Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

La cuestión energética y sus consecuencias en el ambiente y el cuidado de la naturaleza.

El Papa en la Sala ClementinaEl Papa en la Sala Clementina 

El Papa: el uso de la energía no debe destruir la civilización

Audiencia del Papa Francisco a los participantes en el Encuentro de Dirigentes de las principales Empresas del Sector Petrolífero, del gas natural y de otras actividades relacionados con la energía.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Los invito a ser el núcleo de un grupo de líderes que imaginan la transición energética global de modo que tenga en cuenta a todos los pueblos de la tierra, como también a las futuras generaciones, a todas las especies y los ecosistemas”, lo dijo el Papa Francisco a los participantes en el Encuentro de Dirigentes de las principales Empresas del Sector Petrolífero, del gas natural y de otras actividades relacionados con la energía, a quienes recibió en Audiencia la mañana de este sábado, 9 de junio, en la Sala Clementina del Vaticano.

En su discurso, el Santo Padre resaltó los temas abordados durante los dos días de Congreso desarrollados en el Vaticano, tales como la transición energética y el cuidado de la casa común. “Es muy positivo – dijo el Pontífice – que aquellos que tienen un rol importante en el orientar opciones, iniciativas e inversiones en el sector energético tangan la oportunidad de un provechoso intercambio de opiniones y de conocimientos”.

El desafío de la energía para todos

El intenso intercambio de información, el movimiento de personas y de cosas, evidencia el Santo Padre, exige mucha energía, más que en la época pasada. Muchos ámbitos de nuestra vida están condicionados por la energía y lamentablemente debemos constatar que aun hoy muchos no tienen acceso a la electricidad. “De aquí nace el desafío de lograr garantizar una enorme cantidad de energía necesaria para todos – afirmó el Pontífice – con una modalidad de aprovechamiento de los recursos que eviten desequilibrios ambientales y causen un proceso de degradación y contaminación, de la cual la entera humanidad de hoy y de mañana quedaría gravemente herida”.

No existe una cantidad “ilimitada” de energía

Es un falso presupuesto, precisó el Papa Francisco, que exista una cantidad ilimitada de energía y de medios utilizables, y que su inmediata regeneración sea posible y que los efectos negativos de las manipulaciones de la naturaleza puedan ser fácilmente absorbidos. “La cuestión energética – subrayó el Pontífice – se ha convertido por eso en uno de los principales desafíos, teóricos y prácticos, para la comunidad internacional. De cómo será administrada dependerá la calidad de la vida y si los conflictos presentes en diversas áreas del planeta encuentran un fácil solución, o quizás, si estas, a causa de profundos desequilibrios ambientales y de la penuria de la energía, encontraran nuevo combustible para alimentarse, quemando estabilidad social y vidas humanas”.

“La civilización necesita energía, paro el uso de la energía no debe destruir la civilización”

Es necesario estrategias a largo plazo

Por ello, señaló el Papa Francisco, es necesario individuar estrategias globales a largo plazo, que ofrezca seguridad energética y favorezca de tal modo la estabilidad económica, proteja la salud y el ambiente y promueva el desarrollo humano integral, estableciendo compromisos concretos para afrontar el problema de los cambios climáticos.

Somos conscientes que los desafíos por afrontar están entrelazados, afirmó el Santo Padre, de hecho, si queremos eliminar la pobreza y el hambre – como se señala en los objetivos del desarrollo sostenible de las Naciones Unidas – el millón de personas que no disponen hoy de electricidad debe poder obtenerla de manera accesible. Pero al mismo tiempo es necesario que tal energía sea limpia, conteniendo el uso sistemático de combustible fósil.

El empeño de la Comunidad Internacional

En este sentido, el Papa Francisco recordó a los Dirigentes de las Empresas energéticas que, en diciembre de 2015, 196 Naciones han negociado y adoptado el Acuerdo de Paris con la firme intención de limitar el crecimiento del calentamiento global bajo los 2°C respecto a los niveles pre industriales. Dos años después, las emisiones de CO2 y las concentraciones atmosféricas debidas al gas-serra son siempre muy altas.

Esto genera una gran preocupación, señaló el Santo Padre, así como las continuas exploraciones en búsqueda de nuevas reservas de combustible fósil. “Es por esto que es necesario discutir juntos – afirmó el Pontífice – industriales, investigadores, científicos, y usuarios, sobre la transición y la búsqueda de alternativas. “La civilización necesita energía, paro el uso de la energía no debe destruir la civilización”.

Discurso del papa
Anuncios


Deja un comentario

Kazajistán: el Papa sobre la importancia del sector energético.

Papa: recursos energéticos al servicio de la humanidad, nunca en manos de especulación y conflictos

 

 

(RV).- El Papa Francisco envió un Mensaje para el Día Nacional de la Santa Sede, en la Expo 2017 de Astaná, capital de Kazajistán. Destacando la importancia del tema de la Exposición Internacional «Energía futura», sobre el que se debe reflexionar con «seriedad y responsabilidad», el Obispo de Roma señala que, de las modalidades con la cuales la humanidad empleará los recursos energéticos – que ha recibido como don, en herencia común – «dependen tanto la salud del planeta, como el bienestar de nuestras sociedades. Bienestar que se debe enfocar de forma integral, no sólo como prosperidad económica o capacidad de consumo».

Recomendando que «más bien debemos hacer que la energía se ponga al servicio de lo que nos hace mejores, de lo que hace florecer y fructificar nuestra humanidad, que por su naturaleza, está llevada a la relación, hacia los demás, hacia la solidaridad, hacia el amor», el Papa Francisco advierte que «por lo tanto, los recursos energéticos, no se deben dejar en manos de la especulación, ni volverse fuente de conflictos. Con tal objetivo, es necesario un diálogo amplio y sincero, en todos los niveles, entre los diversos sectores de nuestras sociedades».

Con la tradición de Kazajistán y su apertura al diálogo también entre las religiones, el Mensaje del Papa reitera el anhelo de impulsar asimismo el diálogo interreligioso de igual manera en este contexto, como escribió en su Encíclica Laudato si’.

Exhortando a emplear la energía de forma solidaria y sostenible, pues «está en juego nuestra misma dignidad, están en juego la justicia y la paz», el Papa señala que la Santa Sede ha querido subrayar esta conciencia con el tema de su pabellón en la misma exposición: «Cuidar nuestra casa común».


Deja un comentario

Los católicos filipinos y el presidente justiciero.

Duterte y el Dios-Justiciero

¿Cómo conciliar la vasta aceptación del “presidente-sheriff” con la conciencia profundamente católica del pueblo filipino? Las raíces se encuentran en la concepción de un Dios que extirpa el mal, en lugar de redimir a los malvados
REUTERS

El presidente Duterte

13
0
Pubblicato il 05/08/2017
PAOLO AFFATATO
MANILA

Ni siquiera el jaque de Marawi, en donde un manojo de yihadistas ocuparon una capital provincial y que todavía resiste a 7 mil soldados del ejército filipino, pudo afectar la fuerte aceptación que goza: después de su primer año en la presidencia, Rodrigo Duterte sigue firmemente a la cabeza de Filipinas y sus ciudadanos siguen tributándole un aprecio que, según los observadores internacionales, es, en cierta manera, inesperado. Es más, su fama de “justiciero” y la figura del líder “de una sola pieza” lo convierten, para la opinión pública, en el hombre preciso para contrarrestar la amenaza terrorista y en el “comandante en jefe” capaz de derrotar a los yihadistas y garantizar la seguridad. Paradójicamente, el ataque en Marawi, a pesar de haber hecho evidentes enormes fallas en la inteligencia filipina, podría llegar a reforzar su posición.

 

No es casual que lo llamen “el Justiciero”. En su larga experiencia política como alcalde de la ciudad de Davao, Rodrigo Duterte, elegido presidente de Filipinas a finales de mayo de 2016, había demostrado ampliamente que era un líder que ejerce el poder con una actitud represiva y punitiva. Esta fama, que lo favoreció en la aplastante victoria en las elecciones nacionales, quedó completamente confirmada. Duterte inauguró una estación política marcada, como prioridad, por la “lucha sin cuartel” contra las drogas y la criminalidad.

 

El presidente dio a las fuerzas de policía la tarea de “eliminar el cáncer de la sociedad”. Pero la operación en contra de los traficantes, vendedores y tóxicodependientes se transformó en una “masacre de estado”: a un año de que comenzara la campaña, las incursiones que ha hecho la policía para encontrar a los vendedores de droga ha provocado 4000 víctimas, pero también muchas otras han sido asesinadas por “escuadrones de vigilantes”, bandas paramilitares que matan en absoluta impunidad e ilegalidad, pero que actúan bajo la cobertura de las fuerzas del orden o, según algunas ong, contratadas por los militares. Una masiva campaña en contra de las ejecuciones extrajudiciales ha nacido en la sociedad civil filipina y también los obispos han condenado, en varias ocasiones, los métodos ligitimados por el presidente, que van en contra del estado de derecho y en contra de los más básicos derechos de los ciudadanos.

 

A pesar del cinismo justificado, como un nuevo Machiavelli, con la exigencia de mantener “orden y seguridad” (tanto que algunos evocan la dictadura de los tiempos de Ferdinando Marcos), el consenso con el que cuenta Rodrigo Duterre sigue sin sufrir mella en una sociedad compuesta por 90% de ciudadanos que se profesan orgullosamente católicos. La popularidad del presidente ha llegado a tocar el 85% y normalmente es apreciado por el 75% de la población, que comparte abiertamente sus políticas como, por ejemplo, confirman los sondeos sobre la opinión en relación con la ley marcial impuesta en Mindanao. Hay que recordar que Duterte no solo gusta a las masas, gracias a sus acentos populistas, sino que también cuenta con el apoyo de personas de alto rango, de cultura y formación liberal.

 

Por lo tanto, muchos se siguen interrogando sobre las razones profundas de este apoyo incondicional, que parece ir más allá de las circunstancias políticas para tocar cuestiones profundamente éticas y morales, que involucran a la conciencia individual y la capacidad de reconocer el bien y el mal. Las razones para tratar de explicar el amor de los filipinos por Duterte implican, claro, la esfera social (la pobreza y el desempleo), la psicología (fascinación por el “hombre fuerte”), la historia (el “homo novus” ajeno a los tradicionales clanes familiares) y la política (la lucha contra la corrupción y la criminalidad). Pero también hay un factor que hasta ahora no ha sido considerado: el factor teológico-espiritual.

 

Es fácil encontrar en los mercados de Manila cómics de las aventuras de “The Punisher, Frank Castle”, despiadado justiciero que elimina a los criminales de las calles sin problemas. En la mente del pueblo filipino parece suceder lo mismo. Los filipinos sostienen firmemente a Duterte, justamente porque “hace su trabajo”, aunque muchos mueran asesinados extrajudicialmente. Los fieles católicos que van cotidianamente a la misa matutina de las 6 de la mañana en la Iglesia de Baclarán, en Manila, lo dicen con candidez: “¿Los vendedores de droga muertos? Se lo merecen. Los ciudadanos honestos no tienen nada que temer. La justicia de Dios les ha dado lo que se merecían”. Pero, ¿cómo es posible conciliar esta posición (y apoyar los métodos del “justiciero”) con la conciencia profundamente católica de los filipinos? Y sobre todo después de las posturas expresadas y de los numerosos llamados de altos representantes de la Iglesia.

 

Hay una vía para explorar esta aparente paradoja. Y es la idea de Dios que tienen los católicos filipinos. “Demasiado a menudo, los filipinos conciben a Dios como a un violento erogador de castigos”, explicó a Vatican Insider el fraile franciscano Baltazar Obico, Superior en el Santuario-parroquia de San Antonio, en el barrio Makati, corazón de Manila. «Dios es un redentor, no un justiciero. Los filipinos deberían cambiar su idea de Dios, que, en su misericordia, quiere siempre la salvación del hombre. Dice el Libro de Ezequiel que Dios no desea la muerte del pecador, sino que se convierta y que viva. Él mandó a su Hijo Jesucristo a morir para redimir a la humanidad».

 

Seguro de su larga experiencia pastoral, Obico continúa: “Duterte se presenta como un líder eficaz, que alcanza sus objetivos, después de años de gobierno poco eficientes y corruptos. En segundo lugar, responde a la necesidad de protección y de seguridad difundida en la sociedad. Pero, en el fondo, es apreciado por un motivo de carácter exquisitamente espiritual: muchos católicos lo apoyan porque encarna, incluso inconscientemente, su idea de Dios: alguien que los libera «hic et nunc» del mal y de los malvados, en lugar de salvar a los pecadores. Esta visión muestra una falta de fe en el Dios revelado por el Evangelio, que ama y no condena, y que, con su gracia, tiene el poder de cambiar el corazón del hombre».

 

Y es justamente esta manera (errónea) de concebir la omnipotencia de Dios lo que permite conciliar pacíficamente, en lo profundo de la conciencia individual, la propia fe cristiana y el apoyo consciente al “presidente sheriff” que, sin demasiados ni inútiles escrúpulos, limpia la nación de criminales, vendedores de droga y terroristas. Esta visión del “Dios-justiciero” provoca que en las católicas Filipinas pueda reinar sin problemas un “Presidente-justiciero”.


Deja un comentario

Las energías renovables serán más baratas que las convencionales en una década.

Las energías renovables serán más baratas que las convencionales en una década

La energía del viento y de los paneles solares ya está compitiendo fuertemente con las convencionales en muchos países. Foto: PNUMA/Peter Prokosch

03 de abril, 2017 — Existe un amplio consenso de que las energías renovables van a dominar el futuro, al punto que las grandes corporaciones internacionales optan cada vez más por invertir en este sector. Esta es una de las principales conclusiones de un informe de REN21, una asociación internacional con sede en las oficinas del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

El camino hacia un futuro de 100% de energías renovables está cobrando fuerza, dice un informe publicado por REN21, una organización asociada al PNUMA, el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

El estudio analiza la opinión de 114 expertos renombrados en todas las regiones del mundo que fueron entrevistados en 2016.

El 90% de ellos concordó que las energías renovables provenientes del viento, el agua y el sol, en vez de los combustibles fósiles, servirán para derribar las barreras que impiden a las comunidades acceder a la electricidad.

Se estima que en la actualidad, 100 millones de personas tienen corriente eléctrica de estas fuentes, al tiempo que los mercados para estos sistemas crecen rápidamente.

Sven Teske, autor del informe, dio a conocer otros hallazgos importantes en una conferencia de prensa en la sede de la ONU.

“Más del 70% de los expertos considera que una transición hacia un 100% de esas energías para mediados de siglo es posible y realista. Los expertos europeos y australianos fueron los que apoyaron con más fuerza esta posición”, dijo Teske.

A su vez, más del 70% espera que los costos de la electricidad de estas fuentes sigan una tendencia a la baja, superando a los combustibles fósiles en un periodo de 10 años.

De hecho, la energía del viento y de los paneles solares ya está compitiendo fuertemente con las convencionales en muchos países, dice el estudio.

Los resultados de este informe fueron dados a conocer en el marco de un foro sobre energías renovables que se celebra esta semana en Nueva York.


Deja un comentario

Duplicar inversiones en energías limpias.

La hidroeléctrica de Itaipu, en Paraguay, es una fuente de energía limpia y renovable. Foto: ONU/Evan Schneide

27 de enero, 2016 — Para mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2ºC, el Secretario General de la ONU subrayó este miércoles que hace falta un aumento drástico de las inversiones en energías limpias y un cambio que permita dejar de utilizar los combustibles fósiles inmediatamente.

Ban Ki-moon se dirigió a más de 500 inversionistas reunidos en la sede de la ONU para movilizar fondos que den ímpetu a la transición hacia las energías limpias.

“Desafío a los inversores a duplicar sus compromisos en energías limpias para el año 2020. El sector está creciendo, pero no lo suficientemente rápido como para satisfacer la demanda de energía que se requiere. La comunidad de inversionistas es importante si deseamos pasar de las aspiraciones a la acción”, indicó Ban durante la cumbre.

El Secretario General señaló que en 2015 los recursos destinados a este campo alcanzaron 330.000 millones de dólares, seis veces más que en 2004.

No obstante, a pesar de ser una buena base, se necesitan billones de dólares anuales en las próximas décadas para mantener el aumento de la temperatura en niveles aceptables y limitar los riesgos del cambio climático, advirtió Ban Ki-moon.


Deja un comentario

ONU: es urgente incrementar las energías limpias.

Ban llama a realizar una transición rápida a las energías limpias

La hidroeléctrica de Itaipu, en Paraguay, es una fuente de energía limpia y renovable. Foto: ONU/Evan Schneide

18 de enero, 2016 — El Secretario General de la ONU instó hoy a hacer una rápida transición de las inversiones en combustibles fósiles al campo de las energías limpias.

Durante la Cumbre Mundial sobre el Futuro de la Energía que se celebra en Abu Dhabi, Ban Ki-moon indicó que la apuesta por esas fuentes más ecológicas ha crecido en un 4% en los últimos años y asciende a 329.000 millones de dólares en la actualidad.

No obstante, llamó a duplicar esas inversiones para el 2020 e indicó que hacer negocios de esa envergadura es posible en un mundo donde un pequeño grupo de multimillonarios tiene un patrimonio que iguala a la mitad de la riqueza global.

“Las energías limpias y sostenibles ayudarán a salvaguardar el futuro de nuestro planeta. También ayudarán a salvar más de 4 millones de vidas cada año. Esa es la cifra estimada de personas que mueren prematuramente a causa de la polución del aire en el interior de sus viviendas al usar leña, fuego, carbón y desechos animales para cocinar”, dijo Ban en la apertura de la Cumbre.

El titular de la ONU también destacó que una reducción de los precios de las energías renovables, especialmente la solar, y la emergencia de nuevos modelos de negocios han acercado las energías sostenibles a los más pobres del mundo.

“Llamo a los gobiernos, los negocios e inversionistas a aprovechar esta oportunidad. Podemos mover al mundo por un sendero de bajas emisiones y lograr un crecimiento resiliente al clima. Los que lo hagan serán los líderes económicos del siglo 21”, dijo Ban en un evento paralelo.

En la ocasión, invitó a las naciones a que todas las decisiones sobre la asignación de recursos sea parte de una solución en ese campo y dirigida al crecimiento con bajas emisiones de carbono.


Deja un comentario

ONU: importancia de la energía para el futuro.

Ban urge a transformar la manera en que producimos, usamos y compartimos energía

Turbina de viento en una granja en Túnez. Foto: Banco Mundial/Dana Smillie

14 de septiembre, 2015 — El Secretario General Ban Ki-moon subrayó hoy que la energía es uno de los asuntos prioritarios para las Naciones Unidas y también es crucial para lograr un desarrollo sostenible en los próximos años.

“Necesitamos que los servicios modernos de energía sean accesibles para todos. Y tenemos que hacerlo de una manera sostenible, de forma que podamos reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que causan el cambio climático. Necesitamos una transformación en cómo producimos, usamos y compartimos energía”, declaró el Titular de la ONU.

Ban y el presidente de la Asamblea General, Sam Kutesa, participaron en la ceremonia de entrega de una subvención de un millón de dólares, un concurso organizado por el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales (DESA) de la ONU y que contó con diez finalistas.

Con esta subvención, que tiene el apoyo del Comité del Fondo Energético de China, se pretende promover prácticas innovadores en el campo de la energía con el objetivo de avanzar en un desarrollo sostenible.

La organización We Care Solar obtuvo el galardón por sus trabajos orientados a reducir la mortalidad materna y a mejorar la atención sanitaria en países en desarrollo usando servicios modernos de energía.

El Secretario General de la ONU manifestó que, que además de anunciar al ganador de este galardón, denominado ”Energía para el futuro que queremos”, se estaba reconociendo el trabajo innovador de los demás solicitantes, sus iniciativas para ofrecer energía de bajo coste y asistencia técnica, y la aplicación de energías renovables para mejorar servicios sanitarios, de agua potable o para cocinar, entre otros.