gobierno independentista del Kurdistán. Mientras tanto, el Primado de la Iglesia caldea insiste en que la permanencia de los cristianos en el Medio Oriente es una cuestión que depende de la fe, más que de las estrategias políticas: «Nosotros los cristianos vemos, como el Papa, que nuestra única fuerza es nuestra fe. No tenemos nada más».

 

La derrota de los yihadistas del Daesh no parece garantizar la paz en Irak. Y esto afecta las condiciones de las comunidades cristianas locales. ¿Cuál es el camino que hay que seguir?

 

En el Medio Oriente necesitamos soluciones políticas. No nos sirven solamente ayudas económicas y donaciones durante un poco de tiempo. Las personas están cansadas de pasar de una guerra a otra, quieren estabilidad, quieren vivir juntas con seguridad, libertad y dignidad. Pero esto no le importa al Occidente. Y detrás de los eslóganes sobre la libertad y la democracia no hay nada.

 

¿De dónde surge la dificultad para que el Occidente comprenda las dinámicas del Medio Oriente?

 

Hay dos mentalidades. El Occidente tiene como nueva religión el ateísmo práctico. Se percibe un vacío espiritual, y muchos cristianos parecen tibios. En cambio, está el islam político, en el que la religión se identifica y se funde con la política, es absorbida por la política. Los musulmanes deben comprender que el mundo ha cambiado, que el islam no es la única religión en el Medio Oriente, y el único camino para promover la convivencia y el progreso es un gobierno civil basado en el principio de ciudadanía igual para todos.

 

Algunos creen que se resuelve todo «exportando» la democracia con las guerras…

 

La libertad y la democracia en la política se adquieren acompañando a las personas en procesos de formación a largo plazo. Pero los líderes políticos de nuestros países a menudo solo persiguen sus intereses personales de poder y de dinero, de corto alcance. No se comprende hacia dónde nos dirigimos; solo se comprende que los que pagan son los pobres y los inocentes. Apenas acabada la ocupación del Estado Islámico, inmediatamente se abre un nuevo frente de gran tensión e incertidumbre con el referéndum al que llamó el Kurdistán iraquí para proclamar la propia independencia.

 

¿Qué posición asumen frente a la cuestión kurda?

 

En Irak hay 5 millones de kurdos, pero en la región, divididos entre Irak, Siria y Turquía, hay 40 millones. El sentido común indicaría que tienen derecho a tener un Estado, pero esto se debe preparar y negociar tomando en cuenta los contextos y los momentos, tratando con los gobiernos y la comunidad internacional, y no, por supuesto, mediante la política de hechos consumados y con decisiones unilaterales.

 

¿Los cristianos apoyaron el referéndum?

 

Algunos de los que se encuentran en el Kurdistán lo apoyaron. Creen que su futuro está allí. Es su derecho. Muchos otros se mostraron en contra.

 

¿Cuáles son los problemas y los riesgos?

 

Uno de los problemas que no se han resuelto es el de las llamadas áreas disputadas, entre las que están Kirkuk y la Llanura de Nínive, la región del tradicional arraigo histórico de muchas comunidades cristianas. Es un problema que se habría debido resolver antes. Nosotros, como Iglesia, siempre hemos invitado a las partes a confrontarse mediante el diálogo. Tememos que las estrategias del «muro contra muro» acaben creando las condiciones para un nuevo conflicto, que sería agotador y catastrófico.

 

¿Existe el riesgo de que la situación degenere?

 

Ya se advierte una tensión muy grande.

 

¿Los cristianos de la Llanura de Nínive participaron de verdad en el referéndum? ¿Cuántos?

 

Creo que no muchos. Precisamente la Llanura de Nínive ahora es un territorio dividido, debido a cómo fue la liberación de los yihadistas del Daesh. La parte del norte fue liberada por los kurdos Peshmergas, y ahora está bajo su control militar. La parte meridional, en cambio, está en manos del ejército iraquí y de las milicias populares, principalmente chiítas, porque fueron ellos quienes la liberaron del Daesh. La situación es delicada, los equilibrios son muy frágiles.

 

El Comité para el referéndum del Kurdistán prometió a los cristianos la autonomía en la Llanura de Nínive. Una promesa que enciende el antiguo sueño de crear una zona autónoma protegida para los cristianos. ¿Qué opina?

 

Estamos acostumbrados a las promesas de todos, tanto del gobierno central como del gobierno regional del Kurdistán. Hay que aprender la lección de la historia. No conviene confiar ciegamente o de manera sentimentalista en quienes prometen cosas irreales. Sobre todo porque no son agencias humanitarias. Si prometen algo, lo hacen porque forma parte de sus planes políticos.

 

¿Hay compensaciones en dinero para que la independencia del Kurdistán cuente con el apoyo de las asociaciones cristianas?

 

La mayor parte de los partidos cristianos reciben subvenciones, también de personas influyentes y en contacto con el gobierno regional kurdo. Un papel importante lo sigue teniendo en todo esto Sarkis Aghayan Mamendo, cristiano asirio, que fue ministro de finanzas en la Región autónoma del Kurdistán, quien en el pasado envió muchos fondos para financiar proyectos que les importaban a las comunidades y a las jerarquías eclesiales presentes en Irak.

 

A usted también le han atacado algunos militantes políticos cristianos de esos pequeños partidos. Le han acusado de interferir demasiado en las cuestiones políticas…

 

La Iglesia no tiene ningún deseo de hacer política. Pero en la situación de vacío que estamos viviendo, y con la absoluta ausencia de puntos de referencia, nosotros debemos decir una palabra de justicia y de sabiduría a todas las personas que la piden. Nos consultan porque no hay nadie más a quien dirigirse, nos piden ayuda para encontrar trabajo, o nos piden ayuda para encontrar a sus parientes, que son secuestrados.

 

También los kurdos están divididos entre sí…

 

Esto también contribuye en la incertidumbre general. En el Kurdistán hay fuerzas políticas que están en contra de la independencia. Y temo que la división entre los independentistas y anti-independentistas aumentará con el embargo en contra del Kurdistán. Ya se han cancelado los vuelos internacionales hacia Erbil. Si la situación económica se complica, ¿de dónde van a sacar el dinero para pagar los sueldos de los militares, funcionarios y empleados públicos?

 

A nivel internacional, hasta ahora, nadie ha reconocido la independencia del Kurdistán…

 

Pero circulan muchos «mensajes dobles». El presidente francés dijo que no estaba en contra. Los canadienses manifestaron su apoyo. Los estadounidenses tienen en Kurdistán a algunos consejeros y a ciertos «congressmen». Y después está también la posición favorable de Israel…

 

Organizaciones internacionales y muchos líderes y aparatos políticos dicen que quieren ayudar a los cristianos. Pero parecen encomendar el destino de los cristianos a las relaciones de fuerza geopolíticas y a las movilizaciones y presiones organizadas desde el extranjero…

 

Cuando el Papa se encontró con los líderes de las Iglesias católicas orientales, insistió en que los cristianos del Medio Oriente son víctimas de la «guerra a pedazos» que ha querido el diablo. Y les dijo a todos que se encomendaran a la oración y al Evangelio para pedir que se custodie la presencia cristiana en nuestras tierras. No aludió a ningún instrumento de poder o de presión política o geopolítica. La permanencia de los cristianos en el Medio Oriente es una cuestión que depende de la fe y del espíritu misionero, más que de estrategias políticas. Nosotros los cristianos, como el Papa, creemos que nuestra única fuerza es nuestra fe. No tenemos nada más. Muchos de nuestros compatriotas musulmanes nos aprecian por la manera en la que vivimos en familia, por nuestra lealtad, por nuestras obras, como por ejemplo las escuelas. Reconocen que nuestra presencia ofrece una aportación positiva e indispensable a la coexistencia en nuestras sociedades, en las formas en las que esta presencia se ha expresado a lo largo de la historia. Por ello, quien quiera verdaderamente ayudarnos, debe favorecer esta simpatía por los cristianos, y no debe separar o incluso contraponer a los cristianos con sus conciudadanos musulmanes o de otras religiones. Esto puede ser incluso peligroso.

 

En el pasado usted ha denunciado que algunos países occidentales estaban favoreciendo la migración de los cristianos del Medio Oriente, contribuyendo de esta manera a vaciarlo de cristianos. Pero hace algunos días algunos refugiados cristianos en el Líbano organizaron una manifestación de protesta, acusando a las cúpulas de sus Iglesias de frenar y sabotear sus peticiones para salir al Occidente por el temor de perder a sus fieles. ¿Esta es la situación real?

 

Por supuesto que no. Nunca hemos pedido, ni directa ni indirectamente, que no se otorguen visados a los cristianos que quieren salir. Irse o permanecer es una decisión personal, que hay que tomar conscientemente, y esta decisión debe ser respetada. Pero yo, como Patriarca, no puedo claramente promover ni apoyar la migración masiva de los cristianos del Medio Oriente. Además, la Iglesia debe comprometerse más profundamente en la pastoral para sus propios fieles que migran, para que no dispersen en poco tiempo toda la riqueza espiritual vinculada con la propia pertenencia a la Iglesia de origen.

 

El Papa ha dicho, al respecto, que la Iglesia no es latina o eslava o bizantina, sino «católica». ¿Se le da valor o se desprecia la riqueza espiritual de las Iglesias de oriente católicas como instrumento para que se perciba la catolicidad de la Iglesia?

 

 

Todos formamos parte de la Iglesia católica universal, pero esta pertenencia no quiere decir homologación a las formas ni a las dinámicas de la Iglesia occidental latina. La diversidad en la comunión de quienes pertenecen a la misma Iglesia es una riqueza, y nosotros nos necesitamos los unos a los otros.

 

La vuelta de los refugiados cristianos a sus casas en la Llanura de Nínive es verdaderamente consistente, como afirman algunos (incluso tratando de demostrar la importancia de sus iniciativas de apoyo), o es exigua, como indican otros observadores?

 

No son suficientes las ofertas para favorecer la vuelta de los desplazados, hay que reconstruir y desarrollar las infraestructuras destruidas, las escuelas, los dispensarios. Y, sobre todo, hay que reconocer que la incertidumbre sobre el futuro de la Llanura de Nínive y el riesgo de un nuevo conflicto entre el ejército gubernamental y los Peshmergas induce a muchos de ellos a esperar, a tomar tiempo. Esperan a ver cómo va a acabar. Deseo que prevalezca el diálogo, no el caos ni las armas que matan y destruyen todo.